"¿Por qué miente la prensa comercial?"

PUNTO FINAL
Año III. Nº 82
Martes 1 de julio de 1969

"¿POR QUÉ MIENTE LA PRENSA COMERCIAL?"

MUCHAS veces nos hemos preguntado por qué en los diarios y en las radios se miente y se calumnia, se tergiversa y se buscan los aspectos más espectaculares y superficiales y se llenan páginas y espacios con crímenes, robos y se ocultan las fechorías de los grandes tiburones financieros.

El Centro de Alumnos de la Escuela de Periodismo ha estimado su obligación dar una respuesta a esta interrogante, para que los trabajadores se pongan alerta y sepan quiénes son sus enemigos.

En primer lugar los diarios y radios son empresas comerciales. Las noticias son la materia prima que estos medios venden. Los comentarios son venta de opiniones y de ideas.

El objetivo de las empresas es ganar dinero. Tienen un propósito de lucro.

No les preocupa en lo más mínimo la elevación del nivel cultural de su público.

Para conservar el mercado buscan conservar la ignorancia del pueblo.

Mienten estos medios comerciales, porque se alimentan económicamente de los avisos publicitarios. Las gran des empresas pagan para que el diario o la radio les promueva sus productos. Nunca las empresas periodísticas podrán lesionar los intereses de quienes las sostienen financieramente. Son leales con sus socios.

El sistema de comercialización se refuerza mutuamente. Las empresas necesitan, para su subsistencia, que hayan condiciones para la "libre empresa". Están metidas y comprometidas con todo el sistema capitalista.

De allí que estos medios de comunicación para las masas, que buscan fines de lucro, sean conservadores. Defensores del actual estado de cosas, defensores de los antipueblo, defensores de los patrones, defensores del imperialismo norteamericano, que los protege, defensores de los especuladores. De allí que sean enemigos de los trabajadores, de los estudiantes e intelectuales progresistas, enemigos del socialismo y enemigos de la educación de las masas populares.

El periodista es un empleado de la empresa. El periodista vende su fuerza de trabajo intelectual a la empresa. Por esa venta. recibe un sueldo.

Si lanza una noticia o un comentario que dañe los intereses de la empresa o de sus socios, es lanzado a la calle.

Por eso el periodista termina por ser un obediente empleado, cuando no tiene altura moral o capacidad crítica para combatir las injusticias.

Y se esconde en la "objetividad". Dice que es objetivo cuando relata, más o menos fielmente, los hechos presenciados.

Termina por creerse libre. Y cree que es libre porque no piensa con profundidad, porque no piensa con una actitud crítica, porque parcializa su visión, se queda con los hechos fragmentados.

Pero cuando se detiene a analizar, cuando reflexiona, cuando relaciona los hechos en un todo coherente y se forma una opinión contraria al sistema capitalista, ya no tiene derecho a opinar.

Quienes pueden sustraerse a esta idiotización son los periodistas que lo sacrifican todo por la causa del pueblo. Estos periodistas combatientes saben que arriesgan la tranquilidad y el sustento. Pero los hay.

Sólo cuando el pueblo organizado llegue al poder y cree una sociedad en donde no existan los que roban el trabajo ajeno, sino hombres libres, entonces y sólo entonces podrá haber periodismo libre, periodismo de alto contenido y periodismo integral".

(ASPECTOS DE LA DECLARACIÓN DEL CENTRO DE ALUMNOS DE LA ESCUELA DE PERIODISMO DE LA UNIVERSIDAD DE CONCEPCIÓN).


Opiniones

EL MIR Y EL ANTICOMUNISMO

PUNTO FINAL recibió este artículo de Luciano Cruz, expresidente de la Federación de Estudiantes de Concepción y destacado militante del Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR).

En la actualidad, Luciano Cruz es buscado en todo el país por la Policia Política, acusado de presunta participación en el asalto que sufriera el periodista Hernán Osses. Asimismo, se le busca para procesarlo, como a otros dirigentes y militantes del MIR, en virtud de disposiciones de la Ley de Seguridad Interior del Estado que el gobierno esgrime contra esa colectividad política. PF no tiene ninguna vinculación orgánica con el MIR ni con cualquier otro partido político. Pero su constante labor ha sido difundir el pensamiento y las opiniones de aquellos sectores chilenos que luchan por abrir un cauce revolucionario en nuestro país. Es por eso que consideramos un deber, en especial en estos momentos, dar tribuna a las opiniones que a continuación expresa Luciano Cruz, aunque necesariamente no todas ellas correspondan al pensamiento que sustenta PF.

CREEMOS que es necesario aclarar públicamen te algunas cosas; especialmente cuando la serie de acontecimientos políticos ocurridos últimamente han puesto en el tapete de la discusión algunos temas de gran interés para los militantes de la izquierda chilena. Algunos sectores de la izquierda han creído que era el momento indicado para atacar furiosamente al MIR. Así —por ejemplo— lo entendieron algunos dirigentes en el VI Congreso de las Juventudes Comunistas. Pero donde se les "pasó la mano" fue en la maraña de infundios, calumnias, tergiversaciones y patrañas montadas por la reacción en contra del MIR; se ha sincronizado con toda una oleada de ataques provenien tes de algunos sectores del reformismo seudocomunista, en particular de la boca y la pluma de ese siniestro personaje que es el señor Orlando Millas. Este individuo, en reiteradas ocasiones ha acusado al MIR de anticomunismo. Aclaremos las cosas. Que el MIR se opone a la línea política de la dirección del PC, en sus aspectos fundamentales, es un hecho de todos conocido. Que estas críticas del MIR al PC han encontrado eco en obras organizaciones políticas de izquierda y, por lo mismo y en base a una cierta comunidad de principios, métodos y programas se ha estructurado una política de alianzas tácticas con estos sectores, con miras a configurar una estrategia común insurreccional revolucionaria, es también de sobra conocido. Por esta razón es que la Federación de Estudiantes de Concepción, por ejemplo, es dirigida por una alianza entre la Brigada Universitaria del MIR y la Brigada Universitaria Socialista. Por esta misma razón han sido reiteradas las ocasiones en que miristas y socialistas hemos marchado juntos en innumerables jornadas de lucha.

También, recientemente, en algunos frentes específicos y para alcanzar algunos objetivos concretos, hemos establecido alianzas con el MAPU (Concepción, Universidad Católica de Santiago, etc.).

Reiteramos: del PC nos separan enormes diferencias, tanto en la caracterización general del país, en el programa político que se debe presentar a las masas, como en los sectores de clase que es necesario movilizar para abrir una auténtica alternativa revolucionaria. Nos diferenciamos del PC cuando planteamos la necesidad de separarnos de la institucionalidad democrático-burguesa y establecer normas y métodos de acción emanados de una concepción clasista, de una concepción proletaria, de una concepción marxista-leninista del enfrentamiento de clases y de la lucha por el poder político. En otros términos: el abandono de la vía democrático-burguesa, institucional, electoralista y la adopción de una vía revolucionaria, extrainstitucional, hacia la lucha armada. He aquí a grandes rasgos los elementos diferentes fundamentales.

Como vemos, grandes diferencias nos separan de la dirección del PC chileno. ¿Es eso anticomunismo? El señor Millas opina que sí. Nosotros opinamos que no.

Si esta definición se trata de hacer en torno a una posición frente a un Partido Comunista, nosotros decimos que eso constituye un absurdo y una ridiculez. La definición debe buscarse en la actitud frente a los partidos que plantean hacer la revolución y ofrecen para ello una metodología de clase, y frente a aquellos que plantean otra cosa.

Frente al PC chileno decimos que NO estamos de acuerdo con él y rebatiremos con calor y decisión sus posiciones.

Frente al PC cubano y su actitud con respecto a Latinoamérica decimos que SI estamos de acuerdo con las posiciones de los comunistas cubanos y defenderemos y haremos nuestras esas posiciones revolucionarias.

El señor Orlando Millas cuando cree fijar posiciones políticas no hace sino elaborar metafísica al dar validez de apotegma universal, de entidad absoluta, a la línea política de la dirección comunista chilena. De ahí que confunda los legítimos ataques a las posiciones reformistas seudorrevolucionarias de la dirección del PC chileno con ataques a la concepción del comunismo en sí, si es dable encontrar tal entidad en alguna parte.

Frente a cada crítica que los revolucionarios hacemos a la línea del PC chileno, el señor Millas quiere levantar el icono de su Santa Madre Iglesia, para luego escandalizarse en frenética zapateta, feliz de haber descubierto "anticomunistas", "agentes de la CIA" y otras yerbas que sólo este exegeta de la contrarrevolución cree aún vigentes y útiles para execrar a los militantes revolucionarios y espantar a la "beatería roja" que aún cree o quiere creer mentiras de frailes con devaneos de ateísmo.

Se ha llegado incluso a afirmar, en forma artera, que los militantes del SDS alemán, recientemente expulsados por Pérez Zeta, eran tenebrosos "agentes de la CIA", importadores de métodos y técnicas ajenos a nuestra realidad. ¿Quién le hace el juego, señor Millas, a la Derecha, "El Mercurio", Pérez Zeta y compañía?

La Derecha, Pérez Zeta y Millas nos acusan de "importar" métodos de lucha y programas de acción. La Derecha, Pérez Zeta y Millas nos acusan de practicar el terrorismo (pese a que en reiteradas ocasiones hemos fijado nuestra posición con respecto a este método). La Derecha, Pérez Zeta y Millas nos acusan de "aventureros", verdaderos parias sociales, al margen de la institucionalidad de esta sociedad (según el mencionado Pérez) y al margen (según Millas) de la clase obrera, margen divisorio que, desde luego, fijan Millas y Cía. Es decir, señor Millas, hay muchas coincidencias en los ataques al MIR, entre usted, Pérez Zeta y la Derecha.

Es la misma coincidencia que suele traducirse en la traición y la delación de los revolucionarios (recordemos a Monje) o en que las direcciones sectarias y seudorrevolucionarias son barridas por el embate poderoso de los revolucionarios (recordemos a Escalante).

Si atacamos al PC chileno o al PC boliviano o al PC venezolano, para Millas somos anticomunistas. Pero ocurre que estamos de acuerdo con el PC cubano, con el PC vietnamita, con el PC coreano, con el PC de Thailandia, con el PC brasileño de Maringhela. Eso, señor Millas, ¿qué es? ¿O es que Fidel Castro cayó en el más furibundo anticomunismo cuando le dio una "cepillada" a los "comunistas" venezolanos por seudorrevolucionarios, en una de las más terribles condenaciones que haya recibido PC alguno en los últimos tiempos? ¿O es anticomunista Fidel porque le dijo a usted y a su partido algunas verdades, ridiculizándolo además?

Hay que decir que el PC venezolano tuvo el dudoso mérito de replicar a Fidel en forma bastante insolente. Millas y el resto de la dirección seudorrevolucionaria del PC chileno mantuvieron gran discreción sobre la materia; el oportunismo político los llevó a realizar una simple operación aritmética: un ataque a Cuba, a Fidel y a la línea del PC cubano significaba la división del PC chileno. Prefirieron hacerse los sordos y "aquí no ha pasado nada". Ni siquiera cuando se trata de salir en defensa de sus propias inconsecuencias son consecuentes.

Siguiendo la línea de sus sibilinas afirmaciones, en los días del discurso en que Fidel denunciaba al PCV como seudorrevolucionario y en los días siguientes a la noticia de la muerte del Che en Bolivia, la dirección del PC chileno señalaba que no se oponía a la lucha armada en América latina, "allí donde las condiciones así lo permitieran", señalando que Chile era una excepción donde, sin lugar a dudas, estaban dadas las condiciones para que el proletariado tomara el poder político en forma pacífica.

Pero ocurre que la práctica ha venido a desmentir esta tesis. La práctica nos enseña que en ningún país latinoamericano el PC ha adopta do la lucha armada. La experiencia de Guatemala, donde el Partido Guatemalteco del Trabajo (comunista) se ha restado a la lucha guerrillera, la experiencia de Colombia, Venezuela, Brasil y la experiencia triste y aleccionadora de Bolivia. como así mismo la experiencia con el PC peruano, nos demuestra hasta la saciedad que la pretendida excepcionalidad de la realidad chilena el PC la hace extensiva a toda la realidad latinoamericana.

Es una hipocresía de la dirección del PC chileno señalar que la vía pacífica es una adecuación táctica para Chi le de una estrategia continental que contemplaría la lucha armada, si fuera necesario, en aquellos países con condiciones favorables. La experiencia nos enseña que esto no es más que una patraña de los fariseos de la revolución. Es todo el continente el que ellos quieren comprender dentro de la línea de la "vía pacífica". No existe la tal "excepción" solamente para Chile. Al parecer, Venezuela también es "excepcional". Bolivia es otra "excepción". Guatemala es "excepcional" y así con el resto de América latina.

Lo que estos apologistas del pacifismo quieren eludir es la responsabilidad de fijar en la práctica su militancia concreta con las formas insurreccionales de la lucha de clases. Es así como en este intento se envuelven en una serie de generalizaciones abstractas, transformando los análisis políticos concretos en metafísica hueca. Es la quintaesencia de la "ideología política". Han eludido a trastabillones la dura prueba teórico-práctica de enfrentar el problema de la lucha de clases y la toma del poder político en términos concretos.

Así continúan con sus galimatías y contradicciones reiteradas provocando toda suerte de confusiones:' en "otra parte sí", en Chile no. En la otra parte tampoco porque los camaradas de esa parte así lo decidieron; pero sí en "esa parte" es "posible", entonces sí. Pero los camaradas de "allá" estarán de acuerdo en que no es "posible" ya que no es "necesario", por cuanto el gobierno ha sido "presionado por las masas" para que "otorgue garantías" y los combatientes puedan participar de "la vida democrática del país".

Todo esto, señores Millas y otros, tiene solamente un nombre: TRAICIÓN. Traición a los que han luchado durante años, traición a los que han pasado años en las cárceles, traición a los torturados, traición a los muertos. Esos no lucharon, ni sufrieron, ni murieron para reclamar un indulto ni para pedir su integración al "sistema democrático". Lucharon, padecieron y murieron y seguirán luchando y muriendo por el socialismo, por la revolución, por un gobierno de obreros y campesinos, contra las burguesías nacionales y el imperialismo. Lucharon por propósitos y concepciones políticas, económicas y sociales muy claras. Jamás tomaron las armas porque estuvieran al margen de la lev por ser proscritos de la justicia burguesa. La justicia burguesa les transformó en proscritos porque luchaban y continúan luchando por el socialismo. A esos traicionó la dirección derechista del PCV (uno de cuyos miembros hace decía raciones a "El Siglo" de fecha 14-6-69, atacando a los guerrilleros venezolanos del MIR y las FALN), a esos traicionó Monje, a esos traicionó la dirección vacilante del PGT. Es ese el camino por el que el señor Millas quiere llevar al PC chileno.

Creemos que desde el umbral de una época nueva para Chile se hacen necesarias estas aclaraciones, absolutamente necesarias para que nadie se preste a engaño o reclame no haber estado informado.

El MIR se propone con toda seriedad y decisión abrir para Chile una alternativa revolucionaria. A corto plazo. Creemos y así lo demuestran nuestros análisis políticos (no los del señor Millas), que las condiciones están dadas para ello, conocemos de los requerimientos políticos y militares necesarios para la realización de la empresa. Asimismo estamos conscientes de la magnitud de ella. La conciencia de esto nos hace construir con el máximo es mero el aparato político y orgánico sobre el que descansará el proceso de te lucha armada. No es ni será una empresa de afiebrados ni de desesperados. Es el propósito consciente y sereno de militantes revolucionarios, organizados en un partido, el MIR, que ha recogido la rica experiencia revolucionaria latinoamericana y en particular la experiencia de las luchas sociales en Chile, experiencias sometidas al análisis crítico y creador del marxismo-leninismo. Sabemos, asimismo, que con esto no sólo ponemos en una situación crítica a la burguesía y a su régimen, sino también a un gran sector de la izquierda tradicional.

No será la primera vez que el propio desarrollo de los acontecimientos sea la única forma de enfrentar a los hombres con su responsabilidad como revolucionarios si lo son o dicen serlo. Monje hubo de hacerlo. Teodoro Petkoff hubo de hacerlo. No vemos por qué Millas habría de ser una excepción.

Esas decisiones y la conducta que ella implique será problema de Millas y compañía, y no nuestro. Hoy día —en que además somos perseguidos— es fácil lanzar anatemas contra nosotros desde los mullidos sillones del Senado o desde el solemne Salón de Honor del Congreso Nacional; templo y baluarte de la institucionalidad democrático-burguesa y sepulcro de revolucionarios. Mañana no lo será tanto. Sus infundios serán acallados por los "cantos luctuosos, con tableteo de ametralladoras y gritos de guerra y de victoria". Creemos en la vigencia práctica del ejemplo de Guevara. No en su mera vigencia retórica. Creemos en la historia y en la experiencia histórica como escuela de revolucionarios. No en los anhelos idealistas de una minoría pequeño-burguesa encaramada en la dirección de un partido obrero. Hemos aprendido de la Historia. Hemos decidido seguir el ejemplo de Lenin, Fidel y el Che. Así, a secas, les decimos: vamos a proclamar la lucha armada. Vayan preparando sus peores anatemas. La Historia los juzgará, señor Millas. Y la Historia NO los absolverá.

Santiago, junio de 1969.
LUCIANO CRUZ




ACUERDOS DEL SINDICATO DEL DIARIO "EL SUR"

Frente a los sucesos que vive en estos momentos la comunidad universitaria, el Sindicato Profesional de Obreros y Empleados del diario "El Sur" S. A., de Concepción, convocó a una reunión extraordinaria y al efecto, acuerda:

1.— Repudiar enérgicamente la violación de que ha sido objeto la Universidad de Concepción;

2.— Protestar contra la encarnizada acción represiva de las fuerzas policiales que, actuando precipitadamente, han culpado a integrantes de la Comunidad Universitaria de un lamentable hecho policial, lo que ha servido de pretexto para perseguir indiscriminadamente el libre desarrollo de las ideas;

3.— Apoyar a las autoridades universitarias, elegidas democráticamente, representadas en las personas del Rector y Vicerrector;

4.— Denunciar ante la ciudadanía la implacable campaña de prensa que se ha desatado, tergiversando los hechos, con el fin de frenar el proceso de Reforma y acallar el espíritu crítico que debe imperar en toda Universidad, y

5.— Dejar constancia que las informaciones proporcionadas en la prensa por personas no especializadas en las materias que se exponen, sólo sirven para llevar el desconcierto ante la opinión pública.


Reportaje

PS: SEGUNDO TRAMO EN ESCALADA REPRESIVA

NO sólo al MIR tenía el gobierno en la mira de su política represiva. A punta de "bombas" que asustaron pero que no hirieron a nadie, de "escuelas de guerrilleros" sin alumnos ni profesores, de detenciones policiales que, en su gran mayoría, terminaron con la libertad incondicional de los detenidos, consiguió su primer" propósito: crear un clima propicio para desatar una feroz represión en contra de todos los movimientos o personalidades que cuestionaran claramente el actual sistema de gobierno.

Esta revista ya lo había señalado apenas se conocieron los primeros brotes de esta "escalada": el MIR sólo es el comienzo, luego vendrán otros partidos y movimientos políticos. Cuando esta información se redactaba, ya estaba perfectamente claro que la represión enfilaba ahora hacia el Partido Socialista. Otros partidos populares esperan turno, por más que traten de hacer esfuerzos para cobijarse bajo un alero de pasividad.

De la misma manera, el plan represivo tuvo que decidirse por una ciudad para dar sus primeros pasos. Eligió Concepción por ser ésta la que aparecía como la más convulsionada y la que demostraba tener una población estudiantil más dispuesta al combate. No era posible, en este caso, acudir a cualquiera de los pretextos que se utilizan en otras partes para atacar a los universitarios rebeldes, como ha ocurrido con el problema de la reforma universitaria. Entre otras razones, porque hacía más de un año y medio que la U. de Concepción no tenía una huelga; en ella la reforma se estaba aplicando sin mayores problemas.

El cacareado "atentado" al director del diario "Las Noticias de la Tarde", Hernán Osses Santa María, fue el trampolín para respaldar ante la opinión pública esta avalancha represiva. A medida que los días fueron transcurriendo, ya el epicentro se trasladó a Santiago, y para ello se utilizó la magnificada "escuela de guerrilleros", descubierta en Guayacán, a corta distancia de la capital.

Este "descubrimiento" permitió a la policía aplicar otra herramienta que requería para su "escalada" represiva: las órdenes de detención y allanamiento dictadas por un ministro en visita.

Al igual que en Concepción, en la capital la policía sacó copias fotostáticas de esta orden y con ellas procedió a entrar violentamente a cuanta vivienda se le ocurrió. De esta manera, la clásica inviolabilidad del hogar quedó entregada al gusto de cualquier policía. Esto fue lo que ocurrió el martes 24, cuando cuatro miembros de la Policía Política allanaron el domicilio del abogado Alejandro Pérez Arancibia, con el pretexto de que buscaban al ingeniero agrónomo socialista Adrián Vásquez, presuntamente implicado en el caso de la "escuela" de Guayacán. Al ser requeridos acerca de la orden de la Justicia para proceder a tal allanamiento, mostraron una de las tantas copias fotostáticas de la orden dictada por el ministro sumariante, Rubén Galecio.

El hecho de que esto fuera un burdo pretexto para allanar el domicilio de un abogado que siempre ha defendido a perseguidos por motivos políticos, quedó demostrado tres horas más tarde, cuando nuevamente los policías —esta vez dirigidos por el propio Subdirector de Investigaciones, Eduardo Zúñiga— volvieron a allanar el mismo domicilio del abogado Pérez Arancibia, ahora con el pretexto de que buscaban a su hija Marisol, alumna del primer año de Filosofía de la U. de Chile. Para entonces ya Adrián Vásquez se había presentado ante el ministro sumariante. A su vez, el abogado Pérez había formulado su protesta formal ante el mismo magistrado por la acción de la policía.

Junto con Marisol Pérez, era buscado el hijo de la senadora socialista María Elena Carrera, Patricio Corbalán, cuyo padre fue el recordado senador y dirigente socialista, Salomón Corbalán. Resulta interesante anotar que días antes la senadora Carrera había pronunciado un violento y documentado discurso en el Senado, entregando antecedentes sobre las maniobras represivas que se estaban aplicando en Concepción, de cuya Universidad fuera alumna y dirigente de sus organismos estudiantiles.

Paralelamente se sabía que la policía confeccionaba listas de militantes socialistas para acusarlos de participar en actividades "subversivas". La acción no era descargada a fardo cerrado sobre todo el Partido Socialista, sino que, como primeras medidas, se ubicaban determinados militantes con el ánimo de ir pulseando las reacciones que estas detenciones encontraban en los demás sectores políticos de izquierda. Desgraciadamente, no había podido observarse una actitud homogénea en el FRAP y, por el contrario, jerarcas del gobierno se preocupaban de subrayar la "sensatez" del PC, que aparecía como una colectividad "seria" cuya actuación no alteraba el "libre juego democrático". Era evidente que si esta situación se mantenía, ello tendría que ahondar las naturales diferencias que existen entre los dos principales partidos de la izquierda, al extremo de hacer prácticamente imposible un entendimiento para seguir enfrentando en conjunto las tareas políticas que se avecinan, especialmente las elecciones presidenciales del próximo año.

Y de paso, esta acción frustraría cualquier intento de conseguir la llamada "solidaridad nacional" que reclamó el presidente Frei como condición necesaria para nacionalizar la Anaconda. No hay solidaridad, no hay nacionalización. Tan simple como eso y el cobre seguirá entregado al imperialismo.

Resulta curioso observar que cada vez que se comete un crimen feroz, la policía y el gobierno tratan de minimizarlo ante la opinión pública, dando por sentado, de manera anticipada, que sólo un milagro permitirá descubrir a los autores, entre otras razones, porque la mayoría de los funcionarios que cobran sueldo por cumplir estas labores está dedicada a perseguir estudiantes y militantes de partidos políticos izquierdistas. No obstante, respecto de este clima de violencia aparece manifiesta la intención de magnificarlo, de no dejarlo decaer ante la inquietud del público poco preparado para analizar las verdaderas circunstancias de los hechos denunciados. ¿Qué es lo que la policía puede mostrar concretamente ante la opinión pública? Sólo dos hechos: un "ataque político" a] director de "Las Noticias de la Tarde", Hernán Osses. y un "arsenal" descubierto en Guayacán que, en resumen, contenía dos revólveres y un rifle Winchester. En mérito de estos hechos, ha orquestado una feroz represión en contra de todo el movimiento popular. En cambio, ha dejado intocados a los grupos de extrema derecha que a medida que transcurre esta maniobra, cobran mayor prepotencia y ya ni siquiera se preocupan de esconder que ellos sí que están perfectamente armados.

Tres procesos se sustancian paralelamente para aherrojar a las colectividades populares. Dos en Concepción y uno en Santiago. La inmensa mayoría de las personas que han sido detenidas, en mérito de estos tres procesos, ha debido ser puesta en libertad incondicional. Sin embargo, cada vez que estas "pesquisas" se desinflan, sucede un hecho espectacular que reactiva el interés público. Así sucedió con dos bombas explosivas colocadas en Concepción (una en la Plaza de Armas y otra frente a los Tribunales de Justicia) cuyos orígenes hay que buscarlos entre la propia policía y no entre los universitarios izquierdistas.

Y como nueva etapa de esta escalada, observó la acción dirigida contra parlamentarias socialistas, tratando de vincularlas de cualquier modo en estos sucesos. Como ellas gozan de fuero, la maniobra se dirige entonces hacia el punto más sensible: sus hijos.

Y así, la senadora Carrera vio su casa allanada por la policía que buscaba a su hijo Patricio y la diputada Laura Allende también supo que se perseguía a su hijo Andrés Pascal. En este último caso, la maniobra servía para vincular también al rector de la UC, Fernando Castillo Velasco, puesto que Andrés Pascal es uno de sus yernos. Fernando Castillo será hermano del presidente del PDC, pero antes que nada es el enemigo principal que han elegido los ultraderechistas de la UC, que ya no tienen el menor tapujo en declarar públicamente que cuentan con el armamento suficiente para barrer a cualquier movimiento rebelde que pretenda imponerse en el seno de esa casa de estudios.

Otro peldaño de la escalada fue la insistencia en deslizar rumores en el sentido de que estaba a punto de originarse un "foco guerrillero" en Chile, ante lo cual fue citado el Consejo Superior de Seguridad Nacional, cuyas cabezas visibles hicieron belicosas declaraciones, estimulando, precisamente, este clima propicio para la ampliación de la acción represiva hacia márgenes más amplios en el campo político de la izquierda. Todo parece indicar que al cabo de algunos días, se harán vanos los esfuerzos de ciertos jefes políticos de partidos populares por mantener a sus colectividades marginadas de tales sucesos, con el fin de capear el alud represivo. Pero éste se hará precisamente más fuerte y despiadado a medida que las organizaciones políticas populares se muestren remisas para oponer un frente común y realmente solidario, capaz de contener y de derrotar esta escalada.

Ya se ha vuelto a las mismas prácticas empleadas por el gobierno de González Videla contra el PC. Por lo tanto, está claro que se trata de una persecución ideológica, ante la cual importan muy poco las diferencias tácticas que existen entre las distintas colectividades populares. Durante GGV constituyeron elementos probatorios para condenar a una persona la posesión de libros sobre la Unión Soviética y afiches de Lenin. Hoy lo son folletos y revistas cubanos y afiches del Che Guevara o Fidel Castro. Antes, los policías requisaban los diarios "El Siglo" "Democracia"; ahora, las revistas "Punto Final" "Bohemia" (cubana).

EN CONCEPCIÓN

Dirigentes máximos de la organización universitaria de Concepción fueron interrogados por PF acerca de los últimos acontecimientos ocurridos en esa ciudad y en Santiago. Nelson Gutiérrez, Presidente de la Federación de Estudiantes de Concepción (FEO, declaró en la Cárcel Pública, luego de una incomunicación de 9 días:

—"En estos dos últimos meses se ha empezado a concretar uno de los movimientos tácticos del fascismo en nuestro país. Este movimiento va había sentado sus puntos de partida en el movimiento obrero, campesino y de pobladores. El movimiento estudiantil aparecía ajeno a esta escalada represiva. Pero ahora está siendo vinculado a través de los ataques a la reforma universitaria y al movimiento mismo".

El vicepresidente de la FEC, Manuel Rodríguez, militante socialista también detenido, dijo a PF:

—"Todos los acontecimientos de los últimos meses se ubican dentro de dos contextos: el ascenso de los sectores populares y la elevación del carácter de lucha social. El otro contexto, es la contrapartida: una política sistemáticamente dirigida a reprimir cualquiera acción destinada a hacer posible la transformación de la sociedad. Esto es como decir que nuestro encarcelamiento obedece a medidas que el Estado adopta para resguardar la estabilidad de los intereses de la burguesía. Ahora, si la justicia fuera como debiera ser, la pena sería para aquellos que tienen como antecedente un largo prontuario de crímenes perpetrados contra el pueblo, aquellos cuyas manos manchadas de sangre han estado presentes cometiendo la masacre de El Salvador y el asesinato colectivo de Puerto Montt".

Aníbal Matamala, presidente subrogante de la FEC, precisó la posición de la entidad que dirige ante la represión del gobierno:

—"La posición de la FEC es no dar cabida a nuevas provocaciones como las registradas últimamente (estallido de una bomba en la Plaza de Armas, cuando se creía que por allí pasaría un desfile estudiantil, y la bomba hecha explotar frente a los Tribunales). Estas pro vocaciones podrían derivar en la destrucción del movimiento estudiantil. Nosotros planteamos que las diversas escuelas deben seguir en manos de los alumnos y que éstos no deben resistir ninguna acción judicial. También planteamos la necesidad de darles tareas especificas a los estudiantes para vincularlos al movimiento obrero y campesino. Debemos luchar junto a los trabajadores para salir adelante en forma airosa. Sólo una acción unitaria de obreros, campesinos y estudiantes fortalecerá nuestro movimiento".

—El PC ha manifestado su solidaridad con los estudiantes y la Reforma Universitaria; pero, al mismo tiempo ha calificado de "aventureros" a los miembros de la izquierda revolucionaria, a quienes coloca en un mismo pie con el ministro Pérez Zujovic. ¿Cuál es su opinión al respecto?

—"Aceptamos la solidaridad de los comunistas, pero creemos que no es éste el momento para plantear diferencias tácticas que sólo sirven para hacerle el juego a la reacción. Hay que atemperar las discrepancias. Los enemigos son la burguesía y el imperialismo. Las disputas sólo favorecen al proceso represivo".

DECLARACIÓN DEL PARTIDO SOCIALISTA

Al cierre de esta edición y cuando salía en libertad incondicional Marisol Pérez, hija del gerente de PF, Alejandro Pérez, quien concurrió voluntariamente al Tribunal, el Partido Socialista entregó una larga declaración que en sus partes más importantes acusó:

"El gobierno democratacristiano ha montado un gigantesco espectáculo con números archiconocidos como son los del "terrorismo", "depósitos de armas y arsenales", "escuelas de guerrilleros", "subversión armada", "recursos extranjeros", etc.

Esta película ya la vivió Chile el año 1947 en la Administración de González Videla. quien recurrió a los mismos procedimientos para justificar su traición e ilegalizar al Partido Comunista. En ese entonces también se descubrían diariamente tremebundos atentados en contra del "orden" y la "seguridad nacional". Ahora el proceso es idéntico. La sola diferencia es que se trata de ilegalizar al PS.

En 1964, el candidato Eduardo Frei montó contra la izquierda otra campaña de terror para lograr el apoyo incondicional de las fuerzas reaccionarias y de los norteamericanos. Así fue como se recurrió a toda clase de expedientes deleznables para atemorizar a los chilenos y alcanzar suciamente el poder.

El señor Frei y Pérez Zujovic ofrecen a los latifundistas y plutócratas chilenos y, sobre todo, a los monopolios mineros norteamericanos, un chivo expiatorio: el Partido Socialista y las promociones revolucionarias, que junto a él luchan por cambios reales y profundos. Así, reviven de nuevo las películas de 1947 y de 1964. Nada los detiene en esta escalada represiva, policíaca y fascista, esperando con ello obtener el apoyo del reaccionario señor Jorge Alessandri y de las fuerzas económicas y políticas que éste representa. Si éstas se negaran a servirles de salvavidas a sus desaciertos y a la corrupción imperante, incluso crean, irresponsablemente, las condiciones para el golpe de Estado.

El Partido Socialista llama a sus militantes, a los trabajadores de la ciudad y el campo, a la noble y altiva juventud chilena brutalmente atropellada en sus fueros estudiantiles, al Partido Comunista, al MAPU y, en general, a los sectores revolucionarios a resistir unidos y solidarios, con decisión y coraje la cobarde agresión realizada en contra de nuestra colectividad política.


Obreros

¿DIRIGENTES BURÓCRATAS O DIRIGENTES REVOLUCIONARIOS?

UNO de los grandes males que aqueja al movimiento obrero chileno es la burocratización de sus dirigentes.

¿En qué consiste esta burocratización?

Para contestar a esta pregunta pongamos un ejemplo. Supongamos que se trata de organizar una marcha o una concentración como la que organizaron los trabajadores y estudiantes en Antofagasta para luchar por la nacionalización del cobre.

¿Cómo se organizan estos tipos de manifestaciones?

No creemos equivocarnos si decimos que son las directivas de las federaciones sindicales las que deciden que se hagan estos actos sin consultar previamente a las bases (se da por supuesto que las bases responderán). Tomada la decisión, seguramente se nombran diversas comisiones para organizar el acto, una comisión de propaganda que tiene por función sacar panfletos o avisos en los diarios, comunicar la decisión a todas las directivas sindicales y entregarles la propaganda para que ellos la distribuyan en las bases; una comisión de organización que debe encargarse de invitar a las altas personalidades que tomarán la palabra y a los conjuntos musicales que deberán animar el ambiente mientras llegan las bases y en los momentos de descanso; una comisión de aspectos técnicos para instalar el sistema de altoparlantes y la iluminación; y por último, la infaltable comisión que se preocupe de los aspectos legales. Porque, como todos sabemos, hay que hacer una serie de trámites legales para tener derecho a gritar en la calle, por supuesto que este derecho será concedido para calles suficientemente alejadas del centro como para no perturbar la vida normal de la ciudad.

LA CIUDAD Y SUS HABITANTES TIENEN QUE PODER CONTINUAR VIVIENDO AL MARGEN DE LO QUE ALGUNOS OBREROS DECIDAN GRITAR O DECIR EN ESTAS CONCENTRACIONES.

Lo descrito hasta aquí es lo que ocurre a nivel de las directivas más altas.

¿Qué ocurre ahora a nivel de los mismos sindicatos?

Los dirigentes se esfuerzan por comunicar a sus bases las decisiones tomadas por la o las federaciones. Muy a menudo se limitan a anunciarlo en una asamblea, o, por último, a poner un gran aviso en algún lugar destacado y a distribuir los panfletos de propaganda preparados por la comisión de propaganda. Algunos, los más activos, llegan a hacer varios letreros, o a conseguir que la comisión de propaganda se los haga "ya que allí hay gente que dibuja mejor". Por último, se espera a los trabajadores a la salida de la industria y se hacen esfuerzos sobrehumanos para arrastrar al mayor número de compa ñeros de trabajo.

¿Qué ocurre en el lugar de la concentración?

Hay que esperar que el disco termine, poique parece que se está en un baile y no en una concentración de trabajadores que se han reunido para luchar por sus intereses de clase. Entre disco y disco, o entre discurso y discurso se oyen algunos gritos. ¿Cuáles? ¿Gritos que ayuden a tomar mayor conciencia a la clase trabajadora? No, de ninguna manera. ¿Qué gritos entonces? Los gritos de los partidos o grupos políticos que parecen sólo interesados en hacer ver que ellos están presentes, para hacerse propaganda. ¿En qué ayudan estos gritos a elevar la conciencia de las masas allí presentes?

Después de todo esto ¿TENEMOS DERECHO A DECIR QUE LAS CONCENTRACIONES FRACASAN EN CHILE PORQUE LLUEVE O PORQUE A LOS CHILENOS NO LES GUSTA SALIR A LA CALLE?

En lugar de suponer una respuesta, quisimos preguntar a los trabajadores mismos lo que pensaban.

Así fue como nos acercamos a un grupo de trabajadores, el único grupo que, en la opaca concentración para luchar por la nacionalización del cobre, sobresalía por su organización, dinamismo y conciencia política, rompiendo los moldes clásicos de estas concentraciones.

Este grupo llegó al lugar fijado para la concentración, gritando con gran fuerza: "EL COBRE PARA CHILE: ARMAS PARA EL PUEBLO". Su organización y dinamismo obtuvo aplausos de los que ya estaban presentes. Continuó con algunos otros gritos como: "ADELANTE. ADELANTE. OBREROS Y ESTUDIANTES", "ESTOS PULPOS DESGRACIADOS, YA NOS TIENEN BIEN CABREADOS", etc. Sus letreros contenían ideas de lucha; "SI QUEREMOS SER LIBRES ALGÚN DÍA. DEBEMOS LUCHAR TODOS LOS DÍAS", "LAS LEYES PARA LOS PATRONES, PARA NOSOTROS PURAS TRAMITACIONES", "EL COBRE PARA LOS TRABAJADORES. CONTROLADO POR LOS TRABAJADORES", "LOS PATRONES ESTÁN UNIDOS PARA EXPLOTARNOS, DEBEMOS UNIRNOS PARA DERROTARLOS", etc. ..

Preguntamos a este grupo cómo había llegado a organizarse de esta manera.

Ellos nos contaron que antes de decidir si asistían o no a la concentración, los dirigentes les habían propuesto discutir el sentido que tenía esta concentración. ¿Qué papel jugaba Estados Unidos en Chile y en el resto de los países de América latina? ¿Por qué se debía nacionalizar el cobre? ¿Podría el Estado, que ahora los tramitaba y que ellos se habían dado cuenta que sólo servía a los patrones, administrar bien ese cobre que pasaría a sus manos? ¿Por qué eran los estudiantes los primeros que se habían movido contra el imperialismo en América latina? ¿Por qué la lucha estudiantil logró unificar por primera vez desde Perón a todos los trabajadores argentinos? ¿Qué sentido tenía la solidaridad obrero-estudiantil?, etc.

En la discusión participaron casi todos los compañeros con alguna observación o pregunta. Luego se consultó a todos si estaban dispuestos a participar. Salvo dos o tres, todos los demás se decidieron a ir a la concentración. Se empezaron a preparar carteles y gritos. Cada trabajador hacía algo. Desde cortar el papel para los letreros, escribir, rellenar letras, etc. hasta clavar los palos laterales. Por otra parte se iban pensando los gritos relacionados con la discusión que se había sostenido previamente. Fue así como surgió el grito de "EL COBRE PARA CHILE, ARMAS PARA EL PUEBLO".

Cada uno de los que participó en la concentración había hecho algo por ella. ¿Cómo, después de todo este trabajo y entusiasmo no iban a asistir a la concentración?

Me decían: "Estamos aprendiendo una nueva forma de luchar". "Organizándonos así sentimos que estas cosas sirven para algo". "Después de ellas salimos más animados para seguir luchando", etc.

Conversando con los dirigentes me contaban lo difícil que es ser buen dirigente. Por ejemplo, me decían: "Si uno sabe hacer letras más bonitas, tiende a no dejar que los otros las hagan. Nosotros hemos aprendido que unas letras medio chuecas hechas por los mismos compañeros valen más que cualquier letrero hecho a la perfección en un taller". "...Para hacer los gritos sería mucho más fácil que los dirigentes que están más formados se encerraran en una lugar silencioso a pensarlos, pero nosotros queríamos que salieran de los mismos compañeros que previamente habían elevado su conciencia gracias a las discusiones relacionadas con los objetivos de la concentración".

El testimonio que nos dio este grupo de trabajadores no pudo dejar de hacernos pensar que SI TODOS LOS DIRIGENTES OBREROS FUERAN ASÍ, SI NO FUERAN ESOS BURÓCRATAS QUE SE DESLIGAN DE LAS BASES APENAS SON ELEGIDOS SERIA MUY DISTINTA LA SITUACIÓN DEL MOVIMIENTO OBRERO CHILENO.

Si tratáramos de sacar ahora algunas conclusiones generales sobre los métodos seguidos por estos dirigentes sindicales, ¿cuáles serían éstas?

1º—Estos dirigentes han sabido combinar UN LLAMADO GENERAL (asistir a la concentración por la nacionalización del cobre) con la PLANIFICACIÓN DE UN TRABAJO CONCRETO para llevar a cabo en forma efectiva ese llamado general.

Muchos dirigentes se limitan a hacer llamados generales y luego se quejan de que las bases no responden, que ellos se quedan solos haciendo todas las cosas. ¿Cómo van a colaborar las bases si no se les señalan las tareas concretas que pueden realizar y de qué manera deben realizarlas? De la misma manera que no se puede tratar de irresponsable a una persona adulta por no saber leer si nadie le ha enseñado a hacerlo, tampoco se puede tratar de irresponsables a los compañeros de base que no cumplen tareas que NADIE LES HA EXPLICADO Y ENSEÑADO A REALIZAR.

Ser buen dirigente significa ser capaz de darse tiempo para informar y enseñar a las bases.

Un buen dirigente no es aquel QUE LO HACE TODO, ni el MAS EFICIENTE, ni el que HABLA MEJOR; es aquel que va TRABAJANDO DE TAL MANERA QUE VA FORMANDO A LAS BASES Y A LOS NUEVOS DIRIGENTES QUE LO REEMPLAZARAN.

2º—Estos dirigentes HAN SABIDO TRABAJAR LIGADOS A LAS MASAS. No han impuesto nada desde arriba. Ellos sabían la importancia de la concentración pero no quisieron imponerla a las bases. Quisieron informarlas y luego consultarlas. ¿Qué sacarían con haberlas consultado si no las hubieran informado previamente y con detalles de lo que se trataba? Una consulta sin una información previa suficiente es una consulta burocrática.

Estos dirigentes supieron recoger las ideas de las bases, a veces mal expresadas, pero que surgieron de ellas mismas y ese es su valor. Ellos no hicieron sino formularlas en forma más adecuada, sintetizándolas, jerarquizándolas, etc.

EL BUROCRATISMO A NIVEL DE LOS DIRIGENTES DESAPARECERÁ EN LA MEDIDA EN QUE ESTOS SEAN CAPACES DE UNIRSE A LAS BASES DESPERTANDO SU INICIATIVA, ELEVANDO SU CONCIENCIA, FORMANDO A LOS QUE LOS REEMPLAZARAN.

I. R. A.


Enjuiciamiento

CARTA ABIERTA A LOS PERIODISTAS

LA actitud de la directiva del Colegio Nacional de Periodistas, respecto a los sucesos de Concepción, no sólo ha originado protestas en medios profesionales (ver PF Nº 81), sino también en los universitarios.

La Facultad de Filosofía y Educación de la Universidad de Chile, por ejemplo, envió una carta abierta a los periodistas del país, documento que ha hecho meditar a este gremio.

Ese documento se inserta en estas páginas.


ACUERDOS DE LA ESCUELA DE PERIODISMO DE VALPARAÍSO

Por su parte, los profesores y alumnos de la Escuela de Periodismo de la Universidad de Chile de Valparaíso enviaron al presidente del Colegio Nacional de Periodistas la siguiente carta:

"Señor Presidente:

La carrera de Periodismo de la U. de Chile de Valparaíso ha visto con estupor cómo el Colegio de Periodismo, al protestar con Justa razón contra el atentado que sufrió el periodista señor Hernán Osses, creyó de su deber justificar la violación de la autonomía universitaria.

Profesores y estudiantes de la U. de Chile no podemos menos que considerar apresurado el juicio de la Intendencia de Concepción que, sin mayores antecedentes, acusó a un determinado grupo político de ser autor de un atentado que condenamos por su irresponsabilidad y por lo vejatorio a la dignidad humana. El Rector de la Universidad de Concepción declaró que no existía constancia de que los autores fueran del MIR o universitarios: sin embargo, se ha cometido algo mucho más grave que un acto aislado de vandalismo al entrar a los recintos universitarios descerrajando puertas y ventanas. Lo infundado de la brutal acción policial, que casi no tiene precedentes en nuestro país, se demostró por la libertad incondicional en que fueron dejados los estudiantes detenidos, luego de ser vejados en Investigaciones.

Contra este hecho, que abre un paréntesis que recuerda los peores regímenes "gorilas", el Colegio de Periodistas no ha creído necesario pronunciarse: es más, lo ha justificado.

Aun cuando no se ha identificado a los autores del asalto al periodista Osses. el Colegio rasga vestiduras en defensa de la "libertad de Información", condenando no tan sólo el acto reprobable, sino a un grupo presuntamente culpable y a la Universidad en general.

Consideramos que el allanamiento de la Universidad de Concepción y de la FEC. así como la forma en que se realizó, reviste los mismos caracteres vandálicos del atentado al señor Osses. Creemos que la justicia no puede rebajarse a emplear los mismos métodos que está condenando. Expresamos también nuestra desaprobación frente a cierta prensa reaccionarla que, utilizando el atentado en contra del periodista Osses. Inició una campaña de desprestigio a la Reforma Universitaria.

Centros de Profesores y de Alumnos de la Carrera de Periodismo de la U. de Chile de Valparaíso, se hacen un deber en comunicar al H. Consejo Nacional del Colegio de Periodistas que solidarizamos ampliamente con las autoridades de la Universidad de Concepción y con la Federación de Estudiantes. FEC, en todas las medidas que acuerden en defensa de la autonomía e inviolabilidad universitaria.

Lo saludan atentamente. Carlos Bóker H., por Centro de Profesores; Patricio Henríquez V.. por Centro de Alumnos, presidente".


Entretanto, en una aparente respuesta al malestar que suscitó entre los periodistas la declaración del Consejo Nacional en que se acusaba sin más trámites a una organización política del asalto al director de "Las Noticias de la Tarde", de Talcahuano, Hernán Osses, y se cohonestaba el atropello a la autonomía universitaria en Concepción, el Colegio Nacional de Periodistas entregó una nueva declaración, insistiendo prácticamente en sus lamentables puntos de vista.

UNA DECLARACIÓN DESMENTIDA

El lector debe tener en cuenta que la directiva del Colegio Nacional de Periodistas la integra una alianza de mayoría demócrata cristiana-comunista. Presidente del Colegio Nacional es un demócrata cristiano y secretario general un comunista. Este último, a raíz de las protestas de periodistas de izquierda, aseguró que el párrafo que atacaba la autonomía universitaria fue introducido de contrabando en la declaración (ver página 29 de PF, Nº 81). Sin embargo, la nueva declaración del Consejo Nacional y lo ocurrido en la última reunión de ese organismo, dejó en claro que la redacción del documento la hicieron de común acuerdo el presidente y el secretario general. Aún más, este último procedió a leerla por radio minutos después de terminada, sin hacer ningún reparo a su texto completo.

EL DOCUMENTO

La siguiente es la "carta abierta" a los periodistas de la Facultad de Filosofía y Educación:

"La Facultad de Filosofía y Educación de la Universidad de Chile como institución formadora de periodistas, se hace un deber, propio de sus funciones y del respeto que le merece la opinión pública, en enviar esta carta abierta a los señores periodistas.

Entraña a esta Facultad que en nombre de los principios de la libertad de expresión, la mayoría de la prensa aparezca exigiendo el sojuzgamiento de la libertad de expresión y el avasallamiento

de la autonomía universitaria, valor indispensable para una institución de creación cultural y científica.

EL PAPEL DE LA PRENSA

Piensa nuestra facultad que el papel de la prensa en Chile y en cualquier lugar del mundo, es un papel educador y formador de opinión pública. En esta función adquiere en nuestro criterio, una necesidad social básica, cual es regirse por principios de ética profesional y de objetividad ajenos al juego de intereses meramente contingentes.

Estas consideraciones, desgraciadamente muy generales a causa del objetivo mismo de esta carta abierta, nos hacen dirigirnos a los periodistas para lograr aclarar ciertas cuestiones fundamentales.

A propósito de un hecho policial ocurrido en la ciudad de Concepción se ha desatado una violenta campaña de prensa y una represión desproporcionada en contra de la Universidad.

¿Cuál es el hecho? Un periodista de Concepción fue atacado y vejado por un grupo de personas desconocidas.

Nos parece un hecho repudiable, como miles de hechos semejantes que a diario ocurren, especialmente en las poblaciones más modestas.

¿Es posible, con un mínimo de objetividad, desprender de aquello que sus autores son miembros de la Universidad o un grupo político universitario?

Nada permite dicha suposición, excepto aquellas presunciones del propio periodista, que no pueden servir en ningún caso como elemento probatorio.

¿Por qué son estudiantes los delincuentes?

La suposición sólo puede sustentarse en que el señor periodista había desatado una violenta e irresponsable campaña contra la Universidad y algunos grupos estudiantiles. Si afirmamos que esta suposición permite el juicio afirmativo, ¿por qué no pensar que suman cientos las personas afectadas por las insidiosas campañas de ese periodista y del diario que dirige?

FALTA UNA VERDADERA PROTESTA

¿Quién ha levantado su protesta por el tipo de "periodismo" que ultraja principios humanos elementales, que desarrolla el periodista y su diario?

Sin embargo, no queremos quedarnos en este punto, sino más bien analizar el papel de la prensa en general.

Un periodista radial trataba de delincuentes a estudiantes y docentes universitarios. Otros, los más, hablan de que la autonomía no puede amparar delitos comunes.

¿Puede algún señor periodista indicarnos algún delincuente, algún delito común que exista o haya existido en las universidades?

¿Qué se pretende con esta campaña?

¿Quiénes tienen intereses que dependan de ella?

No nos tapemos los ojos. Hay periodistas que defienden los intereses de las empresas que representan y naturalmente sus propias posiciones en dichas empresas. ¿Qué defienden? Los intereses económicos de una minoría privilegiada que ve con temor la toma de conciencia de las universidades, porque ella representa, en última instancia, la pérdida definitiva de esos privilegios.

¿Quién puede olvidar, por ejemplo, aquel acertado lienzo en el frontis de la Universidad Católica, que decía: "El Mercurio miente"?

Resulta, entonces, explicable esta actitud de la prensa. Pero, ¿cómo explicar la actitud de los organismos máximos de los periodistas?

¡Ah!, señores periodistas. Doloroso resulta a una Facultad como la nuestra, tener que recordarles que el pensamiento digno no puede estar encarcelado por intereses económicos ni menos aún pueden esos intereses decidir en nombre de todos los periodistas. La gran mayoría de esos profesionales, hombres como nosotros, muchos salidos de nuestras aulas, no puede compartir los acuerdos de esa organización o están honestamente equivocados.

HAY QUE REPENSAR EL PROBLEMA

A aquellos que están equivocados, los llamamos a repensar el problema en su totalidad, a examinar objetivamente los hechos, a pensar sobre los móviles que el Gobierno y las fuerzas policiales tuvieron para incurrir en tan grave desacato contra la cultura y el pensamiento libre y crítico de las universidades.

A aquellos periodistas que han tomado partido con sus empresas reaccionarias, nuestro repudio definitivo y valiente. Ellos jamás tendrán nada que les haga merecer el apelativo de universitarios.

A aquellos periodistas que han estado en nuestra propia brecha, ni una sola recomendación de advertencia. Ellos sabrán defender, tanto o mejor, los mismos principios que nosotros defendemos.

Señores periodistas, la Facultad de Filosofía y Educación estima fundamental que observen con cuidado los acontecimientos nacionales. Muchas experiencias latinoamericanas y nuestra propia formación universitaria y nuestra dignidad de hombres libres y críticos, nos hacen levantar una voz potente y decidida en defensa de la autonomía universitaria, del libre desarrollo de las ideas creadoras y renovadoras de la universidad y de un periodismo digno al servicio de la cultura y de las mayorías nacionales".


Polémica

CARABINEROS Y LAS FRONTERAS

A RAÍZ de una reciente declaración aparecida en la prensa, suscrita por el jefe de una repartición de Carabineros y que fue posteriormente aclarada por la Comandancia en Jefe del Ejército, PUNTO FINAL entrevistó al Teniente Coronel (R) Víctor Chaves Dailhé, quien aportó otros antecedentes, dentro de un bosquejo geopolítico de interés nacional. El propósito fue dilucidar conceptos relacionados con la misión técnico-profesional específica que corresponde a los institutos armados en materia de planificación y defensa de las fronteras nacionales. El militar respondió al cuestionario de PF así:

Pregunta: ¿Qué se entiende, dentro de los aspectos geográfico y estratégico por fronteras y límites de un país y cuál es el factor principal que influye en el éxito o el fracaso de la seguridad de los deslindes territoriales?

"Minutos de tiempo en una frontera influyen seriamente y pueden decidir una acción en cualquier sector de ella amagado por el agresor.

La frontera en su etimología antigua viene del latín frons, o sea, frente opuesto a los enemigos. Por esta razón la frontera siempre subentiende, desde el punto de vista geoestratégico, una faja colindante con el límite internacional, faja de ancho variable, ya que depende de factores cuya influencia compete al arte militar. Límite, en cambio, es la linea jurídica materializada por los hitos".

Pregunta: ¿Cuál es la doctrina que rige, en todos los países, en materia de fronteras y límites nacionales y qué organismos del Estado cumplen otras misiones, no militares, de su especialidad? ¿Hay, acaso, dualidad de funciones entre Ejército y Carabineros y qué efectos puede producir esta dualidad?

"No hay ni puede haber tal dualidad de funciones, ya que disposición legal alguna lo autoriza; pero, sí existe una confusión lamentable de principios que conduce a desviaciones doctrinarias peligrosas. Se pretende invadir atribuciones que la Constitución Política otorga exclusiva y totalmente a las Fuerzas Armadas de la República. Los antecedentes que expongo y otros largos de explicar, evidencian que la defensa de una frontera es consecuencia de la idea general conjunta con que serán conducidas las operaciones militares. De consiguiente, el concepto "defensa de fronteras" no puede ser separado ni en tiempo, ni en espacio, ni en medios, ni directivas, ni en ningún otro aspecto, de la exclusiva tuición propia de los Estados Mayores. Tal norma rige la doctrina de fronteras en todas las naciones del mundo. En el límite, el cumplimiento de las misiones no militares incumbe a otros servicios estatales como correos, salubridad, sanidad vegetal y animal, aduanas, investigaciones y policía del orden. Los puestos de control, en pasos y boquetes cordilleranos, sólo cumplen una parte de esa vasta y compleja misión. Resulta, pues, impropio, fuera de toda lógica, altamente oneroso para el Erario y agraviante para las instituciones competentes, un organismo indebidamente denominado "Departamento de Fronteras y Límites" para desempeñar una función meramente policial y congénere a la de los otros servicios enumerados.

Estos antecedentes y otros largos de exponer, evidencian que resulta contradictorio y peligrosísimo confiar la protección de fronteras a dotaciones que no sean de la Defensa Nacional. No puede ser desconocido un hecho innegable: la importancia decisiva que para la integridad de cualquier suelo patrio tiene la primera batalla de fronteras, importancia que está en razón directa del ancho correspondiente al territorio que es atacado. Nada tienen que hacer, en este aspecto, las fuerzas no militares. La experiencia ha demostrado que el empleo de éstas en puntos neurálgicos de una zona fronteriza disputada por el vecino, únicamente sirven de "cebo" para estimular su voracidad expansiva".

Pregunta: Aceptada la tesis que Ud. defiende, ¿cuál es entonces el papel de los Regimientos de montaña o andinos dentro del conjunto general de las distintas armas del Ejército en relación con lo que se denomina "cobertura" o protección militar de fronteras?

Ya puede colegirse que todos los asuntos de orden físico y humano ligados directamente a la frontera de cualquier nación, caen en la órbita eminentemente técnico-estratégica de la defensa exterior. Surge también la conclusión de que mal podría la vigilancia policial limítrofe, a que hacemos referencia, realizar la defensa de una frontera, amén de que ella crearía una grave dualidad de funciones, fuera de significar una intromisión en tareas inespecíficas para la policía, lo que se explica por el hecho de que ésta depende del Ministerio del Interior. La "Doctrina de Guerra" o "Política de Defensa Nacional" prescribe el empleo de los efectivos militares por los Altos Mandos capacitados para la conducción de las operaciones combinadas. De ahí que cobre valor el aforismo: "Pastelero a tus pasteles".

Como las operaciones iniciales sobre una frontera, en el caso de un conflicto, requieren elección de uno o varios puntos vulnerables, es superfluo decir que tras la cobertura militar de fronteras, debe estar el dispositivo de unidades militares movilizadas. Si la frontera es amagada o atacada por fuerzas militares, lógico es que la protección y defensa sea hecha por fuerzas militares adiestradas para ello, desde tiempo de paz, en el mismo teatro de operaciones.

Por otra parte, llegado el caso de una emergencia, la policía verá aumentadas sus tareas peculiares. Análogamente, resulta perjudicial que cualquier nación destine, para la vigilancia en el límite, personal cuya misión específica es combatir la delincuencia en días de paz o de guerra. Si se acepta el precedente de confiar a los puestos policiales limítrofes una responsabilidad de cobertura de fronteras —tarea exclusivamente militar—, ello equivaldría a facilitar, para un posible agresor o invasor, la rápida obtención de los objetivos geobélicos por él previstos, sin encontrar, prácticamente, resistencia alguna (un ejemplo: Laguna del Desierto). Y si para evitar tan dramática circunstancia, fuera asignada a dicha policía una fuerza capaz de enfrentar victoriosamente al ejército enemigo, se estaría en presencia de una paradojal situación que no requiere el menor comentario. En lo que respecta a Chile, incumbe a las tropas andinas toda la responsabilidad de la mencionada cobertura, como con toda propiedad y precisión lo sostuviera el señor Comandante en Jefe del Ejército, en reciente declaración pública. Cabe recordar que en el siglo pasado y antes de la creación de tales unidades andinas, eran las tropas de Caballería del Ejército, incluidos los carabineros castrenses hasta 1927, quienes asumían la cobertura militar por lógica conexión, dependencia e instrucción, propias de las restantes unidades a las cuales correspondía organizar el dispositivo a que ya nos referimos. Unificadas las policías en aquel año, asumieron dichas tropas andinas del Ejército la defensa de fronteras".

Pregunta: De acuerdo con el cuadro de sus apreciaciones, ¿qué ventajas o inconvenientes se advierten en la práctica con la creación del organismo denominado "Dirección de Fronteras y Límites", adscrito a la Cancillería y qué acción concertada desarrolla éste con los Estados Mayores de la Defensa Nacional?

"Como última enumeración de este bosquejo, señalaremos el contrasentido que encierra la concepción errada por la cual se pretende que un organismo adscrito a la Cancillería asuma funciones cuyas líneas matrices y directivas competen al Ministerio de Defensa Nacional, para las fronteras de tierra, mar y aire.

Estas exigen estudios y aprestos, ya desde el tiempo de paz, marcadamente unitarios por elementales razones de conducción estratégica, la cual requiere una acción para cuya concepción y ejecución perseverante nación alguna esperarla la hora de las vírgenes necias.

De aquí la inconsecuencia que encierra la creación que hizo la Ley 16.592 de una Dirección de Fronteras y Límites, por cuanto esa ley prescindió, sin causa conocida, de consultar los aspectos militares ligados a las fronteras patrias. Tal consideración se relaciona con el grado de eficiencia que requiere la efectiva cautela de una verdadera integridad territorial, garantizada debidamente en conformidad a normas básicas de nuestra Constitución Política, dirigidas a la supervivencia de la nacionalidad en suelo no amenazado".


LA NACIONALIZACIÓN DEL COBRE

Señor Director:

Como lector de su revista debo manifestarle mi asombro por su editorial sobre la nacionalización del cobre.

Con razón usted señala que "resultan decepcionantes ciertas muestras de cobardía política de que hacen gala elementos conservadores del país", y que "resulta irritante para la dignidad nacional la actitud del Gobierno, cuando justifica su negativa de impulsar la nacionalización del cobre bajo el pretexto de que no existirían condiciones internas para afrontar los riesgos de una tal actitud".

"La gran mayoría nacional, concluye usted, exige la nacionalización del cobre en condiciones justas, o sea, SIN INDEMNIZACIONES GROSERAS en favor de las compañías norteamericanas. Lo que hace falta para nacionalizar es coraje de quienes gobiernan el país".

No ignorará, usted que no toda nacionalización es progresista, dependiendo en gran parte el carácter último de éstas, de la naturaleza de clase del Estado que las realiza.

Usted no sólo omite aclarar esto errónea creencia sino que "prudentemente" se limita a "exigir" prácticamente lo mismo que los sectores reaccionarios utilizan con fines oportunistas y electoreros, esto es, "la nacionalización en condiciones justas, o sea, sin indemnizaciones groseras...". Por esto es difícil excluirlo a usted de las criticas de "cobardía política" y de "falta de coraje", que usted con razón formula.

En suma, cómo podemos tolerar que se pague un solo dólar más por yacimientos chilenos, explotados por años con obreros chilenos y con inversiones ultramortizadas, extraídas por lo demás, en gran parte, de las mismas enormes utilidades que estos consorcios han remesado al exterior, cosa que hoy pocos discuten ya, ni "El Mercurio" ni el propio señor Tomic, gestor importante de los leoninos convenios de "chilenización".

Lo que hace falta, señor Director, para nacionalizar sin indemnización el cobre, los demás recursos naturales como el hierro y el salitre, y también las principales empresas industriales, comerciales y bancarias que por su importancia económicamente estratégica no pueden ser foráneas y que nos parasitan asiladas en lesivos convenios o en el vergonzoso estatuto del inversionista extranjero, no es tanto "exigir" coraje a gobiernos y clases económica y políticamente dependientes del imperialismo, sino, mas bien, de aquellos que se dicen "revolucionarios" y cuya misión fundamental debería ser el organizar, clarificar y no confundir a las masas.

Lamento sinceramente que PUNTO FINAL, con la reiteración de este tipo de renuncios, le esté haciendo el juego, quiero creer que sin proponérselo, a las clases dominantes, y a sus variados Partidos que se han turnado hasta ahora en el poder.

Nunca es tarde para una autocrítica.

Atentamente,

DANIEL MOORE M.
Profesor universitario Santiago


Tribuna

ALGO MÁS SOBRE EL "ORDEN" JURÍDICO

IV.— La justicia: civil y penal. Las Cortes de Apelaciones. La Corte Suprema.

DIREMOS algunas palabras sobre los edificios que albergan a los tribunales a través del país. antes de entrar en la materia específica del párrafo.

Tienen o presentan en primer término estos edificios, sucios generalmente, y siempre antiguos (el llamado Palacio de los Tribunales de Santiago, es obra de un arquitecto francés de espíritu monarquista) un común denominador; su sordidez. Parecen monasterios antiguos de razas perdidas.

Adentro, su desaseo y obscuridad, sus funcionarios levantados en absurdas tarimas, distantes e inaccesibles, su escenificación toda, representa el rasgo fundamental y profundo que animaba la crueldad de la justicia feudal del medioevo. Por eso, al espíritu actual le produce repulsión anímica el tener que recurrir a ellos.

El ejercicio de las jurisdicciones, civil y penal, se hallan unidas también por características comunes: la insoportable lentitud, la falta de comunicabilidad y la ausencia de un criterio uniforme acerca de los problemas cotidianos.

Los jueces tienden a restar toda posibilidad a la audiencia con abogados. Se olvidan de los beneficios mentales que trae consigo la conversación sobre temas jurídicos y el enfrentamiento de las ideas; la necesidad de una vida propia que tienen los letrados y jueces; que sólo la confrontación con el medio total en que se actúa es lo que da la cultura verdadera. Casi todos se agrupan y estrechan alrededor de los moldes más antiguos y de las ideas extranjeras que les son tradicionales. ¿Quién regulará el sistema y llevará a cabo la justicia que le corresponderá desarrollar en un Estado moderno a los tribunales nacionales?

La luz de la justicia debe buscarse en la ventana de la realidad y de la vida. Ahí —en la realidad y la vida— deben observarse los datos que, en relación al proceso, formen la conciencia del juzgador.

La interpretación de los datos adquiridos, es decir, la interpretación de los índices reveladores de la actividad del hombre, requieren que el juez conozca mejor que los principios del derecho, aquellos que corresponden a la sicología.

Y que, principalmente, se conozca a sí mismo y que medite. Fadaray, decía a este respecto: "No se sospecha cuántos pensamientos y cuántas teorías que han nacido en la mente del sabio se han desvanecido en secreto y en silencio a consecuencia de su propia critica".

Los jueces civiles —especializados o no, pues los hay únicamente en las ciudades más importantes— substancian su procedimientos, acumulando fojas y agregando actuaciones, sin otro orden y concierto que el que disponen las partes. Aunque parezca —y lo es— un contrasentido, hacen el papel de un buzón procesal.

De esta suerte, su pasividad, los lleva a llenar las salas de receptores y testigos, en circunstancias que la ley dispone que esta prueba —testifical— es inadmisible en asuntos que versen sobre actos o contratos de más de "doscientos pesos"; esto es, se pierde el tiempo y se gasta dinero en un trámite repudiado incluso por la ley clásica, pues hoy en día no se pleitea en juicios inferiores a esa cantidad.

Las resoluciones diarias recaídas en los procesos las dicta o provee un actuario. El juez las firma.

La conciliación no es obligatoria; y siendo así las cosas, el juzgado viene a imponerse del debate únicamente cuando debe resolver.

Mientras llega ese instante, los folios han subido frente a su vista despreocupada y lejana. Debe leerlo entero, entonces, y pensar en el fallo que debe llenar una cantidad de requisitos sin sentido para que no resulte nulo o ineficaz: "casable" en lenguaje técnico.

La resolución o fallo se emite al fin sin consideración a la sindéresis o la argumentación de las partes litigantes. A veces demora años en ser pronunciado y, como el juez trata de basar su propia interpretación en la jurisprudencia de los tribunales mayores, el resultado es desde luego inactual mamotrético y carente de originalidad.

Cuando el juez civil reciba en audiencias verbales (en cintas, no con actuarios, que eso es escrito) y controle la procedencia de las pruebas, conociendo efectivamente de la tramitación, estará en condiciones de fallar el asunto de inmediato en sentencia fundada en el criterio común de los seres de bien,' adquirido en el conocimiento de los hombres y de las cosas. Será una resolución simple y sencilla, sin otro formalismo que el de emplear los más nobles de los elementos: la buena razón y humanidad.

En los juicios penales, la lógica indicaría que se emplee un mayor cuidado. Mas no es así.

Sucede lo mismo que en los juicios civiles, lo que es peor.

El proceso está enteramente en manos de "los actuarios". Son éstos los que conocen de la denuncia o querella (especialmente en Santiago) y dan las órdenes pertinentes, que subscribe el juez.

Según las disposiciones del procedimiento, el juez dirige la investigación. La verdad es que no dirige ni el trámite del proceso.

De ese "desconocimiento" (sumarlo a cargo de jóvenes estudiantes de derecho algunos, o simplemente jóvenes, los otros) surgen o emanan las famosas "órdenes amplias de investigación con facultad de detención de los que resulten culpables", que se remiten al Servicio respectivo de Investigaciones.

Lo curioso es que tales "órdenes" no tienen asidero en la ley actual, de manera que ellas son fruto natural del sistema irrespetuoso hacia el hombre y la norma que rige en el país.

Y la explicación de que esta ilegalidad y abuso se mantenga y santifique, debe buscarse en un hecho simple: jamás se detiene, en mérito de tal orden, a personas de la clase alta social o media influyente. La fuerza de la medida, con la intensidad y excesos propios de ella, recae —¡oh, infausta suerte!— sobre los elementos populares, sobre el "roto", como se les llama.

Existe la conciencia de que no habrá reclamo, sino conformidad. Y, en el peor de los sucesos, que el reclamo no será escuchado.

El principio legal expresa que sólo el juez puede ordenar "determinadamente" con nombre específico, la detención de las personas. Este atributo o facultad suya, es de la esencia de su función de juez, de manera que "no puede" delegarla.

Hay mucha jactancia en el decir de que vivimos en un régimen de derecho y que los ciudadanos gozan de todos los beneficios que otorga —según ellos— el respeto al orden jurídico establecido.

La pragmática cuenta, sin embargo, algo distinto. Y esta alteración del mentado orden jurídico vigente, que emana de las propias autoridades estatales —que el pueblo paga para su custodia y vigilancia— permite que la policía, investida de funciones superiores que no le corresponden, allane domicilios, discrimine y detenga a voluntad.

Se nos puede argüir que a la prisión ilegítima le pone fin el recurso de amparo; pero en el hecho este recurso no significa, desde luego, que sea aceptable que el Juez delegue contra la norma sus funciones, y, en seguida, no repara este recurso el daño causado. Ni siquiera se aplican en la práctica las sanciones funcionarlas que dispone la ley para el caso de prisión arbitrarla, cuando es acogido.

La indemnidad por el abuso queda así completa.

Es este el orden jurídico que se invita al pueblo a seguir defendiendo.

Después de esta etapa previa —de detención de los presuntos culpables a cargo de la policía— viene la tramitación sumarial, a cargo del actuario. Es él, el actuario, quien recibe la confesión del querellante, la del inculpado y la declaración de los testigos. ¿Y el juez? Bien, gracias.

Estudiando, leyendo los expedientes terminados —después de años— que él no conoce y que debe fallar en las ya conocidas mamotréticas e insubstanciales consideraciones.

Nuestro juez del crimen no ha tomado conciencia de que su preocupación central, su iniciativa y su saber, debe emplearlos en conocer al querellante y al reo, y en disponer las diligencias precisas y necesarias al pronto término del problema. En estos asuntos —y también en los civiles— la colectividad tiene interés en que la denuncia deducida o el derecho reclamado, sea oído por "el principal" y atendido por éste. Conocer el pronto resultado de la pesquisa judicial o de la solución con el pleito que envuelve al vecino, es lo que interesa al ciudadano.

No se le puede pedir al hombre común que reaccione favorablemente ante un acto de la justicia, dictado en contra o en favor de una persona, que debió ser condenada o absuelta diez años atrás.

Viene a nuestra mente la narración de un juez sureño que en una oportunidad dio dos órdenes en blanco de investigación de un homicidio ocurrido en la fiesta de San Pedro: una a Investigaciones y otra a Carabineros.

El resultado no pudo ser mejor. Ambas órdenes fueron devueltas con resultados positivos, con éxito. Junto al informe en cada una de ellas fue enviado al tribunal un detenido, confeso de ser autor del crimen.

Una circunstancia fortuita magnificó el error: guiado por su conciencia compareció voluntariamente quien había cometido el delito, lo confesó plenamente y suministró los detalles comprobatorios. Una mujer infiel era la instigadora de los celos que provocaron la riña.

Es noticia pública la de diferentes crímenes cuyos autores permanecen incógnitos.

De mayor gravedad son, sin embargo, las detenciones arbitrarias que suelen llenar a diario los cuarteles de Investigaciones. La policía —aunque se sostenga lo contrario— no ha logrado adquirir los conocimientos que informan la "ciencia investigativa" —que es diferente a la "criminalística" propiamente tal.

Los componentes de la policía en los países avanzados son personas generalmente egresadas de otras ramas del saber y que, previa selección, se incorporan a los cursos especializados respectivos.

Recuerdo aquí un caso desgraciado y conocido de todos. El cumplimiento de una "orden en blanco" significó la detención de un muchacho estudioso, gran químico —hoy en Alemania— al que se le sindicó como autor del homicidio de Gutiérrez Novoa. De nada sirvieron sus reclamos de inocencia y sus peticiones reiteradas de que se le inyectara el "suero de la verdad", al ser interrogado. Detalles íntimos suyos —que se revelaron— y una que otra circunstancia concurrente, permitieron incluso se le declarara reo, en resolución que fue confirmada por la Corte de Apelaciones.

La fortuna quiso que el verdadero autor del hecho reincidiera y confesara todo. De no haber ocurrido así, estamos ciertos que una sentencia lata, rebuscada, casuística y artificiosa, "interpretadora" de los datos, le habría sido adversa. Fue un baldón para la justicia y una nota eternamente amarga para quien fue afectado por tamaño error, al extremo que se alejó para siempre de Chile sin recibir reparación alguna.

Otra cosa: el juez puede responsabilizar a un individuo como autor de un cielito, por el hecho de confesar éste tal participación en él. Esta confesión puede prestarla ante el tribunal mismo o extrajudicialmente. De esta suerte, basta que la policía exprese en su informe que el detenido confesó serlo —aunque éste niegue ante el tribunal— y que comparezcan dos de los aprehensores al juicio y digan, bajo juramento, que le oyeron confesar, para que el juez esté en situación legal de dictar su condena.

Basta concurrir a la Corte Suprema y leer los recursos llamados de "revisión", interpuestos por gentes que se dicen inocentes y han sido condenadas, para establecer la aplicación de esta "mecánica" rígida que sirve para juzgar las acciones de los seres humanos. Y establecer, también, los tremendos errores cometidos.

Es que el sumario que incoa el juez parte del equivocado e inhumano concepto de que debe hallar un delito y uno o más autores o responsables de él. Contribuyó grandemente a formar este concepto, la desgraciada frase de un juez y penalista chilensis que, peyorativamente, entregó esta sentencia: "La justicia que sobresee —esto es, que no encuentra delito o culpable— es una justicia vencida".

La exposición de lo que esta frase bárbara encierra, es reveladora de por sí de la falta de sentido acerca de lo que es la administración judiciaria penal, que es sólo grande cuando defiende la verdad exacta de las cosas y la libertad y honor de los individuos. La justicia nunca podrá ser vencida cuando absuelva, sino que lo será cuando condene sin mérito, acepte presiones o abuse de su poder ante los desvalidos de la fortuna.

Las Cortes de Apelaciones.— Están destinadas a revisar el trabajo de los jueces. En esta capital tiene siete Salas, que conocen indistintamente de los litigios civiles como de los penales. Como consecuencia de esta falta de especialización, la suerte de una causa depende de la Sala que le toque; y las resoluciones sobre idénticas materias pueden significar, si se presentan, siete opiniones distintas.

La Corte de Santiago, ordinaria, revisa, asimismo, los juicios administrativos para los cuales, pese a disponerlo la Constitución del 25 en vigencia, no han sido creados los tribunales necesarios. Los gobiernos de reacción y los partidos políticos que le siguen, blasonan mucho del respeto a la ley y a su organización jurídica, pero aquí, en esta materia, se presenta un ejemplo más que ellos no cumplen con la ley sino cuando les conviene.

La Corte de Apelaciones —como también la Suprema— está integrada por abogados, que suplen a diario a los titulares que faltan. Estos abogados ejercen en su mayoría la profesión y tienen estudios profesionales con otros colegas generalmente cerca del tribunal en el que suplen. Sus votos contribuyen a las resoluciones, dictan fallos de las causas que quedan a su cargo; pero no tienen responsabilidades funcionarias, desde que no son jueces de planta.

La Corte de Apelaciones conoce de los papeles que forman el expediente o proceso; mas no conoce a los litigantes ni tampoco a los reos o procesos. Resuelve con toda tranquilidad sobre simples papeles. Es un sistema muy particular y curioso que deberá desaparecer de manera absoluta.

La Corte Suprema.— Está a cargo de la marcha del Servicio Judicial, y encargada de la disciplina y de "uniformar" la jurisprudencia.

Es un tribunal de casación, esto es, de nulidad.

Por vía de la queja conoce a diario de los Juicios del Trabajo, en circunstancias que una disposición expresa del Código del ramo dispone que las sentencias emitidas por las Cortes del Trabajo (tribunal especializado) no son susceptibles de recurso alguno. Ninguno de sus miembros llega donde alguna de estas Cortes del Trabajo, sino de las ordinarias, y sus sentencias en este respecto serán materia de un artículo posterior.

De la misma manera expondremos entonces lo relativo a los fallos de casación, recurso éste —el de casación— que está desprestigiado en todas las legislaciones que todavía lo usan y que por razones de "faltar en los fallos ciertos formulismos", se declaran nulos: casables.

Cabe adelantar que al hombre común le debe extrañar sobremanera y parecerle inadmisible que un fallo o sentencia emitida por juez designado legalmente para tal efecto, pueda ser nula. Errada sí; pero no nula. Sin embargo, este contrasentido es válido en este famoso orden jurídico que conduce al país.

EFRAIN (abogado)


Planteamientos

EL ESPEJISMO DE LOS FRENTES POPULARES

En el III Congreso Mundial de la Juventud Demócrata Cristiana, celebrado en Montevideo en mayo de este año, el dirigente chileno del MAPU, Rodrigo Ambrosio, fue el relator del tema "La Democracia Cristiana y los caminos hacia la nueva sociedad". Del documento leído por Ambrosio en esa oportunidad. PF ha seleccionado algunos aspectos del capítulo titulado "Algunos problemas estratégicos de la Revolución Latinoamericana", y que tienen directa relación con asuntos que preocupan de manera fundamental a las organizaciones políticas chilenas.

LAS gigantescas tensiones de una revolución y el ambicioso objetivo político número uno de toda revolución, la construcción de un Estado popular capaz de asegurar la victoria de la clase trabajadora en la virulenta lucha de clases que sigue a la toma del poder, plantea como problema estratégico clásico el de producir una movilización exhaustiva y total de las fuerzas motrices de la revolución.

Este problema estratégico universal se plantea en un contexto contemporáneo que es necesario analizar. Los EE.UU. han emergido en las últimas décadas como el centro hegemónico del sistema capitalista mundial y han puesto todo su potencial tecnológico-militar al servicio de la contrarrevolución mundial. La expansión del campo socialista, el avance de las guerras de liberación nacional en África y Asia, el triunfo de la primera revolución socialista en América latina y el poderoso estímulo que significa para las luchas revolucionarias del continente, obligan al imperialismo y especialmente a su gendarme supremo, las fuerzas armadas norteamericanas, a emplear cuotas crecientes de guerra y de muerte.

Vietnam, plaza de escarmiento para atemorizar a los pueblos que se rebelan contra la dominación imperialista. Vietnam es el lugar también donde se instala el gran laboratorio de la contrarrevolución, donde se prueba el arsenal, donde se perfeccionan y refinan las armas de muerte, donde se muestra hasta qué punto no habrá límites humanos en la necesidad objetiva del imperialismo de defenderse a cualquier precio de la revolución.

En la América latina de hoy esta contrarrevolución diseña nuevos dispositivos. Las dictaduras tecnocrático-militares representan para las grandes corporaciones monopólicas multinacionales y conglomeradas, no sólo la superación de regímenes democrático liberales, impotentes en su reformismo y vacilantes en la represión, sino también la posibilidad de hacer viable una estructura militar supranacional que asegure la estabilidad de los mercados regionales integrados en formación en que esas mismas corporaciones deben operar. Así como en el plano de la integración económica se asocia a ciertos países de mayor desarrollo en carácter de centros subimperialistas, en el plano de la integración militar se comienza a asociar en general a esos mismos países en carácter de subpotencias militares, en las que se delegan responsabilidades represivas en toda una zona de influencia. Incluso gobiernos civiles, por la fuerza de sus propias contradicciones internas, y, sobre todo, por la gravitación de este contexto continental, van adquiriendo progresivamente rasgos patentes de militarización y van siendo obligados a incorporarse a esta red represiva continental.

La invasión de República Dominicana, la puesta en pie de la teoría de las "fronteras ideológicas", los intentos de formalizar una "Fuerza Interamericana de Paz", la gestación de gobiernos militares en los últimos años, la multiplicación de los acuerdos militares bilaterales, todo esto, no sólo abona en los hechos la descripción que hemos intentado, sino que muestra además el desarrollo de tácticas preventivas en las que el dispositivo se está moviendo preferentemente.

Dentro de este cuadro la revolución latinoamericana asume progresiva e ineluctablemente un carácter armado en la fase decisiva de la toma del poder.

Siendo su enemigo el imperialismo su única posibilidad de victoria es la derrota del imperialismo, y la derrota del imperialismo sólo es posible si la revolución latinoamericana es entendida, no como una suma de revoluciones aisladas, quizá solidarias, sino como un proceso continental que va ligando estratégica y orgánicamente todas las revoluciones.

Si la fuerza del enemigo es estratégicamente superior debe presumirse que la guerra continental revolucionaria sea una guerra larga, vale decir, donde antes de que la correlación de fuerzas pueda ser alterada en favor de nuestros pueblos se necesite todo el tiempo y la práctica necesaria para poner en pie una exhaustiva, activa y permanente movilización de los pueblos. Debe presumirse también que sea una guerra irregular donde las vanguardias militares del pueblo mantengan una gran movilidad y versatilidad, esquiven los enfrentamientos frontales con el enemigo, exploten en su favor el conocimiento del terreno y su ligazón con las capas explotadas y mantengan tácticamente la iniciativa. Debe presumirse también que sea una guerra que combina dialécticamente múltiples formas de lucha en todos los escenarios posibles y que si privilegia una forma de lucha en una etapa dada es por razones puramente tácticas.

Es en este contexto de datos estratégicos que debemos replantearnos ese clásico problema de poner en movimiento las fuerzas motrices de la revolución.


En 1960 una conferencia de 81 partidos comunistas realizada en Moscú, se plantea el problema de los países africanos, asiáticos y latinoamericanos y formula la estrategia de los Frentes de Liberación Nacional.

Dos grandes tipos de tareas se plantearían a estos países una vez conquistada la independencia nacional, según aquella declaración.

Por un lado, consolidar esa independencia política poniendo atajo a todas las nuevas formas de dominación neocolonialista y neoimperialista: ayuda económica condicionada, monopolios extranjeros invulnerables, compromiso en bloques militares dirigidos por el imperialismo, azuzamiento de los separatismos regionales y las dictaduras militares, etc. Por otro lado, liquidar mediante reformas agrarias radicales los "vestigios y sobrevivencias del feudalismo" (sic) que "frenan el desarrollo de las fuerzas productivas de la agricultura y de la industria".

Estas tareas son consideradas "tareas democráticas que interesan al conjunto de la nación" y que "constituyen el terreno sobre el cual puedan unirse y se unan efectivamente las fuerzas progresistas de la nación".

En efecto, para combatir el imperialismo y el feudalismo se propone un "Frente Nacional y Democrático Unido" que reúna a "todas las fuerzas patrióticas de la nación" o "todas las fuerzas de progreso" y sea capaz de generar un "Estado de Democracia Nacional".

En ese Frente y en ese Estado "la burguesía nacional de los países coloniales y dependientes está objetivamente interesada en el cumplimiento de las tareas esenciales de la revolución antimperialista y antifeudal".

En los años posteriores a esa conferencia la gran mayoría de los partidos comunistas de América latina reformula sus programas más o menos en los mismos términos de esta declaración.


Creemos haber dado ya elementos suficientes para comprender por qué las burguesías latinoamericanas son incapaces de encabezar incluso su supuesta revolución democrático-burguesa.

Esta estrategia equivocada de los comunistas ha significado encadenar la lucha de clases a los tobillos de la clase dominante, poner el conjunto de las clases explotadas a la cola de la burguesía explotadora.

Habría que agregar aquí que en la búsqueda obsesiva de una "burguesía nacional" se ha llegado al final a descubrir la retaguardia de la burguesía, los sectores ideológicamente más atrasados y empresarialmente más arcaicos, que no tienen vínculos con el capital extranjero ni podrían tenerlos jamás. De manera que la estrategia de la clase obrera se subordina de hecho a la estrategia del sector más atrasado de la burguesía. (!)

Esto ha desarrollado los gérmenes conciliadores y reformistas de nuestro movimiento obrero, lo ha integrado más íntimamente al sistema, y ha representado para las masas confusión sobre la verdadera naturaleza de la revolución latinoamericana.

Algunos partidos comunistas, según el desarrollo de la lucha de clases en sus propios países, han reclamado del comienzo la dirección de la alianza con la burguesía para la clase obrera. Sin embargo, las tareas y los métodos se conservan iguales. Estaríamos en este caso, en presencia no de una revolución democrático-burguesa sino de una revolución democrático-popular, permaneciendo idénticos los contenidos de ambas, pero asegurando cada una por su distinta correlación interna de clases, posibilidades diferentes de paso a la revolución socialista.

Los Partidos Comunistas invocan habitualmente para fundamentar esta estrategia "los peligros de cerco, provocaciones y agresiones que provienen del imperialismo norteamericano y de algunos gobiernos gorilas" y "las tentativas del golpe de estado que pudieran surgir de los reaccionarios del interior".

Nosotros somos más tajantes en esto. Partimos del supuesto de que en América latina al imperialismo y a las burguesías nacionales, que no entienden nada de sutilezas, les resulta de la misma manera absolutamente intolerable hoy día el programa de una revolución socialista o el de una revolución democrático popular, y que, en consecuencia, igual desatarán, tarde o temprano, su aparato represivo continental. Brasil y República Dominicana son lecciones que los revolucionarios de América latina no necesitan volver a aprender.

Pero es justamente por esto que nosotros pensamos que más que el ancho de la alianza lo que debe preocuparnos es su profundidad porque para hacer frente a los gigantescos poderes de la contrarrevolución se necesita mucho más que dos o tres directivas de partidos burgueses, un pueblo que sabe con claridad a quién está enfrentando y por qué.

La incorporación popular a una alianza con la burguesía que no puede ser sino estrictamente política, que no puede ni podrá nacer en las inmediaciones de la lucha social, será necesariamente en términos alienados y tradicionales. No hay vínculo interno entre la alianza y las manifestaciones más directas de la lucha popular; el pueblo es entonces vinculado de manera externa, a través de la propaganda, la demagogia, las expectativas de mayor consumo, en definitiva, pasivamente.

Esas alianzas pueden recoger muchos votos quizás, pero no voluntades de combate. Son la obra de hábiles zurcidores de partidos, no la obra de un proceso profundo de luchas populares; el pueblo tiene, pues, razón si no las siente una herramienta propia que es preciso cuidar.


CAMPESINOS JUNTO A LOS ESTUDIANTES

La Federación de Trabajadores Agrícolas "El Surco", de Colchagua, frente a la última ola de represión desatada por este Gobierno reaccionario de la Democracia Cristiana en Concepción, declara:

1º— Que es la continuación de la escalada con que este Gobierno al servicio del imperialismo pretende descabezar el movimiento revolucionario chileno y que en el día de mañana se hará extensiva a todos los sectores más radicalizados de la izquierda. Esta vez en Concepción, con el burdo pretexto de realizar una investigación acerca de un hecho delictual común, suelta sus jaurías amaestradas, que han dado en llamarle Grupo Móvil y Policía Civil, para que atropellando la autonomía universitaria primero, se ensañen tratan do de destruir a un movimiento de auténticos revolucionarios como lo es el MIR.

2º— Que ante estos hechos nuestra Federación expresa su total repudio a los métodos fascistas empleados y al mismo tiempo manifiesta su más amplia solidaridad con los compañeros perseguidos, los que encontrarán, si es necesario, en nuestra provincia su trinchera y en cada uno de nosotros un compañero combatiente.

JOSÉ LUIS MADARIAGA C.
Presidente


A su vez, el pueblo desmovilizado impide que dentro de la alianza se imponga una dirección política revolucionaria. Los partidos populares separados de las formas más directas de la lucha de clases se convierten en un par de partidos más dentro de un sistema de partidos que no está hecho para que ellos ganen. Se burocratizan, dan alas a su propio oportunismo, y finalmente terminan sumergidos en los inmediatismos del poder confundidos por el pueblo.

LO IRREMEDIABLE

Los partidos populares están irremediablemente condenados a ser desarmados y absorbidos por el Estado burgués si no son capaces de hacer entrar en el juego a las clases mismas que representan.

Ahora bien, si la estrategia de los Frentes de Liberación Nacional no produce sino que dificulta la movilización popular al ocultar e idealizar el verdadero carácter que el proceso revolucionario irá adquiriendo, y, por otro lado, hace difícil que una dirección revolucionaria consecuente se imponga, la conclusión es que a la revolución democrático-popular no sigue una revolución socialista ni nada parecido, sino una pura y simple restauración reaccionaria, puesto que la estrategia descrita precipita un enfrentamiento en el que, por definición, es incapaz de vencer.

Cuando rechazamos la estrategia comunista tradicional, no se trata, pues, del capricho de saltarnos una etapa, sino de que esa etapa teórica y estratégicamente no existe.

Los partidos demócratas cristianos de América latina hemos vivido hasta ahora prácticamente al margen de estos problemas, protegidos —en el gobierno o en la oposición— por las ilusiones del reformismo. ¡Precaria protección! Sabemos que, tarde o temprano, cuando hayamos recorrido este camino o asimilado la experiencia de los partidos hermanos que ya lo han estado recorriendo tendremos que entrar a explorar en los problemas y experiencias estratégicas de la revolución latinoamericana. Tendremos que hacerlo con audacia, pero también con una inmensa capacidad crítica, porque es bueno que no conduzcamos a nuestros pueblos por caminos que en otros lados los han llevado a la frustración.

LINEAS GENERALES

En esta elaboración estratégica por hacer quisiéramos plantear solamente algunas líneas generales.

Pensamos que hay que buscar deliberadamente una suerte de interacción entra la lucha social y política en que las masas pueden entrar en un proceso de intensa politización y los partidos vanguardizarse.

Creemos que cualquier proceso político revolucionario debe en principio pasar por los partidos que hasta ahora el pueblo se ha dado. No puede haber unidad popular al margen de ellos y la principal responsabilidad e iniciativa como la dirección probablemente en ellos recaerá.

Sin embargo, no podemos dejar de constatar la inmensa crisis de los partidos populares latinoamericanos y sus limitaciones y deficiencias tal como hoy en día los conocemos para enfrentar las tareas de la revolución latinoamericana. Nuestros partidos demócrata-cristianos no escapan a esta crisis que no es sólo de los partidos sino de todo el sistema político en general.

Tenemos que buscar la manera de terminar con el encierro conventual de las democracias cristianas latinoamericanas, de abrirlas a las luchas concretas del pueblo, cueste lo que cueste y pase lo que pase. Tenemos que diseñar programas, quizá modestos, pero muy concretos, a nivel local y a nivel nacional, en que nos fijemos puntos precisos de conexión entre la lucha política y las luchas diarias del pueblo. Debemos obligar a nuestros partidos a esta inserción en la lucha popular que sabemos que es dura y exigente, pero que es finalmente nuestra única justificación. Sólo entonces podremos tener autoridad para exigir lo mismo a todos los partidos que se dicen populares.

PERSPECTIVAS REVOLUCIONARIAS

Sólo en la medida en que los partidos que quieren hacer la revolución emulen fraternalmente en la base para activar las luchas de la clase trabajadora y del pueblo en general podemos decir que estamos creando en las masas una perspectiva revolucionaria en la que se ligan y se funden todas sus reivindicaciones cotidianas, y cualquiera que sea la fórmula política que al final surja el pueblo verá en ella la continuación natural, en un plano superior, de sus propias luchas inmediatas.

Sólo en la medida en que se intensifiquen las luchas de la clase trabajadora y del pueblo en general, por otra parte, los partidos que se dicen populares tendrán la oportunidad de mostrar en la realidad su gravitación popular, de desarrollar en la práctica sus capacidades combativas, demostrar su voluntad de deshacerse de sus lastres y su flexibilidad para adecuar sus formas de organización y de trabajo a las exigencias de esa lucha.

Sobre ese contexto podrá fraguarse una sólida y verdadera dirección revolucionaria, una vanguardia, que no reclamamos hoy para nosotros, pero que tampoco regalamos a nadie, una vanguardia que no existe a priori, una vanguardia que hoy día madura y se prepara en trincheras muy diversas, también en las nuestras, una vanguardia que sólo en la práctica debe encontrarse y darse unidad e identidad.

No pretendemos disminuir la importancia de los partidos políticos; son y seguirán siendo instrumentos principales; pero se trata de que la clase trabajadora los cerque, los urja, los presione, como es su deber de clase. Sólo así resultarán minimizados los riesgos de oportunismo y sectarismo que afloran constantemente como "enfermedades profesionales" de la política latinoamericana.

Este diseño estratégico implica invertir la manera tradicional de relacionar partido político y movimiento social. Efectivamente siempre el partido político ha considerado al movimiento social como un instrumento a su servicio, como un carro más que se agrega al convoy. En este diseño se trata de que los partidos que se pretenden populares sean instrumentalizados por la clase trabajadora y puestos a prueba en su lucha.

NI ALIANZAS NI ZURCIDOS

Por eso no estamos por buscar alianzas electoreras fáciles, o dedicarnos al zurcido de partidos y tendencias progresistas. Sería dejarnos arrastrar a una concepción que reduce la política a los aparatos que tradicionalmente la practican.

Las armas no hacen milagros, los pueblos en armas sí. Nosotros no concebimos la toma del poder como un asunto distante para las masas, manejada a su amaño por las directivas, que un día no se sabe cómo se produce. Para nosotros, la verdadera toma del poder por el pueblo es la culminación natural de un proceso ascendente de organización y de lucha que, partiendo en la base social, va construyendo un poder popular opuesto al poder burgués y capaz de enfrentarse en todos los planos y con todas las armas con el poder de la burguesía. Nosotros concebimos la toma del poder no como un asunto de "paracaidistas" sino como responsabilidad de la "infantería" porque sólo cuando el pueblo ha peleado centímetro a centímetro el poder se puede decir que es él quien verdaderamente lo conquistó.

Supone esto que se fije como tarea primordial ir a la formación y consolidación de este poder que, ligando en una sola dirección la lucha de los obreros, campesinos y estudiantes asegure que la toma del poder no sea sólo hecha por la cima sino que sea la expresión de todo el pueblo en tensión y el fruto del enfrentamiento en todos los planos con la clase dominante.

RODRIGO AMBROSIO B.


Crítica

REPRESIÓN NO DA GARANTÍAS AL ENCUENTRO DE ESCRITORES

EL gobierno democratacristiano del Presidente Frei, al extender su actitud represiva sobre los sectores obreros e intelectuales, pasando por el indiscriminado y criminal ataque a los pobladores, como ocurrió en Puerto Montt, está alejando en la práctica la posibilidad de que algunos de los más importantes intelectuales de Hispanoamérica estén presentes en el Encuentro Latinoamericano de Escritores que se efectuará en nuestro país en la segunda quincena del mes próximo.

La decisión fascistizante del Gobierno de violar a sangre y fuego la autonomía de uno de los centros culturales más valiosos de Chile, como es la Universidad de Concepción, demostró, con claridad, que vivimos dentro de un estado de democracia mítica, donde el respeto a la función intelectual no pasa de ser un preciosismo formal. Como lo denunció el Rector de la Universidad de Concepción, doctor Edgardo Enríquez, diverso material de cultura e información, como las obras de Carlos Marx y otros clásicos del socialismo científico, así como las revistas PUNTO FINAL y "Causa Marxista-leninista", fueron requisadas por elementos de la policía de investigaciones que en la madrugada del sábado 7 de junio perpetraron el allanamiento del recinto universitario, luego de oumplir órdenes precisas del Ministerio del Interior. "La operación —denunció el Rector Enríquez— se hizo de noche, sin un Ministro de Fe, se intervino previamente mi teléfono particular, se despertó a golpes a los alumnos que dormían en sus cabañas, se les fotografió desnudos y en posiciones ridículas, y, esto es inconcebible, se publicaron más tarde esas fotos en la prensa local. Fue una acción policial realmente vandálica. Se persiguió a los estudiantes que profesan un pensamiento ideológico determinado".

Pero la violación de la autonomía universitaria y la actitud anticultural no concluyeron con el insólito allanamiento del establecimiento penquista de educación superior. 24 horas más tarde, y obedeciendo órdenes directas del Ministro del Interior, Edmundo Pérez Zujovic, las tanquetas de carabineros empezaron a rodear el barrio universitario. Era de madrugada. Un amplio contingente de carabineros armados de metralletas y bombas se situó en las puertas de la Universidad de Concepción. La orden superior, impartida desde la capital, consistía en "desarrollar una acción ejemplarizadora", a sangre y fuego, arrasando la Federación de Estudiantes (que controla el MIR en alianza con los socialistas). El Prefecto de Carabineros, Russke Adrián, quien comandaba la tropa, se abstuvo de allanar por segunda vez el recinto universitario. "No quiero ser el causante directo de una masacre de estudiantes", dijo el Prefecto.

Cuando el Ministro Pérez Zujovic se enteró de que su orden no había sido cumplida, perdió la calma y subió y bajó a las autoridades de Carabineros. "¿Qué clase de personal, acobardado y sin coraje, tiene usted a su disposición? ¿por qué le temen a los delincuentes escudados en la autonomía universitaria?", preguntó iracundo el Ministro Pérez Zujovic a la autoridad superior de Carabineros.

En los medios intelectuales entretanto, comenzó a extenderse la impresión de que nuestro país —Controlado por un Gobierno que reprime tan bestialmente a un centro difusor de cultura como es la Universidad de Concepción— no ofrece garantías, si continúa su acción represiva, como para realizar libremente un Encuentro de intelectuales latinoamericanos, muchos de los cuales han debido exilarse de sus países a raíz de persecuciones semejantes a las que en la actualidad descarga el gobierno democristiano en contra de estudiantes y establecimientos de enseñanza superior.

La expulsión que se decretó a comienzos de año de los profesores argentinas que trabajaban para la Universidad de Chile, así como la aplicación de una medida arbitraria y similar en perjuicio de los estudiantes alemanes Norbert Breinstenstein, Michael Braun, Hans Wolfgang, Neuss Gebauer (actor y escritor), y Gisella Groenewold, corresponsal de la revista "Der Spiegel" y de la agencia española EFE, por el solo delito de ser amigos del estudiante chileno Gastón Salvatore Pascal, son otra prueba indesmentible de la poca garantía que ofrece el Gobierno democristiano de Frei a una reunión de intelectuales del continente. El torneo tendrá trascendencia siempre y cuando denuncie con coraje la actitud de dependencia de los países del hemisferio (excepto Cuba) con relación a Estados Unidos, y se propongan medidas concretas para el enfrentamiento frontal con el imperialismo y las burguesías nacionales reformistas o reaccionarias que han preferido pactar con la metrópoli hegemónica antes que romper de frente con el vasallaje colonial. No hay ninguna seguridad, tampoco, de que el Gobierno de Frei conceda las visas a los invitados cubanos —alrededor de 7 escritores— al Encuentro. Todo parece indicar que habrá problemas en tal sentido, ya que existe el precedente de la negativa de visas a la delegación juvenil cubana que debió concurrir a Chile para participar en las festividades del VI Congreso de la Juventud Comunista Chilena, que se realizaron durante la segunda quincena del mes pasado.

No hay indicios de que la actitud represiva del Gobierno tienda a disminuir en el futuro. Esa política será mantenida desde el Gobierno Interior. Y como señalara la SECH en una declaración pública, la represión en contra de los establecimientos universitarios como de los centros intelectuales "reviste suma gravedad para el porvenir mismo de nuestra cultura".

HERNÁN LAVIN CERDA


Opiniones

EL COMIENZO DE UNA ESCALADA

LA injuria cometida contra el periodista Hernán Osses Santa María, de Concepción, tiene todas las características de una provocación puesto que un acto así sólo entrega alimentos a la reacción. Por ejemplo el Intendente de Concepción, Alfonso Urrejola, tuvo oportunidad de sacar a la luz pública sus notorias tendencias fascistas: "Este hecho es lamentable por las vejaciones de que ha sido objeto un hombre... pero creo que es útil... (Diario "El Sur", 7 de junio de 1969). Por supuesto, al Intendente no le importaba tanto la desnudez injuriada de Osses como el pretexto que gratis parecía caerle del cielo. De la misma manera, Pérez, el ministro, enfatizaba: "de ahora en adelante voy a tratar al MIR como a maricones" (según lo expresara el comentarista de Radio Portales Eugenio Lira Massi); y para no quedarse atrás, el inefable subsecretario Achurra comenzó a corear declamando contra esos "brutos marxistas". Acto seguido, en la madrugada del 7 de junio la Policía Política y la uniformada atrepelló la autonomía universitaria descerrajando puertas, rompiendo vidrios y golpeando a los estudiantes que dormían en las cabinas tíe la Universidad. También se procedió a allanar el local de la Federación de Estudiantes siendo llevados los mimeógrafos y las máquinas de escribir, despedazando con inusitada furia cuanto retrato del Che encontraron y haciendo desaparecer mágicamente los miles de escudos que los estudiantes habían recaudado en sus Juegos Florales. La escalada no tardaría en ponerse en marcha. Los organismos policiales sin tener ninguna prueba a mano decidieron detener a los principales dirigentes del MIR y mientras carabineros con metralleta en mano cerraban el paso a un desfile encabezado por el propio Rector de la Universidad, doctor Edgardo Enríquez, docentes y estudiantes de la Escuela de Ingeniería —cavernario foco antirreformista— tenían acceso libre a la plaza de la ciudad desde donde avivaron al Grupo Móvil. Todo muy coordinado, todo muy reglamentado. La injuria a Osses Santa María iba a pasar a un segundo plano. Lo importante es que al fin iban a sofocar a los "núcleos insurgentes".

¿QUIÉN ES HERNÁN OSSES?

Es un periodista que ha transitado con éxito muy relativo en la crítica de cine y en el comentario deportivo. Hasta hace poco tiempo ejercía un cargo docente en la Escuela de Periodismo de Concepción. Como profesor —sus alumnos lo atestiguan— era mediocre y un eterno repetidor de lugares comunes. Con el advenimiento de la Reforma Universitaria, Osses debió hacer abandono de sus funciones docentes, pero desde la tribuna que él mismo se autoconcedió en el pasquín democristiano "Las Noticias de la Tarde", editado en Talcahuano, y del cual son accionistas Gabriel Valdés y Tomás Pablo, descargaba todos los días amarga hiél, utilizando todos los medios a su alcance, desde la injuria más alevosa hasta la delación sistemática.

Veamos tres ejemplos:

1.—Hace algún tiempo el periodista Osses se ensañó con una alumna del Liceo de Niñas por el solo delito de haber sido sorprendida consumando su amor en un hotel de Talcahuano. Con una moral de miserable persiguió insistentemente a la joven mediante una campaña de sensacionalismo de la peor especie. Lo fundamental para Osses era ganar dinero aunque fuera vejando y ultrajando a una niña. El pasquín nunca fue allanado por sus procedimientos gangsteriles.

2.—Cuando la alumna universitaria Gabriela Wenger fue detenida a causa de una presumible actividad terrorista, antes de ser detenida, fue fotografiada por los reporteros de "Las Noticias de la Tarde". De ahí se explica que en el pasquín se sabía que Gabriela iba a ser detenida. La "prensa" y la policía en esta ocasión trabajaban unidos.

3.—Cuando la Policía Política y carabineros allanó las cabinas de la Universidad, los reporteros de "Las Noticias de la Tarde", que llegaron junto con los elementos policiales, procedieron a fotografiar a los estudiantes semidesnudos publicando estas fotografías en el ejemplar del 7 de junio. Si los periodistas hablan del ultraje a Osses no podrían negar que sus colegas de "Las Noticias de la Tarde" practican métodos similares, con la diferencia que ellos no son detenidos ni juzgados.

El pasquín oficialista que dirige Osses no pasa de ser un tabloide de pésimo gusto. Todos los días, junto con sus bombas antirreformistas y antizquierdistas, deleitaba a los bien pensantes de Concepción con la más rebuscada pornografía, aquella misma que el sistema ostenta como prensa libre cuando en efecto se trata del propio reflejo cultural de sus personeros (como lo comprueba el lírico lenguaje de Pérez, el ministro). Como todo órgano de difusión que representa intereses empresariales "Las Noticias de la Tarde" cuenta con suculentos fondos. Publica, además, las notas de los más connotados comentaristas de nuestro mundo noticioso: Hernández Parker, Germán Gamonal, Lira Massi y Tito Mundt; estas plumas le daban aparente categoría al bodrio y lo hacían un poco más vendible. A un director de cualquiera publicación se le puede juzgar por las características de la publicación que dirige. Así, si Chamúdez se parece a su PEC, Osses es idéntico a sus "Noticias de la Tarde". En realidad, es una especie de Chamúdez penquista. El mismo rector de la Universidad, doctor Edgardo Enríquez, hablando ante los estudiantes el día 7 de junio manifestó que él no le creía a individuos como Osses. El doctor Enríquez sin duda no es un revolucionario; pero es un hombre lúcido, propietario de algo que no se compra en las boticas: honradez. Honradez para repudiar públicamente a individuos da la categoría de Osses, honradez y hombría para ponerse al frente de la Universidad en los momentos más difíciles por los que ella ha pasado, honradez y valentía para denunciar la escalada perpetrada por los defensores de la miseria.

Al día siguiente de la agresión a Osses, "La Segunda", uno de los basureros de "El Mercurio", publicaba en grandes caracteres: "Miristas de Concepción secuestraron a director de "Noticias de la Tarde". BRUTAL ATENTADO CONTRA PERIODISTA lo golpearon, le cortaron el pelo, abusaron sexualmente de él y lo exhibieron en forma humillante en la Casa Universitaria. ESCÁNDALO POLÍTICO NACIONAL"

Como cualquier lector puede comprobar, flaco favor era el que le hacía el subdiario de marras a su colega Osses Santa María; porque si bien el periodista fue dejado desnudo en la vía pública, y esto evidentemente implica un ultraje, el subdiario del clan Edwards le agregó por cuenta propia un segundo ultraje: el abuso sexual. En aras de una mayor venta y, por supuesto, de un mayor sensacionalismo político, estos "hombres buenos" de la prensa empresarial, no trepidaron en sacrificar la misma virilidad de Osses Santa María. ¡Qué solidaridad más extraña! Desde luego que en nuestro país eso es una manifestación de la más estricta libertad de prensa, y si es un ultraje, es un ultraje democrático.

En realidad, dentro de un sistema donde todas las manifestaciones tienden a convertirse en mercancías, los órganos informativos no son una excepción a la regla. La noticia debe ser vendida a buen precio dentro del capitalismo, y si la mentira, la difamación, la pornografía y la violencia escrita producen buenos dividendos, entonces tienen cabida dentro de la llamada "ética periodística". La libertad de prensa se sinonimiza con la libertad de empresa y esta última con la libertad de explotación. Toda la extensa difusión de valores y juicios prefabricados que realizan las empresas periodísticas dependientes de los grandes consorcios, tienden a reafirmar los valores y juicios de la irracionalidad capitalista. La opinión del hombre de la calle es moldeada a gusto por los gruesos directores de las empresas y el periodista que trabaja para ellos debe cambiar su verdad periodística por la verdad de los grandes negocios. Esto que es una prostitución, tiene su explicación: el salario de esos periodistas proviene de la plusvalía que los grandes monopolios arrancan a los sectores laborantes; adhieren a la defensa de la explotación porque son partícipes materiales de ella. Ya en el año 1895 en Estados Unidos, un periodista, John Switon, tomaba conciencia de esta situación y escribía:

"Las funciones de un periodista en Nueva York consisten en deformar la verdad, mentir descaradamente, pervertir o utilizar el sensacionalismo, o arrodillarse a los pies del becerro de oro, vender el país y sus conciudadanos por un pedazo de pan.

"Todos sabemos que constituye una irrisión levantar el vaso por la prensa independiente. Somos los juguetes, somos los empleados de los patrones que se ocultan tras bastidores.

"Somos prostitutas intelectuales". (Citado por Henry Claude "Ou va L'imperialisme Americain?" París, 1949, pág. 172).

En nuestro país sólo escapan a esta situación diarios como "Ultima Hora" y "El Siglo" y publicaciones como "Punto Final". En Concepción, "Las Noticias de la Tarde" es uno de los ejemplos más recientes de la sistemática prostitución del periodismo. Y ahora que Osses ha sido agredido, los órganos de prensa defensores del sistema han desencadenado una campaña de dudosa moralidad. Con el pretexto de defender la libertad de prensa, han incitado a la represión abierta contra las fuerzas de la izquierda, procediendo primero a "ablandar" a la opinión pública. Para esto se han valido de todos los medios, incluyendo la injuria a Osses Santa María, como es el caso de "La Segunda".

A LA HORA DE LAS DEFINICIONES

Hernán Osses Santa María ha terminado por convertirse él mismo en un escándalo sensacionalista. Lo sucedido con el periodista es condenable —aunque ese periodista sea el Chamúdez de Concepción—. Pero de la misma manera son condenables los asaltos en la vía pública o "cogoteos", como también son condenables los delitos de toda especie que llenan las cotidianas crónicas policiales.

De ahí que la solidaridad con las fuerzas políticas agredidas debe manifestarse efectivamente. Puede aducirse que en una maniobra premeditada por las grandes empresas, en un momento en que se cuestionan privilegios como los de la propiedad norteamericana del cobre, es improcedente violentar la situación. Pero por otro lado, la única garantía que tiene la izquierda para hacer prevalecer sus posiciones es la combatividad de las masas. Si bajo cualquier pretexto se permite la represión organizada en aras de futuras conquistas de los sectores populares, esas futuras conquistas, si en un momento dado se ha demostrado debilidad, se convertirán en una quimera. Las conquistas, aunque sea paradoja, se conquistan.

La solidaridad efectiva con la izquierda agredida por los actuales detentares del poder se hace necesaria, y no por razones de filantropía ni buena voluntad, sino porque esa misma agresión, en un plazo no muy lejano, también puede volverse en contra de aquellos que hoy aparecen libres de toda "culpa".

FERMÍN ARANDA
Concepción


CONDENA ESTUDIANTIL

El alumnado del Instituto Nacional, consciente de estar estudiando en la cuna de la educación chilena, se ve en la obligación moral de entregar a nuestro país un enérgico pronunciamiento condenatorio al Supremo Gobierno de Chile, por su descomedida pero ya habitual actitud, al violar en forma violenta y manifiesta el principio universal de "autonomía universitaria", en el plantel de educación superior de la Ciudad Universitaria en Concepción, reiterando también al pueblo de Chile que la juventud advierte con gran preocupación los continuos atropellos de que son víctimas nuestras organizaciones estudiantiles, siendo ejemplo de esto la brutal represión de que fueron objeto nuestros maestros y nosotros durante la justa huelga magisterial del año pasado.

Aprovechamos la oportunidad para solidarizar con el proceso de Reforma que viven nuestras universidades, y para repudiar a todas las fuerzas retardatarias que impiden que estas altas casas de estudio se incorporen decidida y activamente a las luchas sociales, para servir al país y al pueblo chileno y no a las voluntades egoístas y minoritarias que explotan nuestro país.

Por el Centro de Alumnos,

Osvaldo Puccio H., Presidente; Carlos Palma, Secretario General; Andrés Wiche M., Secretario RR.EE.


Premios

MÚSICA MOLESTA

UNA especie de cortina de humo se ha tendido sobre la partitura "Responso para el Che Guevara", del compositor Eduardo Maturana, que en un primer momento había sido designada ganadora del XI Festival Bienal de Música Chilena, organizado por el Instituto de Extensión Musical de la Universidad de Chile.

La obra —de acuerdo a lo que la propia entidad organizadora anunciara en un primer momento— obtuvo el máximo puntaje. Según los reglamentos de este evento, debería ser grabada por el IEM. El carácter de obra galardonada fue consignado por la prensa de Santiago.

PF. entrevistando en el IEM al compositor premiado, asistió a un diálogo entre Eduardo Maturana y el secretario del IEM, el compositor Fernando García, en el que éste le informó que "el máximo puntaje obtenido por "Responso para el Che Guevara" se debía a un error técnico, puesto que la persona encargada de computar dicho puntaje había puesto mal un dedo sobre una tecla de la máquina calculadora".

A continuación García le explicó que en esas circunstancias, el merecedor de la primera nominación pasaba a ser él mismo.

La obra de Maturana desató indudablemente un vendaval polémico, al menos en los medios musicales. Se pudo oír por televisión a otros compositores participantes del festival bienal, criticar airadamente la composición de Maturana. "Música demagógica", fue el calificativo que más circuló.

EL RESPONSO

Cuando los 98 instrumentos de la Orquesta Sinfónica de Chile, bajo la batuta de Agustín Cullel, finalizaron la primera ejecución del "Responso para el Che Guevara", una ovación demostró la preferencia del público por la partitura de Maturana, que automáticamente pasó a ser materia de encendidas polémicas.

Los veinte minutos de audición de la obra son intercalados por voces afinadas a la tonalidad orquestal, que van leyendo párrafos de las cartas del Che a sus hijos, a sus padres y a la Tricontinental, que los lectores de PF conocen.

Asimismo el autor aporta frases de su cosecha para fijar el modo de existencia del mundo burgués en las circunstancias precisas en que el Che libra sus combates revolucionarios de Ñancahuazú y es finalmente herido y asesinado.

"Mate al hombre —dice una de ellas— o el hombre lo matará a usted. Mátelo.. . Mátelo... Mátelo", repite obsesivamente la voz envuelta en un eco cínico y tenebroso.

EL AUTOR

Eduardo Maturana nació en Valparaíso, en el modesto hogar de un empleado, simpatizante socialista. "Nadie era músico en mi familia —expresa. Yo estudiaba en un liceo nocturno y después de las clases iba a trabajar a mi empleo de aprendiz de foto-grabador. Cuando terminaba de trabajar, me encontraba al salir con todo el gentío que en la madrugada recién iba a comenzar su jornada. Creo que tenía dieciocho años cuando un buen día —o una noche, que era lo único que conocía— supe que no podría vivir sin el violín. Con los dedos comidos por los ácidos me puse a digitar y estudiar en un instrumento de cuyo sonido prefiero no acordarme. Era un violín enano, grotesco, parecía de juguete".

Actualmente Eduardo Maturana es ejecutante de viola en la Orquesta Filarmónica Municipal, organismo del cual fue presidente. En las más difíciles condiciones estudió composición, armonía y contrapunto, es decir, los secretos del arte musical. Sus obras son vertidas por afamadas agrupaciones orquestales. "En cuanto a gustos, del viejo Juan Sebastián Bach me salto directamente a Schomberg".

Las torturantes sutilezas del subdesarrollo cultural también actúan sobre la música: "Cuando una orquesta de Antofagasta me pide una obra, tengo que componer sabiendo que carecen de éste y aquél instrumento. Cuando vino a Chile Luigi Nono, se ufanó de que en Italia tienen tales máquinas y tales aspas electrónicas para modernizar la orquestación. Le dije de nuestras miserias. Creo que no le gustó nada".

El autor calificó su obra como música-protesta. Protesta que al parecer ha molestado a ciertos oídos poco receptivos. En cuanto a los avatares del premio, Maturana dice serenamente: "He vivido sin el dichoso "éxito" y puedo continuar sin él. Por último, me siento en los premios y en todo lo que se le parezca. Lo importante en el artista es lo que crea, y no los honores que recibe".

"Señora, tome LSD —dice otro momento de la discutida partitura sobre el Che— y defienda el modo democrático de vivir: mate niños con napalm. Tome los mejores anticonceptivos..., etc.", se pierde la voz entre la música sobrecogedora que acompaña al Che por los desfiladeros del Vado del Yeso.

Mientras Maturana historia el contorno de la Población Villa Sur, donde reside, señala: "¿Ve allí, en esa vía? Ahí fue la masacre de la Población Caro. Pero casi toda esta gente va a votar por Alessandri. Por eso creo en el Che".

Al final la polémica obra se cierra con la voz de Fidel Castro exaltando el ejemplo del Che en la noche del 18 de octubre de 1967. Y el músico rubrica: "Libertador de América. Hermano generoso de todos los desposeídos de la tierra".

J. H.


EL CONTRATAQUE DE LA IZQUIERDA

CHILE aparentaba ser un oasis democrático en América latina. Hoy es un hermano gemelo de las dictaduras del continente. El Gobierno demócrata-cristiano, despojado de todos sus velos demagógicos, ha convertido el caso Osses en un instrumento de opresión, de abusos y atropellos.

Ningún ciudadano, si pertenece al pueblo o está comprometido en las luchas sociales, puede sentirse seguro. En cualquier momento la policía allana su casa, lo detiene y lo tortura.

Leer o poseer literatura progresista y revolucionaria es un delito. Si se la encuentran a alguien en su hogar, automáticamente es considerado agente subversivo y procesado.

Está prohibido exponer las concepciones teóricas de países revolucionarios, especialmente de Cuba. Las Universidades, donde es más intensa la inquietud pollos problemas sociales y políticos contemporáneos, y donde más fácilmente prenden y germinan las ideas revolucionarias, han pasado a ser reductos peligrosos, y mucho más si entre sus alumnos y catedráticos predomina la gente de izquierda. Y, del mismo modo que en Brasil, Argentina o Venezuela, la policía irrumpe en los recintos de las Universidades chilenas, las saquea y arresta a todos los alumnos que allí encuentra. Ser universitario dejó de ser un orgullo y una distinción. Universitario es sinónimo de delincuente.

Plantear la sustitución del capitalismo por el socialismo, y especialmente la imposibilidad de lograrlo por procesos electorales, es nacer la apología de la violencia, el crimen más detestado y más severamente sancionado.

Los extranjeros que acudían a nuestro país en demanda de asilo, paz y refugio, huyendo de la intolerancia en sus patrias de origen, son devueltos y expulsados sin conmiseración. Se acabó el respeto a los derechos humanos y a las garantías individuales. Terminó la libertad de prensa, de opinión y de pensamiento. Ya no existe la autonomía universitaria. La represión y el terror policial dominan la vida nacional.

La justificación es siempre la misma: la defensa del orden público. ¿Y qué es ese venerado orden público? No es otra cosa que todo este sistema económico, social y jurídico que la clase dominante, que los terratenientes, empresarios y financistas han implantado.

Hay que mantener el orden público para que los campesinos no conquisten la tierra, para que los obreros no se apropien de las fábricas y sean esquilmados por sus patrones. Hay que proteger el orden público, para que los estudiantes, los profesionales y los intelectuales pongan su acervo cultural, su técnica y sus conocimientos no al servicio de la sociedad, sino de la clase privilegiada. Preservar el orden público es la voz de mando que llega del norte, del corazón del imperio, para que el cobre continúe en manos de los yanquis y éstos puedan seguir disfrutando sin sobresaltos de sus fabulosas utilidades.

¿Quiénes atentan contra el orden público? Todos los que repudian al imperialismo, los que solidarizan con los pueblos oprimidos o agredidos, los que exigen la nacionalización de la Anaconda, los que denuncian la paralización de la reforma agraria, los que piden la democratización y ampliación de las Universidades, los que demandan mejores niveles de vida o un techo bajo el cual vivir dignamente. Y, sobre todo, amenazan el orden público quienes están sosteniendo que el capitalismo es definitivamente incapaz de saciar la apetencia de justicia social del pueblo, y que por eso éste tiene que tomar el poder para construir una nueva sociedad.

La burguesía chilena está asustada porque ve crecer, ampliarse y solidificarse en el pueblo chileno una conciencia revolucionaria. Para alejarla o postergarla, la operación se dirigió originalmente sólo contra el MIR. Una bien sincronizada campaña de desprestigio en su contra ablandó a la opinión pública, e incluso a la izquierda tradicional, facilitando la persecución contra ese movimiento esencialmente estudiantil.

Pero el Gobierno no tardó en mostrar sus verdaderas y tenebrosas intenciones. Ahora pretende envolver, con intrigas y denuncias espectaculares sobre hallazgo de arsenales microscópicos y escuelas de guerrilleros fantasmas, al Partido Socialista, también procesado.

Con mucha habilidad, el Gobierno se cuida hasta ahora de implicar al Partido Comunista y se refocila con los ataques que esa entidad lanza contra grupos políticos agredidos. La política del Gobierno, de la burguesía, de la Derecha y del imperialismo, todos coludidos en esta acción represiva, es aislar y golpear por etapas a toda la izquierda. Ninguna colectividad de la izquierda revolucionaria o tradicional escapará a esta escalada, por más que se afane en exhibir certificado de buena conducta o rechazar toda vinculación o nexo con las otras víctimas. Ya la prensa reaccionaria está propiciando también la crucifixión, el "sacrificio" de los comunistas.

La izquierda revolucionaria y tradicional tiene que defenderse y contratacar unida. Pero no con declaraciones verbales ni con llamados retóricos, sino con una organización partidaria acerada, con el respaldo combativo y combatiente de campesinos, obreros y estudiantes, sin descuidar los preparativos para proseguir la lucha revolucionaria por la conquista del poder. La Izquierda se ha replegado demasiado y en forma desordenada. Parece que ha llegado la hora de detener la retirada y enfrentar con valentía y decisión al Gobierno y a las fuerzas reaccionarias que quieren aniquilarla.

JAIME FAIVOVICH


Crónica

LOS TURISTAS EN CHILE A MERCED DE LA POLICÍA

"El gobierno debe estar muy asustado para ver "terroristas" en los amigos que vienen a visitar a un militante de izquierda en Santiago" (Gastón Salvatore, refiriéndose a la expulsión de sus amigos alemanes que quisieron pasar una temporada de vacaciones en Chile).

EL 10 de junio la policía política condujo hasta el aeropuerto de Pudahuel a dos jóvenes turistas alemanes, después que fueron declarados personas "indeseables" por las autoridades. Dos días después, la situación se repitió con una mujer: la fotógrafo de la revista "Der Spiegel", Gisela Groenewold. La imagen de Gisela en la losa de Pudahuel, en medio de la lluvia, quedó grabada en los diarios, testimoniando el interés por su caso y el de sus compatriotas.

Sin embargo, a pesar de la profusión noticiosa, se mantuvo a los lectores al margen de la verdad.

Los turistas alemanas fueron detenidos en función de una orden amplia de allanamiento emanada del Primer Juzgado del Crimen de Menor Cuantía, a raíz del proceso por el apedreamiento a "El Mercurio" y los daños sufridos por una antena de la agencia norteamericana AP, instalada en el techo del edificio de ese diario.

Pero entre ese suceso y la detención de los amigos de Salvatore medió casi un mes. Es sospechoso el momento elegido por los detectives para actuar contra los alemanes, a escasas horas del asalto a Hernán Osses. Se les quiso relacionar con lo sucedido en concepción para justificar su incomunicación por la policía política. El histerismo publicitario se confabuló para tejer todo tipo de versiones, distorsionando la personalidad de los alemanes. Fue necesario transformarlos de turistas en peligrosos agentes políticos, y para ello se prestó gustosa la prensa reaccionaria. De lo contrario la policía tenía que reconocer que fuera de ser amigos de un chileno izquierdista, los alemanes no tenían nada de sospechosos. Era ese izquierdista, Gastón Salvatore, su verdadero objetivo. Desde que regresó al país se convirtió en centro de la atención pública por la destacada actuación que tuvo en las luchas estudiantiles alemanas como colaborador directo de Rudi Dutschke. La policía política buscaba la oportunidad de caerle encima, y no le preocupó el aspecto legal.

Pero, ¿quiénes son, en definitiva, los cuatro jóvenes alemanes y a qué venían a Chile?

La información que entregaremos es la misma que tiene la policía, a pesar de lo cual se les expulsó de Chile en forma abusiva.

GISELA GROENEWOLD, 26 años, fotógrafo profesional, actualmente trabaja en la revista "Der Spiegel" de Hamburgo, Alemania Occidental. Llegó a Chile en barco, en un viaje originado en el deseo de visitar a su amigo chileno, Gastón Salvatore, a quien conoció cuando éste estudiaba en Berlín. El viaje a Chile era considerado por Gisela como una temporada de vacaciones, pero, a la vez, sería aprovechado para enviar reportajes gráficos de diversos aspectos de nuestro país. Gisela había comenzado una serie fotográfica sobre la cordillera de los Andes. Pensaba viajar a Perú y Bolivia si alcanzaba a recibir oportunamente el pago de su trabajo desde Alemania. El único político que conoció Gisela en Chile fue a Salvador Allende cuando en compañía de Gastón Salvatore, que es sobrino político del senador, lo visitó en Algarrobo. Gisela tenía credenciales también de la revista alemana "Twen", dedicada a los adolescentes. La policía verificó esos carnets de la fotógrafa.

A la fecha de ser detenida, Gisela recibía atención médica por un tumor intestinal. El doctor Félix de Amesti logró interceder al segundo día de su incomunicación para que la enferma siguiera medicinándose y fuera ubicada en un lugar más hospitalario del cuartel policial.

Gisela acompañada de tres policías llegó hasta la casa de El Arrayán, el lunes 9 en la tarde, para retirar su ropa y la de sus compañeros. En esa oportunidad pudo hablar (en alemán) con un amigo de la familia de Salvatore, a quien le comunicó que sería expulsada al día siguiente. Gisela dijo que la policía en los interrogatorios acusaba a los alemanes del atentado al periodista Osses. "Ellos saben que estábamos en Santiago", dijo la joven, "pues había policías todos los días vigilando la casa. Hemos protestado por este atropello, pero nadie nos hace caso. Hemos sostenido huelga de hambre, pero la policía está empecinada. La democracia en Chile es un mito. Cuando llegue a mi país podré escribir de la "democracia chilena". La fotógrafa de "Der Spiegel" estuvo cinco días detenida e incomunicada. Los últimos dos días la policía hizo circular una nueva disparatada versión que vinculaba a Gisela con tráfico y falsificación de dólares.

NORBERT BREITENSTEIN, 22 años, conocido intérprete de canciones de protesta en Alemania Federal, cuya fama fue destacada en Chile por la "Revista del Domingo" de "El Mercurio", cuando anunció su llegada calificándolo como "famoso cantante de protesta". La publicación de la "Revista del Domingo" molestó a la gerencia de "El Mercurio", lo que obligó al director del semanario a publicar una explicación posterior. La cadena de "El Mercurio" ocultó la condición de fotógrafa de Gisela (lo que la policía hizo desde un comienzo), y trató de engañar al público negando que Breitenstein fuera un conocido cantante. Norbet Breitenstein llegó a Chile desde Buenos Aires, donde realizó numerosos ensayos para grabar un long-play. Se dedica por entero a la música y la canción, y fuera de estar inscrito en una organización pacifista en Alemania Occidental, no tiene ninguna militancia política. Esa actividad nunca ha tenido mayor importancia para él.

MICHAEL BRAUN, 22 años, estudiante de Sociología. Se hizo amigo de Salvatore porque estudiaban en la misma escuela en Berlín. Milita en la Asociación de Estudiantes Socialistas Alemanes (SDS). Se preocupó teóricamente de la política nacional, pero no participó en ella. Tenía interés en escribir algunos artículos sobre Chile. Braun ha trabajado numerosos libretos para un teatro de sátira política de Berlín. Salvatore lo definió como un cuadro joven, absolutamente desconocido.

WOLFGANG NEUSS, 45 años, actor y escritor de fama internacional. Es el caso más arbitrario e injustificado de la acción policial descargada contra un grupo de turistas extranjeros. Neuss fue detenido en Pudahuel y expulsado al día siguiente acusado de "traer dinero para el grupo de activistas alemanes recién detenidos". Efectivamente Neuss traía dinero como cualquier turista y, naturalmente, en dólares. Este hecho fue transformado en un rasgo sospechoso. Neuss vino a Chile con el propósito de iniciar un viaje en automóvil por América latina. Esperaba que Braun y Breitenstein lo acompañaran un tramo. Los conocía porque ambos jóvenes trabajaron en el "cabaret político" (teatro de sátira política) que dirige Neuss en Berlín. Es militante del partido social demócrata alemán, amigo personal de Willy Brandt. En su país es un astro de televisión y teatro. Es hombre temido por su hábil manejo de la sátira política. Ha actuado en 60 películas y dirigido tres. Ha escrito tres libros, con ediciones de 50 mil ejemplares: "El testamento de Neuss", "El último chisme", "Asilo en el domicilio". Es autor de dos argumentos para cine: "El cantarada Munchhausen" y "Los niños del subterráneo". La detención de Neuss provocó la protesta de escritores europeos como Sartre, Moravia, Godard y otros, que enviaron cables al presidente Frei, los que se han mantenido en secreto.

Ninguno de los turistas alemanes tuvo actuación política en nuestro país. Les movía sólo el interés de conocer esta tierra y su gente. Así le constaba a la policía que mantuvo vigilancia sobre ellos.

"Yo advertí a mis amigos, dijo Gastón Salvatore a PF, de la situación en que se encuentran los extranjeros en Chile y les PROHIBÍ que se metieran en política. Ellos cumplieron con esa recomendación; nunca visitaron a nadie ni participaron en ningún acto político. Llevaban su vida al margen de cualquier actividad comprometedora".

A pesar de esa conducta, fueron expulsados. Salvatore piensa que se trata de una persecución política contra él.

Gastón Salvatore, 28 años, licenciado en ciencias jurídicas y sociales de la Universidad de Chile y con estudios de sociología y filosofía en Alemania Occidental, se ha visto rodeado de gran publicidad desde que regresó al país. Esta notoriedad preocupa al joven compañero de Dutschke, pues piensa que dañará su imagen de revolucionario. Esa imagen es respetada incluso por sectores que no participan de sus posiciones, como los comunistas, que se refirieron a él en un foro en la Escuela de Ciencias Políticas, como un "revolucionario honesto". Salvatore atribuye la movilización policial que se desarrolla en torno suyo a "un informe que existe en el Ministerio del Interior, del cual tuve conocimiento, y que me pinta como un agitador peligroso. Mis amigos pagaron las consecuencias, sin que fueran culpables de nada". "Estoy consciente, señala, que me quieren quebrar; por eso me persiguen, me vigilan y me denigran a través de la prensa. Pero no conseguirán nada; es una situación inevitable para un militante de izquierda, pero que no destruye al militante ni dentro ni fuera de su organización. Mi partido (MIR) me respalda en todo sentido, apoya mis declara ciones y mis actuaciones y está conforme con mi trabajo, que no abandonaré".

Salvatore piensa que lo sucedido a sus amigos fue posible por la actual Ley de Extranjería. Primero, dice, se reformó esta ley en tiempos de Alessandri, facultando al gobierno para revocar la visa de turista sin causales concretas, permitiendo, de la manera más amplia, declarar "persona no grata" a cualquier extranjero. Segundo, el actual reglamento de extranjería autoriza la "retención", que en la práctica es una vulgar detención con menos derechos. Con este sistema se puede expulsar sin que le quede recurso alguno a cualquier extranjero. "Los turistas, los extranjeros en general, tienen menos derechos que los oprimidos directamente por el régimen de clase de Chile", señala Salvatore.

AUGUSTO CARMONA A.


Edición digital del Centro Documental Blest el 07feb02