Todo por Vietnam

PUNTO FINAL
Año I. Nº 33
Julio de 1967

TODO POR VIETNAM

LA semana pasada culminó en Santiago una marcha de 180 kilómetros —que se inició en Valparaíso—, que jóvenes de diversas ideologías realizaron para protestar por la guerra que EE.UU. mantiene en Vietnam. Participaron aproximadamente dos mil jóvenes de los partidos Comunista, Socialista, Demócrata Cristiano y Radical, además de muchos independientes. Conviene destacar esta iniciativa porque, evidentemente, asumió un especial significado. Organizada bajo dirección de la diputada Gladys Marín, secretaria general de las Juventudes Comunistas, la marcha agrupó a jóvenes chilenos en una manifestación de contenido antimperialista que, incluso, atrajo a la Juventud del PDC.

Muy distinta ha sido la conducta del Gobierno democristiano. Desde luego, se negó a otorgar visas de ingreso a jóvenes vietnamitas que estaban invitados para divulgar en Chile las horribles características de la agresión que EE.UU. ejecuta en el sudeste asiático. No es por cierto la primera cuestión en que discrepan un sector del PDC y el Gobierno. Mientras este último sirve, en lo fundamental, la política del imperialismo norteamericano, hay sectores e individualidades sanas de la Democracia Cristiana que avizoran un tipo de conducta realmente independiente a través de un proceso revolucionario que todavía no se ha iniciado en Chile.

La marcha de protesta por la guerra en Vietnam, asimismo, plantea la posibilidad de elevar a otro rango la solidaridad de amplios sectores chilenos con los movimientos de liberación que combaten en el mundo y, en especial, en América Latina. Una voz respetada como la del Che Guevara ha planteado que la mejor manera de ayudar al heroico Vietnam es abrir otros muchos Vietnam en el mundo para combatir al imperialismo en diversos frentes.

Como muy bien lo señala "matar deja de ser el más cómodo negocio de los monopolios. Armas de contención, y no en número suficiente es todo lo que tienen estos soldados maravillosos, además del amor a su patria, a su sociedad y un valor a toda prueba. Pero el imperialismo se empantana en el Vietnam, no halla camino de salida, y busca desesperadamente alguno que le permita sortear con dignidad este peligroso trance en que se ve".

Autorizados voceros vietnamitas han reconocido en el planteamiento del Che —que hace realidad con su propia actitud los planteamientos que propugna—, una auténtica tesis solidaria, quizás la más eficaz.

TODO POR VIETNAM es hoy algo más que una urgente consigna. En momentos en que medio millón de soldados yanquis combaten contra el pueblo vietnamita —y el general Westmoreland pide doscientos mil soldados más—, la tarea de los revolucionarios es levantar la solidaridad a niveles adecuados con el heroísmo del pueblo de Vietnam. El imperialismo norteamericano puede ser golpeado en casi todo el mundo, y, por supuesto, en Chile. Una manera concreta de ayudar a la gran tarea que la historia ha señalado a Vietnam. es solidarizar de manera real y activa con los movimientos guerrilleros que luchan en la primera línea de fuego en América Latina. Allí están Venezuela, Guatemala, Colombia y —junto a nosotros— Bolivia. Los revolucionarios chilenos pueden actuar en conjunto o separadamente si se estratifican los dogmatismos excluyentes. Pero actuar. Es el deber de esta hora.


Política Nacional

LA IZQUIERDA ESTÁ PROCESADA

EL Fiscal Militar, don Francisco Saavedra, y el Ministro de la Corte de Apelaciones de Santiago, don Abraham Meersohn, están instruyendo sendos procesos en contra del senador Carlos Altamirano, por infracción del Código de Justicia Militar y la Ley de Seguridad Interior del Estado.

Al regresar de Cuba, a donde viajó acompañado de otros dirigentes de su partido, el parlamentario socialista dio una charla en la sede de su colectividad política y en algunos centros universitarios, para exponer la estrategia concebida por los cubanos para liberar a los pueblos de América Latina de la explotación imperialista, del hambre, del analfabetismo, del retraso y del subdesarrollo.

La publicación del texto de esta disertación en PUNTO FINAL (Nº 31) determinó que el Gobierno se querellara contra Altamirano.

El Ministro de Defensa Nacional, Juan de Dios Carmona, presentó la denuncia correspondiente ante el Juzgado Militar, acusándolo de haber injuriado u ofendido a las Instituciones Armadas. El artículo 284 del Código de Justicia Militar sanciona este delito con prisión en cualquiera de sus grados (hasta 60 días) o multa.

Originalmente, la prensa había informado que también se imputaba a Altamirano la comisión de los delitos de sedición y conspiración contemplados en los artículos 274 y 278 del mismo cuerpo legal. Sin embargo, al parecer, los asesores legales del Gobierno no los pudieron configurar, pues la denuncia reproducida en "El Diario Ilustrado" y "La Nación", sólo alude al primero de los preceptos citados.

La segunda querella, suscrita por el Ministro del interior, Bernardo Leighton, responsabiliza a Altamirano por dos delitos castigados por la Ley de Seguridad Interior del estado: injurias al Presidente de la República y apología o propaganda de doctrinas, sistemas o métodos que propugnen el crimen o la violencia en cualquiera de sus formas, como medios pura lograr cambios o reformas políticas, económicas o sociales.

Cada uno de ellos tiene asignada la pena de presidio, relegación o extrañamiento menores en sus grados mínimo a medio (61 días a tres años).

Para proceder en contra de Altamirano, la Corte de Apelaciones, en pleno, con la asistencia de todos sus miembros, tiene quo conceder su desafuero. De esta resolución se puede apelar ante la Corte suprema. El desafuero debe solicitarse y concederse para cada juicio.

Mientras tanto, el Fiscal y el Ministro estudian y recogen antecedentes para resolver si concurren los requisitos para formular esa petición a la Corte.

El Magistrado señor Meersohn, en cumplimiento de una petición del Gobierno, ordenó allanar las oficinas de PUNTO FINAL y de PRENSA LATINOAMERICANA, donde se imprime la revista, para incautarse de todo el material relacionado con este proceso.

REACCIÓN DE LA IZQUIERDA

Altamirano, al imponerse de estas acciones judiciales del Gobierno, formuló una declaración en la que señala enfáticamente que no se retracta de sus palabras.

Dice que "ésta será la gran oportunidad de demostrar públicamente la intromisión norteamericana en nuestros Institutos Militares". Luego agrega que al procesarlo se pretende "encarcelar las ideas, particularmente aquellas que estén dirigidas a la liberación de nuestros pueblos. Se trata de decidir si el "macartismo" y la "caza de brujas" van a caracterizar las luchas políticas de nuestro país; si el debate y la critica opositora van a ser proscritos; si el pensamiento y la ideología revolucionaria de los trabajadores deben enfrentar una vez más la represión física de parte de los grupos que detentan el poder del Estado".

El ex diputado socialista, Clodomiro Almeyda, en "Ultima Hora", del 7 de julio, atribuye estos procesos a "la presión yanqui, la presión imperialista sobre el Gobierno y el Ejército para intentar, vana y ridículamente, que se continúe en el proceso de esclarecimiento de la real situación político-social de América Latina".

En "El Siglo", del 5 de julio, se refiere a esta materia un senador comunista, quien manifiesta: "...la querella incluye un inaceptable intento de colocar a las FF.AA. en oposición beligerante al movimiento popular. Se procesa al senador y al FRAP y en esto hay una actitud de por sí repudiable".

Sin embargo, hasta este momento, aunque hay consenso sobre la gravedad que revisten estos procesos, la Izquierda ha reaccionado con lentitud y debilidad.

FISCALIZACIÓN DE LAS FF.AA.

Una simple querella por injurias al Presidente de la República no tendría mayor trascendencia, porque sólo evidenciaría la reiterada actitud de los gobernantes de acallar la crítica política y el enjuiciamiento público a que están sujetos.

Pero, es la segunda vez, en pocos meses, que, a requerimiento del Gobierno, la Justicia Militar instruye un sumario por ofensas a las Fuerzas Armadas.

PUNTO FINAL está todavía procesada por haber denunciado en su oportunidad ciertos aspectos de la penetración y de la influencia norteamericana en nuestras Fuerzas Armadas.

Ahora se quiere sancionar al senador Altamirano por haberse referido a este mismo problema.

La tendencia a convertir los Institutos Armados en órganos de represión interna; la concurrencia de los Jefes Militares a reuniones de carácter más político que profesional; su contacto con los Altos Mandos de otros países latinoamericanos donde imperan regímenes dictatoriales; el adiestramiento de oficiales chilenos en escuelas yanquis; el propósito de formar un ejército interamericano para intervenir en cualquier país de América, son asuntos que interesan a toda la ciudadanía y no pueden quedar excluidos del debate publico.

Nadie ha reconocido a las Fuerzas Armadas un "status" privilegiado que las exima de toda fiscalización. Por el contrario, es aconsejable un control vigilante de sus actuaciones.

PERSECUCIÓN IDEOLÓGICA

El Gobierno afirma en sus querellas que "nunca expresar ideas puede ser constitutivo de delito".

Sin embargo, este proceso es un ejemplo desembozado de persecución ideológica, que retrotrae la situación política al período de Gabriel González Videla en que regía la Ley de Defensa Permanente de la Democracia.

Lo que se esté reprimiendo en este caso es la divulgación del pensamiento revolucionario cubano. Tal fue el objeto de la charla de Altamirano.

Cuba plantea la lucha armada y continental para derrotar al imperialismo.

Esta concepción no es sino la adaptación de la doctrina marxista a la realidad latinoamericana.

El marxismo sostiene que el Estado surge cuando en la sociedad aparecen las clases sociales con intereses irreconciliables. El Estado amortigua los conflictos entre las clases. Para evitar que se salgan del orden establecido, se apoya en el ejército permanente y en la policía. El Estado lo maneja la clase económicamente más poderosa, la cual pasa a ser también la que domina políticamente.

La clase dominante utiliza el aparato del Estado para reprimir y explotar a la clase oprimida.

En la sociedad capitalista, la burguesía, que es la clase dominante, se sirve del Estado para la opresión, la dominación y explotación del proletariado, que es la clase dominada.

Luego, el proletariado sólo puede liberarse, conquistar el poder político y convertirse a su vez en clase dominante por una revolución violenta que destruya el Estado burgués y derribe a la burguesía. A la dictadura de la burguesía sucede la dictadura del proletariado, que implica la más amplia democracia para la mayoría y el aplastamiento de la resistencia de la burguesía.

En la época actual, en que las burguesías nacionales están estrechamente vinculadas a los monopolios e intereses del imperio, en que éste es el principal soporte de la clase dominante en cada país, la lucha debe orientarse fundamentalmente contra el imperialismo, porque éste es el principal enemigo de los pueblos. Por eso la lucha se torna más dura, más cruenta, más larga, y es indispensable aplicar la táctica más adecuada para enfrentar con éxito a las poderosas fuerzas imperiales.

El marxismo es esencialmente una doctrina revolucionaria, que hace el panegírico de la violencia como el único medio que tiene el proletariado para sacudirse de su esclavitud política y asalariada.

Más aún. "La necesidad de educar sistemáticamente a las masas, precisamente en esta idea sobre la revolución violenta, es algo básico en toda la doctrina de Marx y Engels". (Lenin).

En consecuencia, no sólo se esté procesando a Carlos Altamirano, sino que a todas las fuerzas marxistas.

JAIME FAIVOVICH


Crónica

LA UNIVERSIDAD CATÓLICA EN LA PICOTA

UNA sorda y oscura lucha de poderosos intereses económicos se desplegó detrás de la crisis que sacude a la Universidad Católica. Grupos internos que dividen la universidad se movieron sigilosos y estuvieron presentes en cada uno de los capítulos de esa batalla aún inconclusa por "el cambio de la máxima autoridad universitaria". La presencia de estos intereses ha empujado a la Pontificia Universidad Católica a su actual situación conflictiva. Parapetado detrás de "la vieja curia", el sector conocido como grupo de la Facultad de Economía mantuvo un fuego graneado desde las páginas de "El Mercurio" contra los estudiantes que exigían cambios. Trató de negar la crisis hasta último momento, pero nunca se aventuró sino en débiles defensas personales del rector, Monseñor Alfredo Silva Santiago, quien de regreso de la URSS se encontró con el lío.

Esto devela un aspecto poco divulgado del conflicto, que aparece para la opinión pública como otro choque entre la vieja y la nueva mentalidad que pugnan dentro de la Iglesia Católica.

¿DEBEN EXISTIR LAS UNIVERSIDADES CATÓLICAS?

La Federación de Estudiantes de la Universidad Católica (FEUC) redactó el voto del plebiscito en términos que no admiten dudas: "Queremos el cambio de la máxima autoridad universitaria" —SI —NO. "Es decir, se pidió a los alumnos que decidieran sobre la renuncia del rector. Fue una estocada directa que refleja el criterio de FEUC: la crisis es una "crisis de autoridad". "El problema no está en los problemas que tiene la UC sino en la falta de un método para resolverlos". Miguel Ángel solar, presidente de FEUC, definió así a la autoridad de la UC: "no es universitaria, no es definida, no es representativa, está atrofiada".

El planteamiento lo hizo ante el Consejo Superior universitario. Leyó un documento de 16 carillas titulado "Nuevos hombres para la nueva Universidad", donde fija la posición de los estudiantes frente a la crisis de la UC. Relata las diversas etapas del movimiento reformista que afloró hace 8 años, cuando la democracia cristiana llegó al poder en la FEUC. Conocida como una "isla de la reacción", la tradicional casona de Alameda se ha resentido profundamente con la rebelión de sus propios hijos. El documento la acusa de "universidad clasista, desvinculada del medio social, sectaria, monárquica, carente de adecuada formación universitaria y de investigación científica", propone reemplazarla por una universidad "realmente creadora, formadora de hombres verdaderamente cultos, auténticamente comunitaria, propiamente católica e íntimamente ligada al desarrollo del país".

EL LÍDER

Para lograrlo plantea "la necesidad apremiante de que nuevos hombres tomen la dirección de la Universidad Católica", pues "estamos convencidos que esta crisis tiene su fuente directa y raíz última en la autoridad " y "no nos referimos sólo al Excelentísimo señor Rector, Monseñor Alfredo Silva Santiago, sino también a todos los que, participando de su criterio, han contribuido a agudizar la crisis de la Universidad Católica".

Miguel Ángel Solar tiene 23 años y cursa quinto año de Medicina. Algunos compañeros lo han definido como "brillante discípulo de los jesuitas".

Definió a los "nuevos hombres" como "representativos, universitarios y que tengan conciencia de la urgencia de cambio".

Pero, tal vez la crisis de la Universidad Católica (Santiago y Valparaíso) sea mucho más profunda y apunte a su existencia misma. Los sacerdotes Hernán Larraín, jesuita, Director de la Escuela de Sicología de la UC de Santiago, y Joseph Comblain, profesor de teología, mantienen una polémica sobre la existencia de las universidades católicas. El primero las justifica como un "centro donde se elabora y se vive un pensamiento y una doctrina cristiana que irradie efectivamente a los alumnos una verdadera "cultura católica". (Revista "Mensaje"). El segundo, simplemente, no las justifica, y desde la revista "Teología y Vida" escribe que están afirmadas principalmente en una razón de protección ante el laicismo rabioso de antes, que ahora ya no tiene vigencia en el país. El nuevo espíritu de la Iglesia, determinado por el último Concilio, tiende a independizar administrativamente ("despontificar") a las universidades católicas de la jerarquía eclesiástica y conservar sólo el control directo de las Facultades de Teología. Comblain va más lejos y propone que la Iglesia se desembarace de sus universidades, las que serían reemplazadas por facultades de teología en todos los centros de educación superior laicos.

EDWARDS, FORD, ROCKEFELLER

Casi ninguna de las numerosas inserciones pagadas que publicaron en "El Mercurio" y otros diarios las diversas escuelas y facultades de la UC, incluyendo al Consejo Superior Universitario, asumió la defensa personal de Monseñor Alfredo Silva Santiago en forma destacada. Esta actitud no es una casualidad. Privadamente, círculos directivos de la UC admiten la existencia de graves problemas, pero no están dispuestos a reconocer la crisis en los términos en que los plantean los estudiantes.

Es obvio que los grupos que tradicionalmente se han disputado el control de la UC deseen mantener la normalidad, para seguir dominando la situación.

Estos grupos son conocidos como el sector abandonado, que comprende las facultades de Educación (Pedagógico y Periodismo) y de Tecnología, sin ninguna influencia; el grupo de la Facultad de Economía, el más fuerte, donde tienen intereses las fundaciones Ford y Rockefeller y el grupo financiero Edwards. El decano de la facultad es Sergio De Castro, y el Director de la Escuela de Economía, Pablo Barahona, del Partido Nacional, por último, se menciona al grupo técnico-docente, más fuerte en presupuesto, edificaciones y mejor rendimiento. Comprende las facultades de Medicina (decano: Juan de Dios Vial) e Ingeniería (Raúl Devés). Este grupo se mostró partidario del movimiento, y se abstuvo de hacer declaraciones. Es señalado como abiertamente democristiano. Devés es socio de la firma constructora-publicitaria Devés, Del Río y Torretti, de conocida influencia en La Moneda, y, además, se desempeña como relacionador entre el Gobierno y los empresarios.

Se ha querido instalar en la Facultad de Economía, al instituto de Publicidad y Venta (IPEVE) creado por "El Mercurio". La medida fue rechazada por los Centros de Alumnos de Periodismo y Sociología. Actualmente, IPEVE funciona mediante un contrato de asesoría docente con la facultad.

Por otra parte, nunca se ha llegado a establecer de qué manera y quiénes financiaron el nuevo local de la Escuela de Economía, en Los Dominicos, que costó 1.800 millones de pesos, y que se atribuyó a la empresa privada. Uno de los más asiduos visitantes a la Escuela, es el senador nacional Pedro Ibáñez, ex consejero de la Universidad Católica de Valparaíso.

EL COSTO DEL PECADO

Alrededor de 80 millones de pesos significó a la Dirección universitaria la serie de avisos de prensa. La campaña de intimidación desatada en contra del plebiscito tuvo sus agentes en los miembros de "FIDUCIA" y de la juventud del PN, que controlan los Centros de Derecho y Agronomía. Estos publicaron inserciones de un costo superior a sus presupuestos. Se recurrió también a la acción de algunos sacerdotes, como Raimundo Kupareo, que recorrió las escuelas advirtiendo que "caerían en pecado" todos los que participaran en la consulta plebiscitaria.

Por último, el rector desconoció el plebiscito, aunque contradictoriamente alegó ante la FEUC que no tuvo control sobre él. Sin embargo, se ha dicho que la aplastante mayoría en favor del cambio de autoridad afectó a Monseñor Silva Santiago, quien permanecería en su puesto sólo por la rigurosa observación del principio de autoridad, inviolable dentro de la jerarquía de las instituciones católicas.

La actual directiva de FEUC respeta ese principio, ya que después de todo sus inquietudes corresponden a los avances señalados por la Pastoral Universitaria, y se mantiene dentro de los conductos regulares de la Iglesia cuando se entrevista con el Cardenal y pide al Vaticano el nombramiento de un pro-rector, como segundo nombre, hasta que Monseñor Silva termine su período a fines de año. La FEUC tiene una respuesta favorable del Cardenal Gabriel Garrone, representante del Papa para asuntos de las universidades católicas, lograda en una entrevista personal en Roma con Fernán Díaz, ex presidente de la federación estudiantil.

Ese pro-rector podría ser el doctor Roberto Baraona, ex decano de Medicina.

AUGUSTO CARMONA A.


LA VERDAD DE UN PROCESO

"LOS DOS PROCESOS iniciados por el gobierno en contra del senador de la República, Carlos Altamirano, muestran con claridad hacia dónde se dirigen las miras y los pasos de La Moneda. Por una parte, se trata de coartar el derecho de opinión y de expresión, ahogando la posibilidad de la crítica política bajo la acusación de injurias al Presidente de la República. Por otra parte —y es lo más grave— se pretende enfrentar a nuestras Fuerzas Armadas con el movimiento popular, a través de una burda querella por presunta incitación a la sedición e injurias a los institutos armados. De esta manera, el gobierno toma pie en una exposición doctrinaria efectuada por un senador de la República en un recinto universitario, para intentar mezclar a los hombres de armas en un proceso absolutamente partidista; para intentar oponerlos a los personeros del movimiento popular, para tratar de arrancarlos de la órbita de sus actividades profesionales específicas y convertirlos en escudo de ideologías y de la conducta política de un gobierno y de un partido, de una clase social y lo que es peor aún, de una postura grata al influyente gobierno de los Estados Unidos. Esa sí que es injuria al Ejército. Eso sí que comportaría delito de sedición".

(Del discurso pronunciado por el senador Volodia Teitelboim en la sesión del 11-7-67)


Polémica Anti Imperialista

DIÁLOGO ENTRE DEBRAY Y LUIS CORVALÁN

EL proceso cubano ha abierto nuevas fórmulas políticas en la lucha revolucionaria de América Latina, las que en algunos casos han creado contradicciones insospechadas en el campo de las fuerzas antimperialistas del continente.

En su último documento político, el secretario general del Partido comunista de Chile, Luis Corvalán (ver texto completo en esta misma edición), dice que "no es un misterio para nadie que entre los revolucionarios de América Latina hay distintos enfoques de uno que otro problema de la revolución en el continente".

De la era del monocentrismo estaliniano al período actual hay todo un proceso complejo en el movimiento revolucionario mundial, el cual en el caso latinoamericano ha sido sensibilizado por las experiencias de la revolución cubana.

Muchos escritos surgidos de Cuba, después del afianzamiento del triunfo de los revolucionarios, han contribuido a definir más la Posición de estos últimos. Pero sin duda alguna es el documento del intelectual francés Regís Debray. "¿Revolución en la Revolución?" (ver PUNTO FINAL números 25, 26 y 27), el que más ha concretado esa línea.

El domingo 2 de julio, el diario "El Siglo", vocero del Partido Comunista de Chile, reprodujo un documento del secretario general de esa colectividad, Luis Corvalán, que en el fondo es una respuesta al documento de Debray y, especialmente, al pensamiento de la revolución cubana.

PUNTO FINAL en esta edición, además de insertar el documento de Corvalán, establece un diálogo figurado entre él y Debray, para fijar algunos de los puntos que están en el debate de los revolucionarios latinoamericanos.

Tanto Corvalán como los líderes cubanos y el intelectual francés Debray, ahora prisionero en Bolivia, han recalcado la necesidad de no trasladar la polémica a una pugna enconada.

En este diálogo preparado por PUNTO FINAL se abordan sólo algunas de las materias en debate de las fuerzas antimperialistas. A modo de introducción puede decirse que hay materias básicas que sirven de partida al debate, y ellas están relacionadas con el comportamiento que debe adoptarse frente al imperialismo norteamericano.

LAS CONDICIONES DE LUCHA

CORVALÁN: "Naturalmente, para que ello ocurra (se refiere a la creación de un foco guerrillero) no bastan el coraje y la decisión de un grupo de revolucionarios, aunque tal factor juega su papel y éste puede llegar a ser decisivo. Se necesita, al mismo tiempo, e indispensablemente, de condiciones generales favorables, no decimos enteramente favorables y plenamente maduras, pero sí en proceso de maduración, con perspectivas de madurar".

DEBRAY: "De hecho, unos pocos años de experiencia en lucha armada de todas clases, en la América Latina, han hecho más para dar a conocer la singularidad de sus condiciones objetivas que las décadas precedentes de teoría política copiada. Históricamente, Cuba ha dado la arrancada a la revolución armada en América Latina. Esa arrancada, irreversiblemente efectuada a partir de una línea justa, es lo esencial".

CORVALÁN: "Únicamente sobre la base de la alianza socialista-comunista el pueblo chileno puede conquistar el poder político".

DEBRAY: "Sin lucha armada no hay vanguardia definida. Dondequiera que no haya lucha armada, existiendo condiciones para ello, es que aún no existe vanguardia política.

Ese no es el caso, por ejemplo, de Uruguay, donde no hay condiciones inmediatas de lucha armada, y existe un movimiento fuerte y combativo de masas.

Si no hay todavía vanguardia constituida en esos lugares, es que todas las organizaciones de izquierda tienen iguales títulos para ocupar ese puesto.

Si todas pueden igualmente llegar a serlo, no sería acelerar la formación de esa vanguardia realmente representativa el mantener relaciones con una sola de ellas. El sectarismo en esas condiciones, más que ridículo, no tendría fundamento".

LOS PARTIDOS

CORVALÁN: "Los partidos comunistas de América Latina comprenden la necesidad del entendimiento con las demás fuerzas de izquierda y, ante todo, con aquellas que aspiran al socialismo. A lo que se oponen decididamente es a darles patente de tales a los grupitos y grupúsculos antipartido que nada representan y que se alimentan del fraccio-nalismo y de los resentimientos".

DEBRAY: "Condenar el "fraccionalismo" no es, pues, avalar una dirección política dada o una posición ideológica contra otra; es condenar un método, una forma de lucha revolucionaria como vana e ineficaz, dilatoria y contradictoria con sus fines declarados. Es mostrar con el dedo un callejón sin salida e indicar un atajo.

En América, dondequiera que existe una vanguardia política en armas, no hay ya lugar para la relación verbal ideológica con la revolución ni para cierto tipo de polémicas. Se ha cambiado el terreno. Las cuestiones son otras. Dondequiera que el imperialismo es discutido de hecho, se reabsorben los grupúsculos y los revolucionarios se unen sobre métodos y objetivos ligados a la guerra del pueblo".

VANGUARDIA POLÍTICA O ARMADA

CORVALÁN: "La vanguardia surge como producto de la fusión del marxismo con el movimiento obrero, de la formación de un pensamiento revolucionario ante todo en el proletariado, de la aplicación del marxismo-leninismo a las condiciones concretas de cada país, esto es, a través de una acción eficaz, de un proceso natural, aunque no sujeto a la espontaneidad".

DEBRAY: "En algunos lugares de América, dialécticamente, a largo plazo, no habrá que escoger entre partido de vanguardia y ejército popular, pero en lo inmediato hay un orden de tareas históricamente fundamentado. El ejército popular será el núcleo del partido y no a la inversa. La guerrilla es la vanguardia política "in nuce" y sólo de su desarrollo puede nacer un verdadero partido.

Por ello hay que desarrollar la guerrilla para desarrollar la vanguardia política.

Por ello en la coyuntura actual el acento principal debe ponerse en el desarrollo de la guerra de guerrillas y no en el fortalecimiento de los partidos existentes o en la creación de nuevos partidos.

Por ello, en estos mismos lugares, el trabajo insurreccional es hoy el trabajo político número uno".

TÁCTICA Y ESTRATEGIA

CORVALAN: "En América Latina, los partidos comunistas han surgido en épocas distintas, actúan en escenarios diferentes, en condiciones sociales y políticas diversas. Algunos de estos partidos se esfuerzan por pasar de la etapa de la propaganda de las ideas del socialismo científico a la etapa del establecimiento de sus primeros vínculos sólidos con las masas, al período de la organización y dirección de las luchas de masas, de la intensa actividad social y política en el seno del pueblo, para abrirle paso hacia la conquista del poder. Este es, por otra parte, el camino para que todos los partidos comunistas de América Latina avancen impetuosamente hasta cumplir a plenitud su papel de vanguardia".

DEBRAY: "Hoy, en la América Latina, una línea política que no puede expresarse, en el plano de sus efectos, en una línea militar coherente y precisa, no puede ser tenida por revolucionaria. Toda línea presuntamente revolucionaria debe poder dar una respuesta concreta a esta pregunta: ¿Cómo derribar el poder del Estado capitalista? Es decir, ¿cómo romper su esqueleto, el ejército, reforzado de día en día por las misiones militares norteamericanas? La revolución cubana ofrece a los países hermanos americanos una respuesta que hay que estudiar en los detalles de su historia, mediante la construcción más o menos lenta, a través de la guerra de guerrillas libradas en las zonas rurales más propicias, de una fuerza móvil estratégica, núcleo del ejército popular y del futuro Estado socialista".

CORVALAN: "Los partidos comunistas son los organizadores de los sindicatos, los que impulsan la lucha por las conquistas económicas y sociales de los trabajadores, los que defienden y promueven la unidad obrera, los que forjan el nuevo patriotismo antimperialista".

DEBRAY: "Primero, en la América Latina de hoy, no se ve cómo una dirección política puede ser extraña a los problemas técnicos de la guerra; y cómo se pueda concebir un cuadro político que no sea a la vez un cuadro militar. Es la situación misma, actual o futura, la que lo exige. Los "cuadros" de la lucha armada serán aquellos que tomen parte en ella y, en el terreno, se revelen capaces de dirigirla. Ahora bien, cuántos dirigentes políticos prefieren seguir, día tras día. la vida del sindicalismo mundial o absorberse en el rodaje de las mil y una "organizaciones internacionales democráticas" dedicadas a mantenerse en vida, más que a informarse seria y concretamente de las cuestiones militares vinculadas a la guerra de su pueblo. Además, la técnica militar reviste una importancia especial en América Latina".

LA REVOLUCIÓN CUBANA

CORVALAN: "La revolución cubana ha sido una demostración palpable de cómo la vida rompe los esquemas, de que no se puede generalizar ninguna experiencia en lo que tiene de singular. Al mismo tiempo, de este principio no se puede extraer la conclusión de que lo singular de una revolución, y en este caso de la revolución cubana, no puede darse también en otro lugar, aunque no exactamente de la misma manera. En este sentido creemos que en algunos países de América Latina la llama de la revolución podría prender como ocurrió en Cuba, con la creación de un foco guerrillero".

DEBRAY: "En la América Latina de hoy, la lucha armada contra el imperialismo es decisiva. Si es decisiva, todo lo demás es secundario".

LO DECISIVO

CORVALAN: "En otras palabras, los comunistas no desean otra cosa que ampliar el círculo de los partidarios del progreso, de la democracia y del socialismo, reconociéndole a cada aliado la participación correspondiente en todas las etapas del proceso revolucionario y en los gobiernos que genera la lucha del pueblo".

DEBRAY: "Lo decisivo para el futuro es la apertura de focos militares y no de "focos" políticos. Esta distinción, capital en sus efectos prácticos, es mucho más que una diferencia. Entre focos militares y "focos" políticos no hay solamente una diferencia de más urgente a menos urgente, de más decisivo a menos decisivo, diferencia que todo el mundo admitirá, comenzando por los que han pensado preparar la apertura de un frente insurreccional abriendo primero un frente político, "marxista-leninista" o nacionalista, según las reglas clásicas. NO. De lo que se trata es de una nueva dialéctica de las tareas. Para expresarlo esquemáticamente, digamos que se va de un foco militar al movimiento político —prolongación natural de una lucha armada de esencia política— pero no se va, salvo excepciones, de un movimiento político "puro" al foco militar. No se combate victoriosamente a la burguesía en su terreno de.elección. En la mayor parte de los países en que se dan las condiciones de la lucha armada, comenzando por el foco militar, es posible llegar al "foco" político, pero comenzando por el "foco" político, es casi imposible llegar al foco militar".

AUGUSTO OLIVARES B.


Entrevista

LA REVOLUCIÓN SEGÚN LOS JÓVENES DEL PDC

EL nuevo presidente de la Juventud Demócrata Cristiana, Rodrigo Ambrosio, fue entrevistado por PUNTO FINAL. En esta oportunidad formulamos al dirigente juvenil del PDC cinco preguntas, que son las siguientes:

1) ¿Cómo define Ud. a un "joven revolucionario"?

Reducirlo todo a un mero accidente de edad supone una concepción abstracta de lo revolucionario. Por eso un "joven revolucionario" no es simplemente un revolucionario joven.

Lo revolucionario es inseparable de una situación revolucionaria concreta. El revolucionario se define más por su comportamiento frente a las tareas revolucionarias que la situación le plantea, que por su adhesión a un partido o a un manual.

En este sentido uno puede decir que el "joven revolucionario de la América Latina de 1967" está enfrentando, se está formando y se está definiendo en una situación histórica distinta de la que enfrentó, formó y definió a los revolucionarios de hace treinta años.

Entonces "la" revolución era la de Octubre, la de los bolcheviques, la de Lenin y sus seguidores. La URSS era "la patria de las revoluciones". De allí venía no sólo la inspiración, el modelo y las modalidades, sino la estrategia y la táctica de todas las demás revoluciones.

Hoy la URSS es "una" revolución entre muchas otras. El stalinismo primero, y luego lo que los chinos han llamado "revisionismo kruchevista", le han hecho perder a la revolución bolchevique su carácter casi religioso.

La generación de la revolución cubana y del conflicto chino-soviético entra en un mundo menos esquematizado. Donde las experiencias en vez de ser absolutizadas se relativizan. Donde todo se confronta, se discute, se revisa, se problematiza.

El joven revolucionario de estos años es por eso más crítico y menos dogmático, mis plural y menos sectario. Depende menos de recetas prefabricadas. Busca más en su propia realidad que en las ajenas.

2) En la práctica, todos los países que integran el continente latinoamericano están convulsionados por movimientos de rebelión antimperialista. En algunos de estos países tales movimientos adquieren el carácter de lucha armada. ¿Cómo ve Ud. este proceso de dimensión continental considerando las condiciones que presenta nuestro país?

Para muchos países de América Latina la lucha armada aparece como una salida política legítima y eficaz, quizás la única. Son aquellos países en que la estructura social de la colonia ha permanecido casi intacta, en que las minorías oligárquicas han hecho de la cultura y la riqueza un privilegio irritante, en que el sistema político ha sido la propiedad de pequeños grupos de presión, en que cuando no ha habido el "gorila" de turno la "democracia" no ha alcanzado más que para 200.000 personas... todo esto mientras inmensas masas campesinas e indígenas permanecían aisladas físicamente de la civilización.

Difícilmente podría catalogarse a Chile entre estos países. Aquí la presencia de una clase obrera organizada desde principios de siglo y de una abigarrada clase media con expresiones políticas propias ha permitido abrir el sistema político a las masas. Si las posibilidades de éste no han sido mejor aprovechadas es más por las insuficiencias de la dirección política del movimiento popular que por la impermeabilidad y rigidez del sistema como tal.

En estas condiciones la lucha armada no me parece ser una solución política que fluya estructuralmente de la situación chilena. Aunque nadie podría descartar la eventualidad de coyunturas de fuerza provocadas —llegado el momento— por el imperialismo o la derecha criolla.

Por eso es que pienso que la revolución chilena tendré formas políticas bien distintas de las que veremos en el resto del continente.

Lo importante, a mi juicio, es comprender, sí, que estas características propias del caso chileno no son transferibles a todos los países latinoamericanos, puesto que son el fruto de una experiencia histórica que, en general, los demás países no han tenido. Presentar por tanto el "modelo chileno" como una alternativa válida para toda América Latina me parece una tremenda ingenuidad.

3) Frente a la lucha antimperialista se puede adoptar cualquiera de estas tres posiciones: eludirla, retardarla o participar activamente en ella. ¿Cuál de estas actitudes cree Ud. que debe adoptar la juventud chilena?

Participar activamente en ella. Agregaría: participar inteligentemente en ella. Es decir, con sentido táctico. El lugar y la hora del enfrentamiento tenemos que elegirlo nosotros y no ellos. Eso implica compases de espera, consolidación de posiciones, a veces repliegues. Y aquí el problema vuelve a plantearse porque para algunos "entusiastas" replegarse es siempre eludir o retardar.

4) Frente al proceso revolucionario que conmueve a nuestros pueblos, ¿cuál es el papel que Ud. le asigna a la "pequeña burguesía"?

Aún cuando en algunos países, como el nuestro, la pequeña burguesía pesa desde el punto de vista cuantitativo, creo que la clase como tal —por no estar en contradicción abierta con el sistema y la clase dominante— no está llamada a jugar un papel motor dentro del proceso revolucionario.

Pienso sí que no puede despreciarse el aporte que estas capas pueden hacer en la provisión de cuadros. El movimiento estudiantil latinoamericano es un buen ejemplo de ello.

Incluso los partidos de la pequeña burguesía —que muchas veces se convierten en el instrumento político de intereses foráneos o de una burguesía en expansión— pueden en determinados casos aglutinar y formar auténticas vanguardias revolucionarias. El Movimiento 26 de Julio constituye en ese sentido una experiencia de la cual no se han sacado aún todas las conclusiones. En el contexto de una izquierda oficial en crisis y de una sistemática campaña anticomunista que ha hecho mella en las capas medias estas vanguardias han contado con ventajas tácticas adicionales.

5) El Partido Comunista de Chile afirma que, una vez conquistado el poder político por las fuerzas "partidarias de los cambios", podrá organizarse un gobierno de carácter pluripartidista. ¿Estima que el movimiento que Ud. encabeza podría formar parte de un gobierno como el postulado por el PC?

Nadie puede concebir un proceso efectivo de transformaciones revolucionarias sin la unidad de todas las expresiones políticas que de una u otra manera representan fuerza popular. Hay una unidad mínima de despegue, que durante el proceso debe crecer, consolidarse y decantarse.

Dadas las características propias del sistema político chileno lo más probable es que esa unidad mínima se dé bajo la forma de un gobierno pluripartidista.

No veo ningún inconveniente de principio para que el Partido Demócrata Cristiano, al que pertenezco, no promoviera un gobierno así. Pero no es fácil prever las condiciones concretas bajo las que eso podría ocurrir.


LA "TRI" INTELECTUAL

PROBABLEMENTE se efectúe a partir del 8 de enero de 1968 la Tricontinental de Intelectuales en La Habana. El objetivo de este encuentro de nivel mundial, es unificar a los intelectuales progresistas y revolucionarios del Tercer Mundo, a fin de tomar en cada continente las medidas necesarias para impedir la penetración cultural imperialista. La idea surgió en la reunión de los editores de la revista "Casa de las Américas", y del Consejo de Colaboradores de esa publicación, a comienzos de este año. La "Tri" de escritores analizará el "trabajo" de la CIA en el plano cultural de América Latina, a través de publicaciones como "Mundo Nuevo" y de organizaciones como el ILARI (Instituto Latinoamericano de Relaciones Internacionales) que es otra cara del Congreso por la Libertad de la Cultura, instituto que también colabora en la edición de "Mundo Nuevo".

BOLETÍN

EL ULTIMO número del Boletín de la Universidad de Chile, trae como de costumbre un excelente material. Destaca un trabajo del periodista Adolfo Alvial sobre la penetración ideológica en base a las revistas de aventuras para los niños. Alvial señala cómo en uno de los últimos ejemplares de Supermán, la "inocente" anécdota es una invasión a USA que está a punto de producirse a manos de un "infernal" grupo de barbudos, comandados por el malo de la película, el jefe "Kastro".

Entre otros artículos, aparece el de Jorge Teillier sobre el "Encuentro con Darío" en Cuba y una traducción de Miguel Castillo de poetas helénicos.


Tribuna

LAS HUELGAS

ESTO que escribo es para el huelguista que volvió a su puesto y lo encontró ocupado, para los que solidarizaron con el huelguista y para los que no solidarizaron ni con unos ni con otros y que, sin embargo, desean saber qué pasó.

Veamos qué sucede en el sector público. La economía politica ha dicho que para la Administración Pública la remuneración se obtiene de sectores llamados productivos. Su remuneración lleva en si las contingencias de un fondo social que debilita desde la partida cualquier movimiento reivindicativo.

¿Y el sector privado? Tradicionalmente se ha imputado a mayores salarios el alza en los costos y, por supuesto, se ha dicho que la productividad no ha ido a la par. Los precios suben porque hay que remunerar al trabajo... Así más o menos, corre el argumento de Molina (naturalmente con la venia de Frei). Dentro de esta faramalla casi todo queda sin explicación. Pocos tienen interés en explicar por qué las empresas nacionales no son competitivas en el extranjero, por qué los costos suben, por qué el mercado interno resulta más rentable ...

Lo que pasa es que dentro del estado de derecho, los trabajadores pierden los suyos.

Primero: Una política de ingresos monetarios se mide por las disparidades que esa política permite suprimir. El interés social radica entonces, en oponerse a la carrera de sueldos, salarios y precios, y chocará con el interés de los trabajadores que no desean quedarse atrás en sus reivindicaciones. Así resulta que el gobierno ha tenido éxito en lo imposible, colocando a los trabajadores unos contra otros. De esta manera las votaciones que se ganan por unanimidad en el Consejo de Federaciones de la CUT, difícilmente alcanzan mayoría en las bases y el movimiento nace muerto. A estas alturas surge la gran duda, ¿es que son realmente comunes los intereses de todos los trabajadores? Es el momento preciso en que aparecen los comandantes Ibarra, los Wenceslao Moreno y toda la fauna de amarillos. ¡Convengamos en que la estrategia es siniestra y muy eficiente!

Segundo: Sería ingenuo pensar que el yanqui no está alerta. Subrepticiamente ha entrado por la puerta trasera, financiando presupuestos sociales, pequeñas industrias, centros de madres, máquinas de coser y Juntas de Vecinos. La fórmula subentendida por las partes ha sido: nada de tender el platillo, eso es denigrante. La fórmula es más digna —también, dicho sea de paso, sin riesgos— y "made at home": "ayúdese a sí mismo y nosotros pondremos el resto".

Tercero: En esto como en todo lo que se ha propuesto para mantener el statu quo ha habido estafa. Las pequeñas industrias han sido fuente permanente de explotación de los que allí trabajan y de absoluta indefensión ante la regresividad del sistema. No se piense que los trabajadores de otras empresas lo han pasado mejor. Ha habido estafa porque se ha defraudado a los trabajadores en la distribución de lo que se les debía por concepto de su propio trabajo [1] . La regresividad se ha acrecentado y autogenerado a través de remuneraciones sujetas al pago del valor final diferido de la mercadería, sistema propio de los estados de especulación manejados por la oligarquía. En el hecho, las remuneraciones se han reajustado de acuerdo con la ley, aunque el incremento de la inflación ha convertido su propio aumento en una tasa negativa, y si no fuera porque hay organizaciones, prensa y denuncias, el crimen perfecto se habría consumado en silencio. La necesidad de miles por conseguir trabajo, ha hecho el resto y el poder de negociación de los sindicatos se ha reducido. Los resultados están a la vista: gran parte de la demanda efectiva pertenece a la oligarquía.

Conclusiones prácticas:

Uno. La discusión en los organismos del trabajo está condicionada a leyes que el sistema económico se ha dado para asegurar un determinado tipo de distribución. Como el sistema es regresivo, la legislación es igualmente regresiva y discriminatoria. En estas circunstancias la acción de los trabajadores dentro de reglas de juego impuestas por la oligarquía y el imperialismo, está condenada al fracaso.

Dos. El mismo sistema legal que sirvió para defender los derechos del individuo ha servido para consagrar la liquidación de los derechos de los trabajadores en beneficio de la oligarquía detentadora del poder.

Tres. Dentro de la ley y las instituciones se ha unido lo imposible: el interés del imperialismo y el "interés nacional". Ha sido el gran mérito de Frei: haber transformado la "escalada yanqui" en "cooperación"; y a los trabajadores que luchan en "traidores" al "interés nacional".

Cuatro. La aplicación de las leyes vigentes (de remuneraciones, de bancos, compañías y sociedades anónimas, de previsión, etc.) ha diferido la solución de los problemas sociales y señalado de manera clara un "techo" en la utilidad de los medios convencionales de negociación.

Cinco. Por último, este "techo" permite conocer de manera más precisa la llamada "alternativa revolucionaria". Pienso que el caso chileno es igual al resto de Latinoamérica: el antagonismo se resuelve en lucha revolucionaria. Si tomamos cada una de las alternativas de liberación ellas conducirán fatalmente a la lucha armada.

HÉCTOR VEGA T.


PUNTILLAZOS

JOHNSON ¿ES CHILENO?

EL Presidente de los Estados Unidos, Lyndon B. Johnson, es ciudadano norteamericano. Sin embargo, participó activamente en las elecciones presidenciales chilenas de 1964. Es cierto que no votó pero ayudó en forma substancial a que resultara elegido su candidato.

Esto ya parece historia vieja y de algún modo es bastante sabido. Los dirigentes del PDC nunca aclararon el grado de intervención extranjera que hubo en la elección del 64. No respondieron de manera convincente cuando la revista germana-occidental "Der Spiegel" informó que la candidatura presidencial democristiana había recibido cuantiosa ayuda de Washington y de Bonn. Tampoco hubo aclaración de las actividades políticas que realizó en esa época el consejero de la embajada de Estados Unidos, Joseph J. Jova, en variadas entrevistas que contribuyeron a crear un solo bloque PDC-Derecha para enfrentar al FRAP.

NUEVOS TESTIMONIOS

El gobierno democristiano de Chile es un regalón de Washington, que meció su cuna. Los testimonios de los propios norteamericanos son abundantes. Algunos se han divulgado en nuestro país. Este no: se trata del libro "Lyndon B. Johnson y el mundo" (Frederick Praeger Inc. Publishers, 1966), cuyo autor es Philip L. Geyelin, corresponsal diplomático en Washington del influyente "Wall Street Journal".

Periodista ducho en los secretos de Washington, particularmente en el dédalo de la política exterior norteamericana, Philip L. Geyelin cuenta en la pégina 122 de su libro algo que interesa en Chile. Elogiando a Johnson por su habilidad para manejar situaciones como las que el imperialismo afrontaba en Chile en 1964, Geyelin dice:

"Disimulo fue la palabra indicada para la actitud de Johnson con respecto a Chile, aunque durante toda la primavera y el verano del año 1964 hubo al menos una fuerte posibilidad de que Chile se hubiera convertido en la primera Nación que en la historia hubiera elegido el comunismo por la vía electoral".

Agrega el periodista norteamericano que la "amenaza" estaba en la persona de Salvador Allende, candidato del FRAP, coalición que incluye al PC. Añade: "Si bien Allende no puede ser calificado como comunista declarado, si hubiera triunfado habría establecido ciertamente un régimen ampliamente abierto a la dominación comunista al menos, si no a una total toma de posesión del país por el comunismo. Allende tenía todas las marcas familiares del "caballo" comunista: era leal y entero para Castro, para Moscú y para Pekín, como asimismo proclive a la directa nacionalización de la propiedad extranjera, incluyendo las ricas minas de cobre, norteamericanas".

JOHNSON ACTÚA

Frente a este peligroso panorama para el interés imperialista en Chile, ¿qué hizo la Administración Johnson?

Geyelin lo cuenta en su libro:

"La Administración Johnson, conforme a todo esto, deseaba fervientemente hacer triunfar al principal oponente de Allende: Eduardo Frei, y, desde esta evidencia, no estaba dispuesta a dejarlo todo a la suerte. Pero el apoyo abierto o cualquier actividad pública en favor de Frei, nuevamente habría sido casi un tiro por la culata. De esa manera Johnson sólo podía perder; nadie iba a creerle en las posibilidades de victoria de Frei. Pero el triunfo de Allende en septiembre de 1964, exactamente antes de las elecciones en Estados Unidos hubiera sido un punto negro en contra de la Administración de Johnson y de los demócratas, a pesar de lo que pudieran hacer para evitarlo".

Agrega el libro de Philip L. Geyelin:

"Lo que debía hacerse no podía ser conocido; había muchas maneras de que la influencia norteamericana se manifestara: con fondos para la campaña, con oportunas declaraciones de simpatía para objetivos específicos de Frei y muchas otras formas que los representantes oficiales del gobierno de Estados Unidos estaban comprensiblemente impedidos de explicar. Lo único que estaba absolutamente claro era —como un ayudante del Presidente Johnson dijo— que "ayudamos a Frei silenciosamente, detrás de bastidores. Johnson no ofreció su apoyo abierto. No es su manera de actuar".

El libro de Geyelin es otro testimonio valioso —por su procedencia— acerca de cómo se gestó el triunfo democristiano de 1964. Pero como en anteriores oportunidades quedan puntos en el vacío y que sólo resolverá el tiempo: ¿quiénes pidieron y quiénes aceptaron los "fondos para la campaña"? ¿A qué arreglos previos se llegó con Washington? (es ingenuo creer que Johnson dio su ayuda sin solicitar nada a cambio). ¿Hasta qué punto la ayuda norteamericana de 1964 continúa comprometiendo al actual Gobierno en determinadas resoluciones aparentemente adoptadas de "motu proprio"?

MACAUREL


Ofertas de trabajo

"VOLUNTARIOS" PARA EL CUERPO DE PAZ-BUEN SUELDO

EL folleto "Intercom", editado en Nueva York por Foreing Policy Association, tiene entre otras finalidades, ofrecer información sobre los empleos que el ciudadano norteamericano puede obtener en las oficinas del gobierno de EE.UU. En la página 28 de su edición correspondiente a noviembre-diciembre de 1964, "Intercom" se refiere al Cuerpo de Paz.

CUERPOS DE PAZ

"Al despedir a un grupo de voluntarios, el presidente Kennedy se refirió a la experiencia en los Cuerpos de Paz como "la cuota de pie de una larga vida de servicio en la carrera más interesante". Hoy día, más de diez mil voluntarios están trabajando en proyectos que utilizan más de trescientas especialidades en África, Asia y América Latina. Estos voluntarios vienen de ciudades, aldeas y granjas de los 50 estados de la Unión, Puerto Rico, las Islas Vírgenes y Guam.

El voluntario típico es soltero; sin embargo, muchos matrimonios sirven ahora en el extranjero. Algunos voluntarios tienen la edad mínima de 18 años, y hay varios mayores de 60 años. Sus antecedentes profesionales van desde estudiantes que no han completado su educación o que han obtenido sus títulos, hasta aquellos que han interrumpido sus carreras profesionales, y también aquellos que ya han jubilado. Incluyen todo tipo de oficio y experiencia: profesores, campesinos, carpinteros, enfermeras, visitadoras sociales, expertas en economía doméstica, doctores y otros.

Muchos voluntarios, al regresar a los Estados Unidos pueden optar a "profesiones en asuntos internacionales". Agencias gubernamentales, la industria, asuntos laborales, educación y todo tipo de organización privada, reconocen el valor que tiene para ellos el contar con los conocimientos especiales adquiridos por los Cuerpos de Paz en el extranjero, y se da prioridad para emplearlos en todos los sectores de la economía de los Estados Unidos para utilizar sus talentos. Los mismos Cuerpos de Paz mantienen un Servicio de información para Empleos, que provee ayuda a los voluntarios que vuelven del extranjero y sirve de punto de contacto para las personas que están interesadas en los voluntarios.

Como los mismos Cuerpos de Paz lo han declarado: "No existe un Cuerpo de Paz tipo." Las personas se seleccionan en base a los proyectos específicos, y cada proyecto tiene sus propios requisitos.

Para calificar como Cuerpo de Paz es necesario ser ciudadano norteamericano; tener, por lo menos, 18 años (no hay límite superior de edad); en caso de matrimonios, ellos no pueden tener hijos o dependientes menores de 18 años; deben estar disponibles para servir por un mínimo de dos años. Es preferible conocer un idioma extranjero.

Los candidatos deben llenar el cuestionario, que puede obtenerse en la mayor parte de las oficinas de correo, de las oficinas de los Cuerpos de Paz en Washington, de los senadores de los EE.UU. y congresales. Todos los candidatos deben pasar el test de aptitud, que se toma varias veces en el año, a lo largo de EE.UU.

Mayores informaciones se pueden obtener del Libro de Datos de los Cuerpos de Paz, que se distribuye en la Oficina de Asuntos Públicos de los Cuerpos de Paz, Washington D. C. 20525.

BIBLIOGRAFÍA

"PUNTA DE LANZA", por Sargent Shriver. Harper & Row, 1964, 240 pp., $ 1,45. El primer director de los Cuerpos de Paz describe el programa y lo analiza como un ejemplo de la contribución de los EE.UU. a la paz y al entendimiento mundial. También describe el rol del voluntario en el programa nacional de la "guerra a la pobreza".

"Los Cuerpos de Paz", Pauline Madon. Incluye una extensa bibliografía. "La Guía Completa de los Cuerpos de Paz", Roy Hoopes Dial Press.

"Los Cuerpos de Paz en acción", Velma Adams. Follet 1964, $ 5,95 ... Contiene un capítulo sobre el origen de los Cuerpos de Paz y otro sobre su futuro.

Hay disponibles numerosas películas y diapositivas que muestran a los Cuerpos de Paz en acción en diversas partes del mundo.

Consultar a Peace Corps, Washington D. C. 20525.

CUERPO DE PAZ DE HOMBRES DE NEGOCIOS

En la misma edición del folleto de "Intercom" (pág. 57) se anuncia la formación de un Cuerpo de Paz de hombres de negocios:

Los hombres de negocios o ejecutivos y administrativos de nivel medio recién jubilados, pueden hacer su contribución a los países en vías de desarrollo, en la misma forma como los voluntarios del Cuerpo de Paz. Ellos pueden incorporarse al recién establecido International Executive Service Corps (Cuerpos de Ejecutivos de Servicio Internacional), cuyo propósito es el de "ayudar a las naciones en vías de desarrollo del mundo libre, proveyendo a las empresas locales de los conocimientos y talentos empresariales desarrollados en los EE.UU.

Bajo dicho programa, los ejecutivos de los EE.UU. van al extranjero por períodos que varían entre tres meses y dos años. Ellos han sido asignados como asesores, supervisores o ejecutivos activos, para ayudar en la expansión de industrias, tales como manufacturas livianas en metales, productos químicas, textiles y bancos en países subdesarrollados de América Latina, África y Asia.

Escribir a International Executive Service Corps P. O. Box 530, Grand Central Station, New York, N.Y. 10017.


Denuncia

FILÓSOFOS CESANTES

DOS jóvenes profesores del Instituto Central de Filosofía de la Universidad de Concepción, Ramón Menanteau y Francisco Ugarte, de 35 y 28 años de edad, acaban de ser despedidos. "Los echaron por cimarreros", llegó a titular el vespertino Crónica de Concepción. Por documentos que se disponen, es evidente que se oyó mucho más la voz de quienes habían declarado un lock-out exclusivo para estos profesores.

"Al principio no lo podíamos creer ... ¿Por qué justo a nosotros?" Menanteau y ligarte, egresados del Instituto Pedagógico de Santiago, firmaron sus contratos de trabajo con la U. de Concepción, como jefes de trabajo del instituto de Filosofía, categoría considerada de docencia auxiliar. Trabajaron con dedicación y fervor, y aportaron su iniciativa en las cátedras que sirvieron.

Más de una vez jugaron el rol de catedrático titular al serles asignadas a Menanteau las cátedras de Filosofía Medieval y Lógica, y a Ugarte un tema de la de Filosofía Moderna e Introducción a la Filosofía.

"Por supuesto que seguíamos cobrando como auxiliares." Pasó el tiempo, hasta que el 5 de abril de este año fueron citados a la oficina del secretario general de la U. Carlos Monreal, quien les anunció que "el rector ha resuelto prescindir de sus servicios ... Ustedes pueden, hacernos un juicio basados en la ley de inamovilidad ... Pero el juicio no repone en el cargo... De ganar, obtienen indemnización ... Les ofrecemos ésta ahora mismo si ustedes renuncian."

El asesor legal de la U. les musitó entre las razones del despido, "la incompatibilidad de caracteres entre ustedes y el director del I. de Filosofía", Augusto Pescador, español, casado, socio de un super-market en la lluviosa Valdivia.

Menanteau y Ugarte respondieron que no se trataba de "dificultades conyugales", y rechazaron el ofrecimiento de redactar sus renuncias en la máquina del asesor. "Imagínese, tratamos de buscar las verdaderas causas de esta medida injusta y, además, organizar la defensa gremial y académica que correspondía... Lo primero no era nada difícil de averiguar o de sospechar... Lo segundo salió mal... lo que fue otra sorpresa para nosotros..."

Ambos nos historian —sin ahorrar antecedentes históricos generales— la condición masónica de "la élite directriz" en la U penquista, y de cómo, tratando de "no depender de la burguesía católica gobernante", se echan en los brazos de la "ayuda" norteamericana.

A mediados de 1965, en una de las raras sesiones del Instituto al que pertenecían, el director Pescador anunció con júbilo que la Ford Foundation ofrecía sus becas a los docentes. Pero advirtió: "... El Instituto no patrocinará a aquellos docentes marxistas o filomarxistas..." .

Transcribimos el diálogo:

Ugarte: "Debemos rechazar esas becas por su signo imperialista y por su discriminación.

Pescador: Usted no es consecuente, si lo fuera no trabajaría en la U, que vive de las dádivas norteamericanas.

Ugarte: ¡Yo acepté un contrato con la U y no con la Fundación Ford, ni con el Departamento de Estado!"

La moción de Ugarte fue rechazada por amplia mayoría y "llegaron los yanquis con sus fachas de robot y pelo de escobillón"; preguntaron alegremente a todo el mundo por sus "tendencias", hablaron de la paz, la democracia, el comunismo; se instalaron en aulas, bibliotecas, departamentos, y, por último, plantaron su office frente a la del rector de la Universidad, con el siguiente letrero: Minnesota University. El trecho entre ambas puertas es irrisorio. ¿Quién tiene la amabilidad de atravesarlo primero?

Hubo una "reestructuración" y hasta las castellanas designaciones de las materias fueron reemplazadas por números herméticos, como en los legajos del FBI. Las dádivas de Ford, Rockefeller y Kellog, funcionaban. El despido se oficializó en los primeros días de mayo con una guerra de comunicados en la prensa. Entre otras causales, los empleadores adujeron la no posesión de títulos. Tapaban un problema, de fondo con un detalle formal.

"Mire —dicen— calcularnos en un 40% a los docentes sin título en la U. de Concepción ... Los hay incluso entre directores de institutos ..."

El alumnado, que en otras ocasiones zamarreó a Bob Kennedy y a los Peace Corps, desgraciadamente no reaccionó. La Asociación del Personal Docente y Administrativo tampoco, "seguramente por su dirección masónica en su mayoría", nos aclaran ambos profesores.

Salvo la honrosa actitud del profesor Enzo Mella, el resto de los docentes, muchos de ellos de izquierda, callaron. ¿Y si fuera el comienzo de un plan de limpieza por parte de los norteamericanos y sus masónicos amigos?

Muchos aceptaron la acusación formalista, donde en esencia había un gesto anticomunista de ingerencia yanqui, que no quiere derramar sus dólares "urbi et orbe".

Menanteau sostiene que el nivel del I. de Filosofía es prácticamente nulo, y que la U penquista en general sirve intereses de la burguesía y algunas capas medias, no de la comunidad. "Sólo en un Estado socialista esto será posible", agrega.


Así nos ven

VACACIONES SEGURAS PARA TURISTAS YANQUIS

James Petras, quien recientemente regresó a los Estados Unidos, luego de estar en Chile y otros países latinoamericanos durante un año, becado por la Fundación Ford, es "Post-doctoral Fellow" de la Universidad de California. Esta conferencia, que publicamos íntegra, la dictó en el Land Tenure Center, Wisconsin).

LA Administración Johnson está conteniendo a la izquierda latinoamericana en la misma forma como lo hace con la subversión interna: combinando la habilidad de seducción para captar líderes, siempre que sea necesario, con una represión coercitiva.

Durante un año de trabajo en escuelas de post-graduados de América Latina, me admiré de las victorias que L. B. J. está logrando. En todo mi alrededor veía los efectos de la presencia norteamericana.

El movimiento revolucionario latinoamericano está profundamente desmoralizado. Su liderazgo está decayendo, derrotado por las fuerzas contrarrevolucionarias entrenadas y financiadas por los EE.UU. o, lo que es más usual, por la ambición de la clase media. A pesar del creciente estagnamiento económico de América Latina, hay hoy día grandes oportunidades, que nunca habían existido antes, para los individuos de la clase media especialmente si tienen formación universitaria.

A medida que la distancia entre la clase media y la baja ha aumentado, el antiguo frente popular ha perdido fuerzas. Ya los viejos compañeros no comparten ideales comunes. Muchos de los antiguos revolucionarios intelectuales de clase media, están inactivos o han cambiado su posición radical, debido a la actitud más abierta de las organizaciones internacionales, las fundaciones de investigación y las agencias de planeamiento norteamericanas. Ahora aspiran a realizar una carrera profesional exitosa en los EE.UU.

A menudo tuve contacto con familias de clase media acomodada. Muchos de los líderes de la izquierda chilena, por ejemplo, viven en el elegante barrio de Las Condes. Una tarde un predicador de la insurrección del ala izquierda chilena me invitó a comer. Al llegar al lugar me di cuenta de que todas las calles se llamaban California, Virginia, etc. El área completa estaba financiada por una unión de grupos americanos privados y gubernamentales. Lo que siguió después fue, por supuesto, un asado a la parrilla en el patio, no muy diferente de aquellos de los suburbios norteamericanos. A cinco minutos de distancia, hay un barrio sin electricidad, ni agua potable, ni caminos pavimentados.

En Perú tuve contactos con un intelectual que había sido líder en la reciente revolución armada. Discutir las perspectivas con su grupo: la cuestión de las guerrillas, los problemas de la creación de cuadros, etc. Hablaba como si hubiera estado involucrado, con considerable riesgo personal, en "muchas acciones". Parecía ser un revolucionario. Un mes después recibí una carta donde me comunicaba que había recibido una beca y se había ido a Europa por dos años, dejando a la organización y a sus miembros desorientados ante su súbita partida.

En Argentina, me encontré con un economista que yo conocí como graduado en Berkeley. Pasamos bastante tiempo discutiendo y criticando el estado actual de cosas. El se presentaba a sí mismo como una especie de católico-democrático-socialista: alguien abocado a las reformas básicas y profundamente preocupado por el "golpe" que venía (todos lo esperaban).

Una semana antes del golpe, recibí una carta de él que terminaba con una broma standard sobre "el momento ha pasado", la crisis se acerca, "trabajadores del mundo unios". Dos semanas después un sociólogo argentino (que estaba a punto de perder su puesto) me escribió diciendo que nuestro amigo economista era el más alto asesor económico en el Ministerio de Economía de la dictadura militar. La oportunidad vino y...

Probablemente el caso más irónico de oportunismo político ocurrió con el sociólogo chileno, que se hizo famoso por denunciar el proyecto Camelot, un estudio financiado por el Pentágono, cuyo propósito era investigar la insurgencia civil para poder así destruir la guerrilla popular latinoamericana. Esta persona, que fue tan vehemente al denunciar a los académicos norteamericanos como herramientas del Pentágono, se convirtió seis meses después en el encuestador de opinión pública oficial del gobierno de Frei. [2]

Sus cuestionarios contenían preguntas sobre su objetividad; uno, dirigido a obtener respuestas positivas sobre una masacre de 8 mineros del cobre, ordenada por el gobierno; preguntaba al entrevistado si prefería un gobierno que negociara y fuera débil, a uno firme en la gestión de sus propósitos.

1.000 DOLARES AL MES PARA EX REVOLUCIONARIOS

Los intelectuales ex revolucionarios están sacando alrededor de 1.000 dólares al mes de las agencias internacionales, y están produciendo estudios que raras veces son leídos y más escasamente usados. Tomando café se introducen en conversaciones con temas de real importancia: el imperialismo norteamericano y la poderosa clase gobernante; pero es más fácil caminar bajo la sombra de los árboles, detrás de la oficina donde hay bellas secretarias, que tratar de organizar las explosivas "callampas" contra la explotación de las oligarquías latinoamericanas.

El dilema moral y la tragedia personal en que se encuentran los intelectuales latino-americanos, puede ser ilustrado mejor por las diferentes carreras elegidas por dos ex alumnos activistas, de la Universidad de San Marcos. Uno eligió el camino de la movilidad ascendente y de la oportunidad personal: se convirtió en un profesional de gran éxito en la sociedad existente.

El otro fue asesinado después de un desesperado intento de dar a conocer y poner en práctica sus ideales universitarios, cuando eligió el camino de la lucha revolucionaria.

Guillermo Lobatón, líder de las guerrillas peruanas, murió asesinado y su cuerpo fue mutilado.

El oficial a cargo de dirigir las fuerzas expedicionarias había sido durante sus años escolares, un íntimo amigo de Lobatón. Aún más, ambos fueron miembros activos en el movimiento estudiantil de izquierda. En un choque que tuvieron con la policía, los dos fueron arrestados y estuvieron presos algún tiempo en la cárcel. Después de su graduación. Lobatón, uno de los más brillantes de su clase fue a estudiar a Europa. Volvió a Perú convencido de que sólo una revolución pondría fin a la miseria de los pobres y a la expoliación de los recursos nacionales. Mientras tanto, su amigo se había acomodado con la élite y tenía un alto puesto en el gobierno. Esto dio margen al escenario para la confrontación en que Lobatón fue muerto.

Es un error, pues, considerar a la política norteamericana como puramente represiva: la zanahoria está en la punta del palo. Junto a la represión militar, operan ambiciosas oportunidades para los individuos de la clase media. Pero a aquéllos intelectuales que se resisten a la seducción de una carrera profesional y optan por la defensa de la democracia social y la dignidad nacional, les espera la violencia del Estado y una tumba prefabricada.

Desde 1960, no ha habido casi ningún líder de guerrilla que siendo hecho prisionero no se haya "suicidado" después de su captura.

LOS MILITARES

En otro sentido, la política de EE.UU. practica la profesionalización, la disciplina y el adoctrinamiento militar.

Como ejemplo, véase el uso que se hace en Venezuela del "Manual Militar de USA". En general, se utilizan los mismos textos y se organizan los comandos y el staff igual que en USA. Gran número de oficiales estudian en EE.UU., y otros reciben un entrenamiento especial contra la insurgencia en la Zona del Canal de Panamá.

La extensión del programa de asistencia militar norteamericana "ha infiltrado", profesionalizando e intimidando, a los ejércitos de Latinoamérica como quedó demostrado en la República Dominicana. Después del estallido de la revuelta popular, cuando las tropas de Wessin y Wessin estaban en retirada, cerca de 700 u 800 oficiales dominicanos desertaron y se pasaron a las fuerzas revolucionarias. Al día siguiente del desembarco de los "marines", esos mismos oficiales iniciaron el éxodo hacia el lado norteamericano y sólo unos 100 oficiales permanecieron con los constitucionalistas.

LA PAZ LATINOAMERICANA DE JOHNSON

En febrero de 1966, el Secretario de Defensa, Robert Mc Namara, dio a conocer un balance de sus cálculos sobre la violencia al Comité de las Fuerzas Armadas del Senado y al Sub-comité, a través de la evaluación de la tarea realizada por el Departamento de Defensa:

"USA ha entrenado a las fuerzas armadas y a la policía de Venezuela para respaldar la campaña gubernamental en las ciudades y en el campo. En Perú, USA instruyó al ejército peruano y a su fuerza aérea que jugaron un prominente papel en la campaña contra las guerrillas. En Colombia, EE. UU. enseñó, mantuvo y equipó, incluso con varios helicópteros, a las fuerzas armadas colombianas para establecer el control gubernamental en las áreas rurales insurgentes".

"La violencia en ciertas áreas del campo y en las ciudades de Bolivia ha continuado... y asistimos a ese país a través del entrenamiento y equipamiento de sus fuerzas armadas".

"Enfrentamos la pequeña insurgencia de las fuerzas de Guatemala con vehículos, comunicaciones, equipos y entrenamiento".

"En Uruguay, el estagnamiento económico ha contribuido al malestar popular que recientemente ha culminado en serios incidentes a través de todo el país. Nuestra asistencia militar se orientó hacia la provisión de armas pequeñas, municiones, comunicaciones y transportes de sus fuerzas de seguridad".

Esa estrategia militar tiene hoy a más de los dos tercios de la población latinoamericana bajo la férula de los dictadores pro-norteamericanos o sus acólitos. En varios otros países los "presidentes civiles" son elegidos con permiso o la alianza de los militares o son el producto de elecciones donde la oposición popular es severamente restringida o violentamente eliminada.

ACOMODACIÓN DE LA CLASE MEDIA

La continuidad de este éxito de Johnson y su victoria política en América Latina al lograr el establecimiento de gobiernos pro-americanos y el aislamiento de los revolucionarios cubanos y del movimiento fidelista, es mantenida por la permanencia del modelo tradicional de tenencia de la tierra (5% de los dueños de la tierra poseen 65% de la tierra arable), y la rígida segregación de las clases sociales, en las que la riqueza de la élite contrasta con la miseria de los pobres. La dependencia de EE.UU. aumenta esa disparidad entre las clases sociales y entre los dos países, preparando el camino para una futura y violenta confrontación. En realidad, la política de EE.UU., incluyendo la Alianza para el Progreso, fue primeramente un plan para estabilizar una región en donde Estados Unidos ejerce su hegemonía. Dicha Alianza no se preocupó por los cambios estructurales sino en neutralizar a la clase media amorfa, (profesionales, empleados de oficina, etc.). dentro de una sociedad cuya clase pobre presiona por lograr cambios básicos.

La combinación de oportunidades con un creciente empobrecimiento de una sola clase social, característica de los países capitalistas subdesarrollados, es hoy más real en América Latina que la vieja imagen de una sociedad rural con dos clases tradicionales.

La clase media, incapaz de lograr el crecimiento económico sostenido de sus países, ha optado por una hegemonía militar en un desesperado intento de mantener un status y posición social a medida que la masa se ha ido empobreciendo. Previendo una segura victoria de la clase trabajadora basada en el movimiento peronista, el General Onganía asumió el poder en Argentina con la bendición televisada del Cardenal Caggiano. En Brasil, con el lema "Dios y Patria", la clase media urbana se levantó contra Goulart y contra el sufragio de la población iletrada y aceptó el poder militar.

Los oficiales de EE.UU. en América Latina tienen enorme influencia especialmente en el nivel de política de inteligencia policial. Un brasileño exilado en Chile me contó que los agentes del FBI estaban presentes durante su interrogatorio y tortura en Río. Un Cuerpo de Paz interrogado por mí sobre su trabajo, contestó que era miembro del personal de la Embajada norteamericana y proveía información acerca de los estudiantes izquierdistas en la Universidad, mientras que otro Cuerpo de Paz, que trabaja en una librería, contestó que trataba de decomisar libros "inconvenientes".

Del mismo modo, los estudiantes graduados y norteamericanos en Chile que criticaron la guerra del Vietnam, fueron invitados a la embajada y allí se les dijo qué serían obligados a irse del país si persistían en esa posición, En un seminario que yo atendía, Edwin Martin, Secretario para los Asuntos Latinoamericanos, fue preguntado acerca de porqué los estudiantes latinoamericanos de izquierda no pueden entrar en Estados Unidos. Replicó: "Porque tienen ficha política", y las tienen muy completas.

UN MUNDO SEGURO PARA LOS TURISTAS NORTEAMERICANOS

El personal de EE.UU. en América Latina puede ser dividido en dos grupos: 1) el de aquellos que adoran el poder de Estados Unidos y hacen su trabajo, y 2) el de los que privadamente se oponen o mantienen algunas reservas, pero que hacen sus trabajos de todas maneras.

En ambos casos el resultado es el mismo: la diferencia sólo sale a relucir en las fiestas nocturnas.

Una cantidad de ex izquierdistas que todavía se consideran "hombres de izquierda", trabajan para los embajadores.

Un agregado del trabajo en Chile, que durante el año 30 era un socialista del ala Izquierda, le dijo a un socialista amigo mio, que él todavía era un "socialista del Departamento de Estado".

Conocí a un joven funcionario de la embajada en Perú, que no hace muchos años era simpatizante de Fidel, y que ahora es un gran partidario de Johnson. Provenía de una familia judía de clase media y pudo estudiar mediante becas y duro trabajo. Se convirtió en representante del mayor poder del mundo, en una capital latinoamericana muy pobre. En una discusión sobre la violenta represión contra los indígenas y campesinos que trataban de organizar sindicatos para sacar adelante la Reforma Agraria, declaró que los nativos no estaban preparados para la democracia. "Tan pronto tienen un poco de libertad, hay anarquía y viene el comunismo. Los militares le dijeron al gobierno que hiciera algo, y él les dio carta blanca. Fueron y limpiaron la basura".

Ahora el área es estable y los turistas vuelven en manadas.

La historia es igual en toda América Latina: Johnson está ganando y el pueblo perdiendo.

El movimiento popular en todas partes está desmoralizado por la enormidad de la tarea que debe enfrentar: el poder reductor del programa potencial militar norteamericano. Algún día el creciente abismo que se está produciendo entre los ricos y los pobres en América Latina llevará a otro Vietnam. Pero por ahora, está teniendo éxito en hacer esa tierra miserable, segura para los turistas norteamericanos.

JAMES PETRAS


Anticomunismo

INTEGRACIÓN O PERSECUCIÓN

OTTOCAR Rosarios, un magnate hotelero argentino, es autor del libro "América Latina, Veinte Repúblicas, Una Nación" (Editorial Emecé), que circula en Chile. No se vende en librerías, sino que se envía directamente por correo a determinadas personas, prominentes en política o en los negocios.

Se trata de una obra anticomunista que divulga los "principios" de una curiosa organización con ramificaciones en 18 países: el "Movimiento de Acción para la Unidad Latinoamericana".

Tal como el proyecto de mercado común y la ALALC, la unidad latinoamericana que propugna este movimiento es de corte pronorteamericano. En Chile, el movimiento fundado en 1963 por el argentino Ottocar Rosarios, tiene un comité que preside el senador democristiano Tomás Pablo Elorza. Como secretario actual Alberto Ríoseco V., secretario general de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales y Políticas (FLACSO); y lo integran: Humberto Aguirre Doolan, senador radical; Fernando Aguirre Tupper, presidente de la Compañía de Acero del Pacífico (CAP), empresa íntimamente ligada a capitales norteamericanos; Arturo Aldunate Phillips, presidente de la Compañía "Chilena" de Electricidad, filial en nuestro país de la American and Foreing Power; el general (r) Horacio Arce, ex jefe del Estado Mayor de la Defensa Nacional y ex ministro de Economía, hombre de fuertes tendencias derechistas; José Claro Vial, empresario ligado a La Moneda, yerno del ex presidente Gabriel González Videla; Ángel Fernández Villamayor, profesor de medicina legal de la Facultad de Derecho de la Universidad de Chile; Eduardo Figueroa Geisse, ex ministro de Hacienda y ex vicepresidente del BID; Arturo Fontaine Aldunate, jefe de redacción de "El Mercurio", vocero periodístico de los intereses norteamericanos; Salvador Lluch Soler, jefe de la sección chilena de ALALC o influyente consejero económico de La Moneda; Emilio Máspero, secretario general de la Confederación Latinoamericana de Sindicalistas Cristianos (CLASC); Carlos Massad, vicepresidente del Banco Central; Patricio Millán, ex presidente de la Unión de Federaciones Universitarias de Chile (UFUCH); Rafael Moreno, vicepresidente de la Corporación de Reforma Agraria; Raúl Sáez Sáez, vicepresidente de la Corporación de Fomento, personero gubernamental conectado a la máquina norteamericana; Sergio vergara Vergara, gerente general del Banco Sud Americano y uno de los financistas del organismo anticomunista "Chile Libre", que operó bajo el gobierno de Jorge Alessandri; y Juan Zapata Granier, subgerente de CAP.

EL CONDUCTOR

El magnate hotelero Ottocar Rosarios se describe en su libro: "Trabajé duramente desde muy joven y con éxito en la hotelería, lo que me permite hoy emprender actividades desinteresadas." Entre esas figura su "Movimiento de Acción para la Unidad Latinoamericana", que edita lujosos libros para distribución gratuita. ¿Cómo nació la idea?

En 225 páginas, Ottocar Rosarios explica cómo ha de lograrse la "unidad latinoamericana" y cuáles son sus objetivos. En forma poco disimulada aboga por que se mantenga la influencia norteamericana en el continente: "Si la gran nación futura que debe ser América Latina —escribe— quedará o no inscripta o incluida dentro de la zona de influencia de los Estados Unidos, eso no dependerá de América Latina, sino de los EE.UU., y esto aun muy relativamente. Si los Estados Unidos siguen siendo la superpotencia que son hoy, no será la unidad de América Latina la que llegue a perturbar esa situación. Unidos o desunidos, nuestros países estarán dentro de la zona de influencia de aquella gran potencia."

SU "IDEARIO"

Enseguida, Rosarios desarrolla toda una teoría para controlar el crecimiento revolucionario en el continente. "Concretada la unidad de América Latina —dice—, desarrollados nuestros países y conquistada en ellos la democracia social, el problema comunista desaparecerá. Dejará de tener sentido para vastos sectores que hoy se sienten atraídos por lo que parece tener de nuevo y transformador." Y confiesa el temor que estruja a su movimiento: "El comunismo o cualquier otro tipo de revolución violenta están acordonados en América Latina por un sistema de represión y vigilancia. Pero esos medios de defensa poco significan cuando una idea, menos aún, un oscuro anhelo, prende en el corazón de los pueblos. La rebelión fermentará continuamente, y la izquierda intelectual, sucedáneo de la pasión constructiva de las colectividades sanas, progresará mientras América Latina no encuentre sus propias soluciones a los problemas que la agobian. La revolución violenta, comunista o no, poblará como una esperanza nueva el corazón de las masas de estos países y no habrá ejércitos, ni policías, ni OEA, ni siquiera religión capaces de frenar esa marea que crecerá incontenible."

XIMENA CANNOBBIO


UNA POLÍTICA INMORAL

Sr. Director:

En cuanto a la "polémica" con Mario Cerda Gutiérrez (PF Nº 31), no es necesario dedicarle muchas palabras.

— La RDV no insiste que los EE.UU. se retiren físicamente del Vietnam antes que las negociaciones tengan lugar. Esto se aclara en el último párrafo de los "cuatro puntos", el cual el señor Cerda olvidó citar en su polémica. Este párrafo señala que los "cuatro puntos" (que incluyen el retiro de tropas norteamericanas del Vietnam) son la única base de un acuerdo eventual. Pero no insiste en que los "cuatro puntos" tengan que ser realizados antes de las negociaciones. La misma posición se encuentra en los discursos de Nguyen Van Vinh, presidente del Comité de Estados de la RDV para la Reunificación Nacional, por ejemplo, emitidos por Radio Hanoi y publicados por el "Vietnam Courier" en julio y septiembre de 1965.

—Ni los "cuatro puntos" ni los "cinco puntos" jamás han sido definidos como los "hechos concretos" con los cuales los EE. UU. tendrían que probar su aceptación de los "cuatro puntos".

—La "nueva proposición" de la RDV (consentir en negociar si EE.UU. cese incondicionalmente sus bombardeos del norte) no existe sólo "en la mente de Gittings", ya que fue declarada por primera vez por el Ministro de Asuntos Extranjeros, Nguyen Duy Trinh, en una entrevista con Wilfred Burchett difundida por Radio Hanoi el 28 de enero de 1967. Fue repetida en el diario "Nhan Dan" del 29 del mismo mes. Fue aprobada, con cierta ambigüedad, por el Vicepresidente del FNL, Huynh Tan Phat, el 31 de enero. También fue repetida por la agencia noticiosa Tass el 4 de febrero, y por el diario "Pravda" el 13 del mismo mes. El diario "Nhan Dan" en su edición del 13 de febrero la confirmó nuevamente. Fue criticada en el "Diario del Pueblo" del 20 de febrero.

—En junio de 1965, el gobierno soviético informó al gobierno británico que no se sintió "autorizado" para buscar .negociaciones en nombre de la RDV. Esta posición se mantuvo hasta la nueva proposición de Nguyen Duy Trinh. Desde entonces la Unión Soviética ha sostenido un papel muy activo en la búsqueda de negociaciones. No es cuestión del apoyo soviético a la RDV, sino de la táctica de ella misma.

—Ni el gobierno norteamericano ni sus "panegiristas" jamás han presentado la guerra en Vietnam como una "guerra civil". Sostienen justamente lo contrario, que es lo que ellos llaman una "guerra de agresión" dirigida por la RDV.

—A mi juicio, la política norteamericana en Vietnam es totalmente inmoral.

JOHN GITTINGS


Análisis

BANQUETE PARA BANQUEROS

UN pequeño industrial deja andando la fábrica y comienza la agitada gimnasia bancaria cotidiana, tratando de atajar una letra antes del protesto, de hacer un depósito salvador o de conseguir un crédito, un pequeño crédito, que le permita seguir funcionando.

Tal vez él no se imagina lo provechosa que es su actividad. No para él mismo, claro. Cuando cruza la entrada de mármol y bronce del banco (moderno templo del dios vigente), hay unos ojos que lo siguen con risueña atención. Es el banquero que lo observa desde el refugio de sus cortinajes, tal como el granjero estudia a las laboriosas abejitas que le producirán una buena cantidad de miel.

Para el banquero da lo mismo que sea un pequeño industrial, un comerciante o un empleado que deposita su pobre sueldo en las arcas siempre dispuestas a recibir. El sabe que todo el dinero pasará por allí y que una parte se quedará pegada en el fondo del arca. De aquí deriva el enorme poder de los bancos. Su influencia sobre todo el sistema económico los convierte en una especie de "gobierno invisible" que orienta desde la sombra las decisiones políticas más importantes. Es por esto que observando la evolución de los bancos podemos obtener un reflejo de los cambios en el poder político.

Veamos, entonces, a la luz de los balances de los bancos comerciales, cómo han cambiado las cosas desde diciembre de 1964, al comenzar el gobierno de Frei, hasta ahora, junio de 1967.

Examinemos primero las utilidades líquidas. En el segundo semestre del 64 los 28 bancos comerciales obtuvieron utilidades por 10,7 millones de escudos; en el primer semestre del 67 las utilidades llegan a 17,3 millones de escudos, conclusión primera: el negocio va viento en popa.

Hay que fijarse, sin embargo, en que algunos de esos bancos se llevaron un bocado más grande. Solamente 6 de ellos (Banco de Chile, Sud Americano, Español, Trabajo, Edwards y Crédito) se echaron al bolsillo el 60 por ciento de esas utilidades, o sea, algo más de 10 millones de escudos.

Como esos mismos 6 bancos se llevaron también en 1964 el 60 por ciento de las utilidades totales, parecería que no hay grandes cambios. Sin embargo, hay algunas variaciones que vale la pena señalar: el Banco Sud Americano (Matte, Alessandri, Vial), el Edwards (Edwards, Ross, Lyon) y el Trabajo (Said, Gumucio, Pérez Zujovic), aumentaron su participación en el total, porque duplicaron sus utilidades en el período.

Con el ánimo de investigar más a fondo el problema nos hemos dado el trabajo de escarbar entre los balances. Las utilidades, con ser importantes son el resultado de un período más o menos breve, de manera que será interesante analizar el capital (incluidas reservas), que refleja la acumulación de recursos. Miremos este cuadro que se refiere a algunos de los bancos más importantes:

Puede verse que desde fines del 64 hasta ahora, el capital y reservas de los bancos comerciales ha aumentado en porcentajes que van desde el 71 al 116 por ciento. Conviene recordar que el índice del costo de la vida señala en ese mismo período un aumento de 68 por ciento, de manera que no queda ninguna duda: el capital bancario ha aumentado más, mucho más que los precios internos. El poder económico de los bancos es mayor ahora que a comienzos del período del señor Frei.

Pero eso no es todo. Es bien sabido que los bancos son las cabezas de los grupos económicos dominantes y que ellos van ampliando su influencia y su poder en diversas formas. Una de ellas consiste en ir comprando acciones de empresas industriales, comerciales y de todo tipo, para poder controlarlas a través de sus Directorios.

Pues bien, en el período estudiado, las inversiones de los bancos aumentaron como puede verse en este cuadro:

Con excepción del Banco de Chile que aumentó sus inversiones en un 79 por ciento (superior, en todo caso, al 68 del alza del costo de la vida), los demás las duplicaron con creces. Esto significa que el control de la banca sobre los demás sectores de la economía nacional se ha seguido acentuando.

Por si fuera poco, veamos ahora la forma en que los bancos han extendido su influencia a través de la colocación de préstamos a los diversos sectores:

Nuevamente observamos que varios de ellos han duplicado sus colocaciones, alcanzando esos 5 bancos un total que sobrepasa los 1.250 millones de escudos. Esta cifra impresionante refleja el alcance que tiene el capital financiero y lo peligroso de su aumento.

Una parte de ese aumento va a nuevas empresas que pasan a depender de la "buena voluntad" de los banqueros, pero una parte mucho mayor es la que esos banqueros le prestan a las empresas de su propio grupo económico, por ejemplo, el Banco Edwards le da crédito abundante y barato a la empresa El Mercurio, a la Cervecerías Unidas, a industrias Varias, S. A., a la Refinería de Azúcar de Viña, etc., y a través de estas empresas el grupo obtiene sus mayores utilidades.

Es allí donde está la importancia estratégica de los bancos. Si miramos de nuevo los cuadros podemos ver que las colocaciones del Banco Chile son 4 veces más grandes que su propio capital y en el caso de los otros bancos son 6 veces más grandes. Con esos recursos, que los bancos manejan hábilmente, pueden facilitar las operaciones de la red de empresas que cada uno maneja.

Como ilustración señalemos que solamente en el último año la Compañía de Gas obtuvo 3,7 millones de escudos de utilidades y aumentó su capital y reservas de 36,3 a 46,2 millones de escudos; Madeco obtuvo 6,1 millones de escudos de utilidades y, además, aumentó su capital de 42,0 a 54,7 millones de escudos; la Manufacturera de Papeles y Cartones obtuvo entre julio de 1965 y julio de 1966 la suma de 13,3 millones de escudos de utilidades y aumentó su capital y reservas de 244,1 a 341,8 millones de escudos; la CAP obtuvo 10 millones de dólares de utilidades y aumentó su capital y reservas de 68,9 a 76,8 millones de dólares. No nos cansemos: con las demás grandes empresas pasó algo parecido.

Frente a esto no podemos menos que recordar amargamente que en este mismo país los trabajadores del sector privado no han tenido reajuste en el último año, que algunos tuvieron un reajuste del 17 por ciento, ya casi totalmente anulado por el alza de los precios (14,7 por ciento hasta junio), que la desocupación alcanza al 5,9 por ciento de la fuerza de trabajo (unas 200.000 personas en todo el país) y que las pocas noches de frío que hemos tenido en este último invierno han significado la muerte de más de una decena de seres humanos, ninguno de los cuales era banquero.

Este es el resultado de la "novedosa" y "audaz" política del actual gobierno: la máquina del poder económico de los grupos dominantes se na fortalecido. Esos grupos que, según Ricardo Lagos, en 1958 dominaban el 70,6 por ciento de los capitales nacionales constituidos en sociedades anónimas, gozan ahora de muy buena salud.

"No existe —dice Lagos— ningún sector en nuestra economía, por pequeño que sea, que no se encuentre vinculado en una u otra forma a los grupos, que en realidad controlan íntegramente la actividad económica nacional".

El mismo autor nos recuerda que ya en 1901 un diputado señaló con segura precisión: "hay que decirlo fríamente, porque es la verdad: son los bancos los que en Chile tienen la dirección de la política".

Las cifras que hemos agregado en este artículo demuestran que eso sigue siendo verdad en junio de 1967.

RICARDO


Finanzas

BALANCE REVELA EL DERROCHE FISCAL

SEIS meses después de haber anunciado el Ministro de Hacienda que había cerrado el ejercicio fiscal de 1966 con un superávit en el Presupuesto, las fuentes oficiales económicas del Gobierno revelan que hay un déficit fiscal de 450 millones de escudos.

La noticia no sorprendió al Contralor General de la República, Héctor Humeres, quien oportunamente comunicó al Gobierno demo-cristiano la existencia de un déficit en el ejercicio de 1966, información que fue desestimada por el Ministro Sergio Molina.

Los observadores económicos están sorprendidos. Ellos intuían la existencia de un fenómeno anormal en el ejercicio fiscal de 1967, pero no imaginaban que el descalabro asumiera las proporciones reveladas por el propio Subsecretario del Ministerio de Hacienda, Andrés Zaldívar.

Resulta difícil admitir una crisis fiscal luego de los auspiciosos anuncios hechos por el Presidente Frei y su Ministro de Hacienda en reiteradas ocasiones, a fines de 1966 y durante la campaña electoral municipal que culminó con el descalabro democristiano del 2 de abril.

Los observadores estaban conscientes que el Gobierno del Presidente Frei ha recibido una cuantiosa cuota extraordinaria de dólares, producida por créditos y empréstitos norteamericanos, y por el notable precio alcanzado por el cobre en el mercado mundial. Además, ellos sabían que los democristianos han usufructuado de ingresos suplementarios creados por nuevos tributos. Un cuarto elemento ha engrosado la caja fiscal: la renegociación de la deuda externa.

Pese a ese cuadro expectable el Gobierno revela al terminar el primer semestre de 1967, que a esta altura del año tiene un forado de 450 millones de escudos.

CUADRO 1

En este cuadro se incluyen los resultados de los balances semestrales en el rubro "Gastos, administración, intereses y varios", en el que se incluyen los viajes de los funcionarios, los festejos y almuerzos del equipo dirigente, los gastos administrativos etc. del Banco Central.

30 junio

1963

Eº 12.941.382.12

31 diciembre

1963

Eº 16.046.772.89

30 junio

1964

Eº 20.377.807.39

31 diciembre

1964

Eº 25.733.241.33

30 junio

1965

Eº 28.097.257.92

31 diciembre

1965

Eº 38.528.091.25

30 junio

1966

Eº 47.315.123.29

31 diciembre

1966

Eº 34.023.019.10

30 junio

1967

Eº 32.478.885.44

En el año 1963 el rubro sumó en total alrededor de 28 millones de escudos. En 1966 ese rubro sumó en total alredor de 81 millones de escudos. En el primer semestre de 1966 el total del rubro representó más que lo alcanzado en todo el año 1963.

El último balance semestral del Banco Central de Chile entrega una clave para descubrir el origen de este descalabro financiero.

Un examen comparativo de los ejercicios semestrales del Banco Central a partir del 30 de junio de 1963, permite apreciar el aumento de los gastos en los meses últimos, en los cuales actuó el equipo democratacrisiano.

CUADRO 2

En este cuadro se reproducen los resultados de los balances de los cuatro últimos años en el rubro "Sueldos, gratificaciones e imposiciones" del Banco Central.

30 junio

1963

Eº 3.645.737.65

31 diciembre

1963

Eº 4.617.973.98

30 junio

1964

Eº 6.097.621.66

31 diciembre

1964

Eº 6.393.926.70

30 junio

1965

Eº 9.433.983.22

31 diciembre

1965

Eº 9.745.851.63

30 junio

1966

Eº 13.046.772.60

31 diciembre

1966

Eº 13.572.301.00

30 junio

1967

Eº 16.826.673.87

El balance semestral del Banco Central da la pista del derroche, impuesto como política por sus dirigentes. La situación tiene que estar forzosamente en conocimiento del Ministro de Hacienda, Sergio Molina, quien aparece como presidente de la principal institución bancaria del Estado.

El despilfarro provocado en el Banco Central justifica la admonición que lanzara al Presidente Frei el anterior Contralor General de la República, Enrique Silva Cimma. Este último con total franqueza expresó al Primer Mandatario que "su Gobierno no es austero".

CUADRO 3

En este cuadro se incluyen dos rubros del balance del Banco Central: 1.—"Intereses pagados por el Pisco al Banco Central", por concepto de las emisiones; y 2.—"Regalía que el Banco Central paga al Fisco". Esta regalía es la participación del Fisco en las utilidades del Banco Central. Este cuadro se compone de dos rubros para que el lector pueda comparar el deterioro que se ha producido en las relaciones entre ambos, con grave desventaja para el Fisco.

Intereses pagados por el Fisco

Regalías pagadas al Fisco

30 junio

1963

Eº 17.174.642.76

Eº 42.595.488.78

31 diciembre

1963

Eº 19.896.370.00

Eº 25.791.760.67

30 junio

1964

Eº 24.671.415.44

Eº 23.794.245.50

31 diciembre

1964

Eº 29.793.606.85

Eº 20.160.049.49

30 junio

1965

Eº 36.310.834.00

Eº 26.855.636.01

31 diciembre

1965

Eº 43.534.736.50

Eº 29.255.025.67

30 junio

1966

Eº 50.826.089.60

Eº 31.557.094.54

31 diciembre

1966

Eº 58.084.590.83

Eº 34.823.486.33

30 junio

1967

Eº 64.155.731.25

Eº 62.515.261.84

En la última cifra de la columna 2ª, "Regalías pagadas al Fisco" se puede apreciar un aumento considerable, (Eº 62.515.261.84) producido por la diferencia creada por el alza del precio del cobre en el mercado mundial. Si ese fenómeno, ajeno al Gobierno democristiano, no se hubiera producido, la diferencia entre el rubro 1 y 2 habría entregado un saldo más desfavorable para el Fisco. Puede apreciarse en las cifras primeras de las dos columnas que el rubro 1 era inferior al rubro 2, pero a partir de 1964 se produce una alteración perjudicial para el Fisco.

El balance semestral del Banco Central al 30 de junio de 1966, revela que a partir del lº de enero de 1965 se registra un aumento considerable de los gastos de administración, intereses y varios, en los que no se consideran los sueldos, gratificaciones e imposiciones. Estos últimos también marcan un ascenso alarmante.

Otra manifestación de la pésima administración del Banco Central se aprecia al comparar la cifra de intereses pagados por el Fisco al Banco y la de las regalías que el Banco otorga al Fisco.

Tradicionalmente la comparación entre ambas cifras dejaba un margen favorable al Fisco. El último balance indica que las regalías que recibe el Fisco son inferiores a los intereses que él ha pagado por las emisiones que ha realizado.

El examen del balance semestral arroja un resultado más alarmante en el rubro emisiones del Banco Central en favor del Fisco. Hay un aumento progresivo de las emisiones lo que explica en parte la fuerte inflación existente, que sólo es paliada por el alto encaje impuesto por el Ministro de Hacienda a los bancos particulares.

El balance se limita a revelar cifras que si bien son expresivas y alarmantes no revelan todo lo que se esconde tras la fachada del edificio de calle Agustinas.

CUADRO 4
EMISIONES DEL BANCO CENTRAL
(Billetes, monedas divisionarias y depósitos de terceros).

30 junio

1963

Eº 625.743.253,44

31 diciembre

1963

Eº 608.328.579,97

30 junio

1964

Eº 788.546.707,97

31 diciembre

1964

Eº 923.167.497,32

30 junio

1965

Eº 1.051.340.365,62

31 diciembre

1965

Eº 1.336.250.903,51

30 junio

1966

Eº 1.701.428.005,81

31 diciembre

1966

Eº 2.060.724 .933,86

30 junio

1967

Eº 2.224.094 .987,23

El Banco Central, bajo el imperio de los revolucionarios en libertad, ha conservado su categoría de benefactor de los adictos al Gobierno. Eso explica el aumento de la cifra del rubro de sueldos, gratificaciones e imposiciones, pero sólo en parte, porque el Gobierno democristiano ha introducido una innovación. No sólo se pagan sueldos a los afortunados funcionarios del Banco Central, sino que de los fondos de éste se pagan servicios a personas que no trabajan allí y que desempeñan variadas tareas en otros frentes del equipo gubernativo.

Después de una campaña propagandística multimillonaria que, por supuesto, cayó en manos de la agencia de publicidad "Cóndor" de la que es activo agente el asesor de propaganda de La Moneda, Germán Becker, el Banco Central sólo ha conseguido colocar poco más de 22 millones de escudos en Certificados de Ahorro Reajustable (CAR). La propaganda ha costado una suma casi proporcional al total de lo reunido con los famosos CAR.

El aumento de la planta de empleados ha exigido la rehabilitación de otro edificio para el Banco Central.

Ha crecido la planta de gerentes y subgerentes y por supuesto la de secretarias. La incorporación de nuevos funcionarios al Banco Central no le ha quitado su carácter aristocratizante, ya que en la nueva hornada predominan, como antes, los apellidos vinosos.


Notas:

1. Este es el trabajo sucio que se encarga a un ingeniero comercial llamado J. Cauas, y que el año pasado alcanzó máxima celebridad correteando el índice del costo de la vida por los negocios de Santiago.

2. Se refiere a Eduardo Hamuy.


Edición digital del Centro Documental Blest el 07feb02