Cristianos reafirman su compromiso

PUNTO FINAL
Año VI. Nº 157
Martes 9 de mayo de 1972

Editorial

LA victoriosa arremetida de las fuerzas patriotas en Vietnam, que está barriendo con los invasores imperialistas y con las tropas títeres de Saigón, llena de orgullo a los revolucionarios del mundo. Un triunfo tras otro, va jalonando el avance impetuoso de los combatientes del FLN en Vietnam del Sur.

En todo el mundo se siguen con ávido interés las noticias procedentes de Vietnam. Para la humanidad, la gesta vietnamita es un raro ejemplo que demuestra la fuerza incontenible de un pueblo cuando éste se pone en marcha. Ni siquiera los obstáculos más grandes, como ha sido la intervención extranjera en la dolorosa historia vietnamita, consiguen impedir que un pueblo guiado por una firme dirección revolucionaria, alcance sus propósitos liberadores. Los vietnamitas derrotaron en 1954 a los colonialistas franceses y hoy tienen al borde del fracaso total al imperialismo norteamericano. A tal extremo llega la desesperada situación militar de los intervencionistas en Vietnam, que la Casa Blanca ha hecho trascender su intención de usar armas atómicas para proteger la huida de sus tropas. Si ese caso llegara, si ese criminal propósito se concretara, habría llegado el momento de golpear en todas partes del mundo los intereses norteamericanos, para solidarizar en forma activa con los patriotas vietnamitas. Una aventura de esa laya no puede ocurrir sin que los pueblos de todo el mundo castiguen como es debido la prepotencia criminal de Estados Unidos.

Entretanto, en Chile, el 1º de mayo el Presidente Allende confirmó que el gobierno abrirá relaciones diplomáticas con la República Democrática de Vietnam. Unimos nuestras voces a los que piden que esa medida se lleve a efecto en la forma más rápida posible. Las relaciones con la RDV, en alguna medida, constituyen un gesto de firme solidaridad de los trabajadores chilenos con el heroico pueblo vietnamita.

PF


Actualidad

CRISTIANOS REAFIRMAN SU COMPROMISO

EL "Primer Encuentro de Cristianos por el Socialismo", recientemente clausurado en Santiago con participación de 400 cristianos de todos los países de América Latina, y observadores de Estados Unidos, Quebec y Europa, emergió como el primer y más importante esfuerzo conjunto de las fuerzas cristianas de la región para concretar su compromiso con el proceso de liberación.

Hasta la fecha, el esfuerzo de los distintos grupos se había enmarcado en limites nacionales, salvo contactos ocasionales o escasamente programados. Este aislacionismo, explicable en el contexto de un movimiento en etapa de solidificación, provocó desperdigamiento de fuerzas y favoreció, a ojo de cualquier observador, la represión desatada a gran escala contra los cristianos comprometidos por gran parte de los gobiernos del área; puso, además, diques artificiales al proceso de toma de conciencia de la gran masa de cristianos sobre su responsabilidad político-social, masa que en cierta forma recibía simultáneamente llamados al compromiso y también, advertencias absolutamente condenatorias unas, o cautelosas, otras, de las jerarquías eclesiásticas.

Durante seis días, los delegados que llegaron a Santiago, confrontaron experiencias y analizaron, "a la luz de su fe común" y partiendo del reconocimiento de la injusticia que penetra las estructuras socio-económicas del continente, lo que los cristianos "deben y pueden hacer" en el momento histórico que viven y en las circunstancias concretas que los rodean. Fue cuidadosamente revisada la situación de las mayorías oprimidas en cada país, el momento político y económico, y las expectativas de liberación. De esa confrontación, ha surgido un Documento Final, que explica y fija la posición de los cristianos revolucionarios en el Continente. En su Introducción General, el documento identifica, en primer término, al grupo adherente como cristianos que a partir del proceso de liberación que viven los pueblos latinoamericanos y de su compromiso "práctico y real con la construcción de una sociedad socialista, piensan su fe y revisan su actitud de amor hacia los oprimidos".

Esta reunión parte de una serie de constataciones, encabezadas por el reconocimiento de la urgente necesidad de que los pueblos, "dominados por el capitalismo imperialista" se unan para romper con esa situación de opresión y despojo. Se constata, también, la situación de violencia, abierta o disfrazada, creada en el interior de cada país por "minorías cómplices y servidoras del capitalismo internacional".

Del diagnóstico de esas situaciones se apunta hacia el curso del proceso revolucionario, partiéndose de la afirmación que "sólo mediante el acceso al poder económico y político, podrá la clase hoy explotada, construir una sociedad cualitativamente distinta, una sociedad socialista, sin opresores ni oprimidos, en que se cíe a todos las mismas posibilidades de realización humana".

Dentro de ese proceso en curso, se reconoce que si bien son muchos los cristianos comprometidos en él, "son más los que, presos de inercias mentales y de categorías impregnadas por la ideología burguesa, lo ven con temor e insisten en transitar por imposibles caminos reformistas y modernizantes". Se establece también como premisa que "el proceso latinoamericano es un proceso único y global" y la comprensión de ese carácter "único y global" hace compañeros y une en una tarea común a todos aquellos que se comprometen en la lucha revolucionaria. "Los cristianos no tenemos y no queremos —se señala— tener un camino político propio que ofrecer".

UN DESAFÍO PARA LOS CRISTIANOS

Una situación de violencia institucionalizada, como la que vive América Latina, desafía la conciencia cristiana. La realidad no es fruto "de una insuficiencia de la naturaleza, ni de un destino inexorable, ni de los designios de un dios "implacable" ajeno al drama humano: es fruto de la voluntad de una minoría privilegiada de hombres que han hecho posible el mantenimiento de la sociedad capitalista. En su fase superior el capitalismo colonialista o neocolonialista, conduce al imperialismo que a su vez actúa con la complicidad de capas nacionales dominantes, "que aparecen en alianza con la Iglesia institucionalizada".

Una de las constataciones más importantes de esta Primera Parte del documento se refiere a la voluntad del imperialismo de desunir al pueblo, "oponiendo a cristianos y marxistas con la intención de paralizar el proceso revolucionario de América Latina".

Por otra parte, los cristianos comprometidos con el proceso revolucionario "reconocen el fracaso final del tercerismo social cristiano y procuran insertarse en la única historia de la liberación del continente", en tanto la agudización de la lucha de clases significa una nueva etapa de la lucha ideológica política y "excluye toda forma de presunta neutralidad o apoliticismo".

En el análisis de los "intentos de liberación", el documento concuerda en que precisamente los movimientos que despuntan en los distintos países, "tienden a unificarse por encima de las diferencias tácticas" y que los cristianos "urgidos por el Espíritu del Evangelio", se van integrando "sin más derechos y deberes que cualquier revolucionario, a grupos y partidos proletarios". También los cristianos comprometidos con el socialismo "reconocen en el proletariado nacional y continental la vanguardia del proceso de liberación de América Latina".

En ese contexto, grupos cada vez más amplios de cristianos descubren la vigencia histórica de su fe "a partir de su acción política en la construcción del socialismo y la liberación de los oprimidos" y la praxis, junto al proletariado, "destruye" en los cristianos bloqueos ético-afectivos para comprometerse en la lucha de clases.

Nuevamente, el documento hace referencia a la alianza estratégica de los cristianos revolucionarios con los marxistas, señalando que ella supera uniones tácticas u oportunistas de corto plazo. Esa alianza estratégica, significa, dice, "un caminar juntos en una acción política común hacia un proyecto histórico de liberación" y no implica para los cristianos un abandono de su fe, sino por el contrario "dinamiza su esperanza en el futuro de Cristo".

Se advierte, además, contra el desconocimiento de la racionalidad propia de la lucha de clases que ha conducido a muchos cristianos a una inserción política equivocada.

En el análisis de "Cristianismo y lucha ideológica", se establece claramente la necesidad de una posición "crítica", frente al uso ideológico, a veces sutil e inconsciente, que se hace de la fe. En ese plano, se recuerda que la ideología dominante asume ciertos elementos cristianos, que la refuerzan y difunden, y a la vez, penetra en cierta medida la expresión dé la fe, en particular a través de la doctrina social cristiana, la teología, las organizaciones de la Iglesia. "La lucha ideológica —advierte el documento— tiene como una de sus tareas centrales la identificación y el desenmascaramiento de justificaciones ideológicas supuestamente cristianas".

Al plantear como una "exigencia evangélica" la necesidad de ese desenmascaramiento, se recalca que se requiere "un instrumental científico adecuado y un compromiso con los pobres, los oprimidos y la clase trabajadora". Se especifica que no se trata de instrumentalizar la fe para otros fines políticos, sino devolverle su dimensión evangélica originaria. En el continente latinoamericano la urgencia de esa tarea emana de la comprobación de que el uso ideológico que se hace actualmente de la fe, paraliza su propia fuerza evangélica liberadora, decisiva para el momento presente.

Al acceder a la discusión de la función de la fe en el compromiso revolucionario, los cristianos reunidos en este Primer Encuentro Latinoamericano, concordaron en que uno de los descubrimientos más importantes para muchos, hoy, es "la convergencia entre la radicalidad de su fe y la radicalidad de su compromiso político". Aunque no se inserta en el documento final, es válido recordar aquí la frase que cierra un informe del Grupo de cristianos uruguayos: "En la lucha clandestina de los tupamaros, cristianos y no cristianos van creando al hombre nuevo".

El Documento Final sí, revela una especie de interacción entre fe y compromiso revolucionario. Sostiene, por una parte, que la fe cristiana "se convierte en fermento revolucionario crítico y dinámico" y luego, que "el compromiso revolucionario tiene también una función critica respecto de la fe cristiana". En este último sentido, se alude a las complicidades históricas, sutiles o abiertas, con la cultura dominante.

En el análisis, la reflexión sobre la fe "deja de ser una especulación fuera del compromiso con la historia" y se reconoce a la praxis revolucionaria "como matriz generadora de una nueva creatividad teológica". El contexto real de la vivencia de la fe es, para estos cristianos, la historia de la opresión y la lucha liberadora, y para situarse en ese contexto, es necesaria la participación efectiva, mediante la incorporación en organizaciones y partidos que sean "auténticos instrumentos de lucha de la clase trabajadora".

La "CONCLUSIÓN" explícita del documento es significativa de todo el proceso de discusión y acuerdo: "Al separarnos de este encuentro, regresamos a nuestras tareas con un renovado espíritu de compromiso y hacemos nuestras las conocidas palabras del Che Guevara y que en estos días de algún modo hemos puesto en práctica: "Los cristianos deben optar definitivamente por la revolución y muy en especial en nuestro continente, donde es tan importante la fe cristiana en la masa popular; pero los cristianos no pueden pretender en la lucha revolucionaria, imponer sus propios dogmas, ni hacer proselitismo para su iglesia; deben venir sin la pretensión de evangelizar a los marxistas y sin la cobardía de ocultar su fe para asimilarse a ellos.

Cuando los cristianos se atrevan a dar un testimonio revolucionario integral, la revolución latinoamericana será invencible, ya que hasta ahora los cristianos han permitido que su doctrina sea instrumentalizada por los reaccionarios".

MARÍA EUGENIA SAÚL


Denuncia

PRESIONAN UNA INDEMNIZACIÓN EN EL COBRE

LA clase trabajadora debe tomar conciencia del peligro latente de que las compañías norteamericanas obtengan indemnización por las minas de cobre que nacionalizó nuestro país.

Ante el tribunal creado por la. reforma constitucional de julio de 1971, que permitió nacionalizar el cobre, los abogados de Anaconda y Kennecott presentaron una amenazante apelación. Está destinada a dejar sin efecto la rebaja por rentabilidad excesiva. Esa rebaja la fijó el Presidente Allende en 774 millones de dólares. El descuento se hizo al determinar en diez por ciento la rentabilidad de Anaconda y Kennecott por la explotación de los yacimientos de Chuquicamata, El Salvador y El Teniente, en el período que corre del 5 de mayo de 1955 al 31 de diciembre de 1970. Toda rentabilidad que superó ese 10 por ciento fue descontada de la indemnización, según Decreto Nº 92 del 28 de septiembre de 1971 firmado por el Presidente Allende. Esto significó rebajarle 300 millones de dólares a Chuquicamata, 64 millones a El Salvador (grupo Anaconda) y 410 millones a El Teniente (Kennecott).

Con ese descuento, en los hechos, no hay que pagar un centavo de indemnización a las compañías norteamericanas. Al contrario, ellas quedan debiendo al Estado chileno.

Pero Anaconda y Kennecott no han aceptado esta situación. Sus abogados (que son chilenos de nacimiento) recurrieron al tribunal especial creado para conocer los reclamos de las compañías. Lo integran un representante de la Corte Suprema (Enrique Urrutia Manzano), otro de la Corte de Apelaciones (Julio Aparicio Pons), uno del Tribunal Constitucional (que es Enrique Silva Cimma, ex Contralor General de la República, militante del Partido Radical), el presidente del Banco Central (Alfonso Inostroza, socialista) y el Director de Impuestos Internos (Juan Vadell, socialista). O sea, que la Unidad Popular tiene mayoría en ese tribunal. Los abogados de The Anaconda Company y Kennecott Copper Corporation sostienen que ese tribunal especial, puede revisar la rebaja por rentabilidad excesiva ordenada por el Presidente de la República. En cambio, el presidente del Consejo de Defensa del Estado, Eduardo Novoa Monreal, afirma con rigor constitucionalista que la rebaja es una facultad privativa del Primer Mandatario. Así lo determina, en efecto, la letra b) del artículo 179 transitorio de la Constitución Política del Estado.

Si el tribunal especial del cobre acogiera la apelación de las compañías norteamericanas, aceptando poner en discusión el monto de la rebaja por rentabilidad excesiva, existiría peligro real de que Chile fuese víctima de un nuevo chantaje del imperialismo. El descuento tal como se hizo, deja sin saldo a favor a las empresas Anaconda y Kennecott. Es lo menos que Chile puede pretender cuando —si tuviera poder suficiente— debería cobrar a las compañías norteamericanas la sobreexplotación a que fue sometido nuestro país, incluso —conviene subrayarlo— el Estado chileno ha aceptado hacerse" cargo del pasivo de las empresas del cobre, lo cual significa que se pagarán más de 700 millones de dólares que aparecían como deudas de las compañías cuando éstas fueron nacionalizadas.

El imperialismo, que domina la técnica del chantaje, no sólo na actuado mediante la apelación que está pendiente de resolución en el tribunal especial del cobre. Junto con la labor de sus abogados en Chile, Anaconda y Kennecott han movido la influencia de la Casa Blanca, reduciendo de 220 a 25 millones de dólares anuales la línea de créditos a corto plazo de que disponía Chile; han cortado los préstamos del Banco Mundial y del Banco Interamericano de Desarrollo y presionan a fabricantes de equipos mineros para que no vendan a nuestro país. Esta situación fue descrita como un verdadero "bloqueo" por el Presidente Allende en su discurso del 19 de mayo.

A comienzos de este año, como se recordará, Kennecott obtuvo una orden judicial en Nueva York que le permitió embargar bienes chilenos de CORFO y CODELCO en Estados Unidos. Se valió de cláusulas antichilenas de un contrato que el pasado gobierno democristiano admitió al crear la Sociedad Minera El Teniente S. A., una entidad mixta de capital norteamericano y del Estado chileno. El apoyo democristiano en el Congreso al proyecto de nacionalización del cobre significó para la Unidad Popular reconocer como válida la "nacionalización pactada" de que tanto alardeó Frei. Se trata del sistema que fuera justamente denunciado por la izquierda como una faramalla del imperialismo. Cuando Kennecott cobró judicialmente en Nueva York los pagarés firmados por la Sociedad Minera El Teniente, que respaldaban préstamos a esa compañía "chilenizada", el gobierno de la UP anunció que no aceptaría esa coacción. Pero terminó pagando para liberar los bienes chilenos que habían sido embargados en territorio norteamericano. Apenas se concretó el pago, el representante de Anaconda en Chile, james Byrne, visitó al presidente del Consejo de Defensa del Estado, Eduardo Novoa, notificándole que esa empresa imitaría a la Kennecott, iniciando acción judicial en EE.UU. para cobrar 171 millones de dólares en pagarés. Esos documentos fueron firmados por el gobierno de Frei por la "nacionalización pactada". El 25 de febrero de este año, Novoa emitió una declaración por instrucción expresa del Presidente Allende, dando a conocer que Mr. Byrne se había marchado con una negativa. Se le dijo que una cosa eran los pagarés por préstamos de Kennecott a la Sociedad Minera El Teniente, y otra distinta los 171 millones por acciones de Chuquicamata y El Salvador, empresas nacionalizadas por el actual gobierno. La reforma constitucional —sostuvo Novoa— reemplazó totalmente el sistema de pago de acciones de las compañías nacionalizadas. "Conforme a la legislación chilena vigente, añadió, no es posible el pago de esos pagarés sino una vez concluido el proceso judicial de determinación de las indemnizaciones, siempre que haya lugar al pago de indemnización y con reducción al monto de ésta". "Esta posición —agregó Novoa— es absoluta e inamovible".

En estos momentos, justamente, Anaconda y Kennecott tratan de "desconocer la Constitución chilena", mediante el recurso que presentaron al tribunal especial del cobre.

Pero lo que causa mayor preocupación son ciertas actitudes contradictorias de algunos voceros del Estado chileno. El eje de la política oficial venía siendo —ante las demandas yanquis— sostener que el proceso de nacionalización se debe enmarcar en las pautas de la Constitución Política del Estado. Y esto porque existe confianza en que el tribunal especial del cobre no cometerá la arbitrariedad de revisar los descuentos que ordenó el Presidente de la República en uso de facultades privativas. La posición chilena ante el requerimiento de pago total, inmediato y en efectivo formulado por Estados Unidos, se afianza en la tantas veces mencionada Declaración 1803 de Naciones Unidas.

Sin embargo, en el Club de París, donde Chile vio las caras de sus 14 principales acreedores, en un intento de renegociación de la fabulosa deuda externa que ha convertido a Chile en el segundo país más comprometido del mundo, los norteamericanos avanzaron un paso más en su política de chantaje. El acuerdo, concluido el 19 de abril, es simplemente un "alivio" en la amortización de la deuda externa. La posterga hasta el 31 de diciembre de este año. La declaración final del Club de París señala que los representantes chilenos "han confirmado su política de reconocimiento y de reembolso de toda deuda extranjera y su aceptación de los principios de pago de una justa compensación por todas las nacionalizaciones, conforme a la ley chilena y a la ley internacional" (subrayado de PF).

No obstante, días antes en la OEA, el enviado chileno Aníbal Palma había declarado enfáticamente que no existía ninguna ley internacional que obligara a Chile a pagar compensación justa, rápida y en efectivo, como alega EE.UU. Lo mismo hizo el delegado chileno en la UNCTAD III, el 20 de abril. "No existe —dijo Hernán Santa Cruz— ningún principio generalmente aceptado del derecho internacional que se refiera a las condiciones y modalidades de las expropiaciones". "En cambio, agregó, este derecho ampara, sin discusión, el ejercicio soberano del Estado para resolver, dentro de su juricidad. estas materias". Y fue enfático al añadir: "No podemos, pues, reconocer como legítima ninguna interpretación unilateral".

La infortunada frase incluida en la declaración del Club de París motivó que el 26 de abril el vocero del Departamento de Estado, Charles W. Bray, declarara que aquel documento "incluye una declaración por Chile de reconocer y pagar toda deuda, ya sea a gobiernos u organizaciones privadas y a conceder compensación justa de acuerdo con la legislación chilena y el derecho internacional" (UPI, "La Tercera", 27-4-72). El cable añade: "Habrá negociaciones bilaterales, según dijo Bray, para dar cumplimiento al acuerdo. Bray dijo que "la declaración no hace distinciones entre las compañías cupreras y otras compañías, y toda deuda en que haya incurrido el gobierno de Chile está incluida y se aplica tanto a nacionalizaciones pasadas como futuras".

Junto con ese cable de Washington se publicó otro señalando que el gobierno norteamericano pidió al Congreso 21 millones de dólares para ayuda militar a 17 países de América latina, incluyendo 1.114.000 dólares para Chile.

El 30 de mayo, ante esta situación, el Canciller Clodomiro Almeyda emitió una declaración precisando los compromisos de París: "En cuanto al pago proveniente de indemnizaciones por nacionalizaciones, el gobierno chileno reiteró también su posición de que dicha indemnización, como todo lo atingente a las nacionalizaciones, debe acomodarse al derecho interno y al derecho internacional, según se establece en la Resolución 1803 de las Naciones Unidas".

"El derecho internacional y singularmente la aludida Resolución 1803 de las Naciones Unidas, confirma la validez y vigencia de nuestras leyes en la especie, leyes que por su parte son compatibles con ese derecho y esa Resolución".

En su discurso del lº de mayo, Allende afirmó: "nadie nos va a obligar a que violemos nuestra propia Constitución". La Constitución es precisamente la que reservó en forma privativa al Presidente de la República la facultad de fijar el monto de la rentabilidad excesiva de las compañías del cobre y de descontarla de la indemnización.

El traspiés de los representantes chilenos en el Club de París, al parecer ha sido rectificado. El vocero del Departamento de Estado, Charles W. Bray, no ha vuelto a insistir en el tema, salvo para negar hipócritamente que Chile esté sometido a un verdadero bloqueo financiero por parte de Estados Unidos.

Pero no cabe duda que el imperialismo está esperando cualquier gesto de debilidad del gobierno chileno para saltar como tigre encima de la indemnización. El modesto resultado de la reunión del Club de París, presionado por la influencia del Departamento del Tesoro norteamericano, revela el rumbo que está siguiendo el imperialismo. Sólo permitió un "alivio" hasta el 31 de diciembre de este año, con una cláusula de buena voluntad hasta diciembre de 1973. El lapso, sin duda, lo aprovechará el imperialismo para chantajear a Chile con mayor vigor, tratando de obtener que el tribunal del cobre le otorgue indemnización. Las compañías cupreras. que actúan a través del Departamento de Estado, tienen muchas formas de presión. Desde la suspensión de créditos, puesta en práctica, hasta la interrupción de la llamada "ayuda militar". Las Fuerzas Armadas chilenas, en efecto, son en extremo vulnerables ya que gran parte de su equipo proviene del Pacto de Ayuda Militar (PAM), y, en los hechos, mucho material bélico sólo está en poder de la Marina, el Ejército o la Fuerza Aérea en calidad de "préstamo".

El PAM fue descrito por "El Mercurio" (2-11-69) como "la más importante vía de aprovisionamiento de pertrechos bélicos para nuestras Fuerzas Armadas". Suscrito en abril de 1952, bajo el gobierno de González Videla, el Pacto de Ayuda Militar fue repudiado por la izquierda. En virtud del PAM la Marina chilena ha recibido equipos dados de baja por los Estados Unidos, como los submarinos "Thompson" y "Simpson". En 1962, llegaron los destructores "Blanco Encalada" y "Cochrane" y poco después el buque oceanógrafico "Yelcho". Esta situación ha hecho hasta ahora imposible terminar con las Operaciones Unitas, que anualmente hace la flota norteamericana frente al litoral chileno junto con la Armada Nacional. La FACH, a su vez. recibió en la década del 50, aviones T-37, F-80 y B-26, además de transportes C-47. El Ejército, a su vez, ha recibido tanques, vehículos, maquinaria de ingeniería militar, hospitales de campaña y una gran variedad de elementos. Toda esa dotación ha obligado, a la vez, a enviar cada vez más oficiales a la Escuela de las Américas en Panamá y a escuelas especiales en Estados Unidos. Lo mismo ocurre con el Cuerpo de Carabineros que en los últimos años ha recibido abundante equipo a través de operaciones financiadas por la AID. Una parte considerable del equipo, incluyendo barcos de guerra, sólo están en poder de Chile en calidad de préstamo. Observadores de la situación política chilena señalan que EE.UU. podría estar preparándose para presionar también ese resorte, en su chantaje destinado a obtener indemnización por el cobre. Añaden que para evitar esas y otras medidas de bloqueo, es que el gobierno ha enviado al Congreso el proyecto de ley expropiando la ITT, dejando que el Parlamento decida si hay o no pago de indemnización. La ITT tiene seguros por 105 millones de dólares en OPIC, la agencia aseguradora de inversiones del gobierno yanqui. El MAPU había planteado la confiscación lisa y llana de los bienes de la ITT (teléfonos, hoteles, industrias, etc.), cuya ingerencia en asuntos internos chilenos quedó plenamente comprobada.

Pero el subsecretario de Economía, Oscar Garretón, del MAPU, anunció la semana pasada que se trataba de un proyecto de ley en que la indemnización debe decidirla el Congreso, donde hay mayoría derechista. Un vocero del reaccionario Partido Nacional declaró que su partido apoyará la expropiación de la ITT "siempre que se fije una compensación justa".

El hecho de que un militar, el general Pedro Palacios Cameron, desempeñe la cartera de Minería, que él define como "aporte técnico del Ejército al gobierno", supone, sin embargo, una posición firme en lo que respecta al cobre. Para los trabajadores chilenos el pago de cualquier indemnización a la Anaconda o Kennecott, después de comprobarse que se llevaron de Chile miles de millones de dólares, constituiría un retroceso imperdonable. La mirada de Chile no debe despegarse del tribunal del cobre. Hay que impedir cualquier hecho que vuelva a hacer de nuestro país una víctima del imperialismo.

MANUEL CABIESES DONOSO


Universidad

DERROTA SIN DIGNIDAD

CUANDO la Unidad Popular negoció con la DC un arreglo para el conflicto artificial provocado por el equipo de Boeninger, estaba tejiendo su derrota en las elecciones de la Universidad de Chile, del 27 de abril. En esa oportunidad, la UP desmovilizó sus fuerzas y "congeló" las acciones que llevaba a cabo para repeler la actividad del fascismo. Posteriormente, al levantar la candidatura de Herrera culmina su proceso de auto debilitamiento.

En esta claudicación ideológica radica la causa principal de la estruendosa derrota de las fuerzas de gobierno en la Universidad. Para concebir la candidatura de Felipe Herrera, era necesario que la UP cambiara su enfoque del problema universitario. Antes, estaba centrado en la continuación del proceso de reforma para llegar a la conquista del poder universitario. Desgraciadamente, el movimiento reformista hace mucho tiempo que entró en concesiones de todo tipo que lo fueron debilitando, hasta el punto de entregar la iniciativa a la contrarreforma. Cuando se planteó el nombre de Herrera, se entró en una etapa de franco retroceso. Se abandonan los postulados centrales reformistas, y el objetivo de conquistar la Universidad. Se despolitiza al máximo la candidatura y se levanta, en cambio, una plataforma tecnócrata cuya preocupación base era la "eficiencia universitaria".

Las posturas ideológicas se dejan atrás y se toma una posición eminentemente práctica. La UP pensó que el problema central consistía en apoderarse de la Rectoría, consciente de que ésta conservaba todo su antiguo poder, a pesar de la Reforma. Es una verdad que Boeninger probó con creces en el período pasado. Para alcanzar este objetivo, la UP olvidó los principios y apoyó a quien hacía poco calificaba de representante de los intereses imperialistas. Su gran esperanza era que Herrera dividiera a la Derecha y captara votos en sectores independientes de académicos. Esta creencia se basó en la justa imagen de descompromiso con el marxismo que presenta Herrera.

Este cambio de programa político confundió a las bases, haciendo retroceder a la izquierda en sectores donde antes tenía clara mayoría. Es el caso de los no académicos. Entre ellos, el Frente Universitario (PN-PDC) obtuvo cinco de los diez delegados. El Partido Nacional aumentó de uno a cuatro los estudiantiles ante el Consejo Normativo Superior. El triunfo de Boeninger —que no sólo logró ser reelegido, sino que, además, ganó para la Derecha la Secretaría General— fue claro en los tres estamentos (profesores, estudiantes y funcionarios). Otro tanto ocurrió con los candidatos al Consejo Normativo y asimismo la derecha ganó el plebiscito, colocando a la Universidad en definiciones abiertamente antirreformistas y antipopulares. Por efecto de ese plebiscito podrá asumir el control del Canal 9 de TV, por ejemplo.

UN AMIGO DEL FASCISMO

La plataforma de Boeninger puede ser el ensayo de una operación política a escala nacional. Por un lado, presentó consignas antimarxistas y de rechazo cerrado a todo compromiso con el proceso. Por otro, ofreció una cara democrática y progresista partidaria de los cambios, dentro y fuera de la Universidad. No hay que olvidar que esta candidatura era la continuidad de la violencia desatada por las brigadas fascistas en la Universidad, a fines del año pasado. El respaldo que le otorgó la elección representa un signo de legitimación del fascismo, que es la consecuencia más peligrosa.

Pero esta amenaza no es suficiente para detener la tendencia conciliatoria. El dirigente comunista Carlos Cerda dijo en el programa TV "A esta hora se improvisa" que su partido estaba de acuerdo en "entenderse" dentro de la Universidad. Boeninger pareció responder a este llamado, cuando, posteriormente, afirmó en "El Mercurio" que "la Universidad es una sola". Este es un concepto fundamental para la Derecha, pues descarta la lucha de clases, y, al parecer, en esta posición la acompañan importantes sectores de la UP. La pregunta es ¿a costa de quién se hará este nuevo arreglo? Es evidente que las elecciones dejaron a algunos partidos de la UP en mejores expectativas de poder que otros. Sólo un repunte en la combatividad del movimiento reformista que nazca de las bases podré; impedir una conciliación de esta naturaleza.

Si bien es cierto que la candidatura de la Izquierda Revolucionaria no mejoró su votación anterior, tiene el mérito de haber perdido sin renunciar a sus principios. Andrés Pascal levantó las banderas revolucionarias que una fuerza con mayor responsabilidad, como la UP, debió haber sostenido.

UNIVERSITARIO


Actualidad

EL SUBDESARROLLO Y LA UNCTAD III

LA inauguración de las actividades académicas en la Sede de Arica de la Universidad del Norte, tuvo como eje central el recuerdo de la figura del Comandante Ernesto Che Guevara. Dictó en esa ocasión —el 21 de abril recién pasado— la clase magistral correspondiente el Embajador de Cuba, Mario García Incháustegui, quien aprovechó el acto para hacer entrega a la Sede universitaria de una mascarilla del Guerrillero Heroico, donada a esa Universidad por el Primer Ministro de Cuba, Comandante Fidel Castro.

Para el embajador cubano, delegado de su país a las tres conferencias que ha celebrado la UNCTAD: Ginebra, Nueva Delhi y Santiago, la oportunidad de abrir la actividad universitaria ariqueña le permitió analizar en profundidad el significado, contenido y filosofía del evento internacional que se realiza en Chile, a la vez que poner de relieve el duro camino que transitan los países en vías de desarrollo y los obstáculos que el imperialismo coloca a su paso.

Su intervención fue del tenor siguiente:

"Encontramos muy oportuno, más que oportuno, encontramos muy justo que un acto de tanta trascendencia en la vida de un hombre como es el inicio de una carrera o el recibimiento del título que necesita para ejercerla, se realice en torno a la figura del Comandante Ernesto Che Guevara que representa más que ninguna otra las ansias de transformación, de cambios, de transformaciones revolucionarias; que ha vivido siempre en el pecho y en el corazón de toda la juventud y en particular de la juventud latinoamericana. Nos ha parecido justo que quien con su vida y con su acción ha sido el mejor intérprete de nuestra juventud, llene los ámbitos de esta sala en momentos solemnes de la vida de estos estudiantes de esta Universidad.

El inicio de un curso, la terminación de una carrera debe llevarnos a un reexamen y a un replanteo. Un reexamen de lo que hemos hecho en favor de nuestra patria y nuestra sociedad. Un replanteo sobre lo que nos queda por hacer en favor de nuestro pueblo y nuestra sociedad.

¿En qué contexto histórico vivimos? ¿Por qué en la edad en que el mundo se nos achica ... por qué en la edad de los grandes descubrimientos científicos, de la gran tecnología, de la conquista del espacio ultraterrestre? ¿A qué macabro mecanismo se debe que en una época como ésta dos terceras partes de la Humanidad vivan en el subdesarrollo? Y el término subdesarrollo se dice muy fácil, sin embargo, cuando se ahonda en su significado se sabe que subdesarrollo significa atraso, hambre, miseria, enfermedades para millones de seres humanos, niños que no tienen la expectativa de vida normal. ¿Qué macabro mecanismo ha producido que cuando hay una tecnología avanzada... que cuando hay grandes descubrimientos científicos, que cuando la televisión, el cine nos traen las imágenes que se producen en el otro extremo del mundo y entre esas imágenes nos traen la de una sociedad opulenta? ¿Por qué y hasta cuándo han de vivir nuestros pueblos en el atraso? ¿Hasta cuándo y por qué han de vivir en la miseria? ¿Nos vamos a quedar con los brazos cruzados? ¿Cuál es nuestra responsabilidad como profesionales y como patriotas? ¿Y cómo viviremos en una sociedad así? ¿Cuál es nuestra responsabilidad con nuestros hermanos?

Para nosotros está claro cual es el mecanismo monstruoso que creó esta situación y estamos seguros que cada día para una mayor parte de la Humanidad estará claro cuáles son los entretelones de esta situación y que no es otro que la acción de los grandes monopolios internacionales que explotan y succionan nuestras riquezas. Bastaría mencionar la Unión Miniere, la United Fruit Company y la International Petroleum Corporation para citar sólo tres casos; para que acudan de inmediato a nuestras mentes las imágenes de pueblos hermanos explotados hasta la saciedad y que cuando se rebelaron contra esa explotación sufrieron en su carne presiones, boycots y agresiones contra su estabilidad nacional.

En estos instantes, precisamente, tiene lugar en vuestra patria, en la capital de vuestra patria, en Santiago de Chile, la Tercera Conferencia de las Naciones Unidas para el Comercio y el Desarrollo. ¿Y cuál es la filosofía que se baraja detrás de este evento? ¿Cuál es el esquema? Parecería que porque hay una mayoría de pueblos pobres en el mundo los gobiernos, conforme lo expresa la Carta de las Naciones Unidas, tratarían de reunirse para, a través de la Corporación Internacional, lograr mejores condiciones de vida para esos pueblos. Pero es que para lograr mejores condiciones de vida y para que la cooperación internacional pudiera entrar en funcionamiento, en primer lugar tendríamos que vivir en un mundo, en un contexto político en las relaciones internacionales que creara las condiciones para que esa cooperación fuera realmente válida.

La experiencia histórica nos dice que esto no es así. Que en los mismos instantes en que en Santiago de Chile se reúne esta Conferencia, una gran potencia opresora y agresora, el imperialismo norteamericano, arroja todo el mecanismo de su técnica y de su ciencia contra un pequeño país subdesarrollado. Arroja bombas de un muy alto poder destructivo. Niega la vida, derrocha recursos para tratar de quebrar la indomable resistencia de un pueblo subdesarrollado que ama más a su patria y a su independencia, que a su vida misma. Y sucede que cuando acá en Santiago de Chile se habla de cooperación internacional hay bombardeo, hay genocidio contra un pequeño pueblo que resiste heroicamente y que derrotará al imperialismo sin discusión de ningún tipo.

¿Es que puede considerarse ésta una atmósfera propicia para la cooperación internacional? Ustedes mismos, hago este llamado a la conciencia, ustedes mismos deben dar la respuesta. ¿Qué ha pasado? ¿Cuál es el esquema, repito? De la supuesta cooperación internacional en el marco de las Naciones Unidas. Bien, se decía que había una brecha. Como lo decían ellos en inglés, un "gap" comercial entre los países ricos y pobres. Y que era necesario superar esa brecha. ¿Y cómo se iba a superar esa brecha? Bueno, esa brecha se iba a superar a través de precios remunerativos y estables en los productos primarios de exportación tradicional de nuestros países. Facilitando el acceso en los mercados internacionales para esos productos. Facilitando el acceso a las manufacturas y semi-manufacturas que producen nuestros países. Creando corrientes de financiación que significan recursos a partir de los cuales pudiera iniciarse una política de desarrollo económico, creando principios nuevos en las relaciones comerciales internacionales. Creando principios nuevos en materia de transporte marítimo y de comercio invisible y donde está incluido por cierto el transporte marítimo. Y estos planteos se hicieron justamente en la Primera Conferencia de Comercio y Desarrollo que tuvo lugar en el año 1964 en Ginebra y a las que asistiera a la cabeza de la delegación cubana el inolvidable Comandante Ernesto Che Guevara.

Allí a Ginebra concurrieron los hombres del Tercer Mundo llenos de esperanza pensando realmente que a través de tanto llamado, habría condiciones para desarrollar más fructíferamente una política de cooperación internacional. ¿Y qué es lo que ha sucedido? ¿Cuál ha sido realmente la situación? Yo me voy a permitir citarles algunas cifras. La participación de los países subdesarrollados en las exportaciones mundiales, según el boletín estadístico de las Naciones Unidas, —no son los criterios del Embajador de Cuba— bajó de un 21,3% en 1960, a un 17,7 7o en 1970. Para América latina las cifras son de un 6,7% en 1960, y de un 4,8% en 1970.

Mientras esto sucedía, los países capitalistas desarrollados saltaban de un 67% en 1960, a un 72,3% en 1970, en otras palabras, esto significa que el llamado decenio de las Naciones Unidas para el desarrollo y en el final de esta década, los ricos eran más úricos y los pobres más pobres.

¿Qué sucedió con la política en materia de productos básicos? En la reunión de Nueva Delhi en el año de 1968 se hizo una larga lista de cuáles eran esos acuerdos de productos básicos en que los países subdesarrollados tenían interés en concertar convenios internacionales. De esa larga lista sólo una conferencia negociadora tuvo éxito: la Conferencia Internacional del Azúcar y al acuerdo que surgió de allí importantes países capitalistas desarrollados le niegan su participación y apoyo.

¿En materia de manufacturas y semi-manufacturas, qué es lo que ha pasado? Se hablaba del acceso a los mercados de los países ricos, de los países desarrollados ¿qué sucedió?

Sencillamente qué clase de acceso puede tener una mercadería producto de una tecnología atrasada con aranceles dirigidos precisamente a salvaguardar los intereses industriales de los grandes países capitalistas desarrollados. ¿Qué significan unas preferencias generalizadas cuando paralelamente o casi paralelamente a la UNCTAD, se inician negociaciones arancelarias entre los grandes países capitalistas desarrollados que harán disminuir el valor de la incidencia arancelaria en las relaciones comerciales entre esos países? ¿Qué valor tienen unas llamadas preferencias generalizadas y no discriminatorias cuando la diferencia de tecnología borra cualquier ventaja que se pudiera conseguir en el campo arancelario? El resultado salta a la vista con estas cifras que he manejado.

Con respecto al financiamiento externo se planteaba que los países desarrollados deberían dirigir con destino a los países subdesarrollados recursos financieros equivalentes al 1% de su producto nacional bruto. En verdad que este 1% es uno de los grandes "fetiches" de la propaganda capitalista. ¿Cuál es el valor real de ese 1% si se deducen la repatriación de utilidades y los servicios de la deuda externa? Según datos de las Naciones Unidas, en nuestra región, y algo similar sucede en otras regiones del mundo subdesarrollado: "El saldo neto de los fondos correspondientes a la inversión directa extranjera, ha sido en la práctica persistentemente negativo. Durante el período 1950-1969, por cada dólar de ingreso, salieron dos, en forma de depreciaciones y utilidades. Todo lo anterior llevó a que en el conjunto de los 20 años considerados, el aporte global neto de capital extranjero al financiamiento externo fuera negativo en alrededor de 500 millones de dólares". Y todavía tienen el valor de decir que dan el uno por ciento.

El transporte marítimo ¿qué pasa con el transporte marítimo? El transporte marítimo que representa entre un 10 y un 15% del valor de las mercancías que se transportan desde y hacia los países pobres, es sencillamente un negocio controlado por los grandes monopolios marítimos o las llamadas conferencias marítimas que fijan fletes a su capricho y antojo y que inclusive llegan cuando un país subdesarrollado realiza cambios o transformaciones revolucionarias, llegan hasta el boycot comercial como muy bien lo señalaba vuestro representante estudiantil en esta tribuna. Llegan a las políticas de las listas negras, llegan a la política del bloqueo marítimo comercial.

¿Qué significa todo esto? ¿Significa de alguna manera que están cerrados los caminos para nuestros pueblos? Seguramente que no. Los caminos para nuestros pueblos no están cerrados. Pero sí es bueno que digamos, sí es bueno que expresemos que el desarrollo económico no es un regalo, que el desarrollo económico no es una dádiva, que el desarrollo económico es el resultado del esfuerzo y del trabajo de todo un pueblo. Que la lucha por el desarrollo económico es una mística y que no se le puede pedir al pueblo que luche por el desarrollo si las grandes empresas están en poder de los consorcios internacionales y de los monopolios internacionales. Al pueblo se le puede pedir sacrificio y esfuerzo cuan do trabaja para dejar él fruto del trabajo dentro de sus fronteras. Pero no se le puede pedir esfuerzo ni sacrificio cuando su trabajo va a engrosar las arcas de los grandes monopolistas internacionales, de los grandes banqueros internacionales que le roban así la cultura, la educación y el bienestar a nuestros campesinos y trabajadores.

Es perfectamente posible salir del subdesarrollo económico, pero la condición para salir del subdesarrollo económico es la liberación nacional, es la independencia verdadera, es el sentir que son nuestros los recursos: nuestras minas, nuestras fábricas, que son nuestras, nuestras riquezas y que no son nada más que de nosotros. Es entonces que podemos y debemos pedirle a nuestro pueblo que trabaje, que se sacrifique. Y cuando se den estos requisitos, en ese mismo instante estaremos en el camino no sólo de la independencia nacional, sino en el camino de la felicidad y del bienestar para nuestros pueblos.

Mientras la noche truena

Ya no verás, ya no jamás a aquel que parecía algo tuyo, un ángel
conocido desde siempre, desde el humo primero de la patria.

Te acordás, jugaba con tus millares de niños a encender su tabaco en una estrella,
les olvidaba la cena imposible y se dormían
despacito con un sueño libertador en los labios, ya no lo verás.
Su compañera arrojaba en tu pieza oscura avioncitos, gaviotas clandestinas
hachas con borradores de poemas o planos de palacios,
los gurises reían, aprendían a asaltar los cielos antes que ella los
quemara con el último fósforo. Vuelan como fogatas, decían los "botijas azorados.

Ya nunca la verás, ya nunca los azules místicos
del sur tendrán el fulgor inenarrable de sus ojos, dos ceibos que
atravesaban la ciudad en guerra con sus pétalos ocultos como
anunciaciones. Ya no, ni nunca los verás, exhalaron su última
metralla contra la doloración que remamos y nos hundimos en el
mismo sitio náufragos de manos inermes en esta gran putificación en que el imperio nos puso para comernos mejor enlatados
a sus puertos con nuestro aullido cerrado al vacío, como una
bomba de tiempo. Dirás a los niños que los viste por
última vez pronunciando sus nombres, enamorados
inéditos apretaban con
toda su ternura los gatillos de aquel armamento que descubrieron
una vez como un tesoro asombroso bajo las tablas de tu
choza. Contales que enfrentaron a los monos
amaestrados en fort gulick o a domicilio, allí dieron su
batalla póstuma, dispararon hasta
su propio corazón y
tuvieron donde caerse muertos para que el pobre
se levante vivo y múltiple.

Que les dejaron las gaviotas de papel secreto y
aquel pucho humeantes
por la eternidad para que vuelen, pongan fuego
total a esta miseria y
en los zapatitos rotos les dejaron sus armas con
un beso redentor y que esos reyes magos dijeron que jueguen en
la piel de los señores

como hombrecitos, en una cartita con un chau y
un montoncito de caricias.

Para tu niña dejaron una muñeca maravillosa que
camina sola y tabletea a mil manos, de ojos grandes y bellos
como américa para que la llame revolución, la quiera mucho, la
lleve dondequiera. Contales el amor que no se harán jamás aquellos
novios guerrilleros para que otro amor lleno de amores y siglos sin
parir alumbre un sol incaico salido de un volcán, mojado por los
dos océanos, Inmenso como el corazón del Che.

Que los hijos que no hicieron serán concebidos a
balazos y los hijos que dejaron tendrán a la revolución de padre y madre.
Sus besos inconclusos, la canción que más querían,
la garúa que encantaba sus pupilas nos lloverá en cada gota
una a una sus acciones de amor interrumpidas, que esta tierra
dará flores con la forma de sus ojos y el color de la libertad,
que cada uno de ellos se multiplicó por miles,
panes para que coma la historia que tiene grande el silencio y palabra de tigre.

Que su sangre golpea como olas de caballos hasta la victoria y siempre será su amor nuestro jinete inmortal, nuestra saliva para decir américa te amo y es honroso morir de
ese amor. Deciles que no lloren, pues no cabe más dolor en estos
pechos y es hora de arribar a los cuellos opresores con
los cuchillos brillando en sus hojas como espejos
aquellos rostros queridos, que no los enterramos, no
hubo preces parlamentarias, alguna que otra puñalada
pacífica en la espalda, pero que los bendijo el pueblo,
su memoria carnal, yacen en su gran pecho crepitantes,
dando instrucciones, planes, deciles bajito, no hace
falta gritarlo, que venceremos, nos descolgaremos de la
cruz clavo a clavo, bala a bala
y explícales que esta leyenda sucedió porque aquellos novios imperecederos
son tupamaros y vendrán mañana a verlos con
gaviotas, con repúblicas

Julio Huasi

La economía liberal no es una respuesta para los países pobres, ni es una respuesta siquiera para los países ricos, pero es menos respuesta para los países pobres. Y no hay otro camino. No porque queramos aquí en esta tribuna universitaria hacer propaganda en favor de una corriente ideológica. Es en un centro universitario donde hay que hablar con algún rigor científico que esta afirmación tiene valor. Profundicen ustedes en la debilidad de aquellos países subdesarrollados que se dicen de economía y de libre empresa, y que no son sino países dependientes, porque un país pequeño y subdesarrollado que aplique una política liberal en materia económica, es un país que se entrega en cuerpo y alma a sus explotadores.

No es que queramos hacer aquí propaganda en esta tribuna universitaria, hablar en favor de una corriente ideológica. Es que habíamos dicho que para nuestros pueblos no hay otro camino. Y que es una reacción patriótica, una reacción que se engarza en las mejores tradiciones patrióticas de nuestro continente. Estamos obligados a realizar con la liberación económica, con la ruptura de la dependencia de los grandes centros económicos capitalistas, el sueño de nuestros libertadores, el sueño de O'Higgins, de Simón Bolívar, de San Martín y de José Martí, y el sueño de Ernesto Che Guevara.

Yo quiero decirles a ustedes en este instante solemne para los alumnos que parten de esta Universidad y para los alumnos que ingresan a esta Universidad, yo quiero decirles que el papel de ustedes es muy importante. Que el papel de ustedes no es un papel del ejercicio egoísta de una profesión, que el papel de ustedes es un papel de servicio a la sociedad y de lucha en favor de nuestra sociedad, de nuestros, hermanos, de esos que todavía no saben leer o que padecen de enfermedades o que no tienen acceso a las ventajas y a los progresos de la vida moderna. El subdesarrollo es inaceptable y no podemos decirnos patriotas y no podemos mirar a nuestra bandera, ni escuchar nuestro himno con emoción, si no somos capaces de hacernos dignos de esa bandera para que seamos realmente independientes, para que seamos realmente soberanos, para que nuestros pueblos realmente vivan, vivan en pie, vivan dignamente.

La pobreza que el subdesarrollo genera no es aceptable, no es negociable y ustedes tienen el gran deber, el gran deber de luchar junto a vuestro pueblo para liquidar las consecuencias de los resabios de esa explotación y echar las bases de la nueva sociedad. Yo he visto con satisfacción y he escuchado en primer lugar que hay un gran número de obreros en esta universidad y yo los exhorto a ustedes para que el número de obreros en esta universidad sea total, porque como muy bien decía en esta tribuna vuestro representante estudiantil, la universidad no es un ente aparte del pueblo, la universidad es el pueblo mismo y nosotros no somos sino trabajadores. Trabajadores intelectuales y tal vez, como trabajadores intelectuales, con mes deberes que quienes no tuvieron la oportunidad ni las facilidades de llegar a un centro de estudios para estudiar una profesión. Es junto a nuestro pueblo que está nuestro deber y llena de satisfacción que ese espíritu reine en esta casa de estudios. Poner la universidad al servicio de nuestros pueblos, poner el ejercicio de nuestras profesiones al servicio de los pueblos o si no cuando nos levantemos en una tribuna a mencionar a Bernardo O'Higgins, a José de San Martín, a Simón Bolívar o al Che Guevara, nuestras palabras serán palabras hipócritas, porque para ellos lo primero fue la patria, lo primero fue la sociedad, lo primero fue el bienestar de nuestros pueblos. Es con estas palabras, compañeros, que los quiero exhortar a que marquen un derrotero en vuestras vidas. Un derrotero al servicio de Chile y del pueblo chileno".


Reportaje

EL SECTARISMO AZOTA LA PAMPA SALITRERA

EL vendaval del sectarismo azota la pampa salitrera. Muchos temen que ocurran hechos imprevisibles de violencia.

Las seccionales del Partido Socialista en la pampa (Alianza, Victoria, Tocopilla, María Elena, Pedro de Valdivia, Coya Sur, Vergara y Alemania, además de los tres núcleos socialistas de la Sociedad Química y Minera de Chile (SOQUIMICH), suscriben un documento titulado "Denuncia", que en miles de ejemplares circula en las oficinas salitreras.

Entre otras cuestiones, el documento reseña casos concretos de sectarismo, cometidos a costa de militantes socialistas y del Frente de Trabajadores Revolucionarios (FTR). Uno es el ocurrido en Victoria que, según el documento, unió a comunistas, radicales, democristianos y nacionales contra un socialista, favoreciendo en un sumario a un médico derechista "que fuera echado de la Braden por haber muerto a una obrera en un aborto".

El documento también acusa de sectarismo a la Gobernadora del Departamento, "que sólo tramita la personalidad jurídica de los Centros de Madres de su propio partido y deja fuera de la Federación a los otros Centros".

Otros acusados son un funcionario de SOQUIMICH, Luis Pereira, "que con el pretexto de hacer inventario se hace acompañar del jefe de Bienestar y carabineros para allanar la habitación de un compañero del FTR, profesor de la Escuela Consolidada"; un médico, Víctor Tiznado, "que se niega a dar atención a un carabinero, porque no es médico de los carabineros, y a quien el odio por los socialistas le sale a torrentes apenas habla"; el Administrador General, Miguel Alvarez, "que lo lleva a imponer de hecho un esquema de organización para la zona norte cocinada a espaldas de la clase obrera", etc. Todos los acusados pertenecen al PC.

El eje del conflicto en la pampa salitrera son los Comités de Producción. El PS sostiene que esos Comités deben tener poder resolutivo. El PC, en cambio, se pronuncia por que el poder resida en las manos del Administrador General, militante de aquel partido. Pero a la vez el PC embiste contra el FTR, que ha ido adquiriendo influencia en la pampa salitrera. Aplica en su contra un grado mayor de sectarismo.

Los hechos comenzaron a salir a flote a partir de la Conferencia Nacional de Trabajadores Socialistas del Salitre, que se efectuó en Tocopilla entre el 14 y el 16 de abril. Asistieron 132 delegados directos de las bases salitreras y 15 de los núcleos socialistas de Santiago, Barón y Talcahuano. En representación del Comité Central del PS concurrieron Rolando Calderón, Manuel Dinamarca y Héctor Cruz, estos últimos por la Comisión Nacional Sindical, y los miembros del Comité Regional de Antofagasta. En esa conferencia se acordó, entre otras cosas, implementar una política revolucionaria para el salitre, dándole vida activa a los Comités de Producción. Así surgió la consigna que el PS agita en la pampa: "todo el poder a los Comités de Producción".

El 22 de abril, en María Elena, se reunieron los Comités Regionales de Antofagasta del PS y PC. En esta ocasión se presentó un fuerte choque de opiniones. El PS rechazó poner en marcha el organigrama de SOQUIMICH elaborado por el Administrador General, Miguel Alvarez, porque no consideraba a los trabajadores en la gestión de la empresa. El PC repuso que no aceptaba compartir el poder y que sus militantes seguirían actuando con el organigrama elaborado por el Administrador. En seguida el PS planteó entregar poder de resolución a los Comités de Producción, a lo que el PC refutó, señalando que los trabajadores del salitre aún no están preparados para ejercer funciones directivas, apoyando en cambio que se aplicaran las normas básicas de participación según el Convenio CUT-Gobierno, en que esos comités tienen simplemente el carácter de "asesores". (Conviene recordar que en su discurso del 1º de mayo, el Presidente Allende se pronunció públicamente por entregar mayores facultades a esos comités, aumentando las que les otorga el Convenio CUT-Gobierno).

Otro punto considerado en la reunión conjunta de los Comités Regionales socialista y comunista fue la presencia del FTR en la pampa. El PS planteó que las diversas tendencias que actúan en el seno de la clase trabajadora tienen derecho a expresarse, y que el PS está en contra de las tentativas de reprimir a las tendencias ajenas a la Unidad Popular, como es el caso del FTR. El PC contestó que estaba de acuerdo con la unidad de la clase obrera, pero que no aceptaba la presencia de "ultraizquierdistas" en la pampa salitrera y que su deber era combatirlos. A continuación el PS planteó que frente a las divergencias surgidas en esa reunión, los socialistas mantendrían su independencia y se reservaban el derecho a exponer sus puntos de vista ante la masa trabajadora. El PC, a su vez, pidió que en forma conjunta se entregara una declaración anulando una asamblea que estaba prevista para el domingo 23 de abril. El PS se negó a esta petición, señalando que se trataba de una asamblea solicitada por las bases y que sus militantes asistirían para fijar la posición socialista respecto a los Comités de Producción.

La asamblea, a la que asistieron unos 300 dirigentes y bases, marchó con tranquilidad hasta que le tocó hablar al dirigente Díaz, en representación del FTR. Los comunistas intentaron acallarlo, primero a gritos, y luego a golpes. El desorden motivó la suspensión de la reunión.

El 21 de abril, las mujeres socialistas pidieron un espacio en la Radio Coya de María Elena, propiedad de SOQUIMICH, para rendir homenaje al 39º aniversario del PS. Recibieron una negativa del director de la emisora, R. Pereira, comunista. Las mu jeres, entonces, se tomáronla radio y difundieron su mensaje. La misma radio había sido negada en forma terminante a Gladys Díaz Armijo, presidenta del Sindicato de Periodistas Radiales de Santiago, que visitó María Elena en su calidad de candidata del FTR a la CUT.

El sábado 22 de abril, por otra parte, se efectuó una reunión para impulsar la creación de la Federación de Centros de Madres. Las representantes comunistas se opusieron a la incorporación de los centros que no contaran con personería jurídica. Las socialistas se pronunciaron porque todos los centros participaran en la Federación. La discusión se agravó al punto que comunistas y socialistas casi se fueron a las manos. Fue golpeada una dirigente radical, lo que motivó una protesta oficial de ese partido y las correspondientes explicaciones del PC.

Para los socialistas del salitre las normas básicas de participación del Convenio CUT-Gobierno "hoy ya no pueden tener plena vigencia y es necesario adecuarlas al momento político por el que atraviesa el movimiento obrero". Por ello plantean "todo el poder a los Comités de Producción", señalando que deben tener carácter resolutivo sobre aspectos tales como aumento de la producción, vigilancia revolucionaria, creación de comités de disciplina y de subcomités de carácter técnico y administrativo que orienten al Comité de Producción, etc.

La resistencia del PC en la pampa a estas medidas, se traduce en una abierta beligerancia entre ambas fuerzas políticas.

Los socialistas, por otra parte, han asumido en alguna medida la defensa del FTR, que es la víctima principal en la ofensiva del sectarismo. Un caso concreto es el del profesor primario Víctor Díaz Narváez. Se incorporó el 3 de abril a la planta de la Escuela Consolidada de Experimentación en María Elena y el director de la Escuela, Enrique Maldonado Rückoldt, solicitó, de acuerdo al convenio con SOQUIMICH, que al profesor Díaz se le proporcionara una habitación de soltero, a lo cual se accedió. Pero, el subdirector de relaciones industriales, Luis Pereira, ordenó el desalojo del profesor primario del FTR, señalando que debía echársele con el auxilio de Carabineros. Así se hizo el 15 de abril, obligando a Díaz a abandonar la pieza Nº 4 del Rancho 2. El profesor, menos mal, fue acogido en la pieza Nº 13 por Mario Chinga, que trabaja en la planta solar de Coya Sur, que aceptó compartir su camarote. No obstante, Víctor Díaz Narváez ha sido amenazado de muerte —mediante anónimos— si no abandona la pampa, ya que se le acusa de ser un activista de "ultraizquierda". A su vez, el médico Víctor Tiznado (el mismo que se negó a prestar atención a un carabinero afectado de un ataque de apendicitis), ha sido "sentenciado" si el profesor Díaz es víctima de algún atentado. El médico pertenece al PC y ha sido acusado por el trabajador Antonio Kong (en carta del 9 de febrero al director de relaciones industriales, Ernesto Malbrán), de responsabilidad por negligencia en el fallecimiento de una guagua.

El documento "Denuncia", del PS, señala, además, una serie de irregularidades que están ocurriendo en la pampa salitrera. Por ejemplo, el robo de varias toneladas de carne de las pulperías; el traslado de la planta vieja de yodo de Pedro de Valdivia a la Oficina Victoria, donde se está hundiendo por falta de un estudio previo del terreno; la utilización de elementos de SOQUIMICH para reparación de viviendas de algunos favoritos, etc. En el Campamento Alianza, por ejemplo, se emplearon diversos elementos para reparar la casa de un militante democristiano conocido, mientras a los obreros se les niega hasta un pedazo de vidrio para colocar en una ventana. El documento recoge también el malestar de los pampinos por las negativas para otorgarles préstamos —mientras algunos privilegiados han recibido el doble de sus sueldos—; denuncia el pago de 28 mil escudos a un ex funcionario para que cuadrara una cuenta del balance que tenía una "diferencia" de 1.397.000 escudos, etc.

Pero, sin duda, el ventarrón del sectarismo es el problema que sopla con mayor intensidad en la pampa salitrera. Ha ido caldeando los ánimos hasta un extremo peligroso. Todos lo perciben y tratan de aplacarlo, menos —claro está— los sectarios sin remedio que atizan el problema.

JOSÉ CARRASCO TAPIA


Medicina

LA LETRINA: ESTRUCTURA Y DESINFECCIÓN

¡Nihil novum sub sole!

“NADA nuevo hay bajo el sol", según reza este latinazgo en función del que comenzamos este artículo citando el mismo acápite que el docto profesor Lonuma utilizó hace ya más de un siglo para entrar en materia de su autorizado análisis sobre las letrinas: "Vamos a hablar de esas cavernas hediondas cuya existencia dentro de las casas ha ocasionado tantas desgracias, favorecido o encubierto tantos crímenes, y apestado, y sigue apestando, la buhardilla del pobre y el salón del magnate, constituyéndose en adversarios perennes de la salubridad doméstica o de las habitaciones privadas, no menos que de los edificios públicos". [1]

Porque es hora y tiempo de hablar en estos momentos de las letrinas, aunque no fuera más que para referirse a una en particular "La Letrina", que desde un año a esta parte viene incomodando a mundo y medio con las emanaciones y olores que de ella surgen, como producto de las funciones que allí ejercen sus colaboradores y sostenedores.

Y partamos por el comienzo. Letrina, porque también se dijo una vez latrina, en voz latina que Varron deriva a lavatrinee o de lavare, lavar, que no tuvo entre los antiguos la misma acepción de hoy, pues de un pasaje de Plauto se infiere que la usaban en el sentido que damos a bacin o bacinica. Es decir, tenía un sentido más particular ya que los glosadores de Plauto estiman con rara unanimidad que éste usaba la voz latrina para dar a entender que la "sella familiaris" de entonces (sillico como decimos todavía algunos hoy) venía a ser una especie de latrina particular.

Pero hay otros entendidos que ubican la etimología de la voz letrina o latrina, en el verbo latére, estar oculto, escondido, por hallarse comúnmente la letrina en un lugar arredrado y como latente o escondido de la casa.

En todo caso este ejercicio semántico no deja una conclusión práctica ya que los romanos tenían varias expresiones para designar las letrinas —forica, sella familiarica, sella perforata ad excipienda alvi excrementa accomodata— lo que complica, por falta de un nombre especial, nuestro problema etimológico. Pero bien podemos dejar el obstáculo de lado recordando que Roma tenía su dios de las letrinas —deus stercolius— y que en una de ellas recibió la muerte el célebre Heliogábalo, con lo que —públicas o particulares— las letrinas no se quedaron sólo en la historia sino que, pasando el oscurantismo de la Edad Media, llegaron hasta nosotros con sus mefíticos olores.

Y aquí ya va surgiendo nuestro objetivo de considerar este poco aromático tema. Es sabido que después del olor cadavérico, no hay otro tan repugnante, incómodo y peligroso, como el de los excrementos humanos. Es necesario librarse a toda costa de sus emanaciones, si deseamos aire puro, bienestar y salud. Es esto tan obvio, que sorprende en verdad lo poco que se ha hecho, durante largos siglos, para conseguir aquel resultado. "La Letrina", aun hoy día, por su situación, su viciosa estructura, por el poco cuidado que de ella se tiene, por no desinfectarla, etc., es el azote de nuestro pueblo. Su mefitismo es constante y casi intolerable, y como anotaba ya un reputado letrinófilo del siglo pasado "su sistema, por imperfecto y vicioso, hace que los gases fétidos desprendidos irriten los genitales y el ano de la mujer y el hombre contribuyendo no poco a la producción de los flujos blancos, de las almorranas, irritaciones crónicas, herpes, etc.".

Este mismo sabio para abundar en la materia calculaba que el término medio de las deyecciones ventrales es de unas 25 onzas diarias por persona [2] divididas en unas 19 de orines y 6 de materiales sólidos, con lo que resultan evidentes los peligros que consigo traen las emanaciones de tanta inmundicia.

Ya los legisladores antiguos (Moisés, entre ellos) prescribieron minuciosas precauciones higiénicas para la limpieza en general y para las exoneraciones ventrales en particular. Leemos en el Deuteronomio (versículos 12, 13 y 14 del capítulo XXIII) "Habebis locum extra castra, ad quem agrediaris ad requisita naturae; —geren paxillum in baltheo. Cumque sederis, fodies per circuitum et egesta humo operaies— quo relevatus est (Dominum enim Deus tuus ambulat in medio castrorum, ut eruat te, et tradat tibi inimicos tuos) et sint castra tua sancta, et nihil in eis appareat foeditatis, ne derelinquat te". [3]

A pesar de esto pareciera que hoy se olvidaran estas inspiraciones del buen sentido y la ley de Moisés, y por ello nuestros contemporáneos —especialmente los criollos— estimaran que nada mejor existe que echar las impurezas más asquerosas en medio de la calle y establecer un estercolero hasta en la propia capital de la república. "La Letrina" no es nada más que eso, y las lastimosas consecuencias de tan pobre teoría las está palpando hoy mismo nuestro pueblo y sus gobernantes.

LA LETRINA CRIOLLA

Pero veamos cual es la estructura particular de nuestra "letrina" criolla para luego, conociéndola en detalle, proponer la aplicación más racional de una técnica de desinfección adecuada. Consta en su sector central de una cubeta, jofaina o "gonzalera" [4] que tiene en su parte posterior una abertura circular para dar fácil paso a las materias excrementales. La "gonzalera" es la zona que más sufre por este uso continuo, y de atildada, lisa y pulimentada, como es en sus comienzos, termina emporcada e infecta. ¡Parece mentira el descuido, abandono y suciedad de que adolece nuestra letrina en este punto! Es enorme la hipocresía en materia de limpieza: todo el mundo quiere que le tengan por limpio, pero la "gonzalera" es la muestra más especial a lo que puede llevar el abandono y el desaseo íntimos.

Una solución fue dada por los ingleses que han acomodado a la "gonzalera" un obturador que está en comunicación con un pequeño depósito de agua (water-closet) con lo que la cubeta criolla pudo haberse convertido en una cubeta a la inglesa, con la mejora higiénica consiguiente.

Hay adosado, a continuación de la "gonzalera", un balde (o "valdes" como lo dan en llamar los siúticos nacionales) a donde cae en definitiva, depositándose en él, la materia fecal. Es aquí donde se producen con mayor abundancia los mefíticos olores, por lo que se ha dado en ponerle una tapadera o "daniel", que los gallegos y los galleguillos han bautizado así, talvez para estar a tono con el bíblico profeta encerrado en un pozo de leones, que no vendría a ser otro que el tal balde, tonel o "valdes", fiero por su espantoso hedor.

"La Letrina" criolla tiene por último un respiradero o chimenea de ventilación lo bastante elevado como para llegar al tejado, por donde zarpa (o "jarpa" como decían los antiguos xeneises) el gas mefítico al exterior. Este conducto suele impregnarse de un fuerte betún o almáciga, como refuerzo de precaución conveniente para que las otras partes del retrete se mantengan intocadas por la respectiva ordenanza municipal.

DE LA DESINFECCIÓN

Nos parece que son dos las indicaciones principales que sobre la desinfección de "La Letrina" deben respetarse continuamente: 1) depositar y mantener encerradas en el "valdes", las deyecciones corporales que vienen de la "gonzalera" ajustando, ojalá diariamente, el "daniel" respectivo, y 2) destruir químicamente el gas estercoral que "jarpa" por el respiradero.

Tanto una como otra de las indicaciones exigen una aplicación inmediata a menos que a ella no se opongan obstáculos invencibles. "No basta, como dice muy bien Edmond Duponchel, [5] insertar una prohibición en las Ordenanzas Municipales, sino que es menester la vigilancia personal de los agentes de la edilidad urbana, la imposición de una fuerte penalidad, o la rigurosa clausura final. El pueblo se amolda a lo que quiere la Autoridad, sobre todo cuando ésta quiere cosas razonables; si la Autoridad es negligente en la materia que nos ocupa, el pueblo contraerá hábitos de desaseo y suciedad, y si la Autoridad quiere mirar por la decencia pública, el ornato y la salubridad de la población que le está encomendada, los habitantes contraerán de seguro hábitos de limpieza y decoro".

Creemos, con este corto artículo, haber prestado un pequeño servicio a la higiene doméstica y a la salubridad urbana compendiando el tema en términos que están al alcance de la más vulgar inteligencia. Sólo nos resta desear que los consejos sean seguidos con un celo igual al que nos ha animado a resumirlos y popularizarlos.

DR. ENRICO LITIS


Campesinos

EL IMPERIO DEL VINO

"El fruto del trabajo de los trabajadores no irá más a las empresas monopolistas...".

Salvador Allende (1º de Mayo 1972)

DIECISEIS familias, que reúnen alrededor de 150 personas, poseen el complejo vitivinícola que produce los más requeridos caldos chilenos y del cual dependen cinco mil trabajadores y sus familias. Esas 16 empresas estructuran el monopolio que, bajo la careta de "sociedades anónimas", ejerce control sobre la producción vitivinícola y fija los precios de la uva que compra a las viñas pequeñas. Pero tales "sociedades" no son tan "anónimas", porque en su casi totalidad pertenecen a miembros de una sola familia.

Estas 16 "sociedades" pasarán a integrar el área mixta, según se ha anunciado. Serán "socias" del Estado, al "fifty-fifty", percibiendo, además, el valor del 51% de las "acciones" que el Estado deberá comprar a los felices dueños. ¡Un jugoso negocio para ellos! El mejor de su vida burguesa.

Esta situación se presenta cuando está en curso un proceso de reforma agraria que, hasta la fecha, se traduce en 2.756 fundos expropiados y cuando se proclama el exterminio del latifundio a plazo cercano. Según el rol de Impuestos Internos, existían 4.500 latifundios con más de 80 hectáreas de riego básico. Se han expropiado 2.756. Existen 7.500 predios de superficie fluctuante entre 40 y 80 hectáreas de riego básico. De manera que si se bajara de las 80 a las 40 hectáreas como margen de expropiación, la tarea sería más ardua. Faltarían, en total, 9.244 predios por expropiar, superiores a 40 hectáreas de riego básico.

En Chile se extienden 110 mil hectáreas de viñas, desde Atacama hasta Cautín. Esto significa el 7,5% de la superficie cultivada y el 2% de la superficie agrícola del país. El 55% de esa superficie corresponde a viñedos de secano y el 45% a riego. Las viñas de mayor producción están en las provincias de Santiago, Talca, Maule y Linares. De estas viñas salen las uvas que elaboran las 16 empresas o complejos vitivinícolas, dueñas de las marcas de mayor consumo en el país y en el extranjero. Y en todas ellas sus latifundios ejercen un monopolio que ha hecho poderosas a esas empresas que ahora están llamadas a convertirse en "socias" del Estado, a través de su incorporación al área mixta. Pero en ellas reside gran parte de la concentración del poder económico del latifundio, cuyo exterminio está anunciado.

EL PROBLEMA

La incorporación al área mixta de esos 16 más grandes complejos vitivinícolas, en vez de su integración al área social, ha despertado inquietudes.

El asunto venía planteado desde antes del 4 de septiembre de 1970. La expropiación era una de las aspiraciones de los trabajadores. En el programa de la Unidad Popular se planteaba la expropiación de todo el latifundio. Poco después del triunfo popular, los campesinos comenzaron a solicitar pronunciamientos sobre lo que se haría con los complejos vitivinícolas, especialmente en la provincia de Talca (comuna de Molina, departamento de Lontué), zona altamente productora de conocidos vinos. Incluso, plantearon fórmulas de mejor aprovechamiento de la infraestructura instalada y del trabajo en aquellas empresas que se encontraban cercanas unas de otras.

En diciembre de 1970, los campesinos propusieron la creación de un gran complejo vitivinícola en esa zona.

Al crearse los CERA —1971— en Molina, los campesinos insistieron en la resolución respecto a las viñas, acogidos a la decisión de expropiar todo el latifundio. En esa zona, como en otras, la mayor parte de las viñas son latifundios.

La situación varió al conocerse que serían creadas "empresas mixtas" con los 16 más importantes complejos vitivinícolas. Ellos son: Concha y Toro, Santa Rita, Santa Teresa, Santa Carolina, Santa Catalina, San Pedro, Undurraga, San José, Cousiño-Macul, Las Acacias, Carmen, Ortiz, Planella, Tarapacá ex Zavala, Casablanca y La Fortuna (Vinos Viú). Todas estas viñas (empresas) pasarán a ser "sociedades mixtas", es decir, "socias" del Estado.

Pero ocurre que estos complejos viñateros producen vinos sólo con el 40% de uvas propias. Compran el 60% de lá uva que requieren para elaborar alrededor de cien millones de litros al año, que constituye su producción global. Las viñas menores dependen de estos complejos para la venta de su producción de uva. Y son esos mismos complejos los que fijan los precios por las "uvas ajenas" que ocupan para producir vinos de conocidas marcas. Así se ejerce el monopolio.

Esta situación se hará más complicada cuando esas viñas menores pasen a los CERA, Asentamientos o Centros de Producción. Estos también serán dependientes de los 16 complejos vitivinícolas, constituidos en "sociedades mixtas", con el mismo régimen de explotación y la mitad de las utilidades para los Undurraga, los Larraín, los Pereira, los Planella y otros conocidos de siempre. La Viña Undurraga sólo aporta en producción propia de uva el 17% de lo que demanda su elaboración de caldos. Tiene que comprar el resto y fija precios. La Viña

Santa Teresa apenas produce el 15% de la uva que necesita. Compra el 85% restante a las viñas menores a precios de su conveniencia. La Viña Concha y Toro está mejor. Produce el 40% de la uva que industrializa.

Todos estos complejos tienen una infraestructura para elaborar vinos, pero carecen de los viñedos suficientes para producir uva. De este modo, durante años han venido acrecentando la dependencia de viñas menores. La Viña San Pedro compra toda la uva que se produce en Molina y Lontué. Sólo se abastece del 30% de uva propia. Pero, con las uvas ajenas, ha popularizado la marca de "sus" vinos. Esta empresa elabora once millones de litros al año, en circunstancias que su viñedo propio sólo le permitiría producir tres millones de litros. Y hay viñas famosas que no tienen una parra y deben adquirir toda la uva para elaborar sus no menos famosos vinos. Sólo ponen la etiqueta con la marca. El precio de la uva lo fijan ellos a los»pequeños propietarios de viñas.

ANTECEDENTES

La constitución de las "sociedades mixtas" significa que el Estado comprará el 51% de las acciones de esos complejos vitivinícolas, que aparecen como "sociedades anónimas".

Sin embargo, estas "sociedades anónimas" pertenecen cada una a una sola familia, la que quedará con el' 49% de las acciones, en cada empresa mixta. Así, obtendrán la mitad de las utilidades que rindan los complejos vitivinícolas sin hacer nada, sin responsabilidades y sin riesgos. Además, percibirán el valor —no bajo, por cierto— del 51% de las acciones que el Estado deberá cancelarles. Es el mejor negocio que pudieron imaginar.

Un vistazo a las sociedades anónimas vitivinícolas, que pasarán al área mixta y no al airea social, revela todo un mañoso "tejemaneje" en su constitución:

SANTA ROSA DEL PERAL (S. A.) Del total de 246 mil acciones, la familia Planella posee 213.420, que representa el 92,75 por ciento del capital de la "sociedad". Se distribuyen así: Liberto Planella, 65.888 acciones; (28,65%); Catalina Ortiz Iriondo de Planella, 20.000 (8,6%); José Miguel Planella Ortiz, 12.291 (5,34%); Jorge Planella, 12.591 (5,34%); Alberto Planella, 12.291 (5,34%); María Teresa Ortiz Planella, 8.290 (3,60%); Carlos Planella, igual; Catalina Planella, igual; María Planella Ortiz, igual. Cada uno con 8.290 acciones (3,60%).

VIÑA SANTA RITA (S.A.).— El 55,14% de las acciones están en poder de Vicente, Domingo y Mercedes García Huidobro, Jaime Irarrázaval García Huidobro, Andrés García Huidobro, Jorge García Huidobro, Eduardo Marín Larraín, Adolfo Mújica García Huidobro y Raquel González. Los diez mayores accionistas de la "sociedad" son de la familia.

VIÑA SANTA CAROLINA (S. A.).— Las acciones están en poder de Julio Pereira Larraín, Elena Pereira Larraín, Ismael Pereira Lyon, Manuel Pereira Irarrázaval, Blanca Errázuriz de Blanco, Fundación Eduardo Alonso Ovalle (?), Catalina Errázuriz Fernández, Luis Valdés Pereira y Marta Valdés de Pereira.

VIÑAS SANTA CATALINA Y EL ALGARROBAL.— El 100 por ciento de las acciones está en manos de diez personas, que son: Pedro, Carmen y Catalina Reuss Grimart, Alberto Casas Galindo, Carlos García Quezada, José López y otros cuatro. El 99,99% del capital lo tienen Pedro, Carmen y Catalina Reuss Grimart. Cada uno con el 33,33%, exactamente. Los otros SIETE "accionistas" se distribuyen el 0,1% restante como buenos "palos blancos", para que parezca "sociedad anónima".

VIÑA UNDURRAGA.— Pedro, Samuel, Raúl, Mario, Jaime y Fernando Undurraga poseen el 79,91% de las acciones, fraternalmente distribuidas. El 20,09% restante está en otras manos.

VIÑA SANTA TERESA (S.A.).— El 97,88% lo tiene la familia integrada por Pedro, Olga, Fernando, María Teresa, José y Juan Mir. También están Juana Balmaceda, con el 1,92%; Yolanda Brahm, con el 1,75%, y Eliana Espina, con el 1,92%. Los apellidos que no corresponden a la familia Mir, tienen acciones, como quien dice, sólo por cumplir.

VIÑA CONCHA Y TORO (S.A.).— Hay un 40% de las acciones en varias manos. Alto número de trabajadores pedían la incorporación de esta empresa al área social en vez del área mixta. Se ha señalado que en esta empresa figuran representantes del Vaticano. Entre los importantes accionistas particulares se cuenta Fernando Aldunate Larraín.

VIÑA SAN PEDRO— De Wagner Stein. Es la misma firma que en el gobierno de Frei desató la represión contra los trabajadores de la industria Saba. En ese propósito se llegó hasta incendiar un galpón y causar destrozos, culpar y encarcelar a los obreros. Ahora esa empresa pasaré, a ser socia del Estado de los trabajadores.

CONSIDERACIONES

Hay inquietud sobre el destino y proyecciones de las empresas mixtas que se constituyan con tales socios. Los obreros plantean que no pueden, como trabajadores, pasar a ser socios de sus propios enemigos de clase y tradicionales explotadores. Se basan en que el programa de la UP plantea alianzas con la pequeña y mediana burguesía. Pero, en ninguna parte, se mencionan alianzas con los Larraín, los Pereira, los Undurraga y demás representantes de la casta oligárquica que se enquistó, desde los albores de la República, en la vitivinicultura hasta formar los grandes complejos hoy existentes.

Gran parte de las 16 empresas consideradas para sociedades mixtas, carecen de viñedos, poseen gran concentración de poder económico familiar y tienen las marcas. La tierra, la uva y el trabajo para la elaboración de esos vinos son en gran medida de productores individuales pequeños.

No obstante, se ha planteado como un impedimento para la incorporación de las empresas vitivinícolas al área social la necesidad de defender las marcas de los vinos chilenos, que tienen prestigio internacional. Correcto. Pero, este mismo problema se le presentó a la Revolución Cubana respecto al ron y los tabacos. El gobierno del Comandante Fidel Castro resolvió la situación comprando las marcas. El problema se acabó y la producción de ron y puros quedó en poder de los cubanos, con las mismas marcas ya conocidas.

El Partido Socialista planteó expropiar las viñas y comprar las marcas industriales. Este sistema fue estudiado y era factible. Se podía pagar sin apremios. Las viñas son las que tienen más alta rentabilidad en el campo. Una hectárea de viña de riego tiene un rendimiento superior a 10 mil litros y ofrece un ingreso aproximado de 23 millones de pesos al año. Por ello, se estima que en 3 años puede pagarse toda la infraestructura de las 16 empresas que van al área mixta. Puede señalarse que a un obrero agrícola de viñas se le paga "a trato", por hectárea, Eº 4.500 al año y se perciben 23 mil escudos como rendimiento de esa hectárea. El financiamiento es claro.

Se ha indicado, además, que los capitales de muchas de las empresas vitivinícolas son superiores a los 14 millones de escudos. Este es el monto fijado por el gobierno para que aquellas empresas que lo excedan, pasen al área social.

CONCLUSIONES

¿Por qué se opta por el área mixta y no por el área social, para las 16 grandes empresas vitivinícolas del país?... He aquí planteamientos formulados a PF:

—En la Ley de Reforma Agraria no se habla de la empresa mixta para el campo, pese a haber sido hecha por el Partido Demócrata Cristiano.

—Crear la empresa mixta significa reconocer la existencia de plusvalía y el derecho de explotación de una clase sobre otra. Es la explotación del hombre por el hombre, con el aval del propio Estado.

—Si los campesinos quieren fijarse sus remuneraciones o pedir arreglos de casas en el fundo, resulta ingenuo pensar que, estando el "momio" por medio, lograrán sus aspiraciones. El latifundista dirá: "¡Que el Estado, mi socio, les resuelva el problema!" Cuando pidan aumento de salarios, o deban presentar pliegos en vendimia, corta de hileras, poda, etc., ¿qué harán? Puede que el socio-Estado acepte. Pero, son escasas las posibilidades que el socio-patrón haga lo mismo. El defenderá su parte de ganancia en el "fifty-fifty" con el Estado. ¿Cómo se pondrán de acuerdo ambos "socios"? ¿Y si el Estado no acepta el pliego, pongamos por caso? ¿Los campesinos podrán situarse contra el Estado, regido por "su" gobierno? ...

—La infraestructura de las 16 empresas destinadas a sociedades mixtas data de los años 1905, o anteriores. La madera de vasijas o toneles no es fina, como pretenden los vitivinicultores, para obtener mayor avalúo.

—El 7 de diciembre de 1970 —34 días después de asumir el gobierno popular— la Comisión Vitivinícola de la UP, integrada por miembros de todos los partidos, emitió un informe que puntualiza:

a) Crear la Empresa Nacional de la Vid; b) expropiar los 16 complejos vitivinícolas; c) una política adecuada, concreta e integral sobre la materia. También incluyó otras medidas inmediatas. En ninguna habla de la empresa mixta.

—Esta empresa mixta ofrece riesgos. Detrás puede venir la exigencia de los grandes complejos frutícolas, como Santa Rosa de Sofruco, Sociedad Frutera Sudamericana, Exportadora de Manzanas, etc. Si se crea la empresa mixta para las viñas, ¿por qué no se aplica para la fruta? Con esto, la Derecha y la Democracia Cristiana pueden sentirse con derecho a pedir empresa mixta para las 91 empresas del área social. Y más tarde, Chiprodal, Lechera del Sur o Cooperativas Lecheras, en su mayoría en poder de reaccionarios, también buscarán la empresa mixta de la leche, producida por 50 centrales en su mayor parte en manos de la derecha.

—Por último, tampoco puede descartarse que las conserveras de frutas, de productos hortícolas y de todos los del campo, todavía en poder de los momios, que "no han sido tocadas, puedan buscar la empresa mixta, amparándose también en el precedente sentado con las viñas.

HÉCTOR SUÁREZ BASTIDAS


Notas:

1. P. Lonuma. "El Monitor de la Salud" (Año II Nºs 1, 3 y 7).

2. Calcule el lector este guarismo anotando que cada onza equivale a una duodécima de la libra romana, esto es 16 adarmes, o sea 28.7 gramos.

3. "Tendrás un lugar fuera del campamento a donde salgas para hacer las necesidades naturales -llevando una estaca en el cinto. Y después que hayas depuesto, cavarás alrededor y cubrirás con la tierra que sacaste aquello de que te has aliviado (porque el Señor Dios tuyo anda en medio del campamento para librarte y entregarte tus enemigos), y tu campamento sea santo, y no se vea en él ninguna cosa de fealdad, porque no te desampare".

4. De Raúl González A., su inventor y diseñador.

5. "Nouveau systeme de letrines pour les grands etablissements public, et notamment pour les casernes, les hopitaux militaires et les hospices civile" por Edmond Duponchel, ex oficial de contaduría en los hospitales militares y caballero de la Legión de Honor.


Edición digital del Centro Documental Blest el 07feb02