Nota sobre el estado de las investigaciones en torno a Blest Gana

Nota sobre el estado de las investigaciones en torno a Blest Gana

Jorge Roman-Lagunas

Literatura Chilena, creación y crítica. N 18 Dic. 1981

El tema predilecto de los trabajos de mayor envergadura sobre Blest Gana ha sido la confrontación del acontecer novelesco con la situación histórica, tanto en lo político como en lo costumbrista. El "retrato social" ha sido el tema de las cuatro tesis doctorales monográficas sobre el novelista y tópico de innumerables estudios, comentarios y referencias. Recordemos que el propio Blest Gana se definía como "novelista social" y que su contemporáneo Jóse Victorino Lastarria señalaba el retrato de la sociedad como el aspecto de mayor mérito en su obra. Las conclusiones de estos estudios han sido: la comprobación de su apego al hecho histórico, la minuciosa observación de las costumbres, la autenticidad de los retratos, su nacionalismo literario, su interés por novelar la historia del país y su visión crítica frente a las condiciones sociales de la época.

Blest Gana fue un escritor con un programa costumbrista e histórico y/o sus críticos han mostrado en forma más que suficiente el cumplimiento riguroso de dicho programa. Sus novelas más importantes llevaban subtítulos que fueron suprimidos por los editores después de la muerte del novelista: "novela de costumbres", "novela histórica", "novela de costumbres político-sociales", en circunstancias de que se trata de subtítulos que no sólo muestran el objetivo específico de su programa, sino además denotan la intención cíclica de su obra.

Dicho programa no alcanza sólo a la novela: se expresa análogamente en el artículo de costumbres. El conjunto de éstos todavía no ha sido objeto de estudios críticos, a pesar de que existen dos buenas compilaciones; la de José Zamudio (1947) y la de Raúl Silva Castro (1956). Creemos que estudiando estos artículos se podrían obtener interesantes conclusiones. Por ejemplo, respecto al llamado realismo moderado de Blest Gana, a su denuncia política de tono menor, a su crítica social que nace contenida porque se practica desde el interior del sistema, corresponden colaboraciones periodísticas como "Las elecciones. Estudio sólo de costumbres".

Blest Gana vio la sociedad estructurada en clases y así la retrató en sus novelas. La crítica ha señalado atinadamente la escasa penetración psicológica del narrador en el tratamiento de sus personajes. Lo que ocurre es que la intención de Blest Gana no fue de ninguna manera el estudio de la conciencia (no lo fue en toda la novela hispanoamericana del siglo XIX), sino el de las clases sociales y las costumbres. Sus personajes son representantes estereotipados de una clase social o en la cual se observan los usos y costumbres correspondientes a cada estamento. No penetró "en el alma" porque quería observar comportamientos exteriores (costumbres) ni otorgó identidad individual a sus personajes porque los cargó con el peso de una simbología social: Martín Rivas es la clase media y Cámara es la clase baja.

Junto a la falta de penetración psicológica, se ha observado su facilidad para "crear intrigas", su "gusto por el enredo". La intriga de índole multitudinaria obedece también al propósito de retrato social: en sus novelas mayores pretendió mostrar la sociedad lo más ampliamente posible, y a ese objetivo responde la abundancia de todo tipo de personajes, los que muestran en su peripecia la estructura social encarnada.

Nosotros vemos una relación directa entre la "intriga complicada" y la "falta de penetración psicológica": ambas responden ai mismo programa literario del retrato social.

Otro aspecto en que la crítica ha mostrado interés es en el de las influencias. Dentro de este asunto, los estudios Balzac-Blest Gana constituyen legión, y hasta las más insignificantes referencias en trabajos panorámicos nunca dejan de mencionar este aspecto, anunciado ya por el propio novelista, en su difundida profesión de fe balzaciana. Balzac es el elemento catalizador de su proyecto. Leyendo a Balzac, juró ser novelista social y/o su obra (sin variaciones ni evoluciones significativas) llevó a cabo rigurosamente dicho proyecto.

El lector también encontrará numerosos trabajos que discuten la ubicación de la obra de Blest Gana en el desarrolla de la novela hispanoamericana. Para algunos su novela es romántica con algunas notas realistas, para otros es "el primer realista de nuestra lengua" y hay quienes llegan a relacionarlo con el Naturalismo, relación que nos parece totalmente desenfocada.

Los temas señalados y otros -estilo, influencia en la novela posterior, temática, etc- han sido tratados ya por más de un siglo y es posible seguir el estado de las investigaciones en algunos de estos aspectos desde la crítica contemporánea al novelista, hasta los modernos estudios estructurales de la actualidad.

La casi totalidad de la crítica ha enfocado no más de cinco de las diecisiete que Blest Gana publicó. Las obras anteriores a La aritmética en el amor se señalan como tanteos o esbozos de novela, y en ésta se ve el inicio del género en Chile y el punto de partida de la serie novelística del autor. Las otras cuatro que cuentan ya con estudios críticos apreciables son Martín Rivas, Durante la Reconquista, El loco Estero y El ideal de un calavera, en este orden. De las doce restantes, hay relativamente pocas reediciones disponibles y hay ciertas novelas, como Juan de Aria, que son casi totalmente desconocidas. Resulta evidente que muchos de los autores de estudios de conjunto sobre el novelista las han dejado de lado, contentándose con repetir los juicios de Silva Castro, Díaz Arrieta o Amunátegui Solar. Una revisión efectiva de estas obras -y con métodos vigentes- podría resultar del mayor provecho.

Respecto a la falta de estudios sobre sus otras novelas, así como sobre sus artículos de costumbres, se observan adelantos importantes. Fernando Alegría y Juan A. Epple preparan un conjunto de estudios sobre el novelista. En este conjunto se muestra una preocupación crítica sobre los artículos de costumbres por parle del mismo Epple, así como el análisis de novelas cuyo estudio estaba ausente en trabajos de envergadura: Jaime Concha estudia Los trasplantados y sobre esta misma novela hay un trabajo de Nelson Díaz. El volumen incluirá estudios nuevos de Guillermo Araya, Fernando Alegría, Bernardo Subercaseaux y Roberto Hozven, entre otros.


Editado electrónicamente por C.D. Blest el 30may03