Chile en manos del hampa

PUNTO FINAL
Año III. Nº 68
Martes 19 de noviembre de 1968

CHILE EN MANOS DEL HAMPA

La quincena

LA farándula que se desarrolló en el país con motivo de la visita de la Reina de Inglaterra, hizo desaparecer durante varios días de la quincena última los problemas nacionales del primer plano noticioso; sin embargo, ellos se mantuvieron y, aún más, la mayoría se acentuó. Uno se agravó considerablemente, por lo que la redacción de PUNTO FINAL consideró oportuno dedicarle su primera página para realzar su gravedad. La criminalidad en todo el país aumenta, y frente a ella se advierte la ineficiencia policial, determinada esencialmente por el afán del gobierno de darle al Cuerpo de Carabineros y a la Dirección General de Investigaciones un destino distinto al fijado por los estatutos que los rigen.

Otro aspecto de la vida nacional que merece la atención de PUNTO FINAL es impuesto por las contradicciones de todo orden que se registran en el gobierno actual y en el partido único que lo sustenta, el Demócrata Cristiano, las que provocaron la caída del vicepresidente del Instituto de Desarrollo Agropecuario, Jacques Chonchol, con lo que se satisfizo una vieja aspiración de los sectores conservadores dentro y fuera de La Moneda que se empeñan en impedir que se ponga en marcha el proceso de reforma agraria.

En el plano internacional, Estados Unidos ha proporcionado importantes elementos noticiosos que son comentados en esta edición: la elección presidencial que dio el triunfo al conservador Richard Nixon y la pugna con el gobierno títere de Vietnam del Sur, a raíz de la decisión de suspender los bombardeos a la República Democrática de Vietnam.

La decisión del gobierno de Johnson constituye una prueba del éxito que han conseguido los vietnamitas en su lucha de liberación. Se ha aceptado que el Frente de Liberación Nacional participe en las conversaciones de paz, lo que ha enfurecido al gobierno de Saigón, el que ha terminado por convencerse de que las decisiones sobre su destino las toman el Pentágono y la Casa Blanca conforme a los intereses económicos y políticos norteamericanos.

Para los que han venido sosteniendo que la independencia puede obtenerse por métodos pacíficos y tradicionales, el pueblo de Vietnam, entero, de norte a sur, ha entregado su lección histórica. Es el pueblo vietnamita el principal constructor de cada una de sus victorias militares y políticas.

EL DIRECTOR


Democracia Cristiana

FREI & PÉREZ: UNA SOCIEDAD EN AUGE

EDMUNDO Pérez Zujovic, Ministro del Interior del Gobierno democristiano, se anotó su segunda victoria política desde que asumió su cargo luego de haber errado por los Ministerios de Obras Públicas y Economía. La primera la consiguió al botar del Gabinete a Bernardo Leighton, no obstante la jerarquía que éste mantiene dentro del Partido Demócrata Cristiano desde que se fundó la Falange Nacional, precursora de la primera colectividad citada. En la primera quincena de noviembre Pérez logró echar de la Vicepresidencia del Instituto de Desarrollo Agropecuario (INDAP) al ingeniero agrónomo Jacques Chonchol, considerado como uno de los escasos técnicos del equipo democristiano que justificó la expectativa que se creó en torno a la experiencia iniciada por Eduardo Frei en La Moneda.

Edmundo Pérez se convirtió en el hombre más fuerte del Gabinete, imagen que a él le encanta, sobre todo cuando sus hijos le hacen cariño, porque entonces piensa que es el típico personaje temido por la sociedad pero tierno en el reducto más íntimo, su hogar.

Hay quienes piensan que a Eduardo Frei terminará por molestarle el poder que ha conquistado Pérez, su amigo, financista y compadre de muchos años, lo que se traducirá en la eliminación del Ministro del Interior. Pérez ha aparecido en los sectores de izquierda como el representante de los intereses de la Derecha en cuyo nombre actuó cuando eliminó a Chonchol. Gonzalo Cáceres, director del Departamento Campesino del PDC, estima que la salida de Chonchol fue la consecuencia de las presiones derechistas y norteamericanas porque, según expresa, de acuerdo con sus informaciones, tiene antecedentes que indican que la Embajada de Estados Unidos estaba interesada en eliminar al ingeniero agrónomo de INDAP. No ha entregado aún los antecedentes para ilustrar la última afirmación.

Los miembros del Departamento Campesino del PDC aprovecharon el paso de la Reina Isabel de Inglaterra por la Alameda a la altura de la antigua casa central del partido para tender un gran cartel que decía: "Pérez Z. es momio. Chonchol volverá".

Pérez es un hombre acaudalado, por lo que sus intereses están ligados a los pequeños grupos oligárquicos que gobiernan al país, los cuales modifican su estructura cada cierto tiempo, para no ser destruidos y porque nuevos ricos se incorporan a sus filas. Pérez, que incluso quebrara como empresario pequeño hace muchos años, es hoy personaje de fortuna, de modo que a él no le desagrada que lo liguen a los derechistas, por el contrario, está convencido de que junto a ellos encontrará su porvenir político.

La división de roles en el suceso provocado por la eliminación de Chonchol forma parte de un proceso natural de contradicciones en un' partido de extracción burguesa y de una táctica hábil para salvar la imagen del Partido Demócrata Cristiano.

Puede decirse que hay un reparto previsto de papeles en la teatral conducta de los personajes democristianos, muy útil en la víspera de una elección general de parlamentarios, en la que se buscan votos de ciudadanos de izquierda, de derecha, de centro e independientes.

La eliminación de Jacques Chonchol tiene un origen profundo. Eduardo Frei, ligado a grupos oligárquicos, considera que el sector izquierdizante del PDC intenta arrastrarle a una política avanzada en el campo para radicalizar el desteñido proceso de reforma agraria. Chonchol se había transformado en el símbolo de esa corriente izquierdizante, por lo que su eliminación forzosamente debe interpretarse como el triunfo de la corriente derechista no sólo del Gobierno sino de todo el país.

Es ingenuo pensar que Pérez pasó por encima de Eduardo Frei para eliminar a Chonchol, ya que el Presidente de la República no hizo nada, y bastantes prerrogativas tiene, para impedir que el Vicepresidente de INDAP hiciera efectiva su renuncia.

Para eliminar a Chonchol, Pérez usó una táctica de corte fascista, en la que no faltó la alusión a la ascendencia del eficiente ingeniero agrónomo ni tampoco la presión de tipo psicológico; por el contrario, esta última fue la más efectiva en el proceso para desembarazarse del funcionario.

Pérez retiró a varios funcionarios de INDAP, a los que envió en comisión de servicio a otras reparticiones estatales, los que fueron reemplazados por otros encargados de vigilar cada uno de los movimientos de Chonchol y sus asesores principales.

En la reunión de intendentes efectuada en Santiago, el Ministro del Interior anticipó la noticia de la salida de Chonchol, mencionó el nombre de su reemplazante y de paso agregó que "si es necesario eliminaré a seiscientos o más funcionarios de INDAP".

Fue ese anuncio el que colmó a Chonchol, el que en una entrevista privada con Frei planteó la renuncia, que le fue aceptada de inmediato. El Presidente deseaba sí que el ingeniero agrónomo se conservara en su cargo hasta el día siguiente de la elección general de parlamentarios para no ahuyentar los votos izquierdistas que espera recibir su partido.

Eduardo Frei no está interesado en que uno de sus correligionarios gane la Presidencia en 1970. De más está decirlo que eso es improbable, pero bien el líder más importante del PDC podía jugarse por alguno de sus compañeros, especialmente por Radomiro Tomic, que es hasta el momento el candidato más seguro a la Presidencia de la República de esa corriente política.

El presidente del PDC, senador Renán Fuentealba, está convencido de que Frei quiere dominar a esa tienda política y que si es necesario le derribará como ya lo hizo en enero con la mesa que encabezaba Rafael Agustín Gumucio. En una violenta discusión que se produjo en La Moneda en la primera quincena de noviembre, antes de la salida de Chonchol, Fuentealba le recordó a Frei que él está en antecedentes de los movimientos que dio años atrás para acercarse al Partido Comunista, con fines electorales.

La entrevista se realizó para rebatir la posición que Frei hizo trascender en la reunión con la prensa, del lunes 4 de noviembre. En ella el Primer Mandatario descartó toda posible alianza entre el Partido Comunista y el Partido Demócrata Cristiano.

La declaración de Frei tuvo los siguientes objetivos: a) Evitarse problemas en el exterior, donde se le acusa de procomunista; b) acentuar su principal característica: el anticomunismo; c) perjudicar a la corriente "rebelde" que encabeza el senador Rafael Agustín Gumucio; d) hacerle sentir al presidente del PDC Renán Fuentealba su calidad de líder y por lo tanto el encargado de fijar la línea al partido; e) amagar la posición de Radomiro Tomic, quien sueña con ser candidato de una coalición de izquierda.

Por encima de las querellas personales, que enfrentan a unos y otros, los últimos acontecimientos registrados tanto en el seno del Gobierno como en el Partido Demócrata Cristiano no cambian el cuadro político nacional. Las dificultades domésticas y la imposición de la línea derechista frente a la reforma agraria, son consecuencias naturales de la conducta de un partido que tiene como misión histórica perpetuar en el poder a la burguesía.

Frei sigue siendo la mejor alternativa para la burguesía y el imperialismo norteamericano y su partido conserva la categoría del aparato más eficiente para hacer una política derechista y pro-yanqui.


UNA VISITA REAL Y MUCHOS OLVIDOS

LA conservadora revista inglesa "The Economist" dijo, al comentar la visita de la Reina Isabel II, que "Los chilenos, con cierto orgullo, se han bautizado a sí mismos, desde hace mucho tiempo, como los "ingleses" de Latinoamérica". Tal vez por ese motivo, ni siquiera la prensa de avanzada de Chile ventiló aspectos negativos de la política imperialista de los británicos, durante la permanencia de la soberana.

Un Presidente de la República de Chile de posición avanzada, José Manuel Balmaceda, debió suicidarse en 1891 luego de haber resistido la violenta ofensiva del imperialismo inglés contra la política de carácter nacional que quiso imponer en la explotación de la riqueza salitrera de la época. De eso nada se habló durante la visita de la reina y tampoco se comentó el presente imperialista de Inglaterra, que en 1956 hizo su último asomo agresivo con una invasión contra Egipto, en compañía de Francia. Esa aventura fallida puso al mundo en el umbral de la Tercera Guerra Mundial.

El paseo de la Reina constituyó un nuevo motivo para que asomaran aspectos pintorescos de la sociedad chilena. La cursilería se enseñoreó en el periodismo que incluso la llamó "Chabelita". El arribismo social causó estragos económicos, porque fueron muchos los que incluso se endeudaron para vestir smoking o frac y traje largo.

Los miembros del Movimiento Iglesia Joven fueron los encargados de hacer un llamado a la conciencia de los ciudadanos con una pequeña manifestación de protesta de tipo "hippie". Un grupo de ellos dio la espalda al cortejo de la reina cuando pasaba por una plaza de la ciudad de Santiago, mientras otros repartían panfletos en los cuales se decía que "El verdadero Chile y su auténtico pueblo es el que vive fuera de los lugares que ella ve y verá. Es un Chile que se muere de hambre, un Chile que vive en poblaciones subhumanas, un Chile donde miles de niños mueren antes de cumplir un año de vida, un Chile donde la cesantía crece a diario en forma alarmante, un Chile donde por falta de agua —la misma que están usando para regar los jardines verdes que la Reina admira— cientos de personas enferman al día, un Chile donde las mujeres y las hijas de los obreros deben prostituirse para poder comer".

Otro contacto con la realidad lo tuvo la Reina al realizar los miembros del Departamento Campesino del Partido Demócrata Cristiano una manifestación de protesta por la eliminación del Vicepresidente del Instituto de Desarrollo Agropecuario, Jacques Chonchol (ver página 2).

Con motivo de la visita que realizó Eduardo Frei en 1965 a Inglaterra, su asesor económico Raúl Sáez comentó: "La situación económica de los ingleses está tan deteriorada que corremos el riesgo de que ellos nos pidan dinero en lugar de solicitarlo nosotros, por eso considero innecesario el viaje".

"El comercio de Gran Bretaña con América latina representa apenas un cuatro por ciento de su comercio global y la estampa que ofrece su evolución durante los últimos años no tiene nada de extraordinario".

La afirmación corresponde a la revista inglesa "The Economist".

"Chile aparece como el principal receptor de recursos estatales británicos, pero con cantidades pequeñas. En 1961 los recursos sumaron dos millones de libras esterlinas y en 1965 se registró la cantidad más alta: tres millones.

Desde el punto de vista político puede decirse que para los intereses chilenos sobre el Canal Beagle la visita real alcanzó su mayor importancia, ya que la soberana aparece como arbitro en el diferendo provocado por el nacionalismo argentino que persiste en salir al Pacífico por la parte austral del continente.


Denuncia

LA POLICÍA EN LA POLÍTICA Y EL HAMPA EN LA CALLE

UNA encuesta realizada en Estados unidos determinó que el cincuenta por ciento de las mujeres de una ciudad importante se abstiene de salir a la calle después de las 20 horas. En Nueva York los propios policías aconsejan a los transeúntes no entrar al Central Park cuando se esconde el sol.

Los chilenos ya tienen conciencia del alto desarrollo de la criminalidad en Estados .Unidos, pero en cambio no poseen una evaluación justa de la peligrosidad que existe en su propio país.

Baste señalar que el Congreso aprobó una ley especial para proteger legalmente al vecino que hiera o mate a cualquier asaltante nocturno que haya intentado atacarlo para cometer un robo.

Algunos órganos periodísticos presentaron el proyecto de ley con el siguiente slogan: "Haga patria, mate a un cogotero".

Muchos juristas consideran que la inmunidad que se concede al ciudadano que mata a otro que intenta asaltarlo, significará dejar a la ciudadanía bajo el imperio de la ley de la selva, pero sus advertencias han resultado desoídas por los vecinos que festejan la iniciativa como protectora de sus vidas.

Pese a que la policía evita divulgar la totalidad de los delitos que se cometen o denuncian cada día, la población está alarmada por los asaltos.

Los comerciantes del principal mercado de Santiago, la Vega Central, han formado un Frente de Defensa Unido para protegerse de los diversos tipos de delincuentes que han convertido ese lugar en su coto de caza. El Frente designa a los integrantes de las brigadas de protección, que portan armas para enfrentarse, si es necesario, con los delincuentes.

El empresario de boxeo profesional Diógenes de la Fuente, fue asaltado en ese mercado a las nueve de la mañana por seis adolescentes que le derribaron para robarle.

No existe lugar del país vedado para los delincuentes. Dos pilotos de la línea aérea inglesa BUA de paseo en Santiago, fueron asaltados en las inmediaciones del Hotel Carrera, donde se hospedó la Reina Isabel de Inglaterra, a metros del Palacio de Gobierno. Y a cinco cuadras de este último, en calle Alonso Ovalle, fue asaltada y asesinada una dama de 67 años, María Raquel Gacitúa. Su departamento de soltera fue asaltado por delincuentes no identificados hasta ahora.

Un joven de veinte años, sobrino de un pintor chileno de fama, fue asaltado en la puerta de su casa, en un sitio muy alumbrado del barrio oriente de la capital, por un ladrón que le apuñaló.

Cuatro delincuentes apuñalaron a dos parroquianos en un café de la calle San Diego, en presencia de los garzones y demás clientes. Una de las víctimas falleció y la otra quedó grave.

Los delincuentes se marcharon tranquilamente, pues la policía llegó treinta minutos después.

En el sector sur de la capital seis delincuentes dispararon sobre dos hombres que marchaban junto a sus mujeres, para asaltar a estas últimas. Uno murió y el otro quedó grave. No fueron identificados.

A las diez de la mañana de un día de trabajo tres desconocidos asaltaron a un empleado que salía de la sucursal de un banco en Avenida Vicuña Mackenna. No fueron detenidos.

La decisión del Congreso de dar un respaldo al ciudadano que mata o hiere a un "cogotero", la de los comerciantes del mercado de crear su propia guardia protectora y la impunidad con que han operado los delincuentes en los delitos denunciados, indican que la población carece de seguridad por la falta de eficiencia policial.

Una noche, el diputado de gobierno Luis Maira, sin armas, debió resistir los intentos de algunos delincuentes que presionaban por penetrar en su hogar. La casa del senador y secretario general del partido Socialista, Aniceto Rodríguez, ha sido visitada por lo menos tres veces en los últimos meses por los ladrones. Al ex Vicepresidente de la República y actual dirigente del Partido Demócrata Cristiano, Bernardo Leighton, le robaron su automóvil.

El director de cine y televisión Helvio Soto, compró un automóvil el día 17 de septiembre, el que le fue robado horas después frente a su casa en la populosa Plaza Pedro de Valdivia, de Santiago, informaciones extraoficiales obtenidas por PUNTO FINAL, permiten determinar que ha aumentado el número de robos de automóviles, y que por lo menos tres de los que se roban cada día no aparecen más.

PUNTO FINAL consultó al periodista Miguel Torres, considerado el mejor reportero policial, el que certificó que "hay un aumento alarmante de los delitos". Torres dijo que "el noventa por ciento de los funcionarios de la Dirección General de Investigaciones son usados con frecuencia en tareas derivadas del espionaje político".

El mismo periodista dijo que los carabineros son distraídos en tareas de represión política y social de los llamados "grupos móviles", adscritos a todas las prefecturas del país. Expresó: "Una gruesa cantidad de carabineros permanece acuartelada a lo largo del país pronta para actuar en represiones de manifestaciones políticas o gremiales".

Miguel Torres dice que los métodos de la policía civil son ineficientes para encarar el aumento de la delincuencia: "Las rondas policiales, realizadas con medios pobres, no surten efecto alguno porque siempre se detiene a los mismos delincuentes, en cambio queda sin vigilancia una población flotante formada por sesenta mil nuevos delincuentes".

Frente a este hecho real que alarma a la población, la policía chilena es incapaz de dar una respuesta positiva. ¿Motivo? Tanto el Cuerpo de Carabineros como la Dirección General de Investigaciones han dedicado el grueso de sus elementos humanos y técnicos a la represión política.

Un transeúnte podrá caminar varias cuadras en una noche sin toparse con un policía, pero en cambio al día siguiente por la mañana se encontrará en el centro de Santiago con centenares de ellos, premunidos de cascos de acero y de fusiles ametralladoras, similares a los que usan los militares de la OTAN, preparados para contrarrestar manifestaciones políticas o gremiales.

No es fácil hallar coches radiopatrulleros de investigaciones y Carabineros en las noches o en el día, pero en cambio el Cuerpo de Carabineros dispone de carros livianos blindados Mowag, dotados de toda clase de armamento moderno. También cuenta con camiones lanza-agua para disolver manifestaciones.

El equipamiento del Cuerpo de Carabineros corresponde al de un ejército. Recientemente acaba de crear un Departamento de Fronteras y Límites. Tiene un equipo ecuestre de "alta escuela" para exhibiciones.

El plan de estudio y entrenamiento en la Escuela de Suboficiales de Carabineros fue confeccionado para preparar expertos en "lucha antisubversiva" similar a la que practican las "fuerzas especiales" del ejército. En dicha escuela son concentrados carabineros de todo el país que después vuelven a sus lugares de origen, pero sin haber recibido instrucción policial sino puramente militar.

El director general de Carabineros, Vicente Huerta, no se impresiona por la alarma de la población ante el recrudecimiento de la delincuencia; por el contrario, él prefiere fijar las bases ideológicas de su institución: "Somos depositarios, mandatarios y sacerdotes del fuego sagrado de la libertad, y debemos cumplir el ritual de mantenerlo encendido, aun cuando ello jalone nuestro andar con mártires y lágrimas".

El ex intendente de la provincia de Santiago, Sergio Saavedra, expresó en varias oportunidades su inquietud porque las poblaciones marginales carecen de protección policial y están "en manos de la delincuencia", pero el Cuerpo de Carabineros sólo se ocupa de ellas en sus planes políticos. La estrategia policial para las poblaciones marginales está destinada a contenerlas en el caso de que ellas se levanten en un movimiento de protesta social y política.

El director general de Investigaciones, Emilio Oelckers, tiene como principal preocupación la vigilancia de los personajes políticos, y por eso se esmera en dotar de mayor personal a la llamada Policía Política, la que en algunos casos dispone de la casi totalidad de los detectives, mientras quedan abandonadas centenares de pesquisas puramente policiales.

Existe una cantidad considerable de grandes crímenes que no han sido descubiertos en los últimos cinco años, pero el director general de Investigaciones se ufana en proporcionar resultados de encuestas electorales que realiza con el personal a sus órdenes. En noviembre entregó a la prensa los resultados de una encuesta sobre la elección general de parlamentarios del año próximo. Por esos mismos días se logró detener a un delincuente que había robado durante seis años, en diversos puntos de Santiago sin haber sido jamás detenido por la policía. Confesó hasta el 15 de noviembre, setenta y cinco robos.

Para allanar el canal de televisión de la Universidad de Chile, el director general movilizó a 300 detectives y 38 camionetas radio-patrulleras. Se trataba de comprobar si en el interior había un stock de bombas tipo Molotov.

Durante la visita de la Reina de Inglaterra la ciudad de Santiago y otras vecinas quedaron desguarnecidas porque tanto Carabineros como Investigaciones movilizaron el grueso de sus contingentes para proteger la vida de los soberanos británicos.

El Cuerpo de Carabineros dispone de un servicio identificado por la sigla OS-3 dedicado a "Estudios de Opinión Pública". En servicios como este último se consumen recursos que destinados a cubrir las verdaderas obligaciones del Cuerpo de Carabineros, darían tranquilidad a los pobladores.

En los sectores progresistas existe cierta tendencia a no tocar temas como el del aumento de la delincuencia, porque a ésta se le estima como una consecuencia directa de las contradicciones que crea el régimen social y económico existente, lo que sin dejar de ser una verdad no impide que miles de trabajadores que deben volver tarde a sus hogares o salir temprano de ellos, estén expuestos a perder la vida en un asalto ("cogoteo"). por lo demás, el aumento de la peligrosidad en un país por efecto de la delincuencia, introduce otras distorsiones en la política como la que se formó en torno a las figuras de los candidatos presidenciales norteamericanos Nixon y Wallace. Millares de hombres y mujeres de ese país, alarmados por la peligrosidad que impera, acogieron sus demagógicos slogans en favor del "orden y la ley". Si la situación actual perdura en Chile, no sería raro que un día apareciera un candidato reaccionario que incluyera en su plataforma la promesa de dar seguridad en las calles. No debe olvidarse que detrás de esa promesa se esconde, por lo general, la amenaza de la represión social, principal actividad de las policías en los países capitalistas.


Congreso Sindical

LA CUT Y EL SINDICATO POLÍTICO

LA Central Única de Traen este mes su quinto bajadores (CUT) realiza congreso, el de mayor envergadura desde su creación en 1953. Con respecto al anterior (1965) tiene éste la novedad de la participación activa de los sindicalistas democristianos y del Partido Radical dentro de una organización que ha funcionado con clara preeminencia de comunistas y socialistas. Se estima que alrededor de 600 mil asalariados —obreros y empleados— y no menos de 50 mil campesinos estarán representados en el congreso, lo que revela la importancia adquirida por la CUT si se considera que el total de sindicalizados en el país es de "743.500, lo que equivale al 34% del total de la fuerza de trabajo estimada en 2.169.000 (Cifras de la Comisión Técnica de la CUT).

Numéricamente, la mayor cantidad da sindicalizados corresponde al rubro de los servicios, luego a la industria y en seguida en orden descendente a la agricultura, los transportes y la minería. De los asalariados afiliados a la CUT aproximadamente un 60 por ciento corresponde a obraros y un 40 por ciento a empleados. El proletariado industrial y minero equivale a un 40% de la militancia total de la CUT. El presidente de la organización, Luis Figueroa, escribía, en vísperas del quinto congreso: "Este es nuestro ejército, la fuerza más viva y progresista de Chile, importante, cuantitativa y cualitativamente, que ha demostrado su capacidad de lucha y que debe hoy adecuar su estructura, mejorar sus métodos de combate, para ser no tan sólo influyente, sino determinante en los cambios que el país necesita".

La permanente lucha de la clase obrera por lograr su unidad, organización y una dirección ideológica del movimiento, ha obligado al régimen a respetarla en muchos aspectos. Pero desde luego, esto no significa que el sistema de explotación haya variado un ápice, e incluso en el aspecto represivo, sólo ha refinado sus métodos. Este mismo gobierno exhibe la mancha de dos masacres obreras y en el campo económico, todo el peso de la crisis, de la ineptitud de las clases gobernantes, se carga sobre las espaldas de los explotados .

Así las cosas, logrado ya un grado de organización relativamente alto, el problema para la CUT se plantea en términos netamente políticos, a tal extremo que la ideología que sirva de guía es precisamente la determinante en el sentido de para qué servirá esa organización y en qué medida contribuirá a favorecer los intereses de los trabajadores. Luis Figueroa, dirigente comunista, lo ha dicho con claridad:

"La discusión está planteada por el poder político, por quien lo detenta y en beneficio de quien lo usa. Y para la clase obrera la cuestión no puede reducirse a la elección de un nuevo mesías cada seis años. La cuestión está en que todos los mecanismos de decisión en la sociedad chilena sean manejados por la clase obrara, que sus organizaciones estén a la altura de su responsabilidad, para participar en la gestión de las instituciones del Estado, para conquistar su acceso a esas instituciones, en el marco de un Estado de nuevo tipo, constituido por fuerzas políticas que interpretan y se nutran fundamentalmente de la clase obrera y que encuentren en ella su apoyo y su objetivo orientador. A conseguir una organización de la clase obrera a la altura de esta perspectiva estará dedicado el Quinto Congreso de la Central Única de Trabajadores" (Revista "Principios", septiembre-octubre 1968).

El planteamiento de Figueroa corresponde a la conocida tesis del partido comunista que preconiza una alianza con los partidos de la burguesía para alcanzar un hipotético gobierno "de nuevo tipo" a través de las elecciones realizadas en el marco de la democracia burguesa que impera en Chile. De ahí que el máximo dirigente de la CUT excluya la posibilidad de un gobierno de la clase obrera y vislumbre, en cambio, un Estado cuya base social serán fuerzas políticas que "interpreten y se nutran fundamentalmente de la clase obrera". Esta es una abierta contradicción con la afirmación del mismo presidente de la CUT en el sentido de que el poder político está planteado en términos de quien lo detenta y en beneficio de quien lo usa. El pragmatismo, que se traduce en una colaboración de clases, y que caracteriza hoy a los partidos de la izquierda tradicional, se refleja claramente en la dirección actual de la CUT, cuya máxima aspiración parece ser hoy el acceso a la gestión del Estado burgués. El 21 de septiembre, Luis Figueroa declaró al vespertino "La Segunda":

"Nosotros no pretendemos construir el socialismo mañana, ni que se pretenda expropiar a los capitalistas la semana próxima, sino que tenemos un criterio muy racional, orientándonos incluso por los propios documentos oficiales del gobierno, de la CEPAL y los organismos especializados".

Por su parte, Hernán del Canto, secretario general de la CUT, socialista, cuando el diario gubernamental "La Nación" le preguntó si la CUT propiciaba la instalación de un régimen socialista, respondió:

"Por cierto que ese fenómeno se daría alguna vez. Pero no es lo que nos preocupa en este instante. Nuestra primera etapa sería que los trabajadores participen con representación en los organismos del Estado".

Es solamente en este marco de un reformismo del más puro estilo socialdemócrata que se puede comprender bien la incorporación a la CUT del partido gobernante, la Democracia Cristiana, sobre el cual el propio Figueroa escribía en 1985: "la democracia cristiana viene desarrollando una variada e intensa labor de difusión ideológica entre los trabajadores. Esta ofensiva tiende, fundamentalmente, a imponer las ideas de la burguesía reformista, como una manera de reforzar su predominio en la dirección estatal con un respaldo de masas para su política de Gobierno y de clase".


Tribuna teórica

CLASES SOCIALES Y COYUNTURA POLÍTICA

EN los artículos anteriores hemos examinado el concepto de clase social a dos niveles diferentes: al nivel de modo de producción y al nivel de la formación social, es decir, de una sociedad históricamente determinada.

A ambos niveles las clases se definen por su SITUACIÓN en la estructura económica de la sociedad, situación que depende de las relaciones específicas que los grupos sociales mantienen con los medios de producción.

Ahora bien, esta situación de las clases en la estructura social que depende, en última instancia, de su situación en la estructura económica, es lo que llamaremos SITUACIÓN DE CLASE.

Este concepto no debe confundirse con el concepto de ORIGEN DE CLASE, que se refiere, no a la situación actual del individuo en la estructura social, sino a la situación de clase en la cual el individuo se formó, por ejemplo: la situación de clase de sus padres.

Por último, este concepto de SITUACIÓN DE CLASE no debe confundirse con el concepto de POSICIÓN DE CLASE.

Nuestra primera etapa fue definir las clases a nivel de modo de producción, luego lo definimos a nivel de formación social. Ahora debemos pasar al nivel más concreto, al nivel de la COYUNTURA POLÍTICA o, "momento actual" de la lucha de clases en una formación social.

Este "momento actual" se caracteriza por ser la síntesis de las contradicciones de una sociedad determinada en un momento determinado de su desarrollo. A este nivel nuevas determinaciones entran en juego sobredeterminando las clases anteriormente definidas.

Analizaremos dos de estas determinaciones: el problema de la POSICIÓN DE CLASE y la diferencia entre clase y FUERZA SOCIAL.

Cuando estudiamos las clases sociales a nivel de modo de producción vimos que en una sociedad no todos los individuos pertenecen a una de las dos clases antagónicas, que existen grupos sociales que no pueden definirse como clases sociales, sea por representar grupos intermedios entre las dos clases antagónicas a nivel de la producción, sea por no participar directamente en la producción al estar al servicio de instituciones de la superestructura. Estos grupos no constituyen clases propiamente tales, pero tienden a adoptar posiciones que favorezcan a una u otra de las clases antagónicas.

Por otra parte, no todos los miembros de una clase defienden los intereses de su clase en una coyuntura política determinada. Por ejemplo, la aristocracia obrera, sector privilegiado de la clase obrera de los países capitalistas imperialistas, en numerosas coyunturas políticas ha defendido, no los intereses de la clase obrera, sino los intereses de la burguesía.

Por lo tanto, no basta ser miembro de una clase, tener una determinada situación de clase, para adoptar actitudes políticas consecuentes con esa situación de clase.

Llamaremos POSICIÓN DE CLASE a la "toma de partido" por una clase en una coyuntura política determinada. Esta "toma de partido" por una clase determinada implica defender y luchar por sus intereses de clase; adoptar "su punto de vista"; "pasar a integrar sus filas"; "representar sus intereses".

Refiriéndose, por ejemplo, a "las capas medias" [1] , el pequeño industrial, el pequeño comerciante, el artesano, el campesino, Marx afirma que "son revolucionarias únicamente cuando tienen ante sí la perspectiva de su tránsito inminente al proletariado", ellas defienden entonces, "no sus intereses presentes, sino sus intereses futuros", abandonan "sus propios puntos de vista, para adoptar el del proletariado". [2]

Lenin dice, por otra parte, que no es imposible que en ciertas condiciones, tal o cual capa de trabajadores se sitúe al lado del proletariado. Luego señala que todo el problema reside en determinar estas condiciones, y considera que las palabras "hacer suyo el punto de vista del proletariado" expresan en forma precisa estas condiciones, que estas palabras trazan, en forma muy neta, una línea de demarcación entre los verdaderos marxistas y todos los otros grupos que se pretenden socialistas. [3]

En otro texto, refiriéndose a los intelectuales, dice, "todo intelectual, a pesar de trabajar en un análisis objetivo de la realidad no puede dejar de tomar partido por tal o cual clase, una vez que ha comprendido las relaciones que existen entre ellas". [4]

En un texto sobre las tareas de la juventud revolucionaria, hace ver cómo los estudiantes no pueden ser considerados como un todo homogéneo, ya que ellos tienden a reflejar los intereses de todas las clases y grupos políticos de la sociedad. Entre ellos, sólo algunos "adoptan una posición revolucionaria", consagran sus fuerzas a la clase obrera. [5] En El Dieciocho Brumario de Luis Bonaparte, Marx nos habla de los "representantes" de la pequeña burguesía que "pueden estar a un mundo de distancia de ellos, por su cultura y su situación individual. Lo que los hace representantes de la pequeña burguesía es que no van más allá, en cuanto a mentalidad, de donde van los pequeños burgueses en sistema de vida, que, por tanto, se ven teóricamente impulsados a los mismos problemas y a las mismas soluciones a que impulsan a aquéllos, prácticamente, el interés material y la situación social. Tal es en general la relación que existe entre los representantes políticos y literarios de una clase y la clase por ellos representada". [6]

La situación de clase crea, como hemos visto, un instinto de clase que hace que los miembros de esa clase tiendan a tomar partido por la clase a la cual pertenecen.

Para pasar a una posición de clase proletaria, el instinto de clase del proletariado sólo necesita ser educado; por el contrario, para que los intelectuales pequeño-burgueses logren pasar a una posición de clase proletaria, su instinto de clase debe revolucionarizarse. [7]

Y para que esto se logre en forma definitiva se requiere un largo proceso. Muchas veces, intelectuales pequeño-burgueses adhieren al partido del proletariado, porque han llegado a convencerse de la objetividad y eficacia política de los análisis marxistas, pero, en coyunturas políticas difíciles, caen en posiciones pequeño-burguesas. Esta es la razón profunda de la importancia que da el marxismo a la constitución social del partido del proletariado. Mientras mayor sea la cantidad de miembros del partido que tenga una situación de clase proletaria, más fácilmente se evitarán las desviaciones izquierdistas o derechistas que surgen como expresión de la ideología pequeño-burguesa en las filas del proletariado. [8]

Para finalizar este punto podemos decir, por lo tanto, que a nivel político lo que tiene mayor importancia no es la pertenencia o no pertenencia a una clase determinada, sino, la posición de clase que toman los individuos o grupos sociales.

Muchas confusiones acerca del concepto de clase provienen de ciertos textos de Marx que parecen negar el carácter de clase a un grupo social que, a pesar de estar en una determinada situación en la estructura económica da una formación social, no ha participado, todavía, en forma unificada en la lucha política.

En otros textos Marx no niega su carácter de clase a un grupo que no ha participado en la lucha política, pero se refiere a él con los términos de "clase en sí", oponiéndolo a lo que él denomina "clase para sí", es decir, a la clase que participa en la lucha política.

"Las condiciones económicas habían transformado, primeramente, a la mayor parte del país en trabajadores. La dominación del capital creó a esa masa una situación común, intereses comunes. Así esa masa es ya una clase frente al capital, pero no todavía frente a sí misma". [9]

Nos parece más adecuada la terminología empleada por Lenin y Mao que hablan de clase social cuando se sitúan a nivel de modo de producción y de formación social, y que introducen el término de FUERZA SOCIAL para analizar la acciónale estas clases a nivel de la coyuntura política. Un grupo social puede constituir una clase y no una fuerza social, por ejemplo, los pequeños productores campesinos de ciertos países, que por su situación de aislamiento no logran darse una expresión política propia.

Por el contrario, algunos grupos sociales pueden constituir una fuerza social sin pertenecer a una de las tantas clases de una formación social, por ejemplo, los intelectuales revolucionarios. Para que un grupo social que no constituye una clase, constituya, a nivel de la coyuntura política, una fuerza social, debe "tomar partido" por una de las clases que figuran en el escenario político.

Por lo tanto, la misma relación que existe entre "clase" y "situación de clase" existe entre "fuerza social" y "posición de clase".

Ahora bien, en un proceso revolucionario es necesario distinguir tres tipos de fuerzas:

- fuerzas motrices
- fuerza principal
- fuerza dirigente.

Las fuerzas motrices están constituidas por los grupos sociales que participan en forma activa en el proceso revolucionario.

La fuerza principal está constituida por el grupo social que representa la fuerza motriz más numerosa.

La fuerza dirigente está constituida por el grupo social que dirige el proceso revolucionario. Para dirigir el proceso revolucionario no necesita ser la fuerza motriz más numerosa. Lo que lo constituye como fuerza dirigente no es su número sino su papel político, es decir, su capacidad de tomar la iniciativa, formular metas adecuadas a cada etapa y encontrar formas justas de dirección.

El caso de la revolución china ilustra muy bien estos tres tipos de fuerzas. Las fuerzas motrices estaban constituidas por el campesinado, el proletariado y la pequeña burguesía urbana; a veces se lograba incorporar a ciertos sectores de la burguesía nacional [10] . La fuerza principal era, sin duda, el campesinado. El proletariado, a pesar de su escaso número, logró constituirse en la fuerza dirigente de la revolución, debido al papel político que desempeñó en la revolución china.

En muchos países de América latina, por ejemplo, las condiciones de extrema miseria del campesinado, su gran potencial revolucionario y su gran peso específico dentro de la población global del país, lo constituyen, sin duda, en la fuerza principal de la revolución en esos países.

Pero afirmar esto, no implica negar el papel dirigente del proletariado en el proceso revolucionario. Aunque en muchos países latinoamericanos el proletariado sea un sector privilegiado de la población, en relación a los campesinos pobres y al creciente sector de los sin empleo permanente, y, por lo tanto, aunque su potencial revolucionario se encuentre debilitado, no por ello deja de constituir objetivamente la única clase que por su situación de clase, es decir, por su situación en la producción social, es capaz de conducir el proceso revolucionario hasta el fin, hasta la supresión de todo tipo de explotación.

NEVA


Opiniones

REFLEXIONES A PROPÓSITO DE LAS ELECCIONES

LAS elecciones parlamentarias constituyen uno de los momentos apoteósicos de la democracia representativa, en que teóricamente el pueblo delega su soberanía, su potestad, su autoridad, en los mandatarios que legislarán en su nombre.

Sería lógico, en consecuencia, que un evento de tal trascendencia apasionara a las multitudes. Sin embargo, el pintoresco espectáculo electoral no conmueve a la ciudadanía, no logra arrancarla de su abulia, apatía, indiferencia o desinterés. A lo sumo, es una entretención en los apartados rincones provincianos, que se sacuden de su modorra y rompen su rutina con los estentóreos discursos de los candidatos.

Diversos factores se confabulan para enfriar el entusiasmo, especialmente en los sectores de Izquierda y revolucionarios.

ALGUNAS PREGUNTAS LÓGICAS

¿Para qué vamos a votar?, se pregunta, y con razón, la gente.

¿Qué vamos a decidir o a definir con nuestro voto? ¿Cuáles son los objetivos, las perspectivas de estos comicios? ¿En qué se diferencian estas elecciones de tantas otras que han terminado en la desilusión y la frustración?

¿Está en juego la conquista del poder por los campesinos, por los trabajadores? ¿Va a terminar el predominio de la burguesía en el parlamento? ¿Va a cambiar la política económica y social del gobierno? ¿Nos vamos a liberar del imperialismo o vamos a suprimir su penetración en Chile? ¿Se va a acatar por los gobernantes la voluntad popular? ¿Cesará la represión en el campo y en la ciudad? ¿Se trata sólo de reelegir a unos parlamentarios o elegir a otros nuevos? ¿Es importante cambiar a unos por otros? ¿Qué ingerencia tiene el pueblo en su selección y qué seguridad de que se van a identificar con los anhelos de sus electores y que no les volverán las espaldas tan pronto resulten electos? ¿Será la nueva hornada de parlamentarios mejor que la anterior? ¿Qué influencia tiene en los destinos del país y en la satisfacción de las aspiraciones populares la calidad personal de los parlamentarios? ¿Para qué sirve que los partidos populares aumenten su representación en el Congreso, si no constituirán mayoría? ¿Se puede confiar en la capacidad del parlamento para resolver los problemas nacionales, mientras subsista la actual estructura capitalista y la dependencia del imperialismo? ¿Tiene algún valor la modificación de las fuerzas burguesas que controlan el parlamento? La respuesta a estas interrogantes del elector es negativa.

UNA MÍSTICA QUE ESTÁ AGOTADA

Es evidente para muchos que el sufragio universal, que la vía electoral y que estas elecciones en particular, no abrirán al pueblo las puertas del poder, que es la única meta que interesa alcanzar.

Sucesivos fracasos han agotado la mística electoral de la izquierda. Este fenómeno se ve agudizado actualmente por la dispersión, la confusión, las divisiones y rencores, y el reblandecimiento de los partidos populares, lo que permite prever un resultado bastante escuálido en las urnas, a pesar del descrédito del equipo gobernante. Es muy probable que el descontento y el repudio a la Democracia Cristiana sea capitalizado por otros sectores y conglomerados de la burguesía. Por lo tanto, seguirá teniendo validez la frase de Marx de que la verdadera esencia del parlamentarismo burgués es decidir cada cierto número de años qué miembros de la clase dominante han de representar y aplastar al pueblo en el parlamento.

No obstante, algunos harán malabarismos con las cifras y tratarán de mantener latente el optimismo del pueblo, basándose en que el porcentaje de votos de los partidos de izquierda creció unas cuantas décimas.

La experiencia histórica de Chile y de todas las democracias burguesas, demuestra que la burguesía es imbatible en el terreno electoral, por más libre, consciente y secreto que sea aparentemente el sufragio.

Sin embargo, hay quienes piensan que la democracia representativa brinda al pueblo la oportunidad de superar y derrotar a la burguesía. Sólo sería cuestión de tiempo y perseverancia para realizar una labor de esclarecimiento, de aglutinamiento de fuerzas, y para que las masas tomen conciencia de su carácter mayoritario.

Además, confían en el perfeccionamiento de la democracia representativa. Hay que suprimir el cohecho, reducir los plazos para la propaganda, ampliar el cuerpo electoral, concediendo derecho a voto a la mujer, a los mayores de dieciocho años, a los analfabetos, a los soldados. Hay que dar acceso a los medios de publicidad y de información a todos los partidos, sin discriminación. Hay que limitar los gastos de propaganda.

Es efectivo que la democracia representativa admite un gradual perfeccionamiento, pero éste no es ilimitado. Periódicamente se reforma la Constitución y la legislación electoral para imponer esas medidas. No obstante, la burguesía continúa enquistada en el poder. Esto permitiría formular la conclusión de que en la sociedad capitalista hay elementos irreversibles que provocan permanentemente la distorsión del pensamiento y la alienación de la conciencia de las masas.

Por otra parte, las concesiones de la burguesía llegan hasta el punto en que no se amaguen sus posibilidades de retener el poder. Y cuando se da cuenta que su tolerancia la ha arrastrado demasiado lejos, cuando se percata de que el sufragio universal ha facilitado avances peligrosos de las fuerzas populares, tiene en sus manos el alterar las condiciones del proceso electoral o desterrar de la vida cívica a los conglomerados políticos más fuertes que representan al pueblo.

EL PRECIO DE LA TRIBUNA PARLAMENTARIA

A la burguesía le conviene alentar a los partidos populares a que participen en las contiendas electorales, imbuirlos de la ilusión de que a través de ellas pueden conquistar el poder y darles una restringida participación en el parlamento, para incorporarlos a la institucionalidad, para convertirlos en defensores del régimen, para hacerlos copartícipes de sus ventajas, para distraerlos y apartarlos de toda acción revolucionaria. Si el pueblo cree que puede triunfar por la vía electoral, volcará su esfuerzo en este sentido y no pensará en rebelarse.

Unas cuantas senaturías y otras tantas diputaciones para los representantes populares, es un lujo que puede darse, que necesita darse Ta burguesía para controlar los desbordes de la izquierda, para mantener la calma y la tranquilidad, y salvar y asegurar la existencia del régimen. Pero la generosidad de la burguesía no es gratuita. Ella le exige un precio a los partidos populares para existir, intervenir en los comicios y tener representantes en el parlamento. El precio es la sumisión al orden establecido. Criticarlo, sí, pero con moderación.

¿Qué puede perder la burguesía dándole tribuna en el parlamento a los representantes del pueblo? Que se desahoguen, que denuncien los abusos de autoridad o el carácter reaccionario de los proyectos de leyes, que posterguen su despacho, que intenten cambiarlos con indicaciones, pero al final los gobernantes se quedan sin sanción, las palabras se quedan en el papel, las iniciativas legales se despachan como lo quieren la burguesía o el imperialismo.

CLARIFICACIÓN DE LA CAMPAÑA

Algunos sostienen que las campañas electorales son útiles para plantear posiciones, divulgar ideas, dialogar con el pueblo, debatir con las masas los problemas, movilizarlas por objetivos o programas concretos, definir a las fuerzas políticas.

Sin embargo, pareciera que todos los partidos se hubieran puesto de acuerdo para mantener en sordina su verdadero pensamiento.

El pueblo tiene derecho a exigir claridad y franqueza. Es importante desenmascarar la política reaccionaria, conciliadora y proimperialista del gobierno y de la Democracia Cristiana. Es necesario hablarle de que el reajuste debe ser del ciento por ciento del alza del costo de la vida o que la política económica del gobierno carece de originalidad, pues traduce las instrucciones de los organismos financieros internacionales, o que la reforma agraria está estancada por las presiones, influencias y amenazas de la Derecha, que todavía manda y tiene sus peones en el gobierno. Pero también hay que decirle que el reformismo no solucionará jamás sus problemas.

La izquierda debería aprovechar la ocasión para dilucidar sus diferencias, para que el pueblo las comprenda y dé su veredicto. No preconizamos la agresión entre las fuerzas populares, pero sí la discusión pública y de cara a las masas. Lamentablemente, pactos por aquí y compensaciones por allá, amarran, comprometen y silencian. Los que estén convencidos que hay que hacer la revolución, que lo digan. Los que piensen que sólo la lucha armada conducirá a la liberación, que no se callen. Los que estén alineados en las barricadas del antimperialismo, que lo expresen en alta voz para que todos los identifiquen. Los que quieran pactar en el futuro con sectores de la burguesía, que no teman en pregonarlo. Que tampoco se abstengan de expresarlo los que afirmen que la alianza con cualquier partido de la burguesía es una traición a los intereses populares, porque ésta siempre defecciona y se entrega al imperialismo en los instantes decisivos.

Los democratacristianos rebeldes, revolucionarios y antimperialistas deberían utilizar esta campaña para ventilar sus discrepancias con los sectores que han manejado su partido y el gobierno, en lugar de dosificar o amortiguar sus críticas o convicciones para salvar una candidatura. Los partidos políticos y las corrientes que hay dentro de ellos tienen que definirse ahora y no después de marzo. No se puede exhibir una postura falsa o hipócrita hoy, para modificarla después, con el fin de formar combinaciones híbridas u oportunistas para las próximas elecciones presidenciales.

Si las elecciones no son aptas para desplazar a la burguesía que está en el poder, por lo menos que sirvan para entablar una gran polémica esclarecedora, ideológica, de principios, de postulados, de objetivos, para que los partidos y sus candidatos se presenten con perfiles bien nítidos y la opinión pública se pronuncie en los términos más categóricos que permite la democracia burguesa.

JAIME FAIVOVICH


Reportaje

LA PENETRACIÓN YANQUI EN LA ISLA DE PASCUA

LA expresión "yankee go home", conocida en todo el mundo, no se pronuncia en la Isla de Pascua, lo que produce otro motivo de interés por ese territorio situado muy lejos de los sitios poblados del globo. Sin embargo, no sería raro que en la isla alguien dijera "Chileno, ándate a tu casa", no obstante que se trata de un departamento de la provincia de Valparaíso, de la República de Chile. Si ello ocurriera habría que buscar la responsabilidad de ese acontecimiento entre las muchas autoridades chilenas que se han echado sobre su cabeza la tarea de gobernar al puñado de isleños (poco más de mil) que todavía habitan la isla. En el continente, en Chile, viven algo así como otros cuatrocientos naturales de Pascua.

Los gobiernos de Jorge Alessandri y Eduardo Frei aceptaron que los norteamericanos llegaran a la Isla de Pascua, no sólo como turistas, sino como dueños de una base de la United States Air Force (USAF), la que ahora está instalada en ese territorio.

Hubo un instante (PUNTO FINAL Nº 11) en que la población militar de Estados Unidos pasó de quinientos en la isla; fue durante el período de construcción de la base, fenómeno que resultó inadvertido para los chilenos del continente ya que los elementos tanto humanos como materiales que se llevaban hasta ese sitio viajaban directamente a Pascua desde la Zona yanqui del Canal.

En la actualidad, según el mayor de la Fuerza Aérea de Chile (FACH) Benjamín Opazo, comandante de la base chilena de la isla, hay alrededor de cuarenta norteamericanos al mando de un coronel de la USAF.

Las autoridades chilenas se sienten satisfechas porque los militares yanquis han convenido cambiar sus uniformes por la ropa civil y aceptan en su casino y en los comedores a los miembros de la base aérea chilena.

En la última semana de octubre la FACH invitó a diez periodistas (nueve de Santiago y uno de Valparaíso) para realizar una breve visita a Pascua, para lo cual los trasladó en un avión DC-6 (a hélice) hasta la isla.

La FACH parecía interesada en dos objetivos: a) Mostrar la labor que ella cumple en la isla, y b) Demostrar que la base norteamericana no tiene carácter militar.

El Director de Aeronáutica, coronel Walter Heitman, obtuvo en Santiago la autorización para que los periodistas visitaran el bloque central de la base norteamericana, al cual se prohíbe por regla general la entrada.

Los diez periodistas coincidieron al término de su breve gira en que la FACH cumple una pesada labor que se extiende hacia actividades que favorecen a la población civil, la que está reconocida.

Respecto a la base norteamericana el periodista que escribe estas líneas fue claro para señalar que "no está en condiciones de determinar su verdadero carácter por cuanto se trata de instalaciones que sólo pueden ser identificadas por expertos en cuestiones electrónicas". La FACH cumplió con su objetivo de demostrar que el núcleo central de la base no está vedado para su personal, ya que en la visita acompañaron a los periodistas un coronel y un mayor chilenos.

A los periodistas no les fue permitido entrar cámaras fotográficas y de cine con las que pudieran captar imágenes que más tarde habrían servido a los expertos para un análisis más responsable de las instalaciones que les fueron mostradas.

Resulta demasiado fuerte cuestionar las palabras previas a la visita del comandante de la base aérea chilena Benjamín Opazo, el que puso como garantía de ellas su calidad de oficial de la FACH. Además, en el caso personal del militar, se trata de una persona de trato gentil y de conducta inobjetable. No obstante, el periodista que escribe estas líneas piensa que la labor de los militares norteamericanos (lo son aunque vistan de civil) se realiza sin intervención de los aviadores chilenos a pesar de que se dice que ella calza dentro de un "Proyecto conjunto FACH-USAF" que "empezó a estudiarse en 1964".

No es difícil darse cuenta de que^se trata de instalaciones de un costo elevadísimo, el que aumenta con la mantención diaria de la base, montada en sus aspectos domésticos con un confort que contrasta con la pobreza de recursos de los isleños y los continentales chilenos.

En los mismos momentos en que los mil cuatrocientos y tantos habitantes chilenos de la isla (de los cuales poco más de cuatrocientos son continentales enviados por el Gobiernan se quejan de la falta de abastecimientos, las dos gigantescas cámaras frigoríficas y la bodega de la base norteamericana, encierran todo lo necesario para hacer sentirse a sus ocupantes como en su propio país.

La revista argentina "Siete Días" realizó un reportaje de corte sensacionalista sobre la isla de Pascua que irritó mucho a los ejecutivos de la FACH. Es posible que esa nota, concebida con un sentido comercial-periodístico, haya decidido a los jefes de la aviación militar chilena a invitar a periodistas chilenos para que visitaran la isla.

Luego de leer la publicación argentina y de comparar sus afirmaciones con lo que se observa a simple vista en la isla se puede decir que evidentemente ella fue concebida con fértil imaginación para llenar los vacíos que deja el aire misterioso que envuelve el funcionamiento de la base. Sin embargo, mientras no se desvanezca totalmente esa atmósfera, podrá acumularse una mayor cantidad de reportajes de corte sensacionalista porque la isla, con el misterio tradicional de sus monumentos de piedra (Moais) contribuye a exacerbar la mente insatisfecha de los periodistas.

Los diez reporteros que viajaron a fines de octubre a Isla de Pascua representaban variadas tendencias ideológicas, pero fue obvio que todos coincidieron en su curiosidad respecto al verdadero carácter de la instalación norteamericana. Luego que el comandante de la base chilena dijo que "se trata de una estación de investigaciones ionosféricas", muchas veces los periodistas volvieron a preguntar sobre su objetivo auténtico. Estaba claro que les resultaba difícil aceptar que un país, por poderoso que sea, traslade instalaciones tan costosas a un lugar tan distante de todo centro poblado.

Uno de los personeros de la FACH señaló con satisfacción que "todo eso, que es muy caro, pasará a manos chilenas cuando se vayan, como los vehículos que han sido llevados a la isla" y que están pintados con los colores de la FACH, como si ya pertenecieran a ella.

En el interior de la sala, aparentemente la principal de la base norteamericana, los periodistas hicieron varias preguntas, todas simples porque ninguno de los allí presentes (incluyendo al que escribe esta nota) estaba en condiciones de interrogar con propiedad sobre la materia.

La sala mencionada está plagada de tableros recargados de relojes y manillas que sólo pueden ser identificados por expertos. Ninguno de los periodistas lo era y tampoco los dos oficiales de la FACH que les acompañaban.

Ante algunas preguntas relativamente complejas se hizo presente a los visitantes que el coronel a cargo de esa base acababa de asumir su puesto y además se trata de un miembro del personal de administración por lo que no estaba en condiciones de responderlas.

La base está formada por dos bloques de compartimientos revestidos de aluminio, que asemejan las casas provisorias que se instalan en los países desarrollados, en los lugares donde se realizan obras públicas. Uno de los bloques está dedicado a la base y otro aparentemente está formado por dormitorios, oficinas, comedores y sala de entretenciones de los militares norteamericanos. A algunas de estas dependencias tienen acceso normal los chilenos de la base aérea.

Si el exterior de los compartimientos es frío el interior es casi acogedor y por la falta de ventanas mantiene iluminación artificial permanente. Se puede pensar en un momento que se está en el corazón de un edificio situado en cualquiera ciudad importante del mundo.

Las paredes revestidas con maderas de color natural, muy pulidas, y un sistema de aire acondicionado que funciona a la perfección aumentan el agrado.

Los norteamericanos han trasladado a la isla el máximo del confort que se le puede adjudicar a los militares que cumplen funciones en un lugar tan aislado.

Luego de la visita queda en claro que hay una base, norteamericana en Pascua, que pertenece a la USAF y que sus miembros son funcionarios del Pentágono, aunque algunos sean civiles.

La instalación de esa base, cuyo objetivo este periodista no puede calificar, decidió el interés de las autoridades chilenas por la isla. Tanto Pascua como sus habitantes naturales han sido maltratados a través de la historia desde que los "hombres civilizados" tocaron sus atrayentes costas.

En la actualidad, el gobierno democristiano desarrolla un interés especial. En un comienzo se pensó que se trataba de disfrazar la presencia extranjera en la isla, que durante meses se negó persistentemente, lo que resultó difícil de refutar por las dificultades que encuentra el hombre corriente para llegar hasta el distante lugar.

Ahora, cuando la población norteamericana ha sido rebajada de quinientos a unos cuarenta hombres, se habla públicamente de la estación pero se evita mencionarla como base.

El gobierno democristiano ha vaciado un grueso contingente de recursos económicos en la isla, cuyo destino no ha sido condicionado con felicidad para el interés nacional porque ha estado afectado por las taras endémicas de la actual administración, que se caracteriza por su falta de eficiencia.

Una justificación importante de la mayor atención del gobierno por la vida de los isleños surge de la presencia de los norteamericanos, los que realizan con poco esfuerzo una labor de penetración más efectiva que en el resto del país.

Las fallas de la administración de la isla frustran los sanos deseos de dar mejores condiciones a los isleños que se sienten atraídos por los beneficios que otorgan los norteamericanos.

Es evidente que el exceso de población continental chilena en la isla, corresponde al buen deseo de las autoridades gubernativas de dotarlas de todos los servicios para que sus habitantes se incorporen a la vida nacional, pero el sano propósito se desvirtúa por la ineficiencia del aparato que se ha instalado.

Para muchos continentales la permanencia en la isla representa la oportunidad de reunir unos miles de escudos para retornar al continente con buenos ahorros. Incluso esa esperanza se desvanece por la aparición en Pascua de los problemas derivados de la inflación que ha explotado con extraordinaria fuerza.

La presencia norteamericana y la de un subido número de continentales han alterado la vida isleña, pero mientras la segunda resulta inevitable porque Chile debe preocuparse de ese departamento la primera pudo eludirse. Las consecuencias que impone son nocivas para el interés chileno y ellas debieron ser previstas por las frívolas autoridades que accedieron con tanta facilidad a la presión norteamericana para instalar una base en Pascua.

El gobernador de la isla, un general de carabineros en retiro, Fernando Silva Molina, se muestra preocupado por la penetración extranjera. Al consultarle 1 o s periodistas por la subida dotación de carabineros de la isla respondió que ella corresponde al interés nacional.

El gobernador dijo a los periodistas que el ochenta por ciento de la dotación de la base de la FACH está compuesta por naturales de la isla y el noventa por ciento del grupo naval está formado por isleños. Más adelante recalcó: "En cambio los carabineros (alrededor de cuarenta) son todos del continente".

Los periodistas se extrañaron de las declaraciones del gobernador pero entendieron su contenido. Para obtener una aclaración se le expresó a la autoridad que "la preocupación por la presencia de isleños en las Fuerzas Armadas no se justifica, porque son todos chilenos".

El gobernador, sin perder el tono directo de su conversación respondió:

—No se olviden de los factores de penetración. Hay elementos extranjeros que merodean contra los intereses nacionales.

En otra parte de su conversación el gobernador insistió en que debe imponerse el escudo como moneda en la isla con lo que se refirió a la insistencia de los isleños por obtener dólares.

Los turistas que visitan la isla, en su mayoría norteamericanos, se convierten en otro factor de penetración. Es casi seguro que a esta altura de la nota más de algún lector exclame: ¿Qué es lo que quiere este señor? ¿Que no vaya nadie ajeno a Pascua a la isla? En esta crónica sólo se intenta señalar que ya fue abierta la puerta para la intencionada penetración norteamericana y que a esta se le encara ahora con pocos recursos, los que más encima son distribuidos desaprensivamente .

Por eso al comienzo se dice que Pascua es el único lugar donde nadie intenta echar a los yanquis para su casa. Por el contrario, se les trata bien porque son los encargados de mejorar la oferta del chileno continental que debe competir con los norteamericanos cada vez que intenta adquirir alguna de las significativas piezas de artesanía que elaboran los isleños.

En la base norteamericana los isleños reciben mejores salarios y los miembros de ella les hacen buenos obsequios.

El alcalde Alfonso Rapu al ser consultado sobre las relaciones entre isleños y norteamericanos dice que mientras estos trabajan "codo a codo" con los pascuenses e incluso comparten su comida si es necesario "los continentales nos miran como a nativos, pagan malos salarios y establecen toda clase de diferencias entre ellos y nosotros".

Algunos de los periodistas advirtieron que hay una labor de penetración que sobrepasa a la tarea que realiza el personal de la base norteamericana . Muchos científicos visitan la isla, atraídos por el magnetismo que ofrece un territorio aun no totalmente estudiado. Entre ellos se deslizan, como ocurre por lo demás en el continente en los centros universitarios, los que trabajan para fundaciones yanquis y que en la práctica persiguen objetivos políticos y no científicos.

Es conveniente advertir que algunos continentales que visitan o viven ocasionalmente en la isla, se esmeran en destacar los problemas del lugar para acentuar en los pascuenses la diferencia entre el trato yanqui y el chileno, realzando con tono positivo el primero.

El poder norteamericano es una realidad en Pascua. Se observa hasta en los aspectos domésticos. El turismo de la isla está entregado a la empresa yanqui "Lindblad travel Co." que mantiene a un agente permanente en Pascua, Mark Gross, quien tiene poder máximo.

La Línea Aérea Nacional opera para "Lindblad travel Co." e incluso posterga a los chilenos isleños o continentales. De acuerdo con los intereses norteamericanos, dispone los cruceros y en algunos casos perjudica a turistas chilenos a los cuales les hace retornar con anticipación al continente como ocurrió con el vuelo del LAN del miércoles 30 de octubre que al final tuvo que salir hacia Santiago el día 31. Algunos turistas yanquis necesitaban volver antes para tomar las combinaciones que tenían preparadas con Nueva York.

El avión LAN salió en las primeras horas del 30 y debió retornar a la isla "con uno de sus motores en bandera" (parado). Eso comprobó la justeza de la advertencia que hizo antes de su salida el comandante de la base de la FACH, la que no fue considerada por LAN.

Sólo un clamor de alarma puede hacer comprender a las autoridades chilenas que los intereses nacionales son amagados por la penetración norteamericana en Isla de Pascua, en la cual ya es corriente escuchar a más de una encantadora isleña decir: "Hello boy".

AUGUSTO OLIVARES B.


Polémica

JORNADAS ENTRE MARXISTAS Y CRISTIANOS

EN los días 29, 30 y 31 de octubre pasado se efectuaron las Jornadas Marxismo-Cristianismo en Concepción. Fueron organizadas por la Federación de Estudiantes y consideradas por la prensa y el público de Concepción una exitosa iniciativa. Día a día un público numeroso llenó el hall de la Casa del Arte y siguió paso a paso la dura polémica suscitada desde un comienzo por el grupo marxista. Este último estaba formado por Juan Rivano, director del Departamento de Filosofía de la Universidad de Chile, Marcelo Segall, profesor de la Escuela de Sociología y Abraham Pimstein, profesor de la Escuela de Bibliotecología de la Universidad de Chile. Los cristianos estaban representados por el sacerdote jesuita Arturo Gaete, de la Revista "Mensaje", Manuel Jesús Martínez, profesor de la Universidad Católica y Pedro Azocar, encargado de la Parroquia Universitaria Penquista.

NADA DE TRAMPAS IDEOLÓGICAS

Abraham Pimstein partió situando inmediatamente la discusión en un marco de hierro. Expresó que ya no había lugar para disputas ideológicas y que la sola forma de producirse una aproximación exenta de oportunismo residía en la práctica:

"No aceptamos la discusión puramente conceptual... de la disyunción "Marxismo guión Cristianismo". Desde los dilatados e interminables cielos de la abstracción pura, que se cree libre y autónoma, y que tan sólo es una versión moderna y racionalista de la antigua concepción mágica de la omnipotencia del pensamiento, y que se afanaba de crear cualquiera realidad por el único hecho de haberla pensado, nosotros queremos descender a la tierra, al mundo real donde los hombres luchan a favor o en contra del imperialismo yanqui; a favor o en contra de los pueblos atrasados; a favor o en contra de las discriminaciones raciales y sociales; a favor o en contra de Vietnam y de Cuba; a favor o en contra de las guerrillas en todo el continente...".

La alternativa estaba clara: praxis revolucionaria o cacareo verbal. Los cristianos fueron cogidos de sorpresa: sólo iban a lo último, sobre todo habituados por la fuerza revisionista de la costumbre.

NO TENEMOS TEORÍA

El impacto producido por la entrada de Pimstein y los aplausos de aceptación que lo siguieron obligaron, al parecer, a emplearse a fondo al grupo cristiano. Sacaron cartas absolutamente nuevas: la cara reluciente de un cristianismo recién impreso, de un contenido desconcertante, y además, nunca visto antes por un público confundido y asombrado. Fue el teólogo Manuel Jesús Martínez el encargado de esparcir la nueva. Sus proposiciones fueron: 1) actualmente el cristianismo no tiene visión teórica ninguna que ofrecer; 2) la teoría cristiana es arcaica y caduca; 3) dicha teoría se formó, en el pasado, de tres factores: la Biblia, la filosofía aristotélica - tomista, la unión entre iglesia y sociedad; 4) la Biblia no debe leerse hasta que no haya sido desmitificada; 5) la filosofía aristotélico-tomista debe considerarse como un simple trozo de la historia de la filosofía; 6) la Iglesia rechaza la unión con el capitalismo y examina cuidadosamente las posibilidades del socialismo. En general, entonces, la Iglesia fue a decir a Concepción que atraviesa por un período de desideologización y reajuste.

Rivano respondió sacando las consecuencias inmediatas de la nueva postura cristiana. Recalcó que, a su juicio, esta última es producto de la carencia de teoría y el reconocido oportunismo de la Iglesia. Señaló que las condiciones ideológicas del cristianismo mostraban claramente que el planteamiento de Pimstein era el correcto. "El cristianismo no tiene alternativa; verbalmente, todo se puede compatibilizar; llegó la hora de probar si hay compatibilidad práctica entre marxismo y cristianismo".

AYER INQUISICIÓN, HOY FRIVOLIDAD

La intervención de Segall, el segundo día de las jornadas, consistió en mostrar los procedimientos de la Iglesia sobre el trasfondo de la historia latinoamericana, pero muy en particular sobre la historia de Concepción. Sostuvo la atención del público, exhibiendo en el detalle la forma cómo había procedido la Iglesia en los momentos críticos de la historia latinoamericana. Produjo fuerte impresión cuando denunció la persecución hasta la hoguera de ciudadanos penquistas y el apartamiento de la Iglesia de los hombres que llegaron a comprender su naturaleza intrínsecamente reaccionaria.

Por su parte, el párroco Azocar lanzó la andanada que venía preparando desde el día anterior, ingenioso, hábil, lleno de humor, mantuvo entretenido al auditorio. Fue la suya una intervención superficial que no resistió la réplica.

Hubo un punto de interés: Al párroco Azocar le respondió Rivano, diciéndole que cuando alegaba por la "igualdad concreta", sencillamente no lo creía. Aquí se marcó la división del grupo cristiano. Arturo Gaete dijo que estaba de acuerdo, que "a los que dicen y no hacen" no se les debe creer.

Segall tomó entonces la palabra inmediatamente, y señaló que la intervención de Gaete apuntaba sobre una división del cristianismo (¿o la Iglesia?) y que lo importante, al fin de cuentas, era si dicha división conduciría finalmente a los cristianos a la praxis revolucionaria, única forma de probar una intención humanista y enemiga de la explotación.

LA IGLESIA, UNA INFANTA QUE REQUIERE CUIDADO

La intervención de Arturo Gaete, el día de clausura, marcó el máximo que los católicos estarían dispuestos a conceder. Comparó a la Iglesia con un niño, requirió para los defectos de dicha institución cuidado paternal, identificó el pecado original con una "enajenación original".

Describió la historia de la Iglesia como un sucesivo trasvasijarse el mensaje cristiano en culturas extrañas y, al tiempo, asimilar taras de las cuales debía purgarse. "Sin la confrontación con el otro, no hay persona humana", dijo. Citó autores muy modernos, al parecer. Pero; ante el dilema planteado, dijo que no estimaba que las condiciones de nuestro continente fueran propicias a una praxis revolucionaria. Habló de autenticidad, aunque confusamente. Rechazó toda doctrina de una moral cristiana prefabricada y fijista. Se refirió a un a priori ético dinámico, aunque no quiso explayarse al respecto. En suma, dejó una impresión confusa de crisis y desconcierto que los profesores marxistas se adelantaron a señalar.

El encuentro terminó con la intervención de Rivano, que argumentó en la dirección de Pimstein sobre la incompatibilidad entre la ideología cristiana y el marxismo. Entró en el terreno de los textos cristianos; redujo el cristianismo en sus formas más altas a temblor, angustia y desesperación; señaló que había terminado la hora del oportunismo en que se amparó la Iglesia; apuntó sobre puntos concretos de la praxis cristiana, como la división del cristianismo a través de la división del mundo en desarrollo y miseria; mostró que la "ideología cristiana" no era cristianismo. En cuanto a una praxis cristiana, dijo: "Lo que digan los cristianos en este momento y con validez para este momento, no puede ser cristianismo"

El profesor Pimstein, finalmente, resumió los resultados del encuentro, enfatizando sobre la posición marxista con las siguientes palabras:

"Hemos expresado con claridad que es en el campo puramente teórico donde se producen los equívocos, dado que la teoría, desvinculada del análisis científico de la realidad y de la acción revolucionaria, transformadora de la realidad, permite que se sostenga, con buenos o malos argumentos, posiciones que sólo reflejan expresiones de alienación, que pueden ir acompañadas de buena conciencia o de mala conciencia. En cualquiera de los dos casos, siempre subsiste la alienación, un ejemplo es el del cristiano que se siente conturbado por el fenómeno social y que advierte que otros cristianos, que detentan el poder, hablan como cristianos y hacen una práctica que es la negación del cristianismo".

LA JUVENTUD ESPERANZA DEL FUTURO

EL tan desacreditado slogan de la Democracia Cristiana, "Revolución en Libertad" tocará a su fin después de las elecciones de marzo. Se producirá desde entonces un proceso en nuestro país que hará cambiar fundamentalmente el actual cuadro político.

Factores conducentes a esta nueva realidad nacional son varios. En primer lugar, la grave crisis socio-económica que afecta principalmente a los sectores populares y la frustración que existe por la Incapacidad del actual régimen para solucionar los graves problemas del país al no cumplir la promesa de hacer una revolución y que sólo ha sido apenas reformista.

Otro hecho importante es la débil actitud de los Partidos de izquierda, excepción del Socialista, y la propia Democracia Cristiana. Todos ellos verán remecidas sus actuales estructuras orgánicas por el avance de sus jóvenes militantes, quienes convencidos del anquilosamiento de muchos de sus viejos dirigentes, procurarán romper las cadenas que los atan.

La Juventud revolucionaria está consciente de que el actual sistema tan injusto no permitirá sacar de la postración en que está sumergida la masa proletaria.

Asimismo las agudas contradicciones del Gobierno y su Partido acentúan el deseo de generar reales cambios. Por un lado, aquél manifiesta interés en desarrollar la Reforma Agraria, y por otro, combate a los campesinos con el "green power" en su justa lucha por la tenencia de la tierra. El propio Departamento Campesino de la DC, critica a su gobierno por su indefinida actuación, en una carta reciente dirigida al Ministro del Interior. En una de sus partes dice: "estas tramitaciones deben terminar y esperamos que el mismo celo que demuestra ese Ministerio en enviar contingentes armados para que con su presencia convenzan a los campesinos, sea empleado para terminar con las tramitaciones de las autoridades de Gobierno Interior". También habla de una vía no capitalista que hasta ahora nadie entiende, y por otro lado concede como ningún régimen anterior excesivos beneficios a las compañías extranjeras.

La juventud tampoco cree en el otro salvavidas de la burguesía llamado "Promoción Popular". Comprende el engaño que hace la clase explotadora en perjuicio de los desposeídos. El empleado y obrero después de sus 8 horas diarias de trabajo, debe posteriormente seguir trabajando en construir su modesta vivienda, y después colaborar en la construcción de algunos servicios, como ser alcantarillado, pavimentación, luz, etc. En cambio, la clase dominante con todas las ventajas que le otorga el status, no tiene necesidad de ello. En un país socialista, el Estado debe preocuparse del bienestar de su pueblo sin distinción.

En resumen, podemos decir que se acerca una etapa de definición y en la cual la juventud jugará un importante rol. Jóvenes estudiantes, obreros y campesinos juntos en este nuevo despertar revolucionario harán de nuestra patria socialista y libre, otra Cuba en América latina.

IVAN PLANELLS C.


Balance

FREI Y LOS NEGROS AÑOS QUE LE QUEDAN

LOS aniversarios de los gobiernos dan en general motivo para celebraciones, oficiales desde luego, y populares si el régimen cuenta con el apoyo de las masas. Sin embargo, el tres de noviembre de 1968, cuando el Presidente democristiano Eduardo Frei cumplió 4 años en el podar, no hubo expresiones de júbilo de las unas ni de las otras. Incluso el habitualmente activo aparato publicitario gubernamental, se mantuvo relativamente sobrio. Lo que es explicable, pues en realidad, no había qué celebrar ni de qué alegrarse. No hubo siquiera una declaración del Partido Demócrata Cristiano en el cual milita aún el Jefe del Estado.

Para cualquier persona que compare las características exteriores de Santiago y otras ciudades, Chile presenta hoy un rostro más pobre y depresivo. El turista o el nacional que en la noche abandona una sala de cine o teatro, agradablemente alienado, cree encontrarse de pronto en una oscura ciudad de la India o de Biafra. Mientras lo acosa un enjambre de mendigos, podrá contemplar el revoloteo de decenas de niños abandonados a su suerte. De día, podrá también confundir a la capital chilena con alguna sub-desarrollada ciudad centroamericana, en las que es característico el mercado callejero. En las calles céntricas de Santiago, sin necesidad de entrar a ningún establecimiento comercial, se puede comprar hoy desde un queso, hasta un pantalón, pasando por los mariscos y los preservativos. Pero junto a los que venden cosas útiles, son aún más los que ofrecen innumerables chucherías. Hombres y mujeres robustos que diariamente incrementan las filas de los desempleados, son los que deben recurrir a estas labores para sobrevivir. Este cuadro, que podría ser la visión acertada de un turista, es el exterior de la profunda crisis de la economía chilena, un índice del fracaso de la primera administración democristiana que ha sufrido Chile.

Mucha gente insiste erróneamente en juzgar al Gobierno de Frei, preguntándose si ha habido o no una revolución en Chile. Aunque inquirir esto podría ser legítimo, puesto que la democracia cristiana ofreció una "revolución en libertad", hace ya mucho tiempo que los propios líderes del movimiento, y particularmente el presidente Frei, se han encargado de aclarar que aquello fue un slogan propagandístico, un anzuelo electoral.

De allí surgió la vaga, idílica y entelequial "revolución" que convertiría a este país en una utópica "sociedad comunitaria". El presidente del Partido Demócrata Cristiano, senador Renán Fuentealba, ha sido pues bastante cuerdo al reconocer recientemente que durante la administración Frei el régimen capitalista no ha sido tocado. Y, como prueba, baste la confesión de una de las partes.

¿Cómo juzgar, entonces, a la democracia cristiana en su calidad de partido gobernante? En primer lugar, como lo que ha tratado siempre de ser y que es, precisamente, su razón de existencia: un régimen reformista destinado a mantener el sistema capitalista de producción y a justificar la propiedad privada de los medios de producción.

La inexistente "tercera posición" no es más que un engaño, un hábil juego político de la burguesía, aquí, en Europa o en Estados Unidos. Escuchar hoy a Frei es como oír al viejo Ford cuarenta años atrás. Precisamente con ocasión de su cuarto aniversario como gobernante, el presidente Frei declaró a la revista norteamericana "Visión" (8 de noviembre) :

"La democracia cristiana chilena ha sido, es y será una alternativa del Partido Comunista.

"Nosotros creemos que no sirven las rígidas formulaciones doctrinarias y políticas del capitalismo y del socialismo de Estado, tal como ellas se han dado históricamente en el mundo (!!). Creemos en el papel rector y planificador del Estado en la economía, y que éste debe tener la propiedad de los sectores básicos de la economía que implican un poder social y económico, que debe pertenecer a la comunidad —petróleo, energía, ferrocarriles, telecomunicaciones y otros— y creemos en la eficiencia creadora de la libre empresa y en la importancia trascendental del trabajador dentro del proceso productivo. De estos elementos se desprende nuestra visión de una economía humana (humana, sic), al servicio de los reales intereses de la sociedad, cuyo proceso productivo sea condición de elevación y realización personal de quienes en él participan".

He aquí la filosofía del Presidente y de su partido. No hay en ella ninguna formulación novedosa ni nada que pueda servir de base a una tercera posición. Lo que el Jefe del Estado preconiza como original, la propiedad estatal de servicios públicos o de rubros especiales como los combustibles, hace ya mucho tiempo que se ha llevado a la realidad en regímenes capitalistas (Inglaterra, Francia) por razones prácticas, en unos casos y de seguridad, en otros.

En los hechos, la única diferenciación que se puede establecer con regímenes anteriores, es la iniciación de una tímida reforma agraria de corte capitalista y ciertos "ajustes" dentro del sistema que son precisamente el tributo que deben pagar los capitalistas para el mantenimiento incólume del status burgués. Es comprensible, pues, que tanto el Presidente como su partido se declaren satisfechos con lo realizado, porque sus pensamientos políticos están limitados al marco capitalista. En un análisis objetivo no tiene sentido tampoco plantear dudas acerca de las buenas intenciones del Jefe del Estado y, por el contrario, podría afirmarse que está equivocado cuando propicia "humanizar" la economía manteniendo la propiedad privada, que es precisamente el elemento que la deshumaniza al legalizar la explotación de los trabajadores.

El régimen vigente en Chile debe ser analizado, entonces, como lo que es, un gobierno burgués más y aun dentro de esos márgenes, la conclusión es que su labor ha sido claramente negativa.

El país está ya acostumbrado a que los presidentes aprovechen la ocasión de su informe anual ante el Parlamento u otro evento similar, para pintar un cuadro rosado de la situación del país basándose en guarismos y cifras que la opinión pública no está en situación de comprender ni de refutar. La población, como es natural, juzga los hechos por su experiencia y para ella es claro que el costo de la vida aumentó en 1967 en un 21.9 por ciento y que en el año en curso esa cifra llegará posiblemente hasta un 30 por ciento. De acuerdo con un informe del Fondo Monetario, Chile ocupa el cuarto lugar entre los que encabezan la inflación en el mundo.

La pérdida del poder adquisitivo de los salarios y la desvalorización de la moneda nacional, el escudo, son hechos dolorosamente reales para los jefes de familia y las dueñas de casa. Desde 1965 hasta enero de 1968, el dólar norteamericano subió de precio en un 207% en relación al escudo y en el curso de este año se han autorizado otras VEINTE alzas de la moneda norteamericana.

Simultáneamente, la deuda externa del nafa ha crecido en un promedio de doscientos millones de dólares durante la actual administración y en este año totaliza va la peligrosa cifra de 2 656 millones de dólares. La amortización de esa cuantiosa deuda representa una sanaría anual que en 1968 se acerca a los doscientos millones de dólares. Al mismo tiempo, el incremento de la deuda externa aparece como una contradicción con el hecho de que al recibir Frei el gobierno, la exportación anual promedio del país sumaba alrededor de 600 millones de dólares, mientras hoy. debido básicamente al auge de las cotizaciones cupríferas, se empina por sobre los mil millones de dólares. Como señalaba recientemente un economista chileno: "Históricamente el actual gobierno ha tenido en sus manos una herramienta formidable para terminar con la cuantiosa deuda externa que constriñe la independencia de la nación. Ello no ha ocurrido Por el contrario, la dependencia del exterior se ha agudizado, no sólo por las condiciones extremadamente favorables que se han otorgado a los inversionistas foráneos, sino que también por el fuerte incremento del endeudamiento exterior".

La caricatura de PF. en su edición número 67, que presenta al presidente Frei y a su actual ministro de Hacienda, Andrés Zaldívar, con el clásico "tarro de lata" implorando ante el Tío Sam, no ha hecho más que reflejar una realidad. A comienzos de este mes, el ministro Zaldívar ha solicitado un nuevo crédito norteamericano y basó su petición en los cálculos de la balanza de pagos para 1969 que arrojan un déficit de 222 millones de dólares. "El ministro chileno —informó la AP el 5 de noviembre— dijo al Comité Interamericano de la Alianza para el Progreso que su país espera que la ayuda que se busca se conceda de manera que no contribuya a gravar aun más en corto plazo las dificultades por las cuales atraviesa...". Zaldívar recalcó que "se hace conveniente una revisión de los términos bajo los cuales ella (la ayuda) se está otorgando", lo que constituye el primer reconocimiento explícito del carácter leonino de los créditos estadounidenses.

En los círculos económicos se estima que la elección de Richard Nixon, quien ha prometido liquidar la desprestigiada "ALPRO", constituye un serio revés para la política de "vivir de lo prestado" de la administración democristiana.

1967 ha sido calificado como el "peor año del decenio" en la economía chilena. Según las cifras conocidas, la producción industrial experimentó un aumento de sólo 1,3%. Por su parte, las ventas de este sector disminuyeron en un 1,6% en relación a 1966. El consumo de energía eléctrica que en los últimos once años había aumentado a un ritmo promedio de 9,1%, en 1967, creció en apenas un 2,4%. Si se considera que la tasa de crecimiento anual de la población es de 2,6%, se llega a la conclusión de que la producción industrial per cápita bajó en 1,3% y las ventas industriales per cápita disminuyeron en 4.1% entre 1966 y 1967 ("El Mercurio", diario pro gobiernista).

El informe anual de CEPAL atribuye la debacle de la economía chilena en 1967 tanto al estancamiento de la producción agrícola, como "a las dificultades de comercio exterior y las exigencias "de abastecimiento interno que motivaron mayores importaciones".

En todo este negativo cuadro no tiene incidencia aun la sequía, cuyos efectos se comienzan a percibir este año y se manifestarán con toda su crudeza en el próximo. La sequía provocara no sólo una disminución notable de la producción agropecuaria, sino también de la industria derivada del racionamiento de la energía eléctrica. Y por encima de todos estos factores se levanta como un fantasma amenazador el elemento distorsionador que el propio Presidente Frei reconoce paladinamente como el gran fracaso de su gobierno: la creciente inflación.

HERNÁN URIBE


Universidad

ELECCIÓN JOVEN CON VICIOS VIEJOS

DIFÍCILMENTE se encontrará en el país un ejemplo de elección fraudulenta superior a la que realiza la Federación de Estudiantes de Chile, FECH, para renovar el Comité Ejecutivo y el Consejo de Delegados, o Directorio. Esta publicación reveló en su número 15, de 1966, las diversas prácticas empleadas por los grupos políticos para alterar los resultados de las urnas. En los escrutinios efectuados entre las tres de la madrugada del sábado 9, y las tres de la madrugada del domingo 10 del presente mes, los periodistas pudieron comprobar que estos métodos se hallan en plena vigencia. La gran abstención registrada por estas elecciones se explica, entré otros motivos, por la desconfianza que siente la masa estudiantil ante un sistema electoral que no le da seguridades. Este año, de una matrícula de 21 mil alumnos, votaron sólo 14 mil estudiantes, sin considerar que también sufragan los egresados, hasta dos años después de haber abandonado la Universidad.

La mantención de este sistema afecta principalmente a la mayoría democratacristiana, que aparece como responsable de la conducción política de la FECH. Estas prácticas son la huella de una escuela política anacrónica y viciosa, que se contradice con la imagen moral de una nueva generación política.

Los resultados de la elección de nuevo Comité Ejecutivo de la FECH, dados a conocer por el Tribunal Calificador, no reflejan del todo lo que expresaron los estudiantes al depositar su voto. Una parte importante de este fraude se hace en el momento de escrutar las cédulas electorales.

Los jóvenes que participan en los recuentos de votos no son siempre estudiantes, o han dejado de serlo hace bastante tiempo. Pero son altamente cotizados por los grupos políticos, que los reclutan como a verdaderos "profesionales". Son escogidos por su agilidad manual, pues la mayoría de estas prácticas, llamadas "mulas" por los estudiantes, consisten en deslizar votos del adversario entre los sobres vacíos que se van amontonando bajo las mesas de recuento, o en mezclar cédulas de un candidato en las de otro, cuando se separan los votos de las diversas listas antes de contarlos. Necesariamente, estas fórmulas requieren de la complicidad de dos recontadores de tiendas distintas, que se unen para perjudicar a un tercero. Este vicioso sistema ha sido retratado por el Movimiento "Camilo Torres" con la frase que atribuyen a Maquiavelo: "el que escruta, elige".

Los escrutinios en la FECH, se convirtieron con el tiempo en un verdadero espectáculo. Hasta el año pasado, los estudiantes asistían en masa a presenciarlos. Iban atraídos no sólo por la expectación de los resultados, sino también para ver y, en algunos casos, "admirar" a los escrutadores más hábiles.

Este año el Tribunal Calificador resolvió dejar las cosas "en familia", y permitió la entrada solamente a los miembros del Directorio (delegados de cada escuela) y a un número determinado de estudiantes por cada grupo político, para evitar testigos incómodos y operar más libremente.

Pero no surtió efecto, pues hizo aumentar la desconfianza entre los grupos minoritarios, que son los que tienen menos garantías. Hay que señalar que los escrutadores se eligen en proporción a la representación de los partidos en el Comité Ejecutivo. Es así como la democracia cristiana tiene derecho a un mayor número de escrutadores. En este clima los escrutinios fueron interrumpidos por violentos pugilatos, cada vez que los grupos se sorprendían escamoteándose votos. Algunos sectores, como el MIR y los socialistas, advirtieron que impedirían por la fuerza los escrutinios, si velan su votación alterada.

Dirigentes universitarios consultados sobra el valor de los resultados electorales, señalaron que hay un "margen de realidad" en las cifras finales, a pesar da las alteraciones. Este margen, agregaron, se calcula en base a que una votación se puede "inflar o desinflar en no más de 10 a 20 votos por mesa". Son 44 escuelas, lo que da un promedio, según el cálculo de los dirigentes, de 200 a 400 sufragios alterados por lista. En los círculos más confidenciales de los grupos políticos, se intercambia información del número de cédulas agregadas o quitadas en cada resultado. Según esas informaciones, los socialistas, el MIR, los radicales y los nacionales no obtuvieron la cantidad de votos que se dio a conocer al país.

La votación de la derecha en la FECH, fue señalada como "factor de preocupación" por los partidos de izquierda, más aun cuando en los cálculos extraoficiales se manejan "cifras reales", que dan a la juventud nacional 300 a 350 votos más. De la misma manera, el MIR debía haber obtenido entre 220 a 250 votos sobre el resultado oficial, según las informaciones intercambiadas por los grupos universitarios. Otro tanto ocurre con la Brigada Universitaria Socialista, que según las mismas fuentes habría perdido entre 180 y 220 votos en los escrutinios, y los radicales, cuya pérdida sería de 200 a 250 sufragios.

Pero al parecer los dirigentes se conforman con el "margen real" de los resultados, y en base a ellos miden los avances y retrocesos.

Las cifras reconocidas por el Tribunal Calificador de la FECH para la elección del Comité Ejecutivo del período 1969, confirman la mayoría absoluta de la democracia cristiana, por decimocuarta vez, la que mantiene su cuota de cinco vocales y el presidente, (Jaime Ravinet, egresado de Leyes, de la corriente tercerista) esto es, seis votos de un total de once en el organismo directivo. Los comunistas obtienen dos vocales y pierden uno; los socialistas, el MIR y los nacionales eligen un vocal cada uno, y los radicales pierden el vocal que controlaban.

El hecho significativo de esta elección se expresa en el aumento de la votación socialista y del MIR, por un lado, y de la derecha, por otro. En 1966, la BUS obtuvo 1.387 votos, y ahora alcanzó a 1.687 preferencias. El MIR subió de 465, en 1966, a 1.260. En 1967, ambos grupos se presentaron en lista común. La derecha aumentó de 994, en 1967, a 1.533 votos. Este cuadro es interpretado por los dirigentes del MIR como reflejo del proceso social que vive el país, donde las fuerzas se polarizan entre derecha e izquierda, debido al "vacío que deja la democracia cristiana". De ninguna manera, agregan, esto significa que la Universidad marche a la vanguardia de ese proceso, ya que al movimiento estudiantil le falta ligarse más a la lucha de clases y romper con la hegemonía democratacristiana en la FECH.

Esta radicalización de la situación general afectó principalmente a la votación comunista, no tanto por la baja que experimentaron (aunque perdieron un vocal, su porcentaje de votos disminuyó en sólo un 3,1%, de 3.412 a 3.177 sufragios), como por el terreno que pierden en el campo ideológico de la izquierda universitaria. Para socialistas y el MIR, su votación significa un mayor compromiso del estudiantado con las ideas insurreccionales, especialmente, añaden, si se considera que la campaña se dio "en términos de reformismo o revolución".

En los sectores de izquierda se atribuye la baja del PC a la "despolitización de sus posiciones durante el proceso de reforma" de la Universidad, lo que lo habría descapitalizado en sus bases de influencia. Los dirigentes universitarios comunistas reconocen que su retroceso es producto de la campaña electoral, la que califican como la expresión de un "anticomunismo de derecha e izquierda" e íntimamente señalan que descuidaron el trabajo orgánico.

Por primera vez, en muchos años, la izquierda universitaria en su conjunto supera a la democracia cristiana como posición política. La democratización, a su vez, sufre los efectos de una desvitalización ideológica que va desgastando lentamente su fuerza electoral. Logra mantenerla gracias a su maquinaria, pero experimenta bajas porcentuales importantes, que permiten esperar un descalabro mayor en un futuro próximo. Esta vez alcanzó muy ajustadamente a conservar su mayoría, debiendo disputar voto a voto, en los últimos cómputos, el quinto vocal con los comunistas.

La votación democratacristiana de este año fue de 5.633 votos (cifra oficial), contra 6.191 del año pasado. La cifra se halla en el límite para obtener los seis vocales, incluido el presidente. De hecho, la democracia cristiana pasa a segundo plano como corriente de pensamiento del estudiantado universitario. Esto hizo pensar a determinados observadores, que la izquierda "entregó" la FECH al partido de Gobierno, al no presentarse unida. Pero el argumento es rebatido por situaciones muy concretas: 1) no hay hechos que permitan auspiciar o vislumbrar una unidad de la izquierda universitaria, que encuentre juntos al PC y el MIR, mientras mantengan sus posiciones, y 2) estas posiciones están basadas en cuestiones que van más allá de cálculos electorales a secas, y que se refieren al enfoque de la estrategia que debe seguir la lucha popular, incluso para los socialistas.

AUGUSTO CARMONA A.


HUBERMAN, INTELECTUAL COMPROMETIDO

LA izquierda norteamericana sufrió la tercera baja de importancia con la muerte del intelectual Leo Huberman. Antes se habían computado las muertes de Wright Mills y de Paul Baran, los que en muchas oportunidades trabajaron junto a Huberman, especialmente en su excelente revista "Monthly Review", que se edita en Estados Unidos. Una edición en español de ella se publica en Chile.

Leo Huberman falleció a los 65 años de edad en París, ciudad que visitaba junto a Paul Sweezy con el propósito de concretar la publicación en Francia de la revista "Monthly Review", de la cual ambos eran codirectores. La fundaron en 1948, y ha desempeñado un rol importante y valeroso en el desarrollo d e 1 pensamiento de avanzada de Estados Unidos.

Su publicación tuvo por momentos diferencias con los puntos de vista de los gobernantes revolucionarios cubanos, pero ellas fueron superadas en un debate franco y leal.

Leo Huberman fue un intelectual brillante que incluso alcanzó el rango de presidente del Centro de Estudios de Ciencias Sociales de la Universidad de Columbia, por lo que bien pudo asilarse en la torre de marfil en la que se encierran muchos hombres inteligentes de América y especialmente de Estados Unidos. Prefirió su categoría de intelectual comprometido, y para demostrar su decisión escogió el periodismo como medio de expresión por adecuarse más al carácter de las barricadas.

Escribió cuatro libros, uno de ellos en compañía de su compañero Sweezy, "Anatomía de una revolución", un brillante ensayo sobre los orígenes de la revolución cubana. Los otros libros son: "La verdad sobre el socialismo", "Nosotros el pueblo" y "Los bienes terrenales del hombre"

Si resulta arriesgado asumir una decidida posición antimperialista en América latina, lo es mucho más si ella se adopta en Estados Unidos, corazón del imperialismo. En muchas oportunidades Huberman fue arrastrado a las diversas comisiones de tipo policial y político que funcionaron en su país para "descubrir el origen de las actividades antinorteamericanas".

Huberman escribió: "Es verdad que la vida que llevamos tiene dificultades y desventajas; pero, por favor, que nadie nos compadezca".

P. F.


Entrevista

LA IGLESIA JOVEN NO EXISTE

LA imagen de "camarilla" que arrojó el Movimiento "11 de Agosto" y la posición ambigua de la Democracia Cristiana, fueron factores que, a juicio del sacerdote Diego Palma, estructuraron un resultado no esperado en las elecciones de la Federación de Estudiantes de la Universidad Católica.

Para Palma, que es especialista en temas universitarios estudiantiles, es precipitado interpretar la elección de la UC como una voluntad de "alessandrismo" en el estudiantado. Se inclina a creer que el resultado adverso para el "11 de Agosto" tuvo su origen en "que no hubo madurez ni lenguaje para ofrecer un camino que entusiasmara, y el alumnado no quiso arriesgarse con los líderes que hasta aquí lo habían guiado con paso seguro".

El sacerdote, de 33 años de edad, es discípulo del revolucionario P. Joseph Comblin, y figuró entre los dirigentes que se tomaron la iglesia Catedral.

Al referirse a la violencia, destacó que para los cristianos "es una opción táctica a la que se recurre cuando el análisis de la realidad muestra la imposibilidad de una transformación real por cauces no violentos".

El padre Diego Palma desarrolló todas estas materias en el cuestionario que le hizo PF. Las siguientes son las preguntas que se le formularon y las respuestas que entregó el joven sacerdote:

¿A qué atribuye usted el resultado de las elecciones en la UC ganadas por un llamado "movimiento gremial"?

—Lo que yo pueda decir no pasa de ser una opinión personal que tiene poca validez. La coyuntura que se dio en la UC es compleja, hay muchos elementos que juegan y no se puede dar una interpretación simplista: el lenguaje directo y la problemática sencilla de los "gremialistas" que contrasta con la terminología alambicada del "11 de Agosto", ubicada en esquemas complicados que llegan difícilmente al amplio sector de primeros años; la imagen de "camarilla" que arrojó el "11 de Agosto" en toda su gestión; la posición ambigua de la DC; todo esto y más concurrió a estructurar un resultado no esperado.

Lo que me parece central es que mientras Egaña (11 de Agosto) buscaba inscribir la reforma universitaria en opciones sociales que se juegan fuera de la universidad misma, Illanes (gremialista) proponía una problemática al interior de la universidad. Fue este planteamiento —no político— el que conquistó amplios sectores de algunas escuelas. Por lo tanto —a pesar de la opción personal de algunos líderes del gremialismo—, es precipitado interpretar la elección de la UC como una voluntad de alessandrismo en el estudiantado.

La derrota de los partidistas, ¿supone acaso un retroceso en el movimiento estudiantil universitario?

—Hablar de avances o retrocesos implica dar a los hechos históricos un esquema ideológico que puede deformarlos fácilmente. El movimiento estudiantil de la UC ha sido pionero; en 1967 impuso sus postulados a nivel de la estructura universitaria y durante los últimos catorce meses se ha buscado reordenar la docencia, la investigación y la extensión, según la denuncia que los líderes estudiantiles habían hecho antes de agosto del año pasado. Fue este mismo ejercicio el que hizo tomar conciencia de que la reforma universitaria no podía ser fecunda, al menos que se inscribiera en un contexto mucho más total: la reforma social. Este punto del encuentro entre la universidad y la sociedad es uno de los más oscuros y menos estudiados: parece que la sociedad no puede imponer a la universidad la condición mediocre de sus esquemas, pero si la universidad se aboca a la tarea de proponer esquemas nuevos, ¿no se somete a una ideología?, ¿no se arriesga a prostituirse al servicio de un partido político?, ¿no pierde su necesaria libertad para buscar la verdad?

El Movimiento 11 de Agosto, enfrentado a este umbral, no tuvo madurez ni lenguaje para ofrecer un camino que entusiasmara, y el alumnado no quiso arriesgarse con los líderes que hasta aquí lo habían guiado con paso seguro.

¿Hay retroceso? Yo creo que no, yo creo que cualquiera que busque guiar al movimiento estudiantil deberá dar respuesta en algún momento a esa pregunta que el 11 de Agosto no pudo contestar.

¿Qué papel le corresponde a la Iglesia en el proceso de cambios en un país a la luz del último concilio?

—"Tomando parte en las mejores aspiraciones de los hombres y sufriendo al no verlas satisfechas (la Iglesia) desea ayudarles a conseguir su pleno desarrollo, y esto precisamente porque ella les propone lo que posee como propio, una visión global del hombre y de la humanidad", dice la Carta Encíclica Populorum Progressio Nº 13.

La Iglesia tiene como tarea proclamar la fraternidad fundamental entre todos los hombres, y lo que impide el encuentro del hombre con su hermano, es un desafío para el cristiano, solicita su decisión y su compromiso para promover una relación más plena. Esta es la forma existencial —no verbalista— de creer en el padre Nuestro. Cuando la desigualdad está estructurada, el Evangelio obliga a la Iglesia a denunciar esa estructura injusta y a comprometerse para transformarla.

Parece que el magisterio considera que la Iglesia posee una originalidad que la distingue de otras comunidades, y que en algún aspecto la privilegia en su aporte: "propone lo que posee como propio, una visión global del hombre y de la humanidad". Esta palabra propia obliga a los cristianos a tejer sus tareas con la de los hombres que buscan para que las nuevas realizaciones no fallen en lo que sólo la Iglesia puede entregar.

Cabe destacar que esta Iglesia, que se obliga a sí misma a participar en la aventura humana, no posee respuestas absolutamente propias para la solución de los problemas económicos, sociales o culturales. No existe una revolución cristiana, no existe una política cristiana. Es en este sentido que el padre González Ruiz afirma que el cristianismo no es un humanismo, o sea, no es una manera concreta de ser hombre con todas sus consecuencias sociales y políticas. La desautorización de este pensamiento eclesial, se encuentra claramente formulada en el concilio:

"La misión propia que Cristo le asignó a la Iglesia no es de orden político, económico o social. El fin que le asignó es de orden religioso". Por consiguiente, en la coyuntura actual la Iglesia no se presenta en la historia con un programa técnico definido: "reconoce cuanto de bueno se halla en el actual dinamismo social, sobre todo la evolución hacia la unidad, el proceso de sana socialización civil y económica" (Constitución "La Iglesia en el Mundo de hoy", Nº 42). O sea, en la tarea de humanizar el mundo los cristianos trabajan juntos con sus hermanos los hombres, buscan con ellos las acciones más eficaces, se juegan por promover lo válido, denuncian lo injusto y esto en función de su fe que los lleva a comprometerse por la fraternidad de los hombres más allá de límites de clase, de raza, de creencia o edad.

¿Cómo define usted a la iglesia joven y que críticas formula esa iglesia a la tradicional?

—La iglesia joven no existe. Esa fue una expresión que se acuñó en un momento para la exportación, pero que no define acertadamente la búsqueda del grupo de cristianos que ocupó la Catedral. No poseemos, ni pretendemos poseer banderas propias, ya que las nuestras no son sino las banderas de la Iglesia. No somos un grupo disyuntivo en la comunidad cristiana. Quisiéramos llamar la atención sobre la inconsecuencia de los católicos —también nosotros— que somos capaces de proclamar verdades en encíclicas, pastorales, prédicas en que se dicen palabras grandes como "comunidad", "hermano", "justicia" y, sobre todo, "amor", pero sin impacto histórico. Los cristianos somos capaces de hablar y ser perfectamente inconsecuentes.

Hay países en que el presidente, muchos legisladores, los jueces y la gran mayoría del pueblo están de alguna manera ligados a la Iglesia, y en esos países se vive en medio de la injusticia con una gran tranquilidad de conciencia; no hay que ser simplista, pero creemos que es justo incitar a la Iglesia para que proclame su buena noticia de amor en circunstancias históricas concretas.

El pecado de la Iglesia —la debilidad nuestra— será la tendencia a reemplazar la vida por el ritualismo, creer que el rito (incluso el rito de la cháchara pseudorrevolucionaria) nos dispensa de la tarea de hacernos hermanos de nuestro igual. El obispo brasileño Antonio Batista Fragoso nos recuerda que todo hombre es una imagen de Dios, ya sea un barrendero, el que vive en una favela o la víctima de la prostitución. No sabe respetar a Dios quien no respeta su imagen humana, y quien no respeta al Señor en la dignidad de sus hijos es un blasfemo aunque se diga cristiano. El grupo así llamado iglesia joven busca llamar la atención de los cristianos —por medio de testimonio vital, gestos públicos y declaraciones— a la necesidad de proclamar el Evangelio en ese contexto histórico que es América latina buscando hoy su propia identidad.

¿Qué opinión tiene la "iglesia joven" sobre la toma del poder por la vía violenta?

—Es en el sentido de esta pregunta que yo afirmaba la inexistencia de la iglesia joven; no posee un pensamiento doctrinal distinto del elaborado por la Iglesia.

La vía violenta, en ciertas circunstancias, ha sido teóricamente aceptada por los cristianos desde Tomás de Aquino. El problema que normalmente se presenta es que el cristianismo se dice promotor del amor, y esta intención parece chocar con una decisión por la violencia.

La Sagrada Escritura me dice que el amor nace solamente en una situación sustentada en la verdad. La intención de Dios —a juicio de los cristianos— siempre es amorosa y precisamente ese Dios que quiere hacer nacer el amor entre los hombres, se muestra muy violento frente a situaciones que se instalan en la mentira y que estructuran la inequidad donde no puede brotar el amor. "Ay de aquellos que añaden casa a casa y juntan campo a campo, hasta ocupar todo el lugar y quedar como únicos propietarios del país. En mis oídos ha sonado la palabra de Dios. Las muchas casas quedarán en ruinas, grandes y bellas, no habrá quien las habite" (Isaías 5, 8-9).

Jesús tiene una actitud muy violenta con los fariseos, expulsa a latigazos a los mercaderes del templo y dice de sí mismo: "No he venido a traer la paz sino la espada" (Mateo 10, 34). Es que no hay paz ni amor sino en la verdad, y precisamente el promotor del amor está llamado a trabajar una situación en la verdad donde ese tipo de relación pueda surgir. Lo contrario del amor es el odio, y en Jesús vemos que la intención de amor puede correr por cauces violentos. En todo caso, para los cristianos la violencia es una opción táctica a la que se recurre cuando el análisis de realidad muestra la imposibilidad de una transformación real por cauces no violentos.

¿Hasta qué punto los cristianos pueden participar en una revolución de corte marxista?

—Especialmente después del Concilio Vaticano II por un lado, y del 20º Congreso del PC-URSS por otro, la mirada que un cristiano puede tener sobre el marxismo ha variado fundamentalmente. La Iglesia no tiene un modelo económico social propio, más bien busca inspirar en humanismo las soluciones que elaboran los técnicos. Así muchos cristianos sienten poder usar una herramienta de análisis y praxis económico-social que se ha mostrado técnicamente válida y que fue descubierta y usada por Marx. Esto no significa para estos cristianos renunciar a su fe, ya que no asumen la filosofía atea que ese análisis ha llevado aneja, tanto más cuanto que a algunos de los teóricos marxistas no les es intrínseca (R. Garaudy y L. Althusser, entre los más conocidos).


Notas:

1. El término "capas medias" es un término descriptivo. El término científico que corresponde a los grupos sociales señalados por Marx, es el de "pequeña-burguesía".

2. El Manifiesto Comunista. Obras Escogidas, T. 1, p. 29.

3. Discurso acerca de la cuestión del programa del partido en el 2º Congreso del P.O.S.D.R. T. 6, Obras Completas.

4. Lenin. ¿A qué herencia renunciamos? Ed. francesa, T. 2, p. 548. En la edición española, Obras Escogidas, T. 1, p. 108, han traducido "no se puede quedar al margen de..."

5. Lenin, T. 7.

6. Obras Escogidas. T. 1, págs. 260.261.

7. Althusser. Entrevista a L'Unitá, diario del PC italiano, enero 1968.

8. Sobre este punto es muy interesante el texto "Decisiones acerca de ciertas cuestiones de la historia de nuestro partido", que figura en el T. 3, de las Obras Escogidas de Mao Tse.tung. Ed. inglesa, págs. 177.225.

9. Marx. Miseria de la Filosofía, Ed. Sociales, París, .1961, p. 177.

10. Cuando el imperialismo recurre al recurso de guerra de agresión.


Edición digital del Centro Documental Blest el 07feb02