Los Militares y el poder

PUNTO FINAL
Año VII. Nº 181
Martes 10 de abril de 1973.

LOS MILITARES Y EL PODER

Editorial

EL AGRESOR

LA investigación sobre las actividades antichilenas de la International Telephone & Telegraph (ITT), emprendidas por una comisión del Senado norteamericano, ha dejado en claro que esa empresa conspiró junto con la CIA con visto bueno de la Casa Blanca, o sea, del gobierno de Washington. Esta revelación demuestra que no se trató de un plan elaborado simplemente al nivel de una compañía multinacional, por muy importante que ésta sea, sino que era una de las siniestras operaciones clandestinas que suele montar la agencia oficial norteamericana del espionaje y la contrarrevolución. Esto deja en evidencia que el enemigo de Chile no es solamente la ITT, ni siquiera la coalición de otras corporaciones norteamericanas afectadas por las nacionalizaciones. El verdadero enemigo está detrás de esas compañías privadas, apoyándolas estrechamente: es el propio gobierno norteamericano.

Así ha tenido oportunidad de comprobarse —por lo demás— en la segunda serie do reuniones celebradas en Washington entre representantes de los gobiernos chileno y norteamericano. Los voceros del Departamento de Estado cortaron toda posibilidad de arreglo en torno a la deuda externa chilena, presionando una indemnización por la nacionalización del cobre. El chantaje yanqui se redoblará ahora en los organismos internacionales de crédito, en el comercio exterior y en las próximas negociaciones del "club de París".

Chile tiene que responder golpeando al imperialismo. La propia ITT posee inversiones en Chile que no han sido tocadas y cuya nacionalización sin pago de indemnización sería un acto de justicia frente a la conspiración que ha quedado probada en el Senado yanqui. La interrupción del pago de la deuda a los Estados Unidos, mientras ese país no descongele el bloqueo en los" organismos de crédito, la expulsión de los agentes yanquis que merodean en nuestro país, el retiro de las misiones militares, el desahucio del pacto que amarra a nuestras fuerzas armadas a la estrategia del Pentágono, la suspensión del pago de royalties y marcas, etc., son pasos que deben darse en la medida que el imperialismo acentúe el peso de sus actividades contra nuestro país. El marco internacional —reflejado en las derrotas norteamericanas en las reuniones del Consejo de Seguridad en Panamá y de la CEPAL en Quito— favorece una acción enérgica y resuelta de Chile para enfrentar a un gobierno que está actuando sin embozo en contra nuestra. La solidaridad de los países socialistas debe ser reclamada para fortalecer aun más la respuesta de los trabajadores chilenos al imperialismo agresor.

PF


Análisis

DOS PLENOS Y UN GOLPE EN MARCHA

SEGÚN Orlando Sáenz, presidente de la Sociedad de Fomento Fabril (SOFOFA), en la cual reconocen "su trinchera de lucha contra el marxismo" más de 4.500 industriales, en Chile "se está viviendo el hondo proceso político, económico y social propio del montaje de un Estado totalitario marxista llegado al poder electoralmente y que no cuenta con fuerzas militares regulares dispuestas a someter violentamente al país". [1]

Esta es la opinión de un caracterizado dirigente de la burguesía. Un epígono político de ella, Eduardo Frei, que en mayo posiblemente se convierta en presidente del Senado, tiene por supuesto idéntica apreciación. En declaraciones al "Corriere de la Sera" de Milán, Frei señala: "Estamos en el camino al totalitarismo de tipo marxista", y rechaza cualquier tipo de colaboración democristiana con el gobierno del presidente Allende. [2]

Las manifestaciones de hostilidad de la burguesía contra el gobierno de la Unidad Popular han recrudecido después de las elecciones del 4 de marzo. El imperialismo norteamericano, por su parte, ha cerrado las últimas llaves que regulaban las jabonosas relaciones financieras con Chile.

El 43,7% que la clase trabajadora entregó a la UP el 4 de marzo, pareció ser la gota que colmó el vaso de la burguesía y del imperialismo. El alto porcentaje alcanzado por la UP en los sectores obrero y campesino y el elocuente rumbo político que llevan los jóvenes mayores de 18 años, que asta vez se incorporaron a las elecciones, dejaron en claro que la izquierda tiene reservas todavía muy grandes, particularmente en la clase trabajadora. El 43,7% de la UP sin duda, es un porcentaje "crecedor" en la medida que una política revolucionaria logre arrancar de las garras ideológicas de la burguesía a otros sectores de explotados que todavía son engañados.

LA SOFOFA ALIENTA EL GOLPE

Esta perspectiva es la que hace exclamar al jefe de la SOFOFA que se asiste a "la agonía de la democracia chilena" y a sostener: "afirmo que hemos dejado de vivir una democracia real". El delirante lenguaje de Sáenz no tiene nada de casual. Los intereses que él representa no suelen dejarse arrastrar por las pasiones. La determinación calculada y fría es mas bien el distintivo del pensamiento de la burguesía. Hay que prestarle atención, pues, cuando reprocha "a los sectores políticos su grave responsabilidad al ilusionar a todo un pueblo con la protección de un régimen democrático que hace muchos meses desfallece en sus brazos", o cuando plantea "una acción urgente y vital, arrancada de las entrañas mismas de nuestro pueblo" que pueda "centrar nuevamente nuestro sistema de vida y preservar los valores- que nos han definido como nación". Sáenz anuncia que "las circunstancias nacionales tornan inminente una definición que fije el rumbo de nuestro futuro destino. En pocos meses más Chile se habrá sumido en la dictadura marxista o habrá emergido a la luz plena de la libertad".

La "inminente definición", que se concretará "en pocos meses más", tiene en labios del presidente de la SOFOFA un inequívoco tono golpista. Si se tiene en cuenta que a ese dirigente de la burguesía se le reputaba "moderado" y en la línea de guante de seda del freísmo, y si se considera su "coincidencia" con las declaraciones de Frei al periódico italiano, puede concluirse que la burguesía prepara las condiciones para una maniobra definitiva —quizás de tipo golpista— contra el gobierno de la UP.

Desde luego Sáenz rememora el paro de octubre y anuncia que "los gremios tendrán una labor fundamental" en la "acción urgente y vital" que plantea la SOFOFA, agregando cual general que arenga a sus tropas, "espero que estén a la altura de las duras circunstancias que enfrentarán sin duda en el futuro".

El imperialismo, a su vez, ha descartado toda esperanza de obtener de Chile el pago de indemnización por las minas de cobre nacionalizadas. El llamado "bloqueo invisible" que ha venido aplicando, será un juego de niños comparado con las maniobras que lanzará contra nuestro país. Esta situación, como es lógico, llevará al imperialismo a concertarse nuevamente con la burguesía en un esfuerzo a fondo para derrocar al gobierno de la UP. Una sola corporación, la ITT, como se ha demostrado en el Senado norteamericano, estuvo dispuesta a gastar un millón de dólares para impedir que Allende llegara a la presidencia de la República. Por el mismo precio, o poco más, el gobierno de Washington puede provocar un golpe de Estado en un país como Chile.

RESPUESTA DE LA IZQUIERDA

Está claro, nos parece, que la burguesía (y eventualmente el imperialismo) piensan que debe provocarse en pocos meses más una "definición".

¿Cuál es la táctica de la izquierda para enfrentar esa amenaza? Según el senador Luis Corvalán, secretario general del partido Comunista, sobre la base de "sostener a todo trance el gobierno contra cualquier tentativa de echarlo abajo" y de "extender y profundizar el proceso revolucionario", se debe "asegurar lo que hemos llamado más de alguna vez el desarrollo normal de los acontecimientos, con vista a generar en las elecciones presidenciales de 1976 un nuevo gobierno popular y revolucionario que continúe la obra que le ha correspondido iniciar al que ha encabezado el compañero Salvador Allende". [3]

Rompiendo una norma, ha sido el PC el primer partido en plantear el problema de la siguiente elección presidencial, cuando el actual gobierno aun no llega a la mitad de su período.

El discurso del senador Corvalán apareció en "El Siglo" el mismo día que "El Mercurio" publicaba el de Orlando Sáenz ante la junta general de socios de la SOFOFA. Proviniendo el primero del secretario general de uno de los partidos más importantes de la clase obrera, y el otro del dirigente de una de las organizaciones más representativas de la burguesía, resulta ilustrativo comparar cómo aprecian ambos la situación.

Sáenz piensa que "el único real programa de gobierno que existe, es la conquista del poder total" y en esto ve una firme y cohesionada determinación del marxismo.

Corvalán, en cambio, aprecia "dos o más líneas (en el gobierno y en la UP) respecto a las normas de encarar cuestiones vitales referentes, por ejemplo, a la conformación de las diversas áreas de propiedad o al problema de la distribución".

Mientras Sáenz opina que el marxismo se plantea "controlar la economía del sector privado", el senador Corvalán señala que el fortalecimiento del sector estatal "no supone la desaparición del sector privado, sino que, al contrario, su mantención en una dependencia armónica y no contradictoria con el área social". (En esos mismos días el gobierno activó la tramitación en el Congreso del llamado "proyecto Millas" que ha sido rechazado por la clase obrera entendiendo que significa la devolución de industrias requisadas y la disminución del área social de la economía).

LA ESFINGE ARMADA

Quizás en el único aspecto en que pueden apreciarse coincidencias entre el senador Corvalán y el jefe de la SOFOFA, es en la calibración que hacen de las fuerzas armadas, elemento clave ya sea para provocar una "inminente definición" o para "asegurar el desarrollo normal de los acontecimientos" hasta 1976. Para Sáenz "las FF.AA. desfilan ante la conciencia de todos los chilenos, pese a lo ocurrido durante su participación gubernativa, con un nuevo galardón prendido a sus inmaculados pendones. Se llevan dos cosas importantes: la gratitud de Chile y el conocimiento de porqué y por quiénes el país vive su hora más sombría". Para el senador Corvalán: "los Institutos Militares y los hombres de sus filas que actuaron durante varios meses en el gabinete ministerial, supieron cumplir una vez más con su deber y, por ello, se han hecho acreedores al reconocimiento y la gratitud del pueblo".

Aunque no suele admitirse en el sofisticado lenguaje político chileno, para una u otra estrategia —ya sea para la burguesía o para la clase trabajadora—, el papel de las fuerzas armadas resulta fundamental. Sin embargo, hasta ahora, los militares parecen estar jugando básicamente su propio juego, salvo en algunos detalles que suelen dar a uno u otro rival la sensación de haber ganado puntos en la lucha por atraer a las fuerzas armadas a su campo.

El "partido militar", como suele llamársele en otros países, donde la concurrencia de las Fuerzas Armadas al campo político es frecuente, ha venido tomando un rol de creciente participación en la escena nacional. Este aspecto es tan importante que na llevado a PF a intentar, a partir de este número, un serio análisis del carácter y contenido de la influencia de las Fuerzas Armadas y de su participación —relativamente más decisiva al parecer que la de la clase obrera— en los sectores claves de la conducción económica y política.

¿HA CAMBIADO DE MANOS EL PODER?

Para Lenin —en abril del año 17— "el paso del poder del Estado de manos de una a manos de otra clase es el primer rasgo, el principal, el fundamental de la revolución, tanto en el significado rigurosamente científico, como en el político—práctico de este concepto".

En este sentido, no es inoficioso escudriñar hasta qué punto el poder ha cambiado de manos de una a otra clase, en el proceso chileno.

El propio senador Corvalán señala en su informe que "en la mayoría de las empresas del área social o mixta no se ve un cambio real en las relaciones de producción, a pesar de que éste es, después de todo, el asunto principal". Si bien el senador Corvalán propuso una serie de medidas para elevar la participación obrera en las industrias del área social y mixta, lo cierto es que un proceso destinado a cambiar las relaciones de producción —que haga posible lo que Lenin precisaba: "que los obreros entren en todas las instituciones estatales, que controlen todo el aparato del Estado" [4] — tiene precarias posibilidades si, a la vez, se plantea reducir el área social de la economía y devolver empresas, desalentando a la clase obrera como lo hace el llamado "proyecto Millas" cuya reactivación en el Parlamento, solicitada por el gobierno, ha provocado elogiosos comentarios del presidente democristiano de la Cámara de Diputados.

Más aún: la primera declaración oficial del nuevo Ministro del Interior, Gerardo Espinoza, socialista, ha sido para amenazar con la drástica aplicación de leyes represivas a quienes impulsen o realicen "tomas" de fábricas, locales o calles. Sin dejar de reconocer que a veces las "tomas" son impulsadas por elementos enemigos del gobierno, la declaración del Ministro Espinoza desafortunadamente las pone en el mismo pie que las "tomas justas", cuya existencia el mismo Espinoza había admitido 48 horas antes, poco después de jurar su nuevo cargo.

Los campesinos pobres tampoco reciben estímulo en sus luchas. El nuevo Ministro de Agricultura, Pedro Hidalgo, socialista, ha extendido al campo el rechazo a las "tomas", anunciando, además, que levantará las compuertas de los precios "remunerativos" para los productores agrícolas y que no tratará de implantar nuevos estancos de productos alimenticios, como el ya existente del trigo.

Estas definiciones del nuevo equipo de gobierno —desde la reactivación en el Congreso del "proyecto Millas", hasta la destitución de los funcionarios de la empresa distribuidora Agencias Graham, cuya salida planteó el General Bachelet—, van definiendo un estilo político que la lógica lleva a atribuir a decisiones adoptadas en las reuniones plenarias que en estos días celebraron tanto el PC como el Partido Socialista.

PARALIZACIÓN DEL PROCESO

En todo caso, esas definiciones no robustecen la creencia de que el poder esté cambiando de manos de una a otra clase. Más bien siembran dudas en este aspecto fundamental, que sirve para distinguir un proceso revolucionario de un simple proceso reformista. A esto se agrega que virtualmente desde el cónclave de la UP en Lo Curro, en junio del año pasado, que significó un viraje en la política económica, el proceso de transformaciones profundas prácticamente se ha estancado. Las perspectivas así no resultan alentadoras desde el punto de vista de los intereses de la clase obrera, que busca relevar del poder a la clase burguesa. En un proceso como el nuestro, la paralización ni siquiera sirve para consolidar, simplemente se convierte en retroceso.

Los plenos de los comités centrales del PC y PS reforzaron puntos de coincidencia entre ambos partidos. Para el senador Corvalán lo fundamental este año es "lograr la cohesión política y la dirección económica única" que permitan encarar cuestiones como "la conformación de las diversas áreas de propiedad o el problema de la distribución", para lo primero existe el llamado "proyecto Millas" y para lo segundo el PC se plantea "el fortalecimiento de la Secretaría Nacional de Distribución y una ampliación de sus atribuciones". Ese organismo está a cargo de las Fuerzas Armadas.

El "proyecto Millas" ha echado a andar nuevamente en el Congreso —después del paréntesis electoral—; y, en cuanto a la distribución, han sido destituidos los funcionarios socialistas cuyo alejamiento planteó el General Bachelet; las vacantes las cubrirán militares y técnicos civiles.

Las masas obreras, los pobladores y los campesinos han sido notificados que no se permitirán luchas "espontáneas" que sobrepasen el nivel de compromisos del gobierno.

Este marco general permite —sin caer en imputaciones gratuitas— verificar que la estrategia del reformismo continúa imponiéndose en la UP. El gobierno, por lo tanto, debería ahondar en la línea de "asegurar el desarrollo normal de los acontecimientos" con vistas a las elecciones presidenciales de 1976. Dadas las características dinámicas de la lucha de clases, esto equivale a intentar abrir un paréntesis de tres años en el proceso.

No es necesario volver al discurso de Orlando Sáenz ante los socios de la SOFOFA para dudar de la factibilidad de este proyecto. Ya en 1919, Lenin advertía: "Quienes tratan de resolver los problemas del paso del capitalismo al socialismo recurriendo a lugares comunes sobre libertad, igualdad y demo cracia en general, sobre la igualdad de la democracia del trabajo, etc..., no hacen más que poner al descubierto su propia naturaleza de pequeños burgueses, de filisteos, de espíritus mezquinos que en el plano ideológico se arrastran, serviles, detrás de la burguesía". [5]

Aparte de no contar con "la encarnizada resistencia" de la burguesía en todos los dominios, aquel proyecto de "desarrollo normal de los acontecimientos", que está manejando la UP, tampoco toma en cuenta la actividad "espontánea" que despliega la clase trabajadora. El afianzamiento posible de tal proyecto reside en considerar inertes a las clases sociales. Eso no se da —en el caso chileno— respecto a la burguesía ni mucho menos respecto al proletariado. Ni la primera está dispuesta a entregar pacíficamente su poder económico, ideológico y armado, ni el segundo está dispuesto a renunciar a conquistarlo. Es cuestión de pegar el oído a la realidad para enterarse que la lucha de clases está crepitando al más alto grado. La necesidad de una dirección revolucionaria homogénea y firme para conquistar el poder, es evidente. Pero fingir que ya se tiene el poder para imponer una dirección seudo monolítica, que comienza a internarse en el peligroso terreno de la represión ideológica de sectores revolucionarios y del paternalista reproche por el "desorden" y la "anarquía" de los trabajadores, es más grave que un simple error táctico. Es agrietar la cohesión de clase y debilitar la fuerza revolucionaria que en "pocos meses más" se necesitará para aplastar a los explotadores.

El peligro golpista no es una fantasía hoy en Chile. Pero encararlo no consiste en imponer a las masas un receso hasta 1976. Es ahora cuando debe redoblarse la lucha por el poder. Caen en un grave delito contrarrevolucionario, por lo tanto, quienes dividen partidos populares, hacen del sectarismo una práctica y se restan a la lucha de clases. Se necesita, al contrario, concertar en un mismo esfuerzo al conjunto de los explotados, fortalecer la unidad revolucionaria y atraer al campo proletario a los sectores militares que por compromiso de clase o por convicción ideológica pueden participar en la lucha por el socialismo.

MANUEL CABIESES DONOSO


PUNTILLAZOS

ESTAFA SUPREMA

SI un pobre se roba una gallina para poder comer con su familia, todo el peso de la ley burguesa caerá sobre él y será condenado a unos cinco años de cárcel.

Si es un rico el que se roba la misma gallina, no habrá ningún juez que lo condene, pues, sin necesidad de abogado, el asunto se arreglará con éste, que es su amigo, y será considerado como uña broma, como un chiste de fin de fiesta.

Y si es un juez el que, por último, se la roba, lisa y llanamente no habrá tribunal que sancione al colega.

Esto último es lo que ocurre con un delito que están cometiendo, desde hace dos años, nada menos que los más altos jueces de la justicia burguesa: los señores Ministros de la Excelentísima Corte Suprema. Pero no se trata de una gallina, sino del equivalente a más de un millón de gallinas.

En el año 1971 se dictó la ley Nº 17.615 que creó un fondo para las pensiones del Servicio de Seguro Social. Este fondo tiene por objeto juntar dinero para pagar las jubilaciones de los obreros, de todos los trabajadores de Chile, de aquellos que habiendo sido pulmoneados por los ricos durante toda la vida, chupándoles las energías y la sangre, sólo esperan la muerte para descansar.

Este fondo se formaría, entre otras entradas, con los dineros que excedían de los veinte vitales máximos que .se pagan a los altos empleados de la administración pública, lo cual significaba limitar el privilegio de éstos y, al mismo tiempo, hacer que compartieran en el sacrificio de los pobres.

Los señores Ministros de la Corte Suprema tienen sueldos que, con todos los pitutos, llegan hasta Eº 130.000 al mes. ¡Léanlo bien! ¡CIENTO TREINTA MIL ESCUDOS EN UN MES! O sea, en treinta días ganan lo que un obrero consigue en NUEVE AÑOS de trabajo. Aun más: si jubilan, reciben como desahucio treinta veces esa cantidad, es decir: CUATRO MIL MILLONES DE PESOS.

Gracias a la ley 17.614, que limita a veinte vitales el tope mensual, sólo deberían recibir Eº 40.000 al mes; pero como estos señores son muy hábiles y conocen todas las leyes, se las ingeniaron para burlar ese tope. Descubrieron entonces, que además de jueces eran abogados y se acogieron a una ley que les permitió jubilar como abogados. Por este capítulo reciben más de 10.000 escudos mensuales, que se suman a los 40.000 escudos de sueldo.

Según su propia ley Orgánica, ningún juez puede ejercer como abogado, pero los señores ministros jubilan como tales, lo que hace entender que "ejercieron" como abogados durante treinta años, al mismo tiempo que eran jueces, 10 que significaba que durante todo ese tiempo estuvieron cometiendo un delito.

Pero, en fin, nadie les dijo nada, porque los defensores de la ley burguesa tienen que ser bien pagados.

El hecho es que esos 10.000 escudos mensuales, por pasar del sueldo tope, debieron los señores ministros entregarlos al fondo de pensiones del Seguro Social, que pertenece a los obreros. Sin embargo, se quedaron callados y la plata se la echaron al bolsillo. Hasta hoy, cada uno debe tener en sus bolsillos más de cien millones de pesos que pertenecen a los obreros.

Aparte de constituir este "desliz" de los señores ministros una inmoralidad sin nombre, una ofensa a los trabajadores, un desprecio hacia la clase obrera, ese hecho constituye también un delito que la misma ley condena nada menos que con la DESTITUCIÓN de sus cargos y con una multa equivalente a CINCUENTA VECES el valor de lo que se han guardado.

No pueden los señores ministros alegar que ignoran la ley, ya que ésta, según los mismos burgueses lo establecieron, se entiende "conocida de todos" y más aún debe serlo por quienes tienen que aplicarla, que son jueces y abogados. Además, ellos mismos se pillaron en su propia trampa, ya que la Contraloría, no obstante que es socia de los "supremos", les dijo en febrero del año pasado que debían devolver la plata que hasta esa fecha se hablan apropiado indebidamente; pero se hicieron los sordos, ya que no han devuelto ni un cinco y siguen echándose al bolsillo todos los meses las pensiones de jubilados que pertenecen al fondo de los obreros.

El director del fondo de pensiones del Servicio de Seguro Social se ha hecho el leso y lejos de defender los dineros de los obreros, no les ha pedido a los ministros ni la devolución, ni mucho menos los ha denunciado. Tal vez porque les tiene miedo O porque los mismos señores ministros tienen que conocer como jueces del denuncio del delito y, como es lógico, no hay ningún delincuente que se condene a sí mismo.

El gobierno popular, a su vez ¿qué hace para poner término a este delito contra los obreros que él representa? Sencillamente, en un veto a una ley que crea una Corte en Puerto Montt, ¡les perdona la mitad de lo que han robado al fondo de pensiones del Seguro Social!

FEDERICO J. RAMÍREZ


Parque O'Higgins

Burocratismo versus control obrero

UNA serie de conflictos entre la dirección interina y los trabajadores, precipitó, en las últimas semanas de marzo, un conflicto de proporciones en el Departamento de Educación y Cultura del Parque O'Higgins, área cuya labor distingue precisamente el Parque de otros lugares de recreo santiaguinos.

El 18 de marzo el público que se dirigió al escenario sur —dedicado especialmente a la recreación y al desarrollo de actividades infantiles— encontró la sección paralizada. Desde el lugar de transmisiones, tomado por los trabajadores del Departamento de Educación y Cultura, se leyó un comunicado explicando que ese Departamento dejaba de participar por haber entrado en conflicto con la administración. Reiteraba el comunicado: "El problema en sí, es la no participación".

Originalmente la situación pareció derivar de una diferente interpretación sobre los objetivos del Departamento. La actividad del mismo no produce dinero, lo que, aparentemente, a juicio del administrador interino —Pedro Soto—, implica que el mismo sería inoficioso.

Un día antes, el sábado 17, los trabajadores se presentaron a la oficina del administrador para protestar por la nominación de dos personas —una de las cuales tomaría la dirección del Departamento— y en razón de que tal nominación fue hecha sin consultar a las bases. El administrador interino rechazó la protesta con palabras y actitudes que resultaron intolerables para los trabajadores.

Los días siguientes la situación se tornó tensa. El administrador interino intentó presionar a algunos trabajadores y rasgó los informativos del Departamento de Cultura que contenían la plataforma de lucha del movimiento. Esa plataforma exigía el cumplimiento de cinco demandas básicas: 1) Participación de los trabajadores —control obrero—; 2), contrato inmediato de los trabajadores; 3) Estabilidad en el trabajo; 4) Nivelación de sueldos y salarios; 5) Informes económicos mensuales para el control de precios en los servicios del Parque (especialmente alimentación).

El miércoles entró a mediar el núcleo socialista, al que pertenecen gran parte de los trabajadores en conflicto.

Tras su intervención, Pedro Soto abandonó la reunión dejando poder para actuar er su nombre al funcionario Pedro Silva. Este aceptó, er nombre de la administrador del Parque, varias exigencias: el reconocimiento de que en esencia del problema era la participación; realización, en las 48 horas siguientes, de una asamblea general para discutir la formación del Comité de Participación (COPART); la mediación del CUP en esa asamblea; la formación de los departamentos —bodega, administración, restorantes mantención y cultura— con participación en el COPART.

La asamblea del viernes 23 sin embargo, fue transformada, por presiones de la administración, en una reunión de delegados, en tanto el número de departamentos se eleva, también arbitrariamente, de cinco a nueve.

El sábado 24, siete días después de generado el conflicto, se conocía el memorándum interno número 122/73. del 19 de marzo, mediante el cual se prohibía la entrada al parque del jefe del Departamento de "Educación y Cultura y de un trabajador del taller de literatura. Con esa medida, la administración lograba dividir a los trabajadores.

Políticamente el conflicto tiene inocultable gravedad. Un discurso del 10 de enero, del Secretario General del Partido Socialista —la misma colectividad en la que militan el administrador interino, Pedro Soto y gran parte de los trabajadores del parque—, había enfatizado que era "un error suponer que la verdad pueda debilitar el proceso revolucionario". "Por ejemplo, no tenemos derecho —decía Altamirano— a ocultarle al pueblo cuando algunos funcionarios públicos e interventores, incluso de la UP, no sólo meten los pies, sino también las manos". La situación implícita en el conflicto de los trabajadores del Departamento de Educación y Cultura, no es exclusiva de ese grupo de trabajadores. Marca —según ellos mismos lo señalan— una contradicción entre la teoría y la práctica que algunos funcionarios sustentan, de los principios que rigen la búsqueda del fortalecimiento del poder popular y el control obrero.

ARTE RUTO


Educación

LA IGLESIA ENTRE EL PDC Y LA CLASE OBRERA

LA burguesía nacional ha reaccionado frente a la ENU (Escuela Nacional Unificada) como era lógico que reaccionara. Si defienden el sistema ECONÓMICO capitalista, tienen necesariamente que defender las instituciones de orden JURÍDICO, POLÍTICO y CULTURAL que ellos mismos han creado.

Si la clase obrera se enfrenta con la burguesía en lo económico y en lo político, tenía necesariamente que enfrentarse con la burguesía en el campo cultural y educacional. El combate por un nuevo sistema escolar abre un nuevo campo de batalla contra la burguesía. La lucha de clases que se estaba dando en lo económico y político, se empieza ahora a dar de frente en lo escolar y lo cultural.

Frente al proyecto de la ENU caben dos políticas posibles. Una: relativizar al máximo el proyecto presentándolo como una simple modernización del sistema actual. Para no asustar a la burguesía compararlo con otros proyectos de la UNESCO u otros organismos. Otra política es la de radicalizar el proyecto y situarlo en el contexto de la lucha de clases que se agudiza cada día más en Chile. Nuestro esfuerzo no debe ir orientado en el sentido de ganarnos a la burguesía para la ENU. Nuestro esfuerzo principal debe ser, por el contrario, discutir el proyecto en cada industria, en cada población, en cada asentamiento o CERA, en cada centro de madres, en cada Comando Comunal, en todos los Cordones Industriales, en cada escuela y en todas las instituciones de base. De esta discusión masiva deben surgir movilizaciones, deben surgir nuevas banderas de lucha. A partir de este trabajo en las bases debemos ampliar el Pliego del Pueblo y luchar por un nuevo sistema escolar y en general por un nuevo sistema educativo y cultural. Es justamente esta segunda política la que ha tratado la burguesía de impedir a toda costa. Toda la campaña de la burguesía ha estado orientada en este sentido: impedir que se abra la discusión sobre el proyecto. La burguesía no quiere enfrentarse con la clase trabajadora y el pueblo en este asunto, pues quedaría al descubierto el carácter clasista y burgués del sistema educacional actual. La burguesía trata de impedir que la lucha de clases se extienda a este terreno de lo cultural.

LA BURGUESÍA BUSCA PROSTITUIR LA IGLESIA

La burguesía, para impedir que la lucha de clases se extienda al campo educacional, ha desatado no solamente el terror burgués, sino que también ha presionado para que se desate el terror religioso. La burguesía, careciendo de argumentos racionales ha buscado desatar un terror religioso absolutamente irracional. Estos métodos los usó con bastante éxito en Brasil y Bolivia. Lo usó también en Cuba, pero sin éxito.

La burguesía nacional considera la Iglesia como el factor sacralizador del Estado burgués. Prostituye a la Iglesia reduciéndola a una organización sacra, destinada a legitimar la defensa de sus mezquinos intereses. Reduce a la Iglesia en forma parecida como lo hace con el ejército, al cual siempre ha considerado como la guardia pretoriana del orden burgués. En América latina, donde la Iglesia y el Ejército tienen gran influencia, está política de las clases dominantes es bastante inteligente. Sin embargo, por otro lado, muestra la debilidad congénita de esta misma burguesía. La debilidad de la burguesía es la debilidad de lo irracional. Es tan irracional el sistema que pretende mantener la burguesía en el continente, que el único medio al cual puede recurrir es el terror: el terror religioso y el terror de las armas.

Los obispos chilenos han sentido fuertemente la presión del PN y el PDC. Los cristianos que estamos comprometidos con los pobres y explotados de Chile queremos alertar seriamente a nuestros obispos. Que miren y recuerden lo que pasó en Brasil, Bolivia y Cuba. Nadie pretende atacar a la Iglesia, pero si la Iglesia se identifica con el Estado burgués, será destruida por las luchas de liberación del pueblo oprimido.

La Iglesia debe además ser fiel a los principios que aprobaron todos los obispos latinoamericanos en Medellín. Allí dijeron: "La Iglesia de América latina se siente particularmente solidaria con todo esfuerzo educativo tendiente a liberar a nuestros pueblos" (4, 9). Los obispos hablaron también de una "educación liberadora". Si los obispos son consecuentes y aplican estos principios a Chile desde la perspectiva de la clase obrera y sus luchas históricas de liberación, deberán al menos participar en una amplia discusión del proyecto de la ENU. Escuchar a los trabajadores, a los campesinos, a los pobladores. Su lejanía de los pobres y explotados es peligrosa. Si se dejan reducir por la burguesía a los estrechos límites del Estado burgués, serán duramente juzgados por la historia. El Pueblo oprimido es el Señor de la Historia.

EL PDC Y EL P. HASBUN

El PDC, "La Prensa" y el P. Hasbún han iniciado una campaña que debe poner en pie de guerra a todos los cristianos. Han interpretado los hechos acaecidos en Concepción como una "escalada que se lanzará en contra de la Iglesia Católica por los elementos marxistas leninistas" ("La Prensa", 26 de marzo, 73). Un grupo de diputados del PDC saca una declaración donde dice: "La persecución hecha en contra del sacerdote Hasbún no significa otra cosa que el comienzo de una campaña en contra de otra institución, la Iglesia Católica" ("La Prensa", 27 marzo, 73).

El P. Hasbún lleva las cosas más lejos aún: "Es inevitable el enfrentamiento entre el totalitarismo marxista y la Iglesia Católica" ("Tribuna", 26 marzo, 73). Para el señor Hasbún el totalitarismo marxista es Mentira y Tiniebla y la Iglesia es Luz y Verdad. Identifica también la verdad del Canal 13 con la verdad de la Iglesia.

La clase trabajadora ha calificado en varias oportunidades al Canal 13 como el canal de la mentira, el canal de los ricos, el canal que combate contra los intereses del pueblo. El señor Hasbún, al identificar la verdad del Canal 13 con la verdad de la Iglesia, busca legitimar con la religión la mentira de los ricos, los intereses de los poderosos. Aquí tenemos a la DC y al P. Hasbún retratados de cuerpo entero. ¿Por qué tienen que recurrir a la Iglesia para justificarse? ¿Por qué tienen miedo de mostrarse tal cual son? Ocultan su vergüenza y su irracionalidad prostituyendo el cristianismo. ¿No están el PDC y el P. Hasbún comprobando que los planteamientos de Marx y Lenin sobre la religión eran valederos?

Cuando el P. Hasbún presenta la lucha de clases como el enfrentamiento entre la luz y las tinieblas, entre la verdad y la mentira, no hace otra cosa que identificarse con el lenguaje burgués tradicional. La burguesía siempre ha presentado las luchas de los pobres y explotados como la lucha del caos contra el orden, de la barbarie contra la civilización, de los bandoleros contra la gente decente, del odio contra el amor. El lenguaje del PDC y del P. Hasbún no tiene nada de cristiano, es lisa y llanamente ideología reaccionaria. Si estos señores quieren identificarse con la ideología de la burguesía y con el aparato de dominación, sepan que el pueblo los combatirá, no porque sean "cristianos" sino únicamente porque son reaccionarios. La clase obrera obligará a estos "cristianos" a mostrar su verdadero rostro. Sólo el pueblo oprimido puede proclamar la Verdad y la Luz.

ESTEBAN TORRES


Imperialismo

WASHINGTON ROMPE EL DIÁLOGO CON CHILE

EL final, no imprevisto, de la segunda fase de las conversaciones entre delegados chilenos y norteamericanos, efectuada en Washington entre el 19 y el 23 de marzo —cinco días, dos sesiones diarias cuya extensión osciló entre dos y tres horas cada una—, marcó, porque ya estaba generada, la contradicción total entre los dos gobiernos.

La coyuntura externa e interna era, sin embargo, favorable. Desde diciembre —fecha de las primeras conversaciones— a marzo la situación latinoamericana había experimentado un vuelco y Estados Unidos había registrado un fuerte golpe diplomático en Panamá. Internamente, la política chilena ponía frente a Washington un gobierno avalado por la elección de marzo y con una oposición sensiblemente minimizada o, al menos, no recuperada del shock eleccionario. Por lo tanto, Washington podía esperar mucho menos en su "guerra fría". A su vez, de diciembre a marzo, el propio gobierno de Richard Nixon había sufrido un creciente deterioro.

Pese a estos antecedentes, que manejaron los observadores optimistas, el corte se produjo. Las delegaciones, encabezada la chilena por el embajador en Washington, Orlando Letelier, y el diputado de la Izquierda Cristiana, Luis Maira, y la norteamericana por el subrogante del Secretario de Estado Adjunto para Asuntos Latinoamericanos, John Crimmings, representaron una verdadera ronda de monólogos. Al final sólo reveló que se había llegado, entre los dos gobiernos, a un punto de no retorno.

Ese punto de no retorno en la relación política Chile-Estados Unidos no se decidió, empero, en esta segunda fase de conversaciones. Tampoco en la primera. Fue decidido en el momento mismo de la nacionalización de las empresas cupreras norteamericanas con la aplicación de la llamada "Doctrina Allende", sobre descuento de la rentabilidad excesiva. En ese momento Chile vulneró indefectiblemente —a juicio de los observadores— la razón de ser o la esencia del sistema norteamericano. Fue la declaración de guerra al imperialismo.

Esta realidad quedó, simplemente, desnudada esta vez en Washington.

CURSO DE LAS CONVERSACIONES

Un breve relevamiento de la llamada "segunda fase" de conversaciones lo verifica incontestablemente. Se trató de dos delegaciones que presentaron por segunda vez dos versiones absolutamente incompatibles, lo que motivó la total imposibilidad de cualquier intento de diálogo.

La argumentación yanqui es simple: el problema central entre Estados Unidos y Chile es el de las compensaciones por concepto de nacionalización de las empresas norteamericanas, especialmente cupreras. (Por razones obvias, el nombre de la ITT no fue pronunciado por la delegación anfitriona. Sólo saltó al tapete una vez, cuando Chile denunció la ingerencia de la empresa transnacional en su política interna).

El debate clarificó hasta el fondo la identificación del gobierno de los Estados Unidos con los intereses privados norteamericanos Allí no hubo ocultamientos. La defensa de esos intereses es la piedra angular de su política exterior y de la existencia misma del sistema.

En esta instancia no se trataba de defender por su parte, a la Anaconda o la Kennecott Los participantes en las conversaciones revelaron claramente que estaban defendiendo los lineamientos básicos de su política. Vale decir, debían impedir que en otros sesenta u ochenta países, donde sus inversiones son también espectaculares, los gobiernos empezaran a plantear la Doctrina Allende.

En síntesis, el concepto mismo de esa doctrina pone a Chile de punta con el sistema norteamericano. De hecho, Chile queda en posición agresiva con el sistema capitalista internacional.

En el mismo argumento, y planteadas las compensaciones como el punto Nº 1, se descartaba también todo arreglo. Los norteamericanos veían como fórmulas de un arreglo las dos vías que habrían llevado al pago: a) la reforma de la Constitución chilena aceptando las compensaciones; y b) el arbitraje, dando al arbitro competencia para determinar el pago de las indemnizaciones. Chile no estima ni admisible siquiera considerar alguna de esas dos vías.

Fuera de ese doble marco, Estados Unidos sabe que no hay arreglo, como también sabía que el marco no sería aceptado.

En este momento el conflicto no es ya una opción: es un efecto directo de la nacionalización de las empresas cupreras.

CHANTAJE YANQUI

La "diplomacia" yanqui entonces empieza a valorizar sus argumentos diciendo defender los intereses de las empresas. Es decir, son los ejemplos utilizados para justificar la defensa de la línea central de su sistema. Los norteamericanos sostienen tener derecho a hacer valer ese, su criterio, en los organismos internacionales de crédito, lo que, en ese razonamiento, no vulneraría las cartas constitutivas del Banco Mundial y otros. Y en la misma línea, fustigan con la misma argumentación el problema de la deuda externa. En este último punto entran a notificar: si no hay arreglo a las compensaciones, no hay arreglo a la deuda externa. Así, lo que Chile plantea como represalia, ellos lo plantean como acción legítima. Hasta ahí la posición imperialista.

Chile, rechazando esa supuesta "legitimidad' de la argumentación antagonista, es también claro: Estados Unidos debe corregir las represalias derivadas de su política hacia nuestro país. Las empresas norteamericanas causan daño, dificultan la solución del problema de divisas, y la activación del comercio exterior. Claramente, la posición norteamericana vulnera las cartas constitutivas de los organismos internacionales de crédito, que prohíben la discriminación de esos mismos créditos por razones políticas y limitan cualquier discriminación a las condiciones de solvencia del país favorecido. En este último punto el chantaje es tan obvio, que Chile incluso ya no lleva proyectos de crédito ni al Banco Mundial ni al Banco Interamericano de Desarrollo, pues sabe que éstos serán denegados.

En el segundo pie de la partida, se recurre también al derecho internacional. Estados Unidos, para poder dar presentación a sus argumentos, remonta la cuestión de las indemnizaciones a ese derecho y sostiene que la actitud chilena falta a la Resolución 1803 de la ONU, por una parte —la misma que Chile interpreta a su favor—, y al derecho internacional general, que es consuetudinario, no tiene formulación.

Este derecho internacional consuetudinario se basa en la indemnización efectiva, completa y actual para las nacionalizaciones. En caso contrario, la nacionalización viola ese derecho no escrito y el hecho se convierte en un acto de agresión de un Estado contra otro Estado.

LA ENMIENDA GONZÁLEZ

A esa postura, Chile opone una mucho más amplia: todas las represalias norteamericanas son violatorias del derecho internacional. Desde luego, los actos de sus empresarios son actos de particulares, en contra de un tercer Estado, generadores de responsabilidad pecuniaria e internacional.

A su vez, los actos de gobierno también: 1) El no financiamiento a las exportaciones que EE.UU. hace a Chile implica un acto de discriminación condenado por la Carta de la Organización de Estados Americanos (OEA); 2) en materia de política crediticia a través del Banco Mundial y del BID, se denuncia la enmienda norteamericana González —complementaria de otras dos: Hickenlooper y Pelly— que sostiene que se debe votar negativamente los créditos a los países que ejecutan nacionalizaciones no compensadas de las empresas norteamericanas.

Esas enmiendas son legislación interna de Estados Unidos, como también lo son —debido a que están ratificadas por su Congreso— las cartas constitutivas de los organismos de crédito que establecen la no discriminación en sus operaciones. Por lo tanto, tales enmiendas son legislación nacional que viola, además, otra legislación nacional.

En estas presentaciones de argumentos —porque no hubo pie a ningún intercambio— el único logro fue la clarificación.

EL PROBLEMA DEJA DE SER "BILATERAL"

A los comentaristas más aguzados de Washington —muchos de ellos observadores extranjeros—, no escapó que la importancia de la presencia chilena allí no radicaba en un presunto diálogo —que muchos intuían descartado—, sino en la ronda de consecuencias.

La exposición de estos problemas y las consecuentes argumentaciones chilenas, hicieron salir —el conflicto— y lo seguirán haciendo salir —en el futuro— de la estrechez bilateral. El problema se inserta en un todo y pasa, por tanto, a interesar también al conjunto de los países subdesarrollados, que en una u otra medida viven instancias similares en relación al imperialismo. La estrategia se remite también a la política anunciada por Salvador Allende en Naciones Unidas, en torno a levantar reivindicaciones nacionales que interesan a todos los países del mundo.

La estrategia indicaría, en ese orden de razonamiento, que en el campo externo, Chile debe desatar una ofensiva política y diplomática, utilizando todos los foros. Una estrategia encaminada a denunciar extensa e intensivamente la agresión norteamericana. Agresión que por lo demás busca reforzarse y extremarse en el flanco de la renegociación de la deuda externa (París, junio).

Este último garrote fue dejado pendiente, en el calendario, por los negociadores norteamericanos.

Esa acción externa —apuntan algunos— ampliará la base de negociaciones de Chile.

En el plano interno, sin embargo, surgió también de esta tardía constatación de Washington, la necesidad de una acción antimperialista de las masas y del gobierno. Las primeras, en una movilización activa y clara; el segundo, atendiendo a la ingente necesidad de manejar, en una actitud francamente antimperialista, los recursos de que dispone. Una de las primeras constataciones —también tardía— para los políticos de gobierno, emergió de la necesidad de empezar a manejar en función del conflicto y no para mediatizar ni postergar un conflicto que de hecho ya existe, rubros como el Comercio Exterior.

La discriminación en el pago de la deuda externa, suspendiendo el cumplimiento de compromisos con la nación agresora, este caso Estados Unidos, vuelve a ponerse otra vez a la orden del día. Washington ha dejado en claro, con grosera franqueza, que no cabe un diálogo parejo y equitativo. El servicio de la deuda externa, o su interrupción, paradojalmente, se convierte en un arma en manos de una nación pobre.

M.E.S.


Testimonio

OTRO ALMACÉN POPULAR

A la inauguración de un nuevo Almacén del Pueblo, en el que se distribuirán 350 canastas populares, asistieron trabajadores de Agencias Graham, quienes explicaron a los pobladores el significado de este nuevo tipo de distribución.

A nombre de los pobladores habló el presidente del campamento "Siete Canchas", Enrique Salinas, quien manifestó en su intervención lo siguiente:

"Hemos venido aquí para conversar sobre esto que ustedes ven: un Almacén del Pueblo. Hemos venido para decir que estamos todos dispuestos, que estamos todos decididos; que avanzaremos sin transar".

"Aquí hay un nuevo organismo de poder, aquí hay un poquito más de poder, por aquí también empieza la lucha por todo el poder".

"La lucha del proletariado es la lucha por el pan, por el pan hecho poder, por obtener el pan y el derecho a distribuir ese pan. Ayer y hoy la burguesía nos niega el derecho a abastecernos de los productos esenciales. Hoy el reformismo coloca trabas para que se nos entregue sólo migajas. Antes nada, ahora sólo migajas, y lo peor no quisieran que logremos ni siquiera un poco de poder en la distribución, y en el control de la producción; y luchamos, sí, nosotros luchamos por tener todo el pan y por la distribución de todo el pan, no por las migajas reformistas. PAN Y PODER. Todo el poder o nada. No estamos dispuestos a recoger las migajas que caen de la suculenta mesa de la burguesía y los reformistas".

EN EL CLAVO

"Compañeros, hemos estado analizando seriamente el problema del abastecimiento y finalmente hemos llegado a una conclusión, a la única conclusión posible, que como ustedes saben, este es un país sub-desarrollado. Y en un país sub-desarrollado las revoluciones democrático-burguesas no resultan. Está bien en Europa, pero aquí no. Aquí no puede resultar porque no somos un país industrializado que podamos producir excedentes y entonces no teniendo un excedente de producción, ¿cómo podremos hacer para que coma más el pobre haciendo que el rico mantenga sus privilegios?"

"Nosotros tenemos un país que no está preparado para entregar un buen abastecimiento para toda la clase, porque a la burguesía eso nunca le interesó, porque no tenía como fin esto. A ellos no les importó; a ellos no les importa, pero al reformismo sí. Sí les interesa la burguesía y nos dicen y nos hacen decir que nosotros somos gente diferente, que gobernemos con paz social, que somos buenas personas, etc., etc.".

"Que necesitamos la paz social para consolidar mejor y esto no puede ser, porque viene la claudicación y vienen los BACHELETES y viene la continuación de los abastecimientos tradicionales y viene como resultado que funcionarios y pobladores deben hacer centenares de sacrificios para que logren unas canastas".

ECHARLE PARA ADELANTE

"Hemos venido para conversar sobre esto aquí en la base y aquí en la base decimos basta y en todos los tonos diremos basta. Que claudiquen los señores que quieren navegar en dos aguas. Los señores que quieren seguir estando con Dios, pero también con el diablo, los señores que con una y otra medida antiobrera pretenden desviar el camino que nos hemos trazado durante el camino de este proceso revolucionario".

"Y cuando decimos basta, es la clase la que dice basta. Es la clase la que dice "TRABAJADORES AL PODER, AVANZAR SIN TRANSAR, HASTA LA VICTORIA SIEMPRE".

"Nosotros quisiéramos decir que también estamos contentos con esto que se ha logrado. Porque se ha logrado gracias a la movilización consecuente de las masas, y de otra, la acción consciente de algunos funcionarios administrativos. Algunos se encuentran presentes, otros no. Y entre esos que no están presentes, quisiéramos destacar a O'Higgins Palma Ruz, uno de los forjadores de este campamento. Un permanente forjador de conciencias, un hombre al cual respetamos porque se ha sacrificado junto a nosotros y ha sido consecuente hasta el último minuto. Lamentamos su ausencia. Este campamento le debe mucho. Miles de trabajadores le deben mucho".

"Decimos también que si es necesario que le ayudemos en la actual situación que se encuentra, seremos los primeros".

"Este proceso, es un proceso revolucionario en la medida que la masa se la juega, en la medida también, en que los dirigentes políticos sean consecuentes. Y para que siga siendo revolucionario debemos decir no al paternalismo, no a la claudicación, no a los BACHELETES, no a la legalidad burguesa".

"También quisiéramos decir que estamos dispuestos, igual que muchos trabajadores, a luchar por la Central Única de Abastecimiento, porque los obreros y pobladores controlen y distribuyan la producción. Hacemos también hincapié en que no confundamos las tareas".

CONTROL OBRERO

"El problema del abastecimiento popular, es una de las tareas, pero no resulta si no hay control obrero de toda la producción, de toda la distribución. Si no se crean miles de Almacenes del Pueblo, si no logramos que se agrande el área social de la economía, la reforma agraria, etc. Sabemos además que los actuales problemas serán solucionados en toda su magnitud cuando constituyamos el verdadero ESTADO DE TRABAJADORES".

"Por ahora podemos exigir a este gobierno que no vuelva a repetir lo que hizo con CENADI (ex CODINA), que se decida de una vez por todas a adquirir los derechos sobre la distribución de la producción en el área privada, a que le haga caso a la clase trabajadora cuando exige el integro al área social de todas las industrias estratégicas" .

"Decimos, finalmente, que estamos firmes con el proceso, que exigiremos con hechos de que éste se profundice, que esperamos miles de canastas más, de abastecimiento popular más a través de todo el país".

"Adelante compañeros. Nuestra es la victoria. Avanzar sin transar, PATRIA O MUERTE. PATRIA, REVOLUCIÓN Y SOCIALISMO".


Reportaje

ESCUELA UNIFICADA: RETO AL DOMINIO DE LA IDEOLOGÍA BURGUESA

UNO de los más preclaros cerebros de la burguesía, "El Mercurio", se ubicó de inmediato y dedicó a la Escuela Nacional Unificada una de sus más fuertes campañas de desprestigio, tergiversación y confusionismo. Rápidamente embarcó a los sectores más reaccionarios de la Iglesia Católica, hizo habla i a sus títeres parlamentarlos, se buscó unos cuantos apoderados y profesores reaccionarios a lo largo del país y montó el show. Se trataba, en suma, de evitar siquiera que el informe elaborado por técnicos educacionales llegara a una etapa integral de discusión masiva.

La razón es sencilla. Bueno o malo, el proyecto de la ENU tiene un mérito innegable, pone a la orden del día la discusión sobre el problema educacional, ya no sólo en el aspecto de crecimiento del sistema, o sea de matriculas más o matrículas menos, de salas más o salas menos, sino en algo mucho más importante: abre la posibilidad de cuestionamiento del sistema educativo chileno, uno de los pilares de la dominación ideológica de la burguesía. "El Mercurio", ubicado en la magnitud que esto tiene si llega a ser tema de los Sindicatos Obreros, de las Juntas de Vecinos y los Coordinadores Comunales, se lanzó de inmediato contra la iniciativa como corresponde a un defensor de los intereses de la burguesía: hacer que la discusión en lugar de asentarse en las organizaciones populares, gire hacia los alfombrados pasillos del Parlamento, donde los "representantes" del pueblo la vean, la discutan y la guarden algunos años.

La situación es clara, el proyecto de la ENU perfectamente podría corresponder a un proyecto reformista burgués en la medida que no ataca la ideología que la educación chilena inculca en los estudiantes; hábilmente empleado puede ser limitado a un excelente método para entregar, en corto plazo, mano de obra calificada para la industria. El problema para "El Mercurio" y el conjunto de la burguesía, sin embargo, surge cuando se plantea que la Escuela Nacional Unificada puede ser discutida en el seno del pueblo, donde se desenmascare ante las masas el carácter profundo de la educación y surja de esa discusión entre obreros, profesores, estudiantes, campesinos, dueñas de casa, etc., una iniciativa que, con la fuerza de las masas, cambie radical y definitivamente el carácter de la educación, dando así un tremendo golpe a una de las formas más sutiles de la dominación burguesa.

CRISIS EDUCACIONAL

En medio de la crisis que afecta al conjunto del sistema capitalista, el sistema educacional está claramente afectado y se muestra incapaz de satisfacer siquiera las necesidades mínimas que su propia supervivencia le exige. Durante la década del 60 la población urbana aumentó en un 39 por ciento, con lo que llega a comienzo de la década actual a representar el 76 por ciento del total de la población; esto implica que, sobre el aumento normal de las necesidades estudiantiles, se produce una sobrecarga de la demanda que el sistema es incapaz de enfrentar. Por otra parte, el carácter dependiente, atrasado, desigual y combinado de nuestro desarrollo económico, impide acopiar los recursos mínimos necesarios para expandir la capacidad instalada del sistema educacional. Este problema se ha enfrentado solucionando casi totalmente el acceso a la escuela básica, con lo que la dificultad se desplaza hacia la "retención escolar". De un total de 348.600 estudiantes que ingresaron en 1960 al primer año básico, sólo 34.290 llegaron al final de la enseñanza media en 1971, quedando en el camino 291.029 muchachos. La causa principal de esta escasa retención son las condiciones socio-económicas de las familias de los estudiantes. Esa situación se expresa en incapacidad para equipar a los estudiantes para su permanencia y continuidad en la escuela, la necesidad de ellos de trabajar prematuramente, las insuficiencias culturales, la desorganización del ligar y el fracaso escolar. Este último se debe fundamentalmente a las deficiencias intelectuales que afectan a los alumnos providentes de. familias de bajos ingresos. Según cifras de un estulto de Jorge Padua, publicado el año 69, un 48,3 por ciento de los niños de bajo nivel económico tienen baja capacidad intelectual; el 43,1 tienen una capacidad intelectual media y sólo un 8,6 tienen capacidad intelectual alta. En cambio, entre los alumnos de un nivel socio económico alto, las cifras señalan que el 1,7 tienen baja capacidad intelectual; el 25,4 media y un 72,9 por ciento capacidad intelectual alta.

OFENSIVA PATRONAL

Otro factor que coloca en estos días el problema de la Escuela Nacional Unificada (ENU) a la orden del día es que, sin duda, la burguesía trata de emplearla como uno de los pivotes de una nueva ofensiva contra los intereses del pueblo.

Es sintomático en este sentido, que la campaña de prensa desatada por "El Mercurio", y demás medios de derecha, no sólo se encamine a llevar la discusión del informe hacia los salones del Parlamento para que duerma el sueño de los justos, sino que, además, busca entregar una reivindicación actual a los sectores que los apoyan en vista de lanzar una nueva ofensiva de masas, con la utilización de los estudiantes en una primera instancia, mujeres más adelante y de allí pasar, de acuerdo a la situación, a integrar el conjunto de las fuerzas burguesas en una ofensiva tipo octubre del 72.

La polémica sobre la ENU y el alcance que el informe ha tenido, llevaron a Punto Final a entrevistar a uno de los funcionarios que aparecen a la cabeza del equipo técnico que elaboró el proyecto. Iván Núñez Prieto, Superintendente de Educación Pública, se refirió a la iniciativa señalando:

 

—En este momento se trata de un informe oficial lanzado para la discusión, para motivar un debate público sobre la crisis educacional y sus posibles soluciones. No se trata de un decreto ni de una decisión completamente elaborada. Es un material para la discusión.

 

—En cuanto a la Escuela Nacional Unificada, habría que ubicarla como parte de una respuesta mucho más amplia a la problemática educacional chilena. La ENU es en verdad un conjunto de medidas destinadas a resolver el problema de la educación regular de la nueva generación de niños y adolescentes. Afecta fundamentalmente a los parvularios, educación básica y media y, en este momento, no es solución a otros problemas como por ejemplo la educación de los trabajadores, el campo de la educación de masas, como tampoco da respuesta al problema de la educación superior.

Desde el punto de vista político educacional, habría que decir que en este momento el Ministerio de Educación realiza un esfuerzo importante, destinado a solucionar el problema del crecimiento del sistema, como por ejemplo el aumento de matrículas. En esta materia se ha logrado un éxito importante, rompiendo incluso el ritmo de aumento de matrículas impuesto por el gobierno anterior que era bastante alto. El simple crecimiento, sin embargo, no pasa de ser una política reformista y la verdad es que el problema de la educación chilena necesita soluciones revolucionarias, integrales, cualitativas, considerando además que el país está atravesando una etapa de cambios y que la educación no puede quedar marginada de entregar su apoyo al procesó. Por eso el Ministerio impulsa un cambio estructural y de contenido de nuestra educación que debe comenzar a materializarse en 1973.

DEMOCRATIZACIÓN DE LA ENSEÑANZA

¿En este impulso figura también el problema de la democratización?

—Si, el gobierno actualmente está en lo básico preocupado de desarrollar la ENU y también de poder aplicar desde abril de este año los mecanismos de democratización de la gestión educacional discutidos el año pasado, convertidos en un decreto que la Contraloría General de la República objetó, estableciendo que los consejos de participación de la comunidad escolar que allí se crean no pueden tener un carácter resolutivo como se consultaba en el proyecto inicial, sino que deben limitarse a ser organismos asesores o consultivos. Creo, sin embargo, que el carácter resolutivo que estos organismos alcancen dependerá fundamentalmente de ellos mismos. O sea, el poder que ellos tengan dependerá, a nuestro juicio, más que de lo que está escrito de la forma cómo las organizaciones de masas asuman la participación. No será el Ministerio el que obstaculice el ejercicio que las organizaciones quieran darse.

—Los consejos de educación serán formas de incorporar a la planificación y a la realización de las tareas educacionales no sólo a los trabajadores de la educación, sino además a los estudiantes, a los padres y apoderados, a las juntas de vecinos y a los sindicatos. En el marco general ésta constituye la primera fase de esas medidas que nosotros no vacilamos en calificar de revolucionarias en la educación. La segunda fase sería la Escuela Nacional Unificada.

—La ENU pretende modificar la estructura del proceso educativo, y también la organización y administración escolar, y, por otra parte, transformar esencialmente los contenidos de la educación, vale decir los planes, programas de estudio, y la forma como estos programas de estudio se cumplen. Naturalmente que para realizar estas dos tareas, modificación de la organización escolar y modificación de los objetivos de los contenidos de la enseñanza, se necesita de todo un conjunto de medidas de apoyo, que implican revolucionar en forma profunda el sistema educacional chileno.

UNA NUEVA ORGANIZACIÓN

—En el terreno de la organización educacional, agrega Iván Núñez, queremos superar el feudalismo que existe, vale decir la parcelación del sistema educacional en diversos subsistemas que, en realidad, reflejan la estructura de clases de nuestra sociedad. El sistema educacional chileno no es todo un conjunto integrado, sino en una mera agregación de una educación básica que tiene una determinada significación social, una educación media científico-humanista que responde a otro carácter de clase y una educación técnico-profesional que también tiene un significado social diferente. De todo eso nosotros queremos hacer un conjunto realmente articulado, integrado, que responda a un solo sentido.

—Del punto de vista puramente administrativo, queremos racionalizar la estructura del Ministerio de Educación, no sólo en la superestructura sino que también en la base, a nivel de los establecimientos, creando para ello dos formas de organización. Una, las llamadas unidades escolares completas, que serían establecimientos en que los alumnos siguieran todo el proceso de escolaridad, desde el kindergarten hasta el término de lo que es la enseñanza media, en un solo establecimiento, con una serie de ventajas. Esas unidades escolares completas no son sino la superación de lo que se está realizando en Chile, hace mucho tiempo, que son las Escuelas Consolidadas.

CONTENIDOS DE LA ENSEÑANZA

—Desde el punto de vista de los contenidos de la enseñanza, intentamos reemplazar los actuales planes, programas y métodos que tienen un sentido evidentemente humanístico, generalizante, cultural, y que menosprecian el valor del trabajo productivo, planes que no están respondiendo a las necesidades de desarrollo del país, fundamentalmente en orden a entregar promociones de cuadros medios, de mandos medios para la producción.

El sistema educacional está produciendo en gran escala estudiantes universitarios en una proporción que el país ya no está necesitando o que está produciendo simplemente burócratas. Aspiramos a reemplazar estos planes y programas por otros que den formación general y politécnica. Una educación que junto con entregar una educación científica, social, humanística, estética, etc., y formación de tipo cultural, incorpore a esta formación el dominio de las leyes generales de la economía, de la producción, del trabajo humano y particularmente el dominio consciente de los fundamentos científicos de una determinada profesión, en términos que todos los adolescentes que pasen por la escuela media, al término de ella, estén en condiciones de incorporarse al trabajo socialmente útil y no como hoy ocurre en que dos tercios de nuestros egresados están encajonados a ingresar a la Universidad, o simplemente si no lo hacen, a frustrarse porque el liceo no les ha ofrecido otra alternativa. De manera que la Escuela Nacional Unificada responde, entonces, al deseo de enriquecer la formación de nuestros adolescentes con la incorporación del trabajo productivo a la educación, y de formarlos, de capacitarlos no sólo para la universidad, sino que también y fundamentalmente para la participación en el esfuerzo de desarrollo del país.

—La ENU quedaría instaurada en un proceso de cuatro años. En este primer año sólo se comienza con innovaciones en determinados cursos, entre ellos el actual primer año medio en que haremos por primera vez la experiencia de que los muchachos que allí ingresen, junto con cumplir un plan común de formación general y un plan electivo que corresponda a sus intereses y actitudes específicas, desarrollen también un plan de orientación laboral que es a nuestro juicio el germen o la primera expresión de la educación politécnica. Este plan de orientación laboral implicará que los alumnos a lo largo del año, sucesivamente, tomarán contacto con distintas realidades de trabajo existentes en la comunidad que los rodea. Tomarán contacto con los trabajadores, con los técnicos de los distintos centros laborales, observarán, discutirán, investigarán y harán cada uno en su centro de trabajo una experiencia concreta de trabajo productivo, que no pretende todavía este año adiestrar a los estudiantes, no pretende enseñarles un oficio o parte de él, sino que simplemente hacerlos tomar conciencia del mundo de trabajo, respetar lo que significa el esfuerzo productivo de obreros, campesinos, empleados, etc., y de conocer la diversidad de ese mundo de trabajo y estar en condiciones, en consecuencia, al fin del primer año, de poder optar por una especialización técnica que se darla en los años posteriores: los tres años siguientes que todavía dura la educación media.

—Será entonces el primer año medio que comienza el que saldrá a trabajar y a estudiar en industrias, en asentamientos o Centros de Reforma Agraria, en Centros Mineros, pero también y queremos dejarlo en claro, en servicios públicos o entidades de administración, ya que nosotros manejamos el concepto de trabajo socialmente útil y no sólo el del trabajo productivo.

FRENO A LA PENETRACIÓN IDEOLÓGICA

Usted hablaba de la modificación de los contenidos de la enseñanza. Entendemos que se refiere a quitarle el carácter individualista, competitivo, devolver la importancia que las masas tienen en el desarrollo histórico de nuestro país y del mundo, etc. ¿Cómo se expresa esa modificación?

—Todavía no hemos elaborado el programa y no puedo presentar ahora la materialización de los objetivos que nos proponemos, pero en la caracterización que hemos hecho de la ENU, de su sentido, de sus finalidades, evidentemente está explicitada la voluntad de que, en primer lugar, la educación pase, de un instrumento de extranjerización como en alguna medida lo es ahora, a ser un instrumento de desarrollo de nuestra propia identidad cultural y reafirmación del sentido nacional, convenientemente ligado, es claro, a la práctica de un internacionalismo, de una visión universal de las cosas. En segundo lugar, nos interesa fundamentalmente desarrollar el sentido de la responsabilidad social, e ir enterrando paulatinamente el individualismo, el sentido egoísta o de competencia que de una u otra manera el actual sistema educacional ha ayudado a mantener.

Por último, pretendemos que la juventud chilena se ligue al esfuerzo por sacar al país del subdesarrollo, en la medida en que su formación sea funcional a este propósito. Es fundamentalmente en este marco donde se ubica como un aporte de la educación al proceso chileno de tránsito hacia el socialismo, sin que este aporte se transforme en un esfuerzo burdo por concientizar, entre comillas, a la juventud en términos de una imposición dogmática de determinada tendencia ideológica. Hemos definido la ENU como una escuela pluralista no en el sentido de mostrar en forma abierta o amplia una variedad de doctrinas y enseñarlas, sino pluralista en el sentido de formar una capacidad crítica en los estudiantes para que ellos mismos encuentren en la realidad y a partir de sus propias experiencias de vida, lucha, trabajo, esfuerzo, una respuesta al problema de formarse una orientación ideológica por si mismos.

LA EDUCACIÓN PRIVADA Y LAS SUBVENCIONES

Hay otros dos aspectos que nos interesaría tocar. ¿En qué situación quedan los trabajadores estudiantes, o sea los vespertinos y nocturnos, y en qué situación quedan los colegios particulares?

—En relación a los estudiantes vespertinos y nocturnos, por ahora la modificación de planes y programas no los afectará. Ellos tienen la ventaja de estar ligando a través de sus propias vidas el estudio y el trabajo, que es uno de los Objetivos que pretendemos con los estudiantes diurnos. Sin embargo, esperamos nosotros que el próximo año haya modificaciones importantes en este campo, tendientes a establecer un verdadero sistema de educación de trabajadores dentro del sistema nacional de educación.

—Respecto a la educación particular, la Escuela Nacional Unificada es un conjunto de transformaciones que el Ministerio de Educación decretará para sus propios establecimientos, los fiscales, y los establecimientos particulares de acuerdo con la disposición constitucional de libertad de enseñanza podrán optar entre ajustarse a los nuevos planes y programas oficiales o mantener los actualmente vigentes u otros que ellos estimen convenientes. Es natural, eso sí, como ha ocurrido con reformas anteriores, que si hay establecimientos que no desean acogerse a las transformaciones que afectan al sistema fiscal en virtud de leyes pre-existentes, ellos pierdan su derecho de reconocimiento a la validez de los estudios y también el derecho a subvenciones en caso que las reciban. Nosotros esperamos, eso sí, que la mayor parte de la educación particular optará por acogerse a las transformaciones de la ENU y recibirán, por supuesto, una especial ayuda del Estado para que puedan poner en práctica estas transformaciones.

JOSÉ CARRASCO T.


Tribuna ideológica

LA POSIBLE REVOLUCIÓN

“Si para los pensadores del siglo XIX lo principal era definir su actitud respecto a la Revolución Francesa, lo central para el hombre contemporáneo consiste en valorizar la Revolución Rusa... Ahora, casi mil millones de seres en el mundo declaran ser sucesores y defensores de la misma”.

Estas líneas pertenecen al historiógrafo burgués norteamericano J. Bellintong.

La Gran Revolución Socialista de Octubre jalonó un viraje profundo en la multisecular historia de la civilización; inauguró una nueva época, la época del paso de la humanidad del capitalismo al socialismo. Y descubrió un mundo nuevo, mundo libre de la explotación del hombre por el hombre, libre de la opresión social y nacional.

Nada tuvo de extraño que las fuerzas del mundo caduco desataran una rabiosa campaña de embustes y calumnias contra la Revolución de Octubre, campaña que hasta el presente mantienen.

Los ideólogos burgueses, y con ellos los socialistas de derecha, temen más que nada reconocer la regularidad, el carácter objetivo de la Revolución de Octubre, revolución que en sus papeluchos representan como una anomalía histórica, resultado de un "cúmulo de casualidades", y al partido comunista bolchevique cual "puñado de conspiradores" que, dicen, obraron a despecho de las leyes objetivas de la historia.

Contra esas falsas concepciones y su carácter acientífico estaba enfilado el artículo de V.I. Lenin "Nuestra Revolución", escrito hace medio siglo, donde el jefe de la revolución socialista criticó aceradamente la cobardía, la pedantería y la mezquindad de los mencheviques y los líderes de otros partidos pequeñoburgueses. Todos ellos, aunque se llamaban a sí mismos marxistas, nada tenían ni tienen en común con el marxismo. Los mencheviques falseaban y vulgarizaban burdamente el marxismo, trataban de convertirlo en un dogma, en letra muerta. "No han comprendido lo principal del marxismo: precisamente su dialéctica revolucionaria", indicaba Lenin.

La dialéctica revolucionaria presupone el análisis concreto de la situación histórica, es decir, la aplicación de las tesis generales del marxismo de acuerdo con la situación cambiante, tomando en consideración la nueva experiencia del movimiento revolucionario y los nuevos fenómenos en la vida social.

Justamente de ese modo procedió el partido leninista, que con extraordinaria maestría supo aplicar las tesis generales del marxismo a las peculiaridades de Rusia, a las peculiaridades de la nueva época. La lucha de los bolcheviques por derrocar el dominio del capital conjugaba en sí el más riguroso realismo, la exacta toma en cuenta de los factores objetivos, con la audacia revolucionaria y la energía de acción, con la disposición a la proeza en aras de la emancipación del pueblo.

Habida cuenta de las peculiaridades de la nueva época, en que ya habían madurado las premisas objetivas para la revolución socialista, V. I. Lenin fundamentó la acrecida importancia del factor subjetivo, o sea, del papel a desempeñar por el partido marxista, la conciencia socialista y organización de la clase obrera en el combate contra el capital monopolista.

En obras de autores burgueses y pequeño-burgueses hasta hoy podemos encontrar la tesis de que en 1917 no habían madurado en Rusia las condiciones para la revolución socialista, que su proletariado no podía aspirar al poder político, pues no componía la mayoría de la población.

En el artículo de referencia, V. I. Lenin puso al descubierto toda la falsedad e inconsistencia de tales afirmaciones. Cierto que en 1917 la clase obrera de Rusia no constituía la mayoría de la población, pero expresaba en lo económico y lo político los intereses de la inmensa mayoría de la misma y era el guía político de las masas de campesinos pobres. Y en Rusia los bolcheviques pudieron llevar a la práctica precisamente esa "alianza de la guerra campesina" con el movimiento obrero de que ya Marx escribiera. Poderosa alianza que permitió derribar el capitalismo y devino base política del Estado soviético.

No se debió a la casualidad, ni mucho menos, el que Rusia fuera la patria del socialismo. En ella se habían aglomerado y agudizado hasta el extremo todas las contradicciones de la vieja sociedad; en ella se había formado el poderoso y aguerrido ejército político de la revolución proletaria, conducido por la clase obrera y cohesionado en torno del partido leninista, del partido bolchevique.

Lenin rompió con el dogma de la concordancia mecánica del nivel de desarrollo económico de un país dado y la posibilidad de llevar a cabo en él la revolución.

Analizada la experiencia histórica, estableció que el proletariado triunfa, ante todo, en los países que son eslabones débiles en la cadena del imperialismo. Y, en general, no es obligatorio que se distingan por su alto nivel de desarrollo industrial. Bajo el imperialismo, cuando el sistema capitalista mundial en su conjunto ha madurado para la revolución socialista, más amplias son las posibilidades de triunfo del proletariado en alianza con el campesinado laborioso también en los países capitalistas menos desarrollados. La experiencia de octubre enseña que el socialismo puede triunfar en países a nivel medio de desarrollo capitalista (como era Rusia en 1917), ofreciéndose la posibilidad de que en lo sucesivo, con su apoyo, se operen transformaciones socialistas incluso en países atrasados.

En su artículo "Nuestra Revolución", Lenin demostraba que los trabajadores de Rusia, al hacerse con el poder estatal, habían adquirido la posibilidad real de comenzar primero por la conquista, por vía revolucionaria, de las premisas políticas para la edificación socialista, a fin de "luego, ya a base del poder obrero y campesino y del régimen soviético, ponerse en marcha para alcanzar a los demás países".

La historia ha confirmado plenamente esa previsión leninista. El nuevo régimen social alumbrado por la Revolución de Octubre despertó las enormes energías creadoras del pueblo y permitió a los trabajadores de la Unión Soviética superar en poco tiempo el atraso del país y construir una sociedad socialista desarrollada.

El progreso social transcurre conforme a las leyes objetivas históricas generales, pero no reconoce patrones. " .. .Dentro de la regularidad general del desarrollo que se observa en toda la historia universal —apuntaba Lenin—, no quedan en modo alguno excluidas, sino que, por el contrario se presuponen etapas determinadas de desarrollo que representan una peculiaridad, ya sea en la forma o ya sea en el orden de este desarrollo". Rusia, situada en la línea divisoria de Europa y Asia, ofreció en su desarrollo revolucionario algunas peculiaridades nuevas, originales; pero, subrayaba Lenin, peculiaridades "paralelas a la línea del desarrollo mundial". Justamente

por ello la experiencia del PCUS y del Estado soviético revisten una enorme importancia internacional.

Las obras de V.I. Lenin son prenda de la grandiosa fuerza creadora del marxismo, ponen de relieve su perpetuo significado como plataforma teórica e ideológica de la lucha revolucionaria de la clase obrera, de todas las fuerzas progresistas de nuestro tiempo; enseñan a considerar el marxismo-leninismo no cual un dogma, sino como guía para la acción, como método científico que permite orientarse bien en los problemas más complicados de nuestra agitada época revolucionaria. (APN).

JUAN ALUF


Entrevista

EL CINE: ARMA CON POCO USO

EL verdadero papel que deben jugar los medios de comunicación en el proceso chileno, originó en las últimas semanas y motivadas por determinadas situaciones políticas, una serie de discusiones a todo nivel. Autores de ellas fueron los propios trabajadores de esos medios, conscientes de su completa responsabilidad en ese problema y de su consecuente necesidad de definiciones claras.

PUNTO FINAL dialogó con Juan Carlos Moraga, presidente del Sindicato Único de Trabajadores de CHILE FILMS. Moraga, militante socialista —ex dirigente de regionales y seccionales de ese partido y de su juventud, miembro del Comité Central y de la Comisión Política de la Juventud Socialista y dirigente provincial de la UP durante la campaña presidencial de 1970—, fue uno de los impulsores. de la Asamblea Nacional de Trabajadores de los Medios de Comunicación de Masas.

PF: ¿Qué papel está cumpliendo Chile Films, a su juicio, en la formación de una conciencia revolucionaria en nuestro pueblo?

J.C.M.: CHILE FILMS divide su acción en dos áreas importantes: una es de producción y la segunda, de distribución y exhibición.

La primera realizó el año último una gran cantidad de cortometrajes y 16 noticiarios, en cuyo contenido estaba implícito un compromiso con el desarrollo del proceso que vive actualmente. Chile. Se puede discrepar en el enfoque dado a esas producciones, pero lo que sí queda claro es que se trata de la mayor cantidad de producción cinematográfica desde la creación de la empresa, hace cuarenta años.

PF: ¿Dentro de esa mayor producción, la cantidad corrió pareja con la calidad?

J.C.M.: Dentro de esas realizaciones y en el desarrollo mismo de la producción se discutió sobre la orientación que ella debía tener. Esto nos llevó a la conclusión de que si bien es cierto que se trata de la mayor producción de CHILE FILMS en su historia, pudo haber sido mejor desde el punto de vista creativo, artístico e ideológico. Ante esa evidencia debimos enfrentar serios problemas internos. Por ejemplo, hace un mes, en CHILE FILMS —que es una sola empresa y del área social—, se realizaban dos noticiarios diferentes, con directores y presentaciones distintas. Esto redundaba en una competencia partidaria que obedecía a la militancia de cada uno de los realizadores y no a una verdadera orientación ideológica que reflejara la aguda lucha de clases que vive Chile. Por lo tanto, aquellos eran dos noticiarios que respondían a la dirección de dos partidos y no a las necesidades de un proceso revolucionario.

—Por otra parte, hasta 1971 existían dos grandes monopolios en la distribución de películas: los distribuidores independientes y los norteamericanos. Estos últimos son los que controlan el mercado latinoamericano, y mantenían una fuerte influencia sobre los independientes. Hasta el año 70 ó 71, el 80% de las películas que llegaban eran norteamericanas y el 20% restante de países capitalistas europeos. Estas, en su inmensa mayoría, traían un mensaje ideológico a veces solapado, a veces muy descarado. Me refiero a películas como "Los Boinas Verdes", "Che" y otras.

—La distribuidora nacional de CHILE FILMS fue creada para ampliar el desarrollo cultural del pueblo y entregarle las películas que estaban prácticamente prohibidas por unos cuantos comerciantes del cine, tanto chilenos como latinoamericanos, que, a fin de cuentas, sólo buscaban enriquecerse y de paso, lo que era más grave, crear una conciencia conformista y contrarrevolucionaria. El año 72, la distribuidora nacional empieza a marchar como un organismo y trae al país películas de gran calidad artística, sin veneno ideológico y que satisfacen las necesidades del pueblo, películas tales como "Metello", "Los Asesinos del Orden", "Desnudo entre Lobos" y otras. Para llegar a esto fue necesario lograr que se dividiera el monopolio cinematográfico en tres partes, ahora incluyendo CHILE FILMS. Así se obtuvo que el Banco Central autorizara la compra de cien títulos para las compañías distribuidoras norteamericanas, cien para los independientes y cien para CHILE FILMS, lo que en sí, significa un gran paso.

PF: ¿Participan los trabajadores realmente en la conducción de la política cinematográfica de CHILE FILMS? ¿Qué papel juegan en la dirección de la empresa?

J.C.M.: Los trabajadores estamos agrupados en un Sindicato Único de Empleados y Obreros, al que además se integran quienes laboran en los diversos cines de la empresa. Ahora bien, la participación se expresa a través de comités de producción, que están encargados de llevar las inquietudes de los trabajadores al comité coordinador. En este último participan los presidentes de los comités de producción, los representantes de los trabajadores ante el consejo de administración y la directiva sindical. En ese coordinador se discute la política a seguir por la empresa, la aplicación de ésta y las medidas para velar por el cumplimiento de la misma. Hay participación real.

PF: ¿Estima que esa participación —real, a su juicio— cambiará los vicios que Ud. mismo acaba de denunciar?

J.C.M.: En estos momentos estamos desarrollando una gran ofensiva para lograr y hacer efectiva esa participación, y luchar, a través de esos conductos, para terminar con las diversas formas burocráticas y sectarias de trabajo. Comenzar a aplicar estilos proletarios de trabajo desde los más altos ejecutivos hasta los compañeros más modestos. En asambleas sindicales hemos discutido este problema y hemos comunicado a los ejecutivos que si, por

casualidad, en algún momento, empiezan a aplicarse estilos patronales, los trabajadores haremos sentir la fuerza de la organización y comenzaremos, nosotros, a enmendar errores y evitar las "arrancadas de tarro".

PF: ¿Qué opina de la constitución de la Federación de los Trabajadores de los Medios de Comunicación?

J.C.M.: Más que una opinión, debo expresar una necesidad que sentimos y palpamos quienes trabajamos en medios que tienen influencia en la conciencia de las masas. Cuando se desarrolló la Asamblea de los Trabajadores de Medios de Comunicación, nosotros planteamos que esa asamblea, más que una reunión de respuesta a la SIP, debía ser el germen de una gran organización que agrupara a todos los trabajadores de los medios de comunicación, conociera sus necesidades y se movilizara en defensa de los trabajadores. Ahora, nosotros estamos participando en el Coordinador que funciona como resultado de esa reunión, pero creemos que lo sucedido en el Canal 9 de televisión, es la respuesta más categórica para quienes plantean mantener divididos a los trabajadores y no apoyan la constitución de esa Federación.

—Creo que lo fundamental es pasar ahora, rápidamente, a constituir esta Federación con los organismos gremiales que quieran participar y los que deseen mantenerse marginados que respondan ante los trabajadores por mantener esa posición absolutamente contraria a los intereses de los trabajadores de los medios de comunicación.

PF: ¿Qué opina de la situación planteada por un grupo divisionista dentro del MAPU, y también del práctico bloqueo que afectó a la dirección de ese partido, dispuesto por varios medios de izquierda?

J.C.M.: El MAPU en su Segundo Congreso expresó el sentimiento de sus bases, al discutir y analizar las dos posiciones allí planteadas. El Congreso aprobó en su inmensa mayoría la Tesis Dos y eligió un Comité Central que respondiera a las necesidades de esa política. Esta dirección nominó Secretario General a Oscar Guillermo Garretón, quien desde el principio planteó construir y fortalecer a su partido, como un partido proletario, aglutinador de diversas tendencias de izquierda y como un firme pilar de la UP. Dentro de ese cuadro, el MAPU planteó la necesidad de fortalecer los organismos de poder popular, lo que respondía a la política aprobada en aquel congreso manteniéndose siempre dentro de la Unidad Popular.

De tal modo que creo que plantearse siquiera en forma ligera reconocer a otro grupo como un partido parecido al MAPU, es desde todo punto de vista infantil y vergonzoso para quienes plantean eso, con la sola intención de destruir a quienes hoy discrepan en el terreno ideológico de las diversas posiciones que agitan a la izquierda.

—En cuanto al bloqueo de parte de los medios de comunicación, debo decir que desde el punto de vista moral y político y en relación al espíritu fraternal que deben mantener entre sí todas las organizaciones de izquierda, esto es vergonzoso. Yo creo que negar información, por ejemplo, por parte del diario "Clarín", sobre el partido MAPU es una inmoralidad que no se puede aceptar, ya que quienes le niegan esa tribuna a un partido de izquierda con dificultades internas, ayer se la dieron a la Democracia Cristiana para que enfrentara a Salvador Allende. También hay quienes hoy censuran y expulsan periodistas por el solo hecho de plantear una posición solidaria con el MAPU.

Creo que ante esto los trabajadores de los medios de comunicación deben movilizarse y ejercer presión para que, al menos, se den a conocer las dos posiciones, las cuales pueden llegar en forma más clara y no mal intencionada como hoy llegan a través de los medios de información de la derecha.

PF: Esa prensa que marginó a la dirección legítima del MAPU de sus informaciones la acusó de "ultraizquierdista". ¿Cuál es su opinión sobre ese argumento?

J.C.M.: Ante esas acusaciones, que son los argumentos que se dan para negarle tribuna al MAPU, creo que la opinión formulada por Oscar Guillermo Garretón en la asamblea con los trabajadores de los medios de comunicación, es bastante clara. Planteó que el MAPU tiene discrepancias con los movimientos denominados de "ultraizquierda" y que el MAPU está participando en el proceso que actualmente vive Chile con toda la Unidad Popular y con discusiones, en el terreno ideológico, con las fuerzas de dentro y de fuera de la UP, cuando así es necesario. Pero también creo que la acusación de "ultraizquierdistas" en contra de los dirigentes del MAPU es una imbecilidad de quienes viven al margen de la lucha de masas y se preocupan más de la guerrilla interna que de la lucha de clases.

M. E. S.


Medios de difusión

ACCIÓN DE MASAS CONTRA CANAL PIRATA

EL gobierno está cosechando frutos ingratos por las debilidades que ha sembrado en el campo de su política sobre los medios de comunicación, donde quizás se aprecian con mucho mayor claridad que en otros aspectos las consecuencias de las concesiones otorgadas al enemigo de clase, en el curso del año pasado.

Los conflictos en los diarios "La Mañana" de Talca y "El Sur" de Concepción dejaron sin duda amargas experiencias a los trabajadores de esos medios, abandonados como se vieron, en lo más álgido de la lucha que sostenían con sus patrones, por las autoridades que no supieron o no quisieron prestarles la ayuda y el apoyo oficial cuando más los necesitaban. Fue una retirada oprobiosa en los momentos en que todo hacía pensar que la acción victoriosa proletaria que había derrotado el paro sedicioso de octubre, animaría a los vacilantes a iniciar movidas consecuentes con la fuerza y decisión mostrada por los trabajadores. "La Mañana" y "El Sur" volvieron a manos de sus antiguos dueños y hoy están en la primera línea de combate contra el gobierno. En cambio los que lucharon por entregarlos a manos de su propia clase para convertirlos en órganos al servicio de la liberación y cultura del pueblo, están cesantes.

No hay explicaciones para la actitud gubernativa y aún si las hubiera, dado el hecho de que ésta persistió, con una tozudez incalificable, en el terreno de las concesiones y devolviera a la oposición la radio Agricultura de Los Angeles, ello bastaría para probar que nunca hubo ánimo en La Moneda para actuar con decisión revolucionaria en el terreno ideológico, ni menos tuvo la intención, alguna vez, de pasar a la ofensiva.

LA RADIO AGRICULTURA

La radio Agricultura de Los Angeles fue clausurada por el gobierno por el carácter francamente sedicioso que habían alcanzado sus emisiones.

La verdad sea dicha es que la emisora se encontraba en una situación totalmente ilegal, no sólo porque tenía su concesión caducada sino porque, además, no estaba cumpliendo con los reglamentos de Servicios Eléctricos (su antena estaba ubicada en los límites urbanos de Los Angeles). La anterior administración de Frei había advertido a los propietarios —la Sociedad Nacional de Agricultura (SNA)— de estas irregularidades e incluso se negó a renovarle la concesión del canal respectivo.

Sea por desinterés político o por intención económica de seguirla explotando, la SNA no agitó el asunto de la renovación hasta el momento de la clausura, en que ya la emisora estaba convertida en la rueda primordial del engranaje sedicioso que la oposición había montado para crear a nivel nacional una imagen de crisis, represión y atropellos a la legalidad, previa al paro de octubre. Fue en esas circunstancias que la SNA negoció el traspaso de la radio a Rolando Molina Reyes, un militante del Partido Nacional, consejero en representación de la Cámara de Diputados en el Consejo de Televisión Nacional. La emisora quedaba así siempre en manos de la burguesía, pero ahora tenía una relación mucho más combatiente como que pasaba a depender directamente del cuartel general sedicioso que dirige Sergio Onofre Jarpa.

De allí a convertirse en el caballo de lucha de la oposición, para probar que la libertad de difusión no puede ser afectada ni a pretexto de infracciones técnicas o de que el plazo de concesión haya caducado, sólo hubo un paso. La radio Agricultura de Los Angeles se incluyó, por eso, en el pliego de peticiones de octubre y no fue transada por ningún motivo en las conversaciones que precedieron al fin del paro y la llegada de los militares al gobierno.

La firmeza con que se defendió esa posición impresionó al gobierno, y lo llevó a desdeñar la recomendación de la Superintendencia de Gas y Servicios Eléctricos (SEGTEL) de mantener una postura irreductible, afirmada en la legalidad más incontrarrestable, frente a la clausura de la emisora. La Moneda prefirió la solución aportada por Daniel Vergara, subsecretario del Interior, y Sergio Politof, abogado de ese ministerio, en el sentido de condicionar la vuelta al aire de la Agricultura al cumplimiento de simples exigencias técnicas. Ni cortos ni perezosos los propietarios de la radio cambiaron la antena rápidamente —a pesar de que se les había dado un generoso plazo de diez meses— y volvieron al aire.

Para la oposición quedó claro que "su opinión pública" puede imponer "su criterio sobre cualquier legalidad y especialmente sobre los "resquicios legales" —como definió entonces al reglamento de SEGTEL— que pueda esgrimir el gobierno. Se reservó, por otra parte, para más adelante la aplicación de este precedente que la miopía gubernativa no adivinó y que hoy le está siendo aplicado en el caso del Canal 13, como un lacerante termo-cauterio.

EL CANAL 13

Un mes más tarde del "arreglo" del problema de la Agricultura surgió el problema de la extensión de Canal 13 de la Universidad Católica a San Fernando. La petición de ampliación había sido planteada por el rector de esa corporación, Fernando Castillo, en términos proclives a una discusión armónica, con mucha anterioridad a la solución dada a la radio Agricultura. Las conversaciones sobre el particular seguían un camino amable, pero que no se adecuaba al carácter áspero y desapacible del director de TV 13, Raúl Hasbún, un sacerdote de largo historial inquisidor y fascista, que desmanteló, sin respeto alguno por el Código del Trabajo, de trabajadores izquierdistas al Canal católico.

La ausencia en el extranjero del rector Castillo fue aprovechada por Hasbún quien se coludió con el reemplazante de Castillo en la rectoría, Jaime Bellalta, para cambiar los términos de la solicitud de extensión. De la necesidad de llegar a San Fernando como "natural radio de cubrimiento para perfeccionar la imagen" se pasó a la exigencia "constitucional" de amparar la libertad de difusión. El ministro del Interior de entonces, el general Carlos Prats, cayó en el garlito y aceptó la extensión, en el bien entendido (lo que a su juicio representó una victoria entonces) de que el bilioso cura diera por terminada allí sus exigencias respecto a una segunda extensión, esta vez a la provincia de Concepción.

Esta aceptación fue celebrada con misa mayor por Hasbún y sus acólitos, que maliciosamente ya estaban terminando la instalación de una estación en Talcahuano, en los propios recintos del gimnasio Municipal de ese puerto. La sede de la Universidad Católica de Concepción disponía allí de dos pisos de los cinco que tiene el edificio, entregados en arriendo por la Municipalidad en un provechoso convenio firmado por el alcalde en tiempos de la administración Frei. El convenio, que tiene una vigencia de cinco años, dispuso el arriendo del segundo y tercer pisos para que la UC hiciera funcionar allí sus cursos de educación física.

No fue extraño entonces que casi inmediatamente después del acuerdo Hasbún-Prats comenzara a salir al aire, a título experimental, el Canal católico en Talcahuano. SEGTEL hizo la denuncia respectiva y definió como "pirata" al nuevo canal, a la vez que aplicó las únicas sanciones del caso —interferencia y corte de la energía eléctrica— ya que la más expedita de recurrir a la fuerza pública para cerrar el Canal pirata le fue negada por el propio Ministro Prats.

Esta negativa ministerial resultaba ser tanto más inconsecuente cuanto que, bajo el pretexto de resguardar las instalaciones, el gimnasio Municipal de Talcahuano fue ocupado en su totalidad por empleados del Canal y gente movilizada por la sede de la UC en Concepción.

Más tarde, la interferencia de SEGTEL resultó ser determinante en los acontecimientos posteriores. Impidió realmente la transmisión del Canal pirata y pareció por momentos dar la razón al general Prats en el sentido de que, bien aplicada, la legalidad da sus frutos. Sin embargo, el cura Hasbún, acicateado por los precedentes de debilidad oficial, fue mucho más allá. Montó una "operación comando" que se introdujo a las oficinas estatales donde funcionaban los aparatos de interferencia de SEGTEL y que culminó con el robo de aquéllos y el asesinato de un trabajador que vivía en una de las dependencias que los asaltantes utilizaron para llegar a su objetivo. La policía que investigó el crimen y el robo, en cumplimiento de órdenes bien precisas del juez del crimen correspondiente, detuvo a varias personas, entre ellas a Carlos de la Sotta, director de Canal 5 de Talcahuano; a María Inés Fuller, copropietaria del inmueble donde ocurrieron los hechos, y a cinco funcionarios auxiliares del Canal.

La investigación caminaba sobre alas, hasta que una bien montada campaña de prensa de la oposición le quitó su intención original de averiguar el robo y el homicidio. La Corte Suprema, atendiendo las denuncias de la oposición, le retiró el caso al juez, ordenó designar un ministro en visita y en todo este tránsito el delito de robo con homicidio sólo quedó en "robo con fuerza en lugar deshabitado".

Paralelamente, también está en tela de juicio SEGTEL, que ha actuado con la ley en la mano y a la cual ya el Congreso le ha echado el ojo para investigar su participación en todo el asunto. Consecuencias inmediatas de la debilidad gubernativa, que en ningún momento pueden ser las últimas..

PRÓXIMA VICTIMA: CANAL 9

Ahora en la mira de la oposición aparece como un blanco fácil el Canal 9, tomado por sus trabajadores desde comienzos de año cuando el cúmulo de arbitrariedades cometidas por el rector Boeninger, con la bendición de la Contraloría, sobrepasó la paciencia de los que allí trabajan. La complacencia mostrada por el oficialismo ante estas maniobras y algunas intenciones sectoriales de la UP para negociar el arreglo del conflicto, han animado al rector de la "U" a concretar un plan que, desdeñando el status universitario de ese medio de difusión universitario, contempla su reemplazo por otro canal de televisión, dirigido por el sector derechista de la corporación. Vendría a incrementar los órganos de expresión de la oposición ya bastante acrecentados por el alineamiento en esa zona del Canal 13 y sus filiales de San Fernando y Concepción. En este sentido, el proceso revolucionario chileno muestra un verdadero retroceso, cuyos culpables aún siguen manejando la lucha ideológica con criterio y acciones realmente pedestres. Frente a la situación parece quedar una sola alternativa. En el caso del Canal 5 una acción de masas en que obreros municipales y deportistas recuperen su local del gimnasio de Talcahuano y rompan con su presencia la continuidad del Canal pirata. En la eventualidad de Canal 9, una decisión gubernativa que corte de una vez por todas las pretensiones de la derecha universitaria de crear un canal dual en la "U".

M. D. B.


Reportaje

BACHELET EN EL OJO DE LA TORMENTA SOCIAL

“NOSOTROS no nos hemos olvidado del "proyecto Millas", porque nuestra industria está en el primer lugar de las devoluciones... Y por eso, y por las cosas que les están pasando a otros obreros, a los compañeros pobladores, nos damos cuenta que lo más importante hoy día es la discrepancia de las bases con la política reformista. Nosotros estamos reclamando ahora porque el General Bachelet nos explicó que nos cortaron el abastecimiento de materia prima para que no le sigamos entregando a Agencias Graham. Este reclamo nuestro se va a tomar como "ultraizquierdismo". Pero hay que verlo en todo lo que es. A los trabajadores nos están reprimiendo ideológicamente, a nosotros nadie nos preguntó porqué estamos entregando la producción a Graham, y qué distribución creíamos que era la mejor...".

Habla Santos Romeo, dirigente sindical de la Fábrica de Conservas Perlak, intervenida el año pasado luego de una intensa lucha con los patrones y sectores reformistas. Acaba de terminar la reunión del Consejo de Administración en que sé trató el problema de falta de materia prima. Se acordó informar de ello a la asamblea, como también al Cordón Cerrillos. La conversación se realiza entre barriles de concentrado de tomates ("juntamos 2.700 barriles este año, casi tres veces la cifra del año pasado") y luego en una sección que está paralizada por la falta de materia prima. Es un pabellón nuevo, levantado después de la intervención, como las bodegas, como el casino, como el jardín infantil y la escuela.

RESOLUCIONES DE POBLADORES

1.— Defender a cualquier costo la implantación total de la "Canasta Popular".

2.— Solicitar del gobierno un pronunciamiento definitivo:

Si es un gobierno del pueblo o de la burguesía.

Que defienda los Intereses de los pobladores y no de los comerciantes que venden a precios abusivos.

3.— Defender las posiciones de los actuales ejecutivos de Agencias Graham, quienes están llevando adelante la "canasta popular".

De cortarse este tipo de abastecimiento nos tomaremos caminos, carreteras y terminales de buses, instrumentalizando con acciones decididas la política de los supermercados populares que patrocina "Monserrat".

4.— La acción del pueblo organizado ha encontrado escaso eco en algunas autoridades (DIRINCO, DINAC). Sólo los supermercados populares nos han prestado decidido apoyo y por ello sectores interesados han pretendido ahogar financieramente a Agencias Graham, negándole productos para distribuir.

5.— Exigimos un pronunciamiento del general Bachelet, pues observamos su total. inoperancia. Lleva bastante tiempo en la Secretaria Nacional de Distribución y no ha entregado aún ningún programa tendiente a solucionar los problemas de la masa y por el contrario se arroga poderes dictatoriales que no tiene, para pedir renuncias a la actual plana ejecutiva de Agencias Graham.

6.— La canasta constituye una conquista irrenunciable de las clases trabajadoras y la defenderemos saliendo a las calles, tomándonos Agencias Graham o realizando acciones decididas en apoyo de los ejecutivos de Graham y de su política.

POR UNA DISTRIBUCIÓN RACIONAL Y JUSTA, LA "CANASTA POPULAR A DEFENDER".

Campamento "República de Cuba", Población Reñaca Sur, Población Villa Berlín, Población Las Pataguas Miraflores Alto, Población Valencia Playa Ancha, Campamento Salvador Allende, Población Expresos Viña del Mar, Parcelas Peñablanca, Población Rocuant Alto, Población Miraflores, Población Eleonor Rusle, Población Ramón Briones, Campamento Pablo Neruda, Población Villa Hermosa, Campamento Placeres Alto, Poder Obrero, Campamento Cobre Chileno.

LAS PRESIONES

"El General Bachelet nos dijo a los dirigentes que no debíamos entregar estos productos a Graham. Nosotros íbamos a tener materia prima siempre que entregáramos a DINAC", informa Santos Romeo.

La sección paralizada es la que fabrica la línea de sopas para niños. Hace dos meses que DINAC, SOCOAGRO y ENAVI no entregan el aceite, azúcar, carne ni los pollos necesarios para elaborar los productos. El Consejo de Administración de Perlak acordó apoyar la gestión de Graham, que distribuía los productos de la fábrica a través de los Almacenes del Pueblo. "Lo apoyamos porque el producto llega al pueblo, y además esa entrega se hace ligándose directamente con los pobladores. Aquí se ve que los militares se retiraron de los ministerios pero no del gobierno. Al contrario, su influencia es más grande. Eso es un retroceso en cuanto a la dirección del proceso", afirma Santos Romeo.

Manuel Ríos, Director del Sindicato industrial de Perlak, uno de los líderes del movimiento que culminó con la toma e intervención de la empresa, mira a su alrededor —máquinas paradas, tarros vacíos, silencio— y dice:

—"Yo lo que le agradezco a este gobierno es que ha despertado la conciencia de los trabajadores. Antes el obrero pensaba de otra manera. Yo tenía ideas de izquierda, pero no me metía bien en las cosas. Ahora ya sabemos lo que hay por delante. Y entonces es cuándo yo lo miro a él, al Presidente Allende, y pienso en las cosas que está haciendo. Escucho cuando habla del pluralismo y las garantías. Y me doy cuenta que si este fuera un gobierno de trabajadores, sería harto distinto. ..".

La tabla de la reunión del Cordón Cerrillos no sólo contempla el problema de Perlak. Hay otros conflictos: en la industria PRODINSA, en Silleras. "Los trabajadores siguen avanzando. Aquí lo estamos viendo, en la forma como los pobladores se están inquietando por lo del Cordón, cómo llegan los sindicatos nuevos que se integran, cómo se ha ido democratizando en su funcionamiento.

Hay un avance, no se ve, no está en los diarios, pero hay una contraofensiva obrera en este momento, y eso no lo conduce el reformismo", agrega Santos Romeo.

EL BOICOT

El día anterior, dirigentes del Comando Provincial de Abastecimiento y de Comandos Comunales de Trabajadores, habían reiterado su apoyo a Sergio Juárez, Gerente de Agencias Graham, denunciando el boicot sistemático emprendido en contra de los Almacenes del Pueblo. Parte de esa ofensiva que incluyó a Perlak eran también hechos como la suspensión de la entrega de la canasta para cinco mil familias de Temuco y Puerto Montt, como también el cierre del ex Almacén Santa Julia por falta de alimentos. Siete mil familias modestas se quedaron simplemente sin abastecimiento directo y a precios oficiales.

Juárez fue destituido y reemplazado por Eduardo Schild, también socialista. La Comisión Política del PS, por su parte, desautorizó declaraciones públicas de Juárez.

Acusa Alejandro Villalobos, a nombre del Comando Provincial de Abastecimiento:

"Estas son las órdenes del General Bachelet. El pidió la renuncia al Gerente de Agencias Graham, y ante nosotros habló primero de robos de una grabadora y un auto, pero luego no entregó ninguna prueba, ningún antecedente. El fondo del asunto es que le interesa que los mandos medios aquí sean controlados por ellos, los militares, pero, desde luego, aquí no van a llegar los hijos de obreros y campesinos, los suboficiales y clases a sentarse en esos escritorios. Aquí vendrán otros generales, otros altos oficiales. Bachelet no puede atender al pueblo, no sabe las necesidades del pueblo porque no es de este lado...".

Villalobos agregó que el General Bachelet cae en contradicciones puesto que sostiene las bondades del abastecimiento directo para las Fuerzas Armadas. Sin embargo, eso se lo niega al pueblo.

"El General nos ofreció cargos para dos personas en la Secretaría de la Distribución. Pero nosotros no vamos a ser comparsa de los generales. El pueblo hace tiempo que sabe que su papel no es de que le hagan consultas, sino que llegó la hora en que tiene que entrar a decidir.

Miguel Carrizo, dirigente del Comando Comunal de San Miguel; Raúl l Rodríguez, de Conchalí; María Retamal, del Cordón Cerrillos, y José Luis Soto, de Barrancas, respaldaron las denuncias de Villalobos, anunciando un plan de movilización de los Comandos en apoyo a los Almacenes del Pueblo, carrizo señala un detalle:

"La carta en que el General Bachelet pedía abastecimiento para el restaurante Cerrillos, decía: "Estimado señor Juárez", pero después cuando le pidió la renuncia ya no era "Estimado señor".

LAS CARTAS

La carta de Bachelet era escueta. Con fecha 27, ordenaba a todos los gerentes y subgerentes de Agencias Graham presentar la renuncia en dos días más. Juárez no fue menos claro al responder.

"La Secretaría Nacional de Comercialización y Distribución sólo tiene facultades asesoras y fiscalizadoras, dependiendo en todo caso de las directivas del consejo Nacional de Distribución y Comercialización. El Gerente General y los empleados superiores de Agencias Graham son nombrados por el Directorio, órgano superior de esta sociedad, del cual dependen. En consecuencia, resulta improcedente la petición que usted me hace".

Posteriormente, el directorio de Agencias Graham, presidido por un militar, pidió la renuncia del gerente general, removiéndolo de su cargo.

La carta de Juárez detalla luego la ofensiva financiera emprendida para debilitar a la empresa. Entre los hechos que expone a Bachelet están:

—Supresión de las comisiones que correspondían a Graham por venta de los productos Nestlé. Eso significa una menor ganancia de Eº 15.834, de acuerdo a instrucciones de Orlando Millas.

—Supresión de representaciones que privan a Graham de otros ingresos adicionales por comisiones.

—Supresión de la distribución de uniformes escolares para entregársela a la Cámara del Vestuario (privada), a la que se le da con ello un ingreso de 15 millones de escudos.

—Limitación de la empresa a la distribución de textiles, despreciando la experiencia de la empresa en el rubro alimentos.

—petición de renuncia a Luis Inostroza por impulsar la política de abastecimiento esbozada por el Ministro Flores.

—Nombramiento de auditores militares para la revisión contable de la empresa.

—Realización de estudios "mal intencionados" sobre costos de operación de la empresa, en que se ignoró factores de aumento numérico tan importantes como la inflación.

—Suspensión del suministro de materias primas a industrias requisadas por entregar sus productos a nuestras Agencias (caso Perlak).

Copias de esta carta duermen en los escritorios de los Ministros de Economía y de Agricultura. La carta también se envió a los Comandos Comunales de pobladores.

El Sector C-1 de Villa Jaime Eyzaguirre (540 familias) que se abastecían en el ex Almac de Santa Julia, contestó de viva voz, y también en declaración pública: "Exigimos a las autoridades pertinentes que de una vez por todas se decidan a apoyar y asegurar un normal abastecimiento al Almacén del Pueblo que abastece a ocho mil familias de las Villas Santa Julia y Jaime Eyzaguirre. Hacemos un llamado a los dirigentes políticos consecuentes para que pongan de una vez por todas su pecho al frente en defensa de esta lucha proletaria, y echen a andar la Canasta Popular que en la campaña electoral se decía que ésta venía y solucionaría el problema alimenticio. El pueblo les respondió en la elección, ahora son ustedes los que tienen que responderle al pueblo". La declaración llegó en forma de carta manuscrita a los medios de comunicación. Nadie la publicó.

Mientras los dirigentes políticos se afanaban en sus plenos, y los funcionarios se ajustaban al cambio de gabinete, en la planta ex Sumar Nylon más de mil empleados y obreros realizaban su Primer Encuentro interno de Trabajadores. El temario era extenso: producción, distribución, participación, sindicatos, descentralización de Sumar educación y cultura eran los puntos básicos de discusión.

LA CONTRAOFENSIVA OBRERA

El Encuentro fue precedido de una etapa de agitación en torno a estos problemas, en el proceso de elaboración de los preinformes de las distintas comisiones. El sindicato profesional llevó esta proposición: "Deben ser los propios trabajadores los que organizadamente elijan a los directores y ejecutivos, fijándoles sus atribuciones y obligaciones. De esta forma, los ejecutivos tendrán el legítimo respaldo de los trabajadores, que controlarán la utilidad o excedente de la empresa, que ellos mismos han producido. Los ejecutivos sólo pueden ejercer sus cargos mientras cuenten con la confianza de la base. La línea ejecutiva debiera ser la acción descendente de la autoridad, que realiza lo acordado por el Consejo de Administración, compuesto por los presidentes de los comités de producción".

El informe que a su vez presentó el Consejo de Administración de la planta a la Comisión Participación es categórico para asegurar que en este momento no hay participación real.

Señala el Consejo:

"Cómo olvidar el papel que jugamos los trabajadores en la crisis de octubre. Los trabajadores no estuvimos participando ni discutiendo políticamente la instauración del nuevo gabinete. ¿Para qué? Los pobres trabajadores servimos sólo para ciertas cosas, servimos para que nos digan "hay huelga de patrones, trabajen"; servimos para que nos digan: "los patrones escondieron las micros, caminen"; servimos para que nos digan: "el gobierno tiene poca plata, así que contrólense con los pliegos". Servimos para traer productos básicos a nuestra planta, exponiendo nuestras vidas, pero lo hacemos orgullosos. Servimos para asistir a concentraciones para gritar a favor del gobierno, para ganar la Batalla de la Producción, servimos para aguantar la inflación y también servimos, pero con ansias, para salir a las calles a defender el gobierno, que es nuestro gobierno al fin y al cabo".

El informe continúa más adelante señalando:

"Nosotros comprendemos que por las fábricas y por las tierras de nuestros hermanos tenemos que pagar un precio, cualquiera que fuere, pero estamos dispuestos a defender lo que nos pertenece. Aquí estamos produciendo, cargando, vigilando, distribuyendo, organizándonos para que nuestro querido Chile camine, camine como los pobres queremos que camine. Aquel gabinete se nos impuso, y tuvimos que aceptarlo sin discusión, cómo olvidar el proyecto de Ley sobre el Área Social, más de 100 empresas podrían ser devueltas a los explotadores, aunque nosotros habíamos dicho que no devolveríamos ningún a. ¿Quién discutió este proyecto? ¿Quién lo autorizó?".

El informe analiza más adelante los problemas específicos del Área Social: "Lo más grave a nuestro entender lo constituye la falta de comunicación hacia la base, hacia los trabajadores, entre los organismos superestructurales como el Consejo Nacional de Desarrollo y los Consejos Sectoriales. "Luego expresa: "Vemos con sorpresa e indignación que el Comité Textil es un aparato politiquero sin atribuciones y que no agiliza nada, sino entorpece cualquier labor. Por afanes partidarios y politiqueros no se han llevado a cabo las conclusiones del primer Encuentro de Trabajadores Textiles".

En el informe se deja constancia que hasta ahora no se define el papel del Consejo de Administración, y que en la práctica, éste no tiene atribuciones, como tampoco las tiene la asamblea de trabajadores, que debiera ser el organismo máximo de discusión y decisión.

La consigna bajo la cual se realizó el Encuentro fue "Por el control obrero de la producción". En otras industrias del Área Social, la efervescencia no es menor. Obreros y empleados de la industria Soleche ocuparon la fábrica, ante el incumplimiento de un pliego de peticiones presentado a ECA y CORFO. El Sindicato Industrial que preside Pedro Rubio, a nombre de la asamblea, afirmó: "Los trabajadores no aceptarán dentro de la industria a un funcionario de fuera que venga a reemplazar al gerente expulsado por la asamblea. Deben ser los propios trabajadores quienes designen el nuevo gerente general, para que hablemos en realidad de participación en las industrias". La ocupación se realizó el mismo día en que se dio a conocer una declara ción del nuevo Ministro del Interior, Gerardo Espinoza, señalando que no toleraría tomas y ocupaciones ilegales.

Al día siguiente, la fábrica de muebles Galaz era ocupada por los trabajadores, que exigen su incorporación al Área de Propiedad Social, junto a Montero y Easton. El Ministerio de Economía recibía al mismo tiempo, solicitudes de trabajadores de la industria de repuestos Silleras, y de la distribuidora de repuestos DISTRA, ambas ocupadas por sus obreros y empleados, exigiendo el paso al Área Social.

LA TORMENTA SOCIAL

La noche del 3 de abril, el presidente Allende se dirigió al país por una cadena de radio y TV para denunciar "la determinación de un sector de trabajadores y pobladores para llevar adelante una escalada destinada a tomar algunas industrias, algunas empresas, fundamentalmente las distribuidoras estatales y privadas". Allende calificó ese presunto plan como una "provocación" y señaló que el gobierno no tiene porqué dar explicaciones para determinar cuáles son los funcionarios que deben seguir en sus puestos o ser removidos.

No obstante las palabras presidenciales, y aun cuando los obreros y pobladores reclaman su derecho a determinar qué funcionarios están aplicando una línea de masas consecuente, en realidad nadie se había planteado la "toma" de las distribuidoras como respuesta a la destitución del gerente de Agencias Graham. Las movilizaciones populares, en cambio, se iniciaban al cierre de esta edición con objetivos muy definidos, lograr que CENADI (ex CODINA) pase al área social, lo mismo que algunas industrias como Indus Lever que producen artículos de consumo habitual. En todo caso, el propio presidente Allende en su discurso del 3 de abril tuvo que ratificar que los pobladores que reciben la "canasta popular" seguirán abasteciéndose de ese modo. Así también anunció "una distribución racional y equitativa de los alimentos esenciales".

Los problemas de la distribución se pusieron en primer plano y las vacilaciones y debilidades que se han gastado en este terreno han irrumpido ahora con vigor. La demora en estatizar el sistema de distribución y las concesiones injustificables con el sector privado (CENADI), han producido amargos frutos para el gobierno, e, incluso, para comerciantes minoristas honestos que ven aumentar día a día la fricción con los consumidores. La desconfianza manifiesta de las autoridades en la capacidad y organización de las masas —por otra parte— ha llevado a agitar todavía más las aguas entre obreros y pobladores. El general Bachelet, dotado cada vez de mayores atribuciones, y respaldado por el gobierno en su decisión de remover funcionarios que gozaban de apoyo popular, ha anunciado su propósito de rodearse de más oficiales de las fuerzas armadas y de técnicos. Eso seguramente no lo llevará a salir del ojo de la tormenta social en que se ha metido a despecho de sus intenciones de sobrevolar el conflicto de las clases. A estas alturas, para el general Bachelet debe estar claro que las fuerzas armadas deben tomar partido junto a las masas populares, so pena de entrar en el tirabuzón político que arrastró a otros sectores castrenses en América latina al descrédito público y al triste papel de represores de sus pueblos.

LUCIA SEPÚLVEDA


Reportaje

ESTADOS UNIDOS MUERDE EL POLVO DE LA DERROTA

LA historia diplomática de Estados Unidos tomará en adelante la segunda quincena de marzo de 1973, como punto de partida de un nuevo período en sus relaciones con la América latina.

Durante esas dos semanas, la mayoría de los países latinoamericanos discreparon por primera vez en forma pública, con , distintos tonos y matices, de los puntos de vista de la Casa Blanca.

La reunión del Consejo de Seguridad efectuada en la ciudad de Panamá, y el decimoquinto período de sesiones de la CEPAL en la capital ecuatoriana, fueron los marcos en que se escribieron los nuevos capítulos de las relaciones latino-estadounidenses.

Este enfrentamiento entre Washington y la mayoría de los países del hemisferio, estuvo precedido de un renacer en los últimos años de una acción unitaria latinoamericana frente al enemigo común, proclamada como necesaria por los libertadores desde el siglo pasado.

Esa premisa libertaria, retomada por Cuba, Chile, Perú y Panamá, se ha visto reforzada en los últimos tiempos por los países anglófonos del Caribe.

En la reunión del Consejo de Seguridad efectuada en la capital panameña, los Estados Unidos hicieron uso del veto por tercera vez desde que ingresaron en las Naciones Unidas, contra una demanda unánime latinoamericana en su propio territorio.

La diplomacia norteamericana trató por todos los medios de que esta reunión no se efectuara en la capital panameña y de no utilizar el veto, por valorar las consecuencias de estos pasos.

El veto aislado estadounidense (13 votos a favor, la abstención de Gran Bretaña y el veto de Estados Unidos), cayó como un jarro de agua fría sobre las delegaciones asistentes al cónclave.

Esta circunstancia valorada por la diplomacia panameña fue puesta de manifiesto en la clausura de la reunión del Consejo de Seguridad por el Ministro de Relaciones Exteriores de Panamá, Juan Antonio Tack.

"Los Estados Unidos han vetado a Panamá, pero el mundo entero ha vetado a Estados Unidos", señaló el canciller panameño.

El veto norteamericano proporcionó a las autoridades panameñas un doble triunfo de repercusión local e internacional.

Localmente evidenció que el Departamento de Estado ha vetado durante 70 años cualquier solución a las demandas panameñas e internacionalmente fortaleció el respaldo a Panamá.

Para la mayoría de los países ha quedado en claro que la discrepancia norteamericano-panameña, con relación a las 600 millas cuadradas de la zona del canal, es un problema explosivo, debido a la obstinada posición de Estados Unidos.

Las contradicciones según se pusieron de manifiesto en la reunión del Consejo de Seguridad, se resumen en lo siguiente:

1) Estados Unidos desea la renovación de un nuevo convenio canalero que le garantice la ampliación de la actual vía interoceánica o la construcción de una nueva. Panamá no está de acuerdo.

2) Estados Unidos exige seguir controlando y operando el canal por medio de un nuevo convenio a largo plazo. Panamá está en favor de un acuerdo a corto plazo.

3) Estados Unidos desea legalizar la permanencia de las bases militares destacadas en la zona del Canal. Panamá no está de acuerdo, basándose en que esos enclaves militares no están contemplados ni siquiera en el convenio de 1903.

Las autoridades de Panamá han expresado sus intenciones de dar nuevos pasos en favor de su reclamo reivindicativo sobre la zona del canal.

"Los pasos se dan y no se anuncian", declaró a Prensa Latina el jefe del gobierno panameño, Omar Torrijos. La Cancillería istmeña ha anunciado que presentará su demanda ante la Asamblea General de la ONU, donde no es posible el veto, la cual iniciará un nuevo período de sesiones el próximo mes de septiembre.

El gobierno panameño ha reiterado que cualquier solución que se logre será sometida antes de su aprobación definitiva a un plebiscito en el que participarán todos los ciudadanos mayores de 18 años.

La mayoría de los observadores coinciden en señalar que cualquier nuevo paso de Panamá en este sentido, será tan adverso para Estados Unidos como su tercer veto en la capital panameña.

En la reunión de la CEPAL celebrada en Quito, iniciada al día siguiente de concluida la de Panamá, también prevaleció una mayoritaria unidad de criterio de América latina frente a Estados Unidos.

La discrepancia norteamericana con más de la mitad de los 95 párrafos dei acuerdo final de esa reunión, se considera por los analistas como otro reflejo de la cada vez más honda distancia entre los intereses de la rica nación y los países latinoamericanos.

El criterio de que el desarrollo económico no es posible alcanzarlo sin llevar a cabo transformaciones socioeconómicas de profundidad, aceptado por Estados Unidos en el papel, fue ampliado en el cónclave de la capital ecuatoriana.

Las transformaciones de estructuras por si solas no bastan, pues, "enfrentan a veces la hostilidad y la agresión económica exterior", consigna el documento final aprobado.

Esta aprobación constituye un triunfo diplomático para Cuba, Chile y Perú, países que por emprender transformaciones estructurales se han visto privados de créditos por parte de los organismos financieros internacionales controlados por Estados Unidos.

El "modelo brasileño" propagandizado por los medios informativos norteamericanos, también fue objetado por los países latinoamericanos.

"El crecimiento experimentado en las variables económicas a menudo no ha dado lugar a cambios cualitativos de importancia equivalente en el bienestar humano y en la justicia social", afirma uno de los párrafos del documento.

Frente al "modelo brasileño", los países latinoamericanos se pronunciaron por la búsqueda de "un esquema de integración que abarque a toda la región, orientado por principios como el desarrollo independiente, armónico y equilibrado, basado en la justicia social y la solidaridad".

Tras señalar que las relaciones comerciales de América latina con Estados Unidos "registran tendencias y perspectivas desalentadoras", el acuerdo suscrito en Quito apoya la institucionalización de las relaciones con los inversionistas foráneos, citando como ejemplo de interés el Estatuto de Capitales del "Pacto Andino".

"Los últimos estudios hechos por CEPAL han demostrado que las inversiones privadas extranjeras, lejos de resultar un aporte neto al desarrollo de la región, constituyen un canal oculto de descapitalización debido al pago de intereses y las elevadas utilidades que remiten a sus casas matrices las firmas Inversionistas", remarca el acuerdo.

Los observadores del acontecer latinoamericano señalan que la segunda quincena de marzo de 1973, no sólo pasará a la historia como el punto de partida de un nuevo periodo de las relaciones entre Washington y la América latina.

Afirman que el aislamiento de la diplomacia norteamericana en el Consejo de Seguridad y en la reunión de la CEPAL (22 votos a favor y la sola abstención del delegado estadounidense) auguran además una nueva etapa en los vínculos de Estados Unidos con la ONU y sus organismos especializados.

Por eso, antes de concluir un juicio definitivo sobre la segunda quincena de marzo de 1973, los analistas políticos esperaban los resultados de los trabajos de la reunión de la OEA que se inició el 4 de abril en Washington, a pocos metros de la Casa Blanca. (PL).

EDEL SUAREZ


Notas:

1. Discurso de O. Sáenz, "El Mercurio", 29 de marzo.

2. "El Mercurio". 31 de marzo.

3. Informe de L. Corvalán al pleno del CC del PC, "El Siglo", 29 de marzo.

4. Lenin, 9 de febrero de 1920. "Pravda".

5. Lenin, "Una gran iniciativa".


Edición digital del Centro Documental Blest el 07feb02