La "vía chilena" hacia el golpe

PUNTO FINAL
Año VII. Nº 149
Martes 18 de enero de 1972

Editorial

EL COMPLOT EN MARCHA

CUMPLIENDO la palabra que empeñó en Dayton, Ohio, durante su reciente visita a Estados Unidos, Frei reasumió el liderazgo de la oposición conservadora al gobierno de la Unidad Popular. Su tarea es llevar adelante el golpe de Estado que quedó inconcluso en octubre de 1970. En esa oportunidad los hombres de confianza de Frei, mezclados en el complot, no se atrevieron a seguir adelante al producirse el asesinato del general Schneider y la consiguiente condenación popular del intento sedicioso.

Los métodos actuales han variado ligeramente pero el objetivo que se busca es el mismo: impedir que el pueblo chileno inicie la construcción del socialismo. La burguesía y el imperialismo han logrado reordenar sus filas, después de la sorpresa del 4 de septiembre de 1970. Tienen un jefe, Frei, y disponen de un aparato institucional y de una espesa red legal, a lo que se suma el control de vastos medios de propaganda. Utilizando el Parlamento y la Corte Suprema pretenden anular la acción del gobierno. Llegado el caso —y lo han confesado sin escrúpulos— buscarán derrocar al Presidente Allende por medios "legales". Pero en estos afanes conspirativos no se cuenta con el supremo recurso que le queda al pueblo: la movilización unitaria y revolucionaria de sus masas trabajadoras. En efecto, corresponde a los trabajadores del campo y de la ciudad organizarse desde ahora para frustrar la conspiración derechista. Ningún "golpe legal" será aceptado mansamente por los trabajadores, estudiantes, pobladores y soldados patriotas. Llegado el momento esa maniobra será desbaratada. La clase trabajadora se juega una oportunidad histórica de liberación que no va a desperdiciar.

Unidos sobre la base de principios revolucionarios —para avanzar y profundizar el proceso—, los trabajadores deben ser movilizados para ganar nuevas posiciones en lo económico y social. Hay que convertir en irreversible este proceso antes que la burguesía logre culminar la maniobra de revestir de legalidad lo que no es sino un siniestro complot.

PF


Política

LA "VÍA CHILENA" HACIA EL GOLPE

LA originalidad de la "vía chilena" hacia el socialismo consiste en que también el enemigo puede usar la legalidad para interrumpir este proceso. Esa legalidad no sólo actúa en beneficio de la izquierda. Aunque hasta ahora no ha sido probado en la práctica, permite derrocar limpiamente al Presidente de la República. Este resorte —sugerido hace algunos meses por el senador golpista Raúl Morales Adriasola— comienza a ser pulsado por la derecha. Ciñéndose escrupulosamente a la Constitución Política, la mayoría derechista que controla el Parlamento puede destituir de su cargo al Jefe del Estado. La "vía chilena" hacia el golpe —como puede apreciarse en las disposiciones constitucionales que se publican en esta misma página—, es tanto o más expedita que la "vía chilena" hacia el socialismo.

Un ensayo general de esta operación se hizo mediante la acusación constitucional contra el Ministro del Interior, José Tohá. Aprobada en la Cámara de Diputados, la acusación permitió suspender de sus funciones al jefe político del Gabinete del Presidente Allende. Mientras el Ministro Tohá fue trasladado a la cartera de Defensa Nacional, en una medida que el partido Demócrata Cristiano ha impugnado ante el Tribunal Constitucional, esta semana el Senado seguirá adelante con la acusación. Se trata de llevar a término, o sea a la destitución del Ministro, la operación golpista (aunque perfectamente legal) iniciada en la Cámara de Diputados.

La manipulación de la propia institucionalidad burguesa para consumar un "golpe legal", destinado a tronchar el proceso de construcción del socialismo, comenzó hace varios meses. Fue la Democracia Cristiana, manejada a nivel directivo por el grupo íntimo del ex Presidente Frei, la que reparó en que la debilidad de la "vía chilena" hacia el socialismo reside en lo que algunos exegetas consideran su mayor fortaleza: la legalidad.

En efecto, para cumplir con su deber de votar en el Congreso Pleno de octubre de 1970 por el candidato presidencial que había logrado la primera mayoría, el PDC exigió a la Unidad Popular que suscribiera una serie de "garantías constitucionales". Para hacer más solemne esta imposición que condicionaba sus votos, el PDC hizo que tales garantías se incorporaran a la propia Constitución Política. En caso contrario, amenazaba elegir en el Congreso Pleno al candidato que había logrado la segunda mayoría relativa (Jorge Alessandri), quien, a su vez, se comprometió públicamente a renunciar. Se facilitaba así una segunda elección directa, que permitía repetir el esquema electoral de 1964 que significó la victoria de Frei apoyado por los partidos de derecha.

Aunque las "garantías constitucionales" contenían aspectos obvios, acordes en líneas generales con el Programa de la Unidad Popular, ellas significaron un sutil chantaje político, método al que parece aficionada la élite que maneja al. PDC. Pero, además, abrieron los ojos reaccionarios a una realidad que, aun cuando previsible parecía escapar a la desesperada confusión derechista de hace un año. Esta realidad consiste en que nadie puede disputar mano a mano a la burguesía el manejo de una legalidad que ella misma ha inventado. En efecto, con una paciencia de hormiga, retrocediendo a veces tácticamente frente a las luchas de las masas, pero en los hechos accediendo a algunas concesiones destinadas a embellecer la dictadura de la explotación, la burguesía edificó la institucionalidad vigente. Un cúmulo de leyes administrado por tribunales cuya composición refleja los intereses de la clase que defiende, forma el andamiaje de la institucionalidad. Parapetada en el Parlamento y dominando los medios de comunicación de masas que le permiten crear el espejismo de una verdadera democracia, la burguesía tiene en sus manos los elementos fundamentales para defender sus intereses económicos.

Después de las "garantías constitucionales", que todavía permiten al PDC alardear de gendarme de la democracia en Chile, se produjo la jactancia del senador Morales Adriasola, miembro del grupo conspirativo Democracia Radical. En un acto público —celebrado en su homenaje después que la Corte Suprema lo libró del proceso por el frustrado golpe de 1970 — ese senador derechista llamó la atención sobre el "poder constitucional" que aun poseían los enemigos del socialismo. Con toda claridad diseñó la estrategia hacia el "golpe legal" que ahora está en curso. Llamó a utilizar la mayoría parlamentaria derechista para subir peldaño a peldaño en una escalada destinada a destituir funcionarios y ministros, hasta llegar al Presidente de la República. Así se hizo con algunos gobernadores e intendentes. Luego, la disputa por la hegemonía política en el seno de la burguesía, se tradujo en que el Partido Nacional intentara por su cuenta destituir algunos ministros. Finalmente el PN se allanó a cumplir su papel de destacamento de apoyo de la Democracia Cristiana. El grupo de Frei logró imponer en el PDC una acusación constitucional contra el Ministro del Interior que fue de inmediato apoyada por los partidos Nacional y Democracia Radical. Cualquier examen medianamente objetivo de esa acusación tiene que llegar obligatoriamente a la conclusión de que los cargos contra Tohá carecen de todo fundamento.

Pero no se trataba de buscar antecedentes reales que pudieran arrastrar a un Ministro del Presidente Allende ante los tribunales. El objetivo era mucho más sencillo. Era demostrar que la "vía chilena" para el golpismo está expedita. Eso ya quedó claro en la Cámara de Diputados y a partir de esta semana le tocará al Senado culminar la operación.

Entretanto, han ocurrido otros hechos que se encuadran también en la "vía chilena" de la contrarrevolución.

LAS ARMAS DEL "GOLPE LEGAL"

CONSTITUCIÓN POLÍTICA DE CHILE

ART. 39.— Son atribuciones exclusivas de la Cámara de Diputados:

1º) Declarar si han o no lugar las acusaciones que 10, a lo menos de sus miembros, formularen en contra de los siguientes funcionarios:

A) Del Presidente de la República por actos de su administración en que haya comprometido gravemente el honor o la seguridad del Estado, o infringido abiertamente la Constitución o las Leyes. Esta acusación podrá interponerse mientras el Presidente esté en funciones y en los 6 meses siguientes a la expiración de su cargo. Durante este último tiempo no podrá ausentarse de la República sin acuerdo de la Cámara.

En todos estos casos la Cámara declarará dentro del término de 10 días si ha o no lugar la acusación, previa audiencia del inculpado e informe de una Comisión de 5 diputados elegidos a la suerte con exclusión de los acusadores. Este informe deberá ser evacuado en el término de 6 días, pasados los cuales la Cámara procederá sin él. Si resultare la afirmativa, la Cámara designará 3 diputados que la formalicen y prosigan ante el Senado. Si el inculpado no asistiere a la sesión que se le cite, o no enviare defensa escrita, podrá la Cámara renovar la citación o proceder sin su defensa.

Para declarar que ha lugar la acusación en el caso de la letra a), (Presidente de la República) se necesitará el voto de la mayoría de los diputados en ejercicio.

ART. 42— Son atribuciones exclusivas del Senado:

1º) Conocer de las acusaciones que la Cámara de Diputados entable con arreglo al art. 3º, previa audiencia del acusado. Si éste no asistiere a la sesión que se le cite, o no enviare defensa escrita, podrá el Senado renovar la citación o proceder sin su defensa.

El Senado resolverá como jurado y se limitará a declarar si el acusado es o no culpable del delito o abuso de poder que se le imputa.

La declaración de culpabilidad deberá ser pronunciada por las dos terceras partes de los senadores en ejercicio cuando se trate de una acusación en contra del Presidente de la República...

Por la declaración de culpabilidad queda el acusado destituido de su cargo.

Procurando fortalecer al Parlamento como plaza fuerte del golpismo "legal", la alianza derechista que encabeza el PDC redujo a su mínima expresión el Presupuesto de gastos fiscales para 1972. El gobierno había solicitado la aprobación constitucional de un Presupuesto de 1.900 millones de escudos, superior en 200 millones al de 1971 elaborado por la administración Frei. La mayoría derechista del Parlamento redujo los gastos en 1.400 millones, o sea, provoca la casi total paralización del Estado, la cesantía de unos 25.000 funcionarios y la desaparición de algunos servicios públicos. Llevando al extremo su mareo de poder, la mayoría parlamentaria aumentó a 39 millones de escudos el presupuesto del Congreso Nacional. Solamente para alimentos y bebidas, la Cámara de Diputados y el Senado se autodestinaron 778 mil escudos.

El gobierno ha recurrido al Tribunal Constitucional para que declare ilegal las reducciones del Presupuesto. En este sentido se cree que la situación creada por el Parlamento es tan absurda que ese Tribunal no podría sino acoger el recurso del gobierno, incluyendo los votos de los representantes de la Corte Suprema y de la Corte de Apelaciones.

A este mismo Tribunal Constitucional ha recurrido la mayoría parlamentaria, pidiendo que inhabilite a José Tohá para desempeñar la cartera de Defensa Nacional. Y se trata también del mismo Tribunal que deberá fallar en definitiva sobre las indemnizaciones que exigen las compañías nacionalizadas del cobre.

Teóricamente el gobierno tiene mayoría en ese Tribunal, ya que tres de sus cinco miembros fueron designados por el Presidente de la República con el visto bueno del Senado. Lo preside el ex Contralor General Enrique Silva Cimma, que es militante del Partido Radical.

Pero no se pueden descartar sorpresas y, en todo caso, la verdadera solución no está en ganar escaramuzas jurídicas. Consiste, más bien, en cambiar la correlación de fuerzas y hacerla favorable a los trabajadores...

El dominio en el campo institucional pertenece al enemigo. Lo acaba de probar la Corte Suprema invalidando las atribuciones del Tribunal de Comercio que había aprobado la requisición de la industria textil Yarur. Los dueños de esa empresa recurrieron a la Corte Suprema —donde radica la más cavernaria defensa del sistema capitalista—, y lograron un primer golpe contra los trabajadores. La requisición de Yarur fue dictada en virtud de disposiciones legales (en este caso la legalidad aprovechada en beneficio del pueblo). El Tribunal de Comercio ratificó la actuación de la Dirección de Industria y Comercio (DIRINCO), consolidando la requisición que ha permitido mantener a Yarur y a otras industrias textiles, provisoriamente, en el área social. Pero la Corte Suprema echó un balde de agua fría sobre la cabeza del Tribunal de Comercio y, tiene actualmente en sus manos el recurso de Yarur que no es sino un globo de ensayo de los magnates textiles para recuperar la propiedad y manejo de esas industrias.

En este terreno de las acciones concretas de la derecha para impedir que se inicie la construcción del socialismo en Chile, otra artimaña legal está en marcha. Se trata de una nueva modificación constitucional que, en la práctica, deja sin efecto todas las requisiciones industriales efectuadas hasta el momento. Esa modificación fue presentada por senadores de la Democracia Cristiana y rápidamente aprobada en ambas ramas del Parlamento. Está lista para ser despachada por el Congreso Pleno y echa por tierra un proyecto que presentó el gobierno para delimitar las áreas privada, mixta y social de la economía. Obliga, en el futuro, a iniciar un proyecto de ley en cada caso de expropiación industrial, proyectos que deben ser aprobados ¡por la mayoría derechista del Parlamento!

La Sociedad de Fomento Fabril, por su parte, organiza la oposición empresarial al programa de la Unidad Popular. En estas mismas páginas publicamos una circular que la SOFOFA envía a los industriales pidiéndoles dinero para financiar la campaña contra la extensión del área social de propiedad. Comisiones de estudios jurídicos y económicos, relaciones públicas, estudios de proyectos de leyes, etc., conforman la actividad de la SOFOFA para alinear a los industríales en la política tributaria y laboral y en la defensa de la empresa privada, que en lo político dirigen los enemigos jurados del socialismo.

Es en este cuadro donde se va incubando el germen del fascismo que amenaza al proceso chileno. En este sentido hay que valorar la voz cargada de experiencia de Santiago Carrillo, secretario general del PC español, que habló en Viña del Mar con motivo del 50º aniversario del PC chileno [1] . Dijo Carrillo que los intentos de la derecha chilena por "imposibilitar la vía democrática hacia el socialismo" le recordaban "hechos acaecidos en España hace ya más de 30 años".

En efecto, tal como recordó Carrillo, los fascistas españoles pudieron nuclear un bloque que se opuso al Frente Popular, utilizando sectores oportunistas como la CEDA que era "una especie de Democracia Cristiana de derecha". Apoyados por potencias extranjeras, desataron la guerra civil e instauraron su dictadura, dejando a un lado a los ilusos que los habían apoyado, creyéndolos sinceros defensores de la Constitución, las leyes y la libertad. Resumiendo la experiencia española, Carrillo dijo que consistía para la izquierda chilena en consolidar, apretar y extender la unidad "porque la unidad es la clave del triunfo". Y algo muy importante: "estad dispuestos —dijo Carrillo— a batiros, con uñas y dientes, con toda clase de armas, contra el fascismo y los lacayos del imperialismo si tratan de arrebataros la victoria".

La lucha por el poder está en marcha en nuestro país y probablemente no quede otro recurso que hacer sentir a los conspiradores el peso de las masas unidas y organizadas. Nada parece más riesgoso, pues, que el intento de someter la movilización de los trabajadores a un criterio paternalista. Cuando llegue el momento de llamarlos a la acción puede ser demasiado tarde. En especial —como está ocurriendo— si se le otorga legitimidad a la "Vía chilena" hacia el golpe. La autoridad de los conspiradores emana de instituciones como el Parlamento, que no puede ser reconocido como un doble poder si no se quiere entregar gratuitamente un disfraz a los que intentan arrebatar al pueblo su derecho a construir el socialismo.

J. C. M.

LA SOFOFA FINANCIA CAMPAÑA CONTRA
EL ÁREA SOCIAL DE LA ECONOMÍA

MIENTRAS LA REACCIÓN teje su maniobra golpista en el Parlamento, la conspiración de la burguesía no descansa en ningún terreno. La Sociedad de Fomento Fabril; por ejemplo, que agrupa a los industriales, financia la campana contra el crecimiento del área social de la propiedad. En una carta que firman Orlando Sáenz R., presidente, y Hernán Errázuriz T., gerente general, fechada en diciembre de 1971, se pidió a los empresarios su contribución para financiar. ese tipo de actividades.

Por ejemplo, la carta de la SOFOFA, recibida por Termo Metalúrgica S.A.LC, similar a las demás, salvo en la suma solicitada, dice lo siguiente:

Santiago, diciembre de 1971.
Señor
Gerente
Termo Metalúrgica S.A.I.C.
PRESENTE

Estimado consocio
Ref.: Sg/400.— Informa sobre cooperación y aporte año 1972.

Queremos iniciar las labores correspondientes al ano 1972, solicitando a todos nuestros asociados la indispensable cooperación que deben prestar para desarrollar e intensificar nuestra acción gremial en la medida que lo requieren las difíciles circunstancias que vive nuestro país, y muy especialmente, el área privada de la economía nacional. Deseamos una participación más activa y solidaria de todos los socios, tanto en los planes y programas de trabajo de nuestra Sociedad, como en su desarrollo y cumplimiento, acción que puede ejercitarse a través de los diferentes grupos de trabajo cuya nómina acompañamos con su correspondiente solicitud de inscripción y contribuyendo puntualmente con el aporte de las cuotas sociales, que constituyen la única fuente de ingresos con que cuenta la Sociedad para su financiamiento.

El considerable aumento de nuestras campañas publicitarias y de asistencia técnica, social y judicial, determinado por la conflictiva situación que hemos debido afrontar en el curso del presente año, ha significado un importante incremento de nuestros gastos de operación, lo que nos ha movido a ampliar nuestra base de recaudación, solicitando cuotas a todas las empresas relacionadas con esta Sociedad, lo que permite no gravar excesivamente a nuestros habituales cooperadores. La cuota anual que el Directorio ha fijado a esa empresa, determinada en base a su tamaño e importancia, asciende a Eº 17.900.—

Estamos ciertos de recibir una favorable acogida, certeza que está avalada por la masiva demostración de confianza y solidaridad con nuestra acción gremial, manifestada recientemente en una gigantesca concentración pública.

Sabemos que la contribución solicitada significa un gran esfuerzo para ustedes en las actuales circunstancias, pero es absolutamente necesaria para mantener una posición sólida y resuelta en defensa de nuestros principios.

Esperamos contar con su valioso apoyo y colaboración, que le rogamos ratificar enviándonos la aceptación de su cuota y en lo posible su solicitud de ingreso a los grupos de trabajo programados.

Agradecen de antemano su pronta respuesta y lo saludan muy atentamente,

SOCIEDAD DE FOMENTO FABRIL

HERNÁN ERRAZURIZ T.
Gerente General

ORLANDO SÁENZ R.
Presidente


Tribuna

CARTA ABIERTA AL SENADOR FUENTEALBA

EL discurso del senador Renán Fuentealba, el día 16 de diciembre, impreciso y primario, no puede quedar marginado de una severa crítica, tanto por la audacia degenerativa de su contenido, cuanto por el uso de conceptos socio-filosóficos que señalan en él una escasez de conocimientos, o bien, la posición de mi político dogmático que desea una reivindicación ante la opinión general después del fracaso del gobierno al cual perteneció.

Tal vez, antes de entrar a analizar el discursó mismo, serla conveniente darle al señor senador una breve clase sobre el atraso de Iberoamérica, pues parece desconocer sus verdaderas raíces. Este es un continente a la deriva, que no pesa ni cuenta. Padece de una miseria social histórica, de una dependencia pluridimensional, dependencia que no sólo es causada por variantes internas, sino que también por importantes factores internos, donde las élites políticas y económicas se encargan de mantener en firme posición los eslabones del neocolonialismo... Estas élites se han entregado a una dependencia incondicional, macabra, pues jamás consideraron las funestas consecuencias que ello acarrearía... Ahora se debaten en la contradicción que ellas propiamente establecieron entre lo que podría denominarse sus necesidades presentes y aquellos intereses que ellas mismas crearon y alentaron crecer para su propio beneficio. La atonía cultural, educacional, financiera, institucional, política y social que hoy personaliza a Iberoamérica, afecta, con extremada dureza y precisión a las grandes masas de desposeídos, atacando no sólo la penosa condición presente de ellos, sino que vulnerando algo que es de vital importancia para todo ser humano: las esperanzas de un mejor futuro.

Con la actitud señalada, las élites iberoamericanas revelan una clara miopía para entregarse a la auténtica raíz de los problemas, como son: la alianza vergonzante con los intereses de la gran metrópoli; la odiosa estratificación social que a veces alcanza rangos inauditos; su resistencia marcada a efectuar cambios sociales, políticos y económicos; su cómoda permanencia de un status que incuba y genera constantemente nuevas y crecientes injusticias.

Y Chile no es una excepción a lo señalado, señor Fuentealba. Seamos realistas, honestos y sinceros, pero no escapistas. Dejemos de lado el eufemismo de que somos los ingleses de la América del Sur o la Suiza austral. En Chile hay tanta miseria y desequilibrio social como en cualquier otro país de los ya señalados. De aquí la extrañeza y perplejidad que he tenido al leer su discurso.

Usted habla de... "un régimen de violencia, de opresión y de dictadura totalitaria". La violencia y la opresión pueden adquirir dos facetas: una, cultivada y refinada, y la otra, basada en la brutalidad. Ambas han sido ejercidas por los gobiernos anteriores, especialmente por la Democracia Cristiana. ¿O ya se ha olvidado de las ochocientas mil personas que habitan en las poblaciones marginales de Santiago, o de los sucesos acaecidos en El Salvador y Puerto Montt, donde varios obreros, simples parias de nuestra democracia, perdieron la vida ante la represión física sin contemplaciones?

Expresa que ante el cambio... "el pueblo pueda chipar libremente y discutir, aprobar o rechazar los métodos y sus metas que esos cambios implican". Muy loable principio. ¿Pero lo puso en práctica la Democracia Cristiana?

Se refiere a una... "mayoría prepotente"... La prepotencia, además de la incapacidad y timidez, fue el rasgo más sobresaliente del gobierno anterior. ¿O es que no se recuerda que en ese entonces para poder obtener un puesto era necesario pertenecer a la Democracia Cristiana, lo mismo que para lograr un crédito en el Banco del Estado o en la Corfo?

Postula de... "nuestros muy poco originales gobernantes". ¿Cuál fue la originalidad del gobierno pasado? ¿Acaso no fue una copia exacta del modelo capitalista-burgués que existe en tantos otros países, en donde una pequeña élite goza de los mejores privilegios?

No insista en que... "Chile es uña tierra diferente". Ya se le expresó que distamos mucho de ser los ingleses de la América del. Sur. Estamos en el mismo círculo "vicioso del atraso iberoamericanista. No hay más.

"Los chilenos están enfermos de empacho con fraseología revolucionaria importada". ¿Dónde quedó la revolución en libertad de ustedes? Parece ser que el modelo autóctono (?) les falló al ser... "incapaces de interpretar el alma nacional", salvo de pequeñas minorías privilegiadas, "para llevar adelante un programa común de transformaciones profundas".

Se aventura mucho cuando enfatiza que "ellos han querido despreciar esta gran ocasión histórica y han preferido marchar por el camino del odio, del sectarismo y la violencia". A pesar de que ustedes triunfaron con el amplio apoyo de la derecha chileña y con el abierto sostén del imperialismo foráneo, desperdiciaron históricamente una posibilidad de hacer los cambios profundos que el país requería para salir de su atraso ostensible. Es que un partido burgués no puede hacer esos cambios; se encuentra mentalmente inhabilitado para ello. En cuanto al odio, el sectarismo y la violencia, ustedes fueron los creadores de tan magna obra, sólo que les faltó patentarla, aun cuando hay cuantiosos hechos, conocidos por toda la opinión pública, que los acusan fehacientemente.

Llama la atención sobre "el sentimiento enfermizo creciente de hostilidad hacia los Estados Unidos". No es de extrañarse, pues sencillamente usted desconoce la historia de la dependencia y del atraso de nuestros pueblos al lamentar que tal sentimiento exista.

Sin embargo, donde su infantilismo político llega al clímax más evidente, es cuando explicita sobre "nuestra tradicional política internacional de independencia y dignidad, ajena a todo bloque y solidaria con nuestros países del continente y del llamado Tercer Mundo". ¿Ingenuidad o torpeza? ¡Por favor, señor Fuentealba! No le demos la espalda tan fácilmente al ayer. ¿O es que ya se olvidó del caso de Cuba y de quien nos ordenó votar con respecto al total boicot y aislamiento impuesto sobre ella? ¿Es acaso esto independencia o dignidad, solidaridad? ¿Cómo ha votado Chile, por lo general, en las inoficiosas justas internacionales? ¿Por intención propia o por una orden externa? Se expulsó a Cuba, pero no a otros países donde reina el crimen, el terror y las torturas. ¿De qué manera denomina a esta actitud tan poco varonil?

Seguramente usted, como todos los chilenos, conocía y aceptaba la base militar norteamericana en Isla de Pascua. ¿Significa esto estar en contra del imperialismo de ese país?

Alude a "la cobarde agresión a las mujeres que desfilaron el miércoles primero". ¿Se olvidó ya del Grupo Móvil? Además, por las diversas fotos tomadas en el citado desfile, parece ser que el "show" social montado fue una excelente demostración de la clase alta burguesa de nuestra sociedad, a la que su partido se encuentra adherido por un firme cordón umbilical que ni el más experto cirujano se atrevería a cortar. Debe darse cuenta, señor senador, que es un hecho evidente que la derecha en Chile; por sí sola, jamás volverá al poder. Murieron públicamente por su egoísmo propio y porque no tienen, nada que ofrecerle a los sectores marginados. Lógico es entonces que busquen en su primera generación genética —la democracia cristianar—, el último eslabón para salvar sus prerrogativas que ellos consideran como algo que les corresponde por derecho propio, por haber nacido en una clínica particular, atendidos por buenos doctores y enfermeras vestidas de almidonado blanco .. y no en un taxi, en una comisaria o en la antesala de un lúgubre hospital público.

La democracia cristiana tuvo la gran oportunidad de corregir los graves defectos estructurales de nuestra arcaica sociedad... Pero no lo hizo. ¿Por qué? Es muy simple. Debido a que es un partido burgués más, coludido con la derecha chilena y al imperialismo' extranjero. ¿Cómo es posible que el ex presidente Frei se preste para ir a los Estados Unidos —financiado por instituciones dé reputación muy dudosa—, a ofrecer conferencias en un momento histórico tan trascendental, cuando nuestro país lucha por concretar la expropiación de la principal riqueza básica? ¿Cuando el boicot internacional se cierne sobre él? ¿Cómo se le puede denominar a esto; señor Fuentealba? Creo que servilismo y antipatriotismo es lo más adecuado.

En fin, señor Fuentealba, su discurso ha sido el más preciso "boomerang" que usted haya podido construir. Es lamentable para un hombre público como usted... Ahora, la acusación constitucional en contra del Ministro señor Tohá, es una simple maniobra política de mala calidad. Para hacer esto se necesita moral. Y ustedes no lañan tenido, por cuanto muchos de sus ex ministros debieron de haber pasado por el banquillo de los acusados.

No sé cuántas personas hayan podido ir al Estadio nacional, pues la prensa internacional no lo dice. Sin embargo, estoy seguro de que muchas de ellas deben de haberse retirado abrumadas ante tantas contradicciones y aquellas que posiblemente aplaudieron, vislumbraron una posibilidad de tornar al "apartheid" social que ustedes tan eficientemente defendieron.

BORIS YOPO
Londres 40, l.er piso, Ciudad de México


Polémica

LAS ETAPAS DEL PROCESO REVOLUCIONARIO CHILENO

EN el Nº 147 de Punto Final se incluye un artículo firmado por J.V.H. y que lleva por título "Capitalismo de Estado, una etapa del proceso", en el que el autor realiza diversas reflexiones en torno a una entrevista en la que el suscrito analiza la política económica del Gobierno Popular, y que fuera publicada en forma resumida por la revista "Marcha", en julio de 1971, en Montevideo.

Conviene desde un comienzo hacer algunas precisiones en torno a dicha entrevista. Fue realizada en mayo de 1971 por el periodista alemán Heinz Rudolf Sontag y estaba destinada a ser incorporada a un libro que se publicaría en Alemania Federal. El periodista alemán entrevistó a diversos políticos de la Unidad Popular y a mí me pidió, dentro de la división del trabajo que él sugirió, que me centrara en los aspectos económicos y, dentro de ellos, a los relativos a la industrialización; el resto de la experiencia chilena en sus aspectos políticos y sociales sería cubierto por otros autores. El semanario "Marcha" adquirió los derechos y publicó un resumen de la entrevista que yo concedí. Debo decir que yo no revisé los originales en español y que la entrevista . fue puesta en versión española por el periodista alemán quien, a pesar de su excelente voluntad, no podía atender a aspectos formales ni de fondo. En verdad, el periodista acortó párrafos, formó frases, etc. En suma, debo dejar en claro que se me pidió hablar para el ciudadano medio de Alemania Federal y se me restringió la temática a los asuntos económicos. [2]

Pero no quiero insistir en estos defectos, que J.V.H. utiliza para hilvanar sus reflexiones, siguiendo estrictamente párrafos de texto sacados de una u otra respuesta, sino que referirme directamente a cuestiones básicas acerca de la construcción del socialismo a fin de aclarar mi pensamiento y evitar interpretaciones no ajustadas.

Desde luego hay una cuestión central que conviene establecer desde un principio: los planteamientos que he hecho en toda la entrevista se refieren a la "etapa de superación del capitalismo y de inicio de la transición" hacia el socialismo, o sea, la etapa del Gobierno Popular inspirada en el Programa de la Unidad Popular. Entiendo por etapa de transición, un período histórico en el cual las masas organizadas, a través de las herramientas básicas del poder político, ponen fin al sistema capitalista tradicional e inician la construcción de una nueva economía, de rasgos dominantemente socialistas; hacia fines del período de transición los rasgos básicos que definen el perfil del sistema social serán de carácter socialista. En este proceso, la apropiación privada que hacían los dueños de los medios de producción del valor creado en la producción, por la fuerza del trabajo, o sea la apropiación capitalista de la plusvalía, es reemplazado en términos globales por otros procesos en los que el trabajo dejarla de ser una mercancía, se termina con la diferenciación entre el productor y los medios de producción, y se termina con las relaciones de explotación en la parte central de la economía. La propiedad privada de los medios de producción se transforma en propiedad social y esto es controlada por el pueblo y puesta a su disposición. La propiedad social se expresa bajo la forma jurídica de propiedad estatal. Es en las etapas más avanzadas del comunismo en las que la propiedad social es directa, sin la tuición del Estado. En resumen, en la "economía de transición" el pueblo controla los medios de producción básicos (la industria pesada, el monopolio industrial y comercial, la propiedad en manos del capital imperialista, etc.) pero no controla todos los medios de producción (es decir, subsisten los pequeños y medianos productores). El pueblo organizado pasa a tener el control de los medios de propiedad centrales a través de diversas formas de propiedad estatal.

Para que lo anterior ocurra, es indispensable que el Estado deje de ser el representante de la clase burguesa y represente los intereses de los trabajadores. Cuando el poder de los trabajadores se consolida, el Estado puede modificar las relaciones de producción y de propiedad y aumento el dinamismo del proceso revolucionario en la dirección del socialismo.

La planificación económica en esta etapa es una herramienta para consolidar el poder de los trabajadores. Así lo hemos entendido cuando en los planes del Gobierno Popular señalamos la importancia de crear un millón de nuevos empleos en 6 años, incorporando a 470 mil mujeres al trabajo, cuando programamos el fin del latifundio, la abolición del analfabetismo, el término del monopolio industrial y de la comercialización. Nosotros no consideramos la planificación como una herramienta de corrección para mejorar el funcionamiento del sistema capitalista, sino que como uña herramienta para poner en marcha una nueva economía, una nueva estrategia revolucionaria que exprese la voluntad de cambio de la clase trabajadora. Naturalmente, en todo este procesa la lucha de clases está presente y será el nivel de conciencia y de organización de los trabajadores el que a la postre decidirá las contradicciones que surjan en el proceso.

En verdad, en la entrevista que comenta J.V. H. yo dejé implícita la idea de que en una etapa de la "economía de transición" el Estado debería dejar de ser el Estado burgués y pasar a ser el Estado Popular. Quiero dejarle en claro a J.V.H. que estoy de acuerdo con él en que el mero proceso de estatización, el mero aumento de la participación en el producto no define el socialismo; es el control del Estado por el pueblo el que define el carácter del nuevo Estado y todo el proceso. Esto me parecía obvio y por eso no insistí. Pero, sin duda, en el inicio del período de transición al socialismo no se logra alcanzar una sola forma de propiedad y por esto existen diversos modos de producción.

La etapa de transición que comienza a vivir nuestro país se acompaña con un esfuerzo de inversiones, de desarrollo, de crecimiento de la producción. Algunos piensan que sería mejor llevar la economía chilena a la catástrofe, al aislamiento, a su desarticulación total para desde ahí comenzar a construir el socialismo. Yo no comparto esta tesis catastrófica. No creo que sea adecuado además buscar, como complemento en lo internacional el aislamiento, reducir las importaciones de equipos y tecnologías, y no comparto las ganas de J.V.H. "de desear que no existan divisas para internar estos equipos y está, tecnología y así buscar alguna vez la solución, en lo esencial, en nuestras propias capacidades". El hecho de que Chile haya tenido que sufrir la explotación imperialista en las exportaciones, no nos puede llevar a" desear una "economía autárquica" o cerrada. Esta concepción catastrófica de J.V.H. constituye un profundo error que por suerte ni la URSS, ni China Popular, ni Cuba y demás países socialistas jamás propiciaron. [3]

Frente a la concepción catastrófica en lo internacional y nacional, es .posible diseñar una visión más razonable. En lo internacional, Chile sigue una política de apertura a todos los países del mundo y es posible esperar de los países socialistas una intensificación del intercambio y de aportación técnica. La experiencia de más de un año es promisoria; incluso el actual cambio político en el mundo capitalista permite pensar en intercambios con Europa Occidental, Japón y llegar a un modus vivendi con Estados Unidos, a la par que el Grupo Andino es una posibilidad potencial. En lo nacional, me parece de la esencia de la vía chilena hacia el socialismo la coexistencia de un proceso de expansión de la economía nacional simultáneo con el proceso de cambios revolucionarios. Hemos nacionalizado el cobre y se están impulsando planes de expansión, lo mismo en el salitre, carbón, hierro, acero, etc. Se ha aumentado el poder adquisitivo de los trabajadores para lograr aumentos en la producción industrial; así hemos logrado ocupar la capacidad productiva existente y se ha dado trabajo a más de cien mil trabajadores cesantes. Para lograr armonizar decisiones en materia de producción, empleo, nivel de precios, gastos públicos, etc., se utilizan instrumentos cuantificadores, modelos económicos, etc., son herramientas que quienes propician la catástrofe del sistema para empezar a construir desde sus cenizas, menosprecian livianamente. Propiciar la redistribución del ingreso, un mayor empleo, una mayor producción, una menor inflación, como consustancial a los cambios que los trabajadores impulsan en el sistema económico, me parece una conducta revolucionaria.

Muchos revolucionarios, con responsabilidad de gobierno, piensan que no es factible hacer la transformación del sistema sin dar trabajo a los cesantes; "no puede haber revolución con miles de cesantes", hay que darles empleo y una remuneración; y esto acarrea más poder de compra, más demanda en el mercado, y la única respuesta está en tener más producción y para esto se requiere un plan de desarrollo.

Estoy convencido que en lo central nuestro enfoque, que algunos comentaristas criollos pueden calificar con ligereza de tecnocrático, economicista, desarrollista, etc., es el correcto. La revolución se hace con los cambios en el sistema social y en el nivel dé vida, y no favoreciendo la desorganización para conducir a la catástrofe y a la postre a la frustración de las masas.

GONZALO MARTNER G.


Pobladores

EMPRESAS CONSTRUCTORAS DEBEN SER EXPROPIADAS

EN UN corto período de tiempo se han producido cerca de 120 tomas de terrenos en la provincia de Concepción, protagonizadas por gente que carece de viviendas. Para analizar ese problema —y la actitud que deben adoptar los pobladores frente a la situación política general del país— se efectuó un mitin en la Plaza de Armas de Concepción. Asistieron unas 3.500 personas. En esa oportunidad habló el dirigente del Frente de Pobladores Revolucionarlos, Víctor Toro. En su discurso planteó la posición del FPR en los, siguientes términos:

COMPAÑEROS pobladores sin casa,
Compañeros trabajadores de Concepción:

Estamos aquí para decirse al pueblo de Concepción, y mostrarle ante sus ojos, el grave problema por el que atravesamos. Están aquí nuestros hijos y nuestras compañeras con su problema: el de la vivienda. Sabemos que las consecuencias de la falta de viviendas en esta provincia, al igual que en todo Chile, es el resultado de la incapacidad de los gobiernos anteriores, que sólo construyeron casas como un negocio más, sin importarles mantener al pueblo en la explotación y la miseria y que, además, las casas que hicieron, las hicieron para ellos, para su clase, para los patrones, para los ricos.

Estos señores, los momios, cuando ellos fueron gobierno, sólo dieron bala, cárcel y masacre, cuando los sin casa pidieron vivir con dignidad o cuando pedimos que nos reconocieran nuestras derechos de seres humanos y chilenos.

Los mismos derechistas y fascistas de ayer, al subir la UP a La Moneda, dejaron un sinnúmero de poblaciones callampas, marginales, y un déficit de 500.000 viviendas; y lo que es peor, estos sectores fascistas se negaron a construir una sola casa en los primeros 7 meses de gobierno de la UP. Estos sectores, todos grandes empresarios de la construcción, agrupados en la sediciosa y fascista Cámara Chilena de la Construcción, han boicoteado, canjeando y demorando los planes de vivienda del gobierno y, además, han presentado presupuestos muchos más altos que los reales a las distintas propuestas.

Esta actitud de los empresarios de la construcción no es pura casualidad. Así como los dueños de fundo no siembran, queman los sembrados, matan los animales; así como los dueños de fábricas, disminuyen la producción, lanzan trabajadores a la cesantía, sabotean la economía, así también los momios de la Cámara Chilena de la Construcción cumplen su parte, cumplen su papel en el vano intento de los patrones de este país por detener el avance incontenible del pueblo, por detener la marcha resuelta de los explotados y humillados por la conquista de todos sus derechos, por la conquista de una patria de obreros, y campesinos, sin explotadores ni explotados.

Con este boicot los empresarios fascistas han logrado alguno de sus objetivos: crear la confusión y dividir a los pobladores, lanzar a los pobladores contra el gobierno y tratar de ponerlos detrás de las políticas sediciosas y criminales de la derecha. La Cámara Chilena de la Construcción, donde se esconden fascistas, tales como Juan Hamilton, Andrés Donoso (ex ministro de la Vivienda, de Frei); Pinto Lagarrigue (ex ministro del viejo papelero de Alessandri); Raúl Devés, Várela, Acosta Cosmelli y otros reaccionarios de la misma estofa, que aquí en Concepción se reúnen a conspirar, a estudiar cómo sabotear mejor, en el centro mismo de la ciudad, en Barros Arana Nº 631, y que cuentan con el teléfono 24065.

Cuando estos momios estuvieron en el gobierno, sólo dieron órdenes de acribillar a balazos a los sin casa. Estos empresarios, mientras ellos gobernaron, realizaron todo tipo de manejos con tal de robar y de explotar más y más a los trabajadores. Formaron estructuras y elaboraron supuestos grandes planes de vivienda. Estos fascistas estructuraron el Ministerio y lo dividieron en CORVI, CORHABIT, CORMU y un sinnúmero de departamentos, con tal de mantener y darle trabajo a la burocracia y tener, además, dónde darle pega a su clientela electoral. Es aquí donde llega la UP a hacerse cargo de los .actuales problemas de los sin casa. En el Ministerio se produce un cambio de hombres o de personas que tratan de resolver los problemas a través de las mismas estructuras burocráticas dejadas por los gobiernos de los ricos, en circunstancias que no basta cambiar los hombres, sino que también hay que cambiar las estructuras, los aparatos.

A un año del gobierno de la UP, la falta de viviendas ha subido a 720.000 en todo el país. Sólo en Concepción hay una falta do vivienda de 56.000 casas, lo que ha llevado a los pobladores de esta provincia a ocupaciones en forma espontánea y masiva de terrenos; tomas de terrenos en general que nosotros apoyamos. Pero aquí hay que señalar lo siguiente: que estas tomas de terrenos no ge habrían producido en forma espontánea si los funcionarlos del actual Ministerio de la Vivienda no se hubieran entregado y enredado en la estructura burocrática de este Ministerio. Porque hay que dejar claro, compañeros, que burocracia no es sólo la tramitación, la. lentitud y la falta de atención. Burocracia es también ser ajeno a los problemas de las masas; burocracia es también despreciar los problemas de las masas; burocracia es también dejarse influir y arrastrar por las concepciones reaccionarias; burocracia es también ser insensible a los mas elementales problemas de las masas.

Estas tomas de terrenos no se habrían producido ni se habrían hecho en la forma en que se realizaron si toda la izquierda ante estas tomas de terrenos hubiera visualizado, el grave problema que arrastraban desde hace mucho tiempo los pobladores de esta provincia. Nosotros, compañeros, si hay una autocrítica que hacernos, es justamente ésta: es el no habernos puesto a la cabeza de la lucha por sus problemas en el momento preciso y así haber realizado grandes tomas, con organización, y haber, golpeado a los grandes dueños de terrenos urbanos y rurales, terrenos de grandes latifundistas que existen en esta provincia y que tendrán que ser ocupados y expropiados si es que no es resuelto el problema de la vivienda de todos los sin casa de la provincia de Concepción.

¿Por qué planteamos la ocupación de terrenos de los grandes burgueses? Dejamos en claro que no impulsamos ni impulsaremos jamás la ocupación de terrenos de pequeños propietarios, ni mucho menos de otros trabajadores como tampoco impulsamos las ocupaciones de casas o locales de otros trabajadores. Si en alguna parte esto ha ocurrido, es como consecuencia de la espontaneidad de las tomas de terrenos. Por esto es que señalamos a los propietarios de pequeños predios qué por nuestra parte no tienen nada qué temer y que, por el contrario, aquí estamos para poner todos nuestros esfuerzos para ayudar a resolver sus problemas y los nuestros, que son los problemas de todo el pueblo de Concepción.

Compañeros: ante la ocupación de terrenos llevada a cabo por ustedes, distintas y contradictorias han sido las opiniones que han tenido los personeros de Gobierno. El señor Delegado del Ministerio de la Vivienda, Feliciano Arriagada, ha acusado a los pobladores sin casa de ser contrarrevolucionarios. La CUT condenó las tomas de terrenos y acusó a los pobladores de hacerle el juego a la Derecha y perjudicar la labor del Gobierno. El señor Intendente en desafortunadas declaraciones, alentó la formación de brigadas antitomas, las mismas que ayer en la madrugada balearon y dejaron heridos a seis compañeros pobladores, en el sector donde se construye el nuevo puente del Bío-Bío, en Lorenzo Arenas.

Creemos, compañeros, que vale la pena detenerse un minuto a analizar la conducta del Intendente, militante de un partido de izquierda. Actitudes de este tipo introducen la división, la debilidad al interior del conjunto de los explotados. Actitudes de este tipo no hacen más que restarle fuerzas a los trabajadores en su combate con quienes son sus verdaderos enemigos: los dueños de las grandes fábricas, de los grandes fundos, los dueños de grandes terrenos urbanos.

Este tipo de actitudes confunden a los trabajadores acerca de sus verdaderos enemigos; desarrollan enfrentamientos sin sentido y sin destino entre sectores del pueblo; como estas actitudes dejan en manos de los reaccionarios, de los fascistas, a trabajadores que, desorientados, sirven los intereses de esos fascistas, intereses que no son los suyos. ¿Por qué la primera respuesta del Intendente es alentar estas brigadas que tan funestos resultados han traído y sólo ahora último ha sido corregida y se ha prometido una solución a nuestros problemas? ¿Es que no se pudo evitar todo esto y haber ofrecido desde el principio, una solución? Son preguntas que tenemos el derecho de hacer, compañeros, y que los responsables tienen el deber de contestar.

Los fascistas, el P.N., la D.C. y Patria y Libertad, ante nuestra Justa lucha, han sembrado el terror en Chiguayante, San Pedro y Coronel. Detienen pasajeros en los micros, los registran y castigan. Patrullan las calles, provocan a los pobladores de los campamentos, tiran bencina y fósforos encendidos en una casa de un dirigente poblador en Coronel, con tal de culpar a los compañeros del Campamento "Luis Emilio Recabarren". Se realizan atentados y autoatentados de todo tipo. Se confunden amigos y enemigos de los trabajadores.

Recién hoy, como producto de la movilización y organización de los sin casa de la provincia, se nota un cambio en la actitud de algunos representantes del gobierno. Nosotros valoramos este cambio de actitud, que no cayó del cielo, sino que es producto de la unidad, la organización, la combatividad, la movilización y la acción de los pobladores. Por esto es que señalamos que la venida a la provincia del compañero Ministro de la Vivienda, Julio Benítez, es un triunfo y un éxito de todos los pobladores y del Comando Provincial de Pobladores sin Casa de Concepción. Con esto se demuestra, una vez más, que es la lucha de los trabajadores la única forma correcta de resolver sus problemas y sus reivindicaciones.

Ante este cambio de actitud, nosotros llamamos a enfrentar unidos y a luchar por los problemas de los miles de trabajadores sin casa. Y los llamamos a no caer en actitudes oportunistas, paternalistas ni extremismos desesperados. Los problemas de los pobladores serán resueltos y podemos entendernos si es que entendemos que éste es un reflejo de la lucha de clases que se da en todos los frentes de nuestro país. El combate que boy nosotros estamos dando no es un combate aislado. Por el contrario, es un aspecto más de la lucha general que libran todos los explotados de nuestro país por hacer de este proceso un proceso irreversible, un proceso sin vueltas para atrás. Nuestra lucha de hoy es también la lacha de nuestros hermanos campesinos cuando exigen el justo derecho a la tierra y el cambio de una nueva ley de Reforma Agraria. Nuestra lucha es también la lucha de los obreros por conquistar las fábricas para ponerlas al servicio de todo el pueblo. Nuestra lucha es también la lucha de los estudiantes, cuando se levantan contra los reaccionarios y los fascistas en las universidades. Nuestra lacha es, en fin, la lucha de todo un pueblo por terminar con la dominación de los patrones, por barrer sus órganos de poder, el Parlamento, los Tribunales y las leyes.

Los fascistas y traidores a la patria han avanzado y mantenido una escalada sediciosa a nivel nacional. En Santiago realizan atentados contra las personas que no son de sus ideas, incendian locales de los partidos de izquierda. En Cautín, asesinan a los campesinos del fondo Huilío, y en Loncoche, acribillan a balazos a Moisés Huentelaf. miembro del MCR y militante del MIR. En la mayoría de las cárceles hay dirigentes de campesinos y estudiantes detenidos, militantes de la izquierda revolucionaria. En Concepción; los momios organizan guardias blancas, come en todas partes, con tal de reprimir las luchas de los trabajadores.

Compañeros, creemos que es justa la posición que nosotros hemos mantenido desde hace mucho tiempo: que solamente la lucha de los pobres del campo y la ciudad nos permite avanzar, asegurar lo conquistado y derrotar a los enemigos del pueblo.

No organizarse, no movilizarse, no combatir a los reaccionarios, es abrirle el paso al fascismo. Los trabajadores no podemos permitir esta situación. El fascismo significa devolver las tierras a los latifundistas; el fascismo es devolver las industrias a los momios; el fascismo es terminar con las organizaciones de los trabajadores. Ya no tendríamos ni sindicatos, ni federaciones, ni juntas de Vecinos, ni Comités, ni nada. Nuestros dirigentes serían perseguidos, encarcelados, asesina dos; los partidos de izquierda desaparecerían. Otros pueblos hermanos conocen estas experiencias. Por nuestras compañeras, por nuestros hijos, tenemos que unirnos más que nunca; combatir con más fuerza; no confundir a nuestros enemigos. Por todo esto es que planteamos que hay que organizar, en todas partes, en todas las poblaciones y campamentos, comités antifascistas integrados por brigadas antifascistas. A vigilar, a denunciar y combatir a los reaccionarios, se encuentren donde Se encuentren. Haciéndonos eco del llamado del Compañero Presidente, estamos dispuestos a movilizarnos a Santiago, para demostrar a los fascistas y reaccionarios de todos los pelajes, que el pueblo está decidido a no. detener sus avances. A demostrarles que estamos más decididos que nunca a la lucha y al combate, en el terreno que quieran, de la misma manera que estamos dispuestos a luchar contra el fascismo y por lograr todo el poder para los trabajadores; estamos dispuestos a luchar por nuestros propios problemas. Por esto, compañeros, que ante los problemas inmediatos que nos afectan como es el caso de la vivienda, salad, justicia, educación y cultura, sostenemos lo siguiente:

ANTE EL PROBLEMA DE LA CESANTÍA Y EL TRABAJO

Compañeros pobladores: los contingentes de cesantes urbanos se encuentran fundamentalmente ubicados en los sectores no profesionales, debido a que la economía capitalista dependiente chilena no ha sido capaz de absorberlos, creando nuevas fuentes de trabajo a las grandes masas sin ubicación laboral, obligando de ésta forma a generar grandes grupos de personas que han debido dedicarse a las labores no productivas, las que configuran a cesantes disfrazados; tales como: vendedores ambulantes, los que hacen "pololos", vendedores de diarios, etc.

Por otra parte, un gran porcentaje de pobladores ha pertenecido a la Industria de la construcción, ya sea como albañil, maestro, jornalero, como obreros de industrias de materiales de la construcción.

Planteamos, por consiguiente: la necesidad de que estos sectores de cesantes integren el proceso productivo, logrando de este modo asumir políticamente el rol que le corresponde a los pobladores, junto a la lucha de los obreros, logrando avances en cuanto a sus posibilidades de mejores salarios.

Por tal motivo, planteamos como bandera de lucha reivindicativa y lucha inmediata, lo siguiente:

1º Organización de Comités de Cesantes en todas las poblaciones y campamentos.

2º La creación de talleres artesanales en todas las poblaciones.

3º Crear Brigadas de Trabajadores de la Construcción.

4º Crear centros dé capacitación Técnica.

5º Obligar a las industrias a funcionar al 100% de su capacidad instalada y crear nuevos turnos en vez de horas extraordinarias.

EL PROBLEMA DE LA VIVIENDA

El gobierno de la UP se comprometió a construir 100.000 viviendas durante el año 1971; con esto se adopta el mismo criterio de los gobiernos anteriores, es decir, la vivienda se .transforma en un problema de número y no de calidad social.

Por otra parte, la burguesía, que ha controlado y controla en la actualidad la construcción, ha estado realizando un boicot sistemático al plan de vivienda, como una forma de desprestigiar políticamente al gobierno.

Además, astutamente continúa la burguesía lucrándose a costillas del pueblo, al construir viviendas de mala calidad y sobreprecio; de esta manera son las empresas constructoras privadas las únicas que se benefician con el actual sistema de construcción, donde el poblador y el obrero de la construcción están marginados de la política de vivienda y del proceso de construcción.

1) Por esto se hace necesario que el compañero poblador tenga en claro que uno de sus enemigos fundamentales es el poder económico de la burguesía, al que tendrá que combatir, fundamentalmente a través de la lucha y la movilización por:

a.— La expropiación de las empresas privadas de la construcción.

b.— La expropiación de las empresas productoras de materiales de construcción.

c— La expropiación de terrenos urbanos, aún en poder de la burguesía, para permitir la planificación efectiva de la construcción de nuevos grupos habitacionales.

d.— Exigir el no pago de los terrenos de las poblaciones que se están construyendo, para los pobladores de los campamentos o grupos de comités, sin casa.

e.— Luchar y exigir para que las casas de cites y conventillos y sus terrenos sean considerados ya cancelados (los arrendatarios han sufrido durante años la explotación de los dueños de grandes mansiones).

f.— Exigir la pronta dictación y su pronto aplicamiento de la ley de arriendos como una forma de terminar con este negociado de los arriendos.

Sostenemos que sólo la creación de la Empresa Nacional estatal de la Construcción terminará con la empresa privada y todos los organismos burocráticos que funcionan alrededor del MINVU, que ha sido creación de la propia estructura burguesa.

Exigir la dotación de mediaguas y centros culturales para los campamentos ya establecidos. Además organizar comités sin casa en todos los barrios y poblaciones.

Nuestra Empresa Nacional estatal sólo será posible en la medida en que los pobladores, los obreros de la construcción y obreros de las industrias productoras de los materiales de la construcción exijan a través de sus organizaciones como brigadas de trabajadores, comités de obras, sindicatos, etc., el real control de dichas empresas.

2) Además debemos exigir la participación, en este período a nivel de decisiones en todos los organismos actúalos donde se discuten los planes de la vivienda. También debemos exigir inmediatamente:

a.— La urbanización total de todas las poblaciones marginales, esto significa la colocación de pavimento, alcantarillado, luz, agua potable, etc.

b.— Que las poblaciones ya .establecidas y las nuevas que se están planificando para les campamentos sean flotables de locales de parvularias, escuelas, teatros, centros culturales, jardines infantiles, policlínicos, postas, almacenes populares, comedores populares, lavanderías, bomberos, retenes, etc.

c— Que los servicios de movilización lleguen a todas las poblaciones y exigir la creación de servicio nocturno.

d.— Que la vivienda sea de materiales sólidos, ladrillos, cemento, etc.

e.— Que el Gobierno fije en conjunto con los pobladores y a la brevedad les precios de las viviendas construidas y por construir en nuestro país.

f.— Que la planificación de la vivienda sea producto de las características de la composición familiar y exigir la participación de los pobladores en la planificación de sus viviendas y poblaciones."

EL PROBLEMA BE LA SALUD

Compañeros, históricamente la salud ha estado al servicio de la burguesía, a la cual sólo ellos han tenido y tienen acceso. Es por esto que el Servicio Nacional de Salud, no ha cumplido con el rol para el cual fue creado, es decir, dotar de atención médica y asistencial a las masas populares de nuestro país. Debido básicamente a la estructura burocrática y clasista que actúa en función de los intereses de la minoría dominante. De allí que la salud en la sociedad capitalista pasa a ser una forma más de lucro, que se traduce a través de la comercialización de los medicamentos y de una atención médica deficiente y cara.

Producto de esta situación los más afectados han sido los sectores más postergados de la sociedad: los pobladores, los cuales han carecido permanentemente de una atención adecuada, siendo prueba de ello los altos índices de mortalidad infantil registrados en nuestras poblaciones (100 de cada 1.000 niños mueren al nacer). Esta situación se ha agravado en los últimos momentos ya que la organización que los médicos se han dado, el Colegio Médico ha pasado a formar parte de los grupos que dirigen la sedición, al oponerse a que los pobladores obtengan una atención médica eficiente y gratuita.

Es por estas razones que debemos luchar por:

a.— Que las poblaciones ya establecidas y las que se están construyendo instalen policlínicos dotados de elementos e instrumental necesario para que de esta manera presten un efectivo servicio al pueblo.

b.— Exigir la instalación de hospitales periféricos al cual tengan acceso las grandes mayorías explotadas y una atención sin trámites burocráticos.

c.— La expropiación de clínicas particulares y de las industrias nacionales y extranjeras.

d.— Que todos los organismos de salud como policlínicos, etc., existentes y por crearse en las distintas poblaciones, deberán funcionar bajo la conducción y control de los pobladores, a través de sus propias organizaciones tales como las brigadas sanitarias, las milicias sanitarias y frentes de salud.

Esto significa que será el poblador el que defina y dicte la política de salud y horario de atención

médica en su población.

e.— Que sean reconocidos por los organismos estatales las organizaciones que a nivel de salud se den los pobladores y de esta manera exigir que se capacite técnicamente a los pobladores y trabajadores para su propia atención.

Además los pobladores deberán luchar junto a los trabajadores de la salud por la creación del Servicio Único de Salud, que permita controlar que la medicina no sea privilegio de unos pocos sino que esté orientada a entregar una atención a todos los chilenos sin ningún tipo de discriminación y en forma gratuita.

EL PROBLEMA DE LA EDUCACIÓN Y DE LA CULTURA

También la educación en la sociedad burguesa, ha estado al servicio de las clases dominantes y esto se expresa en el contingente técnico y profesional que la burguesía ha ido formando para servir a sus intereses. Es decir, nuestros profesionales y técnicos no obedecen a nuestras necesidades, —producto de la realidad de nuestro país subdesarrollado— sino que obedecen a las exigencias de una sociedad de consumo dependiente de los intereses internacionales.

Por tal motivo es que la educación actual burguesa cumple los objetivos siguientes:

— Se utiliza como elemento de control social mediante sus instituciones educativas, culturales y religiosas, así como a través de los medios de comunicación de masas (TV, radio, prensa, etc.), para transmitir al conjunto de la sociedad su concepción del inundo, sus ideas y valores. De esta manera condiciona la dominación que ejerce sobre el pueblo.

— Como productora de recursos humanos para permitir el funcionamiento de la estructura capitalista mediante la creación de elementos técnicos y profesionales necesarios para el mantenimiento de sus industrias, fundos y de su aparato burocrático.

— Para ganar el apoyo político de la clase media, utilizando el sistema educativo por el cual la clase dominante Integra a otras capas a algunos beneficios del sistema.

— Mantener a la gran mayoría del pueblo marginadlo de la educación como una manera de ejercer sobre ellos su dominación total.

Es por todas estas razones que proponemos como una manera de rescatar la educación: para ponerla al servicio del pueblo, que las organizaciones de pobladores se movilicen para exigir que:

1.— Terminar con la educación privada de los colegios burgueses.

2.— Crear un sistema único de educación nacional, estatal para terminar, con el sistema de educación clasista.

3.— Poner la educación y adecuarla a las necesidades reales del país y del proceso hacia la conquista del poder para los trabajadores.

4.— La creación de Frentes Culturales en cada población que permitan contrarrestar la influencia de la ideología burguesa, mediante la preparación técnica, política e ideológica de los trabajadores y pobladores.

5.— Porque los frentes culturales sean reconocidos por los organismos estatales, y de esta manera, exigir la dotación de elementos didácticos (cuadernos, libros, lápices, etc.), para aplicar la educación política surgida de la experiencia y lucha de los mismos pobladores.

EL PROBLEMA DE LA JUSTICIA

Compañeros, la justicia es, también, un reflejo del sistema capitalista burgués, ya que ha sido uno de los instrumentos que han permitido la, perpetuación de dicho sistema, a través dé la dictación, aplicación y cumplimiento de leyes que favorecen la estructura clasista.

En la actualidad, el sistema judicial (Corte Suprema) es uno de los instrumentos donde con más fuerza se ha manifestado la sedición derechista en Chile. De allí que, históricamente, para los sectores populares el aparato judicial no lleve a efecto la disposición constitucional que asegure a los sectores marginados la igualdad ante la ley. Aún más, las leyes y los que las hacen cumplir (jueces) han tenido siempre un carácter ventajoso para las clases pudientes en desmedro de trabajadores y pobladores.

La justicia en Chile se ha caracterizado por ser el mejor instrumento de las clases dominantes, ya que tal "justicia" es sólo conocida por los sectores que han tenido, acceso a la educación: los ricos, y los ricos han producido fuerzas, abogados, policías, Juzgados y estructuras pata defender sus intereses, fundos, bancos, fábricas, minas, etc.

Ante estos hechos, nosotros los pobladores, lucharemos por la creación de una nueva justicia; que debiera ser ejercida y generada por las organizaciones que surjan del seno mismo de las poblaciones.

Cada población, cada campamento deberá luchar por establecer y legitimar una estructura de justicia popular que funcione fundamentalmente en tres niveles:

a) TRIBUNAL VECINAL: deberá preocuparse de sancionar delitos, como: alcoholismo clandestino, abusos, violaciones, Tobos, vagancia, falta a la moral, etc. El Tribunal Vecinal estará compuesto per un grupo de pobladores elegido a través de una elección universal o de una asamblea general. Los integrantes de dicho tribunal deberán cumplir con requisitos que se definan en las poblaciones, tales como: haber demostrado un alto grado de combatividad y de entrega, buena conducta en la lucha contra el clandestinaje, una reconocida moral revolucionaria, etc. El Tribunal deberá tomar conocimiento de los antecedentes de los casos presentados y propondrá a la asamblea general dichos antecedentes y las sanciones correspondientes.

Dichas sanciones deberán estar dirigidas a recuperar y a regenerar a aquéllos que se hagan merecedores de ellas.

b) COMITÉS DE VIGILANCIA: deberán preocuparse de la vigilancia, las rondas y guardias de las poblaciones, campamentos y obras en construcción, con el fin de evitar el sabotaje, el robo, etc.

La formación de estos comités estará basada en la participación obligatoria de los pobladores. El comité podrá detener a las personas que incurran en las infracciones antes mencionadas, las que deberán ser puestas a disposición del Tribunal Vecinal, con los antecedentes correspondientes con el objeto de que se les juzgue y sancione.

EL PROBLEMA DEL ABASTECIMIENTO

Compañeros, ante el problema del abastecimiento, nunca como hoy es evidencia que este problema de los alimentos y productos de consumo es para la burguesía un mecanismo de control social y político, ya que realizando un boicot en la producción de aumentos y un boicot en su distribución, crea una imagen de desabastecimiento que favorece a sus intereses sediciosos y golpistas.

Por estas razones es que, los pobladores debemos luchar y movilizarnos para terminar con la especulación, acaparamiento y comercialización a sus estómagos, exigiendo:

1.— La expropiación y la toma del control de los monopolios de la distribución de alimentos y productos por parte del Estado, hoy en manos de la burguesía.

2.— La creación de almacenes populares en nuestras poblaciones .o concentraciones poblacionales, que sigan abastecidos por el Estado y controlados por los propios pobladores, a través de sus propias organizaciones.

3.— La creación de comedores populares también estatales y controlados por los pobladores, que aseguren una mínima alimentación a nuestras familias y permitan liberar a nuestras, compañeras paulatinamente de las labores del hogar.

Como medidas inmediatas:

—La creación de brigadas de vigilancia del consumidor o los comités contra las alzas, en cada población y campamento, que controle y denuncie a los comerciantes inescrupulosos a costa nuestra.

— Que los boliches de nuestras poblaciones se organicen en comités y se sumen así a la lucha de los pobladores y se opongan a la especulación en la medida en que ellos son tan explotados como cualquiera por los intereses de la burguesía.

EL PROBLEMA DE LA MUJER EN LAS POBLACIONES

La compañera pobladora, es el grupo dentro del sector social de la mujer que recibe en mayor medida todas las descargas del sistema capitalista dependiente; por su condición primera de mujer, luego de pertenecer a la clase oprimida y, por último, por estar marginada del proceso de producción. De allí que tenga mucho más motivos no solamente que el hombre, sino que la mujer obrera para ser REVOLUCIONARIA. Es por ello, que los últimos, tiempos en Chile, logran su participación en las luchas de los procesos de los pobladores, como por ejemplo, en las tomas, en las movilizaciones, en las ocupaciones, etc.; acciones destinadas a contribuir con la destrucción del sistema.

A pesar de estos intentos de la mujer pobladora, aún continúan sometidas no sólo por el sistema, sino que ademas reciben las consecuencias de la explotación del hombre, como por ejemplo: ella es la que lleva el peso en la conducción de la casa, de la educación de los hijos, de la solución del problema de la comida y, ademas, recibe las manifestaciones de deformación que el sistema le impone al hombre, como por ejemplo: la borrachera, el machismo, incesto (relaciones sexuales con las hijas), golpes, abandono del hogar por él marido, etc.

Entonces, es por estas razones que la mujer de la población deberá luchar por:

— Su organización, a través dé centros de madres o brigadas de mujeres revolucionarias, que permitan la discusión y solución de estos problemas.

— Su integración a los medios de producción, para iniciar el proceso de su liberación.

— Exigir la creación de elementos tales como parvularias, círculos infantiles, lavanderías populares, etc.; lo que le permitirá el cuidado de los hijos y la liberará de los trabajos del hogar para su incorpora ción a la lucha política por la conquista del poder.

— Proponer la instalación de centros de capacitación y prepara ción técnica que vayan permitiéndole incorporarse al proceso de producción.

Estas sen las tareas que nos proponemos como única forma de ganar más fuerza y golpear también con más fuerza a los fascistas vendepatria de la DC, PN y Patria y Libertad.

¡A quitarles las calles a los fascistas!
¡A la ley burguesa opondremos la razón y la fuerza del pueblo!
Compañeros: ¡Unidos venceremos!


Estudiantes

TRABAJOS VOLUNTARIOS, PERO BIEN ORGANIZADOS

ANTE la inminencia de una nueva jornada de trabajos voluntarios estudiantiles, resulta "saludable" hacer algunas elementales puntualizaciones.

La lógica, indica que, previamente a la tarea, se realice una autocrítica sobre la base de experiencias anteriores.

Nosotros estamos en condiciones de extraer conclusiones de los trabajos voluntarios de enero-febrero de 1971.

El hecho de haberlos vivido, nos otorga el aval mínimo indispensable.

Asimismo, podemos extraer no menores enseñanzas de los trabajos de reconstrucción en la provincia de Aconcagua, víctima del último sismo.

Veamos algunos errores del primer caso citado para evitar que se recaiga en ellos:

1.—Organización:

a) Inadecuada composición de las brigadas de trabajo (algunas tenían un 75% de adolescentes (15 años promedio) sin la más mínima preparación para las tareas correspondientes).

b) Total desconocimiento de las peculiaridades y realidades concretas, de los medios sobre los cuales se iba a actuar (lo que gravitó sobre la eficacia del trabajo, en ocasiones desvirtuándolo).

c) Falta de coordinación con los organismos de masas, o dirigentes políticos locales (con la consiguiente pérdida de tiempo que insumió el contactarse o, por lo menos, averiguar "quién era quién").

d) Insuficiente o heterogénea preparación, política de los brigadistas, lo que derivó en que la mayoría no tenía conciencia de la responsabilidad y/o alcance de su misión.

e) Insuficiencia de cuadros técnicos, que respaldaran con la debida seriedad los diversos trabajos.

2.— Financiamiento;

Desconocemos los detalles de lo planificado en este sentido. Pero pudimos comprobar la precariedad del sistema de financiamiento empleado, lo que nos condenó a insuficiencias nutritivas, que ahuyentaron a muchos y nos agotaron a todos.

3.— Otros:

Agresión cultural: Por desconocimiento de la sicología del campesino, se incurrió en el irrespeto a sus particularidades culturales, provocando (en zonas particularmente tradicionalistas) un automático "bloqueo mental" o rechazo, hacia los "extravagantes" capitalino.

4.— Balance de los resultados:

l.—En lo político:

a) Hacia el medio: muy escasa proyección.

b) En lo interno: ínfimo trabajo (dada la heterogeneidad de intereses, grados de conciencia y capacidades de asimilación, ya citados).

2.—En lo social:

Las obras realizadas producían (de quedar concluidas), beneficios transitorios o perecibles, lo que a corto plazo convertía en irrisoria la presencia o imagen buscadas.

3.—En lo cultural:

Unas pocas "clases" deshilvanadas; sin preverse la indispensable continuidad para cuando se marcharan los brigadistas.

5.— Resultados positivos.

Además de los cuantiosos "romances" iniciados en dichos trabajos (algunos de los cuales concluyeron en boda) podemos constatar, algo de positivo, a fin de no pecar de "nihilistas" o de supercríticas:

a) "El movimiento se demuestra andando", es decir, había que "ponerle el pecho" a la empresa, y así medir las fuerzas reales y la capacidad orgánica;

b) La realización de los trabajos voluntarios contribuyó, a pesar suyo, a fomentar la mística de que es necesario rodearlos;

c) Sentó las bases, esbozó el germen de lo que (concienzuda y esmerada preparación mediante) debe ser el mecanismo, natural y constante, de aporte de los jóvenes, al proceso.

6.— Los Trabajos de Reconstrucción.

El sismo del mes de junio del 71 tocó la fibra más sensible de nuestro pueblo, y, como no podía ser de otra manera, convocó la automática solidaridad de los jóvenes.

Pero el verdadero caos orgánico con qué se estructuró (?) la ayuda, terminó desvirtuando tantas buenas intenciones (recuérdese que el camino del infierno está empedrado de ellas).

Y lo que es peor, malgastó y desaprovechó un esfuerzo masivo, digno de una planificación más racional.

Agregúese a eso, en algunos casos, "exceso de celo" proselitista, lo que constituyó una falta de tacto grave, si se tiene en cuenta lo delicado y especial de la situación por la que atravesaban los habitantes de las provincias afectadas.

Bajo ningún concepto podemos reeditar métodos que tienen el sello indeleble de los políticos burgueses.

Esos hechos nos confirman en la idea de que muchos compañeros ni siquiera han comenzado a hacer su "revolución interior".

7.— Sugerencias.

Para ratificar nuestro ánimo de hacer crítica constructiva, aportamos algunas sugerencias sin pretensiones, con modestia, que pueden ayudar en un análisis del problema:

1) Nos inclinamos por el criterio de realizar trabajos voluntarios con cuadros (técnicos y políticos), y no con masa heterogénea e impreparada, como hasta ahora se ha hecho.

Argumentos a favor:

—Abarata enormemente el financiamiento.

—Elimina los problemas disciplinarios y de organización interna.

—Centuplica la potencialidad y la eficacia del trabajo.

—Garantiza la mínima proyección económica (trabajos en la producción), social y política del mismo.

—Los cuadros tendrán la capacidad suficiente, no se olvide que deberá trabajarse con hombres y mujeres prácticamente marginados del acontecer político nacional y latinoamericano (por buena "malainformación" por razones económicas, geográficas, etc.).

Es un trabajo demasiado complejo para que lo realicen compañeros poco preparados.

Un inconveniente: el desgaste y la dispersión de los cuadras (su relativa "desmovilización"), en un momento político muy delicado.

8.— Consideración final.

Sin mayor esfuerzo se pueden apreciar ciertas fallas orgánicas, en tareas emprendidas en distintas áreas y terrenos: dispersión de esfuerzos, planificación apresurada o poco meditada.

El objetivo que nos hemos trazado requiere un esfuerzo gigantesco. La historia apremia.

Y el pueblo no perdona flaquezas..

ALBERTO PEZZUTO BLANCO


Campesinos

GOLPE AL RIÑÓN DEL LATIFUNDISMO

LA experiencia vivida a raíz de las expropiaciones masivas en la provincia de Colchagua. nos permiten ver con claridad un hecho sobresaliente: el nivel de conciencia del campesinado ha aumentado considerablemente.

En un principio los eternos burócratas pretendían seguir imponiendo la forma tradicional de expropiación. Ellos pretendían expropiar predio por predio, haciendo la reforma agraria tan salpicada como antes, y aun peor. Pero los campesinos, agrupados y organizados en la Federación "El Surco" y en el Consejo Provincial Campesino de Colchagua se opusieron.

Ya el año pasado los campesinos habían sufrido la amarga experiencia de una promesa de la CORA que como tal era difícil de aceptar y que no se cumplió. En reuniones efectuadas en el mes de febrero y marzo del año pasado en Santa Cruz, la CORA hizo confeccionar a los Consejos Comunales listas de los fundos a expropiarse. La CORA creyó ser muy racional. Entregó un determinado puntaje que debía ser asignado a cada predio por los campesinos. Así por ejemplo, 100 puntos para el momio sedicioso, 100 puntos para la mala explotación, 100 puntos para problemas laborales, 50 puntos para problemas de vivienda, etc. Sobre esta base los campesinos evaluaron cuáles debían ser los fundos a expropiarse primero.

Fuera de este catálogo de puntajes la CORA limitó las expropiaciones en la provincia a 70 en el año, y repartió las expropiaciones por comuna. A San Fernando le tocaron 7, a Chimbarongo 8, y así comuna por comuna. De existir un testimonio grabado de aquellas reuniones en las que los campesinos no tuvieron otra alternativa que someterse a las indicaciones de CORA, que no fueron respetadas posteriormente por ella misma, podríamos apreciar hoy con más claridad la forma anticampesina de actuar de CORA en aquel entonces.

Pero este año la cosa cambió. Por un lado la CORA aparecía inicialmente dispuesta a seguir con la farándula del año anterior. Pero opuesta a ella había un campesinado organizado y consciente dispuesto a no tolerarla en ningún caso.

Indudablemente los campesinos tuvieron a su favor la circunstancia especial de realizarse un proceso eleccionario de vasta importancia, y ellos supieron utilizarlo como arma en contra de la burocracia. Así se impuso una expropiación masiva, por comunas enteras, en las que se liquidó el latifundio, o por lo menos, gran parte de él.

Otra muestra del avance de conciencia de los campesinos es la forma en que los Consejos Comunales realizan el trabajo de constituir los Centros de Reforma Agraria. Cada Consejo Comunal de Colchagua recibió una lista de los predios que serían expropiados, o sea, todos los superiores a 80 hectáreas de riego básico. Fuera de eso, un mapa de la comuna con todos los predios marcados. Los campesinos localizaron cada fundo y de acuerdo a los conocimientos de los delegados de cada sector de la comuna, y a las proposiciones de los campesinos de la base, se configuraron los Centros de Reforma Agraria. Por primera vez en la historia de Chile el campesinado participa activa y decididamente en la configuración de las unidades de producción.

Los Centros de Reforma Agraria así configurados abarcan, algunos de ellos, inmensas superficies. Hay algunos que abarcan seis y siete fundos, otros incluso ocho. Y los campesinos no frenaron ante las divisiones artificiales de las comunas. Hay varios casos de Centros de Reforma Agraria configurados que cruzan de una comuna a la otra. Algunos contemplan la unión de fundos expropiados ya con fundos manifiestamente mal explotados o abandonados que deberán ser expropiados en un futuro cercano.

Este trabajo les permite a los campesinos de los Consejos tener un conocimiento más acabado de la situación de los fundos de la comuna. Hay muchos casos de fundos divididos ilegalmente, que han sido vendidos por los antiguos dueños a los campesinos en forma fraudulenta. Pero esta misma claridad lograda por los consejeros permitirá ganarse a esos campesinos que han sido estafados y que en principio aparecen defendiendo los intereses de los momios explotadores, simplemente porque han pasado a ser dueños de un pedazo de tierra.

UNA ACCIÓN REVOLUCIONARIA: FORMAR LOS COMITÉS DE VIGILANCIA

La Federación "El Surco" se adelantó a todo el proceso de expropiación y ordenó a los campesinos de los fundos no expropiados constituirse en Comités de Vigilancia. Las tareas concretas de estos comités son las de impedir actos de sabotaje del momiaje explotador, como incendios intencionales o por negligencia, destrucción de plantaciones e instalaciones, desmantelamiento de fundos, etc.

Sin embargo, la legalidad burguesa acompaña a los burgueses también en sus actos ilegales, y así el Comité de Vigilancia aparece como realizando actos ilegales. Por ejemplo, el traslado de maquinaria o ganado fuera de un fundo es un derecho de cada propietario y es ilegal impedirlo. Pero el Comité de Vigilancia debe impedir el desmantelamiento de los fundos. Entra así en conflicto con la legalidad ilegal. Ilegal porque en el caso del ganado el propietario lo lleva a mataderos clandestinos o de contrabando a la Argentina.

Los campesinos han debido vencer esta dificultad, y deberán hacerlo cada vez más decididamente. La base del éxito de los Comités de Vigilancia está por lo tanto en la comprensión de que el Comité de Vigilancia es un instrumento de toda la clase trabajadora, no sólo de campesinos de predios aislados. Y es justamente en este aspecto que los campesinos han demostrado un alto nivel de preparación revolucionaria, ya que han comprendido que el éxito de su acción depende de la unión de los diferentes Comités de Vigilancia y la coordinación de ellos. Con todas las deficiencias del caso esto ha sido logrado en buena medida, a pesar del poco tiempo transcurrido.

La formación de estos comités abrió a los campesinos las perspectivas reales de los Centros de Reforma Agraria, ya que el Comité de Vigilancia efectúa su metamorfosis natural al constituirse el Centro de Reforma Agraria una vez expropiados los fundos correspondientes. Así fue posible superar las fuertes trabas que oponían y siguen oponiendo los campesinos a la formación de los Centros de Reforma Agraria: la unión de varios fundos. El desnivel productivo entre los diferentes fundos crea ilusiones entre los campesinos que viven en los fundos más productivos, y esto se transforma en traba para la unión de ellos en una sola unidad de producción. Pero al hacer claridad sobre el destino común, sobre la necesidad de la defensa colectiva ante la amenaza reaccionaria, el Comité de Vigilancia abre el camino para la superación de esta mentalidad legada al campesino por el momiaje explotador.

ENSEÑANZAS SIGNIFICATIVAS

La experiencia de Colchagua es mucho más rica que lo que podemos expresar en estas pocas líneas. Y más rica es aún esa experiencia si se complementa con la de otras provincias.

Por ejemplo, en la Comuna de Molina se constituyeron hace cuatro semanas ocho Centros de Reforma Agraria, entre ellos uno que abarca una inmensa zona cordillerana. La constitución, impulsada por el sindicato "La Marcha" y el Consejo Comunal, culminó con una gran concentración en el gimnasio de Molina, que se repletó esta vez. Y lo más emocionante fue la gran participación de las compañeras campesinas, tanto en la propia constitución de los Centros como en la concentración. Había presentes por lo menos tantas mujeres como nombres.

Por primera vez en la historia de Chile hay mujeres al frente de los trabajos campesinos en las unidades de producción. En el Centro de Reforma Agraria "Fidel Castro" de Molina todos los campesinos eligieron a una mujer como presidente de la Asamblea y del Comité de Control. Esta compañera tiene seis hijos.

En el Centro de Reforma Agraria del mismo nombre, en Pirque cerca de Santiago, también hay una mujer que es presidente del Comité de Control y de la Asamblea, la compañera Luz Escalona. En este Centro hay otra novedad, que demuestra las amplias perspectivas revolucionarias de los Centros: aquí tres mujeres realizan trabajos voluntarios en la lechería, para no entrar en competencia con los trabajadores permanentes. Lo que en apariencia no es más que la reacción a una actitud equivocada de los campesinos —oponerse al trabajo de las mujeres— toma aquí un carácter verdaderamente revolucionarlo, que necesariamente debe influir dialécticamente sobre ambos, hombres y mujeres.

Estas características del proceso que vive el campesinado demuestran claramente la justeza de los planteamientos sostenidos dentro de la Unidad Popular en especial por el PS, que se opuso terminantemente a que se excluyera a las mujeres de toda participación activa en los Centros, como lo proponían todos los demás partidos.

En Molina fue también el PS el que impulsó la formación de los Centros de Reforma Agraria, incluso en oposición a actitudes burocráticas de la CORA. En Colchagua sucedió algo similar, ya que en esencia los demás partidos insistían en que debía acentuarse la asignación de la tierra en vez de las expropiaciones.

La enseñanza más importante es que los campesinos siguen a la vanguardia de la UP que se enfrasca en el aparato del Estado y le entrega a algunos funcionarios un poder burocrático que no es combatido como tal, simplemente por ser ellos "representantes" de tal o cual partido. A pesar de la burocracia estatal, la experiencia negativa pasada ha sido volcada por la mayoría de los campesinos aun más hacia un cauce revolucionario.

La conciencia de clase se ha consolidado.

Esta experiencia es un rotundo desmentido a los partidos que siguen manteniendo posiciones basadas en supuestos "intereses capitalistas" de los campesinos. Como indicamos arriba, las expropiaciones del año pasado en Colchagua no se ajustaron ni a las necesidades de los campesinos ni a las promesas de la CORA. Se expropió en forma salpicada, sin ningún orden racional, sin preparación de los campesinos, sin ajustarse a las listas confeccionadas por los Consejos Comunales.

La reacción de los campesinos este año no fue, sin embargo, como podría suponerse, la de resignación y sometimiento, sino todo lo contrario: de lucha y firmeza. Y a pesar de que prácticamente no ha habido capacitación y divulgación alguna sobre los Centros de Reforma Agraria, todos los Consejos Comunales de Colchagua se embarcaron en la configuración de ellos, y en su constitución de hecho.

Naturalmente no todo es color de rosa. Muchos campesinos siguen engañados y confundidos. Muchos de ellos se siguen prestando para los manejos reaccionarios. Así en muchos fundos los propios campesinos son los que piden a la CORA que se le deje una reserva grande al momio, y muchos se dejan engañar con contratos de "participación en las utilidades", que no son más que contratos de mediería encubiertos.

Pero la experiencia en este sentido también demuestra que no es por falta de conciencia de clase de los campesinos que esto suceda, sino simplemente por falta de medios de las organizaciones de clase. Son numerosos los casos en que los campesinos se dan cuenta, rápidamente, del engaño que han sido objeto con sólo una a dos discusiones con los Consejos Campesinos o algunos sindicatos.

De ahí la gran trascendencia de un convenio que debe ser firmado por el Ministro y algunos organismos estatales que pondrá al fin medios suficientes a disposición de los Consejos Campesinos. Este convenio ha sido retrasado por mucho tiempo por las mismas posiciones que afirman que los campesinos tienen intereses capitalistas. Curiosa contradicción, ¿no?

Lo que en Linares se firmó y pasó a llamarse "Declaración de Linares" es el resumen de las posiciones de miles y miles de campesinos. La pompa con que fue lanzada esa declaración casi no tiene justificación, porque contiene aspiraciones largamente sostenidas por ellos. Y naturalmente mucho menos justificación tiene la pompa con la que el PC quiso desentenderse de ella.

La experiencia inmensamente rica —que expondremos en futuras ocasiones con testimonios emocionantes— del proceso que vive el campesinado, justifica plenamente lo expresado en la declaración del PS sobre la política agraria: "Las perspectivas del cambio social que tenemos ante nosotros son inmensas. Si nos entregamos con renovada decisión a construir los nuevos cimientos sociales, si combatimos los errores y las desviaciones, tanto en el seno de la masa campesina como en el interior de la UP, podremos ganarnos definitivamente a la clase trabajadora del campo para el proceso revolucionario en marcha".

La experiencia nos muestra que realmente estamos viviendo un proceso revolucionario en el campo y que tenemos todos los motivos para verlo con amplio optimismo.

CONACHO


Notas:

1. Ver "El Siglo", 9-1-72, pág. 11.

2. Para que el lector tenga una idea de los defectos de la versión publicada en "Marcha", basta que recuerde que en la versión comentada por J. V. H., señalé en un comienzo que mis comentarlos económicos se referirían al problema de la movilización del excedente económico y así dije: "la movilización del excedente potencia —hablando en términos de Paul Baran— es uno de los elementos fundamentales de la experiencia económica que el Gobierno Popular se propone realizar". Pues bien, en la versión uruguaya, en vez de Paul Baran, dice textualmente: "hablando en términos de Corvalán..."

3. Baste recordar que Cuba ha obtenido préstamos y ayuda soviética para su desarrollo. China Popular obtuvo de la Unión Soviética una amplia ayuda técnica durante los 50 y en los 60; a través de Hong-Kong, China ha comprado equipos a Japón.


Edición digital del Centro Documental Blest el 07feb02