El oscuro negocio del tunel Lo Prado

PUNTO FINAL
Año I. Nº 29
Mayo 1967

RÉGIS DEBRAY

LA campaña internacional en defensa de la vida del escritor y periodista francés Régis Debray, detenido en Bolivia junto con otros dos periodistas, Andrew Roth y Alberto Fructuoso, ha encontrado amplio eco en Chile. El nombre de Debray no era desconocido en nuestro país.

PUNTO FINAL había publicado el más importante de sus ensayos sobre América Latina: "¿Revolución en la Revolución?". Ese trabajo de Debray causó gran impacto en los medios políticos más atentos al desarrollo del pensamiento revolucionario. En esta edición PF presenta otro ensayo de Debray: "América Latina: algunos problemas de estrategia revolucionaria", y preparamos para nuestra siguiente edición: "El Castrismo: la gran marcha de América Latina", publicado originalmente en "Les Temps Modernes" de París.

Siguiendo una tradición que honra a Francia, su país natal, Debray se ha incorporado de lleno a las riesgosas tareas de un combate que en América Latina se inició en el siglo pasado y que está iluminado por el heroísmo de varias generaciones.

Para los intelectuales que, imitando el ejemplo de Debray, den en el futuro el paso que separa a la teoría de la práctica, debe resultar emocionante el respaldo que actitudes como las del escritor francés merecen a las vanguardias más esclarecidas de nuestros pueblos.

No hay país de América Latina donde no esté en curso una intensa campaña en defensa de Debray y sus compañeros. En Chile, que ha estado largo tiempo —quizás demasiado— ausente del apasionante quehacer revolucionario, la campaña por Debray ha tomado verdadera magnitud. El presidente del Senado, doctor Salvador Allende, la inició con un cable a Barrientos, el "gorila" que ocupa la Presidencia en Bolivia, y fue seguido con pronunciamientos del PS, PC y MIR. Un diputado democristiano "rebelde", Alberto Jerez, propuso y obtuvo un acuerdo de la Cámara de Diputados. El Colegio Nacional de Periodistas comisionó a su secretario general, Héctor Suárez, para que investigara en La Paz la situación de los detenidos. Más de cuarenta catedráticos universitarios firmaron un cable a Barrientos. Jóvenes estudiantes del MIR lanzaron una campaña nacional recogiendo firmas en tarjetas para ser enviadas a la capital boliviana y encontraron apoyo de compañeros de otras tendencias políticas. El nombre de Debray relumbra en los muros de Santiago. Estas actividades solidarias han coincidido con las intervenciones en el mismo sentido de personalidades europeas que van desde el presidente De Gaulle hasta académicos, premios Nobel y científicos.

¿Por qué esta movilización universal en defensa de Debray? La razón no es complicada ni difícil de entender. Debray representa lo mejor del género humano. Es uno de aquellos hombres que luchan con armas limpias y decentes por un mundo que en América Latina pugna por nacer y que lo hace con dolor, coraje y reciedumbre ideológica. Ante hombres como Debray incluso aquellos que no concuerdan con sus ideas se inclinan respetuosos.


Escándalo

EL OSCURO NEGOCIO DEL TÚNEL LO PRADO

El 12 de enero de 1966, el Presidente Frei, con la cabeza cubierta por un casco protector de fibra, presidió una imponente ceremonia al aire libre en la cual declaró oficialmente iniciada la construcción del túnel Lo Prado, obra de gran aliento, destinada a acortar la distancia que separa a Santiago y Valparaíso.

De acuerdo con el compromiso contraído por la poderosa empresa Deves-Del Río-Torretti, que obtuvo la propuesta del Ministerio de Obras Públicas para construir el túnel, éste debe estar terminado en julio de 1969.

Es difícil que la fecha sea respetada porque, de acuerdo con informaciones que tiene en sus manos ese Ministerio, la empresa constructora aún no empieza la perforación del túnel y, lo que es más serio, es posible que no la realice jamás.

Por ahora hay en marcha una sospechosa maniobra. Deves-Del Río-Torretti ha solicitado a Obras Públicas una sustancial revisión de la propuesta que se adjudicó, para variar el trazado del túnel, acortándolo considerablemente y así rebajar el costo de la obra. El proyecto de la empresa constructora mejorará sus utilidades y su historia podría cargarse jocosamente a la alegre cuenta de los "millonarios en libertad" si no comprometiera cuantiosos recursos fiscales.

UNA HISTORIA LARGA

En 1937 un joven y brillante ingeniero, Alfonso Díaz Ossa, 25 años, presentó junto con sus colegas, Óscar Jiménez Gundián y Juan González Ramírez, el anteproyecto de una variante del camino Santiago-Valparaíso con la construcción del túnel Lo Prado.

La iniciativa de los jóvenes ingenieros cautivó al abogado Federico Villaseca Mujica, que planteo al gobierno que se podía formar un consorcio de capitales extranjeros para financiar la obra. Los financistas se reservaban por 30 años el cobro del peaje para el acceso al túnel.

Desestimada la iniciativa, el Estado, en 1947, se comprometió a construir el túnel, sin resultados. Llegó 1957 y el gobierno de Ibáñez se propuso encarar la construcción. Desechando los proyectos anteriores resolvió hacer un túnel de 1.400 metros lineales, con una pendiente de 3%, accesos de grandes carreteras, pendientes suaves inferiores al 4% y con un movimiento de tierras, en los accesos, del orden de los 200 mil metros cúbicos.

La administración siguiente (Alessandri) desestimó el proyecto ibañista y lo reemplazó por otro, cuya construcción recayó en la firma Domínguez-Duhalde, que no la pudo cumplir porque uno de los socios tuvo serias dificultades legales. Los trabajos quedaron paralizados, imponiéndose la posición del entonces Ministro de Obras, Pablo Pérez Zañartu.

En 1963 se anunció que ya se contaba con un proyecto ideal y en 1964, casi al término de su mandato, el gobierno de Alessandri llamó precipitadamente a propuestas públicas. El nuevo proyecto contemplaba la construcción del túnel a la altura del kilómetro 2.8 del camino Santiago-Valparaíso, dentro de un plazo de 1.300 días, por un valor de 29.933.850 escudos. El túnel tendría una longitud de 2.675 metros, un ancho de 7 metros, dos pasillos laterales de 77 centímetros, con galibo de 4.5 metros, iluminado con gas mercurio, ventilación transversal y pendiente de 1.7%.

La apertura de la propuesta se hizo el 15 de octubre de 1964, días antes de la entrega del mando al Presidente Frei y fue ganada por la empresa constructora Deves-Del Río-Torretti, que presentó un proyecto de reducido costo lo que le permitió desplazar a una empresa argentina.

TRES AÑOS Y NADA

En dos oportunidades, bajo el gobierno democristiano, se anunció el comienzo de la construcción del discutido túnel. En 1965, el senador nacional Pedro Ibáñez demostró que a pesar de los anuncios no se había movido en el lugar ni un kilo de tierra.

Ya algunos técnicos imparciales habían llamado la atención al bajo presupuesto presentado por la firma ganadora de la propuesta, lo que sumado a la ausencia de un personal especializado, imposibilitaría la realización normal de la obra.

El conocimiento que existe en sectores de la construcción sobre la habilidad de la empresa Deves-Del Río-Torretti para aumentar sobre la marcha sus demandas al Fisco, con el pretexto de la ampliación de obras hizo pensar a esos técnicos imparciales que sus ejecutivos se habían anticipado a crear condiciones para nuevas exigencias económicas al Ministerio de Obras Públicas.

EL OSCURO NEGOCIO

Pronto saltó la liebre. La empresa constructora, luego de ganarse la propuesta, sugirió reducir la extensión del túnel, elevando el nivel donde se perforará la cuesta Lo Prado.

El cambio de niveles atenta contra el objetivo principal que se persigue con la construcción del túnel ya que al elevarlo, las pendientes se acentuarán lo que demandará mayor gasto de combustible a los vehículos que transiten por él. Originalmente se calculó una economía de 11 millones de escudos, por menor gasto de combustible y repuestos.

Con su proyecto la empresa constructora mejora sus utilidades porque al elevar el nivel del túnel se tiene que realizar un mayor movimiento de tierras para preparar accesos, lo que permite a Deves-Del Río-Torretti solicitar ampliación de las obras.

El Ministerio pudo rechazar de plano el nuevo proyecto por haber sido planteado después que la empresa adquirió el compromiso con el Fisco. Pero sus funcionarios conocen el poder político del clan Deves-Del Río-Torretti.

En los instantes en que la empresa anunció su propósito de no respetar el compromiso contraído, el ingeniero Raúl Deves ocupaba el cargo de Presidente del Banco del Estado mientras José Luis del Río figuraba como Vicepresidente del Partido Democristiano, que está en el poder desde 1964. Sergio Torretti era Presidente de la Cámara Chilena de la Construcción, poseía ya una revista para defender sus posiciones y mantenía estrecho contacto con la jerarquía de la Iglesia Católica, influyente en el gobierno de Frei. Los tres tienen, además, acceso libre a la Moneda.

Esta influencia se hizo sentir sobre el Ministerio de Obras Públicas, que se vio obligado a realizar un estudio para analizar la nueva proposición, que le costó 800 mil escudos.

Los tres empresarios no se conformaron con esperar el veredicto final del Ministerio y pidieron anticipados recursos económicos, a través de "tratos directos", por un total de cuatro millones de escudos, para realizar trabajos de construcción de un camino de acceso al túnel Lo Prado y de otro, que va desde la Cuesta de El Manzano a la Cuesta Chacabuco. Esas obras son innecesarias por el momento, porque aún no se inicia la construcción del túnel Lo Prado y porque el otro túnel, el de Chacabuco, no está terminado.

También el grupo Deves-Del Río-Torretti obligó al Ministerio de Obras Públicas a pagar los estudios que sin autorización realizó para concretar su contra-proyecto, aún no aceptado, pese a que en el contrato que surgió de la propuesta pública no figuraban partidas para ese fin. El Ministerio canceló 300 mil escudos más a la empresa por sus estudios, no obstante que fueron realizados por orden del clan constructor sin consultar al Fisco. Esos 300 mil escudos deben sumarse a los 800 mil que el Ministerio gastó en sus estudios.

La empresa Deves-Del Río-Torretti se ha habituado a presentar hechos consumados al Ministerio. Merced a ese estilo, comunicó a la Dirección de Vialidad que había realizado trabajos especiales, para investigar la aplicabilidad de su proyecto, los que avaluó en un millón de escudos.

De los trabajos realizados tampoco se informó oportunamente al Ministerio, por lo que la Contraloría General de la República bien podría abrir una investigación sobre ese gasto extraordinario provocado por la empresa constructora.

Las curiosas iniciativas del grupo Deves-Del Río-Torretti le costarán al Fisco más de dos millones de escudos, sin beneficio alguno porque las obras realizadas al margen son innecesarias ya que se ha comprobado que el proyecto original del Ministerio es eficiente y realizable.

Existen pruebas que indican que el cerro que deberá ser perforado "es sano", lo que descarta la crítica de los constructores que han sostenido que tiene fallas geológicas, que recargarán los costos.

Técnicos solventes —entre ellos Ole Singstad, experto ya consultado— afirman que no hay ningún elemento que impida la construcción del túnel. Todos los problemas de ventilación son superables y las dificultades de cualquier otro tipo no resisten a los recursos que posee la técnica.

La empresa Deves-Del Río-Torretti atraviesa por un difícil momento que sólo podrá superar con su poder político. Raúl Deves está dedicado a atender el cargo de "relacionador" entre la Moneda y la empresa privada, puesto que le creó el Presidente Frei. Sergio Torretti es el emperador del trust editor Zigzag. Al parecer sólo José Luis Del Río está al frente de la empresa constructora.

Si el Ministerio persiste en que el túnel se construya de acuerdo con la propuesta del 15 de octubre de 1964, el clan Deves-Del Río-Torretti podría verse obligado a seguir el ejemplo de Luis Pubill.

Una situación similar se produciría si la Contraloría hiciera efectiva la fianza de varios millones de dólares que la empresa suscribió para respaldar su compromiso con el Ministerio de OO. PP.

La situación para Sergio Torretti es más delicada. La empresa Zig-Zag no atraviesa por buen momento pese a haber mantenido durante años la categoría de uno de los mejores negocios del país. La circulación de las publicaciones atenta contra el valor de la facturación mensual. La devolución en el mes de abril fue cuantiosa lo que ha hecho dudar de la eficiencia de Gerardo Infante, jefe de la circulación de Zig-Zag con categoría de gerente y 7 mil escudos de sueldo mensual cargo que ocupa por haber sido antes secretario del Cardenal Raúl Silva Henríquez.

Si el Ministerio de OO. PP. acoge los planteamientos de la Dirección de Vialidad, donde actúa como Director el eficiente y correcto funcionario Alfonso Díaz Ossa, la empresa Deves-Del Río-Torretti quedará al descubierto. En tal caso, el país podría conocer con anticipación un nuevo escándalo financiero que ya está en marcha.


Análisis

EL PARTIDO SOCIALISTA Y LA EXPERIENCIA CUBANA

La comisión política del Partido Socialista entregó una declaración oficial sobre la visita a Cuba de la delegación que encabezó el secretario general del PS, Aniceto Rodríguez, y que integraron los miembros de esa comisión política, Carlos Altamirano y Adonis Sepúlveda. Posteriormente, el senador Altamirano ofreció una conferencia en la Sala "Arauco" del PS, que alcanzó gran resonancia en la prensa. Por otra parte, el consejo de redacción de PUNTO FINAL tuvo oportunidad de conversar, amplia y detenidamente, con los dirigentes socialistas que viajaron a Cuba. Esta nota se basa, por lo tanto, en esos elementos de juicio que ha tenido a su alcance la redacción de PF.

EL intercambio de puntos de vista entre dirigentes del PS chileno y del PC cubano, dejó en evidencia que existe concordancia en los aspectos esenciales de las políticas que inspiran a ambos partidos.

Los dirigentes socialistas estuvieron en La Habana ocho días y sostuvieron conversaciones con los más altos funcionarios y dirigentes cubanos. Con el Primer Ministro, Fidel Castro, por ejemplo, conversaron durante diez horas. También se entrevistaron con el Presidente, Osvaldo Dorticós; Armando Hart (secretario de organización del PC cubano), Raúl Roa (canciller), Osmany Cienfuegos (secretario general de la OSPAAL), etc. una entrevista de especial significación fue con el representante en La Habana del FLN de Vietnam del sur.

La invitación a los dirigentes chilenos fue formulada personalmente por Fidel Castro. En carta que dirigió a Aniceto Rodríguez, en agosto del año pasado, el Primer Ministro cubano planteó la invitación y reconoció expresamente "la firme y valiente actitud de solidaridad internacionalista y consecuente, con los principios revolucionarios" que el Partido Socialista chileno mantiene "frente a la vergonzosa y criminal política del gobierno entreguista y claudicante de Frei y su camarilla hacia Cuba y su complicidad con el bloqueo imperialista a nuestra patria" (PF Nº 13).

Las conversaciones en La Habana revelaron que el PS chileno y el PC cubano estiman que el imperialismo norteamericano se ha convertido en el principal enemigo de la humanidad, y que su brutalidad intervencionista ha determinado que el proceso liberador latinoamericano tenga carácter continental y armado. Al analizar esta situación, el PS expresó su solidaridad con los movimientos guerrilleros de Bolivia, Venezuela, Colombia y Guatemala, como asimismo su respaldo a la revolución cubana y su apoyo a todos los pueblos que por diferentes vías y medios combaten en el mundo contra el enemigo común. Esta apreciación concedió importante significado a la lucha que se libra en Vietnam y se compartió que la obligación revolucionaria de todos los pueblos, estados socialistas y fuerzas populares es prestar el mayor apoyo y toda la ayuda necesaria a los combatientes vietnamitas.

Los dirigentes socialistas, dentro de este espíritu solidario, señalaron su interés por participar en la Primera Conferencia Latinoamericana de Solidaridad que la OLAS ha organizado en La Habana para el mes de julio. El PS considera que el comité chileno de OLAS (que aún no se ha constituido) debe tener próxima y real actividad. El PS asigna al comité chileno de OLAS un papel importante en el proceso de maduración, desarrollo y unificación del movimiento antimperialista.

El senador Carlos Altamirano —que en su conferencia trazó una perspectiva de lo que observaron en Cuba los dirigentes socialistas— dijo que hay coincidencia sustancial con el PC cubano. En un punto surge discrepancia, y ella, en todo caso, favorece las perspectivas revolucionarias en Chile. Fidel Castro, en su conversación con los dirigentes socialistas, les expresó que, a su juicio, en Chile no existen condiciones adecuadas para que la lucha antimperialista se desarrolle por la vía armada, tal como ocurre en la mayoría de los países latinoamericanos. Según Fidel Castro, la implantación del socialismo en nuestro país estaría ligada a la suerte del combate armado en otras naciones. Para el dirigente cubano el papel actual de los revolucionarios chilenos consistiría, en lo fundamental, en prestar solidaridad real y efectiva a los movimientos combatientes.

Carlos Altamirano al reseñar esta opinión dejó en claro que el PS no la comparte totalmente. Desde luego, dijo, el PS considera de prioridad ayudar en forma efectiva a los revolucionarios que ya están combatiendo con las armas en la mano. En este sentido, el PS considera que debe aplicarse la colaboración continental que está marcando el proceso liberador. Sin embargo, no es cosa segura —dijo— que los revolucionarios chilenos deban contentarse con prestar ayuda y esperar a que el éxito guerrillero en otras partes haga posible el paso al socialismo en nuestro país.

Desde luego, el mismo hecho de la solidaridad activa, no sólo acerará la conciencia antimperialista combatiente en la vanguardia chilena. Al mismo tiempo engendrará un proceso en que el papel relativamente pasivo que se nos asigna, tendrá que adoptar otra forma. Esto daría razón a la duda expresada por Altamirano respecto a lo ineluctable de una espera en Chile del triunfo revolucionario en otras partes del continente.

Para Altamirano resulta claro que la confrontación de opiniones con los dirigentes cubanos —que hoy sostienen la vanguardia de la lucha antimperialista en América Latina— redunda en esclarecimiento y provecho para los dirigentes políticos latinoamericanos. En Cuba se sigue atentamente el proceso liberador continental sin regatearle solidaridad y ayuda. La estrategia cubana —que no se pretende imponer a movimiento alguno pero cuya justeza general está demostrando la prueba de los hechos— señala que la tarea más importante actual es la lucha contra el imperialismo. Ella debe ser continental y necesariamente armada. Debe desarrollarse en las montañas y en el campo, o sea, es guerrillera. La guerrilla es el medio más eficaz para derrotar los ejércitos profesionales que oponen el imperialismo y las burguesías. El mando debe ser político y militar conjunto, o sea, los dirigentes no pueden marginarse de la lucha armada so pena de hacer fracasar la revolución. La guerrilla es en si un foco político a la vez que militar. Supone la unidad en su seno de campesinos, intelectuales revolucionarios y obreros, y acuden a ella combatientes que no sólo pertenecen a diferentes sectores sociales, sino también ideológicos. En la lucha se produce la proleterización de la ideología del combatiente. Esto significa que, irreversiblemente, los combatientes antimperialistas radicalizarán su pensamiento para iniciar desde el poder las transformaciones socialistas.

La concepción cubana rechaza, por lo mismo, orientaciones que son ajenas a la realidad latinoamericana. Refuta como un error estratégico la política de coexistencia pacífica insertada mecánicamente a una realidad que presenta maduras las condiciones revolucionarias. Rechaza de igual modo las torpezas tácticas que en nuestro continente han cometido los dirigentes chinos.

Para el senador Altamirano, Fidel Castro es no sólo el mejor intérprete latinoamericano de las más puras enseñanzas de la revolución bolchevique, sino, además, el heredero legítimo de la estrategia liberadora que, en su época, diseñó Bolívar. Las grandes batallas independentistas del siglo pasado no fueron esencialmente ideológicas, sino armadas. Se libraron en Boyacá, Carabobo, Maipú y Ayacucho, como ahora se están librando contra el imperialismo en Falcón, El Bachiller, Ñancahuazú, Izabal, Marquetalia, etc.

Altamirano dijo que. así como es un error injertar la política de coexistencia pacífica en la realidad revolucionaria latinoamericana, igualmente lo es revivir procesos políticos que no tienen hoy razón de ser. América Latina no vive la situación europea. La política de frentes populares —aplicada hace un cuarto de siglo— fue un error, a juicio de Altamirano. También se introdujo en Chile mecánicamente, y mientras en México, Lázaro Cárdenas asestaba un serio golpe al imperialismo al nacionalizar el petróleo, en Chile los partidos populares se conformaban con la creación de la CORFO, que ha sido un excelente soporte para la burguesía.

El PS está configurando una posición clara y tajante, y adecuando medidas de organización necesarias. Comprende que la gran confrontación con el imperialismo se da en el plano armado y que todos los que aspiren a establecer el socialismo en Chile, deben prepararse, teórica y prácticamente, para ello. El movimiento popular chileno —señala Altamirano— no puede olvidar que vivimos en el centro de un mundo que pugna por asomar en el continente, y que ya en muchas partes lo está haciendo no sin dolor y sacrificio, pero con decisión y heroica resolución de vencer o morir.


Denuncia

FUGA DE DÓLARES

NUESTROS vecinos de América Latina tienen que comprender que el único camino hacia su progreso es el de la ayuda a sí mismos". Esto que viene repitiendo en forma obsesiva míster Johnson es una forma de insinuar que nuestros gobiernos no deben seguir pidiendo ayuda y que deben arreglárselas como puedan.

A pocas semanas del desfile de mendigos de Punta del Este, los técnicos de la CEPAL, reunidos en Caracas, nos proporcionan algunas informaciones interesantes sobre esa ayuda.

Las entradas netas de capital (préstamos e inversiones nuevos menos amortizaciones de la deuda acumulada) fueron de unos 1.300 millones de dólares anuales en el último quinquenio. Por otra parte “las utilidades que se llevan las empresas extranjeras que operan en América Latina alcanzaron a 1.600 millones de dólares en 1966, en tanto que los intereses pagados por préstamos externos llegaron a 670 millones en ese año”. Esto da en conjunto unos 2.170 millones de dólares anuales.

Si se comparan las cifras de la ayuda externa con las salidas de capital podrá comprenderse por qué hay quienes aseguran que son nuestros países los que ayudan a Estados Unidos. También podrá verse por qué "la deuda externa de la región ha seguido aumentando y asciende ahora a más de 12.000 millones de dólares".

Las empresas que se llevan tan sustanciosas utilidades son en su gran mayoría norteamericanas y muchas de ellas no hacen más que explotar nuestros recursos naturales, llevándose materias primas que después elaboran en sus propios países. Es por esto que a las utilidades que se llevan por el simple proceso de extracción deberíamos agregar las utilidades que podríamos obtener si elaboráramos aquí nuestras materias primas. Las que obtendríamos si en vez de dejar que esas empresas se lleven la bauxita, el mineral de hierro, el petróleo crudo, el cobre blíster, exportáramos aluminio elaborado, acero transformado en maquinarias, combustibles y productos petroquímicos, artefactos de cobre elaborado, etc. Esas utilidades potenciales que en realidad son llevadas al exterior, no están incluidas en los 2.170 millones de dólares. En cambio aparecen formando parte de las utilidades que declaran las grandes empresas norteamericanas. Tomemos algunas como ejemplo: la Aluminum Co. of America obtuvo 106 millones de dólares de utilidades en 1966; la Kaiser Aluminum & Chem. Corp. obtuvo 59 millones; la Anaconda Company, 132 millones; la Kennecott Copper Corp., 125 millones; la Armco Steel Corp., 87 millones; la Bethlehem Steel Corp., 171 millones, etc.

Tampoco están incluidas en los 2.170 millones de dólares las depreciaciones repetidas de las inversiones (las empresas extranjeras retiran su capital inicial en 5 años y siguen después haciendo reservas para depreciación por el mismo capital durante otros 5 ó 10 años más).

Por otra parte, es bien sabido que los precios de nuestras exportaciones han venido creciendo más lentamente que los precios de los productos que importamos. La relación entre esos precios se hace cada vez más desigual, de modo que nuestros países pierden año tras año su poder de compra. Hemos calculado que si la relación de esos precios fuera ahora la misma que existía antes de la crisis del 30, nuestros países recibirían 7.000 millones de dólares más por sus exportaciones. Quiere decir entonces que por el sistema de precios del comercio exterior que nos imponen desde fuera perdemos anualmente 7.000 millones de dólares. Esto hay que sumárselo a los 2.170 millones anteriores.

Por otro lado, los gastos de turistas latinoamericanos, solamente en los Estados Unidos, llegan a 500 millones de dólares por año. Es el precio de la colonización mental de nuestros compatriotas prósperos.

Además nuestros países pierden lo que se ha llamado "salida de capitales no contabilizada". El Fondo Monetario estima esa fuga en 300 millones de dólares anuales, pero otros investigadores más realistas calculan 600 millones. Esos dólares que vuelan de América Latina encuentran fácilmente donde aterrizar.

LOS DÓLARES FUGADOS

¿Recuerdan ustedes cuando el señor Frei viajó a Europa, como Presidente de Chile, en julio de 1965? A su paso por Inglaterra los ministros de ese país le atajaron hábilmente un sablazo señalando que "América Latina tiene en estos momentos en los bancos de Estados Unidos, Suiza e Inglaterra alrededor de 20.000 millones de dólares que corresponden a capitales latinoamericanos fugados".

Los mecanismos son varios, desde el transporte de oro y dólares en aviones de propiedad particular hasta el indirecto método de las facturas falsas, en que un empresario compra productos importados a precios mucho más altos que los reales para que el vendedor-cómplice le deposite la diferencia en un banco del exterior. Este sistema es muy utilizado por las empresas extranjeras para inflar artificialmente sus costos, disminuir sus utilidades aparentes y pagar menos impuestos en los países en que operan.

Muy ingenioso era también el sistema de "acciones al portador" utilizado en Chile por la Anglo-Lautaro para facilitar la fuga de capitales. Esas acciones se podían comprar en Chile en escudos y se enviaban a Nueva York, donde un agente las vendía y depositaba los dólares en la cuenta del comprador, sin que éste saliera del anonimato. En los últimos meses de 1964 salieron de Chile varios millones de dólares por esta vía.

Otro método muy común parece ser la adquisición en el mercado negro (o paralelo, como lo llaman ahora), de los dólares que venden turistas y diplomáticos o de los que los gobiernos entregan a viajeros o lanzan al mercado para regular el tipo de cambio.

Pero no se crea que los países desarrollados se resisten a aceptar los capitales que se fugan de estos países sumidos en la pobreza. Por el contrario, ellos tratan de tentar a nuestros hombres de mayor fortuna con ofertas muy atractivas. Vea usted, por ejemplo, un número cualquiera de la edición latinoamericana de "Visión" y encontrará variadas e interesantes oportunidades de inversión. Si usted tiene bastante dinero no se preocupe siquiera de leer esa revista: le llegarán por correo, sin saber cómo, numerosos prospectos y ofertas.

Recibirá usted, por ejemplo, un lindo folleto con un león digno de la Metro que anuncia al Dreyfus Fund Inc. y otros del Philadelphia Fund Inc., en castellano (especial para Latinoamérica), junto con varios del Investors Overseas Service, otro del British-American Bank y alguno de las Asociaciones de Ahorro y Prestamos de California.

El British-American Bank, con sede en Nassau, Bahamas, le ofrece un 6,5% de interés: "el más alto compatible con la prudencia, en cuentas absolutamente confidenciales". Si usted robó el dinero, o por cualquiera otra razón no quiere que su nombre pueda aparecer públicamente, este banco anglo-norteamericano le citará los artículos 10 y 11 de la Ley Bancaria de las Bahamas, de 1965, que se refieren a "la preservación del secreto". Además le explicará en buen castellano cómo debe hacer los depósitos o transferir su cuenta desde otro banco.

Pero el caso más interesante, sin duda, es el de las "25 Asociaciones Bancarias de Ahorro y Préstamos Aseguradas de California". No es interesante por el interés que ofrecen (un miserable 4,85 por ciento anual), sino porque su dinero queda asegurado por una Agencia permanente del gobierno de los Estados Unidos, el FSLIC (Federal Savings and Loan Insurance Corporation), que le garantiza la seguridad' de sus cuentas hasta 375.000 dólares.

Esa agencia del gobierno norteamericano "está administrada por una junta directiva nombrada por el Presidente de los Estados Unidos con el consentimiento del Senado", según reza el folleto. El mismo le permitirá a usted saber que "según la ley promulgada por el Presidente Johnson el 1º de enero de 1967 con respecto a las inversiones del extranjero, tanto las cuentas como las ganancias que ellas devenguen están exentas de toda clase de impuestos en los Estados Unidos, siempre que pertenezcan a personas o compañías que no sean ni ciudadanos ni residentes de los Estados Unidos y que no se dediquen a negocio alguno dentro de este país".

LO QUE PERDEMOS

Volvamos ahora atrás y hagamos nuestros propios cálculos. Si las empresas y los prestamistas extranjeros se llevan anualmente de América Latina 2.170 millones de dólares por utilidades e intereses; si perdemos 7.000 millones por la relación de precios del comercio exterior; si se gastan en turismo 500 millones y se fugan 600 millones más por otras vías, con el visto bueno del Presidente y el Senado de los Estados Unidos, esto significa que perdemos algo más de 10.000 millones de dólares anuales (sin considerar las pérdidas de utilidades potenciales por no elaborar nuestras materias primas ni las depreciaciones repetidas).

Esos 10.000 millones de dólares anuales van en su mayoría a las arcas de los grandes bancos norteamericanos y contribuyen a aumentar la producción y el potencial económico de ese país. En cambio a nosotros esas pérdidas nos debilitan dramáticamente.

Consideremos que según la CEPAL el total de inversiones que se realizan anualmente en América Latina equivale a 18.000 millones de dólares. Si solamente recuperáramos lo que se nos arrebata podríamos aumentar esa inversión en más de un 50 por ciento. Podríamos, por ejemplo, construir 5 millones de viviendas anuales y en poco más de tres años habríamos eliminado el déficit habitacional en todos nuestros países. Podríamos financiar reformas agrarias profundas que permitieran en pocos años alimentar a nuestros 200 millones de hambrientos. Podríamos construir en un año plantas siderúrgicas suficientes para producir 30 millones de toneladas de acero. En poco más de un año podríamos eliminar la deuda pública externa y en otro año podríamos nacionalizar todas las empresas extranjeras que hay en América Latina, pagándolas al contado. En diez años nuestro continente estaría completamente transformado. Sin "alianza", sin "ayuda", sólo con lo nuestro, con lo que nuestros gobiernos sometidos se dejan arrebatar ahora fácilmente y que algún día recuperaremos.

RICARDO


Análisis

¿POR QUÉ OCULTAR EL ROSTRO DE LA REVOLUCIÓN CUBANA?

"En relación a estos pronunciamientos de carácter doctrinario, si se quiere, que a veces nosotros hacemos en esta Plaza Cívica, ocurren cosas curiosas: amigos de la Revolución Cubana que publican algunos discursos y otros no los publican, o que a veces los publican enteros, y otras veces publican una parte... ¡Amigos! ¡Qué clase de amigos!".

Discurso de Fidel Castro, 26 de julio de 1966

MIENTRAS la Revolución Cubana anduvo al paso, fue fácil para las izquierdas del mundo seguirla, entenderla, aplaudirla. Sus primeras realizaciones ajustaban en los esquemas programáticos más conocidos de los partidos populares: reforma agraria, reforma urbana, reforma educacional, reformas de todo orden, en el terreno económico y social. En lo político e ideológico tampoco era problema: lucha contra el imperialismo, el colonialismo, la oligarquía, el latifundio, el racismo; amplio aprovechamiento del rico legado de Marx, Engels y Lenin, y de las experiencias de otros países socialistas. Era la infancia de la Revolución.

Luego, asistida material y moralmente por las naciones socialistas, la joven Revolución Cubana maduró aceleradamente impulsada por imperativos internos (la visión, audacia y capacidad de sus dirigentes y de su pueblo) y externos (la agresividad y el bloqueo imperialista), superó en gran parte errores y debilidades, y pronto dejó atrás la adolescencia.

Paralelamente a un impetuoso desarrollo económico y social, la Revolución Cubana fue imprimiendo rasgos propios en su rostro político e ideológico, alumbrado siempre por el fuego creador del marxismo-leninismo, con lo cual inicia la etapa de su madurez. Esta aleccionadora característica de la Revolución Cubana, fue aflorando paulatinamente en los discursos de Fidel Castro y demás líderes cubanos, y extiende sus primeras actas públicas en la Primera y Segunda Declaración de La Habana.

Esta última, leída y aprobada en un mitin multitudinario el 4 de febrero de 1962, fue un campanazo que sonó de extraña manera para los partidos marxistas del mundo: ¿Qué significaba realmente eso de que "el deber de todo revolucionario es hacer la revolución"?, se preguntaron muchos. ¿Acaso no era un planteamiento obvio, una verdad de Perogrullo?

La Primera Conferencia Tricontinental de La Habana, la constitución de la OSPAAAL y de la OLAS, en enero de 1966 —donde la participación cubana fue fundamental—, demostró que había necesidad de esclarecer, puntualizar y fijar la estrategia y las tácticas de las luchas revolucionarias de los pueblos sub-desarrollados en Asia, África y América Latina.

Junto a esa proclamación de los deberes del revolucionario, ese lapso que se extiende entre la Segunda Declaración de La Habana y los posteriores discursos del Primer Ministro Fidel Castro, no sólo va descubriendo la madurez política e ideológica de la Revolución Cubana, sino que, como apunta acertadamente Régis Debray en su difundido ensayo [1] se va produciendo "una revolución en la revolución". Es el lapso en que la Revolución Cubana escapa definitivamente a los viejos esquemas revolucionarios y rompe numerosos "tabús" y prejuicios.

Dejando para otra ocasión una recopilación y análisis de los audaces aportes cubanos al marxismo-leninismo y a la lucha revolucionaria (desde una nueva concepción de la guerra de guerrillas como principal agente liberador en la mayoría de los países, hasta los nuevos conceptos sobre internacionalismo proletario y relaciones entre partidos y movimientos populares), nos preocuparemos en esta oportunidad de registrar algunas de sus repercusiones más generales en el seno de nuestros partidos populares.

En primer lugar, un desconcierto inicial y luego un extraño silencio que, a medida que transcurre el tiempo, va adquiriendo peligrosamente los visos de una conspiración. Un ocultamiento, una especie de bloqueo político-ideológico que se encubre bajo las capas de una adhesión —sincera, leal, pero formal y parcial— que pone el acento exclusivamente en el aplauso y la información de los avances económicos, sociales y culturales de la Revolución Cubana, así como en la conmemoración de sus aniversarios.

Por ese camino se llega entonces, según anota Debray, a una situación en que "descubren que cierta manera de aplaudir rabiosamente la leyenda de la insurrección fidelista ha podido encubrir, en sus propias filas, el desdén o la negativa a aprender de ella y discernir sus lecciones fundamentales".

Si miramos en retrospectiva ese ocultamiento en Chile de las lecciones fundamentales de la Revolución Cubana, vemos con alarma dos hechos: 1) Que los ejemplos son muchos, y 2) Que este ocultamiento ha debilitado la calidad y cantidad de la solidaridad chilena hacia Cuba.

De la misma manera que los voceros impresos, —oficiales y semi-oficiales—, de los partidos de avanzada en Chile, dejaron ya de ser amplias y acogedoras tribunas para la Revolución Cubana, como hace algunos años, otros hechos, otros documentos, otras organizaciones de indeleble carácter y objetivos revolucionarios, son recibidos con similar indiferencia. Es el caso de todos o de la mayoría de los documentos de la Conferencia Tricontinental de La Habana, de la OSPAAAL, de la OLAS, de las fuerzas armadas de liberación nacional de numerosos países latinoamericanos, que no han merecido los honores de la publicación en Chile.

A contar de la Segunda Declaración de La Habana (1962), cuyo texto no fue difundido asimismo por ninguna revista o diario de la izquierda chilena, se inició un ciclo de frialdad hacia la Revolución Cubana en el terreno que especificamos, hasta adquirir el carácter de un encubrimiento de hechos a partir del discurso de Fidel Castro, pronunciado el 26 de julio de 1966, fecha que marca un acentuamiento de la actitud.

A consecuencias de esta situación, los planteamientos cubanos arriban a la gran masa chilena de simpatizantes y admiradores —salvo un pequeño grupo de dirigentes políticos y periodistas que tienen acceso a los textos completos— a través de dos vías: una fragmentaria, tendenciosa y deformante, como las agencias noticiosas norteamericanas, y la otra —en esporádicos casos, si los hay— de informes internos partidarios de tercera o cuarta mano.

Era natural, entonces, que en el seno de esa masa malamente informada surgieran los anticuerpos, y comenzaran a oírse voces como ésta: "Fidel la está embarrando", y otras "conclusiones" semejantes.

Así las cosas, era lógico esperar una atenuación del espíritu solidario en un sector importante de nuestro pueblo. Hace tres o cuatro años, alrededor de diez mil personas desbordaban el Teatro Caupolicán en los actos conmemorativos de la Revolución Cubana. Este año, el aniversario de Playa Girón se celebró en el local del sindicato de la Compañía "Chilena" de Electricidad, ante 200 o 300 personas.

Penosa y alarmante situación, que está privando a la Revolución Cubana de lo que más necesita de América Latina: solidaridad; al mismo tiempo que está produciendo un deterioro en el histórico prestigio alcanzado por los partidos populares chilenos.

¿Cómo podrían explicarse estos hechos?

Antes que nada, porque los discursos de Fidel Castro y demás dirigentes cubanos constituyen un ejemplo acabado de franqueza revolucionaria. Nada de retórica, ni eufemismos, ni frases protocolares. Y sí, en cambio, impregnadas con esa franqueza vienen observaciones críticas en los marcos de un nuevo estilo para ventilar ciertos apremiantes problemas que afectan al proceso general revolucionario; sí hay nuevos conceptos sobre la interpretación del legado marxista-leninista; sí se hacen nuevos y audaces planteamientos dialécticos. Tales pronunciamientos tienen forzosamente que producir .una honda repercusión. Esta repercusión será positiva o negativa en la medida del poder crítico y autocrítico de cada partido o movimiento popular; en la mayor o menor disposición personal y colectiva para comprender un fenómeno que se escapó del lecho madre —sin cortar el cordón umbilical— para transitar cauces que no tienen precedentes históricos; un fenómeno que actúa ya no sólo como agente generador de una nueva concepción revolucionaria integral, sino como elemento catalizador e intérprete de movimientos de liberación, a los cuales faltaba el estímulo de una teoría nueva así como el de tesis demostrada en la práctica, objetivos alcanzados en los hechos.

De esa responsabilidad histórica que los movimientos de liberación actuales, especialmente de América Latina, entregaron tácitamente a Cuba —un papel similar al que ocupó en el pasado la Unión Soviética—, nace el derecho cubano —a nuestro juicio— a plantear sus puntos de vista a todos los niveles; un derecho que por lo demás se está ofreciendo a cuantos quieran dialogar o polemizar en los marcos de este nuevo estilo de confrontación revolucionaria.

MARIO CERDA GUTIÉRREZ.
Concepción


POLVORÍN EN LA “U”

EN los momentos en que el Rector de la Universidad de Concepción, Ignacio González Ginouvés recorre, en compañía de autoridades universitarias chilenas. Los centros de enseñanza superior de la Unión Soviética, en su plantel se desata un movimiento que busca la transformación de la estructura del establecimiento.

Cuando sólo restan dos años para cumplir el medio siglo, la corporación universitaria penquista se ve enfrentada a la crítica teórica y práctica de un importante sector de sus 5.500 alumnos.

La preocupación de los jóvenes aparece en momentos en que se ven los primeros fracasos de una "reforma universitaria", emprendida hace tres años por las autoridades de esa casa de estudios.

Estos cambios, puestos en marcha con inspiración, apoyo y asesoría norteamericana, pretenden modernizar el plantel y convertirlo en modelo para futuras reformas en centros de educación superior del continente.

A los fondos aportados por el Fisco y recursos de la misma Universidad (provienen principalmente de la Lotería de Concepción) se suman, en la realización de estos proyectos, las fundaciones Ford, Kellog, Rockefeller y Fulbright, el Banco Interamericano de Desarrollo, la Unión Panamericana y el Fondo Especial de Naciones Unidas, amén de la Universidad de Minnesota. 

INNOVACIONES PERJUDICIALES

Una de las principales innovaciones de esta reforma, es la introducción de un Año Básico o Propedéutico, en reemplazo del tradicional primer año de las carreras universitarias.

La implantación de estas transformaciones provocó una verdadera anarquía.

La crisis se hizo pública a fines de agosto de 1966, cuando se conocieron los resultados de una encuesta entre alumnos de las escuelas de química y farmacia, y bioquímica. Ella mostró que un gran porcentaje de educandos recurría a estimulantes y drogas para soportar el ritmo apremiante de controles, trabajos de laboratorio y exámenes.

LA HUELGA

Pocas semanas después, el estudiantado declaró una huelga indefinida. En el curso del movimiento fueron apareciendo las dificultades que se presentaban en los demás centros. Esta disconformidad se canalizó en un prolongado congreso interno que efectuaron los alumnos, al mismo tiempo que mantenían la ocupación del Barrio Universitario.

Finalmente, las autoridades del plantel resolvieron prestar oídos a la protesta estudiantil y se logró un acuerdo en base a la formación de comisiones que se preocuparían de estudiar las peticiones de los alumnos.

En general, las aspiraciones de los estudiantes iban destinadas a obtener una mayor democratización del establecimiento. Ello significaba la desaparición del actual directorio que rige la casa de estudios, en virtud de su condición de corporación de derecho privado (ocho radicales masones y tres democristianos).

Con ribetes de escándalo fue recibida la noticia del despido de dos profesores del Instituto de Filosofía. Los docentes Francisco Ugarte y Ramón Menanteau, ambos marxistas, fueron alejados de sus cargos con el pretexto de que no estaban en posesión de sus títulos.

El hecho fue denunciado como persecución política por los estudiantes, ya que la posesión del titulo no es una característica que defina a la mayoría del profesorado de ese y otros planteles universitarios del país. Además, en el mismo centro donde ejercían los dos catedráticos, se desempeñan maestros que carecen del requisito.

La situación movilizó al resto de los universitarios, y la convulsión que afecta al establecimiento sureño descubre un serio deseo de los estudiantes de someter su Universidad a la transformación que pide la denigrante estructura educacional chilena.

La fuerza política que dirige esta lucha en la "U" penquista, es el Movimiento Universitario de Izquierda (MUI). A la vez representa la segunda mayoría electoral. Este frente político-estudiantil está formado por la gran masa de independientes de izquierda y militantes del Grupo de Avanzada Marxista (GRAMA), Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR) y Vanguardia Revolucionaria Marxista.

DIVISIÓN

A lo largo del enfrentamiento ha existido unidad entre los diferentes grupos políticos. Sin embargo, al producirse situaciones que ponen en juego el futuro del movimiento, el alumnado se ha dividido en dos grandes bloques. Por un lado MUI y Juventud Socialista mantienen en alto las banderas de co-gobierno y postulados similares a los sustentados por los estudiantes de la Universidad de Córdoba a principios del siglo. Por otro, el grupo integrado por la Juventud Nacional, la Juventud Comunista, la Juventud Radical y la Juventud Democratacristiana, suscribe en estos instantes el criterio de la autoridad universitaria.

Es difícil predecir la formación que adoptarán las distintas colectividades al continuar el conflicto. Más que nada, esto se debe a las notorias divisiones que experimenta en su seno la JDC. Un resquebrajamiento en menor escala se advierte entre los jóvenes radicales e incluso dentro de la Dirección de Estudiantes Comunistas se manifiestan posiciones diferentes frente al movimiento.

RICARDO CIFUENTES V.
Concepción


CHILE
TANTA HAMBRE COMO EN INDIA

UN hábito que ya se hace viejo, es dar limosna. Tanto en las calles céntricas como en los barrios apartados, o en buses de recorrido, en Santiago, se ven manos extendidas solicitando monedas para el sustento. En general, un público indiferente saca algún dinero y lo da, sin pensar dos veces en el asunto. Esta misma indiferencia frente a la mendicidad se ve en los gobernantes chilenos, frente al problema de la miseria. El hábito no ha sido alterado por el Gobierno de Frei.

Mendicidad y vagancia infantil crecen, día a día, sin que ninguna medida caritativa surta efecto. Los mendigos ya no son seres extraños: están siempre, minuto a minuto, dentro del paisaje de la ciudad, como un poste de alumbrado público o como un adoquín de cualquier calle. Ya no llaman la atención ni conmueven a nadie.

De la misma manera todo el mundo se ha acostumbrado a las cifras que revelan la miseria en Chile. Estos datos ya no son "exclusividad" de la prensa de izquierda. La Empresa Editora Zig-Zag, por ejemplo, hace "bonitos" reportajes en sus revistas, con fotografías a todo color de la pobreza. Lógicamente no implican crítica a nada ni a nadie, y el estilo anecdótico en que son escritos, contribuye a la indiferente modorra que rodea al cuadro de la miseria en Chile.

El diputado socialista Eduardo Osorio, hablando en la Cámara, pintó un espeluznante cuadro comparativo de las comodidades que rodean la vida de un perro "de sociedad" y las tristes condiciones de vida de un niño proletario. La intervención de Osorio no inquietó a los sesudos periodistas, y sólo fue recogida en un editorial de esta revista.

A pesar de esta indiferencia general, hay hechos determinantes del grado de la miseria en Chile que continúan dándose, aún después de tres años de "revolución en libertad".

En una "pieza" de población callampa viven (es el ejemplo más corriente) hasta nueve personas entre niños y adultos, y la cantidad puede sobrepasar fácilmente la docena. El hacinamiento alcanza en algunas comunas populares, como Conchalí, al 45,2%; en Barrancas, al 68,9 por ciento, y en Quinta Normal, al 46,5%.

Solamente en La Granja existen 5.000 familias sin casa, pero esta comuna no fue considerada en la "Operación Sitio" que impulsó el Gobierno.

Estos datos fueron proporcionados por el diputado Osorio, y él mismo agrega que apenas 900 familias de Barrancas fueron incorporadas a la "Operación Sitio" de las 5.000 que no tienen casa en esa zona. La miseria empuja... y alrededor de 1.000 familias, decidieron buscar hogar por vía directa: se apoderaron de terrenos baldíos, pero bajo el peso de la fuerza policial (la bota de uno de ellos asesinó una guagua durante el desalojo de los terrenos), el Gobierno les recordó y les impuso la vía de los trámites legales.

El abultado archivo de recortes de prensa, informes oficiales y datos de organizaciones internacionales, relativos al, último año, que el diputado Eduardo Osorio está levantando sobre la miseria en Chile, incluye la información que proporcionó (4 de abril) ni más ni menos que "El Mercurio", sobre la vida en las poblaciones callampas de Osorno. Bajo el título: "Miseria y enfermedades en dos poblaciones marginales", el diario señala encabezando la información: "En una trágica ironía los pobladores de las poblaciones Esperanza y Porvenir viven un drama de miseria, hambre, enfermedades y desesperanzas como en pocos lugares se pueda hallar." Más adelante agrega: "La mayoría de los niños de estas poblaciones sufren enfermedades de origen intestinal, causadas por la mala calidad del agua con que son preparados los alimentos y las deficientes condiciones sanitarias en que se desenvuelve su vida diaria."

Fue "El Mercurio" también el que realizó una encuesta y constató, según edición del 8

de marzo, que "en un gasto mínimo de Eº 148,31 debe incurrir un padre de familia para equipar a un hijo que ingresa por primera vez a un establecimiento educacional, cuya edad fluctúa entre los 4 y 6 años." Más adelante se detalla el valor por piezas de los uniformes escolares en el comercio céntrico, abarcando a las tiendas de San Pablo y Puente. "El Mercurio" agrega: "Los precios señalados son los más económicos que existen en plaza, naturalmente entendiéndose que forrados, con entretelas de calidad." Pero el drama lo sufre igual una familia de población callampa que no usa entretelas de calidad para vestir a sus hijos.

Según la revista "Desfile", una madre de la Población Santa Adriana comprobó con hechos al periodista Luis Alberto Ganderats cómo los pobres no pueden estudiar en Chile. La madre dice: "Yo la metí a la escuela de Santa Adriana. (Se refiere a su hija Roxana, de 7 años.) El lunes la llevé a clases con un delantal blanco que se consiguió mi marido. Está viejo, pero iba limpiecito. Los nuevos cuestan ocho escudos. La directora dijo que no podía ir a estudiar porque no tenía ropa." El periodista pregunta:

—"¿Y el delantal blanco no lo usan casi todas las escuelas públicas?

—No. A mí me exigieron que fuera con uniforme.

—¿Uniforme?

—Si. Una especie de pintora azul (vale seis escudos el metro de género), que yo tendría que mandar a hacer. También le piden zapatones negros, medias y cintillo azul. Yo pude comprar el puro cintillo. ¿De dónde saco plata para comprar lo demás? Los pobres no pueden estudiar, señor."

Hay otras cosas que ocurren a los pobres en este país donde la miseria los somete a las más fuertes degradaciones.

El diario "Ultima Hora" (22 de abril) publica un reportaje del periodista Ciro Vargas, donde se anota: "Se estima que unas 5.000 personas, entre adultos, niños y guaguas, giran y gimen en torno al negocio de los papeles y desperdicios que se depositan en los tarros y cajones basureros en las calles de Santiago." Después se agrega: "Todo tiene venta. Excepto los restos malolientes de comidas descompuestas. Esos son consumidos por los niños en los momentos mismos que los padres y mayores realizan el duro trabajo de la búsqueda de lo útil en el fondo de los tarros y cajones."

La miseria en Chile levanta una amenaza diaria a la vida de la población y deja a nuestro país en un grado comparable sólo a la india (el país de las grandes hambrunas), en lo que se refiere a subalimentación. En el Servicio Nacional de Salud se nos proporcionó el siguiente dato: el 37% de los chilenos consumen una cantidad inferior a las 2.000 calorías diarias, siendo el nivel medio de la India 1.880 calorías.

El mismo Servicio proporcionó un cuadro sobre cuánto come el chileno y lo que debería comer:

En la misma Sección Nutrición del SNS se nos informó que el 47% de los ingresos del chileno se consume en alimentos. La ración modelo (la dieta de acuerdo a las calorías mínimas) significa a cada persona un gasto de un escudo sesenta y siete centésimos. Sólo (según la Dirección General de Estadísticas) a una familia de cinco personas de la clase media (empleados particulares) la ración modelo le significa gastar el 56% de sus entradas.

La Central Única de Trabajadores, según una información de la revista "Réplica", señaló que el salario mínimo obrero, fijado por el actual Gobierno, no satisfacía ni siquiera las necesidades alimenticias de los trabajadores, es decir, la necesidad mínima de sobrevivir.

XIMENA CANNOBBIO


Tribuna

PROBLEMAS DE LA UNIDAD REVOLUCIONARIA

TODOS entendemos con claridad que para hacer la revolución se necesita la unidad de acción de los revolucionarios, y para que haya unidad de acción debe haber una estrategia común y una táctica común.

También los teóricos nos han enseñado que para iniciar acciones revolucionarias deben existir adecuadas condiciones objetivas y subjetivas.

Planteadas así las cosas, en forma tan sencilla, esto se parece a la "Declaración de los Derechos del Hombre", suscrita por todos los países adheridos a la ONU; sin embargo, los derechos del hombre no son respetados, y sobre revolución, estamos más que confundidos, subdesarrollados.

En Chile, país dependiente política y económicamente de Estados Unidos, estamos gobernados por la Democracia Cristiana en pleno período de "Revolución en Libertad" con matanzas, apaleos, lanzamientos, inflación, desocupación y poblaciones "marginales", para hacer frente a esta situación, tenemos no menos de seis organizaciones revolucionarias abierta o encubiertamente enemigas entre sí, no solamente en desacuerdo sobre estrategia y táctica, sino en lo que es fundamental: si debe hacerse o no una revolución.

Para tratar de justificar una situación semejante, tendríamos que reconocer que existen razones o impedimentos superiores a la necesidad de hacer la revolución, y si existen estos problemas, por lo menos podríamos tener la entereza de aclararlos o, en último caso, exponerlos para que otros más capaces los resuelvan.

Nuestra intención es sólo tratar de definir los problemas que afectan a la unidad de los trabajadores, en la seguridad de que su solución únicamente podrá encontrarse a través de una amplia discusión de masas.

Parece ser que cuando hablamos de unidad, nos referimos a que la unidad debe hacerse a base del grupo en que militamos, y de que todos deben renunciar a sus principios para aceptar los nuestros (o los de nuestros dirigentes). Es claro que así no llegaremos nunca a la unidad, peor aún, es así como llegamos a la división o, en el mejor de los casos, a una unidad de compromiso, pactada entre dirigentes.

Teóricamente, la unidad debe hacerse por la base, lo que implica trabajos en común y también discusiones fraternales entre militantes de partidos diferentes y sin partidos, en grupos de barrio o de trabajo, para debatir puntos de vista divergentes.

La unidad interna de los partidos es vital, pero debe ser asegurada por medio de una amplia discusión y un correcto funcionamiento de la democracia interna. La unidad ideológica vale más que la unidad formal.

El Partido Comunista Boliviano, en su declaración de apoyo a los guerrilleros, llama a una "unidad sin exclusiones". Esto nos hace pensar que, cuando la lucha de clases llega a su fase decisiva, deben descartarse los sectarismos partidarios. Como contrapartida, en Chile, donde creemos gozar de plena democracia electoral, hacemos deportivos desafíos a los enemigos, y a los amigos los tratamos con discriminación y encono.

Lo importante, entonces, es saber cuáles son los amigos y cuáles los enemigos. Si hablamos de la "unidad de los revolucionarios", nos referimos a aquellos que comprenden que para cambiar el sistema capitalista por uno socialista, debemos derrotar las fuerzas represivas del enemigo; aquellos que comprenden que el enemigo, apenas vea amagadas sus posiciones de dominio, empleará todas sus fuerzas represivas, sin piedad y sin votos.

Los que siendo partidarios del socialismo se oponen a la lucha revolucionaria, no pueden llamarse revolucionarios; esos podrían llamarse "simpatizantes socialistas". En ningún caso podemos llamarlos enemigos, porque una vez definida la lucha, estarán de nuestro lado ...

Los enemigos son los imperialistas y sus lacayos criollos. Decir que el Partido Demócrata Cristiano es de composición "pluriclasista", es un error, para los marxistas, solamente existen dos clases: explotadores y explotados; aunque estas dos clases estén subdivididas en grupos sociales. La palabra inventada pudo ser entonces "biclasista", lo que en todo caso habría sido falso. Los obreros que militan en la Democracia Cristiana, a sabiendas o no, están defendiendo los intereses de la clase explotadora y, por lo tanto, no están en ese partido en representación de su clase. Después de todo, eso no es una novedad, ya que siempre hubo obreros en los partidos Liberal, Conservador y Radical. Lo que debe alarmarnos es el número de obreros que aún no tiene conciencia de clase, debido a la desviación economista que hemos dado a las luchas sindicales.

Las huelgas de obreros y empleados, encauzadas como un medio de defensa del poder adquisitivo de los salarios, no llevarán nunca a la victoria definitiva; sólo llevan a un carrusel interminable de miseria y sacrificios.

Las huelgas empleadas como medio para despertar la conciencia de clase de los trabajadores y en un plan estratégico cuyo objetivo sea la toma del poder por los trabajadores son, de hecho, huelgas revolucionarias.

Los movimientos de pobladores, llevados en forma de que éstos sean apaleados para que, al final, los dirigentes se luzcan en interminables antesalas y resuelvan los problemas de común acuerdo con las autoridades, no pueden llamarse movimientos revolucionarios: desgraciadamente, sólo pueden llamarse movimientos desesperados. La victoria se reparte entre los pobladores, los dirigentes y el Gobierno. Las bajas se las llevan los pobladores y no las fuerzas represivas. El Gobierno mantiene el principio de autoridad, porque castiga impunemente y después resuelve los problemas cuando lo desea. En los movimientos revolucionarios, la moral y la unidad de los trabajadores tiene que salir fortalecida, y el principio de autoridad del Gobierno disminuido, de manera que sea posible pasar sobre la marcha a nuevas etapas.

Como puede verse, los problemas de estrategia o de las vías nos dividen y, por lo tanto, son los que requieren urgente solución. Una buena estrategia o línea política correcta, no sólo tiene la virtud de unir, sino que, además, lleva a la victoria.

A nuestro juicio, la sola enunciación de la posibilidad de conseguir el poder por medio de la "vía pacífica", lleva a una serie interminable de reformas y las reformas tienden al equilibrio, más que a la agudización de la lucha. También hace florecer el oportunismo; porque si las tales posibilidades existen, nadie estará dispuesto a hacer el menor sacrificio, aunque se le ofrezcan condecoraciones en tiempos de paz. Por último, la idea misma de esta posibilidad, descarta la vía revolucionaria, porque resultaría un sacrificio estéril e innecesario. En buenas cuentas, si esta posibilidad en realidad no existe, su enunciación viene a ser contrarrevolucionaria.

Una estrategia justa resulta sólo de una correcta "apreciación de la situación". Si observamos, aunque sea someramente, la actitud de los EE.UU. en Vietnam, sus intervenciones en Cuba, Guatemala y Santo Domingo; la creación de la Junta Interamericana de Defensa y de la Fuerza Interamericana de Paz, los pactos bilaterales y, sobre todo, las abiertas amenazas de intervención que recibimos antes de las últimas elecciones presidenciales, comprenderemos que no nos queda otro camino que preparamos para la lucha armada. [2]

Estas divergencias no son solamente nuestras, sino que afectan a todo el movimiento revolucionario internacional, y para aumentar la división y el confusionismo, nosotros queremos resolver problemas ajenos antes que los nuestros. Si antes nos dividíamos en trotskistas y estalinistas, ahora tenemos equipos defensores de las posiciones internacionales de los rusos, chinos y cubanos. En el fondo, con nuestra mentalidad típicamente colonial, buscamos patrocinadores para nuestra revolución, como si de nuestra realidad objetiva, no pudiéramos extraer las soluciones con criterio propio.

También tenemos que decirles a los camaradas de otros países que no traten de formar equipos propios aquí en Chile, porque después de todo, somos nosotros los únicos que podemos hacer nuestra revolución, y no queremos otra ayuda que la emanada del internacionalismo proletario, sin presiones ni dependencias. Sólo una vez que hayamos resuelto nuestros propios problemas, estaremos en condiciones de ayudar a resolver las discrepancias v las dificultades que encara la unidad internacional y, en ese entonces, a lo mejor, tenemos ideas propias.

Por ahora, los problemas urgentes están dentro de nuestras fronteras. Más adelante, lo más pronto posible, entraremos de lleno en las tareas de la solidaridad latinoamericana.

R. AMIGO


Semblanza

ALEJANDRO LIPSCHUTZ, UN HOMBRE

PUNTO FINAL entrevistó al profesor doctor Alejandro Lipschutz. Llegamos a la vieja casona de la calle Hamburgo, rodeada de un silencio dulce y favorable, asombroso en nuestras ciudades y tiempos. Altos árboles añosos, largos parrones, un algo de neblina otoñal en la perspectiva, y pájaros, increíbles pájaros libres, no hay jaulas. El mismo profesor jamás se encerró ni dejó encerrar en jaulas de marfil ni de oro. Su voz de hombre que atravesó el espacio y el tiempo con la frente alta, nos comienza a introducir en las sombras inefables de esa trayectoria. Aquí Proust no tendría nada que hacer: no vamos a la búsqueda del tiempo perdido, sino que iluminamos los tesoros de un tiempo conquistado con amor. Las palabras suelen ser cárceles que aherrojan los conceptos. Trataremos que sean como piel de uvas, que sólo velen por el frescor de los jugos. Y si todo esto parece poesía, por algo será. Hay seres humanos que sólo tienen que ver con la fealdad, con la bajeza, no pueden sobrepasar el nivel del insecto. Cuando se ven en peligro, cuando se pudren sus máscaras y falsedades, sólo saben enlodar, se despeñan en la infamia. La cobardía es una condición necesaria de la mentira, o viceversa. Otros seres, por el contrario, tienen que ver con la belleza, con la verdad, es decir, con la poesía. Alejandro Lipschutz no nos habló mal de ninguna persona ni grupo. En su boca jamás aparece el anatema sectario, la difamación excluyante. Salvo, por supuesto, cuando se refiere a los enemigos del gran salto revolucionario de nuestro caótico y bellísimo siglo. Veamos.

EUROPA

"Nací un 28 de agosto de 1883 en Riga... Mi padre tenía una cromolitografía y una pequeña imprenta ... pintaba muy bien, ahí tiene un cuadro hecho por él..." (En realidad es un hermoso y triste paisaje boscoso bajo la nieve. La actual capital de la R. F. Socialista de Letonia, lo era entonces de la provincia de Livonia, perteneciente al imperio zarista.) "Los españoles encomenderos eran allí los alemanes, y los indios explotados los letones". Los judíos de Rusia sufrían abundantemente el antisemitismo. Hasta Riga llegaban las salpicaduras de los pogroms zaristas de las Centurias Negras. "No podíamos vivir en cualquier parte del país, no podía pasar del 5% el porcentaje de alumnos judíos en liceos y universidades, etcétera. Claro que quienes más sufrían eran los judíos pobres. Los ricos, con su dinero, lo pasaban mejor, ingresé a un Gimnasium de Riga. No tenía ningún deseo de conquistar fortuna. Leía libros sobre problemas sociales y legislación, y también mucho a Tolstoi, Turguenev, Gorki."

¿Quién le atraía más? "Confieso que era Tolstoi". En ese momento suena el teléfono y consultan al sabio sobre un asunto histórico de la conquista de Chile. Nos llegan retazos de la conversación acerca de cédulas reales, encomenderos, Felipe IV, bulas papales, esclavitud indígena. La vista recorre una porción de la inmensa biblioteca. Percibimos tres tomos de Leyes de Indias, seis de la Novísima Recopilación, cartas de Pedro de Valdivia, ediciones del siglo XVI, verdaderos tesoros científicos.

A. L. prosigue: "En el liceo tuve ocho años de latín, seis años de griego, pero ni una sola hora de ciencias biológicas. Estudié física y química en la célebre U. Técnica de Karlsruhe ... Luego dos años en la U. de Berlín ... y después pasé a la Universidad de Gottingen porque allí dictaba cátedra de fisiología el famoso Max Verworn, que fue mi maestro..."

La Rusia imperial es sacudida por los sucesos revolucionarios de 1905. Lenin, a pesar de los fines provocativos del pope Gapon, ordena a su partido encabezar al pueblo que luchaba en las calles. "Si las masas salen, no podemos quedarnos en casa. Debemos ponernos al frente de ellas". El joven estudiante de medicina Alejandro Lipschutz, abandona apresuradamente las aulas y regresa a su patria. "A combatir en la revolución", dice. Es el encargado de propaganda de los socialdemócratas de Riga. Esclarece y agita en reuniones de obreros y soldados. (Estos sufrían la masacre de la guerra imperialista ruso-japonesa.) Derrotada en esa batalla la clase obrera, retorna a sus estudios. Se doctora el 7 de diciembre de 1907 con una tesis sobre la "Osteopsatirosis Idiopática". Nos confiesa: "Nunca más me ocupé de eso." Se gana la vida colaborando con artículos de vulgarización científica en la prensa socialista. "El Vorwaerts era mi cliente principal", acota sonriendo. Dos revistas médicas de Berlín y Viena piden autorización para publicar su tesis.

Al recibirse trabaja en el laboratorio de Verworn en investigaciones sobre el sistema nervioso central, problemas fisiológicos referentes al cansancio. En 1913 trabaja en la U. de Zurich. "Conocí a mi esposa, Margarita Vogelleech, el 24 de diciembre de 1913. Era mi vecina del lado izquierdo en una comida festiva hecha en la pensión donde vivía... Y hasta ahora no nos hemos divorciado..."

Dicta luego sucesivamente cátedra en Berna, como docente, y en Dorpat (Estonia). En 1926 recibe un cable de la U. de Concepción. "Felizmente acepté. ¿Usted entiende, verdad?" Sí, entendemos. Se trata del futuro genocidio hitlerista donde Lipschutz pierde a sus familiares. Crimen millonario que aun no recibió su castigo.

CHILE

"¿Usted entiende?" Esta pregunta hecha en un tono de confianza, se repite a lo largo del reportaje. A. L. se entusiasma definitivamente con los estudios iniciados en 1915 por Steinach sobre las hormonas sexuales. A partir de dicha investigación llega a observaciones sobre tumores cancerógenos, la tumorigénesis, que tienen como causativos los trastornos hormonales. "... Y con esos estudios de medicina experimental he llegado hasta hoy... Me he divertido bastante con eso...", dice para desmerecerse. Sus trabajos son publicados por él en alemán, inglés, francés, ruso, y traducidos al japonés, etcétera.

"¿Sabe cuál es una de las acepciones de la palabra de origen griego teoría? Quiere decir fiesta. Cuando un científico llega a consumar un concepto teórico luego de largos trabajos, es realmente una fiesta." Quizá no todos comprendan ese júbilo creador, pero es cierto. Sólo los rutinarios, los discos rayados de lo caduco lo ignoran. "La palabra 'teoría es el colmo de la ciencia". Cuando se le inquiere sobre títulos y honores recibidos (y recibió muchos), responde: "Sí. son una satisfacción ... Pero lo más importante es trabajar... Son una cosa secundaria en la vida..." palabras no aptas para menores de espíritu, en el índex de los arribistas. "... No se debe pensar sólo en sí mismo... Existe el prójimo. Estamos en plena época del renacimiento del comunismo en la humanidad. Que se imponga más tarde o más temprano, depende de la estupidez de los anticomunistas. Tengo fe absoluta en la victoria del comunismo ..." Esto lo dice una figura nacional e internacional, una especie de gloria de la izquierda chilena, filiación que jamás ocultó.

A los 84 años es joven. Como lo son Picasso, Chaplin, Casáis, Bertrand Russell. Como lo fueron Cocteau y Einstein. Como lo es la juventud que elabora con sangre la libertad de América. Nos comenta la profunda impresión que le causaron sus viajes por el campo socialista, China (1954), URSS (54 y 62), Cuba (63)... "Qué maravillosa es Cuba... Número uno, no hay hambrientos. Número dos, no hay analfabetos. Tres, no hay latifundios. Fidel castro no tiene intereses personales, vive para el prójimo. Está entregado totalmente a su idea. Es un hombre muy inteligente ..."

Agrega Lipschutz: "La revolución en nuestra América es inevitable. Si no se procede a reformas más fundamentales, en especial una gran reforma agraria ... Estoy con Vietnam con toda mi alma... No hay propaganda alguna que pueda crear guerrilleros ... Los jóvenes, los campesinos, se transforman en guerrilleros por la miseria y esclavitud en que viven sus países... Hay mucho miedo también ... En esta misma silla estuvo sentada una señora paranoica que decía que el Che Guevara estaba en todos lados y que hasta quiso entrar en su dormitorio..." No podemos dejar de reírnos de tales señoras y señores paranoicos aterrorizados por tales "locos". Por los ventanales venus caer la tarde como una lluvia oscura sobre los sauces.

JULIO HUASI


Entrevista

GONZALO ROJAS:
“OJO A LA OPERACIÓN CULTURA”

NACÍ el 20 de diciembre de 1917, once días antes de terminar el año. Precipitadamente, antes del amanecer, a las 2.40 de la mañana, en mi Lebu, con el aullido del carbón..."

Primero poeta y poeta por último.

¿Nombre? Gonzalo Rojas. La ficha biográfica pudiera extenderse mucho más que la bibliografía ("primero la vida y la vida por último"). Viajes por el mundo, Jurado del Concurso Casa de las Américas en 1965, y dos libros: "La Miseria del Hombre, 1948, y "Contra la Muerte", 1965.

Rojas conversó con PUNTO FINAL, en alta voz y por escrito. Entregamos a ustedes la versión de los aspectos tratados:

P.:— Aunque ambos vienen de un tronco distinto, se dice que usted y Nicanor PARRA son los únicos poetas —entre los inmediatamente posteriores a NERUDA— que lograron zafarse de la influencia nerudiana, y escriben hoy una poesía "joven", contemporánea. ¿A qué factores se debe, y en su caso personal, cómo lo consiguió?

R.: Mi respuesta a PUNTO FINAL es, de una vez, punto final. Ni propongo ni acepto polémicas inútiles, aunque naturalmente cada cual pueda decir lo suyo.

a) Neruda es Neruda, ¡y que nos dure el sol!; b) Parra es Parra, y c) Yo hago mis letras en el aire.

El villorrio, entretanto, es una batahola de long-plays, y unas retóricas muerden a otras retóricas; y suben el volumen —la "gloire": la "merde"—; y los cofrades de todas las cofradías retorizan de lo lindo pero bajito y suciamente, en el estilo del pantano que corresponde.

Honor, y mucho, la compañía, compañero; pero ¿hasta cuándo el dúo Parra y Rojas; Rojas y Parra? (Jorge Elliott nos metió en un mismo saco cuando yo iba para mis treinta años. Nicanor contaba sus buenos treinta y tres, y ya cada uno había dado su vuelta al mundo. Ahí empezamos como socios de no sé qué; y supongo que por comodidad se han venido repitiendo juntos los dos nombres con R fuerte).

En algún número de Pro Arte de ese tiempo deben andar unos versos míos:

"Parra se va a Inglaterra en busca de una erre

para reventar

o para ser revelado definitivamente". Así empezaba.

Ya ese definitivamente se ha cumplido, y el uno es igual a uno. Ahí Arenas o Anguita, u otro sobreviviente de la batalla campal del 38. Pido mi relevo: ¿por qué no Parra y Arenas; Parra y Anguita, o cualquier otro binomio, en la sucesión nerudiana? ¿Sucesión por causa de qué? Y en cuanto a eso de zafarnos del influjo nerudiano —y no fuimos los únicos—: ¿por qué siempre el influjo nerudiano? ¿El nerudiano y no el huidobriano; el nerudiano y no el vallejiano; y no el mistraliano; y no el rokhiano, y no el borgiano? Todos los gérmenes estaban en el aire, con o sin los Parises de costumbre y su pululación bacteriana. Y hablando de eso no le voy a negar que, en el necesario juego de los influjos literarios, —verdaderos alimentos terrestres— Parra y los demás compañeros de promoción se hayan comido lo suyo, y yo lo mío. En nuestros diálogos de Los Guindos, 46 al 47, que Nicanor ha sabido evocar con la chispa de siempre, cambiamos muchas experiencias después de haber ganado la perspectiva critica de una década y haber sabido callarnos a tiempo para retomar la palabra: abrimos todo el horizonte, dejamos abiertas todas las puertas y el techo de la casa, botamos cien veces la piel, junto con afirmarnos más y más en el espinazo propio. El dice que le di las llaves o las claves del sol negro, y él a mí las blancas. Es posible, aunque no veo la transfusión de sangre. Nuestros demonios personales eran demasiado distintos.

Pero, situados en la proximidad que se nos pone, ni Parra ni yo presumimos ser la muerte en poesía, como dice con gracia nuestro pueblo.

Y otra cosa, qué tanta querella con eso del viejo y el joven. ¡Los chilenos y su manía genealogizante! Estoy releyendo al joven Quevedo, más contemporáneo, o por lo menos más vigente que cualquier poeta del día. ¿No será que cuando se conjetura tanto el contrapunto juventud-vejentud, se está realmente envejeciendo? Es bueno y justísimo que los nuevos se levanten y modifiquen el oficio y la conducta poética de los anteriores, pero con la condición de que lo prueben en una obra genuinamente nueva. Poemas y antipoemas es una buena marca, y espero que en el caso, sea válido el antes de y el después de.

Por mi parte, creo que si —de acuerdo con su frase estimulante— voy escribiendo una poesía "joven" (¿qué entiende usted por poesía "vieja"?) al filo de los 50, puede que sea porque recién estoy haciendo realmente poesía. No me importa que mi palabra sea poesía mayor o poesía menor, esa dicotomía tan discutible de los "eliotizados"; si pienso, claro, en el único Eliot posible.

Disiento, por lo visto, de una presunta liberación o desprendimiento de Neruda o de quien fuere, y creo más estricto reemplazar de una vez el término "liberación" por "desarrollo natural". En eso vamos.

P.:— ¿Cuáles cree usted son los aspectos positivos y los negativos de la poesía joven chilena. Qué línea o tendencias podría vislumbrar usted en esta nueva poesía?

R.:— Positivo siempre en un joven de veras: la inseguridad, la insatisfacción, el desafío a sí mismo. Negativo: la seguridad sentada en su trasero, la molicie consagrada, y de premios ni hablar.

Encuentros van, encuentros vienen, los últimos diez años de la poética chilena parecen entregarnos una promoción de jóvenes vertebrados, después de tanto invertebrado más o menos viscoso.

Usted mismo viene saliendo del último de esos encuentros, recién cerrado, o abierto en Valdivia, y eso apenas una semana. Tengo mi experiencia en la materia, en cuanto fui fundador de este estilo de autoanálisis en el país hace literalmente una década. Más claro: cuando proyecté los dos Encuentros Nacionales y los dos Americanos entre el 57 y el 62, sólo quise poner al escritor frente a sí mismo, es decir frente al espejo lúcido de su oficio creador, y frente al otro espejo, trizado y doloroso, de su pueblo y de la América toda.

Usted me pregunta por las líneas, pero en poesía lo que importa son las voces. Lo justo será entonces pararse a distinguir, como dice Machado, las voces de los ecos. Le devuelvo a usted mismo la pregunta: ¿faltaron o sobraron poetas genuinos en el certamen de esos diez últimamente convocados por TRILCE, al que tanto empezamos a deberle?

Hasta dónde los llevo leídos, y oídos —líbreme el asco de ser barómetro mercurial de nadie—: ahí estarían sin duda los pocos de siempre. ¿Cada uno una línea, o una voz? Difícil.

Hace dos años comparecí como testigo a una contienda semejante al borde del mismo río. Voces fueron ahí las del gran ciclo 60-65, presentadas y examinadas por muchos de los mejores críticos de nuestra poesía como Jaime Concha, Luis Bocaz, Jaime Giordano, Alfonso Calderón, Armando Uribe, y algún otro; voces, las de Lihn, Teillier, Rubio, Barquero y el mismo Uribe.

No me importa el parentesco por el parentesco, pero, si ahora entramos de golpe a este último gran minuto posterior al 65, será bueno saber si Waldo Rojas, Hernán Lavín. Ronald Kay, Luis Antonio Faúndez, Gonzalo Millán, Federico Schopf, Omar Lara, Enrique Valdés, Floridor Pérez y Carlos Cortinez, representan algo más que la "nueva ola" de la poesía chilena. Porque la nueva ola es una cosa y nuestra poesía de fundamento y fundación es otra. ¿Y Cárdenas, Rolando Cárdenas; y Hahn? Quezada saltó a Lima, pero perdió Valdivia. ¡Ese Trilce! Tiene ojo para verlo todo. Imposible elegir un arbitro más estricto y estimulante que el crítico Luis Bocaz para encender el tono problemático y constructivo del encuentro de abril.

Vuelvo a mi conjetura y, por favor, no la registre como respuesta. ¿Qué pasó en Valdivia? (¿Dónde, por dónde vienen los otros?) En mi tiempo a los jóvenes se les pegaba la camisa de Huidobro o eran estrangulados por la corbata de Neruda. No soy crítico de nadie, pero veo a Waldo Rojas en su vuelo, listo para botar las últimas plumas de Lihn; a Schopf, ya desplazado a la velocidad del pensamiento; a Millán, y ojo con este intentísimo; a Ronald Kay que sabe lo suyo, y a Faúndez; sin olvidar por un momento a Lara en su dominio de hoy, rigor y fuego. De Valdés y Cortinez sé muy poco todavía; pero mi poeta Lavín y mi poeta Floridor Pérez, de Mortandad, se me aparecen de golpe por todas partes.

No sé si todos saltaron por encima de las trampas de siempre:

1.— La pequeña gloriola del minuto: usted es el mejor poeta del mundo.

2.— Chile es el país de los poetas, y no hay quién pueda con ellos. Desconfiar, desconfiar. Basta de aldeanismo sordo y ciego, ¿Qué sacamos con discutir tanto sobre el "oficio poético" y la lucidez, si partimos de la presunción de los tontos? No vemos en el laberinto americano, con nuestras alzas y bajas es autotrampa sin remedio. En poesía como en política.

3.— La defensa del famoso lugar común y del lenguaje común. La cosa no es tan simple. Hay énfasis de muchas clases. Ni ponerse en trance, ni venir de vuelta de todo, cuando todavía no se ha ido a ninguna parte. Lo primero, primero descubrir el genio del idioma español: el gran idioma descarado de los americanos, como dijera LORCA. ¡Y no tenerle miedo al miedo!

P.:— ¿Por qué la poesía aún no tiene editor en Chile? ¿Le es difícil o no al poeta chileno vivir y editar sus obras en su país?

R.:— Pregúnteles a los comerciantes o mercaderes del ramo editorial. Ninguno aprendió nunca a leer, pero todos saben sumar y multiplicar.

P.:— ¿Cree usted que todos los poetas e intelectuales chilenos tienen conciencia de la "operación cultura" instigada desde USA para neutralizar a los artistas latinoamericanos?

R.:— La gran pregunta. Si es hombre y va a Cuba, y la recorre y la respira, no tiene derecho a olvidarla, ni a canjearla. Ni a decir frívolamente a la vuelta de New York: "El mundo está cambiando. Ahora todo no es blanco o negro. Se aceptan los matices. Ya no se puede decir que uno está ciento por ciento en contra de USA o la URSS. O ciento por ciento a favor". (Párrafo subrayado de una opinión muy aplaudida en Temas, revista de cultura, Montevideo, agosto-septiembre, 1966, Nº 8, pág. 65).

¿"Matiz" o “meretriz”? ¿O eso tiene otro nombre? La "operación cultura" (ablandar, ablandar) parte de la vileza de que la fama hay que pagarla en dólares. Cacería implacable donde es fácil reconocer quiénes son los gatos y quiénes los tigres. Te dan con la flecha venenosa, y casi no la sientes: publicidad y más publicidad. Viva el whisky con un poco, no mucho, de sangre vietnamita. ¡Se aceptan los matices, y los porcentajes!

¡A devolver, de una vez, las becas y los contratos, o seremos escupidos por nuestros hijos!

ROUND


Huelga del calzado

LOS ZARPAZOS DEL MINISTRO THAYER

LA larga huelga del cuero y calzado, que comenzó la última semana de marzo, y que al momento de cerrar la edición de esta revista todavía continuaba, ha venido como anillo al dedo al ministro del Trabajo, William Thayer, para fomentar sus prácticas antiobreras, destinadas en este caso a destruir la organización de un gremio poderoso.

El conflicto gremial permite extraer algunas lecciones provechosas en medio del drama social que significa la lucha de 9.400 obreros, en su mayoría mujeres.

El gremio del cuero y el calzado tras largas luchas gremiales logró construir una estructura gremial y previsional sui generis. Esta organización se ha ido formando al margen del aparato estatal, lo que ha permitido a los trabajadores eludir la burocracia del Ministerio del Trabajo, otorgando de paso algunos beneficios especiales al gremio.

Dentro de la estructura patronal y sindical de la industria del cuero y el calzado, sobresalen algunos grandes organismos que es conveniente tener presente para analizar después el desarrollo de la huelga.

1. En primer lugar aparece la llamada Cámara del Cuero. Está formada por más de setenta industrias del calzado y curtiembres. A esta organización no pertenecen la Industria Bata, que está marginada, ni tampoco los pequeños artesanos individuales. De todos modos, los industriales de la Cámara del Cuero producen más del 50% del calzado fabricado en el país. La organización es presidida actualmente por Francisco Fluxá, próspero industrial con estrechos vínculos con el Gobierno. Fluxá fue tesorero de la campaña de Frei.

2. La segunda organización es la Federación Nacional de Obreros del Cuero y Calzado, que agrupa a 9.400 trabajadores. El año pasado la organización sufrió una división, al marginarse los obreros de Bata, que formaron un sindicato controlado por la empresa y los democristianos.

3. Gracias a la lucha de los trabajadores se formó hace algún tiempo la Caja de Compensación del Cuero y el Calzado (similar a la de ASIMET), cuyas funciones son esencialmente previsionales y sociales. La Caja paga la asignación familiar, mantiene una colonia escolar para los hijos de los trabajadores y entrega otros beneficios sociales. La Caja es autónoma, pero ha caído en manos del Ministerio del Trabajo y del PDC, con funestos resultados.

4. Finalmente, el último organismo importante es el llamado Fondo de Indemnización, que escapa un poco a las definiciones tradicionales, pero que juega un papel importante. El Fondo funciona con aportes patronales que alcanzan a un 15% de los sueldos de los trabajadores. Otorga a los obreros desahucios por años de servicios y otros beneficios previsionales. Alrededor del Fondo se ha ido formando una estructura gremial muy compleja, y es justamente en el seno de este Fondo donde se discuten los pliegos de peticiones, se votan las huelgas y se hace un trabajo gremial intenso. Esto ha permitido a los trabajadores escapar al burocratismo del Ministerio del Trabajo, el que sólo interviene como componedor cuando la huelga está lanzada.

Sin embargo, en el Fondo hay un problema bastante serio. Este organismo —dirigido por siete representantes patronales y siete obreros— no tiene estructura legal definida, que le permita manejar e invertir dinero. De esa manera el Fondo, que cuenta con grandes recursos, está siendo dirigido por dos o tres personas, lo que ha provocado fatalmente un foco de corrupción.

EL ASALTO FISCAL

Este cuadro ha permitido al ministro Thayer lanzar su gran ofensiva cuyos objetivos básicos consisten en: 1) tomar el control del Fondo de indemnización, y 2) destruir la estructura gremial de los obreros del cuero, la misma que en los últimos años les ha permitido a estos trabajadores obtener reajustes superiores a los recomendados por el Ejecutivo.

La huelga, que se inició en marzo, tenía simplemente objetivos económicos, pero en el camino la cosa comenzó a complicarse, y ahora está en juego toda la estructura previsional del gremio.

Los trabajadores tienen conciencia que corren peligro evidente. El mejor ejemplo de ese peligro lo tienen con lo ocurrido en la Caja de Compensación, la que ahora es un feudo democristiano, a pesar que el Fisco no aporta un solo peso. El Gobierno designó, al constituirse la actual Administración, al dirigente sindical democristiano Fernando Yusta, como presidente de esa Caja. Junto a Yusta fue designado gerente Patricio Busquets, asesor del Ministerio del Trabajo y también militante del PDC. La entrada de los democristianos a la Caja fue fatal. De inmediato la burocracia creció en forma desproporcionada. El número de visitadoras sociales aumentó en un 800%. Los sueldos también se elevaron en forma geométrica, y eso redujo considerablemente los fondos para beneficios a los trabajadores.

Posteriormente, Yusta abandonó el buque por presiones del propio Gobierno y fue designado presidente de la Caja el actual subsecretario del Trabajo, Emiliano Caballero. Con esa designación el dominio democristiano, y en especial del ministro Thayer en una de las organizaciones decisivas del gremio del cuero y calzado, se hizo Imparable. Para Emiliano Caballero, un oscuro dirigente gremial, la designación ha sido muy afortunada, ya que ahora percibe un sueldo millonario, san tener tareas importantes que desempeñar.

El segundo paso del Gobierno consiste en penetrar a sangre y fuego en el Fondo de Indemnización, donde también existe mucho dinero que es posible utilizar para pagar asesores, funcionarios y toda la gama de militantes del PDC que pechan por "pegas" suculentas.

Estas pretensiones del Gobierno se han visto facilitadas por las irregularidades evidentes que han ocurrido dentro del Fondo de Indemnización. Este Fondo fue organizado a fines de 1955, y se financia con aportes de los patrones. El Fondo acumuló, con el transcurso del tiempo, gruesas cantidades de dinero, y a fines de 1963 se vio en la necesidad de comprar oficinas. Sin embargo, como el Fondo no tiene personería jurídica, se utilizó el subterfugio de adquirir las acciones de la sociedad anónima SOCORE, que era dueña de una propiedad, las que fueron compradas a nombre del presidente del Fondo, Arturo Oyarzón Blest, y de algunos dirigentes obreros y patronales. La Superintendencia de Sociedades Anónimas ha objetado esa operación por ilegal, pero la situación se mantiene confusa.

El Gobierno y los patrones, esgrimiendo esta situación irregular, han condicionado el arreglo de la huelga del calzado a una reforma total del Fondo de Indemnización. Una ordenación legal en el Fondo es algo conveniente, pero no hay duda que el Gobierno y los patrones desean algo muy diferente.

EL IMPERIO DEL CALZADO

Los grandes socios del Ministerio del Trabajo, en su campaña para destruir la organización gremial de los trabajadores, son los industriales del cuero y calzado. Chile produce actualmente 22 millones de pares de calzado al año. La industria está capacitada para aumentar considerablemente su producción, pero la falta de un mercado con poder de compra, limita esa posibilidad.

—Más del 33% del calzado (ocho millones de pares) que se produce en el país son elaborados por la industria Bata, que forma parte de un gran consorcio internacional con sede en Estados Unidos. La industria Bata es originaria de Checoslovaquia, pero trasladó su oficina central a Estados Unidos, luego de la implantación del régimen socialista.

Bata es ahora una unidad aparte de la industria del cuero y el calzado nacional, después de su retiro de la Cámara del Cuero hace años.

—Dos millones de pares de calzado son elaborados anualmente a través de pequeñas industrias y artesanos, que no pertenecen tampoco a la Cámara del Cuero.

—Finalmente, el grupo más poderoso de empresarios del cuero y el calzado se agrupa en la Cámara del Cuero. Estos industriales producen al año cerca de doce millones de pares de zapatos y controlan más de la mitad de la producción nacional. El grueso de estas industrias se vio envuelto en el conflicto.

—El gran capital que funciona en esta industria tiene su origen en grupos familiares, por lo general de origen español. Los dos principales ejecutivos de la Cámara del Cuero pertenecen, justamente, a industrias características en este campo de actividades. El presidente de la Cámara es Francisco Fluxá, de Fluxá industrias del Cuero S. A. Este imperio fue formado por Guillermo Fluxá y vende sus productos a través de las tiendas Joya. Francisco Fluxá, con estrechas relaciones con el Ejecutivo, ha sido cabeza visible de los empresarios en sus intentos por destruir el poder gremial de los trabajadores. Los obreros aseguran que durante la huelga recibió un préstamo de 5.000 millones de pesos del Banco del Estado. La firma Fluxá paga un promedio de Eº 259 mensuales a sus trabajadores, cifra inferior a la que cancelan empresas más pequeñas.

—El vicepresidente de la Cámara del Cuero es Pedro Lira, gerente general de la firma Etchepare Sociedad Anónima. Paga en promedio Eº 242 a sus trabajadores, una de las cifras más bajas dentro de la escala de salarios de la industria. La firma Etchepare es también otro imperio familiar, que evolucionó después hacia una sociedad anónima. Sus fundadores son franceses.

—Hay otras firmas representativas que quedaron paralizadas por la huelga de los obreros, una de ellas es la de Beltrán Ilharreborde, que tiene más de 500 trabajadores y una fuerte mecanización. Funciona en Santiago y elabora calzado de todo tipo.

—Un renglón especial merecen las tiendas especializadas en calzados finos, que obtienen utilidades siderales. Este tipo de calzado se vende a Eº 70 el par, en promedio, y su costo de producción es muy bajo. Entre esas industrias sobresalen, por ejemplo, Manufacturas Orlando, de la familia Mingo. También destacan Manufacturas Mingo, Royle, Guante, Pluma, Abolengo, Calpany (que produce zapatos finos para niños), Humberto Ruiz e Hijos, etcétera. Estas industrias paralizaron sus actividades por la huelga.

—Por contraste, una de las firmas de calzados más grandes del país —la empresa Yarza, de Talca (que tiene más de 600 trabajadores y un promedio de sueldos de Eº 336) eludió la huelga al otorgar un reajuste superior al 35% a sus operarios. Lo mismo hicieron empresas como: Choribit, de Chillán, con un promedio de sueldos de Eº 340: la empresa Villanueva, de Concepción (promedio de Eº 362) y, finalmente, la industria de calzados Verona, de santiago. Estas empresas, a pesar de tener sueldos superiores a los promedios, aceptaron otorgar reajustes por sobre el 17%, sin que se produjera trastorno en la producción.

ALFONSO BRAVO R


Planteamiento

RADICALIZACIÓN DE LA IZQUIERDA

LA irrupción de las guerrillas bolivianas provocó un fuerte impacto en el movimiento popular chileno. Más que las estériles y bizantinas discusiones sobre quién es revolucionario o quién lo es en mayor grado, los hechos están obligando a definirse a los partidos de izquierda. Estos están dando elocuentes demostraciones de su propósito de superar la etapa de quietud, de anquilosamiento, de modorra, de aletargamiento en que parecían sumidos, y de incorporarse más decididamente al proceso revolucionario de América Latina.

Hay diversos síntomas reveladores de una nueva actitud.

El PC emitió una declaración en la que refuta las calumniosas imputaciones del ministro del interior de Bolivia, que lo acusaba de ser instigador de la insurrección armada en ese país, y denuncia que esas acusaciones persiguen el propósito de presentar las guerrillas como un movimiento ajeno al pueblo boliviano para justificar la ayuda del imperialismo yanqui y de los militares argentinos.

En ese mismo documento el PC "ratifica su solidaridad con todas las luchas de liberación de las masas populares en América Latina", reclama respeto para la vida de Régis Debray y demás periodistas detenidos en Bolivia, y pide al gobierno de Frei que conceda asilo al líder de los trabajadores bolivianos, Juan Lechín.

Este es uno de los pronunciamientos más positivos del PC chileno en este último tiempo. Por razones que estimamos inoportuno analizar en esta ocasión, esa colectividad había omitido hasta ahora un pronunciamiento tan categórico sobre el problema candente de la solidaridad con los movimientos guerrilleros de América Latina, con la misma franqueza con que antes hemos criticado su conducta reticente, queremos ahora destacar y aplaudir esta definida posición, que podría liquidar un período de suspicacias y equívocos.

El PS, que desde el congreso de Linares le ha impreso una tónica más beligerante a su acción, ha acentuado esta línea revolucionaria desde el comienzo de las operaciones guerrilleras en el Altiplano.

Al regresar de su reciente viaje a Cuba, la delegación socialista, integrada por Aniceto Rodríguez, Carlos Altamirano y Adonis Sepúlveda, informó de los resultados de las conversaciones políticas sostenidas en la isla. (Ver información en páginas 6 y 7)

Estos hechos demuestran una tendencia hacia la radicalización de los partidos del FRAP y el abandono consiguiente de sus posturas ambiguas en esos aspectos ideológicos.

Esto puede tener inmensas proyecciones. Es posible que provoque un vuelco espectacular del cuadro de la política chilena, puesto que los partidos populares tendrán que adecuar su estrategia y su táctica a esos enunciados. Afianza la unidad y facilita el entendimiento a largo plazo entre los partidos Socialista y Comunista, relegando a un plano secundario las discrepancias que han surgido entre ellos o que puedan emerger en el futuro. Los coloca en órbita en el proceso revolucionario latinoamericano. Restablece la confianza de muchos sectores escépticos y defraudados que pensaban que nada se podía esperar de ellos, saca del primer plano de las preocupaciones políticas el problema de las alianzas con otros partidos, y crea condiciones para la reconciliación de la izquierda.

Todo esto podría ocurrir si los partidos son consecuentes con lo que dicen y no se quedan a mitad de camino.

Lo importante es que pasen de las palabras a los hechos, de las declaraciones a la acción.

LA OLAS Y SUS TAREAS

La declaración socialista reconoce que la OLAS desempeña un papel relevante en el proceso de maduración, desarrollo y unificación del movimiento liberador antimperialista del continente, y expresa su determinación de promover la actividad del Comité Chileno, conjuntamente con las otras fuerzas políticas y populares en él representadas.

Este propósito debiera concretarse en el más breve niazo. Hasta este momento, diversas circunstancias han retrasado la formación de este organismo. Todo hace suponer que ahora la situación ha cambiado.

Los dos partidos exhiben mayores coincidencias.

La herramienta es importante y hay mayor conciencia de la necesidad de usarla y aprovecharla.

Las contingencias políticas locales son de mínima cuantía en comparación con la envergadura del movimiento y de la lucha antimperialista.

Existen tareas de solidaridad concretas e impostergables.

La primera es con las guerrillas bolivianas.

El PC sugiere la movilización del pueblo y los trabajadores para impedir que el territorio chileno sea usado como corredor por los imperialistas yanquis para apertrechar a los ejércitos represivos bolivianos. Magnífica idea. Hay que llevarla a la práctica, pero no es la única forma que debe revestir la ayuda. La solidaridad, con la cual están de acuerdo ambos partidos, debe ser muy amplia, activa y eficaz.

En nuestro país existen condiciones especialmente favorables para brindar ese apoyo con el concurso masivo de la población. Los heroicos guerrilleros bolivianos están luchando no sólo por la liberación de su patria, sino de toda América Latina. Están combatiendo por todos nosotros contra el imperialismo y sus soportes: el militarismo y las oligarquías nacionales. Están desafiando a enemigos que son también los nuestros, que nos explotan, que nos amenazan, que intrigan, que se confabulan para agredirnos, que se alzan como espectros para atemorizarnos cuando existe la posibilidad de que el movimiento popular conquiste el poder. Por eso, el pueblo de Chile simpatiza con las guerrillas.

SOLIDARIDAD CON DEBRAY

La segunda tarea inmediata es estimular la solidaridad con Régis Debray y los otros dos periodistas detenidos junto con él: Fructuoso y Roth, para rescatarlos de las garras de los gorilas bolivianos.

Pese a su juventud, Debray es un insigne intelectual. A sus títulos de profesor de filosofía, sociólogo y periodista, se añade uno especialmente valioso para los pueblos del continente: es el teórico más profundo de la lucha revolucionaria de América Latina. El ha sido el primero en sistematizar la estrategia y la táctica para la liberación de nuestros países, por eso se ensañan en su contra los esbirros bolivianos y los agentes del imperialismo. La oligarquía de Bolivia ha desatado una campaña para exigir su condena a muerte, concentrando en él su odio y terror por la revolución.

Barrientos ya lo ha sentenciado, lo que hace presumir que su proceso será una farsa, sin garantías para su defensa, ni para su enjuiciamiento, existen razones para temer por su vida.

Hay que movilizar a toda la opinión pública para impedir este crimen que pretende cometer el fascismo boliviano. La tercera gran tarea es organizar de un modo activo y combatiente la lucha contra el imperialismo y la solidaridad con el pueblo vietnamita, el más heroico de la tierra, y con todos los demás movimientos guerrilleros de América Latina.

AMPLITUD EN LA LUCHA

Cualquiera que sea la integración del comité Chileno de la OLAS, su labor no puede ser sectaria.

Habrá que trabajar con todos los sectores, grupos o movimientos que tengan una posición antimperialista y se identifiquen con los objetivos de aquella organización.

Las disensiones en el seno de la izquierda podrán irse disipando en la acción común. Las odiosidades deben cesar o posponerse.

En la india, el Partido Comunista oficial hace un llamado a la unidad al partido Comunista paralelo, que comulga con la posición china.

En Bolivia, la lucha también está fraguando la unidad.

El periodista José Gómez López entrevistó, en La Paz, a un dirigente del PC oficial, Jorge Kolle.

"Los comunistas —dijo Kolle— no tenemos el propósito de sectarizar o parcelar el movimiento guerrillero, puesto que en él participan no sólo elementos de nuestra colectividad, sino que también del MNR (Movimiento Nacional Revolucionario), del PRIN (Partido Revolucionario de Izquierda Nacionalista) y del partido Comunista pekinés".

Luego agregó: "...las guerrillas constituyen una forma de lucha popular armada en la que participan ahora elementos de todos los partidos de izquierda. Nadie, ningún guerrillero, plantea problemas políticos partidistas, ni existe en la zona insurgente una lucha interna por la hegemonía partidista."

Es una lección para la izquierda chilena.

JAIME FAIVOVICH.


EL INGENIOSO SR. YARUR

SIEMPRE me ha impresionado la facilidad con que hacen plata los millonarios. No es que uno no tenga ideas, pero lo que pasa es que a ellos todas las que tienen les rinden provecho. Por ejemplo, a quién no se le ha ocurrido tener un Banco, pero un banco de uno, sin extraños en la caja. Por lo que sé al único que le ha resultado la idea ha sido a don Jorge Yarur que con el Banco de Crédito e Inversiones, ha cumplido el anhelo del banco propio.

Don Jorge es un hombre de acción. Cansado de textiles y de retorcerle las cualidades al algodón, un día les dijo a sus hermanos: "Yo creo que nos está haciendo mucha falta un banco. Eso de andar carreteando toda la mañana por el Edwards, el Español, el del Estado, etc., en busca de créditos está bueno para pinganillas.. Desde mañana tendremos un banco".

Lo cierto es que don Jorge se equivocó nada más que en el plazo que se dio. No lo tuvo al día siguiente; hasta un millonario no puede ser tan rápido, pero al fin y al cabo lo consiguió dos meses después, lo que no deja de ser una hazaña si se estima que yo tuve la misma idea hace ya algunos años y todavía sigo con los mismos 10 mil pesos que pensaba utilizar de capital.

Desde entonces se acabaron los problemas de los Yarur. ¿Qué había que descontar un PL? Pues bien, al desayuno se calculaba lo necesario y luego, media hora más tarde, ya estaba girado el dinero salvador, sin trámites, sin hacer reverencias a gerente alguno, fresquito y sonante.

Porque el mismo día que nació el Banco de don Jorge, llegaron a montones los clientes a depositar sus ahorros con una fe que ni el Islam pudo despertar en los creyentes. Los "Depósitos Yarur", que hay a montones en el país, tuvieron desde entonces un símil bancario, con una diferencia. En vez de tocuyo las sábanas eran de "cincuenta".

En treinta años el Banco de Crédito e Inversiones ha tenido una prolifidad oriental. Como los emires, sultanes y principes del Medio Oriente, cuyos hijos no bajan de los veinticinco, en el serrallo económico de los Yarur los alumbramientos han sido abundantes. El Banco tiene hoy 45 sucursales, que don Jorge, como aquellos tenorios latifundistas del pasado, ha engendrado recalcitrantemente en todos los rincones de Chile. Una prole tan numerosa no es extraño que aparezca dejando pérdidas al grupo familiar, en un país como el nuestro donde está tan cara la vida. Pero los deslenguados nativos han averiguado que el número de sucursales, por abultado que parezca, no perjudica a los Yarur; por el contrario, les sirve para profitar de un ingenioso sistema.

Y lo cierto es que es así por lógica aritmética de las cosas. Si el Banco madre de Santiago tenía, por ejemplo, mil clientes que mantenían cuentas corrientes las cuarenta y cinco sucursales, guardadas las características de las otras ciudades, necesariamente tenían que tener... ¿cuánto? Lo bastante como para que los depósitos provincianos afluyeran a Santiago y dieran a don Jorge circulante líquido suficiente como para flotar sin ayuda de otros salvavidas bancarios.

Sin un banco, Yarur tenía que pagar por el crédito, igual como lo pago yo, un 18% de interés. Con uno propio, Yarur le presta a Yarur al 9%, aunque pierda al cobrarse una comisión del uno por mil, cuando la comisión para los extraños es del ocho por mil ¡Qué idea más simple! y ¡qué productiva!

Porque Yarur la ha seguido aplicando en todo orden de cosas con la misma fortuna. ¿Una sociedad anónima?, pues ahí está de presidente de Yarur S. A.; ¿un capricho de radiómano? y ¡zas! la Radio Presidente Balmaceda, de la que es Director; ¿una asociación de Ahorro y Préstamo, que ahora se lleva mucho?, otra frotada a esa lámpara de Aladino que es el Banco y surge, vivita y coleando, "La Renovación", en que es Presidente; y ¿que la civilización pone de moda la química?, la respuesta es inmediata: Química Industrial S. A. de la que es director. Y no es sólo don Jorge el que se favorece. Hay para toda la familia.

Don Amador Yarur se gana dos presidencias: la del Banco de Crédito e inversiones y la de la Radio Balmaceda, además de cinco direcciones: Empresas Yarur S. A. C; Yarur S. A., Tejidos Caupolicán S. A,. La Renovación, y Química lnaustnai S. A. La equidad fraternal también favorece a Carlos Yarur, que aparece en las mismas sociedades ya sea como Vice, como Presidente o como Director.

Pero hay otros sentimientos que también se supervaloran en la familia Yarur, con el misino sentido tradicional de la hospitalidad árabe. La amistad llega generosa a los íntimos y entonces la repartición toca a Alejandro Vivanco, a. Arturo Alessandri Rodríguez, a Guillermo Correa Fuenzalida, a ivianuei Vinagre Davila, a Ricardo Letelier Kuiz, a Pedro Opaso Cousiño, y a otros que se me olvidan. Todos ellos aparecen ligados en una u otra forma a los mismos apellidos económicos de Crédito e Inversiones, Radio Balmaceda, Plansa, Textil Progreso, Tejidos Caupolicán, Yarur S. A., Química Industrial S. A., Banco de Llanquihue, Saavedra Benard S. A., Distribuidora Talca, etc..

Sólo se le han quedado en el olvido a don Jorge, sus empleados. Los sueldos son los mas bajos de los bancos nacionales, pero la circunstancia le ha dado también categoría a Yarur. Ahora tiene huelga propia, lo que en cierto modo representa también un blasón.

¿Simple, no? Tenía razón Brecht. Uno puede nacerse de dinero robando un banco o fundando un banco. El resto, es pura suerte, no más.

P. PITO.


Notas:

1.  "¿Revolución en la Revolución?", de Régis Debray. publicado en Chile por PUNTO FINAL, Nºs 25, 26 y 27.

2.  Aquéllos que gustan tener ilusiones, nos referimos a los idealistas con mentalidad pequeño-burguesa, pueden consolarse pensando que si nos preparamos bien para la lucha armada, pudiera resultar que al fin de cuentas nos entregarán el poder pacíficamente.


Edición digital del Centro Documental Blest el 07feb02