La Justicia Momia

PUNTO FINAL
Año VI. Nº 163
Martes 1 de agosto de 1972

LA JUSTICIA MOMIA

Editorial

LA DECLINACIÓN DEL REFORMISMO

LA incapacidad absoluta del reformismo para conducir hacía la construcción del socialismo, está a flor de piel en el caso chileno. Los sectores reformistas dentro de la Unidad Popular se niegan —y con razón, desde el punto de vista de su supervivencia política—, a entregar la conducción a los sectores revolucionarios. Buscan una y otra fórmula, un paliativo tras otro, para negarse a admitir su propia incapacidad política. Mientras se dedican haciéndole el juego a la burguesía y el imperialismo, a perseguir lo que denominan "ultraizquierda", crece la fuerza real de los dos implacables enemigos del proceso chileno.

Los ministros son destituidos por el Parlamento, los intendentes y gobernadores son desaforados y sometidos a los Tribunales, los interventores son encarcelados y declarados reos. La Corte Suprema le toma el pelo públicamente al Ministro de Justicia; un senador derechista hace escuchar al Senado una grabación magnetofónica que presuntamente corresponde a una conversación telefónica privada del jefe de Investigaciones; los senadores de la UP responden, pidiendo un magistrado de los mismos Tribunales que persiguen al pueblo para que—¡el colmo de la ingenuidad!— investigue las actividades de la CIA; en Washington se suspende la renegociación de la deuda chilena, presionando una indemnización por el cobre nacionalizado; los fundos expropiados son desmantelados de maquinarias y animales por los latifundistas, mientras se suspende el mecanismo de las Intervenciones; se le pone frenos de aire al crecimiento del área social de la economía; se niega participación efectiva a los trabajadores industriales y se mezquina el poder que deberían tener los Consejos Comunales Campesinos; el Contralor se permite amenazar con "sanciones" al Presidente de la República; en el Parlamento marcha a todo vapor el proyecto para "controlar grupos armados" que lanzará a las FF.AA. a una cacería policial que golpeará a las organizaciones de masas; en resumen: la beligerancia derechista sólo encuentra la resistencia de goma del reformismo.

Es por todo esto que volvemos a insistir en un tema reiteradamente abordado en esta revista. Nos referimos a la necesidad de unir a los sectores revolucionarios que se encuentran dentro y fuera de la Unidad Popular. Una iniciativa ejemplar se tomó la semana pasada en Concepción al convocar a una Asamblea del Pueblo. Hay que hacer resurgir ahora, desde lo profundo de la clase trabajadora, la disposición para unirse, golpear a los enemigos fundamentales y avanzar hacia el socialismo. Lo contrario es perder toda posibilidad de aprovechar la coyuntura histórica que se abrió en 1970.

PF


Análisis

HORROROSO CRIMEN DE LA “ULTRADERECHA”

UN espantoso crimen, que afecta al Partido Comunista, cometió un grupo armado de la derecha que opera bajo el nombre de Comando "Rolando Matus".

Ese grupo, cuyas iniciales (CRM) están apareciendo en casi todas las ciudades del sur, incendió un local del PC en Puerto Montt, provincia de Llanquihue, en cuyo interior dormían varias personas, incluyendo niños. En horas de la madrugada, el comando fascista prendió fuego al local de calle Rengifo 417, consumando así un atentado que habían tratado de hacer infructuosamente en otras dos oportunidades. Varias personas —casi todos militantes comunistas— alcanzaron a salvarse, huyendo por los tejados vecinos. Pero en una habitación quedaron atrapados Antonio Mansilla, de 65 años; su mujer, Cecilia, de 50 años, y una niñita, Adis Mansilla, de 9 años. Sus cuerpos calcinados, abrazados en un último esfuerzo de protegerse mutuamente, fueron encontrados entre los escombros del local.

Anteriormente, el comando fascista había incendiado otro local del PC en Coyhaique, provincia de Aysén. El autor de ese atentado fue identificado por el PC como el latifundista Gabriel Nicolás Calvo Rebolledo, que pagó siete mil escudos a cada uno de los miembros del Comando "Rolando Matus" que actuó en esa oportunidad.

El Comando "Rolando Matus" es un grupo armado de extrema derecha, bastante más activo que "Patria y Libertad". Aunque sus militantes son los mismos, y todos a su vez suelen militar en el Partido Nacional, el CRM es un esclarecido equipo de asesinos a sueldo de la derecha. Está operando de preferencia en zonas rurales, como apoyo de latifundistas que contribuyen a pagar sus "servicios". Incluso en las inmediaciones de Santiago —en la zona de Huechuraba, por ejemplo—, dispone de centros de entrenamiento. El CRM ha logrado conseguir un apreciable nivel de armamento.

Resulta no obstante insólito que la policía que se especializa en cazar grupos de izquierda, cuyos militantes son incluso sometidos a flagelaciones, no logre desbaratar ni ponerle la mano encima al Comando "Rolando Matus" o a otros grupos de choque del PN y del PDC.

Por ejemplo, con el adecuado escándalo publicitario que rodea este tipo de acciones, incluyendo a la prensa de izquierda, la policía acaba de detener a un grupo de izquierda llamado "Ejército de Liberación Nacional". Aunque las actividades de este grupo resultan, al menos, bastante contraproducentes en la actual coyuntura, hay que abonar en su favor la concepción revolucionaria de la mayoría de sus militantes, aun cuando sus métodos puedan ser estimados equivocados. De ninguna manera, en todo caso, se justifica el trato brutal que han recibido algunos de ellos en Investigaciones.

Una pesquisa, tan fácil y sobre seguro como la que afectó al llamado "ELN", debido a la naturaleza política de izquierda de ese grupo, no logra cubrir de "prestigio policial" a quienes hasta el momento son burlados en sus mismas narices por grupos armados derechistas.

La horrorosa muerte de esas tres personas en el local del PC, en Puerto Montt, además de otros hechos de los que han sido víctimas campesinos en diversas provincias, muestran el grado de ferocidad de la derecha. Como si fuera poco, ella hasta se permite burlarse de la policía a través de testaferros políticos. Así por ejemplo el senador Víctor García Garzena, del PN, hizo escuchar en el Parlamento una grabación magnetofónica que, según dijo, correspondía a una conversación telefónica privada del Director General de Investigaciones, Eduardo Paredes. Si es cierta, demostraría que los recursos de la derecha llegan al extremo de poder interferir hasta las comunicaciones gubernamentales que requieren del mayor secreto. Si es falsa, como declaró Investigaciones, deja en evidencia el poder político de la derecha que no vacila en usar en el Parlamento una grabación falsificada para sus móviles propagandísticos.

La "mano dura", con la llamada "ultraizquierda" y la incapacidad para hacer frente al verdadero enemigo, a la burguesía con todas sus ramificaciones políticas y conspirativas, caracterizan una pobre realidad en el uso del aparato de gobierno.

Resulta indudable que el llamado "ELN" padece una deformación política que le ha llevado a aplicar métodos incorrectos y contraproducentes, en esta etapa. Y aun puede ser que haya sufrido una infiltración enemiga. Pero' muchos de sus militantes detenidos o perseguidos son revolucionarios. Eso hace más inexplicable una persecución policial que, en cambio, ni siquiera rasguña al verdadero "complot de ultraderecha".


Política

ASAMBLEA DEL PUEBLO:

RESPUESTA AL PARLAMENTO BURGUÉS

EL jueves 27 de julio nació en Concepción la Asamblea del Pueblo, apoyada por los Partidos Socialista, MIR, MAPU, Izquierda Cristiana y Radical, quienes reconstituyeron así el llamado "grupo de los cinco". Como se recordará, esa agrupación de cinco colectividades políticas surgió en el mes de mayo, cuando los mismos partidos llamaron al pueblo de Concepción a impedir que la derecha fascista se apoderara de las calles de esa ciudad. El Intendente de la provincia, Vladimir Chávez, cuyo partido —el Comunista — no apoyó la movilización de masas, dio instrucciones al Grupo Móvil de Carabineros para reprimir a la izquierda. Resultado de lo cual fue la muerte del estudiante Eladio Caamaño. (Ver PP Nº 159).

Los cinco partidos, esta vez, luego de un análisis de la coyuntura, estimaron que ha llegado el momento de lanzar una ofensiva en contra del poder político de la burguesía. Por este motivo hicieron un llamado para formar la Asamblea del Pueblo, como una respuesta a las maniobras de la derecha, que ha convertido el Parlamento en su plaza fuerte.

La instalación de la Asamblea en Concepción, se hizo el mismo día en que el Senado destituyó de su cargo al Ministro del Interior, Hernán del Canto Riquelme, socialista, ex secretario general de la CUT. Del Canto es el segundo Ministro del Interior del Gobierno del Presidente Allende que es destituido por el Parlamento burgués. Asimismo, para esta semana se anuncia el desafuero por el Senado del Intendente de Santiago, Alfredo Joignant, también socialista, acusado por impedir que el Grupo Móvil masacrara a campesinos que se habían tomado el Juzgado de Melipilla.

El ex Ministro Hernán del Canto fue acusado constitucionalmente por el Partido Nacional, maniobra que contó con el apoyo de la Democracia Cristiana, consolidándose así la mayoría necesaria para destituirlo. La principal acusación contra Del Canto fue haber autorizado el ingreso al país de unos bultos que trajo desde La Habana el Director General de Investigaciones, Eduardo Paredes. En torno a ese hecho, la oposición fabricó todo un escándalo político, pretendiendo que los bultos contenían armas. La maniobra no sólo involucró al gobierno de la Unidad Popular, sino que, además, proporcionó amplio material de propaganda para nuevas provocaciones anticubanas.

A raíz de ese hecho, la burguesía puso en acción todos los resortes de la institucionalidad que controla. Desde el Parlamento hasta la Contraloría, pasando por los servicios de Aduana. Un tribunal aduanero está procesando al Director General de Investigaciones, Eduardo Paredes. El Contralor General, Héctor Humeres, llegó al extremo de amenazar con "sanciones" al Presidente de la República si no daba cuenta a la Contraloría dónde estaban los bultos y de su contenido. El Presidente respondió finalmente, señalando que estaban en su residencia y que contenían algunos obsequios del gobierno cubano. Por su parte, el Parlamento también logró demostrar el peso de su autoridad, destituyendo al Ministro del Interior. En los hechos, a través de esas maniobras, convenientemente apoyadas por el enorme aparato publicitario que maneja la derecha, aparecía notablemente robustecido el "poder dual" que, afincado en la institucionalidad (Parlamento, Contraloría, Tribunales), está consolidando la burguesía.

La única respuesta con vigor popular a esa arremetida del poder burgués, la constituía la formación de la Asamblea del Pueblo en Concepción, el 27 de julio. La convocatoria, firmada por los partidos ya mencionados y por diversas organizaciones de masas, señalaba: "Se convoca al pueblo a discutir, analizar y denunciar, directa y democráticamente, la función y carácter contrarrevolucionario del Parlamento. Se convoca al pueblo, al mismo tiempo, a rendir un combativo homenaje a la Revolución Cubana, cuando se cumple un nuevo aniversario de la gesta del 26 de Julio".

El Partido Comunista formuló una declaración, repudiando la Asamblea del Pueblo. A este respecto, el secretario regional del Partido Socialista, Rafael Merino, dijo: "Creemos que es grave que un partido de la Unidad Popular desautorice a la Asamblea del Pueblo con un lenguaje que lo confunde con el Partido Nacional". El PC dijo que el llamado a formar la Asamblea del Pueblo era una maniobra de la "ultraizquierda". El dirigente del Partido Radical, Iván Arriagada, señaló que su colectividad se sumaba a la iniciativa, porque la Asamblea del Pueblo está en el Programa de la Unidad Popular; por lo tanto, dijo, la idea no es paternidad del MIR.

En efecto, la Asamblea del Pueblo está consultada "como órgano superior de poder" en el Programa de la UP. Señala que será la Cámara Única "que expresará nacionalmente la soberanía popular. En ella confluirán y se manifestarán las diversas corrientes de opinión".

Hasta ahora la burguesía ha logrado bloquear toda tentativa de disolver el Parlamento y formar la Asamblea del Pueblo. Al contrario, el Congreso aparece a estas alturas mucho más fortalecido, a lo cual ha contribuido, sin duda, el papel que el reformismo viene jugando en el seno de la propia Unidad Popular.

El dirigente regional del PS en Concepción, Rafael Merino, dijo, en conferencia de prensa, que la Asamblea del Pueblo "está, en el Programa de la UP y, además, forma parte de la política del Partido Socialista. El último Pleno del Comité Central confirmó que se llamaba a desarrollar nuevos organismos de decisión a nivel comunal y provincial. Concretamente se pidió crear los Consejos Comunales Urbanos. Creemos que el PC puede expresar su opinión como partido, pero la declaración de una colectividad no va a cambiar la decisión de la UP. Fue el MAPU el que hizo el primer llamado a la Asamblea del Pueblo. Incluso, puedo asegurarles que se estuvo en conversaciones con todos los partidos de la UP para ver la posibilidad de llamar a esta Asamblea. De esto hace bastante tiempo. El PC dio las mismas razones que aparecen en la prensa para negarse".

Por su parte, el MAPU de Concepción formuló una declaración, sumándose a la convocatoria de la Asamblea del Pueblo. "De la realización y el éxito de dicha Asamblea, dijo el MAPU, depende en una medida muy grande, que el proceso revolucionario en nuestra región se desarrolle, no por cauces burocráticos o paternalistas, sino en conformidad a una correcta línea de masas". Asimismo, alertó "contra toda tendencia derechista o aventurera que surja en el interior de la Asamblea".

El Secretariado Regional del MIR, por su parte, formuló una declaración, puntualizando su pensamiento sobre la Asamblea del Pueblo. Dice al respecto:

"1) En un momento histórico en que la provincia de Concepción, las organizaciones de masas y partidos del pueblo buscan expresarse ellos mismos, deliberar, intercambiar experiencias y resolver sus principales problemas, las injurias de la reacción aparecen por doquier. Allí está llena de histerismo la declaración del PN. Ahí están subrepticios, insidiosos como siempre los voceros del PDC. Y es natural que ello ocurra. Si el pueblo habla por sí mismo y para sí mismo, el pueblo comienza a hacer poder.

2) Todo esto se explica todavía más si tenemos en cuenta que este poder popular inevitablemente se opone en la única forma posible al poder que la burguesía mantiene en el Poder Judicial, en la burocracia y, principalmente, en el Parlamento. Es en ese Parlamento donde todas las iniciativas que busquen favorecer a las masas serán sepultadas una a una. Es en ese Parlamento donde se yergue el principal poder del imperialismo y la reacción.

3) Por ello resultan verdaderamente increíbles los extremos a que han llegado algunos dirigentes del PC al plantearse en los mismos términos que los dirigentes políticos de los patrones, respecto de la Asamblea y en cuanto a las organizaciones que la convocan.

El temor a las masas y a sus movilizaciones, a la organización c iniciativa política de los trabajadores que caracterizan a algunos dirigentes del PC, los ha llevado a plantearse una vez más violenta e injuriosamente en contra del sentir del pueblo y de sus organizaciones representativas. Algunos dirigentes del PC no se resignan, a pesar de los fracasos, a abandonar la concepción política y práctica de buscar la solución de los problemas actuales en los salones y pasillos del Congreso, a espaldas de los trabajadores, tras ilusorios acuerdos con los sirvientes demócratacristianos de los patrones nacionales y extranjeros.

Detrás de estas acusaciones injuriosas se pretende disfrazar una concepción que busca conseguir vanamente el consentimiento de los patrones para conservar lo conquistado, ofreciéndole toda clase de concesiones y garantías que significan detener el avance del pueblo en las fábricas y fundos.

4) Pero el pueblo de Concepción ha dicho ¡basta! Así como el viernes 12 de mayo salió a contrarrestar el poder de los momios, hoy comienzan a construir su propio poder. Nada ni nadie lo detendrá en esta empresa histórica. Ni los ataques, ni las injurias, vengan de donde vinieren.

Desde esta Asamblea popular y democrática, los trabajadores volverán a las fábricas y a los fundos; los pobladores a los comités y juntas de vecinos; las mujeres a sus centros de madres; los estudiantes a sus centros de enseñanza a impulsar vigorosamente la constitución de los Consejos Comunales de Trabajadores. Desde estos Consejos trabajarán incansablemente por conquistar la representación, la voluntad y el apoyo de las Inmensas mayorías que constituyen los pobres del campo y la ciudad. En cada comuna poniendo a los Consejos Comunales de los trabajadores a la cabeza de las luchas de las masas contra la burocracia, el Parlamento y la Justicia de los patrones. Su presencia y acción será el arma más segura para combatir tanto las desviaciones aventureristas, como las de carácter reformista o derechista, principal peligro del momento.

5) Llamamos a todas las organizaciones de masas, a los obreros, pobladores, campesinos y estudiantes, a todo aquel que no sea un explotador a decir presente el Jueves 27. Llamamos también a los compañeros comunistas a no aislarse de las masas ni del proceso en esta hora crucial. No somos nosotros los que hacemos de los resentimientos una ideología. La unidad del pueblo es condición necesaria para la revolución. Si hoy destacamos el triste papel que juegan algunos dirigentes del PC es en defensa de esta unidad, es en contra del divisionismo que hoy, aplaudido por la derecha, mañana puede ser fatal".

F. M. P.Concepción


Reportaje

EN LA SENDA DE MOISÉS HUENTELAF

" ...Dentro de la Unidad Popular existen claramente dos sectores, uno reformista que burocratiza y detiene la lucha campesina y otro revolucionario que apoya y abre cauces a los pobres del campo y reconoce el poder de los Consejos Comunales Campesinos".

(Declaración de los Consejos Comunales Campesinos de Lautaro, Galvarino, Perquenco, Cunco, Villarrica, Loncoche, Pucón, Freire, Carahue, Puerto Saavedra, Tolten, Vilcún e Imperial, firmada por Isaías Vergara Torres, presidente del Consejo Provincial Campesino de Cautín, defendiendo al vicepresidente de INDAP, Adrián Vásquez Cerda, socialista, de su anunciada remoción).

FÉLIX HUENTELAF, el nuevo secretario general del Consejo Provincial Campesino de Cautín, es un mocetón de 28 años. Rostro moreno y mofletudo, de risa fácil, pronta a estallar en cualquier instante. Es casado y tiene dos hijos. A diferencia de los futres que explotan a los campesinos, Félix Huentelaf no usa su segundo apellido: Alañanco, también de pura cepa araucana. Le es suficiente el Huentelaf, que compartía con su hermano, Moisés. El nombre de Moisés Huentelaf, joven mapuche revolucionario, ha dado la vuelta al mundo. Se ha publicado en idiomas que Huentelaf ni siquiera sabía que existían cuando cayó asesinado en el fundo "Chesque". En Francia, Alain Labrousse, por ejemplo, dedicó a la memoria de Moisés Huentelaf su libro "La experiencia chilena: ¿reformismo o revolución?". En numerosos periódicos y revistas progresistas del mundo se ha analizado la lucha campesina de Cautín, el papel conductor del Movimiento Campesino Revolucionario (MCR) y se ha condenado a los latifundistas que mataron a Moisés Huentelaf, tratando de dilucidar la pregunta que hace Labrousse en su libro.

Los dos hermanos Huentelaf Alañanco, Moisés y Félix, participaron el 22 de octubre del año pasado en la toma del fundo "Chesque". Ambos eran dirigentes del Consejo Comunal de Loncoche, región de la provincia de Cautín, donde está ese fundo. Y ambos eran militantes del MCR. Moisés cayó luchando. Félix sigue en la pelea.

La verdad es que los Huentelaf no eran trabajadores del fundo "Chesque". Pero los campesinos de ese fundo pidieron ayuda a sus vecinos, a una comunidad mapuche colindante. Allí vivían los Huentelaf, que para ese momento ya tenían prestigio como organizadores y dirigentes del campesinado.

—Moisés —dice Félix Huentelaf—, era mi hermano carnal. Pero Ud. sabe que todos los mapuches somos hermanos, porque somos trabajadores pobres, explotados. Somos hermanos de clase, ¿me comprende?

Es por eso que los Huentelaf y muchos otros campesinos fueron a ayudar a sus hermanos del fundo "Chesque".

—Ellos habían cumplido ocho meses —dice Félix Huentelaf— haciendo trámites, presentando papeles, pidiendo entrevistas, elevando peticiones a las autoridades. Pero el fundo "Chesque" seguía paralizado, sin producir nada. Los campesinos estaban en la miseria mientras toda esa tierra permanecía abandonada. Después de tanta tramitación, de tanta indiferencia burocrática, resolvieron nuestros hermanos llamar la atención de las autoridades tomándose el fundo. Y pidieron la dirección del MCR. Allí estuvimos cumpliendo nuestro deber.

Moisés cayó muerto, la cabeza atravesada por una bala. Félix y otros veinte campesinos fueron detenidos y llevados a un tribunal. Por pura fórmula se hizo lo mismo con el terrateniente, Martín Doyharzábal, el momio más odiado de la comarca. El juez hizo justamente lo que los campesinos sabían que haría. Dejó en libertad "por falta de méritos" al latifundista y su grupo armado. Envió a la cárcel a los 21 campesinos. Félix Huentelaf y sus compañeros permanecieron siete meses y 19 días en prisión.

—Es un error llamar "Justicia" a la Justicia que tenemos en Chile —dice Félix Huentelaf—. Nosotros vimos bien de cerca de qué lado se carga, para quién trabaja, al servicio de qué clase está la "justicia".

Los mapuches tienen amarga experiencia en esta materia. En Cautín —por ejemplo— operan los Juzgados de Indios cuyos funcionarios han sido calificados de "inmorales y corrompidos" por el Congreso Provincial Campesino que se efectuó a fines de julio en Temuco.

Félix Huentelaf y sus veinte hermanos campesinos vieron en acción a la solemne Corte de Apelaciones que durante meses hizo toda clase de trampas judiciales para impedir que los mapuches salieran en libertad. Entretanto, por las calles de Temuco se paseaban altaneros los latifundistas que el 22 de octubre de 1971 asesinaron a Moisés Huentelaf e hirieron a varios otros campesinos (ver PP Nº 160).

Pero a Moisés Huentelaf Alañanco solamente le quitaron la vida, lo que es poco para un hombre que nada tiene, aparte de su mujer y sus chiquillos. Lo esencial de Moisés Huentelaf, lo que los terratenientes y la "Justicia" querían liquidar, o sea la rebeldía y el espíritu revolucionario, siguen vivos en los campesinos de Cautín.

—Estamos empeñados —dice Félix Huentelaf, elegido en Temuco nuevo secretario general del Consejo Provincial Campesino—, en convertir los Consejos Comunales en una herramienta para luchar por la solución de los problemas campesinos, apoyados en sus propias fuerzas, en su propia organización. No basta con señalar que los Consejos deben ejercer el poder en el campo. Es preciso aclarar el camino que permita luchar a los Consejos Comunales por los intereses inmediatos de los campesinos y avanzar hacia la conquista del Poder.

El dirigente provincial de los campesinos de Cautín señala una serie de tarcas que el MCR visualiza para los Consejos Comunales. Por ejemplo, luchar por expropiar todos los fundos sobre 40 hectáreas de riego básico, decidir sobre la reserva, impedir que los fundos expropiados sean desmantelados por los momios, luchar por la inmediata toma de posesión de los fundos expropiados (en este momento hay 55 fundos en Cautín expropiados de los que no se ha tomado posesión), luchar por la rápida restitución de las tierras usurpadas a las comunidades mapuches (son más de 80 mil hectáreas en la provincia), apoyar las. luchas salariales de los trabajadores organizados en sindicatos, apoyar y controlar la entrega de créditos a los pequeños propietarios y a los trabajadores del sector reformado de la agricultura, luchar junto a los obreros de las ciudades por la expropiación de las agroindustrias e impulsar la industrialización de la economía rural, exigir el cumplimiento de planes de vivienda, salud, educación, construcción de caminos, locomoción, etc., controlar la comercialización de los productos del campo para beneficiar a los pequeños propietarios y a los trabajadores del sector reformado, etc.

En Cautín, destaca Félix Huentelaf, la mayoría de los Consejos Comunales Campesinos se han constituido por la base. No ocurre lo mismo en otras provincias, como la vecina Malleco por ejemplo. Los dirigentes han sido elegidos en forma directa por los campesinos y los pequeños propietarios. No obstante, esto no ha impedido que la derecha infiltre algunos Consejos o controle otros, como los de Gorbea y Pitrufquén. En el Congreso Provincial efectuado en Temuco, se vio claramente la contradicción entre auténticos campesinos y verdaderos pequeños propietarios con los delegados de "pequeños" y "medianos" dueños de tierras. Esto hace necesario redefinir la calidad de "pequeño" y "mediano" propietario agrícola. Los campesinos luchan actualmente por la expropiación de los fundos superiores a 40 hectáreas de riego básico. La ley de reforma agraria democristiana, en vigencia, establece el límite en 80 hectáreas. En la comisión de reforma agraria del Congreso Provincial de Cautín, los campesinos plantearon ir aun más lejos: a la expropiación de los predios superiores a 20 hectáreas de riego básico. De inmediato afloró la contradicción con los delegados de los Consejos Comunales de Gorbea y Pitrufquen, representantes de "pequeños" propietarios. Estos dijeron que no se oponían a una nueva ley que reduzca el límite inexpropiable a 40 hectáreas. Pero que rechazaban rebajarla a 20 has. La equivalencia en hectáreas físicas, en Cautín, es de 160 hectáreas por cada 20 de riego básico del Valle del Maipo, que sirve de índice a la Reforma Agraria. Una comunidad mapuche en Cautín —argumentó Félix Huentelaf— tiene no más de cien hectáreas, y a veces menos, para la explotación por 15 ó 20 familias. Pero la solución, agregó Huentelaf. no es repartir a cada campesino un pedacito de terreno para que se las arregle como pueda. Lo que hay que hacer, dijo, es agrupar a los campesinos para el cultivo intensivo, moderno y racional de grandes extensiones de tierra. "Nosotros no queremos ser pequeños propietarios —dijo Huentelaf—, sino poner en cultivo toda la tierra posible a través del trabajo coactivo de los campesinos. Nuestra lucha no es por hacernos ricos individualmente, sino por desempeñar junto a la clase obrera de las ciudades el papel en la producción que tienen los trabajadores en un régimen revolucionario".

C.C.M.


Tribuna ideológica

LAS ENSEÑANZAS DE LOS FRACASOS

I

SIN lugar a dudas, el aspecto más significativo de la última elección CUT ha sido el avance de la DC. Nunca como antes, y paradojalmente ahora, durante un gobierno popular, la DC había avanzado tanto.

Desde luego que cabía esperar que un gobierno popular pusiera en tensión todas las fuerzas —económicas y políticas— de la burguesía. Que conjuntamente con proceder en sus intentos por derribar al gobierno, implementase toda una política destinada a captar los más amplios sectores. Que hiciera lo primero, era natural. Que consiguiera lo segundo, no.

Que la DC lograse sus intentos, habla a las claras de la incapacidad de sectores políticos que apoyan al gobierno de captar vastos sectores populares. Que estén perdiendo la batalla en el terreno ideológico, en las calles, y en la lucha de masas habla también claro, no ya de deficiencias ocasionales, sino que de la incapacidad de toda una estrategia. Una estrategia que amenaza dejar al gobierno popular sin más defensa que mecanismos jurídicos inherentes a una formación institucional que no es la de los trabajadores y que no corresponde, por lo tanto, a sus intereses objetivos.

Pero de los fracasos hay que extraer enseñanzas. Estas a su vez deben ser el fruto de las razones que conducen a los fracasos.

II

Queda en evidencia que entre el primer y el segundo año de gobierno UP, hay un avance importante de la DC sobre las masas. Por el contrario, cuando la UP accedió al gobierno, concitaba en su torno el apoyo de los más amplios sectores, incluyéndose, como quedó demostrado en las elecciones de regidores, a las capas medias y a la pequeña burguesía. A su vez, la DC iba perdiendo cada vez más, su inicial apoyo popular, verificándose profundas trizaduras y divisiones al interior de ese partido.

En efecto, el gobierno Allende adviene durante un período de manifiesta crisis en el sistema burgués de dominación. Crisis inicialmente económica que no tardó en expresarse en los .niveles sociales y político-institucionales.

III

En términos de entreguismos y concesiones al imperialismo, el gobierno Frei ocupa el primer lugar. A diferencias con otros países del continente, la mayor integración al imperialismo se cimentaba en un gobierno civil y en un partido que, tomando como eje a la pequeña burguesía, realizaba concesiones hacia arriba y hacia abajo, llegando a movilizar a vastos sectores populares, especialmente campesinos.

Gracias a la gestión Frei, el imperialismo pudo asociar al Estado nacional en la explotación del cobre. Asimismo, indujo al gobierno para que a partir del Estado capitalista realizara reformas que facilitaran el paso a la penetración en su forma de capitales, control de precios externos e internos, control de los mercados e industrialización inducida "desde fuera", con todo lo que ello implica en términos de dependencia tecnológica.

Todas las reformas de Frei giraban en función de una mayor integración al imperialismo, o lo que es igual, en función de una mayor penetrabilidad de nuevas relaciones capitalistas.

Pero las contradicciones entre "los más y los menos" no pueden ser resueltas en función de una mayor definición respecto al imperialismo. Frei eligió a "los menos" y en tal contingencia, el gobierno de la DC hubo de erigirse en un muro de contención frente a las demandas salariales de los trabajadores.

Entre 1966 y 1968, la lucha estuvo en gran parte centrada en el problema de los reajustes, los cuales progresivamente eran menores al alza del costo de la vida. El Estado cada vez menos podía dar respuesta a las legitimas aspiraciones de las masas, en cuanto la acción externa lo había deteriorado ostensiblemente en términos de desfinanciamiento y descapitalización. Las mismas masas a las cuales la DC había organizado corporativamente, no aceptaron de manera espontánea que se las integrara para consumar su explotación. Campesinos y obreros realizaban huelgas, legales primero, ilegales después. La lucha contra la fuerza patronal, al enfrentarse a la represión oficializada devino en lucha contra el Estado capitalista. Frei por su cuenta se encargaba de quitar los velos a esta contradicción, sembrando de masacres su gobierno.

La contradicción entre el estado de los monopolios y los trabajadores no tardó en hacerse presente, también en el plano institucional. El sector público, los tribunales de justicia, y hasta el mismo ejército, evidenciaban su malestar al gobierno. La misma DC hubo de partirse en dos y aunque contingentes de masas seguían respondiendo a sus convocatorias, éstos eran cada vez menores y más pasivos.

La lucha de clases en contra del Estado adquiría caracteres significativos; las capas más empobrecidas, campesinos, pobladores, proletariado urbano, más los estudiantes, desarrollaban formas de lucha cualitativamente superiores: tomas de fábricas, de terrenos, de fundos, etc.

Para decirlo con las expresiones de Lenin, la situación había devenido coyunturalmente en revolucionaria en tanto "las clases dominantes no podían vivir al modo antiguo y las dominadas no querían vivir al modo antiguo".

El avance espontáneo y el organizado de las masas, dividió políticamente a la burguesía. Ello permitió que en medio de las dos candidaturas burguesas, disputándose entre sí, emergiera el gobierno popular. El gobierno popular era, pues, el resultado de la lucha de masas y de la evidente crisis del Estado burgués.

IV

Ahora la situación ha cambiado. Sigue siendo objetivamente revolucionaria, pero subjetivamente ya no lo es tanto. ¿Cómo puede explicarse ello?

Hay algo de inevitabilidad en que las contradicciones de clase quedaran mediadas en gran parte por la institucionalidad burguesa, dada la forma de acceder del gobierno popular. Pero tal inevitabilidad de absoluta podría haber pasado a relativa, siempre y cuando el gobierno y la UP se hubieran impuesto líneas de acción tendientes a fortalecer el poder de base de los trabajadores. Para tal efecto era preciso no perder jamás de vista la cuestión del poder efectivo.

Pero la confusión mayor se expresó con la identificación del poder de clase del gobierno con el poder de clase del Estado. Ello demuestra que tendencias no revolucionarias se interceptaban en la relación a establecerse entre el poder sobrestructural del gobierno y el poder de los trabajadores.

Esas políticas determinarían que, remitido a la institucionalidad burguesa, el gobierno popular perdiera poder frente al Estado, aislándose en forma relativa de la lucha de clases, dejando librada esta última a la acción siempre constante de la contrarrevolución preventiva, vestida esta vez con ropaje oposicionista. Visos de este aislamiento comenzaron a verificarse en términos cuantitativos en las elecciones de Valparaíso, O'Higgins y Colchagua.

V

Volviendo a nuestra idea central: el gobierno Allende deviene sobre un Estado capitalista en crisis. En tanto utópicamente algunos sectores que apoyaban al gobierno tendieran a asimilarlo con el conjunto del Estado capitalista (prueba de ello fue la abigarrada y muchas veces pedantesca literatura relativa a "la construcción del socialismo en Chile") el gobierno pasaba a asumir una crisis económica y de poder que no era la suya, sino que de la burguesía y el imperialismo. El gobierno, formalizado artificialmente como Estado, aparecía haciéndose cargo de todas las heredades del capitalismo de dependencia.

Obviamente el camino correcto implicaba hacer las distinciones entre el gobierno y el Estado y las contradicciones que entre ambos se planteaban, dada la diferente representabi-Iidad de clases que cada uno posee. O lo que es igual: delinear en cuanto alternativa histórica la necesidad del proletariado de continuar su línea de ascenso hacia la conquista del Estado. Pero en cambio, se hizo como si tal etapa hubiese sido cumplida por el mero, aunque significativo fenómeno del triunfo electoral. En consecuencia, quedó diluida la contradicción principal (de clases) siendo reemplazada por simples contradicciones formales a nivel institucional. En síntesis, el gobierno popular asumía la defensa del Estado capitalista, y lo que es peor, de un Estado capitalista en crisis. Con eso, quedaba limitada la principal tarea histórica del proletariado: la conquista del poder.

De más está decirlo, la burguesía políticamente unificada, advirtió el fenómeno. Trabado el ascenso al poder de los trabajadores, comenzó a canalizar la acción política en contra de su propio Estado. La principal reivindicación de poder de los trabajadores, no pudiendo ser asumida políticamente por ellos, fue, en términos artificiales, asumida políticamente por la burguesía. Las relaciones quedaron así totalmente invertidas. Los principales opositores al Estado capitalista, los trabajadores organizados políticamente, aparecían como sus defensores, y sus principales defensores, la burguesía organizada políticamente, como su opositora. Naturalmente, planteada artificialmente por la burguesía política la lucha contra el Estado (su propio Estado en crisis) adquirió gran calalización de masas. Así se explica la fuerza subjetiva de la burguesía cómo, sobre condiciones objetivamente revolucionarias, llegaron a superponerse condiciones subjetivamente contrarrevolucionarias.

No puede extrañar que la principal reivindicación levantada por la DC en su plataforma electoral para la CUT haya sido las "empresas de trabajadores" con la reiterada consigna: "estatización es cambio de patrón". En forma retorcida, canalizaba la principal reivindicación de los trabajadores: su oposición y lucha contra el Estado capitalista.

Ahora bien, en lugar de realizarse una política de clarificación que señalara en primer término que la propiedad de los trabajadores sobre las empresas pasa ineludiblemente por la propiedad de ellos sobre el Estado y de la lucha por alcanzar tal poder, se asumió infantilmente la defensa del Estado capitalista del cual la DC forma parte y del que controla grandes proporciones. Con ello se entregaba a la burguesía política la principal arma agitativa de los trabajadores.

La obstaculización a los trabajadores en su camino al poder, no sólo incidió en las llamadas reivindicaciones políticas. Porque es evidente que resulla vano plantearse reivindicaciones de poder sin plantearse reivindicaciones inmediatas de carácter económico. Pero no es menos cierto que una estrategia económica reivindicativa carece de sentido si no va junto a una estrategia de poder. O sea, si son obturadas las reivindicaciones políticas, también son obturadas las reivindicaciones económicas.

Esa es la principal diferencia entre el sentido reivindicacionisla implementado demagógicamente por la DC y el de la UP. Mientras que la primera lo hacía con un definido sentido político, la segunda lo hacía con un sentido inmedialista. Que la DC es oportunista, no cabe duda. Pero también es indudable que el oportunismo se desarrolla cuando se le otorga oportunidad: un campo abandonado que la DC, a fin de ganar posiciones, aprovechó. A la burguesía política, sobre todo a una refinada como la DC, no se le puede dejar terreno pues inmediatamente lo ocupa. Si las reivindicaciones legítimas de los trabajadores no las toma la izquierda, las toma —con sentido ilegítimo— la derecha.

Pero eso no es todo. La ausencia de la lucha por el poder efectivo es ausencia de la lucha de clases. En consecuencia, la actitud ante el proletariado no es política. Y cuando la actitud jrente al poder político no es política, es generalmente burocrática.

La burocracia al frenar la movilidad política de los trabajadores en nombre de los trabajadores, favorece objetivamente a la burguesía. Siendo favorecida por la burocracia, la DC no vaciló en encauzar la lucha de los trabajadores en contra de esa misma burocracia. Reiteramos, en las elecciones de la CUT, la DC sólo usufructuaba de objetivos legítimos de los trabajadores para distorsionarlos. Y ello le fue permitido por el reformismo, no por la revolución.

VI

En consecuencia con lo planteado, no puede extrañar que hacia el interior de la UP los votos tendieran a canalizarse mayoritariamenté al PS, pues en algunos frentes fue ese partido el que tendió a otorgar matices de lucha política efectiva a su campaña y programa. Demuestra ello, que el potencial revolucionario de los trabajadores ni con mucho se ha perdido. Por el contrario, busca rectificarle el camino a sus propias conducciones. La suerte histórica de estas últimas dependerá de la respuesta que entreguen a las masas, en términos revolucionarios, o si prefieren seguir alimentando a la DC como quien alimenta a su propio verdugo.

FERNANDO MIRES


Reportaje

EN CONCHALÍ LOS JUECES TAMBIÉN SON LATIFUNDISTAS

"Aquí en Conchalí se juntaron todos los momios que tienen cargos
e influencias en el aparato judicial y en los institutos del agro".
Hernán Ponce, Secretario del Consejo Campesino de Conchalí.

TREINTA campesinos de Conchalí se tomaron el 17 de julio el fundo "Santa Elena" de Huechuraba, subdividido en 4 hijuelas, para apurar la expropiación del predio de 160 hectáreas de riego básico. El 23 de mayo fue tomado el predio "Huanaco", de 243 hectáreas de riego básico, dividido también en tres hijuelas.

"El Consejo Comunal pelea la expropiación de los fundos de toda la comuna", declaró Hernán Ponce, secretario del Consejo Comunal Campesino.

La toma del fundo "Huanaco" derivó en el encarcelamiento de 4 campesinos que pasaron más de una semana en la Cárcel Pública, sin que nadie se enterara. El teniente de Carabineros del Retén Huechuraba, Octavio Ortega Troncoso, detuvo el 17 de julio al presidente del Consejo Campesino Comunal, José Morís Durán.

La aparentemente tranquila comuna de Conchalí es un polvorín en el sector agrario, donde los campesinos luchan prácticamente solos contra el poder de los patrones, que organizados en guardias blancas desfilan impunemente por la Avenida Américo Vespucio, (camino de Circunvalación), exhibiendo sus cascos y armamento para atemorizar a los campesinos.

DENUNCIAS DE ACTIVIDADES SEDICIOSAS

Los latifundistas de la zona, organizados en un Sindicato de Pequeños Agricultores, realizaron un desfile de 42 vehículos por el camino Américo Vespucio, después de la toma del fundo "Huanaco" efectuada el 23 de mayo. Las guardias blancas de "Patria y Libertad" desfilaron, exhibiendo sus cascos y armas de fuego (subametralladoras) para atemorizar a los campesinos del sector. Los alambres de púas que cercan los potreros abandonados, porque hace años que no son cultivados, fueron electrificados por los patrones para impedir los desplazamientos de los campesinos.

Un misterioso helicóptero aterrizó una tarde en los cerros de Huechuraba para desembarcar presumiblemente armas. Los dirigentes del Consejo Campesino encontraron en la vivienda de un trabajador "amarillo" un fusil Máuser de propiedad del Ejército y cajas de balas "Famae" rotuladas con la etiqueta "Propiedad del Estado" Todos estos antecedentes fueron denunciados al Intendente de Santiago, Alfredo Joignant, que prefirió desoírlos, manifestando que ya tenía una acusación parlamentaria en su contra. El Subsecretario del Interior, Daniel Vergara, ni siquiera quiso recibir a los campesinos para escuchar sus denuncias, según informó el dirigente Hernán Cancino. Detectives que ayudaron a los campesinos a investigar el tráfico de armas, fueron trasladados a Linares. Hace diez días, un campesino halló un saco de bombas escondido en un rastrojo de camotes.

BOICOT DEL PODER JUDICIAL

El Consejo de la CORA aprobó el 2 de junio la expropiación de los fundos "Huanaco", "Casas Viejas" de Conchalí, y "El Rosal", pero no se ha tomado posesión de ninguno de ellos. "Estamos luchando contra la burocracia de CORA —manifestó Sergio Ampuero, presidente del Sindicato Campesino "Fidel Castro"—, porque a cada rato las carpetas relacionadas con los fundos "Huanaco" y "Santa Elena" de Huechuraba se pierden allá en las oficinas".

"En una de las hijuelas del "Huanaco" (son tres), quizás cuándo se tomará posesión —dijo Hernán Ponce—, porque tiene "medida precautoria", que es una nueva "chiva legal" descubierta por los patrones". Hay 105 fundos en la provincia de Santiago con "medida precautoria" y 20 de ellos se encuentran en Paine. La "medida precautoria" es otorgada por el Tribunal Agrario, integrado por cinco miembros, tres de los cuales representan al Poder Judicial. El latifundista apela de la expropiación, afirmando que el fundo no estaba abandonado o cualquier otro pretexto y el Tribunal Agrario inmediatamente otorga la "medida precautoria" que paraliza la toma de posesión por 50 días que pueden ser prorrogados".

Los campesinos están luchando por la expropiación de los fundos Sucesión Martínez, El Carmen, Santa Rosa de Huechuraba, Santa Marta y Potrerillos. Casi todos estos predios también están subdivididos en hijuelas de 20 a 30 hectáreas físicas, equivalentes a 40 ó 60 hectáreas de riego básico, debido a que la tierra fértil de Conchalí tiene coeficiente 2.

RIFIFI EN CORA

En la provincia de Santiago hay 250 fundos expropiados por CORA, de los cuales todavía no se toma posesión. "Aquí en Conchalí se juntaron todos los momios que tienen cargos e influencias en el aparato judicial y los institutos del agro", manifestó Hernán Ponce. Angela Martínez, funcionaría de la Cuarta Zona de CORA, es la propietaria del fundo "Sucesión Hermanos Martínez". Aseguró personalmente a los campesinos que el predio jamás será expropiado.

El fundo "El Carmen" pertenece a Arturo Johnson, importante funcionario del SAG (Servicio Agrícola y Ganadero) y conspicuo activista de "Patria y Libertad". Johnson apareció entrevistado en el diario "La Nación", del gobierno, hablando a nombre de los "pequeños" agricultores.

Otro funcionario del Departamento Jurídico de CORA, Cuarta Zona, Alberto Yanelli Díaz de Valdés, es el heredero de una de las tres hijuelas del fundo "Huanaco".

El dueño de otra hijuela del "Huanaco" es Jorge Díaz de Valdés Hurtado, que fue juez del Tercer Juzgado del Crimen de Mayor Cuantía, donde su hermano Alberto Díaz de Valdés, propietario de otra hijuela, presentó una querella por usurpación contra los campesinos. "El caballero ese está jubilado, pero conserva todos sus "pitutos" en el Tercer Juzgado y nosotros vimos cómo se abrazaba y saludaba efusivamente con el magistrado", dijo el dirigente Hernán Ponce.

El 11 de julio fueron detenidos cuatro campesinos del "Huanaco", incluyendo al presidente del Centro de Reforma Agraria, Justo Soto, y al secretario, Roberto Bravo, gracias a los buenos oficios del Tercer Juzgado del Crimen. Acusados de usurpación, daños y robo pasaron una semana en la Cárcel Pública, sin que nadie se enterara.

MAS PITUTOS E INFLUENCIAS

La hijuela poniente del fundo "Huanaco" pertenece a Héctor Díaz de Valdés Hurtado, que es médico de la CORA. Y otro miembro del Poder Judicial, Horacio Ried Undurraga, Juez de Policía Local de Conchalí, es el propietario del fundo "Santa Marta" de Huechuraba, de 63 hectáreas físicas.

El fundo "Santa Elena" de Huechuraba pertenece originalmente a un español llamado Enrique Gracia, que subarrendó las hijuelas a Manuel Donoso, que a su turno se las arrendó a un tercero que las volvió a subarrendar. Los campesinos hace años que no ven un patrón y no saben a quién reclamar. La tierra está cubierta de malezas, al punto que los trabajadores deben ganarse el sustento trabajando en otros predios. "Por eso aquí no pedimos expropiación a "puertas cerradas", porque en realidad no hay nada. Las viviendas son miserables, adentro llueve tanto como afuera, nadie se preocupa de arreglarlas, así que luchamos sólo por la tierra, pero sin reserva para el patrón".

Los campesinos están sin previsión ni leyes sociales desde hace 6 años. Y desde que desapareció el subarrendador Manuel Donoso, hace dos años, los trabajadores "se las rebuscan en la zona". "Sin embargo, aquí hay muy poco trabajo, señaló Hernán Cancino, porque los subarrendadores de las hijuelas las trabajan "a medias" y los pocos patrones que hacen producir algo la tierra cortaron a todos los trabajadores cuando se formó el Sindicato Comunal "Fidel Castro" el 2 de febrero de este año".

Los campesinos de Conchalí libran la justa lucha por la tierra en un clima de amenazas y presiones de las organizaciones armadas de los latifundistas, que cuentan con el respaldo declarado del oficial de Carabineros a cargo de la "vigilancia" en el sector, el teniente Octavio Ortega Troncoso, quien provoca continuamente a los campesinos. "El teniente Ortega aquí es odiado por los campesinos y los pobladores, porque donde aparece un conflicto del trabajo llega a provocar y amedrentar y, en cambio, no se preocupa de la vigilancia en las poblaciones, como La Pincoya y La Palmilla, donde los delincuentes cogotean de día claro", dicen los campesinos.

En las últimas elecciones del Sindicato "Fidel Castro", el Movimiento Campesino Revolucionario obtuvo el 51 por ciento de los votos. El MCR también es mayoría en el Consejo Comunal Campesino de Conchalí. Su lucha por la tierra ha encontrado activo apoyo de los sectores obreros de Huechuraba, como los trabajadores de la fábrica "Belfi", cuyo presidente sindical pertenece al FTR, y de los pobladores organizados en el Movimiento de Pobladores Revolucionarios (MPR)."Aqul se ha dado —señala un dirigente— la unidad de obreros, campesinos y pobladores". Los campesinos de Conchalí participaron en el mitin que el PS Organizó el miércoles 12 de julio en la Plaza Montt-Varas, frente al Palacio de los Tribunales y al Congreso Nacional. Pero se impidió violentamente que hablara Miguel Pizarro, secretario del Sindicato "Fidel Castro", de 20 años, trabajador del fundo "Santa Rosa", quien no puede vivir en ese predio porque los latifundistas lo tienen amenazado de muerte. Pizarro quería plantear los problemas de los campesinos de la provincia de Santiago.

ERNESTO CARMONA


Tribuna

LA VERSIÓN DEL “ELN”

AL cierre de esta edición, un Ministro en Visita de la Corte de Apelaciones, José Iturrieta Herrera, mantenía incomunicados en la Cárcel Publica de Santiago a 21 militantes de un grupo de izquierda llamado "Ejército de Liberación Nacional". El magistrado comenzó a actuar a requerimiento del gobierno y en virtud de disposiciones de la Ley de Seguridad Interior del Estado. Simultáneamente un Juez del Crimen, Juan Rivas Larraín, estaba procesando a los detenidos por una serie de "delitos comunes", entre ellos varias expropiaciones de dinero. Asimismo se acusa al ELN de incautarse de medicamentos del Laboratorio Abbott, que fueron distribuidos en poblaciones marginales de Santiago.

La aprehensión del citado grupo de izquierda fue la noticia más espectacular de los últimos días. Aunque PUNTO FINAL considera equivocados en esta etapa los métodos del "ELN", aceptó dar a conocer una declaración de este grupo de izquierda. Naturalmente esto no significa compartir el enfoque político del "ELN", sino darle la posibilidad de explicar sus posiciones. Casi al cierre de esta edición nos llegó el siguiente comunicado del "ELN":

"Pedimos disculpas a los compañeros de Punto Final por el atraso y la brevedad del presente comunicado. La represión desatada en contra de nuestra organización nos ha obligado a dedicar atención prioritaria a las tareas de reforzamiento de la compartimentación, de restablecer contactos, en base a lo cual podemos afirmar que estamos aquí, incólumes en la decisión revolucionaria".

COMUNICADO DEL ESTADO MAYOR DEL EJERCITO DE LIBERACIÓN NACIONAL AL PUEBLO CHILENO, A LOS REVOLUCIONARIOS, A LOS AÚN ENGAÑADOS POR EL REFORMISMO

Con la responsabilidad de simples soldados del Ejército que nuestro primer y glorioso Comandante fundara en Ñancahuazú el 23 de marzo de 1967, y teniendo como guía fundamental de nuestra acción su ejemplo, y como estrategia básica su mensaje a la Tricontinental de La Habana, podemos afirmar que no es la legalidad burguesa la que nos juzga a nosotros.

EN CADA JUICIO A UN REVOLUCIONARIO, ES EL REVOLUCIONARIO QUIEN JUZGA A LOS EXPLOTADORES.

En primer lugar, porque el mejor aliado del imperialismo en Latinoamérica, el reformismo revisionista, se saca definitivamente la careta. Para los burgueses, para los explotadores, la transacción, las reverencias, los ministerios, los cócteles en las embajadas. Para los revolucionarios: la cárcel, la tortura, la mentira.

Los reformistas de la "revolución con sueldo de gerente" unen sus voces a las de sus patrones burgueses para condenar a los auténticos revolucionarios.

NUNCA ESPERAMOS OTRA COSA. EL REFORMISMO SOLO CONDUCE AL REFORMISMO.

Después de nosotros, seguirán, sin duda alguna, todos los que luchan consecuentemente por la liberación. El fascismo no necesita del golpe de Estado. Tiene las puertas abiertas en el reformismo.

Se nos acusa de "agentes de la CIA", de "delincuentes comunes", de "bomberos locos".

Son los que en su oportunidad lanzaron estas mismas acusaciones contra Fidel o contra nuestro glorioso Comandante (y con cuya efigie hoy comercian para mejorar las finanzas del "Partido").

Los que como perros de presa saquean a mansalva el dinero de todos los chilenos, para, con suculentos sueldos, ganar el derecho a pontificar sobre la revolución, y estudiando la mejor manera de remozar al renegado Kautsky, tratando de renovar sus añejas teorías, sepultadas más de cincuenta años, mientras transan en cada minuto de su bien pagado tiempo con la burguesía y el imperialismo, haciéndose responsables frente a la historia de emporcar criminalmente al socialismo como esquema liberador de la humanidad.

Estos son los que hoy pretenden entregar la cabeza de los revolucionarios a su verdadero amo, el Estado burgués, para poder perpetuarse por un tiempito más a través del único camino que realmente saben usar: el entreguismo y la transacción.

Con el adiestramiento de sus asesores de la policía uruguaya, algunos canallas de Investigaciones han torturado a los compañeros que expropiaron los medicamentos que criminales, a costa de la salud de los niños proletarios chilenos, y con la bien pagada complicidad de los mismos que nos acusan de "delincuentes comunes", se destinaba a sacarse al extranjero para obtener mejores ganancias.

Se nos acusa de haber distribuido íntegramente esos medicamentos entre quienes son sus verdaderos dueños, los niños proletarios chilenos.

¿No iban a ser ellos los privilegiados?

Se nos acusa de expropiar a inescrupulosos traficantes y usureros, que acumulaban dólares robados al país, para ser enviados a cuentas al extranjero, culpables incluso frente a su propia ley burguesa.

¿Es más honesto saquear el presupuesto para pagar buenas rentas a los revolucionarios oficiales y financiar loas a la ineficiencia y la inutilidad?

EL REFORMISMO OFICIALISTA TORTURA Y ENCARCELA A LOS REVOLUCIONARIOS AMPARADO EN LA LEY BURGUESA PARA ESCONDER SU PROPIA INCAPACIDAD Y TENDER UNA CORTINA DE HUMO SOBRE LA TRANSACCIÓN Y EL ENTREGUISMO.

Hemos recibido un duro golpe en una columna de nuestra organización, porque los hombres y mujeres honestos no se forman de la noche a la mañana, pero nuestra decisión y nuestra estructura revolucionaria se endurece, se fortalece, se forja a los golpes.

LOS REVOLUCIONARIOS SON COMO LOS ARBOLES, SI SE LES PODA, MAS FUERTES CRECEN.

Llamamos a todos los revolucionarios, a todos los hombres honestos a estrechar filas, a formar la gran unidad revolucionaria, la que se gesta en la acción y en el sacrificio.

Estamos de pie y COMBATIENDO.

Como dijera nuestro glorioso Comandante:

"Otras manos se tienden para empuñar nuestras armas y otros hombres se aprestan para entonar los cantos luctuosos, con tableteo de ametralladora y nuevos gritos de guerra y de victoria".

¡REVOLUCIÓN O MUERTE!

ESTADO MAYOR DEL EJERCITO DE LIBERACIÓN NACIONAL E.L.N.


Análisis

TRASFONDO POLÍTICO DE LA REPRESIÓN DE LA "ULTRAIZOUIERDA"

*** LA DETENCIÓN de 21 militantes del grupo de izquierda conocido como "Ejército de Liberación Nacional", se produjo dentro de un sugestivo cuadro político.

—Fracasadas las negociaciones de la Unidad Popular con el Partido Demócrata Cristiano, en torno a la reforma constitucional que cierra el paso a la construcción socialista de la economía, cobró fuerza en el seno de algunos partidos de la UP, como el Socialista, una tendencia a radicalizar el proceso. La experiencia exitosa de algunas movilizaciones obreras, cómo la del cordón Maipú-Cerrillos (ver PF Nº 162), fortaleció, asimismo, a quienes dentro de la UP opinan que se debe "avanzar sin transar", como dice la consigna que se ha venido agitando en las últimas manifestaciones públicas.

—Como factor adicional al quiebre de las negociaciones UP-DC, surgió una fuerte embestida derechista desde el Parlamento, los Tribunales y la Contraloría. Destitución "constitucional" del Ministro del Interior, encargatoria de reo y procesamiento de varios interventores de industrias y hasta del Director de Industria y Comercio, amenaza de "sanciones" del Contralor al Presidente de la República, intervención del Tribunal de Aduanas contra el jefe de Investigaciones, etc., forman el conjunto de una ofensiva reaccionaria bien planificada.

—Esto motivó aún más a ciertos sectores de la UP, que han captado el ánimo de las masas de avanzar sin concesiones, quitándole poder económico y político a la burguesía. Así surgió la convocatoria a una Asamblea del Pueblo en Concepción, la manifestación popular frente a los edificios del Parlamento, los Tribunales y el diario "El Mercurio", etc. En el seno de algunos partidos de la UP se tomó conciencia de que la mejor defensa es el ataque. Pero, en ese momento, cuando cobraba fuerza una tendencia para radicalizar el proceso, la policía civil anunció la detención de "un grupo de ultraizquierda". El consiguiente batifondo publicitario en torno al ELN —participando por igual la publicidad de derecha y de izquierda—, se tradujo de inmediato en un robustecimiento de la reacción y del reformismo, en perjuicio de los sectores que venían cobrando fuerza. La tendencia al repliegue que viene primando en el seno de la UP, volvió a tomar ventaja. El PS tuvo que salir a explicar que en el ELN no había en la actualidad militantes suyos. El reformismo se lanzó como perro de presa sobre el tema de la "doble militancia". En la CUT le fue birlada la presidencia al socialista Rolando Calderón, mediante un fallo electoral por secretaría. En la Confederación de Trabajadores del Cobre (CTC), asimismo, el PS fue desplazado de la dirección que ejercía desde hace muchos años, mediante un procedimiento electoral tanto o más sospechoso que el de la CUT. En el Parlamento se apresuró el trámite del proyecto que pone el control de las armas en manos del Ejército y que virtualmente lo asimila a funciones policiales para perseguir presuntos grupos armados.

—Todo esto hace pensar hasta qué punto el escándalo montado en torno al "complot de la ultraizquierda" no fue sino una maniobra del reformismo para poner atajo a la corriente revolucionaria que se vigorizaba en el seno de partidos de la UP. Lo trágico del asunto reside en que la ceguera de los sectores reformistas no alcanza a ver que mientras más golpes propine la UP a lo que denomina "ultraizquierda", más es-, tara debilitando su propia capacidad de respuesta a la reacción burguesa, cuya agresividad está anunciando la magnitud de sus intenciones.

M.C.D.


Congreso en Temuco

CAMPESINOS EXIGEN UNA REVOLUCIÓN AGRARIA

LOS días 22, 23 y 24 de julio se efectuó en Temuco el II Congreso Provincial Campesino, al que asistieron los dirigentes de los 16 Consejos Comunales de la provincia de Cautín. En este congreso se formularon serias críticas a la "marcha lenta" de la Reforma Agraria y se llamó la atención sobre el escaso poder real que se ha entregado a los Consejos Campesinos.

El Congreso de Temuco, al que PUNTO FINAL fue especialmente invitado, concluyó con la elección de la nueva directiva provincial. Quedó integrada por José Purrán Marín, socialista, como presidente; Darwin Chihuailaf, del Movimiento Campesino Revolucionario (MCR), vicepresidente; Félix Huentelaf, del MCR, secretario general; Humberto Biolley, del PS, secretario de finanzas; Isaías Vergara Torres, del PS, Juan Porma, de la Izquierda Cristiana, y Osvaldo Contreras, del Partido Radical, directores. Originalmente esta lista consultaba como tercer director a Isaías Bravo, del Partido Comunista. Sin embargo, ese partido se retiró por no compartir los acuerdos y resoluciones del Congreso Provincial y al negársele un segundo cargo directivo en detrimento de los dos que ocupaba el MCR.

VOTO POLÍTICO DE PUÑO Y LETRA CAMPESINO

El Congreso de Temuco aprobó un voto político cuyo texto es el siguiente:

"1. Avanzar en un proceso revolucionario sin entrar en transacciones con la burguesía. Rechazar enérgicamente la reforma constitucional propuesta por los patrones en el Parlamento. Rechazo absoluto del proyecto de ley sobre control de armas, que es una forma disfrazada de represión a la clase trabajadora. No permitir que se desarrollen conversaciones a espaldas de los trabajadores.

2. Reemplazo del parlamento burgués por la asamblea del pueblo con la participación decisiva de las organizaciones de los trabajadores; en el campo a través de los CCC y en la ciudad creando los consejos de trabajadores.

3. Combatir a los reaccionarios, a los fascistas, a todos los patrones mediante la movilización permanente de las masas.

4. Apoyo a las iniciativas del gobierno popular que permitan el acceso de la clase trabajadora al poder.

5. Destrucción de la justicia de clase de los patrones, administrada a través del Poder Judicial, y su reemplazo por los tribunales de los trabajadores.

6. Apoyo combativo para todos los trabajadores perseguidos por la justicia; concretamente en el caso de Cautín, apoyo combativo a los compañeros campesinos presos o procesados en Lautaro, Toltén, Carahue, Puerto Saavedra, Loncoche, Pucón, Cunco.

7. Apoyo total a aquellos funcionarios que se juegan por la defensa de los intereses revolucionarios de los trabajadores entregando un respaldo inmediato a aquellos que están perseguidos por la justicia y el Parlamento burgués.

8. Solidaridad combativa con todos los pueblos que luchan por el socialismo".

LOS CAMPESINOS MANDAN

El Congreso Campesino de Cautín tuvo, entre otras, una particularidad sugerente. Al contrario del primer congreso (el del año pasado), esta vez los funcionarios de organismos del agro sólo actuaron como asesores.

El timón lo tomaron los campesinos en sus propias manos. Los funcionarios de INDAP, CORA, ICIRA y otros organismos sólo pudieron entrar a las comisiones de trabajo o a las sesiones plenarias del congreso a requerimiento o invitados por los dirigentes campesinos.

En algunos casos se. les solicitaron antecedentes específicos o se les llamó para que ampliaran antecedentes. El congreso formuló severas críticas a determinados organismos del agro, como CORA, así como entregó su respaldo a funcionarios que han sido atacados por la derecha o sectores reformistas. Tal es el caso del apoyo otorgado por los campesinos al vicepresidente de INDAP, Adrián Vásquez Cerda, socialista, cuya destitución han pedido sectores reformistas de la propia Unidad Popular.

Las críticas a la CORA se centraron en la demora de ese organismo para tomar posesión de los fundos expropiados. Actualmente se encuentran suspendidos, además, los decretos de intervención de fundos que permitían, según los campesinos, continuar trabajando el predio normalmente, evitando el desmantelamiento que produce el largo trámite de expropiación. Una orden "de arriba" ha impedido que se siga usando el procedimiento legal de la intervención como herramienta para impulsar la Reforma Agraria.

LAS CONCLUSIONES MAS IMPORTANTES

Las siguientes son las principales conclusiones del II Congreso Provincial Campesino de Cautín:

"1. El proceso de reforma agraria ha tenido el grave defecto de no aplicarse apoyado en la movilización y organización de los campesinos. La reforma agraria se ha aplicado de acuerdo a la misma ley demócratacristiana de reforma agraria y con la burocracia del estado burgués.

Frente a eso, los Consejos Campesinos tienen que ejercer el poder popular en el campo. Los Consejos tienen que ser instrumento de poder de los obreros agrícolas y de los campesinos para luchar contra el poder de los patrones y de la gran burguesía agraria. Es preciso que los Consejos sean independientes de la burocracia estatal. Los Consejos tienen que representar directamente y movilizar activamente a todos los pobres del campo.

Es necesario que los Consejos sean representativos, que sean verdaderamente democráticos, es decir, que sus miembros sean elegidos en asambleas de base en cada organización campesina y en asambleas por los sectores de la comuna.

Es necesario que el Consejo funcione y actúe directamente ligado con las masas campesinas. Para esto es necesario que los Consejos estén permanentemente presentes en las Asambleas Sectoriales Campesinas.

Para ello los Consejos Campesinos levantan las banderas de una nueva ley revolucionaria de reforma al campo chileno. Por eso los Consejos deben:

—Luchar por expropiar todos los fundos sobre cuarenta hectáreas de riego básico. En Cautín, los Consejos determinaron luchar por expropiar los fundos sobre veinte has. Esto es así porque aún permanecen en esta zona numerosos predios en manos de la burguesía agraria que se opone al avance de los trabajadores y de la reforma agraria.

—No dejar reserva.

—Impedir que los fundos expropiados sean desmantelados por los patrones. Es decir expropiar a puerta cerrada y sin pago de la tierra.

—Luchar por la inmediata posesión de los fundos actualmente expropiados.

—Luchar por la rápida restitución de las tierras usurpadas a las comunidades indígenas mapuches.

—Apoyar las luchas salaríales de los trabajadores organizados en sindicatos.

—Apoyar y controlar la entrega de los créditos a los pequeños propietarios y a los trabajadores del área reformada.

—Luchar por lograr la expropiación junto a los obreros de las ciudades de las agroindustrias en manos de los patrones e impulsar planes de industrialización a la economía rural.

—Controlar las tareas de los funcionarios del agro y el uso de las camionetas fiscales.

—Dirigir y apoyar la lucha de los campesinos para conseguir la solución a todos sus problemas de vivienda, salud, educación, construcción de caminos, trabajo, movilización, etc.".


Obreros

LA CUT: UNA ELECCIÓN CON SABOR A CHOCLÓN

UN mes y medio esperaron los votos emitidos en la elección de dirigentes de la Central Unica de Trabajadores antes de salir a la luz en forma oficial. Algo más de la mitad de las conciencias y voluntades de los trabajadores inscritos en la CUT fueron "cocinadas a fuego lento" entre tribunales calificadores movidos por "mayorías conocidas", denuncias de fraudes surtidos, urnas móviles misteriosas, sindicatos inexistentes, y otras manifestaciones "democráticas". Mientras tanto, las tendencias marcadas por las cifras y los posibles resultados, circulaban como una papa caliente en las manos de los actuales dirigentes de la CUT, quienes aguzaban sus lápices y presionaban febrilmente a las máquinas sumadoras para recomponer el cuadro.

Todo era cuestión de mover piezas, tirar lápiz y cuadrar cifras para que se diera "la línea". Pero los tramitados sufragios navegaban ya en otras aguas más agitadas; aparecían inmersos, como una pieza más, en medio de las turbulencias del conflicto político y social de fondo planteado en el país.

Los trabajadores no estaban dormidos esperando los resultados de la elección CUT para saber hacia dónde moverse. Los jueces tampoco dejaban de imponer su garra de clase contra sus luchas. Los "símbolos de la democracia" seguían adelante en su planificada guerra de movimientos contra el pueblo. Los obreros rompían el no muy plácido sueño de los patrones, atrincherándose en Maipú para hacer presente su decisión y su fuerza de clase. Los dirigentes reformistas se revolcaron incómodos en sus oficinas al conocer la noticia. Los destacamentos de patrones seguían dándoles duro a los campesinos y expulsándolos de los fundos, amparados en los "honorables" tribunales.

EL CARÁCTER DE LA ELECCIÓN DE LA CUT

Pero ¿cuál es el carácter de estas elecciones? ¿Podemos trazar un paralelo entre ellas y las elecciones tradicionales en que se desenvuelve nuestra democracia burguesa? Para ningún marxista verdadero, y ni siquiera aun para los marxistas "de boca", es un misterio que en las "libres y soberanas" elecciones de nuestra cacareada democracia hay gran cantidad de instrumentos y condiciones que juegan a favor de las representaciones políticas de la burguesía.

Es algo que también saben perfectamente los políticos burgueses. Ellos son quienes crearon los mecanismos y las ilusiones electorales y ellos son quienes saben por lo tanto, sacarles el jugo. No es necesario extenderse, además, en lo que significa el peso de la ideología de la clase que domina. Sin embargo, este tipo de elecciones, las parlamentarias, presidenciales o de regidores, han perfeccionado, por lo menos en nuestro país, su imagen formal, ordenando y reglamentando cuidadosamente el proceso mismo de cm'sión y recuento de los votos. Así podríamos afirmar, haciendo las salvedades anteriores, que las elecciones en nuestra actual democracia burguesa son "limpias" y los resultados reflejan las preferencias que los electores marcaron en las urnas.

¿Podríamos decir, al menos, lo mismo de las recientes elecciones de la CUT? Es cierto que resulta poco alentador establecer una comparación entre el proceso eleccionario de una democracia burguesa y las elecciones del organismo máximo de los trabajadores. Sin embargo, esta es sólo una dimensión de dicho acto eleccionario. Tratemos de precisar otros aspectos.

¿QUIENES VOTARON REALMENTE?  

Es necesario antes que nada revisar algunas cifras sobre la composición de la fuerza laboral en nuestro país:

POBLACIÓN OCUPADA POR RAMA DE PRODUCCIÓN

Caza, campo y pesca 738.000 24,6% (casi todos campesinos)
Minería 99.200 3,3%
Industria Manufacturera 567.300 189%
Construcción 200.000 6 3%
Comercio en general 451.500 15,1%
Servicios en general 965.100 32.0%
Transportes 175.600 5,9%
Electricidad, luz y agua 11.800 0,4%
Cesantes 190.600 6 %
Trabajadores por cuenta propia 665.700 (electricistas, gasfiteres, pequeños comerciantes, etc.).
Total de trabajadores activos (incluidos los cesantes) 3.189.200
Total de trabajadores ocupados 2.998.600

NUMERO DE TRABAJADORES AFILIADOS A LA CUT.

Campesinos 152.532
Industria manufacturera 210.000
Construcción 25.000
Comercio 57.200 Empleados públicos y privados 396.000

De las cifras anteriores, el lector habrá extraído fácilmente algunas conclusiones: apenas un 22% (aproximadamente) de los trabajadores chilenos está afiliado a la CUT. De los 716.000 afiliados, alrededor de un 30% no votó en las recientes elecciones. Resalta también el alto porcentaje de votantes que pertenecen al Sector Público y de Servicios. Los campesinos, que representan el 21% de los inscritos en la CUT, sólo constituyeron el 5% de la votación real emitida.

Es importante remarcar el peso del porcentaje de votación que corresponde al Sector Público y Servicios que sobrepasa incluso a la votación de obreros industriales.

¿EN QUE SE BASARON LAS PRINCIPALES LISTAS? ¿QUE REFLEJA SU VOTACIÓN?

¿Cuál fue el contenido político levantado por las diversas fuerzas para conquistar el apoyo de los trabajadores? ¿Qué consignas se esgrimieron? ¿En qué medida estos contenidos representan la verdadera línea de cada fuerza política? Intentaremos una somera respuesta a estas interrogantes.

a) La Democracia Cristiana: el programa levantado por la Democracia Cristiana no puede catalogarse con nitidez de reaccionario. El se basó principalmente, en los muchos puntos débiles de la gestión del gobierno, lo que le permitió canalizar el descontento de algunos sectores de trabajadores con respecto a la participación, la política salarial y la inflación.

Una parte considerable de su votación muestra más bien posiciones "anti" gobierno que un alineamiento detrás del conjunto de las políticas de la DC. Sus consignas centrales iban contra lo que ellos denominan el "patrón-Estado", "contra el sectarismo de los dirigentes de la CUT", contra el burocratismo y por "una real participación". Lo más reaccionario de su programa fue su "rechazo al estatismo" y el levantar como contrapartida el señuelo de las "Empresas de Trabajadores". Es importante destacar, sin embargo, que el hecho de que la DC basara su programa en reivindicaciones que en este momento son sentidas por la masa, no significa que el contenido global de sus políticas no sea de corte reaccionario y fascistoide. Es precisamente este tipo de banderas el hilo conductor para arrastrar a sectores de obreros y campesinos a un enfrentamiento en el interior de la clase trabajadora.

Otro de los factores que contribuyó a que la DC sacara una alta votación fue el desinterés del reformismo de izquierda por desenmascarar a la DC, no sólo durante el lapso de la campaña sino durante todo el período transcurrido a partir del ascenso de la Unidad Popular al gobierno. Es claro, además, que la Izquierda Revolucionaria no tuvo la suficiente capacidad para desnudar a la DC ante los ojos de los trabajadores.

LOS PARTIDOS DE IZQUIERDA

b) El Partido Comunista: el con tenido central impulsado por el PC fue la defensa de la política del gobierno. Por esta razón fue la fuerza de la UP más afectada por el desgaste del gobierno.

Otro de los objetivos de su campaña, y de todo el período precedente, fue atacar y deslegitimar a los sectores revolucionarios que participaron en la elección, llegando incluso a ni veles de agresión física.

El deterioro sufrido por el PC en la CUT, lo deja restringido casi a su votación orgánica. El Partido Comunista, según propias declaraciones, tiene 150.000 militantes, de los cuales 60.000 pertenecen a la Juventud (JJ.CC). Si restamos, nos quedan 90.000 militantes que se encuentran fundamentalmente en el sector de obreros y empleados, los cuales en su gran mayoría están afiliados a la CUT. En el Quinto Congreso de la CUT, el PC obtuvo el 86% de los votos (votación indirecta a través de representantes). En el Sexto Congreso alcanzó una representación del 56% y en la elección recientemente realizada bordeó los 120.000 votos (las cifras exactas reales no serán conocidas) .

c) El Partido Socialista: en líneas generales podríamos decir que levantó un programa izquierdizante, adecuado a la circunstancia política, lo que le permitió desembarazarse un tanto de la imagen des gastada del gobierno y canalizar una buena parte de la base de apoyo tradicional del Partido Comunista. En la práctica, además, sus planteamientos diferían según el lugar en que se hicieran (es interesante comparar, al respecto, el discurso de Rolando Calderón en Lota, ante los mineros del carbón, y el que pronunció el 1º de mayo en la Avenida Ruines).

Lo fundamental del programa levantado era: expropiación de toda la gran industria; expropiación de todos los fundos mayores de 40 hectáreas; expropiación de todas las grandes empresas de la construcción; participaron de los trabajadores a todo nivel. En los hechos, el PS surgió para los trabajadores como una posibilidad cierta de expresarse contra el reformismo, el sectarismo y el burocratismo del PC. De ahí, en lo principal, la alta votación obtenida por el PS en las elecciones de la CUT.

EL FRENTE DE TRABAJADORES REVOLUCIONARIOS (FTR)

d) El FTR: dejaremos de lado, por ahora, la reseña del programa presentado por el FTR a los trabajadores para exponer algunas de las conclusiones más importantes que pueden extraerse del trabajo y de los resultados alcanzados por esta nueva fuerza política, que se hace presente en el seno de la CUT. El primer hecho que resalta es la discrepancia notable que existe entre las previsiones hechas por los organismos dirigentes del FTR y los resultados reales. Esta se explica, en parte, porque la estimación fue hecha en gran medida en base a la fuerza de apoyo obtenida por las posiciones del FTR en las luchas sindicales de cada empresa, sindicato o centro de trabajo. Lo que demuestra que el FTR ha sido, en la mayoría de los casos, alternativa de conducción a nivel reivindicativo, local o inmediato, pero no ha logrado erigirse en alternativa política global en la conciencia de los trabajadores. Es interesante, sí, destacar que entre el 70 y 80% de la votación alcanzada por el FTR estuvo concentrada en la clase obrera y especialmente en la gran industria. En sectores medios la penetración no alcanzó más allá de 2.500 votos. En el campo la votación fue baja. Esto se explica, porque el grueso del desarrollo alcanzado por el MCR se da en zonas de escaso porcentaje de campesinos sindicalizados (Cautín, Malleco, Valdivia y Llanquihue). Las principales insuficiencias del trabajo del FTR pueden resumirse en lo siguiente: escaso desarrollo de la lucha decidida y frontal contra la DC; escaso desarrollo, también, de un sistemático y resuelto combate ideológico en contra del reformismo (en especial contra el PC, lo que se hizo más bien a modo de respuesta). En otro plano la elección de la CUT deja un Importante saldo positivo para el FTR: permitió levantar y agitar a través de todo el país y de los más diversos sectores de trabajadores un programa de sólido contenido revolucionario (independientemente de las limitaciones que reseñábamos anteriormente), programa que en lo fundamental incluía: expropiación del conjunto de la burguesía industrial, acelerando el traspaso de las 91 empresas al área social; dirección y control obrero al interior de las fábricas y en el conjunto de la economía; control obrero en la mediana y pequeña industria; expropiación de la Cámara Chilena de la Construcción y creación de la Empresa Estatal de la Construcción; expropiación de todos los fundos de más de cuarenta hectáreas, a puertas cerradas, sin reserva y sin pago; democratización de la CUT e independencia con respecto al gobierno. Entre los objetivos político-programáticos se contaba: la lucha por la creación de los Consejos Comunales de Trabajadores; la batalla contra el Parlamento y el conjunto del aparato institucional; el combate a la DC como enemigo de clase, y la lucha contra el reformismo.

La contienda CUT posibilitó, para el FTR, una estructuración sólida a nivel nacional y la oportunidad de templar cuadros al calor de la experiencia agitativa y política acelerada. Le permitió, además, profundizar en el conocimiento de los frentes y calibrar, en una evaluación posterior, la verdadera importancia de cada uno de ellos, a fin de centrar a futuro los ejes de su trabajo.

Lo que es indesmentible, incluso para los sectores que no están dispuestos a explicitarlo, es la presencia de un factor político nuevo en el seno del movimiento obrero chileno (fuerza sobre cuya naturaleza y objetivos nadie puede llamarse a engaño) y la acelerada curva de crecimiento que muestra si echamos una mirada atrás. Ahí está, quiéranlo o no, burgueses y reformistas, un camino nuevo, ensanchado cada día con nuevos contingentes de trabajadores dispuestos a no entregar la oportunidad histórica vigente.

MÁXIMO GEDDA O.


Personaje

LA MUJER MAPUCHE

CATALINA Carbolao, de 26 años, soltera, es la única mujer dirigente en los 16 Consejos Comunales Campesinos de la provincia de Cautín. Ella pertenece al Movimiento Campesino Revolucionario (MCR), en cuya representación integra la directiva del Consejo Comunal de Lautaro, en calidad de prosecretaria.

Catalina Carbolao es mapuche: Pertenece a la Reducción Cayulao, aunque nació en la Reducción Codingüe, comuna de Vilcún. Estudió hasta sexta preparatoria en la Escuela Nº 18 de Codingüe y después, como muchas mujeres mapuches, emigró a Santiago para trabajar como empleada doméstica. "En la capital —dice— pude estudiar otro poco. Por ejemplo, aprendí a escribir a máquina, lo que me ha permitido ayudar a mis hermanas. Mis escasos conocimientos los he puesto al servicio de los campesinos.

PF conoció a Catalina Carbolao en el Congreso Provincial Campesino de Cautín, que se efectuó a fines de julio en Térmico. Era la única mujer entre casi 360 delegados. En la provincia hay 82.000 hectáreas de tierras usurpadas a las comunidades mapuches. Sólo 7.286 Has. les han sido restituidas bajo el actual gobierno. Sin embargo, la Dirección de Asuntos Indígenas ha recibido la oferta de 47 fundos para devolver tierras usurpadas. No obstante, sólo 4 de ellos han sido expropiados y la Corporación de Reforma Agraria (CORA) no ha tomado posesión de ninguno.

Un estudio elaborado por los propios campesinos para el Congreso Provincial de Cautín, afirma que "la situación del campesino mapuche permanece estática". Registra en términos positivos la política del actual gobierno, peto señala que la política en aplicación "no está solucionando las difíciles condiciones de vida de la mayoría de los campesinos mapuches, y, en consecuencia, no está respondiendo a las justas esperanzas que depositaron en el Gobierno Popular".

Catalina Carbolao indica que grandes problemas del campesino mapuche son la tierra, la vivienda, la salud y la educación. En mayo de 1971, se presentó al Congreso un proyecto de ley que recoge muchas de las aspiraciones mapuches. Pero hasta ahora esa legislación no sale del Parlamento. Algunos dirigentes recorren los campos tratando de desalentar las luchas de los mapuches, bajo el pretexto de que "la ley ya viene". Los Consejos Comunales saben —señala el documento mencionado— que "la desconfianza de los campesinos mapuches crece día a día: ven que el crédito que se les ofreció es recortado y no se les entrega a tiempo, que no tienen posibilidades de arreglar sus viviendas, que la atención médica para su familia sigue postergándose igual que antes, que las posibilidades de trabajo para la juventud son nulas, etc." La misma crítica se hace a los Juzgados de Indios "que operan igual que antes con sus mismos funcionarios inmorales y corrompidos".

En 1971, hubo 40 tomas de terrenos en la provincia de Cautín por comunidades indígenas; 16 ocurrieron en la comuna de Lautaro, de cuyo Consejo Comunal Campesino es dirigente Catalina Carbolao. Ese Consejo, constituido hace un año, es uno de los más vigorosos de la provincia. Ello obedece a que fue elegido por la base.

Catalina Carbolao participó junto a muchas otras mujeres mapuches y campesinos en la protesta por la burocracia del Hospital de Lautaro. 17 trabajadores fueron detenidos y algunos heridos a bala por la policía. En Santiago, el Subsecretario del Interior, sostuvo que se trataba de "ultraizquierdistas" y en avisos del PC en la prensa se insistió en lo mismo. Luego quedó demostrado que no hubo intento de toma del Hospital ni nada parecido. La culpa de la agresión la tuvo la policía. Catalina Carbolao señala que el problema se originó en el deficiente reparto de la leche que el Servicio Nacional de Salud entrega a través de los hospitales. Las mujeres mapuches, que viven en reducciones alejadas, no alcanzaban a estar en el Hospital de Lautaro antes de las 8 de la mañana, hora en que terminaba el reparto de las fichas que permiten recibir leche para los niños. Los microbuses rurales proporcionan un pésimo sistema de locomoción. "Nosotros pedíamos, pacíficamente, dice, que el Hospital entregara fichas a las mujeres mapuches hasta las 10 u 11 de la mañana, para que ellas alcanzaran a llegar".

Catalina Carbolao dijo a PF: "Los mapuches nos organizamos para luchar, no en función de nuestra raza sino en calidad de trabajadores explotados.

Todo trabajador, sea mapuche o huinca, necesita unir sus fuerzas para conquistar el poder. Las mujeres mapuches, a la vez, comienzan a participar en esta lucha en su calidad de explotadas, junto a la obrera de la ciudad y a la campesina chilena".


Edición digital del Centro Documental Blest el 07feb02