El Golpismo goza de buena salud

PUNTO FINAL
Martes 31 de Julio de 1973
Año VII. Nº 189. Santiago -Chile

Editorial

EL GOLPISMO GOZA DE BUENA SALUD

LA aplicación de la Ley sobre Control de Armas está asumiendo caracteres de una verdadera persecución contra la clase trabajadora. Utilizando violentos y abusivos procedimientos, han sido allanados locales de la CUT, poblaciones, sedes de partidos populares, fábricas y recintos sindicales, canal universitario de televisión, etc. Algunos sectores, entre los que se cuenta PF. denunciaron oportunamente que esa ley —ideada e impulsada por la directiva del partido Demócrata Cristiano— se convertiría, en los . hechos, en una hueva "Ley Maldita". Su promulgación, tal como la concibió el freísmo , desgraciadamente se concretó debido a la actitud de los sectores más vacilantes del gobierno.

La situación creada es paradójica ya que, debido a la abusiva utilización de esa ley, los sectores populares amagados por el conato golpista del 29 de junio, aparecen perseguidos y hostilizados. En cambio, los que propugnan el derrocamiento del gobierno, aparecen formulando irresponsables denuncias —cuya impunidad queda protegida por el "secreto del sumario"— que lanzan a las Fuerzas Armadas contra el pueblo en acciones que asumen caracteres represivos.

Esta intolerable situación, que afecta directamente a la clase obrera y a sus organizaciones, ha provocado justo repudio de todos los sectores populares, que exigen la derogación de esta nueva Ley Maldita. Los voceros reaccionarios, como "El Mercurio", admiten que, al empujar a la represión a las Fuerzas Armadas con la aplicación de esa ley. se busca debilitar al Poder Popular. En el poder revolucionario de las masas organizadas, la reacción ve su mayor amenaza. Por eso, manipula bajo un manto legal a las Fuerzas Armadas. Calcula que así distanciará a los trabajadores de los soldados, marinos, aviadores y carabineros. Esta situación debe ser corregida con prontitud y enfilar el peso de la acción contra el golpismo.

PF


Entrevista

AFIRMA EL MIR:
QUE EL GOBIERNO DIALOGUE CON LOS TRABAJADORES

PUNTO FINAL entrevistó al secretario general del Movimiento de Izquierda Revolucionaria, Miguel Enríquez. La conversación de PF con el dirigente nacional del MIR, giró, en su mayor parte, sobre el llamado al diálogo con el partido Demócrata Cristiano que el 25 de julio formuló oficialmente el presidente de la República. Asimismo, abordamos la visión que tiene el MIR sobre las características y perspectivas de desarrollo de la crisis que afronta la sociedad chilena.

PF: En las últimas semanas se ha planteado por parte de diversas fuerzas políticas la búsqueda a través de un "diálogo", de un "consenso mínimo" como forma de resolver la crisis política y económica por la que atraviesa el país y de evitar la guerra civil. ¿Cuál es la apreciación de Uds.?

M.E.: La verdad es que lo que hoy es denominado "diálogo" o "búsqueda de un consenso mínimo" ha sido un proyecto político y programático que permanentemente, y desde que empezó este período, han venido intentando los sectores reformistas de la Unidad Popular: un proyecto de conciliación de clases antagónicas.

Este proyecto ha tenido distintas formulaciones, pero se ha enmarcado en dos grandes propósitos de acción: encarcelamiento de la política de la Unidad Popular en el estrecho marco de la institucionalidad burguesa y establecimiento de una suerte de alianza con una de las fracciones burguesas fundamentales.

Estos propósitos han tenido distintas expresiones, de acuerdo a las distintas fases en los últimos años, pero sus expresiones más relevantes fueron: las garantías constitucionales de 1970, que no representaron otra cosa que la garantía por escrito del respeto al orden burgués; los intentos de acuerdos con los gremios empresariales de la gran industria, construcción y gran burguesía agraria, en el verano de 1971; el amparo que se intentó dar a estos sectores en la política de gobierno durante los años 71, 72 y parte del 73; el intento de acuerdo con el PDC, en junio de 1972; el compromiso orgánico que se pretendió sellar con el Estado Capitalista, de octubre de 1972 a marzo del 73, con el gabinete UP-generales, etc.

Pero en un período de crisis del sistema de dominación capitalista, como el que atravesamos, esto no es factible. Las clases patronales en su conjunto, más allá de las garantías que los sectores reformistas le ofrecían a una de sus fracciones, percibió claramente que lo que el ascenso de la clase obrera y el pueblo exigían no eran sólo algunas reformas que, golpeando a una de las fracciones burguesas, permitiera la conservación del orden burgués, sino que exigía transformaciones que amenazaban al conjunto de las clases dominantes como tales y al orden burgués mismo.

De esta manera, el movimiento de masas, sus luchas, su organización y conciencia, su actividad, impidieron la colaboración de clases y rompieron las limitaciones que la conducción reformista les pretendía imponer. E: movimiento de masas no se limitó a golpear a una fracción de la gran burguesía agraria, sino que avanzó sobre el conjunto de ella; no restringió sus movilizaciones a sólo algunos monopolios industriales, sino que se propuso arrebatarle todas sus fábricas a la gran burguesía industrial. La clase obrera no confirió fuero a las grandes constructoras y distribuidoras, sino que luchó por pasar a propiedad de todo el pueblo el conjunto de ellas. El movimiento de masas no se encarceló en la rigidez de la legalidad burguesa sino que, por medio de la acción directa de masas en ciudades y campos de Chile, arrebató a los grandes patrones sus bienes de producción y comenzó a crear sus propios órganos de poder.

El movimiento de masas no se limitó con su accionar a impedir la colaboración de clases. Presionó y empujó al gobierno a ir más allá de donde algunos de sus sectores se proponían. El eje del gobierno, salvo algunos cortos períodos, tuvo como factor a dos grandes partidos obreros que, recibiendo los influjos de una base social de apoyo fundamentalmente obrera y popular, llevaron al gobierno, a despecho de las intenciones y resistencias de sus sectores reformistas, a legitimar lo que el movimiento de masas le imponía. Con esto también la práctica política y social del gobierno contribuyó al fracaso de la colaboración de clases.

El período reciente ha tenido como eje el enfrentamiento social entre explotados y explotadores, trabajadores y patrones. Los intentos de desfigurar el carácter del enfrentamiento político y social, planteándolo en términos de "democracia-fascismo" o "patria-antipatria", para desde allí generar garantías de colaboración de clases, hasta aquí han fracasado y han terminado por dividir al pueblo y a la izquierda. Si bien es cierto que la clase obrera, como clase vanguardia, necesita alianzas de clases, sus aliados no son los de arriba, sino los de abajo.

Todo intento de alianza de la clase obrera con fracciones de la gran burguesía, terminará aislando a la clase obrera de sus verdaderos aliados: los pobres del campo y la ciudad, los pobladores y los campesinos. Con ellos es que la clase obrera tiene que establecer su alianza revolucionaria.

Volviendo entonces a la pregunta: si ayer fracasaron los intentos de colaboración de clases y sólo dividieron al pueblo, hoy, agudizada y polarizada en extremo la lucha de clases, será mas difícil aún reincidir en este intento, y si éste se consumara, sus consecuencias serían funestas.

El propósito fundamental expresado de evitar la guerra civil no será logrado por este camino. Más bien por esta vía la guerra civil será precipitada y en peores condiciones para las masas.

Vivimos momentos en los cuales dos grandes y poderosos bloques sociales se acechan, toman posiciones. Salimos recientemente de una intentona golpista, pero los golpistas, muchos de ellos, con fuerzas aún, permanecen impunes. Las fracciones burguesas fundamentales se proponen y maniobran públicamente por el derrocamiento del gobierno.

Evidenciada, después del intento golpista del 29 de junio, recién pasado, la fortaleza de la clase obrera y el pueblo, y la decisión anti-golpista de importantes sectores de la oficialidad y las tropas de las FF.AA., las clases patronales han sido obligadas a levantar una nueva táctica, la táctica del emplazamiento militar progresivamente y del chantaje político institucional, que les permita: primero, desarticular y dividir a la clase obrera y al pueblo, a la vez que enfrentar a las FF.AA. con el pueblo, y, después, derrocar al gobierno y reprimir a los trabajadores, con un mínimo de resistencia.

La táctica propuesta por algunos sectores de la UP y del gobierno de ganar tiempo, abrir diálogo y establecer un consenso mínimo, independientemente de las intenciones de quienes la proponen, bajo presión y amenaza golpista, bajo chantaje y emplazamiento, lleva dentro de sí un proyecto de colaboración de clases, que provocará la división del pueblo y de la izquierda, y por tanto el debilitamiento del campo de los trabajadores. En la actual coyuntura, esto implica la capitulación del gobierno y después su derrocamiento.

¿Con quién se dialoga?

Con el PDC, un partido burgués y reaccionario, donde predomina el freísmo, que es públicamente partidario de emplazar al gobierno y luego derrocarlo.

¿Para qué se dialoga?

Para pacificar el país, objetivo loable, pero difícil, si para ello hay que dar garantías y dejar a importantes sectores golpistas en la impunidad.

¿Qué se busca con el consenso mínimo?

Si este significa la devolución de grandes fábricas, pacificará a sectores patronales y enardecerá a sectores trabajadores. Si es para promulgar la reforma constitucional Hamilton-Fuentealba, representa la capitulación del gobierno frente a las clases patronales. Si es para decapitar y castrar el desarrollo del Poder Popular, significa sellar e impedir una salida revolucionaria.

Todos somos partidarios de que el gobierno dialogue, pero que dialogue con los trabajadores y no con los grandes patrones. No es posible que el ministro Briones, el "Ministro del diálogo", llame a la directiva del PDC y se niegue a dialogar con los trabajadores del Cordón Vicuña Mackenna, mientras ordena reprimir las manifestaciones callejeras en Barrancas.

Nadie desea la guerra civil. Si hay una forma de paralizar el golpismo esa es impulsando una contraofensiva que, por su fuerza, lo aplaste y amarre en definitiva las manos a los golpistas. Toda táctica que ofrezca concesiones no tendrá destino histórico, sólo alcanzará a dividir al pueblo y a la izquierda, y por esa brecha intentará irrumpir el golpismo.

PF: El presidente de la República pronunció el 25 de julio un importante discurso en el que llamó al diálogo. ¿Sus consideraciones anteriores las hace extensivas a la intervención presidencial?

M.E.: Sí. Con un agregado, que el Dr. Allende, además, aprovechó de hacer injuriosas y torpes afirmaciones y calificaciones acerca de las movilizaciones de masas recientes en Santiago y acerca de los revolucionarios de fuera de la Unidad Popular, que el diario "La Segunda" se apresuró en aplaudir, si bien el Dr. Allende posteriormente hizo un llamado al diálogo con estos sectores.

No es cierto, como lo afirmó el Dr. Allende, que en las movilizaciones de Cerrillos participaran elementos de oposición. No es cierto que la movilización de Barrancas, en la que participaron miles de obreros y pobladores, haya constituido una provocación irresponsable: fue dirigida por el Comando Comunal de Barrancas, por un organismo que es la forma superior de organización del pueblo que se está desarrollando en Chile, detrás de un Programa publicado en los diarios en el que se exige: canasta popular, expropiación de las grandes distribuidoras, por el pan, la vivienda, la locomoción, por el fortalecimiento de las organizaciones de defensa del pueblo, por la vigilancia del Comando Comunal sobre los grupos armados de la derecha, etc. La única provocación que se vio, no partió de los trabajadores sino del ministro Briones que, en el día de ayer, dio la orden de reprimir las manifestaciones, lo que por suerte no se consumó. Los "modestos pobladores", no se dejan utilizar por nadie; ellos tienen clara conciencia de sus enemigos y no los confunden; los que sí se dejan utilizar por los cantos de sirena del emplazamiento, son los que ofrecen garantías y concesiones a sectores patronales, detrás de la ilusión de aplacarlos y en definitiva desarman a los trabajadores.

No nos parece que sea el momento de hacer torpes y desajustados recuerdos históricos que, injuriando a los revolucionarios, dan circo al golpismo. Si de recuerdos históricos se trata, no olvidemos otras experiencias como la de Brasil en 1964. No olvidemos que Joao Goulart, ante la amenaza golpista, abrió infructuosamente el camino de las concesiones y, después, ya tarde, cuando quiso resistir, sólo contaba con los trabajadores y los revolucionarios. Terminó abdicando y asilándose en un país vecino "para evitar el derramamiento de sangre". Su pueblo recién comenzó entonces a sufrir y aún sufre la más sanguinaria y represiva dictadura gorila de América latina, reactualizando esa experiencia la lapidaria sentencia de un revolucionario francés del pasado: "Quien hace revoluciones a medias, no hace sino cavar su propia tumba".

No creemos que sea el momento de abrir los fuegos internos en la izquierda, menos aún a través de injurias. No hemos lanzado nosotros la primera piedra. La tarea es reagrupar a los revolucionarios y, hoy, como nunca, implementar la acción común de toda la izquierda.

PF: Quienes propician la búsqueda del "consenso mínimo" lo hacen a partir de un análisis de la correlación de fuerzas y de allí concluyen que es necesario el diálogo y ganar tiempo. ¿Cuál es su apreciación de este factor?

M.E.: Empecemos por lo último. El problema de ganar tiempo fue planteado inmediatamente después del 29 de junio, hace ya casi un mes. Este problema no necesita ser teórico, tenemos una serie de experiencias, en este mes de respiro. Veamos si hemos ganado o perdido fuerza del 29 de junio pasado hasta hoy.

¿Cuándo teníamos más fuerza? ¿Ayer, con el golpismo replegado y en retroceso, u hoy con el golpismo asociado al emplazamiento, esperando mejores condiciones para caerle encima a los trabajadores?

¿Cuándo éramos fuertes, ayer con todas las fábricas y fundos tomados y la clase obrera y el pueblo en pie de guerra, u hoy con la clase obrera sometida a desalojos, allanamientos o discusiones acerca de la "conformación de las tres áreas"?

¿Cuándo teníamos más fortaleza, ayer con el pueblo y las FF. AA. unidas contra el golpismo, u hoy con toda una maniobra en desarrollo que, a través de la ley de grupos armados, está intentando generar roces y choques entre las Fuerzas Armadas y los trabajadores?

¿Cuándo había más fuerza, ayer con los golpistas y reaccionarios escondidos o dando explicaciones, u hoy insolentados, a la ofensiva, chantajeando y emplazando a los trabajadores y al gobierno?

Por último, y lo más grave: ¿cuándo éramos más fuertes? Ayer, unida la clase obrera y el pueblo, cerrando filas la izquierda frente a la agresión patronal y golpista, u hoy comenzando la división y polémica en el seno del pueblo y de la izquierda, abierta por los vacilantes.

El "respiro" y la "tregua" reciente no nos han dado más fuerza, al contrario. Todo el que proponga ganar tiempo debe primero explicar su táctica reciente y debe explicitar para qué quiere ganar más tiempo.

En cuanto a la correlación de fuerzas. Creemos, al menos, que esta es más favorable a la clase obrera y al pueblo hoy frente al golpismo, que mañana, después de entregar concesiones a las clases patronales y frente a un emplazamiento progresivo.

Las semanas recientes han evidenciado la fortaleza, el nivel de conciencia y disposición de lucha de la clase obrera y el pueblo, y la fuerza de los sectores de la oficialidad, suboficialidad, clases y soldados antigolpistas de las FF. AA.

Por último, lo fundamental no es la medición pasiva de la correlación de fuerzas actual, sino la celérica acumulación de fuerzas que puede generarse detrás de una táctica adecuada y audaz; y cuánta fuerza puede perderse y se está perdiendo con una táctica vacilante y defensista.

PF: Pero entonces, ¿Uds. predican una táctica que precipite de inmediato el enfrentamiento armado?

M.E.: No. Esa es la forma equivocada en la que se han planteado el problema los sectores vacilantes de la izquierda.

Sostenemos que es posible ganar tiempo. Pero no sobre la base de hacerlo a costa de perder fuerza propia; sino sobre la base de una táctica que permita rápidamente acumular fuerza, y con ella paralizar al golpismo para luego desarticularlo.

Impulsamos una táctica que recoja como fuente fundamental de fuerzas al movimiento de masas y que reconozca que aún es posible acumular más fuerza entre la clase obrera y el pueblo. Una táctica que no retroceda ante las protestas y gritos históricos del golpismo y la reacción, y que asuma con valor y decisión las tareas de llamar a los miembros de las FF.AA. a desobedecer las incitaciones al golpismo.

Esa táctica es la de la Contraofensiva Revolucionaria y Popular que enarbolando el Programa Revolucionario del Pueblo, luchando por la Democratización de las Fuerzas Armadas y desarrollando el Poder Popular, permita acumular rápidamente fuerzas.

Una táctica que impulse la movilización de masas, y la acción directa de masas.

Una táctica que culmine en un llamado por la CUT a un paro nacional que paralice al golpismo, desbarate el emplazamiento, permita fortalecer y multiplicar los Comandos Comunales y el Poder Popular, extender su desarrollo a provincias e incorporarse a pobladores, campesinos y estudiantes a los niveles de movilización a que ha llegado la clase obrera, que exija la adopción de una serie de medidas inmediatas, que resuelvan los problemas de abastecimiento e ingresos de los trabajadores y de las FF.AA. y Carabineros, a costa de las ganancias capitalistas, que termine con la propiedad privada de todos los grandes fundos, fábricas, distribuidoras y constructoras y que, con la fuerza allí acumulada, desarticule al golpismo, esté donde esté.

Una táctica que resista las concesiones, que pase al área social todas las grandes empresas bajo dirección obrera e imponga el control obrero sobre el área privada.

Una táctica que permita la reagrupación de los revolucionarios y la acción común de toda la izquierda.

Una táctica, en definitiva, que termine con las vacilaciones y el defensismo, que paralice al golpismo.

La única táctica que permitirá evitar la catástrofe y vencer. Todavía es tiempo.

Mario Díaz B.


Tribuna del PS

EL DIÁLOGO

DESDE hace algunas semanas está muy de moda la palabra o el problema del diálogo. Todo el mundo habla a favor o en contra del diálogo. Se han hecho declaraciones, llamados y discursos al respecto, y en los pasillos y salones ese es el tema de las conversaciones y discusiones.

Todo esto ocurre a alto nivel, mientras las masas desarrollan y enfrentan la lucha de clases, que es dura y sin tregua, sin diálogo.

Por ello, es bueno que los compañeros trabajadores, los compañeros de los Cordones industriales, los compañeros dirigentes de masas, tengan antecedentes precisos sobre lo que sucede o de lo que buscan sectores o personas del "alto nivel".

Hay que decir en primer lugar, que esto del diálogo no es algo nuevo ni tampoco es simplemente diálogo. Ningún revolucionario puede negarse a "conversar" porque ello puede ser útil para. conocer las cartas que el adversario tiene y por lo tanto puede ser útil hacerlo; muchas veces es necesario.

Pero ahora no se trata de eso. Lo que se adorna con la elegante denominación de "diálogo" es algo muy distinto, muy diferente.

El "diálogo" se hizo patente claramente allá por el 5 de junio del 72, siguió y se reforzó después del cónclave en Lo Curro.

En esa época surgió en algunas mentes la idea de "consolidar el proceso", bien ubicarlo y reglamentarlo, para que este proceso revolucionario fuera "ordenadito", y hubiera preocupación por la productividad y el eficientismo. En resumen, el proceso debería ser consolidado, detenido; el avance del socialismo debería hacerse por etapas.

En ese tiempo, esos terminachos equivalían a lo que ahora llaman "abrir un diálogo". O sea, "ordenar" la lucha de clases, "limar" la lucha de clases, consolidar, "dialogar".

Este pensamiento, que de táctica se transforma en estrategia, es la eterna monserga de los que piensan en vías al socialismo sin costo social. Piensa esta gente, o quieren hacer creer, que los burgueses, los patrones o los explotadores —como se les quiera llamar— van a despojarse de sus privilegios, van a aflojar la billetera repleta, por un acto humanitario de buen corazón. El dinero mal habido en base al robo a secas a los trabajadores, o por la plusvalía, sería restituido a los explotados. El estado burgués se autodestruiría y sería posible cambiar la institucionalidad dentro de la misma burguesa institucionalidad.

Después del paro patronal de octubre, estos elementos reformistas volvieron a la carga con su afán conciliador ante la ofensiva de la burguesía, que indudablemente no se resigna a perder su poder pacíficamente.

Como resultado de estos afanes vio la luz el Gabinete UP-Generales o Gabinete cívico-militar como le llamaron otros. Este Ministerio surgió como producto del "diálogo", y se dijo que era para hacer posible la elección de marzo último.

Los trabajadores saben perfectamente cómo se paralizó el proceso desde octubre a marzo: se devolvieron empresas, se dio precio a la Papelera, y se "dialogó" hasta con Vilarín.

Después de marzo, siguieron corriendo estos mismos vientos, que fueron fortaleciendo el frente patronal, y paralelamente, se truncó el avance de los trabajadores hacia el poder. A pesar de todo, la conciencia y la organización del pueblo fue avanzando, fue incrementándose, la clase se ubicó en posiciones cada vez más firmes y combativas.

Así llegamos al tanquetazo del nazi coronel Souper y su Blindado Nº 2, golpe militar que fue controlado. Y aquí hay que decirlo con mucha claridad: el golpe militar del 29 de junio fracasó, porque los trabajadores lo hicieron abortar sin mover casi ni un dedo. Fue el miedo al Poder Popular el que hizo que algunos oficiales comprometidos en el alzamiento no se atrevieran ese día a sumarse. El miedo a los trabajadores dejó a Souper y Pablito H. Rodríguez sin el apoyo que estaba comprometido.

Fue en este caldo de cultivo que surgió el actual "Gabinete del Diálogo", y lo llamo así porque en él hay personajes como don Carlos Briones que son como los puente levadizos: sirven de puente cuando se necesita, son puentes de plata.

¿Porqué se dialoga?

Los enemigos de los trabajadores lo hacen por dos razones: a) porque tienen miedo al poderío de las masas; y b) porque saben que ese diálogo debilita las fuerzas del gobierno y fortalece al sector patronal.

Los sectores dialogadores del gobierno lo hacen también por dos razones: a) Porque no tienen confianza en las masas y creen además que la lucha de clases se puede "calafatear"; y b) por que creen que así debilitan al enemigo, siendo realmente al revés.

Verdaderamente, "hay hombres que consideran que las masas deben entrar en escena cuando ellos golpean el suelo con el pie izquierdo y desaparecer al golpear ellos el suelo con el pie derecho".

Por eso, esos personajes "no pierden la ocasión para hacer concesiones".

Pero de esa manera, apenas las masas los han sacado de las garras de los sediciosos golpistas, esos personajes democráticos, se apresuran a ponerse de acuerdo, a dialogar, con los que los atacaban pretendiéndolos derribar, o sea se olvidan de las masas.

Hay que decir entonces las cosas claras:

La palabra "diálogo" debe ser desterrada porque es falsa —lo que se busca no es diálogo.— La clase patronal busca la capitulación del Gobierno, y ciertas personas pretenden realizar una "transaca a alto nivel", buscan conciliar.

Y eso, no beneficia a los trabajadores, no beneficia al proceso revolucionario, sólo beneficia y refuerza a los que pretenden derribar al Gobierno Popular. Seguir por esa ruta nos llevará a desarmar a los trabajadores y entregarlos maniatados a sus enemigos de clase.

La solución está a la vista: buscar la salida a esta encrucijada levantando la capacidad de lucha de las masas, levantar banderas proletarias, banderas revolucionarias, que galvanizando a los trabajadores hagan surgir la fuerza necesaria para barrer con los obstáculos que la burguesía y el imperialismo colocan en la marcha hacia el socialismo. Con este respaldo que hace cambiar de inmediato la correlación de fuerzas a favor nuestro, golpear duro a los reaccionarios y a sus aliados.

Sólo con confianza en las masas y de cara a ellas, creando más y mejor Poder Popular, se puede hacer desaparecer de un soplido al aparente invencible enemigo.

La gravedad de la situación nacional exige que se mantengan en el más alto nivel, el trabajo de masas que es el único que puede salvar la continuidad del proceso. Para eso es indispensable que se forje la unidad combatiente de las fuerzas revolucionarias. La lucha contra el reformismo es una tarea permanente y deben rechazarse los planteamientos que tienden a paralizar la lucha ideológica y a ceder posiciones, frente a la ofensiva reformista, bajo el pretexto de la amenaza fascista. La decisión de luchar contra el fascismo no es lo mismo que la decisión de luchar por el socialismo.

Nicolás García-Moreno


Denuncia

ARBITRARIEDADES DE OFICIAL REACCIONARIO

A los obreros, campesinos, pobladores, estudiantes y soldados de San Antonio y de Chile,
al Gobierno de Salvador Allende,
al Alto Mando del Ejército:

1. Las organizaciones de masa del pueblo de San Antonio, los partidos revolucionarios y los dirigentes políticos abajo firmantes, nos hacemos un deber, denunciar las arbitrariedades, irracionalidad y prepotencia reaccionaria del señor Comandante de la Escuela de Ingenieros Militares de Tejas verdes, teniente coronel Manuel Contreras Sepúlveda.

2. Estamos viviendo momentos críticos dentro de la situación nacional y no podemos permitir que individuos desde la cabecera de un Regimiento atenten cotidianamente contra la dignidad de un pueblo que pugna por salir de la explotación y miseria que nos legaron los patrones de este país. Es por esto que las organizaciones populares de San Antonio hemos asumido la responsabilidad de denunciar los siguientes hechos que tienen como responsable al mencionado teniente coronel:

a) Atropello de las organizaciones populares:

La directiva de la JAP de la Junta Vecinal Nº 24 de Tejas Verdes fue tomada presa por no haber entregado productos a familiares de militares, los cuales reciben abastecimiento del Regimiento. Estos productos estaban en cantidad exacta para los miembros de la JAP, en la cual no participan las familias de los militares.

b) Amenaza a pequeño comerciante:

Se presionó a comerciante para que vendiera productos que estaban destinados a las familias de JAP, a los militares que no están integrados a dicha JAP.

c) Violación de domicilio:

Allanamiento a almacén en busca de cigarrillos destinados a las Junta de Abastecimientos y Precios.

d) Usurpación de atribuciones:

No permite el paso de locomoción colectiva y particular por la calle central del pueblo de Tejas Verdes, quedando los vecinos sin este esencial medio de movilización, con esta actitud está invadiendo atribuciones de la Municipalidad de San Antonio (Ley 11.860. Art. 93 del Código Civil y Art. 4 de la Constitución Política).

e) Responsable indirecto de muerte de un niño:

Con su actitud de usurpar atribuciones, no permitió el paso de una ambulancia que debía trasladar un enfermo grave. Por la demora sufrida muere el niño José Báez Duarte.

f) Boicot a producción agraria:

En el fundo "Mucalemu" se apropia de maquinarias y casas de campesinos.

g) Boicot a organización sindical:

La Central Única de Trabajadores (CUT) mandó guardar al recinto de Materiales del Ejército, 1.800 planchas de pizarreño, las que hoy son negadas a la Central sindical.

h) Expulsión de un militante de izquierda que habitaba en la zona militar:

El miércoles 11 de julio comunicó al suboficial Figueroa que su hijo, militante del Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR), debía abandonar su casa en el plazo de 24 horas, de lo contrario habría que revisar la situación militar del mencionado suboficial.

i) Infiltración de políticas reaccionarias en el seno del Regimiento:

Se permite dentro del Regimiento que oficiales reaccionarios denigren día a día contra el gobierno del Presidente Allende, los partidos políticos revolucionarios y las nuevas organizaciones de poder del pueblo. Esto ocurre cotidianamente en clases a los soldados, casinos y patios del Regimiento.

j) Persecución a la prensa revolucionaria:

Reiteradamente ha tratado de acallar el programa del Frente de Trabajadores Revolucionarios, que se trasmite por radio "Sargento Aldea". El viernes 13 de julio se invadió dicha radio por parte de efectivos militares, exigiendo entre otras cosas, la clausura del programa del FTR. El señor director de la radio fue pasado a llevar, los militares exigieron libretos para posteriores querellas y encarcelamientos.

3. La clase obrera y el pueblo de San Antonio, hemos dicho BASTA a todo tipo de prepotencia reaccionaria. Las políticas reaccionarias y burguesas están íntimamente ligadas a los intentos golpistas y los emplazamientos al gobierno.

Los reaccionarios, los patrones de este país, están incitando con vigor el derrocamiento del gobierno, están utilizando la táctica del terrorismo sobre la clase obrera. Los fascistas han atentado contra las FF. AA. con el fin de incitar a estas instituciones a tomar actitudes como las del peón de los patrones: Roberto Souper (ex teniente coronel del Regimiento Blindado Nº 2).

4. La burguesía incita allanamientos en casa de trabajadores de izquierda, cuestión que obreros de nuestro puerto ya están sufriendo. Las falsas denuncias están provocando que las incursiones en busca de armas, están cayendo en el más profundo ridículo.

Las armas que Souper y su pandilla le robaron al pueblo, son las armas que hoy se deben buscar y encontrar, porque éstas fueron compradas para el Ejército con el esfuerzo de obreros y campesinos de nuestra patria.

5. Ante esta situación, más de 100 organizaciones de masas y alrededor de 700 dirigentes hemos decidido:

Acusar públicamente al Comandante de Tejas Verdes, teniente coronel Manuel Contreras Sepúlveda, por tomarse atribuciones sobre la población de esta comuna que no le competen, ya que éstas corresponden a los trabajadores o a autoridades civiles.

Exigimos al compañero gobernador de San Antonio, al ministro de Defensa, Clodomiro Almeyda, y a las autoridades militares que corresponda que se remueva y sancione a este oficial reaccionario por sus actitudes y acciones contra el pueblo.

Exigimos que el gobierno no se deje atropellar en sus atribuciones que el Ministerio de Defensa, de Interior, las Intendencias y Gobernaciones exijan fuertemente la subordinación de todos los Institutos Armados a su autoridad, que el gobierno procese de inmediato por insubordinación a todo oficial que utilice fuerza armada sin la orden de la autoridad civil.

Llamamos a las organizaciones de los trabajadores y del pueblo de Chile a solidarizar con los que han sufrido las agresiones de los oficiales reaccionarios, a manifestar públicamente el repudio y a exigir la destitución de los uniformados que conspiran contra el pueblo.

Toda la comuna de San Antonio está alerta y se movilizará cuando sea necesario para que esta justa exigencia sea llevada a cabo íntegramente.

Si la voz de estas organizaciones no es escuchada, nos movilizaremos por la realización de un paro departamental, que se una a un gran paro nacional que notifique definitivamente a golpistas y patrones que esta patria será socializada.

Sindicato Industrial de Rayonhil, Asociación de Obreros de Corhabit, Sindicato Profesional de Carga y Descarga de Camiones (Pionetas), Sindicato de Empleados de Comercio, Sindicato Profesional de Bombas Bencineras, Comité Sindicato Grecovic, Sindicato de Obreros, Ripieros y Areneros del Río Maipo, Sindicato de Choferes de Microbuses de San Antonio, Sindicato de Bodegas Particulares, Sindicato de Obreros Esso, Sindicato de Comerciantes Ambulantes, Frente de Trabajadores Revolucionarios y Partido Socialista de; Sindicato de Pescadores de Arrastre de San Antonio, Pesquera Harling, Pesquera Arauco, pesquera Kon-Tiki, Sociedad pesquera San Antonio (SOPESA). Dirección de Obras Sanitarias, Asociación de Obreros Municipales, Sindicato Unico de Trabajadores de la Educación (SUTE), Maestranza Portuaria, Barraca y Aserraderos, Barraca Rosendo Fernández, Asociación de Obreros de Vialidad, FENATS, Sindicato de la Construcción, Construcción Oscar Pichangger (Canteras. Espigones, El Molo), Sindicato de Trabajadores de CORMU, Sindicato de Panificadores. Frente de Trabajadores Revolucionarios de: pescadores Artesanales, Gremios Portuarios, industria de Plásticos y Botones Giglio; Frente Revolucionario de Militares en Retiro (FRE-MIRE), Frente Patriótico de Mujeres Antifascistas, Frente Revolucionario de Médicos y Abogados, Cristianos por el Socialismo de San Antonio, Frentes de Estudiantes de Izquierda de: Liceo Fiscal. Instituto Comercial, Escuela Industrial, Liceo Nacional, Movimiento Universitario de Izquierda universidad Técnica del Estado, Frente de Estudiantes Revolucionarios Liceo vespertino de Trabajadores, Trabajadores Estudiantiles de Izquierda del DUOC, Sindicato "Liberación Socialista", Asentamiento "Mar del Pacífico", Comité Campesino Fundo de la Boca, Agrupación de Centros de Madres, población 30 de Marzo, Comité Pro-Adelanto Población 30 de Marzo, Juntas de Abastecimientos y Precios, Población 30 de Marzo, Comités de Salud. Población 30 de Marzo, Campamento Che Guevara, Campamento Elmo Catalán, junta de Abastecimientos y Precios, Nº 8 de San Antonio, Junta de Abastecimiento y Precios, Nº14 Av. Barros Luco. Pobladores de la Unidad Vecinal Nº 15. Comité Pro Adelanto Población El Carmen, Campamento Aquín Soto; Movimiento de Pobladores Revolucionarios y Partido Socialista de: Población Cristo Rey, Campamento 12 de Noviembre, población San Pedro. Población 7 de Mayo, población Brisas del Mar, Campamento Puerto Rojo. Comité Político Matías Núñez, población El Carmen, Campamento Beatriz Allende Nº 1, Campamento Beatriz Allende Nº 2, Población Lo Gallardo, Población San Juan, Población Juan Aspé, Población de Placilla. Población Cerro Alegre, Santa Laura, Laura Allende, El Carmen, Rene Schneider. Población Bella Vista, Población de pescadores Artesanales. Central Unica de Trabajadores de San Antonio, Comité Regional del Partido Socialista, Comité Regional del Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR).

San Antonio, 21 de julio de 1973.


Análisis

LA DEPENDENCIA TECNOLÓGICA DE CHILE

"Creemos que el conocimiento tecnológico debe ser patrimonio de toda la humanidad. Nuestra manera de pensar, cualquier cosa que sea creada por la inteligencia del hombre, debe ser patrimonio de todos los hombres".Fidel Castro 29 de abril de 1967.

EN este trabajo examinamos la relación que guardan los países subdesarrollados con los Estados Unidos, Europa y Japón, en lo concerniente a la dependencia tecnológica. La dependencia tecnológica ocasionada por el sistema de patentes, entre otros factores, y la venta y distribución de tecnología por las corporaciones transnacionales, crea múltiples métodos de descapitalización en los países subdesarrollados, en especial el fenómeno de precios de transferencia. Hemos dado especial atención a Chile porque la política nacionalista de este país significa un reto importante a las fuerzas de la dependencia tecnológica.

Si se quiere entender correctamente el proceso chileno, es preciso advertir que la propiedad completa de las industrias de un determinado país subdesarrollado es sólo uno de los diversos métodos de control económico de que disponen las corporaciones transnacionales.

El control a través de la propiedad puede tener una importancia secundaria cuando prevalecen condiciones de nacionalismo económico. En otras palabras, la nacionalización de las industrias estratégicas puede ser desarrollada sólo con un éxito limitado si continúa la dependencia a través de la tecnología. Bajo las condiciones de un nacionalismo agresivo, los viejos métodos de la dominación económica imperialista tienden a ser reemplazados por huevas formas, mas adecuadas al momento actual.

Aquí son identificados varios aspectos de la nueva dependencia tecnológica pero la atención principal está dirigida hacia las patentes, las corporaciones transnacionales, los mercados comunales, las clases sociales y la cultura de la tecnología debido a su importancia dentro del imperialismo contemporáneo. Si un país subdesarrollado rompe con la dependencia tecnológica, debe combatir no sólo a la burguesía (que basa su poder y su estilo de vida en los lazos con la tecnología extranjera). También debe enfrentarse al sistema de valores que acompaña a la importación de dicha tecnología, incluso los valores de consumo de la clase media y el mito del "know how".

DEPENDENCIA TECNOLÓGICA BASADA EN COSTOS COMPARATIVOS

Un factor importante en la creación y persistencia de la dependencia tecnológica se encuentra en el costo comparativo de la tecnología. La mayoría de los países subdesarrollados descubren que los costos que implican el desarrollo de fuentes originales o alternativas de tecnología son mayores que la compra de la tecnología ya existente vendida por las corporaciones transnacionales.

En tanto la política del nacionalismo económico pueda modificar varios aspectos de la dependencia, las naciones de economía subdesarrollada (con una relativa escasez de inversiones y capital humano que se desarrolla según los resultados a corto y mediano plazo del costo comparativo) seguirán importando tecnología comprada a corporaciones transnacionales. Aun los países subdesarrollados que avanzan al socialismo, como Chile, siguen dependiendo del mundo capitalista. [1]

PATENTES Y OLIGOPOLIOS

Una patente es la afirmación legal de una corporación o el derecho exclusivo de una persona para utilizar el proceso tecnológico con el fin de producir bienes o servicios. De acuerdo con la

ley internacional, las patentes que se registran en una nación no son aplicables en el extranjero. Si una compañía fracasa al querer obtener la primacía de una patente en un país donde esté operando, alguien puede "reinventar” el mismo proceso o uno similar y registrarlo en esa nación. La propiedad de la patente provee a una corporación transnacional de un mecanismo capaz de controlar las condiciones de la venta de tecnología a un país subdesarrollado o su uso en este último por otras empresas. La corporación transnacional que detenta una patente puede escoger quienes tienen acceso a "su" proceso tecnológico, estipular bajo qué condiciones puede ser usada la tecnología y fijar los costos de su utilización.

La autorización legal para usar una patente es llamada licencia y los honorarios que implica son denominados regalías. La corporación transnacional puede (y así lo hace con frecuencia) hacer que los bienes que resultan de una licencia sean vendidos en el mercado de un solo país para evitar cualquier posibilidad de competición con las operaciones en otros países de la misma corporación transnacional. También a menudo las transnacionales pueden obligar a un país subdesarrollado a aumentar sus pagos por abastecimiento y servicios insistiendo en arreglos de "participación igualitaria" en las ganancias futuras, ya sea en empresas conjuntas o privadas en el país subdesarrollado.

Finalmente, la transferencia tecnológica con frecuencia incluye el uso obligatorio de marcas registradas que junto con la publicidad comercial contribuyen a perpetuar la dependencia de los países subdesarrollados y los modelos básicos de consumo.

De esta manera las patentes convierten el proceso tecnológico originado por la "circulación libre y universal de las ideas y la investigación" en una forma de propiedad privada que es utilizada a discreción de quienes la poseen.

Sin embargo nuestra preocupación principal se centra en las economías basadas en las relaciones de costo y mercado capitalista, especialmente en América Latina y los países capitalistas metropolitanos.

Debido a la presencia en los países industrializados de una tecnología ya desarrollada y a la aceptación internacional del uso de patentes, el país subdesarrollado que proyecta su economía a corto plazo en una base de lo conveniente no invierte casi nada en su propia investigación y desarrollo tecnológico. En comparación con Estados Unidos y otros centros industriales, los países subdesarrollados hacen muy poco de su propia "investigación y desarrollo" ("Research and Development").

Uno de los problemas crecientes que confrontan los países subdesarrollados es la ausencia de un sistema educativo que provea del número adecuado de científicos y técnicos y el efecto de universidades extranjeras que producen formas de "imperialismo cultural". También continúa sin variación la fuga de cerebros altamente calificados de los países subdesarrollados a las naciones avanzadas.

En las transacciones con los países subdesarrollados, las corporaciones transnacionales se encuentran en una posición de oligopolio altamente ventajosa. Así lo indica el estudio terminado en 1971 por la Junta del Acuerdo de Cartagena para la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo (UNCTAD):

"La mayoría de las patentes no pertenece a inventores individuales sino a las corporaciones transnacionales.

Estas últimas usan las patentes en su política global de negocios. El cambio en la estructura de propiedad de patentes tiene a su vez como resultado la concentración de las patentes bajo el control de un número relativamente pequeño de firmas transnacionales. Por ejemplo, 50% de todas las patentes obtenidas por compañías y cuya investigación fue financiada por el gobierno norteamericano entre 1946 y 1962, pertenece a 20 empresas... El control de mercado y la concentración monopolista es reforzada con el sistema de intercambio de licencias entre compañías que a su vez reducen la estructura del oligopolio mundial a una estructura regional de monopolio".

Gracias a sus posiciones de ventaja, estas empresas transnacionales pueden cobrar a los países subdesarrollados precios exorbitantes por material tecnológico y licencias para su uso. Los ya desfavorables términos de comercio entre los países subdesarrollados y los desarrollados (el modelo según el cual los países subdesarrollados compran caro y venden barato) son aumentados.

Debido a que las corporaciones transnacionales desean controlar las condiciones bajo las cuáles otorgan tecnología a los países subdesarrollados y debido a que desean conservar el monopolio de la tecnología, preparan una estrategia de desnacionalización en el ramo de las patentes de los países subdesarrollados. Esto significa que un número limitado de corporaciones ejerce más y más control sobre el proceso tecnológico, ampliando sus actividades a un creciente número de países.

Normalmente, 90% o más de las patentes otorgadas a los países subdesarrollados son de origen extranjero. En cambio, hay sólo un 16% en Estados Unidos y un 63% en Italia (1961).

Desde 1940 Estados Unidos ha sostenido su posición de ventaja en el ramo de patentes en comparación con otros países del mundo capitalista. De hecho, ha venido ocurriendo una gradual desnacionalización en la rama de patentes aún en las naciones industrializadas, con excepción de Estados Unidos y en menos grado Gran Bretaña. Sin embargo hacia 1940 la mitad de las patentes inglesas eran de origen extranjero. Estados Unidos es el único país capitalista que ha conservado un control absoluto en el renglón de las patentes. Sin embargo, en los 70 las compañías europeas y japonesas han registrado un mayor número de patentes en Estados Unidos.

En Chile, las compañías privadas tienen casi todas las patentes entre 1955 y 1969, y las corporaciones extranjeras poseían más del 90% de las patentes registradas en 1969 (en 1955 tenían cerca del 70%).

El departamento de patentes en una corporación transnacional tiene una importancia considerable dentro de los recursos de la compañía para controlar la venta de tecnología. Según una encuesta realizada entre 93 compañías norteamericanas, un tercio (31) de ellas tenían su departamento de patentes bajo las órdenes directas de alguno de los ejecutivos principales de la empresa. La estrategia de estos departamentos consiste en "defender" sus patentes (de sus inventos en el país subdesarrollado) con el fin de facilitar sus posibles permisos o licencias del futuro, la penetración directa y para proteger sus exportaciones de una probable competencia por parte de las empresas nacionales de otros países y, en especial, de otras corporaciones transnacionales.

Esta "política defensiva" (como se señala en "Industrial Property" de septiembre de 1972 —"Monthly Review of World Intelectual Property Organization"—), "se usa con aquellas patentes que han sido solicitadas o guardadas, pero no utilizadas en la producción, para impedir que un competidor utilice el mismo invento que pudiera deteriorar los planes actuales o futuros de producción de la empresa".

Por ejemplo, en Perú, de 4.872 patentes otorgadas entre 1960 y 1970 en las ramas de electrónica, textiles, maquinaria y equipo, productos químicos, alimentos elaborados, farmacéuticos, pesca, productos metálicos, transporte, equipo y otros solamente el 54 fueron realmente utilizadas (1% del total). Durante el mismo período, en Colombia, de 3.513 patentes registradas para productos farmacéuticos, textiles y algunas ramas de la industria química, sólo diez correspondieron a la producción que en esa década se encontraba en proceso. Este tipo de "patentes de defensa" ocurre en casi todos los sectores industriales de América latina, muchos de los cuales están relativamente subdesarrollados y dentro de una estructura de monopolio u oligopolio.

Como señala el ya citado estudio de la UNCTAD:

"La ausencia de explotación de patentes en los países subdesarrollados, contribuye de una manera importante a mantener mercados seguros de importación para las corporaciones transnacionales, limitándose a aumentar cualquier competencia con otras compañías extranjeras o nacionales. Las repercusiones de esta falta de competencia podrían provocar un aumento significativo de precios, que produciría un efecto negativo en la balanza de pagos de los países afectados".

Sin embargo, esta no es una situación permanente. Actualmente la mayoría de las empresas transnacionales están más interesadas en exportar inversiones de capital que en exportar productos manufacturados a América latina: sus inversiones en los sectores industriales de muchos países subdesarrollados han aumentado rápidamente. De acuerdo con "The Rockefeller Report on The Americas", durante los sesentas la inversión en el ramo de la industria de manufactura llegó a constituir la tercera parte de todas las inversiones directas en América latina (antes la industria de manufactura reunía sólo la quinta parte de la inversión norteamericana).

Cuando las corporaciones transnacionales han tenido éxito al establecerse en sectores subdesarrollados, con frecuencia consiguen controlar todos los mercados. Este fenómeno ha sido favorecido por el proceso de patentes establecido previamente y el continuo control del desarrollo tecnológico.

En el caso de Chile, el control de las patentes que han tenido las corporaciones transnacionales ha sido claro: en 1969, 47 grandes compañías extranjeras poseían el 53.7% del total de patentes registradas durante ese año por todas las compañías, tanto extranjeras como nacionales. En encuesta realizada en Chile entre subsidiarias de compañías extranjeras reveló que el 50% "estaba en una situación de monopolio —o compartían ésta con otra compañía— en el mercadc local. Otro 36.4% tenían una posición oligopólica en el mercado" (UNCTAD). Además, el estudio sugiere que las corporaciones extranjeras se reparten los mercados entre ellas mismas: "los acuerdos para intercambiar patentes entre corporaciones transnacionales, convenios entre carteles, la tácita segmentación de mercados ... (etc.) a menudo son una actitud común y no una excepción".

Como señalamos en nuestra investigación anterior acerca de la ITT y otras corporaciones transnacionales en Chile, hacia 1970 actuaban en ese país más de 100 corporaciones norteamericanas con inversiones superiores a un billón de dólares. Veinticuatro de las 30 principales corporaciones transnacionales norteamericanas estaban incluidas. El 40% de las cien más grandes corporaciones de Chile se encontraba bajo control extranjero y muchas otras estaban bajo influencia extranjera debido al control oligopólico ejercido por las "gigantes" transnacionales sobre los mercados y la tecnología.

El principal centro de poder de estas compañías transnacionales está en Estados Unidos, no sólo en el caso de las subsidiarias chilenas sino también en gran parte del resto del mundo.

Según el "Financial Times" (febrero 3, 1969) los Estados Unidos contaban con más de dos tercios del total de ingresos por patentes y licencias obtenidas por las seis naciones capitalistas más activas en el registro de patentes. Por consiguiente, cuando aludimos a la naturaleza oligopólica de la venta y distribución de tecnología que realizan las corporaciones transnacionales, nos estamos refiriendo a una creciente concentración de poder tecnológico en manos de aquellas corporaciones norteamericanas.

LAS PATENTES COMO AVANZADA DE LA PENETRACIÓN EXTRANJERA

Los Estados Unidos reciben la mayor parte del capital que sale de Chile por concepto de patentes. Estados Unidos también supera a sus competidores en la cantidad de licencias, inversiones directas y préstamos en Chile. Además, es posible mostrar que el empleo de tecnología a través de patentes con frecuencia, precede a una eventual política de compra de compañías locales, como muestra el caso de Chile.

DANIEL G. ZUCK, JAMES D. COCK-CROFT Y EL RUTGERS LIVINGSTON
TRANSNATIONAL CORPORATION RESEARCH GROUP.


Polémica

EL CRISTIANISMO DE LA PEQUEÑA BURGUESÍA

EL cristianismo en Chile está fuertemente identificado con la ideología de la pequeña burguesía y las así llamadas "capas medias". La confusión y desconcierto que sufren estos sectores, en un periodo prerrevolucionario como el nuestro, repercute muy directamente también en los sectores cristianos. Desde un punto de vista sociológico, que no pretende ser exclusivo, el cristianismo presenta casi todas las características y límites de la pequeña burguesía y las "capas medias". El cristianismo tiene el peso sociológico que tienen estos sectores. El cristianismo sufre las mismas tensiones y problemas que tienen estos sectores. El destino histórico de estos sectores es en gran medida el destino histórico de los grupos cristianos.

EL MUNDO DE LA PEQUEÑA BURGUESÍA

La existencia de la Pequeña burguesía, a diferencia del proletariado y la burguesía, no se haya directamente ligada al modo de producción capitalista. Su existencia se haya más bien ligada a las actividades propias de una sociedad pre-capitalista. La pequeña burguesía está compuesta por artesanos, pequeños comerciantes, vendedores ambulantes, feriantes, dueños de un taxi o un camión, zapateros, peluqueros, panaderos, sastres, parceleros, medieros, minifundistas, etc.. Si usamos el concepto más ambiguo de "capas medias", podríamos agregar los estudiantes, los profesionales, los profesores, artistas, asalariados del aparato estatal y servicios públicos, dueñas de casa, etc..

Todos estos sectores no están ligados directamente al aparato productivo y por lo tanto no poseen un proyecto histórico global para la transformación u organización de toda la sociedad. El mundo de la pequeña burguesía es siempre el mundo del hogar, del trabajo o Ja profesión. Su vida se reduce a las relaciones personales, a las amistades, al mejoramiento de las condiciones de vida, a las satisfacciones y problemas del trabajo, al deporte, al cine, a las carreras de caballo, etc..

La pequeña burguesía trasciende su mundo íntimo y cotidiano por el camino de la imaginación o la abstracción. A partir de las condiciones de su existencia no logra, como el proletariado y la burguesía, elaborar un proyecto histórico real y concreto. Su mundo ideológico no supera el mundo imaginario de los ídolos, ídolos religiosos, ídolos del deporte, el cine o la televisión. Otro escape de la pequeña burguesía es el mundo de las abstracciones. Abstracciones científicas, teológicas o políticas.

En momentos de crisis, cuando las clases sociales se enfrentan, teniendo cada una un proyecto histórico determinado, la pequeña burguesía busca afanosamente un refugio en su pequeño mundo ideológico. Al agudizarse la lucha de clases, este ámbito apolítico, imaginario y abstracto, de la pequeña burguesía, se hace cada vez más insostenible. La pequeña burguesía busca angustiosamente defender su "tercera vía" entre las clases históricas de la burguesía y el proletariado. Por su posición de clase, la pequeña burguesía logra entender en parte el proyecto histórico de las clases que se enfrentan a su derecha y a su izquierda. Tiene conocidos y amigos en ambos bandos. La pequeña burguesía se ve obligada a someterse a la alternativa: o desaparece sometiéndose a uno de los dos bandos en pugna o se refugia en su "tercera vía", negando afanosamente el hecho de la lucha de clases. La crisis la empuja a entrar en la lucha o a entrar en el museo de los recuerdos históricos.

LA RELIGIÓN DE LA PEQUEÑA BURGUESÍA

El cristianismo, desde un punto de vista sociológico, está fuertemente identificado con el mundo ideológico y con el destino histórico de la pequeña burguesía y las capas medias. Es en estos sectores donde se desarrolla y crece el cristianismo. Su presencia en estos sectores le impone todas las limitaciones propias de la ideología de la pequeña burguesía. El cristianismo no penetra en los sectores conscientes de la clase obrera o en los sectores conscientes de la burguesía. Por lo menos, para estas dos clases, el cristianismo no tiene mayor significado. Si el cristianismo trasciende los límites de la pequeña burguesía o las capas medias, penetra, a lo sumo, en sectores atrasados de la clase obrera o en sectores progresistas de la burguesía.

El cristianismo, en su forma histórica y sociológica actual, presenta las mismas características de la pequeña burguesía. Por ejemplo, su moral. Es la moral intimista y personalista de la moral pequeño burguesa. Se reduce al mundo pequeño de las relaciones interpersonales.

Otra característica de este cristianismo sociológico, es el recurso constante a las totalidades abstractas. Como la pequeña burguesía no posee un proyecto histórico concreto, sólo puede superar lo cotidiano recurriendo a las abstracciones. Abstracciones sin ninguna significación histórica. Abstracciones apolíticas que cada día dice menos y presenta claros síntomas de pobreza intelectual. Frases ambiguas y altisonantes que logran satisfacer las necesidades de la pequeña burguesía, pero que no dice nada a los sectores que juegan un papel activo en el proceso histórico. De este mismo mal padece el cristianismo sociológico. Es la característica necesaria de un sector que se niega a reconocer a las clases protagonistas de la historia. Es el fruto de una "tercera vía" desesperada que busca subsistir angustiosamente entre las dos clases históricas que luchan por un proyecto concreto y real para organizar o transformar la realidad. El verbalismo y el apoliticismo de las capas medias y del cristianismo que se anida en ellas, es el síntoma dé su enfermedad. Enfermedad que se hace mortal cuando se agudiza la lucha de clases. El verbalismo ambiguo y vacío y el apoliticismo tenaz, es el recurso desesperado de las capas medias. Es el somnífero que busca reparar la falta de sueño de una confusión y desesperación crecientes. En un período prerrevolucionario, la confusión y desesperación de las capas medias, encuentra su única salida en el proyecto histórico liberador del proletariado o en el mito fascinante y opresor del fascismo.

LOS CRISTIANOS ENTRE EL FASCISMO Y LA REVOLUCIÓN

Los cristianos sufren hoy día el mismo destino que sufren las capas medias y la pequeña burguesía. Su alternativa es: reconocer el proyecto histórico liberador del proletariado o servir de base de apoyo a las salidas burguesas de corte fascista. Si el cristianismo no rompe el cerco ideológico que le impone la pequeña burguesía, quedará reducido, por propia voluntad, a una pieza de museo sin ninguna significación histórica. El proletariado triunfante impondrá a la Iglesia los mismos límites que ella misma se ha fijado. Es el caso de la iglesia cubana. Una iglesia muerta, símbolo del pasado. La otra alternativa para los cristianos es romper radicalmente el cerco ideológico de la pequeña burguesía. Reconocer la vanguardia histórica del proletariado. Reconocer en el proletariado el único sujeto capaz de liberar a la totalidad de la sociedad. Este proceso de ruptura es el precio histórico que deben pagar los cristianos si pretenden entrar en el proceso liberador de la historia. Si la iglesia se resiste a ser liberada por el proletariado, quedará reducida a los límites que ella misma se impone. Quedará reducida, por propia voluntad, a ser la iglesia del silencio. Nada ni nadie podrá impedir al proletariado cumplir su misión histórica de hacer caminar a la humanidad hacia su meta dé liberación.

J. PABLO RICHARD G.


Política obrera

PODER POPULAR PARA UNIR FUERZAS

EL intento golpista del 29 de junio hizo patente la necesidad de los organismos del poder Popular para la lucha revolucionaria del pueblo. Por eso, la Central Única de Trabajadores, la máxima organización sindical de los trabajadores, implemento sobre la marcha las medidas que, junto con reconocerlos, permitieran utilizar su fuerza en respaldo del gobierno y del proceso.

Hay que partir del hecho que están en pugna dos maneras diversas de caracterizar el proceso y de enfocar su salida. En la dirección de la CUT, prima el criterio de un sector del PC. según el cual la lucha del pueblo debe desarrollarse dentro de marcos institucionales. No acepta. por consiguiente, igual que el Presidente Allende, otro poder que no sea el que emane de esa institucionalidad. Se opone de plano a la existencia de un Poder Popular. Este rechazo no se expresa francamente ni por el presidente ni por la directiva de la CUT. De hacerlo entrarían en contradicción ostentosa con lo que en estos momentos siente y piensa gran parte del proletariado.

Es el allendismo y el sector más fuerte del PC, los que impulsan el diálogo como salida de la crisis que tuvo su máxima expresión el 29 de junio.

Este diálogo obliga a las mencionadas tendencias de la UP a respetar la estructura patronal del poder. Allende atacó a las nuevas organizaciones de masas, intentó, incluso, desprestigiar sus movilizaciones, atribuyéndole dobles intenciones, en su discurso del 25 de julio, ante numerosos dirigentes comunistas de la CUT. mientras llamaba a los "sectores democráticos" de la burguesía a un diálogo abierto. En ese momento se quemó lo que el día 29 fue el abrazo protector del pueblo. Tanto Luis Figueroa. presidente de la CUT. y el presidente Allende señalaron que el Poder Popular tenía que estar vinculado al gobierno v no podía ser alternativo del régimen institucional.

Con anterioridad, desde el mismo día 29, surgieron numerosas declaraciones que revelaron la pugna en la izquierda acerca del carácter de este Poder Popular, ya avalado por los hechos. Y más que declaraciones, la dirección de la CUT empleó también su maquinaria para levantar Cordones industriales paralelos, donde pudiera colocar directivas afines. Los Cordones, principalmente los más importantes, cerrillos y Vicuña Mackenna. rechazaron y denunciaron este divi-sionismo. pero, a la vez, cayeron en un error similar al de la dirección de la CUT: organizaron una "Central de Cordones industriales" que, de prosperar, representará en la práctica una fuerza sindical paralela a la CUT.

La CUT fue muy lejos cuando quiso "constituir" el Cordón Cerrillos, el más antiguo de todos, tratando de desconocer abusivamente la directiva cue se dio ese organismo, sólo poroue no le agrada su línea política avanzada. Pero la forma de responder no puede ser el paralelismo sindical. Es la CUT el organismo sindical superior de los trabajadores. Y el único. El Poder Popular no se contradice con la organización sindical. Sus objetivos son otros. principalmente, crear una fuerza por la base que no aisle a los obreros y que permita controlar el gobierno comunal en un momento determinado, y de allí acometer la tarea de poder. Esa organización aglutina a las fuerzas aliadas del pueblo en torno a los obreros.

Este Poder Popular no puede ser sino alternativo del orden burgués e independiente del Gobierno. Desde ese punto de vista, como respondieron los Cordones industriales, las nuevas organizaciones no puedan estar sojuzgadas a la CUT. que figura incluso ocupando cargos en el Gabinete. Fue después de esta negativa de los Cordones Cerrillos y Vicuña Mackenna para sujetarse a la CUT. que la dirección de ésta ordenó reemplazarlos por Cordones "fantasmas" surgidos de acuerdo con el debilitado grupo de Gazmuri y dirigentes demócratacristianos. Cuando Figueroa y Allende piden que el Poder Popular no sea alternativo a la institucionalidad, están negando el Poder Popular.

Pero estas discrepancias de la izquierda, e incluso de los trabajadores partidarios del Poder Popular, no han hecho retroceder la lucha de las vanguardias. Los comandos Comunales se han reactivado en las últimas " semanas, a través de movilizaciones exitosas en Barrancas. Estación Central, Quinta Comuna y Vicuña Mackenna, donde murió un poblador por la represión que desató el ministro Briones. Este poder popular es la única salida que permitirá desarrollar posiciones revolucionarias dentro de la clase, y su mejor alternativa para enfrentar a los patrones. Los objetivos de las movilizaciones de los Comandos y Cordones se cruzan en el camino de un entendimiento con la burguesía, y le valen por lo tanto las condenas del oficialismo en este momento. Muchas son las empresas devueltas después del veintinueve de junio, pero muchas son también las que el pueblo mantiene apretadas entre los dientes. A los obreros les cuesta cada día más entender las razones económicas que da el gobierno para devolverlas, porque entienden que su pelea es política y consiste en quitarle poder a sus explotadores.

Augusto Carmona A.


Diálogo

LA CONCILIACIÓN COMIENZA EN CANAL 9 DE TV

AL cierre de esta edición de PF, la Corte de Apelaciones tenía pendiente un fallo sobre desalojo de Canal 9 de Televisión, pedido por el abogado Miguel Schweitzer, a nombre del Consejo Nacional de Televisión. Mientras tanto, el gobierno ofreció plenas garantías al Canal 6 para mantener en el futuro sus trasmisiones. Este Canal de TV fue creado por el rector Edgardo Boeninger, con el objeto de reemplazar al Canal 9, que se le escapó definitivamente de las manos.

La situación, del Canal 9 era, por lo tanto, muy incierta.

A esta situación inestable, se agregaba el atentado dinamitero que montó un grupo operativo fascista contra la caseta de trasmisión, ubicada en el cerro San Cristóbal. El atentado pudo costar la vida de un técnico y dos rondines. Una poderosa carga de dinamita fue descubierta a tiempo por estas personas, que impidieron su explosión. Esto ocurrió alrededor de las dos de la madrugada del martes 24 de julio, pocos días después que fue practicado un allanamiento al local de Inés Matte Urrejola, gracias al cual los terroristas pudieron enterarse que la estación carecía de vigilancia y sus ocupantes no usaban armas. El autor de esta denuncia fue Edgardo Boeninger, que pidió la aplicación de la ley de control de armas contra los trabajadores. El rector ha hecho lo indecible por recuperar para la burguesía el Canal 9, y no sería extraño que estuviera comprometido personalmente en el atentado.

UNA VIEJA HISTORIA DE LUCHA

El conflicto del Canal 9 dura años, a través de los cuales se ha escrito una valiosa página de la lucha que libra el pueblo por obtener el dominio de los medios de comunicación. Es sabido el poderoso efecto que tiene la manipulación de informaciones y la tergiversación histórica de los hechos, que practican las empresas capitalistas propietarias de medios de comunicación masiva. Más aún, la propia liberación nacional se ha visto obstaculizada por el dominio ideológico que ejerce la burguesía a través de sus múltiples órganos informativos. En vísperas de la elección presidencial de 1970, la mayoría reaccionaria del Consejo Normativo universitario, encabezada por Boeninger, acordó reducir el horario de trasmisiones del Canal 9, con el fin de silenciar el único órgano informativo de izquierda, en esa época, que estaría en funciones el día de las elecciones. Los hechos demostraron que Canal 9 jugó un importante papel en la victoria popular, el 4 de septiembre. Desde entonces, la burguesía intenta por todos los medios recuperar lo que le perteneció. La reacción universitaria, parte de la burguesía nacional, no se resigna a perder el canal de televisión que otorga la ley a la universidad donde ella manda políticamente. Intentó modificar los estatutos de la corporación del Canal 9, para controlarlo, realizó un concurso brujo para incorporar a periodistas de la ultra-derecha, pero nada resultó porque los trabajadores permanecieron firmes ocupando los estudios y usando la estación en beneficio del movimiento popular.

Mientras tanto, las debilidades del reformismo. aue son particularmente acentuadas entre la izquierda universitaria, fueron minando las posiciones de los trabajadores. Es así, como el año pasado, traicionan los acuerdos de la Asamblea del Canal 9, y pactan un acuerdo con la democracia cristiana para constituir la Corporación de Televisión, organismo legal autorizado para administrar el Canal 9. Los trabajadores resolvieron ampliar su representación, para quedar en igualdad de condiciones con los delegados del consejo universitario en esa corporación, pero las directivas políticas presionaron para que la asamblea aceptara el arreglo con la reacción, tomado a espaldas del sindicato. Mediante ese acuerdo, la Unidad Popular le entregó un doble voto a Eugenio Retamal que penaría posteriormente en el curso de los acontecimientos. Gracias a ese derecho a veto, la derecha controló la corporación, y la izquierda no tuvo otra cosa que hacer más que negarse a constituirla formalmente. La burguesía universitaria decidió entonces sacar el problema de las esferas universitarias, y trasladarlo al ámbito de la Contraloría y del Poder judicial, donde no tiene oposición interna. De esta forma, obtuvo importantes victorias. La Contraloría avaló los ilegales cambios estatutarios de la Corporación de Televisión, con lo cual se hizo innecesaria la presencia de los representantes de izquierda para constituirla. Y últimamente logró un pronunciamiento del Consejo Nacional de Televisión, obligando al Canal 9 a cerrar sus trasmisiones. Como el sindicato no acató el plazo de seis días que dio el Consejo, la Corte de Apelaciones estudia una petición de desalojo de esa empresa y la decomisación de los bienes ocupados por los trabajadores. Este es el fallo que se esperaba al cierre de PF.

FINAL DE ENTREGA

Pero paralelamente, comenzaba a operar un acuerdo secreto entre el ministro del Interior, Carlos Briones, y el rector Edgardo Boeninger. El acuerdo asegura una vida tranquila al Canal 6 de Televisión, que es reconocido como el canal de la Universidad de Chile por las autoridades del Gobierno. Al mismo tiempo, Boeninger accede a rematar las instalaciones del Canal 9, para que pueda adquirirlas la CORFO, con lo cual el gobierno libera de la cesantía a su personal y asegura incorporarlos posteriormente al aparato estatal de televisión.

Esta transacción se realizaría con posterioridad al fallo de la Corte de Apelaciones, que ordenará el desalojo de los trabajadores. Esta solución ha sido ocultada a las bases y a las organizaciones de masas que apoyan al Canal 9, con el objeto de que se imponga como hecho consumado. Ante las consecuencias de un desalojo, que pondrá a los trabajadores en la calle, su adscripción a la organización estatal de TV resultará una buena solución paliativa.

No sin calor, algunos voceros de la UP niegan esta versión. Pero el Ministro Briones, no parece interesado en esa actitud. La primera vez que habló al país, ofreció garantías para llegar a un acuerdo sobre el Canal 9. Más tarde recibió en su despacho al rector Boeninger, con el cual llegó a un arreglo final.

LA RESISTENCIA OBRERA

Dirigentes del núcleo socialista del Canal 9, han ratificado la existencia de este arreglo a los demás grupos políticos de esa empresa. La noticia fue acogida con alarma y preocupación por los trabajadores, porque significa que se abandona el objetivo estratégico mayor de la lucha del Canal 9. La mantención de un órgano ganado para los trabajadores, representaba, a la vez, un medio de difusión que se le quitaba a la burguesía. Esta posición representó durante estos seis meses, desde que los trabajadores se tomaron el Canal 9, en enero, y lo administraron por su cuenta, una batalla de triunfo para todo el pueblo. Las organizaciones de masas, los partidos políticos, el poder popular, etc., se integraron a la lucha por mantener trasmitiendo el Canal 9. Con ello, por primera vez, el problema de las comunicaciones, se incorporó masivamente a la lucha directa de clases. Los trabajadores están conscientes en gran medida que las comunicaciones que arrebaten a la burguesía son instrumentos que ganan para la lucha ideológica contra sus enemigos.

Por esta razón fue importante la primera acción del Gobierno, que allanó el canal seis e impidió que saliera al aire. Boeninger tiene todo en su mano para acreditar al canal 6 como el canal de la Universidad de Chile. Impedir que ésta levantara cabeza era un deber de consecuencia con la lucha librada en torno al Canal 9. permitir su resurgimiento, es declarar en los hechos la ilegalidad del Canal 9.

No se ha hecho suficiente campaña sobre este aspecto, porque premeditadamente algunos sectores dirigentes acallan el arreglo con Boeninger y esperan que el tiempo amortigüe el golpe de la traición. Sin embargo, existe conciencia entre los trabajadores del Canal 9 sobre las consecuencias políticas de un acuerdo que deje funcionar libremente al canal 6. La mayoría de ellos, sin embargo, espera que en los próximos días se aclare la situación del que consideran un canal pirata. En este entendido, han aceptado algunas soluciones de parche, como la incorporación "legal" del Canal 9 a un organismo formado por siete sedes universitarias de izquierda. Esta solución efectivamente, permite la existencia legal de Canal 9 una vez que esas sedes puedan formar una nueva corporación de televisión, todo lo cual debe pasar por una extensa discusión legal de atribuciones universitarias, que no se sabe claramente quién decidirá. Pero no evitará que la fuerza pública desaloje el Canal 9, en un momento dado, porque aunque le entregue inviolabilidad universitaria, Boeninger tiene facultades para autorizar la intervención policial cuando se le ocurra.

Por eso que se hace necesaria y urgente, ampliar la defensa de masas del Canal 9, que exija a la vez un pronunciamiento del gobierno sobre las noticias del acuerdo con Boeninger. incorporar a los organismos del poder popular a la administración y defensa del Canal 9 para impedir su desalojo y contribuir a que mantenga sus banderas sin claudicar. Esto es tanto más urgente cuanto que Boeninger y Hasbún levantarán una red nacional de televisión universitaria en base a los canales 6 y 13. Un arreglo con Boeninger en este momento, significa entregarle un medio a la burguesía para atacar al pueblo.

TELEVIDENTE


Contrarrevolución

LA MAFIA CAMIONERA OTRA VEZ EN ACCIÓN

LA necesidad de establecer el control popular sobre la locomoción colectiva y otros medios de transporte, comienza a aparecer como uno de los objetivos de lucha —y a veces se convierte en acciones concretas— de las organizaciones de masas. A las dificultades diarias para trasladarse de un punto a otro, se suman motivos que convierten la disputa por los medios de movilización en un frente más donde se expresa la lucha de clases.

En octubre la defensa de privilegios empresariales del transporte tuvo características de un golpe civil que mostró al desnudo la existencia de un monopolio capaz de afectar fuertemente al aparato productivo del país, por su incidencia en sectores fundamentales de la economía, como la industria y el comercio. Ahora, las últimas asonadas de la burguesía y el frustrado golpe de estado, evidenciaron con más claridad la importancia estratégica de controlar los medios de transporte y destruir este foco de dominación que los patrones conservan prácticamente intacto.

Y esto cobra mayor relevancia, cuando los gremios patronales realizan un nuevo paro; esta vez con objetivos políticos mucho más explícitos y definitivos que los del paro de octubre.

LA MAFIA CAMIONERA

El gremio de Vilarín es un claro ejemplo de la concentración de privilegios en un reducido grupo de empresarios.

De los 52 mil camiones de carga que existen en el país, siete mil pertenecen a 35 grandes empresas del transporte que están afiliadas a la Confederación de Dueños de Camiones. Esta asociación controla, además, los 35 mil camiones pesados que tienen una capacidad entre las doce y veinticuatro toneladas. Cada una de las grandes empresas transportistas como "Progreso", "Quinteros Soto" y "Cóndor", poseen entre 20 y 50 de estos camiones de alto tonelaje.

El fortalecimiento de estos grandes empresarios del rodado se ha visto favorecido por franquicias otorgadas a las importaciones especiales que solicita el gremio. Están exentos de impuestos para la internación de chassis y se encuentran liberados de otras tributaciones. Esto último, porque los dueños de camiones están sujetos a un impuesto anual único por máquina, que no hace diferencia alguna entre los propietarios de una o veinte máquinas.

Pero aparte de estos beneficios, la mafia de transportistas actúa sobre los pequeños empresarios, sometiéndolos a su control. La mayoría de los poderosos establece contratos por varios años con industrias y empresas que precisan transporte de carga en forma periódica. Pero como ellos no pueden cubrir totalmente estas necesidades, contratan a su vez a los dueños de uno o dos camiones para que transporten el resto de la carga. Por esto pagan el veinte por ciento de lo que ellos perciben por flete. Como el pequeño empresario no puede darse el lujo de regresar sin carga, se ve obligado a encadenarse permanentemente a una de estas grandes empresas.

Sin embargo, la explotación es aún más descarnada con los cargadores, que en su mayor parte son trabajadores ocasionales que cumplen su labor por la remuneración que el empresario tenga a bien otorgarle. Y así se da el caso de grandes empresas del rodado que establecen un dominio absoluto sobre los sindicatos de cargadores.

La corrupción de este gremio lo convierte en terreno fácil para el manejo imperialista. La "libertad de trabajo", tan insistentemente cacareada por la directiva de la Confederación, es una de las características de las acciones de masas impulsadas por el imperialismo yanqui para dirigir según sus intereses la acción gremial al interior de los países dependientes. Por tal motivo ha creado organismos tales como el Instituto Americano para el Desarrollo del Sindicalismo Libre (AIFLD) que, entre otras cosas, se ha dedicado a la formación de caudillos al estilo de los Vilarín y los Cumsille. En octubre se constató la intervención directa del imperialismo a través de la internación de dólares para mantener el conflicto, en la perspectiva de provocar la caída del Gobierno y la derrota de las masas.

Por otra parte, los líderes como León Vilarín han sido sorprendidos en prácticas gangs-terUes que van desde el abuso de sus cargos y la adulteración de documentos, hasta el delito de extorsión. Además, ha quedado al descubierto su calidad de peones del imperialismo y la gran burguesía. En la mayor parte de los casos, estos dirigentes son pequeños empresarios que no hacen más que responder dócilmente a los requerimientos de los poderosos del gremio como Adolfo Quinteros, Boris Garafulic y Moisés Pastrián.

Y OTRO TANTO LOS MICREROS

El privilegio de franquicias aduaneras para la importación de maquinarias alcanza generosamente a los dueños de autobuses. Esto ha permitido la formación de un pequeño grupo de empresarios que poseen individualmente un mínimo de veinte máquinas, e incluso, líneas completas. El total de estos empresarios sólo representa el diez por ciento de los dueños de micros, que suman alrededor de 2.800 en Santiago. De ellos, sólo el treinta por ciento está incorporado al Sindicato General de Dueños de Autobuses, pero en los hechos se adjudica la representatividad de todo el gremio. La gran mayoría se encuentra marginada e impedida de entrar al sindicato, porque esta camarilla estudia estrictamente cada caso para evitar que se les arrebate el control de este organismo.

Los vicios gangsteriles tampoco son extraños a este grupo de empresarios: mantienen el control sobre los pequeños empresarios mediante la extorsión y la explotación. Uno de sus mecanismos abusivos ya fue denunciado en PF Nº 170: la reventa de boletos. En efecto, el Sindicato de Autobuseros mantiene en sus manos un monopolio de distribución de los boletos adquiridos en el Banco Central (los boletos son emitidos en la Casa de Moneda). Al revenderlos a los empresarios, recargan un cien por ciento, que, aparte de engrosar sus ganancias, también sirve para financiar los paros de la locomoción colectiva. Los pequeños empresarios son obligados a someterse a este sistema, utilizándose a veces contra ellos la amenaza de expulsión de las lineas si se niegan a cancelar el sobreprecio.

Por otro lado, como el Sindicato General recibe el total de las subvenciones por concepto de máquina en uso y previsiones, la directiva tiene la oportunidad de fijar descuentos "automáticos" para financiar supuestos gastos de labores sindicales. Pero en la práctica el sindicato no se ha ocupado jamás de administrar asistencia técnica y financiera a los propietarios de una o dos máquinas.

TAMBIÉN FUNCIONA LA PIRATERÍA

La escasez y las deficiencias de los medios de transporte para cubrir las necesidades actuales de la población, se ven agravadas por los sabotajes de todo tipo y la puesta en marcha de un poderoso mercado negro de repuestos automotrices. Aparte de la "fuga de máquinas" (a los servicios interprovinciales, especialmente en la zona sur), muchos empresarios han desarmado sus máquinas para convertir los chassis en camiones.

En el caso de los taxis, muchos son utilizados en forma particular o bien para el transporte de turistas y servicios especiales como colectivos, fonotaxis, contratos con empresas, etc. En diciembre del año pasado hablan 10.433 patentes de taxis registradas en Santiago y en junio de este año, 13.764. Sin embargo, este aumento de vehículos no aparece por las calles. Al contrario, lo que si es posible encontrar son los múltiples "piratas" de taxis falsificados, que se dedican a hacer negocios con las necesidades del 80 por ciento de la población, que debe movilizarse en medios colectivos de transporte.

Estas irregularidades que ellos mismos han auspiciado, sirven ahora para que los gremios del transporte terrestre concreten el actual paro, que coincide con la activación de los demás gremios patronales. El reciente Congreso Nacional del Transporte, encabezado por Vilarín, decidió poner nuevamente en práctica la resistencia civil.

PLAN DE EMERGENCIA

Muchas de las protestas reaccionarias parten del Plan de Emergencia elaborado por la Subsecretaría de Transportes para racionalizar los recorridos y ejercer una mejor fiscalización y control de la locomoción colectiva.

Estas medidas que están comenzando a aplicarse, parten de la base de que es posible enfrentar los problemas del transporte suprimiendo las irregularidades con el concurso, de carabineros y también de las organizaciones de masas.

Pero mientras tanto, el Gobierno accede a conceder nuevas garantías a este sector empresarial. Un decreto que concede personalidad jurídica a la Confederación Nacional de Dueños de Buses y Taxibuses, también otorga un subsidio de diez mil escudos por vehículo en funcionamiento en el mes de mayo a cada empresario particular.

Al mismo tiempo, el Ministro de Obras Públicas, Humberto Martones, expresó en una carta al Congreso del rodado que el Gobierno no tolerará el nuevo paro. Pero enseguida da a conocer una serie de medidas para resolver los inconvenientes presentes, entre las que figuran la próxima entrega de dos mil taxis Peugeot y el aumento de la cuota de dólares destinados a la importación de repuestos, sugiriendo que su distribución se haga a través de los mismos gremios.

CONTROL POPULAR DIRECTO

Mientras el Gobierno dialoga con los empresarios autobuseros, los Comandos Comunales y Cordones Industriales toman sus propias determinaciones para solucionar los problemas de movilización del pueblo.

En el pasado mes de mayo, para el paro de locomoción colectiva, ya hubo algunas iniciativas. El Comando Comunal de Trabajadores de Renca, de común acuerdo con los choferes, acordó requisar dos micros del servicio local para ponerlas en funcionamiento y al servicio de los trabajadores de la comuna. En el primer recorrido por el centro de Santiago —cuando la población entera se desplazaba a pie—, la acción fue recibida con aplausos por los transeúntes. Obreros, pobladores y choferes planificaron en conjunto los recorridos por fábricas y otros lugares de trabajo. Los pasajes eran voluntarios (muchas personas cancelaron un valor superior al normal) y gratis para los niños y ancianos.

Junto a los problemas cotidianos que surgen de la necesidad de movilizarse, los trabajadores organizados comprendieron con el golpe frustrado de la reacción, que la disposición de vehículos y la movilización toman una importancia estratégica para enfrentar cualquier emergencia. El viernes 29, los cordones industriales impartieron instrucciones para tomar el control del mayor número de vehículos y efectuar un catastro de los medios disponibles. En el sector de la industria Fabrilana, los trabajadores del Cordón Vicuña Mackenna, requisaron una camión del diario "La Tercera" y dos micros que se encontraban paralizadas. Inmediatamente fueron puestas a disposición de los obreros y pobladores de la comuna.

Estas experiencias —aunque aisladas— demostraron la capacidad del pueblo para dirigir el funcionamiento de sus propios medios de transporte y, a la vez, permitieron reafirmar la convicción popular de que después de un paro como el de octubre, la locomoción colectiva no puede continuar en manos privadas.

"Yo diría que los gremios del transporte están en crisis —dijo Oscar Muñoz, chofer de la línea de taxibuses "Pedro de Valdivia-Blanqueado"—. Por una parte, el estado hace cada vez más poderosos a los empresarios y como los sindicatos son amarillos y están controlados por ellos mismos, nosotros tampoco podemos luchar en su contra". Osear Muñoz es dirigente sindical elegido democráticamente, pero no ha podido asumir su cargo por la oposición dentro del resto de la directiva. Debido a esta situación, los choferes entendieron que la lucha debían darla por otra vía. Formaron un Comité que se integró al Comando Comunal de Estación Central. Allí, junto a los obreros y pobladores de los campamentos y poblaciones del sector, elaboraron una plataforma de lucha comunal que trata en especial la situación del transporte colectivo. Los acuerdos son:

- Exigir la expropiación de los grandes empresarios autobuseros y taxibuseros que posean más de tres máquinas.

- Intervención estatal en la administración de la línea de taxibuses Macul 12.

En este punto se exige el control de los choferes, pobladores y obreros en ésta y en todas las lineas de la comuna para proporcionar un servicio eficiente a todos los trabajadores. En la parte financiera tendrían participación todos los trabajadores a través del Comité de Dirección y Control Obrero del Comando Comunal, que invertiría las ganancias en adelantos para la comuna.

Acuerdos similares se están gestando en todas las organizaciones de masas a nivel comunal y en cada movilización los trabajadores están exigiendo la decisión del Gobierno para acabar de una vez con el monopolio del transporte colectivo.

"Lo que nosotros queremos es que se formen empresas de transportes comunales que pertenezcan al Estado, pero que sean controladas por Consejos de Choferes, pobladores y obreros", declara Oscar Muñoz.

De producirse un nuevo paro patronal, los trabajadores tienen muy claras sus tareas: tomar el control de todos los vehículos para echar a andar esta planificación popular de la locomoción en cada comuna.

Patricia Bravo


Notas:

1. Hasta cierto punto, el mismo problema de dependencia tecnológica puedo localizarse dentro del mundo socialista. Por ejemplo, la polémica surgida en China contra el programa de ayuda soviético en la década de los 50.


Edición digital del Centro Documental Blest el 07feb02