Allende habla de Corea, Vietnam y Cuba

PUNTO FINAL
Año III. Nº 84
Martes 29 de julio de 1969

GRANDEZA Y MISERIA DE UNA HAZAÑA

EL hombre ha llegado por primera vez a la Luna y la hazaña científico-técnica es aplaudida, con justificada razón, por toda la Humanidad. Mirado en perspectiva, el hecho amplía el horizonte terrestre y, eventualmente, puede abrir los cauces de un mayor progreso. La materialización del trascendental evento ha sido, sin dudas, el resultado de la acumulación progresiva de conocimientos del más evolucionado de los seres vivientes de este planeta: el hombre. El alunizaje de este habitante terrestre estaría seguramente distante sin la contribución de la nación que abrió la ruta del Cosmos, la Unión Soviética, el primer país socialista de la Tierra. En la misma medida, hay que destacar la participación da la ciencia y la técnica norteamericanas que realizaron con éxito la experiencia. En este sentido el arribo a la Luna es una conquista del hombre, del género humano.

Sin embargo, parece a todas luces desmedido hablar del inicio de una "Nueva Era" y aceptar la tesis idealista de que el conocimiento directo de otros astros solucionará, como por arte de magia, los problemas terrestres. Se afirma que unos 500 millones de terrestres presenciaron la imagen del primer hombre que posaba los pies en nuestro satélite natural, mientras un número similar o mayor captaba el dramático instante por la radiodifusión. Pero son bastante más los habitantes de este planeta que no solamente no tuvieron acceso al episodio, sino que básicamente no estuvieron interesados en él. Para estos millones de hombres, la Luna continúa siendo un astro lejano e incognoscible. Ellos están directamente interesados, únicamente, en procurarse el alimento para sobrevivir y en ese sentido viven aún en la prehistoria del hombre.

Pese a toda la bien aprovechada publicidad en torno al primer alunizaje, ella no puede suprimir el hecho de que la mayoría de la población terrestre permanece en el subdesarrollo material y cultural. Menos puede ocultar que la causa de aquella miseria es precisamente la existencia de un régimen económico-social, cuyo más destacado líder es el país que logró llegar hasta la superficie selenita. Un régimen que por su carácter y naturaleza necesita del despojo y de la guerra para mantenerse y desarrollarse. En los instantes en que Neil Armstrong colocaba en la Luna la placa con la leyenda "vinimos en son de paz", compatriotas suyos utilizaban toda la poderosa máquina bélica norteamericana en contra del pueblo vietnamita. El propio Armstrong es como un símbolo de aquel sistema: ayer piloto de la muerte en Corea y hoy, científico y héroe.

La llamada conquista de la Luna no ha variado un ápice el carácter opresor del imperialismo. Tampoco podrá reducir la permanente lucha del hombre por barrer aquel sistema y conquistar una residencia en la Tierra sin esclavitud, sin explotación y con plena vigencia de un auténtico humanismo.

EL DIRECTOR


Entrevista

ALLENDE HABLA DE COREA, VIETNAM Y CUBA

“DESPUÉS de este viaje, he reafirmado más que nunca mi absoluta fe en el socialismo”, dijo el doctor Salvador Allende, conversando con PF, al regreso de una gira de dos meses y diez días por las vanguardias más combativas del movimiento antimperialista mundial: Vietnam, Corea y Cuba.

Es probable que no haya otro político latinoamericano que pueda, en breve tiempo, tener oportunidad como Allende de conversar largamente con tres conductores de los pueblos más violentamente atacados por el imperialismo en los últimos años: Ho Chi Minh, Kim Il Sung y Fidel Castro.

Las experiencias recogidas por Allende dan material sobrado para un libro. En una entrevista periodística, sólo pueden reseñarse algunos de los aspectos más singulares, sobre todo sus conversaciones con los tres líderes mencionados. En este viaje, el senador Allende estuvo acompañado por el Dr. Eduardo Paredes, miembro del Comité Central del Partido Socialista.

Al preguntársele por el momento más emocionante que vivió, no vacila en responder:

—"No sólo en este viaje, sino en mi vida entera había vivido muy pocos instantes de tanta emoción como cuando fui abrazado por el Presidente Ho Chi Minh... Créanme que hubo un momento largo en el que no fui capaz de articular palabra... Tanto el Presidente Ho como el Premier Pham Van Dong comprendieron mi emoción y la agradecieron. Pienso que nunca había estado más elocuente que en esta ocasión en que no fui capaz de hablar... Todavía me parece escuchar las palabras de despedida del Presidente: "Muchas gracias, camarada Allende, por haber visitado nuestro país. Muchas gracias". Y ésto en castellano".

—¿En castellano?

—"Claro. Ho Chi Minh habla castellano. Me explicó que lo había aprendido cuando fue, durante tres años, ayudante de cocina en un buque argentino".

COREA

Durante una hora y media conversó Allende con Kim Il Sung.

—"Es de una personalidad vigorosa. No sólo es el líder indiscutible de su pueblo, sino de los cuarenta millones que integran el sur y el norte de Corea. Su prestigio no es prefabricado, es la consecuencia directa de haber sido él quien encabezó el combate guerrillero contra los invasores, quien organizó el partido comunista coreano y quien ha dado demostraciones de enorme capacidad de estadista revolucionario y de combatiente antimperialista. Es de una recia contextura física y habla un lenguaje muy claro y directo. Conoce perfectamente los problemas de América latina e insiste en que los pueblos que se liberen del imperialismo construyan sus regímenes socialistas de acuerdo con sus propias condiciones nacionales, basándose esencialmente en el esfuerzo interno.

—¿Y la solidaridad socialista?

—"Kim Il Sung tiene un concepto muy claro de lo que debe ser esa solidaridad del campo socialista. Propicia y aplica la solidaridad "activa", es decir, auténticamente revolucionaria, que en ningún caso entraña un cercenamiento de la soberanía de los países pequeños. Es partidario de la solidaridad activa con todos los pueblos del mundo, incluidos los nuestros, y con absoluto respeto por los medios de lucha y las tácticas que los revolucionarios aplican en sus respectivos países".

Allende relató que Kim Il Sung tenía información acertada de la realidad política chilena. Al respecto, expresó que Chile destacaba por el alto nivel que aquí había alcanzado la conciencia de clase de sus movimientos revolucionarios. Conocía también los alcances de la unidad socialista comunista y le asignó a esto hecho una valoración fundamental.

No obstante las guerras que ha debido sostener contra la dominación japonesa, la agresión norteamericana y las provocaciones constantes de los títeres surcoreanos, Corea ha alcanzado impresionante desarrollo social, económico y cultural.

Allende relató cómo han reconstruido ciudades que fueron devastadas por los norteamericanos. Ahora son capaces de fabricar sus propias locomotoras eléctricas, han desarrollado la industria de fertilizantes y son grandes productores de vinalón, una fibra sintética hecha a base de carbón de piedra caliza. También son importantes productores y exportadores textiles.

Buena parte del esfuerzo coreano se dirige al campo, a través de la industrialización, mecanización y quimización del agro, integrada en un 95 por ciento por granjas estatales (el resto son cooperativas). Cada granja estatal es una verdadera aldea campesina que cuenta con todos los servicios públicos: escuela, hospital, sala cuna, estadio, cine, etc.

—"Pero, lo más importante —apunta Allende— es la concepción de que todo el pueblo coreano tenga acceso real al perfeccionamiento técnico y cultural".

Están construyendo una monumental ciudad universitaria y, por lo pronto, ya funcionan 90 institutos preuniversitarios.

—"Las dos tareas más grandes que se ha planteado el pueblo coreano —puntualiza Allende— son lograr la reunificación del país y desarrollar integralmente el socialismo. Por otra parte, tienen la certeza absoluta de que el imperialismo será erradicado de Asia y poseen la decisión irrevocable de no aceptar la menor provocación imperialista, cueste lo que cueste. Así lo han demostrado, de una manera indudable, en el caso del avión-espía norteamericano y del buque "Pueblo", operados por la CIA".

En cuanto a comercio internacional, Corea busca nuevos mercados. Tiene una misión comercial en Francia y ha comprado barcos a Suecia y Noruega. En lo que respecta a Chile, manifiestan interés por la adquisición de cobre y salitre.

VIETNAM

—"El ejemplo de Vietnam —apunta Salvador Allende— demuestra que un pueblo verdaderamente concientizado es invencible en la defensa de su patria. Los vietnamitas no dicen que estén bajo las bombas, sino frente a las bombas. Todo cuanto pudiera relatar acerca de su heroísmo resultaría pálido ante la realidad. Ellos no evacúan las ciudades que son arrasadas por los bombardeos yanquis; visité una ciudad en la que había una industria que tenía 60 máquinas textiles. Un bombardeo sólo dejó dos en pie. Y esas dos estaban produciendo. El hospital de la ciudad de Fu Yi también fue bombardeado. Los vietnamitas lo han diseminado en una extensión de 40 hectáreas, con sus pabellones aislados (muchos de ellos construidos con juncos) en los que se practica una medicina de alto nivel técnico. Es tan moderno este hospital que los estudiantes de medicina de Hanoi están obligados a hacer una práctica de seis meses en él antes de recibir sus títulos. En la misma selva funciona la Universidad, con una población estudiantil de 30 mil alumnos, además de 200 mil que siguen cursos preuniversitarios y técnicos. Es interesante destacar que han sido los propios estudiantes los que han construido los edificios escolares (a base de bambú), los cuales cuentan con todos los adelantos de la enseñanza moderna. Un ejemplo: los ingenieros hidráulicos que se graduaron este año hicieron sus estudios al mismo tiempo que, con el chuzo y la pala, construyeron la más grande represa de Hanoi. Y en cuanto a los profesores universitarios deben recorrer quince kilómetros diarios en bicicleta para impartir clases".

—"Es emocionante —continúa Allende— observar cómo han discurrido recursos ingeniosos, increíbles, para luchar contra los norteamericanos. Traje una película documental que muestra cómo han construido una verdadera ciudad subterránea, con todos sus servicios, fundamentales (escuelas, hospitales, etc.), nada menos que a 35 kilómetros de Saigón.

"¿Y cómo no va a ser emocionante conocer a ese pueblo que, a pesar del espantoso ataque de que está siendo víctima, del horror de una guerra cruel desencadenada por el imperialismo, hace gala de una inmensa alegría de vivir, muestra una fraternidad humana como no existe en estas otras sociedades basadas en la explotación del hombre por el hombre. Quizás no haya ningún otro pueblo en el mundo que se esté sacrificando tanto como el vietnamita; no obstante, demuestra una auténtica solidaridad nacional. Y ello, porque estos sacrificios no los hacen para mantener a ninguna oligarquía ni para engrosar las arcas de los explotadores extranjeros. Los hacen para ellos mismos, para sus hijos, para sus hermanos socialistas de todas las partes del mundo. Tienen la convicción más absoluta de que los norteamericanos serán derrotados. Los invasores yanquis ya perdieron la iniciativa bélica y ahora sólo están reducidos a focos defensivos ubicados ten una quinta parte del territorio vietnamita, puesto que el resto está bajo control del Frente de Liberación Nacional. Y ahora son atacados en el propio seno de sus fortalezas. Por eso Estados Unidos busca desesperadamente la manera de abandonar la guerra sin aparecer derrotado. Pero eso es imposible. No podrán "desamericanizar" esa guerra que ellos mismo desencadenaron".

—¿Y qué salida se avizora, entonces?

—"El propio FLN la ha señalado, al plantear sus Diez Puntos, en las conversaciones de París. Vietnam del Norte apoya íntegramente esta posición y también ella recibió la adhesión del gobierno cubano. En verdad, es tal la fuerza alcanzada por el FLN que ha podido crear un Gobierno Provisorio Nacional de Vietnam del Sur. No se trata —y esto quede bien en claro— de un aparato de superestructura, sino que es la proyección real de la unificación que se ha producido en los poderes locales que existen en las cuatro quintas partes del país. Es una prueba fehaciente de la ductilidad y ausencia de sectarismo de los conductores políticos del triunfo vietnamita. Así lo dejó claramente expresado Fidel Castro en un discurso pronunciado el 3 de junio, con motivo de la visita a Cuba de un alto dirigente del FLN. Este discurso es un documento político de alto valor, cuya lectura y difusión recomiendo. Es una magnífica lección de sabiduría política dirigida no sólo al pueblo cubano, sino a todos los pueblos latinoamericanos".

—¿Cómo se aprecia en Vietnam la solidaridad mundial?

—"Eso también constituye una gran lección para todos los revolucionarios. Ha sido de un valor enorme la solidaridad moral expresada por todos los pueblos del mundo y la ayuda concreta de los países socialistas, sobresaliendo en este aspecto, sin ninguna discusión, la ayuda de la Unión Soviética. Yo mismo pude observar a gran cantidad de técnicos soviéticos trabajando codo a codo con los vietnamitas. Están jugando un gran papel en la cooperación técnica y en el desarrollo industrial de Vietnam del Norte".

—¿Y el Presidente Ho Chi Minh?

—"Ya decía que el hecho de haber estado con él significa para mí haber vivido uno de

los momentos más emocionantes de toda mi vida. Es el hijo y el padre de la revolución de su pueblo. A pesar de sus 80 años, demuestra una increíble lucidez intelectual y un estado físico notable. Jamás terminaré de agradecerle por haberme recibido, porque sé que ello significó una extraordinaria deferencia para mí, puesto que él recibe a muy pocas personas. Estaba muy bien informado de la realidad política chilena e insistió en que trajéramos a Chile sus agradecimientos por las muestras de solidaridad con la lucha de su patria".

MOSCÚ

Allende no incluía a la URSS en su viaje. Paro debió pasar por Moscú para tomar el avión que lo conduciría de regreso. No obstante, en el aeropuerto lo esperaban altos dignatarios del gobierno soviético, que lo declaró huésped oficial. Celebró conversaciones con I. V. Spiridinov (presidente de la Cámara de los Soviets del Soviet Supremo) y N. T. Kuslov (presidente del Comité Ejecutivo del Soviet de Moscú y miembro del Soviet Supremo).

—¿Qué puntos importantes se tocaron en estas conversaciones?

—"Sería muy largo referirme a ellos en detalle. En líneas generales, puedo decir que conversamos acerca de las perspectivas de ayuda técnica e intercambio comercial entre los países del campo socialista y aquellas naciones de América latina que se den un gobierno popular. En otras palabras, conversamos sobre el desarrollo industrial de nuestros países, teniendo en cuenta los mercados que ofrece el área socialista. Así, por ejemplo: en el norte de Chile pudiera desarrollarse una gran industria del salitre, con vistas a colocar sus productos en el mercado soviético. Hablando más concretamente, puedo decir que en el caso preciso de Chile, conversamos acerca de cuáles serían los mercados reales que en los países socialistas encontrarían nuestros productos, cuando asuma el poder un gobierno popular, y cuál será la ayuda que este gobierno recibiría para poder elaborar masivamente tales productos, a fin de no continuar como meros exportadores de materias primas. Hablamos detalladamente, también, de la cooperación que recibiría un gobierno popular chileno que se viera enfrentado al problema del abastecimiento alimentario, durante el período que media hasta conseguir el autoabastecimiento a través de una verdadera reforma agraria y teniendo en cuenta que nuestro país debe importar alimentos por una suma de 160 millones de dólares anuales".

—¿Y en qué han quedado, entonces, los convenios suscritos por el gobierno de Frei y la URSS?

—"Hasta ahora no han operado y ello se debe a la falta de decisión del gobierno chileno que no ha sido capaz de cortar su sometimiento a los intereses yanquis".

CUBA

Esta fue la novena visita de Salvador Allende a Cuba Revolucionaria. Como siempre habló largo (cinco horas) con Fidel Castro.

—Desde el punto de vista interno —dice Allende— Fidel está fundamentalmente preocupado por el cumplimiento de la meta propuesta de producir 10 millones de toneladas de azúcar el próximo año. Esto significa una movilización de todo el pueblo, un empleo de recursos técnicos absolutamente desconocidos en cualquier país subdesarrollado y una prueba mis de la eficacia de una verdadera planificación socialista. Sólo así será posible este verdadero milagro, en el cual juegan un papel determinante, también, los ejemplos diarios que entregan los hombres que dirigen el gobierno cubano. Bueno, además se autoabastecerán de café, arroz, cítricos, etc.

Dentro de poco tendrán 20 millones de cabezas de ganado. En fin, estaría horas y horas hablando sobre los planes del gobierno cubano para los próximos años. Un ejemplo de la proyección comunista de transformar a la naturaleza será la construcción de la más grande represa del mundo, para lo cual cerrarán un brazo de mar y harán que hacia ella converjan los ríos de la isla. Es cierto que actualmente se aplica un sistema de racionamiento, pero es notable la alegría que demuestran los cubanos frente a estas restricciones. Y la razón es muy clara: están alcanzando metas precisas y no hay ningún capitalista, nacional ni extranjero, que se enriquezca a costa de ellos. Tienen muchos servicios gratuitos y el próximo año tendrán más aún. Nadie pagará arriendo en 1970, por ejemplo. También será gratis el café, etc. Dos datos frescos: actualmente producen mil juegos de ajedrez al día, los cuales distribuyen gratuitamente. Lo mismo hacen diariamente con 300 pares de zapatos de béisbol.

—¿Y en cuanto a política internacional?

—"Conversamos con Fidel acerca de mis impresiones sobre Corea y Vietnam. Y también analizamos en detalle la situación creada por la Junta Militar del Perú y, en general, las perspectivas de la lucha popular en Chile. Ahora bien, como siempre, Fidel se mostró escéptico respecto de las posibilidades de triunfo de movimientos civiles en este continente por la vía democratoide; pero también, como siempre, reconoció que donde podría presentarse una excepción sería en Uruguay y Chile. En todo caso, reiteró su convicción de que el imperialismo norteamericano se jugaría a fondo para impedir un gobierno popular en nuestro país".

—¿Y qué hay respecto de esos rumores que circulan acerca de un posible reintegro de Cuba a la OEA y de un restablecimiento de relaciones con otros países latinoamericanos?

—"Precisamente en esa conversación, Fidel me anticipó lo que posteriormente planteó en un discurso y que, además de declarar la "cesantía" a tantos "administradores" de las relaciones exteriores de Cuba que surgen de la manera más curiosa, podría resumirse de la siguiente manera: 1º) Cuba no tiene interés en reanudar relaciones con Estados Unidos mientras este país no cese su agresión a Vietnam y no cambie su política respecto de América latina; 2º) Tampoco tiene el menor interés en relaciones con aquellos gobiernos que, injustamente y aceptando presiones, rompieron con Cuba; 3º) Jamás Cuba volverá a la OEA, porque es un vulgar Ministerio de Colonias de Estados Unidos".

—¿Y en qué quedan, entonces, aquellas gestiones dirigidas a tender "puentes de plata" entre Cuba y algunos gobiernos, como el chileno, por ejemplo?

—Para que se reanuden las relaciones es ineludible contar con el visto bueno de Cuba. Y el gobierno que quiera obtenerlo deberá comenzar por dar las explicaciones adecuadas, porque Cuba no rompió con nadie. Fueron esos gobiernos los que rompieron con Cuba. Es por eso que una de las primeras medidas que deberá adoptar un gobierno popular en Chile será restablecer con plena dignidad las relaciones con el gobierno revolucionario cubano.

PERÓN

El senador Allende pasó breves días en España y conversó largamente con Juan Domingo Perón. Este fue su comentario acerca de dicha conversación.

"Tenía mucho interés en conocer el pensamiento del general Perón frente a la situación actual de Argentina y respecto de todos los pueblos de este continente. Con gran satisfacción constaté su firme posición antimperialista. Creo que, en este aspecto, tiene la clara concepción de que nuestros pueblos no podrán jamás desarrollarse mientras no erradiquen definitivamente al imperialismo que nos explota y oprime. Me expresó su convicción más absoluta de que el pueblo argentino recuperará sus derechos y se dará el gobierno que necesita. Y esto, a muy breve plazo.

—Ahora, una síntesis de su viaje, senador.

—¿Una síntesis? He reafirmado mi fe y mi convicción de que no hay otra salida que el socialismo para nuestros pueblos en vías de desarrollo. Basta pensar en lo que significa desde el punto de vista técnico y científico la llegada del hombre a la luna. Y esto, comparado con la situación en que nosotros nos encontramos. Es decir, cada día es más amplia la distancia entre nuestros pueblos y los países desarrollados. La única manera de acortar esta distancia es el socialismo.

EL"FRENTE DE LA PATRIA"

—Durante su viaje Ud. también emitió opiniones sobre política nacional y propició la creación de un "Frente de la Patria" ¿Podría explicarnos cómo concibe Ud. este Frente de la Patria, cuál es el contenido que le asigna y qué rol debería jugar?

—"Concibo el Frente de la Patria como el más poderoso movimiento revolucionario, nacional y antimperialista. Es, por lo tanto, una real alternativa de poder. La unificación de todas las fuerzas antimperialistas, que estén por la revolución chilena, cambiará de inmediato la correlación de las fuerzas a favor del pueblo. Nada podrán la actitud fascista de la derecha y dictatorial del gobierno contra esta voluntad mayoritaria y revolucionaria. Es devolverle al pueblo la fe en sus propias fuerzas y darle una clara orientación política".

"El Frente de la Patria, partiendo de la unidad socialista-comunista, que se ha expresado durante diez años en el FRAP, debe ser el núcleo aglutinador de los que luchan por Chile y por su independencia económica de los que no vacilen en hacer los cambios revolucionarios y en construir el socialismo. Insisto, el Frente de la Patria será el más poderoso movimiento revolucionario de nuestra historia. Hay que unificar, para la conquista del poder y para la revolución nacional, a los partidos populares, a las federaciones estudiantiles, a la Central Unica de Trabajadores, a las confederaciones campesinas y a los miles y miles de independientes de izquierda. Nunca como ahora las condiciones internacionales y nacionales estuvieron de tal manera dadas para la victoria del pueblo. Una sola meta: la conquista del poder. Un solo lema: el de la patria: "Por la razón o la fuer-

CARLOS JORQUERA TOLOSA


Nuestro colega el semanario "Izquierda" de Montevideo, fue clausurado por la dictadura civil que encabeza el presidente Jorge Pacheco Areco. Su director, Vivían Trías, se encuentra detenido junto con otros mil presos políticos repartidos en cuarteles y en una isla de inhóspitas condiciones. Anteriormente también había sido clausurado el diario "Extra". Esto sucede en Uruguay —que una vez fue descrito como "la Suiza de América"— porque las clases dominantes de ese país ya se quitaron la careta. No soportan más la arremetida revolucionaria del pueblo uruguayo encabezado por su vanguardia, el Movimiento de Liberación Nacional ("Tupamaros").

PF hace llegar su solidaridad a los periodistas de "Izquierda" y "Extra" y a todo el pueblo uruguayo, cuyo combate no será aplastado por el fascismo que acaudilla Pacheco Areco.


Cobre

NACIONALIZACIÓN EFECTIVA, TOTAL E INMEDIATA

Señor Director:

Con verdadera sorpresa me he impuesto del artículo publicado en el último número de PUNTO FINAL con la firma de Augusto Olivares, haciéndome aparecer en varios pasajes como uno de los autores del Convenio con la Kennecott Copper ("El Teniente"), suscrito en 1965.

No tuve la menor intervención en esa negociación.

Como he manifestado públicamente en diversas oportunidades, intervine solamente en el comienzo de las conversaciones con Anaconda y cuando los representantes de esa Empresa manifestaron que no estaban autorizados para aceptar la "chilenización", me retiré de la negociación por estimar que ella dejaba de corresponder a los objetivos señalados durante la campaña del 64.

Le agradeceré la publicación de estas líneas. Saluda atentamente a usted,

RADOMIRO TOMIC

N. de la R.— PF ha mencionado la participación del Sr. Tomic, junto con Raúl Sáez y Javier Lagarrigue, en los "históricos" convenios del cobre de 1965. Es comprensible que ahora, demostrado el grave daño al interés nacional que provocaron tales convenios, el señor Tomic no quiera saber nada con el origen de ellos.

HACER la nacionalización del cobre —y aun la de todas las riquezas básicas— no significaría la panacea para los males nacionales, sino sólo un paso muy importante para lograr el objetivo de salir del subdesarrollo. La nacionalización si no se da en un contexto político-social e institucional, encauzado por las mayorías nacionales en todo nivel de decisión, tiene posibilidades limitadas de éxito, y hasta puede convertirse en una frustración.

La nacionalización del cobre —por otra parte— debe ser efectiva y no ficticia. El control nacional debe ser pleno en todas las etapas de producción. Asimismo, la nacionalización debe ser total y no parcial. No se puede afirmar que "el cobre es chileno" si quedan al margen de una política de nacionalización la Compañía de Cobre Exótica S. A. (112 mil toneladas de producción); la potrerillos Railways S. A. (ferrocarril que transporta la producción de El Salvador y Potrerillos); la Sociedad Minera el Teniente S. A. (302 mil toneladas); la Compañía Minera Andina (78 mil toneladas); Minera Sagasca S. A. (27 mil toneladas); Mantos Blancos (más de 20 mil toneladas), y Disputada Las Condes (más de 20 mil toneladas). La "nacionalización pactada", en el mejor de los casos, posibilita un control estatal sobre menos del 40% de la producción.

La nacionalización debe ser inmediata y no por etapas. Los riesgos que implica anunciar y pactar con una empresa imperialista, dejando en sus manos todas las decisiones incluida la posibilidad de expropiarla en tres años, son incalculables.

La "nacionalización pactada" significa un proceso que se da sobre la base de una negociación comercial. Así, determinar un precio de acuerdo a la rentabilidad, es la base comercial del negocio. Esta situación es grave puesto que encierra aceptar privilegios y sentar peligrosos precedentes, contrarios al interés nacional. Las posibilidades vigentes en Chile, ciñéndose estrictamente a las actuales leyes, permiten expropiar y pagar en 30 años, en moneda nacional, y determinando el precio e interés sobre las inversiones reales, de modo que la expropiación no implique el enriquecimiento del expropiado a costa del Estado. Indemnizar, como se propone el gobierno, en doce años, pagando en dólares, e involucrando el yacimiento en la indemnización y no sólo el valor real del capital invertido, acusa un irritante privilegio que se concede a Anaconda. Es por supuesto, además, un peligroso precedente para ser usado por capitalistas extranjeros y criollos.

Una verdad a medias equivale a una frustración para quienes la aceptan como verdad total. Ello ocurre, por ejemplo, en la política del cobre. En 1965, se concretó la llamada "chilenización" del cobre. Se afirmó que Chile controlaría el 51% del negocio. Todo el mundo entendió que el Estado dominaría totalmente la explotación del cobre. Sin embargo, la verdad fue que Chile, de acuerdo a los convenios de 1965, sólo quedó controlando el 20% del total de la producción, considerando en ese porcentaje su participación en El Teniente, Exótica, Sagasca y Andina. Por otra parte en El Teniente "chilenizado" el control y todas las decisiones los tendrán los norteamericanos por muchos años. Ahora con la "nacionalización" se asegura que "por fin el cobre es chileno", dándose a entender que Chile controla totalmente esta vital riqueza. La verdad es que en el mejor de los casos Chile en 1972, a través del Estado, podría controlar solamente el 38% de su producción total.

El caso de la mina Exótica es increíble e inexplicable. Consultar medidas nacionalizadoras para Chuquicamata y no para la Exótica es una determinación que no resiste explicación realista alguna.

La Exótica es una pertenencia otorgada por el Estado en concesión a la Chile Exploration Co. (CHILEX).

La Chilex entregó el yacimiento a la empresa Exótica, mediante un contrato de arrendamiento por 99 años. El Estado chileno es socio de esta última, lo cual equivale a decir que una empresa norteamericana le entrega en "arriendo" al Estado chileno un yacimiento de cobre ubicado en territorio nacional. La situación es más absurda si se considera que Chuquicamata y la Exótica, según los geólogos y técnicos son un solo yacimiento. Todavía más, las inversiones para desarrollar la explotación de la Exótica se están materializando en su mayoría a través de Chuquicamata. En efecto, la modernización de la planta antigua de "Chuqui" y la ampliación de su capacidad de refinación, se hacen con cargo al proyecto Exótica y equivalen al 56% del valor total de la inversión. Sin entrar a discutir cifras de utilidades, se puede afirmar que la rentabilidad de Exótica será tres o más veces la rentabilidad que acusan las inversiones de CHILEX. Esto se puede confirmar a través de las propias cifras oficiales. Los planes de El Teniente alcanzan a una inversión de 230 millones de dólares para una producción adicional de cien mil toneladas. Los planes de inversión en la Exótica alcanzan a 48 millones de dólares y significan una producción de 112 mil toneladas.

Hasta hace algunos años hablar de nacionalización equivalía a una herejía en el mundo capitalista. Esa aspiración era patrimonio de los revolucionarios, enemigos de esta sociedad. Hoy, cual más cual menos, se autodenomina revolucionario. Las nacionalizaciones se hacen de acuerdo a nuevos conceptos y por eso generalmente llevan un apellido. En este caso a una "revolución en libertad", corresponde una "nacionalización pactada".

La creación de la Corporación del Cobre podría decirse que fue la idea madre en una política destinada a controlar el comercio del metal. Esa idea no nació por cierto en 1964 sino mucho antes. También es muy anterior la idea de fijar el precio del cobre de acuerdo al mercado europeo, principal fuente consumidora del cobre chileno. Ambas ideas ya tienen vigencia en nuestro país. La creación de una bolsa de metales en Chile también ya debería ser una realidad, todavía más si Chile, junto a los países del CIPEC, controla el 80 por ciento del cobre exportable, y si Chile es ya el primer exportador y será también el primer productor. En algunos años más la nacionalización de materias primas seguramente va a ser exigida, si no impuesta, por los propios Estados Unidos. La explotación de materias primas y otras riquezas básicas de los países subdesarrollados, cada vez se hace menos grata para las potencias imperialistas y constituye un negocio de difícil defensa para los grandes trusts. De allí que Estados Unidos denote un cambio de actitud. Sus inversionistas ya no inician explotaciones de recursos primarios y cuando más aceptan afrontar esos negocios bajo la forma de sociedades mixtas ya sea con el Estado o los inversionistas criollos de los respectivos países. Estados Unidos, ahora, se interesa más por participar en sociedades mixtas que dominen el proceso de industrialización y deja de lado la explotación directa de las materias primas. El imperialismo traslada su campo de acción a un rubro de actividades que había descuidado y en el cual sus intereses pueden aparecer más compatibles, mediante el sistema de sociedades mixtas, con el interés de los países sometidos. En el caso del cobre, ya vemos sociedades mixtas en El Teniente (Kennecott), Andina (Cerro Corporation), Exótica (Anaconda), Sagasca (Continental Copper and Steel y Agustín Edwards). La industria manufacturera de cobre ha penetrado la Phelps Dodge en la firma Cobre Cerrillos, y Anaconda controla Madeco-Antofagasta. La misma Anaconda domina la manufactura de cobre en Brasil y la Phelps Dodge lo hace en Argentina. Ambos países son consumidores de cobre chileno.

En lo que respecta a la industria del petróleo, a los Estados Unidos interesa ahora la distribución de sus derivados y el control de las refinerías y de la petroquímica. Así en el caso chileno, la Dom Chemical se ha aliado con la Sociedad Petroquímica Chilena. Los Estados Unidos saben que la industrialización es un proceso que se avecina en los países subdesarrollados y quieren controlar ese proceso. En lo que respecta al cobre, los países desarrollados consumen 15 kilos de cobre al año per cápita y los subdesarrollados sólo medio kilo. La industrialización produciría gran demanda de cobre manufacturado, así también aumentará el consumo de derivados del petróleo y de otros elementos. Esta tendencia norteamericana de pasar a dominar la industrialización de los países más atrasados es un hecho de gran proyección y que parece haberse olvidado en toda la discusión que se ha producido hasta el momento en Chile sobre la necesaria nacionalización del cobre.

MARIO VERA


Política en la cultura

LIBROS Y DÓLARES

LOS 3 mil ejemplares de la primera edición de Bestiario de Julio Cortázar, tardaron trece años en venderse (1951-1964). Pero la segunda edición de la misma cantidad de ejemplares, aparecida en 1964, se agotó en menos de un año. Este dato, hecho público por la editorial Sudamericana, propietaria de ese libro, ilustra acerca de las fechas y proyecciones del llamado "boom" editorial latinoamericano.

Dos razones principales concurrieron a esa aparente explosión: por un lado la presencia de un público lector tensionado por los cambios históricos de nuestro continente —con origen en la Revolución Cubana—, que volvió súbitamente sus inquietudes sobre su propio contorno, y la perspicacia de un conjunto de editores que decidió ensanchar el mercado del libro hacia los últimos límites que podían permitir el subdesarrollo y la enajenación cultural. Podría argüirse la presencia de un tercer factor capital: los escritores. Pero una simple constatación cronológica demuestra que ellos ya existían antes de este singular operativo industrial y comercial. Nunca como hoy —salvo en Cuba, con sus ediciones gratuitas o de precio ínfimo, y su alegre abolición de intermediarios capitalistas— el libro asume el carácter de mercancía que moviliza enormes capitales hacia las arcas de las empresas privadas y es objeto de no poca especulación.

Chile se ha tenido que contentar con un papel de espectador de este fenómeno. Quizá se pueda computar una sola derivación: el aumento de la importación de libros y su consiguiente drenaje de divisas.

Mientras en otros países de habla hispana se publican de 5.000 títulos anuales (Argentina) hasta más de 10.000 (España), con tirajes globales de 25 a 100 millones de ejemplares, en Chile son editados anualmente unos 400 a 450 títulos con un tiraje que no supera los 600.000 ejemplares, y un promedio por titulo que oscila en los 1.300, producción antieconómica en cualquier industria editorial del mundo. Esto en el nivel productor. En cuanto al mercado comprador —pese a ilusiones en contrario— las cosas no van mejor. Tenemos un ejemplo más que ilustrativo: el formidable éxito de librería que constituyó Cien Años de Soledad del colombiano Gabriel García Márquez, editada en Buenos Aires. Según esa verdadera institución del mercado librero que es Francisco Javier Fuentes Parra, dueño de "Cultura" —71 años de edad y 53 de negocio libresco— "en Chile no se han vendido de esa novela más de 3 ó 4.000 ejemplares. Las otras cifras que le dieron (10.000 y 30.000) me parecen una exageración".

Una fuente insospechable de "castrismo", como el periodista colombiano Leopoldo Villar Borda (Visión, 18-7-69). escribe sobre la novela de su compatriota: "Y en Cuba, donde se hizo una primera edición de 20.000 ejemplares que se vendió en dos días, se estaba preparando otra de tipo popular de 100.000".

Es evidente la estrecha relación entre la multiplicación cuanti/cualitativa de lectores con la liberación económico política —y por ende cultural— de una nación. Se da el caso, entonces, que un autor chileno puede ser más leído y conocido en Cuba que en Chile: El Imperialismo en Chile, de Hernán Ramírez Necochea, por ejemplo, agotó la edición cubana de 100.000 ejemplares en menos de un mes, suceso que nada tiene que ver con los milagros: el imperialismo permanece, ileso y próspero en Chile, mientras que en Cuba fue expulsado para siempre.

Otro hecho que atestigua la sobrevivencia mortecina del mercado librero en Chile es que la Cámara Chilena del Libro (editores, distribuidores, libreros) fundada alrededor de 1950 —hasta esto es ambiguo— no elaboró hasta la fecha la más mínima estadística sobre lo que podría considerarse su mayor preocupación. Sólo recientemente, bajo la presidencia de Eduardo Castro —gerente de Editorial Universitaria— está tratando de despertar de su holgada displicencia. El nuevo presidente declaró a PF: "En 1967, Chile importó libros por valor de 4.900.000 dólares mientras que sólo exportó apenas por valor de 147.000 dólares. No creo que haya variado mucho esa relación posteriormente".

Ni el anuario de la prensa chilena ni el Instituto de Literatura Chilena dependiente de la Universidad de Chile, se han preocupado de computar y codificar los cálculos referentes a producción de libros. El anuario citado, en su edición de 1968 (datos de 1966), compila sin clasificar "libros, folletos y hojas sueltas" que suman alrededor de 2.500 títulos en más de cien páginas. De acuerdo a la resolución de la conferencia general de UNESCO (19-11-64). "libro es una publicación no periódica de más de 49 páginas, excluidas las portadillas".

Según Eduardo Castro, el valor de un libro de bolsillo español es de 0,72 centavos de dólar en el mercado internacional, mientras que el mismo libro editado en Chile azota el bolsillo del lector con un gasto de 1,70/80 dólar. Es decir, hay una diferencia —perjudicial para Chile— del 145%. Mientras que en España los editores son favorecidos por leyes protectoras, en Chile sucede exactamente lo contrario. El papel para diarios y revistas es liberado de gravámenes en su importación, al paso que aranceles aduaneros y el Banco Central se confabulan para encarecer el papel para libros. "En este aspecto —sostiene Castro— en Chile se da un caso paradojal: se podría imprimir una revista pornográfica con papel importado, libre de todo derecho, pero no se puede publicar un libro escolar para nuestros estudiantes con ese mismo papel libre de derechos de internación".

Por otra parte el bajo promedio de tiraje de los libros editados en Chile conspira contra su precio al público: si un título es editado en mil copias, su costo puede ser de Eº 5.—, mientras que si del mismo título se imprimen 20.000 copias, su costo baja a Eº 1,33. Agregando a estos males el de la inflación, que en los últimos años no baja del 35%, tendremos que convenir que el mercado potencial chileno está lejos de una mayor disponibilidad compradora. Entonces, los autores chilenos no pueden superar las barreras impuestas por las élites, estas se tornan más exclusivas y los creadores se asfixian. No es casual que los autores chilenos prefieran editar en Barcelona, Buenos Aires o México. Los más conocidos por lectores de otros países no han podido escapar a esa ley: Carlos Droguett, Jorge Edwards, José Donoso, Jorge Guzmán, etc. Archiconocido ya es el caso del Eloy de Droguett: cuando los cables lo dieron como finalista del Premio Seix-Barral en 1959, el original llevaba cinco años de incomunicación en las gavetas de la editorial Zig-Zag.

A todo esto la Compañía Manufacturera de Papeles y Cartones (Jorge Alessandri R.) y la Papelera del Pacífico (Campos Menéndez) prefieren producir papel para diarios y revistas, más remunerativo para inversiones y plusvalía, obviamente carentes de aspiraciones culturales.

Los índices de analfabetismo pueden resultar relativos para una estimación objetiva de la capacidad lectora de una sociedad. La precaria escolaridad de Chile y su alfabetización apresurada y fugaz, pueden producir una masa de lectores de grandes titulares de pasquines, pero no una masa de lectores de libros.

El Annuaire Statistique (UNESCO, París. Lovaine, 1968), a pesar de ciertas imprecisiones de sus datos (hasta 1966), constata que mientras el número de estudiantes universitarios bajó en Chile de 26.000 en 1960 a 17.000 en 1965, en Cuba aumentó de 17.000 en 1961 a 23.000 en 1964, porcentaje aun superior si se tiene en cuenta la diferencia de lapsos.

Según el mismo anuario, en 1966 aparecieron en el mundo 460.000 títulos de libros. En América del Sur (sin el Caribe, que el Annuaire disuelve en América del Norte) se editaron en el mismo año 13.000 títulos, cifra que se mantiene estática desde 1960. Sin embargo, de 1960 a 1966 el porcentaje de títulos sudamericanos bajó del 3,6% al 2,8%, a pesar que su peso como zona lingüística en el mundo bordea el 6%. De acuerdo a este anuario, ¿dónde está el famoso "boom"? No ha podido transgredir las fronteras impuestas por la dependencia y el subdesarrollo de un continente utilizado como zona de principal expoliación por el imperialismo norteamericano, que, dicho sea de paso, vende el 27% de su exportación librera a América latina (La Révolution du livre. Robert Escarpit, Unesco, París, 1965).

El anuario citado proporciona asimismo un hecho que revela la contradicción histórica de las dos culturas que se enfrentan a muerte en el mundo: el autor más traducido en 1966 fue Lenin, con 201 versiones, seguido por el policial Simenon con 137. En una historia humana donde sobran los clásicos y los buenos libros, Agatha Cristie, figura en el quinto lugar con 99 traducciones.

De acuerdo al citado estudio de R. Escarpia la industria editorial hispana tradujo en 1960, 1.416 títulos, conservando el 6º lugar en el mundo. ¿Tan culta es la sociedad española? Lo que sucede es que España produce libros; para la exportación; el 75% llega a América latina. La mayoría de los libros editados no pueden ser distribuidos en España a riesgo de ser confiscados por orden de la censura, que hace poco se dio un festín de literatura de "izquierda".

Mientras una editorial chilena considera como éxito una primera edición de 5.000 ejemplares, el poeta Byron, en 1814, vendía 10.000 ejemplares de "El Corsario", el primer día de su aparición en las librerías de Londres.

Por otra parte, la presión de la mercadería importada —además de su costo inferior— desplaza al libro chileno de las librerías de Santiago.

De unos treinta organismos que figuran como editoriales en Chile, ocho no publican un solo libro, son simples importadoras. Otras diez son sucursales de editoriales extranjeras (Gili, Orbe, W. M. Jackson, Labor, Difusión, Herder, etc.). Hay editoras confesionales (Salesianos y Maristas). Cinco se dedican a títulos jurídicos, sexuales e indefinibles, y las cinco restantes publican literatura general, aunque tres no llegan a los diez títulos anuales. Lord Cochrane, del clan Edwards, aparte de consumar el oneroso Arte de Pájaros de Neruda, se dedica exclusivamente a su próspera actividad revisteril, de nula proyección cultural. Zig-Zag, trabada por discriminaciones oficiales y eclesiásticas, no acierta a organizar un catálogo realmente atractivo, además de cambiar de ejecutivos tres veces al año. La única editorial que pretende dinamizar la industria es Universitaria, que no recibe el más mínimo apoyo —fuera del moral— de la Universidad de Chile, antes y después de la "reforma". Si un libro de bolsillo de su colección Cormorán se vende a Eº 18.— (dieciocho escudos) y uno de la Alianza Editorial de Madrid se vende a Eº 8.—, la desventaja salta a la vista.

Mientras el librero gane el 40% del precio de tapa de un libro, los distribuidores del 10 al 15%, el editor del 10 al 15% y el escritor apenas el 10% (cuando se lo pagan y los tirajes declarados por el editor son los verdaderos), lo de "libros para todos" será sólo un pícaro eufemismo burgués o una ensoñación patológica.

JULIO HUASI


Estudiantes

LICEANOS A LA LUCHA

QUEDO constituida la Federación de Estudiantes Liceanos del Sur (FELISUR), que agrupa a más de mil quinientos alumnos de colegios secundarios fiscales, entre las provincias de Osorno a Chiloé.

Los trece cargos directivos de la recién nacida Federación fueron ocupados por estudiantes del MIR y de la Juventud Socialista, que derrotaron por amplia mayoría a la lista democristiana. La directiva de FELISUR quedó constituida de la siguiente manera: Miguel Catalán Febrero, presidente; Nelson Novoa, secretario general; Eleazar Aguilera, secretario de relaciones exteriores; Gustavo Cid, secretario de actas; Rodolfo Balbontín, subsecretario de actas; Abel Almonacid, secretario de finanzas; Víctor Garcés, secretario de finanzas; Alonso Azocar, secretario de extensión cultural; Hugo Cárcamo, secretario de difusión obrero-campesina; Hugo Triviño, subsecretario; Juan Bahamondes, secretario de archivo; Luis Aros de propaganda y Luis Molinare de deporte.

Como hicieron ver a PF los dirigentes de la Federación, es la primera vez en la historia del movimiento estudiantil que se crea una secretaría de difusión obrero-campesina.

Miguel Catalán, presidente, señaló al respecto que esta secretaría se ha preocupado, en primer lugar, de tomar contactos con los miles de cesantes de la provincia de Chiloé, para formar un comité que luchará por dar solución a los más urgentes problemas de los desempleados. Además, la secretaría a cargo de Hugo Cárcamo deberá organizar trabajos de verano de los estudiantes, junto a obreros y campesinos, que abarcarán hasta Aysén.

La FELISUR dio a conocer al mismo tiempo la siguiente declaración de principios:

"Nuestra sociedad está profundamente dividida en clases, en grupos. Está llena de contradicciones y antagonismos, pero nosotros los estudiantes, no permaneceremos como meros espectadores de esta situación, sino que sabemos perfectamente que nuestra responsabilidad será medida por la preocupación que tengamos frente a nuestra sociedad y ésta no puede ser otra que tomar una actitud crítica frente a una sociedad burguesa que se sustenta en una estructura económica que genera explotadores y explotados, que permite el lujo y el derroche, a cambio de la miseria y del hambre de nuestro pueblo".

"Ante esta realidad socioeconómica en que se encuentra el pueblo chileno, los estudiantes sureños estamos perfectamente claros que no puede ser sino la lucha del pueblo, nuestra propia lucha y que estaremos siempre junto a los oprimidos ya que nuestra bandera es la de los trabajadores".

"Nuestra Federación será un organismo identificado plenamente con los intereses de los estudiantes, que luchará por la unión de todos los estudiantes secundarios sureños en función de actividades culturales, deportivas, artísticas, etc.".

"Compañeros: la lucha por ser más libres ha dado su primer paso. Tenemos nuestra federación y conocemos nuestros objetivos. Adelante".

"Estudiar y luchar".

Miguel Catalán declaró a PF que por acuerdo de la Federación ésta participó activamente en el Encuentro Nacional de Estudiantes, realizado en Valparaíso el 26 de julio, cuyos acuerdos suscribió plenamente, junto con repudiar a la Federación de Secundarios de Chile (FESECH).

Al respecto Catalán formuló un llamado a los estudiantes secundarios de Chile a caminar hacia la formación de una verdadera y auténtica organización de estudiantes secundarios, identificada con los ideales de éstos y no con una camarilla política que nada tiene que ver con la actitud del estudiantado chileno.


NO NOS MOLESTA EL PALACIO, NOS MOLESTA EL NUNCIO

La compra de una lujosa casa, en uno de los barrios más elegantes de Santiago, hecha por el representante diplomático del Vaticano, en un precio de Eº 1.400.000.—, bastante excepcional para Chile, aun en transacciones de residencias de lujo, no podía menos de provocar reacciones:

Ciento cincuenta y tres sacerdotes publicaron la carta protesta que enviaron al mismo Nuncio con la petición de hacerla llegar al Papa. Sus nombres corresponden en gran número a personeros reconocidamente moderados y que ocupan muy destacados cargos en la Iglesia.

El contrataque del sector reaccionario, tradicional aliado de todos los Nuncios, no se podía hacer esperar y un manifiesto público, con la selección de firmas más aristocráticas de Santiago, hace gala de amor al Papa, al Nuncio y a todo lo que sea lujo y magnificencia.

El Nuncio es el representante del Estado Vaticano ante el Gobierno de Chile; es, como tal. el más directo exponente de los conceptos del poder temporal del papado, sobrevivencia de una caduca concepción Imperial cuyas muestras están todavía vivas en conocidas tradiciones vaticanas que expresan la añoranza de los tiempos medioevales y absolutistas. Su misión diplomática, ser el negociador permanente para mantener el status y las muchas prerrogativas económicas de la Iglesia y una Independencia y libertad que nadie amenaza ni podría amenazar mientras ella sea uno de los más fundamentales apoyos del sistema imperante.

Que tal embajador, por añadidura, decano del cuerpo diplomático, deba gozar del lujo, de todos los odiosos privilegios, de la vida ociosa y fácil de los demás diplomáticos, es cosa connatural; que deba hacer recepciones mensuales al resto del cuerpo diplomático, como él mismo ha declarado, y que éstas deban realizarse en un marco adecuado a tan delicados personajes, es lógico y evidente; aun más, cualquier lujo y riqueza es poco si consideramos el Estado que él representa.

Los Nuncios en lo religioso implican una intervención extra-cultural, imperialista y violatoria de la independencia, de la autonomía y del carácter nacional de la Iglesia. Ellos expresan y con el signo de una Iglesia monárquica, concepto ya superado en el Concilio Vaticano II, en el que no se miraba al papado dentro del verdadero sentido de su primacía, que es constituir el centro de unidad de todos los Obispos del mundo y, por el contrario, se convertía a éstos en hechura y creación de la Curia romana, que los designaba, dirigía y vigilaba a través de sus Nuncios.

Por estas razones, si el Nuncio necesita palacio, le debemos agradecer la oportunidad de declarar que no necesitamos Nuncio.

JUAN BULNES A.
Aspectos de un artículo publicado en el boletín "Reconstrucción" Nº 3 de Iglesia Joven


LA MUERTE DEL INDAP

LOS latifundistas —¡era que no!— consiguieron lo que buscaban: paralizar de hecho la reforma agraria que nunca tuvo un tranco muy vigoroso. En lo que respecta al Instituto de Desarrollo Agropecuario (INDAP), lo único que falta es ponerle candado y sacarlo a remate. Todo culminó con la designación de Roberto Infante como vicepresidente ejecutivo, Infante —que desempeña igual cargo en el Banco del Estado—, es un hombre de "brazo de oro".

Desde luego, Infante no tiene ningún interés en fomentar la reforma agraria, la organización campesina, o cualquier cosa que se parezca a ambas funciones. A él lo pusieron en INDAP justamente para impedirlas. Es por eso que la primera visita que recibió —para congratularlo— fue la del presidente de la Sociedad Nacional de Agricultura. Detrasito llegaron Jorge Lavandero y Carlos Sívori, parlamentarios DC y poderosos latifundistas, permanentes enemigos de la reforma agraria.

Para que no se diga que él no está haciendo nada en el mediodía que dedica a INDAP, Roberto infante decidió alhajar la sala del Consejo. Nuevos muebles y una impresionante alfombra verde que costó nada menos que 12 millones de pesos. El departamento de Finanzas y Administración tuvo la mala idea de representarle la magnitud del gasto. Pero Infante ordenó la adquisición bajo su responsabilidad. A él le gusta trabajar cómodo, y ojalá poco. Y para demostrar que jefe es jefe, aquí y en cualquier parte, ordenó decorar con azulejos la entrada del INDAP y sacar de su oficina los trofeos deportivos que el personal regalaba todos los años al vicepresidente de turno.

Según su filosofía basta con cobrar, que para eso el Fisco tiene. Y en esa sana práctica están de acuerdo los "capos" democristianos que junto con él se encargan ahora de paralizar al INDAP.

Por ejemplo, Mario Cifuentes, riguroso juez del Tribunal de Disciplina del PDC, ni se arruga para cobrar el sueldo más alto de INDAP, sin trabajar en INDAP. En el escalafón, Cifuentes ("El Incorruptible") es nada menos que jefe de gabinete. Los más avezados conocedores de la "poruña" democristiana afirman que al parecer de vez en cuando trabaja como secretario del Ministro de Agricultura, pero paga INDAP.

Un equipito democristiano oficialista se ha adueñado de la situación. Raúl Silva, expulsado en mayo del gremio de los trabajadores de INDAP por "traición", es el jefazo. Codo a codo con él están Emilio Meneses y Gonzalo Garfias que no le trabajan un día a nadie ... que no sea el PDC.

Y para que no haya dudas sobre su calidad funcionaría, los mandan en comisión de servicios al Ministerio del Interior... donde tampoco trabajan, porque son en realidad funcionarios a sueldo del partido gobernante. Otro influyente personaje es Amador Docmac que por su actuación antigremial está pasado al tribunal de disciplina de la ANATI, el organismo que agrupa a los trabajadores de INDAP.

En la cúpula de la maquinita democristiana en INDAP está el fiscal Hamilton Hurtado, el que en verdad manda aprovechando el largo bostezo que es la conducta funcionaría del vicepresidente ejecutivo, interesado más bien en los negocios que sobrevuelan el Banco del Estado.

Así es como se han ido, uno a uno, los mejores elementos directivos de INDAP, rumbo al Servicio Agrícola y Ganadero o a otras reparticiones. Nicolo Ligo, director de Operaciones, tuvo que mandarse cambiar para ser reemplazado por Emilio Saavedra, el hombre de Pérez Zujovic dentro del PDC, pintoresco presidente del Tercer Distrito del partido oficial y sofisticado director del Instituto de Estudios Políticos del partido. Jaime Perea, director de Finanzas y Administración, también tuvo que tomar el portante. Quizás por intruso. Por encontrar caro el precio de las alfombras verdes, único contacto diario de Infante con el campo. Otro que se fue es Marcelo Gross, director de Asistencia Técnica, departamento clave dentro de INDAP, reemplazado por Diego Amenábar, funcionario del Banco del Estado, o sea, hombre de confianza de Infante.

Todo esto no tiene nada de raro. En noviembre del año pasado La Moneda logró sacar de la vicepresidencia de INDAP a Jacques Chonchol, que —¡ingenuo él!— quería adaptarse más o menos a su concepto de una reforma agraria masiva y drástica. En su reemplazo fue un técnico, Luis Marambio —¡pobrecito él!—. Apenas asumió lo convirtieron en blanco de toda clase de presiones para detener la actividad del INDAP en materia de promoción campesina. Luego, cuando Jaime Castillo, a su vez, se encaramó en la presidencia del PDC, las presiones sobre Marambio arreciaron. Como resultó medio "durazno", a Castillo no le quedó más remedio que pedir su remoción, que se hizo entre gallos y medianoche y mediando una actitud bien poco varonil del Ministro de Agricultura, Hugo Trivelli.

Más tarde, en junio, llegó Roberto Infante, que será el que ponga lápida y eche la última paletada sobre la tumba de otro espejismo de la DC: la promoción campesina.

MACAUREL


Polémica

EL TABÚ DE LA SEGURIDAD SOCIAL CHILENA

PERIÓDICAMENTE aflora el problema de la seguridad social, convirtiéndose en un verdadero “tabú” para los gobiernos y para la clase trabajadora.

La seguridad social chilena es como una gran túnica compuesta de parches y remiendos, y que no guarda ninguna coordinación entre colores y tamaños. Con los años se ha convertido en un laberinto al que no se le encuentra salida. Ningún gobierno ha tenido el coraje de afrontarlo por las veleidades de una popularidad mal entendida.

Que la seguridad social es un problema de extrema gravedad, nadie lo discute. Pero nadie se atreve a proponer la solución integral, racional y justa.

El gobierno anterior, en 1959, designó una comisión compuesta de técnicos y asesores sobre la materia. La presidió Jorge Prat Echaurren que, al contrario de su ilustre antepasado, no se lanzó al abordaje, dejando estudios y conclusiones, sin elaborar un proyecto completo. Sólo insinuó principios generales, deducidos de numerosos antecedentes compendiados en dos volúmenes de 2.365 páginas. Nadie puede desconocer el esfuerzo y valor de ese trabajo. Sólo mentes enfermas de sectarismo podrían decir lo contrario. A pesar de encontrarme a muchos miles de kilómetros de la mentalidad burguesa y pronazi del señor Prat, debo sobre esta materia reconocer el enorme aporte que esa comisión por él presidida ha aportado sobre el problema.

No seré yo quien en tan pocas lineas pueda siquiera esbozar una solución. Sólo deseo referirme a un problema muy sencillo y evidente, que es el de la absoluta y total injusticia en que se encuentra el sector obrero en lo que se refiere a seguridad social, dando a este concepto su significado contemporáneo aprobado en la Declaración Universal de los Derechos del Hombre, formulada por la Asamblea General de las Naciones Unidas en 1948, suscrita por el gobierno de Chile.

Esta Declaración en sus párrafos generales, establece:

Art. 22.— Toda persona, como miembro de la sociedad, tiene derecho a la seguridad social, y a obtener, mediante el esfuerzo nacional y la cooperación internacional, habida cuenta de la organización y los recursos de cada Estado, la satisfacción de los derechos económicos, sociales y culturales indispensables a su dignidad y al libre desarrollo de su personalidad.

Art. 23.— Toda persona tiene derecho al trabajo, a la libre elección de su trabajo, a condiciones equitativas y satisfactorias de trabajo y a la protección contra el desempleo.

Bastan y sobran esos dos artículos de esta bombástica Declaración de los Derechos del Hombre para darnos cuenta de su absoluta vacuidad en el terreno de las realidades objetivas del régimen de explotación imperialista en que se encuentran nuestros países latino americanos, con excepción de Cuba. Ninguna de estas hermosas palabras podrá tener jamás cumplimiento auténtico dentro del régimen capitalista. De aquí que nuestra primera obligación es la de formarnos conciencia de este hecho irreversible: todo esfuerzo de pretender dar "satisfacción de los derechos económicos, sociales y culturales indispensables a la dignidad del hombre y al libre desarrollo de su personalidad", dentro del régimen capitalista de explotación, es absolutamente perdido y vano.

Primero es necesario cambiar el régimen, destruyendo lo anterior, para emprender la gran jornada liberadora del pueblo. Este problema es idéntico al de pretender solucionar los conflictos del trabajo a través del sindicato legal y del Código del Trabajo. Sólo podrán zurcirse parches que, a la postre, resultan de peores consecuencias para las clases trabajadoras, fundamentalmente para el sector obrero, como lo demuestran los cuadros de más adelante.

Al exhibir estas cifras y porcentajes no pretendemos crear dificultades entre los sectores comparados sino que, sencillamente, hacer ver a los trabajadores que el slogan "defender la previsión social" es falso y conduce por lo tanto a confusiones y mayores injusticias. Creemos que el verdadero principio que debe establecerse como consigna es el de "igualdad de derechos y deberes previsionales para todos". La verdad debe ser dicha aunque ella nos pueda significar tergiversaciones e imputaciones calumniosas que nunca faltan por parte de los sectores afectados.

Los datos que damos a continuación son al año 1966, que están en plena vigencia y quizás agravados.

Creemos que ante estas realidades es no sólo injusto sino que absurdo el plantearle a la clase trabajadora (sector obrero) la consigna de "defensa de la previsión social", cuando lo que es absolutamente necesario es modificar todo el régimen de seguridad social, igualándolo en sus derechos y deberes para todos los sectores. No se pretende con esto vulnerar lo ya alcanzado por algunos sectores, sino que ascender a ese estrato previsional al sector mayoritario postergado: los obreros.

Los proyectos destinados a solucionar aisladamente algunos de los problemas relacionados con la previsión social, son errados. Es necesario abarcar en un sólo proyecto los diversos aspectos de la seguridad social, por cuanto todos ellos se encuentran íntimamente ligados entre sí y al problema económico del país, vale decir: la Medicina Social (Preventiva y Curativa que son un todo); la Asistencia Social: los seguros sociales y los servicios sociales.

Creemos que este proyecto debe ser elaborado por los propios trabajadores con la ayuda de los técnicos que, estamos ciertos, ofrecerían espontáneamente su colaboración. Debemos desterrar la costumbre de esperar los hechos consumados en el sentido de que tomen la iniciativa el gobierno o el Congreso y a remolque lleguen los trabajadores a proponer enmiendas o correcciones, por lo general improvisadas. Situación ésta de que se valen los más audaces para sacar alguna buena tajada en perjuicio de los obreros. Este concepto falso de unidad y solidaridad es el que ha significado para la clase trabajadora, sector obrero, el que permanentemente sean postergados y peor tratados. Unidad es igualdad de tratamientos para todos y no privilegios o mejor trato para algunos, encaramados en las espaldas solidarias del pueblo.

CLOTARIO BLEST


Teoría

EL PENSAMIENTO VIVO DE LENIN

"El imperialismo, es decir, el capitalismo monopolista, que sólo llegó a su plena madurez en el siglo XX, se distingue, teniendo en cuenta sus rasgos económicos esenciales, por un apego mínimo a la paz y a la libertad, por un desarrollo máximo del militarismo en todas partes. "No advertir" esto, hablando de lo típico o probable de una revolución pacífica o violenta, es rebajarse al nivel del más adocenado lacayo de la burguesía".

V. I. Lenin
Octubre - Noviembre de 1918. Obras Completas, Tomo 28, p. 237.

"Los socialdemócratas rusos han llegado a conocer a fondo esta "manera" peculiar que tienen los burgueses rusos cultos de hacer pasar sus ideas y aspiraciones con la etiqueta de un "marxismo" depurado de todo espíritu revolucionario. El struvismo no es sólo una tendencia rusa, sino que es también, como lo demuestran con particular evidencia los últimos acontecimientos, una tendencia internacional de los teóricos de la burguesía que tratan de matar al marxismo "con dulzura", ahogándolo a fuerza de abrazos, reconociendo en apariencia "todos" los aspectos y elementos del marxismo que son "verdaderamente científicos", salvo sus elementos de "agitación", de "demagogia" y de "utopía blanquista". En otros términos: hay que tomar del marxismo todo lo que es aceptable para la burguesía liberal, incluso la lucha por las reformas, incluso la lucha de clases (sin dictadura del proletariado), incluso el reconocimiento "general" de los "ideales socialistas" y la sustitución del capitalismo por un "régimen nuevo", y rechazar "sólo" el alma viva del marxismo, "sólo" su espíritu revolucionario".

V. I. Lenin
"La Bancarrota de la II Internacional". Obras Completas, Tomo 21, págs. 220-221.

"Dada la situación concreta que en todo el mundo, y sobre todo en los países capitalistas más avanzados y potentes, más cultos y libres, ha sido creada por el militarismo y el imperialismo, por la explotación de las colonias y de los países débiles, por la matanza imperialista mundial y por la "paz" de Versalles, toda admisión de la idea del sometimiento pacífico de los capitalistas a la voluntad de la mayoría de los explotados, y del tránsito pacífico y reformista al socialismo, además de ser una estupidez eminentemente filistea, equivale a engañar con todo descaro a los obreros, a embellecer la esclavitud asalariada capitalista y a ocultar la verdad. Esta verdad consiste en que la burguesía más instruida y democrática no se detiene ante ningún fraude ni crimen, ni siquiera ante la matanza de millones de obreros y campesinos para salvar la propiedad privada sobre los medios de producción. El derrocamiento violento de la burguesía, la confiscación de su propiedad, la destrucción de todo el aparato estatal burgués de abajo arriba —el parlamentario, judicial, militar, burocrático, administrativo, municipal, etc.—, el destierro o encarcelamiento a los explotadores más peligrosos y contumaces, y la vigilancia más rigurosa de los mismos para contrarrestar las inevitables tentativas de ofrecer resistencia y de restaurar la esclavitud capitalista, son las únicas medidas que pueden asegurar el sometimiento efectivo de toda la clase explotadora".

"Una de las causas principales que dificultan el movimiento obrero revolucionario en los países capitalistas desarrollados, consiste en que, gracias a las posesiones coloniales y a los superbeneficios del capital financiero, etc., el capital ha conseguido crear en dichos países una aristocracia obrera, minoría relativamente amplia y estable, aunque poco numerosa. Esta goza de mejores condiciones de salario y es la que más imbuida está de un espíritu de estrechez gremial y de prejuicios filisteos e imperialistas. Es el verdadero "soporte" social de la II Internacional, de los reformistas y "centristas", y en estos momentos constituye, tal vez, el principal apoyo social de la burguesía".

V. I. Lenin. 4 de junio de 1920. Obras Completas, Tomo 31, págs. 178 y 185.

"Ha pasado el tiempo del socialismo candoroso, utópico, fantástico, mecánico, intelectual, en que la cosa se representaba de la siguiente manera: convenceremos a la mayoría, trazaremos un hermosísimo cuadro de la sociedad socialista y la mayoría adoptará el punto de vista del socialismo. Han pasado los tiempos en que se divertía uno mismo y divertía a los demás con estas pueriles historietas. El marxismo, que reconoce la necesidad de la lucha de clases, dice: la humanidad sólo llegará al socialismo por la dictadura del proletariado. Dictadura es una palabra dura, cruel, sangrienta, dolorosa, y palabras así no deben lanzarse al viento. Si los socialistas han lanzado esta consigna es porque saben que la clase de los explotadores no se rendirá sino como resultado de una lucha encarnizada e implacable, y que tratará de encubrir su dominación con toda suerte de hermosas palabras".

V. I. Lenin. Mayo de 1919. Obras Completas, Tomo 29, págs. 348 y 349.

"La conferencia fue heterogénea hasta lo absurdo, pues se han reunido hombres que discrepan en lo fundamental y, por eso, son incapaces de obrar en forma realmente unida, realmente en conjunto, hombres que divergen inevitablemente en la dirección fundamental de su política. Es natural que los "frutos" de la "cooperación" de tales personas sean pendencias y discordia o resoluciones elásticas, de compromiso, escritas para disfrazar las verdaderas intenciones".

V. I. Lenin, octubre de 1917. Los problemas de nuestro partido en la Internacional.
Obras Completas, Tomo 26, pág. 208.

"No se puede ignorar lo ocurrido; no se puede borrar de la conciencia de los obreros, ni de la experiencia de la burguesía, ni de las adquisiciones políticas de nuestra época en general, el hecho de que los oportunistas han constituido, en el momento de la crisis, el núcleo de los elementos que, en el seno de los partidos obreros, se pasaron al lado de la burguesía. El oportunismo —en una escala europea general— se encontraba, por así decir, en su juventud antes de la guerra. Con la guerra ha llegado definitivamente a la edad viril y ya no es posible devolverle su "inocencia" y juventud. Ha madurado toda una capa social de parlamentarios, de periodistas, de funcionarios del movimiento obrero, empleados privilegiados y de ciertos estratos del proletariado; esta capa social se ha fundido con su burguesía nacional, la cual supo apreciarla en su justo valor y "adaptarla" a sus objetivos. Ya no es posible hacer girar hacia atrás o detener la rueda de la historia; pero lo que sí se puede y se debe hacer es avanzar sin miedo, pagando de la fase preparatoria, legal, de las organizaciones de la clase obrera, prisioneras del oportunismo, a las organizaciones revolucionarias del proletariado que sepan no limitarse a la legalidad, que sean capaces de ponerse a cubierto de la traición oportunista y que emprendan la "lucha por el poder", por el derrocamiento de la burguesía".

V. I. Lenin. "La Bancarrota de la II Internacional". Obras Completas, Tomo 21, págs. 248-249.


Tribuna

LIBERTADES PÚBLICAS

"Así como no es posible un socialismo victorioso que no realice una plena democracia, tampoco es posible que el proletariado se prepare a derrotar a la burguesía sin llevar a cabo una lucha polifacética, consecuente y revolucionaria en favor de la democracia" (V. I. Lenin).

EL país es testigo de una serie de atropellos a las garantías constitucionales. Estas arbitrariedades no han encontrado una adecuada respuesta del movimiento popular, de modo que los allanamientos y detenciones ilegales, los abusos incalificables cometidos con extranjeros de ideas avanzadas, la persecución ideológica y, en general, la violación de los derechos democráticos, se están convirtiendo en procedimientos rutinarios y habituales.

La historia de Chile está jalonada de intensas y heroicas luchas libradas por los trabajadores y la pequeña burguesía progresista, en resguardo de las libertades políticas y las instituciones democráticas. Particularmente, el proletariado —que carece de toda influencia en el aparato estatal, que no cuenta con apoyo ni vinculaciones sociales que lo liguen a la burocracia gobernante o a la "opinión pública"— ha debido, periódicamente, enfrentar el rigor cruel de la represión policial. Estas circunstancias convierten a la clase obrera en el sector más consecuente en la lucha por amplias libertades democráticas, pues la democratización del régimen político y social —llevada hasta sus últimas consecuencias— conducirá al triunfo del socialismo, al control del poder político por la indiscutida mayoría de la población: los trabajadores de la ciudad y el campo y sus aliados, las capas medias.

Lamentablemente, si analizamos la realidad actual sin prejuicios ni sectarismo, concluiremos reconociendo que los partidos populares y las organizaciones sindicales no han estrechado filas contra la represión policíaco gubernativa.

Iniquidades como la violación de la autonomía universitaria y los constantes y burdos atropellos a las garantías constitucionales y procesales que afectan no sólo a los perseguidos políticos y sindicales (obreros de SABA), sino al chileno de condición modesta en general, no han merecido una réplica con. tundente del movimiento popular.

La verdad es que, con peligrosa abulia, se contempla cómo una serie de derechos consagrados en la Constitución Política, gracias a históricas luchas de la humanidad, se convierten en fórmulas huecas y en letra muerta. Cada sector de la izquierda se limita a defender, aisladamente, a sus compañeros perseguidos, actitud que debilita un frente que debería ser común y estimula a las fuerzas represivas, que actúan con impudicia y cinismo cada vez mayores.

La única posición justa es con. centrar los esfuerzos de los partidos populares y movimientos revolucionarios, junto a las organizaciones sindicales, campesinas, estudiantiles e intelectuales, y, en general, de todos los defensores de las libertades democráticas y los derechos humanos, en un solo Comité por la custodia y ampliación de las garantías constitucionales y las libertades públicas.

Este Comité, al margen de todo sectarismo mezquino, debe asumir la defensa de los perseguidos políticos, sindicales y estudiantiles; debe enfrentar la persecución ideológica; debe educar y organizar al pueblo de Chile para que ejerza sus derechos constitucionales y legales y pueda rechazar, altivamente, las arbitrariedades y abusos policiaco-burocráticos; debe exigir de los Tribunales de Justicia que el recurso de amparo y otras garantías en favor de la dignidad humana no sólo sean líricas declaraciones, burladas grosera y reiteradamente por los órganos represivos del Estado.

El Comité que proponemos debe unir a amplios sectores políticos y sociales interesados, por diversos conceptos ideológicos, en la defensa de las libertades democráticas.

Tenemos la firme convicción de que si nuestro pueblo es educado y organizado para luchar enérgicamente por la defensa de las libertades públicas y los derechos humanos, el tránsito hacia una sociedad liberada de la explotación del hombre por el hombre será menos penoso, más digno y elevado. Mientras más consciente de sus derechos sea el pueblo chileno, más rica y plena será la libertad y la democracia en la sociedad socialista, que deberá emanciparlo no sólo de la opresión económica, sino de to. das las trabas que aherrojan sus facultades intelectuales, artísticas y morales.

La lucha por las libertades democráticas en la sociedad burguesa nos compromete a perseverar, en el futuro, por el mayor respeto a la legalidad socialista, a la democracia socialista. De este modo, hoy y mañana seremos consecuentes con los principios del humanismo marxista.

JORIN PILOWSKY B.


ALLANAMIENTO DE POBLACIÓN

EL Frente de Pobladores "Manzanas Unidas" de la Población Santa Elena, Comuna de La Cisterna, quiere dirigirse al pueblo de su comuna y de su patria, con el objeto de denunciar ante la opinión pública, los graves hechos que se vienen sucediendo en nuestra población:

Queremos denunciar que el 7 de junio, alrededor de las 5 de la madrugada, nuestra población fue invadida de radiopatrullas de la Policía Política, sembrando el terror en nuestra población.

Se buscaba aquí a los responsables de los hechos acaecidos en Concepción, según ellos mismos manifestaron a algunos alarmados pobladores. Al ver que nuestros compañeros se negaban a aportar los antecedentes, tales como nombres y direcciones de dirigentes de las "Manzanas Unidas", procedieron a violar sus domicilios, descerrajando para ello puertas y ventanas, haciendo levantarse descalzos a los compañeros que allí vivían, y lanzando toda clase de insultos. Inmediatamente nuestros compañeros fueron conducidos a los radiopatrullas y de allí llevados al Cuartel de Investigaciones, donde fueron sometidos a intensos interrogatorios y a toda clase de vejámenes y humillaciones, para que dijeran dónde estaban los dirigentes. Seguramente se referían al compañero Luciano Cruz. Al no serles comprobado delito alguno, y luego de estar toda la noche detenidos, fueron puestos en libertad.

Para el Frente de "Manzanas Unidas", esto ya no es novedad. Cada vez que el gobierno monta un complot o inventa un pretexto para atacar a los campesinos, estudiantes, obreros o pobladores, nuestros hogares inmediatamente son "visitados" o allanados por los guatones de la PP. ¿Cuál es la razón de ello?, nos preguntamos nosotros. La respuesta es simple, hemos cometido un solo delito y de él estamos orgullosos. Ese delito es tener una decidida trayectoria izquierdista.

Los pobladores de nuestro movimiento, junto con protestar por el ASALTO a las casas asignadas con los roles 3, 4 y 5 de la manzana D, de esta población, les decimos a los guatones de la PP que los que asaltaron al tal "osses", los que encarcelaron al valiente Director de PUNTO FINAL, los que encarcelaron a los sufridos compañeros de SABA, no están ni estarán en Santa Elena, están en el GOBIERNO.

Los que aquí estamos, somos los que debemos sufrir hambre, ce. san tía, miseria; los que debemos soportar la falta de alcantarillado, y que los camiones municipales no nos saquen jamás la basura.

La opinión pública debe saber que en los tres años que aquí vivimos, se han hecho más de seis mil pozos negros. ¿Saben ustedes que en esta población donde se busca a aquellos que atacaron a un tal "osses", no se tienen en cuenta cuántos niños y adultos han muerto víctimas de picadas de bichos o infecciones producidas por los pozos negros que están encima de nuestras "casas"?

El Frente "Manzanas Unidas" Santa Elena no le llora al gobierno por la represión de que somos víctimas, porque sólo se está limitando a cumplir con su deber de clase: OPRIMIR AL PUEBLO.

Pero sí queremos llamar a los pobladores a defender su dignidad, sus hogares, por todos los medios a nuestro alcance: la lucha permanente contra este gobierno y los que vengan (y representen a este sistema) hasta que llegue el día en que campesinos, obreros y estudiantes, lleguen al poder, como ya se logró en Cuba, pueblo heroico y combatiente de América latina.

¡Compañeros estudiantes de Concepción: no echen pie atrás, no están solos!

Caminemos con la historia y junto a la juventud y a los explotados de este país, en la lucha por la toma del poder por los trabajadores.

Guatones de la PP: aquí en Santa Elena estamos junto a los pobladores, luchando por la construcción de una sociedad SOCIALISTA, que termine de una vez y para siempre con este sistema de explotación en que vivimos.

Compañeros: ¡ADELANTE, VENCEREMOS!
¡PATRIA O MUERTE: VENCEREMOS!

VÍCTOR TORO
Presidente


LOS CARABINEROS

SI uno analiza cómo llega un joven común y corriente a ser policía, se encuentra que la mayoría lo hace cansado de ir de puerta en puerta de oficinas lujosísimas de diputados, patrones, autoridades, etc., en busca de una ocupación que le permita colaborar a la mantención de su familia o simplemente costear sus propios gastos.

La falta de ocupaciones para los jóvenes en nuestro país y la escasez de oportunidades para continuar estudios, obliga a muchos a decidirse por ingresar a los cuerpos represivos. De ahí que el origen de los miembros del aparato represivo y especialmente de Carabineros, es proletario. Sus padres son "los de abajo", los oprimidos.

Al ingresar a Carabineros, deben pasar por un curso de instrucción básica, que generalmente es de un año, donde aprenden a reaccionar como máquinas a los gritos de sus jefes, a usar armas, dirigir el tránsito y se les inculcan normas y principios que más adelante juran defender "ofreciendo la vida si fuere necesario". También pasan por una rigurosa, instrucción en lo que se refiere a tácticas de control de masas. Se fomenta entre ellos un falso patriotismo y un peor sentido del valor y el heroísmo. Por supuesto que los instructores son oficiales que en casi todos los casos han estado en Estados Unidos, Panamá u otros países, que poseen sistemas policiales modernos que garantizan la mantención de sus jugosos privilegios.

Luego del curso, el policía novato es asignado a una de las unidades y luego sale a la calle; aquí empieza lo difícil de su vida. Aprende a conocer los efectos del sistema capitalista y sus contradicciones. Conoce el mundo de la miseria, la delincuencia, la prostitución, las protestas estudiantiles y obreras y él mismo sufre la explotación en carne propia.

Con todo la lucha de clases se traslada al seno de Carabineros; allí los pobres, el "paco raso", debe obedecer y humillarse. La oficialidad manda y se realiza al sentirse semidioses y actúan en consecuencia con sus subordinados y con los trabajadores, o contra todo aquel que se rebele contra las injusticias del sistema. En todo caso para nadie es un misterio que tarde o temprano esos trabajadores de la policía entenderán que son tan explotados como el campesino, el obrero o el minero.

En Puerto Montt debieron proteger al latifundista y balear a los pobladores. En los conflictos son protectores del patrón y apalean a los trabajadores. Pero hay signos que permiten pensar que la conciencia del explotado puede transformarse en una solidaridad con los trabajadores a la larga.

En los últimos enfrentamientos del Grupo Móvil con trabajadores, la tropa fue impactada con un potente lema coreado por los manifestantes: "Recuerda carabinero, eres hijo de un obrero" Los carabineros reaccionaron con estupor frente a la consigna y la oficialidad debió emplear toda su autoridad para obligarles a reprimir a los trabajadores. El conflicto de clases será un estímulo a la conciencia de la tropa que puede desarrollar interesantes fenómenos favorables al movimiento popular.

ERNESTO
Santiago


LA "U" DE CONCEPCIÓN

CREYENDO mi deber contribuir en el esclarecimiento del oscuro asunto Osses, expongo a través de PF la explicación más sucinta que creo ver en este problema.

Todos los lectores saben en qué forma el imperialismo norteamericano corroe las bases ideológicas de nuestros países a través de generosas" becas que alcanzan a nuestras instituciones armadas, los liceos, las organizaciones sindicales y gremiales y las Universidades. Quienes de ellas hacen uso, tienen la oportunidad indudable de observar y vivir en un país sobre desarrollado, de alto nivel científico y tecnológico y al regresar traen una visión del "pueblo" norteamericano y de su gobierno que defienden a brazo partido, porque olvidan la penetración económica y el sojuzgamiento de que son objeto nuestros pueblos latinoamericanos por los trust económicos que dominan toda la vida norteamericana y llegan a pensar —algunos de ellos sinceramente— que con nuestro sistema capitalista podremos alguna vez llegar a esos niveles de vida.

El compromiso de ser agradecí, dos los exime de defender su raza y nacionalidad amagadas, y su demostración actúa sobre los que hacen cola para ir allá y que no desean por esto ser confundidos con "extremistas", a los cuales se impediría visitar tal país.

Algunos de éstos son tan agradecidos, que hasta se hacen bautistas, mormones, de la Ciencia Cristiana (el frente espiritual de la penetración), antes o después, según la conveniencia...

La visión anterior es necesaria tenerla in mente para comprender lo que sucede en la Universidad de Concepción. Aquí se realizó una Reforma Universitaria y se puso en práctica con el carácter de democratizadora y libertaria. Es democratizadora, porque la comunidad universitaria toda (personal docente, administrativo y auxiliar y estudiantes) intervienen en organismos de decisión y de discusión. Es libertaria, de acuerdo al espíritu que animó a su Comisión de Reforma en el sentido que debía impulsar el cambio social, hacer conciencia de la problemática social entre sus miembros (concentización) para ponerlos al servicio del pueblo, y le dio un carácter antimperialista, por entender que es la única manera de establecer las bases de la revolución.

He ahí la clave del movimiento levantado en su contra por los que se hacen llamar tecnócratas y recuperacionistas, parapetados en ingeniería y otras escuelas comprometidas por el nivel de ayuda exterior que llegó a su debido tiempo y "sin condiciones". Todos ellos desean evitar la concentización a la cual acusan de carencia de pluralismo ideológico.

Ante lo anterior, lo único que cabe es alertar a la clase trabajadora, obrera y campesina, para que defienda el concepto social que debe inspirar a la Universidad, para que acuda en ayuda de sus estudiantes que se tambalean actualmente por la represión ideológica que se ha hecho sentir luego del allanamiento a que dio lugar el atentado (?) a Osses, en que la policía obedeciendo órdenes superiores arrasó con literatura política y demostró que el baluarte de las ideas que hasta ahora había sido la Universidad, dejó de serlo para dar paso a la más despiadada represión que se tenga memoria en Chile. Se está creando un índex inquisitorial en que como es lógico han de colocarse revistas como PUNTO FINAL.

Es curiosa y peligrosa la actitud de los periodistas.

Sorprendidos en un principio por el atentado al periodista, se pusieron de parte de la policía, que aprovechó esta falta de objetividad para cometer toda clase de atropellos y desmanes contra estudian, tes y docentes progresistas.

Olvidaron, afortunadamente por poco tiempo, lo peligroso que resulta dejar a los esbirros del poder la cancha libre y es así que con la sola excepción de "Clarín", ningún otro contó nada de la ignominia cometida con estudiantes, a quienes se encerró como animales en calabozos llenos de excrementos y se les castigó luego brutalmente sin distinguir entre hombres y mujeres, haciéndoselos pasar por la conocida "calle del medio".

El inteligente y correcto Rector de nuestra Universidad ha soportado con entereza cuanto se ha dicho de él, falso en su mayor parte. Se ha pretendido su renuncia por el "delito" de ser padre ejemplar y haber dejado a sus hijos la libertad de actuar de acuerdo a su propio criterio.

Es por eso que recurro a PF, porque pienso que el frente de periodistas de avanzada debiera iniciar una campaña clarificadora, necesaria antes de la unión que habrá de producirse entre todos los grupos de Izquierda: MAPU, Iglesia Joven, Radicales, Socialistas, MIR, etc., que debieran firmar un pacto de paz y amistad y formar el Frente Único de Liberación de Chile. A ustedes y a los dirigentes de esas colectividades y todas las organizaciones progresistas de Chile, cabe la más grande responsabilidad histórica. Claman por ella los miles de alcohólicos, desnutridos, ignorantes, que no han tenido ocasión de ver sino politiquería, injusticia, desocupación en la existencia que soportan. A los parlamentarios de izquierda los llamo a esta zona donde las "papas queman", para que demuestren en los hechos que son capaces de defender lo que predicaron como candidatos a la dieta.

PROFESOR PENQUISTA
Concepción


Polémica

UNA INTERPRETACIÓN SOSPECHOSA

EN P.F. Nº 83 aparece un artículo titulado Una línea política sospechosa criticando mi artículo aparecido en P. F. Nº 80 titulado ¿Politiquería o acción política revolucionaria? Creo muy útil que se haya producido esta polémica y desearía que en ella participaran todos los grupos políticos de izquierda. ¿Qué piensan el PC, el PS, el MAPU, el MIR, el PCR, etc. acerca de este punto de discusión?

Creo útil la polémica, pero para que produzca verdaderos frutos, los que en ella participen deben tratar de respetar el pensamiento de los demás, examinar los problemas de fondo que allí se plantean, situarse en el terreno del otro y no cambiar de terreno. Si no se cumplen estos principios mínimos de discusión, la polémica se transformará en un diálogo de sordos. Cada uno transmitirá en su onda y no habrá nada nuevo que surja de la discusión.

Frente a mi artículo, por lo tanto, lo primero que cabe preguntarse es si se trata de un problema de procedimiento general o de un problema que se refiere al análisis del momento histórico que está viviendo Chile. En otras palabras, ¿puede sostenerse que la línea de masas (como ha sido definida en el artículo evidentemente) sólo es una línea política justa en determinados momentos históricos y que en otros momentos históricos debe dejarse de lado? ¿Se trata de un principio general o de un principio particular aplicable sólo a algunas situaciones históricas?

Me parece que en mi artículo queda claro que la considero un principio general, aplicable a cualquier situación histórica, tanto prerrevolucionaria como postrevolucionaria. Quienes piensen que esto es errado, que la línea de masas sólo puede ser aplicada en algunas situaciones históricas determinadas deberán demostrarme cómo sería posible movilizar a las masas sin una línea de masas, ya que supongo que nadie pensará que se puede hacer una revolución sin movilizar a las masas explotadas.

Ahora bien, si se acepta la línea política de masas como un principio general, la discusión debería centrarse en dos puntos fundamentalmente: 1º) ¿está bien formulada esta línea de masas?, ¿se está o no de acuerdo con aquellos párrafos que se refieren a lo que debe entenderse como linea de masas?, es decir, ¿se está o no de acuerdo con el eje central del artículo?

2º) ¿Cómo debe aplicarse este principio general a cada caso particular? Es en esta adaptación del principio general al caso particular donde debe plantearse la pregunta ¿cuáles son las clases o grupos sociales que constituyen las masas populares, las masas explotadas, las masas capaces de movilizarse revolucionariamente en una situación histórica determinada? ¿Cuál es la clase más numerosa, cuál es la clase (o grupo social) que sin ser la más numerosa puede servir de detonador del proceso? ¿Cómo combinar los intereses de las grandes masas con los intereses de la clase revolucionaria más coherente, con la clase que "será revolucionaria hasta el fin": el proletariado?

No he pretendido nunca contestar a estas preguntas en mis artículos anteriores. Para que la respuesta sea una respuesta objetiva y no el reflejo de los "deseos" más o menos revolucionarios de cada grupo político es necesario realizar un análisis acabado de la estructura de clases de nuestro país y de cuál es la correlación de fuerzas entre los distintos grupos sociales.

Y como no he pretendido nunca contestar a estas preguntas, tampoco he pretendido nunca determinar cuál debe ser el carácter de nuestra revolución, si debe ser democráticoburguesa o socialista. Si se leen con atención los párrafos del P. F. Nº 71 citado por H. J. M. se verá que no se trata de afirmaciones relacionadas con el momento actual chileno, sino de afirmaciones que tienen que ver con una cierta correlación de fuerzas que puede o no darse en Chile. De hecho, los ejemplos citados se refieren a Cuba y a China, que han debido realizar la revolución en situaciones bastante diferentes de la chilena. Quiero hacerle sólo una pregunta a mi crítico: ¿Si los marines yanquis invadieran el país, seguiría él hablando de revolución socialista o pensaría que debería formarse un frente de liberación nacional cuyas primeras tareas no serían precisamente las de una revolución socialista? ¿Se tendría que negar al proletariado la posibilidad de dirigir ese proceso de liberación nacional porque no cumple tareas inmediatamente socialistas? ¿Cuál es la interpretación que él hace de la revolución china? ¿Sería desde sus inicios una revolución socialista?

Resumiendo, la línea de masas es un principio general que no corresponde a ninguna formulación concreta hecha sobre Chile o América latina. Otra cosa es que algunos partidos que han hecho determinados análisis acerca de nuestra situación histórica hayan defendido una línea general de este tipo. Aprendamos a separar el "contenido" de la "forma" por una parte, y, dejemos de lado la mala costumbre de tratar siempre de encasillar a los demás en uno de los varios esquemas que se encuentran en circulación por otra.

Pasemos ahora a los problemas de detalle.

Veamos primero el lamentable error de confundir "un frente de clase" con un "frente de masas". Estamos totalmente de acuerdo con H.J.M. que es un error grave confundir ambos tipos de frente, porque confundirlos implica dar un mismo contenido a la línea de masas en ambos frentes. Pero ¿cuándo he sostenido yo que ambos frentes tengan el mismo contenido cualitativo? Porque supongo que nadie me negará el derecho a hablar de masas obreras o de masas proletarias. La noción de "masa" es una noción descriptiva, bastante ambigua, cuyo contenido es necesario precisar en cada ocasión. Pueden existir masas de constitución uniclasista y masas de constitución pluriclasista.

En el primer caso la noción de masa es equivalente al concepto de clase, en el segundo caso puede corresponder a distintas clases o grupos sociales.

¿Pensó H. J. M. que quizá se eligió voluntariamente un ejemplo de frente de masas uniclasista y otro ejemplo de frente de masas pluriclasista para dejar más claro el carácter general del principio de linea de masas? ¿O acaso piensa H. J. M. que la línea de masas no es válida para el frente universitario; que allí no es necesario confiar, respetar, consultar, informar, organizar y movilizar a las masas estudiantiles? Espero que mi critico no será de aquellos que piensan que lo que importa es formar la máquina electoral que permita tomarse el centro y que luego, ya en el poder, lo que importa es actuar en capilla, entre los cinco o más dirigentes del centro sin consultar para nada a las masas de la escuela. Es evidente que es mucho más fácil actuar entre cinco que tener que informar, consultar y ganarse el apoyo de la mayoría de las bases universitarias, pero es igualmente evidente que las resoluciones que esos centros toman, por muy buenas que ellas sean, van a quedar en el papel o en el acta de la reunión mientras no se logra movilizar a estas bases.

Sigamos con una afirmación que me parece poco honesta. Se me acusa de sostener que las luchas económicas del proletariado se pueden dar sin medidas de fuerza y que con ello estoy engañando al proletariado. Es evidente que entre el proletariado y la clase capitalista existe un antagonismo de intereses que hace necesaria la confrontación más o menos violenta. Lo que yo sostuve en el articulo es que a pesar de que estas cosas son sabidas, sin embargo, los grupos políticos que orientan las luchas sindicales no preparan a las bases sindicales para esa confrontación y que en la medida en que los obreros se preparen para la lucha, el patrón tenderá a ceder terreno y, en muchos casos, se esforzará por solucionar el pliego antes de que se llegue a declarar la huelga. Luego se dice que yo fundamento la necesidad de prepararse para la lucha en los equipos deportivos. Compañero, parece que se le pasó un poquito el tejo ¿no es cierto? Y, por último, afirma que mis recetas son recetas norteamericanas. No cabe duda que para organizar cualquier grupo humano existen recetas "sicológicas" comunes a los norteamericanos y a muchos otros países, pero estas recetas ¿llegan a hacer trascender el conflicto fuera de la industria como yo lo propongo? ¿Llegan a impulsar a los obreros de una industria a desarrollar la solidaridad de clase con los obreros de otras industrias? Si es así, quizá haya que pensar que hay marxistas infiltrados en los organismos norteamericanos, pero dudo que las recetas lleguen a sobrepasar los límites restringidos al grupo que está en conflicto.

Frente a todas estas críticas acerca de un modesto ejemplo de la línea de masas, me surge una duda ¿no estará pensando mi crítico que la lucha por el pliego de peticiones, que la lucha económica no tiene ningún sentido para la revolución socialista que él propone? ¿Que luchar por el pliego es caer en el reformismo y renegar, por lo tanto, de los principios de la revolución socialista?

En plena época insurreccional, en Rusia, en octubre de 1905 Lenin critica la resolución del Comité de Odesa acerca de la lucha sindical. [1]

Lenin sostiene que esto es erróneo teóricamente y desacertado tácticamente.

"La insurrección armada es un medio de lucha política en un momento dado. La lucha sindical es una de las manifestaciones de todo el movimiento obrero permanentes, siempre necesarias bajo el capitalismo y obligatorias en todos los momentos" [2] . Existen tres formas fundamentales de lucha del proletariado: la lucha económica, la lucha política y la lucha ideológica. Al comparar la lucha sindical con la insurrección armada se está comparando, dice Lenin "una de estas formas fundamentales de lucha (la sindical) y el método propio de otra forma fundamental de lucha en un momento dado" [3] . "Junto a la tarea de dirigir la lucha sindical sólo se puede colocar la tarea de dirigir toda la lucha política en general, la tarea de sostener la lucha ideológica en general y en su conjunto, y de ningún modo tales o cuáles tarcas parciales, determinadas y actuales de la lucha política e ideológica". [4]

El error táctico sería no ver que "La insurrección armada es el medio supremo de lucha política" y que "para el éxito de la insurrección desde el punto de vista del proletariado, es decir, para el éxito de una insurrección proletaria, y dirigida por la socialdemocracia y no de otra insurrección, es preciso un amplio desarrollo de todos los aspectos del movimiento obrero ... En lugar de la suma y coronación, se destaca aparte la tarea de la insurrección. [5] "No es justo, por las causas indicadas, establecer un paralelo entre la tarea de los sindicatos y la "urgente y primordial tarea" de la insurrección armada. En una resolución sobre la lucha sindical no hay por qué hablar de insurrección armada. ... Los sindicatos podrían ampliar la base de la que nosotros extraigamos la fuerza para la insurrección, de modo que, .... es erróneo contraponer lo uno a lo otro". [6]

Quedan todavía algunas otras críticas que contestar, pero falta el espacio. En todo caso creo que lo fundamental ha sido desarrollado aquí.

NEVA.


Entrevista

LOS JÓVENES SOCIALISTAS Y EL FRENTE REVOLUCIONARIO

EL Partido Socialista celebró este mes un Pleno Nacional que causó gran interés público. PF, con este motivo, entrevistó al Secretario General de la Federación Juvenil Socialista, Juan Gutiérrez. El dirigente juvenil socialista dijo:

"Al comenzar queremos establecer como cuestión central de lo que más adelante expondremos, la reafirmación por parte del Pleno Nacional del Partido Socialista de los acuerdos del Congreso General de Chillan, en que se establece la necesidad de impulsar la lucha social y política basada en la estrategia de la línea de Frente de Trabajadores, concepción revolucionaria que se ha desarrollado en la acción cotidiana de los trabajadores, en la toma de fábricas, de tierras y sitios para construir viviendas. Todo esto se ha expresado en una confrontación con el gobierno democristiano y su política fascista.

El Partido Socialista, en este Pleno Nacional ha tomado la decisión de impulsar tanto en la acción directa como en los planteamientos programáticos, la formación del Frente Revolucionario que es el instrumento idóneo y más dinámico para unir al pueblo de Chile en la tarea histórica de conquistar el poder y construir la sociedad socialista".

PF.— ¿Cómo concibe la F. J. S. el Frente Revolucionario?

—"El Frente Revolucionario es un frente político, basado en la línea de Frente de Trabajadores, que debe conducir la lucha de las masas populares de acuerdo a las actuales circunstancias de polarización social y política, de definición cada vez más clara en las capas medias que buscan soluciones definitivas y en que la violencia gubernamental se ha hecho evidente y tiende a ser permanente".

"Las transformaciones básicas requieren romper nuestras ataduras con el imperialismo, destrozar la estructura capitalista y producir cambios sustanciales que conduzcan a Chile hacia el socialismo. Por lo tanto, quienes desean la liberación nacional y social de nuestro pueblo deben definirse por un programa antimperialista, anticapitalista, por la liberación y el socialismo".

"Para llevar adelante las transformaciones antimperialistas, anticapitalistas, por la revolución y el socialismo, el pueblo debe tomar el poder; es decir, manejar el aparato del Estado para promover los cambios revolucionarios que respondan a sus intereses. El Congreso General del PS en Chillán, lo definió como un "Estado Revolucionario que libere a Chile de la dependencia y el retraso económico y cultural e inicie la construcción del socialismo".

"Todo el análisis reconoció que la toma del poder ha de ser por una vía armada".

"Por lo tanto, un Frente Revolucionario debe servir para tales objetivos. Ello no significa que dicho Frente Revolucionario será el arma definitiva de los trabajadores para llegar al poder, ni que a través de él se desarrolle la lucha armada".

"Ninguna fuerza está excluida de antemano como incapaz de integrar el Frente Revolucionario. Los principios básicos son definirse a favor de un programa revolucionario, anticapitalista, antimperialista, por la liberación y el socialismo, y duchar en la práctica diaria por tal programa".

"Queremos agregar que en la política del Frente Revolucionario, es de fundamental importancia la predominancia que ha de tener el proletariado, la clase obrera, como núcleo central de toda política revolucionaria y que no habrá "Convención" ni "candidato" que dé partida a un Frente Revolucionario".

PF.— ¿Considera la F.J.S. que el Partido Radical, después de su última Convención Nacional, debería integrar el Frente Revolucionario?

—"El Pleno Nacional del Partido Socialista se detuvo a estudiar con tranquilidad la situación producida en la Convención del PR y constató que el Partido Radical no ha escapado al proceso de polarización en que se ven los partidos de centro, viéndose obligado a expulsar de sus filas a los más conspicuos representantes de la derecha de ese Partido. Ese proceso de radicalización ya se había producido y seguirá en el Partido democristiano".

"El Partido Radical con la expulsión de sus filas de algunos representantes de la derecha no cambió en lo fundamental, cual es un Partido con ideología y métodos burgueses".

"Al respecto el Partido Socialista ratificó su posición frente al PR aprobada en el Congreso General de Chillán".

PF.— ¿Cómo está funcionando el Frente Revolucionario en el plano estudiantil?

—"El movimiento estudiantil chileno ha ido radicalizándose en forma mucho más rápida que algunas fuerzas sociales y en la lucha diaria ha sido inmensamente favorable en la formación de una mentalidad para el proceso revolucionario. En esto debemos destacar la actitud de vigilia y lucha constante de algunas federaciones estudiantiles, como la Federación de Estudiantes de Concepción, estudiantes secundarios de Santiago y del Instituto Pedagógico de la Universidad de Chile, Universidad Técnica del Estado, Escuela de Ciencias políticas y los estudiantes de Ñuble".

"Primero los estudiantes adquieren clara conciencia del rol que les corresponde y luego lo asumen. Así tenemos que los estudiantes secundarios de Santiago se levantan y se unen en la lucha para detener una medida reaccionaria del gobierno sobre militarización estudiantil. Las fuerzas represivas salen a la calle a impedir las protestas y los estudiantes se unen y reaccionan ante la violencia reaccionaria y fascista del gobierno de Frei. Otro ejemplo de ese proceso lo tenemos en las barricadas de los estudiantes de la Universidad Técnica del Estado los días 2 y 3 de diciembre".

"En los ejemplos anteriores ubicamos a los estudiantes luchando por reivindicaciones inmediatas del movimiento estudiantil como son la derogación del decreto de militarización y la lucha por el presupuesto para la Universidad. Pero en marzo del presente año los estudiantes se unieron en una gran jornada de solidaridad y protesta contra la masacre de Puerto Montt. Ahí vimos otro paso de real fuerza y madurez en la responsabilidad de la lucha social de los estudiantes; categóricos son los ejemplos de los compañeros de Ciencias Políticas y Conservatorio".

"El movimiento estudiantil sigue fortaleciéndose ideológica y orgánicamente y lo demostró en la huelga campesina de Nuble, en donde los estudiantes pasaron a ocupar sus locales (secundarios v universitarios en su totalidad) para solidarizar y luchar junto a los campesinos".

"La rápida síntesis no puede olvidar entonces los esfuerzos que hoy hacen los estudiantes para organizar y comprometer al movimiento estudiantil en la lucha de liberación al crear la UNION NACIONAL DE ESTUDIANTES, a la que ya han adherido la mayor parte de las federaciones estudiantiles universitarias, secundarias, industriales y provinciales. A la UNECH no concurrirán los momios, única excepción. Así entienden los estudiantes el Frente Revolucionario, com prometiendo con la lucha social el movimiento estudiantil y no inmediatizándolo".

PF.— El Partido Socialista ha convocado a una Conferencia de Programa. ¿Cuál cree la F.J. S. debería ser el contenido y las proyecciones de esta Conferencia?

—"El Pleno Nacional del Partido Socialista convocará dentro de los próximos dos meses a una Conferencia de Programa destinada a elaborar un programa político que propondrá a las fuerzas que confluyan al FRENTE REVOLUCIONARIO. Debemos dejar perfectamente claro que la citada Conferencia elaborar un programa de tipo político y no una plataforma electoral para una eventual elección. A nuestro entender entonces, y basándonos en la esencia de esa Conferencia, el Partido Socialista deberá instrumentalizar el Frente de Trabajadores y fijar objetivos programáticos políticos basados en ese frente. También deberá considerar las constantes agresiones, encarcelamientos, flagelaciones y violaciones de que son víctimas los militantes y los locales partidarios por parte del aparato represivo del gobierno de Frei, es decir el Partido deberá adecuar su organización y su tipo de trabajo partidario. El partido debe prepararse para rechazar la represión y trabajar a pesar de ella, para salir a la ofensiva, pues el Partido Socialista está dispuesto a participar en todas las luchas sociales y políticas que se den en el futuro. La Conferencia de Programa, según los jóvenes socialistas, tiene gran importancia pues tiende a adaptar y entregar respuestas a la organización y al futuro político de ésta". "Al terminar, queremos entregar nuestro saludo a nombre del Comité Central de la F.J.S., a los camaradas que hoy se encuentran perseguidos y encarcelados y manifestarles que el Partido Socialista se fijó en Chillán un objetivo que lo cumplirá a cabalidad. Sus militantes y dirigentes tienen claro el camino que hay que seguir, esto es el del combate frontal contra el imperialismo, el capitalismo y el reformismo. Cada socialista se transforma en un combatiente y sobre esa base se construye el proceso revolucionario".

J. C. M.


DOS MÁS DOS SON TRES...

LA aritmética electoral arroja resultados relativos y a veces insólitos. Por ejemplo, Partido Radical más partidos Socialista y Comunista, no son necesariamente tres partidos. Si se agrega el MAPU, tampoco son cuatro partidos. Ahora pueden ser tres o dos apenas.

Cada partido tiene una determinada militancia. Y además cuenta con la llamada "clientela electoral". Cuando se avecina una elección —como ahora—, lo natural es que los estrategos tomen lápiz y papel, sumen y saquen cuentas. Así resulta que dos partidos del FRAP, más el sedicente partido Socialdemócrata, di Radical y el MAPU, hacen cinco partidos con sus respectivas "clientelas electorales". Esto —en términos de cifras— deja un resultado aparente muy bonito. De ahí nace el concepto de "unidad popular" y todo el que ponga en tela de juicio el resultado de la operación aritmética pasa a ser un enemigo que hace el juego a la Derecha.

Pero, ya decíamos, esa aritmética es peculiar. Veamos algunos ejemplos basados en una lógica de fácil comprobación.

Primer ejemplo: el candidato presidencial de la "unidad popular" es un socialista. Por él votarán, sin duda, los socialistas y comunistas y un elevado porcentaje del MAPU (una cuota preferirá al candidato democristiano o la abstención, según sea el candidato socialista). En cuanto a los radicales —militantes —y "clientes"—, nos parece que se dispersarán entre este candidato y el de Derecha. Mientras más electores radicales consiga el candidato socialista, menos electores tendrá en las propias filas socialistas y del MAPU. Y esto sucederá —creemos— por una mecánica conocida. Los radicales prefieren planteamientos mucho más tibios que los que gustarían a los sectores influenciados por el PS y MAPU.

Segundo ejemplo: el candidato de "unidad popular" es radical. Capitalizará una gran parte de la militancia y clientela del PR. Casi toda la votación del PC. Pero —¿quién lo discute?— no recibirá casi nada del PS ni del MAPU. Por el contrario, el apoyo a un candidato radical podría significar la quiebra de esos partidos, cuyos sectores más definidos no aceptarían de ningún modo que el PR encabezara la coalición.

Tercer ejemplo: el candidato es comunista. Tendría los votos del PC y PS y la mayoría del MAPU. En cuanto a radicales, podría contar a lo sumo con la directiva... y eso. El secreto del sufragio impediría verificarlo.

Cuarto ejemplo: el candidato es del MAPU. Por él votarían su partido, el PC y gran parte del PS. En cuanto a los radicales, no lo harían militantes ni "clientes".

Quinto ejemplo: el candidato es independiente. ¿Hay algún independiente cuyos postulados coincidan al mismo tiempo con los del PR-PC y los del PS-MAPU? Si lo hay, podría ser lo mejor. Pero hasta donde sabemos, los "presidenciables" en plaza se alejan mucho de la imagen que exigen las bases del PS y MAPU.

No queremos citar nombres de candidatos independientes o militantes para no herir susceptibilidades. Pero de todos los conocidos, creemos que ninguno logrará la "unidad popular" amplia que se busca. Mucho menos la unidad profunda que es la que debería buscarse para desarrollar un movimiento verdaderamente dinámico.

Tampoco queremos ser negativos.

¿Cuál es entonces su solución?, se nos preguntará.

Por cierto, ninguna que conduzca a obreros, campesinos y estudiantes a ganar el poder por elecciones, lo cual si en teoría es posible resulta bien poco realista en la práctica conocida.

Creemos que podría intentarse una unidad de otro tipo que si bien tampoco permitirá ganar la elección presidencial dejaría, al menos, un saldo favorable y no una nueva frustración. Pensamos que es correcto lo que hace poco dijo el Secretario General del Partido Socialista en el sentido de que la lucha no está planteada entre reaccionarios y reformistas, sino entre reformistas y revolucionarios. Es un concepto político que invita a meditar y del que pueden extraerse ricas conclusiones. Una que surge de inmediato es la siguiente: si la elección presidencial es una coyuntura política que no debe menospreciarse, ¿por qué no agrupar a los que estén por la revolución?

Habrá menos partidos que sumar. Pero el resultado será seguro, y multiplicador. Si realmente los que se dicen revolucionarios están por la revolución, aprovecharán sin duda la campaña electoral para hacer conciencia en las masas. Vertebrarán una organización unitaria sin sectarismos, clasista, belicosa, capaz de impulsar nuevas acciones. Dejarán planteada la lucha por el poder, señalando el método correcto, que conducirá al socialismo. La derrota electoral —en un sistema ideado para que los revolucionarios pierdan— no será un fracaso ni habrá recriminaciones. Se dejará andando una máquina capaz de mover masas y de poner al rojo vivo las contradicciones. Puede ser la plataforma social que la lucha directa por el poder necesita en Chile. Aun sin salirse del esquema, los partidos de izquierda tienen oportunidad de colocarse de verdad al servicio de la revolución.

MANUEL CABIESES DONOSO


Notas:

1. Carta a Natsia (13-X-1905). En Acerca de los sindicatos, pp. 208-213.

2. p. 209

3. p. 209

4. p. 209

5. p. 210

6. p. 211.


Edición digital del Centro Documental Blest el 07feb02