Desafío Histórico

PUNTO FINAL
Año I. Nº 32
Julio de 1967

DESAFÍO HISTÓRICO

CHILE vive un ambiente conservador. En ello tiene gran parte de responsabilidad el actual gobierno democristiano. Pero también —hay que reconocerlo— contribuyen a crear ese ambiente otras fuerzas políticas que, al contrario, debieran estar en una actitud de atenta búsqueda, examen y fortalecimiento de las ideas e iniciativas renovadoras que surgen en el país y fuera de él.

El gobierno democristiano es reaccionario. A diario se van registrando hechos que así lo confirman. Sin ir más lejos, en la última quincena, el Ejecutivo tomó nuevas medidas agresivas contra los trabajadores. Al personal de Correos y Telégrafos, que fue a la huelga cansado de una tramitación que duró más de dos años, se le aplicó la Ley de Seguridad Interior del Estado.

Dirigentes y numerosos empleados fueron detenidos mientras el Ministerio del Interior dictaba instrucciones a los intendentes para que aplicaran en provincias esa ley represiva. Por otra parte, fuerzas de Carabineros ocuparon el edificio de la Caja Nacional de Empleados Públicos y Periodistas, en Santiago, desalojando a los funcionarios, en un esfuerzo del gobierno por quebrar un movimiento de protesta originado en injustos descuentos en los sueldos de ese personal.

El gobierno, como se puede apreciar, mantiene una permanente campaña de agresión contra los trabajadores. Así lo reconoce hasta el voto político aprobado por la Juventud Democristiana en su reciente Junta Nacional. Al exigir "cambios mínimos" en los equipos de gobierno de los Ministerios del Trabajo y de Economía, de la CORFO y de la Corporación del Cobre, pidieron "la rectificación categórica de una política laboral que está alejando sistemáticamente a la clase obrera del partido y del gobierno".

Los voceros más reaccionarios del periodismo, "El Diario Ilustrado" y "El Mercurio", se alinearon el domingo 25 de junio para denunciar la "propaganda subversiva" que ciertos sectores de la izquierda estarían desarrollando en el país. Ambos diarios se refirieron concretamente a trabajos y artículos publicados por PUNTO FINAL. "El Mercurio" embistió directamente contra el artículo "La lucha armada en América Latina" (PF Nº 31), del que es autor el senador socialista Carlos Altamirano. Los voceros de la reacción coincidieron en pedir al gobierno que utilice la Ley de Seguridad interior del Estado para acallar estas manifestaciones del pensamiento revolucionario, incluso se ha presentado una querella contra Altamirano del Ministerio de Defensa ante un Juzgado Militar, accediendo así el gobierno a lo que le pedía "El Mercurio".

¿Qué sucede en realidad? ¿Por qué esa prensa antinacional aplaude la aplicación de medidas represivas contra los trabajadores y pide que también se extienda a quienes estamos sosteniendo determinada posición ideológica? Es sencillo. Hay que volver la mirada a lo que ocurría en América Latina a comienzos del siglo pasado, cuando germinaba la voluntad de independencia en estas colonias europeas. En esa época era un grave delito internar determinados libros y se perseguía con saña a quienes, en rigurosa intimidad, debatían problemas tales como la libertad, la igualdad y fraternidad entre los hombres, y otros asuntos que inspiraban las burguesías ilustradas y liberales de Europa. Eramos colonias, y las doctrinas "exóticas" constituían amenazante peligro para la corona española o portuguesa. Hoy ocurre lo mismo. Seguimos siendo colonias, en forma más sutil, pero mucho más productiva para el moderno imperio que levantó EE.UU. Los agentes imperialistas, sus ejércitos y policías, sus sirvientes locales, al igual que en 1810, sienten temor de un pensamiento revolucionario que en Chile comienza a tomar cuerpo y que en naciones hermanas ha pasado a la acción.

El espíritu conservador —que no significa otra cosa sino la defensa del status— se levanta en Chile para aplastar esta realidad, comienza el acoso para atemorizar a los trabajadores, se intenta apagar la voz de quienes están divulgando y examinando un pensamiento francamente revolucionario, se quieren apagar los focos de rebeldía en las Universidades, se pretende convertir en literatura prohibida, altamente peligrosa, las revistas y libros "subversivos". En una frase: está planteado un choque entre el viejo régimen de opresión imperialista y oligárquico, y los revolucionarios. Es un enfrentamiento ineludible y más vale la pena, a quienes luchan por un mismo objetivo, cerrar filas y afrontar desde ya, con decisión, este desafío histórico.


Política Nacional

UNA LÍNEA PARA LA IZQUIERDA

EL panorama político chileno se podría esquematizar en dos aspectos substantivos. De una parte, a tres años de distancia de la próxima elección presidencial, se ha creado un clima electoral prematuro que tiene repercusiones en la vida de los partidos. En otro ángulo, hay que anotar un hecho positivo. Se perciben indicios seguros de una maduración de conciencia revolucionaria, la cual como es lógico en América Latinase orienta al enfrentamiento con el imperialismo.

Veamos. El actual Gobierno democristiano se inició en noviembre de 1964. Uno de sus más connotados voceros, Radomiro Tomic pronosticó que la DC estaría a lo menos 30 años en el Poder; o sea, cinco períodos presidenciales. A estas alturas del ensayo que dirige el Presidente Frei, nadie puede asegurar (y mucho menos Tomic que era el candidato seguro a la sucesión), que la DC vuelva a La Moneda en 1970. El partido Demócrata Cristiano sigue siendo, individualmente, la primera fuerza política del país. Pero en abril de este año, en elecciones municipales, sólo alcanzó el 36 por ciento de los votos. A ojos vista, ese partido se descapitaliza con rapidez y si el proceso no adquiere mayor velocidad se debe, en realidad, a que la acción de las fuerzas populares no se lo exige.

El salto al vacío de la DC no tendría mayor importancia, si en vez de él aparece una fuerza de reemplazo. Lo significativo es la sensación que, al parecer, conmueve al país: la desilusión respecto a recetas reformistas que, como en este caso, prueban su incapacidad ante los graves problemas de una nación atrasada.

FENÓMENO ANTICIPADO

En el hecho, en este momento, asistimos a un fenómeno que usualmente se daba casi al término del período de un mandatario. Existe el ánimo de que el actual Gobierno ya ha terminado su compromiso y que debe buscarse en otra dirección. Los candidatos y las candidaturas están aflorando con rapidez de hongos y esta situación condiciona, en mucho la vida interna de los partidos, haciendo reverdecer el oportunismo.

El Partido Radical acaba de terminar una Convención Nacional, que se hizo bajo el signo de situar a esa colectividad en una posición favorable en la hora de las decisiones presidenciales.

En el Partido Demócrata Cristiano surgen voces y tendencias que este mes se canalizarán en una Junta Nacional que promete ser rectificadora. Se cree en ese partido que solamente medidas heroicas podrían levantar y prestigiar a un Gobierno que no arregló nada y que, al contrario, amenaza dejar el país en trance peor al que se hallaba en 1964.

En el Partido Nacional se examinan y barajan fórmulas que permitan a los ex liberales y conservadores retornar al Poder en 1970, aunque sea en el caballo de Troya de un candidato como el presidente del BID, Felipe Herrera, junto con otras fuerzas pro-imperialistas.

Entretanto, en la Izquierda crepitan sordas luchas que no guardan relación con el verdadero cuadro latinoamericano y ni siquiera con las promisorias manifestaciones de una voluntad revolucionaria que se está levantando en Chile.

LA LABOR DE ZAPA

El imperialismo norteamericano y sus aliados en el país, trabajan en forma incansable para dividir y desorientar a las fuerzas del pueblo. No se trata por cierto del trabajo de zapa que los dogmáticos anatemizan regularmente para acallar críticas justas o para evitar que la fuerza revolucionaria se canalice por cauces creadores y combatientes. Se trata sí del trabajo que el imperialismo y las oligarquías que le sirven de soporte en el país, desarrollan para evitar que las fuerzas de izquierda visualicen al verdadero enemigo, el propio imperialismo, y le combatan frontalmente.

El imperialismo, incluso, trabaja en el seno de las propias fuerzas populares para debilitarlas desorientando su rumbo, confundiéndolas respecto al enemigo que deben combatir y a la estrategia y táctica que deben emplear.

Una tarea de gran importancia en este instante es el fortalecimiento de los partidos Socialista y Comunista. Nadie que quiera de verdad la revolución para nuestro país, puede albergar intenciones divisionistas.

Junto al FRAP conviven —de hecho— otras fuerzas políticas revolucionarias, algunas de ellas dañadas por antiguos odios y cuyo porvenir en calidad de envenenados y llorosos apéndices de los partidos grandes, no les garantiza ningún futuro creador. Pero hay también sectores en ese renglón de la política chilena que profesan un antimperialismo decidido y que mantienen sanos principios de lucha. Conviene registrar que nuevas fuerzas de izquierda, que traen un mensaje fresco y renovado, inspirado en la enseñanza revolucionaria latinoamericana, están surgiendo en el país. Conviene fijar la atención en estos grupos y movimientos, usualmente hostilizados (en algunas circunstancias con bastante razón) por los partidos grandes. Sería insensato menospreciarlos y otorgarles trato vejatorio, cuando su aparición indica, ciertamente, que algunas serias fallas de los propios partidos han hecho necesaria su creación. Además, la experiencia latinoamericana a partir de la Revolución Cubana, señala con letras de fuego que la verdad absoluta, en el terreno revolucionario, no es una marca privada, de derecho y uso exclusivo, sino que ella se conquista y define en la acción.

CLARIFICACIÓN NECESARIA

El fracaso del reformismo democristiano, la agudización de las contradicciones en que se debate la nación chilena y de ella con el imperialismo, forman el cuadro de una situación que puede derivar en una fuerza potencial cuya dirección deben ejercer los partidos de vanguardia. Esto exige alzar la mira por sobre simples especulaciones electoreras que aflojan la disciplina y enrarecen el ambiente que necesita una conducción revolucionaria.

Se hace necesario una clarificación interna en los partidos —cosa muy distinta que oscuros forcejeos divisionistas— y un debate de las cuestiones cruciales, frente a las masas.

En el Partido Socialista se han producido problemas en su reciente Pleno del Comité Central, cuando un grupo de parlamentarios y dirigentes se retiraron formulando determinadas exigencias. No corresponde a PF atizar los problemas internos del PS y nos limitamos a registrar el hecho. Lamentamos que haya ocurrido porque se ha dado, quizás equivocadamente, un espectáculo amargo que carece de planteamientos ideológicos.

Por sobre ese hecho —que ojalá se supere satisfactoriamente—, está el interés de la revolución chilena. Creemos que el congreso general convocado por el PS para el mes de noviembre, en Chillan, podrá adelantar en el diseño de una política revolucionaria coherente y con perspectivas realistas.

Un síntoma auspicioso ha sido la constitución por socialistas y comunistas del Comité Nacional de la OLAS. Sin embargo, es posible observar que la conducta general de los partidos, y en mayor medida del PS. cae en el "inmediatismo", en cuanto la atención preferente se dirige a la postura que debe adoptarse frente a multitud de problemas concretos del diario vivir político. Se elude el análisis profundo de la coyuntura política chilena para encarar situaciones que oscilan desde una elección complementaria hasta la censura a la Mesa del Senado.

PLANTEAMIENTO RAZONABLE

Hay que recordar que el PS, en su congreso de Linares, en 1965, planteó que: "Estamos enfrentados a una nueva situación, por lo tanto, adecuaremos nuestra organización a las formas de lucha que requiere esta nueva situación; penetraremos más profundamente en la clase obrera, campesinado y sectores medios empobrecidos; elevaremos su conciencia de clase y su capacidad combativa, fortaleceremos las organizaciones sindicales y particularmente la CUT, defendiéndolas de las maniobras diversionistas y divisionistas de la DC; robusteceremos el carácter de clase del FRAP, desahuciando todo entendimiento con organizaciones ajenas a los objetivos socialistas de los trabajadores y del Partido".

Este es un planteamiento razonable pero que exige concretarse.

Conviene entrar a especificar y adecuar las "nuevas formas de lucha" y elevar la "capacidad combativa de las masas" y, desde luego, de la propia vanguardia. Una activa y vigorosa lucha ideológica se necesita para hacer realidad estos postulados y llevar a cabo el "despegue" revolucionario.

El propio congreso de Linares planteó: "Expresamente rechazamos posibles entendimientos con el Partido Radical, denunciando desde ya su desplazamiento seudo-izquierdista". Hechos posteriores, sin embargo, ponen en entredicho estos pronunciamientos. Por cierto, aquí no se trata de despreciar los desplazamientos hacia la izquierda de fuerzas moderadas como el PR. Es una política sensata alentar tales desplazamientos. Sin embargo, ¿para qué? Si se trata de hacer una política que se maneja y guía por el cálculo electoral, y que admite por ello variadas alianzas, es inobjetable porque al menos confiesa un objetivo preciso.

Sin embargo, si se trata de crear "nuevas formas de lucha" y elevar la "capacidad combativa" de las masas y de su vanguardia, ese objetivo táctico aparece disminuido. Se torna importante, en todo caso, si se trata de conquistar a las masas (sean ellas radicales democristianas o independientes) para una acción revolucionaria precedida por una vanguardia apta y esclarecida.

FARÁNDULA ELECTORALISTA

Se ha dicho que algunos "transforman la Revolución Chilena en una farándula electoralista", y ello es cierto. Pero, ¿qué se está haciendo, realmente, para salir de la farándula? Se afirma que las elecciones se aprovecharán para decir a los trabajadores que "sólo la lucha organizada y combatiente por la liquidación del sistema vigente", permitirá resolver los problemas. Pero no se dice cómo liquidar el sistema vigente. Se afirma que "no hay salida dentro de la institucionalidad burguesa", y es rotundamente cierto. Pero no se dice cómo romper la institucionalidad vigente. Se habla de "fomentar la insurgencia revolucionaria del pueblo". ¡Excelente! Pero ¿se pueden lanzar masas indefensas contra el aparato represivo de la reacción? ¿Con qué contamos para defenderlas cuando sean atacadas?

Estas son cuestiones que deben ser dilucidadas por los partidos. No se puede pedir a la CUT o al FRAP (que se creó con objetivos electorales precisos) que las respondan o encaren. Aceptado el correcto camino estratégico, y con una actitud consecuente, todas las interrogantes tácticas de los revolucionarios comenzarán gradualmente a tener respuestas concretas; las contradicciones empezarán a resolverse y a disiparse; se romperá definitivamente con la generalidad e inconsistencia de lo "revolucionario" en el verbo. Por primera vez comenzaremos a ver claro qué es lo que hay que hacer hoy, mañana y pasado; las respuestas al cómo, dónde, cuándo y con quiénes vendrán solas y con muchos menos artilugios dialécticos de los que nos vemos obligados a emplear, ahora, para defender las incoherencias de una "línea" que sólo tiene el nombre de tal y que, en verdad, es un engaño que no puede engañar a nadie como no sea a nosotros mismos.

MANUEL CABIESES D.


Entrevista

"PDC CARECE DE UN MÉTODO PARA LA REVOLUCIÓN"

“EL drama de fondo del Partido Demócrata Cristiano reside en que se basa en una doctrina con valores, pero no tiene una concepción práctica, un método que le permita cambiar la realidad. Esta frustración, este drama, lo viví en carne propia", señaló a PUNTO FINAL el joven médico Eduardo Carmona, acusado por el Ministerio del Interior de incitar a la "insurrección" en Curanilahue, y sobre el cual hay orden de traslado al hospital de Los Angeles.

Carmona Illanes estudió en el Colegio San Ignacio de la capital, y fue dirigente de la Acción Católica. Integró el Departamento Nacional Campesino durante la campaña de 1964 y egresó el 65 de la Escuela de Medicina de la Universidad Católica.

"ingresé a la Democracia Cristiana el 4 de agosto de 1962, pensando que podía ayudar a iniciar la revolución en mi patria. Me retiré calladamente, en febrero de este año, cuando me di cuenta que la Democracia Cristiana ya no podía hacer una revolución popular en Chile. Casi cinco años duró mi drama".

El doctor Carmona agrega: "Siendo gobernador del departamento de Arauco en el mes de mayo del año pasado, pude ver que el marxismo tiene plena vigencia cuando plantea que los intereses de los patrones son irreconciliables con los intereses de los trabajadores. Aquello que los patrones entregan con una mano —por lo demás esquiva a los obreros—, lo sacan con la otra. La lucha de clases es un asunto real. Me di cuenta también que la conciliación de clases (comunidad obrero-patronal) sólo beneficia a los patrones, a los capitalistas. Todo esto me definió hacia la lucha. Me sirvió para darme cuenta que los humanismos marxista y cristiano son en la base uno solo: humanismo."

CRISTIANISMO

El médico de Curanilahue señala: "Creo que el cristianismo —incluso como religión— termina con la ascensión de Cristo. Desde San Pablo en adelante, todo el cristianismo trata de revisar y conciliar los valores del Evangelio con los intereses y condiciones materiales de los que lo exponen. Es así que desde el momento en que pasó a ser la religión del imperio romano, se constituyó en la religión de las clases dominantes y en la cultura básica de la sociedad de clases, pasando por la sociedad esclavista, la feudal y la capitalista de hoy.

Creo concretamente que el Papa, sus obispos y toda la jerarquía eclesiástica están representando un proceso de revisionismo cristiano. Hay que hacer volver a los cristianos a sus fuentes, y al llegar allí hay que hacer que reinterpreten la realidad a la luz del marxismo y en seguida se conviertan en revolucionarios."

El doctor Carmona Illanes, que sostuvo un tête a tête con el ministro del Interior, Bernardo Leighton, manifiesta que las reacciones de disgusto entre los militantes honestos e idealistas del PDC, irán poniéndose cada vez más tensas, "a medida que pase el tiempo y la "revolución" desaparezca".

"Antes de que la Democracia Cristiana llegara al gobierno —explica el médico—, si teníamos alguna duda de orden político nos enviaban donde Jaime Castillo para que nos diera una breve charla sobre comunitarismo, y todo —en la teoría— quedaba en paz. Hoy no es posible utilizar ese medio. La DC está en el gobierno, y, como se dice, el movimiento se muestra andando.

Por eso, ¿cuándo se manifiesta más claramente la frustración de los militantes democristianos? Cuando se trata de poner en marcha la revolución; ahí nos damos cuenta, justamente, de que no existe una metodología que permita colocar en marcha la revolución. El asunto es simple, pero también dramático".

DE CONTRADICCIÓN EN CONTRADICCIÓN

"Uno tiene una formación cristiana —señala Carmona Illanes—. Uno cree en la fraternidad, la igualdad, la dignidad del hombre, el desapego a los valores materiales. Uno llega a una sociedad en la cual esos valores de justicia no existen. Entonces se encuentra con un movimiento que dice va a cambiar las estructuras, y que, además, dice tener una base cristiana. Pero al poco tiempo vi que la ideología no existe por ninguna parte. La doctrina está sola. Hasta que de repente uno se topa con el marxismo —hacia el cual se está dispuesto prejuiciosamente—; y allí sí ve una doctrina junto a una ideología, a un método para realizar esa doctrina. Justamente lo que no tiene la Democracia Cristiana en cualquier lugar del mundo. ¿Qué hace entonces el cristiano frente a esta situación? Cuando está de gobernante trata de crear mezcolanzas entre socialismo y capitalismo, que en el fondo no es sino reformismo. Se introducen algunas reformas insustanciales. Finalmente se orienta hacia el neoliberalismo.

Pienso que Frei ha tratado de introducir algunas reformas dentro del sistema capitalista, lo cual (como lo hace dentro del sistema) va llevando a una disminución de la eficacia del propio capitalismo. Disminuye la producción, aumenta la cesantía, suben los precios. Esto conduce a que la Democracia Cristiana, una vez que se pone a gobernar, sea llevada cada vez más hacia la derecha. Por lo demás, la reforma dentro del sistema capitalista —queriendo respetar sus reglas— está limitada a lo que permiten el propio sistema, la burguesía nacional y el imperialismo. Se va entonces de contradicción en contradicción. La DC termina en un partido reformista semejante a la socialdemocracia europea, y que pretende llegar a un socialismo sui géneris..."

FRUSTRACIÓN

"La frustración que ha producido entre los militantes de la Democracia Cristiana el contemplar una "revolución traicionada", se manifiesta en los grupos que se han marginado del partido como el caso del Movimiento universitario Camilo Torres— y en aquellos que aún están dentro pero con una posición de profunda crítica y dispuestos a separarse en el momento más oportuno", añade.

El doctor Carmona señala que entre los democristianos que se han separado del partido por razones puramente políticas, está el caso de un ex presidente de la Federación de Estudiantes de la Universidad Católica, el que después de un viaje por países socialistas, a fin de estudiar la reforma empresarial, regresó al país con una concepción marxista. Está también el caso de Raimundo Beca, que fue vocal de Bienestar de la Federación de Estudiantes de la DC, y que es hermano del médico que se casó con una de las hijas del presidente Frei. Beca fue a estudiar economía a Francia junto con su señora, Cristina Hurtado; también regresó con una concepción revolucionaria y se aisló de la DC. "por lo que conozco, a vuelo de pájaro, otra democristiana juvenil, Marta Haernecker, que viajó con una beca a estudiar en París, cambió totalmente su posición luego del estudio libre y desprejuiciado del marxismo. Incluso, he sabido que Marta está traduciendo las obras del teórico marxista Louis Althusser, uno de los maestros de Régis Debray. Sé que próximamente llegará a nuestro país un libro de Althusser publicado por la editorial mejicana Siglo XXI, cuya traducción, me parece, está hecha por Marta Haernecker. Esta es la situación que vive el PDC por dentro; también es parte vital de su drama".

OTROS GRUPOS

"Hay otro grupo —señala el doctor Carmona Illanes— que irá tomando importancia y que se separó de la Democracia Cristiana no hace mucho. Es el actual Movimiento Popular de Valdivia. También sé de un grupo de empleados municipales de Santiago que renunciaron al partido. Y por supuesto, está el Movimiento Universitario Camilo Torres, que, si es bien conducido, puede ser de una importancia decisiva en el nuevo estilo político que deberán necesariamente adquirir las nuevas vanguardias revolucionarias en Chile".

"Puedo agregar que de toda la gente que antes tenía gran mística y deseo de trabajar dentro de la DC, hoy casi nadie concurre a reuniones; por ninguna parte se ve la "patria joven". Dentro de este demofascismo, sólo los funcionarios del gobierno defienden al gobierno a ojos cerrados y a mente cerrada. Creo que entre aquellos que aún permanecen dentro del PDC, el grupo que edita la revista Liberación, es el más claro. Se pronuncian abiertamente por el socialismo. Hay otros —sobre todo en la juventud— que piensan que se trata de nacionalizar el cobre y expulsar el imperialismo, etcétera, por decreto. Es el caso de los "terceristas", como José Núñez. Pero ellos desconocen las tremendas limitaciones que tiene el reformismo capitalista y no piensan en los militares. Creo que en el mejor de los casos, si algún día llegan al poder, se irán del partido al día siguiente, cuando sientan en carne propia la frustración que otros hemos sentido antes",


Política Nacional

FREI NO HA PERDIDO EL FAVOR DE LA CASA BLANCA

LA partida del actual embajador de Estados Unidos en Chile, Ralph Dungan, no representará ningún cambio en el trato que la Casa Blanca confiere al gobierno democristiano del presidente Eduardo Frei.

Un personero allegado a la embajada norteamericana expresó que no hay motivos valederos que determinen una alteración en la política del gobierno de Johnson respecto a La Moneda.

No obstante que la salida de Dungan fue vaticinada con mucha anticipación e insistencia, el anuncio oficial norteamericano sorprendió al gobierno do Frei y a los círculos diplomáticos.

El 18 de enero del año en curso la revista "Ercilla", por lo general bien informada del movimiento de la Embajada de Estados Unidos en Chile, informó de la próxima partida de Dungan.

Los observadores políticos chilenos hicieron conjeturas sobre el posible alejamiento de Dungan luego de conocerse los resultados de la elección municipal del 2 de abril, que fueron adversos a la Democracia Cristiana.

El funcionario norteamericano no ocultó su abierta simpatía por el gobierno; por el contrario, la acentuó públicamente con la consiguiente irritación de los sectores derechistas chilenos.

El ascenso de esos círculos derechistas en la pasada elección de abril, hizo pensar que Dungan tendría que dejar su cargo para dar paso a otro diplomático que pudiera reabrir el diálogo con los partidos Nacional y Radical.

Lo cierto es que Dungan ya lo había reabierto con beneplácito de los derechistas que, incluso, aceptaron exponer sus posiciones en un singular "foro" organizado por el diplomático en su propio hogar.

Aun cuando el mencionado "foro" fue presentado como un intercambio de opiniones, en la práctica fue un auténtico examen al que se sometieron dócilmente los dirigentes de la Democracia Cristiana, del Partido Radical y del Partido Nacional. La representación de este último la asumió personalmente su presidente, Víctor García Garcena.

Esa reunión mejoró las relaciones de Dungan con los sectores ultraderechistas resentidos por el apoyo que el diplomático y su gobierno han brindado sin tapujos a la Reforma Agraria de Frei.

Sin embargo, los observadores consideran que es difícil que esos sectores tradicionales puedan olvidar los agravios que les ha ocasionado el diplomático.

En círculos allegados a la Embajada de Estados Unidos se dice que el alejamiento de Dungan no está comprometido con ninguna acción política interna de Chile, sino con problemas norteamericanos.

El diplomático ha tenido un trato difícil con el Pentágono, que acentúa su penetración y dominio en el continente.

Dungan tuvo un mal momento cuando se descubrió la existencia en Chile del plan de espionaje sociológico denominado "Camelot", que provocó un escándalo internacional. El diplomático reprochó a los autores su audacia para impulsar una experiencia de ese orden en un país con el cual se mantienen buenas relaciones.

El funcionario también tuvo diferencias con el Pentágono por el comportamiento de uno de los agregados militares de Estados Unidos en Chile.

La salida de Dungan puede facilitar el mejoramiento de las relaciones entre el oficialismo norteamericano y los personeros radicales y nacionales. También se buscará la aproximación con personeros que actuaron bajo el gobierno de Jorge Alessandri y que se mantienen ligados a este último.

Un sondeo del pensamiento oficialista norteamericano permite apreciar que la Casa Blanca mantiene un apoyo decidido a la experiencia impuesta por Eduardo Frei y su equipo. El Departamento de Estado no ha dejado de observar con preocupación la baja de la potencia electoral del partido democristiano, pero está consciente que esa colectividad se conserva como, la primera en el escalafón político nacional. Frei y su gente siguen siendo una alternativa conveniente para los planes de Johnson.

Un personero allegado a la embajada norteamericana comentó que es posible que el partido democristiano sea castigado en la elección general de parlamentarios de 1969, con una nueva baja de su votación, pero en ningún caso ésta lo privará de su calidad de primera fuerza política, que le asegurará un puesto de privilegio en la próxima contienda presidencial de 1970.

Lo probable es que el descenso electoral sea lo suficientemente importante como para obligar a los estrategos norteamericanos a buscar la formación de una alianza como la que se obtuvo en 1964, con democristianos, conservadores y liberales. En esa oportunidad desempeñó un papel importante la decisión del senador Julio Durán de mantener su candidatura personal para impedir que el radicalismo apoyara la postulación del candidato de la izquierda, doctor Salvador Allende.

Ante esa eventualidad, el Departamento de Estado piensa que debe situarse en la embajada en Chile a un político capaz de mantener estrecho contacto con el gobierno y buenas relaciones con los hombres que mueven al Partido Radical y con los alessandristas independientes y con los del Partido Nacional. Dungan no es el personaje adecuado para cumplir esa tarea.

El diplomático puede retirarse satisfecho. Desde diciembre de 1964, realizó una labor efectiva de penetración qué solidificó la presencia norteamericana en Chile.

Puede que más de un crítico intransigente en los Estados Unidos le reproche a Dungan haber apoyado todas las acciones del gobierno democristiano de Frei, muchas de las cuales han terminado por barrenar la incontrarrestable popularidad que alcanzó en septiembre de 1964.

En la Misión Económica que Estados Unidos mantiene en Chile con la tarea de fiscalizar la marcha del país y el uso que hace La Moneda de los recursos que facilita la Casa Blanca, muchas veces se ha criticado la desaprensión de los personeros oficiales democristianos para dilapidar fondos fiscales en gastos improductivos. No faltará quien responsabilice a Dungan de no haber representado con mayor energía su papel de cautelar mejor los recursos que acumulan los contribuyentes norteamericanos.

Frente a esas críticas La Moneda tiene una respuesta maciza, definitiva para los "cazadores de brujas" de Estados Unidos. En Chile "la izquierda no representa el peligro que alcanza en otros lugares del continente".

Altos personeros democristianos expresan que los norteamericanos pueden estar satisfechos de un objetivo logrado en Chile: "la contención del socialismo".

Esos personeros democristianos señalan que no ha habido ninguna acción política "subversiva, capaz de comprometer el orden establecido". Recuerdan que en el mineral de El Salvador se actuó con presteza sobre una masa de mineros, seis de los cuales fueron ultimados, junto a dos mujeres, sin que se produjera reacción violenta posterior de los trabajadores.

Los dirigentes democristianos saben que para el gobierno norteamericano el principal enemigo en América Latina lo constituye el movimiento guerrillero, el cual no ha asomado en Chile.

Un sonriente personero dijo que en los últimos años "se han quemado en Chile menos banderas norteamericanas que bajo el gobierno pasado de Jorge Alessandri".

El control de la situación política permite a los democristianos incurrir en algunos pecados económicos, como el derroche fiscal.

Un personero allegado a la embajada norteamericana comentó que "el derroche fiscal, en ningún caso puede compararse cuantitativamente con lo que costaría contener un movimiento guerrillero como el de Bolivia".

Observado el panorama político y social de Chile con los anteojos norteamericanos se comprende el apoyo generoso al gobierno democristiano.

Eso explica la tranquilidad de la Casa Blanca para encarar algunos desplantes de La Moneda en la formulación de su política en relación con los Estados Unidos.

El anuncio del ministro de Relaciones Exteriores, Gabriel Valdés, hecho en Punta del Este, de su proyecto para liquidar el sistema impuesto por Estados Unidos para obligar a los países latinoamericanos a invertir en su territorio los préstamos que le concede, irritó un tanto al secretario de Estado, Dean Rusk, pero le bastó una frase para acabar con ese proyecto.

El gobierno chileno insistió en esa misma iniciativa durante la reunión interamericana económica efectuada en Viña del Mar, en la última quincena de junio, y nuevamente se encontró con la negativa de los norteamericanos.

Fue el nuevo subsecretario de Estado para Asuntos Interamericanos, el texano Covey T. Oliver, quien se encargó de rechazar las pretensiones del gobierno democristiano. La negativa la planteó sin aprensión, seguro que en estos momentos ningún gobierno latinoamericano está en condiciones de rebatir una posición enérgica del Departamento de Estado.

Sólo Cuba ha amagado los intereses económicos norteamericanos, pero ese país ha sido aislado en el continente por Estados Unidos con decidido apoyo de los atemorizados gobernantes, que sienten terror del ejemplo revolucionario.

Frente a ese asunto el gobierno de Frei le proporciona otra satisfacción a la Casa Blanca. La Moneda mantiene una actitud beligerante respecto al gobierno de Cuba y acentúa la tesis que la experiencia democristiana es la antítesis de la revolución cubana, lo que le asegura por otra vía el apoyo económico norteamericano.

Son elementos como este último los que garantizan el buen entendimiento entre la Casa Blanca y La Moneda, por lo que en ningún caso puede pensarse que la salida de Dungan vaya a afectarlo.

El freísmo continúa siendo útil para los estrategos do Washington.


"Justicia"

LA ANACONDA ES INTOCABLE

ALREDEDOR de ochocientos empleados y obreros de la Anaconda Copper, en el mineral de Chuquicamata, fueron burlados por el fallo que dictó la Corte Suprema de Justicia el 21 de junio recién pasado. Otra vez quedó planteado el problema: ¿para quién es la justicia en Chile? Siete magistrados del mas alto tribunal del país (Ramiro Méndez, Enrique Urrutia, José M. Eyzaguirre, Luis Maldonado, Juan Pomés, Leopoldo Ortega y Darío Benavente); dijeron que la Anaconda Copper —la empresa cuprera más importante del mundo— tenía la razón. El fallo desestimó todas las pruebas que presentó el abogado Eduardo Novoa Monreal, en representación de los trabajadores, quienes, durante más de doce años, fueron sometidos a un sistema laboral que les impidió recibir beneficios que se calculan en unos tres mil millones de pesos (500.000 dólares). La Corte Suprema desechó por unanimidad el recurso presentado por Eduardo Novoa. Los magistrados del solemne tribunal demoraron menos de 24 horas en expedir su fallo, lo que hace presumir que ni siquiera examinaron el expediente que presentó Novoa y que tenía 640 páginas, más una documentación probatoria de poco más de mil piezas.

El proceso se inició hace un año en el Primer Juzgado de Letras de El Loa (Calama), donde tiene su sede la Chile Exploration Company (CHILEX), nombre que usa en Chuquicamata la Anaconda Copper. Un grupo de empleados y obreros, representados por los abogados Arnoldo Wunkhaus y Eulogio Moyano, presentaron una querella criminal contra el gerente de la CHILEX, Joseph Alien, y el ingeniero jefe, F. H. Tietjen. La querella también comprendía a un grupo de contratistas, o "palos blancos" de la CHILEX, entre los que figuraba un político prominente, Constantino Tallar, en esa época tesorero del Partido Radical.

Los afectados —alrededor de ochocientos trabajadores— sostuvieron que la CHILEX, utilizando "palos blancos" como contratistas, eludió durante unos doce años el pago de los verdaderos salarios y beneficios sociales a que tienen derecho los trabajadores del cobre. Los empleados y obreros contratados por los "palos blancos" aparecían como empleados de éstos, aunque en verdad trabajaban para la CHILEX, que era la empresa que en el hecho les pagaba sus salarios. Los contratistas eran sólo testaferros de la compañía norteamericana, que así eludía pagar los beneficios especiales que establecen las leyes chilenas para los trabajadores del cobre.

La ley 11.828 (Nuevo Trato al Cobre), en efecto, estableció en el art. 22º un tipo de remuneración especial para los trabajadores de la Anaconda y Kennecott. Asimismo, en 1956 se promulgó un decreto supremo que hizo realidad el Estatuto de los Trabajadores del Cobre, estableciendo otros beneficios económicos y sociales para los mineros. Sin embargo, la CHILEX descubrió que mediante contratistas podía evadir en parte esas obligaciones. En un momento dado más de 1.500 obreros y empleados llegaron a ser marginados por la CHILEX de los derechos que gozaban los demás trabajadores de Chuquicamata.

La querella criminal iniciada el 14 de junio del año pasado, topó desde el principio con enormes dificultades. La Justicia entorpeció la acción contra la compañía norteamericana. Los abogados Wunkhaus y Moyano buscaron la asesoría de un abogado experimentado. Encontraron a Eduardo Novoa Monreal para respaldar con su prestigio profesional a los trabajadores.

El juez de El Loa (Calama) se negó inicialmente a tramitar la querella. Declaró que los hechos señalados "no son constitutivos de delito". Los abogados recurrieron, entonces, a la Corte de Apelaciones de Antofagasta. Este tribunal señaló que la querella debía admitirla el juez de Calama. Pero ese magistrado no permitió la intervención que la ley autoriza normalmente a los querellantes en ciertas diligencias, y se negó en forma reiterada a dar a conocer el sumario, hasta muy avanzado éste.

Entretanto, la CHILEX acudió a los oficios de un conocido abogado de grandes empresas, Miguel Schweitzer, ex ministro del Trabajo del gobierno de Jorge Alessandri. Los personeros de la Anaconda en Santiago se comprometieron a defender hasta las últimas consecuencias a sus funcionarios en Chuquicamata, afectados por la querella. Pusieron aviones especiales al abogado Schweitzer para sus actuaciones, y se movilizaron en todas las esferas de su influencia para ganar un juicio que podía costarles algo más de 500.000 dólares.

Entretanto, cuando el progreso del sumario que instruía el juez de Calama avanzó lo suficiente; los querellantes pidieron la encargatoria de reo de los ejecutivos de la CHILEX, Alien y Tietjen, como asimismo de los "palos blancos" que aparecían comprometidos. El juez se negó a encargarlos reos y la Corte de Apelaciones de Antofagasta —formada por los ministros Aldo Guastavino, Rafael Garbarini y Mario Garrido— confirmó, el 21 de febrero de este año, la negativa del juez instructor.

El abogado Eduardo Novoa, entonces, decidió recurrir de queja a la Corte Suprema de Justicia, acreditando con numerosas pruebas que se debía encargar reos a los querellados, según las normas del Código de Procedimiento Penal. El fallo de la Corte Suprema —como decimos arriba— fue contrario, nuevamente, a los trabajadores que habían iniciado la querella para recuperar los salarios y beneficios burlados.

Aparte de envolver a la poderosa Anaconda Copper, este proceso incluía a personajes de la política criolla, como Constantino Tallar, ex tesorero nacional del PR. Además de contratista de la CHILEX, Tallar es conocido en los medios políticos como opulento financista de dirigentes y parlamentarios radicales. Al iniciarse la querella, el año pasado, en Calama, salió a luz su nombre y se originó una dura polémica entre él y el senador socialista Raúl Ampuero.

Tallar también encontró un abogado de fama para defenderse de los cargos que le formulaban los trabajadores. Los contratistas implicados en el asunto contrataron al ex senador radical Raúl Rettig, personaje de vastas influencias.

La querella estaba respaldada con numerosos documentos (la CHILEX escondió otros muchos en las bodegas del hospital de Chuquicamata, donde fueron hallados). En su mayoría se trataba de contratos simulados, que permitían a los "palos blancos" de la compañía norteamericana presentarse como patrones de los obreros y empleados que, en realidad, trabajaban para la CHILEX. La compañía inventó un documento llamado "contrato de labor" para enganchar personal con bajos salarios a través de los contratistas. Para estos últimos, el negocio es de envergadura, ya que reciben el 10% de los sueldos y salarios que cancelan a los operarios. No necesitan ningún capital, pues la CHILEX provee el dinero para los salarios, imposiciones y hasta para el pago de las primas de seguros de accidentes. En esta forma, el papel de contratista o "palo blanco" se convierte en una canonjía que otorgan las compañías norteamericanas del cobre a algunas personas que se ganan ese mérito. Generalmente, los contratistas son "palos blancos" por partida doble. Actúan como tales en representación de las compañías cupreras y lo son a su vez de connotados políticos —parlamentarios entre ellos— que utilizan sus nombres para percibir jugosas subvenciones de esas empresas extranjeras. Así, estos últimos, se protegen de la curiosidad pública, aunque en el Norte son bien conocidos los políticos que han hecho fortuna a la sombra de las compañías del cobre.

La CHILEX, durante la sustanciación del proceso, aseguró que a partir del 3 de abril del año pasado, puso término a los dolosos "contratos de labor"; sin embargo, los que fueron extendidos antes de esa fecha siguieron, y siguen, surtiendo efecto. Por otra parte, la CHILEX no cesó en esos procedimientos en forma espontánea. La ley 16.425 (art. 18º) dispuso que las empresas de la gran minería pagarían a los trabajadores empleados en labores de producción u operación, aunque fueran contratados .por intermedio de contratistas, las mismas remuneraciones y beneficios sociales que a los demás trabajadores de la empresa.

Después de seis meses de investigación y de haberse formado un expediente de más de seiscientas fojas, sin contar centenares de documentos anexos, tanto el juez de calama como los magistrados de la Corte de Apelaciones de Antofagasta y de la Corte Suprema de Justicia, se negaron a dar lugar a la encargatoria de reo a querellados en contra de los cuales se cumplían sobradamente todas las exigencias legales.

Una vez más quedó en la conciencia pública que la Justicia es una señora muy esquiva con la gente humilde, y que, al contrario, mira con buenos ojos a los poderosos e influyentes, en especial si son empresas norteamericanas.

MACAUREL


Tribuna

SOCIALDEMOCRACIA Y REVOLUCIÓN

"La genuina honradez política consiste en poner a la política al
servicio de una empresa histórica de carácter popular".
(Raúl Roa, en "El Mensaje de Benedetto Croce").

DE la democracia chilena se puede decir lo mismo que de la divinidad: estaría en todas partes pero nadie la ve; sin embargo, la observación de nuestro desarrollo político revela que Chile ha sido, en las apariencias, una nación democrática. Empero, aparecen como una pintoresca y notoria excepción, los largos 30 meses de iracundo verbalismo del Gobierno democristiano, que desborda con su régimen unipartidista, su maquinaria publicitaria fascistoide y su confesionalismo latente.

El análisis de los programas de los partidos políticos y de los acuerdos de sus congresos demuestra que aquella conclusión es correcta; pero son, principalmente, su conducta en los comicios electorales, su acción parlamentaria, y los textos legislativos reformistas los elementos que, formalmente, nos caracterizan como una democracia; pero, una democracia ficticia y de mera utilería teatral.

Los programas de los llamados partidos históricos proclaman el Gobierno democrático representativo, basado en el sufragio universal, la pluralidad partidaria, las libertades civiles y políticas. Vale decir, teoría y rutina constitucionalista que, por la insinceridad de su intención y vacuidad de su contenido, quedan en vergonzosa exposición pública cuando estas colectividades llegan al Poder y arrasan con esos principios.

Por cierto que la Socialdemocracia es mucho más trascendente que toda esta formalidad sin substancia, responsable consciente de su ineficacia para resolver los problemas nacionales y emprender las transformaciones profundas que la necesidad de sobrevivir en dignidad y soberanía plantea al país.

DEMOCRACIA Y SOCIALDEMOCRACIA

Más allá de lo convencional que resulta hablar de la democracia ateniense o de la proposición de Lincoln de que "es el Gobierno del pueblo, por el pueblo y para el pueblo", a nosotros, chilenos y latinoamericanos de 1967, nos interesan una definición y una práctica vigentes; una definición compromitente y militante que implique una estrategia eficaz para liberarnos de la succión imperialista y de la explotación de las oligarquías locales a su servicio.

Las históricas luchas del pueblo, los mensajes de sus heroicas —triunfantes o frustradas—, revoluciones fueron incorporando una fecunda carga de acción revolucionaria a sus idearios políticos. La democracia histórica fue adquiriendo en el tiempo, su contenido socialista y adoptó el nombre de socialdemocracia.

Es esa democracia, la Socialdemocracia, surgida de las luchas sociales en las que el pueblo ha sido su principal y heroico protagonista, la que hoy está en la avanzada de los movimientos de liberación que insurgen contra las oligarquías y el imperialismo en Chile, en América Latina, África o Asia, o sea, lo que se llama ahora la "humanidad sumergida".

LA IDEOLOGÍA SOCIALDEMÓCRATA

Si fueron duras y cruentas las batallas libradas por el pueblo contra sus opresores, también fueron violentas las controversias de sus ideólogos y las luchas entre sus partidarios, especialmente en el escenario cambiante y caótico de Europa. Las grandes guerras de 1914 y 1939, y las diferentes condiciones económico-sociales de los países europeos alteraron profundamente los cuadros políticos y sociales durante el presente siglo. Nuevas direcciones y nuevas orientaciones creadoras agitaron el campo socialista, promoviéndose agrupamientos ideológicos en torno a las Internacionales revolucionarias, representativas del socialismo democrático o de la ortodoxia marxista.

La Socialdemocracia postula hoy, básicamente, la construcción de la sociedad socialista que reemplazará a la actual sociedad capitalista, previa la instauración del Gobierno del Pueblo por las vías democráticas y rechazando el empleo de los medios violentos; pero entendido esto último siempre que las fuerzas de la reacción criolla o del imperialismo no hagan necesario el empleo de la insurgencia popular armada para lograr aquella finalidad. El Gobierno del Pueblo socializará o nacionalizará los medios de producción y aplicará la planificación popular a teda la actividad nacional; en lo político, se opondrá al régimen de partido único y a todo sistema que lo tenga por base; defenderá la dignidad de la persona humana, protegida por la libertad de conciencia, de opinión, de expresión, de sufragio y de oposición. También, garantizará la seguridad legal y el amparo frente a la arbitrariedad de los individuos o de la sociedad e impondrá la igualdad ante la ley de todos los ciudadanos, cualquiera que sea su raza, clase o credo.

Para la edificación de la nueva sociedad y para la conquista de las metas revolucionarias que se fija la Socialdemocracia, son seguras indicaciones su fecundo pasado, su estimulador presente y su promisorio porvenir.

LAUTARO OJEDA


PALABRAS... Y REVOLUCIÓN

EN marzo de 1953, integré la delegación chilena que concurrió al Congreso de la Juventud, que se celebró en Viena.

La mayoría de los jóvenes que viajaban eran miembros de partidos de izquierda y el resto, los menos, éramos independientes. Pero sí, todos unidos en un objetivo común: concurrir al congreso y rendir nuestro informe, documento con el cual íbamos a denunciar frente a la juventud mundial, lo que acaecía a los jóvenes de nuestro país: analfabetismo, desocupación, hambre...

Y junto con partir el barco, la delegación chilena (que me tocó presidir, seguramente por ser el más viejo), se puso al trabajo de redactar el informe. Durante los 16 días que dura el viaje, nuestra delegación trabajó infatigablemente en el documento. Mis compañeros, los jóvenes políticos, serios y enfervorizados, extraían día a día de sus maletas, inmensos libracos con documentación, cifras estadísticas, etc. Yo, acostumbrado sólo a los textos de teatro, universos de fantasía y de ficción, he de confesar que me traumatizaba frente a ese mundo numérico que me caía encima: "la desocupación alcanza en Chile el XX, 55 1/3 %. El analfabetismo, el XXX, 35-3/4 V4%. La mortalidad".

Los porcentajes eran exhaustivos, llenos de comas, decimales, raíces cuadradas, fracciones... Era tal la retórica numérica que a mí me parecía todo eso una especie de curso de... matemáticas superiores. Pero, eran ciertos. Y este rigor no era sólo en las cifras. Con un errado sentido de equipo, se discutía la coma, el punto, el sinónimo. A mí, sólo acostumbrado al normativismo teatral, todo ese normativismo socio-político (novedad para mí), me exasperaba de vez en cuando. Y de vez en cuando renunciaba a la presidencia de la delegación y la delegación, de vez en cuando, me la rechazaba. Y yo debía seguir mirando cómo nuestro informe crecía y crecía, como un gran pan, expandiéndose al calor del horno. Y mientras el barco devoraba millas y millas en el Atlántico, nosotros devorábamos la virginidad de cuartillas y cuartillas, por supuesto que máquina que habíamos conseguido a bordo, a fuerza de fregar. Así somos los chilenos. Las cosas las hacemos en serio...

En Semmering, lugar de montaña que queda a dos o tres horas de tren, de Viena, se concentraron las delegaciones a esperar que llegara la fecha de inaugurar el Congreso.

En ese bello paraje nevado, ocurrió lo más importante de aquel Congreso: convivir con jóvenes de todo el mundo. Tomar contacto humano con ellos. Conocerlos. Dialogar con ellos. Comimos juntos, hablamos, reímos juntos y cantamos juntos. Pero en los momentos en que no se producían los encuentros entre las delegaciones, había que trabajar y, por supuesto, en nuestro informe que seguía creciendo y creciendo, al mismo tiempo que era pulido y repulido. Lástima que no alcanzamos a empastarlo...

Entre todos los jóvenes que estábamos "en retiro" en Semmering, estaba también 'la "delegación" cubana: sólo dos muchachos que habían salido de Cuba, por supuesto a la mala, casi sin equipaje y por ende, sin libros estadísticos... Del nombre de uno de ellos no me acuerdo. Del otro sí. Se llamaba como ahora: Raúl Castro. Era muy joven, simpático y "loco" para nuestra juvenil seriedad chilena. Ellos dos esperaban que llegaran otros cubanos portando datos y documentos para poder hacer su Informe. Nosotros, los chilenos, los mirábamos con un poco de lástima, protectoramente: allá arriba, en nuestra pieza, nuestro obeso informe llegaba a relucir de obeso y de tan pulido que estaba. En cambio, esos cubanitos... ¡nada!

Fueron días muy hermosos y fraternales los pasados en Semmering.

Pero llegó el momento esperado: ¡mañana! ¡Todos a Viena a denunciar al mundo los problemas de la juventud!

Eran ya como las 8 de la noche. "Bueno —dijo uno de los cubanos— como parece que no llega ningún otro compañero, vamos a escribir nuestro informe". Dos horas después, paternalmente, bajamos a ver lo que esos "tropicales" estarían haciendo. ¡Tenían sólo media página escrita! Y en vez de cifras exhaustivas y logarítmicas como las nuestras, ellos sólo anotaban apreciaciones "sentimentales" sobre la realidad de Cuba: "Ponle, chico, que hay muchos desocupados. Que el analfabetismo, es un problema muy serio. Que el hambre es terrible"... Mirándolos "informar", los chilenos estábamos todos pensando lo mismo en nuestro fuero interno: "¡Qué poco serios! Nosotros sí que hacemos las cosas como se debe. Nuestro informe será, sin duda, uno de los mejores"... Nos sentíamos inflados, hasta yo, lo confieso, que tanto había tenido que sufrir con el famoso informe. Mirábamos a los cubanos un poco mucho por debajo de la pierna, con sorna y con una no disimulada risilla prendida a la comisura de nuestros labios chilenos: ¡de jóvenes como esos dos, tan poco rigurosos en su trabajo, muy poco se podía esperar!...

Esta anécdota que he contado y que es absolutamente cierta, a través del tiempo ha cobrado contornos de fábula, porque la historia se ha encargado de hacerle aparecer su moraleja: el dos de enero de este año, los cubanos celebraron el octavo aniversario del triunfo de su Revolución. En cambio, nosotros, los serios chilenos... todavía seguimos redactando informes...

JORGE LILLO


Análisis

MISERIA EN LA UNIVERSIDAD TÉCNICA

EL resultado de una encuesta practicada entre estudiantes de la Universidad Técnica del Estado, puso de manifiesto la difícil situación económica en que se debaten sus familias, fenómeno que repercute desfavorablemente en el rendimiento de los alumnos.

Tres profesores universitarios, Moisés Latorre, Ariel Leporati y Néstor Porcell, planearon la encuesta entre 900 alumnos de nueve escuelas de la Universidad Técnica, con el propósito de alcanzar un mejor conocimiento de "aquellas características sociales, económicas y culturales del estudiantado universitario, con el fin de ponderarla desde el punto de vista sociológico y de la psicología social".

Los resultados de la encuesta fueron más generosos, ya que entregaron pistas para una comprensión más acabada de "las actitudes propias de la juventud chilena y su posición frente a la sociedad y al mundo actual".

Los encuestadores pudieron advertir una relativa resistencia de los estudiantes frente a determinadas preguntas, fenómeno que atribuyeron a las consecuencias que dejó en Chile el "Plan Camelot", una experiencia de espionaje social planeada en EE.UU y cuyo descubrimiento originó un escándalo que repercutió en las esferas oficiales del país.

El 36% de los encuestados respondió que está adscrito a un partido político determinado, pero al pedírseles que autodefinieran su posición política, el 78,63% se abstuvo de responder; el 2,21% se definió como derechista; el 4,65 por ciento como gente de centro, y el 14,51% se identificó como izquierdista.

La mayoría de los estudiantes se reconoce integrante de la clase media (79,62 por ciento), pero lo concreto es que por encima de la autoclasificación social que se otorgó cada encuestado, el denominador común para todos ellos es la baja renta que obtienen sus padres.

En la página 22 del libro que editaron los profesores universitarios, con el resultado de su cuidada investigación ("El estudiante universitario. Sus problemas y aspiraciones", publicaciones de la Universidad Técnica del Estado Chile) se lee: "La dramática situación que viven nuestros estudiantes puede deducirse apriorísticamente, pero los datos concretos respecto de los ingresos mensuales de los jefes de familias exteriorizan meridianamente las deficiencias que deben enfrentar. Así el 17,40% de los jefes de familia no alcanzaban a gozar del sueldo vital; el 31,22% se aproxima a los dos vitales, y el 21,70% disfrutaba, en el momento de la encuesta, de sueldos o salarios entre dos y tres y medio vitales. En realidad, los estudiantes cuyos jefes de familias perciben entradas tan bajas, se encuentran en una situación de ostensible inferioridad socio-económica, sobre todo, si ponderamos debidamente el que un 42,52% de ellos, calcula sus gastos mensuales, entre medio y un sueldo vital de 1965." Sólo el 20,05% de los encuestados recibe becas, de las cuales el 85% son proporcionadas por la misma Universidad. Escasamente el 11,76% "de ellos reciben ayuda de industrias o empresas".

Un examen del grado de satisfacción económica que experimenta el alumnado determinó que "la satisfacción del mínimum vital de subsistencia se da con cierta plenitud en la cuarta parte de los encuestados y prácticamente el resto denota una situación entre regular e insuficiente, que afecta poderosamente al estudiantado de la Universidad Técnica del Estado en su actividad".

El 30% de los encuestados reveló que no puede ser mantenido por sus padres, "lo que, por sí solo, nos descubre una incapacidad grande de las familias para subvenir los gastos de estudio, lo que deja una secuela de inseguridad y de zozobra entre los estudiantes, aunque las becas y ayudas vengan a morigerar esta angustia crónica del estudiantado, en una proporción mínima".

Los encuestados señalaron, mayoritariamente, que ingresaron a la Universidad Técnica y escogieron una determinada carrera "para alcanzar bienestar económico", pero un porcentaje importante (33,78 por ciento) expresó que había escogido una profesión para "prestar servicios a la comunidad".

El 75,42% de los consultados respondió que los estudiantes deben "dedicarse especialmente a los estudios" y ninguno señaló la conveniencia de "dedicarse especialmente a la política", pero el 23,70% contestó que es conveniente "dedicarse a ambas actividades a la vez".

Se advierte que los estudiantes conceden enorme importancia a la labor del Estado. En la tabla 38 se pidió a los encuestados que definieran las formas en que desempeñarían su profesión una vez que abandonaran la Universidad. El 51,79% respondió que trabajaría como empleado fiscal. El 53,60% determinó que la educación debe depender del Estado. En la tabla 66 se pidió a los encuestados que definieran los tipos de gobierno que prefieren: la mayoría (40,53%) se pronunció por un gobierno que planifique y controle totalmente la economía del país.

OPINIONES DE LOS ESTUDIANTES SOBRE LAS FORMAS ADECUADAS PARA ALCANZAR EL PROGRESO DEL PAÍS

La reestructuración de las instituciones existentes 68,66%
La reestructuración parcial de las instituciones 14,62%
La mantención de las instituciones vigentes 2,66%
No responden 14,06%
Total 100,00%

OPINIONES DE LOS ESTUDIANTES SOBRE LA LIMITACIÓN DE LAS LIBERTADES PUBLICAS

La permitiría por un largo tiempo 11,74%
La permitiría por un corto tiempo 15,84%
La permitiría en casos excepcionales 28,46%
No la permitiría en ningún caso 18,50%
Carezco de opinión 22,50%
No responden 3,21%
Total 100,00%

GRADOS DE IMPORTANCIA QUE TIENE PARA LOS ENCUESTADOS TRIUNFAR EN LA VIDA

Mucha 87,8%
Ninguna 1,4%
Regular 6,2%
No responden 2,9%
Poca 1,7%
Total 100,0%

ACTITUD DE ESFUERZO O ABANDONO FRENTE A LAS DIFICULTADES

Redoblo los esfuerzos79,84%
Abandono los objetivos2,55%
No responden17,61%

GRADO DE IMPORTANCIA ATRIBUIDA A LAS OPINIONES DE LOS ADULTOS

Mucha importancia 40,75%
Poca importancia 45,74%
Ninguna importancia 8,86%
No responden 4,65%

OPINIONES ACERCA DE LOS FACTORES QUE CARACTERIZAN LA CRISIS DE LA SOCIEDAD ACTUAL

1. Las personas no se detienen en utilizar cualquier medio para satisfacer sus deseos 52,16%
2. El régimen social imperante ha creado un ambiente competitivo en que cada individuo actúa sin considerar a los demás 50,72%
3. Los hombres desconfían de los demás 42,86%
4. La gente está temerosa y desorientada 33,44%
5. El hombre de hoy sólo vive el presente y no se preocupa del futuro 31,89%
6. Las personas carecen de confianza en ellas mismas 27,35%
7. El hombre no es el foco central de la preocupación de la sociedad 24,58%
(Los totales no suman 100, porque algunos encuestados dan más de una respuesta).


Opiniones

¿FORTALEZA O DEBILIDAD DE LA IGLESIA?

ES un dilema que se le presenta a cualquier observador extraño a Latinoamérica y aun a los mismos latinoamericanos. Cuando pasamos en avión por encima de nuestras ciudades las vemos erizadas de cúpulas. Descendemos y vemos los interiores de los diferentes templos católicos en todas las guías turísticas del continente. En cada pueblo, en casi todas las aldeas vemos "los padrecitos" como los llama la gente sencilla; "los curas" que se ven en la ciudad. El obispo, arzobispo o cardenal es, sin duda alguna, una de las primeras autoridades.

La experiencia del sacerdote que viaja por Latinoamérica también es significativa. Hay mucha diferencia en casi todos los ambientes. Entre obreros e intelectuales encuentra, generalmente, franca hostilidad. No hay términos medios.

Sin embargo, repasando la historia nos encontramos con cosas curiosas. En casi todos los países, durante el siglo XIX o comienzos del XX, ha habido confiscación de bienes de la Iglesia y legislación en contra de lo que la jerarquía estimaba que eran los intereses de la Institución. A un sacerdote le queda difícil enseñar en un colegio o en una Universidad del Estado. Creo que no hay país de América Latina donde no hayan quemado Iglesias ni hayan perseguido a los "curas". Cuando logramos hablar íntimamente con los católicos latinoamericanos, aun con los más practicantes, en su mayoría nos dicen que son anticlericales, que les desagradan los sacerdotes.

¿Qué pasa entonces, con la Iglesia latinoamericana?

En muchas ocasiones se ha dicho que nuestros católicos son fetichistas. Puede ser que existan muchas manifestaciones; lo que sí es evidente es que en la predicación y enseñanza de la moral cristiana con las exigencias en materia sexual, en lo que más se insiste es en la observancia externa. Algunos insinúan maliciosamente que es lo que produce más dinero al sacerdote. Sin embargo, hay muchas prácticas externas, muy populares, no específicamente cristianas, quizás fetichistas, que no representan ningún lucro para éste. Con todo, los sacerdotes insisten en esas prácticas. Como herederos del catolicismo español hacemos énfasis en lo externo. Es lo más fácil y más masivo.

La evangelización española se inició y continuó en forma masiva. En plena época de contra-reforma se utilizaban los catecismos escolásticos, llenos de fórmulas incomprensibles, que se hacían aprender de memoria a los indios para poder cumplir rápidamente con el rito del bautismo y quedar con la conciencia de ser un buen "apóstol de Cristo".

La corona española era precavida. Conocía la influencia del clero e impidió que se formara clero indígena. En el momento de la independencia de España, América Latina había sido evangelizada en extensión, pero no en profundidad. Había mucho bautizado pero poca conciencia cristiana. Además, la escasez del clero, causada por la emigración de los sacerdotes españoles, agravó la situación. La Iglesia latinoamericana siguió siendo una Iglesia de rito externo y no de Fe cristiana. Todavía hoy se pregunta a obreros de las ciudades: "¿Quién es la Santísima Trinidad?" y casi siempre responden con firmeza: "La Madre de Nuestro Señor Jesucristo".

Sin embargo, los latinoamericanos nos amamos. No siempre en forma racional ni constructiva. Con todo en nuestro pueblo hay amor, hay cooperación, hay hospitalidad, hay espíritu de servicio. Dentro de la clase alta es diferente. Con riesgo de generalizar gratuitamente se puede decir que aquéllos que más alarde hacen de su Fe y de su clericalismo son los que menos aman a sus prójimos y que los que más sirven a sus hermanos son muchas veces, los que no practican el culto externo de la Iglesia. "No están todos los que son ni son todos los que están". La identificación como cristiano se hace en relación con la práctica del amor. Cuando habla de católico la gente se refiere a la práctica externa. La Iglesia aparece constituida por una mayoría de personas que practica y no conoce su FE y una minoría que conoce su FE pero no la practica sino externamente. ¿Puede decirse que eso es cristiano? En aquellos que están de mala Fe, de ninguna manera. En los que aman aun cuando sean fetichistas, si están de buena FE, aun cuando crean que son ateos, sí es cristianismo. Ellos pertenecen al Alma de la Iglesia y si son bautizados pertenecen también al cuerpo de ésta.

La situación aparece como totalmente anómala: Los que aman no tienen Fe y los que tienen Fe no aman, —por lo menos en el sentido explícito de la Fe.

"El que ama, cumple con la Ley", dice San Pablo. "Ama y haz lo que quieras", dice San Agustín. La señal más segura de Predestinación es el amor al prójimo.

San Juan nos dice "Si alguien dice que ama a Dios, a quien no ve y no ama a su prójimo a quien ve, es un mentiroso".

Sin embargo ese amor al prójimo tiene que ser eficaz. No seremos juzgados de acuerdo con nuestras buenas intenciones solamente, sino principalmente de acuerdo con nuestras acciones en favor de Cristo representado en cada uno de nuestros prójimos: "Tuve hambre y no me diste de comer, tuve sed y no me diste de beber".

En las circunstancias actuales de América Latina, nosotros vemos que no se puede dar de comer, ni vestir, ni alojar a las mayorías. Los que detentan el poder constituyen esa minoría económica que domina al poder político, al poder cultural, al militar y, desgraciadamente también, al eclesiástico en los países en los que la Iglesia tiene bienes temporales.

Esa minoría no producirá decisiones en contra de sus intereses. Por eso las decisiones gubernamentales no se hacen en favor de las mayorías. Para darles de comer, beber, vestir, se necesitan decisiones básicas que sólo pueden proceder del Gobierno. Las soluciones técnicas las tenemos o las podemos obtener. Pero ¿quién decide su aplicación? ¿La minoría en contra de sus propios intereses? Es un absurdo sociológico que un grupo actúe contra sus propios intereses.

Se debe propiciar entonces, la toma del poder por parte de las mayorías, para que realicen las reformas estructurales, económicas, sociales, políticas en favor de esas mismas mayorías. Esto se llama revolución y si es necesaria para realizar el amor al prójimo, para un cristiano es necesario ser revolucionario.

¡Qué difícil es que entiendan esto los que se reconocen como católicos! ¡Qué fácil es entender esa actitud si consideramos las anteriores reflexiones sobre la Iglesia!

Los cristianos, los católicos parecen estoicos espectadores del derrumbe de un mundo que les parece ajeno. No se comprometen en la lucha. Creen que en las palabras "mi reino no es de este mundo", "mundo" tiene la significación de "vida presente" y no de "vida pecaminosa" como lo es en realidad. Olvidan la oración de Cristo al Padre: "No te pido que los saques del mundo sino que los preserves del mal". Muchas veces nos salimos del mundo y no nos preservamos del mal.

En la medida en que la comunidad se ama, el sacerdote ofrece más auténticamente el sacrificio eucarístico. Este no es un ofrecimiento individual sino colectivo. Si no hay amor entre los que ofrecen, no debe haber ofrecimiento a Dios.

De ahí que si los laicos no se comprometen en la lucha por el bienestar de sus hermanos, el sacerdote tiende a volverse ritual, individual, superficial. El sacerdote tiene la obligación de suplir a los laicos en sus compromisos temporales, si esto se lo exige el amor al prójimo.

Cuando este amor parece que ha dejado de considerarse como patrimonio de la Iglesia es necesario dar un testimonio contundente de que la comunidad de la Iglesia comunitaria consiste en la Caridad.

Desgraciadamente el testimonio de los laicos aún no se identifica ante la opinión, con el testimonio de la Iglesia. El sacerdote, en este caso, debe dar el testimonio, mientras se educa la opinión pública y se le muestra que el testimonio de todo bautizado es testimonio de la Iglesia.

Ver a un sacerdote mezclado en luchas políticas y abandonando el ejercicio externo de su sacerdocio es algo que repugna a nuestra mentalidad tradicional. Sin embargo, pensemos detenidamente que pueden existir razones de amor al prójimo y de testimonio que son sacerdotales y que impulsan a este compromiso para cumplir con la propia conciencia, y por lo tanto, con Dios.

Cuando los cristianos vivan fundamentalmente para el amor y para hacer que otros amen, cuando la Fe sea una fe inspirada en la VIDA y especialmente en la VIDA DE DIOS, de Jesús y de la Iglesia, cuando el rito externo sea la verdadera expresión del amor dentro de la comunidad cristiana, podremos decir que la IGLESIA ES FUERTE, sin poder económico y sin poder político pero con CARIDAD.

Si el compromiso temporal de un sacerdote en luchas políticas contribuye a eso, parece que su sacrificio puede justificarse.

CAMILO TORRES

Tomado del libro "Camilo Torres por el P. Camilo Torres Restrepo (1956-66)", publicado por el Centro Intercultural de Documentación (CIDOC), Cuernavaca, México.


¿"LA CONSTITUCIÓN ES CONSTITUCIONAL" ?...

EN el curso del año 1925, rompiéndose los moldes establecidos por la Constitución de 1833 y a través de procedimientos muy reñidos con la legalidad y el ordenamiento jurídico imperantes, se impuso al país una nueva Carta Fundamental".

"La Constitución de 1925 no fue hecha en conformidad a lo prescrito sobre reforma constitucional en la Carta de 1833; tampoco fue el fruto de una Asamblea Nacional Constituyente elegida en forma democrática. Fue elaborada por una Comisión Consultiva designada por el Gobierno con el sólo objeto de informarlo "sobre todo lo relativo a los procedimientos" a que debe ceñirse la organización y funcionamiento de la Asamblea Nacional Constituyente y a la cual se someterían también en consulta las materias que el Gobierno estime conveniente".

"Una vez elaborado el proyecto de Constitución, por un organismo que carecía de atribuciones para hacerlo, fue sometido a la consulta popular mediante un plebiscito maliciosamente preparado. De 302.304 ciudadanos inscritos para decidir en ese plebiscito, 167.883 se abstuvieron (56%), 128.381 votaron a favor del proyecto (42%) y 6.040 en contra (2%)".

"Todo esto significa que la actual Constitución de la República tiene un origen espurio; fruto de una imposición de la fuerza, fue sancionada no obstante que contó con la aprobación de apenas el 42% del restringido cuerpo electoral del país".

“La nueva Constitución —dice el historiador Ricardo Donoso— consagró la más monstruosa dictadura legal, como no la había soñado ni el mismísimo don Manuel Montt; entregando en manos del Ejecutivo tal cúmulo de atribuciones, que se eliminó la más leve sombra de equilibrio de poderes". Se construyó una estructura gubernamental altamente centralizada, investida de las máximas atribuciones; es decir, las clases dominantes lograron dar formas a un orden constitucional que salvaguardara mejor su situación, que les garantizara de una manera absoluta la hegemonía en la dirección política del Estado y que debía transformarse en la expresión unitaria de sus intereses exclusivos y fundamentales”.

HERNÁN RAMÍREZ NECOCHEA,
"Origen y Formación del Partido Comunista de Chile"


Reportaje

MÍSTER FELIPE HERRERA, CANDIDATO "MADE IN USA"

CUANDO Felipe Herrera Lane (léase "Léin", en inglés, por su origen), nació en Valparaíso el 17 de junio de 1922, los astros estaban conjugados de manera favorable para su futuro. Cualquier brujo de la época pudo haber firmado un horóscopo auspicioso para el chico, cuyo advenimiento celebraron en su cuna un padre marino y un abuelo que había sido Presidente de la Corte Suprema. Con el correr del tiempo, Felipito no desmintió el pronóstico astral y, por el contrario, combinando su buena estrella, su natural despierto y su criterio muy personal con un sentido bastante oportuno de la realidad y de las relaciones públicas, confirmó que lo que los astros escriben allá en el cielo no pueden los hombres deshacerlo de buenas a primeras.

El niño Herrera estudió en el Colegio Alemán, donde ya comenzó a ganar amistades influyentes. De allí saltó a la Escuela Militar y como cadete ocupó la "primera antigüedad" para interrumpir la carrera castrense ("nunca tuve vocación para eso") y trocarla por una más auspiciosa en la Escuela de Derecho de la Universidad de Chile. Por entonces el joven Herrera brillaba con luz propia en los círculos estudiantiles y formaba parte de un grupo de prometedores universitarios cuya inquietud creciente corría a parejas con una inteligencia desbordante que los hacía imaginar un futuro de liderato político, lleno de atrayentes perspectivas. Fue por ese tiempo que en una curiosa reunión del "grupo", en la que participaron, entre otros, Patricio Aylwin, Clodomiro Almeyda, etc., que Felipe Herrera propuso estudiar la posibilidad de ingresar a un partido político y ubicar cuál de éstos les sería más conveniente.

—Es tan mediocre la calidad intelectual de los dirigentes —anotó Felipe— que donde ingresemos, siempre que lo hagamos en bloque, tengo la seguridad de que arrasaremos con las directivas en corto tiempo.

Se eligió el Partido Socialista y si bien a Patricio Aylwin (un ateo muy "sui géneris" de entonces) le disgustó la colectividad, los otros llenaron su solicitud y recibieron rápido espaldarazo partidario.

Corría ya el año 1944; Felipe Herrera, de acuerdo al pronóstico personal, escalaba rápidamente posiciones dentro del PS y con apoyo de la izquierda fue elegido presidente del Centro de Estudiantes de la Escuela de Derecho. De ahí a la Presidencia de la FECH sólo había un paso que franqueó, ágilmente, el joven aprendiz de político que por entonces sólo se movilizaba en bicicleta. Sin embargo, había otros horizontes en la ambición que despuntaba incontenible en el ánimo de Herrera.

El Banco Central, cuya presidencia ocupaba uno de los hombres más influyentes del Partido Radical, Luis Alamos Barros, ejercía una poderosa atracción sobre nuestro héroe. Tal vez algunos de sus futuros biógrafos estudie y analice este período de la juventud de Felipe Herrera y logre determinar si la vocación que allí se despertaba tenía un origen romántico. Felipe era asiduo cortejante de Rosita Alamos, hija de don Luis. El caso es que el aprendiz de abogado comenzó a pavimentar entonces su carrera de banquero.

Mientras en este crisol de sentimiento e intereses se forjaba ese episodio de su vida, Felipe Herrera, presidente de la FECH y socialista convencido, desarrollaba intensa campaña contra el gobierno de González Videla, atacando su pronorteamericanismo y su postura antipopular. No recuerde, la historia de la organización estudiantil a presidente más viajata que Felipe. Desde Arica a Magallanes no hubo provincia o departamento en los que los estudiantes de la época hayan escuchado con más asiduidad a su primera autoridad gremial. Era el despertar de otra pasión característica del joven Herrera que éste habría de ampliar, en función del turismo izquierdista, a Londres Praga y otros países europeos.

Por ese entonces se concretó para Herrera una vacante como auxiliar en el Banco Central. "Suche" obsequioso, servicial e inteligente, con la guía paternal de Luis Alamos Barros, que le servía de cariñosa brújula, Felipe afincó su posición como empleado de la institución y no encontró obstáculo para integrar su planta jurídica cuando, en 1947, se recibió de abogado. Su memoria, que fue brillante, naturalmente versó sobre "El Banco Central de Chile".

Meses después casó con Rosita Álamos y el buen árbol familiar a que se había "arrimado" dio ubérrino fruto: ascendió a tercer abogado del Banco, detrás de Luis Mckenna y Carlos Villarroel. Paralelamente ganó la cátedra de Política Económica en la Escuela de Leyes y más tarde igual actividad en la Escuela de Economía de la "U".

Las alternativas políticas criollas habían creado nuevas condiciones y en 1952 la revolución de la "escoba" llevó al poder al General Carlos Ibáñez del Campo con el apoyo socialista. El partido ingresó al gobierno y otra estrella tan radiante como la que ya lo iluminaba, alumbró el camino del abogado, funcionario del Banco Central y marxista convencido. Las posibilidades de ser gerente general despuntaron cuando, en 195X el Presidente Ibáñez se quedó sin Ministro de Hacienda y sumergido en conjeturas para designar un reemplazante. Hacía poco que Herrera había descartado la gerencia general del Banco y aceptado la Subsecretaría de Economía, desde donde inició una campaña personal de simpatía frente a los periodistas. Los recuerdos de los profesionales de aquella época coinciden en definir a Felipe como un "gran amigo", amplio dispensador de informaciones, de abrazos y de sonrisas.

Dicen algunos que por ese camino el nombre de Felipe Herrera ingresó a la famosa libreta negra en la que Ibáñez hallaba siempre el nombre de sus Ministros. La verdad o no, el hecho es que de golpe a Herrera le fue ofrecido el Ministerio de Hacienda y no menos abruptamente, el joven aceptó el cargo.

El flamante Ministro abrió las compuertas de la inflación, elevó el precio del dólar y... aumentó los salarios. Fue entonces cuando Santiago y el resto del país se vieron inundados de una artificiosa propaganda cuyo lema era el todavía famoso slogan: "¡Que paguen los poderosos!".

La política provocó más de un lío y el anecdotario nacional recuerda todavía el pintoresco incidente en que se vio envuelto, en una recepción en La Moneda, el entonces senador Humberto Martones con el diputado, socialista Oscar Naranjo, padre del que iba a ser más tarde protagonista del "naranjazo" de Curicó. Mariones dijo a voz en cuello que la política del Ministro era "nefasta" y Naranjo lo rebatió. La discusión terminó a puñetes y Martones no sólo peleó con el diputado Naranjo, sino también con el Presidente Ibáñez.

La política inflacionaria de Herrera terminó por aplastarlo y debió dejar el Ministerio muy pronto. Sin embargo, ya su nombre era famoso. Volvió al Banco Central, pero esta vez de gerente general, con lo cual siguió vigente en la política nacional, y comenzó a tejer un ovillo internacional que habría de darle mejores dividendos.

Surgió la crisis entre Ibáñez y el Partido Socialista y consecuentemente la colectividad ordenó a sus militantes la renuncia a todos los cargos de confianza presidencial. Si bien Herrera no renunció a su puesto, renunció a obedecer a su partido y fue allí donde, según sus íntimos, "escogió su libertad", pero sin dejar formalmente el socialismo.

Los avatares políticos habían obligado a Felipe Herrera a dejar de lado temporalmente su pasión viajera. Vuelto al Banco Central, ésta resurgió potente y comenzó a presionarlo intensamente. Sus quejumbrosos reclamos porque no se le daban oportunidades de viajar a Estados Unidos configuran todo un período de su permanencia bancaria. Finalmente llegó la deseada ocasión y voló a Washington como gobernador alterno a una reunión del Banco Mundial. Los círculos chilenos de la capital yanqui recuerdan el paso brillante de Felipe Herrera por los corrillos metropolitanos. Sonriente, ágil, imaginativo y adulador, comenzó a interesar a los norteamericanos. A su regreso a Chile, traía una decisión tomada.

En 1957, las gestiones para unificar al socialismo popular con los socialistas de Chile fructificaron y un solo partido renació de las dos fracciones. El marxista Felipe Herrera, en una carta que muchos recuerdan, pidió ser marginado de la nueva colectividad. Su razón: discrepaba de los contactos con los comunistas. Esta vez, libre de ataduras, dejó correr su ancestro sajón. Felipe Herrera dio paso a Mr. Lane; el economista chileno se proyectó como banquero "panamericano" y el político criollo desató sus lazos telúricos para elevarse a nivel internacional.

Sin embargo, todavía tenía cartas que jugar en Chile. Viajó como integrante de la delegación nacional a la Conferencia de Quitandinha, de oscuro segundón jerárquico (detrás de Jorge Prat. Arturo Maschke, Félix Ruiz), aunque la historia posterior asegure que él echó las bases del Banco Interamericano de Desarrollo. Casi a fines del mandato de Ibáñez fue nombrado para representar a Chile, con el cargo de Director Ejecutivo en el Fondo Monetario Internacional a Washington. Estas dos giras terminaron por "deschilenizarlo" y convertirlo en admirador de la empresa privada. Del FMI, a fines de 1959, dio un acrobático salto al BID, donde fue elegido presidente en febrero de 1960.

Felipe Herrera Lane (el "Léin", ya será indispensable en adelante), se había comportado muy bien frente a Washington. En su paso por el FMI, Chile firmó la carta de intención más humillante que ha conocido su política monetaria. Por eso los electores en la primera Asamblea Constitutiva del BID (en la que Estados Unidos controla el 41.82 por ciento de los votos), por el sistema de "voto ponderado", es decir, correspondiente al "capital invertido" o aportado, se decidieron por Herrera Lane, descartando a otras figuras latinoamericanas, e incluso norteamericanas, con extensa experiencia bancaria internacional.

La retribución fue generosa. El BID dio mucho prestigio al señor Herrera Lane, pero éste no fue menos agradecido. En cada etapa del desarrollo del BID, Herrera Lane ha respondido como de él se esperaba.

Veamos. En el primer año, convertido otra vez en viajero infatigable, recorrió América Latina propalando la "buena nueva" de que ahora ya había una institución que "canalizará" las inversiones norteamericanas en nuestro continente y que iba a ser una especie de "embudo" (sic) para llevar fondos "allá abajo".

Posteriormente, cambió el lema por el de la "complementarización". Ahora la ayuda sería para que las economías nacionales de Latinoamérica se "complementarizaran" con la economía norteamericana ("hay que producir lo que el comprador necesita"). Era lógico entonces que, de no ser así, no habría "desarrollo".

En 1964 afinó la puntería: la ALALC era un instrumento deficiente, era "geográficamente ineficiente", en la misma medida en que era eficiente el Mercado Común Centroamericano. Lo cierto es que la ALALC no se preocupaba mucho de facilitar el incremento de su comercio con los principales países vendedores.

En todas estas "variantes complementadas" de la orientación del BID, Herrera Lane llevó la voz cantante y... viajante. Cumpliendo con exceso su función presidencial acumuló más viajes: por todos los Estados Unidos, otra vez por toda América Latina y también por Europa y Asia (una vez llego hasta Japón). En París, este afán suyo de viajar y de actuar personalmente en todo, provocó la renuncia de un funcionario, sobrino de Raúl Prebisch, que se sintió vejado en su puesto ante la continua presencia en la ciudad-luz del presidente del BID.

Esta característica de estar en todo, es propia de Herrera Lane. Sonriente y palmoteador, como González Videla; adulador en grado sumo y con una memoria facial extraordinaria, tiene la frase justa y adecuada para cada periodista, político o banquero que se le enfrente. El presidente del BID ha hecho de las relaciones públicas un verdadero arte. Mantiene en Chile una oficina desproporcionada para la importancia del Banco, que ocupa todo un piso de la Caja de Amortización. Allí funciona una verdadera agencia de turismo que hace viajar a periodistas, políticos, profesores universitarios, etcétera. Cada paso suyo es motivo de una crónica y cada donación o negocio del BID es cuidadosamente filmado y repetido en noticiarios y en la televisión.

Herrera Lane cuida los detalles hasta la exageración. En noviembre de 1964, cuando estuvo en Chile para la asunción de Frei, al regresar a Washington dejó encargo en un jardín del centro para repartir canastillos de flores a diversas personas importantes de Chile. Uno fue para Jorge Alessandri, en cuyo período fue elegido presidente del BID. Hay personas, sin embargo, que dicen que es mal agradecido. Nunca menciona que fue otro chileno el de la idea de crear el BID (Arturo Maschke).

Extremadamente cuidadoso con sus palabras, siempre evita definirse en algo importante. En una oportunidad, Raúl Prebisch, ex director de CEPAL, le dijo en privado durante la reunión de Punta del Este, en agosto de 1961, cuando se creó la Alianza para el Progreso: "Defínase, pues, Felipito..." En esos momentos la exposición del "Che" Guevara había causado conmoción. Herrera Lane se cuidó de decir esta boca es mía.

En febrero pasado llegó con 50 millones de dólares a Buenos Aires. El equipo que viaja antes que él le preparó publicitaria recepción, y consiguió que su foto apareciera en las portadas de todas las revistas. Con razón se dice que es el funcionario internacional más fotografiado del mundo. "El Mercurio" no ha escapado a esta inteligente promoción. En un viaje reciente, Herrera Lane fue a pescar al sur, y el decano destacó su actividad ictiológica publicando un retrato suyo en que cargaba unos salmones gigantes con intencionada lectura: "Siempre logra una buena pesca".

"CHILENIZACIÓN"

Pero después de esta americanización consentida. Herrera Lane ha cambiado de planes, parece que ha estimado ya cumplida su carrera internacional y quiere volver a los nativos lares a empaparse de su antigua chilenidad para que todos le digan de nuevo: ¿Qué tal, Felipe? La idea, sin embargo, tiene al parecer otras finalidades. Felipe Herrera cree llegado el momento de intervenir en la política criolla, y que es su ocasión de capitalizar simpatías con vistas a una futura candidatura presidencial.

Como es habitual, su equipo relacionador se ha movido diligentemente, y en medio de él una organización "independiente" de carácter "apolítico", la Acción Cívica y Cultural, que se dio maña para organizarle una comida en el Club Deportivo Unión Española. Largas listas de adherentes aparecieron en los principales diarios noticiando el acto que se presentó como "Homenaje a un Chileno". Con algunos días de anticipación la Acción Cívica y Cultural había designado a "don Felipe Herrera" (sin Lane), "miembro de honor de la institución, en reconocimiento de la importante labor de relieve continental realizada por un chileno en favor de nuestros pueblos y de la integración de los países latinoamericanos".

Los afanes de los organizadores sufrieron aprensiones cuando el conflicto del Medio Oriente postergó a segundo plano la llegada de Herrera, y luego cuando el gobierno democristiano, pese al dinero que ha recibido del BID, se cuidó de no enviar a la comida a ninguno de sus ministros.

Los augures apuntan a este cambio de nacionalidad de Felipe Herrera. Anotan que en su horóscopo si bien figuran los dólares, no figuran los votos, pero no descuentan el hecho de que los primeros bien pueden hacer aparecer a los segundos. Mantienen si la duda de que Mr. Lane pueda, de buenas a primeras, convertirse otra vez en el Felipe Herrera de otros tiempos, y no apuestan un diez por que si lograra hacerlo, siguiera permanentemente como un nativo cualquiera.

D.


Literatura

LA CIA Y LOS INTELECTUALES

IMPACTO, inquietud, y no pocas dudas ha producido en los círculos culturales —especialmente europeos— la retardada (más vale tarde que nunca) declaración hecha en París el 13 de mayo de este año, —y editada en "LE MONDE", el 18 de mayo— de los miembros de la Asamblea General del Congreso por la Libertad de la Cultura, en la que señalan haber sido "engañados por la CIA".

Muchos intelectuales se preguntan: ¿Cómo es posible que ahora último estos señores declaren a los cuatro vientos del mundo ser las víctimas, cuando para nadie es un misterio que la Agencia Central de Inteligencia de los Estados Unidos financia y financiaba el Congreso por la Libertad de la Cultura desde hace varios años? ¿Cómo es posible también —se preguntan estos mismos intelectuales, en especial los latinoamericanos— que la revista MUNDO NUEVO anuncie para su edición del mes de agosto una "documentación completa sobre las relaciones entre la CIA y los intelectuales", en circunstancias de que esa publicación que dirige Emir Rodríguez Monegal también está vinculada a la propia Agencia Central de Inteligencia y recibe money americano para su financiamiento.

MUNDO NUEVO es una publicación destinada fundamentalmente (y que lo desmienta Carlos Fuentes) a neutralizar —bobkenedyanamente— a los llamados "intelectuales progresistas" de América Latina. En sus páginas se permite que un poema o un trozo de ficción se refiera, incluso, a la revolución o lucha de los pueblos; pero, cuando se trata de editar un trabajo de ideas, MUNDO NUEVO exige un sutil y siempre reaccionario planteamiento. De ese modo, la revista de Rodríguez Monegal y Carlos Fuentes, entrega a través de sus páginas una nueva y fresca versión de "coexistencia de ideas" Se trata de que los izquierdistas sean algo "neutrales" que los "neutrales" sean algo izquierdistas.

Y aquí no ha pasado nada.

Pero veamos lo que ocurre en el Congres por la Libertad de la Cultura. Los miembros de la Asamblea General, hoy "engañados" por la CIA, son: Minoo Masani (presidente), Raymond Aron, Daniel Bell, Pierre Emmanuel, Louis Fisher, Anthony Hartley, K. A. B. Jones-Quartey, Ezekiel Nehahlele, Nicolás Nabokov, Hahs Oprecht, Michael Polanyi, Denis de Rougemont, Yoshihiko Seki. Edward Shils, Ignazio Silone y Manes Sperber. Estos miembros sostienen que "la Asamblea General del Congreso por la Libertad de la Cultura se ha reunido en París, el 13 de mayo de 1967, para tomar conocimiento de un informe del Director Ejecutivo concerniente al financiamiento del Congreso. Con profundo pesar (la Fundación Ford es patrocinadora desde el 66), la Asamblea ha debido constatar que esta relación confirma las revelaciones hechas con respecto a la parte que le corresponde a la CIA en el financiamiento del Congreso. La Asamblea deplora que el Director Ejecutivo haya decidido por sí mismo, sin informar a los componentes del Congreso, aceptar tal financiamiento, aun colocando la independencia del Congreso como condición de esta ayuda.

"La Asamblea no puede felicitarse de los resultados de la acción del Congreso desde su fundación en 1950. Ella expresa su convicción de que esos resultados no han sido jamás influenciados de ninguna manera por los socios capitalistas —cualesquiera que ellos sean— y proclama su confianza en la independencia y la integridad de todos los intelectuales que han participado en el trabajo del Congreso. Condena de la manera más enérgica la forma en que han sido engañados por la CIA y el mal que ella ha hecho a su causa. La Asamblea cumple en declarar que tal acción es por naturaleza corruptora de las fuentes mismas de la libertad intelectual. La Asamblea repudia formalmente el empleo de tales métodos en el mundo del pensamiento".

Más adelante el documento agrega: "A la luz de los recientes sucesos, la Asamblea General ha decidido que una reorganización en la estructura del Congreso se impone con toda urgencia. Un comité ha sido designado para examinar la estructura y trabajo actuales del Congreso, para elaborar una nueva carta y recomendar la modificación de la organización y de los estatutos propios, a fin de hacer del Congreso un instrumento más eficaz en las tareas que le incumben en la situación del mundo actual".

Este comité tomará todas las medidas "para que la Asamblea General y el comité director puedan ejercer un control efectivo de sus actividades y de su financiamiento. Este comité presentará su informe en un plazo de seis meses".

De esta manera las vinculaciones entre la Agencia Central de Inteligencia de los Estados Unidos (instrumento de penetración y espionaje) y el Congreso por la Libertad de la Cultura ha sido admitida por los propios miembros del Congreso. Hasta este momento, don José María Navasal, Jaime Castillo y otros intelectuales e ideólogos vinculados en nuestro país al Congreso por la Libertad de la Cultura, no han señalado si admitirán a su vez la acción de la CIA en el Congreso, o la rechazarán. La sucursal chilena no ha dicho esta boca es mía, y seguramente se abstendrá.

Mientras tanto, MUNDO NUEVO, ocultando su cía chiquitita en su bolsillo dirá (el asesino vuelve siempre al lugar del crimen) como para despistar: "Ante este hecho, MUNDO NUEVO expresa la más enérgica condenación. La CIA u otros corruptores de otros bandos pueden pagar a los intelectuales independientes sin que éstos lo sepan. Lo que no pueden hacer es comprarlos".

Pero, míster Monegal, al fin todo se sabe.

ROUND


Universidad

EL CICLOTRÓN, DETALLE EN UN CONTEXTO

LOS hechos son conocidos de todos, por lo menos en su apariencia anecdótica y, en este caso, bastante superficial. Las declaraciones posteriores de los alumnos de la Facultad de Filosofía han mostrado a un sector menos mezquino de la opinión pública que los hechos por ellos suscitados son expresión práctica de principios consistentes que merecen consideración. Si los jóvenes universitarios tienen razón, si bajo la frase pomposa de "investigación científica" se ocultan el vasallaje, la penetración y la explotación, es evidente que los responsables merecen su repudio. Mostrar que no tienen razón, exige cosas menos sonoras y más concretas que las exhibidas hasta aquí por lo más fariseo de nuestra prensa.

¿Qué han hecho los redactores de nuestra "prensa seria"? ¿No es evidente que debían procurarse argumentos y mostrar a los alumnos que no tenían razón? ¿Dónde está el articulista que haya intentado siquiera tomar nota de los argumentos que hacen los alumnos? Por el contrario, todo parece indicar que había una jauría aguardando el ¡partan! para lanzar sobre la Facultad de Filosofía y Educación todo un arsenal de frases cargadas de amenazas y faltas de reflexión. Incluso aparecieron por allí artículos que, por el contenido, puede uno pensar que llevaban décadas en la gaveta, artículos pintarrajados de una ridícula y deprimente felonía.

Probablemente (por el fondo implicado y de todos sabido) nada produjo más indignación que la serie de ataques editoriales de "El Mercurio", donde se mezclaron la falsedad, la amenaza, el mandato velado y el llamado abierto a la intervención: "No es posible que el recinto universitario se convierta en lugar de indefensión y en campo abierto a la violencia..." "La universidad forma parte del territorio nacional y no pueden estar en ella desamparados la dignidad y derechos humanos que garantiza la Constitución en todo el país". "En la próxima reunión del Consejo habrá, sin duda, lugar para adoptar las medidas que el caso requiere." Y días después: "Dos sesiones de la Corporación se han realizado sin que se expidiera una declaración de abierta censura a lo ocurrido y menos un plan de medidas para conjurar en el futuro la indefensión académica ... Nos parece que la Universidad de Chile está siguiendo un camino peligroso ... está abriendo sus puertas para que se introduzcan en sus aulas individuos y métodos que nada tienen en común con la misión que incumbe a este alto instituto."

Un punto culminante en esta actitud pocas veces reiterada en esta sede larga y angosta de la cobardía y el fariseísmo se encuentra en el pasaje siguiente:

"De continuar las actitudes contemplativas y la lenidad ante los grupos de choque que están organizándose dentro del estudiantado, la Universidad de Chile puede descender a tales extremos que sus autoridades queden supeditadas y se vea el inevitable y bochornoso espectáculo que se está presenciando en tantos países de América..."

Pero no vamos a perder por vez milésima el tiempo criticando la fraseología profesional y multiforme de "El Mercurio", sólo importa considerar sus editoriales como un signo no despreciable del punto en que están los negocios políticos en cuanto respecta a nuestra Universidad.

Los alumnos de la Facultad de Filosofía (la prensa dice Facultad de Filosofía o Instituto Pedagógico, indistintamente, pero con una buena dosis en ello de táctica confusionista) argumentan que la Ciencia y la Investigación Científica son nombres ampulosos para una operación imperialista compleja en sus efectos. A la explotación de nuestra capacidad científica de trabajo, a la colocación de chatarra instrumental, a la inducción de un estilo de vida que transforma a nuestros intelectuales en extranjeros, al catastro que levantan agentes astutos de nuestra riqueza, a la radiografía socio-política, a la operación de activistas proyanquis, a la corrupción de los jóvenes becados, a la transformación que arrasa sin consulta nuestros hábitos bibliográficos y nuestras tradiciones de cultura, agregan una consideración que encuentra fundamento en hechos y actitudes dentro del ambiente académico: la enajenación de nuestras élites que, sin grandes hábitos de reflexión, se muestran expuestas a una granizada ininterrumpida de frases llenas de ruido y vacías de significado. Esta enajenación divide a los grupos que debieran unirse: mientras unos pretenden que no puede producirse investigación genuina dentro de la explotación, sino que en tales condiciones la investigación no hace más que afianzar la supremacía tecnológica y así la fuerza del imperialismo, los otros piensan que la investigación puede mantenerse inmaculada en el clima disolvente y corruptivo del colonialismo y la penetración; mientras los primeros miden con inteligencia táctica la fuerza de esta relación y comprenden que no pueden aceptarla sin exigir a nuestras instituciones un cambio de criterios, una relación más ventajosa y más independiente en los convenios, los otros pretenden que las cuestiones políticas ni remueven este estado de cosas ni tendrían que removerlo sin distorsionar la naturaleza específica de la "búsqueda de la verdad". El lector puede comparar los dos pasajes siguientes:

"La actitud asumida por los estudiantes resulta de una clara conciencia de nuestra responsabilidad en la defensa de los principios del desarrollo independiente de nuestra educación superior. Por lo tanto, nos oponemos a toda "ayuda" condicionada que desvirtúe la labor de nuestra Universidad." (Avanzada, órgano de los alumnos de la Facultad de Filosofía.)

"El fin no justifica los medios. Al usar los mismos métodos de animalidad que combatimos, la lucha pierde la fuerza y la calidad que debe tener; se logra así destruir las ideas que se jactan de defender." (Centro de Estudiantes de Ciencias, cit. en "El Mercurio", 16-6-67.)

El contraste es evidente: los alumnos de la Facultad de Filosofía están reaccionando con hechos ante hechos y argumentando para apoyar su reacción. Los alumnos del Centro de Ciencias, por el contrario, aparecen nadando a la buena de Dios en una jalea de frases. ¿Podrían indicar —sin revelar su torpeza— la "animalidad" que están combatiendo? ¿Acaso es la animalidad del Departamento de Estado, de la investigación científica, de los ciclotrones, de las autoridades universitarias? ¿De qué animalidad hablan estos futuros científicos?

Cambiando la perspectiva y dando lugar al alegato de los "vándalos" de la Facultad de Filosofía y Educación nos damos cuenta sin mucho trabajo de la fuerza que hay en su argumentación. No requieren de abogados para exigir toda una montaña de explicación v justificación a quienes son responsables de la supuesta investigación científica y la cierta y oscura gestión pronorteamericana. Ha sido la Facultad de Filosofía y Educación, a través de su Consejo (y con decisión respetable si se tiene en cuenta el clamor fariseo levantado dentro y fuera de la universidad), la sola institución que ha salido fiadora de los alumnos. En una declaración entregada a la prensa el 20 de junio, dicho Consejo pone en relación los movimientos que recrudecen cada vez más en nuestras universidades con "el contexto histórico de un mundo cada vez más cargado de beligerancias políticas y económicas ... "; así, también, la declaración mencionada —revelando un obvio realismo que los redactores de la "prensa seria" no podían considerar— llama la atención sobre "un mejor conocimiento de las condiciones materiales y humanas en que se realizan en Chile las tareas universitarias". "Desde este punto de vista —agrega— los ataques de que han venido siendo objeto indiscriminadamente los profesores y alumnos de la Facultad de Filosofía y Educación merecen nuestra protesta".

Pero el alegato de los alumnos va mucho más allá. Parte de la ninguna información segura sobre la tan cacareada investigación científica, sigue con la inducción inorgánica y así confusionista de la ayuda norteamericana, continúa con la entrega de las partidas en material norteamericano, la aprobación por técnicos norteamericanos de los planes de investigación, la no relación de la investigación con las necesidades del país, la exportación de los resultados en forma de papers cuyo aporte al bien nacional se reduce a un prestigio de sobremesa, el saqueo de nuestro caudal artístico con el aplauso de un pueblo enajenado, el empleo a destajo de nuestros investigadores que vuelan de ida y vuelta agregando sus rentas en los institutos extranjeros al sueldo que aquí se les conserva, la curiosa inclinación "sociológica" de los investigadores norteamericanos, el rechazo sin más consulta de los candidatos marxistas, la deformación implicada en criterios de investigación social, educacional, económica, etcétera, que no corresponden a nuestra realidad, la parcialización del trabajo científico que obliga a nuestros investigadores a subordinarse a un plan que no han contribuido a formar; la preferencia por ciertas Facultades, la distribución desigual de los recursos de investigación (la Facultad de Ciencias Físicas y Matemáticas, o sea, Ingeniería, tiene el 40% de los recursos) hasta el extremo de la imposible salida a una ciencia independiente en términos de la fórmula imperialista. El alegato es más amplio y el detalle no cabe en este espacio.

Ante una conciencia despierta no puede uno andarse con frases. Y la verdad es que no sólo hay frases en la fácilmente explicable campaña antiuniversitaria de la prensa, sino que no se encuentra otra cosa en la defensa de los convenios norteamericanos y planes de investigación sostenida en los medios académicos. Es bueno repetirlo: ante una conciencia despierta no puede uno andarse con frases; mueren ya para siempre los siglos y siglos que vivió este continente hundido en la bruma de la retórica y la cháchara irresponsable. No esperan los universitarios que viven en esta época un rosario impecable de argumentaciones. Ni siquiera admitirán "estudios estadísticos autorizados" (por lo demás, no los hay). Los universitarios con que tienen que habérselas los fraseólogos defensores de la investigación pura piden hechos, piden cuenta al detalle de la distribución del presupuesto, piden el detalle de todas las monstruosidades que hasta aquí pasaron bajo la vista gordísima de gordos caballeros, piden el detalle de la distribución de las divisas, el detalle de la colocación de los grants. Y piden también el detalle de los resultados, la prueba sensible de que los hay, su monto y su destino. No vengan, pues, a esta polémica con frases; deben traer pruebas de que hay investigación y no explotación, pruebas y no historias acerca de las pruebas. Deben mostrar que es posible y positiva la investigación en un país colonizado, deben mostrar que no va a parar necesariamente en servicio y sujeción, que es una operación favorable a nuestra independencia y no un pase más de explotación y coloniaje. Y esto deben mostrarlo con resultados, no con frases.

JUAN RIVANO
Catedrático de Filosofía de la Universidad de Chile


MUJER FATAL

CUANDO hayan pasado estos tiempos difíciles y sólo quede de ellos un recuerdo triste, es probable que en el museo de las figuras tenebrosas de la historia, junto a Atila, la Inquisición y Hitler, pueda verse una imagen extraña: la de Adela.

No se trata de una envenenadora, ni de una moderna organización de terrorismo racista, pero es igualmente fría, calculadora y deshumanizada.

Sus fechorías no son comunes. No usa veneno ni puñal, sino proyectiles de papel que dan certera y mortalmente en el blanco, es decir en los frágiles y siempre necesitados bolsillos de los capitalistas latinoamericanos.

Se trata de Adela, Compañía de Inversiones S. A.

Ella es una empresa privada multinacional, que actúa adquiriendo acciones de empresas nuevas o existentes y que opera solamente en América Latina, aunque tiene su sede legal en Luxemburgo y su oficina de. tesorería en Suiza. Sus accionistas son más de 140 compañías industriales, bancos e instituciones financieras de Europa, Norteamérica y Japón.

Esta "dama", con más dinero que escrúpulos, no le hace ascos a ningún programa. Aunque solamente comenzó a trabajar en nuestras pistas en 1964, lleva ya en su cartera acciones de unas 60 empresas de 16 países de América Latina: 2 de Argentina, 7 de Brasil, 10 de Ecuador, 5 de México, 3 de Chile (Compañía de Productos de Acero, Fibro-química Hoechst e Industria Productora de Repuestos Automotrices), 3 de Perú, 3 de Venezuela, etc.

Si examinamos la libreta de accionistas de Adela encontraremos, en Alemania, al Deutsche Bank y al Dredsner Bank (dos de los antiquísimos bancos D), juntos con Fried Krupp (los fabricantes de armas desde el siglo pasado, expropiados como criminales de guerra y nuevamente recuperados gracias a la "gentileza" norteamericana). De Japón encontraremos a Mitsubishi Bank, Sumitomo Bank, Hitachi y Fuji Bank (centenarios zaibatsu que se han transformado de príncipes en industriales-banqueros). De Inglaterra la Shell Petroleum, la Imperial Chemical Industries (de las cuales podría decirse que todos los detergentes de la Imperial no alcanzarían para lavar las manos de sus gerentes), y el Barclays Bank. De Estados Unidos la lista es mucho más larga: The Coca Cola Company, E. I. Dupont, First National City Bank, Ford Motor, General Motors, Gulf Oil, Mellon Bank, Standard Oil, Chase Manhattan Bank, etc.

Tantos tiburones juntos nos hacen recordar algunos párrafos de Lenin:

"A medida que van desarrollándose los bancos y que va acentuándose su concentración en un número reducido de establecimientos, de intermediarios que eran antes se convierten en monopolistas omnipotentes que disponen de casi todo el capital monetario... así como de la mayor parte de los medios de producción y de las fuentes de materias primas de uno o de varios países".

"Esta transformación... constituye uno de los procesos fundamentales de la transformación del capitalismo en imperialismo capitalista".

Además: "la época del capitalismo moderno nos muestra que entre los grupos capitalistas se están estableciendo determinadas relaciones sobre la base del reparto económico del mundo".

Es así como los grupos dominantes de diversos países que aparecen públicamente en competencia se han unido ahora en esta empresa común. Entre todos han vestido con unos velos incitantes a la vieja y gastada prostituta capitalista y la han convertido en Santa Adela.

No importa que el CÍES reconozca que América Latina está creciendo con un ritmo cada vez más lento, que la producción agropecuaria está estancada, que el comercio exterior es cada año más negativo y que lo único que aumenta con rapidez es la deuda externa. No importa. Los países desarrollados, con Estados Unidos a la cabeza, están muy preocupados por nuestro futuro y hacen esfuerzos para ayudarnos. Uno de estos esfuerzos es Adela.

Para evitar las reacciones en contra, que nunca faltan en estos casos, nos aseguran que "Adela no busca el control financiero ni las responsabilidades de gerencia en las empresas en las cuales hace inversiones. Prefiere que el control y la gerencia estén en manos de los empresarios locales de cada país" (véase el folleto de propaganda). Ellos parecen pensar (¡astuta idea!) que lo principal en esta época de inquietud es fortalecer como se pueda la estructura capitalista en los países dominados. Pero al mismo tiempo sienten en lo profundo de su corazón que "business are business" y agregan: "Adela espera lograr un adecuado retorno sobre sus inversiones y recibir una razonable compensación pollos servicios proporcionados".

Pero no deberían estar tan contentos. Ll mismo Lenin planteó —y la historia lo ha demostrado con dos guerras mundiales— que los acuerdos amistosos entre los grupos financieros de las potencias dominantes no atenúan la lucha por el reparto del mundo y sólo duran hasta que sus contradicciones internas los empujan a buscar un nuevo reparto.

Agregúese a esto la creciente inquietud de los países dominados y "repartidos". Tal vez Adela haría mejor retirándose a los Estados Unidos. Allí encontraría un ambiente mucho más propicio para ella.

RICARDO


Edición digital del Centro Documental Blest el 07feb02