A crear una nueva institucionalidad

PUNTO FINAL Nº 187
Año VII- Martes 3 de julio de 1973

Y AHORA UNA DICTADURA POPULAR
La clase trabajadora tiene fuerzas suficientes

Editorial

A CREAR UNA NUEVA INSTITUCIONALIDAD

ACONTECIMIENTOS ocurridos al cierre de esta edición revelan con dramática realidad la intensa descomposición de la institucionalidad burguesa, reflejada ya anteriormente en el espectáculo grotesco de las acusaciones constitucionales en el Congreso y en la profunda crisis moral del Poder Judicial, cuya jerarquía máxima —la Corte Suprema— aparece comprometida en cobros ilegales de dinero, en abierta violación de leyes que debía cautelar y hacer cumplir.

Movimientos reivindicacionistas de justa índole económica agitan ahora a los sectores de soldados y suboficiales de las fuerzas armadas, cuya expresión más próxima —Fuerza Aérea y Carabineros— está siendo aprovechada por elementos oscuros de la reacción. En este sentido no deja de ser reveladora la denuncia, hecha pública por las propias autoridades militares, del "cuartelazo" abortado el martes de la semana pasada en una unidad de Santiago y con el cual oficiales de baja graduación, coludidos con civiles, pretendieron quebrar la institucionalidad.

Posteriormente —veinticuatro horas más tarde de ese incidente— todo un operativo dirigido contra el Comandante en Jefe del Ejército, general Carlos Prats González, fue frustrado gracias a la serenidad con que ese jefe militar enfrentó la acción coordinada de otros civiles, identificados con Patria y Libertad y con personeros ligados a los círculos ejecutivos del diario "El Mercurio".

La colusión entre quienes agitan este clima y los que actúan directamente para concretarlo en hechos sediciosos, no puede ser más evidente. Fascistas, oligarcas y burgueses aparecen claramente mezclados en el siniestro juego.

Ya es hora de aplicar un correctivo aleccionador y como única receta, se ve cada vez con mayor urgencia, que este no puede ser otro que el que surja del propio pueblo a través de una acción coordinada, expresión del poder de las masas. Es el tiempo de la dictadura popular, pero de una dictadura basada en las organizaciones de masas de la clase trabajadora apoyada en los sectores patrióticos de las Fuerzas Armadas.

A esta dictadura popular, así integrada debe corresponde crear una nueva institucionalidad revolucionaria.

PF


Comentario

UNA DICTADURA POPULAR NECESARIA

"La base esencial del socialismo consiste en la abolición o transformación
de lo que ahora se llama propiedad privada, planteando en su reemplazo
la constitución de la propiedad colectiva o común".
Luis Emilio Recabarren
("Recabarren, “Obras Selectas”, págs. 147. Quimantú, 1971).

EL compromiso esencial del programa de la Unidad Popular es "iniciar la construcción del socialismo" en Chile. Es este aspecto y no otro el que identifica al gobierno con los intereses de los trabajadores. La clase trabajadora, y en particular, la clase obrera, ha dado en el pasado reciente muestras indudables de apoyo al gobierno, basando ese apoyo, justamente, en la apreciación correcta de que el gobierno es un instrumento para luchar por la construcción del socialismo. En la medida en que ese instrumento, o sea el gobierno, sirve adecuadamente al objetivo superior de la clase obrera, la construcción del socialismo, ese instrumento se convierte en un arma en las manos del proletariado. Un arma no es un elemento que sirva sólo para defenderse. Su finalidad precisa es la de servir para combatir. En el caso de la lucha de clases, aún con mayor razón, un arma es un instrumento para luchar por la conquista del poder. Aquí es donde se presenta una de las mayores interrogantes del proceso actual en nuestro país. ¿Hasta qué punto el instrumento-gobierno está sirviendo para luchar por la conquista del poder?

Mirando restrospectivamente, se pueden apreciar dos etapas bien características. En el curso del año 71, por ejemplo, el gobierno se aproximó bastante a la imagen de un arma en manos de la clase trabajadora para luchar por la conquista del poder. Durante ese año se impulsaron y llevaron adelante las realizaciones más importantes del gobierno. Ellas no sólo deben medirse en función de realizaciones de una Administración. Deben apreciarse más bien como la concreción, la puesta en práctica, de aspiraciones fundamentales de la clase obrera. Allí están, por vía de ejemplo, las nacionalizaciones de las riquezas básicas en términos compatibles con la dignidad de un país que fue prácticamente saqueado por el imperialismo norteamericano. Y allí están, además, las principales medidas adoptadas ese año para avanzar en la formación de un área de propiedad social en la economía. Los pasos que se dieron en ese período en materia de política industrial y agraria, revisten una enorme significación. Sin embargo, el curso ascendente en la utilidad del gobierno como instrumento para la lucha por el poder, fue declinando en significación, a partir aproximadamente del primer trimestre del año 72. Es en ese período a comienzos de 1972, cuando comienza —por así decirlo— a mellarse el filo del arma que había logrado conquistar la clase trabajadora en las elecciones de septiembre de 1970.

EL VIRAJE DE LO CURRO

Deben recordarse los "cónclaves" celebrados por la Unidad Popular en el Arrayán y en Lo Curro, en particular este último. Fue en Lo Curro precisamente donde experimentó un viraje la política del gobierno. Logró imponerse una tesis que propugnaba la otorgación de cierto tipo de concesiones a la "burguesía nacional" para producir un entendimiento que permitiera crear una especie de tregua social. La lucha de clases había alcanzado ya un nivel muy alto. No sólo se aprobó en el "cónclave" de Lo Curro un cambio de la política económica del gobierno, sino que también se oficializaron los contactos que se mantenían de parte de algunos sectores de la Unidad Popular y del gobierno con representantes políticos de la "burguesía progresista". Ese sector de la burguesía estaba representado, y sigue estándolo —a ojos de algunos analistas del cuadro político chileno—, por el partido Demócrata Cristiano. No obstante, las resoluciones y los cambios en el terreno económico y los contactos, en el terreno político, no condujeron a los objetivos que calculaban los propugnadores de aquella tesis. El nivel de concesiones ofrecido a los sectores de la burguesía que aceptaran las "reglas del juego", no logró seducir a los empresarios a los cuales iba dirigido el mensaje amistoso. En cierto modo, fue quizás esa la última oportunidad que tuvo al menos la burguesía industrial, de tomar una opción en el proceso iniciado en 1970.

LA OPCIÓN PERDIDA

Bien mirado, el programa de la Unidad Popular, en sus contornos generales, y aún cuando en lo medular plantea iniciar la construcción del socialismo, ofrece perspectivas concretas y prolongadas a una burguesía nacional. En efecto, el programa, en la redacción de cuyos aspectos económicos, particularmente, tuvieron gran influencia sectores políticos de la burguesía representados hasta 1972 en el seno de la Unidad Popular, deja abierta la participación en el proceso económico —y de una manera significativa—, a la burguesía productora.

Sin embargo, la burguesía que pudo tener un papel descollante, por así decirlo, en un proyecto imaginado como de liberación nacional y de desarrollo pleno de las fuerzas económicas, no aceptó entregar su aporte a ese proceso al que se le invitaba. La ausencia de una auténtica burguesía nacional —imaginativa, independiente y aún antagónica al imperialismo—, volvió a quedar de manifiesto en el caso chileno, confirmando la regla latinoamericana. Nuestra burguesía, en efecto, está penetrada hasta el tuétano por el imperialismo, mal que se acentuó de manera notable en el decenio anterior a la conquista del gobierno por la Unidad Popular. De modo que los "ganchos" introducidos en el programa por los agentes políticos que hoy integran el llamado partido de Izquierda Radical (PIR), no surtieron efecto en la medida que la presión de la lucha de masas mantuvo vigente el compromiso sustantivo: iniciar la construcción del socialismo, imponiendo además la expropiación sin pago de indemnización de las minas de cobre explotadas por los yanquis. El PIR terminó por trasladarse del gobierno a la oposición, los norteamericanos cerraron a piedra y lodo las esclusas de los créditos (salvo para la venta de equipos a las fuerzas armadas) y la "burguesía nacional" cesó de invertir, reduciendo así la producción, y trasladando sus capitales a un área de su exclusiva maniobra: la especulación y el mercado negro.

La línea de repliegue que se impuso en Lo Curro tuvo un efecto inesperado: incitó al avance de los reaccionarios. Ese "cónclave" de la UP fue el antecedente directo de la borrasca julio-septiembre de 1972, que engendró el diluvio patronal de octubre.

BUSCANDO UN "RESQUICIO"

Octubre de 1972 se ha convertido en la divisoria de aguas en el proceso chileno.

Es en esa experiencia donde las clases adquieren plena conciencia del carácter de la lucha entablada en el país. En la medida en que la lucha de clases fue tomando niveles definitorios, se hizo cada vez más imposible levantar una alternativa de centro. Un elemento artificial (la incorporación de las fuerzas armadas al gobierno en el periodo noviembre-marzo), trató de jugar ese rol. Pero no tuvo más efecto que dilatar los plazos del combate social sin estructurar un proyecto político perdurable. Nadie ignora hoy que el tranquilizante administrado por vía castrense, sólo produjo un efecto transitorio, carente de toda relevancia medicinal.

El reordenamiento electoral de marzo llevó a una alineación de las instituciones del Estado que debe acompañar a la Unidad Popular por el resto del período presidencial. Cámara de Diputados y Senado controlados por holgada mayoría opositora; Tribunales y Contraloría en firmes y avariciosas manos reaccionarias.

La compacta línea opositora que el gobierno de la UP tiene ante sí, obliga a la búsqueda incesante de resquicios a través de los cuales deslizar algunas medidas que impidan el colapso de la Administración. Pero ese juego al comienzo inocente y hasta entretenido, en cuanto convertía la lucha política en un torneo de ajedrez, ha agotado casi todas sus posibilidades. Hoy no cabe duda de que Parlamento, Tribunales y Contraloría están dispuestos a no dejar "pasar una" al gobierno de la UP.

Sin embargo, la institucionalidad burguesa protege a quienes, como el partido Nacional, sostienen públicamente que "nadie está obligado a respetar ni obedecer a un gobierno que deja de ser legítimo", anticipando que el Congreso "deberá... considerar la ilegitimidad de ejercicio en que... ha incurrido el gobierno de la Unidad Popular" [1] . Esa declaración del PN —que fue ambientada previamente por documentos muy parecidos del Parlamento, la Corte Suprema y la Contraloría—, habría merecido en el pasado duras sanciones. Sin embargo, hoy, un partido de la burguesía puede impunemente pronunciarse por la desarticulación del "estado de derecho", que ya no sirve por completo a sus fines.

LA DEBILIDAD DE LA BURGUESÍA

Lo que sucede, en el fondo, es que la burguesía en nuestro país sufre una enorme debilidad real, situación que la clase obrera no ha podido aprovechar por falta de una conducción revolucionaria adecuada.

La burguesía chilena es dependiente en alto grado, tanto del imperialismo como del aparato del Estado. Si bien es cierto que fue esa clase la que moldeó el Estado a su imagen y semejanza, el cordón umbilical entre la clase y el Estado no se cortó jamás. Dicho de otra forma: la burguesía pasó a ser tributaria de su propio engendro institucional. Este adquirió vida propia y más vigorosa. De esta manera, la clase que creó las formas de Estado que actualmente conocemos, puede ser estrangulada por su propio hijo.

Nuestra burguesía depende del Estado para casi todas sus manifestaciones vitales, así como el Estado en sus manos dependía por completo —a su vez— del imperialismo norteamericano.

El desarrollo industrial —por ejemplo—, que cobra impulso a partir de la década del 40, se tuvo que hacer previa creación de un instrumento estatal ad hoc: la Corporación de Fomento. Lo mismo, aunque en menor escala, ocurrió respecto a la burguesía agraria.

Los partidos obreros fueron los más entusiastas defensores de la tesis de poner al Estado al servicio de la formación y desarrollo de una burguesía nacional. En beneficio de estos partidos hay que observar que en esos años se combinaban dos factores que los arrastraban a actuar en apoyo de la burguesía, entregándole gratuitamente la hegemonía política. Por una parte, aun cuando la experiencia de la Revolución de Octubre había refutado enérgicamente ese pensamiento, aún persistía la creencia de que una Condición indispensable para la victoria revolucionaria era que el proletariado llegara a ser la mayoría de la población y que, por lo tanto, era necesario desarrollar al máximo el capitalismo para hacer emerger así una fuerte y cohesionada clase obrera. La revolución bolchevique de 1917 echó por el suele esa tesis que pasó a ser la raquítica herencia del socialismo reformista.

No obstante, la aparición del fascismo y el reflujo revolucionario en Europa, y la conducción que se asentó en la URSS a partir de 1924, que volcó los esfuerzos a la tarea de la construcción del socialismo en ese país, reverdecieron los antiguos laureles reformistas. El "frente populismo" —traumatizado por la experiencia española— alcanzó niveles insospechados de colaboración de clases. En América latina, particularmente, alcanzaron enorme influencia, tesis liquidacionistas del movimiento obrero revolucionario, como las de Earl Browder, el jefe comunista norteamericano.

Otro factor que pesó en el cuadro chileno de la década del 40, fue la relativa fuerza de la socialdemocracia, representada entonces por un naciente partido Socialista. El PS del Frente Popular no es ni la sombra del PS de la Unidad Popular. Ese partido, que hoy actúa en general como un contrapeso revolucionario en el seno de la alianza política que está en el gobierno, profesaba en aquella época, tesis que en nada se diferenciaban del más puro reformismo, teñidas además por una profunda desconfianza hacia el movimiento Obrero y comunista internacional.

Esta combinación de elementos objetivos, llevó a que en ese período histórico la clase obrera y el campesinado chileno fueran subordinados a los intereses de una burguesía a la que la propia izquierda invitó a desarrollar el capitalismo, elevándola por sobre los escuálidos moldes de la minería, el comercio, la banca y el latifundio, que eran hasta entonces su actividad principal.

El Estado adquirió, a partir de entonces, su máximo dinamismo al servicio de la clase que lo había creado. Con el sacrificio de todos los chilenos se echaron los cimientos de la industrialización.

Sin embargo, en la misma medida en que la burguesía aprovechaba en su favor todos los resortes estatales, se hizo más dependiente del Estado y, por lo tanto, más vulnerable. El desarrollo industrial subsidiado por el Estado, los precios "remunerativos" para la producción fabril y agropecuaria, los avales del Estado chileno para los préstamos extranjeros, el proteccionismo aduanero y cambiarlo, las tarifas reducidas de servicios, los créditos asegurados y a bajo interés, el blanqueo periódico de capitales, etc., conforman la gorda nata en que ha vivido y se ha desarrollado —como un satisfecho parásito— la burguesía en Chile.

LUCHA DE CLASES Y PODER REVOLUCIONARIO

Pero la historia no ha transcurrido en vano. Ya en 1910, Recabarren enseñaba: "Las clases existen. Son un hecho. Desde que existen clases existe lucha entre ellas. Esta lucha se ha hecho inevitable ya y más intensa cada día que transcurre". A poco más de sesenta años de escritas esas frases por el maestro de la clase obrera chilena, los trabajadores saben que esa lucha sólo puede terminar con la victoria de una de las clases en pugna. Hay, además, toda una experiencia revolucionaria internacional acumulada.

Todo ello conduce a la clase obrera chilena a plantearse hoy seriamente la cuestión del poder. Para ello ha estructurado una alianza que es real con el campesinado pobre y otras capas explotadas de la sociedad, además de la intelectualidad revolucionaria.

Las condiciones son favorables para avanzar hacia el poder. Está meridianamente claro, a estas alturas, que el intocado aparato institucional es un zapato chino que no permite crecer el impulso revolucionario de los trabajadores.

Hace falta quebrar ese cascarón que es más bullicioso que sólido. Para eso hace falta una dictadura .popular que, no siendo precisamente la dictadura proletaria, lleve adelante tareas de construcción socialista y que permita modificar en forma absoluta la superestructura institucional, reemplazándola por una que se ajuste como guante a la manto) proletaria.

Como hemos venido sosteniendo, se trata de crear un poder revolucionario lo suficientemente fuerte como para vencer los obstáculos que hoy mantienen casi inmovilizado el proceso abierto en 1970.

Pero ese poder revolucionario, basado en la fuerza organizada de las masas, no sólo permitirá avanzar y recuperar con ello la confianza en si misma de la clase trabajadora. Además, por la fuerza expansiva de su acción, hará irreversible este proceso. No se estará a merced de la disputa que mantienen las fracciones burguesas sobre si intentan ahora o más adelante el derrocamiento del gobierno, o si esperan a derrotarlo "democráticamente" en 1976.

DICTADURA POPULAR Y FF.AA.

En la instauración de una dictadura popular, donde los sindicatos, la CUT, los Comandos Comunales de Trabajadores, las JAP, los Cordones Industriales, y demás órganos de poder popular desarrollen toda su capacidad de conducción, juegan un importante papel los soldados.

Las fuerzas armadas necesitan —como otros sectores de la sociedad susceptibles de ser ganados a la causa revolucionaria—, ver en el proletariado una fuerza homogénea y decidida a cumplir su objetivo histórico.

Las vacilaciones, las actitudes conciliadoras con la burguesía, los melindres para aplastar la actividad contrarrevolucionaria, sólo pueden producir en las fuerzas armadas un estado susceptible de fortalecer el equívoco rol de "árbitros" del conflicto social y de factor que garantice el "estado de derecho".

Para la clase obrera, las fuerzas armadas son un aliado potencial cuya colaboración hay que buscar sistemáticamente. En ese sentido, nada más positivo que incorporar a los soldados con iguales derechos y deberes que obreros y campesinos a un proyecto de desarrollo político y social democrático, que tenga como expresión concreta una dictadura popular, para iniciar la construcción del socialismo.

Los afanes conspirativos de la derecha, que sólo aspira a utilizar a las fuerzas armadas para que en su nombre recupere todo el control del aparato estatal, no han tenido éxito hasta ahora.

Durante más de medio siglo, las fuerzas armadas fueron usadas por la burguesía en provecho propio, tal como otras ramas del Estado.

La burguesía (también en este sentido) está impedida de usar el aparato armado del Estado como lo hacía antaño. Aparte de que no tiene el acceso completamente libre a las fuerzas armadas que le proporcionaba el dominio del gobierno, es casi imposible que pueda hacer tirotear impunemente al pueblo sin provocar un enfrentamiento generalizado, en el cual la primera gran fractura la experimentarían las propias fuerzas armadas.

Esta situación aumenta la debilidad actual de la burguesía. Su verificación debería servir, por añadidura, para llevar adelante sin más dilaciones la instauración de una dictadura popular apoyada en el poder revolucionario de las organizaciones de masas, acrecentada su fuerza por la incorporación de los soldados.

Visibles manifestaciones de descontento en las fuerzas armadas, por la crisis económica, que han sido confirmadas oficialmente en la rama aérea, pretenden combatirse por el simple expediente de mejorar los sueldos. Nada más peligroso que retornar al sistema del halago por el trato excepcional en materia de remuneraciones. Eso deja a las fuerzas armadas de modo permanente al margen del proceso revolucionario. Las penurias económicas en las fuerzas armadas, que afectan de modo singular a los suboficiales y soldados, deben ser tratadas en el marco de una política global de ataque concertado de trabajadores y militares contra el sistema social, político e institucional que permite la existencia en Chile de una clase privilegiada.

LA GRAN FUERZA PROLETARIA

A pesar de la escasa magnitud del área social de la economía, que es donde con mayor fuerza puede revelarse la capacidad dirigente de la clase obrera; a pesar de la deficiente (y casi inexistente) experiencia de dirección y control obrero en la industria; a pesar del peso enorme de la inflación, el mercado negro y la especulación sobre las espaldas de la clase trabajadora, la gran fuerza del proletariado chileno se está manifestando de manera inequívoca.

El viernes 15 de junio —por ejemplo— improvisadas brigadas obreras, apoyadas por estudiantes, barrieron de las calles de Santiago a los guardias blancos del fascismo. Allí, en ejemplar muestra del internacionalismo revolucionario, cayó abatido el estudiante brasileño Nilton Da Silva. El jueves 21 de junio, convocada por la CUT, una impresionante masa obrera desfiló en Santiago, Valparaíso, Concepción y otras ciudades. Esas manifestaciones donde la clase obrera demostró que es capaz de concitar en torno suyo a vastos sectores populares, tuvieron un sentido bien preciso. Revelaron el incesante crecimiento del nivel de conciencia revolucionaria. No fueron mítines de apoyo a una persona y ni siquiera al gobierno en los términos abstractos de un apoyo incondicional. Fueron, por el contrario, manifestaciones elocuentes del espíritu de lucha de la clase trabajadora que. a través de sus consignas, ha ido recalcando cada vez más su voluntad de avanzar y ejercer sobre la reacción la mano firmo de su dictadura de clase. El gobierno, sin duda, ha puesto el oído sobre esa realidad palpitante que ruge en las entrañas de cada movilización de masas. La consigna de crear un poder popular que rebase la autoridad del poder burgués, por ejemplo, ha sido formalmente escuchada en la medida que ese justo planteamiento ha ido prendiendo en las masas, siendo hoy un planteamiento mayoritario.

Pero eso mismo está indicando que es la propia clase trabajadora, a través de sus organizaciones, la que debe elevar de la categoría de consigna a la de una realidad acabada la creación del poder revolucionario. Corresponde dar un salto cualitativo en la lucha de masas que lleve a estructurar, como ariete del poder revolucionario, una dictadura popular enérgica, resuelta y avanzada.

Romper ahora el esquema institucional burgués es una cuestión imperiosa. La misma debilidad objetiva en que se encuentra la burguesía, paradójicamente, se convierte en su mayor fuente de fuerza. Como animal acorralado extrae de su propio pánico la fuerza que le puede permitir revertir la situación. En favor de ella juegan la indecisión y la desconfianza en sus propias fuerzas para acometer contra su enemigo mortal que se observa en algunas fuerzas de izquierda.

Manuel Cabieses Donoso


Entrevista

PROFUNDIZAR LA CONDUCCIÓN REVOLUCIONARIA

PUNTO Final entregó un cuestionario sobre la actualidad política al dirigente de la Juventud Radical Revolucionaria, Alejandro Montecinos, cuyas respuestas son las siguientes:

PF: ¿Puede hacer una caracterización del momento político actual?

A.M.: "Para nosotros la situación política de hoy, está marcada por una agudización extraordinaria —y positiva— de las tensiones de clase en nuestro país.

Desde luego, no es posible declararse optimista por principio, pero creemos que ha sido la propia aplicación del Programa de la Unidad Popular, la que ha ayudado fuertemente a crear las condiciones para una definición.

Con ello no queremos significar que todo ande bien para la clase trabajadora. Nos parece que ha sido en los últimos tiempos la propia derecha la que ha tomado más bien la iniciativa, reaccionando como bestia herida en sus más caros intereses, propiciando salidas de fuerza al empate político, bajo un ropaje y un lenguaje que pretende ser legal y jurídico.

Asistimos a una ofensiva patronal, que ha encontrado apoyo en pequeños grupos y sectores de trabajadores equivocados y, esto último, también es responsabilidad de la relativa desmovilización de la UP.

Frente a ello es necesario lanzar una contraofensiva revolucionaria, y nos parece que el exitoso paro nacional ordenado por la CUT es, desde luego, un paso positivo e importante. Sin embargo, creemos que no se trata de movilizar a los trabajadores sólo para "salvar situaciones de peligro" sino para iniciar con ellos, un movimiento que efectivamente aplasta a la derecha en todas sus pretensiones. Podemos decir que se ha iniciado la contraofensiva revolucionaria; ahora es necesario desarrollarla mucho más, darle un efectivo sentido revolucionario. Entender que hoy más que nunca es necesario ser consecuentes con aquellos que señalara el propio Presidente Allende al iniciar su gobierno: "Lucharemos por el poder, desde el gobierno y desde las masas".

MAS CONCIENCIA

PF: ¿Cuál es su juicio sobre la conducción política del proceso? ¿Qué fallas advierte? ¿Hay responsabilidad del PC y PS?

A.M.: "Nosotros pensamos que durante bastante tiempo, de manera equivocada, se ha desplazado la vanguardia: desde la UP hacia el gobierno. Por ejemplo, ello trajo como consecuencia la muerte de los CUP y una desmovilización generalizada. Pareciera ser que hay mayor conciencia al respecto y el defecto tiende a corregirse y esperamos que así sea.

Esto naturalmente trajo aparejada una absoluta carencia de dirección política real, y a los embates de la derecha y al sabotaje imperialista, se unía a veces la propia ineficiencia.

No sólo eso, sino también una visión absolutamente superestructural en que muchas y muchas decisiones se tomaron a espaldas de las masas, provocando grave daño al movimiento popular.

No ha habido un real ordenamiento de los problemas por solucionar y muchas veces se ha atacado frentes en que se ha sufrido reveses. Vea Ud. el caso de la ENU que terminó siendo "el parto de los montes" y que en nada ayudó al movimiento estudiantil revolucionario, pues se terminó transando e incluso con desventajas.

Si se pueden definir fallas, al tiempo que necesidades, nosotros decimos que lo que aquí se requiere es una conducción política real, que arroje por la borda los asomos de reformismo, que oriente e impulse la acción de las masas y que haga claridad en el pueblo respecto de todo lo que falta para definir el triunfo de la revolución.

Si se trata de definir responsabilidades, debo señalar que nosotros nos sentimos solidarios de todo cuanto ha acontecido y no podemos eludir nuestra propia responsabilidad. Lo contrario sería oportunismo y creo, que ningún grupo revolucionario en Chile, dentro o fuera del gobierno, puede desligarse de lo que ha ocurrido y absolutamente todos ellos tienen una responsabilidad, sea frente al gobierno sea frente a las masas.

Desde luego, creo que en las actuales circunstancias del proceso chileno, los llamados partidos obreros (es decir PC y PS) tienen la responsabilidad de entregar una objetiva conducción al proceso. No se trata de definir a presuntivos "hermanos mayores" sino de consecuencia revolucionaria: la clase obrera tiene como tarea histórica dirigir el proceso; ser la fuerza "motriz" y ese papel no puede ni debe eludirlo, partido alguno que sea obrero, ni aún bajo el pretexto de las conveniencias partidarias.

EL VERDADERO PODER POPULAR

PF: ¿Cuál es su opinión sobre los Cordones Industriales y otras organizaciones que se ha dado el pueblo?

A.M.: Desde luego apoyamos los Cordones Industriales en la medida en que son representativos de los intereses políticos de los trabajadores. Sin duda han sido una experiencia positiva que permite recoger con mayor intensidad que en otros casos la capacidad de iniciativa de nuestro pueblo. Deben ser la expresión de la unidad en la acción, de los sectores más amplios de los trabajadores.

En general las organizaciones que se ha dado el pueblo, surgen en especial superando los conceptos participacionistas tan caros al reformismo. Adquieren más bien el sentido y la dirección de un verdadero poder popular que está siendo el germen de una infraestructura revolucionaria que va enterrando la institucionalidad burguesa.

Sin embargo, pensamos que si bien deben ser alternativas del sistema capitalista como tal, no pueden ni deben plantearse como desligados del gobierno popular. Ello sería lo mismo que afirmar que este gobierno no representa los intereses de los trabajadores o que este es un gobierno capitalista más. Repetimos, "luchar por el poder desde el gobierno y desde las masas".

Benigno Ramos


Unidad Popular

UN CONGRESO FUERA DE ONDA

SIN pena ni gloria, encerrado entre cuatro paredes e ignorado por el pueblo, la UP realizó su primer Congreso Nacional. La reunión tuvo lugar entre el 22 y 24 de junio, en el Teatro Municipal, y debió haber sido un "congreso de masas", según la aspiración de las bases.

Pero el Congreso no sólo fue superestructural, sino que no resolvió las diferencias sobre importantes materias de fondo. De ahí que sus resoluciones finales, aunque más radicales que otras veces, sean sólo anuncios de buenos propósitos, redactados de manera general para evitar definiciones específicas. El Congreso no adoptó ninguna medida particular frente a las cuestiones fundamentales que lo ocuparon: política general, Gobierno y organización. Más aún, los acuerdos políticos finales deberán ser "afinados" por el Comité Ejecutivo de la UP para "evitar mayores discusiones en el Congreso", según expresó el jefe de la delegación comunista, diputado Manuel Cantero, quien hizo la proposición.

Pero el problema mayor que desnudó la debilidad del Congreso, fue la incapacidad de la Unidad Popular para levantarse en este momento como vanguardia revolucionaria, que canalice las fuerzas expresadas por la masa, recoja las aspiraciones de los trabajadores en un programa de lucha superior y los conduzca, indicándoles el paso siguiente, para avanzar hacia la conquista del poder total.

En cambio, sólo se "comprometió a elevar el nivel y la unidad de su dirección política", a "impulsar el desarrollo de todas las organizaciones del poder popular, muchas de las cuales han surgido con posterioridad a la conquista del Gobierno". Observó, sí, que este poder popular deberá ser "centralizado", aunque no aclara si su dependencia corresponderá al Gobierno.

El Partido Socialista que mantuvo posiciones parciales más radicalizadas se abstuvo de llegar a un enfrentamiento definitorio de posiciones en el Congreso, y estuvo de acuerdo en postergar una conclusión. Pero de esta forma, terminó por atrofiarse el sentido de la reunión que no pudo resolver materias de fondo. Hay que considerar que cualquier definición política en este momento, pasa por la discusión de la hegemonía que mantiene el reformismo dentro de la UP.

Los esquemas que ha planteado el reformismo para la lucha política de las masas están agotados, y fueron superados en las últimas jornadas cuan do los trabajadores salieron espontáneamente y sin conducción visible de la UP a parar la nueva intentona sediciosa. Es en esa medida que se ve la necesidad de re discutir la línea política y la conducción misma de la UP. En otras palabras, el Congreso tenía una tabla que se vio superada por los acontecimientos mientras sus 800 delegados no estaban autorizados para tomar acuerdos que respondieran a la sitúa ción creada últimamente en el país. Por el contrario, las directivas de los partidos de la UP siguieron encerradas, cuando no en Tomás Moro, discutiendo el carácter de un futuro gabinete, y relegaron a un segundo plano el Congreso mismo, hasta el punto que ningún jefe de partido se hizo presente durante su desarrollo. Tampoco fue posible resolver en particular sobre la conducción única —que se suponía era la principal materia del Congreso.—

La situación creada por la lucha de clases exige pasar a formas concretas de ejercicio de dictadura popular, como única manera de embalar en la nueva velocidad que le imprimen las masas al proceso, pero el Congreso, se limitó a reconocer aspectos ya legitimados por la masa en la práctica, como las nuevas organizaciones del "poder popular. Tal vez lo más positivo de la reunión sea su declaración de apoyar el control absoluto de la distribución en favor del pueblo, pero en lo sustantivo, sólo hizo un atisbo de aproximarse tímidamente a las aspiraciones y posiciones que la masa demuestra abiertamente en estos días. Detrás de esta debilidad está la crisis de conducción interna de la UP que como hemos visto se relaciona con su falta de capacidad para conducir política e ideológicamente a les trabajadores en esta nueva etapa de contraofensiva revolucionaria.

A. C. A.


Internacionalismo revolucionario

EL FASCISMO CHILENO MATÓ A COMBATIENTE BRASILEÑO

"Mi patria no es sólo mi patria, es la patria de los humildes,
de los explotados de este continente...".
Nilton Da Silva

NILTON Da Silva era un revolucionario poeta. Era un combatiente internacional que tenía la capacidad de convertir su práctica política diaria en arte popular.

Nilton Da Silva nació en Brasil y murió asesinado en Chile. Como lo expresara en su poesía, entendió que su patria no era sólo Brasil, sino que su patria era más amplia, era la patria de los explotados.

Nilton Da Silva nació el 2 de febrero de 1949 en la ciudad de Cachoiera do Sul y cayó bajo las balas de los fascistas chilenos.

LUCHANDO CONTRA LA DICTADURA EN BRASIL

Comenzó su actividad política cuando era estudiante secundario, en 1967. En ese tiempo, fue dirigente del Centro de Alumnos de su escuela, la más importante de su ciudad natal.

Posteriormente, en 1968, fue dirigente de la Unión de Estudiantes Secundarios de la provincia de Río Grande do Sul. En ese período, participó activamente en las movilizaciones estudiantiles contra la dictadura fascista brasileña, destacándose como agitador y dirigente.

Más tarde, cuando la represión sobre los revolucionarios se hizo más aguda y brutal, pasó a la clandestinidad.

"En su lucha contra la dictadura brasileña, Nilton Da Silva pudo presenciar al fascismo en acción, bajo su forma más desarrollada, más salvaje, más criminal y luego supo descubrir en Chile, las fuerzas de vanguardia consecuentes, que pueden impedir su extensión a todo el Continente", señaló en sus funerales, Carlos Moreira, a nombre de los extranjeros militantes del MIR.

COMBATIENTE INTERNACIONALISTA

Nilton Da Silva llegó a Chile a comienzos de 1971 e ingresó a estudiar al Departamento de Español del Instituto Pedagógico de la Universidad de Chile, de cuyo Centro de Alumnos era dirigente, al momento de su muerte.

Como señaló Carlos Moreira, "en Chile encontró no solamente el generoso asilo contra la opresión, sino que una de las trincheras más avanzadas de la lucha de clases de nuestra América. Comprendió que este asilo no era un regalo de las clases dominantes, sino que una conquista de los explotados y que la mejor forma de corresponderás es alineándose junto a la clase obrera y sus aliados, para que esta tierra se convierta en un verdadero asilo contra todas las opresiones".

La decisión de integrarse a la lucha de los trabajadores en Chile por la conquista del poder y el Socialismo, así como la profunda convicción de que no hay peldaños intermedios entre la destrucción de la explotación capitalista y la creación de la nueva sociedad socialista, llevó a Nilton Da Silva a ingresar al Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR), en marzo de 1972.

Como señalara Carlos Moreira, al despedir sus restos, "su ingreso al MIR representa la adhesión a una organización que sustenta una posición revolucionaria, socialista e internacionalista a la vez. Una organización revolucionaria que sabe que el verdadero internacionalismo en este Continente es el que liga a los trabajadores de todos los países, a través de la Revolución Socialista".

POR EL CAMINO DEL CHE

El viernes 15 de junio, Nilton Da Silva acudió al llamado de la clase obrera, de los trabajadores chilenos, para salir a las calles a parar la ofensiva de las fuerzas más salvajes de la reacción, del fascismo criollo e internacional mancomunados. Porque, sabía —como saben los revolucionarios— que la lucha de masas, la lucha en las calles, en los campos, en las poblaciones y en las escuelas, es la única forma de impedir la barbarie fascista.

Por ello, salió a las calles al llamado de la clase obrera y el pueblo y allí, en una emboscada artera y criminal, cayó asesinado, por las mismas balas que un tiempo atrás mataron al obrero comunista Ricardo Ahumada.

Con esto, la Revolución Brasileña, como la Revolución Chilena y, más aún, la Revolución Continental perdió un combatiente. Los oprimidos de América, tiene hoy un nuevo punto de referencia en su larga marcha hacia el Socialismo. En esta larga marcha en que cayeron los hermanos, Peredo, Yon Soza, Turcios Lima, Elmo Catalán, Camilo Torres, los mártires de Trelew, Luciano Cruz, Carlos Marighela, Carlos Lamarca y el Guerrillero Heroico, Ernesto Che Guevara; en fin, miles de combatientes que asumieron su condición de revolucionarios internacionalistas con todas sus consecuencias y dieron a su existencia un significado superior.

DOLOR DE UN PUEBLO Y DE UN CONTINENTE

Los funerales de Nilton Da Silva reflejaron el impacto y él significado de su lucha americanista.

Su asesinato conmovió a la clase obrera y al pueblo chileno, que testimonió a través de la presencia de miles de trabajadores y de cientos de comunicaciones las expresiones de pesar, que hicieron llegar organismos de masas y dirigentes de los trabajadores.

Así, también, las banderas de los partidos de la Izquierda, con la lamentable excepción de las del Partido Comunista, se inclinaron oficialmente al paso del féretro del revolucionario caído.

La incomprensible actitud de los dirigentes del PC, sin embargo, no fue compartida por sus bases y los obreros comunistas se confundieron con los obreros del MIR y del resto de la Izquierda chilena, para expresar el dolor de un pueblo que vio caer a un hijo, nacido en otra tierra, pero incorporado a él en duras jornadas de lucha.

También, llegaron a la capilla ardiente levantada en el local del Frente de Trabajadores Revolucionarios y acompañaron a Nilton Da Silva hasta el Cementerio, diversas organizaciones revolucionarias de América latina.

El Ejército Revolucionario del Pueblo (ERP) de Argentina; el Movimiento de Izquierda Revolucionario (MIR) y el Partido Obrero Revolucionario (POR) de Bolivia; el Comité de Mujeres Brasileñas en el exterior; el Partido Comunista Brasileño Revolucionario (PCBR) y el Partido Comunista Brasileño (PCB), demostraron que los pueblos de toda América también sienten como suyo el asesinato de Nilton Da Silva.

Como lo señalara Miguel Enríquez, Secretario General del MIR, al despedir al compañero caído, "no existe mayor homenaje a la muerte de un revolucionario que extender e impulsar las ideas por las que ofrendó su vida".

"De esta manera, vengamos los revolucionarios a nuestros compañeros caídos en el combate: impulsando la lucha revolucionaria, empujando las masas a combatir y a aplastar a sus enemigos de clase".

Eduardo Santa Cruz

¡AMÉRICA!

ESTE es uno de los poemas en que Nilton Da Silva, revolucionario y poeta,
volcó todo su sentimiento de combatiente:

En tu seno virgen
adormece un gigante...
un gigante que lucha...
un gigante de luto

¡AMÉRICA!
En tu seno virgen
adormece un gigante...
BRASIL...

¡Ah mi patria Brasil...
yo el ser sin patria,
el increado de dios,
el nacido en tu cuerpo,
y creado en el cuerpo virgen de américa...

¡Ah mi patria... patria mía..
yo que recorrí todo tu cuerpo
que sentí la miseria y la opresión
junto con todos tus seres...
El clamor de la guerra,
de la lucha, de amor,
que sale de mi alma
y que resuena en toda américa,
es el mismo clamor, de tu pueblo,
de mi pueblo.

Mi patria no es sólo mi patria,
es la patria de los humildes,
de los explotados de este continente...

Mi patria hoy tiene su bandera rota,
hoy tiene su cuerpo sangrando,
mi patria hoy tiene su pueblo en duelo,
hoy tiene su pueblo en lucha...

Pero los fusiles que empuña
su pueblo en lucha,
serán la alegría y el porvenir del mañana

El mañana de américa es uno solo...
en el mañana tendremos en américa,
un gigante despierto,
un gigante que cubrirá de alegría y calor,
a los explotados de este continente.

Yo el ser despierto
que vive en otras tierras de américa,
que siente la alegría y el calor
de otros pueblos,
que sufre la miseria y la opresión
con otros hermanos.

Yo el ser despierto,
yo el ser creado, incremado,
hermano de tu cuerpo,
nacido de tus entrañas...

¡Ah! mi patria...
patria... mía...
de todos los seres nacidos en América.

Patria hoy manchada,
vilipendiada,
que hoy tiene su bandera rota
te clamo, reclamo,
proclamo...
Grito con todo ardor de mi alma

¡LUCHA GIGANTE!
¡DESPIERTA GIGANTE!

Mi patria entonces no será mi patria,
yo ya no seré el incremado,
el ser sin patria,
seré el ser de américa

Mi patria será la patria de todos,
ya no habrá un gigante
que duerme en américa virgen.

Porque en el mañana
habrá una américa despierta
y única.

NILTON DA SILVA, 1971


Lucha obrera

MADEREROS DE ENTRE LAGOS DERROTAN A SUS PATRONES

TREINTA obreros de Entre Lagos, con el apoyo de todas las organizaciones de trabajadores de la comuna, lograron eludir el fantasma de la cesantía colectiva, luego de siete meses de lucha en que debieron enfrentar encarnizadamente tanto a los patrones como a gran parte del aparato de Gobierno de esta provincia.

Esta lucha, una más de las tantas que han librado los trabajadores de Entre Lagos, curtidos en combates diarios con los latifundistas del sector, es prácticamente desconocida para el resto de la clase trabajadora de la provincia. Ella refleja, principalmente, las vacilaciones y concesiones de determinados sectores del Gobierno frente a los patrones que multiplican sus maniobras orientadas a intensificar la explotación de sus trabajadores.

UNA EXPERIENCIA: LA EMPRESA MIXTA

El conflicto en la ex-barraca de la Sociedad Industrial Puyehue comenzó en noviembre del año pasado, cuando sus 39 obreros de ese entonces, declararon una huelga que duró 29 días en protesta por el no pago de sus salarios y el atraso de tres años en el cumplimiento de las leyes sociales.

MASIVA MOVILIZACIÓN EN TEMUCO

CINCO comités coordinadores de trabajadores están luchando por la vivienda, por la canasta familiar y por que la salud sea efectivamente una conquista del pueblo en Temuco. A ellos se ha unido el Comando Comunal de las JAP y el Comando Comunal de Abastecimiento.

Es la respuesta a la burguesía agro-urbana de la provincia de Cautín donde el fascismo organizado creía que puede cantar victoria. Templados en el fragor de la lucha de clases, campesinos, pobladores, obreros, estudiantes y soldados han seguido desarrollando, desde 1970 hasta ahora, un poder popular independiente y antagónico al Estado burgués y a los patrones, cada vez más consciente y poderoso.

La expresión real de esta acción fue una movilización de más de quince mil trabajadores organizada por el Comando Comunal de Abastecimiento, la CUT y el Consejo Provincial Campesino, en la que estuvieron representados todos los partidos y los frentes de masas de izquierda.

Quedó claro en la concentración que la tarea fundamental del momento es ganar fuerza unificando al pueblo en la lucha para derrotar a los patrones y que esa labor sólo puede concretarse positivamente en la medida que se desarrollen y fortalezcan los Comandos Comunales de Trabajadores y los Consejos Comunales Campesinos de modo que se conviertan en verdaderos órganos de poder popular.

Los propietarios de la barraca, Lautaro Sáez y Luis Horacio Cavallito (ambos del Partido Nacional y enemigos reconocidos y declarados de los trabajadores) decidieron poner fin al conflicto con recursos del propio Estado.

Blandiendo la posibilidad de declararse en quiebra y con ello dejar en la cesantía a sus obreros, obtuvieron que las puertas del crédito estatal se les abrieran de par en par. Paralelamente, llevaron a los trabajadores a constituir con ellos una empresa mixta para administrar la industria, señalándoles que por esa vía se resolverían los problemas económicos.

Los trabajadores aceptaron esta responsabilidad y comenzaron a producir. Consiguieron de asentamientos y centros reformados la materia prima que faltaba. Suscribieron contratos de trabajo y la barraca comenzó a marchar como en sus mejores tiempos.

En febrero de este año, apareció en "La Prensa" de Osorno el aviso efe que la barraca de la Sociedad Industrial Puyehue salía a remate por disolución de la propiedad.

Los trabajadores se percataron que se habían quedado con el trabajo, con compromisos contraídos y sin pago de salarios, sin acceso a los libros de contabilidad y, ahora, pensar en una participación de utilidades aparecía como una broma macabra.

EL OTRO PASO: APS

La primera reacción de los trabajadores fue tomarse la industria para evitar el remate y obtener el pago de sus salarios atrasados en cuatro meses (en diciembre, los empresarios y autoridades de Gobierno acordaron "apoyar" a los trabajadores para que obtuvieran un préstamo del Banco del Estado para paliar la falta de salarios regulares) y el pago de las leyes sociales adeudadas por un monto de 750 mil escudos.

Acordaron también tomarse el pueblo y el camino internacional de Puyehue, pero fueron disuadidos de estos proyectos por personeros de la Unidad Popular porque ello "daría mala imagen al Gobierno en vísperas de elecciones". Prometieron en cambio preocuparse del problema a partir del 4 de marzo.

Los obreros esperaron hasta el 9 de marzo, fecha en que no habiendo respuesta oficial, procedieron a tomarse la industria. Simultáneamente plantearon a la Intendencia su deseo de que la barraca fuera intervenida y pasara al Área de Propiedad Social.

La respuesta fue negativa. Señalaron los funcionarios de Gobierno que la industria era muy pequeña y que, por tanto, pasarla al área social o intervenirla, constituiría un pésimo precedente. Añadieron que su maquinaria era muy antigua.

A instancias de uno de los dueños, Luis Horacio Cavallito (un ingeniero argentino, comerciante nato, con dudoso pasado en empresas constructoras chilenas) el Intendente y personeros de CORFO insistieron en sus proposiciones ante los obreros de constituir una empresa mixta.

CORFO compraría el 51% de las acciones, ofrecieron. Los trabajadores mantuvieron una firme oposición, exigiendo en cambio la empresa del Área Social. "Que CORFO compre toda la industria, señalaron, ya que esta industria evitará el encarecimiento y el mercado negro de la madera, teniendo como objetivo favorecer al Pueblo y a la clase obrera en general".

TOMA DEL CAMINO

El conflicto, a partir de marzo, llevaba ya dos meses de duración. La situación en los hogares de los trabajadores se hacía insostenible. Con el apoyo de todas las organizaciones de Entre Lagos, los obreros recurrieron otra vez, el 3 de mayo, a un expediente que ha dado resultados hasta aquí: la toma del camino internacional. A través de las barreras no pasaba ni una mosca. Intervinieron en esta acción el Sindicato de Obreros "Unión Puyehue", el Sindicato de Obreros de Barracas de Osorno, Sindicato de Obreros Agrícolas "Galvarino", Federación Campesina "Venceremos", Centro de Madres de Entre Lagos, Comité de Pobladores, Comité de Pequeños Agricultores, Seccional del Partido Socialista de Entre Lagos y Movimiento Campesino Revolucionario, MCR.

La movilización disgustó a las autoridades. "Yo, por experiencia propia, creo que hay cierta incompetencia en la CUT", expresó el presidente del Sindicato de Obreros de la Barraca, Saturnino García, al señalar la actitud con que llegaron al lugar tres dirigentes de la CUT de Osorno. Estos prácticamente conminaron a los trabajadores a que levantaran las barreras, porque el conflicto lo consideraban artificial.

Los dirigentes de la toma decidieron mantener las barreras y trasladarse a Osorno para conversar con el Intendente Echeñique. Este les reiteró su proposición de empresa mixta y les dio tres minutos para que, por teléfono, ordenaran a sus bases, levantar la toma. El jefe provincial interrumpió las conversaciones, se puso de pie "y nos comenzó a relojear", dijo Saturnino García. "Nosotros no tuvimos otro remedio que llamar a nuestros compañeros y pedirles que levantaran la toma".

SURGE UNA SOLUCIÓN

En las conversaciones reiniciadas al día siguiente en Entre Lagos, el Intendente y personeros de CORFO, luego de propiciar tenazmente la fórmula de la empresa mixta, expresaron allí que ésta ya no era posible porque el expediente de la quiebra de la Sociedad propietaria era ya conocido y había sido tramitado por la Contraloría.

Los trabajadores, demostrando una voluntad increíble, decidieron enviar una comisión a Santiago para seguir gestionando la intervención y de alguna manera parar el remate y así la cesantía colectiva.

En la capital, el Subsecretario del Trabajo les concedió la intervención, pero el Decreto no logró concretarse por un sinnúmero de errores "involuntarios" que postergaban 'la solución.

A estas alturas, el conflicto amenazaba con tomar nuevamente mayores proporciones. Los trabajadores de Entre Lagos hablaban de nuevas movilizaciones. Surgió entonces, principalmente, de las oficinas de SERCOTEC y ORPLAN la idea de crear una nueva industria, maderera también, que dependiera de una de las centrales madereras que SERCOTEC tiene en la región.

Se firmó entonces un acta de acuerdo que estipula que el proyecto será financiado con recursos de la Ley de Fomento Regional y que los 29 obreros de la ex-barraca serán contratados (lo que se cumplió), a contar del primero de junio, por SERCOTEC.

POR EL CONTROL DE LOS TRABAJADORES

"Nos queda otra pata de esta pelea", expresó el presidente del Sindicato al señalar que lucharán ahora para que la nueva industria que se instalará, aparte de dar trabajo a un mayor número de obreros, sea controlada por los trabajadores. "No queremos —dijo— que toda esta larga lucha que hemos dado vaya a desembocar en una nueva empresa que le damos a un empresario privado. Creemos que con el apoyo de todo el pueblo de Entre Lagos le doblaremos la mano a aquellos que con plata del Estado quieran construirle empresas a los momios, dejando a un lado a los trabajadores".

F. C. F.


Denuncia

AL ÁREA SOCIAL LA INDUSTRIA DE MEDICAMENTO

NUEVOS antecedentes sobre el "affaire de los medicamentos" (PP Nº 186) siguieron dejando al descubierto, el dominio en esa vital área, de ros monopolios extranjeros, sumados a uniones patronales y protegidos por una inexplicable "indiferencia" de parte de los organismos fiscales.

Una revisión de esos antecedentes permitió deducir que este mismo escándalo empezó a ser estudiado en 1967, a raíz de los negociados en que incurrió la dirección del entonces Laboratorio ERBA.

El escándalo ERBA terminó con la huida del país de dos de los ejecutivos responsables de ese laboratorio y promovió una investigación a nivel parlamentario, cumplida por una comisión en la que participaron diputados de la Democracia Cristiana. Los resultados de la misma, empero, nunca se revelaron. Cuando los trabajadores solicitaron copia del informe, éste no fue "habido", ni siquiera en el archivo del Congreso. Contenía ese informe, según se reveló oficialmente, antecedentes suficientes para suspender o terminar con las actividades de una serie de las empresas comerciales dedicadas a ese rubro en el país y de procedencia extranjera. Los propietarios del Laboratorio ERBA, italianos, tenían vinculaciones estrechas con el gobierno de su país, el que a la vez guardaba vinculaciones conocidas con el gobierno demócrata cristiano chileno. Para muchos en esa condicionante residió el origen de la Cortina tendida en torno al asunto.

En 1971, el Banco Central evacuó un informe dirigido por el técnico mexicano David Mazza, especialmente contratado para analizar el funcionamiento de esa rama del comercio exterior. El estudio se realizó sobre la importación de materias primas entre agosto y octubre del mismo año y comprobó que de veinte millones de dólares gastados en ese rubro se pudieron ahorrar, si se hubiera controlado el sobreprecio, nueve millones novecientos mil dólares.

Un estudio similar realizado sobre veinte drogas importadas en 1972, indicó que el estado chileno perdió por el mismo fenómeno del sobreprecio pagado por las empresas extranjeras, en una maniobra para dejar indirectamente remesas a sus casas matrices, 3 millones 476 mil dólares.

Esta situación fue denunciada por el Sindicato Único de Trabajadores de Laboratorios (SUTRAL) al presidente Salvador Allende, a la CORFO y al Banco Central.

El problema en materia de importación de drogas es especialmente grave si se considera que el 50 por ciento de las materias primas provienen de Estados Unidos; un treinta por ciento, de los países capitalistas de Europa Occidental, especialmente de Alemania y Suiza, y el 20 por ciento restante de mercados no habituales. Esto implica que en la perspectiva de una confrontación aún más grave de la que vive con el sistema capitalista, Chile puede quedar súbitamente sin abastecimiento de medicamentos, especialmente si se considera el reparto de mercado que en este rubro se han hecho los mismos monopolios capitalistas. La operación de éstos es tan irregular, aún dentro del marco mismo del funcionamiento del mercado de la oferta y la demanda, que existen diferentes precios para diversos países asignados a cada droga.

LAS PRESIONES INTERNAS

A esos hechos que reflejan la situación ya denunciada se sumaron este año las presiones internas de las empresas extranjeras contra los trabajadores, incluso a nivel de embajadas.

El hecho más grave se registró en el conflicto suscitado en abril de este año en Laboratorios Hoechst, ante el planteamiento por los trabajadores de un pliego de peticiones y la toma por los mismos trabajadores de algunas de las plantas de ese Laboratorio.

La Embajada de Alemania Federal presionó, a través de la cancillería, en favor de una acción contraria a los intereses laborales. Argumentaba la Embajada que en esos momentos se estaban discutiendo créditos que favorecían al gobierno chileno y advertía que el gobierno de Bonn vería "con malos ojos" las perturbaciones que estaban ........ en sus actividades empresas alemanas con el citado laboratorio. Las presiones coincidieron con la presencia en Chile del Secretario Parlamentario de Estado del Ministerio de Cooperación Económica de la República Federal Alemana, H. Matthoffer.

La respuesta del combativo gremio de los trabajadores de Hoeschst fue clara: la lucha de clases y la lucha reivindicativa de los trabajadores, que es parte importante de la misma, no se puede suspender por razones diplomáticas. En carta al alto funcionario visitante, los dirigentes sindicales advertían: "Tenemos pruebas documentales de que ....ejecutivos de Hoeschst se han dirigido en diversas formas a Embajada de la República Federal Alemana en Santiago, sosteniendo la infamia que sus trabajadores pretenderíamos crear dificultades para entorpecer la negociación del Gobierno Federal Alemán y el Gobierno de Chile, que desearíamos que los inversiones alemanes abandonen el país, etc. Desgraciadamente nos consta también que sin informarse debidamente de la situación, la Embajada ha considerado que una agudización del conflicto entre la empresa y nosotros afectaría el clima de las conversaciones que Ud. viene a sostener".

¿FUNERALES PARA EL FORMULARIO NACIONAL?

La elaboración del Formulario Nacional de Medicamentos fue ciertamente una medida revolucionaria, pero, aplicada en un marco capitalista, ella estaba, como muchas otras en su caso, destinada a fracasar.

Los medicamentos básicos que forman parte de este Formulario son de bajo precio y pese a tener igual calidad, entran a competir con productos que ..mente centuplican su valor, están mejor envasados y son a además objeto de una incisiva propaganda.

Un enfermo que por falta de medios debe concurrir a un consultorio gratuito sale de ... con una receta que le costará en la farmacia más próxima, .....cilmente quinientos escudos. La contradicción marca, precisa.... la razón de un objetivo por el cual los trabajadores están ...chando: que se ordene recetar el Formulario Nacional a la .....dad de los servicios médicos de las cajas provisionales del est.... y al S.N.S.

En un país donde, por otra parte, existen tres mil consultorios particulares, cuyos profesionales cobran desde mil escudos por la consulta, el mismo Formulario no puede tener vida. Un médico receta "en consonancia" con el valor que cobra por la misma consulta. Otra falla del Formulario se presenta en las mil cien farmacias que operan en el país. En Chile —revela un técnico consultado por PF— un ochenta por ciento de los farmacéuticos son en la práctica personal paramédico al que el enfermo acude, explicándole brevemente su dolencia, para que le aconseje un medicamento. Evidentemente los farmacéuticos aconsejan la adquisición del médicamento que a su vez les deja una mayor ganancia".

Pese a que el Formulario Nacional abarca el 80 por ciento de las formas farmacéuticas imprescindibles, es en la práctica boicoteado en la distribución y en la comercialización, además de carecer de propaganda. Por otra parte, existe a juicio del mismo técnico, una formación "extranjerizante" en el consumo de medicamentos que necesariamente debe ser combatida. Cita como ejemplo que los trabajadores de Chuquicamata han rechazado siempre el Formulario Nacional de Medicamentos argumentando que están acostumbrado al uso de productos farmacéuticos extranjeros.

Otra linea, que resulta un tanto fútil pero cuya mantención parece bastante inexplicable en un proceso que apunta al socialismo es la sustentación del negociado de la cosmética, realizado especialmente por Laboratorios García, Geka, Davis y otros.

Aunque en esta línea se utiliza mayoritariamente materia prima nacional, las fábricas productoras importan dos millones de dólares anuales en otros productos que no existen en el mercado nacional.

En el último año, los productos de cosmética han fortalecido el mercado negro sin que se lograra tomar, en definitiva, ninguna medida efectiva.

LOS TRABAJADORES EN LA LUCHA

En Agosto de 1972, trescientos dirigentes sindicales, representantes de los 44 sindicatos bases de la Industria Farmacéutica, aprobaron un acuerdo tendiente a "impulsar la formación del Área Social de la Industria Farmacéutica y la rápida integración a ella de Laboratorios Chile".

Casi un año después los trabajadores concluyen que no hay área social en la industria y que Laboratorio Chile no asume tampoco, pese a tener capitales fiscales, las características de una empresa del área social.

La idea de formar el área social en este sector estratégico de la economía chilena estuvo entroncada con el impulso dado a la formación del Comité de Desarrollo de la Industria Farmacéutica-CORFO. Los trabajadores pensaron que sería este el instrumento para avanzar en sus postulados. El mismo, sin embargo, iba a resultar inoperante, tanto por la ausencia de una política revolucionaría general en el sector de la salud, como por su estructura y carencia de atribuciones. El Consejo de Administración del Comité Sectorial no se reúne desde hace diez meses y a alto nivel, sus componentes son todos ex-jefes de compañías privadas de la industria farmacéutica. El Comité se ha convertido asi en un "subsanador de problemas" de la industria, pero en ningún caso en un motor revolucionario.

En marzo de este año, los trabajadores de SUTRAL volvieron a plantear, esta vez por conducto del Ministro de Salud, Arturo Jirón, su posición al gobierno.

En sus planteamientos SUTRAL dejaba constancia que en dos oportunidades sus directivos se hablan entrevistado con el Presidente Salvador Allende con quien, también en ambas conversaciones habían coincidido en las medidas iniciales para la creación del área social. Ellas hacían referencia a la estructuración de un Complejo Estatal de Producción de Medicamentos, integrando las unidades estatales que actualmente existen, o sea, Laboratorios Chile, Central de Compras del Servicio Nacional de Salud, Industrias Farmacéuticas CORFO. la parte Producción del Instituto Bacteriológico y Fábrica de Algodón y Gasa.

Incluso esta idea había sido planteada dos años antes por el propio presidente Allende en el Acto Inaugural de la VII Conferencia Latinoamericana de la Industria Farmacéutica, cuando anunció textualmente a los participantes que era su propósito "hacer posible un esfuerzo estatal para formar a través de Laboratorios Chile, Central de Compras e Instituto Bacteriológico, un Complejo Estatal".

En su mensaje al Ministro de Salud, SUTRAL destacó la decisión de los organismos sindicales y de masas del Sector Farmacéutico en el sentido de ir a la brevedad, a la creación del Área Social para el Sector, de centralizar y racionalizar la importación, producción y distribución del Sector estatal y de concretar una política, un financiamiento y una estructura basada en el Laboratorio Chile, que permitiera la posibilidad de ofrecer un abastecimiento alternativo del mercado de consumo nacional, a través de la producción de dicha Área Social, con una adecuada política de precios para Formulario Nacional, fijando en ello la política a seguir para todo el Sector Farmacéutico.

"Creemos firmemente —señalaron los trabajadores al gobierno— que la creación del Área Social de Producción, con una adecuada estructura de Comercio Exterior, crediticia y planificadora, orientada hacia la implantación de un Arsenal Farmacológico, que responda realmente a los requerimientos terapéuticos de la población, es una necesidad estratégica urgente de nuestra Patria, ya que garantizará un abastecimiento normal de medicamentos, cualesquiera que fueran las circunstancias por las que atravesara nuestro país".

El Arsenal Farmacológico formaba parte del Plan de Emergencia elaborado por los trabajadores ya en 1970. Previéndose la posibilidad de la presión o bloqueo —a similitud con lo que ocurrió en Cuba en los primeros años de la revolución— de parte de las productoras extranjeras de materias primas, se delineó el Plan que determinaba la creación de un stock para la producción de 630 formas farmacéuticas que garantizaban un año de abastecimiento normal de medicamentos al país. Para este stock de emergencia se planificó incluso un viaje a China de un alto personero del Ministerio de Salud, con el objetivo de proveer la materia prima necesaria. El Plan de Emergencia, que demostraba la conciencia y responsabilidad del sector laboral de la industria en aquella instancia política, fue enterrado, sin embargo, con todos los honores. El Partido Radical, por sus vinculaciones con las estructuras tradicionales de la Industria y el Partido Comunista, por razones que hasta hoy se desconocen, cuestionaron ese plan.

El cuestionamiento pudo más que la adhesión presidencial al mismo proyecto, que había sido testimoniado por el Jefe del Estado en un discurso pronunciado en el Congreso Internacional de Farmacología realizado hace un año en Santiago.

En abril de 1973 y siempre en pie de guerra, los trabajadores ocuparon la tribuna de Conferencia Sindical Mundial, celebrada en Santiago, para denunciar la acción de los monopolios extranjeros en el rubro farmacéutico. Junto a un informe general de la situación en la industria, expresaron: "Los laboratorios farmacéuticos internacionales dominan completamente esa área en los países subdesarrollados e incluso por diferentes presiones no permiten el libre desarrollo de las industrias nacionales. Dominando los mercados, ellos pueden efectuar todo tipo de actos y negociaciones ilícitos que se propongan. Pobre de aquel país que pretenda desligarse de este yugo; tenemos el caso patético de los hermanos cubanos cuando ellos valientemente los enfrentaron".

URGENCIA DEL ÁREA SOCIAL

PUNTO FINAL conversó con el Secretario General de SUTRAL, Luis Fuster Alfaro, quien definió la posición de los trabajadores en estos momentos:

"Propugnamos y exigimos la constitución del Área Social con Laboratorio Chile, Farmacorfo, el Bacteriológico y la Central de Compras del Servicio Nacional de Salud, además de la adopción de las medidas pertinentes para aquellos laboratorios privados que no están cumpliendo con las cuotas de producción. En segundo lugar, la formación del stock de emergencia para asegurar el abastecimiento al país por un año, y en tercer lugar, el Estanco de la materia prima. Con esos tres factores creemos que se puede desarrollar una política que permita en este campo desprenderse de la dependencia del imperialismo".

El problema de la materia prima, precisamente en el cual se produce esa dependencia hacia el imperialismo, cobra importancia vital. No obtenemos nada —señala el dirigente— con estatizar las plantas elaboradbras si no aseguramos la materia prima. El problema del área social se centra en torno al del Estanco de ese rubro. Igualmente es necesario estatizar el comercio exterior y controlar el precio de las drogas. El imperialismo amenaza a través de ese canal. Los países imperialistas defienden el derecho de marca. En cambio, un estanco estatal podría traer la droga de mercados libres.

Revela que incluso algunos laboratorios han amenazado por una doble vía ante la posibilidad de la creación del área social: con no enviar nuevas partidas de materia prima desde sus casas matrices y no fabricar en Chile determinados medicamentos.

En torno a la participación, también hay un criterio critico. En muchos casos la participación de los trabajadores ha sido "peleada a muerte" como si se tratara de un gobierno burgués. Los trabajadores —expresa Fuster— apoyamos todo esfuerzo del gobierno por cambiar esa política, pero rechazamos las posiciones gerenciales, teenócratas y paternalistas de algunos de sus representantes en esta área. Defendemos el poder trabajador, para oponerlo al poder patronal. Queremos el poder para las organizaciones de los trabajadores y daremos la batalla contra la acción imperialista, en este y en todos los sectores".

María Eugenia Saúl


Denuncia

BUROCRACIA DESARMA A LA IZQUIERDA

LA creación por el Servicio de Cooperación Técnica, SERCOTEC, de cinco industrias pequeñas en la provincia de Osorno, ha enfrentado a importantes sectores de trabajadores con altos personeros de la burocracia estatal en torno al problema de la propiedad y administración de estas industrias creadas con fondos del Estado.

El Gerente General de SERCOTEC, Alberto Texier, anunció una vez terminada la instalación de las cinco industrias (fábricas de guantes de seguridad industrial en Ovejería; Centro de Artesanía de Purranque, fábrica de overoles en Ovejería; Fábrica de Pantalones de Hombre en Río Negro y Fábrica de Pantalones de Mujer de Purranque, con una inversión total de Eº 7.000.000 aproximadamente) que éstas serían traspasadas a empresarios privados a través de una subasta pública. Añadió que en la selección de los operarios de las industrias primaría con exclusividad un criterio técnico y no político.

Ante las reservas que esta proposición provocó en sec tores laborales (Central Unica, Comando de Pobladores) y en los CUP de ORPLAN, CORFO y otros servicios, Alberto Texier fundamentó su decisión en dos razonas.

1— SERCOTEC. dijo, fue creado para asistir a la pequeña industria y artesanía privadas y su estatuto legal no le permite ser propietario de industrias.

2.— Al traspasar estas industrias al sector privado, se logra captar inversiones privadas, restando estos recursos al mercado negro y a las prácticas especulativas.

Enfatizó también Alberto Texier que su decisión era "jugarse el puesto" por esta tendencia. Desde Santiago envió a un funcionario para seleccionar la mano de obra con "criterio técnico y no político". El funcionario fue el militante DC, Sergio Rodríguez, del Comité Textil de SERCOTEC, Santiago, quien en Osorno, efectuó tranquilamente la selección de obreros en conjunto con el Alcalde Sergio Villar, enemigo declarado del Gobierno. El resultado fue que la gran mayoría do los operarios resultó ser de la oposición, con este "criterio técnico" utilizado por el compañero Gerente General de SERCOTEC.

Frente a la proposición de Texier, surgió en Osorno una segunda tendencia, levantada por organismos laborales y sectores funcionarios.

Esta orientación propone que las cinco industrias de Osorno y otras cinco del mismo tipo creadas en Valdivia, constituyan una sola gran empresa regional, autónoma y estatal. Regional, en la medida que su manejo administrativo sea de responsabilidad de la región. Autónoma, en el sentido de que su financiamiento sea conseguido a través de la Ley de Fomento, reinversión de utilidades, préstamos bancarios regionales y préstamos y asistencia técnica extranjera. Y estatal, porque en Osa medida se asegura los insumos y controla todo el proceso de comercialización a precios oficiales para satisfacer las necesidades masivas de la población (ventas directas a sindicatos. JAP, etc.).

La Central Única de Trabajadores, en asamblea efectuada el 11 de mayo, envió una comunicación a Alberto Texier rechazando la orientación oficial de SERCOTEC y apoyando la segunda tendencia. Propuso además la organización de los trabajadores de esas cinco pequeñas industrias en un sindicato único. Hasta el momento, la CUT no ha recibido respuesta de parte del Gerente General de SERCOTEC.

El jefe zonal de este servicio propuso a su vez una solución, al menos provisoria, para que estas industrias quedaran en el Área social. La solución consiste en formar una sociedad de arrendamiento entre el Departamento de Bienes Físicos de SERCOTEC y la CORFO.

Los partidos políticos de la UP han señalado verbalmente su apoyo a esta solución, aunque algunos reconocen que la posición contraria sería volver a situaciones de 30 años atrás.

HECHOS CONSUMADOS

A partir de abril pasado, la "tendencia" Texier comenzó a ser motivada nuevamente desde Santiago, a través de hechos consumados. La Fábrica de Pantalones de Río Negro pasó a manos de un empresario privado ligado a una fábrica similar de Santiago, también privada. Se ha sabido, que SODIMAC gestiona la compra de la Fábrica de Bolsas y Mangas de Polietileno de Corral (Valdivia).

La posición oficialista tic ne a su favor el apoyo de la mayoría de los operarios contratados para las industrias. Estos han llegado al extremo do designar como su representante laboral ante la CUT a su propio patrón (Manuel Pérez) en la fábrica de Río Negro. Al mismo tiempo, se han mostrado reacios a constituir comités de participación, a tomar responsabilidades administrativas, exigiendo en cambio que se les asigne un patrón para que se ocupe de estas tareas.

En otras partes, los jefes administrativos puestos al frente de las fábricas con el criterio no político del gerente de SERCOTEC, han desatado una tenaz persecución en contra de los pocos operarios de izquierda, como lo prueban entre otras, las denuncias por escrito presenta das por trabajadores del Centro de Artesanía de Purranque.

F.C.R.


Contrarrevolución

CAUTÍN: LA REGIÓN DEL FASCISMO DEVOTO

"Escogimos la provincia de Cautín como sede de nuestro primer Consejo Nacional,
como premio y estímulo a su devoción en el trabajo nacionalista"
(Pablo Rodríguez, conferencia de prensa en Temuco, 18-V-73).

COMO para que no quedaran dudas de esa "devoción", la misma madrugada del domingo 20 de mayo, fecha en que se puso término al primer Consejo Nacional de "Patria y Libertad", elementos fascistas —según denunció a la policía Rolando Núñez, director zonal de Agricultura— asaltaban y robaban las oficinas de esa Dirección Zonal y de la Oficina de Planificación Agrícola apropiándose de máquinas de escribir, dinero en efectivo e informes confidenciales del ministerio de Agricultura.

En la madrugada del miércoles 30 de mayo, dos sujetos enmascarados, cubiertos sus rostros con medias, asaltaron la casa de Jorge Washington Meezs, militante de la izquierda revolucionaria y presidente del Comando Comunal de las JAP, casado, tres hijos. Mientras mantenían a raya a su esposa con armas de fuego, él era golpeado hasta quedar con lesiones en la cara y diversas partes del cuerpo.

A las 22 horas del día siguiente, jueves 31 de mayo, era agredido Héctor Ulloa, también revolucionario, presidente del Comando Comunal de Abastecimiento.

Los fascistas estaban, al parecer, en plena euforia: a las dos y media de la madrugada del viernes 1º de junio, un artefacto explosivo era lanzado contra los estudios de radio Frontera, propiedad del partido Comunista, causando graves daños y casi asesinando a uno de los cuidadores.

Sin embargo, estos acontecimientos no son una novedad en Cautín. Fe de ello pueden dar los campesinos: cuatro muertos y decenas de heridos en más de una veintena de enfrentamientos con latifundistas y carabineros que le han hecho el juego a los patrones.

La cronología del terror, que tanto honor le hace a la devoción del fascismo en esta zona, se remonta a mediados de octubre de 1970. Y la primera víctima es... un cura.

CRONOLOGÍA DEL TERROR

En efecto, a mediados de octubre de 1970, movilizados en tres camionetas, una treintena de dueños de fundo y matones a sueldo rodea y acribilla a tiros la casa de Wilfredo Alarcón, párroco de Perquenco, un sacerdote revolucionario que luchó codo a codo con los mapuches en las primeras corridas de cerco: "Los ricos me odian y me quieren matar porque ayudo a los pobres y explotados de Cautín", dijo en esa oportunidad a este periodista. Los hechos se sucedieron después en la siguiente forma:

24 de diciembre de 1970. Retoma de Rucalán, la dirige el latifundista Juan Landarretche, de Carahue, dos campesinos heridos: Francisco Segundo Pilquinao Marillán y Ricardo Mora Carrillo.

15 de febrero de 1971.— El diputado Víctor Carmine (PN) asalta y balea una camioneta de ICIRA en Loncoche.

Febrero de 1971.— Es repelida a balazos la toma que del fundo "Brasil Sur" de Lautaro, iba a practicar el MCR. El fundo es del latifundista Alfredo Palma. El baleo lo dirige el administrador Javier Maldonado. Domitila Palma, madre del dueño, muere de infarto cardíaco durante el enfrentamiento.

17 de abril de 1971.— Retoma de la hijuela "La Palma", Carén, Curarrehue. La dirige Otto Grunner Friedly, participan además: Pradino Soto Vásquez, Hernán Quezada Ansarena, Erwin Krausse Saleswky, Raimundo Krausse Saleswky, Víctor Amar Langkemann, Manuel Alberto (Tito) Ulloa Salazar y Peter Compton Peddar, entre otros. El indígena Juan Segundo Curipe Catripán hiere al momio Rolando Matus Castillo obrando en legítima defensa. Matus fallece. Seis mapuches, hombres y mujeres, resultan heridos a tiros y a golpes por los latifundistas. El Partido Nacional anuncia: "Responderemos ojo por ojo y diente por diente". Crean el siniestro Comando Rolando Matus.

15 de mayo de 1971.— Latifundistas y matones intentan la retoma del fundo "Boldos" en Toltén. La dirige el latifundista Leonardo García Sabugal. Entre otros participan los matones Domingo Almendras y Sergio Almendras, ex empleados del fundo.

20 de mayo de 1971.— Retoma del fundo "Brasil Sur", Lautaro, el administrador Javier Maldonado Zúñiga, mata al campesino del MCR Juan Huilipán. Es herido a bala, el estudiante del MIR, Pablo Suárez.

30 de julio de 1971.— "Desconocidos" balean la camioneta del Intendente de Cautín, Gastón Lobos Barrientes, a las 23 horas, al pasar por la cantera de Metrenco, 4 kilómetros al sur de Temuco.

Julio de 1971.— Tres campesinos heridos, cuando matones agreden a quienes vigilaban barricadas que cortaban el acceso al fundo "Pangal", Villarrica. Un herido a bala.

Octubre de 1971.— La Federación de Sindicatos de Empleadores Agrícolas de Cautín, presidida por Miguel Fuschloger, acuerda coordinar y generalizar a grupos celulares de autodefensa para retomarse todos los fundos de sus asociados dentro de un plazo de 48 horas, a contar de la publicación de la noticia de cada toma, en "El Diario Austral" (SOPESUR).

22 de octubre de 1971.— Retoma del fundo "Chesque", Loncoche. Muere Moisés Huentelaf del MCR. Otros dos campesinos quedan heridos. También un sobrino de Martín Doyharzával, propietario del fundo que dirige la retoma. Participan además Hernán Millán Mera (el herido), Sergio Contreras y Enrique Andrews, entre otros latifundistas y matones. Carabineros de Loncoche permite la retoma. El Secretario Regional del MIR denuncia que "hay patrones armados y organizados militarmente".

22 de noviembre de 1971.— Retoma de un potrero del fundo "Huilío". Mueren a balazos los hermanos Francisco y Segundo Cheuquelén Melín, ambos del Netuaiñ Mapu (Recuperaremos la Tierra). Cuatro mapuches quedan heridos. Una mujer embarazada con perdigones en el vientre. Muere posteriormente la guagua. Los patrones Eduardo y Juan Antonio Navarrete dirigen la retoma en la que participa una treintena de matones y latifundistas de Imperial y Carahue.

3 de febrero de 1972.— La Federación de Empleadores Agrícolas de Cautín y el Sindicato de Empleadores Agrícolas de Lautaro, que preside Carlos Podlech, reúnen setenta latifundistas y se retoman a balazos los fundos “Santa Ana” y "Las Pinas". Participan también Lorenzo Taladriz, Carlos Barbas, Miguel Fuschloger, Luis Eguiguren, etc. Cuentan con la colaboración del comisario de Carabineros de Lautaro, Luis Quintana, quien es sumariado. No hay heridos.

11 de febrero de 1972.— La plana mayor de la burguesía agraria y comercial se reúne en el casino de la SOFO. Abel Valdés, latifundista y ex director de "El Diario Ilustrado" de Santiago, recuerda acuerdo anterior de "proceder a la retorna dentro de 24 ó 48 horas a lo sumo". Están allí Miguel Fuschloger, presidente de la Federación de Sindicatos de Empleadores Agrícolas; Luis Eguiguren, presidente de la Sociedad de Fomento Agrícola (SOFO); Alejandro Muñoz Lagos, dirigente del comercio; Domingo Duran, presidente del Consorcio Agrícola del Sur (CAS); está además el presidente de la Confederación Nacional de Empleadores Agrícolas, Manuel Valdés, los parlamentarios del Partido Nacional Víctor Carmine, Hardy Momberg, Oscar Schleyer, y un sinnúmero de latifundistas y militantes del partido Nacional, Comando Rolando Matus y Patria y Libertad.

Se planea actuar en conjunto con los comerciantes e, incluso, financiar activistas. Se fijan como tarea inmediata impedir que CORA tome posesión legal de la reserva del fundo "Loncovaca", propiedad del diputado Oscar Schleyer.

12 de abril de 1972.— Elementos fascistas de Patria y Libertad con armas de fuego, armas blancas, y ácidos, se retoman una casona antigua que, por estar abandonada, había sido tomada por el Comité de Estudiantes Sin Hogar de la sede regional de la Universidad Católica. Roban parcas, sacos de dormir, frazadas, relojes, etc. Más de una de cena de estudiantes, hombres y mujeres, quedan heridos. Los estudiantes sin hogar eran apoyados por el MUI.

18 de abril de 1972.— Dirigidos por el propietario Abelardo Mora y su hermano Raúl Mora, una treintena de dueños de fundo y matones a sueldo se retoman el fundo "Los Pinos". Toltén, que 35 horas antes habla sido tomado por el MCR. Se distingue entre los retomadores a los hermanos Lisandro (administrador). Eleodoro y Dagoberto Godoy Saldías; Oscar Sanhueza, regidor nacional de Pitrufquén, y un tal Bertetti, entre los retomadores. Tres campesinos son heridos a bala: Ignacio Antileo, Pascual Landeros y Antonio Landeros. También, resulta herido el matón Dagoberto Godoy.

16 de mayo de 1972.— Cinco campesinos son heridos a balazos por Carabineros en Lautaro, cuando protestaban frente al hospital por problemas de salud rural, y mientras sus dirigentes se entrevistaban con el médico jefe. La movilización Ja habían organizado el Consejo Comunal Campesino y el MCR. Se ordenó investigar la orden de disparar.

17 de mayo de 1972.— Treinta agricultores, movilizados en siete vehículos, usando carabinas, rifles, revólveres y metralletas, se retoman el fundo "Muco" de Lautaro. Cinco campesinos heridos a bala.

27 de julio de 1972.— Dirigidos por Rogelio Coulon Noyant (dueño de la casa retomada el 12 de abril), elementos de Patria y Libertad asaltan y balean el fundo "Santa Carolina" de Juan Gajardo Coulón. Los fascistas identificados son un tal Droguet, Manuel Oyarce y Juan Poblete. Es una venganza político-familiar.

8 de agosto de 1972.— Dueños de fundo balean y dejan gravemente herido en Huachicahue, Lonquimay, al jefe de área de CORA en Curacautín, Omar Aguilar.

10 de septiembre de 1972.— El latifundista Moisés Torrealba Morales y un grupo de matones, balea la choza de Ana Loncopán Mari-llanca, mapuche que con sus hijos recuperó tres y media hectáreas rapiñadas por el latifundista, quien las había agregado a su latifundio "El Laguito". Es para intimidarla. El hecho ocurrió en Pilfeu, Curarrehue.

26 de septiembre de 1972.— Elementos de Patria y Libertad balean al dirigente de la Universidad de Chile y de la JDC, Ariel Sandoval, quien resulta herido en una pierna.

lº de octubre de 1972.— El latifundista Efraín Paisser y otros momios, balean a campesinos que mantienen tomado el fundo "San Alberto", de la mujer de Paisser, a fin de que CORA acelere la toma de posesión.

19 de abril de 1973.— Campesinos que se habían tomado el fundo "El Laurel", Perquenco, son atacados en una acción intimidatoria de diez individuos enmascarados que disparan armas de fuego y lanzan bombas molotov. Entre los atacantes fue reconocido Sergio Díaz González, dueño del predio. Dos obreros resultaron heridos: Enrique Cabello y Orlando Hernández.

12 de abril de 1973.— 15 horas después de ser tomado por el Comité de Cesantes de Los

Laureles, el propietario del fundo "Carilafquén", Telmo Burgos encabeza a una veintena de enmascarados que dispara alrededor de 120 tiros de carabina y revólveres, calibre 45 y 22. Sólo a los tres días se entera el Intendente al ir al fundo. Una dotación de carabineros, cercana, dijo haber escuchado la balacera pero que no actuó porque "nadie denunció el hecho".

28 de abril de 1973.— Dos militantes socialistas resultan heridos a balastos luego que, a la salida de una concentración para celebrar el 40? aniversario de su partido, y al término de un desfile que encabezan el senador Jaime Suárez, y el diputado José Amar, elementos del Comando Rolando Matus y de la Juventud Nacional atacan el desfile y la sede del PS, con piedras y balazos. Cuarenta y siete fascistas son detenidos y posteriormente dejados en libertad por falta de méritos; algunos nombres: Alex Vega Vergara, Carlos Chanannier, Alejandro Chavor, Fernando Pavón Brito, Carlos Lara Webar, Raúl Norambuena Corral, Primo Cortessi, Hubert Webermann, Rubén Reveco, Ramón García Figueroa, Osvaldo Brandt, etc.

8 de mayo de 1973.— El latifundista Narciso Guidotti y una treintena de "amigos" retoma el fundo "Trauma", Los Sauces, tomado horas antes por campesinos mapuches. No hay heridos.

LOS OTROS INGREDIENTES

Lo anterior es sólo un "breve" recuento de los hechos más destacados de la "devoción fascista" en Cautín. Hay otros ingredientes que completan este cuadro y explican la impunidad del terrorismo fascista. Están también los movimientos y partidos políticos que impulsan estos hechos: el partido Nacional, presidido por el ex prefecto de Carabineros Luis Salamanca Moran; el Frente Nacionalista Patria y Libertad, dirigido por Eduardo Díaz, ex empleado de Pérez Zújovic, yerno del magnate de la construcción, José Luis del Río, expulsado del PDC y la embajada de Chile en Estados Unidos, cuando era Embajador Tomic, por sospechosas vinculaciones con medios relacionados con la CIA; los "financistas" y fascistas del PDC provincial, grupo de poder que encabeza Héctor Fernández de Miguel, vicepresidente de la empresa SOPESUR S. A., que en Temuco edita "El Diario Austral", y brazo derecho de Julio Serrano Lamas, que con fondos del Banco del Estado Organizó el imperio periodístico DC. No es todo: el aparato del Estado burgués en Cautín protege desvergonzadamente al fascismo: la Corte de Apelaciones y sus ministros Rafael Mera Mera, Oscar Carrasco Acuña, Orlando González Castillo, Luis Eduardo Ortiz Bravo y Mario Olate Meló. Nótese: no hay ningún latifundista o fascista preso. Todos han salido en libertad, por falta de méritos los más, bajo fianza los menos. No así los campesinos y mapuches. Son muchas, también, las actuaciones abiertamente parciales de los Carabineros, en favor de los patrones, naturalmente. "El Diario Austral", no deja de justificar diariamente al fascismo y sus acciones contra la clase obrera y el pueblo, utilizando la mentira deliberada. Los trabajadores de Cautín le pusieron el mote de "vergüenza regional". La Intendencia, sobre todo en la gestión del radical Sergio Fon-seca (desde fines de 1972), se ha distinguido, no sólo por su reformismo, sino por su ineficacia absoluta para denunciar y combatir a los patrones y al fascismo, y para apoyar a los obreros y campesinos.

Como si fuera poco, las organizaciones de clase de los patrones impulsan y llevan a la práctica las instrucciones de los movimientos y partidos fascistas, amparados por el Estado burgués: la Federación de Sindicatos de Empleadores Agrícolas, que preside Miguel Fuschloger; la Sociedad de Fomento Agrícola, presidida por Luis Eguiguren; la Cámara de Comercio, que preside Jurgcn Paulmann; la Cámara de Comercio Detallista, presidida por Alejandro Muñoz Lagos; el Comando de Acción Cívica, que preside Félix García.

PERO, EL PUEBLO LUCHA

Desde el 25 de mayo de 1970, con la corrida de cercos de "Mañío Manzanal", Imperial, a la que siguió el 4 de junio de ese mismo año la corrida de cercos de "Vega Larga", Lautaro, alrededor de 300 corridas de cercos y tomas de fundo, en su mayoría conducidas por el Movimiento Campesino Revolucionario (MCR), organización que hoy, junto al Partido Socialista, dirige el Consejo Provincial Campesino y los Consejos Comunales, han significado, hasta la fecha, una aplicación cada vez más profunda y drástica de la Reforma Agraria. Ahora luchan por la expropiación sin pago y sin reserva de todos los fundos de 40 á 80 hectáreas de riego básico.

Continúan las tomas de fundo. Una de las últimas (4 de junio) fue la de la reserva del fundo de Rebeca Lavandero Illanes, hermana del senador del PDC, llevada a cabo por el "Comité Hermanos Cheuquelén".

En la ciudad, los pobladores no se quedan atrás. Cinco comités coordinadores de trabajadores luchan por la vivienda, por la canasta familiar, por la salud; hay que mencionar también al Comando Comunal de las JAP y al Comando Comunal de Abastecimiento, en Temuco.

Por su parte, el Frente de Trabajadores Revolucionarios (FTR), crece entre los obreros de la construcción. El 5 de junio, se tomaron la industria LONGISUR, una de las principales productoras de insumos para la construcción en el sur del país, y exigen su paso al área social. La clase obrera, en la zona, ha crecido fundamentalmente en torno a la industria constructora.

Los soldados y personal subalterno de Carabineros, no están ajenos a esta lucha. La jerarquía local del Cuerpo de Carabineros, anunció una querella, no concretada, contra el FTR, por afirmar que "cuando se reprime al pueblo, sólo ganan los patrones" y por llamarlos a luchar junto a los campesinos, pobladores y obreros. "Nos provocan serios problemas internos", adujo la jerarquía policial regional. Se supo que entre los clases y soldados del regimiento "Tucapel", ese anuncio de querella provocó agrios comentarios: es que los soldados son hijos de pobladores, obreros y campesinos de la zona.

JUAN HUINCA
Temuco


Análisis

LOS OBISPOS Y LA PRÉDICA DE LA PEQUEÑA BURGUESÍA

EL seis de junio, El Mercurio publicó un documento de los Obispos de la Zona Central de Chile. El Mercurio sintetizó el documento, con bastante acierto, con el siguiente titular: "Dicen Obispos: Chile parece país azotado por la guerra". Curiosamente el diario "La Prensa" usó un titular semejante. El documento provocó indignación en la izquierda y un sentimiento de vergüenza y escándalo entre los cristianos comprometidos con la construcción del socialismo.

El documento de los Obispos no es un hecho aislado. Se inscribe en el proceso de cambios que vive Chile. Es un hecho histórico que tiene consecuencias irreversibles. Es la posición de la iglesia oficial en este momento de la lucha de clases. Al analizar el documento no juzgamos la intención de los Obispos. Suponemos, por el contrario, la mejor de las intenciones. Sin embargo, son los hechos, y no las intenciones, los que definen nuestra historia. Como cristianos y como revolucionarios, tenemos el derecho y el deber de analizar públicamente y sin temor alguno la toma de posición de los Obispos.

EL EVANGELIO, UN MENSAJE DE ESPERANZA Y NO DE ANGUSTIA

El proceso revolucionario que vive Chile es mirado con angustia por los ricos y como esperanza por los pobres. El rico contempla el derrumbe de su propia casa. Caen sus fundos y fábricas. Se quebran sus leyes. Se profanan sus templos de justicia. Sus fuerzas de orden se desconciertan. Sus escuelas, sus colegios y sus Universidades se ven amenazadas. Sus diarios y sus radios se ven desenmascaradas. Para ellos es el caos. Es la destrucción. Los pobres, por el contrario, contemplan el derrumbe del sistema capitalista como el derrumbe de su cárcel y de su prisión. Las tomas de fábricas y fundos, el desmoronamiento del "orden" burgués, la posibilidad de tener escuelas y Universidades propias, etc., son signos de liberación. Son signos de esperanza. Los mismos hechos que provocan angustia en la burguesía, provocan esperanza en los pobres y explotados.

El documento de los Obispos respira angustia y pesimismo. Respira el sentir de los ricos y no el sentir de los pobres y explotados. Para los Obispos la situación de Chile es la de largas colas, un país azotado por la guerra, mercado negro, éxodo de profesionales, medios de comunicación que incitan al odio y destruyen la verdad y el amor. Hay inflación, violencia, idolatría del poder, estatismo etc ... "No merecemos vivir —dicen los Obispos— en la angustia, la incertidumbre, el odio y la venganza". "Decimos no a la mentira: no a la prepotencia; no al odio".

El documento de los Obispos no refleja la esperanza de los pobres y explotados. En el documento nada hay de la alegría y esperanza que crecen en los explotados cuando una industria pasa al área social, cuando los fundos y las distribuidoras son expropiados. Los Obispos no reflejan la esperanza de los pobres que ven con alegría el quiebre de la legalidad y justicia burguesa. La esperanza de los pobres que crece cuando se fortalece el poder popular. La esperanza de los pobres que se alarga cuando se multiplican y fortalecen sus vanguardias. La esperanza de los pobres que se agiganta, cuando sectores de oficiales de las FF.AA. empiezan a entender sus problemas y los soldados se sienten hermanos de clase con los obreros. La alegría de los pobres que se incrementa cuando las fuerzas del orden empiezan a entender que los obreros no son ni bandidos ni ladrones. La esperanza de los pobres que crece cuando se divisa en el horizonte la posibilidad de tener diarios, revistas, escuelas y universidades que sean propias y no ajenas. La esperanza de los explotados que aumenta cuando logran acumular fuerza, ganar en conciencia y fortalecer sus organizaciones de clase. Esta esperanza de los pobres no se refleja en el documento de los obispos. Ciertamente hay colas, inflación y mercado negro. ¿Por qué los obispos ven sólo estos hechos? ¿Por qué los obispos no denuncian la raíz profunda de todos estos hechos? ¿Por qué los obispos no se alegran con otros hechos positivos? ¿Por qué los obispos comparten la angustia y la preocupación de los ricos y no comparten el dolor, las luchas y la esperanza de los pobres?

¿LOS OBISPOS EN EL CAMINO DE LA CONTRARREVOLUCIÓN?

Si en el proceso revolucionario la angustia caracteriza a la burguesía y la esperanza distingue a los explotados, hay también otro distintivo que señala a unos y a otros. Los explotados sienten, viven y piensan la historia como la historia de la lucha de clases. La burguesía, por el contrario, está absolutamente incapacitada para entender esta realidad profunda de la historia. Si la burguesía, como clase social, entendiera la historia, desaparecería como clase social. Si la burguesía habla de clases sociales, lo hace en referencia a los ingresos, al prestigio, al nivel de cultura o educación. No capta las leyes profundas de la marcha de la historia. Para la burguesía no existe en enfrentamiento entre clases o bloques de clases.

La burguesía disfraza el enfrentamiento de clases recurriendo a dilemas falsos o insuficientes. Habla, por ejemplo, de enfrentamiento entre "demócratas" y "marxistas", entre "defensores de la libertad" y "totalitarios", entre "cristianos" y "marxistas". Mentalidades más fascistas reducen la lucha de clases a un enfrentamiento entre la civilización y la barbarie, el orden y el caos, la luz y las tinieblas, la verdad y la mentira, etc. La revolución de los explotados es para ellos la barbarie, el caos, el totalitarismo, la mentira y las tinieblas.

Otro recurso de la burguesía para ocultar o negar la lucha de clases es el recurso a la complejidad. Dicen que hablar de explotados y explotadores es un simplicismo. Que la realidad es "terriblemente compleja". Ciertamente la realidad es compleja. A un nivel teórico podemos descubrir 5,8,17 clases sociales, pero en la práctica hay un hecho que no es complejo, que es muy simple: algunos están de un lado y otros están de otro lado. La realidad la podemos legítimamente leer en dos formas: en los libros y en la calle. En los libros hay muchas clases sociales. Este es correcto. Pero en un enfrentamiento callejero siempre hay dos grupos. Esto también es correcto.

La burguesía piensa que es un simplismo dividir al país entre capitalistas y socialistas. Hay tantas formas de grados y desarrollo del capitalismo. Hay tantos modelos de socialismo. Esto es correcto. Pero en los hechos tenemos un grupo que busca mantener el capitalismo, otro que busca construir el socialismo. La D.C. hace miles de juegos teóricos para definir el socialismo que profesa. En los hechos, sin embargo, la D.C. combate en Chile la construcción del socialismo.

La burguesía reduce la lucha de clases a la prédica moralista. Lo que interesa es ser honesto, consecuente, íntegro y trabajador. La riqueza es fruto del trabajo y la honestidad. La pobreza es fruto del vicio y la flojera. No hay explotados y explotadores, sino gente honrada (los patrones y la gente "decente") y una muchedumbre de flojos, ladrones, viciosos e ignorantes (los explotados y los "pobres") No interesa si uno está con los explotados o con los explotadores, lo que interesa solamente es si uno es íntegro y consecuente. Se busca desprestigiar a los dirigentes políticos de la izquierda por su conducta o formas de vida. No niego la importancia de ser íntegro y consecuente, sino que desenmascaro el recurso burgués de ocultar la lucha de clases recurriendo al discurso moralista.

UN DOCUMENTO QUE NO DENUNCIA LOS ATROPELLOS DE LA BURGUESÍA

El documento de los obispos, más allá de las intenciones, usa objetivamente todos los recursos ideológicos que estamos describiendo. Se recurre a la situación "compleja" del hombre y la sociedad para ocultar la lectura simple de los hechos. Se recurre a la prédica intimista y moralista: "Lo que realmente convence es la integridad de la vida, el ser consecuente ..." Se denuncia "La idolatría del poder" y se opone a ésta una actitud personal de "servicio". Estamos de acuerdo con el documento en denunciar la politiquería, la lucha política sin principios, pero ¿podemos reducir la lucha de las clases sociales por el poder a una idolatría? ¿Se opone la sana política a la actitud personal del servicio? Los explotados que han entregado su vida en el servicio político, ¿lo han hecho siempre por vanidad y ambición?

El documento pide "buscar lo que nos reúne y no lo que divide". ¿Por qué no se denuncian concretamente los atropellos de la burguesía con los explotados, si éstos tienen también ese ser humano común a todos los chilenos?

Podríamos citar todo el documento y demostrar cómo se usa directamente la prédica ideológica de la burguesía chilena. Los cristianos no podemos aceptar esta reducción ideológica del evangelio. Por fidelidad a la Iglesia, por fidelidad al mensaje de Cristo y por fidelidad a los pobres y explotados respondemos con respecto, pero con firmeza cristiana, al documento público de los obispos. El evangelio es un hecho histórico liberador y no un mensaje cargado de angustia, un mensaje moralista, pacifista, intimista o fundamentalista. El mensaje evangélico no es ambiguo. Nadie exige a la Iglesia que se pronuncie por la UP o por un partido político. Pero exigimos que se pronuncie claramente, en los hechos, si está con la explotación o la liberación.

El proceso chileno no admite espectadores ni arbitros. No admite situaciones ambiguas. Cristo dividió claramente a sus oyentes. Un grupo lo siguió y otro grupo lo asesinó. No fueron los pobres, ni los enfermos, los oprimidos los que crucificaron a Cristo. Fueron los poderosos, los fariseos, los que administraban la luz y el templo, los que amaron más las riquezas que el Reino de justicia y fraternidad.

Nos preocupa el documento de los obispos. Marca un camino demasiado peligroso. Es un camino que va contra la historia, contra los cambios revolucionarios, contra los pobres y explotados. No juzgo las intenciones, sino hechos. Los cristianos tenemos una herencia que se transforma en peso y lastre. Detenerse en la historia significa oponerse a ella y ser aplastado por ella. La Iglesia sufrió la revolución francesa por ser feudal. ¿Sufrirá ahora la revolución socialista, por ser una Iglesia comprometida con la burguesía y el capitalismo?

J. PABLO RICHARD G.


Poder Popular

LA EXPERIENCIA DE LA CLASE OBRERA DE MAIPÚ

EL pueblo de Maipú está en pie de guerra: alrededor de cinco mil trabajadores se movilizaron en la mañana del 19 de junio para tomar posesión de 39 predios, exigiendo su paso a manos de los campesinos. Todas las organizaciones de masas de la comuna se unieron así para golpear directamente a los grandes latifundistas de la zona, en los momentos que el Congreso aprobaba la reforma constitucional de Rafael Moreno y el mismo día que la DC llamaba a efectuar una concentración en las calles de Santiago.

Los obreros, campesinos, pobladores y estudiantes de Maipú optaron por esta acción directa al agudizarse los conflictos en el campo, y después que el Cordón Cerrillos efectuara un cuestionamiento a la falta de conducción en las movilizaciones callejeras convocadas por la CUT.

Esta ofensiva organizada de la clase trabajadora constituye un nuevo avance y deja importantes enseñanzas en el proceso de gestación del poder popular. Si bien esta movilización permite ampliar las conquistas de la clase obrera y el pueblo, deja también a la vista las debilidades del reformismo y su incapacidad para encauzar las iniciativas de la masa hacia los objetivos que ésta se propone. Al mismo tiempo, esta experiencia muestra una vez más las dificultades que el pueblo deberá enfrentar para superar en su propio seno las influencias reformistas y crear un poder verdaderamente independiente.

UNIDAD POR LA BASE

El Consejo Comunal Campesino de Maipú levantó una plataforma de lucha que recibió el apoyo del Cordón Industrial Cerrillos, de la Federación del Metal (FEMET), de la JAP Comunal, Juntas de Vecinos, Centros de Madres y estudiantes de la comuna. En sus puntos principales plantean la expropiación a puerta cerrada y sin reserva de 22 predios pertenecientes a viejos explotadores del agro como los Matte, los Vidal, los Infante y los Pérez Yoma; la inmediata toma de posesión de fundos ya expropiados y la puesta en marcha de un Mercado Popular de abastecimiento directo.

En la toma masiva de estas propiedades, participaron también los obreros agrícolas del sector reformado, que paralizaron sus labores en señal de solidaridad. De todos los organismos de masas surgió un Comando Único, encargado de dirigir y coordinar las tareas durante el conflicto, que ubicó su centro de operaciones en la industria Perlak.

En la actividad desplegada por distintos sectores del pueblo estuvieron presentes militantes del PS, del MAPU, MIR, PC e, incluso, campesinos democratacristianos que se manifestaron en desacuerdo con la directiva de ese partido. La concentración de todas estas fuerzas políticas y sociales responde al objetivo planteado por el Presidente del Comando Comunal Campesino, Heriberto Carreño y que expresa las aspiraciones de todos los organismos de base de la comuna: "La unión de todos los trabajadores de la comuna —dijo Carreño— para resolver este problema del agro nos va a permitir formar, en un paso más adelante, el Comando Comunal de Trabajadores de Maipú que va a ser una organización más fuerte, donde nosotros tomaremos decisiones de mucho mas peso, porque ahí le vamos a ir dando forma al poder popular".

LAS TRAMITACIONES DE SIEMPRE

Los fundos tomados suman un total de cinco mil hectáreas de riego básico, destinadas a la producción de verduras y hortalizas que, en su mayoría, son utilizadas para el abastecimiento de Santiago. Pero la cantidad de productos ha disminuido mucho últimamente. Jaime Barrera, dirigente del Consejo Comunal, explica: "En realidad, está más que comprobada la mala explotación de la tierra, porque los patrones ya no siembran o dejan todo botado..., por eso que los trabajadores queremos estas tierras para producir como se debe". Aparte de estas causales, suficientes para la expropiación, todos estos predios tienen más de 80 HRB y en la mayoría existen conflictos laborales por bajos salarios e infracciones a las leyes sociales.

Los obreros agrícolas culpan a los funcionarios del agro por el mantenimiento de esta situación. "Nos prometieron que de enero en adelante la comuna de Maipú tendría prioridad nacional en cuanto a expropiaciones de predios —declara Heriberto Carreño—: pero hasta aquí ninguno de estos funcionarios ha cumplido sus promesas, han sido puros engaños. ..".

La práctica burocrática de las autoridades también ha permitido que aún no se tome posesión de predios que han sido expropiados hace más de un año. Junto a la entrega inmediata de estas tierras, el Consejo Campesino exige tomar el control sobre todos los organismos del agro y su incorporación al Consejo de CORA, "porque la solución de los problemas del pueblo sólo la puede obtener el pueblo organizado desde la base".

Además, los campesinos plantean la salida de estos burócratas irresponsables que los han tramitado tanto tiempo: Oscar García Jarpa, Director Zonal de Agricultura; Daniel Poblete, funcionario de CORA y Alberto Araos, Subdelegado de Gobierno.

NO MAS LEYES DESDE EL PARLAMENTO

Los trabajadores agrícolas rechazan categóricamente la ley aprobada por el Congreso y "propuesta por el capataz de los patrones, Mister Rafael Moreno". Esta Ley de Reforma Agraria asegura la existencia de una burguesía agraria, al declarar inexpropiables los fundos de 40 HRB, y atenta directamente contra las conquistas logradas en el campo en los últimos años. Por tanto, los trabajadores plantean la necesidad de una nueva ley que nazca desde las bases campesinas. Juan Barrera sintetiza el pensamiento de sus compañeros: "Esa ley no nos sirve, es un robo a los campesinos, porque dice muy claramente que a los patrones es obligatorio dejarle una reserva de 40 hectáreas y si en acuerdos anteriores se les ha dejado 10 ó 15 hectáreas, ahora habría que llamar al patrón y devolverle 20 ó 25 hectáreas y eso sí que no se puede hacer. A nosotros nunca nos va a servir una ley hecha en el Parlamento, que no hayamos discutido en los Consejos Comunales Campesinos y con los demás trabajadores de la industria o los pobladores... y no vamos a tener una Ley de Reforma Agraria bien hecha hasta que nosotros mismos hagamos esa ley que tiene que permitir las ex propiaciones a puertas cerradas, sin pago, sin reserva. Y nosotros somos los que vamos a tener que llevarla a los hechos, porque seguramente una ley como esa no se va a apro bar nunca en el Parlamento".

EL MERCADO DEL PUEBLO

El combate al mercado negro y la especulación tiene una expresión concreta en la acción de masas desarrolladas en el mercado popular.

Los trabajadores se tomaron el local de un antiguo matadero municipal, que el Alcalde, democratacristiano, les había negado hace poco. El abastecimiento directo comenzó a implementarse de inmediato, bajo la dirección del Consejo Comunal Campesino, de la JAP Comunal y el Cordón Industrial.

"Los campesinos de los CERA llevan la leche y toda su producción chacarera, y se vende allí, directamente a los pobladores. Los compañeros de la JAP y de las otras organizaciones poblacionales se encargan de la distribución de todo el abastecimiento que va llegando. También hay bastante participación de los obreros que forman destacamentos de vigilancia, porque de los momios se puede esperar cualquier cosa", explica Hernán Ortega, Presidente del Cordón Cerrillos.

Por su parte, el Comando de Abastecimiento Directo y la JAP Comunal declaran: "Los pobladores obtienen los productos a precios justos, porque así se evitan los intermediarios que se enriquecen explotando a los campesinos y estrujando los bolsillos de los consumidores". A su vez, las industrias conserveras del Cordón Cerrillos, Copihue y Perlak, también están llevando sus productos al mercado. Así, los obreros se aseguran de que realmente están abasteciendo al pueblo y no al mercado negro.

El abastecimiento directo dirigido por el conjunto de los trabajadores beneficia a todo el pueblo de Maipú. Jorge Morales, obrero de Fensa, señala: "Mucha gente no podía creer que aquí se puede comprar la leche fresca, a diez escudos y sin cola... En estas cosas yo creo que estamos demostrando que si nos unimos somos capaces de resolver por nuestra cuenta los problemas de abastecimiento, y en adelante ya podremos enfrentar otro tipo de cosas".

La ocupación del mercado aún no está legalizada, pero la práctica desarrollada en conjunto por los distintos sectores populares hace imposible que cualquier decisión superestructural pueda revertir la situación creada por las organizaciones de masas de la comuna.

SOLUCIONES BUROCRÁTICAS

El Ministro de Agricultura, Pedro Hidalgo, se hizo presente al día siguiente de la toma y se reunió con las directivas del Consejo Comunal Campesino y el Cordón Cerrillos, en la industria Perlak. Firmaron allí un acta de acuerdo que fue dada a conocer esa noche en una asamblea general, en presencia del Encargado del Ministerio de Agricultura, Alfredo Pavez.

Las medidas adoptadas con el Ministro contemplan la toma de posesión en los días siguientes de los fundos expropiados anteriormente por CORA y la expropiación de los otros predios al plazo más breve que permite la actual Ley de Reforma Agraria, en este caso, el 19 de julio, por el momento, once predios estarían listos para ser intervenidos. "Sin embargo —aclaró Alberto Pavez—, no garantizamos que la solución salga con la rapidez exigida, porque en ningún caso podríamos asegurar el apoyo del resto del aparato del Estado". Por lo tanto, se decidió que mientras se tramitaban las intervenciones, los trabajadores debían abandonar las tomas.

Los demás puntos de la plataforma de lucha quedaron sujetos al compromiso adquirido por el Ministro Hidalgo de conversar con las autoridades de Gobierno correspondiente. Su solución quedó pendiente para una nueva reunión, en la que participarán los presidentes de los Consejos Comunales y de las Federaciones Campesinas de la provincia de Santiago, además del Ministro y otros representantes de organismos del agro.

El Consejo Comunal Campesino declaró que las soluciones obtenidas, apenas al segundo día de conflicto, eran una victoria que se debía sólo a la fuerza y decisión de los campesinos y al apoyo activo de los obreros, pobladores y estudiantes.

Sin embargo, la mayor parte de las bases manifestó su disconformidad con estos acuerdos que, si bien aseguraban la conquista de la tierra; en la práctica significaban una desmovilización de obreros, campesinos y estudiantes, porque se anteponía las gestiones entre los distintos organismos del Estado a la actividad de los trabajadores organizados. Jaime Ramos, dirigente del Cordón cerrillos expresó en la asamblea: "Es cierto que conseguimos el compromiso de solucionar puntos de importancia, pero resulta que la mayor parte son soluciones de parche que no corresponden a los planteamientos que nosotros pusimos en la Plataforma Agraria".

Ante la insistencia de la asamblea para decidir la intervención de los fundos y asegurar su protección, el representante del Ministerio de Agricultura se comprometió a agilizar al máximo los trámites pertinentes. Se atendería especialmente los casos del mercado del pueblo y del fundo Santa Carolina. Los trabajadores de este predio se encontraban en conflicto con su propietario, hijo de Edmundo Pérez Zujovic.

LA REACCIÓN PATRONAL Y EL REFORMISMO

El mismo día que los trabajadores efectuaron la toma masiva de predios, todos los esfuerzos de la burguesía por defender sus posiciones se centraron en el fundo Santa Carolina, del latifundista Pérez Yoma. Este empresario del agro, afiliado a la DC, se ha caracterizado por una tenaz acción en prejuicio de los trabajadores. Al asumir el Gobierno de la UP, vendió 160 vacunos para matanza y un poco después instaló su propio matadero clandestino. Últimamente había dejado de trabajar la tierra y despidió a siete trabajadores en el lapso de un año.

En el momento de la toma salió armado a enfrentar a los campesinos y efectuó varios disparos, sin lograr herir a ninguno de ellos.

Poco después llegó el Intendente de Santiago a imponerse de la situación y dio órdenes para que carabineros impidiera una nueva agresión patronal.

Al fracasar su intento de desalojar violentamente a los trabajadores. Pérez Yoma recurrió a la Justicia. Entabló dos querellas contra los obreros agrícolas por usurpación de tierras y por un supuesto "rapto". Por este medio, y ayudado por la actitud vacilante de las autoridades de Gobierno, Pérez Yoma logró que el conflicto se resolviera momentáneamente a su favor.

El viernes 22, sin que se hubiera resuelto aún la intervención, el fundo Santa Carolina fue desalojado por destacamentos del ex Grupo Móvil. La acción obedecía a una orden del séptimo Juzgado del Crimen que llevaba también la autorización de la Intendencia.

En relación a este hecho, el MCR y el FTR de Maipú manifestaron: "Esta situación nos plantea una vez más que es tarea de obreros y campesinos revolucionarios convertir al Gobierno en un instrumento al servicio de los trabajadores en su lucha por el socialismo y contra el capitalismo, sin transar y sin retroceder. No podemos permitir que los que no confían en nuestra fuerza, le pongan precio a nuestra lucha y la negocien con nuestros enemigos".

El movimiento popular desatado en Maipú no está detenido. El Consejo Comunal Campesino, apoyado por los demás organismos de masas, planteo que si en el plazo fijado por el Ministro Hidalgo no se entregan soluciones definitivas a los problemas planteados, la totalidad de las fuerzas de la comuna cerrarán las calles y paralizarán Maipú, como única forma de provocar una respuesta más efectiva por parte de las autoridades de Gobierno.

Pero, sobre todo, la experiencia que están viviendo los trabajadores de Maipú, deja en claro la necesidad urgente de desarrollar organismos de poder popular que permitan enfrentar a la Justicia y al Parlamento burgués, creando una nueva institucionalidad que, a la vez, permita superar las deficiencias del reformismo. En este sentido la amplia movilización de Maipú es un paso importante en la unidad del pueblo, que multiplica sus fuerzas, y, tal como expresa el Consejo Comunal; "logrará formar el Comando Comunal de Obreros. Campesinos, Pobladores y Estudiantes, único organismo capaz de concentrar las fuerzas dispersas del pueblo, acrecentarlas y transformarlas en un auténtico poder popular".

Patricia Bravo


Notas:

1. Inserción del PN en "El Mercurio", 20-6-73. La Corte de Apelaciones libró de toda responsabilidad a ese periódico en la publicación del manifiesto sedicioso del PN.


Edición digital del Centro Documental Blest el 07feb02