"Martín Rivas", Novela de costumbres político sociales

"MARTÍN RIVAS" NOVELA DE COSTUMBRES POLÍTICO SOCIALES

Guillermo Araya

Literatura Chilena, creación y crítica. N 18 Dic. 1981

En dos oportunidades anteriores he escrito ya sobre esta novela (1). En lo que sigue tendré que volver sobre puntos ya tratados por mí pero también deberé ocuparme de aspectos que hasta ahora no he tocado. Todo esto lo haré de un modo sintético pero suficiente.

REALISMO HISPANOAMERICANO Y ESPAÑOL.

La primera novela de Caldos, La fontana de oro se publicó en 1870. Con ella comenzaba el genial ciclo del maestro del realismo en España. Martín Rivas se publicó en 1862, ocho años antes. Pero según testimonios que se encuentran en el texto de la novela misma, la mayor parte o toda su redacción se realizó en el año 1860:

"Entre estos sectores de la religión del negocio se hallaba ...don Fidel Elías, por los años de 1850: es decir, diez años ha. Y en diez años, la propaganda y el ejemplo han hecho numerosos sectarios" (Cap. XXXII). (2)

Es sabido que el realismo hispanoamericano tiene muy pocos nombres a su haber. Pero el de A. Blest Gana ocupa un ancho espacio. El, como Galdós, como todos los grandes maestros de la novela realista europea, generará un nutrido y sólido ciclo narrativo. Y este ciclo surgirá y se desarrollará libre de la influencia española. Pasa con el realismo como había sucedido antes con el romanticismo. Andrés Bello que había llegado a Londres en 1810 fijará su residencia en Chile en 1829 con un conocimiento cabal de esa tendencia literaria y filosófica bebida en una de las fuentes originarias principales, Inglaterra. Esteban Echeverría (1805-1851), por su parte, que había estado en París desde 1825 a 1830, publicará, vuelto a Buenos Aires, Elvira, o la novia del Plata en 1832, un año antes que el Moro expósito del Duque de Rivas.

Recordar estas fechas y estos datos no tiene el más remoto sentido antiespañol. Las finalidades simplemente son dos: situar correctamente en el tiempo los hechos histórico-literarios y hacer presente cuan importante ha sido en la historia de la cultura y de la literatura hispanoamericana la influencia europea no española, especialmente la francesa.

INFLUENCIA FRANCESA.

Por sus propios nombres y con bastante ingenuidad en algunos casos, son citados en la novela Balzac, Stendhal, George Sand y hasta Descartes. En ocasiones son los personajes los que invocan algunos de estos nombres, pero más frecuentemente es el narrador mismo quien lo hace. Sobretodo Stendhal es citado con cierta asiduidad por el narrador. Esta invocación reiterada enseña a las claras que el narrador sigue la doctrina de ese escritor en la Presentación del desarrollo de la pasión amorosa de los personajes. (3)

Dos de los personajes de la novela presentan de diverso modo un alto grado de afrancesamiento. Doña Francisca está marcada por un hondo galicismo mental y literario. Pasa su vida leyendo a George Sand y tratando de convencer a sus contertulios con argumentos bebidos en su escritora preferida. Para doña Francisca y las mujeres de su generación George Sand ocupaba el lugar que en la década de 1950-1960 vino a ocupar en Hispanoamérica Simone de Beauvoir. El otro afrancesado de la novela es Agustín.

Este sufre y ostenta un afrancesamiento superficial, profundamente snob, de simple reflejo social y muy divertido. Agustín es un rastacuero de cierta finura y buen humor que ha regresado a Santiago pero que no se consuela de haber abandonado París. Para borrar lo más posible la distancia existente entre la metrópoli europea y el humilde Santiago de entonces, se expresa en una jerigonza cómica en que entremezcla el francés y el español (de Chile). Queda en claro muchas veces que sus conocimientos del francés son muy superficiales. Se viste y se perfuma a la francesa y recuerda a propósito o sin razón alguna la vida parisina y los barrios y lugares que bordean el Sena.

La vida social chilena debía ya mucho hacia 1850 a Francia y la novela refleja esto en diversos momentos. La moda y los perfumes predilectos de la burguesía rica procedían de Francia. Los elegantes se hacían llamar o se llamaban ellos mismos leones. Para lucirse en los paseos capitalinos usaban calèches o postillones a la Daumont (4). No hay traza ninguna, sin embargo, de que la influencia francesa se extendiera ya a las comidas y licores. Obviamente lo francés existe y se detiene en la cumbre de la sociedad. Informa el modo cívico de la burguesía adinerada, pero nada de ello filtra hacia el "medio pelo".

De una manera vagarosa, lírica y literaria, pero a veces con consecuencias sangrientas, también influían en el Chile de entonces los acontecimientos políticos franceses. La Sociedad de la Igualdad es un buen ejemplo de esto. (5)

Sin usar la cursiva como suele hacerlo respecto de Agustín, y sin darse cuenta de ello, el narrador mismo emplea una serie de galicismos. Otros de sus personajes, del todo diferentes a Agustín, emiten también expresiones que son simples calcos del Francés (6). El galicismo mental, literario, lingüístico, cultural y social tiene una amplia cabida en esta novela. Mejor que condenarlo tontamente me parece más valioso describirlo. Su existencia refleja una profunda característica de la literatura y la cultura hispanoamericana que hay que tratar de comprender y explicar.

ESTILO Y TÉCNICA.

La lengua en que está escrita la novela no impresiona por su belleza ni por su originalidad. El estilo es corriente y poco personal. Las comparaciones y metáforas son vulgares y tienen casi siempre como correlato las flores y las aves. Tampoco se esmeró el narrador por evitar anfibologías o construcciones de una sintaxis poco estricta. Sería un error buscar el valor de esta novela en su estilo. Lo mismo ocurre con toda la narrativa de Blest Gana. jamás fue un estilista o un maestro de la lengua. En sus obras hay un manejo suelto y descuidado del idioma.

La creación de caracteres ocupa un lugar más elevado en su obra, pero tampoco es un maestro. El narrador no es capaz de crear caracteres complicados. Sus medios no llegan a revelar hondos problemas sicológicos o mentales. Difícilmente hay en la obra de Blest Gana personajes que se levanten más allá de una gravitante medianía síquica y humana. Por sus virtudes o por sus defectos sus personajes están dentro de la visión burguesa y ordenada de la vida.

En lo que el narrador se brinda como un verdadero maestro es en su pericia para tejer la fábula de sus novelas y para situar dentro del desarrollo de la fábula las peripecias de sus personales. (7) Doy a continuación una suerte de diagrama de la fábula de Martín Rivas y de las peripecias principales entretejidas en ella. Como la fábula es muy tupida y dinámica, tomaré de ella sólo el tema amoroso. Martín conoce a Leonor (cap.IV). Se siente atraído de inmediato por ella y muy pronto esta atracción se transforma en amor que se intensifica a medida que avanza la fábula. Casi enseguida siente celos de Rafael (cap.VIII) porque cree que éste ha tenido amores antes con Leonor. Esta creencia se disipa en parte (cap.IX) y totalmente (cap.X y XV) un poco después. Martín conoce a Edelmira (XIII) con la cual piensa iniciar un amorío (XXII), retrayéndose de inmediato. Pero lentamente Edelmira va enamorándose de Martín. Edelmira escribe por primera vez a Martín (XLII) y desde entonces muy frecuentemente. Martín ayuda a fugarse de su casa a Edelmira (XLIX). Edelmira prueba a Leonor que Martín no la ama a ella, a Edelmira (LIV). Martín descubre su amor a Leonor mediante una carta (LV). Leonor reconoce su amor por Martín (LVII), Edelmira se sacrifica por Martín (LXIII). Martín y Leonor contraen matrimonio (LXV). Dejo de indicar aquí las frecuentes conversaciones de Martín con Leonor, los soliloquios de Martín y los menos frecuentes de Leonor sobre el proceso de la pasión amorosa que va posesionándose de ambos; tampoco anoto el proceso paralelo de Edelmira respecto de Martín ni el encuentro de los tres interesados en el Parque de Marte y al final de la novela, etc.

Hay cuatro peripecias fundamentales en este triángulo; el nacimiento y desarrollo del amor en Martín y Leonor, los celos de Leonor hacia Edelmira, la confesión del amor que en momentos diferentes se hacen Martín y Leonor y el sacrificio de Edelmira para que aquéllos dos se casen. Martín y Leonor son los protagonistas principales de la novela. Por eso toda ella está recorrida, del comienzo al final, por sus encuentros y desencuentros amorosos. Esto hace que la peripecia psíquica indicada en primer lugar se prolongue por toda la duración de la fábula entretejida de múltiples detalles y pequeños episodios. Las otras peripecias pasan cada vez más de lo psíquico a lo activo en orden creciente. La última de ellas se contiene en un par de páginas apenas. Lo largamente preparado se desenlaza así con extrema rapidez. Martín conoce a Rafael (cap.VIII). Rafael cuenta su vida a Martín (XV). Ha amado antes a Matilde, prima de Leonor y por despecho, rotas sus relaciones con ella, ha tenido amores con Adelaida, hermana de Edelmira. Por la acción conjugada de Martín y Leonor, Rafael puede reiniciar sus amores con Matilde (XX). Doña Bernarda, madre de Adelaida, sabe que ésta ha tenido un hijo como resultado de sus amores con Rafael (XL). Doña Bernarda consigue romper para siempre las relaciones de Rafael con Matilde (XLIII). Matilde pierde su amor por Rafael (XLV). Rafael se retira a un convento (XLVI). Dejando aparte lo narrado por Rafael, las peripecias decisivas son aquí la reanudación del amor entre Matilde y Rafael, la ruptura entre ellos y, entre ambas, la intervención de doria Bernarda.

Agustín comienza a hacer la corte a Adelaida (cap.XIII). Agustín prepara y obtiene cita con Adelaida (cap.XXI y XXII), Se produce el casamiento engañoso de Agustín con Adelaida (XXVII). Martín demuestra su carácter ilícito (XXXIV). Pero antes (XXX), el padre de Matilde propone al padre de Agustín casar a ambos jóvenes. Posteriormente Agustín y Matilde intensifican su trato (LII) hasta casarse (LXV). Las peripecias verdaderamente importantes para Agustín son la de su casamiento engañoso y la de su posterior liberación. Su atracción por Matilde y su casamiento con ella están narrados en unas cuantas líneas y no están presentados en la novela.

Usando M para Martín, R para Rafael y A para Agustín, colocaré en secuencia los capítulos en los que se producen las peripecias decisivas para estos amadores y para sus respectivas amadas (uso las cifras árabes para mayor facilidad de captación inmediata)

4(M) 3(M) 20 (R) 27 (A) 34 (A) 43 (R) 49 (M) 54 (M) 55 (M) 57 (M) 63 (M).

Esta secuencia numérica, -la peripecia respectiva se explica en las líneas anteriores-, prueba lo sabiamente que el narrador ha desarrollado la fábula en relación con el tema amoroso. De los 65 capítulos de la novela, hay en cada decena casi dos dedicados a la componente amorosa de la fábula, y en once de ellos hay por lo menos una peripecia amorosa fundamental. Estas van produciéndose entremezcladamente para los diversos protagonista Ocurridas las atinentes a Martín, comienzan las que se refieren a Rafael y antes que la acción amorosa en torno a estos personajes termine, comienzan las de Agustín. El ciclo se cierra primero para este personaje, menos importante en la novela y de menos transcendencia emotiva. Luego se cierra el periplo de Rafael, contrafigura del héroe Martín, y de gran importancia protagónica en la novela y, por último, la fábula progresa con las peripecias amorosas de Martín. El desarrollo de ellas lleva a culminación y término la acción principal de la novela. Es comprensible sin mayor explicación que más de la mitad de las peripecias amorosas culminantes, -siete de once-, correspondan a Martín. Las cinco finales, culminantes, tienen en él su soporte. El carácter protagónico de este personaje y la acción global de la obra así lo exigían.

No puedo hacer una demostración detenida respecto de los otros temas que se entretejen en la fábula porque alargaría excesivamente el estudio de este punto. Pero el lector podrá comprobar fácilmente que igual inteligente dosificación introduce el narrador en el tratamiento de los temas político y económico. El narrador sabe producir el suspenso. Un poco aprendió esto en Balzac, otro poco en los folletinistas de su época. Pero está fuera de duda que dominó este recurso muy a fondo.

MOTIVO PRINCIPAL Y TRIÁNGULOS SENTIMENTALES

Un joven provinciano sin medios de fortuna llega a la capital para estudiar abogacía y para luego, mediante su profesión, mantener a su madre viuda y a su hermana. Este joven que llega cohibido y trajeado de un modo arcaico a una capital, Santiago, que lo intimida, se llama Martín Rivas. La acción que emprenderá este provinciano para obtener sus propósitos y las dificultades que encuentre en su camino son el núcleo dinámico de esta novela, constituyen el motivo principal de ella. En el desarrollo de esta situación inicial, poco dirá el narrador sobre los estudios de Martín Sabemos sólo que está dotado de sólida energía y que ni en las peores circunstancias olvidará sus deberes de estudiante (8). Poco sabremos también de su familia. El narrador hará conocer de una manera preferente los acontecimientos directamente relacionados con la vida sentimental de este provinciano entronizado en la capital.

En la medida que el conocimiento de su vida sentimental lo haga necesario, el narrador informará también de su actitud frente al dinero, la amistad, la política, las desigualdades sociales. Martín es el señor del libro que decía Cervantes del Héroe de los libros de caballería. Es capaz de vencer dificultades de todo tipo y de dominar a sus antagonistas con voluntad e inteligencia. El motivo principal de la obra tiene, pues, un desarrollo fundamentalmente sentimental. Todos los demás personajes jóvenes que Martín irá encontrando en la capital están movidos también por urgencias amorosas. Sólo hay uno de estos jóvenes que no manifiesta gran proclividad a lo sentimental. Amador, hermano de Edelmira y de Adelaida, prefiere expoliar y chantajear a los adoradores de sus hermanas. Su biografía erótica queda desconocida para el lector.

Los personajes jóvenes entran en el desarrollo de la fábula en diversos y a veces cambiantes triángulos sentimentales. E! principal está constituido por Martín, Leonor y Edelmira. Es el triángulo ejemplar de la novela por la belleza de sus miembros y si grandeza moral. También es el triángulo protagónico de la obra. Leonor es el carácter femenino más fuerte de la novela e impone su voluntad a su familia sin contrapeso. Edelmira es el carácter más puro de la suya y no se deja contaminar por el ambiente en que vive. Martín es el protagonista joven más enérgico, inteligente y voluntarioso de todos. Este triangulo tiene tres complicaciones muy leves que gravitan muy poco en la fábula. Leonor tiene dos galanes interesados en ella, Mendoza y Valencia, pero nunca se personalizan suficientemente. En un momento del desarrollo de la acción, Martín cree que Leonor y Agustín han tenido amores, pero esto se disipa muy pronto. Ricardo Castaños, celoso de Martín y que por fin obtiene a Edelmira, ofrece también un caso de complicación sin mucho peso en la acción pero de mayor importancia que las dos anteriores.

Otro triangulo esta formado por Rafael, Matilde y Adelaida. Este triangulo representa la caída múltiple de lo sentimental. Matilde había tenido un novio después de conocer a Rafael, Adriano, que ella había aceptado por debilidad y no casó con él porque aquél murió. Por último, Matilde casará con Agustín sin que conozcamos sus motivaciones; Adelaida aspira a vengarse de Rafael a toda costa, se presta para el casamiento engañoso con Agustín y termina por casarse con un alemán sin que quepa pensar que lo amaba; Rafael se enreda, por debilidad y despecho, con Adelaida a quien en el fondo desprecia; a causa de sus amores clandestinos con ésta perderá a Matilde. Fracasará en los dos casos sentimentalmente. Desesperado busca un suicidio romántico en la política y la revolución.

Agustín no ingresa propiamente en triángulos sincrónicos. Es un heredero nato del triángulo centrado en Rafael. Primero hereda. sin mucho éxito, a Adelaida y luego con éxito mayor, muerto Rafael, recibe en matrimonio a Matilde. El triángulo en torno de Agustín se estructura en base de sucesividades y suplencias. En todo caso él se manifiesta muy contento con su destino. Mediante la concreción de la fábula amorosa en varios triángulos, el narrador acrecienta el interés de las peripecias y capta más firmemente la atención del lector.

EL DINERO COMPLICA Y SIMPLIFICA

El manejo del dinero, la especulación con él, buscar el interés económico por sobre todo, son conductas que la novela presenta atribuidas, casi de una manera exclusiva, a los personajes de edad madura, a lo que podría llamarse la generación de los padres. El tema del dinero aparece muy pronto en la novela centrado inicialmente en Dámaso Encina. Este ha aprovechado especulativamente una explotación minera que le ofreciera el padre de Martín en Copiapó y ha casado con Engracia porque ésta aportaba una dote de 30.000 pesos al matrimonio, (cap.II). Por negocios de su conveniencia, Dámaso causa la primera ruptura de Rafael con Matilde y propone a Adriano como marido de la joven (XV). Fidel Elías está siempre ocupado con los negocios. Acepta sin vacilación que Rafael reinicie las visitas en su casa para volver con Matilde si el tío de Rafael le renueva el arrendamiento del funde El Roble (XXXII). Esta decisión la toma sin mayor embarazo a pesar de que instantes atrás ha propuesto a Dámaso casar a su hija con Agustín también por razones económicas (XXX). Fracasado el matrimonio de Matilde con Rafael, de inmediato visita nuevamente a Dámaso para renovar su ofrecimiento (XLV):

"asegurar el arriendo y casar a Matilde con Agustín -pensaba en el camino- sería un golpe maestro ".

El padre de Rafael muere, prácticamente, a causa de su ruina económica (XV). Su tío figura en la novela sólo como proveedor de medios económicos a su sobrino. Simón Arenales tiene un papel parecido: hace de intermediario en los negocios de Fidel. Todos estos personajes, por su parte, son especuladores y aparecen siempre preocupados de sus intereses. Cualquier aspecto de la realidad, política, amorosa, social, les interesa o no según su dimensión económica. Y dentro de tal dimensión buscan siempre su provecho personal. Doña Bernarda piensa también con frecuencia en asuntos económicos pero sus preocupaciones son muy diferentes a las de los personajes anteriores. Para ella el dinero es fundamentalmente un medio para vivir bien, gozar de la vida y para comprar hermosos trajes para sus hijas y para ella (XXVIII)

Para los personajes jóvenes de la novela, la generación de los hijos, el dinero presenta aspectos muy diferentes. Sólo Amador, perteneciente también al "medio pelo" como su madre doña Bernarda, corre tras el golpe de fortuna por motivaciones de bienestar, holganza y diversión. En cierto medida, su actitud frente a la riqueza es semejante a la de su madre. Con la diferencia de que ella piensa en el bienestar de sus hijas además de en el suyo. Amador no piensa en nadie más que en él. Durante el transcurso de toda la novela, Amador es presentado chantajeando, trampeando en el luego y obteniendo dinero mediante cualquier medio ilícito a su alcance. Agustín no tiene preocupaciones económicas porque es un heredero rico. Para Rafael el dinero actúa como un elemento muy negativo. La ruina de su padre le cierra las puertas de la casa de Matilde.

Esta exclusión lo llevará a sus amores clandestinos con Adelaida y la caída inevitable del personaje continuará hasta su muerte. Martín muestra desde el comienzo de la obra su altivo desinterés económico. Dámaso le propone el pago de 30 pesos mensuales para servirle como secretario; Martín acepta el trabajo pero rechaza el pago (VII), a pesar de que sólo dispone de 20 pesos al mes para hacer frente a todos sus gastos. Su pobreza se levanta como el más grande de los obstáculos para pretender el amor de Leonor. Pero una vez que ésta declara abiertamente su amor por el provinciano, el dinero de su familia juega a favor de Martín para pagar su fuga de la cárcel y para financiar el viaje al Perú (LXIV). Cuando Leonor y Martín casen desaparecerán para siempre las dificultades económicas del hijo de José Rivas. Se produce así una suerte de justicia póstuma. El padre de Leonor debe gran parle de su fortuna al padre de Martín. El hijo recupera lo perdido por el padre (LXV).

JULIO DE 1850 A OCTUBRE DE 1851.

La novela comienza "A principios del mes de julio de 1850"... (cap.l) y termina el 30 de octubre del año siguiente (cap.LXV). De estos 16 meses el narrador retiene cuatro hechos históricos de primera magnitud para la historia de Chile y de ese período: el término de la presidencia de Manuel Bulnes y la posibilidad de que Manuel Montt le suceda en el cargo (LV), varios momentos en la existencia de la sociedad de la Igualdad (VI, VIII, XI y passim), el motín de Aconcagua (LIII) y el Motín de Urriola (LVI - LVIII). Estos acontecimientos aparecen oportunamente en el desarrollo de la fábula de la novela y crean para ella un trasfondo histórico nacional. Está claro que esto no transforma a la obra en novela histórica. Los elementos históricos están usados en beneficio de la ficción y no a la inversa. Como ocurre con otras novelas de Blest Gana, aquí también se aprovecha un acontecimiento histórico para producir el desenlace de la fábula. Este papel lo cumple aquí el motín de Urriola. Huyendo de sus perseguidores, luego de haber tomado parte en él, Martín encontrara refugio en los brazos de Leonor. Esta será la ocasión en que ambos se declaren definitiva y plenamente su amor (LIX)

A nivel de la técnica, puede deducirse fácilmente que el narrador hizo un plan novelesco considerando dentro de él este episodio desde los primeros momentos. De ahí el cuidado de fechar con mucha precisión el momento de llegada de Martín a casa de Dámaso Encina. Antes de escribir el primer capitulo -y las primeras lineas de él-, el narrador habrá planeado el desenlace de la obra. Por este camino se prueba otra vez que Blest Gana tenía una alta capacidad para construir la fábula de sus novelas. Improvisaba el estilo y tal vez algunos detalles, pero partía siempre de un plan bien establecido.

ENFRENTAMIENTO POLÍTICO.

El período histórico abarcado por la novela fue de duro enfrentamiento político. El narrador deja saber ésto en varios puntos de la novela (cap.X y passim). En términos ideológicos el enfrentamiento oponía a conservadores y liberales. En la historia de Chile serán los primeros los que triunfen y Montt hará una presidencia fuerte y autoritaria.

En la novela se ocupan de política sólo los miembros de la burguesía. Especialmente los de la burguesía rica. El "medio pelo" se manifiesta indiferente o se acomoda instantáneamente a la situación que más le conviene: "...Amador Molina, que habiéndose ocultado durante la refriega, gritaba en ese instante en favor del gobierno y contra los revolucionarios que al principio había querido apoyar..." (cap .LVIII).

Los personajes de la novela pertenecientes a la burguesía no se enfrentan políticamente aunque en el momento decisivo tomen bandos opuestos. Otra vez se produce una división entre la generación de los padres y la generación de los hijos. Estos últimos abrazan la revolución y el bando liberal, los primeros el orden y la defensa del gobierno legal.

La tipología política de la novela es mucho más humana y matizada que la que recubren simples términos ideológicos. Asilos defensores del orden son antes que nada, tejedores. Es decir, buscan defender sus intereses antes que ninguna otra cosa. Se solidarizan con el gobierno en plaza porque ven derrotados a los revolucionarios (LC), En caso contrario abrazarían los principios triunfantes. Dámaso, Fidel y Simón Arenal ilustran en la novela esta clase de sujetos políticos.

Rafael y Martín se baten por los ideales libertarios y democráticos. Pero ninguno de los dos tiene profundas convicciones políticas. Nunca han dedicado en serio su vida a los asuntos políticos. Ambos toman parte en el motín de Urriola porque se creen fracasados en el plano amoroso. El verdaderamente fracasado en ese plano morirá en la lid. El sobreviviente, Martín, casará con Leonor y olvidará de inmediato toda preocupación política. El narrador hunde sus raíces mucho más profundamente en el plano sentimental que en el político. Sus personajes reflejan claramente tal circunstancia.

PARALELISMO ENTRE LA BURGUESÍA Y EL "MEDIO PELO".

Los sectores sociales nutrida y extensamente activos en la novela son la burguesía adinerada y el "medio pelo". La clase popular está ausente. Muy esporádicamente cobran presencia algunos artesanos agresivos que quieren obligar a Martín a comprar las botas manufacturadas por ellos (V); una silenciosa silueta de viuda pobre (XII y XLIX); un cochero malicioso y enamoradizo (XLIX) y una masa curiosa y pasiva que contempla el ataque al cuartel de artillería (LVIII). La burguesía pobre está representada por Martín y su familia. Efectivamente sólo por Martín. El resto de su familia existe sólo a nivel de la referencia. El núcleo de la alta burguesía lo constituye la familia Encina compuesta por los padres, Dámaso y Engracia, y por sus hijos Leonor y Agustín. A ella se agrega la familia Elías y, especialmente, la joven prima de Leonor, Matilde. El "medio pelo" se centra en la familia Molina: Bernarda, la madre, sus hijas Adelaida, Edelmira y Amador. A ella se agrega el enamorado de Edelmira, Ricardo Castaños.

Toda la novela está construida en base del paralelismo establecido entre estos dos grupos sociales. Cada uno de los jóvenes burgueses, Rafael, Agustín y Martín constituyen un lazo de unión entre la burguesía y el "medio pelo". Acuden en busca de amores pasajeros y clandestinos (Rafael y Agustín) o por amistad y posible distracción (Martín). El desarrollo de la fábula descansa alternativamente en el fastuoso salón de los Encina y en la humilde sala de los Molina. Los jóvenes burgueses visitan la casa de los Molina y estos acuden a casa de los burgueses sea para chantajearlos (Amador), sea para vengarse (Bernarda), sea en persecución de Martín (Amador y Castaños), sea, por último, para sacrificarse por los burgueses (Edelmira). Un muro infranqueable de convenciones sociales, prejuicios, educación y bienes de fortuna separa a ambos grupos. Los de un sector y los del otro proceden de mala fe. Los jóvenes burgueses pretenden engañar a las muchachas de la clase inferior. En ésta, madre, hija (Adelaida) e hijo, se conjuran para extorsionar a los burgueses. Uno de los protagonistas, Rafael, es definitivamente hundido por la acción de Bernarda. Es el aspecto de la lucha a muerte entre la burguesía y "medio pelo". Otro, Martín, es salvado por la colaboración de las dos capas sociales. Es la cara de la imprescindible coexistencia social. Está claro que la moral burguesa del narrador se rige por una escala de valores sociales intangibles: la burguesía debe predominar sobre la otra capa social.

El paralelismo entre ambos sectores se da en base de personajes semejantes. Dámaso se corresponde con Bernarda. Los dos actúan en los momentos decisivos para el destino de sus hijos. Bernarda lo hace por Adelaida contra Rafael, Dámaso por Agustín contra Adelaida (XXXIII). Adelaida se semeja a Matilde. Ambas tienen varios enamorados sucesivamente y ambas terminan casándose sin que haya evidencia de que han actuado movidas por el amor. Martín tiene solidaridad con Castaños. Obviamente el héroe, Martín, deja poca plaza a su correlato, pero funcionalmente se corresponden en la acción novelesca. Leonor se conjuga con Edelmira. Ambas son nobles de alma y capaces de amar profundamente. De alguna manera, las dos hacen feliz a Martín aportando cada una lo que puede.

La pareja paralela más elaborada y valiosa literariamente de la novela la forman el cursi Agustín y el cursi Amador. Agustín se expresa en una mezcla cómica de español y francés, Amador usa un español popular propio del que quiere huir de sus orígenes populares; Agustín vive en Santiago, pero sus ideales lo llevan continuamente a París, Amador está rodeado por el "medio pelo", pero quiere emparentar con la burguesía rica. Ni uno ni otro piensan en trabajar. Ambos sólo desean divertirse. El cursi rico y el cursi pobre se esmeran en ser elegantes. El primero usa perfumes franceses y el segundo un pachulí espantoso. Otro aspecto que los une y los separa al mismo tiempo, de bastante importancia, presentan ambos: a través de ellos el humor encuentra un cauce permanente y seguro. Agustín traduce a un francés inexistente refranes y frases hechas españoles, Amador canta cuecas burlescas e intencionadas. Cada uno para sus propias finalidades hace planes frágiles y risibles por su infantilismo. El casamiento engañoso es fraguado por Amador y sufrido por Agustín. Ambos creen en él, uno en su efectividad y el otro en su eficacia. La cobardía y cambios de opinión son conductas frecuentes de ellos (9). Rafael queda huérfano en este paralelismo. No hay correlato suyo en "el medio pelo". A primera vista ésto parece un yerro en la composición pero, considerado atentamente el punto, resulta lo contrario. Rafael es el único personaje romántico de la novela. Un halo trágico nimba su figura desde que es presentado especialmente al lector (VIII). La palidez que cubre su tez no le abandona nunca. Es el único personaje de la novela que muere. Todo este conjunto de singularidades aíslan su figura de las demás. Tal singularidad se realza y corrobora al no existir un personaje paralelo del suyo en la capa social del "medio pelo".

"PICHOLEO" Y DIECIOCHO (10)

La fiesta del "medio pelo", el "picholeo", concurrida por burgueses de aviesas intenciones, ocupa los extensos capítulos XIII v XIV de la novela, tiene una preparación en el capítulo XII, Rafael describe la familia Molina a Martín, y se cierra con una coda en la que Rafael cuenta su vida y sus amores con Adelaida, siempre a Martín, cap.XV.

De la fiesta nacional de Chile, el dieciocho, hay una mención ya en el cap.III, están dedicados.; a ella el XXXVI y el XXXVII, antes se explican los preparativos militares para la revista militar (XXIX) y la familia Molina discute sobre estas festividades en un par de oportunidades.

En ambas festividades el papel protagónico corresponde al "medio pelo". Son los miembros de este sector de la sociedad los que comen los guisos típicos nacionales ("arrollado de chancho"), beben las preparaciones alcohólicas típicas ("mistela"), cantan las composiciones tenidas por auténticamente chilenas ("cuecas") y bailan con pericia al ritmo de tal baile. La burguesía asiste como simple espectadora a estos festejos o alguno de sus miembros queda en ridículo bailando la zamacueca en tiempo de can-can (Agustín en el "picholeo"). Para la burguesía el paseo al parque donde se celebra la fiesta nacional es un acto entre deportivo e higiénico, como un simple paseo de week-end en la actualidad; para el "medio pelo" la fiesta en el parque constituye la diversión más importante del año. Aunque el "picholeo" y el "dieciocho" reúnen físicamente en el mismo espacio a burgueses y "mediopelinos", subsisten las enormes diferencias que los separan. La familia Molina asiste en carreta al parque, los burgueses en carruajes franceses y en regios caballos de montura inglesa; en el teatro la primera ocupa la galería, los otros la platea. En "el picholeo", doña Bernarda y sus iguales se divierten auténticamente, los jóvenes foráneos a su medio se burlan de la rustiquez de sus huéspedes. El narrador muestra su pericia de entretejedor de la fábula también cuando describe estos cuadros de costumbre. En el "Picholeo", Martín conoce a Edelmira y Agustín obtiene su cita con Adelaida; en el parque 'endieciochado" Leonor sorprende a Martín junto a Edelmira. Estos episodios tienen gran importancia en el desarrollo de la fábula. El narrador, por último, conoce bastante bien las costumbres chilenas. El "picholeo", especialmente es un cuadro muy bien trazado. El ambiente está muy bien creado con detalles y descripciones oportunas, pero sin caer en lo minucioso ni aburrido. Un toque de gracia y livianura lo tornan interesante y atractivo.

EL HÉROE Y EL AMBIENTE.

El nombre completo de esta novela es Martín Rivas (Novela de costumbres político-sociales). Este nombre es bastante certero e inclusivo. Revela muy bien el contenido y el sentido de la obra. El nombre del héroe que ocupa el primer lugar resalta el carácter de novela de personajes de esta obra. La fábula comienza cuando Martín Rivas llega a la casa de Dámaso Encina y termina con la noticia que Martín trasmite a su hermana de su casamiento con Leonor. El héroe ha triunfado.

La palabra costumbres del subtítulo señala la orientación nacional que el narrador quiso dar a la novela. La lectura de la obra muestra claramente que no interesaban al narrador sólo las costumbres populares y del "medio pelo". Entender así esta palabra sería un error de interpretación semántica y de crítica literaria. Tanto como la descripción de las costumbres de esos sectores de la sociedad chilena de entonces, interesó al narrador describir el modo de vida de la alta burguesía. El afrancesamiento de Agustín no es un simple ingrediente jocoso del ambiente novelesco. Refleja también un modo de vivir de la sociedad de entonces. Lo mismo puede afirmarse de la descripción de trajes, coches y demás aspectos de la vida material y social de la burguesía acomodada. Son todos aspectos del vivir que tienen ya el carácter de "costumbre" de esa capa social, o están adquiriendo entonces tal carácter

Político-social designa el sector preferente de la vida chilena de entonces que interesó describir y presentar al narrador. Ninguno de estos valores, costumbrista, sociológico, observación de la vida política, explica el éxito ininterrumpido que esta obra ha conocido. Generaciones y generaciones de lectores la han leído y la continuarán leyendo. La razón de tal éxito en el favor del público se explica porque es una novela. Es decir, una creación verbal que presenta vidas humanas imaginadas de tal manera que son capaces de interesar al lector. Es el carácter novelístico de todo este mundo el que lleva a interesarse por él. En un grado no genial, más bien modesto, Martín Rivas goza de la vida siempre actual de la belleza literaria.


Notas:

1. Guillermo Araya. El amor y la revolución en "Martín Rivas". Bulletin Hispanique.T. LXXVII, Nš. 1-2, janvier-juin 1975, p.5-33. Véase también mi estudio La obra de Blest Gana, capítulo de la Historia de la literatura hispanoamericana, Madrid, Ediciones Cátedra, T. II, Siglo XIX, obra que está en prensa.

2. Muy próximo ya el final de la novela, en el capítulo LIII, reitera el narrador: "...los rencores de partido echaron las profundas raíces que retoñan, al presente, diez años después con el vigor de los primeros días de la lucha". Este trozo está en secuencia inmediata con la referencia al motín de Aconcagua que estalló el 5 de noviembre de 1850.

3. Henri Beyle (1783-1842), conocido bajo el pseudónimo de Stendhal, publicó De l'amour en 1822. Distingue cuatro clases de amor: el amor-pasión, el amor-afinidad, el amor físico y el amor-vanidad. El desarrollo del amor se divide en siete etapas. La más importante es la cristalización', el amador adorna al amado con todas las perfecciones, lo mismo que en las minas de sal de Salzburgo "una rama deshojada por el invierno" se embellece "de cristalizaciones brillantes, de una infinidad de diamantes movedizos y deslumbrantes".

4. León, fr.: lion, era la denominación que se dio a los jóvenes elegantes en Francia a partir del año 1835, expresión anticuada en el francés actual con tal acepción. El duque d'Aumont inventó, en los tiempos de la Revolución francesa, un tipo de carroza tirada por cuatro caballos y manejada por dos postillones. Este carruaje estaba muy de moda en Chile hacia 1850.

5. Esta sociedad, fundada por Santiago Arcos, que se proponía promover una política liberal y socialista muy avanzada, fue el reflejo criollo de la revolución de febrero de 1848 ocurrida en París. Los miembros de dicha asociación se habían sentido, por otra parte, inflamados con la lectura de L 'Histoire des Girondins (1847) de Lamartine; Arcos se hacía llamar Marat, Bilbao Vergniaud, Lastarria Brissot.

6. Martín, conversando con Agustín, le dice (cap.VIII), "Hace muy poco tiempo que habito en Santiago", dando al verbo habitar el significado del fr. habiter 'vivir, domiciliarse'. Ocurre lo mismo con otros personajes. Y también con el narrador que desliza galicismos sin percatarse de ello.

7. "... llamo aquí fábula a la composición de los hechos"; "... fábula (o) estructuración de hechos"; "Peripecia es el cambio de la acción en sentido contrario...". Aristóteles. Poética 1450a 4-5,1450 a 29-32 y 1452 a 22-24. Cito por la magnífica edición trilingüe de Valentín García Yebra. Madrid, Editorial Gredos, 1974.

8. "Desde el día siguiente principió Martín sus tareas con el empeño del joven que vive convencido de que el estudio es la única base de un porvenir feliz cuando la suerte le ha negado la riqueza" (Cap.VIII, inicios). "Sin embargo de su largo insomnio, abandonó el lecho a las siete de la mañana y empleó, como de costumbre, deshoras en sus estudios". (Cap.XLVI, comienzos).

9. El humor, y a menudo la sátira, se nutre también de la cobardía de los "tejedores" (Dámaso), de la ignorancia y materialismo de los especuladores (Fidel Elías), de la chifladura literario-romántica de las damas con ímpetus emancipadores (Francisca) y de la desmesura cariñosa respecto de los falderos (Engracia).

10. Picholeo 'jarana, diversión de la gente de las clases populares de la sociedad y en su propio ambiente'. En la actualidad no se usa esta palabra en Chile. Etimológicamente puede provenir de pichóla /(pichel) 'medida de vino', en Galicia, o de picha (pija) 'pene', a través de un derivado de tal voz pichula 'pene' en Chile . Existen en este país los verbos picholear 'fornicar' (hoy en desuso) y pichulear 'burlarse de alguien, engañar'. Téngase presente que la raíz pic y pico onomatopeya de la micción' está muy próxima de la raíz pic y pico, en Chile significa 'pene'. Pico proviene del celta beccus, pero esta base ha sido modificada, sin duda, por influjo de picar.


Editado electrónicamente por C.D. Blest el 30may03