Las huellas digitales de la CIA en Chile

DOCUMENTOS
Suplemento de la edición Nº 192 de PUNTO FINAL
Martes 11 de septiembre de 1973
Santiago - Chile

LAS HUELLAS DIGITALES DE LA CIA EN CHILE

por PATRICIO GARCÍA

SON hechos aislados, dentro de la historia política chilena de los últimos tres años, el asesinato del Comandante en Jefe del Ejército, general Rene Schneider; el asesinato del Edecán Naval del presidente Allende, Capitán de Navío Arturo Araya; las huelgas en cadena desatadas por los dirigentes del gremio de camidneros o del comercio; la voladura simultánea de torres de alta tensión, que provocaron un apagón eléctrico en trece provincias, y el asesinato de un obrero durante el operativo montado para asegurar las transmisiones del Canal 5 de TV de Concepción? Evidentemente que no.

Todos ellos —y conste que aquí sólo se han nombrado los principales operativos del plan general de espionaje, corrupción sindical, terrorismo y sabotaje, muestran similitudes y vínculos concretos con otros sucesos políticos que han sacudido al mundo en los últimos años y que resultan una especie de manual para el derrocamiento de cualquier gobierno que sea tildado de progresista o socialista. Similares incidentes se han repetido en los casos de Guatemala, Irán, Indonesia, Cuba, Brasil, el asesinato de Kennedy, Watergate y ahora en Chile. Sus actores, gestores y planificadores también tienen un denominador común. Pertenecen o han pertenecido a los más diversos jerarcas de la Agencia Central de Inteligencia (CIA) norteamericana, llámense Alien Dulles, ex-director general del organismo (formulador de esa conocida política in-ternacionista) o Prank Sturgis (integrante del comando que robó la embajada chilena en Washington), o John Connally, el gobernador de Texas que preparó la ruta que siguió en Dallas el presidente Kennedy, o León Vilarín, el dirigente camionero, que recibe jugosas subvenciones de la organización.

Estas huellas digitales tan evidentes son las que han destruido el mito de que los sucesos mencionados fueron hechos aislados e independientes, que obedecían a su propia lógica, como la prensa pro-imperialista, también infiltrada por la CIA, intentó presentarlos a la opinión pública. A la vez han ayudado a clarificar la estructura dentro de la cual actúa la CIA, desde el nivel de elaboración de políticas hasta el de las operaciones específicas.

CUATRO PISTAS

Para quien dude de que la correlación existe y que los agentes de la CIA se repiten como actores de hechos determinados, tomemos como ejemplos algunos de los últimos acontecimientos más destacados en el continente americano: la invasión de Cuba en Playa Girón, el asesinato de Kennedy, el espionaje de Watergate y la conspiración contra Chile.

Líder de los mercenarios que invadieron Cuba fue Manuel Artime, "gusano" contratado por la CIA y que aparece ahora entregando 21 mil dólares a los reos de Watergate, recolectados en Miami.

Bernard Baker, pagador de los mercenarios de Playa Girón, nacido en Cuba, miembro de la antigua mafia de los casinos de La Habana, ingresó a la policía de Batista bajo el auspicio del FBI, contrarrevolucionario activo al triunfo de Fidel Castro, miembro del comando que asaltó la embajada chilena en Washington, participa también en el caso Watergate junto con otros gusanos cubanos. En ese juicio, Barker declaró que "estaba convencido que la elección de McGovern en 1972 sería el comienzo de una tendencia que podría llevarlos al socialismo y el comunismo, o como uno prefiera llamarlo".

Frank Sturgis, mafioso de los casinos de La Habana, ingresó al ejército revolucionario de Fidel Castro en 1958. como colaborador del Servicio de Inteligencia de Batista. En 1960 dejó Cuba para organizar y entrenar a los contrarrevolucionarios asilados en USA. Detenido a raíz del asesinato de Kennedy, confesó al FBI que había estado con Oswald en Miami. Aparece luego como miembro del comando CIA que asaltó la embajada chilena en Washington y del comando que montó el espionaje político de Watergate.

John Connally, gobernador de Texas, que planeó la ruta del auto presidencial en Dallas cuando fue asesinado Kennedy, instiga más tarde como Secretario del Tesoro, el bloqueo "invisible" contra Chile. Intimo amigo de Richard Nixon, ahora es republicano, después de haber renunciado al partido Demócrata, donde se dice fue un infiltrado a alto nivel.

Alien Dulles, ex-director de la CIA, removido de ese cargo, por Kennedy a raíz del fracaso de la invasión a Cuba, vuelve al escenario como integrante de la comisión Warren que investigó el asesinato de ese presidente y cuyas conclusiones no satisficieron a nadie.

John McCone, ex-director de la CIA, hoy miembro del directorio de la ITT, planificador de las operaciones para impedir la asunción del Presidente de Chile Salvador Allende, en 1970. La ITT aparece implicada en la campaña terrorista de septiembre-octubre de 1970, en Santiago, en el asesinato del General Schneider y en el financiamiento de los "periodistas libres" que operan en los diarios y radios chilenas desde entonces.

E. H. Hunt, jefe de Operaciones de la CIA, organizador del financiamiento secreto de la campaña presidencial de Richard Nixon, encargado de la operación espionaje a la sede del partido Demócrata en las "tareas" de Watergate. Como jefe de operaciones conoció del plan contra Allende en 1970-71.

Virgilio González, "gusano" cubano entrenado por la CIA, íntimo amigo de Ángel Ferrer, presidente del grupo de exilados cubanos en Miami, integra el equipo gusano-CIA que robó la embajada chilena en Washington y asaltó el domicilio de varios diplomáticos chilenos, en un operativo típico de espionaje político.

Eugenio Martínez, "gusano" cubano, integrante del equipo que actuó en Watergate, también operó en los casos de la embajada chilena y robó a diplomáticos de nuestro país.

James McCord, en la CIA de 1951-1970, integrante más tarde del equipo que asaltó la embajada de Chile.

Enno Hobbins, agente CIA, actuó en Chile en 1970. Fue quien estuvo en contacto con "El Mercurio", buscando avisos para su financiamiento, y recomendó la contratación de propagandistas de radio y TV y el uso de veinte periodistas "libres" que pagaron los Grupos Matte y Edwards.

Peter Vaky, asesor de Kissinger para asuntos latinoamericanos, fue consejero de la ITT en el período 1970-71, para su intervención en Chile. Inspirador del bloqueo invisible contra nuestro país.

Jack Ruby, de la mafia que controlaba los casinos de La Habana, traficante de armas para los grupos contrarrevolucionarios cubanos, aparece como amigo de Oswald, a quien luego asesinó por encargo. Murió de "cáncer" posteriormente en la prisión.

Richard Nixon, comprometido en la invasión a Cuba, ligado a la mafia a través de las inversiones en propiedades en Las Vegas y Miami y en los casinos de La Habana. Siendo vicepresidente de Estados Unidos, en su libro "Seis crisis" escribe: "El entrenamiento secreto de los exilados cubanos se debió, en gran parte por lo menos, a mis esfuerzos". Representante de la Pepsi-Cola, fue visto en Dallas el día del asesinato de Kennedy en compañía de Donald Kandell, ejecutivo de esa firma. La fábrica más grande de heroína en Asia Suroriental funciona en una instalación de la Pepsi-Cola en Saigón, establecida gracias a las gestiones del abogado Nixon. A pesar que no ha embotellado jamás una Pepsi-Cola la fábrica ha recibido cuantiosa ayuda de la AID. Inspirador del espionaje político o en Watergate y como Presidente de los EE.UU. ejecutor del bloqueo invisible contra Chile.

Agustín Edwards, dueño de la cadena periodística chilena "El Mercurio", actual ejecutivo de Pepsi-Cola Internacional. Sus diarios han participado activamente en la campaña periodística contra Cuba, contra los países socialistas y ahora contra el gobierno popular de Salvador Allende, ante el cual alientan incesantemente un golpe de estado.

Keith W. Wheelock, agregado político de la embajada norteamericana en Santiago, hasta 1971. Fue uno de los instructores directos de Pablo Rodríguez, uno de los dirigentes asilados hoy en Ecuador de Patria y Libertad, después del "tancazo" del 29 de junio de 1973.

Emmanuel Boggs, ex-jefe del Instituto Americano para el Desarrollo del Sindicalismo Libre en Chile. Fue uno de los guías y "consejeros" de León Vilarín. que opera como dirigente de los camioneros chilenos, y de Manuel Rodríguez, ubicado como Secretario Provincial de la CUT-Santiago, ambos encargados de dividir a la clase obrera chilena.

Michael Townley, asesor y jefe del comando de Patria y Libertad, que asaltó un local de Servicios Eléctricos en Concepción en un operativo destinado a mantener en el aire el Canal 5 de TV, medio de difusión pirata de la Universidad Católica. Townley agente de la CIA, hoy prófugo de la justicia chilena, montó la misión que culminó con el asesinato del obrero Tomás Henríquez, en acuerdo con el presbítero Raúl Hasbún, director de Canal 13 TV de la UC. Este medio de comunicación, a través de Hasbún, recibe cuantiosas subvenciones en dólares provenientes del fabuloso presupuesto que maneja la CIA.

Errol Johatan Reinese, agente de la CIA, detenido recientemente en el Hotel Carrera, cuando portaba dólares para subvencionar la huelga de los camioneros.. Este correo de la CIA cumplía en esa ocasión su segundo viaje a Chile.

Sergio Banfel del Campo, contratista de aseadores y funcionario de la embajada de Estados Unidos. Detenido y confeso de cinco atentados terroristas y comprometido en el "tancazo" del 29 de junio.

Sería largo incluir las relaciones que en uno u otro sentido han mantenido o mantienen con la CIA, los últimos embajadores norteamericanos en Chile, Edward Korry y Nathanael Davis; políticos chilenos, como Eduardo Frei, Onofre Jarpa, Raúl Morales Adriazola, Claudio Orrego, etc.; periodistas como Mario Carneyro, Alvaro Puga, Rene Silva Espejo, Rafael Otero; "grem i alistas" como León Vilarín, Manuel Rodríguez, Rafael Cumsille; y oficiales de los servicios de Inteligencia de las Fuerzas Armadas, infiltrados por la CIA, y entre los cuales han tenido triste publicidad el capitán Germán Esquivel de Carabineros y los oficiales navales que han torturado a suboficiales y marineros de la Armada detenidos por desobedecer los planes destinados a derribar al gobierno de Allende.

La relación de los mencionados en esta lista con la actividad de la CIA es innegable. Muchos de ellos, que participaron en el caso de espionaje político en Watergate, aparecen mezclados en el robo a la embajada chilena en Washington y en el asalto al domicilio de diplomáticos chilenos en Estados Unidos. Otros multiplican su presencia en la invasión de Playa Girón, el asesinato de Kennedy y operaciones en Chile. La CIA aparece también en las intrigas de la ITT para impedir la ascensión de Allende al poder y los ejecutivos de esa poderosa empresa multinacional están ligados a esa organización desde las más diversas jerarquías. Hay además una oferta de la ITT a la CIA, de un millón de dólares para que actúe urgentemente en Chile, en defensa de sus amenazados intereses.

COMPARACIONES Y EQUIVALENCIAS

Pero la similitud se hace sorprendente entre el asesinato de Kennedy y los asesinatos del general Schneider y del edecán naval del Presidente Allende, capitán Arturo Araya. Si bien el caso Kennedy no ha sido aclarado oficialmente —la mitad de los archivos del FBI acerca del crimen se mantienen en secreto e igualmente el 90 por ciento de la información de la CIA— hay consenso acerca de varios de los participantes en la operación-comando. Es cierto también que unas cincuenta personas que sabían demasiado acerca del asesinato han muerto accidental o misteriosamente. Allí están incluidos Lee Harvey Oswald —presunto único culpable— hasta el que lo ultimó, Jack Ruby.

Existe una foto de Oswald repartiendo literatura castrista y que se utilizó para probar que era pro-comunista. Lamentablemente para los difusores de la prueba fotográfica quien aparece al lado de Oswald es un "gusano" cubano —Manuel García González, quien incluso había participado en un anterior intento de invasión a Cuba y que fue frustrado por el FBI, por orden del propio Presidente Kennedy. El mismo Oswald apareció más tarde como fundador del grupo pro-cubano en que se dijo que participaba.

El objetivo de esta maniobra era culpar del asesinato de Kennedy a una sola persona, que además estaba estrechamente vinculada al gobierno revolucionario de Cuba y con el comunismo en general.

El paralelo de esta acción en Estados Unidos con las desplegadas en Chile en los casos Schneider y Araya es sorprendente. La prensa y radios derechistas y los sectores del gobierno de Frei ligados a la CIA, desplegaron todos los medios para confundir a la opinión pública chilena en el asesinato de Schneider. Trataron de culpar a la izquierda como objetivo central dentro del plan general de impedir que la UP llegara al gobierno. Pero estas maniobras fracasaron gracias a que Salvador Allende, entonces presidente electo, presionó a Frei para desplazar de Investigaciones, al director general de entonces, Luis Jaspard da Fonseca, por su estrechas ligazones con la CIA, y cuya permanencia en la policía no daba garantía alguna para resolver el caso. Su reemplazo por el general Emilio Cheyre, permitió una coordinación amplia de la inteligencia militar e Investigaciones, con lo que se logró aclarar el caso estableciendo la responsabilidad en el asesinato de Schneider, del general Roberto Viaux y la complicidad de otros miembros del Ejército, Armada y Carabineros coludidos en un vasto complot derechista para impedir que Allende asumiera su cargo.

El reciente asesinato del Edecán Naval Arturo Araya, tiene aún más similitudes con el caso Kennedy, especialmente en lo que se refiere a los esfuerzos para culpar del hecho a la propia izquierda. El uso que se hizo de José Luis Riquelme, obrero electricista de 36 años, con tendencia a la ebriedad y la mitomanía, establece semejanzas con la utilización que la policía de Dallas hizo del presunto asesinato de Kennedy, Lee Harvey Oswald. Dos oficiales de Carabineros —un teniente y el capitán Germán Esquivel inventaron declaraciones de culpabilidad a Riquelme, informaron de sus "pesquisas" a la prensa de derecha antes de hacerlo a sus superiores, y dieron pie así a una gigantesca campaña para responsabilizar a la izquierda del atentado contra el Edecán Naval.

La maniobra, además de ese objetivo, tenía como meta confundir la pesquisa que realizaban —a igual que en el caso Schneider—, Investigaciones y los Servicios de Inteligencia de las Fuerzas Armadas. De los dos oficiales de Carabineros que cometieron la infidencia —ciertamente coludidos con el comando central publicitario de la derecha— hay sospechas que uno de ellos, el capitán Germán Esquivel, tiene fuertes lazos con la CIA. La relación nació cuando Esquivel tuvo dos años de entrenamiento en inteligencia policial, en los Estados Unidos.

Las oportunas denuncias sobre la posibilidad de que Riquelme pudiera ser asesinado, a igual como lo fue Oswald, y la detención del comando derechista que disparó contra el capitán Araya —con la excepción de dos de sus miembros— han salvado hasta este momento la vida de Riquelme, que por extrañas circunstancias aun sigue detenido a pesar de que el caso está esclarecido y el nombre de Guillermo Claverie Barbet está probado fehacientemente que corresponde al del asesino del comandante Araya. Sin embargo los apremios que ha sufrido Riquelme y las torturas a que fue sometido lo tienen al borde de la locura y en una oportunidad después de permanecer algunas horas en la Fiscalía Naval, que investiga el caso, intentó suicidarse.

Siguiendo el esquema del caso Kennedy, los cerebros de la CIA orientaron otra campaña de la prensa reaccionaria tratando de inmiscuir en el asesinato de Araya a cubanos que tenían relación directa con la Embajada de ese país ante la Moneda. Denuncias telefónicas anónimas comprometieron a los servicios de inteligencia de las Fuerzas Armadas en un allanamiento sin éxito a uno de los aviones de Cubana de Aviación, que cumplen el servicio entre Santiago y La Habana, mientras otros núcleos derechistas iniciaban una maniobra en el Parlamento para declarar persona no grata al embajador cubano, Mario García Incháustegui, y la Municipalidad de Providencia —reducto de ultra reacción— aprobaba un acuerdo para que la sede diplomática de La Habana ubicada en esa comuna fuera desalojada.

La rápida pesquisa de la policía civil que se mantiene fiel al gobierno derrumbó estos intentos, en los momentos en que la CIA ya había dispuesto la utilización de un "gusano" cubano, entrenado en sus cuarteles para hacerlo aparecer como presunto cómplice de Riquelme y así dar fundamentos más consistentes a la campaña de prensa. Los "gusanos" cubanos son una verdadera guardia blanca de la CIA y se han prestado para todo tipo de operaciones, tanto o dentro de los Estados Unidos, (destrucción del Centro de Estudios Cubanos, en Nueva York; terrorismo en una exposición procubana en la misma ciudad, para nombrar algunos operativos) como en otras partes del mundo.

Es conocida la acción de los "gusanos", como piezas claves, en las operaciones de la CIA en Bolivia, durante la campaña del Che. Pilotos "gusanos" cubanos actuaron en operaciones en el Congo y ya mencionamos su participación en las acciones contra Chile, en el asalto y robo a la embajada en Washington. Los "gusanos" son fáciles de reclutar. Por un lado ayuda a ello su fuerte ideología anticomunista y por otro el pago de la CIA que gratifica a sus agentes con generosidad. No es aventurado afirmar que en estos momentos están actuando en el propio territorio chileno como asesores de los grupos de Patria y Libertad, como terroristas en la campaña de atentados de la ultraderecha, como asiduos vigilantes de la distribución de fondos a los camioneros de León Vilarín a Proteco, a Canal 13, y como eventuales actores en una ulterior provocación destinada a crear problemas en las relaciones entre el gobierno de Allende y el gobierno revolucionario de Cuba.

Finalmente en la conspiración contra Chile no se ha descartado la posibilidad de una invasión desde Bolivia, según el modelo de Playa Girón. La frontera boliviana, a igual que Miami y algunos países del Caribe en el caso de Cuba está siendo utilizada como campo de entrenamiento de chilenos que se encuentran en el exterior y que están en disponibilidad para atacar centros vitales como las minas de cobre de Chuquicamata o servir de apoyo a fuerzas opositoras al gobierno que pudieran rebelarse contra el poder central y montar un operativo militar desde el norte, tal como ocurrió en la guerra civil de 1891. En este sentido un ex-militar —Arturo Marshall— reconocido como agente de la CIA, juega un papel fundamental.

LA ESTRATEGIA DE LA CIA Y CHILE

La posición chilena, a través de sus líderes y sus medios de comunicación, ha negado permanentemente el papel estratégico de la CIA en la conspiración permanente que se ha desatado contra el gobierno de la Unidad Popular. Sin embargo, ha sido la propia CIA la primera en admitirlo.

Las minutas confidenciales de una reunión del Consejo de Relaciones Exteriores (Council on Foreign Affairs) sobre la CIA, tituladas "Espionaje y Política Exterior", probaron la realidad de estos vínculos más allá de cualquier duda. Toda posible acción de la CIA en Chile fue prevista y discutida en esa reunión (ver PF Nº 142) realizada el 8 de enero de 1968 en las oficinas del CFR en Nueva York. Particularmente delicada ya que trataba sobre políticas de la CIA y sus operaciones, se desarrolló en medio de estrecha vigilancia. Dirigió la discusión Richard M. Bissell Jr.

Bissell es más conocido por su importante papel en la planificación de la desastrosa invasión de Playa Girón. Dejó la CIA poco tiempo después de ese fracaso, después de servir diez años en total como Ayudante Especial del Director y del Delegado del Director de Planes. Es también uno de los directores de la Compañía de Aceros Norteamericana y miembro del CFR. El presidente de la reunión fue C. Douglas Dillon, sub-secretario de Estado (1959-1965), banquero inversionista y director del principal banco de Nueva York, el Chase Manhattan. Otros miembros presentes en esta reunión fueron el fallecido Alien Du-lles (Director de la CIA desde 1953-1961) y ex altos funcionarios de los Departamentos de Defensa y de Estado.

Las actas de la reunión demuestran claramente como concibe la CIA su rol en Estados Unidos y en el mundo, como realiza sus actividades de espionaje, como causa transtornos en las naciones "hostiles" y como recluta a los agentes no-norteamericanos. Las experiencias vividas en Chile desde 1970 confirman que las políticas de la CIA proyectadas antes de 1968 y alrededor de esa fecha, fueron implementadas posteriormente.

OCHO MEDIDAS PARA DERROCAR AL GOBIERNO

1. Unirse frente al enemigo común. (Enemigo es la U.P. y el Partido Comunista que la dirige)
2. Integrarse a la protección de su sector vecinal.
3. Sabotear las fuentes de trabajo estatales.
4. Hacer justicia castigando directamente a los violentistas de izquierda.
5. Denunciar toda irregularidad que observe de los enemigos sólo a las FF.AA.
6. Solidarizar incondicionalmente con los combatientes nacionalistas.
7. Anteponer las labores de resistencia a cualquier interés personal.
8. Solidarizar con el hombre y la mujer de trabajo, que anhelan un destino claro para el país, actuando coordinadamente con los gremios.

Lo que sigue son citas directas de las actas de la reunión y su relación con Chile.

1) Sobre las actividades de la CIA en el Tercer Mundo:

"Recientemente la CIA ha efectuado un viraje en las prioridades del espionaje clásico hacia objetivos en el mundo subdesarrollado".

"El mundo sudesarrollado presenta mejores oportunidades para la recopilación secreta de la información, simplemente porque los gobiernos son mucho menos organizados: existe menos sentido de la seguridad y hay una inclinación a la difusión, real o potencial, del poder entre los partidos, organizaciones e individuos fuera del gobierno central. El propósito principal del espionaje en estas áreas es entregar a Washington la información oportuna sobre el equilibrio de poder interno, una forma de espionaje que tiene una importancia táctica principalmente".

A MEDIDA QUE LOS MOVIMIENTOS DE LD3ERACION NACIONAL QUE AMENAZABAN LOS INTERESES IMPERIALISTAS EN EL TERCER MUNDO GANABAN FUERZA, LA CIA SE DIO CUENTA QUE ALLÍ TENDRÍA QUE DESARROLLAR SUS MAYORES ESFUERZOS.

2) Sobre las operaciones secretas en el Tercer Mundo:

"La técnica de investigar el equilibrio de poder interno es esencialmente de "penetración". Muchas de las "penetraciones" no se hacen a través de "contrataciones" sino estableciendo una estrecha o amistosa relación, la que puede o no ser fomentada con entregas de dinero de vez en tiempo".

"La esfera de acciones secretas podría incluir: (a) consejo y asesoría política; (b) subvención de un individuo; (c) apoyo financiero y "asistencia técnica" a partidos políticos; (d) ayuda a organizaciones privadas, incluyendo sindicatos obreros, empresas de negocios, cooperativas, etc.; (e) propaganda secreta; (f) entrenamiento "privado" de individuos e intercambio de personas; (g) operaciones económicas; y (h) organizaciones paramilitares para operaciones políticas dirigidas a derribar o apoyar un régimen".

"La intervención secreta está planeada generalmente para actuar sobre el equilibrio de poder interno, a menudo con objetivos de bastante corto plazo en vista. Un esfuerzo para construir la economía de un país sub-desarrollado debe ser sutil, de larga duración, y debe abiertamente conseguir la cooperación de los grupos más importantes del país si es que quiere lograr tener alguna influencia. Su costo es elevado. En cambio un esfuerzo para debilitar el gobierno progresista local, para ganar una elección y para lograr resultados dentro de dos o tres años a lo más, obviamente debe ser secreto. Debe utilizar prácticamente a la gente, los medios que estén a mano y los métodos que parezcan, más probables de dar resultado".

EN CHILE, LA CIA HA UTILIZADO TODA LA GAMA DE ACCIONES SECRETAS: HA DADO CONSEJO A TODOS LOS PARTIDOS Y GRUPOS DE OPOSICIÓN Y HA SUBVENCIONADO DESDE INDIVIDUOS COMO LEÓN VILARIN HASTA EDUARDO FREI. SU APOYO FINANCIERO AL PDC FUE REVELADO ESTE AÑO. HA APOYADO A GREMIOS REACCIONARIOS, A SINDICATOS OBREROS DE OPOSICIÓN, A IMPORTANTES FIRMAS DE NEGOCIOS; HA AYUDADO A LAS CAMPAÑAS DE PUBLICIDAD DE "EL MERCURIO", "LA PRENSA", ETC. AYUDO A COORDINAR EL BLOQUEO ECONÓMICO DE ESTADOS UNIDOS A CHILE Y PLANEÓ EL CAOS ECONÓMICO INTERNO Y HA ASESORADO A GRUPOS PARAMILITARES COMO PATRIA Y LIBERTAD PARA REALIZAR ATAQUES TERRORISTAS Y ASESINATOS.

3) Sobre el reclutamiento, adoctrinamiento y entrenamiento de agentes internos:

"Lo esencial de esta intervención en el equilibrio de poder interno es identificar a aquellos aliados que pueden volverse más eficaces, más poderosos y quizás más atinados con una ayuda secreta. Comúnmente estos aliados locales conocen la fuente de esta ayuda pero ni ellos ni los Estados Unidos podrían permitirse admitir su existencia".

NO ES NINGUNA SORPRESA QUE LA REACCIÓN
NIEGUE CUALQUIER VINCULO CON LA CIA

"Los agentes para intervenciones menores y menos delicadas, por ejemplo alguna propaganda secreta y ciertas actividades económicas, pueden reclutarse simplemente con dinero. Pero para las intervenciones mayores y más delicadas, los aliados deben tener una motivación propia. En general la Agencia ha tenido un "éxito notable en encontrar los individuos y medios con los cuales y a través de los cuales ha podido operar de este modo".

LA CIA NO CREO A VILARÍN, A JARPA, A FREI, ni a patria y libertad, el capitalismo LO HIZO. LO QUE LA CIA HA HECHO ES ORGANIZAR MEJOR SUS ESFUERZOS, FINANCIARLOS Y COORDINAR SUS ACTIVIDADES EN UN ATAQUE UNIFICADO CONTRA LA CLASE OBRERA.

"Necesitamos operar bajo mayor secreto, poner más atención en el uso de "cortes" (un término que utiliza la CIA para denominar aquellos proyectos respaldados por la Agencia pero a los cuales no se les puede seguir la pista)".

"El problema de las operaciones de la Agencia en el extranjero es con frecuencia un problema para el Departamento de Estado.

En sus relaciones con un agente norteamericano de la CIA, los aliados locales se encuentran con que éste aparece casi siempre disfrazado de funcionario del gobierno norteamericano. Existen poderosas razones para esta práctica del mismo modo que será siempre conveniente tener algún personal de la CIA alojado en el recinto de la embajada, aunque sea sólo por las necesidades propias de un "puesto de mando" local y para tareas de comunicaciones".

MUCHOS AGENTES DE LA CIA EN CHILE HAN SERVIDO EN PUESTOS OFICIALES EN LA EMBAJADA DE ESTADOS UNIDOS. LOS EJEMPLOS MAS CLAROS SON KEITH W. WHEELOCK QUIEN, HASTA 1971, TUVO EL CARGO DE AGREGADO POLÍTICO DE LA EMBAJADA NORTEAMERICANA EN SANTIAGO; SERGIO BENFELD DEL CAMPO, CONTRATISTA DE ASEADORES Y FUNCIONARIO DE LA EMBAJADA HASTA SU DETENCIÓN POR LA POLICÍA CHILENA, LA SEMANA PASADA, Y LOS PROPIOS EMBAJADORES EDWARD KORRY Y NATHANAEL DAVIS.

"Sin embargo es posible y conveniente, aunque es difícil y requiere tiempo, construir un aparato con una "fachada" extraoficial en el extranjero. Esto requeriría la utilización o creación de organizaciones privadas cuyo personal no sería en su mayoría de nacionalidad norteamericana, lo que le permitiría una entrada más libre en la sociedad local y con menos complicaciones para la posición oficial de los Estados Unidos".

"Los Estados Unidos deberían utilizar un mayor número de ciudadanos no-norteamericanos, a los que se debería incentivar a través de un esfuerzo de adoctrinamiento y entrenamiento para que llegaran a adquirir una lealtad hacia los Estados Unidos, más o menos comparable a la que tiene el personal norteamericano de la agencia. A medida que trasladamos nuestra atención a Latinoamérica, Asia y África, la acción de los agentes de nacionalidad norteamericana tiende a verse cada vez más restringida, ya que su presencia en esas áreas resulta más notoria. Por eso recomendamos como un cambio importante la construcción de un sistema que sirva de "fachada" extraoficial para ver cuan lejos podemos llegar con ciudadanos no-norteamericanos, especialmente en operaciones en el terreno mismo. La CIA podría utilizar un número cada vez mayor de ciudadanos no-norteamericanos como "agentes de carrera", es decir con un rango intermedio entre el de un agente clásico (aquel que se utiliza para una sola operación compartimentalizada quizás por un limitado período de tiempo) y el status de un miembro del personal permanente de la Agencia (que está implicado en muchas operaciones a través de su carrera y está bien informado sobre las capacidades de la Agencia). Debería estimularse a tales agentes a través de un esfuerzo de instrucción y entrenamiento y por medio de la perspectiva de un empleo a largo plazo para que adquirieran un sentido de lealtad hacia Estados Unidos".

EN LO ESENCIAL LA TAREA DE LOS AGENTES NORTEAMERICANOS EN CHILE HA SIDO INFUNDIR EN LOS FUTUROS AGENTES CHILENOS UNA LEALTAD HACIA LOS ESTADOS UNIDOS Y NO HACIA CHILE. A LA LUZ DE TODO ESTO, PARTIDOS TALES COMO EL PARTIDO NACIONAL Y MOVIMIENTOS COMO PATRIA Y LIBERTAD PARECEN AUN MAS RIDICULOS. TAMBIÉN LOS NUMEROSOS GREMIOS Y LOS LLAMADOS GRUPOS DE TRABAJADORES, QUE HAN SURGIDO EN EL ULTIMO AÑO, OBVIAMENTE SE AJUSTAN A LO QUE LA CIA ENTENDIERA COMO LA CREACIÓN DE "UN APARATO DE FACHADA EXTRAOFICIAL".

“La tarea central es identificar a posibles aliados nativos —tanto individuos como organizaciones— hacer contacto con ellos y establecer de hecho una comunidad de intereses".

4) Sobre el rol coordinador que juega la CIA:

"La intervención secreta es probablemente más efectiva en aquellas situaciones donde se realiza un amplio esfuerzo con un número de operaciones separadas y proyectadas para apoyarse y complementarse unas a otras y para tener un efecto acumulativo".

EVIDENTEMENTE LA CIA HA ESTADO PLANEANDO Y ORQUESTANDO LAS ACTIVIDADES DE LA DERECHA DESDE 1970. SE HA CALCULADO CADA PASO PARA PRODUCIR UN "IMPORTANTE EFECTO ACUMULATIVO" EN LUGAR DE PRODUCIR LA CAÍDA INMEDIATA DEL GOBIERNO. EL PARO DE OCTUBRE, LAS CAMPAÑAS DE LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN, LA HUELGA DE "EL TENIENTE", EL MERCADO NEGRO, EL "FRAUDE" ELECTORAL, LA HUELGA DE LOS CAMIONEROS, LA OFENSIVA PARLAMENTARIA, TODOS HAN SIDO CUIDADOSAMENTE PLANEADOS Y EJECUTADOS PARA ALCANZAR EL MAYOR EFECTO ACUMULATIVO.

5) Sobre el uso de sindicatos obreros y agentes subversivos:

“Haciendo una observación sobre las actividades sindicales, un participante a la reunión señaló que antes de mayo de 1967 era de conocimiento público que la CIA había prestado algún apoyo a los programas sindicales; primero "Ramparts" (una revista norteamericana de izquierda) y después Tom Braden (un periodista) detallaron este apoyo en público. Aquellos que estaban comprometidos en asuntos sindicales estaban consternados y ciertos periodistas agudizaron el clima al relacionar la AID (Agencia para el Desarrollo Internacional) con la CIA, reclamando que el IADSL (Instituto Americano para el Desarrollo del Sindicalismo Libre), que pertenece a la AFL-CIO, estaba corrompida".

LAS TENTATIVAS DE DIVIDIR A LA CLASE OBRERA EN EL TENIENTE Y EN OTRAS PARTES, FUERON PLANEADAS POR LA CIA Y LLEVADAS A CABO BAJO LA AUTORIZACIÓN DE ESA AGENCIA. EMMANUEL BOGGS, EX JEFE DEL IADSL EN CHJLE, ES UN AGENTE DE LA CIA (SEGÚN JULIUS MADER, "QUIEN ES QUIEN EN LA CIA").

6) Sobre el uso de extranjeros que sirven de agentes en un tercer país:

"¿Cómo se pueden conseguir ciudadanos no-norteamericanos para efectuar el trabajo secreto de la CIA y que al mismo tiempo adquieran una lealtad hacia los Estados Unidos? Habría más posibilidades de que este trabajo resultara si se utilizan ciudadanos de un país B para trabajar en un país C... Es imprescindible una "fachada", y un medio natural es una organización con ciudadanos no-norteamericanos".

LOS ESTADOS UNIDOS HAN UTILIZADO "GUSANOS" EXILADOS CUBANOS PARA LLEVAR A CABO LAS ACTIVIDADES DE LA CIA EN TODOS LOS PAÍSES LATINOAMERICANOS. SIN DUDA TAMBIÉN SE LES ESTA UTILIZANDO EN CHILE YA QUE SI SON SORPRENDIDOS SE LES CALIFICARÍA INMEDIATAMENTE COMO REVOLUCIONARIOS CUBANOS Y NO COMO GUSANOS. EL MALINTENCIONADO ATAQUE DE LOS REACCIONARIOS CONTRA LA REVOLUCIÓN CUBANA ESTA OBVIAMENTE VINCULADO A ESTO. EVIDENTEMENTE SE PUEDE UBICAR A LOS GUSANOS EN LAS FILAS TERRORISTAS DE PATRIA Y LIBERTAD.

7) Sobre la utilización de corporaciones norteamericanas como puestos de mando para la actividad subversiva:

"Desearíamos que la CIA expandiera su utilización de las corporaciones privadas norteamericanas pero para objetivos fuera de los Estados Unidos. Si tenemos tratos en el extranjero entonces se hace necesario mantener una burocracia en el exterior para tratar con los nativos. También se hace necesario utilizar comunicaciones en un medio posiblemente hostil. Si uno negocia a través de las corporaciones norteamericanas que tengan actividades en el extranjero, es posible mantener la mayor parte del personal burocrático en los Estados Unidos e intervenir a través de los cuarteles generales de la corporación, usando los canales corporativos para las comunicaciones con el exterior (incluyendo comunicaciones clasificadas).

LOS LAZOS ENTRE LA CIA Y LA ITT NO SON NINGÚN SECRETO. YA EN 1968 LA CIA PREVIO EL USO DE UNA CORPORACIÓN NORTEAMERICANA COMO EL PUNTO COORDINADOR DE LA ACTIVIDAD CONTRARREVOLUCIONARIA EN UN PAÍS "HOSTIL". LA CIA VIO ESTO COMO EL MEJOR MEDIO PARA DISMINUIR EL PERSONAL SOBRANTE, PARA COORDINAR LAS COMUNICACIONES Y PARA PLANIFICAR EL SABOTAJE ECONÓMICO.

Patricio García


LA MAFFIA INSURRECTA

por HÉCTOR SUAREZ BASTIDAS

En 1972 la burguesía tuvo su "octubre".

En 1973 la clase dominante y la CIA, a través de la poderosa, maffia que controla, hizo su agosto. En los dos casos —sólo nueve meses entre uno y otro— la maquinación tuvo como objetivo táctico derribar al gobierno. Ambas estrategias se trazaron en la Confederación de la Producción y el comercio con el apoyo "logístico" del Parlamento, el Poder Judicial, el Partido Nacional, el "freísmo" y "Patria y Libertad". El detonante también fue el mismo: los camioneros. Este sector, tras 17 años de anonimato, apareció en octubre de 1972 como la rama operativa de la poderosa maffia insurrecta que actúa conectada con el imperialismo. Este año hizo su reaparición el 25 de julio, conforme a un resuelto plan que no omitía un, desenfrenado terrorismo.

En PF Nº 182 (24-IV-73) analizamos algunos aspectos de la estrategia de la burguesía.

Señalamos:

Tras el paro patronal de octubre del 72, fueron aceptadas importantes demandas de la "maffia" de los camioneros. Se devolvió CENADI —baluarte distribuidor de la burguesía, desde donde mueve su capital especulativo — que se había requisado durante el oaro patronal. Fue entregada radio Sociedad Nacional de Agricultura de Los Angeles: se desalojó a los trabajadores de "El Sur" de Concepción y se reintegró "La Mañana" de Talca a su explotador propietario. Se otorgó fuerte aumento de precios a la Compañía Manufacturera de Paneles y Cartones y se aligeró la severidad legítima adoptada inicialmente contra ejecutivos promotores del paro...

El gobierno entonces cedió ante numerosas exigencias que nada tenían que ver con el camuflado "problema gremial" que, según la derecha y sus arrenquines camioneros. habrían motivado el conflicto. Las demandas formuladas fueron esencialmente políticas. La autoridad accedió a ellas. Nueve meses más tarde la historia se repite.

En el mismo análisis de PF Nº 182. también se planteaba, es útil recordarlo, lo siguiente:

La burguesía, a pesar de sus fracasos anteriores, ha seguido perfeccionando su estrategia, para derrocar al gobierno. Su obietivo es llegar a imponer una dictadura fascista. Y se añadía: "La escalada continuó en 1972, cuando apareció la segunda tentativa con el llamado "paro de octubre". En esa ocasión se pudo apreciar que la burguesía se había perfeccionado. El intento ahora iba más a fondo, estaba mejor planificado y se habían calculado perspectivas de duración y proyecciones. Con este movimiento insurreccional la burguesía se lanzaba derechamente por el camino del asalto al poder, para lo cual contaba hasta con financiarniento adecuado, interno y externo".

En otro acápite señalamos: “La burguesía continúa con el ojo puesto sobre este blanco, en el cual no pierde la esperanza de hacer "fama", provocando las condiciones adecuadas. Entonces cabe preguntarse: ¿qué hará la burguesía en este año? Respuesta: se prepara, se organiza y se articula para el invierno de 1973"... "De ese modo la dase dominante espera. Entretanto se fortalece con ayuda económica extranjera y activa la ocasión para su tentativa de tercer asalto al poder y derrocamiento del gobierno de la Unidad Popular. La burguesía se ha vigorizado".

El paro que comenzó el 25 de julio de este año confirmó que estábamos en lo cierto.

Cabe ahora pensar, que en la medida que se continúe cediendo posiciones y satisfaciendo exigencias "gremiales", se estarán otorgando nuevos plazos para otras intentonas sediciosas. Entre octubre de 1972 y agosto de 1973 se abrió una pausa. ¿Cuánto durará una nueva tregua? Lo fundamental, sin embargo, en que, en razón inversa a las posibilidades que se conceden a la burguesía para fortalecerse, se debilitan la fuerza orgánica de los trabajadores y las perspectivas del proceso. Cada nueva capitulación vigoriza el Estado burgués y agudiza la anemia perniciosa impuesta al gobierno por la clase dominante.

LA HIDRA... CRIOLLA

La fábula sostiene que la hidra de Lerna era una serpiente monstruosa de siete cabezas que volvían a crecer, separadamente, cada vez que se le cortaba una. La solución era cortarlas todas de un solo tajo.

La Confederación de la Producción y el Comercio planifica, actúa y presiona a través de "siete cabezas". En ella se agrupan:

 

1.— La Sociedad Nacional de Agricultura, que aglutina al sector latifundista.

2.— Sociedad de Fomento Fabril, que maneja todo el sector empresarial de la industria.

3.— Sociedad Nacional de Minería, que acuartela al vasto núcleo privado de estas labores con cuantiosos capitales.

4.— La Cámara Central de Comercio, en que se afilia el gran comerciante y desde la cual se presiona hacia el detallista.

5.— Cámara Chilena de la Construcción, donde han levantado su fortaleza las empresas que monopolizan la actividad constructora.

6.— Los grandes empresarios transportistas, que por su alto poder económico poseen industrias, fundos u otras inversiones aue los ligan a las ramas de la Confederación de la Producción y el Comercio.

7.— Colegios Profesionales, que a través de sus dirigentes, han tenido y tienen estrecha vinculación y dependencia de la Confederación. Aquí está el bastión de la burguesía terrateniente, industrial, comercial, bancaria y de la actividad privada general.

La "cabeza" más influyente de esta hidra, es la Sociedad de Fomento Fabril (SOFOFA) que, en una u otra forma, se enquista en las seis restantes. Así adquiere el mayor grado de poder en todos los ámbitos de la Confederación como tal.

En los últimos cien años aparecen la SOFOFA, SNA. Cámara de Comercio. Cámara de la Construcción, Confederación de la Producción y el Comercio), con sus dirigentes situados permanentemente en cargos políticos v económicos claves del pais. Do los directorios de la SNA salieron en, ese lapso 18 senadores, 34 diputados, 29 ministros de Estado, 15 directores de bancos, cinco altos directivos de Universidades, seis directores de diarios de gran circulación, e incluso, mas de un presidente de la República, comenzando con Ramón Barros Luco. Un solo ejemplo revela el procedimiento: Jaime Larraín García Moreno, fue simultáneamente presidente de la SNA, director del Banco Central y presidente de la Confederación de la Producción y del Comercio, mientras se desempeñaba como diputado y senador, entre 1925 y 1936. Caso más reciente es el de Jorge Alessandri Rodríguez, presidente de la Compañía Manufacturera de Papeles y Cartones, presidente de la SOPOFA, presidente de la Confederación de la Producción y el Comercio, luego senador y después presidente de la República. Con Alessandri y Frei son numerosos los ministros y altos funcionarios que provienen de la hidra criolla.

La Confederación de la Producción y el Comercio no puede esconder su cara en cada intentona sediciosa de estos dos últimos años. Su vinculación es también directa con los consorcios financieros norteamericanos a través de los cuales opera el imperialismo. El "clan Edwards" ha tenido participación destacada en esta acción. En 1874 se integró al directorio de la SNA Agustín Edwards Ossandón, fundador del Banco Edwards, de Valparaíso. (1856) y cuyas especulaciones le permitieron convertirse en hacendado poderoso. Como propietario de las haciendas "Canal del Salto", en Copiapó, y "Ucuquer", en Valparaíso, ingresó al directorio de la SNA. Al correr del tiempo (1955) sus descendientes controlaban 61 sociedades anónimas, que concentraban el 20,8% de los capitales de Chile. Entre ellas el clan Edwards tenía el control sobre Cervecerías Unidas. Consorcio de Seguros La Chilena Consolidada v otras trece compañías aseguradoras, Cristalerías Chile, Farmo Química del Pacífico, CRAV. Grace y Cia.. Cia. Chilena de Electricidad. Instituto Sanitas. Cia. Carbonífera e Industrial Schwager. Forestal S. A., CODINA. Muelles y Bosques Valnaraíso. pesauera Róbinson Crusoe, etc. A través de los Edwards. el capital norteamericano tuvo un imuortante canal de penetración para el imperialismo. Grace y Cia.. Rockefeller, Ralston Purina of Panama. IBEC. etc.. usaron el Clan Edwards como mascarilla. Tal concentración de poder económico fue fortalecida en los últimos diez años —hasta 1970— por Agustín Edwards Eastman ("El Dunny") —prófugo en Estados Unidos desde la asunción de Allende— con la Editorial Lord Corchrane. radios Corporación de Santiago y Recreo de Viña del Mar. Indus Lever. Petrodow. Electro Metalúrgica S. A. Empresa Nacional de Construcciones. "Rosa Sofruco". etc. Así los Edwards fueron tomando posiciones en la Confederación de la Producción y del Comercio, a través de SOFOFA. SNA. Sociedad Nacional de Minería. Cámara Chilena de la Construcción, etc.

La fuga de Agustín Edwards Eastman a Estados Unidos no lo desligó de la hidra de la burguesía industrial - terrateniente - comercial. A través de ésta siguió moviendo los hilos tirados por el imperialismo, desde su confortable despacho de vicepresidente internacional de Pepsi-Cola Corp.. en Nueva York.

Las revelaciones surgidas con la detención del fascista Roberto Thieme, sobre las vinculaciones de personeros de instituciones de la Confederación de la Producción y el Comercio con los planes golpistas, no resultan sorprendentes. Encajan en el cuadro sedicioso de los últimos 33 meses, donde los transportistas han sido su eficaz fulminante.

Debe recordarse que hasta la llegada del gobierno de la Unidad Popular, la burguesía encastillada en la Confederación de la Producción y el Comercio controlaba casi el 90 por ciento de la economía nacional, en los sectores industrial, bancario, comercial y financiero. Esto lo hacía a través de quince monopolios. En el sector industrial existían 35 mil empresas que estaban dominadas por sólo 114 de ellas. En las sociedades anónimas entre el 90 y el 100 por ciento de las 271 sociedades más importantes del país pertenecían nada más que a diez accionistas.

LOS "PERSONAJES"

Al comenzar a desenredarse la maraña brotaron los nombres de los "capos" de la maffia insurrecta, con sus cargos, representatividad y grado de vinculaciones. He aquí los más connotados:

—JORGE FONTAINE. Presidente de la Confederación del Comercio y la Producción, hermano de Arturo Fontaine, subdirector de "El Mercurio", desde donde se proyecta la caja de resonancia "informativa" de la reacción.

—ORLANDO SAENZ.— Presidente de la SOFOFA, miembro enmascarado de "Patria y Libertad", cuyas actividades sediciosas están reveladas por sus discursos y actitudes.

—MANUEL VALDES— Presidente de la Confederación Nacional de Empleados Agrícolas, permanente activista de la insurrección.

—BENJAMÍN MATTE. Ex presidente de la SNA, Jefe Territorial de "Patria y Libertad", fugado a Ecuador con Pablo Rodríguez Grez, y de innegables contactos con todos los demás "capos".

—RUBÉN ACUÑA y EDGARDO CRUZ MENA— Presidente y secretario general del Colegio Médico, promotores de la huelga de médicos. El segundo explicó que "esta es una guerra y si tienen que morir muchos, en una guerra no cuentan los que mueran".

—EDUARDO ARRIAGADA.— presidente del Colegio de Ingenieros, que abrió los fuegos pidiendo la renuncia de Allende.

—ALEJANDRO SILVA BASCUÑAN— Funcionaba como presidente del Colegio de Abogados, pero su "acción" y principal dependiente de la Confederación del Comercio y la Producción, como se verá más adelante. .

—JOSÉ MARÍA EYZAGUIRRE— Ministro de la Corte Suprema de Justicia, ligado también a la SOFOFA, y quien da la cara en reuniones por Enrique Urrutia Manzano, el otro "capo" que oficia de presidente de la Corte Suprema.

—EDUARDO FREI MONTALVA.— Presidente del Senado —inhabilitado moralmente para ello— instigador de tortuosas maniobras para derribar a Allende y esperar "su" oportunidad. El no muestra la cara.

—FRANCISCO BULNES, SERGIO DIEZ y ONOFRE JARPA— Senadores del partido Nacional, ligados estrechamente a "Patria y Libertad" y con careta de "legalistas" para plantear la "ilegalidad" del gobierno de Allende. Los tres son pivotes de la Confederación de la Producción y el Comercio en el Senado.

—JAIME GUZMAN ERRAZURIZ— Engolado abogadito. fundador de FIDUCIA, conectado con Orlando Sáenz y con los curas José Miguel Ibáñez Langlois y Eduardo Lecourt, para hacer "ambiente" en el clero. Desde Canal 13 de TV, a cuyo consejo directivo pertenece, cumple su misión de vocero de "Patria y Libertad".

—EDGARDO BOENINGER.— Rector de la universidad de Chile, fascista de tomo y lomo, siniestro perseguidor de los trabajadores del Canal 9 e incondicional de Eduardo Frei, al cual consulta todos sus tortuosos pasos.

—LEÓN VILARIN y RAFAEL CUMSILLE— Peones de la derecha para encender la mecha insurreccional con "sus" paros de camioneros y comerciantes, según el pretexto que se les ordene.

ALGUNOS PRONTUARIOS

Entre los principales miembros de la Confederación de la Producción y el Comercio, figura el senador del PN, Pedro Ibáñez Ojeda. Fue parlamentario del partido Conservador, primer vicepresidente de la Cámara Central de Comercio, vicepresidente de la Compañía Industrial y Comercial "Tres Montes".

Presidente de la Fábrica Nacional de Aceite, propietario de dos fundos, ex director de la Sociedad Explotadora Tierra del Fuego, ex presidente del Banco del Estado, ex consejero de la CORFO y desde la asunción del gobierno popular, hondamente "preocupado" por la suerte de los trabajadores. No ha estado ausente de cualquier intento sedicioso gestado en los últimos 33 meses.

Uno de los sectores dependientes de la Confederación de la Producción y el Comercio, de alta influencia, es el que se agrupa en la Cámara Chilena de la Construcción. Esta tenía representación en 21 de treinta bancos particulares. Sólo estaba ausente de nueve instituciones bancarias regionales. Los directores que la Cámara de la Construcción mantenía en esos bancos simultáneamente lo eran en las Asociaciones de Ahorro y Préstamos "Ahorromet". "Casapropia", "Calicanto", "Renovación" y "Libertad". Esta dualidad les permitía obtener construcciones a destajo para sus asociados. En el Banco de Crédito e Inversiones la Cámara Chilena de la Construcción influía con el 83 por ciento de los miembros del directorio. En el Banco de Chile contaba con el 73%, en el O'Higgins y del Pacífico su gravitación directiva llegaba al 63 por ciento. Tal era su situación hasta diciembre de 1970.

Eduardo Frei, como presidente de la República, fortaleció este sector, que hoy destaca dentro de la maffia insurrecta. Frei hizo ministro de la Vivienda a Andrés Donoso, socio de la Cámara Chilena de la Construcción y de la firma constructora DESCO. Ahí se enriquecieron él y sus compinches. Las principales propuestas de construcción fueron a parar a esas manos. El imperialismo también participó. A través de Andrés Donoso se obtuvo la construcción de la Villa Ayquina, en Calama, para Anaconda. Estas construcciones se hicieron por la firma DESCO, la misma empresa del ministro Donoso. Así se beneficiaron numerosos socios-claves de la Cámara de la Construcción, peones de Frei. Hubo otra "operación". Sergio Molina fue nombrado ministro de Hacienda y después vicepresidente de CORFO. Molina era socio de la firma constructora DELFOR. En esa calidad, "obtuvo" de Anaconda que "su" empresa construyera la urbanización y alcantarillado de la Villa Ayquina. cuyas casas levantó la empresa DESCO, de su colega de gabinete y camarada, Andrés Donoso.

Así se va configurando la red de influencias, negociados y concentración de poder económico y político que emana de las instituciones agrupadas en la Confederación de la Producción y el Comercio en la cual se domicilia la dirección de la maffia.

En este cuadro no puede omitirse al ex presidente del Colegio de Abogados, Alejandro Silva Bascuñán, hábil titiritero para mover a sus "colegiados" en "nombre de la legalidad".

Silva Bascuñán es socio influyente de la Confederación de la Producción y el Comercio, posee cuantiosos intereses en la industria, el comercio' y las finanzas. Es accionista importante del Banco de Chile, por ese conducto se ligó con la Compañía Cervecerías Unidas, Yarur, Saavedra Benard, Textil Progreso, CIA. Chilena de Tabacos, Dupont Essp., Ferriloza. CIA. de Teléfonos, CRAV.

Loza de Penco, sociedad El Tattersall, Chase Manhattan Trust, Lota-Green, Naviera Interocean, etc. Como la mayoría de esas empresas ahora pasó a manos de los trabajadores, el "legalista" Silva Bascuñán participa en todo intento para derribar al gobierno, con la esperanza de recobrar sus intereses. Además, Silva Bascuñán es accionista de la A. A. P. "Casas Chile", Gaseo, Luchetti, IBEC y Sudamericana de Vapores. Aparte de esto, tenía intereses en CAP, que vendió con espléndidas ganancias, posee acciones de Agrícola Forestal Colcura, Textil Viña, Molinera "El Globo". CIA. Manufacturera de Papeles y Cartones, etc. Con este prontuario resulta explicable su resuelta participación dentro de la maffia.

Como toda maffia que se respete, la Confederación de la Producción y el Comercio selecciona escrupulosamente a sus socios. Cualesquiera de las cinco instituciones patronales que la estructuran, más las otras dos satélites, exige que el postulante, aun cuando cumpla la actividad que le corresponde, debe ser presentado por uno o más socios antiguos y de confianza. Esto ha permitido la profesionalización de sus dirigentes. El 63 por ciento de los miembros de la directiva de SOFOFA permanece más de diez años en el cargo. En la SNA ocurre con el 61.4% y en las otras directivas "gremiales" ha sucedido algo semejante.

Por eso, como en el caso de octubre y de agosto, hay una tónica y un nexo del sector más influyente que le permite manejar a su amaño a los organismos "gremiales" más representativos de la burguesía industrial, comercial, bancaria y financiera. Para agosto de este año se proclamó que "es la hora de la acción". La táctica fue, a semejanza de octubre de 1972, generar un movimiento de masas dirigido por la burguesía para reforzar el paro nacional de transportistas y del comercio.

EL "PLAN AGOSTO"

La detención del "führer" de "Patria y Libertad", Roberto Thieme, desnudó el nuevo plan de la burguesía. Thieme fue detenido el sábado 25 de agosto, cuando cenaba opíparamente en el restaurante tipo tirolés "Innsbruck". de Las Condes.

El plan sedicioso había comenzado, igual que en octubre, por el paro de transportistas. Contaba con el apoyo de la CIA, SOFOFA, SNA, Cámara Central de Comercio, Colegios Profesionales. Es decir, la Confederación de la Producción y el Comercio en globo.

Por eso fue que León Vilarín, el domingo 26 en un discurso pronunciado en Talca ya no tuvo discreción para proclamar que el "objetivo del paro es derrocar al gobierno". Thieme había regresado a Chile el 12 de julio para cumplir su parte en el plan elaborado con asesores de la embajada de Estados Unidos. El debía dirigir la implacable ofensiva terrorista "sin medirse en víctimas o daños".

Los propósitos golpistas del "plan de agosto", en el cual participaban políticos y dirigentes empresariales, quedaron claramente establecidos en la declaración que Thieme formuló al corresponsal de "The Washington Post", en Santiago:

Estamos en contacto con los mandos militares. Si tenemos que quemar el país para salvarlo del enemigo, lo haremos". Esto fue publicado el lunes 27 de agosto en el diario norteamericano.

Tales palabras coinciden con las dichas por el secretario general del Colegio Médico y promotor de la huelga de esos profesionales, Edgardo Cruz Mena:

Esta es una guerra y si hay muertos que los haya...

Para la maffia no había alternativa: "Allende renuncia, se rinde o es derrocado".

LOS CAMIONEROS

Así surge que la maraña patronal aglutinada a través de las instituciones que estructuran la Confederación de la Producción y el Comercio representa, desde comienzos dei gobierno popular, la trinchera ideológica y ejecutiva para la sedición. La llamada Confederación de Dueños de Camiones de Chile, que aparece presidida por León Vilarín, dependiente del PN y de tortuosa trayectoria (se verá más adelante) tuvo asignada la misión —octubre 1972 y agosto 1973— de encender la mecha de la sedición con un paro que debía sostenerse "a troche y moche".

El transporte en manos privadas y con influencia sobre casi todas las actividades básicas del país, constituye una excelente palanca para detener la vida nacional. La idea fue puesta en practica en octubre de 1972. Los resultados fueron favorables a la maffia insurrecta. Se logró remecer la vida chilena durante 26 días y, al final, los transportistas se beneficiaron con las ventajosas condiciones que lograron del gobierno para terminar el paro. Con esa útil experiencia, durante nueve meses la burguesía perfeccionó su táctica. El 25 de julio de 1973. abrió nuevamente el frente sedicioso con el paro camionero. aprobado en el congreso de Antofagasta "frente al incumplimiento del gobierno a los acuerdos gremiales de octubre".

En octubre de 1972 había 52.337 vehículos de carga y flete registrados en organismos oficiales, pertenecientes a empresarios privados. La mitad están afiliados a la Confederación de Dueños de camiones y son los grandes empresarios del transporte. Como poseedores de cuantiosos capitales y de influencias en el ámbito de las finanzas, el comercio, la construcción y la industria, donde obtienen sus grandes contratos de fletes, este sector es dependiente del grupo empresarial que se encastilla en cualquiera de las cinco instituciones que "oficialmente" estructuran la Confederación de la Producción y el Comercio. Por eso, siguen fielmente las directivas que emanan de ésta. Todos los grandes empresarios transportistas poseen fundos (SNA), acciones o inversiones (Cámara Central de Comercio), son socios de industrias o empresas constructoras (SOFOFA y Cámara Chilena de la Construcción) y no faltan los que controlan yacimientos mineros (Sociedad Nacional de Minería).

En esta situación, los pequeños propietarios de camiones son víctimas de presiones que los llevan a plegarse al tipo de movimientos sediciosos que determina la minoría poderosa. En las requisiciones efectuadas en El Peñón y en El Monte quedó revelado que el 80 por ciento de los vehículos ahí concentrados pertenecían a pequeños propietarios.

Treinta y cinco grandes empresas poseían en 1972 los 3.500 camiones pesados (entre 12 y 24 toneladas) más grandes que había en el país. Estas flotas fueron aumentadas en virtud del acta de octubre, que, lógicamente, benefició a los "peces gordos" del transporte.

La maffia se preocupó de fortalecer a sus "capos".

Existen empresas como Cóndor, Quinteros, Soto, Italia, Concepción, Progreso, Pareschi, Frontera, Mallea, Pugin, Pinedo, Zegard, Americana, Alicke y otras que poseen entre 20 y 50 camiones del más alto tonelaje. Sus ganancias son fabulosas. Basta señalar que un vehículo de 10 toneladas deja una utilidad líquida mensual de 300 millones de pesos. Se aplica aquí la ley del mar: "el pez más grande se come al chico". Los 35 grandes empresarios no dan abasto para absorber todos los fletes que, por sus vinculaciones con los "capos" de la Confederación de la Producción y el Comercio, obtienen fácilmente. De tal manera, deben utilizar al pequeño propietario de uno hasta tres camiones, de menor tonelaje. Les entregan algunos fletes, pero les cancelan sólo el 20 por ciento del valor total que ellos cobran. Así mantienen una clientela monopolizada, logran fabulosas ganancias y explotan al más chico. El sistema les permite ejercer una presión implacable sobre el empresario menor, que con su pequeña dotación de vehículos está obligado a mantenerse en trabajo. Si se resisten a la explotación de los grandes quedan sin fletes, ya que éstos son copados en un 90 por ciento por los empresarios poderosos.

Aparte de lo anterior, los pequeños propietarios también quedan expuestos a las represalias de los "tonton-macoutes" que operan bajo el comando de Vilarín. Tanto en octubre como en agosto, Vilarín puso especial intransigencia en obtener bajo su control, para cualquier arreglo con el gobierno, las cuotas de importación de repuestos, neumáticos, adjudicación de chassis, renovación de material, etc. Esos son elementos claves para ejercer el ''chantaje" permanente sobre los asociados menores, a la vez que permiten cuantiosas ganancias extras a los "capos" en el mercado negro. Esto hace indispensable una investigación respecto al uso y abuso que hizo Vilarín en la distribución de neumáticos y otros elementos que quedaron bajo su control con el acta de octubre.

Los paros camioneros no resienten a los grandes empresarios. Pueden darse el lujo de continuar pagando sueldos, afrontando gastos de sus empresas, con las máquinas inactivas. Son los pequeños camioneros los que sufren el impacto económico de estos movimientos. Hay cálculos responsables que establecen que en los 25 días del paro de octubre los camioneros dejaron de percibir alrededor de 300 millones de escudos. ¿Cómo podían afrontar ese golpe económico? Una denuncia posterior del Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR) estableció, sin embargo, que en esos mismos 25 días ingresaron al país 200 mil dólares para financiar a los camioneros.

En estos manejos de "altas finanzas" no estuvieron ajenos los "capos" de la maffia atrincherados en las entidades de la Confederación de la Producción y el Comercio. Ellos se encargaron de "canjear" los dólares con suculentas utilidades, a la vez que quedaron con divisas contantes y sonantes para sus operaciones en la industria, el campo, las acciones, la construcción o la minería. Pero los pequeños propietarios ¿recibieron el equivalente a sus ingresos con las máquinas en actividad? Eso no sucedió, según está comprobado.

LOS "DIRIGENTES"

La maffia insurrecta cuyos "capos" operan desde alfombradas oficinas de entidades de la Confederación de la Producción y el Comercio y desde el Parlamento, dispone de dos títeres, a los que situó como "dirigentes" en gremios del rodado.

León Vilarín apareció en octubre de 1972 presidiendo la llamada Confederación de Dueños de Camiones, bajo la tutela política de "peces gordos" del partido Nacional. Vilarín llegó al primer plano tras un tortuoso pasado. En su propia Confederación debió enfrentar denuncias por "adulteración de documento público". No está inscrito en el Registro Nacional de Dueños de Camiones, porque no posee vehículo alguno. Pero, en 1968 postuló a dirigente de ese gremio. Conforme al reglamento debió presentar un certificado municipal que lo acreditaba como dueño de un camión. Se trataba de la máquina patente NR-840 de la Comuna María Pinto. Pero la investigación posterior reveló que ese camión pertenecía a un camionero llamado Lisandro R. Palma. En la Contraloría General de la República consta el dictamen que estableció la "adulteración de documento público" cometida por León Vilarín respecto al certificado municipal. Poco después este sujeto fue expulsado de la Federación de Sindicatos de Dueños de Camiones por "actividad dolosa". Se le entregó una lista oficial con los nombres de 34 camioneros de Valparaíso inscritos para obtener nuevos chassis. Vilarín, por su cuenta, agregó a dicha nómina oficial el nombre de un compinche suyo, Pedro Sagasti, que no reunía requisito alguno para ese beneficio. Al transcurso del tiempo, Vilarín se encaramó nuevamente con el apoyo de un director de la Confederación de Dueños de Camiones, llamado Eduardo López Opazo. Este sujeto fue expulsado en 1970 del Servicio de Investigaciones "por extorsiones reiteradas". El año 1964, López Opazo fue sorprendido extorsionando en Santiago y trasladado a María Elena. En ese lugar cometió igual delito y tras el sumario de rigor fue trasladado a Ovalle. Aquí volvió a las andadas. El decreto de su expulsión de la Dirección General de Investigaciones, establece: "No es idóneo como detective y es un elemento desleal y deshonesto". Este fue un puntal de Vilarín.

Tras Vilarín actúan en la sombra los empresarios y protectores suyos, Boris Garafulic, Adolfo Quintero y Moisés Pastrián, quienes lo utilizan para los fines de la maffia.

El otro "dirigente" del paro de transportistas se llama Juan Jara Cruz y preside la Confederación Nacional del Transporte Terrestre. Así como Vilarín obedece a golpistas del PN, Juan Jara Cruz es movido por los freístas. Ostenta el siguiente prontuario:

El 3 de septiembre de 1962 fue expulsado de la Empresa de FF.CC. del Estado, donde era ayudante segundo, grado 9, del Escalafón Administrativo y tesorero de la Federación de Empleados Ferroviarios.

Una Comisión Revisora de Cuentas de Tesorería comprobó el pago de 33 defunciones falsas, 23 pagos indebidos con cargo a la Unión de Obreros Ferroviarios, 14 pagos con adulteración de documentos y contabilidad doble, lucro personal a través de descuentos indebidos por "fondos de solidaridad y cuotas sociales" a los trabajadores, por Eº 43.307, moneda del año 1962. Ademas celebró contratos con firmas comerciales en nombre del crédito de la Federación de Empleados Ferroviarios, con los cuales hizo negociados en su provecho. El Director de FF.CC. de la época (1962), Waldo Palma, cursó el decreto Nº 3719 que lo echó del servicio. Pero le retuvo el fondo de desahucio para cubrir en parte la estafa cometida contra todos los empleados y obreros ferroviarios. Fuera de la Empresa apareció con una flota de taxis y se hizo demócratacristiano. Desde 1964, con el apoyo del freísmo, incrementó sus ganancias y escaló posiciones "directivas" hasta llegar a la presidencia de la Confederación de Dueños de Taxis y más tarde a la de Transporte Terrestre como "capo" de los gremios del rodado.

LAS VENTAJAS DEL CHANTAJE

La capitulación gubernativa de octubre de 1972 permitió el fortalecimiento de la maffia para asestar su nuevo golpe en julio-agosto de 1973. El paro de octubre significó al país una pérdida de cien millones de dólares. Cada día de huelga del paro iniciado el 25 de julio de este año representó una pérdida para Chile de doscientos millones de escudos. (Al escribir esta crónica transcurrían 41 días del paro).

Este año el paro fue lanzado a pretexto que el gobierno "no había cumplido: a) la entrega de camiones; b) la disposición de neumáticos y repuestos; c) el alza de tarifas de fletes".

Los hechos revelan lo siguiente:

—La planta FIAT de Casablanca armó 3.998 camiones de los cuales se entregaron 2.180 al sector privado y el resto a las actividades estatales.

—Los empresarios de la Confederación de Dueños de Camiones recibieron 467 máquinas FIAT.

Otros las adquirieron a través de distribuidoras, con franquicias. Varios dirigentes obtuvieron los mismos camiones FIAT que habían negado se otorgaran por el gobierno a sus bases, "por no servir"

—Se importaron para este año 3.721 camiones Chrysler, General Motors, IFA, de 6 toneladas.

—La importación para 1973 incluye 3.400 camiones medianos Pegaso, FIAT y otros de Brasil, Argentina y México, de 10 tons. Además se consultó la llegada de 797 camiones pesados FIAT y Pegaso.

—Llegaron este año 757 camiones pesados para labores mineras.

—El gobierno se comprometió a entregar cinco mil neumáticos mensuales a la Confederación de Dueños de Camiones. En enero se entregaron 7.801; febrero, 7.450; marzo, 5.331; abril, 6.713; mayo, 8.940; junio, 6.132. Se suspendió la entrega en julio, por la paralización de camiones. Pero, hasta junio se entregaron a León Vilarín 12.367 neumáticos más de la cantidad convenida. ¿Qué los hizo el "dirigente"?

—A los taxistas, en esos mismos meses, se les entregaron 28.686 neumáticos y a los dueños de autobuses y taxibuses la entrega ascendió a 37.524 unidades, en el mismo lapso.

—El gobierno destinó US $ 6.489.000 para reforzar la producción nacional de neumáticos y cubrir la importación necesaria de este año.

—En repuestos la importación subió de 30 millones de dólares de 1972 a 33 millones de dólares para este año. Aparte, se destinaron este año otros 11 millones de dólares provenientes de un crédito mexicano para dichas importaciones. Todavía resta otra cuota de dólares para completar la importación de repuestos este año. Para evitar el mercado negro, como cauce de estos repuestos, fue creada la Comisión de Abastecimiento de Repuestos Automotrices. Los camioneros NO SE INTERESARON por participar en dicha comisión y los repuestos que han recibido, por intermedio de Vilarín, no tienen destino precisado.

—En cuanto a tarifas, los reajustes fueron otorgados a los camioneros a través de Resoluciones Nos. 130, 429 y 227 que significaron aumentos por fletes del 120, 100 y 66 por ciento.

Tales son algunas de las ventajas que cedió el gobierno a los camioneros, a raíz del paro de octubre. Sin embargo, nueve meses más tarde, este mismo sector embistió con nuevas exigencias.

OFERTAS DE AGOSTO

El 22 de agosto el gobierno propuso a la Confederación Nacional del Transporte Terrestre, con la firma del Ministro de Obras Públicas, general Humberto Magliocchetti, los diversos puntos de solución que surgían de la política conciliatoria iniciada el 9 de agosto por el anterior Ministro, General (R) César Ruiz. Las nuevas cesiones gubernamentales pueden resumirse de la siguiente manera:

+ Asignación de 1.200 taxibuses a partir de septiembre, 700 por armarse en CORA-RICA y 500 carrozados en Argentina.

+ Asignación inmediata de los 2.000 taxis Peugeot que se encuentran en San Rafael (Los Andes) tan pronto la Contraloría devuelva los antecedentes que están en su poder desde el 2 de junio.

+ Asignación de 700 autobuses y buses Mercedes Benz carrozados, provenientes de Argentina, que llegan en octubre, para transporte urbano, suburbano y rural. Rápida importación de otras 1.250 unidades para 1974 y entrega de 203 buses interprovinciales, Magirus y Pegaso, a partir de octubre.

+ Entrega de 500 camiones desde septiembre (Chrysler-Dodge, de 6 tons.) y de otros 400 pesados (Pegaso y Fiat) desde septiembre a razón de 100 mensuales.

+ Entrega de 1.133 camiones medianos a partir de septiembre, por cuotas fluctuantes entre 100 y 150 unidades por mes. Además se ofrecieron otros 500 camiones medianos de 8 tons. para 1974.

+ La oferta también incluyó 12 millones de dólares para importar repuestos destinados a los gremios transportistas.

+ La generosidad gubernamental también abarcó entrega de neumáticos, baterías y nuevas alzas de tarifas.

+ El gobierno también se comprometió a no "fomentar el paralelismo sindical", para acceder a la exigencia de los camioneros de disolver el MOPARE, que agrupa a los camioneros que no se plegaron al paro de octubre de 1972, ni al de este año.

Todas estas nuevas cesiones del gobierno para acceder a las exigencias de la maffia aumentan el fortalecimiento ya logrado por este sector privado, tras el paro de octubre.

Pero como los camioneros sólo son el detonante y lo que se busca es el poder total para la burguesía, la generosidad gubernamental no tuvo la acogida esperada y, de todos modos, los camioneros buscaron "los tres pies al gato".

LA ESTÉRIL CONCILIACIÓN

El miércoles 29 de agosto habían transcurrido 90 horas de conversaciones entre el Ministro de Obras Públicas, general Humberto Magliocchetti y los "dirigentes" de los transportistas. Esa noche el ministro-general anunció el desahucio de las conversaciones, frente a la imposibilidad de quebrar el boicot a toda vía de solución. Entonces, surgió una declaración del nuevo ministro del Interior, no socialista, Carlos Briones. Habían transcurrido 35 días del paro camionero en gestiones y conciliábulos capituladores estériles. Briones se ponía "duro". Pero tres días después, desoída su "amenaza", recibió en La Moneda a Jara y sus compinches, reanudando el diálogo con la maffia.

En este recuento-análisis no puede omitirse dejar en claro que las medidas anunciadas por Briones, 35 días después de iniciado el paro, fueron tardías. Ellas y otras del mismo tipo fueron planteadas en Consejo de Gabinete, por el entonces Interventor General del Transporte y Subsecretario de Transportes, Jaime Faivovich, a pocos días de comenzado el movimiento sedicioso. El Consejo de Gabinete las aprobó. Días más tarde, cuando el 9 de agosto asumió la Cartera de Obras Públicas y Transportes el general César Ruiz Danyau, la ofensiva destinada a liquidar el paro sedicioso quedó frenada por este Secretario de Estado. Optó por el camino del "diálogo", que inició el mismo 9 de agosto en su residencia particular, y que prosiguió infructuosamente nueve días más, hasta que debió abandonar el ministerio y la jefatura de la FACH.

El plan trazado por Faivovich y aprobado por el Consejo de Gabinete y el Comando Operativo, consultaba:

1.— Intensificar las requisiciones de vehículos y ubicarlos en las empresas del área social;

2.— Aplicar Ley de Seguridad Interior del Estado a los transportistas en huelga;

3.— Las requisiciones se harían con la participación popular (Comandos Comunales, Cordones Industriales) para custodiar y poner en marcha los vehículos requisados y con la fuerza pública para su retiro de los parques;

4.— Cancelación de la personalidad jurídica de la Confederación de Dueños de Camiones y Taxis y de la Confederación Nacional del Transporte Terrestre, los dos focos principales del activismo insurreccional;

5.— Revocación de decretos y resoluciones sobre asignación de taxis, camiones y chassis de locomoción colectiva, excluyendo de toda opción a los transportistas en paro;

6.— Los sectores populares deberían participar en denuncias, vigilancia y custodia de vehículos restados al servicio del país.

Todo intento conciliatorio fue estéril. Los camioneros sólo vacilaron cuando, a los tres días de iniciar el paro, fueron golpeados con la primera requisición de 760 camiones en El Peñón, San Bernardo, de los cuales se alcanzaron a retirar y entregar a empresas del área social 115 vehículos. Al día siguiente del retiro de esas máquinas —domingo 29 de julio— Boris Garafulic y otros dirigentes pidieron una audiencia a Jaime Faivovich, en la Subsecretaría de Transportes.

He aquí una parte del diálogo:

GARAFULIC.— El problema, señor Faivovich, está en el retiro de los camiones que ha dado intranquilidad a la gente. La gente está muy preocupada por este procedimiento de requisición. Por eso le pedimos una encuesta de los camiones a través de una comisión conjunta y que los dueños o sus choferes retiren los vehículos, con algún funcionario. Mientras se llega a esto, pedimos que se suspendan las requisiciones.

FAIVOVICH.— Nosotros deseamos retirar esos camiones a otros lugares para que puedan prestar servicios al país. Por eso han sido requisados y no podemos suspender la operación. Si hay interferencias o violencias la responsabilidad es de Uds., que deben convencer a sus asociados para que dejen cumplir pacíficamente estas diligencias, resueltas por el gobierno.

GARAFULIC: Pero, a nosotros nos interesa la legalidad con que se esté procediendo...

FAIVOVICH.— La medida es legal. Se trata ahora que ustedes eviten que los funcionarios de DIRINCO y los trabajadores sigan siendo apedreados por la gente que ustedes dirigen. Este es un hecho concreto que ha ocurrido. Además, ustedes saben que en El Peñón tenían un gran arsenal. ¿Para qué lo tenían? Nosotros deseamos cumplir con la requisición en forma pacífica. Pero, no podemos permitir que se siga alterando el ritmo normal de vida del país. Si no hay ataques ni provocaciones de parte de la gente de ustedes, no habrá problemas.

GARAFULIC: No hay provocaciones de parte nuestra.

FAIVOVICH: ¡Sí las hay! Ustedes saben perfectamente que hubo choferes y tractoristas gravemente heridos. Que hubo una lluvia de piedras y balas. De ustedes depende impedir que su gente siga procediendo en esa forma.

GARAFULIC: Ud. sabe señor Faivovich, que mañana las cosas pueden cambiar con las conversaciones del Presidente de la República con el jefe de la Democracia Cristiana.

FAIVOVICH: Esa es otra cosa. Mi deber es cumplir las requisiciones ordenadas por el gobierno y pedirles a ustedes que no obstruyan esta medida destinada a beneficiar a todo el país, para hacer trabajar los camiones.

GARAFULIC: Nosotros, señor Faivovich, creemos que el camino no es empecinarnos nosotros, ni que el gobierno se empecine en sacar los camiones a trabajar.

FAIVOVICH: Entonces, vuelvan al trabajo y el gobierno está dispuesto al dialogo. Ustedes saben que este paro no es circunstancial.

GARAFULIC: ¿Por qué lo dice, señor Faivovich?

FAIVOVICH: Primero, ustedes en el Congreso Nacional del Rodado, en Antofagasta,

dieron quince días de plazo al gobierno; segundo, 24 horas después de finalizado el Congreso, el ministro del Interior recibió a la directiva de la Confederación; tercero, mientras conversaban con el ministro, ustedes estaban guardando los camiones y organizando los "parques"; cuarto, el ministro del Interior, en persona, se comprometió a darles respuesta concreta a todos los planteamientos de ustedes. Esa respuesta estaba lista el miércoles 25 en la mañana. Quinto, ustedes igual habían parado, porque la directiva no concurrió donde el ministro del Interior a buscar la respuesta. Estos son hechos concretos, señores. Son hechos objetivos que me constan a mí, al ministro del Interior, al Presidente de la República y a su directiva. De manera que el gobierno no se ha negado al diálogo. Por eso, les volvemos a pedir que no obstruyan el retiro pacífico de las máquinas.

GARAFULIC: Nosotros no podemos garantizar eso.

FAIVOVICH: Ustedes saben que el gobierno tiene la obligación de asegurar el abastecimiento de la población y lo va a hacer. Ya hay gran cantidad de heridos graves, actos de terrorismo y cuantiosos daños. La responsabilidad de eso recae en ustedes, como dirigentes. Si el problema no se puede resolver por el diálogo, también es responsabilidad de ustedes.

GARAFULIC: Ese planteo suyo, señor Faivovich, nos lleva a nosotros a un nivel de decisión que no podemos adoptar...

Esto ocurrió el domingo 29 de julio, a las tres de la tarde, cuatro días después de declarado el paro de camioneros. Nuevos operativos de requisiciones planificados para Puente Alto y Colina fueron suspendidos por "orden superior", días más tarde. Cuando se efectuaba la requisición en El Monte, César Ruíz Danyau "dialogaba"; después no se permitió ningún otro operativo. Jaime Faivovich fue removido como Interventor General y más tarde como Subsecretario de Transportes. Se designaron interventores militares y el 18 de agosto asumió como ministro de Obras Públicas y Transportes el general del Aire, Humberto Magliocchetti, en reemplazo de César Ruiz. Prosiguieron las conversaciones, las exigencias y las ofertas a las demandas de los transportistas. Transcurrieron 35 días. El miércoles 29 de agosto, el gobierno replanteó puntos que se habían acordado al comienzo del conflicto, reconociendo su fracaso por la vía de la conciliación con la maffia.

LOS EFECTOS DE AGOSTO

Sí se observa el asunto en términos de logros para la maffia, en su intento de provocar caos, víctimas y un remezón político y económico al país, no cabe duda que esta nueva escalada le fue "positiva". Además de volver a fortalecerse, como ya lo obtuvo en octubre de 1972, agudizó la imagen de debilidad de la autoridad civil e impuso exigencias sin alternativas para el gobierno. Nuevamente abrió otro plazo para la próxima jugada que plantee el jaque buscado ansiosamente por la burguesía.

El desastre causado al país adquiere caracteres catastróficos, muy superiores a los del paro de octubre. Nuevamente la burguesía —esta vez— sale indemne en sus intereses y sin recibir el más leve golpe a sus pretensiones. Diez muertos, cien heridos graves, un centenar de atentados contra camiones trabajando, otros 150 atentados contra buses, taxibuses, urbanos y rurales, 16 bombas bencineras destruidas, 57 atentados en vías férreas con cuantiosa destrucción de equipos, alrededor de veinte bombas explotadas contra puentes vitales y arterias básicas, ocho oleoductos dinamitados, cerca de veinte industrias asaltadas, balazos y bombas contra sedes políticas de izquierda y personeros de esta tendencia resumen parte del siniestro saldo.

Hay otros daños considerables por efectos del paro camionero:

- Pérdida del 50% de las cosechas hortícolas, cuyo valor se estima en 52 millones de escudos;

- Pérdida de tres mil hectáreas de remolacha, cuya cosecha representaba 16 mil toneladas de azúcar, por valor de 400 millones de escudos.

- Pérdida del 50% de la producción de leche. La carencia de transporte hizo perderse 12 millones de litros, cuyo valor es de 115 millones de escudos y con los cuales se puede abastecer Santiago durante un mes.

- Muerte de diez mil ovejas y 500 vacunos por falta de forraje, solamente en la provincia de Magallanes, que representa 70 millones de escudos.

- Muerte de 350 mil pollos por falta oportuna de alimento, que significa una pérdida de 35 millones de escudos.

- 50.000 hectáreas de terrenos inutilizadas al quedar sin sembrarse con cereales, lo que repercutirá en el abastecimiento de la población, solamente en Osorno, Valdivia, Malleco, y Bío-Bío.

- Pérdidas irrecuperables en la agricultura por la insuficiencia de transportes para fertilizantes.

- El Pisco perdió 500 mil escudos diarios por peajes que dejó de percibir.

- 80.000 viviendas en construcción para sectores populares quedaron paralizadas por falta de cemento, madera y otros elementos, que no tuvieron medios de transporte. 400 mil personas sin casa fueron afectadas por esta situación.

- El 40% de los medicamentos del Servicio Nacional de Salud, quedó sin distribuirse.

¿Para qué seguir?...

El recuento, "grosso-modo" es por sí impactante para que surjan interrogantes que el pueblo, los pobres de la ciudad y del campo, los trabajadores, se vienen formulando: ¿Hasta cuándo seguirá la burguesía golpeando sin que ella reciba en la misma moneda?


Edición digital del Centro Documental Blest el 07feb02