Bonati entrevistado por Macías

Bonati entrevistado por Macías

Sergio Macías

Literatura Chilena en el Exilio. N 11 julio 1979

He llegado a la casa de mi amigo pintor Eduardo Bonati, que esta ubicada en la atractiva calle Diego de León, muy cerca de un Mercado, y de 'picadas' donde la cerveza y el buen tinto español se beben incansablemente con pequeños bocados de patatas al alhioli, boquerones, morcillas, choritos (mejillones), calamares, etc. Conversamos de todo y entramos en la nostalgia del exilio. Es inevitable. Pensamos en parientes y amigos. Estamos de acuerdo en que habrá una parte de Chile que no conocíamos, porque aún nos parece increíble que hermanos nuestros hayan manchado sus manos con la sangre, la tortura, la violación; que sigan deteniendo V persiguiendo al pueblo, reprimiéndolo en sus manifestaciones libertarias, hambreándolo. Y nosotros arrastrando Por el exilio nuestro pesar y nuestras familias, unos con un poco de suerte afirmándose en un trabajo, otros con la angustia de la pobreza, la intranquilidad de no encontrar un día pleno y de no poder retornar a la patria para ser partícipes directos de su liberación. Este es un pequeño resumen de lo que hemos hablado frente a su cuadro 'La Opera Bufa', donde ironiza el pre-golpe, donde sus personajes parecen arrancarse de la gran tela. Son diabólicos, sin embargo tiernos, el enorme erotismo es satírico, como que alguien desea fornicarse al otro para 'joderlo', y porque Quizás el fascismo piensa que la vida necesita de un 'cachondeo' brutal. Pero es el pintor el que los revienta en el ego humano, en el infierno que ellos mismos han creado Para su destrucción. Me voy, me despido después de beber una copa. Me llevo el recuerdo del cuadro, del pintor, de Lucy, de sus hijos, de la amable 'trutruca'. Apenas estoy en mi casa lo llamo y le hago las siguientes preguntas:

MACIAS; Eduardo, deseo hacerte una breve entrevista para Literatura Chilena en el Exilio, escucha: La junta Militar dice al mundo que hay libertad en Chile, y los que hablan lo contrario es porque pertenecen a la 'orquestación o conspiración marxista' contra el gobierno de Pinochet. ¿Qué respondes al respecto?

BONATI: La criminalidad del gobierno de Pinochet no necesita de orquestación, bastaría una marcha fúnebre. ¿Sabes que los cadáveres encontrados enterrados en las minas de cal tenían tierra en los pulmones?

MACIAS: Discúlpame que insista más concretamente en esto de la libertad, que según la junta es uno de los elementos principales en que se apoya su régimen democrático, tanto es así, que invita a los 'engañados' extranjeros a visitar Chile. ¿Qué cargo desempeñabas en tu patria cuando te detuvieron, y qué le pasó a tu familia?

BONATI: Logré mantenerme como profesor en la Escuela de Bellas Artes. Cuando me tocó actuar lo hice. Me echaron y estuve en Cuatro y Tres Alamos más o menos un mes. Mi yerno y mi hija también fueron detenidos, antes que yo. Ellos lo pasaron muy mal. También mi hermana. Cada cual por lo suyo. Mi yerno por ser hermano de alguien que ellos buscaban, mi hija por estar casada con él, mi hermana por ser secretaria en un banco, y a mí por salir en defensa de la Universidad.

MACIAS: Piensas que tu pintura ha cambiado profundamente desde el Golpe, ¿podrías explicar este cambio?

BONATI: No soy el mismo tío de antes. Me cago en la pintura como pirueta sensible o como demostración de ingenio conceptual. No pinto esperando que caiga Pinochet, ni lamentándome. No. Yo pinto para echarlo a patadas y a la fosa.

MACIAS: Luego, ¿conscientemente haces una pintura comprometida?

BONATI: Sí, son pintujos comprometidos.

MACIAS: ¿Son políticos?

BONATI: Tal cual.

MACIAS: ¿Qué opinas del realismo socialista?

BONATI: Es irrealismo elitista. Yo estoy en la etapa del gargajo al ojo y de la patada en la raja.

MACIAS; Esto lo escribiré tal cual, ¿te parece?

BONATI; Por supuesto. Los chilenos hablamos derecho y golpeado.

MACIAS: ¿Qué llamas pintujos?

BONATI: Un pintujo debe ir derecho al grano. Ser brutalmente exacto. Tiene todos los vicios del arte, es literario, anecdótico, temático, -hablemos claro- lo entrega todo sin condón. En buenas, no es arte de novio, este es arte de viejo marido, que se pea y lo pean.

MACIAS: ¿Cuál es tu labor en la Solidaridad?

BONATI: La primera cosa, no me gusta esa palabra Solidaridad. Apenas trago la de resistencia, Yo estoy en la agresión contra estos asesinos. Enfermos mentales, muñecos siniestros en manos del capitalismo. Concha! Para mí esto no es una frase mas. Sé lo que es y hace el capitalismo. Sobrevivir es parte de la lucha. Todos mis pintujos son parte de la pelea. He hecho tres exposiciones individuales. Ahí tienes las críticas. Ni hablan de pintura. Hablan de Chile. He participado en todas las exposiciones colectivas a las cuales he podido llegar. Pero también he barrido locales, he colgado decoraciones, montado mesones atendido visitantes al Congreso Mundial de Solidaridad con Chile, en fin, he dado lo que me han pedido.

MACIAS: ¿Cuál es la función del artista y del artista en el exilio?

BONATI: Veo, luego existo. Llegar hasta las últimas consecuencias, y más allá, a la tierra de nadie que es la tierra de todos.

MACIAS: ¿Necesidad de originalidad?

BONATI: Si originalidad es el encuentro del origen, entonces sí.

MACIAS: ¿De qué modo te afecta el exilio?

BONATI: Cuando salí de Chile, ya habían pasado dos años del Golpe. Al llegar me encontré con muchos chilenos que creían que la lucha estaba aquí fuera y te miraban mal por haber estado dentro. ¡Culiados! Como si no hubiese vivido cagado de miedo allá, apenas haciendo lo que se podía, mientras que aquí fuera te puedes hacer todo el héroe que quieras... Mira... trato de no alienarme en el mismo sentido. Para mí es mucho más 'heroico' un dibujito con 'contrabando', un tizazo en una pared contra la junta, una obra de teatro que nos hacía llorar sentados y aplaudir de pie, y que 'apenas' podía decir! - puesto que para nosotros bastaba. Yo trato de no olvidar eso. Trato de recordar y mantenerme informado.

MACIAS: ¿Entramos en relación de lo político en cultura?

BONATI: Yo no trabajo en cultura, trabajo en creación, que es manifestación, no es cultivo, es siembra, tiene que ser anticultura, antipolítica, anti-todo y antes de todo antídoto. Lo estático cultural, lo oficial, está siempre frío y tieso. Es que yo no se qué chuchas es lo político en cultura! Es imposible no ser parte de una estructura y el artista es la escreta... y ya... político.

MACIAS: ¿Cómo ves aquello que muchos denominan 'apagón cultural'?

BONATI: Si ha salido mucha gente, lógico que debe haber disminuido el nivel no sólo creativo, sino profesional, y si además cada vez que alguien enciende la vela, lo patean, lo meten preso o lo queman... tú me dirás si puede haber mucha luz visible. Pero Chile está allá, con sus chilenos dentro y algunos fuera, creciendo, modificándose, adaptándose, respondiendo. Tampoco es una tea ardiendo, pero en la oscuridad fascista una velita prendida se ve como un rayo láser en el ojo. Y Chile es un interminable velorio.

Hasta aquí las respuestas de un pintor que con su 'Opera Bufa, acto 1', muestra la ley de la selva a una sociedad que busca su salida definitiva, donde ciertos personajes 'putinos' huyen de la mosca que los quiere para sí, y donde todos parecen ser un elemento destructor del otro, una autocrítica que trata de decir que hay que ser más fuertes para vencer.

Madrid, agosto, 1979.


Editado electrónicamente por C.D. Blest el 30may03