La violencia es policial

PUNTO FINAL
Año III. Nº 81
Martes 17 de junio de 1969

LA VIOLENCIA ES POLICIAL

EL atentado al periodista Hernán Osses, director del diario "Noticias de la Tarde" de Talcahuano, cuyos autores todavía no eran identificados al cierre de esta edición de PF, vino como anillo al dedo al gobierno para lanzar una embestida simultánea contra la autonomía y reforma universitarias y contra un sector político, el Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR).

PF condena el asalto que sufrió el periodista de Talcahuano, que en ningún caso pudo ser cometido por revolucionarios, como pretendieron el gobierno y la prensa reaccionaria, y se suma a la exigencia nacional de que se esclarezca el asunto, lo cual identificará a los verdaderos culpables.

Pero es tanto más repudiable que bajo el pretexto de investigar ese atentado, el gobierno lo haya aprovechado para consumar el allanamiento de la Universidad de Concepción, el vejamen de los alumnos que residen en el Hogar Universitario y la detención ilegal de una cincuentena de muchachos, que horas después quedaron libres por no existir cargos contra ellos. Esta acción, única en la historia universitaria chilena, revela otra vez el carácter fascistizante del actual gobierno.

La prensa reaccionaria —por su parte— aplicando en gran escala las técnicas de propaganda nazi, no vaciló en tirar por la borda su pretendida objetividad para inventar historias truculentas —que se han derrumbado por si solas— a fin de atizar una gran persecución ideológica. Esta jauría dirigida desde La Moneda se ha lanzado con todo su peso contra el movimiento estudiantil y obrero, cuyas luchas están hoy en auge. No queda sino hacerle frente y derrotarla.

EL DIRECTOR


Represión

CON EL MIR EN LA CLANDESTINIDAD

LA Universidad de Concepción y el Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR) se convirtieron en el objetivo principal de la ofensiva desatada por el gobierno en contra de la reforma y la autonomía de las Universidades, como paso previo para atacar luego, frontalmente, a los grupos de izquierda que apartados de la tendencia tradicional de los partidos políticos que configuran la clásica izquierda criolla, buscan un camino diferente para alcanzar el poder.

El elemento que sirvió de pretexto para esta maniobra fue el ataque contra el director del vespertino "Noticias de La Tarde" de Talcahuano, Hernán Osses Santa María; el diario desdo hace unos 2 meses encabeza una virulenta campaña en contra del MIR, la que posteriormente extendió a la Universidad de Concepción, una corporación particular que, debido a la presión estudiantil está aplicando ya en escala mayor la reforma universitaria, que aún está en discusión en otras universidades del país.

La autonomía de la Universidad de Concepción fue violada a las pocas horas de ocurrir el repudiadle asalto al periodista, cuando unos sesenta detectives de la Policía Política, al mando del jefe de esa unidad, Hernán Romero, allanaron las residencias estudiantiles del barrio universitario, que había sido acordonado por fuertes efectivos del Grupo Móvil de Carabineros, reforzado también desde Santiago. Los policías descerrajaron puertas, muebles y escritorios; obligaron a los alumnos residentes a someterse a un vejatorio registro mientras los encañonaban con sus armas; detuvieron a una cincuentena de jóvenes (que horas más tarde fueron puestos en libertad por falta de méritos en su contra) ; y se incautaron de "documentación subversiva" que consistía básicamente en textos de estudio marxista; revistas cubanas, coreanas y chinas; ejemplares de "Punto Final" y "Causa Marxista-Leninista"; banderines cubanos y vietnamitas; afiches del Che Guevara y Fidel Castro, etc. Posteriormente, la misma fuerza represiva allanó el local de la Federación e Estudiantes de Concepción (en cuya directiva el MIR y el PS hacen mayoría) donde, aparte de más "documentación subversiva" la policía se llevó dos mimeógrafos, una prensa portátil y una caja de fondos que contenía 22 mil escudos, producto de las fiesta de los Juegos Florales.

Toda esta acción contra la Universidad fue orquestada por la más vasta campaña de propaganda que se recuerda en la historia política del país y en la que tomaron parte todos los órganos de expresión reaccionarios. En Santiago también hubo numerosas detenciones (ver págs. 28 y 29) y abusos policiales de toda clase, sin embargo, derrumbada por falta de pruebas contra los universitarios la maniobra montada en torno al ataque al periodista Osses, el Ministerio del Interior se orientó entonces a una embestida contra los sectores más radicalizados de la izquierda chilena, en este caso concreto el MIR, cuya principal área de influencia obrero-estudiantil se encuentra en Concepción. El Ministro Pérez Zujovic ordenó una acción judicial basada en la Ley de Seguridad Interior del Estado, acusando al MIR de hacer la "apología de la violencia" y acumuló como elementos probatorios lo que el pintoresco intendente de Concepción describió como "un metro y medio de material subversivo" o sea las publicaciones, banderines y afiches ya mencionados. La "caza de brujas" se inició con mayor virulencia. Un Ministro en visita de la Corte de Apelaciones de Concepción dotó de órdenes amplias de investigación a la policía política, lo que permitió a ésta practicar cerca de un centenar de allanamientos en domicilios particulares (incluyendo la casa del rector de la Universidad, doctor Edgardo Enríquez) en el lapso de una semana y reiniciar una nueva serie de detenciones arbitrarias.

Sin embargo, los dirigentes del MIR lograron escabullirse en las propias barbas de la PP. El Secretario General de esa organización, Miguel Enríquez (25 años, médico), junto con otros dirigentes, consiguió burlar el cerco policial y llegar hasta Santiago junto con Luciano Cruz, expresidente de la FEC (24 años, estudiante de Medicina), acusado por el periodista Osses de ser uno de sus asaltantes.

HABLA LUCIANO CRUZ

PUNTO FINAL, como otros medios de difusión, fue invitado la semana pasada a una secreta conferencia de prensa que en algún lugar de Santiago ofrecieron Miguel Enríquez y Luciano Cruz. Este último desvirtuó las imputaciones que se le formulaban y al dar cuenta de sus pasos el día en que ocurrió el asalto al periodista Osses, dijo:

"El jueves 5 de junio, acompañado por un dirigente del Instituto Chileno-Cubano de Cultura de Concepción, viajé en automóvil a la ciudad de Chillán para tomar parte en un acto que había programado el Instituto Chileno-Cubano de esa ciudad. Sin embargo, debido a numerosos inconvenientes sólo pudimos partir de Concepción entre las 20.30 y las 21 horas de ese día. Llegamos a Chillán aproximadamente a las 12 de la noche y por esa razón no se pudo efectuar la charla que estaba programada en el Instituto Chileno-Cubano. Me dirigí entonces a la Escuela de Agronomía que la U. de Concepción mantiene en Chillán, donde me reuní con un grupo de compañeros del MIR. La reunión se prolongó hasta las 4 de la mañana, con lo que resulta evidente que físicamente yo no podía estar en Concepción a la hora del asalto al periodista. Esa noche dormí en el Hogar Universitario de la Escuela de Agronomía en la pieza Nº 12, y sólo al mediodía del viernes me impuse de lo que había ocurrido en Concepción. No le di gran importancia al asunto y hasta creí que podía tratarse de una broma de mal gusto con motivo de los Juegos Florales. Pero cuando a través de las informaciones radiales me di cuenta del sesgo que se quería dar a lo sucedido, inculpándome de un hecho para mi desconocido, me reuní a considerar la situación con los dirigentes del MIR local de Chillán. La noche del viernes tomamos medidas de vigilancia en previsión de un allanamiento de la Escuela de Agronomía y se decidió que momentáneamente yo me escondiera. Permanecí oculto en Chillán hasta el domingo. Era mi propósito presentarme ante el tribunal para aclarar mi situación personal, ya que dispongo de testigos y pruebas de que nada tengo que ver con lo que sucedió al señor Osses. Sin embargo, debido a la violenta represión policial contra el MIR y los estudiantes, la dirección nacional de mi partido me dio orden de permanecer oculto hasta que sea posible disponer de un mínimo de garantías para esclarecer este hecho sin la intervención arbitraria y vejatoria de la Policía Política".

Más adelante Luciano Cruz se refirió al diario "Noticias de la Tarde" que dirige Hernán Osses para señalar que el asalto al periodista pudo ser el resultado de una venganza, ya que ese vespertino explota la crónica roja. "Ese diario no sólo ataca al MIR, a la Universidad y a los estudiantes y profesores —puntualizó Cruz. Sobre el MIR ha tejido toda clase de intrigas sensacionalistas, como la de que tendríamos campos de entrenamiento guerrillero en Nahuelbuta, que un submarino soviético con tripulación cubana había llegado a visitarnos a la costa de Arauco, que habíamos instalado un campamento guerrillero en Chiguayante y hasta que nosotros habríamos colocado una bomba en el avión en que desapareció el Director General de Investigaciones, Emilio Oelckers. Al presidente de la FEC, compañero Nelson Gutiérrez, lo ha tratado de "delincuente habitual", y en contra de profesores de la Universidad ha dicho cosas parecidas o peores. Pero el negocio de ese diario es la explotación morbosa de asuntos de tipo sexual. Para vender más periódicos, el señor Osses ha hecho entrevistas soeces y groseras a homosexuales; publicó el caso de una niña violada por delincuentes; y presentó con caracteres espectaculares el caso de un pastor protestante que, según ese diario, habría sido sorprendido con una menor en un hotel de mala muerte. Todos los días ese vespertino hace uso de lo escandaloso para aumentar su tiraje de venta. Por eso también se puede suponer que lo ocurrido sea una venganza de las personas afectadas por las informaciones del periódico, aunque no descarto la idea de que pueda ser una maquinación ideada por la venal y corrompida Policía Política".

"En ningún caso Osses —prosiguió Luciano Cruz— tiene los elementos de juicio suficientes para probar sus afirmaciones contra nosotros y personalmente creo que jamás quedará esclarecida la absoluta verdad de lo que ocurrió y sus móviles, debido a las mil ramificaciones que tienen las campañas y escandalosas informaciones de ese periódico".

Luciano Cruz considera que la acusación del periodista Osses ha sido utilizada por el gobierno y la prensa reaccionaria para crear un "chivo expiatorio" por el alto nivel combativo de la masa estudiantil de Concepción. "Está muy claro —dijo Cruz— que en el instante que vive el país un hecho de esta naturaleza, o sea el castigo físico a un calumniador, no nos reporta ningún beneficio político desde el punto de vista de los intereses revolucionarios. Hay un ascenso visible de la lucha de las masas campesinas, obreras y estudiantiles, y esto al margen de las direcciones reformistas de la izquierda tradicional. Son cada vez más amplios los sectores del pueblo que comprenden la necesidad de una vía revolucionaria para abrirse camino hacia el poder, y en esa vanguardia se ubica el MIR. Por lo tanto resulta absurdo que nosotros cometiéramos un hecho que infiere daño a nuestro prestigio de movimiento revolucionario".

HABLA MIGUEL ENRÍQUEZ

Por su parte Miguel Enríquez, Secretario General del MIR, dijo a PUNTO FINAL en la misma conferencia de prensa:

"En lo que está ocurriendo, a partir del asalto al periodista Osses, hay que distinguir, en mi opinión, dos hechos principales: al violar la autonomía de la Universidad de Concepción se persigue generalizar la intervención de las universidades para aplastar los "focos de subversión", como las describen la reacción y el imperialismo. Asimismo cuando se reprime al MIR, se quiere generalizar la represión contra toda la izquierda chilena. Estos son los hechos importantes que están más allá del suceso policial en el que se vio envuelto el periodista Osses".

"En América latina se han librado grandes batallas estudiantiles en defensa de la autonomía y la reforma universitarias. En este momento en Chile estamos enfrentados a ese problema. El Ministerio de Policía que dirige Pérez Zujovic quiere intervenir las universidades para liquidar la rebeldía de los estudiantes. Está ocurriendo aquí lo mismo que en los países que sufrieron regímenes fascistas".

Miguel Enríquez añadió que "el gobierno ha elegido al MIR para iniciar una represión que después se extenderá a toda la izquierda si ésta no se da cuenta a tiempo de la maniobra y toma las medidas necesarias para enfrentar la ofensiva fascista".

El Secretario General del MIR dijo que lamentablemente no toda la izquierda chilena se ha dado cuenta de la magnitud de la amenaza. "Hay quienes han preferido —dijo— creer los infundios del Ministerio del Interior, del Grupo Móvil y de la Policía Política".

Miguel Enríquez destacó que en su opinión las características de esta nueva ola represiva han sido mejor captadas por sectores del Partido Socialista y en especial por la Federación Juvenil Socialista.

Respecto al Partido Comunista dijo:

"En el seno del PC la represión contra el MIR ha encontrado reacciones contradictorias. Una parte del equipo del diario "El Siglo", la mayoría de los estudiantes comunistas y los representantes del PC en la CUT han asumido una actitud correcta, entendiendo que no se trata solamente de la violación de la autonomía de una Universidad, sino que, lo más grave, se ha abierto una etapa de represión al pensamiento y a la acción revolucionarios. Sin embargo, el señor Orlando Millas, el mismo al que Fidel Castro se vio obligado a denunciar como un seudorrevolucionario, se ha dedicado a difamar al MIR, colocándose, como es natural para él, en una misma línea de fuego con el Ministro Pérez Zujovic y la Policía Política. Ha dicho de nosotros que somos "aventureros", "anticomunistas", "agentes de la CIA", etc. Pero nosotros consideramos que los militantes de base del Partido Comunista chileno no olvidarán la forma brutal en que el PC alemán fue reprimido por los nazis en base al pretexto montado por el nacionalsocialismo al incendiar el Reichstag. Los militantes comunistas chilenos tampoco olvidarán, creemos nosotros, la forma en que fueron reprimidos en Chile en la década del 40 por el gobierno radical de González Videla. Hoy nos toca a nosotros, los miristas, sufrir la represión policial. Los jóvenes y los obreros comunistas chilenos no aceptarán que un Millas los arrastre por la senda del Partido Comunista boliviano, o sea por el camino de la traición a los revolucionarios. Los comunistas no tolerarán, creo, un Mario Monje en Chile, papel que en nuestro medio pretende jugar el señor Millas. El MIR sabe de manera concreta que en las bases del PC podrá encontrar auténticos camaradas de lucha".

"La ofensiva de Pérez Zujovic contra el MIR —agregó Enríquez— se parece al cuento del ladrón detrás del juez. El nos acusa de impedir la libertad de expresión y es el mismo Ministro que encarcela periodistas, estudiantes, profesores, turistas, etc. Nos acusa de hacer la apología de la violencia y es él quien manda al Grupo Móvil a disparar contra los pobladores desarmados de Puerto Montt y a castigar brutalmente a los campesinos de Aconcagua y a los estudiantes de Santiago, Concepción y Valparaíso. Nos acusa de vejar a un periodista y él veja la autonomía universitaria y la dignidad de profesores y estudiantes. Nos acusa de "perturbar" la tranquilidad pública y es su policía la que flagela a los obreros de SABA y a los estudiantes que caen detenidos".

Miguel Enríquez rechazó las acusaciones de "aventurerismo" que en contra del MIR han sido formuladas por voceros del PC. "El MIR no tiene nada de aventurero, dijo. En primer lugar porque desde el punto de vista de" la práctica no ha incurrido en ninguna aventura. En segundo lugar, porque el MIR se propone participar en forma seria y responsable en el proceso revolucionario chileno y su creciente influencia entre obreros, campesinos y estudiantes está demostrando que sus planteamientos son escuchados por la masa. Por otra parte no hay que olvidar que la revolución es en sí una gran aventura y "aventureros" fueron Lenin, Mao Tse-tung, Fidel Castro y Che Guevara, entre otros que acometieron la apasionante aventura humana de hacer la revolución para liberar a los pueblos. Quienes nos acusan de "aventureros" son aquellos desesperados que se dan cuenta que tienen entre manos un poder político formal y cuyo lustre se lo dan los mullidos asientos del parlamento. Ellos saben que está creciendo en forma rápida en nuestro país una voluntad revolucionaria que ya no cree en los procesos electorales como medio de alcanzar el poder. Durante décadas los obreros y campesinos chilenos han elegido decenas de presidentes, centenares de diputados y senadores, sin que varíe la trágica realidad de nuestro país. Cada vez son menos los que tienen fe en elecciones efectuadas dentro del sistema burgués y regidas por las normas que impone la burguesía. La radicalización en los métodos de lucha de los estudiantes, campesinos y obreros es un hecho indesmentible. Esto llena de temor a los que quieren seguir engañando al pueblo para disfrutar de las granjerías que les otorgan las prácticas politiqueras. Ellos ven que una nueva vanguardia, auténticamente revolucionaria, va surgiendo desde el seno mismo del pueblo".

El MIR, que nació en las universidades, se ha extendido, según Miguel Enríquez, a capas obreras y campesinas y la mejor expresión de su fuerza es la provincia de Concepción, donde aseguró que su organización ha consolidado posiciones significativas en los medios laborales. "Nosotros no tratamos de ganar directivas de sindicatos —dijo— sino de formar cuadros aptos para la lucha revolucionaria. En estos momentos, cuando se nos persigue, nuestros cuadros obreros y campesinos han demostrado reciedumbre y disciplina".

"No podemos dejar de referirnos a la Policía Política —dijo— y a sus actividades represivas. Creemos que al muy lúcido y fino Hernán Romero, jefe de la PP, correspondería nombrarlo "doctor honoris causa" de las universidades chilenas. Ha demostrado en varias oportunidades su interés por las universidades, ya sea en el allanamiento del Canal 9 de Televisión, como en la violación de la autonomía de la Universidad de Concepción. El es un hábil flagelador de obreros y estudiantes, pero es un policía incompetente e ignorante. No ha sido capaz de detener a ningún militante del MIR, aunque hay que reconocer que no se ha desanimado por ello, contentándose con detener mujeres, jóvenes estudiantes y turistas extranjeros para inventar historias que justifiquen su salario. La Policía Política, cuyas flagelaciones condujeron al suicidio a Magaly Honorato en 1965, se ha ensañado con estudiantes y con obreros como los de SABA. El país desprecia y repudia a la Policía Política. No queremos alardear de estar en condiciones de responder golpe por golpe los que nos propine la policía. Pero sí debo manifestar, responsablemente, que haremos frente a la represión sin echar pie atrás. Es evidente, y así debe saberlo Pérez Zujovic, que si aquí cambian las reglas del juego no vamos a permanecer impasibles y apelaremos a métodos eficaces para contrarrestar la represión que se descargue contra nuestros militantes y nuestra organización".

MÁS ARBITRARIEDADES

Al cierre de esta edición, la Policía Política buscaba en todo el país a Miguel Enríquez y a Luciano Cruz, luego de difundirse las declaraciones reseñadas. Asimismo se habían efectuado numerosos allanamientos en distintas ciudades buscando a los dirigentes del MIR para someterlos a proceso, previo el habitual "hábil interrogatorio" de la PP. Además se seguían cometiendo atropellos con ciudadanos extranjeros como el estudiante brasileño de Sociología del Instituto Pedagógico de Santiago, Gerson Pires Santane, quien fue detenido en Antofagasta. Pires apenas habla español y había viajado a Antofagasta debido a la suspensión de clases en Santiago por la huelga de la APEUCH. Al tomar contacto con sus compañeros nortinos fue detenido, acusado de ser un peligroso "agente" internacional. El estudiante brasileño, que carece de militancia política, iba a ser expulsado y seguramente en su país caerá en manos de la policía de la dictadura de Costa e Sirva, debido al precedente de haber sido calificado en Chile de "agente extremista".

M. D.


DECLARACIÓN

En Asamblea General realizada el 12 del presente, el alumnado de la Escuela de Periodismo de la Universidad de Chile acordó:

1º— Denunciar el incremento de la escalada represiva del Gobierno, cuya ultima manifestación es la violación de la AUTONOMÍA UNIVERSITARIA en Concepción. El pretexto para justificar esta acción fue el atentado a un periodista, de dudosa calidad moral, perpetrado por un grupo de desalmados completamente ajenos al movimiento estudiantil. Con ello se pretendió acallar la movilización popular por la Reforma Universitaria, la Nacionalización del Cobre, el repudio a Rockefeller y otros acontecimientos que Indican el avance Incontenible de la unidad obrero-estudiantil.

2º— Declarar en permanente movilización al estudiantado de esta Escuela en defensa de la AUTONOMÍA UNIVERSITARIA y hacer frente a cualquier nueva manifestación de esta escalada fascista del Gobierno y del Imperialismo norteamericano.

3º— Repudiar la actitud asumida por la mayoría del Colegio de Periodistas y las desafortunadas declaraciones de su Presidente, Carlos Sepúlveda, quien mas que defender el derecho de los Periodistas a informar libre pero honestamente, asumió el liderazgo de los ataques que la reacción ha lanzado canallescamente contra la U. de Concepción, el movimiento estudiantil, y la Reforma Universitaria en su conjunto.

4º— Exigir la instrucción de un sumario contra las actividades seudoperiodísticas de Hernán Osses Santa María y la posterior cancelación de su registro profesional.

5º— Exigir al Colegio de Periodistas la defensa de la periodista alemana Gisela Groonewold, que ha sido secuestrada por la policía sin que existiera ningún cargo concreto en su contra.

6º— Rechazar la continua expulsión del país de estudiantes extranjeros por parte del Gobierno, lo que ha creado un ambiente de Inseguridad a quienes esperaron encontrar en Chile "El asilo contra la opresión..."

ASAMBLEA ESTUDIANTES PERIODISMO UNIVERSIDAD DE CHILE
(por unanimidad)


Entrevista

NACIONALIZACIÓN DEL COBRE, UN IMPERATIVO PATRIÓTICO

EL diputado socialista Héctor Olivares, elegido recientemente Presidente, de la Confederación de Trabajadores del Cobre, reafirmó en una entrevista concedida a "Punto Final" la decisión de esa organización de movilizar toda su influencia para lograr la nacionalización del cobre y obtener para Chile la explotación con sus técnicos y obreros de esa riqueza nacional. Las preguntas a que respondió Olivares son las siguientes:

¿Cuál es la posición de los trabajadores del cobre frente a la nacionalización?

—El IV Congreso Ordinario de la CTC, realizado del 22 al 26 de mayo recién pasado, ratificó una vez más la permanente posición de los trabajadores cupreros en el sentido de luchar por la nacionalización del cobre. En esta oportunidad se decidió, por la unanimidad de los congresales, arbitrar una serie de medidas que conduzcan a la inmediata nacionalización de esta vital riqueza como manera de avanzar en la independencia económica y recuperar para Chile la verdadera soberanía nacional. Respecto de la política de chilenización del cobre, fue ratificada la posición de la CTC de abierta y clara oposición a ella, confirmada ahora por los negativos resultados logrados para el país y en particular para el trabajador del cobre traducidos en inestabilidad de empleo y pérdidas de conquistas en el ámbito de la salud, educación y vivienda, etc.

¿Qué posibilidades existen de que los minerales de cobre chilenos se agoten dentro de cierto tiempo debido a su excesiva explotación?

—Esto de la posibilidad de que las minas se agoten dentro de cierto tiempo es una cuestión relativa.

Un tiempo largo para una persona, puede ser cortísimo para el país. Por otra parte, el mayor o menor agotamiento de esta riqueza dependerá de la racionalidad y de la intensidad con que se haga su explotación. A este respecto debemos tener presente que Chile es el país que tiene las mayores reservas, probablemente sea el primer productor, y ello justifica su pleno poder de decisión por su estratégica situación. Lo que sí es categórico es que la reserva cuprífera es perecible como toda riqueza minera. Lo prueba la explotación y agotamiento de Potrerillos y la explotación y virtual agotamiento del mineral de Fierro de El Tofo.

¿Qué posibilidades hay de concretar una nacionalización del cobre?

—Las posibilidades " para materializar la nacionalización son reales: las condiciones están maduras y son óptimas porque 1º) En el plano internacional el modelo cubano nos enseña que en una situación tremendamente más difícil que la nuestra, se puede nacionalizar una riqueza mucho más abundante que el cobre como es el azúcar; 2º) El caso vigente en el Perú por otra parte, nos indica un camino, aunque parcial en muchos aspectos, que conduce también a la independencia nacional; 3º) El fracaso de todas las políticas aplicadas sobre el cobre, incluyendo la chilenización, nos enseña que la nacionalización es el único camino definitivo. El cobre deberá pasar a manos del Estado y tal como funcionan ENAP, ENDESA, PAIPOTE, VENTANAS, la empresa del cobre controlará y decidirá en todas sus etapas —desde la explotación, producción, comercio, hasta llegar al consumidor final— sobre esta riqueza. Los trabajadores y sus organizaciones participarán y decidirán en todas las etapas conducentes a la cogestión de la empresa nacionalizada.

¿La CTC es partidaria del pago de indemnización por concepto de expropiación de estas riquezas?

—NO SOMOS PARTIDARIOS DE LA INDEMNIZACIÓN. Sabemos fehacientemente que las empresas imperialistas que explotan el cobre en Chile se han indemnizado miles de veces. Somos conscientes y realistas y sabemos que al nacionalizar el cobre ahora lo haremos en un marco institucional y jurídico no enteramente satisfactorio. Por ello, para no incurrir en errores tácticos, aceptamos la indemnización. Pero también creemos que ello es posible sin ningún sacrificio, pues desde el año inicial hasta concluir con los pagos, quedarán excedentes cuantiosos para el país.

En este caso, nos pronunciamos por un pago al contado del 10% del valor a indemnizar, el saldo se pagaría a 20 años con una tasa de interés del 5% anual.

Aunque las cifras que poseemos nos permiten ver con tranquilidad absoluta el problema del costo de la expropiación, al saber que hay sectores que quizá posean mayor poder de decisión que nosotros, que están interesados en abultar las cifras, creemos que debe pagarse como cuota máxima un 10% del valor de las exportaciones y en cobre.. En 1967 fueron 230 millones de dólares los que quedaron fuera de Chile. En anexo aparte se ve la forma de pago en valores.

¿Una vez hecha la nacionalización, podría esta industria ser trabajada sólo por técnicos chilenos?

—Nosotros los chilenos nos caracterizamos como exportadores de obreros, técnicos y profesionales. Hemos explorado, puesto en marcha y operado eficazmente el petróleo, incluyendo el proceso de refinación que como complejo técnico acusa niveles superiores a los del cobre. Con la siderurgia pasa otro tanto. Tenemos obreros y técnicos chilenos en la pequeña y mediana minería y casi todo el personal que opera en la Gran Minería del cobre es chileno. La Braden en 1964 decía que de 7.500 trabajadores de sus faenas en Chile, sólo 91 eran extranjeros y de 21 nacionalidades distintas, los que se ocupaban en gran medida en faenas administrativas. Son obreros y técnicos chilenos los que pusieron en marcha la Fundición de Paipote, la Fundición y Refinería de Ventanas. Nadie duda de sus éxitos en el plano comercial y técnico, y los propios ingenieros y técnicos europeos han mostrado su admiración por la eficiencia con que operan estas entidades estatales de Chile. Lo descrito, aunque en forma tan apretada, nos permite mirar con tranquilidad esta duda.

¿Qué medidas tomaría la CTC en caso de que USA sancione a Chile con un bloqueo económico?

—Estados Unidos es un país que consume 1 millón y medio de toneladas de cobre por año. Su producción no llega al millón 100 mil toneladas, es un país deficitario. Más del 90% del cobre chileno tiene como destino final el mercado europeo occidental. El mundo es deficitario de cobre y no puede por ello prescindir de cerca de 700 mil toneladas del cobre chileno (13% de la producción mundial). Sería para Europa un verdadero harakiri el aceptar esta imposición de Estados Unidos. Europa buscaría su cobre en África y dejaría sin cubrir los déficit de Estados Unidos, creándose un problema sin solución. Los agoreros que decían que los plásticos y el aluminio sustituirían el cobre, si este llegaba a 35 centavos la libra ¿dónde están? El cobre subió a 70 centavos y de aumentar el déficit por no comprar a Chile llegaría a 1 dólar la libra ¿A quién le conviene el bloqueo? Europa Occidental podrá estar de acuerdo con Estados Unidos en muchas cosas pero hacerse el harakiri, no.

Chile con cobre refinado y manufacturado no sólo tendrá el mercado europeo, el asiático y africano sino que el de América latina que es fabuloso a corto plazo. El desperdiciar esta oportunidad histórica es no considerarse como chileno, ni menos considerarse a sí mismo.

¿Por qué estima Ud. que fracasó la chilenización?

—La chilenización fracasó:

1) porque el control y decisión de la riqueza cuprífera está en Estados Unidos y no en Chile;

2) porque se bajó la tasa de tributación sin esperar que subiese la producción;

3) porque hacerse socio del imperialismo equivale a hacer socios al "tiburón y a la sardina".

Siempre las condiciones y la acción las decide el tiburón, y

4) ni siquiera la producción ha aumentado, ella es menor ahora que en 1964.

¿Qué medidas pondrá en práctica la CTC para presionar al Gobierno con el fin de que se vea obligado a nacionalizar el cobre?

—Habiendo ratificado nuestro congreso la idea de la inmediata nacionalización del cobre, deberemos arbitrar todas las medidas para que esta aspiración no constituya nuevamente sólo una actitud declarativa. De allí que:

1) Se deberán utilizar todos los medios de persuasión para crear conciencia en las bases cupreras y opinión pública en general;

2) Se deberá constituir el Consejo Directivo Nacional junto a sus cuadros técnicos en una comisión permanente para impulsar estas medidas;

3) Se deberá oponer la CTC a toda idea de legislar en política cuprera, que difiera de la nacionalización; para ello buscará el apoyo de los partidos populares y movimientos revolucionarios y todas las organizaciones obreras;

4) Los compañeros de la CTC y sus bases deberán, en caso de que la actitud de los partidos políticos en que militan sea diferente a lo planteado, renunciar a dichas instituciones denunciando el hecho; única forma de ser consecuentes con una actitud clasista.


Señor Director:

En la revista Nº 80, de 3 de junio, página 4, aparecen expresiones del suscrito relacionadas con el problema de la nacionalización del cobre chileno. Allí, el periodista señor Héctor Suárez cita expresiones del ciudadano francés Jacques Helle, quien escribía el 2 de mayo de este año en la "Tribune des Nations"... "La Chilenización del Cobre se ha transformado definitivamente en la "americanización" del cobre. El Estado chileno otorgó 489 millones de dólares para controlar, eficazmente, sólo el 1.5 por ciento del cobre exportable. Los beneficios de las compañías, en divisas y sin volver a invertir en Chile, han sido estimados en más de 4.400 millones de dólares, sobre un total de 20 años, considerando el curso promedio de 29 centavos por libra de cobre. Con el curso de 35 centavos, estos beneficios alcanzarán a más de 5.400 millones de dólares en el mismo plazo. En estas condiciones, sería improcedente hablar de una verdadera independencia económica".

Las cifras son reales y efectivas. Pero no corresponden al ciudadano citado sino que a Mario Vera Valenzuela y han aparecido en numerosas oportunidades en la prensa local y, por primera vez, en el libro "La Encrucijada del Cobre" (Autores, Elmo Catalán - Mario Vera), cuya edición en Chile consta de 15 mil ejemplares con circulación en el exterior y además cuenta con una edición materializada en la República Socialista de Cuba. Al efecto recomiendo leer las páginas 65, 66 y 67 de la "Encrucijada"; allí se verán los siguientes párrafos y cifras ..."Norteamericanización del Estado chileno", título del capítulo; más adelante se lee, "Los consorcios Kennecott, Anaconda y Cerro Corporation retirarán del país en los próximos 20 años 4.406 millones de dólares sólo por operaciones corrientes. Esta cifra aumenta a 5.422 millones de dólares si la libra de cobre se vende a 35 centavos de dólar en vez de 29 centavos de dólar", en lineas posteriores se lee: ..."En síntesis, el costo de la asociación significará para el país la suma de 489 millones 300 mil dólares".

El mérito que debe atribuirse al ciudadano francés es sólo la traducción del español al francés y la consecuente difusión de los resultados de la actuación imperialista en Chile. El que él no haya citado la fuente utilizada, constituyó para mí una actitud no usual e indigna del mencionado traductor, quien de paso sorprendió a PF, una de nuestras mejores tribunas.

Agradecería, señor Director, dar la difusión que corresponda a tan necesaria aclaración.

Lo saluda atentamente,

MARIO VERA VALENZUELA


Personajes

LAS PEGAS EN DÓLARES

EL ex diputado democristiano Bosco Parra Alderete perdió su candidatura a senador por Tarapacá y Antofagasta. Pero no tardó en encontrar otro empleo. Ahora trabaja en ICIRA (Instituto de Capacitación e Investigación sobre Reforma Agraria).

El ex parlamentario pertenece al sector "tercerista" que permaneció dentro del PDC cuando se produjo el éxodo de los rebeldes que pasaron a constituir el MAPU. También es "tercerista" (aunque más oficialista que el mismísimo Frei) el vicepresidente de la Corporación de Reforma Agraria (CORA). Rafael Moreno. A través de Moreno, el abogado y exparlamentario pudo obtener el empleo en ICIRA que tiene una renta mensual de mil dólares.

El Banco Interamericano de Desarrollo (BID), que preside el chileno Felipe Herrera Lane, frustrado candidato presidencial, extendió el respectivo contrato por 24 mil dólares, correspondientes a 24 meses, o sea, dos años de labor en ICIRA.

El anuncio del contrato señala:

"Banco Interamericano de Desarrollo, Washington DC. 20577. 23 de abril de 1969.

Señores Instituto de Capacitación e Investigación en Reforma Agraria, Arturo Claro 146, Casilla 1949, Santiago Chile. Referido a: préstamo BID 155/SF-CH. Designación de don Bosco Parra Alderete. Muy señores nuestros: Por la presente acusarnos recibo de su atenta comunicación del 10 del presente, mediante la cual tuvieron a bien remitirnos los antecedentes relacionados con la posible contratación del señor don Bosco Parra Alderete, como experto auxiliar de ICIRA por un período de 24 meses y por un monto total de US$ 24.000—

Al respecto, cúmplenos manifestarles que dichos antecedentes se encuentran en estudio, al cabo del cual nos comunicaremos con ustedes.

Sin otro particular, hacemos propicia esta ocasión para saludarles muy atentamente".

La firma del documento corresponde a Luis Troncoso, Oficial Área VII, Administración de Préstamos.

El anuncio de contrato que transcribimos llegó a hacerse efectivo y ahora Bosco Parra trabaja en ICIRA con un régimen de media jornada diaria.

Felicitaciones.


PUNTILLAZOS

LA CARADURA DE "EL MERCURIO"

POR arte de birlibirloque el gerente de "El Mercurio" consiguió transformar un automóvil Ford Falcon, modelo 1965, en un furgón con lo cual se ahorró una contundente suma en el pago de la respectiva patente municipal. Como es lógico, esa gracia no la hace cualquiera. Pero los altos funcionarios de "El Mercurio" sí pueden, porque ellos tienen vara alta en el gobierno democristiano y en sus dependencias municipales.

El automóvil que sufrió tan radical transformación gracias a la influencia de Fernando Léniz Cerda, gerente de "El Mercurio", fue embarcado en Nueva York el 3 de septiembre de 1965, en el vapor chileno "Copiapó", según manifiesto Nº 971. Llegó a la Aduana de Valparaíso destinado a la funcionaria de CEPAL, Mary Mónica Barnett, y fue internado con la Póliza de Importación número 318120 del 25 de octubre de 1965.

Como doña Mary Mónica Barnett es funcionarla de CEPAL, el automóvil Ford Falcon fue liberado de derechos, de acuerdo al decreto Nº 07898 del Ministerio de Relaciones Exteriores.

Según la Póliza ya indicada, se trata de "un vehículo sobre ruedas, para pasajeros, con sus accesorios ... marca E-13-JH, Ford Falcon, 6 cilindros, De Lux Club Wagón 89 D, serial 710501, modelo 1965".

La internación estuvo a cargo del despachador Carlos Arata Aguirre, agente general de Aduana. El comprobador de la Aduana de Valparaíso fue Olivio Vega V.

El valor del lujoso automóvil fue de US$ 3.910,70, calculados en 1965 a Eº 3,422 por dólar, todo lo cual hizo un valor de Eº 13.382,42 ¡una baratura!

De algún modo la funcionaría de CEPAL decidió más adelante vender su automóvil Ford Falcon. Para los autos de lujo que venden diplomáticos o funcionarios de los organismos de Naciones Unidas, sobran interesados. El auto de doña Mary Mónica Barnett, en este caso, llamó la atención del gerente de "El Mercurio", Fernando Léniz Cerda, que lo adquirió. Se ignora el monto de la operación, al menos PF no la sabe.

Lo que sí consta en documentos auténticos es que el 29 de febrero de 1968 el "automóvil" en poder de Léniz Cerda se convirtió en un modesto "furgón".

Así se puede leer en la solicitud de empadronamiento Nº 28349 del Departamento del Tránsito de la Municipalidad de Santiago, de la fecha arriba indicada. Bajo la leyenda "Declaro bajo juramento que este vehículo es de mi propiedad y que los datos que indico son exactos", está la firma del gerente de "El Mercurio", Fernando Léniz Cerda, carnet de identidad Nº 2155979 de Santiago, domiciliado en Compañía 1214.

La solicitud de empadronamiento define como "furgón" la clase del vehículo. El número del motor: E-13-JH 710501, Ford, dos asientos, modelo 1965, 6 cilindros, color azul, patente MD-79.

El documento advierte que: "En virtud de lo dispuesto en los artículos 210 y 473 del Código Penal, todo antecedente o datos de este formulario que no estén de acuerdo con la verdad, será sancionado en las penas señaladas en los artículos ya indicados".

Sin embargo, Léniz Cerda se echó al bolsillo la advertencia, porque "El Mercurio" recomienda cumplir la ley a sus lectores, pero la ley no se ha hecho para tan poderoso consorcio publicitario. De modo que el gerente de "El Mercurio" pagó sólo 136,70 escudos por el empadronamiento de un vehículo que llegó al país como automóvil y que difícilmente pudo convertirse en furgón. Se ahorró así varios millones de pesos que le habría correspondido pagar si declaraba el vehículo como lo que era, un automóvil Ford Falcon De Lux Club Wagón.

El padrón está registrado en la letra A, inscripción Nº 27770, de la Municipalidad de Santiago.

Cualquier propietario de auto sabe lo que cuestan las patentes municipales, particularmente el empadronamiento inicial, y se dará cuenta —entonces— de lo que logró ahorrar el gerente de "El Mercurio".

Como se sabe, hace poco estalló un escándalo en el Departamento del Tránsito de la Municipalidad de Santiago, cuando se descubrió que un funcionario de "El Mercurio", Carlos Sagredo, encargado de misiones confidenciales de la empresa, había logrado en connivencia con funcionarios municipales obtener patentes para vehículos (camiones, camionetas y autos) a precios "amistosos". Sagredo, al parecer, había montado su propio negocio con funcionarios municipales y las patentes para los vehículos de "El Mercurio" y de otras empresas del Clan Edwards le resultaban casi regaladas. La diferencia la partía con los funcionarios municipales implicados. De estos últimos, los verdaderos responsables lograron huir del país y a la cárcel sólo cayeron personas de insignificante participación.

"El Mercurio" logró acallar el escándalo, pero a la vez tuvo que tragarse el abuso de confianza de Sagredo, que le costó más de doscientos millones de pesos, porque los más altos jerarcas de la empresa también lograron, gracias a la habilidad de Sagredo, sacar patentes baratas para sus vehículos personales, como es el caso que reseñamos en esta página. Atemorizado Léniz Cerda, según parece, se deshizo de su elegante "furgón". Le quemaba las manos.

F.


Tribuna

LA "INDEPENDENCIA" DEL PODER JUDICIAL

III.— Escalafón judicial. Designación de los Jueces. Inamovilidad. Ejercicio de la Jurisdicción e independencia. Apertura del año judicial.

SE nos pregunta acerca del escalafón Judicial y designación de los Jueces.

Procurando ser escuetos en esta materia debemos decir que, como es tradicional en el orden jurídico existente, a mas de los auxiliares de la Justicia (notarios, conservadores, archiveros y receptores) hay tres plantas o categorías de funcionarios: primaria, con ministros. Jueces y secretarios y relatores; secundaria, con el personal llamado subalterno (oficiales y actuarios) y la que corresponde al escalafón Judicial del trabajo, dividida a su vez, en secciones.

Cabe advertir que en lo que atañe a sueldos y categorías, los funcionarios de estos servicios especializados del Trabajo, que tienen hoy día a su cargo los Juicios verdaderamente importantes que se ventilan entre partes, tienen un tratamiento que es muestra bastante del "descriterio" imperante en el asunto. Los ministros de las Cortes del Trabajo, los Jueces y demás funcionarios están ubicados en un grado inmediatamente inferior a sus similares de los Tribunales Ordinarios. Amén de que los ministros de las Cortes del Trabajo están impedidos de alcanzar, por esto mismo, a ser ministros de la Corte Suprema, pese a que este último tribunal —abrogándose facultades, según lo veremos cuando se estudie en particular esa Corte— conoce y resuelve sobre asuntos del Trabajo, con el criterio "romanista" clásico conocido y sin que siquiera uno de sus miembros sea "docto" en la especialización correspondiente.

En cuanto al ingreso a la carrera netamente profesional, debe tenerse presente el hecho tan conocido de que, a diferencia de lo que sucede en otros países, Inglaterra, por ejemplo, donde los "barristers" más destacados coronan su exitosa profesión ingresando a la "magistratura", a la que aportan una nutrida experiencia y conocimientos humanos, en nuestro medio pueden hacerlo y lo hacen generalmente, aquellos que convencidos —por la fuerza de las cosas— de sus limitaciones profesionales (o físicas) concluyen que nada tienen que hacer en el ejercicio liberal de la abogacía ni en la política.

Llegados a la carrera judicial, aunque sin muchos y promisorios horizontes económicos, comienza para ellos una vida funcionaria que, en la realidad, es muelle y que les depara, de una manera o de otra, la posibilidad de intervenir en las relaciones ordinarias de la vida ciudadana, Incluso en la de las personas "importantes", según el decir. El funcionario comienza de este modo a recibir halagos más o menos interesados y algunos artificiosos honores que, para cada categoría, van asignando la ley y la costumbre.

Para el abogado corriente que fue, a veces, compañero de banca estudiantil con el nuevo juez o secretario —o que lo conoció en la "trinchera judicial"— es materia de curiosa observación el cambio, la transformación que suele operarse en el compañero y amigo de otros tiempos. Aun alguno de éstos, en los que debiera suponerse que saben a ciencia cierta que los nombramientos y las funciones no suplen a la madre naturaleza, ni dan lo que ésta mezquinó, aflora un atildamiento y cierta afectada vanidad que —cuando se hace ostensible— da que pensar.

Porque es lógico que el desempeño del cargo —por la naturaleza de lo que es la función judicial— le reporta a los tribunales la concurrencia hasta ellos de personas que demandan el respeto de su honor personal y social; cosa que no es posible que otorgue, sin discriminar, "un engreído".

De ahí, de esa discriminación, es de la que surge, precisamente, el temor de los humildes, el deseo de permanecer retirados de los tribunales de justicia. Es el sentimiento del individuo común de nuestro pueblo. Sabe, presiente, que su esmirriada situación económica trae consigo en su perjuicio, una fuerte presunción de culpabilidad y, cuando menos, la idea de que su punto de vista carece de toda acción, de derecho y de amparo.

Hay, existe —desenvuelve su vida ahora en un país socialista— un abogado que siendo chileno, se hastió de seguir ejerciendo su cátedra en la Escuela de Leyes, y su profesión ante los tribunales locales.

En cambio, el profesor Novoa ha expuesto en conferencias, el impacto que le produjo la administración de Justicia cubana. El buen criterio y la expedición de quienes aplican la norma; asimismo el sentido de responsabilidad de quienes son Juzgados y de los litigantes.

Muestra esto la reacción educativa del pueblo cubano que ha logrado el gobierno de Fidel, la influencia emocional colectiva que despiertan las instituciones estatales cuando se advierte que están al servicio de todos los ciudadanos por igual. Especialmente cuando producen la certeza, en lo que interesa a la materia, que sus jueces son seres humanos, modestos, cuya exclusiva preocupación es el bienestar colectivo.

Conviene insistir en este párrafo que el principal rasgo positivo del hombre consigo mismo, debe ser la modestia. Aquella que le permita conocer que los méritos personales nada importan frente al éxito de la colectividad.

La modestia es la ausencia de la afectación, la sencillez y la naturalidad en las relaciones humanas. Está ligada estrechamente a la autocrítica, a la valoración sensata del propio trabajo y de la propia conducta. Junto a ella debe estar situado el sentimiento de la dignidad, del autorrespeto, del honor, que impide al hombre humillar a nadie ni humillarse ante otros, conduciéndolo a protestar de la altanería, arrogancia y soberbia de éstos.

Sólo los seres socialmente negativos y "autosuficientes" merecen el desprecio que parece inspirarles "el encuentro cordial" con aquellos que no están o consideran en su misma jerarquía o se desempeñan en labores diferentes de una misma profesión.

LOS ASCENSOS.— Los ascensos dentro de la denominada carrera judicial, vigente, corren en la cuenta principal de la influencia, simpatía, docilidad y hasta de la religiosidad de los funcionarios. Lo que decide, en definitiva es el poder "estar en gracia" con los "Supremos", o con alguno de ellos que tenga don de mando. Son los que gobiernan "el buque judicial" con la liberalidad que sabían hacerlo los viejos piratas de alta mar.

De esta suerte, las cualidades de independencia, modestia, capacidad para el trabajo pasan a segundo o tercer plano. Pueden ser, amén, postergatorias. Cualquier error que se crea advertir en sus labores, será debidamente destacado; y así pueden pasar más de veinte años, sin llegar a ser ministro de corte, que es el tope que busca la mayoría, según se nos expresa.

A los escogidos cualquier tiempo les basta. (Sabroso resulta recordar la buena fortuna de un funcionario jubilado del Registro Civil, miembro del Opus Dei, que se ubicó en la categoría de ministro de Corte, a los cuatro años de ingresado al Servicio, como Relator. Mejor fue la de otro, pariente cercano de un alto dignatario de la Iglesia, Jubilado del Servicio en 1932, y que fue nombrado ministro al año de reintegrarse a él. Ambos perciben las dos rentas: Jubilación y sueldo actual). (En cambio, un relator de la Corte acaba de jubilar, por asistirle la certeza que no llegaría a ser considerado).

El Ejecutivo interviene en la designación, eligiendo entre las personas nominadas en ternas o quinas, en su caso. A los representantes más directos de la soberanía —que es el concepto imperante— esto es, al Parlamento, no le cabe ningún papel.

Llega a tanto la falta de "democracia" en el Servicio, que al personero máximo de éste, su representante, lo eligen o designan, con exclusividad, sus propios compañeros. Son 13 en total.

Huelga decir que con esta organización, suprajerarquizada, en la que el destino de los funcionarios está entregado a la omnímoda voluntad del superior, el criterio independiente, el espíritu creador e incluso la misma fraternidad desaparecen para dar origen al interés por servir el pensamiento clasista, modalidad e, incluso, los sentimientos religiosos y preferencias de los jefes.

Ejercemos la profesión por años dilatados y conocemos miles de casos demostrativos de lo que se afirma. En ruedas de abogados, en las que cada uno aporta lo suyo, he logrado saber de muchos más.

Como cita, de reciente actualidad, diremos que corrió de boca en boca, a raíz de una de las sesiones en que la Corte debía conocer de la excarcelación de los obreros de la fábrica SABA, que uno de los Ministros que debía integrar la Sala, pidió ser reemplazado por un abogado integrante por temer que, si la libertad se concedía —que era lo que le indicaba su conciencia—, su ascenso en perspectiva podía peligrar.

Asimismo se prestó a jugosos comentarios —y hasta apuestas entre leguleyos— la suerte que correrían dos designaciones importantes en lo económico que debieron hacer dos jueces de esta localidad: la de un notario suplente (que ocasionó después curiosas artimañas destinadas a demorar la asunción al cargo del titular) y la de partidor de la herencia de un magnate del fierro. En ambas ocasiones los hilos de la petición influyente e impositiva estaban en manos de altos dignatarios de la Justicia.

Es tal vez ésta, la expuesta, la razón por la cual la Corte Suprema, desentendiéndose de su deber primario de velar por la tranquilidad y buena marcha del servicio, no ha realizado jamás la gestión pertinente que haga aplicable a los funcionarios de los tribunales ordinarios el sistema que regula los nombramientos y ascensos de los jueces y funcionarios del Servicio Judicial del Trabajo. Se trata de un sistema probado, que se desenvuelve de modo lógico y que asegura a cada cual el ascenso oportuno, al producirse la vacante que le corresponde.

El interés por mantener esa preeminencia sobre el destino de los funcionarios inferiores ha hecho olvidar a quienes les cabe la responsabilidad señalada, sus propias peregrinaciones —comprometedoras y humillantes— que han debido Iniciar para alcanzar el patrocinio de los políticos influyentes, cuando les llegó el turno. El ejercicio profesional me condujo a la oficina de un destacado colega y pariente cercano del Presidente de la República de esa época. Ahí, en el pasillo, presencié el agradecimiento tembloroso de un funcionario judicial que había ejercitado con éxito el derecho indudable que tenía de lograr un ascenso, tal vez varias veces postergado.

Parece venir al asunto el recuerdo de los abrazos efusivos que, saliendo de toda normalidad, le fueron obsequiados al hijo de un ex precandidato (con mucha opción entonces) a la Presidencia de la República, quien juraba en esa ocasión como abogado, en audiencia especial. A raíz de esta noticia —que se dio por una de las radios locales— se cuenta que el padre de otro colega recién egresado, dirigiéndose a éste le dijo: "Recuerda bien lo que oyes, y cuando te corresponda como contrincante ese jovencito, transige, hijo, transige".

Es bueno agregar que el homenaje que rindió la Corte, públicamente, a un abogado de indudable prestigio, pero que ejerce la profesión y es hermano de un candidato a la Presidencia de la República, por sus cincuenta años de abogado, nunca le fue ofrecido a don Leopoldo Urrutia.

Los Jueces son legalmente inamovibles. Esto es relativo.

Para la voluntad jerárquica suprema, la valoración del comportamiento está sujeta a su real apreciación.

De esta suerte, el mismo acto o conducta pueden ser calificados con distinto efecto, según sea, de acuerdo a lo ya descrito, el funcionario que ejecute el acto u observe la conducta.

Fue noticia general la que produjo la separación del Servicio de un Juez meritorio contra el cual prevaleció un informe verbal de "participar políticamente en un partido progresista" —hecho no probado— pese a que se reconoció, en su favor, que se trataba de una persona honesta y de especial preparación para el cargo. En cambio nada sucedió a los numerosos funcionarios que hicieron gala de su cooperación en favor de la actividad y progreso de las candidaturas oficialistas, participando hasta en sus marchas.

Otros funcionarios fueron castigados por no solucionar sus problemas económicos. Sin embargo, alguno, altamente colocado, puede ser un moroso contumaz, al extremo de que su banco —instituciones que tanto cuidan de las relaciones importantes— le cierre la cuenta.

La verdad es que para ser realmente inamovible, los jueces deben llegar a "Supremos".

Estos pueden permanecer en sus cargos en todo evento y aun por un tiempo que supere en ellos a la edad de "la razón". Funcionarios hay que han permanecido —y otros que permanecen— habiendo cumplido más de cincuenta años, medio siglo, en sus cargos. Es más extrañable esta conducta, cuando un "propio acuerdo" del tribunal llevó al Ejecutivo a proponer en la Reforma Constitucional en trámite, la edad tope de 70 años para ejercer las labores pertinentes. Hay consenso de que mientras esas disposiciones no se dicten nadie hará caso a tan "higiénica" recomendación.

Los jueces ejercen sus jurisdicciones apartados de todos, sin ninguna muestra de auténtica solidaridad, según se me ha explicado: listos para saltar unos contra otros, en la lucha por los ascensos. Igual pasa con los funcionarios subalternos. Una que otra rebeldía, aislada, cuando los sueldos no alcanzan. Los abogados, sus colegas, ni mirarlos.

Curiosa sociedad de hombres cultos que trabajan en un mismo esfuerzo, poseen igual título y les asisten las mismas e idénticas necesidades. Y no se conocen ni parecen estimarse. Reúnense una vez en el año, cuando la Suprema, en un acto de gentil camaradería los invita a escuchar "el discurso" de apertura del año judicial. Discurso que pone la nota máxima de la vaguedad e inoperancia con que ha sido conducida la institución.

Ese discurso, en el cual se pretende poner todos los acentos y las expectativas no constituye otra cosa que lo que es en substancia una mera palabra sin mejor destino. Le son extraños a él los hechos positivos de la ciencia humana-jurídica moderna y, salvo rancios materiales extranjeros, nada acusa que diga relación con el cambio que se ha operado en la dirección del Derecho, en la ruta de la flexibilidad.

No hay duda que la presión social ha encauzado el ordenamiento jurídico hacia la funcionalidad, de tal modo que esta clase de aparatos judiciales que se ejecutan todos los años con motivo de la apertura de los oficios judiciales, tienen la apariencia de una ópera trágica y la inspiración de un cuento de hadas mustias.

José Ortega, al juzgar el candor y desconocimiento que muestran algunos individuos ante el avance del mundo y de las relaciones humanas, decía más o menos esto: "Como en los teatros, la humanidad apaga la luz al tiempo de cambiarse el decorado y la escena. Parece que los hombres se volvieran previamente tontos cuando debe transformarse la sociedad en que viven".

EFRAIN (abogado)


Exclusivo

EMBAJADA NORTEAMERICANA ADIESTRA AL GRUPO MÓVIL

LA Misión Económica de los Estados Unidos —que funciona en la embajada norteamericana— reparte a los oficiales de policía chilenos variados folletos que enseñan modernas prácticas de represión. Quizá sea esta la única "ayuda" —aparte del adiestramiento técnico, armas, equipos, bombas, etc.— que hace llegar a Chile la Agencia para el Desarrollo Internacional (AID) a través de su Centro Regional de Ayuda Técnica que funciona en México. Los folletos están impresos en ese país y se han hecho, varias ediciones en español que comenzaron en 1962 en la División de Seguridad Pública de la Misión Económica de los Estados Unidos en Ecuador. En Chile esos folletos se reparten a Carabineros con un timbre en que se lee: "Obsequio de la Misión Económica de los Estados Unidos en Chile".

Uno de los folletos —de 48 páginas, lujosamente editado— se titula "Disturbios Civiles", y es fácil apreciar que muchos de sus consejos los ha puesto en práctica el Grupo Móvil en sus agresiones a desfiles obrero-estudiantiles.

Está redactado en el habitual estilo político norteamericano, entre ingenuo y cínico. Un disturbio civil se puede producir, señala el folleto, "cuando hay desempleo en gran escala, la gente se vuelve amargada, resentida y muchas veces desesperada por carecer de las cosas más esenciales para la vida". Más adelante describe cómo los jefes policiales pueden lograr información oportuna sobre posibles brotes de protesta callejera. Esa información —como es lógico— "se obtiene de individuos u otras fuentes a disposición del jefe"; se evalúa, clasifica y se elabora un plan de penetración policial para captar los "índices de agitación". El folleto señala que algunos de esos índices son los "intentos de civiles de juntar armas, que pueden ser indicados por un aumento de su venta en casas de empeño y otros vendedores de armas". Se recomienda, además, elaborar un informe que contenga toda clase de datos sobre los "cabecillas" y "personalidades importantes" ligadas al "movimiento subversivo". También contempla la posibilidad que algunos sectores de tropa u oficiales tengan simpatía con el movimiento revolucionario. El jefe debe por lo tanto tener correcta información sobre el pensamiento político de sus hombres y no enviarlos a combatir un disturbio civil si profesan posiciones progresistas.

Más adelante plantea el tipo de armas que debe usar la policía para combatir los disturbios. Recomienda: "granadas de mano químicas y municiones para armas cortas son esenciales, y el abastecimiento básico de ellos tiene que ser determinado por adelantado. Como armas auxiliares se pueden usar escopetas policiales calibre 12 mm." (también las proporciona la AID con generosos créditos).

El decálogo del policía, según el folleto de la Misión Económica de la embajada norteamericana, especifica la acción inicial contra un tumulto. "A) Se considera que un grupo de personas sólo es un gentío hasta que ofrece resistencia a las tropas. Normalmente, el primer paso en la dispersión de un tumulto es presentar un despliegue de fuerza policial. Para conseguir efectos sicológicos, se hace ver a la muchedumbre que hay comandante, que éste tiene un plan, que está dispuesto a actuar vigorosamente, y que tiene disponible y se propone usar toda la fuerza necesaria. El jefe, o en su ausencia el comandante de las tropas en el lugar, ordena a la multitud dispersarse en nombre del Presidente de la República, e ir en paz a sus hogares. Cuando haya un altoparlante disponible, puede usarse".

"B) Se da tiempo razonable a la gente para cumplir la orden de dispersión antes de tomar nuevas medidas. Una vez que se ha dispersado la muchedumbre, no se le permite reorganizarse. Se organizan patrullas para evitarlo. Los miembros más agresivos del tumulto pueden tratar de crear una distracción de la atención de la tropa, por ejemplo, incendiando edificios o vehículos en la vecindad del foco del disturbio; por eso se debe estar preparado con tiempo para tales eventualidades. Se detiene a los individuos que se destacan como líderes o que tratan de incitar al tumulto a acciones ilegales. Al efectuar estas detenciones, se tiene cuidado de no incitar al tumulto a mayores violencias. C) El comandante o jefe está dispuesto a poner en práctica su orden de dispersión si el tumulto no se dispersa en tiempo razonable. Para alentar a gente que puede estar dispuesta a dispersarse, pero que teme ser denunciada por los líderes del tumulto o que terne represalias de la masa, se puede envolver a la multitud en una nube de humo químico. D) No se pronuncian arengas ni se usa la intimidación o bluff y, sobre todo, no se amenaza ni se desafía a la multitud. E) Generalmente se ataca al tumulto llevándolo en la dirección a la cual el jefe lo quiere llevar. Es de importancia capital que existan claras posibilidades de escape para la multitud".

Añade este "decálogo" la forma en que la policía va empujando a la multitud, hostigando con gases y agua a presión, y luego: "D Las bayonetas son efectivas cuando se usan contra agitadores que tienen posibilidades de retirada. No se ataca con bayonetas a los componentes de un tumulto tan sólo para forzar una dispersión más rápida. J) Cuando hay necesidad de usar armas de fuego pequeñas, se instruye a la tropa a apuntar bajo. En ninguna circunstancia debe haber tiroteo indiscriminado hacia un grupo desde el cual ha disparado un manifestante. No se usan cartuchos de fogueo contra el tumulto, ni se deben hacer descargas sobre las cabezas de los manifestantes. K) Se coloca en posición de ventaja a buenos tiradores. Deberá equipárseles con radio u otros medios de comunicación para poder enviar informes y recibir órdenes del jefe. Cuando se colocan policías en las azoteas y otros puntos estratégicos, especialmente para fines de observación, se les deberá dar adecuada protección. L) Si hay disparos de tiradores aislados dentro del tumulto, los tiradores de las fuerzas del orden localizan su origen y contestan el fuego. También se pueden asignar tiradores para disparar a lugares desde los que viene el fuego, o desde los que se han tirado proyectiles peligrosos. M) Las armas auxiliares de infantería sólo se usan cuando la acción de un tumulto se vuelve conflicto armado. Cuando sea necesario se emplean unidades de ametralladoras como apoyo; si entran en acción se les protege con unidades con rifles. Los morteros, rifles especiales, bazookas y otras armas similares se mantienen en la reserva móvil hasta que aparezca la necesidad de su uso".

El folleto policial de la AID especifica dos principios claros para "dispersar amotinados". Son: a) A la fuerza hay que oponerle mayor fuerza, y b) Se deben evitar daños y derramamientos de sangre innecesarios". Al menos este último precepto no fue observado por Carabineros en la masacre de Puerto Montt, del 9 de marzo.

En 24 puntos el folleto de la AID señala las precauciones que deben tenerse en la labor policial: "1.— No se haga el vivo. No haga una escena. No abuse de su autoridad. 2.— No sea sarcástico. El sarcasmo demuestra falta de confianza en la propia habilidad para realizar una misión. 3.— No discuta, no amenace, no use interjecciones. 4.— Para efectuar un arresto no emplee una fuerza mayor de la necesaria. 5.— No desenfunde su arma si no la va a utilizar. 6.— No permita que sus prisioneros se separen. 7.— No asegure nunca a su prisionero en ningún objeto fijo. 8.— No use la macana policial para aplicar golpes directos sobre la cabeza. 9.— No olvide realizar una revisión preliminar de la persona sospechosa en el lugar del arresto. 10.— No vacile en utilizar el cinturón del individuo para limitar el movimiento de los brazos del prisionero cuando esté sin esposas en la posición delantera. 11.— No acceda a ninguna solicitud del prisionero antes de revisarlo. 12.— No olvide dar dos vueltas al seguro de las esposas. 13.— Como oficial protector o investigador no cruce la línea de fuego de su compañero. 14.— Nunca subestime a su adversario. 15.— Nunca trate de desarmar a una persona que tiene una pistola automática o un revólver, salvo que sea en un caso de vida o muerte. 16.— No vacile en pedir ayuda cuando sea necesario. 17.— No sea negligente, mantenga su arma en perfecto estado de funcionamiento. 18.— No permita que nadie se interponga entre usted y su prisionero. 19.— No permita que su prisionero retire, destruya o arroje nada de lo que lleva consigo. 20.— No se acerque a su sospechoso del lado que le permita arrebatarle su arma. 21.— No se descuide en asegurar adecuadamente a su prisionero cuando lo esté transportando por tren o automóvil. 22.— Después de efectuado el arresto, muévase a espaldas de su prisionero. 23.— Sea firme, use su buen criterio, tenga tacto y ejercite un control de sí mismo en todo momento. 24.— Cumpla su deber con honor y dignidad".

El texto que la Misión Económica de Estados Unidos regala en Chile trata también de la "aplicación práctica de los gases". Advierte que cuando el tumulto es demasiado grande y se necesita gran cantidad de gas, "se puede descargar el CN líquido de unidades portátiles y motorizadas especialmente. Estas unidades son variaciones para gas líquido del lanzallamas". Se refiere, enseguida, en forma detallada al uso de la granada de mano CN, M25AI, especial para cerrar zonas a manifestantes, ya que su gas es relativamente persistente. También explica cómo se debe atacar un edificio en el cual se hayan atrincherado los "amotinados", y especifica el uso de las granadas: "Las granadas químicas del tipo de combustión no se tiran a un tumulto, pues pueden ser devueltas. Todo tipo de granadas pueden ser tiradas sobre o frente a un tumulto. La distancia media que la granada de mano para motín, CN, M25AI, puede recorrer antes de estallar: aunque no es probable que se pueda devolver una granada M25AI después de que se ha tirado hacia un tumulto, para ser de más efectividad, se debe tirar la granada de modo que la explosión ocurra unos 18 metros más allá del blanco con viento en contra. Una sola granada M25AI, cuando ha sido tirada en esta forma, con un viento de 16 kilómetros por hora, causará lagrimeo hasta 45 metros con viento a favor. Efectos satisfactorios también pueden obtenerse de explosiones en el suelo... Aunque los pastos y malezas en gran cantidad ayuden a prolongar los efectos de la granada M25AI, la verdadera duración del polvo CN se determina por la cantidad de polvo absorbido por el individuo y el tiempo necesario para librar a su cuerpo de sus efectos".

Por si las granadas de gases no surten efectos, el folleto recomienda usar otros tipos, como las de fragmentación "que explotan en trozos pequeños y se usan para causar heridas", las que contienen cargas explosivas y "se usan para demoliciones", y las granadas térmicas (mezcla de aluminio pulverizado y un óxido metálico, generalmente de hierro) que "son incendiarias y funden el metal" y que "son útiles para dispersar a manifestantes".

LOS AGENTES QUÍMICOS

Otros folletos que se reparten a los oficiales de policía chilenos con el timbre "Obsequio de la Misión Económica de los Estados Unidos en Chile", llevan por título: "Agentes químicos" (30 páginas) y "Formaciones" (12 páginas). Ambos tienen las mismas características del que trata sobre "Disturbios Civiles". Una atenta lectura de estos otros dos folletos demuestra que el Manual del Grupo Móvil de Carabineros —que publicó la revista chilena "Causa Marxista-Leninista"— fue elaborado en base a los textos norteamericanos.

La AID —cuyas finalidades aparentes son financieras— reconoce en la introducción de su folleto "Agentes Químicos" que éste es un texto "netamente policial, tanto por sus características intrínsecas como por sus finalidades tácticas". Añade que el objeto de los gases químicos "en el control de grandes disturbios es el de crear confusión entre los alborotadores, disolución y facilitar la realización de los arrestos necesarios". Califica el uso de gases lacrimógenos como "el método más humano" para dispersar "asambleas ilegales". Recomienda: "En caso de que un oficial sea contaminado, debe abandonar la zona gasificada, y refrescarse lavándose los ojos con media cucharadita de soda disuelta en un vaso de agua tibia". Esto en cuanto al gas lacrimógeno (CN). En lo que se refiere al gas vomitivo (DM), que también usa el Grupo Móvil chileno, "es de aspecto nebuloso, de color amarillo y tiene un olor a humo. Al ser lanzado produce estornudos y tos, luego asfixia y jadeo, y finalmente náuseas e incontrolables vómitos y diarrea. Una exposición fuerte causa colapsos y desmayos. El efecto devastador de este gas es más prolongado que el del gas lacrimógeno y para el completo restablecimiento se requieren de 24 a 72 horas".

"La víctima del gas vomitivo —añade— debe ser retirada de la zona contaminada. Debe ser colocada en posición tendida, con el rostro a un lado. No debe aplicarse respiración artificial. La víctima debe permanecer en absoluto reposo sin ningún ejercicio físico. Una solución débil de agua salada aliviará la garganta y la irritación nasal".

Por cierto que estas delicadas atenciones el Grupo Móvil jamás las prestará a sus víctimas.

También el folleto describe las "granadas caloríferas Jumbo". "Están equipadas con una espoleta instantánea, la cual, cuando la granada es disparada, hace que el gas sea despedido inmediatamente a través de las aberturas que existen encima, a los costados y debajo del recipiente. Todo el gas es despedido en veinte segundos. Es muy difícil que los alborotadores desprevenidos puedan devolver estas granadas, ya que adquieren una temperatura elevada muy poco después de ser activadas. Debe tenerse cuidado para no causar un incendio mediante el contacto de éstas con materiales inflamables".

¿No es posible que el Grupo Móvil utilizara "granadas caloríferas Jumbo" cuando desalojó de la fábrica a los obreros de SABA, provocando así el incendio del cual se acusa a los trabajadores?

El folleto de la AID reconoce que la granada de gas puede ser un arma de doble filo. "Los oficiales —señala— deben estar atentos para ubicar a las personas equipadas con palas, guantes de cuero o de asbesto. Las personas así equipadas pueden arrojar las granadas descargadas contra la policía". Por eso recomienda los rifles de gases —"parte esencial del arsenal de una policía"— que "ha sido diseñado principalmente como arma para ser usada contra los tumultos".

"Los rifles de doble acción, calibre de 1½" disparan todos los tiros de cápsulas (proyectiles o cartuchos) de gases. El rifle tiene una mira ajustable, la cual puede ser montada para 50, 75 y 100 yardas" (1 yarda = 91.44 cmts.). "Al enfrentarse con gases a los grupos disturbadores, el objeto primordial es crear confusión, dispersar a la multitud y detener a los líderes. El efecto deberá ser irritación e incapacidad de ver claramente, destruyendo así la acción coordinada de la multitud". El folleto recomienda —como lo ha hecho el Grupo Móvil— formar piquetes especiales de lanzadores de gases. Pero aconseja: "Respalde al pelotón que descarga gases con un pelotón bien provisto de armas de fuego".

El gas CN, tipo combustible, tiene una composición de cloracetofenona, polvo sin humo y óxido de magnesio. Huele a "flor de magnesio" (sic) y su acción fisiológica es de lagrimeo y picazón leve en la piel. Los primeros auxilios a los afectados por este gas lacrimógeno deben consistir en: "lavado de ojos con agua; si es posible use solución al 1/4% del sulfato sódico o bórico; mantenga los ojos abiertos, y mire hacia el viento, al aire no contaminado".

El mismo gas, tipo en polvo, está compuesto de cloracetofenona micropulverizada y óxido de magnesio. Produce lagrimeo, picazón o quemadura en la piel, sin irritación permanente. Los primeros auxilios para contrarrestarlo son idénticos al gas anterior.

En cuanto al gas lacrimógeno CN-DM, fabricado con cloracetofenona y difenilamino: clorasina y polvo sin humo, también huele a flor de manzano. Produce lagrimeo y vómitos. Se puede combatir con lavado de ojos con ácido bórico; inhalaciones frecuentes de cloroformo; aspirina; aire no contaminado. En cuanto a la granada de humo (HC), hecha de hexacloretano y óxido de cinc, que huele a alcanfor, tiene una acción "ligeramente" sofocante en concentraciones fuertes, levemente irritante a nariz y garganta. No necesita de primeros auxilios, según el folleto norteamericano.

"Las municiones de gas con efectos de humo permiten a la policía determinar si las concentraciones de gas se están moviendo en la dirección deseada y, en caso de cambio de la dirección del viento, permiten a la policía maniobrar hasta colocarse en posición de ventaja".

LAS ARMAS DE FUEGO

El folleto "Agentes Químicos" de la AID hace un repaso somero de las armas de fuego convenientes para la policía. Señala que los revólveres son armas "indispensables" y se les considera "parte necesaria del equipo corriente". Sin embargo, como el alcance del disparo certero es limitado, también se consultan otras armas de fuego para actuar contra disturbios civiles. Por ejemplo, las escopetas cortas: "Hay el peligro de herir o matar a más individuos de lo necesario —advierte— cuando un número grande de perdigones se descarga a la vez sin controlar totalmente el tiro". Ametralladoras de mano: "muchos entendidos piensan que el calibre 45 es el arma de más valor práctico para uso general en emergencias para la policía. Tiene precisión a distancias mucho mayores que los revólveres o escopetas cortas. Hasta 200 yardas tiene la precisión de un rifle en manos del policía corriente. Su poco peso, lo simple de su control y ajuste para hacerlo automático o semiautomático le dan más versatilidad que la que disponen otras armas. El poder de golpe de las balas de esta arma se considera más efectivo para inutilizar a los combatientes que las municiones de mayor potencia. Esto es cierto para heridas en cualquier parte del cuerpo. La bala llega aproximadamente a un tercio de la distancia de la bala del rifle de grueso calibre; por eso hay mucho menos peligro de herir o matar a personas inocentes que están más allá del lugar de la acción" (sin embargo, como veremos más adelante, el Grupo Móvil de Carabineros prefiere armas de mayor calibre y más largo alcance).

Respecto al rifle, el folleto lo considera "altamente necesario para cualquier programa de preparación. El rifle corriente puede disparar municiones de velocidades mucho mayores que el calibre 45, pero que son mucho menos efectivas para tumbar al contrincante que el calibre 45. Habrá posibilidades de accidentes fatales debido a la mayor fuerza de la bala".

Termina aconsejando: "Los funcionarios policiales que se preparan a enfrentarse a las nuevas situaciones deben analizar cuidadosamente sus necesidades de equipo de armas de fuego, el costo de instruir al personal para usar cada tipo de arma, el costo de las municiones, debiendo hacer sus planes de acuerdo con este estudio".

Ese tipo de estudios, seguramente, llevó al Grupo Móvil de Carabineros a adquirir armas de fuego en tal cantidad que lo han convertido en "otro Ejército", como lo calificó en reciente declaración pública el Comité "Patria y Pueblo". La AID no sólo reparte folletos como los reseñados en estas páginas, sino también proporciona créditos para la adquisición de armas en Estados Unidos. Se trata de los famosos "créditos atados" que obligan al país receptor de la "ayuda" norteamericana a adquirir productos yanquis, entre ellos armamento para la policía y ejército.

El mencionado Comité —a todas luces asesorado por oficiales del Ejército— hizo ver en su declaración que el Grupo Móvil posee armamento de guerra y no simplemente armas policiales para dispersar disturbios. Entre las armas mencionadas por "Patria y Pueblo" figuran los proyectiles lacrimógenos de largo alcance que por su velocidad y peso, antes de estallar, pueden causar graves lesiones y hasta la muerte. El fusil automático SIG SG 510-4, 7, 62 mm. NATO, que dispara 450 a 620 tiros por minuto y que puede asesinar hasta a seis cuadras de distancia. Sus balas de acero son capaces de atravesar limpiamente tres a cuatro cuerpos humanos colocados en línea. La pistola ametralladora Parabellum, calibre 9 mm., que dispara 650 balas por minutos y cuyo alcance mortal es de dos cuadras. La escopeta Winchester de repetición, calibre 12, modelo 12, cuyos perdigones de acero pueden perforar tablas de una pulgada de espesor colocadas a 150 metros. "¡Es un arma masacradora y deformadora de facciones!", acusa el Comité "Patria y Pueblo" en su denuncia. También el Grupo Móvil dispone del fusil liviano FAL, 7,62 mm., que dispara 700 tiros por minuto y cuyo alcance efectivo es de unas 25 cuadras. Todo esto sin contar toda clase de bombas lacrimógenas, vomitivas, laxantes, etc., y tanquetas pesadas "de las que carecen las más crueles tiranías", según la afirmación del mencionado Comité.

Todas estas armas —como está dicho— las ha adquirido el Grupo Móvil gracias a la AID que tiene esta forma insólita de "ayudar" al pueblo chileno.

J. C. M.


Polémica

UNA CRÍTICA A MARCUSE

"El trabajo de repetición, o sea la reproducción continua de una operación idéntica por procedimientos exactos, constituye una perspectiva horrible para cierta clase de hombre. A mí me causa horror. Por nada del mundo podría hacer las mismas cosas cada día; en cambio para otros, me atrevo a decir para la mayoría de los hombres, la repetición no tiene nada de repulsivo".

Henry Ford, "Mi Vida y Mi Obra"

“EL hombre Unidimensional” de Herbert Marcuse aparece a primera vista como una crítica a las superestructuras de la sociedad industrial, una de las tantas críticas que han surgido desde que Marx —desde un punto de vista básicamente antropológico— escribiera sus Manuscritos económico-filosóficos. No obstante, la crítica de Marcuse a los "kafkianos" mecanismos de la sociedad industrial trae aparejada una segunda intención; conjuntamente a la negación que efectúa a la sociedad industrial, aparece una negación sistemática con respecto a sus posibilidades de cambio. "Es sólo a aquellos sin esperanza que nos es dada la esperanza"; así termina Marcuse su libro citando a Walter Benjamin. Convengamos por lo menos que ese no es un mensaje muy revolucionario. ¿Cómo ha llegado Marcuse, un teórico a quien apodan "Incendiario", a ese resultado tan desalentador?

Marcuse observa que la tecnología se ha convertido en elemento determinante dentro de las estructuras superdesarrolladas, sean ellas capitalistas o socialistas. De tal manera que, en su concepto, las sociedades entran a definirse no tanto por su modo de producción condicionado por las relaciones sociales, sino por su forma de producción. Marcuse de una sola plumada barre con Marx y con Engels. "En el medio tecnológico, la cultura, la política y la economía se unen en un sistema omnipresente que devora o rechaza todas las alternativas" (pág. 18).

Sin lugar a dudas, algunos mecanismos de las sociedades industrializadas han llevado a niveles muy elevados la manipulación social. Pero no es posible desprender por esta sola razón que los sectores empresariales del mundo desarrollado, entregados a su objeto, la industria, han terminado por convertirse en objetos, y su objeto, la industria, en sujeto de ellos mismos. Esta subordinación del empresario a la industria, como toda enajenación, es simplemente una apariencia; no es la realidad objetiva.

Pero Marcuse toma la apariencia de la realidad objetiva, abstrae la forma tecnológica de producción que aparentemente determina "la cultura, la política y la economía" y la convierte en determinante real; o sea, el mismo Marcuse, no pudiendo descubrir los condicionantes de la realidad industrial, toma lo condicionado por condicionante, invirtiendo la realidad aunque no al modo idealista donde la "conciencia determina la existencia del hombre", sino que a la manera del materialismo vulgar donde las diversas formas de la conciencia son determinadas por las diversas formas de la producción; así el teórico afirma: "La razón tecnológica se ha hecho razón política" (pág. 19). Pero lo que en verdad ha hecho Marcuse es convertir todas las razones políticas en razones tecnológicas.

Las consecuencias de esta inversión, donde la tecnología se ha convertido en sujeto determinante, son previsibles. Si la tecnología es condicionante, la sociedad "en su conjunto" y bajo el dominio sin contrapeso de la máquina comenzará a integrar sus elementos antagónicos ... "conforme la reificación tiende a hacerse totalitaria gracias a su forma tecnológica, los mismos organizadores y administradores se hacen cada vez más dependientes de la maquinaria que organizan y administran y esta dependencia mutua ya no es la relación dialéctica entre señor y esclavo, que ha sido rota en esta lucha por el reconocimiento mutuo, sino más bien con un círculo vicioso que encierra tanto al señor como al esclavo" (pág. 55).

Dentro de su inconsecuencia Marcuse es perfectamente lógico. Si la tecnología imprime su sello a la sociedad "en su conjunto", debe desaparecer la antinomia fundamental de la sociedad capitalista entre la burguesía y el proletariado. "La relación dialéctica entre señor y esclavo ha sido rota". Luego Rockefeller se enfrenta a la misma problemática que John Smith, lustrabotas. ¡Pobre esclavo Rockefeller! Por culpa de la enajenación espiritual provocada por la tecnología, la sociedad estratificada ha entrado en un proceso de plena integración social. La sociedad industrial a pesar de su irracionalidad, de su corrupción, de su fiebre bélica, de toda su basura y tontería, ha logrado lo que muchos revolucionarios no han podido lograr: la integración socioeconómica. "La dominación se transforma en administración" (pág. 53). Luego, razonando a lo Marcuse, el Estado capitalista compulsivo que nos mostrara Lenin, en virtud del desarrollo tecnológico se ha transformado en Estado administrativo. "Los jefes capitalistas y los propietarios están perdiendo su identidad como agentes responsables; están asumiendo la función de burócratas en una maquinaria cooperativa" (pág. 54). ¡Los capitalistas y los propietarios ya no son responsables! es la nueva que nos trae Marcuse. Ni Ford, ni Morgan ni Rockefeller son responsables: Marcuse los ha absuelto de toda culpa: al ser enajenados por la tecnología han quedado purificados.

Entonces ¿quién es el responsable? Marcuse responde: el desarrollo tecnológico que sin tener nombre ni apellido domina a los hombres sin distinción de clases. Así, la explotación se ha quedado sin sujeto. La explotación del hombre por el hombre ha terminado, según Marcuse, y se ha transformado en la explotación del hombre por la tecnología. Llevando los razonamientos marcusianos hasta sus últimas consecuencias, habría que terminar exclamando: ¡Proletarios y Propietarios del mundo, uníos en contra de la tecnología!

De la misma manera, las corrientes revisionistas, las estructuras políticas sin base de masa y las manifestaciones despolitizadoras que se observan en algunos países socialistas desarrollados serían, según Marcuse, productos netos del intenso desarrollo industrial. Nuevamente los hombres quedan liberados en su responsabilidad social; nuevamente la suprema determinante de la realidad es la tecnología.

Marcuse, perfectamente lógico en su lógica, se decide también a cancelar el papel revolucionario del proletariado. "Este es el aspecto socio-sicológico del suceder político contemporáneo: la desaparición de las fuerzas históricas que, en la etapa precedente de la sociedad industrial, parecían representar las posibilidades de nuevas formas de existencia" (pág 32). ¿Qué otra cosa podía esperarse? Si a la manera de los antiguos reyes absolutistas, irresponsables de sus actos puesto que ellos provenían de Dios, los capitalistas contemporáneos tampoco responden por los suyos pues ellos provienen de la Divina Tecnología, quiere decir que los obreros se han quedado sin enemigo visible al que combatir. Desaparece todo vestigio de lucha de clases; el proletariado no tiene ningún significado histórico porque su papel sólo puede estar encuadrado dentro de un contexto dialéctico y la dialéctica, a juicio de Marcuse, también ha fenecido al integrarse sus polos conflictivos en un todo. "Sobre bases teóricas como empíricas, el concepto dialéctico pronuncia su propia desesperanza" (pág. 270).

Es evidente que el mensaje desesperanzado de Marcuse quiere expresar una determinada realidad: la sociedad industrial avanzada. Es evidente también que los países capitalistas superdesarrollados no atraviesan en estos momentos por una situación revolucionaria y que en ellos la clase obrera ha disminuido su potencialidad agresiva en la misma medida en que han disminuido sus cuotas globales de plusvalía, pero esto no puede significar que han desaparecido las contradicciones inherentes al sistema. Si Marcuse hubiese analizado al capitalismo desde un punto de vista concreto y totalizador (como lo han hecho por ejemplo Paul Sweezy, Leo Huberman y Paul Baran) habría comprobado que los capitalistas, para atenuar las contradicciones en sus países, deben extenderlas y profundizarlas en otras naciones, que para llegar al insólito desarrollo industrial de nuestros días, deben proceder a sub-desarrollar a millones de hombres mediante la super-explotación sistemática o, dicho en términos más simples, el capitalismo imperialista para vestir a un santo tiene que desvestir a otro. Pero Marcuse —mejor no lo hubiera hecho— despacha el problema del subdesarrollo en ¡tres páginas! y esto, para negar su significado revolucionario pues "el progreso natural presupondría un cambio de la política de los dos grandes bloques del poder industrial que configuran actualmente el mundo; el abandono del neocolonialismo en todas sus formas", pero como "en el momento actual no hay ninguna indicación de tal cambio" (pág. 70) ... en el mundo desarrollado tampoco lo hay.

Es decir, con una prestidigitación asombrosa Marcuse ha negado las posibilidades revolucionarias de los países subdesarrollados en base a su análisis de la superestructura alienada (nada más que eso) de los países desarrollados.

Pero el trabajo de Marcuse resulta bastante completo. Si ya había negado toda la práctica revolucionaria sólo le quedaba negar la teoría. Veamos qué bien lo hace: "Ante la ausencia de agentes y agencias demostrables del cambio social, la crítica social regresa así a un alto nivel de abstracción" (pág. 15). Sin práctica revolucionaria no hay teoría revolucionaria y viceversa; entonces la crítica social deberá regresar a sus confines originarios, "a un alto nivel de abstracción" y limitarse a comentar y contemplar al mundo sin pretensiones de cambiarlo... "pero su realización (la de la teoría dialéctica) sólo puede estar en la práctica que responda a la teoría y, en el presente, la práctica no da tal respuesta" (pág. 274). "La teoría crítica de la sociedad no posee conceptos que puedan tender un puente sobre el abismo entre el presente y el futuro" (pág. 274). No debemos esperar ningún significado en la teoría, simplemente se hace porque se hace, niega porque tiene que negar, pero en el fondo, no tienen ningún sentido, "sin sostener ninguna promesa, ni tener ningún éxito, permanece siendo negativa" (pág. 274).

He aquí a lo que ha conducido el razonamiento de Marcuse: a la posición esterilizador del agnóstico. Pero al discurrir así, Marcuse ha realizado su propia supresión cometiendo una especie de suicidio intelectual. El ha comenzado negando la práctica por la teoría y después ha negado la teoría por la práctica, pero no por una práctica concreta sino por esa misma práctica que había negado "a priori" su propia teoría. Menos que un incendiario, como un sepulturero, Marcuse entierra sus propios razonamientos pues en una realidad sin pretensiones de cambio, donde la explotación ha perdido sus sujetos de carne y hueso, en ese desierto sin conflictos donde sólo impera un amo: la Tecnología, hasta la misma obra marcusiana debe carecer de sentido.

FERNANDO MIRES
Concepción


Arte revolucionario

LA CANCIÓN POLÍTICA

LA canción de vanguardia en Chile es quizá la más definida del continente. Hecho algo paradójico, puesto que el resto de las artes —exceptuando la poesía, maldita por excelencia— no demuestran en general la misma definición ideológica, salvo la creación de unos pocos artistas.

Un fugaz repaso documenta esta afirmación: en teatro, los pocos autores (Torres, Arrau) inmersos en la historia de su hombre contemporáneo, aún no han sido estrenados. En plástica, algunos connotados nombres "progresistas" exponen en el Instituto Chileno-Norteamericano, mientras el mercado (burgués) cierra las puertas a los jóvenes pintores que pretenden entelar algo más que el paisaje. Mientras que en la narrativa, el autor más publicitado y premiado, Antonio Skármeta, no es precisamente un apasionado de la lucha antiimperialista.

Panorámicamente, brillan tenaces algunas islas. Reverbera el caso de Carlos Droguett, cuyo nombre conoció el público por los cables cuando informaron la condición de finalista de su novela "Eloy" en el premio Seix-Barral, original que en ese instante cumplía cinco años en los cajones de la editorial Zig-Zag.

Fue el genio del poeta más entrañable y agudo del pueblo, Violeta Parra, el que inició la corriente de la canción política, elevándola al grado de arte mayor. Junto a Atahualpa Yupanqui, conformaron las dos cúspides de la canción del llamado cono sur. Quienes sucedieron a Violeta, fundamentalmente Patricio Manns y Ángel Parra, evitaron los atajos que ella desechó y dieron a su canto un fundamento ideológico sin vacilaciones, en fin, brotaron de una tierra arada.

TESTIMONIOS

PF entrevistó a Patricio Manns y Ángel Parra, separadamente, para Manns, los complejos financieros de casas grabadoras y editoriales de música, deforman el gusto del público: "Uno se pasa noches, años hasta que descubre un tema de canción y el tratamiento adecuado, su expresión concreta. Por ejemplo los pescadores y sus viudas de "Los Mares Vacíos". A los pocos meses, los "industriales del ramo", mediante sus letristas y músicos lanzan trescientos pescadores y viudas por Chile, cada cual más sentimentaloide e inauténtico". Dos pájaros caen de un solo disparo: por un lado las grabadoras y editoriales ganan sumas fabulosas y por el otro neutralizan el tema original y las eventuales repercusiones de conciencia que pueda conllevar la posición "subversiva" del autor.

Como sostiene Ángel Parra: "Hay que erradicar lisa y llanamente la comercializada denominación de "canción-protesta". Lo que sucede en los hechos es que están lanzando "canciones-protesta" contra la auténtica protesta y el rechazo del orden vigente".

Se recordará el profuso consejo que proponía una canción de ese tipo: "Sácale las balas a tu fusil". O como dice Patricio Manns: "Por conveniencia, los consorcios llaman "protesta" hasta a un suspiro".

En cuanto a la expresión, la forma más alta y digna de la canción política, Manns y Parra declaran: "Existe el peligro del panfleto. Y no hay panfleto mejor redactado que el que se arroja en las calles. La canción tiene un lenguaje autónomo, aunque puede utilizar funcionalmente lo que considere indispensable. El lenguaje de discurso resulta tan inútil como muchos de los discursos que sufrimos. La canción exige una idea precisa y no ambigua, y un lenguaje claro a la vez que poético".

Muchos autores de "canciones-protesta" toman el recaudo de cantar con un fraseo a dos aguas, donde la ideología agoniza estrangulada y puede ser interpretada por una cosa o por su contrario, en fin, manipulan una sintaxis provista de puertas de escape. Asimismo se da el caso que la candidez o la aberración ideológica —o ambas— abortan toda posibilidad estética. El folklorista Richard Rojas escribió en "Canción de Paz": "Paz, paz, paz / coreaban los peces, / bailaba la mar / (...) Ahogué todos mis odios / y comprendí la paz". Mediante un acto ideal de amor universal abolió toda lucha.

Tanto en Ángel Parra como en patricio Manns se ha dado un proceso de desarrollo estético-político que se revela en una mayor afinación de su obra con la tonalidad de la opresión circundante. Tanto uno como otro, concurren a la lucha de estudiantes y obreros, incluso físicamente. Ángel Parra expresa: "Si un grupo de estudiantes me invita a cantar en un baile o un asadito, les digo que no voy, que no estoy para entretenerlos, ni a ellos ni a nadie. Pero si me invitan a cantar a un acto político, a un acto de lucha estudiantil, les digo que sí, que con mucho gusto". Parra, entre otras canciones, grabará próximamente uno de sus temas más cáusticos, "México 68", cuyos versos acusan: "Para que nunca se olviden / las gloriosas olimpiadas / mandó matar el gobierno / cuatrocientos camaradas. / Ay Plaza de Tlatelolco, / cómo me duelen tus balas, / cuatrocientas esperanzas / a traición arrebatadas. / Cómo harán los granaderos / cuando llegan a sus casas / amarán a sus mujeres / con manos ensangrentadas. / Porque esas manchas no salen / ni con jabón ni con agua, / te pregunto, granadero / cómo has pensado lavarlas. / La Virgen de Guadalupe / conoce a los asesinos, / ya no le prendan velitas / porque está con los caídos, / no acallarás tu conciencia / con plegarias ni con vino. / Los estudiantes caminan, / la verdad en la mirada, / nada podrá detenerlos / ni las flores ni las balas, / para sus muertos les llevan / acciones, no más palabras. / A pesar de estar tan lejos / se escuchó aquí la descarga / de esos valientes soldados / que mataban por la espalda".

En los recitales de Ángel Parra, se lee previamente un preámbulo de su puño y letra, donde entre otras cosas dice: "El estar excluidos de algunos medios de comunicación masiva es un orgullo para nosotros, ya que eso nos indica que nuestras canciones se han convertido en un arma peligrosa, que podría contribuir a despertar al que duerme. Las revoluciones no se hacen con canciones, pero qué hermoso es cantar a la revolución, cantar con la convicción absoluta de que el camino es ése y no otro".

CONSECUENCIA ARTÍSTICA

Por su parte, Patricio Manns no se deja embriagar por el éxito obtenido en Argentina por su "Arriba en la Cordillera", que ya cuenta catorce versiones grabadas en Buenos Aires, uno de cuyos intérpretes, Eduardo Rodrigo, ha vendido doscientas mil placas. Recientemente se informó que fue grabada también por el ondulante Raphael, quizá para dominar al máximo el mercado chileno. Prueba de la consecuencia de Patricio Manns es su última composición, aún no estrenada. Dicen violentamente estas coplas denominadas "Mi Patria de Perfil": "Viniendo de los montes / pasan las nubes / y desde los pantanos / el humo sube / y como nube y humo / son las promesas / con que el mantel se llena / sobre la mesa. / Del gobernante basta / una frase bella / para que el pueblo siga / tragando estrellas / y una protesta basta / del gobernado / para que caigan nuevos / ajusticiados. / Las tribunas no sirven / ni los atriles: / sólo escuchan las voces / de los fusiles. / Uno piensa con rabia / en el futuro: / ve el horizonte espeso, / el clima oscuro. / Ve el carro de la guerra / siempre constante / para gastar las balas / del fabricante. / Ve los campos vacíos, / el trigo escaso / y la esperanza huyendo / de paso en paso. / Ve sobre la frontera / a los pensadores / y a la diestra el jefe / de los traidores. / Las tribunas no sirven / ni los atriles: / sólo temen las voces / de los fusiles. / Mientras caen los justos / en cada paro / defendiendo el derecho / del pan avaro / se ven niños delgados / como alambradas / y engordar al Obispo / sin hacer nada. / Y en Wall Street la Iglesia / con sus acciones / también cotiza el ruido / de los cañones. / Y así es que en nuestro pueblo / la desconfianza / se reparte en los vientos / de lontananza. / Las tribunas no sirven / ni los atriles: / sólo se escucha al que habla / con los fusiles. / Desde las poblaciones / y las barriadas / baja llenando calles / la turba alzada. / A los hambrientos tildan / de criminales / y de saciar instintos / siempre bestiales / pero nadie ha querido / pelar el ajo, / darle a uno una casa, / a otro un trabajo / en lugar de apalearlos / a sangre fría / con el gas y la luma / del policía. / Las tribunas no sirven / ni los atriles: / sólo se escucha el ruego de los fusiles. / Obreros y estudiantes / de ánimo escaso / se echan la muerte al hombro / con un balazo. / Se contemplan los cielos / en muda espera / y sólo un artefacto / cruza la esfera. / Y el fiscal encarcela / con fiero mando / al que acumula deudas / para ir tirando, / mientras en el Barrio Alto / con mil amores / los que todo lo tienen / riegan las flores. / Las tribunas no sirven / ni los atriles: / ¡Oirán las razones / de los fusiles!".

Es seguro que esta canción correrá como fuego en los medios juveniles y revolucionarios. Pero es indudable que atraerá sobre Manns un coro de gestos agrios y recriminaciones. El responde: "No creo. Y de ser así, no importa. Por último, hay mucha gente que piensa así".

JULIO HUASI.


Opiniones

EXPLOTACIÓN POLÍTICA DE UN HECHO POLICIAL

EL atentado de que fue víctima en Concepción el periodista Hernán Osses ha quedado reducido a sus justos términos y verdaderas proporciones: se trata de un delito común que, como tantos otros que se cometen a diario en el país, corresponde investigar a los Tribunales para descubrir a los culpables y sancionarlos.

Pero desde el primer momento se trató de darle un carácter político, sin más pruebas que las aseveraciones del propio afectado, quien señaló como presuntos autores a estudiantes universitarios militantes del MIR.

Hasta ahora no hay ningún indicio que corrobore esa versión. En cambio, han aflorado antecedentes que permiten suponer que otros elementos totalmente desvinculados de esa organización pueden ser los verdaderos responsables. Ya es de público conocimiento que el periodista no sólo se dedicaba a difamar al MIR y a la Universidad de Concepción, sino que también incursionaba en la vida privada de algunos ciudadanos y denunciaba las prácticas homosexuales y las actividades ilícitas de otros individuos, todo ello con propósitos dudosos. En estas circunstancias, es muy probable que personas que se sintieron extorsionadas o sujetos corrompidos o hampones vulgares hayan resuelto vengarse. Por sus características, el delito lleva el sello de individuos de esta calaña.

Por otra parte, tampoco puede descartarse la posibilidad de que estemos en presencia de una provocación policial destinada a crear un escándalo artificial que predisponga a la opinión pública en contra del MIR y los estudiantes para justificar la represión contra esa agrupación y la intervención en la Universidad de Concepción.

Y no podemos olvidar que cada vez que el Ministro del Interior se encuentra en apuros, porque se debilita o deteriora su posición política, provoca hechos espectaculares. Este de Concepción ocurrió sintomáticamente en vísperas de votarse la acusación constitucional en su contra por la masacre de Puerto Montt. El señor Pérez Zujovic está convencido de que su prestigio y el apoyo de la Derecha se acrecientan mientras más violencia emplea con sus opositores y el pueblo.

Sea cual fuere la interpretación que se dé a esos sucesos y el desenlace que tengan las pesquisas que se están realizando, lo cierto es que el gobierno los ha aprovechado maliciosa y perversamente, con móviles políticos deleznables.

Tan pronto trascendió la noticia, sobrevino una histeria colectiva, real o ficticia, alentada por la prensa de Derecha y estimulada por personeros de Gobierno.

El Ministro del Interior acusó de "delincuentes" y pervertidos a todos los miembros del MIR y el Subsecretario de esa Cartera, con su ponderación habitual, los calificó de "brutos marxistas" en tanto que el tabloide "Las Ultimas Noticias" pedía el paredón para ellos.

Rápidamente, las palabras y las amenazas se tradujeron en hechos concretos.

Antes que comenzara a actuar la justicia, Investigaciones efectuó en Santiago una redada de estudiantes supuestamente vinculados al MIR. Entre ellos, se detuvo a Gastón Salvatore Pascal —a quien le correspondió destacada participación en el movimiento de la juventud universitaria de Alemania— y a tres ciudadanos alemanes que estaban en su casa al ser allanada ésta por la policía política.

¿Qué cargos existían en contra de ellos? Ninguno.

¿Qué delito se les imputaba? Ninguno.

¿Habían intervenido en la agresión al periodista Osses? Sólo podían hacerlo por control remoto desde Santiago, a centenares de kilómetros del lugar de los incidentes.

¿Algún Tribunal había ordenado su detención? Ninguno.

Formalizados los correspondientes recursos de amparo, ante la imposibilidad de justificar sus fechorías Investigaciones tuvo que soltarlos a casi todos, excepto a los tres alemanes y a Salvatore.

Uno de los estudiantes arrestados en la "razzia" policial, Oscar Díaz Núñez, es alumno de la Universidad Católica de Valparaíso y estaba de visita en Santiago ese día y no sólo no es militante ni simpatizante del MIR sino que pertenece al Partido Nacional. Episodio anecdótico que no hace sino realzar la arbitrariedad y el abuso con que procedió la policía.

El Ministerio del Interior decretó de inmediato la expulsión de los tres turistas alemanes, sin que pudiera probarles ninguna actuación política o delictual. Sólo por ser amigos de Salvatore.

Mientras ellos estaban arrestados e incomunicados, llegó a Chile otro ciudadano de esa nacionalidad. También fue detenido e inculpado de ser "enlace revolucionario". Las acusaciones se derrumbaron, pero de todos modos lo expulsaron.

A última hora se retuvo en el país a Gisele Groenevold, corresponsal de la revista alemana "Der Spiegel", con el burdo argumento de que habían encontrado en su poder un billete de 100 dólares falsificado. A ella como a los otros los habían arrestado por actividades terroristas o subversivas. Terminaron achacándole un delito común, para salir del paso. Qué ridículo más grande el de Investigaciones, cuánto desprestigio le ha causado al país y qué agravios físicos y morales le ha ocasionado a esta joven. Hasta el momento de despachar esta crónica, continuaba detenida en Investigaciones en forma atrabiliaria y sus jefes y el Ministerio del Interior se negaban a informar respecto a su situación.

Gastón Salvatore permaneció cinco días detenido e incomunicado en las celdas de Investigaciones, sin orden judicial y sin que hubiera ninguna acusación en su contra. Finalmente para cubrirse las espaldas, la policía consiguió que un Ministro de la Corte de Concepción lo reclamara para prestar declaración en el proceso que se instruye en esa ciudad por el asalto al periodista Osses. Como tampoco se le podrá acreditar su participación en esos hechos, es probable que lo pongan a disposición del otro Magistrado que está procesando al MIR. Cuando Salvatore llegó a Chile compareció en un programa de TV. Allí se le dijo: "Ahora podrá comprobar las bondades del régimen democrático que impera en Chile. Aquí podrá expresar libremente sus ideas". La advertencia resultó sarcástica. Pocas horas después de exponerlas, la jauría policial se lanzó en contra suya y está obstinada en procesarlo y encarcelarlo por cualquier medio.

Es conveniente denunciar estos acontecimientos, no tanto para derramar lágrimas por los atropellos a los derechos individuales, sino para demostrar a los incrédulos que en Chile la democracia es un mito, que vivimos bajo el imperio de la arbitrariedad y el abuso.

¿Y a quién responsabilizar?

En este caso, como en tantos otros similares, detrás de Investigaciones está el Ministro del Interior, respaldando, protegiendo y excusando los desmanes de la policía, que está bajo su personal dependencia. Pérez Zujovic en las declaraciones que formuló a la prensa en relación con el atentado al periodista Osses, azuzó a instigó a la policía para que actuara sin contemplaciones y sin escrúpulos contra todos los que tuvieran cara o facha de "miristas".

Pero Investigaciones también está sometida a la jurisdicción disciplinaria de los Tribunales. Constantemente éstos tienen conocimiento de actuaciones ilegales de detectives y jefes de la policía: arrestos injustificados por propia iniciativa; detenciones sin orden judicial o con órdenes amplias, incomunica, clon ilegítima de los detenidos, retraso deliberado en poner a los detenidos a disposición de los tribunales, informes falsos, etc. Sin embargo, a pesar de tener facultades para castigar a los culpables prefieren no hacerlo, contribuyendo con su tolerancia a que la policía siga abusando.

¿No es éste un notable abandono de sus deberes?

Lo ocurrido en Santiago fue una escaramuza in. trascendente comparada con la operación bélica realizada por la policía contra la Universidad de Concepción. Una horda de funcionarios policiales allanó el recinto universitario, por primera vez en Chile, con el pretexto de que allí estaban escondidos los autores del delito contra Osses. Se detuvo, sin orden competente, a decenas de estudiantes, a los cuales hubo que poner en libertad casi de inmediato, por su absoluta inocencia. Fue una medida insensata e inútil de la cual es responsable también este Gobierno y, en especial, su Ministro del Interior.

Ante la indignación pública que provocó en Concepción y en todo el país la violación de la autonomía universitaria, el Ministro quiso eludir su responsabilidad, afirmando que la Universidad fue allanada y sus dependencias descerrajadas por orden del Magistrado sumariante.

Sin embargo mucho antes que se cometiera este atropello, Pérez Z. había expresado que "no existe la inviolabilidad territorial universitaria, excepto la académica" y que "ya es necesaria una acción enérgica y así lo deben entender los Tribunales".

Además él ordenó y autorizó el traslado a Concepción de un nutrido contingente de policías civiles y uniformados para llevar a cabo la invasión de la ciudad universitaria.

El Ministro del Interior necesitaba que sus subalternos cumplieran esa misión, para poner en práctica la segunda parte de su plan: el proceso contra el MIR por infracción de la Ley de Seguridad Interior del Estado. En definitiva, el Gobierno se interesó por el periodista Osses sólo como un subterfugio para reprimir al MIR. El proceso por la agresión a Osses servía para ingresar a la Universidad. Y el allanamiento del local universitario permitía recoger algunos documentos y libros que inevitablemente tiene en su poder cualquiera persona culta y de avanzada en este país, y usarlos contra los "miristas" bajo la acusación de hacer la apología de la violencia.

Combatir al MIR y eliminar a la Universidad de Concepción como reducto del pensamiento avanzado, progresista y revolucionario que es en la actualidad, han sido dos objetivos largamente acariciados por el Ministro del Interior y el Gobierno.

¿Y qué viene después?

"Quiero que se me den las herramientas legales para actuar y llevar la tranquilidad a la ciudadanía", ha dicho Pérez Z.

No le basta con las actuales leyes represivas. Quiere otras más drásticas, para ilegalizar no sólo al MIR sino que a todos los partidos marxistas; para proscribir todas las ideas revolucionarias y renovadoras; para reprimir al movimiento estudiantil, obrero y campesino; para liquidar la autonomía de todas las Universidades, avasallarlas, someterlas e intervenirlas. Es decir, quiere imponer en Chile un régimen semejante al de Argentina y Brasil. El Gobierno democratacristiano avanza hacia la dictadura más oprobiosa.

¿Puede considerarse una casualidad que ello ocurra en el instante en que surge un poderoso movimiento estudiantil, obrero y político que exige la nacionalización del cobre? La conducta del Gobierno y del Ministro del Interior parece obedecer al propósito de desarticular este movimiento. Surge entonces la interrogante: ¿el Gobierno está actuando espontáneamente o concertado con el imperialismo, que es el principal interesado en aplastar a las fuerzas que están encabezando la lucha por la recuperación para Chile de sus riquezas minerales?

JAIME FAIVOVICH


DECLARACIÓN OFICIAL DEL MIR

"A la opinión pública en general.

Ante los hechos recientemente ocurridos en Concepción, y profusamente divulgados por la prensa del país, el MIR declara:

1.— RECHAZAMOS la responsabilidad que se nos quiere imputar en los supuestos vejámenes sufridos por el periodista Hernán Osses Santa María.

2.— TODO EL supuesto incidente más nos parece un pretexto utilizado para violar la autonomía universitaria en Concepción, como un primer paso en la escalada de intervención de las Universidades chilenas.

3.— NOS EXTRAÑA que diversos sectores, incluso algunos que se proclaman populares, pongan hoy día el grito en el cielo ante supuestos vejámenes sufridos por un periodista, cuya conocida falta de ética profesional le hace merecedor de muchas sanciones. No se ha visto en estos sectores la misma indignación frente a las continuas flagelaciones y torturas sufridas desde hace años por investigaciones y la Policía Política sobre estudiantes, trabajadores y la izquierda revolucionaria en general. Otros sectores, hoy día escandalizados, guardaron silencio e incluso justificaron las masacres obreras de El Salvador, del 23 de noviembre y de Puerto Montt.

4.— ALERTAMOS a los trabajadores de que el Gobierno pretende iniciar a través de este pretexto la represión a la izquierda revolucionaria, como un primer paso hacia la intensificación de la política de "mano dura". Llamamos a la izquierda en general y a los obreros, campesinos y estudiantes a movilizarse para aplastar esta nueva escalada represiva del Gobierno".

SECRETARIADO NACIONAL DEL
MOVIMIENTO DE IZQUIERDA REVOLUCIONARIA


El Comité de Periodistas Independientes de Izquierda declaró:

1.— Que el repudiable asalto que sufrió Hernán Osses, periodista de Concepción, ha sido utilizado por la prensa reaccionaria para atacar en forma virulenta la autonomía universitaria y embestir contra la difusión del pensamiento revolucionario, sirviendo asimismo al Gobierno para cometer atropellos incalificables contra la Universidad y estudiantes de Concepción y Santiago;

2.— Que la campaña contra la autonomía universitaria y el proceso de reforma viene siendo impulsada por el gobierno democristiano, muestra de lo cual son los pronunciamientos públicos del Director de Carabineros en "El Mercurio" y del Subsecretario del Interior en diversos órganos de expresión;

3.— Que dentro del Colegio de Periodistas esa campaña antidemocrática es recogida e impulsada a su vez por dirigentes nacionales y regionales que se identifican con la ideología fascistizante del Gobierno;

4.— Que los ataques a la autonomía y a la reforma universitaria han sido incluidos en declaraciones oficiales del Consejo Nacional (6 de junio) y del Consejo Regional Santiago (16 de mayo de 1969);

5.— Que el propio Secretario General del Consejo Nacional ha denunciado que el ataque a la autonomía universitaria en la declaración de ese organismo fue "introducido a última hora y sin el consentimiento unánime de los consejeros presentes al hacer la redacción definitiva de dicho documento", lo cual deja en evidencia una oscura maniobra antidemocrática que debe aclararse ante todo el gremio.

En consecuencia, el Comité de Periodistas Independientes de Izquierda plantea:

a) Exigir la renuncia de la mesa directiva del Consejo Nacional por su abierto atropello al sentimiento democrático de la mayoría de los periodistas chilenos y por su ostensible sujeción a los dictados totalitarios que emanan del Ministerio del Interior;

b) Exigir que los responsables del hecho denunciado por el Secretario General del Consejo Nacional, sean sometidos a un sumario por transgredir toda norma ética y la más elemental honradez gremial.

Por el Comité de Periodistas Independientes de Izquierda: Hernán Uribe Ortega, Vicepresidente de la Organización Internacional de Periodistas, ex Consejero Nacional; Manuel Cabieses Donoso, Consejero Regional Santiago; Héctor Suárez Bastidas, ex Consejero Nacional.


Conferencia de Moscú

LA DIFÍCIL UNIDAD

—"Difícil y espinoso es el camino del movimiento comunista". (Nikita Jruschov, 1961).

—"Los imperialistas no triunfarán en su plan sin esperanza de romper la unidad de los Partidos Chino y Soviético y de los dos pueblos". (Declaración del CC del PC de China, enero de 1961).

—"Los Partidos Comunistas y Obreros pueden jugar el papel de vanguardia sólo cuando se guían por la teoría marxista-leninista. Si no proceden así, pierden la dirección en la revolución y, a la larga, no pueden evitar el fracaso". ("Rodong Sinmun", órgano del Partido del Trabajo de Corea, agosto de 1966).

—"...el concepto de la coexistencia pacífica entre Estados de diferentes sistemas sociales si no garantiza por igual la integridad, soberanía e independencia de todos los países, grandes y pequeños, está esencialmente contra los principios del internacionalismo proletario". (De la declaración del PC de Cuba, mayo de 1967).

EN el año 1920, cuando se inauguró en Moscú el Primer Congreso de la Internacional Comunista, en todo el continente americano existía un solo Partido Comunista: el de Argentina. En Asia, África y Oceanía, no había siquiera uno, y en Europa funcionaban cinco. A la reunión asistieron delegados de 30 países que representaban a esos escasos partidos y algunas organizaciones de izquierda que adoptaban el marxismo como ideología. A la fecha, las geniales ideas de Marx y Engels se habían materializado en una sola nación de la tierra: la Unión Soviética.

Mas el socialismo estaba destinado a convertirse en una fuerza inatajable que habría de transformar la historia para devenir en el régimen cada vez más anhelado por los pueblos. Aun antes del triunfo de la Revolución de Octubre de 1913, Vladimir Ilich Lenin, lo había anticipado: "Pero aun será mayor el triunfo que habrá de aportar al marxismo, como doctrina del proletariado, la época histórica que se avecina".

En 1961 había en el mundo 87 partidos comunistas con 36 millones de afiliados, mientras el régimen socialista se extendía desde Europa al Asia, a América y se insinuaba en África.

La Conferencia Mundial Comunista inaugurada el 5 de junio de 1969 es una nueva confirmación de la predicción leninista. A ella concurrieron 75 PP. CC, nueve de ellos gobernantes. Pero los estados socialistas son bastantes más y este es el punto clave para apreciar el origen y el objetivo de la cita de Moscú. Un régimen históricamente joven, el socialismo, sufre los embates de las divergencias y de la desunión. De ello es una prueba la notoria ausencia en Moscú de los partidos de Vietnam, Corea, Albania y China y la concurrencia, solamente en calidad de observador, de Cuba.

EL CASO CHINO

Disuelta la Internacional Comunista en medio de los combates de la Segunda Guerra Mundial, las consecuencias de la liquidación del stalinismo y como detonador inmediato la contrarrevolución húngara (1956) determinaron la convocatoria de la reunión mundial comunista de 1957 y, luego, de la cita de 1960, esta última la célebre "reunión de los 81" en la que ya se plantearon abiertamente divergencias de parte del Partido Comunista de China.

Las gestiones para restablecer la unidad y reunir de nuevo a los partidos comunistas corrieron paralelas con un endurecimiento de las posiciones chinas. La nueva cita terminaría —como ha ocurrido— con la condena del Partido Comunista chino

Las declaraciones de miembros de la Comisión Preparatoria en el sentido de que "en Moscú no habrá condenas" (Orlando Millas en el vespertino "Ultima Hora" de Santiago) se han estrellado contra la lógica de los hechos. En los momentos en que el conflicto chino-soviético ha llegado a los extremos de convertirse en choques armados fronterizos, tanto la propia URSS como aquellos que la consideran un "país-guía" debían, necesariamente, tomar posición. L. Brezhnev, primer secretario del PCUS dijo el día 6 en el seno de la conferencia al abordar el tema: "Como comunistas estamos obligados a tomar una posición neta y consciente".

La tónica de los abundantes ataques a las posiciones chinas llevaba implícita una conclusión: el Partido Comunista de China (PCCH) ha abandonado el marxismo-leninismo y se ha convertido en el principal factor de desunión en el movimiento comunista mundial. Como argumento se utilizó la tesis del Noveno Congreso del PCCH: —Las ideas de Mao Tse-tung son el marxismo-leninismo de nuestra época—, mientras Brezhnev informaba que Partidos Comunistas prochinos se han formado en 32 países. ¿En qué medida, pues, se ha avanzado en la unidad en la Conferencia de Moscú?

La preparación de la cita mundial comunista fue ardua y la Comisión . Preparatoria requirió de 5 períodos de sesiones, en tanto que dos subcomisiones funcionaron en Varsovia y Berlín. El encuentro anterior más importante fue la "Reunión Consultiva" efectuada en Hungría en febrero de 1968 que llegó a reunir delegados de 66 partidos comunistas. Según informaciones emanadas de los organizadores fueron invitados 86 partidos de un total de 88 existentes. Los de China, Albania, Birmania, Malaya y Tailandia —todos ausentes— ni siquiera aceptaron recibir la invitación, mientras los de Camboya e Indonesia no fueron invitados, el primero por "falta de contactos" y el segundo por "carecer hoy día de una dirección única". En tanto que el de Holanda fue el único partido que no contestó la invitación, el de Nueva Zelandia respondió que "divergencias cardinales" hacían imposible su concurrencia. Otros inasistentes, los partidos de Vietnam, Corea y Laos, respondieron escuetamente que no participarían. Otros la rechazaron en términos agrios, como los partidos de Japón y Yugoslavia. Sugestivamente, los así llamados comunistas yugoslavos agrupados en la Liga de los Comunistas, que en 1960 fueron unánimemente condenados por revisionistas, esta vez habían sido invitados en igualdad de condiciones.

SOLO OBSERVADORES

Que se sepa, dos partidos, los de Cuba y Suecia, concurrieron en carácter de observadores, lo que de hecho significaba serias reservas hacia el mitin. Varios partidos de Europa: Italia. Rumania, España, Austria, Gran Bretaña, asistieron aunque previamente hicieron presente su discrepancia con los documentos de discusión elaborados por la Comisión Preparatoria. Básicamente, la divergencia de éstos se originó o adquirió más fuerza a raíz de los acontecimientos de Checoslovaquia.

Aquí hay que decir que Rumania no cumplió al parecer su amenaza de retirarse de la reunión si China era atacada, lo que evidenció el pragmatismo de este partido que mantiene buenas relaciones con China a pesar de que políticamente navega a la derecha del bloque socialista europeo.

La situación de Checoslovaquia pudo agregar un nuevo elemento de desunión, pero el asunto fue paliado con la solicitud de los propios comunistas checoslovacos de no considerar el problema.

La Comisión Preparatoria elaboró cuatro documentos como base de la discusión: 1) Centenario del nacimiento de Lenin (1970); 2) Llamado de apoyo a Vietnam; 3) Defensa de la paz y 4) Las tareas actuales de la lucha antimperialista y la unidad de acción de los Partidos Comunistas y Obreros y demás fuerzas antimperialistas.

PUNTO CLAVE

Este era, naturalmente, el punto clave, pues en él está contenida la estrategia global que el movimiento comunista debe oponer al enemigo imperialista en una época en que éste utiliza todos sus recursos para oponerlos a las luchas de los pueblos. En 1980 los partidos que hoy concurrieron a Moscú, como los ausentes (China, por ejemplo) formularon por unanimidad la siguiente caracterización: "Nuestra época, cuyo contenido fundamental lo constituye el paso del capitalismo al socialismo, iniciado por la Gran Revolución Socialista de Octubre, es la época de la lucha de dos sistemas sociales diametralmente opuestos; la época de las revoluciones socialistas y de las revoluciones de liberación nacional; la época del hundimiento del imperialismo, de la liquidación del sistema colonial; la época del paso de más y más pueblos al camino socialista; la época del triunfo del socialismo y del comunismo en escala universal".

DUDAS FUNDADAS

Pero aquella conferencia no proclamó únicamente planteamientos teóricos, absolutamente necesarios, sino que también preconizó tareas fundamentales para el movimiento comunista, que no podían ser otras que la intensificación de la batalla antimperialista, la lucha por el socialismo, en una palabra, la revolución. Y es aquí, en la práctica, donde aparecen las apreciaciones distintas sobre la coexistencia pacífica y la emulación económica pacífica de los sistemas, acerca de la inevitabilidad de las guerras y de las vías de tránsito hacia el socialismo. Porque aunque la "Conferencia de los 81" dejó en claro que los comunistas no podían hacerse ilusión alguna sobre la política del imperialismo, lo cierto es que en el periodo transcurrido algunos han extremado la "colaboración" entre los sistemas. Como también es verdad que la formulación del tránsito pacífico, "la vía pacífica'' hacia el socialismo, ha servido de sostén teórico para algunos partidos que, en América latina especialmente, han caído en desviaciones de derecha que los mantienen en una práctica parlamentarista que los describe hoy como socialdemócratas puros más que como marxista-leninistas. Ha sido, precisamente, la Revolución Cubana la que ha dejado en la estacada a aquellos que siempre se proclamaron vanguardias sin desempeñar ese papel en la realidad y que hoy —Conferencia de Moscú por medio— siguen soñando en ganar unas elecciones creadas por la burguesía.

La unidad de acción en el plano local e internacional es el abecé en la labor de los marxista-leninistas, de los revolucionarios. Pero, es lógico, para un revolucionario honesto, que aquella unidad debe basarse en los principios básicos que impulsan su acción. Al momento de escribirse esta nota, se conocen muy fragmentariamente los resultados de la Conferencia de Moscú, pero si en ella se ha avanzado en ese sentido los únicos dolidos serán los imperialistas y los únicos beneficiarios serán los pueblos que luchan por instaurar el socialismo.

Mas, lamentablemente, hay derecho a dudar de un avance real, de calidad, cuando han estado ausentes partidos comunistas que están en el poder. Y para los latinoamericanos, las dudas crecen cuando se sabe que allí, en la patria de Lenin, han estado representando falazmente los anhelos revolucionarios de sus pueblos las direcciones derechistas de los partidos de Venezuela, Guatemala y Bolivia que cobardemente dieron la espalda a la lucha armada.

JOSÉ DANIEL


CARTA AL COLEGIO DE PERIODISTAS

Señor Presidente
del Consejo Nacional
del Colegio de Periodistas de Chile,
Don Carlos Sepúlveda Vergara.

Como miembro del Colegio Nacional de Periodistas, al cual debo pertenecer por imperio de la ley que le dio vida orgánica, me veo constreñido a absorber las decisiones que adopta la mayoría de su Consejo Nacional y las que toma el Consejo Regional de Santiago, al que estoy adscrito. Por ese motivo me preocupan sus decisiones como, me imagino, deben inquietar a todos los miembros de la Orden.

Las decisiones y declaraciones de los Colegios Nacional y Regionales adquieren fuerza, condición que les impone a los miembros de sus directivas obrar con suma prudencia para no cometer atropellos a los derechos individuales de los miembros de la Orden.

El viernes 6 de junio del año en curso el Consejo Nacional del Colegio de Periodistas de Chile emitió una declaración a raíz del repudiado atentado que se cometió contra el miembro de la Orden Señor Hernán Osses Santa María, en la que se insertaron afirmaciones temerarias que comprometen la independencia y ponen en tela de juicio la seriedad del Colegio Nacional y por lo tanto de sus miembros, las que yo me apresuro a solicitar que sean retiradas del citado pronunciamiento hecho público.

En el párrafo tercero de la mencionada declaración se hace una sanción que afecta a una colectividad política, sin que hasta el instante en que ella fue emitida existiera algún tipo de comprobación, ni siquiera legal, que permitiera formular cargos concretos.

En el punto seis, correspondiente a los acuerdos del Consejo Nacional se formulan imputaciones que afectan a las organizaciones estudiantiles y al movimiento universitario en general, por los cuales yo siento profundo respeto.

En el punto nueve se agregan otras afirmaciones contra el Movimiento de Izquierda Revolucionaria, mucho más temerarias que las anteriores.

Si la declaración hubiese sido emitida por una organización política no me habría sorprendido su contenido pero corresponde a una organización de carácter puramente profesional que por encima de las posiciones políticas de sus dirigentes tiene la obligación de respetar las de sus demás miembros.

No me corresponde fijar en esta carta mi posición personal pero a modo de ejemplo señalo que respeto la autonomía universitaria y que por lo tanto estimo peligroso lo que expresa el punto siete de la declaración que motiva esta comunicación.

Respecto a las afirmaciones políticas que contiene la declaración me permito preguntarle: ¿Le habría parecido serio o justo al Señor Presidente que en el caso de aparecer comprometido un miembro del Partido Demócrata Cristiano en un hecho repudiado por la Orden, ésta extendiera sus cargos a toda esa colectividad política?

El tono de la declaración del Consejo Nacional y las afirmaciones que en ella se hacen, comprometen la independencia de los profesionales de la prensa para enjuiciar los acontecimientos que se desprendan de la necesaria investigación emprendida por los Tribunales de Justicia ya que en los puntos señalados en mi carta se abre la posibilidad a una peligrosa "caza de brujas".

Puedo entender que los miembros del Consejo Nacional se dejaron llevar por la "justa indignación", pero creo que ella no se contradice con la obligación de ser justos. A los periodistas nos corresponde informar, analizar y comentar, y si en un instante de "justa indignación" perdemos la ponderación, es natural que la ciudadanía piense alarmada que los profesionales de la prensa, incluso aquellos que están llamados a ser más ponderados y justos, se dejan arrastrar por la pasión que empuja a yerros y arbitrariedades.

Como miembro de la Orden me permito reclamar de las autoridades del Consejo Nacional que usted preside respeto por mis derechos individuales y como considero que ellos fueron vulnerados públicamente por las afirmaciones que he señalado me reservo el derecho a hacer pública mi discrepancia. Saluda atentamente a usted.

AUGUSTO OLIVARES BECERRA
Registro 817

N. de PF.— Las referencias del autor son las siguientes: Párrafo 3º: "Fluye también que el atentado se perpetró en represalia de las informaciones que ha venido proporcionando últimamente el mencionado vespertino, acerca de los manejos de que se ha valido el Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR) para apoderarse de la Universidad de esa ciudad...". Punto seis: "Llamar a todas las entidades de la Orden para estampar públicamente su protesta por el insólito y salvaje hecho ocurrido en Concepción, condenando la violencia y el matonaje sobre los periodistas y a los medios de expresión, y organizar la vigilancia activa de todos los colegas para repeler esta clase de atentados cometidos por elementos disociadores, enquistados en organizaciones estudiantiles y establecimientos universitarios". Punto siete: "Respecto de lo último, declarar que en este caso nadie podría alegar la autonomía universitaria para impedir la acción de la Justicia". Punto nueve: "Denunciar que sobre otros colegas de Concepción penan amenazas de muerte por parte de los mismos elementos extremistas que atacaron al periodista Osses...".


Edición digital del Centro Documental Blest el 07feb02