Arte para capas medias


Cultura

Arte para capas medias

LA penetración imperialista asume tantas formas como los idiomas de la torre de Babel. La más usada últimamente es el contrabando ideológico para las capas medias. Un estudio del mercado latinoamericano demostró que son la base, el grueso de los compradores de revistas, libros, discos, espectáculos de cine, teatro, TV y, subiendo la escala económica, cuadros, esculturas. Los oficiales de la guerra psicológica del Pentágono también tomaron en cuenta las conclusiones de la UNESCO. Nunca como ahora las "fundaciones" Ford. Rockefeller. etc.. invitaron tantas obras plásticas y compositores a exponer en EE. UU. A través de "MUNDO NUEVO", publicación del Congreso por la Libertad de la Cultura, financiada por la CÍA, están sondeando a todos los artistas de izquierda consagrados. No quieren su arte, sino su apellido político. El cable nos informa que el "progresista" plástico argentino Antonio Berni, medalla de oro en la Bienal de Venecia, expone en Washington auspiciado por la OEA. A la inauguración concurren, entre otros, José A. Mora. Ministro de Colonias de USA. y Alvaro Alsogaray. embajador de Onganía. "El triste fin de un bacán", como advierte el tango.

Es sabido que donde hay mucho dinero junto, hay mucha plusvalía, y que ésta en términos subjetivos significa hambreamiento, explotación. Y el capitalismo no paga para que hablen mal de él. Otra muestra del negocio con capas medias es CODEX. Y las cadenas de revistas para lectores "más exigentes". L'EXPRESS, algunos títulos argentinos, etc., permiten escribir en las secciones de arte y libros a periodistas progresistas. Si "HAMLET" es una gran película soviética, entonces el capital yanqui es nuestro mejor amigo. Las capas medias, sometidas al fuego cruzado que se disparan el imperialismo y las oligarquías por un lado, y la clase obrera y los pueblos por el otro, traten de evadirse, olvidar la angustiosa y sangrienta crisis revolucionarla del mundo, mediante una falsa "culturalización", preferiblemente de "izquierda", para adormecer mejor las conciencias. Y es el imperialismo el que tiene más medios para seducir, y halló el menú que le gusta. Ya se huele en toda América el tufo de los platos servidos para provocar la modorra que aísle y deje solos a los pueblos y la juventud en lucha por la liberación.

EVASIÓN, ALIENACIONES

Si el artista, consciente o inconscientemente, crea para canas medias, fatalmente se amolda a la conciencia de ellas, se somete y aliena en ellas. Finalmente se convierte en un burgués más. El argumento más usado para defender la monótona temática de capas medias es: "pero es lo que él mejor conoce". Sin embarco, el artista es aquel que trata de apoderarse de todo el universo posible, asumir toda la sociedad, desde el vagabundo al millonario, tomando partido por la clase que lleva en sí el futuro histórico, es decir, la vida. "El comunismo es la juventud del mundo", decía Vaillant-Couturier, un poeta. Amoldarlo a lo viejo es suicidarlo. Junto a tanto falso y vacuo teatro absurdo, con una ruidosa "crítica" a lo pequeño, "Los pequeñosburgueses" de Gorki es supervigente y modernísima. Moderno en arte es la estética de lo más nuevo del hombre, expresada con sus formas necesarias, correspondientes. Si no. es un morboso canto, una defensa de lo viejo, letra nueva para ideas y mundos muertos. Junto a tanta débil y rapaz poesía "de izquierda", sólo pensamos que Maiakosky era un gran poeta, un gran revolucionario, un gran hombre. Modernísimo. Como Beethoven, Joyce, Chaplici. Y la misma actitud en su arte: lo más bello, lo más liberador. El artista sometido al mercado de capas medias no podrá pasar nunca del talento a la grandeza. Talentosos ya son de por sí nuestros pueblos. Eso solo no basta. "No a todos parece que conviene instruirse", dice con intención un personaje de "Los pequeñosburgueses", refiriéndose a la erudición inútil para los pueblos. El artista que no rompe el cerco del mercado impuesto se estrecha, se limita, crea para y no ñor. Tampoco hay que tratar a los pueblos didácticamente, como niños infradotados, dándole la papilla ya masticada, como tanto "realismo socialista". "Dentro de la revolución todo, fuera de ella nada", dijo Fidel refiriéndose a estos asuntos. Nuestras pueblos sí que tienen ira, y es mucho más profunda y nuestra, y es la que nos debe sublevar. ¿Qué representa el aburrimiento, la noia, el spleen ocioso de un burgués junto a nuestros dramas? ¿Qué es lo más importante para un arte que pretenda ser importante? Nuestros teatros actuales están llenos (escenario y platea) de niñas alhajadas y matrimonios aburridos que discurren sobre sus falsas angustias. Y nuestras obreras, nuestras prostitutes, nuestros niños ladrones, nuestra tragedia, ¿no tienen categoría dramática, teatral? ¿No estaremos nosotros también cocinando y sirviendo el menú "que les gusta" a los restringidos públicos? Son ya incontables los reportajes a artistas "de izquierda" con poses lamentables, actitudes pobres, lúdicas. falsas "boutades", tristes deferencias y silencios, en fin, encanallamiento del hombre y el oficio. Los artistas que necesita ahora América, son otros. Los que con su belleza nueva y realmente moderna se transformen, en carne y sangre, pase lo que pase, en la vanguardia estética de su liberación. Lo demás ya es cadáver.

Julio Huasi


Edición digital del Centro Documental Blest el 07feb02