Sergio Torretti, millonario "en libertad"


Ficha personal

SERGIO TORRETTI, millonario "en libertad"

Punto Final Nº 16
2ª quincena Noviembre de 1966

Todo empresario DC lleva en su mochila el bastón de la fortuna

JUNTO a la fanfarria de los bombos y tambores que en la noche del 4 de septiembre de 1964 anunciaban el advenimiento de la Democracia Cristiana al poder, un grupo de empresarios afortunados iniciaba, a paso de carga, un rápido ascenso hacia la cúspide financiera y política.

Entre los agraciados de la rueda de la fortuna, figura Sergio Torretti Rivera, nacido el 9 de septiembre de 1916, bajo el signo de Virgo.

Pero, ¿quién es Sergio Torretti? ¿Qué es lo que hace?

Es un ingeniero egresado de la Universidad Católica, que en 1962 reconocía solamente ser socio del Club de la Unión, del Club Fernández Concha y tener participación en la firma Devés Del Río, Torretti Ltda., Ingenieros Constructores".

Esta actividad le permitió ocupar la presidencia de la Cámara de la Construcción, donde poderosos empresarios comenzaban a planificar su participación en la campaña presidencial. Por supuesto que el abanderado de la Democracia Cristiana les pareció que representaba la mejor carta de resguardo a sus intereses económicos, que podían ser amagados si en verdad se cumplían los cambios que anhelaba la mayoría de los chilenos.

Después del 4 de septiembre de 1964, la firma constructora Devés, Del Río, Torretti comenzó a navegar en la cresta de la nueva ola. Raúl Devés fue designado Presidente del Banco del Estado; José Luis del Río Rondanelli Pasó a ocupar la vicepresidencia del PDC mientras Torretti aseguraba el control de un fuerte sector empresarial: el de la construcción.

En este lapso fue cuando la Iglesia Católica se mostró inquieta por no contar con un vocero periodístico desde donde impactar a la opinión pública. Torretti fue el encargado de llevar estas inquietudes al seno de la Unión de Empresarios Cristianos (USEC), que decidió crear una nueva sociedad destinada a la divulgación de material ideológico católico y sacar a circulación una nueva revista, que compitiera en el mercado periodístico. De estos ajetreos nació DILAPSA (Distribuidora Latinoamericana de Publicaciones. Sociedad Anónima), y posteriormente, en septiembre de 1965, la revista "DESFILE".

En DILAPSA, Torretti pasó a ocupar la presidencia del Consejo, aunque sólo disponía a titulo personal de 4.519 acciones en un total de 517.120. Claro que la firma constructora Devés, Del Río y Torretti aparecía como propietaria de otras 10 mil acciones (de valor de un escudo cada una). Sin embargo, los mayores accionistas fueron y siguen siendo la Fundación "Cardenal Caro" (controlada por el Arzobispado) con 292.786 acciones, y la Fundación "Diego Portales" (también de la iglesia) con 40 mil acciones.

Así tenemos a Torretti como administrador del “dinero del culto” y con cierta influencia en el periodismo nacional a través de la revista “Desfile'' que se edita bajo la tutela de DILAPSA.

Siendo ejecutivo de DILAPSA le correspondió a Torretti entrar en contactos con poderosos intereses norteamericanos, los que nombraron a esta empresa como distribuidora exclusiva para Chile de los folletos y libros editados en Estados Unidos por los propietarios de las revistas "Time" y "Life".

Junto a ello recibió el respaldo de la editorial NOVARO que, aun cuando mexicana de nombre es, en realidad, propiedad de la American and Foreign Power, la misma que en nuestro país es dueña de la Compañía "Chilena" de Electricidad.

SIGUE AVANZANDO

Pero Sergio Torretti es un hombre con inquietudes. Comprendió que para tener influencia política de mayor base, necesitaba ampliar su radio de influencia. Por ello a comienzos del presente año DILAPSA apareció como uno de los principales accionistas de la editorial ZIG-ZAG. al adquirir 1 millón 114 mil 661 acciones. ¿De dónde sacó DILAPSA los 2 mil 229 millones de pesos necesarios para adquirir estas acciones, cuando sólo tenía un capital declarado de 517 millones? Según el senador Carlos Altamirano esas acciones, en realidad, costaron más de 2 millones de dólares, o sea, más de DIEZ MIL MILLONES DE PESOS.

En Zig-Zag, otra vez, se produce la conjunción de los nuevos astros económicos. La firma constructora Devés, Del Río, Torretti, no aparece en bloque, sino que sus integrantes adquieren acciones por separado. Es así como figuran en el último balance (31 de junio de 1966) José Luis del Río, con 105 mil 290 acciones; los hermanos Raúl y Eduardo Devés con 105 mil 290 acciones cada uno; Sergio Torretti aparece como el más modesto, con sólo 51 mil 712.

Sin embargo, la representación que tiene de DILAPSA y el apoyo de sus socios, lo llevaron a ocupar la vicepresidencia del Consejo, donde comparte responsabilidades con Daniel Sotta Barros, presidente del Banco Osorno y La Unión, quien adquirió 862 mil 222 acciones. Sotta es otro de los Cresos de la Democracia Cristiana.

La influencia de Torretti es cada día más grande. Ya no sólo controla la revista "DESFILE". Su alto cargo en ZIG-ZAG le permite manejar las revistas "ERCILLA", "VEA", "SIETE DÍAS", "ALGO NUEVO", "ECRAN" "EVA". "GOL Y GOL", "ESTADIO" y decenas de "COMICS", donde se unen los infantiles dibujos de Walt Disney con la exaltación a la aventura bélica y el anticomunismo más delirante. Torretti, administrador de plata católica, no menosprecia la pornografía. También edita "Can-Can", "Foto Romance", "Apasionada", y la publicación de revistas que deforman a los niños, como "Foto Suspenso", "S.O.S.", "Far West", etc.

EL HOMBRE DE NEGOCIOS

Si hay alguna duda de las posibilidades que tienen los nombres de negocios en este régimen, bastaría mirar la infatigable acción de Sergio Torretti, para convencerse de que cada empresario que apoyó la postulación presidencial triunfante en 1964, llevaba en su mochila el bastón de la fortuna.

La Cámara de la Construcción, DILAPSA, ZIG-ZAG, la Sociedad Nacional de Agricultura (de donde es director), no bastan para agotar la resistencia física de nuestro héroe. Aún se da tiempo para activar la venta de camiones y automóviles DODGE, de los cuales es representante exclusivo. El hecho que un gran porcentaje de municipalidades del país hayan adquirido camiones de esa marca para la extracción de basuras, es sólo una feliz coincidencia.

SU PRINCIPAL ACTIVIDAD

Y el resto del día ¿qué hace Torretti? No es un misterio. Lo dedica a la principal de sus actividades: a dirigir la labor mayor de la empresa "Devés, Del Río, Torretti, Ingenieros Constructores".

Como Raúl Devés tiene que desempeñar su cargo de "Ministro sin cartera", ya que fue designado coordinador entre el Gobierno y las empresas privadas, y José Luis del Río participa en actividades políticas en su calidad de influyente hombre de la DC, Torretti tiene la responsabilidad de controlar los numerosos contratos que la firma tiene con el Estado.

Algunos de ellos son de cuantía respetable. Así tenemos que el contrato para construir el túnel Lo Prado fue por un monto inicial de 29 mil 933 millones de pesos. Aunque las propuestas fueron adjudicadas hace más de un año, aún no se han podido realizar trabajos de envergadura debido a "fallas geológicas" del terreno, pero ello no ha impedido cobrar algunos estados de pago.

Sin embargo, la mala fortuna no los ha azotado en forma tan cruenta en otros contratos. Por ejemplo, en el camino que construyen desde Los Andes hasta el límite internacional, a pesar que la propuesta fue por 1 mil 314 millones, el 28 de julio del presente año se reajustó en 447 millones.

Igual cosa ha sucedido con la construcción de los tramos del camino de Los Andes a Paillaco, y de Lipingue a Paillaco, que tenían un monto inicial de 2 mil 223 millones. Han sido ya reajustados en 1 mil 57 millones.

La lista sería larga. Habría que enumerar el camino de Paillaco a Pilmaiquén, el de La Serena a Vicuña, los puentes de Río Bueno y el del Río San Pedro, el embalse de El Yeso, etcétera.

Cuanto percibe el señor Torretti por estas agotadoras actividades es algo que sólo el servicio de Impuestos Internos puede precisar. Pero existe la seguridad de que los vilipendiados "asesores", que sólo ganan como promedio 2 mil escudos al mes, deben estar verdes de envidia y pensarán que el brillante "sol de septiembre" golpea despiadadamente las espaldas de Sergio Torretti, quien no ha cometido otro pecado que haber nacido bajo el signo de Virgo, hace justamente 50 años.


Edición digital del Centro Documental Blest el 07feb02