Acta de acusación contra Frei

DOCUMENTOS
Suplemento de la edición Nº 185 de PUNTO FINAL
Martes 5 de junio de 1973.
Santiago – Chile

ACTA DE ACUSACIÓN CONTRA FREI

Planteamiento

CUANDO Punto Final pidió al Senado que declarara la inhabilidad moral de Eduardo Frei Montalva (ver texto de la acusación en PF Nº 184), no estaba incurriendo en una actitud de idealismo político. Sabíamos (y así lo señala el documento aludido) que la actual mayoría derechista del Senado haría lo necesario para impedir que prosperara la petición de inhabilidad. Pero formulamos esa petición, en primer lugar, por una cuestión de principios. Y, además, para plantear un amplio debate publico. PF nació en agosto de 1966, bajo el gobierno que presidió Frei, luchando sin concesiones contra el reformismo burgués, encarnado en la mentirosa fórmula de la "revolución en libertad". La demagogia democristiana ya comenzaba a quedar al descubierto. El 11 de marzo de ese año había ocurrido en El Salvador la primera de una serie de masacres que jalonarían el transcurso de la administración Frei.

Esas agresiones armadas contra la clase obrera, los pobladores, campesinos y estudiantes terminarían por caracterizar al gobierno democristiano como un régimen antipopular. A parejas con las acciones represivas —que se extendieron al plano de las torturas, las detenciones arbitrarias y la persecución de revolucionarios—, el gobierno presidido por Frei desarrolló respecto al imperialismo norteamericano una política que superó con largueza las actitudes entreguistas y antinacionales de anteriores gobernantes de nuestro país.

PUNTO FINAL combatió sin cuartel a ese régimen que, reprimiendo a la clase trabajadora y a sus vanguardias políticas, trató de fortalecer y modernizar el sistema capitalista dependiente del imperialismo. PF dejó al descubierto todas y cada una de las posturas demagógicas de ese gobierno, cuya acción desnacionalizadora de la economía puso en grave riesgo hasta los fundamentos mismos de la seguridad nacional. PF tomó un lugar de lucha junto a lo mejor de nuestra clase trabajadora y de las organizaciones que se trazaron un camino revolucionario en el combate político y clasista contra el gobierno democristiano.

No nos proponemos repasar aquí lo sucedido a partir de septiembre de 1970, cuando la candidatura popular del Dr. Salvador Allende obtuvo el triunfo. Pero lo concreto es que tres años después, en mayo de 1973, Frei se ha convertido en Presidente del senado y desde allí aspira a retornar al gobierno del país. Por arte del birlibirloque político, cuyas prácticas tradicionales aparecen hasta ahora vigentes, Frei aparece de nuevo revestido de ropajes democráticos y hablando con pomposa seriedad en nombre de "la patria".

Muchas de las cuestiones que PF sostuvo en su momento, respecto al gobierno democristiano (como sus secretas vinculaciones con el imperialismo norteamericano, su corrupción increíble, su hipocresía jesuítica, su carácter fundamental de agente político de la burguesía y de los monopolios extranjeros), se han visto confirmadas en forma irrefutable.

El acceso parcial a los archivos de la Kennecott Copper. las investigaciones en el Senado norteamericano sobre la ITT, la documentación de organismos nacionales como el Banco del Estado y el Banco Central, etc., han ido demostrando en forma sobrada que aquellos —como PF— que combatieron al gobierno democristiano tenían toda la razón. Sin embargo, no podemos dejar de recordar que en muchas de aquellas campañas de denuncia en el período 1966-70, PF estuvo prácticamente solo. Hubo sectores políticos de izquierda que —entonces como hoy —encontraban insensato o "desatinado" llevar la lucha ideológica contra la burguesía y sus agentes hasta un punto de "no retorno".

Por eso no compartieron nuestros "excesos".

Hubo en cambio otros sectores populares que no sólo nos respaldaron y dieron aliento, sino que, además, llevaron adelante una consecuente lucha política contra aquel gobierno y que encararon con resuelta firmeza el disfraz ideológico que asumía la burguesía detrás de la Democracia Cristiana.

Naturalmente PF se identificó con aquellos sectores consecuentes y tomó un lugar de pelea entre ellos.

UNA POLÍTICA DE PRINCIPIOS

PF siempre ha pensado que una política de principios es la línea más corta hacia el objetivo que se persigue: La aplicación estricta de una política de principios (que no tiene por qué ser dogmática e irreflexiva), suele producir inconvenientes, entre los cuales, a veces, está un transitorio aislamiento.

Pero son los principios —en este caso los principios revolucionarios— los que terminan por imponerse. El pragmatismo a secas, la transacción constante (que suele confundirse con la necesidad de alianzas), el antagonismo entre lo que se dice y lo que se hace, terminan por confundir al pueblo. Desdibujan la silueta de los enemigos y convierten la ideología en una mazamorra cuyo verdadero sabor resulta imposible distinguir.

Aplicar sin debilidades una política de principios no es una cuestión puramente ética. Su valor no es sólo moral aun cuando ella corresponde a las necesidades de la moral proletaria.

Trasciende ese plano y se interna en la zona de los requerimientos concretos de la política revolucionaria.

PF decidió pedir la inhabilidad de Frei, justamente, en aplicación de su apego a los principios que informan la actividad de esta revista y que son los mismos que sustentan la actividad revolucionaria de nuestro pueblo.

PF piensa hoy como ayer que Frei es uno de los agentes políticos más caracterizados de la burguesía y del imperialismo; lo considera responsable de haberse confabulado con la Agencia Central de Inteligencia de los Estados Unidos —que facilitó dinero, técnica y funcionarios especializados— para derrotar en 1964 la candidatura popular de Allende; responsable de haber entregado importantes renglones de la economía chilena a la voracidad imperialista, cuyos monopolios mantuvieron nexos secretos con él; responsable de masacres de obreros, pobladores y estudiantes en El Salvador, Santiago, Puerto Montt, Arica, Puente Alto, etc.; responsable de la corrupción y de los latrocinios que enriquecieron a numerosos personeros democristianos a costa del Erario Nacional; responsable de haber perseguido, torturado e infligido inenarrables vejámenes a numerosos revolucionarios; responsable de haber encarcelado a dirigentes y parlamentarios de partidos populares, así como a periodistas de izquierda.

PF sabe que Frei no es el único agente político de la burguesía y del imperialismo en Chile. Y, desde luego, los combate a todos por igual. Pero tampoco cabe dudas que Frei es el más caracterizado de esos agentes que conspiran para recuperar la cuota de peder que el pueblo les quitó en 1970.

EL "HOMBRE DE WASHINGTON"

No queremos reproducir aquí las innumerables citas de la prensa reaccionaria —encabezada por "El Mercurio"— que demuestran el papel que los enemigos de la clase trabajadora han otorgado a ese político, cuya lealtad ya han probado.

Empeñados como están en crear las condiciones de un "golpe legal", los enemigos de los trabajadores chilenos han elegido nuevamente a Frei, como en 1964, para que encabece el complot que se propone impedir que nuestro país inicie la construcción del socialismo.

Por ese motivo PF decidió pedir la inhabilidad de Frei aun sabiendo que en el plano puramente parlamentario —dominado por la reacción— tal recurso no prosperaría. Está lejos de nuestro alcance impedir que Frei utilice la Presidencia del Senado para los siniestros fines de la burguesía y del imperialismo.

Pero nuestra acusación debería servir para iniciar una discusión pública sobre los verdaderos intereses que representan agentes políticos como Frei.

El demócratacristiano Ignacio Palma Vicuña, que se desempeñaba como Presidente del Senado cuando PF pidió la inhabilidad de Frei, impidió que la acusación contra su correligionario se discutiera en esa rama del Parlamento. Una muestra de inmoralidad política que por repetida no debe causar asombro.

Cuatro días después el propio Frei se convertía en Presidente del Senado (o segunda autoridad constitucional del país, según gusta decir la prensa derechista), pero el hecho de que las fundadas acusaciones contra Frei no se discutan en el Senado, no significa que no sean analizadas en el seno de las organizaciones de masas. Fracasada —como se preveía— la inhabilidad de Frei en el Congreso. PF pide a los trabajadores, los pobladores y los estudiantes que se pronuncien sobre la calidad moral de ese político que se propone "reconstruir" el país pero que. en realidad, busca restablecer el dominio pleno del capitalismo y poner a la nación bajo la férula imperialista.

PEDIMOS SU VEREDICTO AL PUEBLO

Demostrando que una línea correcta de principios es asimilada por la clase trabajadora mucho más rápidamente que las sinuosas interpretaciones que tratan de acomodar los principios a dudosas exigencias tácticas, sectores importantes de trabajadores ya han comunicado a PF su adhesión a nuestra denuncia contra Frei. Antes que pidiéramos públicamente esos pronunciamientos —lo que hacemos en esta oportunidad—, ellos comenzaron a llegar a PF. Eso nos indica que estamos en el camino correcto. Invitamos pues a nuestros lectores, especialmente a aquellos que dirigen o pertenecen a organizaciones de masas, a llevar al seno de esas organizaciones la discusión que hemos planteado, y a transmitirnos sus conclusiones.

No se trata aquí, por cierto, de una venganza personal ya que nada tenemos en lo personal contra el senador Frei.

Se trata de un juicio político contra quienes se han convertido en conscientes y eficaces agentes políticos al servicio de los enemigos de la clase trabajadora. A ellos hay que marcarlos a fuego ante la conciencia pública para impedirles que sigan cazando incautos con imágenes falsas creadas por especialistas en el engaño de multitudes.

Hacerse hoy los desentendidos con gente como Frei, bajo la excusa de que no se puede desconocer que fueron elegidos como representantes parlamentarios de sectores ciudadanos, es darles patente de corso a los que, como en 1964, aspiran a ganar el gobierno con el apoyo secreto de la CIA y los monopolios.

EL "SINDICATO POLÍTICO"

Existe en Chile, sin duda, un "sindicato político" que admite discrepancias internas siempre que se mantengan en un marco puramente ideológico. El "sindicato político" rechaza, en cambio, toda crítica o acción política que vaya contra los fundamentos de la realidad que permite operar a los distintos segmentos de ese "sindicato".

Los componentes del "sindicato político" han rechazado unánimemente la petición de inhabilidad de Frei presentada por PF. Desconociendo que la mayoría derechista del Senado impediría de todos modos esa inhabilidad, aun cuando quedara más que probada la acusación, se alega que el peligro sería mayor para los senadores de izquierda que podrían ser inhabilitados a su vez. O sea, lo importante es defender la intangibilidad de un Parlamento que se ha convertido en el peor enemigo del proceso que intenta orientarse hacia el socialismo. Pero al margen de esa cuestión, discutible en si misma ya que persiste en mantener intocado el sistema parlamentario y al margen de toda discusión a sus integrantes, el "sindicato político" también se ha negado a permitir que la figura política de Frei sea sometida al esclarecimiento que se necesita para contrarrestar la campaña de "respetabilidad democrática" que en torno suyo desarrolla la burguesía.

APOYO DE IMPORTANTES SECTORES

No obstante la resistencia que anotamos —y que objetivamente trató de aislar la iniciativa de PF—, queremos señalar que importantes sectores políticos de izquierda reaccionaron en forma positiva. A través de sus órganos de expresión, tales como el diario "Ultima Hora" y Radio Corporación, el partido Socialista mostró su simpatía por esta tarea necesaria en el combate ideológico. Lo mismo ocurrió con el MAPU que dirige el diputado Garretón y con el MIR, a través de sus publicaciones "De Frente" y "El Rebelde". Valoramos esas actitudes no como un apoyo a la iniciativa que tomó PF, sino como la expresión concreta de una línea de consecuencia y apego a los principios. Lo mismo podemos decir de las resoluciones y declaraciones de organizaciones y dirigentes de masas que espontáneamente han llegado a la redacción de PF.

Nos demuestran que combatir enérgica, clara y resueltamente a los enemigos de la clase trabajadora y de la nación, es una tarea que convoca a los sectores que sienten con más pasión la necesidad de oponer un dique infranqueable a toda amenaza de regreso al pasado en el proceso histórico de nuestro país.

Respecto a los compañeros que han estimado un "desatino" y un "error político" la iniciativa de PF, esperamos que rectifiquen cuando comprueben que sus bases también —seguramente— comparten la posición de que con el enemigo de clase no se debe tener ninguna consideración, especialmente en un cuadro político que muestra con toda claridad cuáles son las intenciones que alberga ese adversario.

En esta separata ampliamos las acusaciones que nos sirvieron para pedir la inhabilidad moral de Frei. Al mismo tiempo, incluímos los pronunciamientos populares llegados a PF hasta el cierre de esta edición. Nuestras columnas, desde luego, seguirán abiertas para esta tarea de esclarecimiento que pertenece a todos los sectores revolucionarios y patrióticos de nuestro país.

LAS VINCULACIONES DE FREI CON LA KENNECOTT

Uno de los aspectos fundamentales en la petición de inhabilidad del senador Frei, que PF ahora reitera ante la conciencia de los trabajadores, es la vinculación que ese político tiene con las compañías imperialistas.

En el escrito que se presentó al Senado se invocaba un "ayuda memoria" confidencial que se encontró entre los documentos de la Braden Copper Company, filial en Chile de la Kennecott Copper.

Los documentos secretos de la Kennecott fueion publicados originalmente por la desaparecida revista "Mayoría", en diciembre de 1971. Un ex senador, Raúl Morales Adriasola, aludido en esos documentos junto con otros políticos y periodistas, entabló una querella contra el director de "Mayoría", Luis Muñoz Orellana. La Corte de Apelaciones sobreseyó al periodista dejando establecido que los documentos eran auténticos. Entre ellos se encuentra el "ayuda memoria" que PF ha utilizado al acusar al senador Frei de mantener un sospechoso nivel de relaciones con la Kennecott.

Al leer ese documento conviene tener presente lo que ocurrió cuando Frei fue presidente de la República: las compañías norteamericanas del cobre, y en especial Kennecott, fueron agraciadas con los "convenios" y la "chilenización" que constituyeron sus más espectaculares negocios en nuestro país. La conversación de Frei con Robert H. Haldeman, vicepresidente de la Braden Copper Co., tuvo lugar en noviembre de 1963. Entonces Frei era sólo senador y aspirante a la presidencia de la República. Luego, como mandatario, cumplió en exceso las promesas que insinuó como candidato.

El documento a que aludimos es el siguiente:

AYUDA MEMORIA
Estrictamente Confidencial
Para R. M. Hadelman con el Senador y candidato a la presidencia Eduardo Frei - Nov. 12 1963.

"El señor Frei respondió con un rotundo no. Y agregó: "Jamás he pensado en semejante cosa. Hay personas que propagan esa idea como parte de mi programa. Yo tengo varias objeciones que hacer a la Ley del Nuevo Trato, pero no tienen relación alguna con la nacionalización o expropiación de esas compañías. Por el contrario, desearía que ellas recibieran en todo momento un incentivo justo para que la producción fuera siempre en aumento, en beneficio tanto del país como de las empresas cupreras".

"El senador Frei me manifestó que desearía conversar sobre este particular con el señor Haldeman. El suscrito le manifestó que podía adelantarle que el señor Haldeman estaría dispuesto a conversar sobre este importante tema en detalle".

"Hace una semana el señor José Claro Vial (yerno de don Gabriel González Videla y tesorero de la campaña del señor Frei) me conversó sobre la conveniencia de efectuar la reunión programada en principio. En esta ocasión le reiteré que estábamos muy dispuestos a celebrar esta entrevista, siempre que fuera estrictamente privada y sin asesores. José Claro encontró conveniente que nos encontráramos en casa de él, ya que no consideraba conveniente que nos encontráramos en casa de Frei o en la de Mr. Haldeman o en la mía".

"A las 6.10 nos reunimos Frei, Claro, R.M.H. (Haldeman) y M. I. (Illanes)".

"El señor Frei contestó de inmediato: "Es el momento menos oportuno para que el Congreso entre a discutir un proyecto de esta naturaleza". El señor Frei considera que en un período de campaña presidencial ese proyecto no tendría posibilidad alguna de ser aprobado. Dijo que él no era contrario a que se legislara sobre esta materia, pero un proyecto de esta índole necesitaba un meditado estudio".

"Sobre este particular, manifestó que no creía en las promesas del señor (Luis) Mackenna (ex Ministro de Alessandri), pues lo que decía "hoy" lo negaba "mañana". Además expresó que el Gobierno del señor Alessandri no deseaba crearse "nuevos problemas" en los diez meses que le quedaban de su mandato. "El Presidente Alessandri", dijo, "desea terminar su período en gloria y majestad y dejar la impresión que su gobierno fue excelente".

"Entró a referirse a la "pésima" situación financiera del país. Dijo a este respecto que el Gobierno del señor Alessandri no había tenido una política estable y definida; que sus Ministros de Hacienda y otros habían sido personas improvisadas; que no escuchaba los consejos ni aún de aquellos en que él (Alessandri) había depositado toda su confianza".

"El senador Frei fue bien claro en cuanto a la nacionalización significaría para un gobierno respetuoso de la Constitución y las leyes, tener que pagar a las compañías norteamericanas posiblemente 800 millones de dólares, suma que jamás podría obtener el Gobierno".

"A este respecto (Frei) manifestó: "Estoy seguro que si yo soy presidente, no habrá problema de rebajar los altos impuestos actuales —ya sea por convenio, ley o contrato ley— si se aumenta la producción y se instalan refinerías". Criticó al gobierno actual por haber dejado pasar cinco años sin haber llegado a un entendimiento justo con las compañías de la Gran Minería del Cobre.

"Nadie podrá recuperar ese precioso tiempo perdido".

"En seguida, dirigiéndose a Mr. R. M. H., expresó: "Bob, ¿para qué ustedes (las Compañías del Cobre) necesitan un proyecto de ley de estabilidad de impuestos, si el próximo Presidente de Chile va a ser un marxista elegido por la vía Constitucional? El marxismo no solamente se meterá al bolsillo la Constitución, sino también todas las leyes democráticas".

"El señor R. M. Haldeman pidió al senador si podía hacerle dos preguntas con toda franqueza, ya que estábamos en un grupo de toda confianza. Frei dijo que estaba dispuesto a contestar cualquiera pregunta. Aquí viene la primera: "¿Qué imagen (opinión) tiene usted de las compañías cupreras de la Gran Minería?". Frei se levantó de su asiento y con toda tranquilidad expresó: "Le voy a contestar con la misma franqueza con que usted me ha hecho la pregunta: "El señor Milliken (de la Kennecott) es un hombre duro y seco. No pongo en duda su gran inteligencia, pero no tiene el calor humano y cordialidad que tenía mister Roy Glover (jefe mundial de la Anaconda. N. de la R.), con quien hice muy buena amistad y siempre me agradeció por haber votado a favor de la Ley del Nuevo Trato. (11.828)".

"Nos retiramos a las 7.50".

NOTA: Espero haber dado una versión completa de esta entrevista. Hubo un momento (no más de tres minutos) que José Claro y yo nos ausentamos de la reunión. Claro deseaba saber si él podía hacer alguna pregunta que pudiera ayudar a esclarecer cualquier otro punto. No hubo necesidad, Mr. R. M. H. fue bien preciso en sus preguntas y Frei suficientemente franco para contestarlas.

Santiago, noviembre 13, de 1963.

PLATAS YANQUIS EN LA CANDIDATURA PRESIDENCIAL DE FREI EN 1964

OTRO ASPECTO de la petición de inhabilidad que PUNTO FINAL formuló contra el senador Eduardo Frei, se refiere al financiamiento norteamericano que recibió su candidatura presidencial en 1964. El documento de PF —devuelto sin más trámite por el ex presidente del Senado, Ignacio Palma Vicuña, correligionario de Frei—, cita el artículo publicado por "The Washington Post" el 6 de abril de 1973, bajo la firma del periodista Laurence Stern. El artículo mencionado por PF es el siguiente:

LA DERROTA DE ALLENDE EN 1964 RESPALDADA POR ESTADOS UNIDOS

"La gran intervención de la CIA y del Departamento de Estado contribuyó a derrotar al socialista Salvador Allende en la elección de 1964 para presidente en Chile, según fuentes oficiales bien informadas.

La implicación gubernamental y de las corporaciones norteamericanas contra la triunfante candidatura de Allende en 1970 ha sido el foco controvertido de una investigación del subcomité de relaciones externas del Senado de las actividades de las compañías multinacionales norteamericanas en el exterior.

Pero la escala, sin revelar, anteriormente del apoyo norteamericano al demócrata cristiano Eduardo Frei contra Allende hace seis años, hace que los acontecimientos de 1970 parezcan "un juego de niños", de acuerdo con un ex agente de inteligencia muy comprometido en el esfuerzo de 1964. Según se informó, se utilizó una suma de hasta 20 millones de dólares y un personal norteamericano de hasta 100 hombres.

La historia de la campaña norteamericana, a comienzos del gobierno de Johnson para impedir que el primer gobierno marxista llegara al poder por medios constitucionales en el Hemisferio Occidental fue recopilada de los informes de los agentes que participaron en las acciones y de las políticas de ese período.

La teología de la guerra fría persistía, y el shock de la toma del poder de Fidel Castro en Cuba aún estaba repercutiendo en Washington. "No más Fideles" fue la pauta de la política externa en América latina bajo la Alianza para el Progreso. El placer romántico de Washington por los compromisos políticos en el tercer mundo aún no se reduce por las agonías inconclusas de la guerra de Vietnam.

"La intervención del gobierno de Estados Unidos en 1964 fue estridente y casi obscena", dijo un agente de inteligencia que tenía una posición estratégica en ese momento. "Estábamos embarcando personas a diestra y siniestra, principalmente del Departamento de Estado, pero también de la CÍA con todo tipo de pretextos".

Una de las figuras claves en la intervención de 1964 fue Cord Meyer Jr., controvertido liberal de la guerra fría. Dirigía los programas secretos de la CIA para neutralizar la influencia comunista en importantes sectores forma-dores de opinión, tales como sindicatos, organizaciones campesinas, activistas estudiantiles y medios de comunicación.

Por lo menos un conducto para el dinero de la CIA, la Agencia Internacional de Desarrollo (AID), fue empleado en la campaña de 1964 para subsidiar organizaciones campesinas, según un ex agente que era responsable del manejo de la ayuda para Chile de la Agencia Internacional de Desarrollo.

Un ex miembro del directorio del IDF (International Development Foundation), que renunció cuando descubrió que era financiado por la CIA, dijo: "Algunos de nosotros sospechábamos desde hace mucho tiempo que la Fundación estaba recibiendo subsidio de la Agencia. Luego todo salió a la superficie y fue imposible continuar sirviendo allí. Sin embargo, lo que estaban haciendo estaba de acuerdo con la política del presidente Kennedy en el desarrollo de la alianza política". [1]

La Fundación aún existe, aún cuando se terminó su fondo de la CIA. Ahora se financia con aportes de la AID.

El financiamiento encubierto fue concertado para un periódico favorable a los intereses políticos del demócrata cristiano Frei. "La presentación era magnífica. Las fotografías soberbias. Era un producto de Madison Avenue muy superior a los patrones de las publicaciones chilenas", destacó otro veterano de la campaña del Departamento de Estado.

Un ex diplomático de alto rango dijo que las operaciones de la CIA en ese momento estaban pasando por alto la oficina del Embajador, a pesar de la carta de Kennedy de 1962 publicada por el difunto presidente después del desastre de Bahía de Cochinos en Cuba. La carta designaba a los embajadores como la autoridad principal para todas las operaciones de Estados Unidos dentro de sus países.

"Recuerdo que descubrí una operación durante la última semana de servicio en Chile que yo desconocía. Los muchachos de la pieza del fondo me dijeron que era "gran secreto" y yo les respondí: "Se suponía que Uds. muchachos debían decirme todo", rememora el ex diplomático.

Cuando se desarrolló la campaña de 1964 en Chile, el Servicio de Inteligencia norteamericano y los establecimientos diplomáticos estaban divididos de adentro en cuanto a si apoyar a Frei o a un candidato más conservador, el senador Julio Durán.

Inicialmente, la línea de organización tradicional de la CIA centrada en la división del Hemisferio Occidental y trabajando a través de una estructura centralizada tradicional favoreció a Durán. Así lo hizo también el entonces Embajador Charles Cole y la mayor parte de la opinión de los altos niveles del Departamento de Estado. Por otra parte, los restantes políticos del gobierno de Kennedy se inclinaron hacia Frei y la coalición de "izquierda democrática" que representaba. Así lo hizo, según se informó, Cord Meyer de la CIA.

Se dejó de considerar a Durán cuando éste perdió una elección complementaria importante y paulatinamente todo el empuje del apoyo norteamericano se dirigió hacia Frei.

El Departamento de Estado mantenía una fachada de neutralidad y la proclamaba de vez en cuando, según una prueba que jugó un papel importante en Washington en la política interamericana en el momento de la elección. Funcionarios individuales —un asesor económico o un asesor político— solían buscar las oportunidades. Cuando era cuestión de pasar algún dinero, de formar un periódico o un programa de desarrollo de la comunidad, los agentes de operaciones se hacían cargo del trabajo.

"De pronto se halló con demasiado personal la AID, en busca de grupos campesinos o de proyectos para pobladores", recordó. Una vez que se estableció la política de crear apoyo entre los grupos campesinos, los trabajadores del gobierno y los sindicatos, quedó fijada la estrategia.

Un ex Embajador de Estados Unidos en Chile hizo una estimación personal del costo del amplio programa encubierto en apoyo a Frei en unos 20 millones de dólares. Eso contrasta con la cifra de un millón de dólares que salió de la investigación senatorial como el monto que la ITT estaba dispuesta a gastar para derrotar a Allende.

Un funcionario clave en la formulación de la política latinoamericana calculó en 100 personas el número de "personal especial" que se mandó a Chile desde Washington y otros puestos en las distintas etapas de la elección.

Solamente los fondos de la AID se aumentaron considerablemente en el año de la elección decisiva. El primer empréstito de programa en América latina, un crédito de 40 millones de dólares para el desarrollo económico general, fue aprobado para sostener la economía chilena mientras se acercaba la elección".

EMBAJADOR NORTEAMERICANO FAVORECÍA REELECCIÓN DE FREI EN 1970

OTRO ASPECTO de la acusación que PF ahora presenta ante la clase trabajadora, se refiere a las maniobras que realizó Frei en 1970 para impedir que Allende asumiera la presidencia de la República. En el documento presentado al Senado y que Ignacio Palma Vicuña rechazara olímpicamente porque afectaba a su colega Frei, se reproducen aspectos del libro "Conversaciones con Viaux" de la periodista Florencia Varas. Pero, además, existen testimonios ofrecidos ante la comisión del Senado norteamericano que investigó las maniobras de la ITT. Por ejemplo, el ex embajador norteamericano en Santiago, Edward J. Korry, declaró que el Departamento de Estado apoyó la "fórmula Alessandri" para permitir la reelección de Frei como presidente de la República. La "fórmula Alessandri", como se recordará, era una maniobra destinada a que el Congreso Pleno designara presidente de la República al candidato que había logrado el segundo lugar en las elecciones del 4 de septiembre de 1970: Jorge Alessandri Rodríguez. Este, a su vez, se comprometía a renunciar de inmediato, dando paso a una nueva elección presidencial en la cual podría postular Frei apoyado por el Partido Nacional y el conjunto de las fuerzas derechistas. La maniobra fracasó porque Radomiro Tomic, que había sido candidato del PDC, se opuso y porque el entonces presidente de la DC, Benjamín Prado, señaló a la Junta Nacional de ese partido, que desconocer la victoria de Allende desataría una guerra civil encabezada por los sectores más radicalizados de la izquierda chilena. Asimismo el asesinato del general Schneider, que conmovió al país, desalentó a los conspiradores.

Las declaraciones del ex embajador Korry ante la comisión del Senado de los EE.UU., aparecieron publicadas el 28 de marzo de 1973 en "The Washington Post". Textualmente esa información señala:

"Los investigadores del Senado pidieron ayer que se elaborara un informe respecto a que la Agencia Central de Inteligencia estaba autorizada a gastar 400.000 dólares en una acción de propaganda secreta contra el candidato presidencial marxista Salvador Allende en Chile, durante el verano de 1970.

La existencia del fondo fue mencionada por primera vez por Jerome Levinson. consejero del subcomité de Relaciones Exteriores del Senado sobre las Corporaciones Multinacionales durante el interrogatorio del anterior embajador en Chile, Edward Korry.

Korry confirmó que sabía que un grupo interministerial ejecutivo de inteligencia del Consejo Nacional de Seguridad se reunió para discutir la estrategia de la CIA respecto a Allende a fines de mayo o a comienzos de junio de 1970.

Pero él se remitió a James R. Schlesinger, Director del subcomité de la CIA sobre el problema de si el grupo político del Consejo Nacional de Seguridad asignó 400.000 dólares para las actividades de propaganda encubierta contra Allende.

El comité del Consejo Nacional de Seguridad al que se refirió Levinson es el foro político ejecutivo del gobierno para las operaciones secretas de inteligencia y funciona bajo la dirección del Consejero Nacional de Seguridad, Henry Kissinger.

"No voy a responder a nada que tenga que ver con las actividades de la CIA", manifestó Korry a Levinson. "Es obligación del Director de la CIA informar a Ud.".

En una tarde de agitadas declaraciones Korry rehusó decir al subcomité qué instrucciones había recibido del Departamento de Estado en el período crucial entre la elección popular de Allende el 4 de septiembre de 1970 y su aprobación por el Congreso chileno el 24 de octubre. "Tengo la firme convicción de que es moralmente erróneo proporcionarle los detalles de la comunicación particular entre una Embajada y su gobierno", manifestó el ex embajador al subcomité.

El asunto de las instrucciones de Washington a Korry apareció en el contexto de un documento de la ITT en poder del subcomité —una copia de un cable de dos ejecutivos de la firma del 17 de septiembre de 1970 desde Santiago a las oficinas de la ITT en Nueva York.

El mensaje decía: "El pasado martes en la noche (15 de septiembre) el embajador Edward Korry finalmente recibió un mensaje del Departamento de Estado dándole luz verde para actuar en nombre del Presidente Nixon. El mensaje le daba el máximo de autoridad para hacer todo lo posible —con excepción de una acción del tipo República Dominicana— para evitar que Allende asumiera el poder".

Korry señaló que el cable de la ITT era "erróneo" y que no había recibido instrucciones para hacer todo lo que pudiera para detener a Allende. Pero persistió en su rechazo de informar a sus interrogadores sobre cuáles habían sido sus instrucciones.

El ex embajador, que desempeñó sus funciones en Santiago en 1967 a 1971, informó que él personalmente favoreció una estrategia para bloquear la elección de Allende por el Congreso. Esta estrategia, la "fórmula Alessandri", fue proyectada para facilitar el camino para la elección del anterior presidente demócrata cristiano, Eduardo Frei.

Korry manifestó que discutió la fórmula Alessandri con representantes de los intereses norteamericanos en Chile que estaban preocupados por la expropiación bajo el gobierno de Allende. "Pero no hubo un esfuerzo concertado de su parte para convencerme o de mi parte para convencerlos a ellos", declaró. "Existió un fuerte apoyo de las corporaciones norteamericanas para el plan hasta que se puso en claro que no tenía el suficiente apoyo en el Congreso chileno".

LOS LAZOS DE FREI Y LA DC CON LA ITT

OTRO ASPECTO a que alude la petición de inhabilidad de Frei, que PF presenta ahora a consideración de la clase trabajadora, se refiere a las vinculaciones que la administración presidencial de ese político tuvo con la ITT. Los manejos de la ITT han sido vastamente denunciados, en particular a raíz de una investigación abierta por una subcomisión investigadora del Senado norteamericano.

Los trabajadores de la Compañía de Teléfonos fueron testigos y víctimas aún desde los meses previos a la elección de 1964, de los fuertes vínculos que ligaban al entonces senador Eduardo Frei y la administración de la Compañía.

Esos vínculos tuvieron expresiones técnicas como el montaje de una red telefónica especial que enlazó al mismo Frei y a los principales hombres de su partido, con altos funcionarios de la administración de Jorge Alessandri y contactos extranjeros, incluso, se denunció lo que hoy se habría llamado un criollo "Watergate", es decir, el espionaje telefónico a los más altos dirigentes de los partidos populares y la instalación en la planta de Las Condes —de la calle Málaga—, de un equipo para grabar las conversaciones telefónicas del entonces senador y candidato presidencial, Salvador Allende.

En el plano laboral, menudearon los cambios y aún expulsiones, como el caso del trabajador C. Cisternas, de la planta de Pedro de Valdivia, despedido violentamente por su militancia izquierdista.

Las revelaciones posteriores, especialmente las investigaciones en la subcomisión senatorial de los EE.UU. por el escándalo de la ITT en Chile, sólo permitieron redondear un panorama que ya los trabajadores tenían de la fuerza de la acción conjunta de la CIA, la ITT y la Democracia Cristiana en el sexenio freísta.

El escándalo de mayor envergadura se iba a registrar, sin embargo, en octubre de 1967.

SERVICIO EXTRANJERIZADO

Desde principios de siglo las telecomunicaciones en Chile eran manipuladas por consorcios extranjeros. Entre 1904 y 1929 operó en el país la Chile Telephone Co. Ltda., una compañía de capitales ingleses. En 1929, la International Telegraph and Telephone (ITT) propuso un contrato idéntico al suscrito con el gobierno español, y por el cual este último entregó al consorcio extranjero el monopolio de sus servicios telefónicos.

El 23 de enero de 1930, fue aprobada la ley 4.791 que, violando la propia legislación nacional, entregaba a la ITT la concesión del servicio telefónico nacional e internacional, reconociéndole una serie de franquicias que empresa extranjera alguna había siquiera solicitado. Se permitía a la ITT llevar su contabilidad en oro, con una rentabilidad garantizada del diez por ciento; asesorías técnicas con un costo equivalente al diez por ciento de la inversión neta —siempre resultaron falsas—; establecimiento de "adiciones a la inversión neta" que permitieron abultar en más de un treinta por ciento las inversiones; no pago del impuesto a la renta, auto-compra de equipos, etc. Esta situación fue impugnada innumerables veces por comisiones parlamentarias pero nunca se modificaron aquellas condiciones.

EL ESCÁNDALO DEL 67

La "expansión" del servicio telefónico anunciada por el ex presidente Frei al iniciar su período iba a tomar forma tres años más tarde, en un convenio ad referéndum suscrito entre la ITT y la Superintendencia dé Servicios Eléctricos, Gas y Telecomunicaciones. En virtud de él, la iTT se comprometía a instalar 144 mil líneas con un valor de US$ 186.000.000, lo que implicaba un costo de US$ 1.300 por línea. Este simple costo era uno de los rasgos más escandalosos del mismo convenio. Los máximos precios promedios pagados en ese momento en el mundc por una línea telefónica nunca superaban los quinientos dólares por unidad.

El hecho era aún más grave si se consideraba que la firma M. L. Ericsson, de Suecia, había preparado un informe demostrando que con la misma inversión que prometía el consorcio norteamericano se podría instalar en el país el doble de las líneas propuestas, comprar todos los bienes de la ITT y aun amortizar toda la deuda de la Compañía de Teléfonos en un plazo no superior a los quince años.

En estas circunstancias el gobierno eludió el debate congresal y firmó directamente el convenio ad referéndum. El mismo no contemplaba cláusula alguna en caso de que la ITT no cumpliera lo acordado, no implicaba ningún programa de modernización del servicio en el país ni preveía que la empresa utilizaría aparatos telefónicos usados, y ciertamente tendía a proteger los intereses de los sectores más adinerados, cuyas áreas verían protegidas y aumentadas sus instalaciones telefónicas.

La ITT no aportó nada para la inversión que fue afrontada por la Corporación de Fomento (CORFO), en su totalidad.

El costo del proyecto es pagado íntegramente pese a que sólo se instalan en definitiva 108 mil 448 líneas. Vale decir que a la pérdida por el sobreprecio de las líneas telefónicas se añade el incumplimiento de parte del convenio. A ello se agrega la formación de la empresa fantasma "Guías y Publicidad", cuyos estatutos son estudiados por el abogado Sergio Diez, funcionario de la empresa aún durante sus períodos parlamentarios. Ahora Diez es senador junto con Frei.

Se calcula que en esta operación la compañía extranjera obtenía una ganancia superior a los cien millones de dólares. En esa instancia parece bastante pálida la inversión de un millón de dólares hecha por la ITT para impedir en Chile el triunfo de la Unidad Popular y el acceso al gobierno de Salvador Allende.

Pero existió otro tipo de vinculaciones.

En los primeros momentos de la lucha electoral de 1963-64, la ITT volcó su apoyo al candidato del Frente Democrático, Julio Durán. Pero el "naranjazo" —triunfo del diputado Oscar Naranjo, en Curicó— provocó en la ITT el mismo efecto que en la derecha chilena. Los esfuerzos de ambas se volcaron a la campaña democratacristiana, una vez demostrada la inviabilidad de una victoria duranista.

La acción de las corporaciones multinacionales, consorcios y organismos de crédito norteamericanos se volcaría así, primero, sobre la candidatura y luego en respaldo del gobierno demócratacristiano. En este aspecto sobresalió el préstamo de 40 millones de dólares concedido a Chile por la Agencia Internacional del Desarrollo (AID). Dentro de ese préstamo se entregaron cinco millones quinientos mil dólares para dar vida a la Empresa Nacional de Telecomunicaciones, (ENTEL S. A.) y quinientos mil dólares para contratar asesoría en materia de telecomunicaciones.

Curiosamente la empresa ENTEL levantada con ese préstamo tenía por objeto ejecutar todas las instalaciones a que se había comprometido la ITT y pendientes desde el convenio de 1930. En otras palabras, el Estado chileno se endeudaba ante una organización norteamericana —la AID— para financiar obras que eran de responsabilidad de una empresa también norteamericana ante el mismo Estado.

La asesoría de telecomunicaciones, para la cual se destinaban quinientos mil dólares, era entregada también a una empresa norteamericana: la Page Engeneering Corporation.

Los lazos de la Page con el gobierno de Washington, la CIA y el Pentágono, eran estrechísimos. El ejecutivo máximo de la compañía era el asesor presidencial norteamericano en materia de telecomunicaciones; la empresa, que había hecho las instalaciones de telecomunicaciones en Vietnam y en Corea del Sur, trabajaba junto a los equipos de agentes de la Agencia Central de Inteligencia, en tanto, era beneficiada con contratos de suministros por las Fuerzas Armadas de los EE.UU.

La primera tarea asignada a la empresa norteamericana fue un informe sobre la situación y perspectiva de las telecomunicaciones en Chile, lo que permitió sacar del país un importante levantamiento sobre sus sistemas de telecomunicaciones medios, condiciones territoriales, etc. Para la recopilación de estos antecedentes, la empresa hizo viajar a Santiago a un grupo de expertos que recibieron colaboración de profesionales chilenos. La Page elaboró también, al costo de 250 mil dólares adicionales, un estudio sobre una posible estructura de los Servicios Eléctricos. El estudio no aportó mayores beneficios por cuanto se verificó que había sido hecho demasiado apresuradamente y contenía errores de base.

EN EL PLANO SINDICAL

Los contratos "técnicos" y las escandalosas estafas económicas que ellos implicaron, tuvieron un ángulo menos recurrido pero tanto o más grave que el despilfarro o la dependencia del imperialismo.

La consolidación en Chile de la ITT implicó también la apertura para la penetración norteamericana de parte importante del sindicalismo chileno.

La administración de la Compañía de Teléfonos premiaba a los dirigentes de los trabajadores con cursos de "sindicalismo libre" en Venezuela, México, Puerto Rico y Estados Unidos. Los cursos fueron los mismos en que se entrenó a sindicalistas "libres" que defendieron los intereses de la United Fruit en Centroamérica —incluido el golpe de estado contra Jacobo Arbenz, en Guatemala.— y que operaron contra la Revolución Cubana en los inicios de ésta. En Chile, Mario Arnello, abogado de la Compañía entre 1962 y 1964, (actual diputado del PN), promueve la afiliación de ésta a la Internacional de Comunicaciones y Telégrafos (ICTT), organización manipulada por los consorcios transnacionales de telecomunicaciones.

El período previo a la elección de Eduardo Frei y los primeros meses de su administración fue caracterizado por la ofensiva desatada por la CIOLS-ORIT y la AFL-CIO para penetrar el movimiento sindical chileno, y en general el de toda la región, programa conocido como "Plan Sudamérica". El control de los sindicatos latinoamericanos se convertía en una pieza importante del aparato o cerco de seguridad tendido por el imperialismo. De hecho fue comparado en su oportunidad con el operativo del Pentágono, años antes, para insertar la región en un sistema "de defensa del hemisferio occidental".

El plan contempló además de los cursos de especialización en territorio norteamericano o en algunas capitales de la región, la realización de seminarios, intercambio, otorgamiento de becas y especialmente gira de recursos que tuvieron un importante papel corruptor en determinados grupos del sindicalismo chileno.

Toda esa penetración contó no ya con la anuencia sino con la promoción de las directivas nacionales de la Compañía y el respaldo de la administración democratacristiana. En esta instancia, la Compañía de Teléfonos quedó convertida en una base de operaciones de la Agencia Central de Inteligencia y tal como se reconociera mucho después, el hecho implicaba un peligro no sólo para la seguridad interna sino externa de Chile.

—¿Quién responde por ésto?— la pregunta se la formulan los trabajadores telefónicos.

Joaquín Núñez, director del Sindicato Profesional de Empleados de la Compañía de Teléfonos de Chile, señaló a PUNTO FINAL: —Yo cuestiono al señor Frei. Es necesario que el señor Frei explique detalladamente el escándalo de 1967. ¿Por qué Chile pagó más del doble del valor normal de una línea telefónica? ¿Dónde fue ese dinero? ¿Por qué se pagaron millones de dólares en trabajos no realizados a la ITT? ¿Por qué no se consideró el informe Ericcson? ¿Por qué la CORFO debiendo poseer el 42 por ciento de la Compañía no llegaba al 23 por ciento?

Para los trabajadores telefónicos, tan grave como la situación interna de la compañía durante el período freísta y la instalación en ella de los grupos vinculados a intereses extranjeros, es la continuidad de las operaciones de grupos freístas, nacionales y de "Patria y Libertad" hasta el presente, empeñados en obstruir desde este vital servicio el proceso chileno, en beneficio directo del imperialismo. PUNTO FINAL entregará, más adelante, detalles de las manipulaciones del fascismo, especialmente a través de ficticios organismos de paralelismo sindical, dentro de la Compañía.

CONDENA DE UN DIPUTADO SOCIALISTA

El diputado socialista por Concepción, Manuel Rodríguez, dijo en torno a la petición de inhabilidad en contra del senador demócratacristiano Eduardo Frei, presentada por PUNTO FINAL:

"El libelo que solicita la inhabilidad del señor Frei no lo he conocido íntegramente. Me he informado del contenido de la solicitud por algunos medios informativos, de modo que en estricto derecho no podría dar una opinión definitiva. Pero, sin dudas, desde el punto de vista moral, de nuestra nacionalidad, en cuanto a la defensa de la soberanía, el señor Frei está inhabilitado ante los trabajadores del país por su comprobada vinculación a empresas extranjeras y al imperialismo y que cometió el delito de traición a la patria, a través de sus oscuras vinculaciones con la ITT y las maniobras destinadas a desconocer la legitimidad del gobierno del Presidente Allende, esto es. desconocer la voluntad popular expresada el cuatro de septiembre de 1970".

"Un hombre que tiene la conciencia recargada de crímenes, masacres, de estar vinculado con el imperialismo y aparecer implicado en maniobras que ocurrieron en octubre de 1970, como asimismo las acusaciones responsables de políticos norteamericanos que lo implican en la obtención de recursos foráneos para derrotar a las fuerzas populares en la elección de 1964".

"De acuerdo a lo que yo sé, el señor Frei ha sido el único presidente de Chile que ha sido denunciado en estas siniestras operaciones antichilenas".

LA VOZ DEL MAPU

Por su parte, el Subsecretario General del MAPU, Eduardo Aquevedo, sostuvo:

"Nos parece una iniciativa no sólo correcta sino que necesaria. La izquierda tiene la obligación permanente de someter a juicio público a todos los servidores que la burguesía ha utilizado para traficar con los intereses del pueblo. Y ocurre que Frei no sólo ha traficado. Ha traicionado y engañado con cinismo sin igual a importantes sectores de trabajadores y a militantes de su propio partido, y es el responsable además, de asesinatos, masacres de obreros, campesinos, estudiantes".

"De muchas cosas podría acusarse a Frei y PUNTO FINAL lo hace en una medida adecuada.

No hay cálculo táctico que signifique silenciar o rechazar por parte de la izquierda una iniciativa como ésta. Diría, incluso, que es una obligación de principios para un revolucionario o izquierdista de verdad, apoyarla e impulsarla. Frei debe ser denunciado y señalado en todas partes y en todo momento como lo que es: un servidor del imperialismo y los monopolios, un masacrador de trabajadores, un traidor y un traficante, un reaccionario a toda prueba. Todo esto hay que decirlo, sin oportunismo, sin concesiones. Lo que Frei significa para la burguesía y para los trabajadores justifica ampliamente cien iniciativas como la de PF".

CRÍTICA A PUNTO FINAL

Alejandro Bell, diputado de la fracción del MAPU que dirige Jaime Gazmuri, dijo: "Considero la petición como un error político, por las siguientes razones:

a) Porque Eduardo Frei ya ha sido inhabilitado como pretendido representante del pueblo por el único tribunal competente, la clase obrera y el pueblo de Chile.

b) Porque el actual Parlamento no es el lugar más conveniente, provechoso para el pueblo, para repudiar y desmistificar a los representantes de la reacción, en razón del carácter burgués predominante de dicha institución y de la correlación de fuerzas favorables que allí existe en pro de los sectores reaccionarios y burgueses, por algo el Parlamento actual se ha convertido en el bastión de la oposición institucional de los enemigos fundamentales de Chile y su pueblo en contra de los cambios revolucionarios iniciados por el gobierno popular.

c) Porque desconocer que un número determinado de ciudadanos chilenos, aunque sean engañados, desconcertados, confundidos, equivocados, influidos por la propaganda y mistificación ideológica de la derecha o de poco desarrollo de su conciencia de clase, votaron por Frei y lo eligieron su representante, sería hacerle el juego a la reacción que trata en forma desesperada de demostrar que el gobierno y la Unidad Popular, se han salido de la ley y de la Constitución. Cuestión que no es secundaria, sino fundamental en las condiciones peculiares en que se desarrolla nuestro proceso revolucionario, pues aunque la legalidad o institucionalidad, expresan en lo fundamental el carácter burgués del Estado, no constituye algo inmutable y rígido, sino que el desarrollo de la lucha de clases y las posiciones de poder alcanzadas por la clase obrera permiten desarrollar contradicciones que cuestionan su vigencia y permiten su transformación o reemplazo.

d) Porque de haber sido aceptada la proposición y llevada a discusión y votación en el propio Senado y Parlamento en general habría sido rechazada, (como obviamente lo apunta PUNTO FINAL), sin embargo habría establecido un precedente de legitimar el procedimiento que como un boomerang se habría vuelto contra la izquierda permitiendo a la reacción obtener lo que no lograron en marzo, los 2/3 para acusar constitucionalmente al Presidente de la República.

e) En este contexto y por estas razones, considero un error la proposición, por cuanto las condiciones prácticas y objetivas, no ayudan mayormente al pueblo, especialmente en la actual y difícil situación que vivimos, sirviendo sólo como un testimonio de conciencia (como el propio PUNTO FINAL lo califica), pero los testimonios no bastan para hacer avanzar la lucha revolucionaria de la clase obrera y el pueblo.

OBREROS DEL COBRE CONDENAN A FREI

Bernardo Vargas, vicepresidente de la Confederación Nacional de Trabajadores del Cobre, expresó acerca de la petición de inhabilidad de Frei, lo siguiente:

"Los obreros del cobre conocemos en todos sus detalles la trayectoria sinuosa del senador Eduardo Frei. Sufrimos en carne propia los atropellos y el desprecio absoluto por nuestra lucha sindical en defensa de nuestras legítimas conquistas. La masacre de El Salvador es un duro ejemplo que no olvidaremos así no más y que la historia recordará permanentemente. También conocemos en qué forma traicionó los intereses chilenos con la historiada nacionalización pactada. Los documentos que la CTC descubrió cuando el gobierno popular nacionalizó realmente a las compañías del cobre, prueban hasta qué punto la colusión de Frei con los representantes más voraces del imperialismo yanqui era evidente. Un senador que tiene a su haber semejante historial, no puede seguir desempeñándose en un cargo de legislador, en que su voto e influencia son altamente importantes. Muchísimo menos puede estar al frente de la Cámara Alta, como presidente de ella. La inhabilidad, a mi juicio, se justifica ampliamente desde ese punto de vista. Y por eso. estamos con ella".

El dirigente de la Confederación Nacional de Trabajadores del Cobre y encargado de capacitación sindical de la CTC, Ramón Núñez, frente a la petición de inhabilidad del senador Eduardo Frei, nos dijo:

"Para mí, es evidente que compete la inhabilidad de Frei para desempeñar el alto cargo de senador de la República. Ella surge clara para cualquier trabajador que recuerde la actitud del ex presidente del país, ante la justa posición de los trabajadores de los minerales frente a su gobierno y que culminó con la tragedia y masacre de El Salvador. Allí se delineó concretamente su conducta en abierta defensa de los intereses de las compañías norteamericanas, representantes clásicos del imperialismo yanqui. También quedó a firme en la esforzada historia de la clase obrera chilena su triste figura de mandatario que atropello, sin preocuparle un ápice, la vida y sacrificios de los trabajadores, sus conquistas y los derechos sindicales, para darles a los imperialistas un respaldo a su política de saqueo a los intereses de Chile".

DECLARACIÓN DE LOS TRABAJADORES DE "CLARÍN"

El Sindicato de Trabajadores del diario "Clarín" respalda en todos sus términos la petición de inhabilidad presentada por el periodista Manuel Cabieses Donoso en contra del senador Eduardo Frei Montalva. Nuestro Sindicato estima que la inhabilidad debe ser aplicada no solamente a Frei, sino que a todos quienes hayan participado en la entrega de nuestro país al imperialismo. Estimamos que Frei ya había sido inhabilitado por su propia conducta como presidente de Chile, cuando reprimió a sangre y fuego a obreros, pobladores y estudiantes que, como ayer, hoy siguen luchando por la instauración del socialismo en Chile.

Sindicato de Trabajadores de "Clarín"

ENÉRGICO PRONUNCIAMIENTO DE OBREROS METALÚRGICOS

Compañero Director:

Como dirigentes de la Federación Nacional de Trabajadores del Metal, (FEMET), saludamos la iniciativa de la revista Punto Final al representar el sentimiento de miles y miles de trabajadores, al acusar a uno de los peores enemigos de los pobres de la ciudad y del campo, Eduardo Frei. Creemos que esta inhabilidad difícilmente será aprobada por el Senado, debido a que su composición mayoritariamenté favorece a los patrones y al imperialismo yanqui. Sabemos que los que representan a los patrones, ninguno de ellos está habilitado para ejercer en este aparato del Estado que fue construido por los patrones para explotar y reprimir a la clase obrera; a pesar de todo esto creemos que el señor Frei no está en condiciones morales para ejercer dentro de este Parlamento burgués.

Nosotros, como trabajadores y dirigentes metalúrgicos, movilizaremos a nuestras bases que están integradas también a los Comandos Comunales de Trabajadores, y en conjunto con los campesinos, los pobladores y estudiantes para imponer a través de las movilizaciones combativas la inhabilidad del asesino de los trabajadores, de los mineros de El Salvador, de los pobladores de Pampa Irigoin, de los estudiantes Jaime Valenzuela Carvajal, Carlos Adonis Maldonado, Claudio Pavez, Miguel Ángel Aguilera y del obrero Pedro Opazo. Creemos que esta tarea la debe asumir también la Central Única de Trabajadores, para inhabilitar al agente del imperialismo y representante de los patrones.

Se despiden atte. de Ud.

JAIME RIQUELME, Consejero Ejecutivo Nacional de FEMET.
LUIS RAMÍREZ, Consejero Nacional de FEMET.

ESTUDIANTES DE PERIODISMO ACUSAN

Ante la reciente elección de don Eduardo Frei Montalva como presidente del Senado, el comité directivo del Centro de Alumnos de Periodismo de la Universidad de Chile se hace un deber puntualizar:

1º) Nuestro apoyo irrestricto a la petición de inhabilidad moral del señor Frei por hacer uso de un derecho al que según nuestra Constitución están marginados aquellos cuya actuación política ha estado comprobadamente al servicio de intereses ajenos a la patria.

2º) El silencio de Frei ante las declaraciones de Viaux a la periodista Florencia Varas que lo comprometen.

El silencio de Frei ante el veredicto de la justicia que en la práctica absuelve a Viaux.

3º) Su participación en las maniobras de la CIA y la ITT reveladas en toda su crudeza por las investigaciones del Senado norteamericano.

4º) Las denuncias publicitadas por el diario "Washington Post" que hacen aparecer al ex presidente recibiendo 20.000.000 de dólares de parte del Estado yanqui antes de las elecciones presidenciales.

Todo esto configura un quehacer político insistentemente obstacularizador de las necesarias transformaciones socioeconómicas del país y una calidad de servidor fiel de los intereses imperialistas en nuestra patria.

Comité Directivo Centro Estudiantes de Periodismo

LA VOZ DENUNCIADORA DEL COMANDO ESTACIÓN CENTRAL

"La medida de pedir la inhabilidad de Frei, es sólo una solución transitoria y parcial, porque lo que hay que hacer es eliminarlo como político de toda función pública. Si estuviéramos los trabajadores en el poder, no permitiríamos que estos elementos enemigos del pueblo desempeñen ninguna función".

"Por eso apoyamos decididamente, con todas nuestras fuerzas, la petición presentada contra el asesino de obreros y pobladores. Hay que recordar las masacres de El Salvador y Puerto Montt. Y tampoco hay que olvidar la forma en que Frei hambreó al pueblo durante todo su gobierno. Apoyamos la inhabilidad de Frei porque él no es un ciudadano útil para la clase trabajadora".

"La política de Frei predomina en la Democracia Cristiana, y es la más fascista de todas. Lo que pretenden los freístas es derrocar el gobierno, para reprimir a los trabajadores y evitar que tomen el poder".

"Frei usará su cargo en el Parlamento como centro de dirección para los planes de los reaccionarios de todos los pelajes. Por eso, lo que hizo el presidente del Senado, Ignacio Palma, de rechazar de inmediato la petición contra Frei es una falta de respeto a la opinión de la clase trabajadora, que era interpretada por esa petición, porque los trabajadores ya dijeron que no querían a los reaccionarios en las elecciones del 4 de marzo, y lo han dicho así en todas sus acciones y movilizaciones contra la burguesía y los patrones que representa el señor Frei".

JUAN OLIVARES, presidente Comando Comunal de Trabajadores de Estación Central y miembro de la Directiva del Sindicato Industrial de ENAFRI.

CORDÓN VICUÑA MACKENNA SE PRONUNCIA

ARMANDO CRUCES, presidente del Cordón Industrial Vicuña Mackenna, y presidente del Sindicato Industrial de ELECMETAL, dijo:

"Nosotros vemos que cuando fue nombrado presidente del Senado Eduardo Frei, se cometió una burla contra los trabajadores de parte de los senadores de oposición. Como presidente del país hizo mucho daño a los trabajadores. Hizo más ricos a los ricos y más pobres a los pobres. A los patrones, en cambio, los apoyó en todo momento y los favorecía con sus leyes. Los pobres, con el gobierno del señor Frei, no teníamos derechos para nada. No se respetaba, por ejemplo, la ley de inamovilidad".

"Por eso que nosotros encontramos muy positiva la petición de inhabilidad, y los trabajadores hacemos un reclamo enérgico contra ese despreciable político que es Frei, en este momento. Nosotros los trabajadores del Cordón Vicuña Mackenna apoyamos en toda la línea la petición de inhabilidad contra Eduardo Frei, aunque sabemos que eso no le hará mella al señor Frei, porque tiene mayoría en el Senado, pero es una medida positiva".

"Todos los trabajadores sabemos que Frei vendió el país a los Estados Unidos, y que recibió muchos dólares para su campaña reaccionaria, eso lo sabemos muy bien, y es la mejor razón para acusar al señor Frei".

"No nos extraña la actitud de Ignacio Palma, que rechazó por su cuenta la inhabilidad, ya que como buen compañero demócratacristiano tenía que ayudar a Frei; no se podía esperar otra cosa de él".

COMANDO DE ABASTECIMIENTO

Humberto Díaz, tesorero del Comando Provincial de Abastecimiento Directo declaró lo siguiente:

"Tenemos la película clara de cuál es el primer motivo por el cual Eduardo Frei no debiera ser senador. Por haber estado coludido en el asesinato del general Schneider, más toda su labor de acuerdo con ITT y Anaconda en perjuicio de su patria. Nosotros consideramos que no sólo está inhabilitado sino que debiera ser juzgado y castigado por las leyes chilenas, porque en cualquier país del mundo los traidores de su patria son castigados".

"Además, las represiones sangrientas en el norte y sur del país contra mineros, obreros, campesinos y estudiantes, también son motivos suficientes para negarle calidad moral para ostentar el cargo de senador de la República".

"Los pobladores estiman que el recurso es justo, pero desgraciadamente las leyes y la Constitución le permiten a cualquier desalmado ocupar estos cargos".

TEXTILES APOYAN PETICIÓN DE INHABILIDAD DE FREI

La solicitud de inhabilidad presentada contra el senador Eduardo Frei, fue extensamente analizada en la comisión Nº 2 del encuentro Interno celebrado entre el 17 y el 19 de mayo por los representantes de los trabajadores de la planta SUMAR-POLYESTER.

En esa comisión se acordó solidarizar con la petición presentada por PUNTO FINAL, y someter a la consideración de la asamblea plenaria un pronunciamiento final de los trabajadores de la planta.

El sábado 19 de mayo, la asamblea plenaria de los 927 trabajadores de la misma industria, aprobó "un veto de apoyo a la gestión del compañero periodista Manuel Cabieses, quien solicitó la inhabilidad de Eduardo Frei Montalva para desempeñarse como senador de la República".

¡DENUNCIAR LAS VINCULACIONES DE GOLPISTAS CHILENOS
CON EL IMPERIALISMO, ES UN DEBER PATRIÓTICO!

El 17 de mayo ha sido presentada una petición de inhabilidad en contra del senador Eduardo Frei Montalva, que aparece más que justificada a la vista de los numerosos antecedentes con que cuenta el pueblo chileno sobre la connivencia del político derechista con el imperialismo norteamericano y sus organismos más siniestros, como la CIA y las empresas transnacionales. Estas vinculaciones de Frei han atentado contra la soberanía nacional y son una verdadera radiografía de los múltiples esfuerzos desplegados en ese sentido por el "hombre de Washington" en nuestro país y por ello resulta injustificado el rechazo del libelo por parte del presidente del Senado, Ignacio Palma. La revista CHILE HOY calificó la actitud de Palma de "frivolidad que sólo se explica por la solidaridad hacia Frei que naturalmente debe esperarse en cualquier militante disciplinado de la DC".

Y agrega la publicación: "La petición de inhabilidad moral fue presentada contra un hombre que en los dos últimos años ha soportado sin chistar, sin el menor desmentido, con una actitud de dignidad herida muy estudiada, los más graves cargos que se hayan hecho nunca a un dirigente político chileno".

Esos cargos se refieren entre otros, a la suma de 20 millones de dólares recibida por el político en 1964, en apoyo a su candidatura presidencial, las vinculaciones de Frei con el complot montado por el general (R) Roberto Viaux para impedir que el Presidente Allende llegara a La Moneda, y que culminó con el asesinato del general Schneider, Comandante en Jefe del Ejército. Igualmente, se citan las actas secretas de la Braden, donde queda revelado el compromiso que asumió Frei con Robert M. Haldeman para no nacionalizar el cobre y rebajar los impuestos de la Gran Minería. Pero por sobre todo, destaca en estos cargos la inhabilidad política que afecta a Frei por las masacres de pobladores y trabajadores durante su administración.

Nosotros compartimos el criterio de que "no hay cálculo táctico que signifique silenciar o rechazar por parte de la izquierda" la petición de inhabilidad en contra de Frei, presentada por el director de la revista "Punto Final", Manuel Cabieses. En respuesta a la actitud interesada y mañosa de la mesa del Senado, los periodistas abajo firmantes solidarizamos con la presentación de "Punto Final".

FIRMAN:

Galy Chávez, Félix Castro, Patricio Henríquez, Marcela Otero, Oscar Vega, Augusto Carmona, Lucía Sepúlveda, Mario Díaz, Ernesto Carmona, Enrique Canelo, María Eugenia Saúl, Juan Rojo de la Rosa, José Cayuela, Víctor Vaccaro, Faride Zerán, María Eugenia Camus, Gladys Díaz, Humberto Zumarán, José Carrasco Tapia, Matilde Walter, Doris Jiménez, Máximo Gedda, Horacio Marotta, Ibar Aybar, Héctor Suárez Bastidas, Enrique Cornejo, Benigno Ramos, Alejandro Ortega, Orlando Cabrera, Enrique J. Fernández, Ana María Reusch, Carmen Gloria Dunnage, Eduardo de la Barra, Eduardo Santa Cruz, Pedro Castillo Cubillos, Ciro Vargas Mellado, Michele Mattelart, Rodrigo de Artegabeitia, Marta Inostroza, Ernesto Santis, María Elena Hermosilla, Patricio de la Barra, Jorge Mateluna Muñoz, Ricardo Torres, Gonzalo Labarca, Carlos Cisternas, Patricio Toro, Manuela Gumucio.

EL "CAPO" DEL COMPLOT SE LLAMA FREI

En 1964, Eduardo Frei Montalva alcanzó la cúspide de su carrera política instalándose como presidente de la República, gracias al respaldo económico de la Agencia Central de Inteligencia de los Estados Unidos. Ocho años después, la propia prensa norteamericana reveló los entretelones del plan montado por el gobierno de EE.UU. para impedir que el candidato de izquierda, doctor Salvador Allende, llegara a La Moneda. El costo de aquel plan ascendió, según las denuncias, a 20 millones de dólares. Pero significó también la entronización en el país de múltiples agentes norteamericanos, muchos de ellos como fuerza ejecutora de la propaganda antimarxista del freísmo.

La inversión quedó plenamente justificada: la chilenización del cobre no sólo representó ganancias económicas para las empresas yanquis, sino que tuvo el valor de una póliza de seguro contra la nacionalización. Sin embargo, este cuadro se vino al suelo con la elección de Salvador Allende en 1970. ¡Lo que tanto había costado evitar, finalmente se hacía realidad! La nacionalización del cobre le inflige un daño económico muy serio al imperialismo, si se considera que por concepto de utilidades excesivas debe recibir cero peso por indemnización. Esa amenaza continúa vigente a pesar de las presiones de Estados Unidos que desea saldar cuentas aprovechando la renegociación de la deuda externa que busca el gobierno chileno. ,Por otra parte, el columnista Jack Anderson reveló la conspiración frustrada para desbancar al gobierno de la UP, montada por la ITT, que ve destruido parte de su imperio con la nacionalización de sus bienes en Chile. La necesidad, pues, de impedir el desarrollo de un gobierno popular en el país, recobra toda su urgencia para los Estados Unidos, máxime cuando este gobierno maneja un programa antimperialista como pilar de su gestión.

En los dos años y medio de Administración allendista, se han preparado ya varios planes para destronarlo, detrás de los cuales, de una u otra forma, se encuentra la gestión persistente de la CIA. Ninguno de estos planes se ha visto todavía coronado por el éxito, y han sido dejados de lado uno detrás de otro.

Pero después del más importante de ellos, que se ejecutó en octubre de 1972, se redefinió por completo esta política conspirativa. Numerosos políticos chilenos han viajado a Estados Unidos, desde octubre a esta fecha, para discutir los pormenores de la política chilena. De todos ellos, son los representantes del freísmo los que impusieron su receta, y se .adjudicaron, por consiguiente, el grueso de la ayuda económica norteamericana. La nueva táctica para derrocar el gobierno del presidente Allende tomó cuerpo con posterioridad al fracaso político de la derecha en las elecciones de marzo.

El "capo", cuerpo y alma de esta nueva gestión, es el senador Eduardo Frei Montalva que ahora podrá maniobrar desde la expectable posición que le facilita la presidencia del Senado. El triunfo electoral de Frei fue relativo, desde el punto de vista de las aspiraciones de su candidatura. Frei obtuvo 200 mil votos menos de lo esperado. Pero el resultado fue más que suficiente para ponerlo a la cabeza del Parlamento, como la "segunda autoridad" constitucional del país.

ESTE ES EL PLAN DE LA CONJURA FREISTA

El senador y secretario general del partido Socialista, Adonis Sepúlveda, declaró el 23 de mayo que "Frei pretende convertir el Parlamento en bastión de la contrarrevolución". "El Mercurio", del 20 de mayo, señaló: "El nuevo Congreso está llamado a recuperar todo el prestigio de las Cámaras y a conseguir el brillo de la misión legislativa no sin antes experimentar la purificación y refinación que les imponen estos tiempos de luchas y esperanzas". En estas pocas palabras se encuentra la médula de la nueva estrategia freísta para enfrentar al gobierno. Porque se trata, agrega "El Mercurio", que el Parlamento "muestre al país una alternativa concreta de poder".

Después del 4 de marzo, Eduardo Frei logró una coincidencia que se hacía difícil en los medios políticos de la burguesía. Sus planteamientos sobre los resultados electorales, y las proyecciones que ellos arrojan para la oposición reaccionaria, fueron aceptados como básicos por un poderoso grupo del partido Nacional y la totalidad de las directivas de los organismos empresariales, como la SOFOFA, la Confederación de la Producción y el Comercio, el llamado Comando Nacional Gremialista que preside León Vilarín, los colegios profesionales, fundamentalmente ingenieros y médicos, la Cámara Chilena de la Construcción, la SNA, etc.

El punto de partida de la estrategia de Frei son las razones del paro empresarial de octubre. Analizando esas causas, Frei señaló a la burguesía chilena que se hacía necesario cambiar el contenido social de esa acción antes de intentar aplicarla por segunda vez. Frei y sus seguidores no descartan esa posibilidad, siempre y cuando ella tenga apoyo en bases laborales del país, para lo cual es imprescindible dividir a la clase trabajadora. Ponen también una segunda condición: que se llegue a un paro nacional después de una seguidilla de paros escalonados "por la base". Se trata, pues, de una receta muy pensada, donde lo fundamental es la coordinación. Y en materia de coordinación, la derecha ha ganado una rica experiencia desde que levantó cabeza después de abril de 1971. En esta parte del plan, Frei entra en contradicción con los vehementes deseos del "jarpismo" y "Patria y Libertad" que consideran maduras las condiciones para lanzar un segundo paro nacional de inmediato. Huelga decir, que para el "jarpismo", un paro de esa naturaleza tendría como efecto inmediato la caída del gobierno o el estallido de la guerra civil. El "jarpismo" ha creado en cierto modo la imagen de la "ilegitimidad" del gobierno, para incluir en su aventura a sectores de las Fuerzas Armadas, con los que se sienten seguros para enfrentar y ganar una guerra civil. Hubo momentos en la discusión interna de los sectores de la burguesía, especialmente cuando antes de la Junta Nacional del PDC no estaba definido el control político de ese partido, en que algunos seguidores de Frei, los más fanáticos, como los senadores Hamilton y Moreno, plantearon abiertamente llamados a la guerra civil con el objeto de evitar la política de entendimiento con el gobierno que propiciaba el sector de Fuentealba y Leighton. "El Mercurio" alude a esta táctica con la satisfacción que le proporciona ver superada esa amenaza después de la Junta Nacional DC: " .. .hay una línea que confía en que el desgaste de la popularidad del marxismo será inevitable por causa de los desaciertos e incompetencia de los partidos de la UP y de sus personeros en el gobierno. Esta corriente cree que hay que soslayar los conflictos, aceptar el diálogo y sacrificar muchas cosas para conseguir la subsistencia del régimen democrático, la posibilidad de elecciones y, por tanto, la derrota del marxismo".

SE PROPONEN DIVIDIR A LOS TRABAJADORES

Los planes del freísmo, que se impusieron en la Junta Nacional del PDC, consideran innecesario ese diálogo, para evitar confusiones políticas y trazar una línea demarcatoria que separe al gobierno de la mayor parte del país. Para este efecto la DC cuenta con dividir a los trabajadores. Para ello se amparan en los problemas económicos que subsisten a raíz de los cambios de estructura y que se ven precipitados por el boicot económico que desarrolla desde largo tiempo la burguesía. El mercado negro es la expresión más clara de un nuevo tipo de burguesía especulativa, que ha puesto todas sus inversiones en ese sucio negocio. Un artículo de "El Mercurio" del 28 de mayo, justifica ampliamente y con argumentaciones económicas la legitimidad de la nueva actividad, ahora de carácter masivo, del capitalismo chileno, a condición de que se le identifique con el nombre de "mercado paralelo", en vez de "mercado negro".

En lugar de ese entendimiento, la directiva de Patricio Aylwin ha impuesto la oposición más intransigente dispuesta a "no dejar pasar una" al gobierno. No descarta la posibilidad de imponer sus propias políticas al gobierno para debilitarlo, por efecto de las presiones que ejerza esa "oposición de fuerza".

Pero esta detallada estrategia freísta no tiene pies ni cabeza, si no genera y hace madurar un conflicto entre los poderes del Estado, donde éstos tomen partido como bandos separados y se desliguen en los hechos de la interdependencia que les impone la estructura del Estado burgués.

Este conflicto debe ser capaz de llegar a transformarse en una crisis real de la institucionalidad. Y es aquí donde asume su papel rector el presidente del Senado, Eduardo Frei Montalva, elegido como tal el 23 de mayo pasado.

Los hechos demuestran que una vez planteado el conflicto institucional sobre los vetos a la reforma de las tres áreas, tomaron fuerza los paros escalonados. La agitación social que llevan adelante el partido Demócrata Cristiano y el partido Nacional, según se observa, deben servir de apoyo y sostén al mencionado conflicto de poderes.

Los senadores Francisco Bulnes y Juan Hamilton declararon en el Senado que esa corporación desconocerá el fallo del Tribunal Constitucional. El presidente Allende requirió al Tribunal para que se pronuncie sobre la legalidad del despacho a los vetos a la reforma constitucional que delimita las tres áreas de la economía. Esta reforma, original de Hamilton y Fuentealba, tiene por objeto escollar definitivamente el desarrollo de un área social, y asciende a la categoría de principio constitucional la defensa del régimen capitalista. El Congreso despachó los vetos recurriendo sólo a la simple mayoría, y saltándose, por consiguiente, el trámite de la insistencia por los dos tercios. El gobierno objetó el despacho y el Tribunal debía entregar un fallo la semana pasada. Es ese fallo el que el Senado desconocerá si no le es favorable. Lo que se intenta es facultar al Parlamento para que legisle con simple mayoría y dejar sin facultades de predominio al Ejecutivo. En otras palabras, convertir al Parlamento en un gobierno paralelo al Ejecutivo. El presidente de ese segundo gobierno será Eduardo Frei Montalva, en su calidad de presidente del Senado.

Los planes apuntan a que Frei se convierta en otro presidente de Chile, en el "presidente moral" de la oposición. Con esa investidura, Frei dirigirá personalmente la última parte del complot en marcha. Le corresponde dar a él las puntadas finales de un "golpe de estado legal". No sin antes haber hecho emparejar con estos propósitos la maduración de las condiciones para un paro nacional de mayor envergadura que el de octubre. Lo que se intenta, bien puede tener plazos fijos. Pero más nos parece que se trata de un plan flexible, que tendrá que desarrollarse de acuerdo a una rigurosa observación del curso de los acontecimientos.

LA DERECHA "PROLETARIA"

El nuevo complot ideado por Frei y su grupo está en plena etapa de aplicación, en las calles de las principales ciudades del país. No sabemos a ciencia cierta el grado de maduración que haya alcanzado cuando PF salga a circulación. Pero su aplicación ha obligado al gobierno a decretar zona de emergencia en O'Higgins. En esta provincia, la derecha ensayó un plan piloto de paro total. Sin embargo, los gestores freístas tendrán que reconocer que los resultados les fueron negativos. No se puede hacer un balance sin considerar el apoyo de los trabajadores. En el nuevo esquema de las asonadas fascistas es condición sine qua non la participación de amplias masas laborales; por eso se empeña en la división de los trabajadores. Después del triunfo político electoral de la UP en marzo, la consigna en las filas derechistas fue "ganar las bases sociales de apoyo del gobierno". La Junta Nacional democratacristiana instruyó a sus militantes para crear "comités de autogestión" en todas las fábricas. El PDC montó superestructuralmente un "Comando Nacional contra el Hambre", para que no quedara duda del contenido de sus propósitos. Este comando anunció por la prensa reaccionaria que "es obligación de los militantes, simpatizantes y parlamentarios del PDC denunciar todas las manifestaciones de poder popular".

El giro que han tomado los acontecimientos, especialmente en el mes de mayo, es tal que sorprendería a cualquier observador desprevenido. La derecha marcha por las calles santiaguinas y de provincias gritando consignas que son propias de la izquierda. Frei dijo en rueda de periodistas amigos, el día de su elección como presidente del Senado, que los paros escalonados no eran producto de ningún plan, sino que hay que atribuirlos a la "angustia que impera en las masas por la situación económica". En general, ahora, a diferencia de octubre, todos los paros que se han lanzado desde el comando central freísta, se realizan en "apoyo a los trabajadores". Está clara la intención de dejar como recuerdo del pasado las asonadas montadas en apoyo de empresarios en huelga.

Sólo un vuelco fundamental en la conducción política del movimiento de masas podrá evitar que las condiciones económicas actuales confabulen en favor de los propósitos del freísmo y permitan que el presidente del Senado lleve a cabo su "golpe de estado legal".

Los hechos demuestran que, hasta el momento, Frei no ve que fructifique un movimiento generalizado de paros con apoyo claro de trabajadores. La escalada que se inició con la huelga en El Teniente y trató de culminar con un paro total en Rancagua, mientras en Santiago se ensayaba otra paralización con la huelga de empresarios de microbuses, ha demostrado que no tiene todavía la fuerza suficiente para pasar a etapas mayores. Pero es evidente, también, que aunque las huelgas continúan marcadas por un sello empresarial, la estrategia freísta tiene muchos recursos y no están jugadas todas las cartas. Si Frei discrepa del "jarpismo" en cuanto a realizar de inmediato un paro nacional, porque teme aglutinar con ello a la clase trabajadora al lado del gobierno, ello no significa que la conjura está superada. Es necesario dar un golpe de gracia a las asonadas de la reacción y denunciar implacablemente al freísmo como cabeza del complot en marcha, poniendo a la clase trabajadora a la ofensiva y en nuevas tareas de poder.


Notas:

1. Respecto al IDF ver PF Nš 113 y 182. En el IDF trabajaban Claudio Orrego Vicuña, actual diputado; Ernesto Yávar, ex subsecretario del Trabajo; etc.


Edición digital del Centro Documental Blest el 07feb02