El niño de Robben Island

EL NIÑO DE ROBBEN ISLAND

Humberto Díaz Casanueva

Humberto Díaz Casanueva es premio Nacional de Literatura.

Araucaria de Chile. N 32, 1985.

Este poema se basa en un episodio auténtico. La segregación racial (apartheid) en Sudáfrica impide la convivencia entre negros y blancos, y significa, para los niños negros, crecer, si sobreviven, en la angustia, la enfermedad, la miseria y la abyección. Reverencio, especialmente, a los niños negros masacrados en Soweto. Robben Island es una prisión política, lóbrega, con túneles subterráneos y fortificaciones. Desde hace siglos allí se tortura v asesina a seres humanos que sólo reclaman dignidad »' justicia. Expreso mi confianza en que la conciencia de la humanidad se remezca y pese para que el apartheid, una de los crímenes más grandes de nuestra época, sea eliminado desde sus raíces. Soy un poeta chileno, miembro, hace años, del Grupo de Seis Expertos Mundiales de las Naciones Unidas que estudia los efectos del apartheid en África Austral. Hemos recorrido todo el continente, excepto el país del apartheid en donde se nos niega el acceso. Doloroso ha sido mi experiencia, pero el testimonio vivo de tan horrendo drama, ha fortalecido mi fe en la emancipación del hombre.

Hermano
te vuelvo tu humanidad restaurada
en mi perdón.

Obispo Winter de Namibia

Un niño blanco con un niño negro saltan de rama en rama
tras un globo ígneo
chispas de globo ígneo caen sobre las resbalosas ardillas
Rayo encadenado... corazón vidente
pero ciego
es la vehemencia de un extraño destino
es el trémulo ardor que me santifica

¿Acaso sea imaginado lo que contempla la mirada atónita?
tal vez me atemorice........el corazón se anuda
en un instante sin principio ni fin

Un niño blanco con un niño negro zambúllense en la nube
hacen trizas el remoto silencio con sus voces de júbilo

¡eh eh oh oh
aaaah!

El eco es un imprevisto coro.....salvaje y puro

Nada saben.....nada absolutamente de lo
p r o h i b i d o
en la plenitud de la fuerza
pienso: el designio de la vida es un sueño súbito
equilibrase la forma en la unidad de la gracia

El niño blanco y el niño negro....sacan cristales
de las aguas en que estalla el magnánimo
sol
críos del caballo alado.....sólo inmaturos hallan
la bienaventuranza

Con mi cara de águila acecho la exhalación
de una fugitiva lámpara...
dentro de la lámpara.....háganme quemar

¡Columpiarse en los árboles.....coger nidos
repletos de copos de nieve......asustar a los cuervos!
percibo criaturas esenciales en la identidad de lo
Uno

Caúsame estupor lo lúcido lo inteligible de una
presencia embrujada
nada es semejante a dos niños del linaje del Hombre

Cada uno sosteniendo un pie del arco iris que
ampara fantasmales seres.....nadie se demanda la razón de ser


a veces pulso lo magnético de algo que me
parecía inexistente
me abismo.....diciendo una verdad deliciosa
de la cual había prescindido

Los miro fijamente
uno es motudo y tiene la nariz ancha y le brillan
los traslúcidos dientes
el otro parece recién lavado.....agítase su pelo
como pelo de antorcha

Están sumidos uno dentro del otro.... pronunciándose....
¡Dipheko!
¡Jimmy!

Como patronos del mundo bajan a la tierra
y corren....corren....revolotean en un lugar
desconocido......sin mirar hacia atrás
¡oh nunca!......el verdadero origen está allí delante
en la visión de padecidos signos

Los persigue un ciervo.....punzado por azoradas
mariposas

Tomados de la mano.....deslízanse en el sueño de
una mayor esperanza
el universo es un remolino de oro
yo les soplo niebla

Un niño blanco con un niño negro
desaprensivos
guiados por una fe absorta.....la que se presiente
cuando una mano inmensa nos acuna

No saben cómo.....entran despaciosamente
en la gran ciudad
van entre jardines....mansiones....
templos.....tumbas que doran con esmero

Voluptuosas figuras y van y vienen
niños vestidos de
azucena
perros ensortijados aúllan con fruición

Y de pronto ¡zas!
una gruesa hacha de bronce parte al mundo en
dos

El policía separa al niño blanco del niño
negro
abofetea al niño negro y le pone esposas
lo zamarrea.....lo obliga a acuclillarse
lo hace sangrar

Sangre de lágrimas de sangre.....rocío de sangre
que vomita un pajarillo
sangre inmemorial ordeñada por hermosos asesinos
implacables

Piedad por el niño pascual.....piedad por nosotros
requemados hasta el fondo

No hay costra que mitigue esta sangre sedienta
de si misma.....en lo entrañablemente humano
charco de sangre de donde el niño blanco
arroja una taza de leche
¿nunca nunca nos daremos la mano?

Zapata el tigre la tierna carne cruda y nadie
implora
a lo lejos....un crujido de dientes
el niño es vejado....le dicen bastardo
hijo de puta

El niño aureolado......el niño terrorista....
el que osó macular la raza excelsa

A la prisión de Robben Island es conducido

Allí lo arrojan al estercolero
las moscas se abalanzan y beben las gotitas de
sangre

Tal vez me haya equivocado.....tenía que ser así
¿por qué tenía que ser de otro modo?
entonces.....sobre mi rostro
grandes aletazos de un gallo escarlata

Clavos penetran en el madero que sube y sube

Otros niños negros se paran en torno
p é t r e o s
ninguno se atreve a musitar palabra
aunque se conduelen con encarnizada furia
una campana pregona vísperas horribles

Cada cabeza lagrimeando es un globo ígneo
sobre la criatura sutil que tiembla
apenas
guiñapo de una sombra hundida

Todo es sombra.....la luz es una desnuda sombra

Corazón mío....cava cava.....
desmembra al lobo adentro que parecía frenado

Catorce niños negros de ocho a diez años
agonizan
¿y qué más?.....¿qué más da?
comen mendrugos.....beben su propia orina
culatazos

El látigo zumba sobre espaldas ateridas
se aprietan unos contra otros.....tiritando.....
dan alaridos.....se retuercen
golpea el mar sulfúreo con colas y con dientes

En la noche......un millar de ratones
marineros muertos que nunca fueron enterrados
caminan a grandes pasos
el alba sonríe como una hiena

Al pie del muro......madres chillan desesperadamente
enarbolan saquitos de harina y azúcar
pero no las dejan
rasgan sus ropas....entierran las uñas en sus pechos

Se yerguen frías y desnudas......las agujerea un viento
calcinado

¡Dipheko!

¿Por qué te has desplomado y te sale un hipo
y tus ojos son dos hornillos que apagan
manantiales de otro mundo?
¡dios de la ira!.....¿dónde tus ascuas.....
tu trueno apretado entre tus dientes?

Cesó el tormento.......al primogénito barren
hacia los portones del Abismo
nunca pudiste de allí salir del todo
¡ay!
no has muerto de vida, sino de muerte muerte

De la prisión de Robben Island sale un niño negro
dentro de un ataúd blanco

dentro de un ataúd blanco
un ataúd blanco hecho astillas vuela
sobre todos nosotros

Vuela.....llega hasta el plenilunio en el
bosque sagrado
donde el niño negro es.....consentido
aparece un pesebre que lo mece

Hurgan manos crispadas la ceniza del
Gran Encendimiento


Editado electrónicamente por C.D. Blest el 30may03