"El Mercurio": un consejero de La Moneda

Ediciones Punto Final. Nº 26
Santiago de Chile, Abril de 1967.

El Papa predica pero no practica

LA Encíclica "Populorum Progressio", elogiada por moros y cristianos, demuestra la versatilidad de la Iglesia Católica o, al menos, de la Curia Romana. En América Latina la Iglesia observa una conducta ceñida a principios conservadores. Es aliada y beneficiaria de gobiernos reaccionarios y sus jerarquías tienen estrecha relación con sectores plutocráticos. Ciertamente asoman en la Iglesia latinoamericana genuinos atisbos de rebeldía en curas jóvenes que están en contacto con problemas populares. Muchos ponen término al conflicto con la Jerarquía colgando las sotanas. Otros, como Camilo Torres, van más allá y empuñan las armas para luchar por la verdadera liberación de los seres humanos. La Iglesia, invariablemente, los execra.

La Encíclica de Paulo VI no se puede enfocar desligada de la verdadera posición de la iglesia y dejando a un lacio la consideración de sus cuantiosos bienes materiales. Es comprensible que algunos se conviertan en gratuitas exegetas de la Encíclica y que participen en la competencia de elogios que la señala como el documento más importante de la época. Pero cuando se predica hay que tener alguna consecuencia con lo que se practica. En Chile, por ejemplo, no puede ignorarse la bochornosa intervención activa y permanente de la iglesia en la acción política. No puede olvidarse la participación de Caritas, Misereor, Adveniat y otros organismos católicos, financiados en Estados unidos, Alemania occidental y Holanda, en nuestras luchas electorales.

Es ingenuidad notable cantar loas a la Encíclica —que tiende a reforzar el pensamiento y la acción reformista del capitalismo— mientras voces autorizadas como monseñor Ivan Illich (PF Nº 23), señalan que la Iglesia se ha convertido en un "agente de confianza" para impulsar el cambio social por vías que no ofendan los intereses de donantes como la Standard Oil, W. R. Grace, la Alianza para el Progreso, etcétera. Solamente dos países, Alemania occidental y Holanda, contribuyen con 25 millones de dólares anuales a esta tarea.

Los enternecedores llamados de Paulo VI a las naciones imperialistas y a los millonarios ahítos, no pueden examinarse al margen de la realidad opulenta de la propia Iglesia. El Papa afirma que hay que "pasar de los principios a los hechos". Bravo. La revista "Esquire" ha informado que una estadística de Wall Street sobre los dueños de acciones más ricos del mundo, comprueba que la Iglesia Católica marcha a la cabeza, seguida por Bing Crosby, Joseph P. Kennedy, el Sheik de Kuwait, los armadores Niarchos y Onassis, etc. (PF Nº 10). En estos mismos momentos tiene lugar en Italia una ruda polémica porque la Iglesia se niega a pagar un impuesto de 27% sobre rentas bursátiles por sus 1.500 billones de liras en acciones. El semanario "L'Espresso" señala que el Vaticano tiene el control de la quinta parte de las acciones italianas, y el cardenal Amleto Cicognani, Secretario de Estado de la Santa Sede, anunció que antes liquidará las acciones que pagar impuesto. El solo anuncio produjo pánico en la Bolsa de Milán. En Chile, la Iglesia tiene fabulosas propiedades (fundos, casas, edificios, radio, TV, editoriales, negocios de viviendas, pompas fúnebres y hasta una agencia de viajes).

No se trata de lanzar a estas alturas una guerra religiosa. Pero la hipocresía de algunos y la conciliación dulzona de otros, ha cubierto de mermelada retórica una Encíclica que pudo analizarse con mayor seriedad y rigor crítico.


Contubernio

"El Mercurio": un consejero de La Moneda

A las 19 horas del 4 de septiembre de 1964, el ciudadano Eduardo Frei Montalva ya sabía que los escrutinios de la elección presidencial que se había realizado ese día en Chile, le señalaban como el nuevo presidente de la República.

El entonces senador Frei se encontraba a esa hora en uno de los departamentos del edificio Finanpro, situado al lado de la sede de la Democracia Cristiana, que estaba casi totalmente copado por diversas oficinas de instituciones dependientes de la Iglesia Católica y especialmente de los jesuítas, como la naciente Promoción Popular.

Sin pensarlo dos veces, el ciudadano Eduardo Frei tomó el teléfono y se comunicó con el diario "El Mercurio" para hablar con el presidente del Consejo de la Empresa que lo edita, Agustín Edwards Eastman. Con tono jubiloso, Frei le agradeció a Edwards cuanto había hecho por el triunfo que celebraba, y se disculpó por no ir de inmediato a saludarle, "porque esta masa fervorosa que está al frente me impide pasar."

Horas después del triunfo, el Presidente Electo cumplía su deseo de estrechar entre sus brazos al joven propietario de la Empresa "El Mercurio". En la edición siguiente del matutino "El Mercurio" se insertó, en forma preferente, la fotografía que se tomó de la visita de Frei a la empresa. Esa imagen gráfica constituyó de inmediato un documento. Otro presidente de la República de Chile caía en manos de "El Mercurio".

"El Mercurio" fue el único diario visitado oficialmente por el nuevo Presidente de todos los chilenos. Se filtró que también visitó, en su casa particular al propietario del matutino "Clarín", Darío Sainte Marie, pero de ese suceso no hubo información pública, no obstante que el nuevo Mandatario le había asegurado al combativo periodista durante la campaña electoral, cuando solicitó su apoyo, que él "prefería un "Clarín" a cuatro "Mercurios".

Los que conocen íntimamente al Presidente Frei dicen que para él los dos únicos diarios importantes son "Clarín" y "El Mercurio", y de ese grupo los que lo conocen aun mejor, señalan que a "Clarín" le teme porque puede crearle una imagen ridicula, y a "El Mercurio" le respeta por su poder de todo orden.

Agustín Edwards Eastman puede decir, a los 40 años, que él es una de las personas que más influye en el Presidente de la República de Chile, Eduardo Frei, de 56 años.

Por lo menos dos veces a la semana, Agustín Edwards Eastman come o almuerza con el Primer Mandatario, lo que no impide que entre ellos haya contacto telefónico permanente y que los dos se reúnan casi diariamente a diversas horas. Por lo general, en las entrevistas está presente el director de "El Mercurio", Rene Silva Espejo, quien tiene más acceso al Presidente que el propio director del diario de Gobierno, "La Nación". Es usual que el Presidente Frei llegue muy temprano, por la mañana, a la casa de Edwards o de Silva Espejo, si tiene algún deseo publicitario expreso. De ese modo el equipo ejecutivo mercurial es el que en Chile posee la mejor información de todas las acciones y decisiones del Gobierno democristiano, e incluso, puede decirse categóricamente que en muchas de ellas ha operado la influencia de sus redactores.

Eduardo Frei no es el único Presidente de Chile que ha caído en la órbita de influencia de "El Mercurio", del mismo modo que no es el único Presidente que ha contado con el apoyo mercurial. Podría decirse que es un fenómeno consecuente con cierto fatalismo histórico.

El historiador Ricardo Donoso, en su libro "Alessandri, Agitador y Demoledor", dice al analizar la política exterior del Gobierno de Arturo Alessandri Palma: "Ya en 1935 había logrado designar embajador en Londres a su entrañable amigo Agustín Edwards, cuyo apoyo era de inestimable valía por la influencia que ejercía en la opinión pública a través de su poderosa empresa periodística..." Agustín Edwards MacClure era el abuelo del joven Agustín Edwards Eastman, quien heredó de él y de su padre el poderoso imperio financiero que hoy controla, y en el cual se confunden en la actualidad los intereses suyos con los norteamericanos, así como en los tiempos de su abuelo se confundían los suyos con los ingleses.

Carlos Ibáñez del Campo fue Presidente de Chile en dos períodos. En el primero se enajenó el odio de los propietarios de "El Mercurio", porque incluso deportó a uno de ellos, a Agustín Edwards MacClure. En el segundo período, el diario y los otros órganos publicitarios que entonces poseía la empresa, "Las Ultimas Noticias" y "La Segunda", atacaron con insistencia su Administración hasta que logró introducirse nuevamente en La Moneda, a través de su influencia, consiguiendo traer a Chile la misión norteamericana financiera Klein-Sacks, que aplicó por primera vez en forma ortodoxa la receta del Fondo Monetario Internacional. Desde ese momento "El Mercurio" volvió a decidir el destino de los chilenos.

Los Presidentes, por lo general, pueden contar con el apoyo de la Empresa "El Mercurio", siempre que acepten sus dictados, pero positivamente se sabe que en cuanto abandonan el poder dejan de ser personas importantes aun cuando hayan respetado en La Moneda la influencia mercurial.

El diario "El Mercurio" fue el único órgano de prensa que atacó al ex Presidente Ibáñez, al día siguiente de su muerte. Demostró en ese momento que lo había tolerado porque él aceptó parte de sus consejos, pero sus propietarios no le habían perdonado el pasado. Fue la reacción del clan Edwards.

Está claro que no se puede confiar en la lealtad de "El Mercurio". Eso lo supo el propio propietario de la empresa, Agustín Edwards MacClure.

En febrero de 1927 fue deportado de Chile, Agustín Edwards MacClure, por el general Ibáñez, pero éste le respetó sus poderosos intereses económicos. En su libro "Alessandri, Agitador y Demoledor", el historiador Ricardo Donoso recuerda ese suceso y más adelante agrega: "El 20 de mayo (de 1927) se efectuó en el Teatro Municipal una reunión política en la que fue proclamada la candidatura presidencial del coronel Carlos Ibáñez, en la que los principales oradores fueron Carlos Silva Vildósola y Rafael Maluenda, ambos redactores de "El Mercurio", de propiedad de Agustín Edwards, deportado a Europa, pasmoso ejemplo de abyección moral, como no hay otro en la historia política de Chile."

No obstante, ambos periodistas llegaron a ser directores de "El Mercurio", lo que indica que para Agustín Edwards MacClure la lealtad personal ocupaba un lugar secundario detrás de sus intereses económicos.

Años más tarde se comprobaría que el oportunismo de esos periodistas no fue accidental, sino que forma parte del estilo de la empresa en que trabajan.

El 4 de junio de 1932 se instaló en el Poder una Junta de Gobierno que dio origen a un período identificado como la Primera República Socialista. El diario "El Mercurio", representante típico de los intereses de sus propietarios y del imperialismo, guardó silencio ante el acontecimiento que pugnaba abiertamente con su línea. El 9 de junio rompió su silencio, y en su editorial escribió: "En los primeros momentos del golpe de Estado que ha traído el cambio de gobierno, no hemos querido perturbar el ambiente. Los socialistas de hoy son los radicales de ayer y serán los liberales de mañana. La avanzada ha cambiado de nombre. Pero su naturaleza es la misma." Su ejemplo de oportunismo y de deslealtad a los principios no terminó ahí. En el mismo editorial se anunció la "voluntaria socialización de la empresa", expresando que se había hecho "de acuerdo con la doctrina de la "nueva República", dando cabida en su Consejo a dos representantes de sus obreros y empleados."

En 1932 retornó al poder Arturo Alessandri Palma y "El Mercurio", que no lloró su expulsión en 1925, lo festejó porque otra vez estaba en el poder. El historiador Ricardo Donoso en su libro ya citado escribió sobre esa materia: "Al Mercurio no le costó gran esfuerzo plegarse con armas y bagajes a la nueva situación política, ya que siempre había marchado a tono con la política gubernativa, y en su apoyo a la política de La Moneda encontraría, como diría Sarmiento, una afinidad química con su esencia."

En contados casos "El Mercurio" se ha apartado de la senda gubernativa, cuando ésta ha conducido al país por alguna ruta distinta a la de sus intereses económicos. Agustín Edwards MacClure estuvo contra el Gobierno del valeroso Presidente José Manuel Balmaceda en 1891, porque éste luchó contra el imperialismo inglés y la oligarquía criolla. Fue uno de los artífices de la derrota del Mandatario mártir, como colaborador del sector rebelde de Derecha, que armó la revolución.

En 1939, "El Mercurio" estaba en contra del Gobierno de Frente Popular de Pedro Aguirre Cerda, e incluso llegó a poner en peligro la misión que en Estados Unidos realizaba en esa época Guillermo del Pedregal, que gestionaba un crédito para la Corporación de Fomento. El ministro del Interior de la época aplicó de inmediato algunas medidas que amagaron los intereses económicos de los Edwards, y la reacción de éstos fue inmediata. Con otra demostración de su volubilidad, "El Mercurio", vejete frívolo pero avaro, editorializó en favor de la gestión de Del Pedregal para conseguir le levantaran las medidas coercitivas, una de las cuales afectaba al Banco de A. Edwards.

La tradición de la familia Edwards gravita sobre el joven Agustín Edwards Eastman, brazo derecho del Presidente Frei.

Por el momento, Frei tiene su apoyo como lo tuvo su antecesor, Jorge Alessandri. Pero es útil que advierta que en cuanto este último dejó el mando, perdió el afecto de "El Mercurio" y sus propietarios, los que no vacilaron en la última campaña electoral en rechazarle avisos a sus partidarios, los alessandristas, porque en ellos se atacaba la política de Frei. Eso explica que los mismos grupos conservadores que antes adoraran a "El Mercurio", hicieran una manifestación en la noche del 2 de abril frente al viejo edificio donde se imprimen las publicaciones de los Edwards, para expresarle su repudio. En esos momentos, Agustín Edwards hablaba por teléfono con el Presidente Frei.

AUGUSTO OLIVARES.


Contubernio

Edwards, cortesano bien informado

TODO el que está informado de la íntima relación que existe entre el Presidente Eduardo Frei y el poderoso empresario de "El Mercurio", Agustín Edwards Eastman, se pregunta: ¿qué es lo que obtiene este último de su amistad presidencial? Por lo pronto puede decirse que consigue excelente información de primera agua.

En los instantes en que la mayoría de los agricultores están amagados por los inquietantes anuncios de una reforma agraria, Agustín Edwards Eastman adquiere un fundo más para su colección de tierras en la provincia de Colchagua.

Los hombres de negocios que se informan bien, observan cómo Edwards acrecienta su poder agrario, y dicen: "Por algo Agustín aumenta sus inversiones en la tierra."

Uno de sus fundos en Graneros es casi tan hermoso como la hacienda La Cartuja, que montara a todo costo otro amigo del Presidente Frei: Luis Pubill. Tiene cancha de polo, aeródromo propio y un harás de fina sangre que es la envidia de su vecino, el general Pelayo Izurieta. Otro hermoso fundo suyo está ubicado en un "lugar de ensueño": junto al Lago de Todos los Santos.

Los negocios agrarios de Agustín Edwards están marcados por su sello internacional: son a medias con inversionistas norteamericanos.

Desde el punto de vista humano resulta difícil explicarse la amistad entre el Presidente Frei y el joven Edwards. Mientras el primero es sociable, locuaz, extrovertido. Agustín, el "Duny" como le llaman sus amigos, es silencioso y tímido.

Edwards Eastman nació en París, el 24 de febrero de 1927. Estudió en el aristocratizante colegio Grange, desde donde pasó a la Escuela de Derecho de la Universidad de Chile. No alcanzó a terminar el primer año de estudios porque partió a Estados Unidos para matricularse en Princeton, donde siguió un curso de "Cuestiones internacionales". Retornó a Chile con el propósito de vivir una aventura a la americana. En lugar de asumir de inmediato un cargo directivo de la poderosa empresa "El Mercurio", desempeñó la subdirección de "Las Ultimas Noticias" para saltar luego a la vicepresidencia de la empresa.

En su juventud, el "Duny" fue un excelente esquiador. En esa época conoció a la que es ahora su esposa, Malú del Río.

Abandonó los deportes para dedicarse de lleno a los negocios. Los que han seguido de cerca su trayectoria, dicen que si bien carece de capacidad intelectual, tiene mejores condiciones que sus ascendientes para las empresas.

Posee una hermosa residencia en Santiago, en el sector de Vitacura, en la cual es principal atracción una inmensa pajarera en la que parlotean centenares de especies diversas de aves de distintos lugares del mundo. Tiene una gran biblioteca que si bien casi no ha tocado, le da a su escritorio una fuerte personalidad.

Para superar su timidez, Edwards ha buscado apoyo en un grupo de jóvenes hombres de negocios que hoy constituyen su equipo principal y que ejercen fuerte influencia sobre él: Carlos Urenda Zegers, abogado viñamarino, y Fernando Léniz Cerda, ingeniero, que ahora ocupa la gerencia general de la Empresa "El Mercurio".

Una de las mayores satisfacciones del joven Edwards, es sumar, junto a su primo Jorge Ross Ossa, la cantidad de negocios que controlan en el país y en el extranjero. Tan fuertes se sienten (y son) que en la pasada campaña presidencial (1964) ambos crearon y financiaron una organización que definieron como de investigaciones económicas y sociales, pero que en la práctica sólo sirvió para concentrar a todos los empresarios en un movimiento cuyo único objetivo era formar un poderoso frente para detener por cualquier medio el eventual triunfo de la postulación de Izquierda.

Pese a su inmenso poder Agustín Edwards vive en una casa que es de propiedad de la Empresa "El Mercurio", usa un automóvil que también pertenece a ella y, en general, recurre a toda clase de subterfugios que le permitan reducir el nivel de sus impuestos al término de cada año.

De todas sus amistades, la más positiva es la que mantiene con algunos de los miembros del clan norteamericano Rockefeller. Con él desarrolla negocios en Chile y en otras partes de América; por eso es difícil determinar dónde tiene su fortuna. Ese tema preocupó al diputado Fernando Sotomayor, el que expresó su sorpresa por los viajes de Edwards al exterior. en un discurso que pronunció en septiembre de 1966, en la Cámara:

"Pero todavía hay cosas que deben quedar bien en claro, de una vez por todas. Por ejemplo, cuando estábamos hablando aquí del señor Edwards, presidente y uno de los dueños de la empresa de "El Mercurio", que vemos aquí entre esos ocho periodistas que han viajado más, no podemos dejar de preguntarnos ¿qué ha hecho en esos viajes? Porque llama mucho la atención que sale vía aérea a Miami el 18 de enero, y regresa el 21 de enero desde Nueva York.

Verdaderamente, es sugestivo que vaya a alojar a Nueva York. Puede tener plata, botarla y hacer con ella lo que quiera; pero es curioso que vaya a alojar a Nueva York. Tomemos otro viaje: el 6 de marzo vuelve a salir a Nueva York, y regresa el 14 de marzo. Después, sale el 22 de marzo destino a Caracas, y, a los ocho días de llegar, vuelve, el 28 de marzo, vía Lima, sale otra vez el 27 de abril de este año por vía aérea con destino a Miami. y regresa, por vía aérea también, el 30 de abril.

Yo diría: bueno, parece que esto fuese sintomático. Porque son motivo de dudas estos viajes tan rápidos. ¡Y ésta es la gente que, a través de "El Mercurio", está hablando contra nosotros!"


Contubernio

Frei, Edwards y el "papel en libertad"

DESDE que el Presidente Frei subió al poder para implantar su "Revolución en Libertad", ninguno de los variados y fuertes negocios de Agustín Edwards y su clan han sido tocados.

Si Edwards hubiese sospechado que Frei deseaba sinceramente introducir algunas reformas que afectaran la estructura económica del país, su fuerte poder publicitario habría caído como guillotina sobre los "revolucionarios en libertad".

Agustín Edwards puso al servicio de Frei todo su aparato periodístico, encabezado por "El Mercurio", para defender los convenios del cobre, sugeridos por los inversionistas norteamericanos de la Kennecott, con los cuales mantiene intenso y permanente diálogo el director de la principal publicación, Rene Silva Espejo, con pasado nazi y presente de próspero hombre de empresa.

La imprenta Lord Cochrane, otro de los grandes negocios de Edwards, editó a todo lujo un folleto con el extenso reportaje que Silva Espejo hizo al vicepresidente de la CORFO, Raúl Sáez, principal negociador de los convenios del cobre. Pese a la identidad de ambos, Silva se cuidó de dejar fuera del folleto un capítulo del reportaje porque Sáez, al establecer comparaciones entre el costo de los convenios y sus beneficios y el costo y los beneficios de una eventual nacionalización de las minas de cobre, dejaba a esta última solución bastante bien parada.

Mientras el Presidente Frei conserve su amistad con Edwards, éste estará advertido que todas las promesas relativas a una reforma bancaria, a una reforma de las sociedades anónimas, a una reforma agraria, no pasarán de ser tales.

El "Duny" sabe que el Presidente Frei es ultracatólico y observante, lo que pudo comprobar en el almuerzo que se realizó durante la última Semana Santa, en el Palacio de Viña del Mar, cuyo menú respetaba las disposiciones de la Iglesia, pero también sabe que las palabras del Papa paulo VI, de su última Encíclica, sobre el trato que debe darse a la propiedad privada, no son lo suficientemente fuertes para el Jefe del Estado, como para llevarlas a la práctica en Chile. Eso tranquiliza al "Duny".

En su interesante ensayo "La concentración del poder económico en Chile", el distinguido economista Ricardo Lagos determinó la existencia en el país de once clanes económicos, que reúnen en sus manos el poder financiero y económico. Uno de ellos es el clan Edwards. Lagos, en la página 140 de su obra, que curiosamente fue publicada por la editorial democristiana Del Pacífico, dice: "Este grupo, a la inversa de los anteriores, es muy homogéneo, y más que ejercer influencia controla un gran número de sociedades." Luego de hacer un recuento de todas las sociedades, Lagos dice: "Estas 61 sociedades que controla o Influye el grupo Banco Edwards, tienen un capital de Eº 150.488.528, que significa el 20,8% del total de los capitales sociales del país. (N. de la R.: escudos de 1960). Esta suma, es baja si la comparamos con el 39,9% del grupo Banco Sudamericano, o con el 35,8% del Grupo Banco de Chile, es extraordinariamente elevada si consideramos cuatro aspectos dignos de mención: a) que es un grupo absolutamente homogéneo; b) que sus personeros son siempre los mismos, la gran mayoría de los cuales están emparentados; c) que no existen en el cómputo total empresas que influyan sustancialmente en la cifra global, como ocurriría, por ejemplo, con el subgrupo Aldunate; d) que es un grupo "controlador" y de sociedades muy importantes."

Algunos nombres de las sociedades anónimas dan la idea del poder económico del clan: Farmoquímica del Pacífico, Cía. de Cervecerías Unidas, Empresa "El Mercurio", Cía. Refinería de Azúcar de Viña del Mar, Compañía de Navegación interoceánica, compañía Distribuidora Nacional (CODINA), Consorcio de Seguros La Chilena Consolidada con 13 compañías de seguros, Colegio Inglés "The Grange", Universidad Técnica Federico Santa María, etc.

Agustín Edwards acaba de suscribir una negociación con la Continental Copper and Steel, de Estados Unidos, para iniciar la explotación del mineral de cobre de Sagasca. posee una planta pesquera en el norte. El clan instaló una planta productora de alimentos para aves, en sociedad con la Ralston Purina of Panamá, la que acaba de obtener el aval de la CORFO. para financiar el capital de operaciones de la fábrica Alimentos Purina de Chile, por un millón de dólares. Desde 1960 a la fecha ha montado una poderosa imprenta, que lleva el nombre de Lord Cochrane, cuya maquinaria fue internada sin pago de derechos aduaneros, lo que motivó posteriormente una denuncia por fraude aduanero, que se desvaneció después de 1964.

Junto al clan Rockefeller, Edwards montó IBEC Chilena, sociedad encargada de controlar capitales a través de la compra de acciones privilegiadas que se transan en el mercado bursátil.

En la actualidad, Edwards prepara un nuevo golpe de proporciones. Está a punto de pasar a controlar Industrias Forestales, que formara el senador radical Julio Duran, la cual atraviesa por un difícil momento financiero que la puede arrastrar al colapso.

Edwards se interesa en esa industria, que le aseguraría su abastecimiento de papel, siempre que el Gobierno democristiano la libere de la prohibición de vender sus productos en el país.

Si Edwards consigue ese milagro, el Gobierno podrá contar además con la satisfacción de castigar los intereses papeleros de Jorge Alessandri, bastante dañados en la actualidad por la caída del precio de la celulosa en el mercado mundial.

Una vez más coincidirían los intereses de los amigos Frei y Edwards.


Elecciones

Se desinfló el reformismo

LAS elecciones en Chile tienen algo de competencia deportiva. Se cruzan apuestas que se cobran generalmente en dinero o en comidas para un grupo de amigos. Los más audaces apuestan a cortarse el pelo, pasear por la calle con una cola o lanzarse vestidos a una pileta. Es lo que se define como "madurez cívica".

La elección de regidores del 2 de abril no podía escapar a la regla. ¿Quién ganó? Todos, a juzgar por los balances publicados en la prensa. Entonces, ¿quién perdió? En opinión general, el Gobierno. ¿Significa esto que el señor Freí tendrá que abandonar La Moneda y que el Poder lo tomará otra fuerza política? Absolutamente, no. Entonces, ¿qué ha pasado? En términos definitorios, nada. Una competencia electoral más.

¿Se pueden deducir algunos hechos políticos? Eso sí, veámoslos.

Primero, las cifras. Dejemos de lado por un momento las marcas de 1964, en las presidenciales. Veamos las tendencias que pueden reclamar para sí los partidos. En general, se han examinado las cifras del 2 de abril en relación a los comicios parlamentarios de 1965. Ampliemos algo más el cuadro para tener una idea que abarque un período de tiempo mayor.

La Democracia Cristiana (se constituyó en 1957 con la fusión de la Falange Nacional y del Partido Conservador socialcristiano) señala, los siguientes hitos: 1961 (parlamentarias), 15,93%; 1963 (municipales), 22,80%; 1965 (parlamentarias), 42,3%; 1967 (municipales), 35,6%. Es el partido electoralmente más fuerte.

Partido Radical: 1961, 22,15%; 1963, 21,59%; 1965, 13,2%; 1967, 16,05%. Ocupa actualmente el segundo puesto en el ranking electoral.

Partido Comunista: 1961, 11,76%; 1963, 12,80%; 1965, 12,2%; 1967, 14,72%. Es el tercer partido.

Partido Nacional (constituido en 1966 en base a los viejos partidos Liberal y Conservador, las cifras anteriores son tomadas en conjunto): 1961, 31,4%; 1963, 24,37%; 1965, 12,5%; 1967, 14,24%. Es el cuarto en la lista.

Partido Socialista: 1961, 11,13%; 196 3, 11,48%; 1965, 10,2%; 1967, 13,99%. Cierra la serie de los partidos grandes, aunque proporcionalmente fue el que más subió el 2 de abril.

En el extremo inferior de la tabla está el Partido Democrático Nacional (PADENA), cuya figuración actual es del 2,4%.

Estas son las cifras sobre las cuales se especula y se hacen cábalas para futuras combinaciones.

Ajustemos ahora el enfoque a lo que a nuestro parecer interesa más al desarrollo de perspectivas revolucionarias en el país. Desde luego, en la elección municipal no se planteó una cuestión de alternativa de Poder. El Gobierno incurrió en el error de atribuirle un significado plebiscitario y el Presidente Frei se jugó personalmente recorriendo el país y poniendo en acción todos los mecanismos estatales para conseguir un triunfo. Obtuvo una derrota.

Los democristianos —en la comprensible tarea de buscarle cinco pies al gato, como es habitual en todos los partidos después de una elección— sostienen que han aumentado su número de regidores en los municipios. Es cierto, y desde ese punto de vista habrían sido medianamente satisfactorios los resultados. Pero estuvo lo del "plebiscito", y el hecho es que la DC bajó su votación. El electorado empieza a volverle las espaldas al partido de Gobierno. Sin embargo, como era una consulta plebiscitaria "sui géneris", la DC no tendrá que abandonar el Poder. Es un traspiés sin consecuencias dolorosas, que sólo exige ajustes internos en el PDC y en el equipo de Gobierno.

Como el Poder no estaba en juego (mal podía estarlo en una elección municipal) no resulta justo decir que esta elección demuestra que la izquierda no podrá alcanzarlo por la vía electoral. No es esta elección la que demuestra esa verdad. Son las elecciones en general, el camino electoral en sí, los que están hablando elocuentemente y en forma repetida por años. Pero así como es desproporcionado valerse de la elección municipal para descalificar el camino electoral en sí mismo, también es absurdo sostener que los comicios del 2 de abril presentan al FRAP como la única alternativa de Poder. Ojalá así fuera. Esto se viene repitiendo con insistencia, pero en los hechos no encuentra asidero de verdad. Basta meditar los resultados del 2 de abril, que están señalando una tendencia conservadora del electorado chileno. Se inclina por una línea que va desde el centro a la derecha y que oscila como péndulo entre ambas tendencias sin lograr romper la frontera invisible que la separa de la izquierda.

Desde 1961 a la fecha, en elecciones típicamente partidistas, el FRAP no consigue saltar la valla del 30%. Avanza del 22% al 24%, regresa al 22% y se coloca ahora en el 29%, su cifra máxima. La verdad es que la alternativa FRAP como fórmula de poder electoral, sigue siendo hoy tan remota como ayer.

Conviene, sin embargo, registrar un hecho significativo en lo que ocurrió al FRAP el 2 de abril. El PC no alcanzó —a pesar de un esfuerzo masivo, quizás el más grande de su historia— colocarse como segunda fuerza electoral. Naturalmente no nos alegramos de ello, sólo constatamos un hecho que fue pronosticado en numerosas encuestas y que voceros del pc llegaron a repetir. El PS, en cambio, con una organización deficiente en lo electoral, registró un avance que fue el más importante de todos los partidos, y sólo quedó a 17.000 votos del PC. ¿Qué conclusión puede extraerse de esto? Entretanto, una que es obvia; que la posición socialista halló mejor acogida en el electorado. Así como en el caso del partido de Gobierno, hay que señalar que la intervención personal del señor Frei aguantó la baja en un 36%, en el caso del FRAP habría que soñar con la votación que habría alcanzado la Izquierda si a la utilización de un buen aparato y de recursos hubiera sumado una actitud consecuente, coordinada y dinámica.

Detrás de la elección de regidores —tomando el análisis por otro lado— no hay un cambio importante. Lo más señalado es la tendencia ya comentada, conservadora en esencia. El PR —que en lo social intenta traducir los intereses de sectores medios de la población— se recuperó y lo mismo el Partido Nacional. Si este último recibiera votación exclusiva de sectores plutocráticos, figuraría en el último lugar de la tabla. Pero no es así, y no hay que equivocarse. La oligarquía financiera, más bien, está junto al Gobierno como lo hemos venido demostrando en PF. Eso no obsta para que en cualquier momento se reubique en el PN donde se han asilado los restos del feudalismo. Lo mismo ocurrirá con los intereses norteamericanos hoy refugiados en la DC, pero siempre listos a transferirse a los partidos tradicionales o al "gorila" providencial. Tanto el PR como el PN simbolizan en alto grado la tendencia conservadora que notamos en el electorado nacional. Es un grueso sector que tiene enclaves en segmentos altos, medios y hasta bajos de la población, y que no desea cambios de ninguna naturaleza, aparte los que exige el desarrollo civilizado contemporáneo. En la cúspide del electorado PR-PN se encuentran grandes propietarios y financistas que rechazan cualquier reformismo, aun tibio, que ponga en peligro sus intereses. Un sector medio, que lo sigue, comparte iguales temores aunque en escala de intereses menores. Aquí se trata de sueldos de profesionales, casa propia, el automóvil, la cuenta corriente (a veces en dólares en el extranjero como está aconteciendo con alarmante frecuencia en este sector que imita al pie de la letra a la clase superior). Luego viene una capa francamente pauperizada que también vota entre el centro y la derecha. Defiende intereses mínimos: la casa CORVI, la jubilación en perspectiva, la "tranquilidad" que la burguesía le ha inyectado como aspiración de vida. Si no fuera así, cómo podría explicarse que el PR-PN doblen la votación del FRAP en Colchagua, una provincia campesina. En casi todas las provincias agrarias, por ejemplo, el PN aventaja a los partidos del FRAP individualmente. A la votación radical y nacional hay que añadir la democristiana para tener el cuadro completo de lo que significa esa tendencia conservadora, reñida con cualquier propósito revolucionario, en la mayoría electoral del país, inoculada de "american way of life".

¿Significa esto que el país, sus grandes mayorías, la clase trabajadora, no quieren una auténtica revolución? ¡No, en absoluto! Sería un criminal error de los partidos de Izquierda moderarse aún más para conquistar electores. El éxito relativo alcanzado por el PS está demostrando que, al contrario, conviene acentuar más el carácter revolucionario, francamente socialista, marxista-leninista, de la acción política. La campaña electoral (inmediatamente hay otra a la vista en O'Higgins y Colchagua) ha vuelto a demostrar que hay en la Izquierda un potencial de trabajo y de recursos que hasta ahora sólo se movilizan en ocasiones electorales. Corresponde encauzarlos hacia tareas que galvanicen a las masas tras un objetivo revolucionario. Hay un derrotismo implícito, que no gana voluntades, en la lucha exclusivamente electoral y reformista. Una expresión gráfica de ello fueron ciertos "desafíos" al Gobierno democristiano a cumplir su programa. ¿A qué se desafiaba? A introducir reformas paulatinas al status, no a liquidar lo viejo, caduco e inservible. El PC, por ejemplo, presentó un proyecto de reforma bancaria. Cuando se preguntó al diputado José Cademártori por qué no se pedía la nacionalización de los bancos privados, contestó que se partía de la base que la mayoría democristiana en la Cámara lo rechazaría, pero que en cambio podría aceptar ésa u otra reforma.

Desde el punto de vista de la sensatez política —que rinde buen beneficio en un electorado tan equilibrado— la respuesta del diputado comunista es justa. Pero ella representa, mejor que muchos alegatos que pudieran hacerse al respecto, la renuncia a la agitación de masas. En ella se cae cuando el medio termina por contaminar de conservadurismo a todos los sectores. Un movimiento revolucionario crece y se desarrolla —pensamos nosotros— al calor de la lucha sin cuartel contra la burguesía y el imperialismo. Eso, al menos, en América Latina.

La vía pacífica es rica en formas y métodos, y sin abandonarla abruptamente puede desarrollarse un movimiento precursor de la etapa final en la lucha por el Poder. Un examen de toda auténtica revolución llevará a concluir que las hicieron hombres que combinaban la lucidez con el fervor audaz en sus ideas. Los hombres "sensatos" por lo regular se quedaron en sus casas, alienados por consideraciones calculadoras.

MANUEL CABIESES D.


Opiniones

El otro yo del gobierno

EL Gobierno tiene una doble personalidad. En Chile es arrogante, soberbio, jactancioso e infalible. En el extranjero es humilde, modesto, admite sus fracasos, escucha opiniones y no sólo acepta desafíos, sino que también imposiciones.

Periódicamente, el Ministro de Hacienda y sus asesores concurren al Comité Interamericano de la Alianza para el Progreso (CIAP), a dar cuenta de la situación económica del país y a esbozar los planes para el futuro inmediato. Allí se revisa implacablemente la política gubernativa y se decide su nueva orientación.

El CIAP es una especie de confesionario donde se practica el juego de la verdad, en presencia de los representantes de los organismos financieros internacionales.

En la última reunión del CIAP, celebrada en Washington, Sergio Molina se sinceró y entregó antecedentes que el Gobierno se ha abstenido de divulgar, porque difieren fundamentalmente de las afirmaciones optimistas y ambiciosas que escuchamos a diario a sus personeros.

Esta es, en síntesis, la exposición del Ministro:

Sólo se constituirán 40.000 nuevos propietarios agrícolas hasta 1970, en vez de los 100.000 que era la meta original.

En 1966, la Corporación de la Vivienda sólo inició la construcción de 2.000 habitaciones, y durante la actual Administración apenas se podrán edificar 250.000 casas, en lugar de las 360.000 unidades programadas inicialmente. Esto significa que se absorberá el aumento vegetativo de la población, pero no se conseguirá recuperar el déficit habitacional existente.

La política financiera y económica del Gobierno ha sido permanentemente discutida con el sector empresarial. Para tranquilizar a los agricultores frente a la reforma agraria, los precios de los productos agropecuarios han tenido un trato preferente y son los más altos que el país registra desde 1930.

El precio del cobre en el mercado internacional ha sido el factor decisivo en el aumento de la tasa de crecimiento de la economía, pero ella bajará en los próximos años.

No todos pueden tener acceso a la universidad. Solamente unos pocos del total de estudiantes secundarios pueden llegar a los últimos tramos universitarios.

El alza de precios fue de un 20% en 1966, y no del 15% como estaba calculado. Esto representa el retraso de un año en el programa antinflacionario.

Se aplicará una política de mano dura en materia de salarios.

Los trabajadores organizados en sindicatos poderosos son el principal escollo para restringir los salarios. El Gobierno quiere organizar a los campesinos y pobladores, a fin de que contrarresten la influencia de aquéllos y apoyen la política de estabilización. Ese es el propósito que persigue la promoción popular.

Esta infidencia del Ministro de Hacienda debe poner en guardia a todo el movimiento gremial, porque es la prueba más evidente de que el Gobierno persiste en sus propósitos de destruir, dividir, quebrar o debilitar la organización sindical, y asumir el control de las organizaciones de masas, para ponerlas al servicio de sus planes reaccionarios.

El representante del Fondo Monetario Internacional, Carlos Sansón, reprobó el examen rendido por el Ministro de Hacienda, le formuló duras críticas y lo conminó a ceñirse más estrictamente a las instrucciones impartidas, confirmó que la política antinflacionaria del Gobierno fue trazada por ese organismo, y, para que no se olvidara de respetar sus decisiones, le recordó que Chile es el país que en este momento hace mayor uso de los recursos del Fondo. 

Para promover el desenvolvimiento económico interno, propuso que el Gobierno recurriera a la ayuda externa, estimulara la iniciativa privada, aflojara los controles de precios, limitara los créditos y aplicara una política de cambios y de importaciones más flexibles, lo que significa desvalorización monetaria y libertad de importación.

Además, recalcó "la necesidad impostergable, por parte del Gobierno, de seguir una política de sueldos considerablemente más restrictiva." Concretamente, precisó que el reajuste de salarios para 1967 no debía exceder del 15% promedio, y tenía que ser inferior al alza del costo de la vida.

O sea, le impuso al Gobierno la misma receta fracasada y antipopular que ha venido aplicando a todos los países latinoamericanos.

La política salarial preconizada por el Gobierno después de ese cónclave, demuestra que tomó muy en serio las "sugerencias" del Fondo Monetario internacional. Así se explica el origen de la ley Nº 16.617, que aumentó sólo en un 15% las remuneraciones de los empleados públicos y de las municipalidades, excluyendo de sus disposiciones a los trabajadores del sector privado. Esta es también la razón por la cual la Dirección General del Trabajo dictó la resolución Nº 1.256, que prohíbe a los funcionarios del Trabajo y a los presidentes de las Juntas de Conciliación aceptar reajustes superiores al 15 ó 17%.

Queda así contestada la pregunta que frecuentemente el Gobierno le formula a la Oposición: ¿quién manda en Chile?

JAIME FAIVOVICH


"Dilemas", una revista extraña

LA palabra "dilema" se emplea ordinariamente cuando está uno indeciso ante un par de alternativas. Otros usos de esta palabra son técnicos y de ningún dominio popular. La revista "Dilemas" no trae ni alternativas ni argumentos dilemáticos. Los redactores dicen "plantear algunas cuestiones cuyos dilemas les interesa traer a la conciencia"; pero, como no plantean nada sino que hablan cada uno por su lado sobre lo que es o debe ser esto o aquello, tendríamos que concluir que el dilema se instala no en la revista sino en su lector que dice para sí: O sigo leyendo o me voy a dormir, he aquí el dilema.

Claro está, es hasta probable que me respondan que soy un ignorante, que "dilema" es palabra griega, que hay que oírla con oreja griega, que etcétera. Porque estamos pisando terreno "delicado", terreno donde, poniendo ejemplos, se nos dice que "en nuestro tiempo la ciencia podrá especializarse hasta el infinito, sin más legitimidad que la que un nuevo método de trabajo pueda conceder, hasta llegar a saberlo todo de nada"; terreno donde se afirma que el arquitecto "por ciencia o poesía recibe el tiempo que ve un destino"; terreno donde escucha uno a un señor decir "no pienso que deba haber preferencias dentro de la estructura social", señor que nos dice a renglón seguido: "Dejemos por ahora las masas de los pueblos, ya que en Latinoamérica es difícil que la ciencia actual llegue rápidamente a ella". Terreno "delicado" donde otro redactor, encontrando que la Universidad está en manos de "grupos de presión" (él, sabiamente, no nombra los grupos, con lo cual nos deja llenos de inquietud) propone —ion, santa simplicidad! ... ¿o no será simplicidad?— que se eliminen tales grupos para que "la Universidad llegue a ser lo que debe ser"; terreno sumamente delicado donde alguien sostiene que el chileno no sabe beber porque lo hace "al seco".

Artículos extraordinarios, en verdad; ante ellos ¿qué puede hacer uno, piojoso, ignorante y resentido por definición? ¿Será posible replicar que las "diferencias dentro de la estructura social" están precisamente defendidas por el redactor que deja la masa al margen de la ciencia? ¿Será aceptable responder al señor que habla de la arquitectura tirándole una población callampa por la cabeza? ¿Se tolerará que un ignorante piojoso enmiende la plana al señor de los "grupos de presión" diciéndole que descubrió la pólvora, preguntándole si es marxista o cuál es su grupo de presión o, simplemente, si viene de las chacras? ¿Querrá la oreja aristocrática de estos señores considerar que la incapacidad de "gustar" el vino puede —acaso, por decirlo así, en primera aproximación, con todos los riesgos del caso, sin entrar en pasos categóricos— deberse al vinagrillo de tres tiritones y un costalazo que bebe nuestro pueblo?

No. No iré por ese tentador camino. Es preferible destacar lo positivo. Así, pues, destacaré lo que dice el señor Armando Roa sobre el nihilismo sexual de los sacerdotes; la idea está como encerrada en el pasaje siguiente:

".. .pese a la amplia publicidad de la pornografía, al interés excepcional mostrado por estos temas, la especie de nihilismo sexual que envuelve incluso a muchos sacerdotes, para quienes ser modernos es abrir todas las vías al comercio sexual de "los novios", el erotismo actual está muy distante aún de los niveles carnales alcanzados en otras épocas..."

En verdad, las ideas del señor Roa sobre el "nivel carnal" no son convincentes; pero datos como éstos sobre los procedimientos actuales del sacerdocio en la cuestión sexual son de un valor historiográfico incalculable. Pedimos a "Dilemas" que amplíe esta información.

También —siguiendo este hilo conductor de lo positivo— lo que dice el señor Joaquín Luco sobre la importancia de la ciencia, siendo ello, inconciliable con la noticia que nos da, es decir, que el Consejo de Rectores es "una institución con poder universitario pero sin valor científico", exige un poco más de aclaración; sobre todo, qué quiere decir el señor Luco con la frase "sin valor científico", si se refiere al Consejo de los Rectores o a los Rectores del Consejo.

Finalmente, me parece positivo que "Dilemas" dedique atención al marxismo. Pero yo sugeriría que esta atención no se limitara a la fagocitosis. Para evitar esta unilateralidad recomendaría que se intercalaran entre los artículos de cada número largos pasajes del Manifiesto Comunista o de El Capital. También, aunque lleno de reservas por el enorme horror al ridículo que siento en mi alma chilena, les propongo un título con epígrafe: Dilemas, o hundimos al imperio burgués o nos hundimos todos.

JUAN RIVANO


Finanzas

Entre bueyes no hay cornadas

EL gobierno democristiano perdió el primer round en su intento por apoderarse de la Sociedad de Fomento Fabril, luego que sus candidatos a consejeros en esa institución no lograron la mayoría de votos que necesitaban.

El grupo de empresarios gobiernistas, comandado por el afortunado industrial plástico Andrés Feliú, logró elegir nueve de los dieciséis consejeros que se presentaron a la lucha. Pero esa mayoría de dos personas es demasiado exigua para contrarrestar el poder que el grupo alessandrista mantiene en el resto del Consejo de la SOFOFA, que tiene una estructura ultraconservador.

El grupo alessandrista controla férreamente el Consejo General de la SOFOFA, y ni siquiera la derrota parcial en los últimos comicios internos hará tambalear esa mayoría. El sector alessandrista tiene un poder por ahora incontrarrestable, gracias a la presencia de los diez consejeros honorarios de la institución, que tienen derecho a voz y a voto, y que no tienen necesidad de reelegirse. Entre esos consejeros figuran Jorge Alessandri, Eugenio Heiremans, Arturo Matte Larraín, Domingo Arteaga, Walter Müller y otros "próceres" de la industria nacional.

El grupo de consejeros honorarios de la SOFOFA, forma el bastión ideológico de los antiguos y grandes industriales chilenos, que se oponen a la política económica del actual gobierno, en algunos puntos precisos. Esta oposición nace: 1) del apoyo dado por el Ejecutivo a la reforma al derecho de propiedad, lo que a juicio de este grupo de empresarios ha dejado a la propiedad privada sin resguardo suficiente; 2) otro factor de distanciamiento con la posición oficial lo constituye la política crediticia y monetaria, inspirada por el Fondo Monetario internacional. La política monetaria del gobierno ha restringido las posibilidades de la industria, a juicio de estos empresarios, y en este punto han surgido las principales críticas en contra del oficialismo; 3) finalmente, la política tributaria ha sido otro factor de distanciamiento, ya que los empresarios del grupo alessandrista estiman que la implantación del impuesto a la renta presunta y los recargos en las contribuciones y el global complementario, han provocado una descapitalización en los empresarios criollos.

El grupo tradicionalista tiene un esquema de pensamiento que coincide a grandes rasgos con la política económica mantenida por Jorge Alessandri durante la pasada administración. Este sector se ha mostrado disconforme y hasta celoso por las grandes facilidades que el gobierno ha otorgado al capital extranjero, en especial al norteamericano, que ha comenzado a desplazar a los inversionistas criollos. Uno de los casos concretos de desplazamiento se presenta en el negocio bancario, donde los temores de una reforma están provocando la entrega de algunos bancos chilenos a grandes consorcios extranjeros. Es el caso del Banco Italiano, vendido al Bank of América, de Estados Unidos, y el del Banco Osorno y La Unión, cuyo control fue adquirido por un consorcio bancario de Alemania occidental.

Estos hechos han provocado un enfriamiento histórico entre el capitalismo criollo y el norteamericano, lo que se refleja en un distanciamiento de los industriales tradicionales del gobierno.

PUGNAS

El grupo alessandrista de la SOFOFA ha manejado en los últimos meses las riendas de la institución con habilidad, provocando a menudo enfrentamientos con el gobierno.

El conflicto más grave fue el ocurrido en Antofagasta a fines del año pasado, cuando el presidente accidental de la institución, Ernesto Pinto Lagarrigue, censuró la política económica oficial, en un acto público en el que estaba el presidente Frei.

Pinto Lagarrigue, gerente de Cemento Melón y ex Ministro de Obras Públicas de Alessandri, provocó en esa oportunidad una gran efervescencia en la SOFOFA, lo que estuvo a punto de causar una división en ese organismo.

Hace cinco años, los industriales textiles abandonaron la SOFOFA en una situación similar, luego que no pudieron romper el control que poseían los metalúrgicos y cementeros en esa organización. Pero en esta oportunidad, la tradicional pugna entre los sectores industriales se vio agudizada por razones políticas que fueron hábilmente atizadas por el Ejecutivo.

El coordinador del gobierno con el sector privado, Raúl Devés, recibió la tarea de organizar un grupo de empresarios industriales partidarios, con el objeto de quebrar la SOFOFA.

La pugna provocada por Pinto Lagarrigue en Antofagasta fue aprovechada por Raúl Devés, lográndose constituir un grupo de empresarios que se autocalificó de reformista". Sin embargo, el verdadero pelaje de estos empresarios tiene poco de reformista, y en su mayoría han decidido dar la batalla contra el grupo alessandrista por los créditos que les ofrece el gobierno, o por razones de tipo económico más sutiles.

El grupo gobiernista, donde figura como cabeza visible Andrés Feliú, que en sus buenos tiempos fue liberal, planteó la necesidad de reformar la estructura de la SOFOFA, eliminando el derecho a voto de los consejeros honorarios. Asimismo, entusiasmó a los pequeños empresarios al exigir que las consejerías que controla la SOFOFA, fueran rotativas para los diferentes gremios. La maniobra fue hábil, ya que desde hace años las cuatro consejerías claves de la SOFOFA (Banco Central, Banco del Estado, CORFO y CAP) están controladas por los empresarios metalúrgicos, cementeros y papeleros, los tres grupos más poderosos de la industria nacional.

Feliú mostró mucho interés en dar la pelea en la SOFOFA, y esa dedicación se acrecentó, luego que recibió del gobierno un millonario crédito en dólares para su industria de plásticos.

La elección de consejeros fue una buena oportunidad para medir las fuerzas de los dos grupos en disputa. El triunfo final de la lista gobiernista es, por ahora, un saludo a la bandera, ya que la estructura de la SOFOFA no sufrirá alteraciones.

No ha escapado a los observadores la poca solidez ideológica de la lucha empresarial. En esta pugna, los intereses económicos han superado a las posiciones ideológicas, y ello explica algunas situaciones insólitas que se produjeron.

por ejemplo, el empresario que figuró como primera mayoría en la lista gobiernista es Pedro Lira Vergara, un ex presidente nacional de la Juventud Conservadora. Lira figura en el plano político como posible carta para dirigir el Partido Nacional en una coyuntura propicia. En esta elección, sin embargo, fue como candidato de la lista partidaria del gobierno democristiano.

Otro caso interesante es el de Arturo Aldunate Phillips. El versátil industrial y escritor de ciencia-ficción, apareció encabezando la lista gobiernista, a pesar de sus estrechas vinculaciones con el alessandrismo. La razón de este vuelco es bastante fácil de( explicar; Aldunate figura como presidente de Chilectra, cargo que podría perder si apareciera en oposición al gobierno, máxime si aún está pendiente la llamada "chilenización" de la empresa.

Un caso similar es el de Pablo Aldunate, también integrante de la lista gobiernista, Pablo Aldunate aparece como director de la Braden Copper, lo que le obliga a mantenerse en la línea gobiernista.

El otro lado de la medalla es el caso de Julio Grau, industrial, fabricante de tubos de cemento, con simpatías democristianas, que fue incluido en la lista de candidatos alessandristas.

Grau prefirió aparecer como opositor antes de correr el riesgo de paralizar su producción por falta de materia prima. El abastecimiento de cemento está controlado por dos conspicuos alessandristas: Ernesto Pinto (Cemento Melón) y Hernán Briones (Cemento Bío-Bío).

La SOFOFA tendrá que renovar otros 16 consejeros en un año más, y posiblemente en esa oportunidad se entablará una nueva lucha por el control de la institución. El gobierno, para atraer mayor número de empresarios hacia su campo, cuenta con una herramienta decisiva: los créditos. Utilizando los préstamos en forma generosa con los empresarios amigos, el Ejecutivo está en condiciones de obtener una ventaja significativa.

ALFONSO BRAVO R.


Reportaje

La mina Disputada: cobre y sangre

"... color de sangre minera tiene el oro del patrón..."
(Atahualpa Yupanqui).

PUNTO FINAL subió a la mina Disputada de Las Condes, casi 4.000 metros de altura en plena cordillera. Cobre. Pertenece al consorcio francés del Barón Guy de Rotschild (llamado "el príncipe" por los mineros). Diremos lo que nos dijeron, lo que vimos y comprobamos. Recibidos cálida y fraternalmente por la dirección del sindicato industrial y por todos los "viejos" (así se llaman entre sí los mineros, aunque tengan 21 años), pudimos ver que se trata de una organización ejemplar, en más de un sentido, dentro del movimiento obrero chileno.

Eran las cuatro de la mañana, de la noche de nuestro arribo, y aun el presidente del sindicato, Pascual Aguilera, nos conducía por los túneles helados y embarrados, presentándonos a los "viejos". Aguilera es el típico combatiente que no siente el sueño ni el hambre, ni el cansancio en su lucha: "Soy hijo, nieto, sobrino y hermano de mineros. Mi padre era comunista de Recabarren ... Cuando cabrito él me enseñó el "Canto a la Pampa" ... Murió silicoso... Mi hermano también... La silicosis es la otra maldición nuestra junto con los gringos... Pregúnteles a los "viejos", va a ver lo que le dicen..."

Uno de ellos nos cuenta: "Por fin ha subido gente que pregunta en serio... Aquí han venido un montón de periodistas de "izquierda", y después han publicado puras h ... "

SANGRE SOBRE EL COBRE

"Dentro de quince días esto será pura nieve..." El sílice de la tierra dinamitada y luego perforada para extraer la riqueza roja se va metiendo en los pulmones, y a eso los científicos bautizaron silicosis. Los mineros no van nunca a examinarse: temen hallarse con la noticia maldita y quedar sin trabajo. Pero no es la única enfermedad. El 10% abandona las minas por infecciones estomacales y otro 10% por reumatismo.

La comida en las cantinas es horrible, con todas las letras. Los concesionarios reciben de la compañía... cien pesos por obrero y por día como subvención. Las empleadas de las cantinas ganan de 60 a 90 escudos por mes, y no tienen horario, pues deben atender los tres turnos. El sindicato ha incluido en su pliego de peticiones que reciban el sueldo de minero y sus pocas garantías. Son escasos los que reciben leche, y ésta es en polvo. Como muestra de la posición del gobierno y la empresa; ofrecen un aumento del... 17%, y es el máximo que permite la circular secreta oficial enviada a las Juntas de Conciliación.

En una reunión de discusión del pliego, al plantear los dirigentes de La Disputada, la provisión de chaquetas de cuero contra el frío y el agua de las minas, Manzanovic, representante de Rotschild, chapurreó: "...¿y no kieren una corvata tamvién?" Los silicosos son de 1º, 2º y 3º grados. Estos últimos no existen, ya murieron, y los de 2º esperan turno. El sindicato ha presentado 43 reivindicaciones, ninguna ha sido satisfecha en las discusiones. En las dos asambleas a que asistimos, los "viejos" bramaban. No podemos, desgraciadamente, repetir sus chilenísimas reacciones. "¿Usted es el periodista de PUNTO FINAL? ... Ponga que esos gringos ..."

El minero tiene algo de marinero y soldado: siempre se enfrenta con la muerte. Los accidentes fatales son cosa de todos los días. Rodados, desprendimientos de roca luego de los tiros de dinamita, hundimiento, desmoronamientos interiores, pésimas condiciones de seguridad, diluvios de barro y roca en canteras y relaves (hay que recordar los trescientos y tantos muertos de El Cobre, también de Rotschild), campamentos instalados para que la montaña se los trague, mutilaciones provocadas por las máquinas y carros en las secciones de pique, de tránsito, chancado, etc. Por eso los "viejos" no dicen "voy a trabajar", sino "voy a luchar", porque entrando al turno pueden morir y ser heridos, como en la guerra.

La compañía paga un cadáver de minero chileno a razón de Eº 2.000 cada uno, negocio brillante. Sólo el 1% de los trabajadores llega a jubilar por límite de edad minera: 55 años. El resto, ¿dónde está? El personal chileno está sometido a ejecutivos y algunos "ingenieros" sin título que son enviados desde Europa a "practicar". El sindicato presentará una denuncia al Colegio de Ingenieros. No quieren ser el Atolón de Bikini ni Cabo Kennedy.

En La Disputada de Las Condes, no hay médico ni dentista, sólo una pequeña posta con calmantes. Ya puede un "viejo" reventar con alegría: su viuda será bendecida con Eº 2.000, de la "buena plata". En cualquier camarote (pieza) o túnel, los "viejos" nos repiten los mismos nombres odiados: Manzanovic, Henri Boré, Philippe Gross, Ludo Schaff ("El Perro"), etcétera. Los mineros se llevan la silicosis y los gringos el "brillo" (dinero). Pero la buitra se desbordó, los mineros quieren lucha. Apretan nerviosamente sus "torpedos" de dinamita.

HABLAN LOS "VIEJOS"

Así como la perforadora Bisonte y el martillo neumático Puma horadan la piedra, así los mineros quieren perforar el círculo vicioso de las eternas peticiones, cambiar la vida de una vez. Lo singular de este sindicato es que supera el mero economismo. Cuando se votó el paro del 28 de marzo, en la asamblea apareció el imperialismo, el capital y sus "amigos" como los verdaderos enemigos. Necesitaríamos una revista entera para referirnos a los "viejos" (heroicos en más de un sentido) de La Disputada. Es que está crujiendo en Chile el enmaderado podrido del tramiteo y del reformismo. Si se escarbara un poco con una buena uña, nos encontraríamos que obreros decididos a liberarse son la mayoría en Chile, tal como en América. Aquí es donde se equivocan algunos políticos que murmuran entre sí "que la clase obrera ya no tiene espíritu revolucionario", son ellos los que lo han perdido.

Nos dijo L., 22 años: "Cuándo será el día que salgamos con unos cartuchitos para que vean que no somos de palo." Y esto A., 15 años en la mina: "Si hay otro El Salvador, yo me los cargo. La sangre de un chileno hay que pagarla."

Pascual Aguilera, presidente del sindicato: "Como me creo un revolucionario de la clase obrera, digo que las luchas se ganan peleando, huelgas, paros y todo lo que sea necesario hacer, aun pasando por encima de las "legalidades" que, usted sabe, compañero, son impuestas por el imperialismo. En fin, hasta las últimas consecuencias. No encuentro que los telegramas y las declaraciones floridas solucionen nada a la clase obrera. Solamente la lucha enérgica (recalque esto) de las masas traerá la victoria... Y a la violencia con que nos tratan, responderemos con la violencia, pues somos más fuertes y tenemos la razón. No sacaremos canas presentando pliegos de peticiones hasta el día del juicio, mendigando moneditas ... Ojalá haya muchas Cubas en América... Basta de "resoluciones de congresos que no se cumplen, basta de comodismo y desconocimiento de lo que queremos de verdad... La firme, de una vez... Llamo a los obreros de mi país a que vigilen revolucionariamente a sus dirigentes, a fin de que no sean corrompidos por influencias del capital y otros corrompidos ... Admiro a los que no se doblan, pero detesto a dirigentes que no merecen serlo, que no representan a nadie, que se escudan en el prestigio de la mejor ideología de nuestra época para escalar y escalar puestos por arribismo, usando como peldaños nuestros pulmones ... Las comodidades los adormecen, le hacen perder la fe a la gente y desprestigian al marxismo-leninismo ... Ojalá que esta revista siga diciendo la verdad de los obreros. Llamo a todos los sindicatos a que hablen en sus páginas..."

Juan Gutiérrez (El Cañonero), miembro de la directiva: "Quiero que a Chile lo dirijan los obreros y no los gringos explotadores... Desgraciadamente, no veo que tengamos líderes ... Que aquí se funda el cobre concentrado porque el oro y otros metales que vienen con el mineral se lo "guardan" afuera... Los diputados que hagan algo, si no ..." Osvaldo Neira, miembro de la directiva: "Amén de lo que han dicho mis compañeros, quiero la liberación total de Chile." Rigoberto Contreras, miembro de la directiva: "Queremos un país comandado por nosotros. Por las elecciones jamás de los jamases llegaremos al poder... Recabarren fue el único líder que tuvimos y los que dicen seguir su camino, no lo han demostrado con los hechos... Que suban y se los digo en la cara..."

De La Disputada salen 600 carros con 5.600 toneladas de metal por día. No quedarán en Chile, sólo quedarán los que lo extrajeron dejando sus pulmones, y sus verdugos, frente a frente. Esta es la historia. No sólo de La Disputada, sino de Chile, de América. Eº 11,88 diario es el salario mínimo de un minero que caerá silicoso si antes no se libera junto a su pueblo. No hay espacio para decir más, pero no hemos ocultado nada, no hemos callado. Arriba, en la mina, sigue el crimen contra los "viejos". También abajo. Sigue la historia, la lucha. Ya nos encontraremos, los amigos y los enemigos.

H.


América Latina

El espíritu de Punta del Este

EN diciembre de 1954 se realizó en Brasil (Quitandinha) la 1ª Conferencia Interamericana de Ministros de Hacienda. En julio del mismo año fue invadida Guatemala y derribado el gobierno constitucional de Jacobo Arbenz. Autor de la operación: el gobierno de Estados Unidos. No obstante, en la reunión interamericana de Brasil nadie pidió ninguna cuenta al respecto al delegado norteamericano.

En agosto de 1961, se realizó en Uruguay (Punta del Este) otra reunión interamericana de tipo económico, de la cual surgió la llamada "Alianza para el Progreso". En abril del mismo año se intentó invadir Cuba sin éxito. Autor de la operación: el gobierno de EE.UU. Pese al antecedente, ningún representante latinoamericano, con excepción del delegado cubano, Ernesto Che Guevara, se atrevió, en Punta del Este a pedir cuentas sobre la materia al representante norteamericano.

En noviembre de 1965 se efectuó en Brasil (Río de Janeiro) otra reunión interamericana que se dedicó a plantear la reforma de la Carta de la OEA, especialmente en aspectos económicos. En abril del mismo año fue invadida la República Dominicana y masacrado su pueblo. Autor de la operación: el gobierno de EE.UU. No obstante, en la reunión de noviembre, ni siquiera el representante dominicano intentó ajustarle cuentas sobre ese punto al delegado norteamericano.

Está visto que los gobernantes latinoamericanos saben olvidar sus pesares con las promesas de ayuda económica que lanza periódicamente el gobierno de Estados Unidos. Esto forzosamente trae a la memoria esa frase histórica de un escritor de habla hispana: "No existe un general que resista un cañonazo de un millón de pesos."

Parafraseando puede decirse que no existe gobernante latinoamericano que se resista a un ofrecimiento de ayuda norteamericana, aunque sea pequeña.

Un examen del panorama dirigente de América Latina entrega un resultado desolador. Basta recordar lo ocurrido en las dos últimas conferencias interamericanas (Buenos Aires, febrero del año en curso) para apreciar el descenso del nivel moral de los gobiernos del continente.

A la reunión de Buenos Aires, el Secretario de Estado norteamericano acudió con una sola tarea específica: apoyo de los gobiernos latinoamericanos para realizar en Punta del Este la reunión de los Presidentes pedida por Lyndon B. Johnson. Cuatro días demoró Dean Rusk en sacar ese apoyo de los asistentes. Lo obtuvo, y casi de inmediato retornó a Washington mientras el resto de los cancilleres se quedaban en Buenos Aires discutiendo si en la agenda de la reunión figurarían "galgos o podencos".

La Revolución de Cuba (1959) levantó el nivel moral de América Latina y especialmente de sus pueblos. Gobiernos estimulados por el reto cubano improvisaron algunos desplantes ante la Casa Blanca.

Como reflejo de la distribución de fuerzas políticas en el resto del mundo, se aventuró en Brasil "la tercera posición", a la cual por momentos quiso asociarse Argentina.

Janio Quadros, primero, y Joao Goulart, después, intentaron crear una capacidad de negociación con Estados Unidos. Hubo incluso gestos desafiantes como el del Presidente brasileño que se negó a recibir a un representante oficial norteamericano.

Pese a su marcada posición pronorteamericana, el Presidente argentino Arturo Frondizi, jugó una carta audaz para sacarle mayores ventajas a sus relaciones con Estados Unidos. Invitó por horas, a Buenos Aires, al Ministro de industrias de Cuba. Ernesto Che Guevara.

En 1963, grupos conservadores latinoamericanos con el apoyo decidido del Pentágono, y de la CIA en algunos casos, derrocaron a cinco gobiernos constitucionales, incluyendo al del moderado Juan Bosch. que no alcanzó a cumplir un año en el gobierno dominicano.

En 1964, Estados Unidos consumó su estrategia: liquidó al gobierno de Goulart mediante una combinación de fuerzas entre las cuales destacaron la Iglesia Católica, la CIA, el Pentágono, los grupos conservadores brasileños y el propio Departamento de Estado.

En abril de 1965, Estados Unidos, sin pudor, con casi 50.000 "marines", invadió la República Dominicana. América Latina sintió el latigazo, pero aparte de algunas reacciones plañideras, no hubo nada macizo para contener la agresión.

Estos son antecedentes de la historia contemporánea del continente. No obstante, el gobierno democristiano de Eduardo Frei confía en que Estados Unidos está dispuesto a ayudar a sus vecinos, y a cambio de ello le ofrece, junto al gobierno conservador colombiano, la llave de la "integración económica" latinoamericana, para que entren los capitales norteamericanos a liquidar los últimos vestigios de las incipientes empresas que operan con capitales nacionales.

América latina carece de capacidad de negociación en la actualidad, porque sus gobiernos, no cuentan con el apoyo de los pueblos. Los primeros se conforman con las propinas que la Casa Blanca otorga por intermedio de planes como la frustrada "Alianza para el Progreso".

Los gobernantes latinoamericanos irán a la reunión de Punta del Este, conscientes que después de la agresión a Santo Domingo el sistema jurídico interamericano y la "buena vecindad" de Estados Unidos están bien muertos; no obstante, se retratarán sonrientes junto a Johnson.

Hacia Punta del Este

Bunker cocina algo contra Vietnam

EL anuncio del reemplazo del Secretario de Estado Dean Rusk como jefe de la delegación de Estados Unidos en la Undécima Conferencia de Consulta de Cancilleres Americanos por Ellsworth Bunker, sorprendió a los periodistas incluso a los norteamericanos. Todos estaban advertidos que Rusk partiría de Buenos Aires con destino a Washington en cuanto cocinara la Conferencia de Presidentes Americanos, de Punta del Este, pero nadie esperaba que se le buscara un reemplazante para el resto de la reunión de Cancilleres fuera de la delegación que participaba en las deliberaciones, sobre todo si se observaba que figuraban entre sus miembros dos diplomáticos prominentes del Departamento de Estado: Lincoln Gordon, Subsecretario para los Asuntos Interamericanos, y Sol Linowitz, Embajador ante la OEA.

Los cálculos probaron estar equivocados cuando se anunció la llegada de Bunker para reemplazar a Rusk. El cambio se interpretó como un agravio deliberado para los dos diplomáticos que se encontraban en Buenos Aires.

Acontecimientos posteriores han modificado esta última apreciación. Ellsworth Bunker dio un salto de Buenos Aires a Saigón, ya que veinte días después de haber presidido la delegación norteamericana en la Undécima Conferencia de Consulta de Cancilleres Americanos fue designado oficialmente Embajador en Vietnam del Sur.

No es difícil pensar que entre un nombramiento y otro no hay más que una simple coincidencia, pero algunos detalles que se han registrado en el juego de Cancillerías americanas desde el término de la reunión de Buenos Aires indican que se está frente a una jugada debidamente calculada.

Diez días después de finalizada la reunión de la OEA, el hábil Canciller mexicano Antonio Carrillo Flores formuló una declaración que las agencias cablegráficas noticiosas norteamericanas consignaron brevemente. En ella el diplomático mexicano advirtió que su país no aceptaría ninguna indicación tendiente a ampliar la Agenda de seis puntos, prefijada para la Conferencia de Presidentes Americanos.

Investigaciones practicadas en círculos diplomáticos sobre el verdadero objetivo perseguido por Carrillo Flores permitieron determinar que en esos momentos el Departamento de Estado norteamericano hacía sondeos en algunas Cancillerías latinoamericanas sobre una posible enmienda al temario de la reunión presidencial.

Concretamente Estados Unidos buscaba un apoyo más amplio de los Gobiernos del continente para su agresión a Vietnam. Como la materia no estaba contemplada en la Agenda original forzosamente ésta necesitaba una enmienda y a eso fue lo que se opuso el Canciller mexicano.

La reacción del Ministro Carrillo demostró que el Departamento de Estado no escogió al azar a Bunker para situarlo como reemplazante de Rusk. No debe olvidarse que en la conversación que el Secretario de Estado sostuvo con un Canciller latinoamericano de un país del Pacífico Sur, le dijo que mientras a los contribuyentes norteamericanos les resultaba comprensible pagar impuestos para destinar sus recursos a la Guerra de Vietnam, se les hacía difícil comprender por qué tenían que ayudar a los países latinoamericanos que siempre estaban protestando contra su patria.

Resulta evidente que Johnson desea cerrar aún más el cerco sobre los Gobiernos latinoamericanos.

La personalidad de Ellsworth Bunker era muy adecuada para un contacto con los latinoamericanos. En el Departamento de Estado se le estima como a "un negociador". Participó en las negociaciones entre Holanda e Indonesia en 1962 y entre Arabia y Egipto en 1963 sobre el problema del Yemen. También actuó en el mismo carácter en Santo Domingo, después que esa pequeña nación fue masacrada en 1965 por los "marines".

Fue Embajador en Argentina en la época de Perón, cuando éste marcó su línea antinorteamericana y según la revista "Time" "tuvo la satisfacción de ver al dictador en el exilio".

Bunker, un ex explotador de la caña de azúcar en América Latina, es un "hombre duro" en la lucha fuerte, y un sentimental frente a las mujeres como que se acaba de casar a los 72 años con Carol Luise, 49, Embajadora de Estados Unidos en Nepal.

El "pato mocho", como lo bautizaron los dominicanos, sabe moverse en los momentos conflictivos y ello explica que el Departamento de Estado le haya enviado a Buenos Aires, cuando Johnson iniciaba las presiones.

Todo el que siga la pista de Bunker en Saigón, no se sorprenderá si en la reunión presidencial de Punta del Este se redacta un acuerdo de los sumisos mandatarios latinoamericanos para apoyar decididamente la agresión norteamericana contra Vietnam. Entonces se podrá medir una vez más la capacidad negociadora de Bunker.


América Latina

¿"Presidentes", dijo?

EN los últimos días de junio, un almuerzo privado reunió a los comandantes en jefe de las Fuerzas Armadas argentinas, mientras inquietantes rumores volvían a navegar por las calles de Buenos Aires. Al salir de ese almuerzo, el general Pascual Pistarini se vio interpelado por un periodista:

—No hay nada anormal —dijo—; se trata de nuestro habitual almuerzo de los miércoles...

—Pero, general —replicó el periodista—, hoy es viernes.

Pistarini se limitó a sonreír. A esa altura, todos los detalles del alzamiento militar que derrocaría a Arturo Illia estaban perfectamente ajustados, pocas horas más tarde, y pese a su digna actitud de último momento, el anciano médico radical abandonaría la Casa Rosada sin pena ni gloria: comenzaba su marcha la mal llamada "Revolución Argentina". Pero bastaron seis meses para saber cuál era el rostro real de estos "nacionalistas": sólo forzando arteramente el término podría utilizársele para definir lo que no es más que un problema de celos ante el liderazgo brasileño propugnado por el Departamento de Estado, a través de lo que se ha dado en llamar "teoría del satélite privilegiado". El fascismo criollo de Onganía y sus colegas no ha impedido por cierto la penetración del capital norteamericano en la industria argentina, la desenfrenada inflación que devora implacablemente el enorme potencial de riquezas del país, el creciente proceso de pauperización de las clases populares. Al onganiaje sólo le interesa "la grandeza argentina"; y si para alcanzar esa grandeza, superando al rival brasileño, hay que ser más cipayo que éste, el "nacionalista" Onganía no vacila: la propuesta de Costa Méndez sobre la JID en la reciente reunión de cancilleres de la OEA alcanza y sobra para probarlo.

Entretanto, el "rival" no hace otra cosa que continuar con su vergonzante magisterio: Castelo Branco deja paso a Costa e Silva, "elegido" por el Congreso tras la avalancha de purgas que cortó hasta la raíz todo intento de oposición, aun dentro del sistema de la peor llamada "Revolución Brasileña". Historiar el camino recorrido por los gorilas norteños tras el derrocamiento de Joao Goulart, resulta tan penoso como innecesario ; baste consignar que la caída de Jango marcó la partida de defunción del reformismo en América Latina y que el proceso de deterioro económico-social sufrido por Brasil en los últimos tres años, anticipa elocuentemente el destino que espera a los discípulos argentinos. Ahora también han aparecido los teóricos del "nacionalismo" de Costa e Silva, los ingenuos y traidores que quieren ver en el militarismo un camino plausible para los cambios estructurales- reclamados imperiosamente por este continente, día a día más convulsionado. La verdad, la cruda verdad, fue reflejada en 1964 por la inscripción pintada en un muro carioca: "Basta de intermediarios: Lincoln Cordón Presidente."

Costa e Silva puede mirar por encima del hombro a su compadre Onganía; le lleva ventaja: la "Revolución Brasileña" ya se ha "institucionalizado", ha cumplido el paso de minué de la trasmisión de mando, al parecer sin mayores dificultades. Pero tanto argentinos como brasileños resultan meros aprendices, si se les compara con el grado de perfeccionamiento alcanzado a esta altura por algunos militares centroamericanos, en países donde los cuartelazos son parte de la historia cotidiana y donde la vida de los gobiernos legítimos suele contarse por semanas. No hay más que contemplar al coronel Fidel Sánchez, flamante Presidente de El Salvador, "elegido" por la simple conjunción de su carácter de heredero oficial y del fraude a la luz del día (y van 35 años ininterrumpidos de presidentes militares en la pequeña nación), o al más que tristemente célebre Anastasio (Tachito) Somoza, delfín de una dinastía ciertamente sangrienta, comandante de la criminosa Guardia Nacional, llegado a la Presidencia de Nicaragua tras unas "elecciones" en que la violencia, el chantaje, la represión y la tortura jugaron papel protagónico.

Estos son algunos de los "presidentes" que se reunirán en Punta del Este, en torno a la esta vez no tan bien servida mesa (1.500 millones de dólares para cinco años, y eso quién sabe ...) presidida por el "padrino" Lyndon Johnson. Desde las dictaduras eternas de Duvalier y Stroessner, hasta los cuartelazos, más o menos "institucionalizados" en Brasil y argentina, pasando por las elecciones fraudulentas de El Salvador, Nicaragua o República Dominicana, sin mencionar los diversos sistemas de amaños "constitucionales" con que la oligarquía se reparte el poder (como en Colombia) y la presión más o menos visible de las Fuerzas Armadas y el propio imperialismo sobre buena parte de los gobiernos que se suponen legítimos, no cuesta mucho deducir qué grado de representatividad real con respecto a sus pueblos podrá ostentar la mayoría de los asistentes a la "reunión cumbre", varios de ellos pasarán 48 horas de apacible otoño uruguayo, dejando tras sí una férrea maquinaria de poder y represión, pero algunos otros arriesgan encontrar las patas de su sillón presidencial profundamente serruchadas al regreso; obviamente, ni unos ni otros poseen títulos para representar a sus pueblos.

Y todos, legítimos o no, habrán de jugar como corifeos de Lyndon Johnson para sustentar su pretendida reelección, para avalar —les guste o no— Vietnam, Santo Domingo, la escalada y el big stick. Tío Sam los cría y él mismo los junta.


América Latina

Bolivia en el camino de la guerrilla

"De hecho, ¿se habrá producido la eclosión de la lucha armada? ¿Estará su vórtice en Venezuela, Guatemala, Colombia, Perú, Ecuador? ¿Serán esas escaramuzas actuales sólo manifestaciones de una inquietud que no ha fructificado? No importa cuál sea el resultado de las luchas de hoy. No importa, para el resultado final, que uno u otro movimiento sea transitoriamente derrotado. Lo definitivo es la decisión de lucha que madura día a día, la conciencia de la necesidad del cambio revolucionario y la certeza de su posibilidad."

CHE GUEVARA

A cada minuto, un nuevo combatiente se incorpora a la lucha: alcanzada la conciencia del cambio revolucionario, la certeza de su posibilidad se afirma sin pausas. A la represión de la oligarquía en Colombia o en Venezuela, el movimiento revolucionario responde con una nueva ofensiva guerrillera en Bolivia; el continente ha dejado atrás su letargo de años y exige a sangre y fuego su incorporación al proceso liberador de los pueblos. La revolución golpea cada vez más fuerte a las puertas del imperio, atisba ya la victoria cercana, asume plenamente el carácter irreversible de la batalla.

¿Por qué Bolivia? La historia del continente, desde su primera independencia, registra no pocos casos de revoluciones traicionadas, abortadas, envilecidas; pero quizá no haya, en las dos últimas décadas, frustración más dramática que la experimentada por el pueblo boliviano. En 1952, un violento estallido popular llevó al poder al Movimiento Nacionalista Revolucionario; con inocultables limitaciones pero también con innegable coraje, el gobierno de la revolución boliviana impulsó la reforma agraria, la nacionalización de las minas, la destrucción del ejército tradicional y su sustitución por milicias populares: armas en mano, campesinos y mineros se incorporaron activamente al proceso de liberación. Pero, paulatinamente, América Latina asistió a la consumación de un penoso envilecimiento: el cáncer de la corrupción comenzó a minar al MNR en el poder, sucesivas conspiraciones fueron enfrentando ambiciones personales en pugna, la dependencia de los préstamos norteamericanos pautó el nuevo entreguismo — signado en primera instancia por las concesiones petroleras, luego por la sumisión a la política exterior de Washington, que culminó con la ruptura de relaciones con Cuba—, la ofensiva contra "la Rosca" se detuvo, el ejército volvió a procrear gorilas al abrigo de una creciente tensión popular. En noviembre de 1964, Víctor Paz Estenssoro fue derrocado por los militares tras un intento de perpetuación en el poder que le ganó la oposición del movimiento minero encabezado por Juan Lechín y de un sector del propio MNR. Quizá el detalle más triste de toda la historia resida precisamente en el apoyo tácito o explícito que las fuerzas opuestas a Paz extendieron al dúo Barrientos-Ovando, pretendiendo hacer del cuartelazo una escalera para su propio ascenso al poder y signando de hecho la muerte definitiva de la revolución boliviana.

El resto es historia contemporánea y de sobra conocida: la total permeabilidad de las riquezas bolivianas al capital extranjero, la mascarada electoral que hizo de Rene Barrientos "Presidente constitucional", las matanzas de mineros perpetradas en 1965 por estos neo-gorilas con asesores en public relations, la represión desatada contra las fuerzas de izquierda, el dominio real de Ovando y las Fuerzas Armadas por detrás del delicuescente y falso "Frente de la Revolución Boliviana". Ahora, una ofensiva guerrillera en la región tropical del sudeste tiene en vilo al gobierno de Barrientos que tras diez días de desmentidos debió aceptar la existencia y la potencia real de las guerrillas. El cerco de la infantería, los violentes bombardeos sobre la zona, los destacamentos de rangers y paracaidistas con el consabido asesoramiento de "expertos" yanquis, poco y nada han podido contra los centenares de guerrilleros a quienes las propias fuentes castrenses han debido reconocer "una perfecta organización, una férrea disciplina y un excelente entrenamiento". Pero no es sólo en estas virtudes de eficacia militar donde radica el significado esencial de la eclosión guerrillera en Bolivia: es en cambio la conciencia de que un pueblo que conoció un atisbo de revolución lucha quizá con más fuerza que nadie para recuperar lo perdido y llevarlo hasta sus últimas instancias, lo que da a la guerrilla boliviana carácter probatorio sobre el camino que habrá de recorrer nuestra América para alcanzar su liberación.

Ciertamente, el gobierno boliviano se ha plegado a la campaña de sus compadres de Colombia y Venezuela: "la culpa la tiene Cuba", "el Che Guevara manda estas guerrillas". Esta histeria es largamente conocida; claro que Cuba y el Che están detrás de ésta y otras fuerzas guerrilleras, pero de una manera bien distinta de la que pretenden las oligarquías latinoamericanas: Cuba con su ejemplo de una revolución socialista alcanzada a través del coraje inicial de un grupo guerrillero, el Che con una frase hoy más que nunca axiomática: "El poder en América Latina se toma por las armas, o no se toma".

ERNESTO ROBLES


América Latina

Colombia vacila entre dos amores: el FMI y la URSS

"Los comunistas colombianos están a la cabeza de la guerra armada de los campesinos y no desdeñan ninguna de las formas de lucha". (Del discurso del secretarlo del Partido Comunista de Colombia, Gilberto Vieira, ante el 239 Congreso del PCUS. marzo 1966.)

"El Partido Comunista de la Unión Soviética estima que su deber internacional es hacer todo lo que sea necesario en apoyo de las guerras nacionales de liberación en que se pugna por la destrucción del yugo colonialista y neocolonialista". (Del discurso del secretarlo del Comité Central del PCUS. Leonid Brejnev, ante el 239 Congreso, marzo 1966.)

"El gobierno colombiano continuaba empeñado en la tarea de frenar la acción subversiva que reapareció últimamente en Importantes áreas rurales, y en cumplimiento de ese objetivo fueron detenidas aproximadamente ciento cincuenta personas, en su mayor parte reconocidos dirigentes del Partido Comunista colombiano. La lista de capturados está encabezada por Gilberto Vieira, secretario general del PC". (UPI, marzo 1967.)

"La primera misión comercial soviética que va a Colombia en los últimos veinte años tiene como objeto estudiar las posibilidades del sucesivo desarrollo del comercio entre la URSS y Colombia, establecer contactos de negocios con las firmas y organizaciones colombianas interesadas en el comercio con la Unión Soviética y realizar conversaciones acerca da la compra da café contra el suministro de mercancías soviéticas, particularmente máquinas y equipos". (Agencia de Prensa Novosti, marzo 1967.)

Al igual que su predecesor Guillermo León Valencia, y que el noventa por ciento de los colombianos, el presidente Carlos Lleras Resrepo ha sido poeta antes que político: durante su dorada juventud, en ruedas de amigos regadas por buen vino, solía recitar de memoria al Arcipreste de Hita o a Quevedo, mientras "El Tiempo" (el diario de la familia, como quien dice) recogía sus cuidados sonetos de inspiración clásica. Hoy, a los 59 años y a despecho de su aparente predilección por la épica gobiernista, no otro tono sino el de una oscura elegía parecería corresponderle con propiedad.

En ocho meses de gobierno, tras la escisión de algunos conservadores y el resurgimiento electoral de Rojas Pinilla (que llegaron a amenazar el aparentemente infalible sistema de reparto del Frente Nacional, ahora rebautizado publicitariamente como "de Transformación Nacional"), Lleras ha debido enfrentar las dificultades políticas derivadas de su insuficiente mayoría parlamentaria, y la conmoción interna provocada por el recrudecimiento de la actividad guerrillera, la violencia popular contra el régimen y la desastrosa situación económica colombiana.

Las recetas del Fondo Monetario Internacional (a cuyas imposiciones fue singularmente sumiso el régimen de Valencia) y el agudo descenso experimentado por los precios internacionales del café han conducido a Colombia por un camino escarpado: en 1966, la inflación superó el 15%, la desocupación llegó a afectar al 12% de la población activa, 217 millones de dólares salieron del país con destino a fondos de inversión en Estados Unidos y Suiza y la balanza de pagos cerró con un déficit superior a los 126 millones de dólares. Las pérdidas originadas por el descenso del precio del café (que en diez años bajó de 95 a 44 centavos de dólar la libra y que sólo el último año sufrió un deterioro de 7 centavos) superaron los 50 millones de dólares en 1966. Para hacer frente al desequilibrio de su balanza de pagos, Colombia debió acudir, en septiembre último, a préstamos de la ALD (120 millones de dólares) y del FMI (30 millones).

A fines de noviembre pasado, Lleras procuró activar las gestiones para obtener nuevos préstamos (50 millones del FMI, más de 190 millones de la AID), igualmente destinados a estabilizar su balanza exterior. El Fondo Monetario exigió como condición una inmediata devaluación de la moneda y el establecimiento de un régimen único de cambio. Sorpresivamente, Lleras se negó, acusando públicamente al FMI de vadear los "límites infranqueables de la soberanía nacional" y rompiendo relaciones con el organismo. Ciertamente, la insólita reacción del presidente colombiano conmovió a muchos: hasta su primo, Alberto Lleras Camargo —que fue presidente inaugural del acuerdo entre liberales y conservadores, que actuó luego como Secretario de la OEA y como asesor de la Alianza para el Progreso, que dirigió la campaña electoral de Lleras Restrepo y que ha culminado su meritoria carrera en la corte imperial como pontífice de la tristemente célebre Visión—, prestó su apoyo publicitario, dando un moderado tironcito de orejas a los chicos del FMI, tan bromistas ellos. De poco valió tal ayuda: el rompimiento de Lleras con el Fondo determinó la suspensión a Colombia de otros créditos provenientes de la AID, el BID y el Banco Mundial. Para evitar la crisis interna, Lleras debió entonces adoptar medidas drásticas: su gobierno asumió un rígido control de las operaciones cambiarías, decretó un aumento de las reservas bancarias bajo custodia del estado y suspendió las importaciones no imprescindibles.

Pero los Celestinos internacionales comenzaron de inmediato las tareas encaminadas a la reconciliación y, en menos de dos meses, lograron un happy end: aparentemente conformado con las medidas complementarias de Lleras (control de importaciones y estabilidad monetaria a través de restricciones en el circulante), el PMI concedió su préstamo; Colombia recibió además seguridades de que obtendrá otros 240 millones de dólares del conjunto EXIMBANK-AID-BID y de que el Banco Mundial le procurará setecientos millones a través de una reunión de inversores que se realizará en París durante mayo próximo.

Por cierto, los observadores no dejaron de señalar que esta veloz reconciliación podría estar vinculada a la activa "apertura" hacia los países socialistas que venía promoviendo Lleras Restrepo. De hecho, sin embargo, ese romanee se había iniciado un poco antes, y habría de continuar con más pasión: al abrigo de la "coexistencia pacífica", los gobernantes latinoamericanos ya no parecen temer al adulterio político.

En mayo de 1966, mientras Colombia mantenía un agudo déficit en su balanza de pagos con el exterior, quienes hubieran hurgado entre las cifras correspondientes habrían podido descubrir que nueve países europeos constituían una excepción a esa norma; del total favorable a Colombia (US$ 28.598.000), más de nueve millones de dólares provenían de seis países del área socialista, donde llegaban a colocarse trece millones de dólares en café por el régimen de compensaciones.

El 7 de agosto último, al dar posesión de la presidencia a Lleras Restrepo, su correligionario Eduardo Abuchaibe, presidente del Senado, pidió sorpresivamente al nuevo Ejecutivo el "inmediato establecimiento de relaciones diplomáticas, culturales y económicas con los países socialistas". A fines de ese mes, un planteo similar fue realizado ante el gobierno por ejecutivos de las industrias del plátano, el café y el tabaco. Pocos días después, él Ministro de Fomento, Antonio Alvarez Restrepo, declaró: "Estamos dispuestos a entendernos comercia I mente hasta con el Diablo"; simultáneamente, voceros de la cancillería adelantaron la reapertura de consulados en Bulgaria, Varsovia, Budapest y Sofía.

Colombia estableció relaciones diplomáticas con la URSS en 1946, cuando el gobierno de Moscú era visto aún como el aliado de las "democracias occidentales" en la guerra recién concluida. Las interrumpió en 1948, cuando el "bogotazo", al acusar a los diplomáticos soviéticos de instigar y financiar el levantamiento popular que siguió al asesinato de Jorge Eliecer Gaitán. Hoy, Colombia recibe misiones comerciales soviéticas y expresa la "esperanza" de que sus relaciones con la URSS queden plenamente restablecidas en el curso de 1967; simultáneamente, no tiene el menor empacho en desatar una fuerte represión anticomunista, allanar el local de la Agencia Tass y sumarse al gobierno de Leoni en sus acusaciones contra Cuba. Visiblemente, si alguna vez creyó que el "bogotazo" respondía realmente a la "infiltración" soviética, la oligarquía colombiana ya no abriga el menor temor de que la URSS "instigue y financie" la acción popular: el XXIII Congreso aplaudió calurosamente al representante de uno de los pocos partidos comunistas latinoamericanos decididamente embarcado en la lucha armada, y la máxima autoridad del PCUS prometió su apoyo a las guerras de liberación nacional, pero entre los guerrilleros colombianos y el ex poeta Lleras Restrepo, Moscú opta ahora por éste.

La flagrante inconsecuencia que encierra esta actitud —y que continúa una política iniciada con la asistencia soviética a los gobiernos de Brasil y Chile— ha sido claramente denunciada por Fidel Castro en su discurso del 13 de marzo último, en términos cuya acritud parece innecesario subrayar: "Quienquiera que ayude a esas oligarquías donde estén combatiendo los guerrilleros, está ayudando a reprimir la revolución, porque las guerras represivas no se hacen sólo con armas sino también con los millones de pesos con que se pagan esas armas y con que se paga a los ejércitos mercenarios".

"No todo es color de rosa en el mundo revolucionario —ha planteado el Primer Ministro cubano en su discurso—. Quejas y más quejas se repiten por actitudes contradictorias; y a la vez que se condena a uno porque reanuda relaciones con la Alemania Federal, hay un tropel corriendo en busca de relaciones con oligarquías tipo Leoni y comparsa". ¿Es que los dirigentes soviéticos han aceptado finalmente condicionar la "coexistencia pacífica" a la tranquilidad del Tío Sam con respecto a su "patio de atrás"? Aunque los partidos comunistas latinoamericanos continúan negando —ya no tan encendidamente— esa presunción, los revolucionarios del continente consideran que ha llegado la hora de exigir a la URSS, con las palabras de Fidel, "posición de principio en todo, posición de principio en Europa, sí, pero también en América Latina; posición de principio en Asia, pero posición de principio también en América Latina".

HÉCTOR MORDEJON
Bogotá


América Latina

La gran coumbite

 

Fueron Incontables las tacitas de aromático café de Haití que sorbieron entre los años 1625 y 1803 los numerosos favoritos de las reinas de Francia. También fueron muchos los príncipes y cardenales que lucieron costosas telas teñidas con el índigo de esa lejana colonia.

Para que tales refinamientos fueran posibles había sido necesario llevar a Haití algunos miles de esclavos de África. Así pudieron desarrollarse grandes plantaciones para producir el café, el cacao, el azúcar y demás productos que deleitaron a las cortes de los Luises.

La revolución de la independencia que recorrió América a comienzos del siglo pasado expulsó a los explotadores. La tierra fue entregada a los antiguos esclavos, para lo cual fue dividida en propiedades familiares.

Para trabajarla y levantar las cosechas los haitianos mantuvieron la costumbre tradicional de la "coumbite", en que varios campesinos trabajan en grupo, acompañándose de cantos y ritmos de tambores, en las tierras de cada una de las familias. Esta forma natural de socialización no siguió avanzando, lamenablemente, y se impusieron los defectos de la reforma agraria propietarista.

Como consecuencia de ese proceso, en los primeros años de este siglo la situación interna comenzaba a ponerse difícil, mientras los Estados Unidos, a corta distancia, observaban codiciosamente. En julio de 1915 sus marines ocuparon Haití y tomaron el control del gobierno, con el pretexto de "arreglar la situación económica, financiera y comercial de la República". Algo así como una generosa-alianza -para-el-progreso-de Haití.

Los haitianos no consideraron que la ocupación armada fuera la forma más adecuada de asistencia técnica. En 1922 estalló una violenta insurrección que costó la vida a 5.000 haitianos y en 1929 un nuevo levantamiento campesino fue reprimido y ahogado por los marines. El derramamiento de sangre tuvo al menos un efecto: en 1930 se hicieron elecciones y en ellas triunfó el jefe del partido nacionalista, opuesto a la dominación extranjera. Sin embargo, los Estados Unidos mantuvieron sus tropas allí hasta 1934 y siguieron manejando indirectamente el gobierno, entregándolo a quienes le aseguraban obediencia, hasta que finalmente en 1957 se hizo cargo del gobierno Francois Duvalier, apoyado por una junta militar y con el patrocinio norteamericano.

La preocupación principal de Duvalier fue a "paz interna". Para conseguirla debilitó al Ejército regular confiscándole una parte de sus armas y fortaleció a su guardia personal, los tontons-macoutes, que son unos 5.000 individuos bien armados y mejor pagados.

El ingreso promedio por habitante es ahora equivalente a 65 dólares por año (uno de los más bajos del mundo); la mortalidad infantil es de 200 por cada mil niños que nacen vivos (una de las más altas del mundo); los analfabetos son más del 80% de la población.

Pero hay algunas cosas nuevas: la Reinbold Coffee ha monopolizado las compras de café; la Haytian American Sugar Co. (HASCO) tiene extensas plantaciones de caña y compra también su producción a pequeños campesinos; la Standard Fruit Co. se dedica a producir bananos, como en Centroamérica; la Crooks Porter Haytian Agriculture explota las plantaciones de sisal; la Reynold's Haytian Mines Co. extrae y exporta bauxita (medio millón de toneladas anuales); la Haytian American Meat and Provisión Co. (HAMPCO) produce carnes, etc. Además los bancos norteamericanos operan sin problemas a través de la Banque Nationale, que antes de pertenecer al gobierno de Haití fue de propiedad del Nationa) City Bank.

En los últimos años la situación se ha agravado: en junio de 1960 Duvalier declaró: "el país se descompone en miseria, hambre, desnudez, enfermedad... sólo la ayuda masiva de Estados Unidos puede salvar a la nación". En 1961 el representante de Haití en Punta del Este vendió su voto contra Cuba en 4 millones de dólares. La deuda externa ha superado los 50 millones de dólares y la recuperación parece difícil, ya que el déficit de la balanza de pagos aumenta de año en año. Los precios del café y del sisal continúan bajos para los productores. Para colmo los turistas disminuyen de 90.000 en 1961 a 17.000 en 1964.

Con todo esto el ingreso por habitante disminuye todavía en un tres por ciento anual. Por otra parte, la revista "Progreso" (edición especial de "Visión" S. A.) en su Nº 1966-67 declara con mayor sinceridad: "mientras siga en el poder el presente régimen, es imposible predecir un final feliz para el triste caso de Haití".

Si esto refleja el punto de vista del gobierno norteamericano, significaría que Duvalier no va a ser un presidente tan vitalicio como él pretende.

Esto es lo que puede preverse para Haití. A menos, claro está, que los campesinos haitianos (los más honrados, alegres y hospitalarios del mundo, según Espasa), organicen todos juntos una gran coumbite y entre cantos y tambores expulsen del país a monsieur Duvalier, a los empresarios norteamericanos y a los marines.

RICARDO


América Latina

Balaguer: el hombre de Trujillo

Querido jefe: Adiós. Nosotros, tus hijos espirituales, veteranos de las campañas que tú libraste durante más de treinta años para engrandecer y estabilizar la patria, miraremos hacia tu sepulcro como un símbolo elevado. Jamás permitiremos que hombre alguno extinga la llama que encendiste en los altares de la República y en las almas de todos los dominicanos. (Palabras del Presidente Joaquín Balaguer, en los funerales del generalísimo Rafael Leónidas Trujillo, en San Cristóbal, el día 2 de junio del año 1961).

LA República Dominicana se está encaminando, al parecer, hacia una repetición de sus históricas tragedias. Desde que el Presidente Joaquín Balaguer ocupó el poder, entre esperanzas de que lograría sanar las heridas de la guerra civil de 1965, se ha reanudado el terrorismo político y el militarismo faccionario. Han ocurrido muertes misteriosas, desapariciones, luchas callejeras y arrestos, señala Norman Gall en "The New Leader".

Un gran número de dominicanos participan de la opinión del obispo de Santiago, monseñor Roque Adames, quien informó a un Congreso de Obreros Socialcristianos, que "existe el temor de una nueva explosión de violencia, tan peligrosa como la de 1965".

BALAGUER

El tiempo de servicio de Balaguer como funcionario decorativo de la era de Trujillo, indica habilidad para reunir fuerza. Es verdad que el acicalado solterón se abstuvo de malversaciones extraordinarias, de excesos sexuales y brutalidades propias de los hombres destacados del período, mientras prestaba servicios en varios cargos del Gabinete y como embajador y rector de la Universidad de Santo Domingo. Fue el sucesor de Héctor, el hermano de Trujillo, en la Presidencia, en 1960, como parte del desesperado esfuerzo de "democratización", llevado a cabo por el "Benefactor" para evitar las sanciones de la OEA, después de su intento de asesinar al entonces Presidente de Venezuela, Rómulo Betancourt. El secreto de la sobrevivencia de Balaguer en ese ambiente despreciable, fue su humildad, su lealtad al "Benefactor" y su capacidad para no estar presente cada vez que era necesario. Asumió importancia solamente cuando el golpeado cadáver de Trujillo fue encontrado en el baúl de un automóvil Chevrolet, en una noche de mayo de 1961.

La demostrada humildad y docilidad de Balaguer contribuyó a que prominentes generales y políticos de la camarilla de Trujillo, lo ascendieran una vez más a la Presidencia después que Juan Bosch fuera derrocado en 1963. Ahora, en vez de derrocar a Balaguer, los grupos rivales parece que están tratando de capturarlo vivo.

LOS POBRES

Durante cuatro años, los pobres de Santo Domingo formaron la principal base de apoyo de Juan Bosch, quien encauzó sus aspiraciones dentro del proceso político.

Un mes antes de marcharse al exterior (España), Juan Bosch manifestó a los radioescuchas, lo siguiente: "No existe actividad política en el país, sólo hambre y terror". Agregó que "el Partido Revolucionario Dominicano quería organizar una oposición democrática, pero el Gobierno no lo toleraba, y además el pueblo sólo está interesado en su situación de miseria". Se dice que tiene la impresión que él es el único dirigente dominicano capaz de disuadir a los habitantes de los barrios pobres, de una reanudación de la violencia y de un cambio a la extrema izquierda.

Un dirigente del Partido Revolucionario Dominicano en los barrios pobres, dijo lo siguiente: "La policía está registrando nuestras casas buscando armas, y cometen menos abusos que en el pasado, cuando realizaban esta labor; pero muchos de los nuestros son muertos de manera misteriosa y desaparecen para siempre, después de ser arrestados por la policía. El pueblo quiere luchar, ya que no quiere morir de esta manera. En la revolución del 65, no entrábamos violentamente en las casas de los ricos, ni en los establecimientos de las calles principales para apoderarnos de las cosas útiles que siempre habíamos deseado. La partida de Juan" Bosch nos permite que ahora podamos luchar nuevamente. Su presencia fue el principal obstáculo para reanudar la revolución."

Aun antes de que Bosch se marchara, el PRO eligió un comité ejecutivo nacionalista, de izquierda, de carácter más militante. El nuevo secretario general, José Francisco Peña Gómez, de 29 años de edad (un antiguo protegido de Bosch y su hombre de confianza), informó durante una transmisión radial que el régimen de Balaguer "es un gobierno constitucional, ya que es producto de unas elecciones. Pero que, teniendo en cuenta su proceder, la impunidad con que actúan los terroristas, la ausencia de una justicia imparcial y la facilidad con que se entrega a los amos extranjeros, éste es un gobierno de facto." Pocos días más tarde, un nuevo torrente de acusaciones radiales de peña Gómez, fue eliminado del aire.

Peña Gómez puede demostrar que sería uno de los más valerosos dirigentes de la clase obrera dominicana. Un orador influyente, de piel oscura, él y su hermano fueron encontrados en un camino, junto a sus padres que habían sido asesinados, durante la masacre haitiana de Trujillo, en 1937. Fue criado por varias familias dominicanas y en orfelinatos. Durante muchos años anduvo por las calles de Santo Domingo ganándose la vida, limpiando zapatos y vendiendo boletos de lotería. Después de la muerte del dictador se unió al Partido Revolucionario Dominicano, y uno de los ayudantes de Juan Bosch lo envió al instituto de Estudios Políticos, en San José (Costa Rica), donde Bosch fue profesor.

Mientras tanto la extrema izquierda parece estar desarrollándose de manera incierta y dividida. El sentimiento antiyanqui ha aumentado en forma dramática entre el elemento joven de la capital, especialmente en las escuelas secundarias de Santo Domingo, que suministran las "tropas de choque" para las demostraciones callejeras de las izquierdas. Los distintos partidos marxista-leninistas. sin embargo, continúan debilitándose, según "The New Leader".

A fines de octubre de 1966, el quinto Partido Comunista dominicano fue organizado, y uno de ellos acaba de inaugurar "una guardia roja" de jovencitos, que hasta ahora se han limitado a robar bicicletas y motonetas de los rivales ideológicos de izquierda.

El 8 de diciembre de 1966.. siete destacados miembros del Movimiento Nacionalista de izquierda, 14 de Junio, incluyendo al secretario general, Rafael Tavares, renunciaron para unirse al Movimiento popular (maoísta) Dominicano (MPD). El grupo saliente anunció que esperaba unirse a las masas del Movimiento 14 de Junio "para la labor de construir y desarrollar el partido proletario en nuestro país".

TRUJILLISMO

Los casos de violencia se han complicado con la reanudación de maniobras políticas dentro de la policía y las fuerzas armadas, y una creciente prominencia de antiguos trujillistas en el régimen de Balaguer. Las masas del partido Reformista (PR) de Balaguer, se encuentran molestas ante lo que estiman que no es una distribución justa de empleos. Balaguer, según las quejas en su contra, se ha rodeado de "un gabinete invisible" de veteranos políticos trujillistas que lo condujeron al poder, y ahora están guiándolo en sus decisiones.

Algunas formas más alarmantes se encuentran en el hecho de que la policía y las cortes de justicia se han convertido en una plaza fuerte de los trujillistas y de la extrema derecha.

La rehabilitación de figuras importantes de la dictadura ha llegado al cuñado de Trujillo, Francisco Martínez Alba y a Félix Bernardino (el "chacal" de Oriente), una de las más crueles figuras del período de Trujillo. Martínez Alba acumuló una fortuna de aproximadamente 40 millones de pesos bajo el dictador. La mayor parte de esta fortuna se logró a través de un gran número de empresas de importación y exportación, construcciones y seguros, basados en monopolios y extorsión, apoyadas por el gobierno y en sociedad con Trujillo o con su esposa, María Martínez.

Balaguer también confronta la potente y amenazadora oposición del ala derecha, dirigida por una intriga que se está fomentando en las fuerzas armadas, alrededor del general Antonio Imbert Barreras. Los asociados civiles de este grupo son Luis Amiama Tió, ahora Ministro del Interior, otro superviviente de la exitosa conspiración contra la vida de Trujillo, y el ex Presidente provisional, Rafael F. Bonnelly (1962-1963), quien ostentó varios cargos en el gabinete, como embajador y en la universidad, durante la época de Trujillo, y en aquellos días ya era rival político de Balaguer. Imbert, que organizó el asesinato de Trujillo, fue atacado a tiros recientemente.

Un golpe de estado contra Balaguer que tuviera éxito, casi automáticamente uniría a las fuerzas que están a favor de Bosch y de Balaguer, en una potente coalición, como la que derrotó a las fuerzas armadas dominicanas en la revolución de 1965.

LOS YANQUIS

La Embajada de Estados Unidos está altamente preocupada sobre esta posibilidad. Existen rumores en Santo Domingo sobre una ayuda masiva de parte de los Estados Unidos para obras públicas y desarrollo agrícola, pero solamente una pequeña parte de los 40 millones de pesos destinados a estos fines, fue empleada durante los últimos seis meses. La innovación más importante de los EE.UU., hasta la fecha, para hacerle frente a la situación político-militar, ha sido la organización de una brigada escogida de 3.400 hombres del ejército, entrenada para controlar disturbios y en medidas contra actos de rebelión.

Oficiales de los Estados Unidos prestarán servicios como "consejeros" durante períodos de tres años, en todos los niveles de mando del ejército dominicano, al mismo tiempo que 13 tenientes norteamericanos formarán parte de cada una de las compañías.

Esto es similar al programa militar aconsejado por los Estados Unidos para Vietnam. Por cierto que el coronel de la infantería de marina, Henry van Joslin, jefe del grupo de 60 hombres de "ayuda" militar de los Estados Unidos (MAAG) fue consejero técnico en Vietnam en 1961.

La esperanza detrás de este fortalecido programa de ayuda militar (una parte de los 3.000 millones de dólares que los Estados Unidos han gastado en entrenar y equipar ejércitos de América Latina durante los últimos 15 años), es que bajo supervisión de EE.UU. una escogida fuerza de combate pueda ser mantenida dispuesta en cualquier momento a hacer frente y suprimir las "insurrecciones".


Crítica

Literatura y subdesarrollo

UN cable de la Associated Press fechado en Nueva York, que publicó El Mercurio (sábado 25 de marzo), informa a los nativos del continente que los editores norteamericanos han descubierto la existencia de una extraña literatura "que desde hace tiempo no ha logrado despertar mucho interés en Estados Unidos", según escribe el autor del despacho, el señor Richard Dow.

Desde luego que esa literatura es la latinoamericana y "los editores norteamericanos están realizando campañas modestas, pero bastante efectivas, para traducir y poner a disposición del lector norteamericano una mayor proporción de la producción de los escritores latinoamericanos". Dow cita el caso de Carlos Fuentes, a quien a fines del presente año se le publicará, simultáneamente, en Estados Unidos y México su novela Cambio de piel. No es extraño. Fuentes se ha vuelto un colaborador casi habitual de las revistas Life y Visión. Es una manera de gratificarlo.

Con Cortázar no sucede lo mismo. Cortázar es miembro del Consejo de Redacción de la revista cubana Casa de las Américas y a pesar de que está a años luz en talento literario de Carlos Fuentes, Rayuela "fue publicada en inglés en forma casi accidental, a pesar de que el crítico del New York Times reconoció que Rayuela es una de las novelas más originales y ambiciosas publicadas en cualquier parte en nuestros tiempos". Pero Rayuela apareció en Estados Unidos debido a que "Paul Blackburn, poeta norteamericano y traductor de obras en español, encontró una colección de los cuentos de Cortázar en la residencia de un amigo en Europa. Le mencionó los cuentos de Cortázar, pero a la casa Pantheon no le interesaba un libro de cuentos cortos, uno de los tipos más difíciles de vender". Por eso Pantheon publicó posteriormente Rayuela. Pero había otro hecho: Blackburn se había casado con una de las dueñas de esa casa editorial.

Mientras que en las librerías de Praga los libros de Cortázar están junto a los autores europeos más cotizados del momento y en Cuba se publican en una sola edición cinco de sus libros de cuentos, en Estados Unidos la obra de la casualidad juega un papel fundamental para que el público norteamericano conozca Rayuela. Son sutiles diferencias; tan sutiles que El Mercurio no alcanza a percatarse y publica el cable de la AP a cuatro columnas y con evidente alborozo, como si ese hecho significara la consagración definitiva y total de los autores que mencionó el cable.

Para los cipayos, desde luego, el anuncio de que los "editores (norteamericanos) están mirando hacia el sur y expresan placer ante lo que observan", debe ser digno de mirarse con unción y respeto. En buena hora que se publiquen en Estados Unidos el máximo número de autores del continente, pero que eso no signifique —como en el caso de Fuentes, para no hablar del conocido traficante Germán Arciniegas— hipotecar la dignidad intelectual. La nueva ofensiva de Estados Unidos sobre los escritores y artistas latinoamericanos ha tenido su máxima expresión en la revista Mundo Nuevo (de la cual ya han salido nueve números), que dirige en París —para que no haya sospechas— el crítico uruguayo Emir Rodríguez Monegal.

Esa revista, financiada con dinero de la CIA, ha tratado de nuclear a los máximos escritores del continente para neutralizarlos, cuando tienen una ideología avanzada, o simplemente para atraerlos a posiciones que más le convenga a la planificada política cultural que trata de poner en vigencia Estados Unidos.

Como se puede apreciar, nada parece quedar librado a un simple azar. Los hechos están lo suficientemente concatenados como para que se vuelvan escurridizos e incomprensibles. La ofensiva cultural norteamericana, que ya ha sido lo suficientemente denunciada en estas columnas y en otras publicaciones de América Latina, empieza a mostrar las artimañas de su juego, un juego que en realidad tiene varios frentes y diversos enfoques. Pero el hecho decidor es que hay una presión sobre los intelectuales y esa presión se puede constatar a través de la enorme cantidad de escritores, artistas y profesores que están siendo solicitados por las universidades norteamericanas, cuyas vinculaciones con la CIA —aunque sea majadero decirlo— ya nadie discute a estas alturas, ni siquiera la misma CIA.

Los modos de presión, en consecuencia, pueden alcanzar diversos matices, pero el hecho principal es que esa presión existe y la podemos ver en muchos actos que, aparentemente, se presentan como inofensivos. Tiene razón Ambrosio Fornet cuando dice (refiriéndose a Mundo Nuevo) que "la CIA no invierte su dinero en cadáveres. Empeñados en neutralizar el impacto de la revolución cubana en América Latina, nuestros enemigos han ensayado tácticas que hace diez años hubieran sobrecogido de pavor a los viejos liberales del continente" (Casa de las Américas, febrero de 1967).

En lo que respecta a la labor editorial, seguimos siendo un continente subdesarrollado para los norteamericanos y por eso publican a nuestros escritores a disgusto, pensando, íntimamente, que un continente de indios alcohólicos y analfabetos difícilmente puede producir escritores de real calidad, a pesar de que los hechos puedan demostrar lo contrario.

CARLOS OSSA


Teatro

A propósito de 'Libertad... libertad'

AUN cuando integro el reparto de actores en "LIBERTAD... LIBERTAD", quiero referirme a la proyección que su tema y su forma constituyen para la labor creadora de la dramaturgia chilena y latinoamericana. Desde Jesucristo, nos golpean los pensamientos y las palabras de Abraham Lincoln y Unamuno. Escuchamos a Sócrates y Churchill; temblamos de indignación y de dolor frente al diario de Anna Frank; volvemos a sentirnos comprometidos con la Guerra Civil española y, con los ojos húmedos, cantamos: "Pueblo de España, — ponte a cantar — pueblo que canta — no morirá". Nos estremece de vergüenza el grito de "¡HIROSHIMA!". Y Stalingrado resurge en nuestros propios corazones, desde ruinas y lágrimas. Noche a noche, actores y público nos sentimos aludidos con la obra. Sin embargo, no podemos dejar de pensar, ¿acaso terminó el sufrimiento del pueblo español? Allí están los presos en las cárceles de Franco, los fusilamientos de patriotas como Julián Grimau, allí los poemas de Marcos Ana. Sentimos —no diré el dolor y la impotencia— sino la vergüenza de formar parte de un mundo que no se entrega con sangre y decisión a la solidaridad con el sufrimiento de la gran familia humana. Vietnam, en primer lugar; Santo Domingo y Puerto Rico; las agresiones a Cuba; las cárceles y persecusiones a los pueblos hermanos de América Latina. "Todavía hay hombres oprimidos, pero ya no hay esclavos" —dice uno de los parlamentos de "LIBERTAD... LIBERTAD". ¿Y el analfabetismo? ¿Y la desnutrición? ¿Y la entrega de las riquezas nacionales? ¿Y la garra permanente de nuestro común enemigo, el imperialismo norteamericano? En la obra se habla de la independencia de muchas naciones asiáticas y africanas. ¿Y Cuba en Latinoamérica? ¿Acaso el pueblo cubano no marcha hoy, dueño de su propio destino? Es indudable que el dramaturgo de nuestro Continente tiene una fuente viva de inspiración. Aquí están sus personajes: los guerrilleros de las sierras americanas, el Che Guevara, los miles de hombres y mujeres que saben, ya, el camino por la defensa de nuestras libertades; los Conrado Benítez y cuántos jóvenes entregaron sus existencias por la liberación de sus pueblos; los Camilo Torres, los Turcios Lima... Y aquí están los temas: el hombre en pos de la construcción del mañana; el espíritu de solidaridad ante los crímenes del imperialismo. Revisen los autores, por ejemplo, la Segunda Declaración de La Habana. Y aquí, los documentos de nuestra propia Historia nacional: para poner sólo dos ejemplos, la masacre de El Salvador y las familias de los sin casa, en Barrancas.

Estoy satisfecha de trabajar en el ICTUS, porque —como dice su Director N. Sharim— "su actividad estética es reflejo de la problemática del hombre". No obstante, como artista, autora y ser humano, siento el impulso de la creación, basada en los nuevos caminos de una lucha decidida e inquebrantable, que es la del auténtico revolucionario.

INÉS MORENO


Las cenas de Vallejo

“YO nací un día/ que Dios estuvo enfermo/ grave." Estaría de verdad muy enfermo el señor, ese 18 de marzo, porque la vida del que vagió ese día y fue llamado César Vallejo, fue casi una eterna maldición. "Hasta cuándo estaremos esperando lo que se nos debe." Quizá sea por eso, por no haber sido un poeta educado. Su terrible profundidad, la más alta de su época y entre las más altas del futuro, le resultó antipática, maldita, a sus contemporáneos, muchos de los cuales aún viven obesamente. Su música quemaba hasta el hueso con una llama acerada, extrañamente fría. Muchos escapaban de su lado. Su verdad los espantaba y necesitaban componer el rostro para solicitar su ración de la torta burguesa. Con su cara de zarza patética, poeta diabólicamente flaco para el gusto de nuestra época que los prefiere más orondos y corteses, el cholo Vallejo atravesó la tierra hasta un 15 de abril de 1938, con su hermoso fuego en los hombros rotos. "Me moriré en París con aguacero,/ un día del cual tengo ya el recuerdo./ ... tal vez un jueves, como es hoy, de otoño". Fue un viernes, y llovía. Su osamenta, cansada de venir dando tumbos y crujir ("los húmeros me he puesto/ a la mala...") no dio más y acabó cayendo en la escuálida cama de un hospital parisino. Los galos médicos hundieron sus dedos en la desfalleciente piel morena, donde se veían los huesos como en una vitrina. Hurgaron los órganos, los párpados, los orines, se miraron perplejos. "Este indio no tiene nada",, dijeron. Pero se moría. Hasta que el médico jefe de la sala con una sola ojeada olímpica al pasar, diagnosticó: "Estado completo de inanición." Sus subordinados suspiraron aliviados. ¿A quién podía extrañar que un sujeto de tez oscura y para colmo poeta no comiera? Aunque no deja de ser extraño que en esos años los poetas reconocidos comían muy bien en París y otras capitales cercanas. Salvo Max Jacob y Robert Desnos, los demás andaban rozagantes. Casualmente ambos murieron en campos de concentración. Oh, la mala suerte. ¿Orinados por los perros como Vallejo? Hay algo objetivo y comprobado en el peruano genial: un problema de carácter, como dicen. No le gustaban los codazos de la arrebatiña, no intrigaba, no perseguía honores, estaba muy ocupado con la poesía. Y si alguna vez acertaba a pasar cerca de las enormes mesas, ya los platos estaban vacíos. Un cholo tonto, raído y amargo, como su muerte querida y su café. Como latinoamericano cometió en París el error de no llevar la vaca ni convidar champagne. Y muchos lo confundían con un argelino, es decir, un subhombre. Según nos contaba Raúl González Tuñón, la vida familiar de Vallejo en parís fue un drama. Su esposa francesa, Georgette, lo zahería como una bruja pidiéndole un poco de vil metal. Lo cierto es que César lo buscaba desesperadamente, pero nadie le daba trabajo. La misma Georgette escribió hace unos años algo que aclara el misterio. Juan Larrea, un español que se llenó la boca con Vallejo en un foro de la Universidad de Córdoba, lo "ayudó". César caminaba kilómetros hacia las afueras de París para copiar a máquina los mamotretos "poéticos" de Larrea. Este se olvidaba de pagarle las pocas monedas convenidas y entonces Vallejo volvía a pie... y sin pan, pues Larrea en su casona se distraía tanto, que ni convidaba café a su escribiente. Y en la habitación lo aguardaba Georgette, para rematar. "César Vallejo ha muerto, le pegaban/, todos sin que él les haga nada;/ le daban duro con un palo y duro/ también con una soga;/ son testigos..." Esto escribió de sí mismo, un gran poeta, no sólo eso, sino un gran poeta revolucionario: "Solía escribir con su dedo grande en el aire:/ "¡Viban los compañeros! Pedro Rojas." Sus poemas de la guerra civil española, "España, aparta de mí este cáliz", demuestran que un poeta no necesita desdoblarse para escribir "socialmente". Como los poemas de la Comuna, de Rimbaud. Como los versos del húngaro Atila Jószef. El hombre se hace más presente aun, arde entero: "Te diré que han comido aquí tu carne,/ sin saberlo,/ tu pecho, sin saberlo,/ tu pie;/ pero cavilan en tus pasos coronados de polvo/ ... Aquí, Ramón Collar, en fin, tu amigo./ ¡Salud, hombre de Dios, mata y escribe!" En un responso a un héroe de la República: "...sudamos todos, el ombligo a cuestas;/ caminantes las lunas nos seguían;/ también sudaba de tristeza el muerto." Esta crueldad y esta gran ternura, esta real hondura poética, puede brotar solamente de un César Vallejo. El también moría, él tampoco comía. Con algo de Quevedo y Chaplin y el Apocalipsis, Vallejo cantó lo que otros no pudieron por imposibilidad espiritual. "La cólera del pobre/ tiene un aceite contra dos vinagres". Juega con la tragedia como con bolos: "Le ha dolido el dolor, el dolor joven,/ el dolor niño, el dolorazo..." Después de la envidiada y tan ocultada belleza (y tan hurtada por los descuidistas) de "Los Heraldos Negros", "Trilce" y "Poemas Humanos", Vallejo, solito, abrazado a sí mismo, viendo que su vientre se cerró, vació sus pulmones y murió. La Comisión de Defensa de la Democracia puso hermosas flores en su tumba. Pero ya no las podía comer.

JULIO HUASI


Poesía

¿Y ahora qué?

LA más joven poesía chilena se desprendió felizmente del nerudismo que hizo trizas a los poetas de la generación del 38, quienes en aquel tiempo también eran poetas jóvenes.

Más adelante, a comienzos de la década del 50, continuaban aún" los vestigios de la poesía española y del formalismo —este último sigue vivo— que tuvo la curiosa virtud de producir una anemia muy difícil de sanar y que a algunos los mandó a la tumba per sécula seculórum.

Ahí está Miguel Arteche, que del ateísmo pasó al catolicismo existencialista. Escribió una poesía desfocada, en segunda persona del plural: poeta del llorad, del vos, del olvidad, sin el más mínimo contacto con su época histórica. (Podría decir —sin duda sería más fácil, sin riesgo— que su realidad histórica, el mundo de Arteche, es Dormid, dulces amantes, o la Segunda invocación de Nuestra Señora del Apocalipsis. Eclécticamente podríamos estar de acuerdo; pero por el lado de la ecléctica estaríamos de acuerdo en todo. Le hallaríamos siempre las cinco patas al gato). ¿Cuál es el aporte de Arteche? Ser un poeta español que escribe en español convencional y que por obra de la suerte, la fortuna, las circunstancias o el espíritu santo, nació en Chile, y trata a veces de reflejar alguna realidad —por lo menos— chilena, muy españolísimamente.

Los demás del equipo: David Rosenmann Taub y la cursilería, Venancio Lisboa (otro poeta español nacido en Chile), el Hernán Valdés de "Los Salmos", Efraín Barquero, poeta que, por el momento, "se fue"; Jorge Teillier hasta "Los trenes de la noche", ídem.

Una poesía en mucho sentido muerta. Escrita a la retaguardia, sin jugarse, sin revolucionarse. Y conste que no se trata de escribir sobre la revolución de un modo prerrevolucionario. Cuando nos disponemos a escribir algo que pensamos revolucionario, resulta que la revolución ya nos ha dejado atrás. Esa es la velocidad de nuestro mundo. No obstante, casi toda nuestra poesía joven sigue siendo soñolienta, aferrada a la naturaleza: pero no de una manera revolucionaria, sino estática. "Un poeta es tal cuando no renuncia a su presencia en un lugar determinado, en un tiempo exacto y políticamente definido", dice Salvatore Quasimodo. Y agrega: "La nueva generación está realmente "engagée", en todo sentido, en el campo literario. Los nuevos contenidos pesan, pero el contenido está condicionado por el curso de la historia."

Dentro de esta oscuridad, que no es luminosa como algunos oscuros creen, estamos jugando a la gallinita ciega. Y es una oscuridad que no siempre tiene una raíz nacional. Europa poseía —con cada guerra bajo el brazo— alguna razón para ser desencantada y oscura. Nosotros empezamos también a escribir a la europea —en cuanto a la actitud: formafondo—. Agarramos al vuelo los mismos temas, la misma insatisfacción existencial, aquella misma oscuridad. Llegamos a veces a escribir una poesía como en traducción. Y nos pusimos felices.

NEO HERMETISMO

La más nueva poesía chilena busca aún, en gran medida una libertad formal. Generalmente —como se dice— "está bien escrita". Es una poesía —estamos hablando en líneas generales— de monólogo interior, de visiones o realidades de infancia que aparecen y desaparecen —que sirven para fijar puntos de referencia, como un sístole y diástole, un pasado-presente dentro del poema—. Es una poesía que emplea la estructura y el ritmo de la narrativa. Pero dentro de esta búsqueda que tiende a crear una nueva o tercera realidad, producto del choque o la interacción —el poeta es el medio— entre la realidad externa-objetiva y la realidad interna-subjetiva, surge la posibilidad también de un neo-hermetismo, que igualmente se puede dar dentro de un soneto sin monólogo interno Humberto Díaz Casanueva sigue penando aunque indirectamente en algún sector de la más joven poesía chilena. Rosamel del Valle también es un poeta que interesa a algunos de los más jóvenes. Tal ve/ porque ven en él una "chilenización" de ciertas zonas de la poesía inglesa. Una de las tendencias de hoy —de las más fuertes— es justamente el análisis y estudio de la poesía británica, y el abandono cada vez mayor de la poesía española, persiste, en todo caso, el peligro de un nuevo hermetismo y/o formalismo. Peligro mortal: a secas.

PARIR EL ESPAÑOL

La más nueva poesía chilena está en manos —el esquema es cambiante— de Manuel Silva, Oscar Hahn, Raúl Bruna, Waldo Rojas, Santiago del Campo, Omar Lara, Ronald Kay, etcétera.

El compromiso es duro:

—Luchar contra el inmovilismo, el estatismo. La falta de vitalidad. Hay que hacer una poesía viva en vida. Hoy hacemos, en líneas generales, una poesía muerta en vida.

—Es preciso revolucionarse por dentro. Parir el español —nuestra lengua: elemento de colonización— en busca de hablas nacionales. Ojalá cada poeta de los que vienen pudiera tener su habla. De inmediato generaría una forma, que no es sino expresión móvil de un fondo.

Terminar con el viciado sistema de ponerse en trance, "ponerse en poeta", cuando se escribe poesía. Ya está bueno de escribir poesía en poesía, de poetizar la poesía. Pero nuestro primer idioma podrá parir —revolucionarse por dentro— siempre y cuando el poeta tenga una forma —sentimiento— revolucionaria de ver el mundo. Esa forma de ver el mundo nace sólo de la acción.

—Hay que terminar con la poesía de "tontos graves". Hasta la fecha hemos hecho una poesía tímida, mediatizada, sin vuelo, con tendencias a "institucionalizarnos". Una poesía "muy bien escrita" que, sin embargo, ha perdido la chispa. Los sucesos maravillosos de las realidades super-complejas se nos pasan entre los ojos, y seguimos mirando tristemente el palito de fósforo que navega en un charco de agua, o nuestro rostro en el espejo.

—Dejar de ser el estúpido elegido en la punta del Olimpo ("el pueblo viene a mí"), sino un hombre más que re-portea en poesía la tragicomedia de todos los días, el verdadero pan del hombre.

—Tener cuidado de pasar del monólogo al "monologuito", y "lo que se quiso decir". —Matar el conformismo y la satisfacción. Poeta conforme: poeta muerto. Rebeldía, rebeldía hasta para colocar o sacar una coma, rebeldía siempre.

—Sinceridad, honesta dad, amor y odio, jugar la última carta, disparar el último cartucho, cuando venga.

—No esperar que nos lo den todo digerido. Desconfianza con uno mismo. Pero más con las alabanzas y los premios: la tarjeta de Navidad o el regalito de Pascua de los jurados. Muerte al oficialismo, venga de donde venga.

—Conciencia de que somos latinoamericanos, neocolonizados, dependientes. Dar la lucha por romper la dependencia cultural (y la otra: condicionante). Como sea, crear las bases de una futura independencia cultural; segundo pie de nuestra independencia socioeconómicopolítica. Cuidado con el "bob-kennedysmo cultural" de USA. Camino: el combate.

—Escribir el hoy: abriremos el futuro.

—Adiós para siempre al academismo, y a las cosas obvias.

El intelectual de débil conciencia en un país dependiente como es" cualquiera de América Latina, se enfrenta a una tendencia que lo lleva a encerrarse en su subjetividad.

pero el intelectual que logra entender y tiene la oportunidad de sumergirse en el pueblo en medio de sus luchas liberadoras, descubrirá que esa posición es falsa. La misma organización de la lucha le sugerirá un vocabulario no habitual.

REALIDAD

El Loco Pepe —"algún día viviré en la Luna"—, la alienación, el Gordo cayó en Santiago, el burocratismo espiritual, hasta lírico, la fuga de los sábados y domingos, toda la tragedia y la comedia (al unísono) de la realidad externa, el "proletariado" acomodado que vendió su alma al diablo por una radio a transistores, la posibilidad de un televisor, la revolución de bolsillo, la minifalda, "ganaremos buena plata", Camilo Torres, Onganía, los milicos que van de un lado a otro, las guerrillas, la guerra de Vietnam, Turcios Lima, la inseminación artificial, los jesuítas y el Papa Paulo VI, el viaje a la Luna, el suicidio de Marilyn, la muerte de Kennedy, "estoy sobregirado", los foros radiales —"hablar en foro"—, las nuevas olas, el op art, las querellas, "hay que elegir a los mejores", la reforma al artículo 10 del número 10, "érase una vez", los arriendos, la reforma agraria, las pastillas para los nervios, el control de la natalidad, la sociedad de Parapsicología, "Y Dios creó a la mujer", el matriarcado y la gerontocracia, volpone, las siamesas, el mimetismo, las píldoras anticonceptivas, el Parlamento, el ¿compra huevos?: a la otra esquina. Muy poco, casi nada de esto —de esta realidad externa de hoy— está en la poesía de hoy. No se ve aún una poesía joven viva, cambiante, de flujo y reflujo, que se meta a fondo, en plena raíz del presente, que pesque el hilo del futuro, que quiebre el statu, el empate lírico en que estamos, donde nadie arriesga nada, ni siquiera un premio. El mortal equilibrio.

PUNTOS POSITIVOS

Hay puntos positivos entre los más jóvenes: la muerte —esperemos que definitiva, aunque suele haber renacimientos— de la antigua retórica: el verbalismo, el musicalismo, el yoísmo, el gigantismo, el maguismo. No por eso ha dejado de pasar el peligro de una neorretórica: el monologuismo, el interiorismo, el narrativismo, el simplismo. El joven poeta mexicano Jaime Sabines, dice: "Los jóvenes se han apartado de la retórica, de la pomposidad, de la elaboración intelectual, de la criptografía, y esas yerbas, y han venido a una poesía de la sencillez, de lenguaje coloquial, del uso diario, de las cosas inmediatas, pero ... ¿no están corriendo el riesgo de caer también en otro tipo de retórica, una retórica de la sinceridad? ¿No se está haciendo a veces una poesía que a fuerza de ser sencilla es floja, débil, anémica? Hay estilos de época de los que es muy difícil sustraerse... Se puede degenerar en un estilo de las naderías importantes, literariamente estéril, revolucionariamente inútil."

Puntos negativos: una, poesía atada al medio, que no hace nada —o muy poco— por cambiarlo (luego que no puede cambiar en sí); escrita por jóvenes biológicos no siempre jóvenes poéticamente. Alemanizados, britanizados. A la retaguardia. Se argumenta a veces que la vanguardia es la primera en morir. Pero resulta que los timoratos mueren en vida, y no con las botas puestas.

HERNÁN LAVIN CERDA


Problema nacional

50 mil abortos en Santiago

EN Santiago se está realizando la 8º Conferencia de la Federación Internacional de Planificación de la Familia, que significará un intercambio de experiencias sobre el control de la natalidad.

Ochenta y cuatro países están representados en el congreso y aunque no será resolutivo, sus conclusiones marcarán normas futuras en la planificación familiar. Pero el tema sólo será tratado a nivel médico-social, dejando de lado el aspecto político de la cuestión. El enfoque político y económico, sin embargo, es básico para que los gobiernos adopten planes que controlen el crecimiento de la población. Principalmente, la materia afecta a los continentes del hambre y de la miseria: África, Asia y América Latina.

MISERIA DETRÁS DE LOS ABORTOS

Chile no tiene hasta el momento una política definida sobre control de natalidad, y son muchas las víctimas de las prácticas abortivas, en ausencia de un régimen que encare con claridad y decisión el problema.

Detrás de estas prácticas ilegales se esconde el drama de la pobreza, que empuja a muchas mujeres hacia el aborto, y la falta de educación sexual que lleva a muchas parejas a experiencias desgraciadas.

En un estudio realizado en 1965, sobre 87 casos de muerte por aborto en Santiago, se estableció que en 80 casos la causa de fallecimiento fue una infección provocada por la intervención de matronas inexpertas que operan en los sectores más modestos. Este y otros datos sobre la práctica del aborto y el empleo de anticonceptivos en Chile, serán entregados al congreso en un informe especial del doctor Rolando Armijo. Parte de su estudio señala que de 4.000 mujeres, entre 20 y 49 años de edad, una de cada cuatro reconoció haberse provocado entre 1 a 35 abortos. Un tercio de los abortos inducidos que se practican en Santiago, cuya población alcanza ya a 2,8 millones de habitantes, obliga a una hospitalización, en muchos casos con resultados fatales. Se calcula que en la capital se efectúan alrededor de 50.000 abortos, pero se está consciente que hay una cantidad tal vez superior de operaciones abortivas, que no obligan a hospitalizaciones. Se efectúan en forma ilegal, muchas en lujosas clínicas o consultorios particulares clandestinos y no entran en las estadísticas.

Pero donde el problema alcanza relieves angustiosos, es en la clase obrera, donde las mujeres, especialmente las que trabajan en fábricas o en otras actividades artesanales, debido a su baja situación económica tienen que recurrir a parteras y comadronas clandestinas que, naturalmente, no disponen ni de instrumental apropiado ni mucho menos están en condiciones de otorgar una atención médica que se ajuste a las mínimas exigencias de la asepsia. No menos de 300 ó 400 casos semanales de urgencia son tratados los sábados en las postas de asistencia pública, y los decesos por septicemia o anemia aguda provocados por estas intervenciones ilegales, suman un rubro importante en las estadísticas. La enfermedad de "los sábados" representa un problema de proporciones en el historial médico de la AP.

En cuanto al control de natalidad que se desarrolla en el país, al margen de una política nacional el doctor Rolando Armijo comprobó que en 1966, cerca de 50.000 mujeres, en su mayoría de Santiago, usaban dispositivos intrauterinos, y que otras 50.000 recurrían a las píldoras orales, muchas de ellas bajo prescripción médica. Encuestas que alcanzaron a computar la opinión de 4.000 chilenas, demostraron que 3 de cada 4 estaban en favor de legislar sobre el aborto y de la planificación de la familia. Los estudios realizados en el campo de los abortos han demostrado, además, que la principal causa de las intervenciones es la razón económica, que impide el crecimiento de la familia y muchas veces el matrimonio mismo.

NEGOCIO DE USA

Estados Unidos tiene el control sobre la aplicación de los métodos de regulación natal. Y para eso tiene valiosos motivos. Primero, la producción de píldoras anticonceptivas es hoy una lucrativa industria en USA, y se ha llegado a situar entre las principales exportadoras del mundo. Segundo, que políticamente el gobierno norteamericano fomenta el estancamiento de la población de América Latina para evitar la explosión de procesos sociales que sean perjudiciales a sus intereses.

Es importante observa r, además, frente a estos antecedentes, la cautela con que la Iglesia Católica afronta el problema y la posición que asumirá en el futuro el Gobierno del Presidente Frei, si es que adopta alguna política definida, al menos en este campo.

XIMENA CANNOBBIO


Informe especial

La profesión de político

EN Chile, como en todo país capitalista, hay una profesión para la cual no existen cátedras universitarias, ni textos o exámenes especiales, y a cuyos postulantes sólo se exigen elementales conocimientos y requisitos personales. Esa profesión es la política.

El oficio comienza en las modestas bases de un partido y se brega —con buenas o malas artes— por alcanzar las dirigencias locales, completándose el ciclo primario de la carrera. Características de este período suelen ser el anonimato, el sacrificio legitimo, el espíritu "amateur", la lucha gratuita y desinteresada, salvo excepciones que confirman la regla. Son los artesanos menores de la política.

El ciclo secundario abarca dirigentes regionales y nacionales de partido, cargos a los cuales arriban —a juicio de un escéptico y veterano político de la izquierda chilena— a razón de UNO talentoso e íntegro, contra DOS que no lo son en absoluto, o en gran parte. El período se caracteriza por brindar acceso a los primeros viajes al extranjero (torneos mundiales, becas, corresponsalías, etcétera); genera activistas o funcionarios rentados en forma regular; se degustan los primeros halagos de la prensa y radio. Constituyen los artesanos mayores de la política.

El ciclo terciario y superior de la carrera, incluye a aquellos que han alcanzado los más altos niveles directivos en su respectivo partido: miembros de comisiones políticas, juntas o consejos directivos nacionales: directores de diarios, regidores, parlamentarios, diplomáticos, ministros de Estado, y para el más afortunado, el "gordo": la Presidencia de la República.

Naturalmente, unos serán más favorecidos que otros en este reparto, en una escala de matices que, desde el punto de vista económico, por ejemplo, significará rentas altas, medianas o bajas, o, tratándose de viajes, significará que algunos —los menos— suelen estar de paso por Chile, mientras que otros —los más— viajarán de vez en cuando.

Tratándose de parlamentarios, el Congreso Nacional será una tribuna para la proyección y defensa de sus idearios políticos frente a adversarios que dejarán de serlo cuando proposiciones extrañas o alarmantes amenacen a toda la colectividad congresal. Entonces enfrentarán conjuntos —tirios y troyanos— el peligro común.

Tal fue el caso, por ejemplo, del fracasado proyecto de Reforma Constitucional presentado, en rapto de orgullo ofendido, por el Presidente Frei. Con excepción de los comunistas —que no sólo no temen, sino que gustan de las elecciones, y de uno que otro democristiano aislado, seguro de una reelección—, los demás se las arreglaron para hacer frente y derrotar la insólita proposición presidencial.

Cuando, por las razones conocidas, el Senado no logró reunir el quórum reglamentario para votar el proyecto, un prolongado suspiro de alivio recorrió la geografía política chilena. La mayoría de los 45 senadores, de los 14 diputados, de unos 200 secretarios de parlamentarios, de unos cuantos cajeros y centenares de funcionarios de partido, de las esposas e hijos de los anteriores, aflojaron los músculos: el peligro había pasado. Era un peligro tan real como catastrófico, si se considera que a los honores y halagos propios de la investidura, a la popularidad y el respeto tradicional que envuelve a los parlamentarios, se unen recompensas nada despreciables que reciben por sus desvelos. Veamos una síntesis de ellas:

DIETA.—"La dieta mensual que perciben los diputados y senadores, a contar del 21 de mayo de 1965, será la equivalente al sueldo base que corresponda al Ministro de la Corte Suprema" (art. 157, ley 16.250, de 21 de abril de 1965). Esta renta equivale a Eº 3.540 (renta imponible).

GASTOS DE REPRESENTACIÓN.—"Los gastos de representación de los senadores y diputados será la cantidad equivalente a tres sueldos vitales, escala A) del Depto. de Santiago" (art. 157, ley citada). Tres sueldos vitales igual a Eº 918,81 (el vital es de Eº 306,27).

GASTOS DE SECRETARIA. Cada diputado recibe, además, para gastos de secretaría, tres sueldos vitales, y los senadores, cuatro, de acuerdo a disposiciones internas adoptadas por las Comisiones de Policía Interior de cada rama del Congreso.

Según lo anterior, los parlamentarios reciben la siguiente renta bruta mensual:

—Senadores: Eº 5.683,89.

—Diputados: Eº 5.377,62.

Además disfrutan de franquicias y garantías de diverso orden, como las siguientes:

—Pasajes gratuitos en Línea Aérea Nacional (LAN), Empresa de los Ferrocarriles del Estado y Empresa Marítima del Estado.

—Correspondencia telegráfica y postal gratuita.

—Dos entradas permanentes al Estadio Nacional y a espectáculos de carácter fiscal.

—En los comedores del Senado hay almuerzo permanente a Eº 7 el cubierto (tres platos abundantes, postre, vinos y café), preparado por un "chef" del Hotel Carrera. También funciona un "coffee-lunch" que prepara sandwichs café, jugos y bebidas a precios bajos. A imitación de sus colegas del Senado, la Comisión de Policía Interior de la Cámara de Diputados acordó instalar también un servicio de almuerzo a Eº 12 el cubierto, iniciativa que próximamente se pondrá en práctica.

—Servicio de once gratuito para senadores y diputados, debiendo pagar 2,50 escudos por cada invitado. Este servicio sólo en la Cámara deja un déficit anual superior a los nueve millones de pesos,

—Facilidades para adquirir automóviles, motos, bicicletas,

—Economato de mercaderías surtidas a precios de costo, y vales para tiendas de la capital.

—Servicio de peluquería y baños de vapor.

Una situación poco conocida es que los parlamentarios pueden ser multados durante una sesión por el Presidente de la Corporación.

En el Senado, por cada amonestación a los Honorables se les aplican Eº 2 de multa; por una censura, Eº 5, y por suspensión del derecho a intervenir en una y hasta tres sesiones, Eº 10 (art. 122, Reglamento del Senado).

En la Cámara de Diputados: por cada amonestación, 50 pesos; por censura, 100 pesos y por suspensión del derecho de intervención, 200 pesos (art. 137, Reglamento de la Cámara).

Hace un año, el Congreso Nacional derogó el art. 22º de la ley 10.343, de 28 de mayo de 1952, que multaba con 200 y 500 pesos, la inasistencia de un diputado o senador a las sesiones de comisiones o de sala, respectivamente.

El Congreso Nacional vela por los que sacrificaron parte de sus vidas entre sus solemnes paredes. Veamos, al respecto, el régimen de jubilaciones y pensiones.

—Un diputado o senador podrá jubilar con la dieta íntegra y reajustable cada vez que se aumente el monto por el Congreso Nacional (la famosa "perseguidora"), cuando cumpla quince años como parlamentario. También recibirá dieta íntegra con "perseguidora" si es imponente en la Caja de EE. PP. y pp. cuando reúna treinta años de imposiciones, bastándole haber sido parlamentario un período. Si tiene menos de 30 años de imposiciones, podrá jubilar con una 30 a va parte por cada año de imposiciones.

—La ley prohíbe a los funcionarios de la Administración Pública el régimen de la rejubilación. Esta disposición, que afectaba también a los parlamentarios fue derogada por el Congreso Nacional... en lo que se refiere a parlamentarios. De acuerdo a esto, un parlamentario que jubiló tiempo atrás con un período inferior a 30 años, puede re-jubilar hoy con la dieta completa, disponiendo de un plazo de cinco años para integrar la diferencia de imposiciones (art. 157, ley 16.250).

Según la ley 16.229, de 17 de marzo de 1965, el montepío para las viudas e hijos de diputados y senadores será de una 30 ava parte del sueldo imponible de cada año en el ejercicio de sus funciones. Esto quiere decir que un parlamentario fallecido después de cumplir treinta o más años como tal, deja un montepío equivalente a la dieta imponible completa. En ningún caso este montepío puede ser inferior al 25% de la dieta.

Los demás montepiados de la Administración Pública reciben una 25 ava parte del sueldo por cada año de imposiciones, calculado sobre los últimos 36 meses (no sobre todo el período, como en el caso de los parlamentarios), y en ningún caso pueden ser superiores al 50% del sueldo.

Otras ventajas del montepío parlamentario: a) es reajustable automáticamente de acuerdo con los aumentos de las dietas (la "perseguidora"), lo que sólo ocurre con los montepíos de las Fuerzas Armadas y Carabineros y con los funcionarios de la Administración Pública que mueren en cumplimiento de su deber; b) no se exige un período completo como diputado o senador para este beneficio, basta el hecho de "haber sido parlamentario", no importando cuánto tiempo. Se recuerda el caso del Congreso Nacional disuelto por Ibáñez en 1925, que alcanzó a durar algunos meses en funciones. Un ilustre abogado se hizo rico años más tarde tramitando y logrando montepíos para los familiares de los parlamentarios fallecidos de aquel efímero período.

Los regidores, por su parte, aunque no gozan de sueldo, tienen otro beneficio: la Corporación Edilicia les impone sobre la base de la renta del secretario de la Municipalidad de Santiago (Eº 2.800,25 en 1967). Pueden jubilar con 15 años como ediles, dentro de un régimen similar al de los parlamentarios, sobre la base del sueldo del funcionario indicado, y sin derecho a "perseguidora".

ROBERTO SOUZA


Edición digital del Centro Documental Blest el 07feb02