Huelga en la Universidad de Concepción


Concepción

Valiosa experiencia dejó la huelga en la Universidad

Punto Final Nº 16
2ª quincena Noviembre de 1966

CONCEPCIÓN.— (Especial para PUNTO FINAL).— Este mes finalizó la larga huelga que sostuvieron los estudiantes de la Universidad de Concepción, movimiento que desde un comienzo adquirió caracteres antimperialistas definidos. Junto a la petición de reforma de los planes de estudios, los jóvenes insistieron en la necesidad de expulsar a los miembros de los Cuerpos de Paz norteamericanos que allí operaban, como también en el cese de las humillantes donaciones de las fundaciones "caritativas" de Estados Unidos.

La forma como terminó el conflicto dejó descontento al MUI (Movimiento Universitario de Izquierda), que afirma que "un último esfuerzo nos habría traído en pocas horas más de lucha la obtención de nuestras peticiones", acusando que ello no se logró debido a la actitud de "inconsecuencia, temor y oportunismo de algunos grupos políticos".

RESONANCIA NACIONAL

El MUI agrega que "el movimiento de los universitarios penquistas —por sus objetivos, sus métodos y magnitud— hará época entre los movimientos estudiantiles del país. Creemos también que, bajo la dirección ideológica de la izquierda, se consiguieron grandes avances en la conciencia del estudiantado frente a la lucha y a la problemática universitaria nacional y latinoamericana".

El MUI reitera que "las autoridades universitarias han quedado descalificadas moralmente para seguir a la cabeza de esta Universidad. No es precisamente —advierten— propio de una autoridad universitaria el prolongar los conflictos con esa intransigencia y llevar los enfrentamientos con los alumnos a un nivel infantil de fuerzas, a ver quién le dobla la mano a quién y a base de un principio de autoridad ya desprestigiado. Ni es prueba mejor el negarse a reunir el Consejo y buscar una mediación. Todo para terminar aceptando, después de dos meses de paralizar el trabajo, lo que tanto se rechazó".

Al referirse a la finalización de la huelga, el MUI expresa que "a pesar de los aspectos positivos del movimiento, el término no fue feliz y estuvo empañado por el sello de la inconsecuencia y la transacción, decepcionando a miles de estudiantes y a otros sectores que lo apoyaban".

LIBERAR A CHILE

En un segundo manifiesto el MUI establece:

—"El camino es difícil, pero es el único. No nos olvidemos de los jóvenes que nos precedieron en él. Nuestro homenaje fraterno a José Carlos Mariátegui, a Julio Antonio Mella, a la generación de Córdoba, a Domingo Gómez Rojas, y a ese otro mártir que aún le duele a nuestra América: José Antonio Echeverría.

—"Desde sus sepulcros, y desde los calabozos de Guatemala, Venezuela, Brasil, Argentina, Paraguay, Perú, Colombia, prácticamente desde todos los ámbitos de este mundo doloroso, se nos dice: ADELANTE. "No se ha perdido más que un poco de sangre o un poco de sudor".

—"Se acabó el tiempo de los diplomas y llegó el tiempo en el que los jóvenes debemos estudiar para liberar a Chile de todas sus miserias.

—"No tenemos derecho a explotar a nadie en un Chile tan pobre, lleno de mendigos y niños hambrientos por todas partes.

—"Reconocemos, en fin. que este período de nuestra vida no es sino la primera etapa en el desarrollo creciente que nos llevará a la completa liberación de nuestro pueblo.

—"Hoy es la toma de conciencia decisiva, o puede ser la pérdida de ella. Por eso. repetimos, no hay otro camino que la acción definitivamente emancipadora.

—"Dicen que los estudiantes estamos politizados. Sí: lo estamos; pero también lo están, en el peor sentido, los tontos que imitan al avestruz.

—"No hay joven o viejo apolítico que no esté envenenado por la "política" de sus propios intereses, de sus becas a los Estados Unidos y sus reiteradas jubilaciones.

—"Pero nosotros, la juventud, estamos abiertos a toda polémica constructiva y hemos pasado a la ofensiva del trabajo y del sacrificio, hasta la victoria. En esto reclamamos necesariamente el puesto de vanguardia. Así lo han comprendido todas las compañeras y compañeros de buena fe que han visto en el MUI la correcta interpretación de sus ideales, sin sectarismo de ninguna especie.

—"Por último: no hemos profanado "principio de autoridad" alguno. La autoridad la gana el que la merece y no los que sostienen que hay que respetarla sin discriminación alguna, sea buena o sea mala.

—"Confiamos en nuestros maestros, postergados y hasta proscritos en este proceso de revisión universitaria; en nuestros compañeros que ya empiezan a luchar junto a nosotros, y confiamos especialmente en el pueblo de Chile.

—"Seamos generosos en nuestro coraje, tal como lo hemos sido en el planteamiento de estas ideas compartidas hoy plenamente por las juventudes latinoamericanas que han resuelto conquistar su independencia para siempre . — UNIVERSITARIOS: ARRIBA".


Edición digital del Centro Documental Blest el 07feb02