¿Grupo Móvil o Movilización del Pueblo?

PUNTO FINAL
Año VI. Nº 158
Martes 23 de mayo de 1972

¿GRUPO MÓVIL O MOVILIZACIÓN DEL PUEBLO?
Dilema de la izquierda

Editorial

EL CURSO DE LOS HECHOS

AL cierre de esta edición (viernes 19 de mayo), el cuadro político nacional había entrado en un peligroso declive para los intereses revolucionarios de la clase trabajadora. En efecto, las tendencias derechistas, que tratan de acorralar y asfixiar la potencialidad latente del proceso chileno, emergieron con mayor fuerza, manifestándose en el seno de la propia combinación de gobierno a través de las avanzadillas socialdemócratas. Pero junto con eso habría que registrar la positiva experiencia de Concepción, donde el pueblo movilizado impidió en definitiva que la reacción ganara las calles, tal como ha hecho en otras ciudades. No obstante, las direcciones centrales de algunos partidos de izquierda han desalentado, otra vez, la lucha de las masas. Seguramente aguijoneados por la presión reaccionaria, que no vacila en usar argumentos golpistas para mantener a raya el avance de la clase obrera y del campesinado, en algunos partidos de izquierda han recrudecido las vacilaciones. La tentación de "llegar hasta aquí", porque más allá se entra en la zona de "peligro" que limita con el enfrentamiento, es demasiado grande y resulta muy visible. Lo advierte en primer lugar la propia Derecha que lo convierte en un arma poderosa de chantaje. El desarrollo del proceso chileno requiere un espacio "legal" más holgado para no perecer. Esa dificultad es lo que un especialista en el tema, como el distinguido abogado Eduardo Novoa, describe como "el difícil camino de la legalidad". Simplemente utilizando hasta sus más absurdos extremos las posibilidades que le brindan la Constitución y las leyes, la reacción ha avanzado en el último periodo, quitando apreciable terreno a la clase trabajadora. Tanto en las calles, que utiliza a su antojo cuantas veces quiere, salvo en Concepción, como en los medios de comunicación, tribunales, universidades, etc., la actividad de la burguesía se muestra jactanciosa a costa de la "legalidad" que ella misma fabricó y que no ha sido substancialmente renovada. La última acción derechista consiste en utilizar para sus propios fines a las FF.AA., mediante un proyecto de ley que les entrega la tarea policial de disolver los grupos armados. Mediante ese expediente "legal" no se busca, lógicamente, desarmar a los grupos fascistas que actúan dentro y fuera de los partidos Demócrata Cristiano y Nacional. Se quiere agredir, en primer lugar, a la izquierda revolucionaria y, luego, al conjunto de los partidos de la clase obrera, bajo el pretexto de "desarmarlos". La gravedad de lo que está ocurriendo vuelve a plantear la necesidad perentoria de la unidad de los revolucionarios. Quienes se han segregado de la lucha popular, como en el caso de Concepción, induciendo a una mayor desmovilización de las masas, deben recapacitar antes que sea demasiado tarde. La dinámica de un proceso como el chileno ni siquiera puede permitirse el lujo de caer en el reformismo para aplacar al enemigo de clase. Lo que la burguesía quiere es recobrar todo el poder. Debilitar las filas de la clase trabajadora, ofreciendo en holocausto la cabeza de la "ultraizquierda", no constituye sino una manera para el conjunto de la izquierda de postergar su propia muerte, inevitable si continúa cediendo terreno.

PF


Análisis

TRÁGICO RESULTADO DE UNA LÍNEA ERRÓNEA

EL 3 de diciembre de 1971, el senador Luis Corvalán, secretario general del Partido Comunista, pronunció un discurso por cadena de radios. Cuarenta y ocho horas antes se había producido en Santiago la primera manifestación de masas organizada por estrategas fascistas que se conoce como "desfile de las ollas vacías". Dijo el senador Corvalán en esa oportunidad: "La clase obrera y el pueblo de Chile están dispuestos a no permitir que vuelvan a salir bandas fascistas a la calle. No permitiremos otra asonada como la del miércoles. Estas no son simples palabras". El senador Corvalán fue muy categórico, interpretando correctamente el ánimo que existia en la clase trabajadora y en el seno de su propio partido. "En las masas populares —dijo— prevalece el ánimo de pelea. Y este ánimo de combate se expresará como corresponde, golpeando fuerte a aquellos que hay que golpear: los imperialistas, los oligarcas y los grandes especuladores". Hizo además una advertencia: "Se equivocan medio a medio si creen que debilidades transitorias del movimiento popular indican que hay terreno blando para la consumación de sus planes".

A la mañana siguiente regresó a La Habana el Primer Ministro cubano, Comandante Fidel Castro, que visitó nuestro país rodeado de enorme afecto popular. El 2 de diciembre, en el Estadio Nacional, Fidel Castro había pronunciado su último discurso en Chile y, como es lógico, se refirió a las complejas características de nuestro proceso. Además de insistir en la unidad de los revolucionarios chilenos, tema que fue una constante en sus intervenciones públicas y privadas, el líder cubano se refirió al visible crecimiento del fascismo en nuestro país. "Les decimos con toda franqueza —dijo Fidel— que hemos tenido la oportunidad de aprender y de ver el fascismo en acción". Luego de indicar que, en su opinión, los reaccionarios estaban aprendiendo a combatir más rápido que el pueblo, se preguntó en qué basaban los fascistas su optimismo en derrotar a la clase trabajadora. Autorizado a opinar por la masa que lo escuchaba, Fidel Castro dijo que ese optimismo reaccionario se debía a "debilidades del propio proceso revolucionario. Por debilidades en la batalla ideológica, por debilidades en la lucha de masas, por debilidades frente al adversario". "Ustedes, agregó Fidel, están viviendo el momento del proceso en que los fascistas —para llamarlos como son— están tratando de ganarles la calle, están tratando de ganarles las capas medias de la población". "Si quieren saber una opinión: el éxito o el fracaso de este insólito proceso dependerá de la batalla ideológica y de la lucha de masas, y dependerá de la habilidad, del arte y de la ciencia de los revolucionarios para sumar, para crecer y para ganarse las capas medias de la población".

Cinco meses después del "desfile de las ollas vacías", bien descrito por el senador Corvalán como una "asonada", no se puede decir que las bandas fascistas hayan retrocedido. Al contrario, han ganado las calles, excepto en Concepción. O sea, de hecho se han acentuado las "debilidades transitorias del movimiento popular". Los estrategas fascistas no solamente han vuelto a ocupar las calles de Santiago, caja de resonancia política del país, sino que han llevado sus desfiles provocativos a muchas otras ciudades. Dirigentes de los partidos Demócrata Cristiano, Nacional y del movimiento "Patria y Libertad" se trasladan de una en otra ciudad, como una "troupe" circense, hablando en mítines y concentraciones que congregan a miles de personas modestas, confundidas por la habilidad fascista en el campo de la lucha ideológica. Alentados por una táctica que el senador democristiano Juan de Dios Carmona definió como "desobediencia civil", los organizadores de esas demostraciones de oposición habían ganado la calle... hasta que pretendieron hacer lo mismo en Concepción.

El miércoles 10 de mayo, hablando en el Senado, el parlamentario comunista Volodia Teitelboim pronunció un discurso que tuvo amplia repercusión en la prensa, radio y televisión de todos los matices políticos. Después de señalar que "la siembra de odios fue importada", el senador Teitelboim dijo que "hay una extrema derecha que trafica con armas y que está apostando a la guerra civil; y hay también grupos "ultras", que se denominan a sí mismos "de izquierda", que siguen el mismo cauce y hacen el "partner", la pareja de la ira en el extremo opuesto. Ambos se alimentan mutuamente". En nombre del PC dijo: "vivamente interesados como estamos en el desarrollo del proceso revolucionario chileno, concebimos su realización mediante un camino que no tiene por qué ser bañado de sangre ni desembocar en una carnicería, en una lucha en que chilenos maten a chilenos". Y, finalmente, en la parte de su discurso que produjo impacto político, el senador Teitelboim sostuvo: "Estamos contra toda forma de violencia que pueda despeñar al país en una lucha fratricida. Pero así como se necesitan dos para pelear, también se necesitan por lo menos dos para evitar la querella. Y, a este respecto, creemos que la responsabilidad no es sólo de la Unidad Popular, sino también del Partido Demócrata Cristiano y de toda la gente que piensa en profundidad acerca del dilema de Chile y que considera que los hombres justos pueden salvar a este país de ser sumergido en la catástrofe".

Cuarenta y ocho horas después del discurso del senador Teitelboim, el Intendente de Concepción, Vladimir Chávez, miembro del Comité Central del Partido Comunista, autorizaba al Grupo Móvil de Carabineros para disolver violentamente una manifestación convocada por los trabajadores y estudiantes de esa ciudad. La acción del Grupo Móvil, cuya disolución era la Nº 37 de las Primeras 40 Medidas del Programa de Gobierno de la Unidad Popular, quitó la vida al estudiante de 17 años, Eladio Caamaño Sobarzo, y dejó cerca de 40 heridos, algunos graves, y numerosos detenidos, todos ellos militantes de partidos de izquierda.

¿Qué había sucedido?

Mientras en las Notarías de Santiago se recibían firmas de electores para la formación del partido Viauxista de Chile (partidarios del ex general Roberto Viaux), lo que es otra de las garantías que la Constitución y las leyes otorgan a los conspiradores, en Concepción se había organizado una nueva "marcha de las ollas vacías". Como es regular en estos casos, el Partido Demócrata Cristiano facilitaba su fachada de oposición legalista y detrás de él se ubicaban el Partido Nacional y "Patria y Libertad". El PDC solicitó autorización al Intendente Vladimir Chávez para realizar el mitin opositor el viernes 12 de mayo, lo que fue concedido. En vista de que también las calles y plazas de Concepción serían ganadas "legalmente" por el fascismo, los partidos de la Unidad Popular (salvo el PC y el API) pidieron a su vez autorización para desfilar el mismo día. Idéntica petición formuló el Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR). El Intendente Chávez, en lo que pareció una decisión lógica para impedir incidentes, sólo autorizó una manifestación: la de los fascistas agazapados detrás del PDC. Ante esta situación, los partidos Socialista, MAPU, PR, Izquierda Cristiana (todos ellos de la Unidad Popular) y el MIR, se reunieron y decidieron unánimemente impulsar para el viernes 12 una movilización popular que impidiera al fascismo sumar la ciudad de Concepción a su redondilla de éxitos callejeros. Se obtuvo de inmediato el apoyo de la CUT Provincial, de las federaciones de estudiantes universitarios y secundarios, del Consejo Provincial Campesino, del Comando Provincial de Pobladores, de los sindicatos textiles y del carbón, etc. Poco antes que se iniciara la marcha del fascismo, el gobierno ordenó suspender la autorización otorgada por el Intendente Chávez. Pero, en todo caso, utilizando la "desobediencia civil" que propugna la dirección derechista del PDC, grupos de manifestantes iniciaron una demostración en las calles de Concepción. Avisados de lo que sucedía, los trabajadores y estudiantes que en esos momentos efectuaban un mitin en terrenos de la Universidad, salieron a mostrar su propia fuerza a la calle. Fue entonces cuando el Grupo Móvil arremetió contra el pueblo con un feroz apaleo que no se registraba en Chile desde la "época de oro" del Gobierno de Frei. Ya hemos visto los resultados de esa represión antipopular. En lo político hay que agregar que frente a lo ocurrido los partidos Socialista, PR, MAPU, Izquierda Cristiana y MIR siguieron actuando unidos. En una de varias declaraciones conjuntas, señalaron que la movilización realizada por el pueblo de Concepción tenía por objetivo: "demostrar que el pueblo no acepta ni aceptará que la derecha minoritaria pretenda legitimar sus posiciones explotadoras en esta provincia proletaria, marchando histéricamente por las calles de Concepción"; "proporcionar al Gobierno Popular el apoyo decidido de las masas organizadas y movilizadas, base indiscutible de su estabilidad". Añadieron esos cinco partidos de izquierda: "La ausencia oficial del Partido Comunista en la movilización, realizada constituye un hecho que el pueblo espera no se vuelva a repetir, especialmente ahora que en Concepción la fuerza de los hechos ha producido un avance definitivo en la unificación de la izquierda". Otra declaración, emitida poco después de la muerte del estudiante Eladio Caamaño, pregunta: "¿De qué vale la parte de poder que el pueblo tiene con el Gobierno Popular, si se deja rienda suelta para que el aparato represivo del Estado, creado y estructurado por la burguesía para la defensa de sus intereses, continúe ignorando los derechos del pueblo y uniéndose a las fuerzas de la derecha, como si nada hubiera cambiado en Chile?" La misma declaración de los cinco partidos exigió al gobierno la disolución del Grupo Móvil y la destitución del Intendente Chávez. Otra declaración de los mismos partidos, del 16 de mayo, refutó al Subsecretario del Interior, Daniel Vergara, quien "entrega una línea informativa que en modo alguno corresponde a la verdad de lo ocurrido". En un explícito reproche a sectores de prensa, radio y televisión de Santiago, controlados por la izquierda, esa declaración rechaza los "montajes publicitarios que pretenden insinuar que las acciones de las masas populares en Concepción en contra de los explotadores han sido obra de lo que peyorativamente denominan "ultraizquicrda" y llegan en este terreno a lo increíble de igualar y hacer equivalentes las luchas de los trabajadores con las provocaciones de la ultraderecha". Ese mismo día la Comisión Política del PC entregó una declaración respaldando al Intendente Chávez, quien habría cumplido instrucciones del gobierno; el PC responsabiliza a la ultraderecha y a la "ultraizquierda" de los incidentes de Concepción. La declaración comunista admite que se abrió una "seria grieta" en la Unidad Popular y afirma que las direcciones centrales del PC y PS tenían el acuerdo de limitarse a contestar con una manifestación de masas, en otro día, el desfile organizado por el PDC para el viernes 12 de mayo. Más o menos en los mismos términos abundó el senador Corvalán en discurso por cadena de emisoras la noche del jueves 18. Hasta aquí, un relato de lo ocurrido en Concepción. Pero hay otras cosas que tomar en cuenta.

Desde luego, el martes 16 de mayo, en Lautaro (provincia de Cautín), un grupo de unos cien campesinos fue atacado a balazos por Carabineros cuando se aproximaba al hospital de esa localidad. Resultaron varios heridos. ¿Qué sucedió? El Consejo Comunal Campesino se había reunido para tratar los problemas que afectan en especial a mujeres, niños y ancianos por la deficiente atención médica en la zona. Se resolvió ir hasta el hospital y entregar una protesta. Pero la policía, en conocimiento de esto, acordonó bala en boca el sector y abrió fuego apenas vio aparecer a los campesinos, entre los cuales iban muchas mujeres y niños. Los trabajadores agrícolas responsabilizan de la represión al Gobernador de Lautaro, Alfonso Neira, militante del Partido Comunista. Dos campesinos, uno de 31 años y el otro de 17, quedaron graves y detenidos en el hospital de Temuco.

Los Consejos Comunales Campesinos de Freire, Perquenco, Villarrica, Cunco y Lautaro exigieron la destitución de los jefes policiales y la investigación de la responsabilidad del gobernador Neira.

Si estos hechos respondieran a una conducta del gobierno, en términos globales de Unidad Popular, habría razón para sostener una dura crítica al Ejecutivo. Pero más bien parecen responsabilidad de la línea que aplica un sector determinado, en este caso la dirección del Partido Comunista. En Melipilla, por ejemplo, donde funcionó esta quincena el otro tentáculo del aparato coercitivo de la burguesía, o sea los tribunales, no ocurrió nada parecido a lo de Concepción y Lautaro. En efecto, el juez de Melipilla, estrechamente ligado a los terratenientes de la zona, hizo encarcelar a 36 campesinos del fundo "Millahuín" que se habían tomado el predio para evitar que los dueños terminaran de desmantelarlo de maquinarias y animales. El juez Hugo Olate aplicó una medida punitiva destinada, obviamente, a desalentar la lucha campesina en la región, cercana a Santiago. La federación campesina local, donde hay fuerte representación del MAPU, ocupó el Juzgado exigiendo la libertad de los presos. El Grupo Móvil se apostó listo para intervenir. Sin embargo, el buen criterio del Intendente de Santiago, Alfredo Joignant (PS), y del Subsecretario de Justicia, José Antonio Viera Gallo (MAPU), impidió una masacre. Ambos desautorizaron al juez Olate, que insistía en usar la fuerza policial para desalojar a los campesinos. Como era de esperar, ante la actitud de estos dos funcionarios, la Derecha reaccionó indignada. Los partidos derechistas han anunciado el desafuero del Intendente Joignant y la expulsión del Subsecretario Viera Gallo del Colegio de Abogados, acusados de "vejar" a la Justicia. Por su parte, la Comisión Nacional Agraria del Partido Socialista tuvo que salir a refutar públicamente la declaración que un grupo de dirigentes comunistas de la Confederación Campesina e Indígena "Ranquil" hizo contra los campesinos de Melipilla, acusándolos de provocar incidentes para debilitar al gobierno. La Comisión Agraria Socialista tuvo que demostrarle al grupo redactor de aquella declaración que la lucha de clases en el país ha alcanzado un nivel en que resulta perentorio tomar ubicación definida entre los explotadores o los explotados. En Ñuble, entretanto, fue destituido el Intendente Iván Arancibia (MAPU), acusado por la Derecha de allanar la casa de campo del diputado Germán Riesco (Partido Nacional). En los mismos días, la Corte Suprema confirmó la sentencia que condena a penas de presidio no inferiores a trece años a los obreros de la industria electrónica SABA, que no han sido todavía indultados. El caso de los obreros de SABA conmovió a la clase trabajadora y al estudiantado durante el gobierno democristiano. Fueron acusados por el Grupo Móvil, que los desalojó violentamente, de haber provocado un incendio en la fábrica que ocupaban. La justicia de clase no perdona y aunque los dejó en libertad bajo fianza, después de masivas movilizaciones de solidaridad que hicieron trabajadores y estudiantes, acaba de condenarlos a elevadas penas de presidio. Si el gobierno de la Unidad Popular no arrostra las iras "legalistas" de la Derecha, otorgándoles el indulto, esos obreros tendrán que ir a la Penitenciaría a purgar un delito que nunca cometieron.

El cuadro descrito plantea, sin duda, mucho más que una "seria grieta" en la izquierda. Pone en el centro de la discusión ideológica algunas cuestiones que, de no resolverse en favor de los revolucionarios, pueden acarrear la liquidación del proceso y de sus disminuidas perspectivas. La prolongación de las "debilidades transitorias del movimiento popular", lo cual a estas alturas parece deliberado, compromete la suerte del proceso. Hoy más que nunca es necesario unir a los revolucionarios y sobre la base de la fuerza colectiva de la clase trabajadora ganar o neutralizar a las capas medias. Quienes tratan de conciliar con el enemigo de clase se han ido aislando cada vez más, como sucedió en Concepción. Comprendemos bien el desaliento de los militantes del PC en esa provincia al verse identificados en la izquierda solamente con el API. Pero todavía es tiempo de llevar adelante una vigorosa rectificación que impida al fascismo seguir avanzando y, gracias a su táctica "legalista", separar del conjunto del pueblo movilizado al importante contingente trabajador que dirige el PC. Esto no es sólo un buen propósito. Es una inquietud que comparten miles de trabajadores que presencian con alarma cómo la conciliación y la debilidad frente al adversario van traduciéndose inexorablemente en sucesos como los de Concepción, donde la aplicación de una línea absolutamente errónea ha llevado a un partido popular, como el Comunista, a proteger en los hechos a quienes se preparan para derrocar al gobierno y aplastar a toda la izquierda.

El jueves 18 de mayo, como resultado de tensas discusiones en el seno del gobierno, la Comisión Política del Partido Socialista declaró que "no comparte los puntos de vista señalados por el Comité Regional de Concepción". La declaración "lamenta profundamente los sucesos que costaron la vida de un joven estudiante, cuya actitud de lucha en defensa de las conquistas del Gobierno Popular es un ejemplo para la juventud de nuestra patria". No obstante esta desautorización, los dirigentes regionales del PS en Concepción han seguido trabajando en el ahora llamado "grupo de los 5", que integran el PS, PR, MAPU, Izquierda Cristiana y MIR de esa provincia. Casi simultáneamente con la declaración de la Comisión Política del PS, se dio a conocer que el PDC había planteado directamente al Comandante en Jefe del Ejército, general Carlos Prats González, la necesidad de entregar a las FF.AA. el control de los "grupos armados". Para ese efecto, el PDC dispone de un proyecto de ley que presentó el senador Juan de Dios Carmona, miembro de la extrema derecha de ese partido. Con estas características, amenazantes para la izquierda que lucha por el socialismo, se cerró una quincena que posiblemente definirá el curso del proceso.

MANUEL CABIESES DONOSO


Denuncia

ITT EN LA "OPERACIÓN" ANDACOLLO

DOSCIENTOS cincuenta millones de dólares destinados a la compra de cincuenta pertenencias mineras de Andacollo fue uno de los anzuelos que la International Telephone and Telegraph lanzó al gobierno demócratacristiano de Eduardo Frei para ampliar su intervención en los asuntos de Chile.

La "operación Andacollo" comenzó a gestarse en el segundo semestre de 1967, cuando personeros de ITT iniciaron tratos directos con el entonces presidente Frei. Luego de afinar los detalles de la linea gruesa inicial, Frei otorgó su consentimiento para proseguir las negociaciones entre los representantes de la poderosa empresa norteamericana y el Ministro de Minería de la época, Alejandro Hales.

El 11 de octubre de 1968 —cuando ya transcurría cerca de un año de estas negociaciones— trascendieron algunos detalles. ITT ya estaba adquiriendo pertenencias mineras en Andacollo. Los mineros informaron que Pos ejecutivos de TTT ejercían presiones en el sentido que "si no acceden a la venta, estas minas serán expropiadas por el Estado chileno". Averiguaciones posteriores con geólogos establecieron aue el mineral de Andacollo era un yacimiento tan importante en potencia como El Salvador, y hasta Churjuieamata. Misiones de Naciones Unidas habían practicado estudios para el Instituto de Investigaciones Geológicas e igual cosa habían hecho ese Instituto y ENAMI con resultados favorables.

El gobierno demócratacristiano mantuvo en la nebulosa la provectada negociación. Ahora, cuando se han revelado los antecedentes de la documentación secreta de la TTT y su abierta participación en los asuntos chilenos. la "operación Andacollo" muestra un nuevo ángulo de la intervención aue tuvo esa empresa norteamericana bajo el alero del gobierno demócratacristiano.

LA "OPERACIÓN"

La adquisición de yacimientos mineros de Andacollo comenzó a gestionarse en junio de 1968 en tratos directos con los pequeños mineros de ese pueblo de seis mil habitantes —55 kilómetros al S. E. de La Serena. 1.000 metros sobre el nivel del mar— rico en Cobre, plomo, e incluso en yacimientos de oro.

La compra se gestionó a pretexto que ITT demandaba cobre para sus actividades en el mundo. Por eso, requería contar con un centro de producción propio para su abastecimiento regular y económico. Pero, tras esa pantalla había algo más importante. El Instituto de Investigaciones Geológicas de CORFO detectó en ese tiempo un yacimiento de uranio en la zona de Andacollo. Según esos estudios, presumiblemente, todo el sector contenía una veta de mineral radioactivo, por lo cual esa zona fue sellada por la Empresa Nacional de Minería y se mantuvo estricto secreto. Pero, ITT lo supo todo.

La empresa norteamericana consultó la inversión de 250 millones de dólares para comprar las minas y plantas de tratamientos que pertenecían a cincuenta pequeños mineros del poblado, situadas en la zona sellada por ENAMI.

Poco antes la compañía norteamericana Continental Copper and Steel Industries había adquirido el mineral chileno de Sagasca, al interior de Iquique, y constituyó la Compañía Cuprífera de Sagasca. Esta empresa mantenía vinculaciones con ITT.

Entre las minas cuya compra fue gestionada por ITT en Andacollo figuran "La Hermosa", de propiedad de los hermanos Luis y Beltrán Amenábar Carvallo. Este es el mineral más grande del sector y contaba con planta instalada para su explotación a "tajo abierto". "La Hermosa" era una de las minas de mayor producción de la pequeña minería. Con ésta, como con las demás minas, la ITT firmó un contrato "ad referéndum" a dos años plazo, para concretar la negociación. De esto nunca más se supo y como han transcurrido los dos años ahora pueden surgir otros importantes antecedentes.

LOS DESLICES

La "operación Andacollo", sin embargó, no fue tan derecha. Hubo deslices serios, Por ejemplo, el Instituto de Investigaciones Geológicas de CORFO, dirigido entonces por el ingeniero de minas Carlos Ruiz Fuller, hizo un estudio de prospección. Se estableció que se trataba de un gran yacimiento con enormes reservas. Contrariamente a lo que 'ocurre en El Teniente, que se explota por gravedad y el metal va perdiendo su ley al descender el nivel de explotación, en Andacollo la ley aumenta al profundizar la veta. El Instituto de Investigaciones Geológicas de CORFO facilitó ese estudio a la International Telephone and Telegraph (ITT). Esta tiró sus redes.

En dichos estudios quedó detectado el yacimiento de uranio en la localidad de Tambillos, situada en línea recta entre la bahía de Tongoy y Andacollo. Esas pertenencias fueron selladas por ENAMI, en representación del Estado. Se invocó la ley que creaba la Comisión de Energía Atómica que dispone declarar como reserva del Estado cualquier yacimiento de uranio descubierto en el país. Sin embargo, esa disposición fue vulnerada al suscribirse los convenios del cobre por el gobierno demócratacristiano, que permitieron la entrega de todos los minerales chilenos a los "socios" norteamericanos. En el caso del uranio de Tambillos, éste quedaba considerado en la "operación Andacollo" con ITT.

Las negociaciones de los personeros de la ITT directamente con los mineros, se vieron favorecidas por los graves problemas que la pequeña minería afrontaba y que el gobierno de Frei era incapaz de resolver. La pequeña minería, constituida por personas naturales o sociedades minúsculas con capital máximo de 15 mil escudos, producía en 1968 alrededor de cien mil toneladas de cobre fino. Debía tributar el 2 por ciento sobre el producto bruto, lo que rindió en el primer semestre de ese año al fisco Eº 3.770.716. Pero la sequía paralizó numerosas plantas. No se había cumplido con el ofrecimiento a los mineros de llevar las aguas del rio Hurtado hasta Andacollo, en un proyecto para el cual CORFO aportaría 240 millones de escudos. En esas condiciones y bajo la presión de la ITT, con la anuencia del gobierno de Frei, los pequeños mineros enfrentaron la alternativa de vender.

Aparte de los hermanos Luis y Beltrán Amenábar Carvallo, dueños de "La Hermosa", la ITT también hizo tratos con Enrique Guelten, Luis Zepeda Y., y otros mineros de Andacollo. Hasta hoy se ignora el resultado final de esas negociaciones.

LAS GESTIONES

Si bien los contactos directos de los representantes de ITT con los pequeños mineros de Andacollo se efectuaron en el segundo semestre de 1968, las "tratativas" a nivel presidencial y ministerial para concretar las negociaciones se iniciaron entre la ITT y el gobierno de Eduardo Frei en los últimos meses de 1967. Es decir, un año antes.

Así lo establece una carta del Ministro de Minería, Alejandro Hales, del 7 de diciembre de 1967, a "Señores. International Telephone and Telegraph Inc.". El Ministro expresa a la ITT:

"En relación a las consultas formuladas por Uds. a S. E. el Presidente de la República sobre vuestra solicitud de aporte de capital para la explotación de yacimientos mineros en el país, cúmpleme reiterarles nuestro interés por estas inversiones. Sin embargo, el gobierno no estima conveniente suscribir un contrato de inversión en las condiciones tributarias solicitadas por Uds., que implican un sacrificio fiscal y un nivel de tributación ajeno a toda justificación. Al respecto cabe señalar que el informe emitido por la Corporación del Cobre e invocado por Uds. como una aceptación gubernamental, no puede estimarse como tal precisamente por su carácter de informe dirigido al Comité de Inversiones Extranjeras, que es el organismo que legalmente debe pronunciarse sobre la solicitud. Por lo demás, en ese mismo informe, la Corporación del Cobre hizo especial salvedad de que debería aprobarse en forma previa si este aporte de capital operaría a través de su agencia en Chile o de una sociedad chilena. Ello incide en el régimen tributario por Uds. solicitado".

Hales también anuncia el envío al Congreso de "una indicación legal que corrija las deficiencias de las disposiciones en virtud de cuya aplicación se pueden producir los efectos negativos que provocan la decisión que les comunico respecto a vuestra solicitud".

Pese a lo anterior, planteado el 7 de diciembre de 1967, la ITT en junio de 1968 inició la "operación Andacollo" en tratos de compras directas de yacimientos a los mineros.

Nunca hubo una aclaración formal y precisa del gobierno de Frei sobre esta situación. La Corporación del Cobre (CODELCO) estudia en estos momentos los intereses de la Compañía Minera International Telephone and Telegraph Geophysical Inc., S.A. (Chile), que usó ITT para incursionar en la minería chilena.

HÉCTOR SUAREZ BASTIDAS


Lucha obrera

CUT: UNA COYUNTURA NUEVA CON VICIOS VIEJOS

POR primera vez en la historia sindical de Chile se utilizará el sistema de votación directa para la elección de dirigentes nacionales y provinciales de los trabajadores organizados.

La experiencia se pondrá en práctica en las próximas elecciones de la CUT (Central Única de Trabajadores) y emana de un acuerdo tomado en el VI Congreso de ese organismo, celebrado entre el 8 y el 12 de diciembre del año ultimó. Hasta ahora se habla procedido con sistema indirecto, vale decir, los trabajadores designaban delegados, los que a su vez reunidos en Asamblea Plenaria designaban 1 o s directivos. Ahora, más de 800 mil trabajadores sufragarán directamente en sus sitios de trabajo o locales sindicales.

El procedimiento de votación ha sido rigurosamente reglamentado. Pero en caso de producirse vacíos se aplicarán los criterios contemplados en la Ley General de Elecciones.

Las mesas receptoras serán constituidas en los lócales acordados, por un dirigente sindical y un representante de cada lista, entre los cuales se elegirán los diversos cargos de mesa. Cada uno de los partidos o grupos que presenta lista podrá también designar un apoderado general.

La votación durará ininterrumpidamente 8, 16 ó 24 horas según se trate de organizaciones que tengan uno, dos o tres turnos de trabajo. Los escrutinios deberán hacerse al cierre de mesas en cada local. Las actas provinciales permanecerán en cada lugar, pero las actas donde consten las votaciones para la directiva nacional deberán ser remitidas en un plazo máximo de 48 horas, a la Comisión Electoral Nacional, en Santiago. En el escrutinio se aplica el sistema de cifra repartidora.

En materia de reclamos rigen disposiciones similares a las de la Ley General de Elecciones. Las actas, con reclamos estampados, también se remitirán a la Comisión Electoral Nacional, junto a todos los votos del sindicato cuestionado.

En esta instancia, la Comisión Electoral Nacional se constituye en un Tribunal Electoral Supremo. Ella proclamará definitivamente los elegidos a nivel nacional y sus fallos serán inapelables. Esta Comisión está formada por 23 miembros que fueron elegidos también en el congreso de diciembre pasado. Los partidos Socialista, Comunista y Demócrata Cristiano tienen allí tres representantes; el Partido Radical y el Mapu, dos; y el Frente de Trabajadores Revolucionarios (FTR) y la Izquierda Cristiana, uno. La presidencia correspondió al Partido Comunista y la vicepresidencia al Partido Socialista.

Al funcionar como Tribunal Electoral, esta comisión resuelve en cuerpo.

Trece partidos o agrupaciones presentaron 595 candidatos para ocupar 73 cargos nacionales, incluidos en esta última cifra los suplentes. Los candidatos van en trece listas por orden alfabético que corresponden al MAPU, API, Partido Comunista, Independientes (originalmente Partido Comunista Revolucionario), Unión Socialista Popular, Social Democracia, Partido Socialista, Frente de Trabajadores Revolucionarios, Izquierda Cristiana, Izquierda Radical, Movimiento Sindical Libertario (ex anarcos) y la Democracia Cristiana.

El máximo de candidatos que cada lista podía presentar era de 73, pero sólo presentaron esa cifra los partidos Radical, Comunista y MAPU. El Frente de Trabajadores Revolucionarios (FTR) lleva 67 candidatos a cargos nacionales. La lista menor es la de la Social Democracia que postuló sólo a tres.

El Frente de Trabajadores Revolucionarios (FTR) participa por primera vez en elecciones de la Central Unica. Postula como candidato a presidente al obrero Alejandro Alarcón de Bellavista-Tomé, y se ha aliado con la Izquierda Cristiana con la que lleva listas conjuntas en siete provincias: Santiago, Valparaíso, Linares, Cautín, Chiloé, Curicó y Talca. La Izquierda Cristiana postula como candidato a la presidencia nacional a Alejandro Sepúlveda y presenta listas propias a los consejos provinciales sólo en Concepción y Magallanes. En el resto del país, y a excepción de las siete provincias anteriores, la Izquierda Cristiana apoya a los candidatos provinciales del FTR.

Tanto las postulaciones propias como la alianza, de pacto y de hecho, son especialmente significativas en el contexto de este procesó eleccionario de los trabajadores, por cuanto ambos movimientos han cuestionado seriamente las actuales características de la lucha gremial, en un intento por proyectarla más ampliamente e insertarla en la totalidad del procesó revolucionario.

Entre los restantes candi datos a la presidencia nacional de la CUT tres corresponden al gremio ferroviario, uno al gremio gráfico, SUTE, portuario, cuero y calzado, Impuestos Internos. Transportes Colectivos del Estado, salud y mineros.

Los preparativos de esta elección de la CUT han demandado cinco meses de trabajo constante y acelerado.

Desde Santiago fueron enviados m los reglamentos, sobres, cédulas únicas, y los padrones confeccionados por Computadora Nacional, un organismo dependiente de CORFO.

Habrá dos cédulas únicas: la primera para dirigentes nacionales y la segunda para provinciales. Los votos, tamaño un octavo de mercurio, fueron confeccionados en los talleres de "La Nación". Se utilizó papel tipo 57, blanco, y tinta negra para las cédulas nacionales, y roja para las provinciales. Inicialmente se pidieron cédulas de dos colores. Pero la Compañía Manufacturera de Papeles y Cartones S.A., declaró que no disponía de ese tipo de papel. Por el papel tipo 57 se canceló a esa empresa más de 260 millones de pesos.

El costo de esta primera elección directa en la Central Única de Trabajadores se calcula en unos cuatro millones de escudos. De ellos, sólo la confección de las cédulas implicó un gasto de un millón cien mil.

Aunque el nuevo sistema directo parezca más consecuente y avanzado, no deja de mantener algunos de los vicios que caracterizan a cualquier proceso eleccionario chileno.

Las denuncias en torno a algunos de los obstáculos que ofrece esta elección en la Central Única fueron planteadas por la Izquierda Cristiana y el Frente de Trabajadores Revolucionarios.

Ambos sectores tuvieron obstáculos para inscribir las listas provinciales donde iban unidos. Inicialmente, estas listas fueron aprobadas por la Comisión Electoral Provincial, pero al día siguiente fueron rechazadas por la Comisión Nacional, bajo el argumento de que los pactos políticos no habían quedado autorizados en el Sexto Congreso Nacional de la CUT. El FTR y la Izquierda Cristiana debieron movilizar a sus trabajadores y la inscripción de las listas conjuntas fue demorada, lográndose sólo a fines de abril, al demostrarse que los pactos eran legales. La Izquierda Cristiana incluso amenazó con retirarse de la UP si no se aceptaba el pacto.

—El problema —según expresó a PF, Hernán Aguiló (ENAFRI)— tiene orígenes políticos. Se suscita porque el FTR y la Izquierda Cristiana elaboran un programa conjunto que va más allá del programa básico de la Unidad Popular, lo que entra a desesperar a algunos sectores de la UP, concretamente al Partido Comunista. El PC desea el control burocrático de la CUT, quiere impedir que políticas que realmente beneficien a los trabajadores sean llevadas al seno de la Central Unica y que ésta se convierta realmente en un organismo al servicio del proceso revolucionario y de la lucha de los trabajadores.

Fue a partir de enero (Declaración de Linares) que ambos grupos políticos (FTR e Izquierda Cristiana) empezaron a plantear objetivos comunes. En política agraria, la expropiación de los fundos a "puertas cerradas" y la rebaja del límite de expropiación a cuarenta hectáreas de riego básico; además del no pago de indemnizaciones y el mayor poder a los Consejos Comunales Campesinos. Posteriormente, se propusieron medidas contra el imperialismo (expropiación de todos los centros de poder económicos yanquis en Chile y confiscación inmediata de la International Telegraph and Telephone) y las que golpean a la gran burguesía industrial (expropiación de toda la gran industria). En relación a la pequeña y mediana industria, sector del que depende el 50 por ciento del proletariado chileno, se plantea el control obrero sobre el financiamiento, producción, distribución y comercialización. Se estima que este numeroso sector es uno de los más explotados, debido a que en virtud de la ley no puede sindicalizarse, lo que facilita la explotación de los trabajadores en relación a salarios, leyes sociales, etc. El programa exige que la ayuda crediticia del Estado a estas industrias no sea entregada para enriquecer más a los patrones, sino para favorecer realmente a la clase trabajadora, que debe controlar esa ayuda.

Aunque subsanando el problema de los pactos, quedó en pie otra dificultad. Hernán Aguiló señala que "aduciéndose que iban a resultar listas demasiado largas en las cédulas únicas, se decidió que sólo iban a figurar los primeros nombres de la lista. Ellos, especialmente el PC, tienen nombres conocidos a nivel nacional y provincial y esto los favorece realmente".

—Fue también un juego político —agrega el dirigente del FTR—. No querían que aparecieran en lista los nuevos cuadros revolucionarios que están surgiendo en el carbón, en las salitreras, en el campo y en los textiles, porque sabían que hay una identificación clara de la masa trabajadora con estos cuadros.

—Si los trabajadores no se sienten identificados por sus dirigencias, las sobrepasarán. Va a surgir ahora una nueva capa de dirigentes y las capas tradicionales tienen miedo. Tienen miedo de nombres como los de Gladys Díaz, (al consejo directivo nacional), Alejandro Manaue (campesino), Nelson Villagra, Waldemar Antognini (obrero de Clarín) o Luis Piérola.

—La política de la CUT —termina Aguiló— ha recibido ya sus primeros golpes. Son los triunfos del FTR en el carbón, el salitre, en Chuquicamata, Potrerillos o en Hirmas, o la unidad de izquierda en Concepción. Vamos en alza. Los trabajadores se sienten ahora interpretados.

S.


Libros

QUIMANTÚ ROMPE TODOS LOS MOLDES

Ala entrada del edificio de la Editorial Quimantú un cartel anuncia con júbilo que los trabajadores alcanzaron el primer millón de libros. La cifra, sin precedentes en la producción editorial en nuestro país, marca una nueva etapa y un cambio de rumbo fundamental en la línea editorial de una empresa que, hasta hace poco tiempo, pertenecía al "área privada" de la economía. La cifra, por sí sola, muestra la intención de darle un carácter masivo a las ediciones, lo que deriva en un abaratamiento de los costos, poniéndolas al alcance de amplios sectores de población.

Entre las diferentes publicaciones de Quimantú hemos escogido, para destacar, el rubro que, a nuestro juicio, muestra una mayor coherencia ideológica y una mayor claridad de objetivos. El Departamento de Ediciones Especiales es el que mejor refleja lo que debiera ser una correcta política editorial, ubicada dentro del cuadro de luchas sociales que vive nuestro país. A través de sus ediciones se pretende contribuir a "armar ideológicamente a los nuevos cuadros políticos que irán surgiendo en la lucha, a los militantes jóvenes de los partidos populares".

A la cabeza del Departamento de Ediciones Especiales está Alejandro Chelén Rojas, que fue senador por dos períodos y es militante del Partido Socialista. Profundo conocedor de los clásicos del pensamiento marxisla, ha dedicado gran parte de su vida al esclarecimiento y difusión de la ideología proletaria. Su labor ha sido y es una lucha incesante por recuperar y explicar el verdadero sentido del marxismo-leninismo. Por despejarlo de las tergiversaciones que ha sufrido. Por resallar su innegable vigencia histórica y limpiarlo de sus adaptadores criollos.

Para Alejandro Chelén, una de las causas por las cuales el movimiento obrero chileno, a través de cincuenta años no alcanzó victorias más significativas, que llegaran a cuestionar el poder de la burguesía, reside en la debilidad ideológica de sus cuadros, en el bajo nivel político de la mayoría de sus militantes. Debilidad que es ahora, más que nunca, necesario corregir. Es la única Forma de garantizar la conducción proletaria de un proceso que lleva, inevitablemente, a un enfrentamiento cada vez más agudo entre las clases en pugna.

Pero no ha sido fácil sacar adelante una línea editorial que persiga los objetivos que señala Alejandro Chelén. El y sus colaboradores han debido librar intensa lucha ideológica con otros sectores de la izquierda. Algunos títulos, como "El Programa de los Bolcheviques", de Bujarin, y la "Historia de la Revolución Rusa", de Trotsky, han desatado prolongadas discusiones antes de ser incluidos en la Colección Clásicos del Pensamiento Social que publica Quimantú. En el interior de la empresa esta polémica ha dado origen a interesantes debates en el Comité de Producción del Departamento. Pero la discrepancia trascendió los límites de la Editorial. En el último pleno nacional del Partido Comunista se acusó a Quimantú de editar libros "antisoviéticos".

Sin embargo, señala el Director de Ediciones Especiales. los obstáculos se han ido superando y es así corno hoy se abre en perspectiva una impresionante colección de títulos, muchos de ellos en prensa o por aparecer en los próximos días. La mayor parte son textos difíciles de encontrar o cuyo precio, editados en el extranjero, es prohibitivo para la mayoría de los chilenos. Algunos son traducidos por primera vez al castellano.

Si bien es comprensible en la situación política actual, no deja de ser sorprendente la acogida que estas ediciones han encontrado en el público lector. Los cinco primeros títulos de la Colección Clásicos del Pensamiento Social ("El programa de los Bolcheviques", "Marx y Engels, 50 años de Anti-Dühring" y otros) están ya agotados y en reedición. De "Los diez días que estremecieron al mundo", de John Reed (que no fue editado bajo Ediciones Especiales sino en "Quimantú para Todos"), se tiraron 50 mi ejemplares y ya escasea en las librerías. Es interesante hacer notar que por primera vez este tipo de ediciones ha salido a los quioscos, a competir con revistas pornográficas y diarios sensacionalistas. Este hecho ha multiplicado notoriamente las posibilidades de venta de las diferentes colecciones. La exitosa experiencia ha llevado a aumentar el tiraje en los cuatro títulos de reciente aparición, que seguramente serán arrebatados de las librerías. Ellos son: "Biografía del Manifiesto Comunista", que incluye el Manifiesto, el Elogio de Aníbal Ponce. los prólogos más destacados a las primeras ediciones y trabajos de Labrióla, Riazanov y otros: el "Qué hacer" de Lenin, texto escasísimo y de gran utilidad para los militantes revolucionarios; "El Estado y la Revolución", uno de los escritos fundamentales de Lenin, y "El izquierdismo, enfermedad infantil del Comunismo", en el cual Lenin advierte acerca de las desviaciones de izquierda en el seno del movimiento obrero (cuestión que hoy día confunden en nuestro país los sectores reformistas).

El departamento de Ediciones Especiales edita diversas colecciones. Nos hemos referido en particular, a través de este artículo, a la Colección "Clásicos del Pensamiento Social", destinada a difundir a los más reputados exponentes del marxismo. Junto a ella se edita la Colección "Camino Abierto" que tiene por finalidad "entregar a nuestro pueblo obras de divulgación y análisis de los problemas sociopolíticos más acuciantes, tanto de Chile como de cualquier otro país del mundo en donde se lucha por la construcción de sociedades más humanas y más justas". Esta Colección está compuesta de la "Serie Análisis", entre cuyos títulos destacan: "La Nueva Cara del Fascismo" de Dick Parker, y "África: Pasado y Presente", de Eduardo Ortiz. En esta serie está próximo a aparecer un interesante relato de los días de la efímera "República Socialista" de Marmaduque Grove, el libro se titula "Del Avión Rojo a la República Socialista". De Ediciones Especiales depende también la serie de "Cuadernos de Educación Popular", que constituyen un serio esfuerzo por divulgar las ideas del marxismo-leninismo desde sus conceptos más elementales.

Lo que alegrará a estudiosos y militantes revolucionarios y al gran público lector, ávidos de buscar en las fuentes del pensamiento social las herramientas para enfrentar la ardua lucha ideológica presente, será la importante serie de títulos programados para los próximos meses. Es difícil destacar de entre ellos los más interesantes. Cada título es una pieza histórica en el desarrollo de las ideas revolucionarias. Sólo consignaremos algunos: "La comuna de París", con textos de Marx y Lenin; "Crítica del Programa de Erfurt" y "Crítica del Programa de Gotha", acompañado de "Recuerdos Personales de Carlos Marx", de Pablo Lafargüe (en un solo volumen); "Los escritos militares", de Engels; "El 18 Brumario de Luis Bonaparte", de Marx; "El Imperialismo", de Lenin; "El Origen de la Familia, la Propiedad Privada y el Estado", de F. Engels; "El Capital", completo, en varios tomos; "Las Obras Completas del Che", etc., todas dentro de la Colección "Clásicos del Pensamiento Social".

Entre las series en preparación o prontas a salir a las librerías existe una de particular atractivo, es la "Serie Figuras de América". Resaltan entre los primeros títulos: "El General Sucre", "Sandino", "Balmaceda", "Tania, La Guerrillera Inolvidable" y "Camilo Torres".

Hay un proyecto que a Alejandro Chelén le merece especial mención: una Historia de Chile en fascículos, "el mayor esfuerzo editorial que ha hecho Quimantú, preparada por un equipo de historiadores marxistas, un proyecto de gran envergadura". Esta Historia de Chile busca poner nuestra verdadera historia al alcance del pueblo, despejándola de los numerosos mitos que han introducido en ella los historiadores tradicionales. Estará compuesta de 60 fascículos y saldrá a la venta en todos los quioscos del país.

Para Alejandro Chelén una correcta política editorial debe ser convergente con las líneas de gobierno, pero tiene que apuntar más allá. Apuntar hacia un proceso que, tarde o temprano, deriva en un enfrentamiento decisivo entre las clases. Y para que de ese enfrentamiento salga victorioso todo el pueblo, conducido por el proletariado, es necesario armar ideológicamente a nuestros futuros cuadros políticos, prepararlos y educarlos en las fuentes del marxismo-leninismo, darles una solidez política para que puedan orientar los combates del pueblo en una dirección correcta.

En esta perspectiva el Departamento de Ediciones Especiales de Quimantú está cumpliendo una labor valiosísima.

MÁXIMO GEDDA O.


Imperialismo

LA ITT Y SUS SOCIOS DEL PDC

NUEVOS antecedentes sobre las operaciones en Chile de la International Telephone and Telegraph (ITT), que el Superintendente de Servicios Eléctricos, Gas y Telecomunicaciones, Jaime Schatz, entregó a la Cámara de Diputados, demuestran que los móviles de ese imperio para conspirar en nuestro país "fueron el tratar de mantener, consolidar y profundizar su grado de penetración en Chile".

Jaime Schatz, que es también interventor de la Compañía de Teléfonos, entregó a la comisión parlamentaria que investiga las actividades de la ITT, un conjunto de documentos que pertenecen a esa empresa norteamericana. Vuelven a aparecer los ya conocidos Hal Hendrix, Director de Relaciones Públicas de ITT para América Latina, y Robert Berrellez, su asistente, que en los documentos publicados en Washington por Jack Anderson, figuran tejiendo en Chile los hilos de la conspiración de 1970. En los documentos entregados por Schatz se prueban las vinculaciones de Hendrix y Berrellez con la embajada norteamericana. Ambos, a la vez, estaban conectados con un chileno llamado Juan Cappello, que era jefe de relaciones públicas de la Cía. de Teléfonos. Actualmente. Cappello reside en Puerto Rico.

Dijo Jaime Schatz: "Se ha puesto también en evidencia que tras el cortinaje de los Departamentos de Relaciones Públicas de la ITT se encuentra un verdadero sistema de espionaje internacional, como lo demuestran el documento A-20, en que la ITT de Nueva York pide a la Cía. de Teléfonos de Chile que detecte reacciones de jefes de las Fuerzas Armadas, de la administración pública, de las principales empresas privadas, de los servicios de inteligencia y del movimiento sindical, acerca de un discurso sobre política hacia América Latina que el Presidente de EE.UU. pronunciarla en algunos días más. Y se ordena averiguar estas reacciones para transmitirlas a la Casa Blanca, como una "ayuda" (así, textualmente) solicitada por el gobierno de EE.UU. a la ITT".

La ITT conspiró para impedir que Allende asumiera la Presidencia por una razón muy sencilla. Porque estaba gozando, bajo la Administración Frei, de toda clase de facilidades para aumentar su penetración económica en Chile. Jaime Schatz demostró que desde 1930 hasta 1970, la Cía. de Teléfonos internó sólo 30 millones de dólares en capitales. En cambio, en el decenio 1961-70 declaró utilidades por más de 118 millones de dólares, remesando al extranjero 16,9 millones por dividendos; 42,4 millones por intereses pagados a la propia ITT de Nueva York; 6.5 millones por intereses a compañías asociadas de ITT; 4,5 millones por intereses pagados a bancos extranjeros; 8,7 millones por honorarias técnicos, y 0,9 millones por otros conceptos. La ITT esperaba obtener en Chile, a partir de 1972, utilidades mucho mayores. Por ejemplo, un convenio suscrito con la CORFO en 1967 para la ampliación del servicio telefónico, que aseguraba una utilidad líquida de 10% anual, la ITT iba a ganar otros 20 millones de dólares anuales.

En los archivos de la Cia. de Teléfonos se hallaron documentos que demuestran que la ITT utilizaba a esa filial suya como una agencia para detectar nuevos negocios en Chile. La ITT consideraba, en efecto, la posibilidad de introducirse en las industrias de la celulosa y el papel, equipos electrónicos y eléctricos, manufacturas de cobre, neumáticos, salitre, construcción de viviendas y hasta en la industria de la sal de roca. Esto sin contar las empresas que ya estaban en su poder, como la Cía. de Teléfonos, ITT Comunicaciones Mundiales S. A., Guías y Publicidad de Chile, S. A.; Cía. Standard Electric S.A.C., dos hoteles Sheraton y Cia. Minera International Telephone and Telegraph Geophysical Inc., S. A. Los documentos prueban que ITT ampliaba sus negocios a través de influyentes personajes del gobierno democristiano, como el ex vicepresidente de la CORFO, Raúl Sáez, actual asesor económico del gobierno venezolano. El nombre de Sáez aparece en numerosos télexs intercambiados entre Santiago y Nueva York, relacionados con posibles nuevos negocios del monopolio internacional.

REBECA GARCÍA


Polémica

LAS EMPRESAS DE TRABAJADORES: NUEVA ARTIMAÑA DC

LA empresa de trabajadores es el último cazabobos ideado por la Democracia Cristiana. Ella dice: "empresa de trabajadores (ET) es aquella en que los trabajadores organizados arriendan el uso del capital en un interés; asumen la responsabilidad de la empresa y por consiguiente controlan su directorio y sus utilidades; todo esto dentro del marco de la planificación nacional" ("Conceptos Básicos de las Empresas de Trabajadores", Departamento Sindical y Técnico, PDC, p. 10) .

¿Cuáles son las características de dicha empresa?: (a) El directorio lo eligen los trabajadores; (b) Los trabajadores arriendan el capital a un interés fijo moderado sobre un ahorro reajustado.

¿Qué conclusiones se desprenden de estas características? El directorio elegido por los trabajadores se opone al directorio elegido por los capitalistas, dueños del capital en una economía liberal, y también se opone al directorio elegido por los burócratas en un sistema estatista. En uno y otro caso los trabajadores quedan sometidos, ya sea a los capitalistas o a la burocracia estatal. Para evitar esto, en la ET los trabajadores eligen al directorio. Según la característica (b), los trabajadores obtienen el capital de un Fondo de Empresas de Trabajadores (FET). Dicho capital se arrienda.

Hasta aquí se habla de la empresa como si ésta existiera sin relación alguna con el resto de las otras empresas en la economía. Cabe preguntarse: ¿de dónde obtiene la ET su capital? ¿Cuáles son las relaciones de la ET con las demás empresas? ¿Es posible mantener un interés —o precio por el capital que se presta— en forma controlada por el Estado?

Estas preguntas obligan a pensar necesariamente en cuáles son las reglas del juego que sustituirían a los sistemas liberal y estatista. Así, en relación con la primera pregunta se trata de saber de qué manera los trabajadores obtienen el capital sin caer en la explotación. ¿Este FET del cual las empresas sacan plata, arrendándola a un interés determinado, es realmente una garantía para evitar la explotación por parte de los grupos dominantes, tenedores del dinero, y que en último término deciden en la economía la parte que se consume y la que se ahorra? ¿Quién concretamente controla y administra el FET? En ninguna parte el folleto de marras lo explica claramente. Todo esto queda en la duda, dejándose entender vagamente que el FET tendría que estar sujeto a ciertas normas que impidan todos los males del mercado capitalista del dinero. Antes de este enunciado se ha denigrado la acción del Estado, de manera que en la imposibilidad de mencionarlo sin comprometerse y caer en una contradicción flagrante, citan algunas funciones que cumplirla el FET, a saber: cambiar los títulos o acciones de las empresas por títulos de ahorro. Esto se identifica en una economía capitalista como dedicarse al comercio del dinero. Los capitalistas lo dicen abiertamente: "tenemos necesidad de dinero y emitimos títulos-acciones, que salen al mercado y se transan al mejor postor". ¿Entre quiénes se hace la transacción del dinero? Entre aquellos que lo poseen. Estos últimos, los tenedores del dinero, colocan su plata allí donde produce más. Como lo propuesto huele a transacción capitalista, los autores del folleto alegan que esta vez los capitalistas serán como los dueños de los bonos CAR, o de los Valores Hipotecarios Reajustables. Para que todo resulte avanzado y pasable, les cambian nombre a los capitalistas dueños del dinero y los llaman "propietarios-ahorrantes".

Para dorar la pildora se ejemplifica con transacciones del tipo CAR o valores hipotecarios reajustables [1] . Al no ofrecer una explicación satisfactoria sobre la administración y gerencia del FET, este último aparece como un intermediario formidable del dinero. Toda posible acción de los que prestan la plata (capitalistas) tiene su origen y se desarrolla bajo la férula del FET.

A estas alturas de la argumentación se deslizan en el folleto algunas frases que sugieren al FET como un organismo autónomo e independiente del Estado. Copio: "... el FET recibe recursos directamente del Estado..." (p. 13). "... El FET... da asesoría técnica y capacitación de personal... Esta oficina coopera con las oficinas de Planificación Nacional...", (p. 13).

En otra parte del folleto se dice que en el FET están representadas las empresas de trabajadores, el Estado, y que en representación de los particulares estén los "organismos de las comunidades organizadas". Cuidadosamente se evita hablar de los que prestan el dinero. En síntesis se trata de un mundo sin conflictos, sin roces, todo funciona con suavidad ...

Es claro que todo esto resulta demasiado flagrante aun para los autores del folleto. Por esto se las arreglan para escribir una Segunda Parte. Allí se dice que habrá entre ias ET "una competencia sana, justa", que será como un partido entre el Colo Colo y la U, y que a partir de estas nuevas relaciones se configurará "una nueva sociedad y por consiguiente un nuevo Estado" (p. 15) ¡Brillante conclusión para un brillante argumento! Al comienzo del folleto los autores anunciaban que la humanidad había conocido dos sistemas: "capitalista" y "estatista" y que ninguno de ellos habla funcionado y de esta manera, serán las empresas de trabajadores propuestas las que harán nacer un nuevo Estado.

Por ningún motivo se entra a explicar cómo se realizará el cambio del Estado en otro Estado. La primera parte del folleto es poco compromitente (no se hiere a nadie) y todo allí se reduce a proponer una técnica de administración en la tenencia del dinero y de su utilización para fines productivos. De manera que de allí no sale la fórmula mágica que verificará la transmutación de un Estado en otro.

Resulta obvio, que al ignorar la pugna entre las clases sociales, falla todo el esquema, pues es imposible concebir un Estado independiente de una realidad de clase, ¿Cómo se puede ignorar que han sido las categorías del beneficio capitalista y la ganancia fácil, las que conllevan la dominación de algunos grupos sobre la mayoría de la población? ¿Es posible hacer abstracción de una realidad de clase para implantar una fórmula económica en que de cualquier manera los trabajadores llegarán a transar con los dueños del dinero? ¿No es ésta una transacción ambigua, en que los menos meten a las masas en un esquema que a la larga conduce al subdesarrollo crónico de la economía? El Estado no ha sido ajeno a estos manejos en la historia reciente de Chile.

A la sombra del juego bancario privado nacieron los consumos especulativos de la oligarquía de los negocios. A ese juego se suman las clases medias, las que en definitiva con su arribismo y voracidad han dado al sistema la patente de corsario que necesitaba para consagrarse como defensor de los poseedores y asestar sus golpes con impunidad.

Para este esquema se necesitan elementos dóciles, trabajadores metidos en la camisa de fuerza de la transacción y del juego blando de las peticiones económicas. El cuadro se completa Con un Estado que se compromete a usar el garrote cuando el pueblo se sale del esquema.

Ahí están entonces las ET. El capitalismo se hace más asequible y toma cara popular. Es el producto más adecuado para la corrupción freísta que al acecho aún piensa que la historia retrocede.

Como la lucha de clases no cuenta para los teóricos del freismo, tampoco cuentan los fenómenos concretos en que ella se expresa en los procesos de distribución de la economía y del desarrollo de las fuerzas productivas.

Los fenómenos propios del proceso productivo se encuentran vinculados a los fenómenos de la distribución. Un caso típico de análisis expresa que, si muchas empresas producen y una les compra a todas para distribuir entre los consumidores, hay un monopolio de compra. Dicho monopolio impone el precio y la cantidad que debe producirse. Al mismo tiempo impone el ritmo con que dichas empresas crecen, pues depende de lo que el monopolio compre el excedente o utilidades que ellas tengan. Esta es la realidad en que las empresas se desenvuelven y que los autores del folleto soslayan o simplemente no tocan. Es en esa realidad en donde la actividad del Estado patrocinador de una revolución aún puramente democrática y la política de masas adquieren un significado concreto. Si la distribución no se modifica, cualquier política de acumulación de excedentes en las empresas y su control por los trabajadores estará condenada a la bancarrota.

Cuando se trata de pensar en términos del desarrollo de las fuerzas productivas y las relaciones de producción al interior de las empresas, el folleto DC parece entender que la mayor parte del problema se encuentra en el sector moderno de la economía, en donde el Estado tiene la mayor parte o en aquellas empresas donde se ha afincado la inversión extranjera. El folleto habla de sectores "claves de la economía (el cobre, etc.) que por necesidad práctica deben ser estatales" (pág. 9). En el hecho no se plantean el problema. Lo ignoran, de tal manera que crearon el vicio que aún perdura. Pensaron que modernizar la economía era sacar todo el cobre posible a costa de cualquier compromiso con los monopolios yanquis de distribución en los mercados mundiales y financiar con ello los gastos de la oligarquía y de las clases medias que le acceden.

El problema teórico que los autores no se plantean es el siguiente:

Siendo el proceso económico un proceso dinámico, la organización misma de la empresa estará sujeta a cambios, pues la tecnología moderna incorporada y financiada a través de la expansión de las empresas creará nuevas relaciones de empleo de capital y de trabajo. ¿Qué asegura que dicha expansión no servirá para crear nuevas posiciones de privilegio y dominación de clase? Sólo un Estado de trabajadores puede evitarlo. Un Estado producto de una revolución de los trabajadores que sobrepase los límites del compromiso que una revolución democrática inevitablemente tiende a establecer.

En síntesis, el texto que analizamos está concebido en el más puro estilo Oportunista del freismo. Como ellos saben que si intentan un ataque abierto al socialismo se enajenan la voluntad aún de aquellos trabajadores que todavía los siguen, evitan el procedimiento. Por eso desentierran esqueletos y repudian la organización económica del imperio romano, la monarquía absoluta, y lo que llaman, "el fascismo de derecha (Hitler) y el fascismo de izquierda (Stalin)". (p. 17).

Por último, como si no les bastara su exhibicionismo, hablan de un socialismo democrático o sociedad comunitaria (p. 18). A estas alturas ya se conocen las intenciones ocultas y la artimaña aparece a plena luz.

HÉCTOR VEGA


Reportaje

SUMAR: DE LA PARTICIPACIÓN AL CONTROL OBRERO

“LOS trabajadores queremos participar y lo vamos a lograr como sea, aunque para ello tengamos que poner a la mitad de la administración afuera. Pero los trabajadores vamos a tomar el poder y el control en esta empresa, porque la fábrica en este instante no la dirigen los trabajadores”. Habla Hugo Vicencio, un obrero textil de la sección tintorería de la planta Sumar Algodón. Es dele gado del comité de producción de su sección.

El 26 de este mes de mayo, se cumplirá un año de la intervención de la planta por el gobierno. Interrogado acerca de los aspectos positivos y negativos que resumen este año, se detiene largo rato en el primer aspecto, antes de contestar. "¿Positivo?" —dice en voz baja, mirándose el overol, mirándose las manos, levantando la cabeza hasta fijar la vista en el lugar donde quedan las oficinas de la administración, desde uno de los patios.

Por fin, responde:

"Lo positivo es entender que nosotros podemos dirigir la industria. Y eso fue lo que nos dijeron cuando fue la intervención. Pero no es así. Los organismos de participación no cumplen con la función que tienen en el papel. Hay una sensación de frustración en la planta, la tenemos tod'os. Estamos pidiendo a gritos un control directo de esto. Aquí sólo sabemos que hay que producir, pero no sabemos cómo se comercia, cómo se distribuye, qué se hace con las ganancias...".

UNA CUENTA CLARA

Para Hugo Vicencio, militante del MAPU, es necesario que los trabajadores reciban una cuenta detallada de la marcha de la empresa. Ello implica acceso directo e información de todos los gastos, control sobre los pagos que se pueden hacer, etc. Nunca hasta ahora, los obreros y empleados de Sumar Algodón han conocido esos datos.

—Esta no es una inquietud personal mía, ni del interventor, es la de todos los com pañeros, y por eso la hizo suya el cuerpo de delegados y por eso la asamblea estuvo de acuerdo en principio con estos planteamientos —explica el obrero.

Se refiere a la última asamblea general de trabajadores de la planta, en la que el interventor —al cumplir tres semanas de trabajo en la planta— se reunió con el personal para exponer su visión de los problemas y proponer soluciones concretas para ser discutidas por los trabajadores.

De esa misma asamblea surgió el acuerdo de llamar a una votación para decidir la salida de la industria del gerente de Relaciones Laborales, Marcos Medina, militante del PC, calificado por los trabajadores y el nuevo interventor como "ineficiente". Explica Vicencio:

"Aquí no hubo en ningún caso un ataque a un partido. De lo que se trató era de un ataque a un funcionario que no se desempeñaba bien. Este caso se viene arrastrando de hace mucho tiempo. En noviembre, la asamblea acordó la salida del gerente, pero él no cumplió con el acuerdo. Asi fue como se llegó a esta votación, en la que 1.119 trabajadores estuvieron por su salida y 520 porque se quedara.

Sobre Marcos Medina, incluso "El Siglo" hizo observaciones poco amables, calificándolo de "burócrata" hace algún tiempo cuando periodistas de ese diario fueron obstaculizados en sus labores por ese funcionario. Medina, ex dirigente sindical de MADECO, dejó una impresión poco favorable desde el primer momento a los trabajadores de Sumar, cuando se bajó de un auto Dodge Dart 70 para hacerse cargo de la gerencia.

Cumpliendo la resolución de la votación, se tramitaba ahora su finiquito.

Un asunto que para los trabajadores de Sumar está muy poco claro es el de los 38 despedidos a raíz de un acuerdo de asamblea, por ser culpables de sabotaje en la industria. Sergio Vásquez, dirigente del sindicato profesional de la planta, expresa:

"No hemos sido informados sobre ese asunto. La asamblea acordó su expulsión, y ninguno de los trabajadores, como tampoco el interventor, está de acuerdo en que se les pague indemnización. Sin embargo, hemos sabido que se piensa pagar 2.200 millones de pesos a esos sujetos. Nosotros nos oponemos categóricamente a ello".

Otra irregularidad que preocupa a los trabajadores son unos cheques misteriosos a la orden de Antonio Luverich, ex gerente general de la industria, y Fernando Sumar, ex propietario. Suman Eº 175.000.

A Vásquez y Vicencio les preocupa también el método usado hasta ahora para hacer las contrataciones.

Dice Vicencio:

—Queremos que se termine el cuoteo. No sólo los militantes de la Unidad Popular tienen derecho al trabajo. Esto no puede continuar así.

VUSKOVIC Y LOS ERRORES

Muchas de las quejas y observaciones que formulan los obreros de la planta Algodón de Sumar fueron acogidas por el Ministro de Economía, Pedro Vuskovic, la semana pasada, en su reunión con interventores y dirigentes sindicales del área de propiedad social en el cine Bandera, a partir de una iniciativa de CORFO.

"Vengo a hablar de los problemas y de los errores que se han cometido", dijo el Ministro. Y lo hizo. Sin dar nombres, al principio.

Se refirió por ejemplo al aumento de la producción. "No es gracia, compañeros, hablar de aumento de la producción cuando la mano de obra ha subido considerablemente. No es eso lo que necesitamos".

En Sumar —aunque Vuskovic no lo dijo— ése es el caso. La planta se aumentó en 350 plazas. Y la productividad no fue mayor. El promedio de metros al mes, antes de la intervención era de 1.700.000. Y en abril de este año, con 24 días trabajados, se produjeron 1.638.711 metros, con una eficiencia del 65,8%. En todo caso, la eficiencia ha ido aumentando en los últimos meses, ya que en febrero fue de un 61.9%, y en marzo de un 63.2%.

Otra "yaya" que Vuskovic descubrió en las textiles, también incluye a Sumar. El Ministro de Economía se quejó de la imprevisión de los responsables de algunas fábricas que siguieron la práctica acostumbrada anteriormente, y cerraron la fábrica por un mes en el verano, en vez de organizar un nuevo sistema a través del cual se aseguraran las vacaciones por turno, para no hacer decaer la producción, como sucedió.

En las plantas de Sumar —que incluyen la de algodón, la de nylon, polyester y sedas— bajo un interventor general, Hernán Pérez de Arce, y cuatro administradores, el problema no se abordó a tiempo. Y cuando se quiso persuadir a los trabajadores, las vacaciones estaban encima y no fue posible lograr un acuerdo.

PODER REAL

Vuskovic habló en el cine Bandera del imperativo de dar poder real a las bases, a los trabajadores del área do. propiedad social, sector que definió como el embrión del socialismo en Chile.

Tres días después, en Sumar Algodón. ese llamado —conocido o no por los tra bajadores— se hacia realidad en la asamblea en que los obreros exigían el acceso a los libros de contabilidad de la empresa, la revocabilidad do un mal funcionario. ("Hay que terminar con el burocratismo", había arengado Vuskovic).

Es posible que la asamblea general de trabajadores no conociera los acuerdos de El Arrayán (entre los cuales figuraban como puntos centrales la lucha por una mayor participación y la necesidad de desterrar las prácticas burocráticas y sectarias), como tampoco las quejas de los partidos respecto del poco caso que se hizo a esos acuerdos. La Izquierda Cristiana, los socialistas y los comunistas se habían planteado en el curso del mes como un hecho lamentable, el que los acuerdos quedaran en el papel.

Los obreros actuaron de acuerdo con sus necesidades concretas. Cuando frente a ellos se paró un interventor que puso su cargo en manos de los trabajadores y le fue poniendo nombre a las "enfermedades" de la empresa, los trabajadores no esperaron a tener más diagnósticos.

NO AL ASAMBLEISMO

—Pero yo no soy partidario de aprovecharme del calor de una asamblea. Por eso es que ahora los compañeros están discutiendo un documento, en cada sección, con las proposiciones que yo hice en esa asamblea, y que podrían haber sido aprobadas allí mismo. Pero eso habría sido poco serio—, dice Jaime Gré.

Jaime Gré es el administrador de la planta Sumar Algodón, desde hace un mes. Militante del MAPU, sucede en el cargo a Waldo Mayorga, que ahora desempeña funciones en Chuquicamata.

El plan propuesto por Gré recibía hasta ahora el apoyo formal del MAPU de Sumar y del FTR de la planta.

Tal vez es el único caso de un administrador cuyo nombramiento por parte del Comité Textil se obtuvo por la presión directa de los traba jadores. Noventa obreros invadieron la oficina del Comité que preside Eduardo Grove para saber qué pasaba con el nombramiento de Gré, quien ya había asumido sus funciones en la planta, pero legalmente no tenía el poder.

Manejos burocráticos y sectarios habían detenido el nombramiento a mitad de camino. Sin embargo, el papel salió, ante el decidido respaldo que los obreros —todos delegados de secciones dieron al nuevo — administrador.

El hecho no era casual. Gré conocía los problemas de la industria porque su partido lo había designado mucho tiempo atrás para trabajo sindical allí, de manera que al llegar no fue un extraño y habló el lenguaje de los temas diarios: los jornales, las contrataciones pendientes, el sistema de casino ...

UNA VISIÓN CRÍTICA

Al cumplir tres semanas de trabajo en la empresa, Gré llamó a una asamblea de trabajadores para entregarles lo que era su visión de los problemas de la planta y discutirla con ellos.

—Lo que salta a la vista es la falta de participación real, sólo hay lazos burocráticos, de comité de producción a consejo de administración, por ejemplo. Eso sólo permite recibir una información técnica. Se produjeron deformaciones, como la de que los jefes de comité querían mandar más que el jefe de sección. Todo eso ocurrió porque no hubo una capacitación de los trabajadores para participar, no se les dieron los elementos. No saca nada un obrero con estar en un consejo de administración si no sabe ni siquiera lo que es un balance ... Entonces va allí únicamente a escuchar —dice el interventor.

Gré ve una solución en dos etapas. A largo plazo, una capacitación y educación real de los trabajadores a través de INACAP. A corto plazo, poner en vigencia mecanismos de control.

"Es necesario que el interventor dé una cuenta mensual a la asamblea general del estado financiero de la empresa. Una semana antes de la cuenta, él debe entregar un folleto claro y sencillo para que los trabajadores lo vean antes. Si esta cuenta se cuestiona, es el cargo el que está cuestionado. Si más de dos tercios de los trabajadores no aceptan la cuenta, el interventor debe renunciar".

Otro mecanismo que sugiere Gré es que las políticas del Comité Textil y del consejo de administración sobre qué artículos se venden, y las cuotas de asignación de producción sean sometidas en consulta a los trabajadores. Esto requiere, además, una información permanente sobre problemas como la falta de repuestos, por ejemplo, y los planes que se deriven para corregir estos problemas (ampliación de maestranzas, por ejemplo).

Jaime Gré —que ya tiene la experiencia muy concreta del escritorio— ve la burocracia como un mal que hay que destruir.

"Aquí reina un esquema patronal. Todos los problemas van a parar al escritorio del administrador, porque la base no tiene poder para nada. La burocracia se da por el sistema mismo de funcionamiento. Para solucionar esto, la participación tiene que enquistarse en medio de ello. La práctica también ha demostrado que con la presión se agilizan las soluciones".

Para el interventor, es necesario formular una política de contrataciones que impida que un conjunto de personas se beneficien con ellas, marginando del trabajo a la clase trabajadora como tal.

"Hay que hacer —y en eso estamos— un estudio de los cargos y de las necesidades. Y mi proposición es que de cada sección salgan los nombres para llenar las vacantes. Los trabajadores pueden traer nombres de cesantes y se hacen así responsables por el que llega, que tiene que ser el más eficaz. Hasta ahora, cada hueco se llenaba con un carnet. Pero eso ha terminado".

Estas proposiciones, que la asamblea acogió con entusiasmo, están siendo ahora discutidas y enriquecidas con aportes en cada sección de la planta. Acusado de ser militante de "Patria y Libertad", agente de la CIA y pagado en dólares, el interventor Gré afirma con tranquilidad:

—El avance de la clase trabajadora no puede detenerse. Lo que está aquí en juego son dos tácticas. La de los que creen que al socialismo se llega por una tranquila evolución —que pasa por el aumento de la producción— y la de los que sostienen que son los trabajadores, que es el poder de la clase obrera lo que construye el socialismo, y eso pasa por el enfrentamiento entre las clases en pugna".

LUCIA SEPULVEDA


Medicina

MACROBITAS EN EL PODER JUDICIAL

EL retiro a un descanso merecido del presidente de la Corte Suprema, don Ramiro Méndez Brañas, me ha movido a escribir este artículo para hacer públicas alalinas consideraciones sobre la Macrobiótica (del griego makros, largo y bios, vida) que así llaman algunos autores de higiene a sus obras en las que analizan el arte de vivir largo tiempo. Prototipo ejemplar de macrobita, el ex magistrado es una confirmación viviente de lo que Roger Bacon en su célebre opúsculo De prolongatione vitae humanae afirmaba ya hace algunos siglos cuando insistía en que el hombre podía vivir perfectamente cien años (per centenarium annorum), y del antiguo refrán castellano: El viejo que se cura, cien años dura. De un orden de hábitos y costumbres tranquilas y juiciosas, Méndez Brañas ha sobrepasado airosamente la septentena y emboca hacia el centenario fundamentando un hecho científico como es el de que "la duración de la vida de los animales es el quíntuplo del tiempo que tardan los huesos en soldarse con sus epífisis".

Y cito aquí a dos tratadistas que, como P. Flourens, en su curioso libro De la longevité humaine (París, 1856) y el naturalista Buffon en varias de sus obras, dejaron fuera de duda la relación constante que hay entre la duración media de la edad del crecimiento y la de la vida. Abundaré con algunos ejemplos: el conejo cuya duración de crecimiento es de un año, tiene una duración de vida de cinco años; el buey, 4 de crecimiento para 20 de vida; el camello, 8 de crecimiento para 40 de vida, y el hombre 20 de crecimiento para cien de vida. Es evidente, entonces, que ustedes, lectores, pueden vivir sin dificultad cien años. La verdad es que quien no los alcanza —y allí está la inmensa mayoría— es porque se mata, más bien que se mucre. "Los más de los hombres salen de este mundo por la puerta moral" —como dijo un escritor del siglo pasado— y de ello no hay duda: esa mayoría muere por efecto de no saber, o no querer, dirigir los efectos de su ánimo y domar sus pasiones.

COMO SER UN MACROBITA

Grandemente influye en la longevidad el estado de fortuna, el ser rico o el ser pobre. Por eso no asombrará a nadie que siendo la miseria, una enfermedad continua, según la llamó Montesquieu, la clase que lucha contra las privaciones de la vida es la que mayor tributo paga a la muerte.

Un distinguido economista de Berlín, el profesor Casper, se abocó hace algún tiempo a la tarca de reducir a números el influjo de la riqueza y de la pobreza en la duración media de la vida. Para ello nuestro estudioso lomó como término de comparación los dos extremos de la escala social: por una parle, mil príncipes y duques de los que figuran en el aristocrático Almanaque. Gotha, y por otra mil pobres de Berlín, inscritos entre los que viven de limosna, y cuyas defunciones constan en los registros oficiales. En obsequio a nuestros lectores reproducimos el resultado:

A la edad de

sobrevivían

5

Años

943 ricos

655 pobres

10

438

594

15

911

584

20

886

566

25

852

553

30

796

527

35

753

486

40

693

446

45

624

396

50

557

338

55

464

283

60

398

226

65

318

172

70

235

117

75

139

65

80

57

21

85

29

9

90

15

4

95

1

0

100

0

0

Lastimero cuadro del cual cada lector deducirá las consecuencias que tenga por más convenientes o se fijará en las que más llamen su atención.

Porque —para hacer más razonable nuestra abstención de opinar— hay que decir que existen familias privilegiadas, en las cuales es hereditaria la longevidad y otras en las cuales se transmite como por herencia la vida corta.

Tomás Parr, labrador inglés, que fue presentado a Carlos II a la edad de 140 años, contaba entre sus ascendientes vidas de 112, 113 y 124 años, y dícese que de su vejez tomó ejemplo cierta célebre destilería escocesa para bautizar con su apellido uno de sus productos (el whisky Old Parr). Por el contrario, en la familia Turgot, (Francia), casi ningún individuo pasó de los 50 años. Macrobita célebre, entre los hombres de armas es Juan Chiossich, nacido en Viena el 26 de diciembre de 1702 y fallecido a la edad de 117 años. A la edad de ocho años entró de pífano al regimiento austríaco de Stahremberg, hizo luego la guerra de América como soldado para posteriormente combatir en el ejército de Carlos IV, contra los turcos en Hungría, en el reinado de María Teresa contra Prusia, y después contra los franceses en Bohemia. En esta sumaria hoja de servicios se ve que Chiossich sirvió 87 años, día por día, en el ejército en plena campaña, sobrellevando con éxito las fatigas y privaciones de tanta guerra. Es cierto que su padre vivió 105 años y un tío paterno falleció a la edad de 107.

Convencido como estoy de que no tanto importa vivir mucho como vivir bien (non vivere, sed valere vita), estimo que a pesar de estos ejemplos anotados, es preferible para todos vivir cien años en un mediano bienestar que ciento cincuenta en la miseria. De allí que me parezca apuntar como condiciones de la longevidad esta mediana fortuna (áurea mediocritas) para cubrir decentemente las necesidades personales y domésticas; la mens sana in corpore sano, como expresión de la tranquilidad de espíritu necesaria a la macrobiótica, y el principiis obsta, que indica el cuidado desde muy al principio de las indisposiciones o enfermedades.

LA VEJEZ Y LAS PROFESIONES

Señaladas estas condiciones, un mínimo sentido de observación me lleva a considerar las relaciones que hay entre las profesiones y la vejez. Innúmeros cuadros estadísticos que hemos consultado, apuntan que hay una relación bien marcada entre la actividad humana y la longevidad. El profesor Casper, el ilustre berlinés que citábamos más arriba, resumió así sus experiencias sobre las profesiones más generales al expresar en "setentones por ciento" una original estadística:

PROFESIONES - SETENTONES
Eclesiásticos 42%
Agricultores y Magistrados 40%
Comerciantes 35%
Soldados 32%
Abogados 29%
Artistas 28%
Profesores 27%
Médicos 24%

Salta a la vista el lugar preferencial que ocupan los eclesiásticos, naturalmente debido a su sumisión al deber religioso y a las buenas costumbres, aun cuando el celibato en la vida civil no sea proclive a registrar centenarios. A escasa distancia se ubican los magistrados y agricultores, circunstancia que me permite volver al actor principal de este artículo, el ex presidente de la Corte Suprema, Ramiro Méndez Brañas. Dase en él el doble hecho de ser magistrado y agricultor, formando una unidad notable que demuestra cómo la alianza moral del jurista con la actividad de los que trabajan en el campo, al aire libre, es garantía de una vida sobria (¡Oh fortunatos nimium, sua si bona norint, agricola!) Y aquí una disquisición a título personal.

Todos los legisladores de la antigüedad consideraron el trabajo aplicado a la tierra como el más moral y el más social de los trabajos del hombre, por cuanto alimenta más directamente al trabajador, excita menos la corrosiva codicia del lucro y crea menos vicios y miserias que la industria fabril. Y sin embargo, hay trabajadores ignorantes que sueltan la "esteva para coger la lanzadera" y acuden a las capitales en busca de un jornal más subido [2] . Quizás por eso la buena estrella de Chile ha logrado conjugar en el más alto Tribunal de su justicia una buena mayoría de magistrados que le dan a la Suprema la notable media de edad de algo más de setenta años.

Veamos. Al ejemplo de Méndez Brañas sigue el del Ministro Eduardo Varas Videla, con ricos fundos madereros en Villarrica y en donde su celo agrícola logró hacer producir chirimoyos, que hasta ahora habían estado reservados a la feracidad de los valles centrales. En la época del Presidente Frei, sus cofrades de la judicatura hicieron esfuerzos económicos considerables para lograr que su experiencia siguiera adelante y nadie lo molestara. Celoso de esa prerrogativa agrícola, el Ministro fue severísimo contra todo aquel que, fungiendo de chirimoyero, pasó por su tribunal.

Otra buena muestra de los resultados de esta dualidad del agro y de la Ley es el Ministro Enrique Urrutia Manzano, nuevo presidente de la Corte Suprema conocido agricultor de Linares, que combinó muy bien el arado con la balanza de la Diosa ciega. A juzgar por sus actividades extrajudiciales, muy bien el magistrado podría pasar por un inquieto y enamorado adolescente. ¡Virtudes del campo!

Y cómo no mencionar aquí a otros dos agricultores, "supremos" en el foro: don José María Eyzagüirre y Echeverría (así con cremilla en la ü y con el y antecediendo al Echeverría), con fundos en Buin e impregnado de toda la tradición agrícola de los García de la Huerta; y a don Armando Silva Henríquez (hermano del Cardenal) con parcelas y fundos en Talca.

Este denominador común en cinco magistrados —la ley y el agro— ha servido para que más de un mozo aplicado y estudioso haya escrito que en Chile "el Poder Judicial aparece, en su mayor parte, como un poder del Estado cuyos miembros están ideológicamente situados en el lado más reaccionario del espectro social chileno, los cuales entienden e interpretan el sostenimiento del orden jurídico como el apoyo, a través de sus fallos, a las soluciones jurídicas más retrógradas o a la tesis que sustentan los grupos interesados en el inmovilismo social". [3]

ESPERANZAS

Pero que no vaya a decepcionar este estudio, por particularizar la dualidad mencionada, a otros miembros de la judicatura que ejercen, amén de la ley, otras actividades u hobbies. Más que nada por la tiranía del espacio me he limitado a dar incompleto el estudio del Profesor Casper, donde entre otras profesiones aparecen (médicamente consideradas, por supuesto) con su respectivo porcentaje de centenarios las siguientes: monjes ascetas, 7%; ebanistas, 6%; comadrones, 4%; zapateros, 2%; buhoneros, 2%; plomeros, 1%; y contrabandistas, 1%;

En este último rubro deberíamos considerar —si nos remitiéramos al juicio del Consejo de Defensa Fiscal— a la judicatura de Iquique, puerto en el cual todos sus miembros estarían implicados en la actividad del contrabando y de otra que no consideró en su estudio el Profesor Casper, como es la fabricación y el tráfico de drogas. En estos rubros trabaja, compartiendo los esfuerzos de la aplicación de justicia, el magistrado Mario Acuña Riquelme, acerca del cual esta Revista (PF 81), hizo un resumen de otro de sus hobbies en aquel tiempo: la gimnasia bancaria. Como Juez del Primer Juzgado del Crimen de Santiago, Acuña Riquelme tuvo una actuación severamente discutida, que lo llevó a emigrar a Iquique, donde ha alcanzado el grado de capitán de contrabandistas. Para él la posibilidad de llegar a macrobita es considerable.

Dr. ENRICO LITIS


Notas:

1. En cada una de estas transacciones intervienen tres partes. Una, el que presta el dinero; dos, el FET; y tres, quien hace uso de la plata, esto es la ET. Es esta transacción a tres bandas la que los autores del folleto llaman "arrendamiento sin compromisos".

2. Hay más probabilidades de morir en una ciudad que en un campo de batalla. Y a las cifras me remito: en el sitio de Amberes la probabilidad de morir estaba en razón de 1 a 68; en el sitio de Badajoz, de 1 a 54; en la batalla de Waterloo de 1 a 30. Pues bien, para el obrero de Liverpool la probabilidad de muerte es de 1 a 19; para el tejedor de Manchcster de 1 a 17 y para el cuchillero de Sheffield de la 14...

3. Eduardo Novoa M., "El Difícil Camino de la Legalidad"


Edición digital del Centro Documental Blest el 07feb02