Me apodero de ud. de espejo a sueño

PATRICIO MANNS, EDUARDO CARRASCO, DESIDERIO ARENAS

Literatura Chilena, creación y crítica. N 17 septiembre 1981

PATRICIO MANNS

ME APODERO DE UD. DE ESPEJO A SUEÑO

Imagino que ya sabe quién soy.
Imagino que ya sabe que le acontezco, habiendo
destituido sin ninguna ceremonia particular,
el barro de
los pies de sus
húmedos semidiosecillos
en la arteria capital de los pantanos idolátricos.
Alejandra : ¿por qué ?
Así como la mar se cae al
hombre y se ahoga en él, y se cae
la cuerva hacia y en torno del cuervo
para rodearlo de plumas, enredarlo de carnes
y de huesos, ahorcarlo en duro esfínter
hasta terminar fecundándose vallejamente
a sí misma, tal yo la apiolé
a mi puerta en movimiento uniformemente acelerado,
a mi casa caracola, enigmática y rodante,
y así me convirtió Ud. a la secta
de su orgánico ébano parcial.
Alejandra : ¿ por qué no?
Era cuestión de andar en curva recta,
de vigilarlo todo con los ojos cerrados,
de considerar los adelantes cáusticos,
los lados equiláteros,
los atrases rústicos restringiéndose
en la sopa caudal del tiempo muerto,
para encontrar el humus de sus sandalias
retroactivas, y sentarme a comer en el
dintel de la puerta de esa casa donde
Ud. estaba, con una manzana debajo de la gorra
y una gorra aplastando la pirámide.
Alejandra, le dije :
¿Por qué no construimos?
Y pues, sintiendo el olor de mis mordiscos
que tarareaban en la fruta, Ud. salió y me puso
encima, para amedrentarme,
su par de almendras que indagaban mucho,
su cabello retinto como noche fueguina,
su ronco argentinazgo, su frente
recontrasudamericana, pero debajo de ella,
una boca riendo sin remilgos, y más abajo,
aún, el manjar suculento de su cuerpo

 

Alejandra, insistí lluvioso:
¿ Por qué no construímos una ?
Después, ha continuado promulgándose el asunto
tribal, las lecturas congénitas, lo ansiedad
sindrómica, el robusto muérdago totalitario,
la garantía atávica del fauno episcopal, la aventura
gozosa que humedece las articulaciones
de la vida, la vida manzanaria, los atuendos
del alma, el contagio, la sed, la desnudez,
Más hondo,
la gana tremebunda de coger el martillo
y clavetear con besos la madera contrita,
y coger el serrucho y trozar los espasmos
en las vigas álgidas, y la escopla turbulenta y pulir
el juramento en su estertor, su cartílago nupcial,
los resabios morales de la copulación, y también
la vandálica escofina a partir de la cual
el aserrín aflora de la piel.
Y, en fin, cada
herramienta, cada esfuerzo tenaz, cada
reiteración de movimientos en -por ejemplo-
un Cro-Magnon matando su oso cotidiano,
un Neanderthal modelando sus hijos, su bufido
enciclopédico, su alimento, su estructura,
su lanza, su desvelo, su calzado,
su mamouth, su escondrijo, su asentarse
amenazando hierático un crepúsculo
con el fémur del enemigo
muerto.
Y nosotros amándonos ya y desnudos
todavía en el zaguán periférico de París,
cromagnoneando, neandertholeondo,
sin techo ni cornisa ni escalera ni avión
ni balaustrada ni cama ni desván ni escopeta
ni tanque ni sillón ni portón ni lámpara ni hamaca
ni vitral ni sendero ni rosa ni bazooka
ni excusado,
Me apodero de Ud. de espejo y sueño,
Alejandra; puesto que lloverá episódico
otro invierno,
¿por qué
no
construimos
una
casa?

 
EDUARDO CARRASCO

ABSURDO

Sin fondo
como en un mar el tiempo
pasa.
Mi vida buscando territorio
atando cabos
uniendo
sobre nada,
Y yo muriendo
huellas,
pasos perdidos
para nadie.

TÉCNICA

Cae la lluvia, El hombre inventa el paraguas.
Bajo el paraguas
el hombre sonríe
porque cree haber dominado la lluvia.
Pero la lluvia sigue cayendo sobre el paraguas.

NERUDA

Otros cruzaron el mar
de parte a parte
y no lo vieron.

Descubrieron continentes,
países azules, islas bienaventuradas,
pero jamás se encontraron
frente a frente con el mar - avilloso.
Sólo tú te paraste en una roca cualquiera
y en posición entera
lanzaste tu mirada silenciosa
hacia la arquitectura de las olas.

Allá,
detrás del verde,
mas allá del puñal del arrecife
alzaste tu palabra a lo invisible
y nos dejaste un signo como el viento
hacia la historia eterna de las aguas.

INDIGNACIÓN

El transistor no alcanza la penumbra,
ni la muralla de concreto
el borde de la noche,
ni el abismo
la partícula inmarcesible
hace poco de nuevo dominante.
Pura luz es la ley
continua claridad aletargante
para lectores de periódicos
o diseñadores de la fantasía principal,
Nada de sueños.
Nada de interrogaciones sobre el tiempo.
- !Sigamos construyendo pedestales!
- pronuncian los más sabios
- !Sigamos la consigna del cimiento!
- y uno tras otro su clavel rojo en el hueco prescrito de la muerte.
Yo me elevo hacia el palo de mesana
pongo mi mano sobre la frente
para protegerme del descubrimiento
y grito con todas mis fuerzas:
!Perro a la vista!

ESPERA

Desde el 11 de setiembre
de 1973
estoy parado
en la esquina de Saint-Michel
con Saint-Germain
esperando que pase la Pila-Cementerio.

PROPOSICIÓN

Propongo que Pinochet renuncie.
Es simple :
Basta que firme este papel
y envíe una copia certificada
o la oficina de la UP en el exterior.
¡ Nosotros nos encargaremos
de avisarle a los demás !

 
DESIDERIO ARENAS

RETRATO VERTICAL DE LA VIOLENCIA

Miedo es aquel espacio exacto
que separa dos cuerpos que se abrazan,
porque después sera el vestirse de prisa,
el observar sus siluetas a contraluz
y darse tal vez cita para el día siguiente,
para el mes siguiente, para reencontrarse
en un orgasmo efímero
después del cual no quedará nada,
sino un silencio vagamente indecente.

El silencio es la prehistoria de la música.

Es preciso inventar un lenguaje nuevo
sin palabras, sin sintaxis, sin diálogo;
un lenguaje del cual estén proscritas
todas los expresiones que pretenden
hacer del hombre un animal social.
Es preciso inventar el esperanto
de la soledad
y renunciar de una vez por todas
a la pretensión
de asimilarnos a una maquinaria anónima
sometida a la aceleración constante
de la masa en el vacío
y que desaparecería si llegara a alcanzar
la velocidad de la luz.
Es preciso inventar una dialéctica
concebida en tonalidad de Re Mayor:
al alto interés del Estado
opongamos el aun más alto interés del individuo;
a la metodología ciega
opongamos la mitología griega
con sus dioses caprichosos y disidentes
que solían ser más humanos
que los mismos hombres.
De los ismos,
rescatemos sólo los abismos!
Una definición estrictamente enciclopédica
afirma que el hombre es un animal razonable,
pero la ciudadana Razón es, hoy día,
una prostituta vieja,
con los labios demasiado pintados,
con las piernas demasiado fatigadas
de tanto abrirlos a diestra y siniestra
y con quien ya nadie sube a un hotel
por temor a contagiarse con su sífilis.

 

Antiguamente,
los artistas tenían la costumbre de morir
tuberculosos, hambreados o,
simplemente,
alcohólicos,
She loves you, Yes:
el 8 de diciembre de 1980, en New York,
una P 38 vomitó su pánico
contra el cuerpo de John Lennon.
¿ Y por qué no, después de todo ?
Los apóstoles de la paz
son perfectamente anacrónicos
con sus túnicas blancas y sus sofismas bíblicos
dentro de un siglo que es rojo y negro
por sus cuatro costados cardinales.
Rojo, como las manchas de vino
destiladas sobre las partituras de Beethoven;
negro, como los cuervos que sobrevolaban
las muertes innumerables de Vincent van Gogh.
No es la pincelada la que define el estilo,
como no bosta un pañuelo rojo
para hacer la revolución,
Los antiguos gritos de combate
son ahora consignas reaccionarias.
Jesús no leyó jamás El Capital
y Marx murió el 27 de mayo de 1871,
en las barricadas de París,
junto con todos esos locos hermosos
que pretendían tomar el cielo por asalto,
mientras entonaban Le Temps des Cerises,
El Che Guevara tenía los ojos abiertos,
pero ésa fue una ilusión que duró
apenas lo justo,
es decir, lo que tenía que durar.
Dulce mía, pasión nefasta:
ruega por nosotros, los reptiles,
los que nunca nos atrevimos a alzar el vuelo
porque era mucho más fácil,
porque era menos comprometedor
desplazarse a ras de tierra.
¡Dédalo era un terrorista!
She loves you, Yes.
El amor es una aberración de los sentidos,
de mal gusto y ligeramente obscena.
Te he amado durante diez minutos, sí,
porque diez minutos es una vida completa
con su nacimiento, con su muerte, sí,
con sus multitudes, sí, con su raza histórica
y con su risa histérica, sí, siempre sí,
hermana mía, madre, amante mía violencia sí,
Hasta que todo se vuelva vago e indescifrable
como el fin del mundo,


Editado electrónicamente por C.D. Blest el 30may03