El caso Schneider

Anexo I

EL FALLO EN PRIMERA INSTANCIA

I. La acusación
II. Los hechos y propósitos
III. El plan de secuestro y el asesinato
IV. Los considerandos Jurídicos y la tipificación del delito
V. La defensa de los autores y sus cómplices
VI. Las condenas

Aspectos más substantivos del fallo del Juez Militar Titular, General de División don Orlando Urbina H., y por el Auditor de Ejército en propiedad, Coronel de Justicia don Francisco Saavedra M., que condenó a los autores y cómplices del complot, secuestro y asesinato del Comandante en Jefe del Ejército, Rene Schneider Ch. A objeto de hacer más asequible su lectura se han omitido párrafos que se refieren a aspectos jurídico-técnicos propios de este tipo de resoluciones. Los títulos y subtítulos son de responsabilidad de los editores.

I. La Acusación

HECHOS MATERIA DE LA ACUSACIÓN DE FOJAS 2316

6) Que, a fs. 2316 y 2329, se ha deducido acusación en contra de los siguientes reos por los delitos que a continuación se señalan:

a) Roberto Viaux Marambio y Raúl Igualt Ramírez, como autores de los contemplados en las letras a) y c) del artículo 4.9 de la Ley N 12.927;

b) Juan Diego Dávila Basterrica, Luis Gallardo Gallardo, Jaime Melgoza Garay, Luis Hurtado Arnés y Jorge Lagos Carrasco, como autores de los contemplados en el artículo 4.9 letra a) y artículo 6 letra a) de la citada Ley;

c) Carlos Labarca Metzger y Sergio Topelberg Volosky como autores del contemplado en el artículo 4 letra a) y como cómplices del que describe el artículo 6 letra a);

d) Carlos Silva Donoso, Jaime Requena Lever, Edmundo Mario Berríos, Mario Montes Tagle y Rafael Fernández Stuardo, como autores del contemplado en el artículo 4 letra a) de la Ley sobre Seguridad del Estado;

e) Juan Enrique Prieto Urzúa, como autor de los que se describen en los artículos 4 letra c) y 6 letra a);

f) Julio Fontecilla Rojas, como autor de los que señalan los artículos 4.9 letra c) y d);

g) Raúl Igualt Ossa, Camilo Valenzuela Godoy, Hugo Tirado Barros, Boris Ravest Toro, Fernando Yapur Huerta y Carlos Aravena Toro, como autores del indicado en el artículo 4.9 letra o);

h) Nicolás Díaz Pacheco, como autor del que describe el artículo 6, letra e);

i) Mario Tapia Salazar, Guido Poli Garaycochea, Alejandro Cabrioler Moya, Edwin Jorge Alberto Robertson Rodríguez, Jorge Medina Arriaza, Alexis Sánchez Herrera, Walter Abdul Málak Zacur y Edison Hugo Torres Fernández, como autores del que sanciona el artículo 6, letra a);

j) Adolfo Ballas Ostergaard como autor del que describe el artículo 4, letra d) y como cómplice del que sanciona el artículo 6, letra a);

k) Julio Bouchon Sepúlveda, León Cosmelli Pereira y Roberto Vinet Llamazares, como autores del que sanciona el artículo 4.9, letra d);

l) Guillermo Toro Llamazares y Sergio Carrera Rivera, como autores del que describe el artículo 24 de la misma Ley N 12.927;

7) Se encuentran -en concepto de este sentenciador- suficientemente acreditados los siguientes hechos:

a) Luego de conocerse por la opinión pública los resultados de los escrutinios de la elección presidencial, día 4 de septiembre de 1970, v la decisión posterior del Partido Demócrata Cristiano de apoyar en él Congreso Pleno a quien había obtenido la primera mayoría relativa, elementos contrarios a la posibilidad constitucional -ya cierta-, de que se eligiera al candidato Salvador Allende Gossens, por ser de ideología marxista, en reuniones efectuadas, entre otros lugares, en Diagonal Oriente N 1410, domicilio del reo Roberto Viaux, en la Oficina del reo Julio Fontecilla ubicada en calle Huérfanos "en la cuadra del 900" y en un departamento de un edificio ubicado en Hernando de Aguirre con Providencia, conversaron, discutieron y se concertaron para lograr ese su objetivo por medio de actuares estudiados y correlacionados destinados a producir pánico, temor y desconcierto en la ciudadanía, terreno propicio, necesario -según ellos- para que las Fuerzas Armadas se decidieran a asumir el control total del país con miras de que éstas hicieran un Gobierno fuerte y de tipo nacionalista;

b) Algunos de estos elementos conspirativos tomaron contacto con el general de División, Comandante General de la Guarnición de Santiago, Camilo Valenzuela Godoy y con el Vice Almirante, y a la sazón segunda antigüedad de la Armada y Comandante en Jefe de la Primera Zona Naval, Hugo Tirado Barros, los que se sumaron en estas deliberaciones y resoluciones, en reuniones en que algunos actuaron en ella y otros sólo las facilitaron, en lugares tales como Avda. Príncipe de Gales N 6141, Chacra Rosa Elena de Las Condes, un Departamento de 6.v piso de calle Los Serenos, que no se logró precisar, y en diversos otros lugares en el interior de automóviles, donde se estudiaron las diversas posibilidades o planes alternativos a seguir, para el logro de sus fines sediciosos, entre los cuales se pueden considerar:

Los fines de la conspiración.

I.- Obtener el alzamiento de Unidades del Ejército y la Armada de Valparaíso;

II.- Que el general en retiro Roberto Viaux Marambio se acuartelara en alguna Unidad Militar de Santiago, tomando el mando de ella;

III.- Producir un hecho de grave trascendencia pública, sin precedente alguno, para obligar a una rápida y masiva acción policial en todos los barrios de Santiago, destinada a detectar y requisar armamento que se suponía estaría en poder de elementos de extrema izquierda, seguida de "una carta para conocimiento de la opinión pública para forzar al Gobierno a que se entregara el mando de la Nación a un Gabinete Militar";

IV.- En este último predicamento, primeramente "retener o secuestrar" a las cuatro primeras antigüedades del Ejército; después sólo a las dos primeras y, desechándose estas dos alternativas anteriores, finalmente, producir dicha retención o secuestro sólo en la persona del Comandante en Jefe del Ejército don Rene Schneider Chereau;

c) Ampliando así este grupo sedicioso, se unieron a ellos otros grupos no castrenses, los que actuando como enlaces o "cabecillas de grupos", algunos de ellos, o como ejecutores de éstos últimos, otros, cometieron las siguientes acciones, con conocimiento y participación, en algunos casos, de los inductores del plan sedicioso;

I.- Ante el ofrecimiento del inculpado rebelde de esta Causa José Olalquiaga Reyes, de financiar la adquisición en Argentina de quinientas metralletas y su correspondiente munición para "ayudar al golpe", uno de esos actores viajó a Buenos Aires el día 8 de octubre del año próximo pasado (1970), para concretar la adquisición de dicho armamento, sin que prosperara su adquisición;

II.- En vista de que también tuvieron conocimiento que podrían llegar armas, por vía aérea Panamá, ubicaron una cancha de aterrizaje clandestina y aislada en los alrededores de Melipilla-San Antonio, para la recepción del armamento y su traslado posterior por tierra a Santiago, por la cuesta de Mallarauco, haciéndose previamente el reconocimiento del camino en dos oportunidades, armamento que en definitiva no llegó;

III.- Con el propósito primitivo de formar un grupo armado que se encargaría de detectar y requisar la posible existencia de armas en poder del Movimiento Izquierda Revolucionario -MIR- que estimaban que podría oponerse al golpe de estado proyectado, y, posteriormente, con el fin de formar una guardia de vigilancia a las personas de Roberto Viaux Marambio y Raúl Igualt Ramírez, tanto en su domicilio como en sus recorridos y permanencia en lugares de reuniones, adquirieron las armas de fuego y sus correspondientes municiones que se individualizan en el parte de fojas 272, a Nicolás Díaz Pacheco, quien teniendo conocimiento de su destino en el plan sedicioso y simpatizando con él, las vendió sin previa autorización escrita de la autoridad competente, y a Fernando Gerutti Gardeazabal, por intermedio del citado Díaz Pacheco:

Prácticas de tiro

IV.- Con estas armas en su poder efectuaron varias prácticas de tiro, una de ellas el 3 de octubre, para conocer su funcionamiento y estar entrenado para los objetivos de su adquisición, en "Laguna Verde", después del Túnel Lo Prado, en las cercanías de la "Cuesta La Dormida", cerca de la localidad de Til-Til en los cerros da Caleu;

V.- En la primera quincena del mes de octubre, el reo Carlos Aravena Toro, "en conocimiento que se estaba preparando un golpe de estado, encabezado por el general Roberto Viaux Marambio", facilitó su departamento ubicado en calle Diez de Julio N 066, departamento 23, que fue ocupado como residencia clandestina y lugar de reuniones por parte de los enlaces y ejecutores de los cabecillas del complot, para planificar sus propósitos sediciosos, y

VI.- En esos afanes y habiendo recibido el encargo de cumplir el plan de secuestro, inicialmente de las primeras cuatro antigüedades del Ejército, y finalmente, sólo de su Comandante en Jefe, como se refiere en el punto IV de la letra b), de este considerando, llevaron adelante actos preparatorios que estimaban indispensables para el éxito de esta misión delictiva; los que -conjuntamente con los desgraciados sucesos del día 22 de octubre, que culminaron con la muerte del Comandante en Jefe del Ejército- son considerados en los fundamentos Ns. 25) y siguientes de este fallo, tanto por razones de didáctica como por haber dispuesto la lita. Corte Marcial que se acumularan las causas N 2446-70, seguida en averiguación del homicidio del general Sr. Schneider y N 2464-70, instruida por infracción a la Ley de Seguridad del Estado, y se dictara un solo fallo;

8) Que, en concepto de este sentenciador, los hechos a que se refiere el considerando anterior tipifican la figura delictiva del artículo 4 de la Ley de Seguridad del Estado N 12.927, y que sanciona el artículo 5 de dicho cuerpo legal, toda vez que del estudio completo y reflexivo de estos hechos, se considera que en la especie existió un plan deliberado y sistemático destinado a producir el derrocamiento del Gobierno constituido e impedir así que entrara, en su oportunidad, en sus funciones el que pudiera ser elegido, por el Congreso Nacional, Presidente de la República, por haber obtenido en los escrutinios la primera mayoría relativa;

Los actos terroristas coordinados con la conspiración

15) Se encuentran suficientemente acreditados en autos los siguientes hechos:

a) Conocidos los resultados de los escrutinios de la última elección presidencial, algunos de los que habían estado concurriendo a las Secretarías Electorales de la candidatura de Jorge Alessandri Rodríguez, ubicadas en calle Catedral N 1589 y 1900, continuaron en diversas reuniones en las cuales se fueron concretando los planes tendientes a cometer diversos atentados, a fin de crear conmoción pública, inquietud o intranquilidad en la población, indispensable -según ellos- para lograr el ánimo adecuado que llevaría a las Fuerzas Armadas a asumir el poder impidiendo como última finalidad que llegara a la Presidencia de la República el candidato que había obtenido la primera mayoría relativa, por ser éste de ideología marxista;

b) Paralela o simultáneamente, y con el mismo objetivo indicado en la letra que antecede, diversos "grupos políticos de índole nacionalista" se reunieron en diferentes ocasiones, especialmente en el domicilio particular del inculpado rebelde Enrique Arancibia Clavel, ubicado en General del Canto N 122, donde el día 8 de octubre fueron encontrados 15 cartuchos de dinamita, nueve detonadores de aluminio con sus respectivas mechas y 5,50 metros de mecha en un portadocumento negro marcado con el nombre de Erwin Robertson T., y en diversos cafés y restorantes céntricos, en cuyas reuniones, además de haberse acordado la ejecución de diversos atentados terroristas, se convino imprimir panfletos en los cuales se haría suponer que esos atentados eran obra de un supuesto grupo de extrema izquierda -Brigada Obrera Campesina, BOC-, a objeto de crear un ambiente adverso en contra de la extrema izquierda;

c) Otro grupo, con el mismo propósito de los anteriores y aparentemente desconectados con ellos, toda vez que los bienes a tocar eran los que estimaban servían los interesados del marxismo, se reunió también en Catedral 1900, y concluyeron sus integrantes que había que intensificar los atentados de tipo terrorista que en esos días se habían cometido y de los cuales tenían conocimiento por la prensa, acordándose efectuar atentados al Canal 9 de Televisión, y a la Radio Magallanes, para lo cual se proveyeron de dinamita que les proporcionó el reo Nicolás Díaz Pacheco;

16) Que como resultado de las reuniones que se consignan en las letras a) y b) del considerando anterior y sirviendo el ya referido Enrique Arancibia Clavel como nexo de ambos grupos ya mencionados y proveedor de ellos de elementos a emplear, tales como cartuchos de dinamita, detonadores y mechas o guías y con la cooperación del reo Adolfo Ballas Ostergaard, quien facilitó su Jeep Land Rover año modelo 1962, para movilizar a los que actuarían en los atentados, se efectuaron las tentativas de atentados y actos terroristas que se indican en las letras siguientes:

a) Alrededor de las 2,26 horas del día 26 de septiembre del año próximo pasado, se produjeron "daños por cortocircuito -arco voltaico- es el antivibrador ubicado en el lado sur de la torre eléctrica de alta tensión N 38 denominado Alto -arco voltaico- en el antivibrador Panamericana Sur, con nuevo camino a Malloco, por conexión a masa del eslabón de la cadena de media pulgada, de un largo total de 3,10 mts., la cual izada mediante un cordel con un contrapeso en su otro extremo";

Más o menos, a la misma hora del hecho anterior, se produjo una interrupción simultánea de corriente eléctrica en el sector de las subestaciones San Pedro y Cerro Navia, que duró aproximadamente un minuto, y al revisar dicha anomalía por el departamento de Líneas de Transmisión de la Compañía Chilena de Electricidad se pudo establecer que en la torre de alta tensión N 280, ubicada en el kilómetro 21 de la Carretera Panamericana Norte, en un camino que une a Colina con dicha carretera, la existencia de dos cadenas, una de ellas colgando de una línea circuito 1 y sostenida de dicha línea por un cordel, que llegaba al suelo, y, la otra, sobre el suelo, también amarrada de un cordel y, al parecer, lista para ser izada, puesto que el cordel pasaba sobre la línea del circuito 2;

Pocos minutos después detonó un artefacto explosivo en el Supermercado "Almac", ubicado en Avda. Vitacura N 4100, lo que causó la rotura de numerosos vidrios de ese establecimiento comercial;

Alrededor del 18 de septiembre, los co-reos Alejandro Cabrioler Moya, Erwin Robertson Rodríguez, Edison Hugo Emer son Torres Fernández y Walter Abdul Malak Zacur, proveídos de dinamita se dirigieron al edificio de la Bolsa de Comercio de esta ciudad, en las primeras
horas de la madrugada, con el propósito de hacer explotar ese material explosivo en tal inmueble, lo que no lograron realizar por cuanto no se produjo el apagón de luces que esperaban y necesitaban ocurriera simultáneamente como consecuencia de otro atentado en torres de alta tensión y porque además advirtieron la presencia de una patrullera de Investigaciones en las inmediaciones;

El día 7 de octubre, el reo Erwin Jorge Alberto Robertson Rodríguez recibió del inculpado rebelde Enrique Arancibia Clavel 31 cartuchos de dinamita con la misión de hacerlos explotar en el lugar que escogiera. Para cumplir este cometido se concertó a la hora de almuerzo del día siguiente, en el restorán Falabella, con los con reos Mario Tapia Salazar y Guido Poli Garaycochea, a fin de cometer el atentado en la "Panamericana Norte-Sur", en el puente "que existe con Avenida Matta". No obstante lo anterior, dicho acto de terrorismo no lo realizaron por haber advertido la presencia de menores durmiendo debajo del puente y gran número de vehículos transitando sobre él, lo que motivó su desistimiento de tal acción, encaminándose a la elipse del Parque a objeto de hacer explotar allí esos cartuchos de dinamita, lo que tampoco alcanzaron a realizar en ese sector, por haber sido sorprendidos y detenidos por personal de la 8 Comisaría de Carabineros;

17) Que, por su parte, como consecuencia de las reuniones a que se refiere la letra c) del fundamento 15) del presente fallo, a la 1,20 hora del día 5 de octubre fue colocada una carga de cartuchos de dinamita en un hueco existente debajo del piso de la caseta de la planta transmisora del Canal 9 de Televisión, ubicada en el Cerro San Cristóbal y la que, al ser explotada, dañó parte del piso cercano a la puerta de entrada a la sala de instrumentos, volcándose algunos de ellos y soltándose de su base otros;

III. El plan de secuestro y asesinato

25.) Que a fs. 4891 se ha deducido acusación en contra de los siguientes reos por el delito y su responsabilidad que se señalan:

a) Roberto Viaux Marambio, Raúl Igualt Ramírez, Luis Gallardo Gallardo, Juan Diego Dávila Basterrica, Carlos Silva Donoso, Carlos Laborea Metzger, Edmundo Mario Berríos, Jorge Medina Arriaza, Jaime Requena Lever, Rafael Fernández Stuardo, Mario Montes Tagle, Luis Hurtado Arnés, Jorge Lagos Carrasco, Sergio Topelberg Volosky y Julio Fontecilla Rojas, como coautores del delito de secuestro con resultado de muerte, que describe y sanciona el artículo 141 del Código Penal;

b) Fernando Yapur Huerta, Boris Ravest Toro, Julio Bouchón Sepúlveda, León Cosmelli Pereira, Roberto Vinet Llamazares y Raúl Igualt Ossa, como cómplices del mismo delito de secuestro, sin que les afecte la circunstancia del resultado que contempla en inciso 3 del referido artículo 141 del Código Penal.

c) Jaime Melgoza Caray, como autor del delito de homicidio calificado que contempla y pena el artículo 391 N 1 del Código Penal, y Juan Enrique Prieto Urzúa, Celia Alejandrina Pezoa Barrios y Berta Patricia Pina Trujillo, como encubridoras del delito de homicidio simple;

26) Se encuentran suficientemente acreditados en autos los siguientes hechos :

I.- Con los fines sediciosos a que se refieren los puntos IV de la letra b) y VI de la letra c) del considerando 7) de esta sentencia se convino y dispuso por los reos Roberto Viaux Marambio y Raúl Igualt Ramírez el secuestro del Comandante en Jefe del Ejército, General señor Rene Schneider Chereau;

El detalle del Plan

II.- Cumpliendo el cometido a que se refiere el punto anterior, dos de los completados reos Luis Gallardo Gallardo y Juan Diego Dávila Basterrica, planificaron y dirigieron las acciones tendientes a realizar el secuestro proyectado, que se indican en los puntos siguientes y que cumplieron sus ejecutores;

III.- Verifican la ubicación del domicilio de la víctima y dispusieron su vigilancia "con el fin de conocer sus movimientos", e incluso, en más de una oportunidad, hicieron el recorrido habitual del General Schneider desde su oficina hasta su domicilio, como también lo siguieron en su recorrido de su domicilio a su oficina;

IV.- A mediados del mes de octubre obtuvieron las llaves de la casa ubicada en calle Traiguén N 2349, Comuna de Providencia, la que dotaron de víveres y elementos de aseo personal, a donde iba a ser conducido el General Schneider y retenido en espera de los acontecimientos previstos en orden a provocar la acción policial masiva para detectar y requisar armas que suponían en poder de elementos de extrema izquierda, y presionar al Gobierno para la formación de un gabinete militar, primer paso para obtener el control total del país;

V.- Se proveyeron de tela adhesiva, cloroformo, un gas paralizante en frasco tipo Spray, esposas, algodón, gasa, guantes de goma y pimienta, como asimismo, de dos "combos" y equipo de Walkie Talkie, especies o elementos todos estos que emplearían en el secuestro proyectado;

VI.- Obtuvieron varios vehículos en calidad de préstamo, que serían empleados como instrumento indispensable para llevar a cabo la retención o secuestro antes referido;

La primera tentativa

VII. En conocimiento que el 19 de octubre el cuerpo de generales le ofrecía una comida a su Comandante en Jefe en la cata fiscal de éste, ubicada en calle Presidente Errázuriz, resolvieron efectuar su secuestro esa misma noche, en el trayecto de regreso a su domicilio particular de calle Sebastián Elcano y, al efecto, premunidos todos de armas, gas lacrimógeno, éter y cuerdas, algunos se apostaron frente a la casa donde se efectuaba esa reunión, con un equipo de Walkie Talkie, los que se encargarían de avisar a los otros que se ubicaron en otros automóviles, en las cercanías, la salida del General Schneider, los que a su pasada, lo seguirían e interceptarían en calle Del Inca; pero cuando pretendieron cumplir su designio, el plan les fracasó pues el General Comandante en Jefe, en vez de usar el automóvil Mercedes Benz, que conocían y preveían que ocuparía, se fue a su domicilio en su auto particular marca Opel, lo que los confundió perdiéndolo de vista;

La segunda tentativa

VIII.- Al día siguiente, esto es, el 20 de octubre, volvieron a intentar el secuestro y, al efecto, pertrechados de pimienta, cloroformo, tela adhesiva y cuerdas, en varios automóviles se ubicaron alrededor de las 18:30 horas en la Plaza Bulnes en espera de la salida del General Schneider del Ministerio de Defensa Nacional, en dirección a su domicilio particular, pero cuando el Comandante en Jefe del Ejército subió al automóvil Mercedes Benz e inició su regreso a su casa-habitación, su conductor se adelantó casualmente a sus seguidores, sin que lograran cumplir sus planes debido a las dificultades que les presentó el tránsito intenso que a esa hora había en ese recorrido, lo que los hizo perderlo de vista, uno tras otro;

IX.- En vista de estos fracasos y apremiados por el reo Roberto Viaux Marambio en orden a que esa operación de secuestro debía efectuarse a más tardar en la mañana del día 22 de octubre, pues de lo contrario se debía considerar eliminado ese plan, se reunieron en el departamento de calle 10 de Julio N 066 y ultimaron los detalles de cómo se realizaría dicho secuestro en Martín de Zamora con América Vespucio. Además, alrededor de las 20 horas de ese día 21, realizaron un ensayo de la acción por desarrollar, en un camino de tierra cerca del puente que une Avenida Matta con el Parque Cousiño, con autos de juguetes sobre papeles de diario, y, alrededor de las 23 horas de ese mismo día, en el sector de Los Dominicos, efectuaron otro ensayo con participación de un automóvil que simulaban ser el Mercedes Benz que presumían ocuparía el General Schneider y representando a éste el reo Jaime Requena y a su conductor el reo Carlos Labarca, instruyéndose finalmente respecto al papel que los demás deberían desempeñar en la acción a cometer temprano en la mañana del día siguiente;

El 22 de Octubre

X.- El día 22 de octubre alrededor de las 7 horas, con el fin de ultimar los detalles del secuestro, se reunieron en Avenida América Vespucio Norte los reos Juan Diego Dávila Basterrica, Luis Gallardo Gallardo, Carlos Laborea Metzger, Rafael Fernández Stuardo, Carlos Silva Donoso, Jorge Medina Arriaza, Jaime Requena Lever, Luis Hurtado Arnés, Edmundo Mario Berríos, Jaime Melgoza Garay y -según versiones de los anteriores- los inculpados rebeldes de esta causa, entre otros, Juan Luis Bulnes Cerda, Julio y Diego Izquierdo Menéndez, Andrés Widow Antonic, Rodolfo Bey y Eduardo Maffei Reyes, y luego de impartirse las últimas instrucciones, se dirigieron en sus vehículos al lugar preestablecido de Martín de Zamora con Américo Vespucio, lugar donde habían detectado que pasaría el General.Schneider por ser su recorrido habitual de su domicilio a su oficina del Ministerio de Defensa Nacional;

Cada uno en su puesto

XI.- En dicho lugar, los reos e inculpados rebeldes consignados en el punto anterior se ubicaron en los lugares que se indican a continuación, con los elementos y con la misión que se señalan:

a) El reo Luis Gallardo Gallardo, a cargo de la dirección de la acción programada, minutos antes de las 8 horas llegó al lugar de los hechos en su vehículo particular marca Borward Isabella y después de dejarlo estacionado en la rampla existente en la acera norte de Martín de Zamora, pocos metros antes de Américo Vespucio, subió a un Peugeot de color blanco que conducía el reo Edmundo Mario Berríos y se dedicó a controlar las posiciones de los demás participantes y la colocación de las barreras que habían convenido se pondrían en la intersección de la calle Félix de Amesti con Martín de Zamora, con el fin de desviar el tránsito y así evitar interferencias de extraños. Aproximándose la hora prevista como la del paso del General Schneider en su vehículo Mercedes Benz, dejó a Berríos en la acera sur oriente de Américo Vespucio pocos metros antes de llegar a Martín de Zamora cerca de un resguardo de peatones, continuando él con el manejo del citado Peugeot;

b) El reo Juan Diego Dávila Basterrica en el automóvil Dodge Dart color azul, cuyo manejo se atribuye al inculpado rebelde Eduardo Maffei Reyes y cuyo propietario es el reo Roberto Vinet Llamazares, se estacionó en el costado norte de Martín de Zamora, entre Félix de Amasti y Soria, desplazándose posteriormente por Martín de Zamora hacia el poniente algunos metros, con la misión de tan pronto fuere reducido el General y trasladado al Dodge, conducirlo a la casa de Traiguén N 2348, y acompañarlo durante su cautiverio;

c) El reo Carlos Labarca Metzger, en compañía del reo Jaime Requena Lever, se estacionó con el Jeep Willys, modelo 1960 color marrón oscuro, en el costado Oriente de calle Soria a pocos metros de Martín da Zamora y pertrechados de una pistola Star calibre 9 mm., una. carabina Garrant, una metralleta desarmada, una granada lacrimógena y una pistola Luger, con la misión de esperar que una vez que pasara el automóvil del General Schneider, seguirlo y una vez que fuera obligado a detenerse, por la acción de los encargados de anteponerse en su recorrido, chocarlo por la parte trasera, lo que provocaría que el conductor del vehículo militar se bajara de él, ocasión que aprovecharía el reo Melgoza Garay para reducirlo y los demás participantes para cumplir las misiones que se les habían encomendado;

d) El reo Rafael Fernández Stuardo, conduciendo el automóvil Peugeot color celeste que usaba habitualmente el reo Juan Diego Dávila Basterrica, se estacionó de sur a norte, en el costado oriente de calle Félix de Amesti al llegar a Martín de Zamora, con el ánimo de cumplir la misión recibida el día anterior y dejada sin efecto esa mañana en Américo Vespucio Norte, en orden de seguir los vehículos participantes en la acción de secuestro y servir de cortina de ellos para impedir la interferencia de terceros que pudieran llegar ocasionalmente al lugar de los hechos;

e) El reo José Jaime Melgoza Garay armado de una pistola Colt calibre 45 mm., llegó a la esquina sur oriente de la Avenida Américo Vespucio con Martín de Zamora, con la misión de esperar de pie en la caseta de resguardo de peatones que allí existe, que llegaran los automóviles que se antepondrían al vehículo del General Schneider, que éste fuera chocado por detrás por el Jeep Willys y que el chofer o conductor militar se bajara, por reacción natural que esperaban se produjera en él, y reducirlo con golpe de kárate para introducirlo a cualquier vehículo de los que servirían de cortinas;

f) El reo Edmundo Mario Barrios, se ubicó a pie cerca del reo Melgoza en espera de los acontecimientos y, especialmente, reemplazar al chofer del automóvil del General Schneider, tan pronto éste fuera reducido, conduciendo dicho vehículo hasta el lugar donde sería trasladado el Comandante en Jefe del Ejército al Dodge Dart azul, y continuar solo posteriormente manejándolo para dejarlo abandonado en el lugar que estimara conveniente;

g) El reo Carlos Silva Donoso, armado una pistola Smith Wesson, calibre 38 mm., llegó en el automóvil Taunus, modelo 1961 color beige, patente DDF-67 de Panquehue a la rampla existente en el costado norte de Martín de Zamora al llegar a Américo Vespucio, en compañía de los inculpados rebeldes Juan Luis Bulnes Cerda y los hermanos Julio y Diego Izquierdo Menéndez y esperó se produjeran los acontecimientos previstos, con la misión de reducir y maniatar al General Schneider una vez abierta la puerta trasera derecha de su vehículo con la cuerda que portaba para tales efectos y taparlo con el chaquetón azul marino que también portaba, a fin de cubrirle sus insignias militares y evitar así su reconocimiento, acompañándolo hasta trasladarlo al lugar donde se produciría su trasbordo al Dodge Dart color azul antes referido;

h) El reo Luis Hurtado Arnés, armado de una pistola Astro, calibre 7,65 mm., recibió el automóvil Borgward Isabella del reo Luis Gallardo Gallardo, estacionado en la rampla ubicada en Martín de Zamora poco antes de Américo Vespucio, quedando al volante de dicho vehículo sin recibir misión específica alguna en ese momento y en espera de los acontecimientos;

i) El reo Jorge Medina Arriaza se ubicó a pie en la esquina de Sebastián Elcano, con Martín de Zamora, a media cuadra de la casa del General Schneider, en la vereda del frente, con la misión de avisar la salida del Comandante en Jefe del Ejército, por medio de la señal convenida, esto es, "sacar su pañuelo y sonarse" e iniciar así la operación;

j) El reo Mario Montes Tagle, armado con una pistola Luger, según la versión de los reos Jaime Melgoza Garay, Luis Gallardo, Juan Diego Dávila y Carlos Labarca Metzger, se ubicó en la vereda sur oriente de la esquina de Martín de Zamora con Américo Vespucio, sin tener una misión específica a cumplir;

El General sale de su casa

XII. -Minutos después de las 8 horas, salió de su casa habitación el General Schneider en el automóvil "carro de comando", y de cargo de Material de Guerra del Ejército, marca Mercedes Benz, modelo 1966, en el asiento trasero y al costado derecho, conducido por el Cabo 1 Leopoldo Mauna Morales, e inició su recorrido hacia el Ministerio de Defensa Nacional, en dirección a Martín de Zamora, lo cual dio origen a las siguientes acciones en que participaron los reos y los inculpados rebeldes que se señalan, una vez que el reo Jorge Medina Arriaza cumplió con la misión de sacar el pañuelo y "sonarse";

a) En los momentos que el conductor militar llegó a la esquina de Sebastián Elcano y se aprestaba a virar hacia su derecha, o sea, el poniente de Martín de Zamora, se adelantó en esa maniobra un automóvil marca Fiat 1500, color blanco, cuyo manejo se atribuye al inculpado rebelde conocido como "Pancho", que transitaba por Sebastián Elcano de sur a norte, esto es, en sentido contrario al "carro de comando" y que, para identificarse como coche guía de la operación de secuestro llevaba un paño -blanco o amarillo- colgando del espejo retrovisor exterior, de tal suerte que este último vehículo corrió por Martín de Zamora hacia Américo Vespucio delante del automóvil militar;

Comienza el cerco

b) En su recorrido por Martín de Zamora hacia el poniente el automóvil que conducía al General Schneider fue sobrepasado por otro vehículo que no ha podido precisarse si se trata de un Ford Falcon color blanco o de otro vehículo de marca diferente, el que junto con el coche guía, precedieron la carrera del vehículo militar;

c) Simultáneamente y tan pronto el coche de comando traspasó la calle Soria por Martín de Zamora, el reo Carlos Labarca Metzger, que esperaba ese instante, en el Jeep Willys con el motor funcionando partió en su próxima persecución y el automóvil Dodge Dart color azul, cuyo manejo se atribuye al reo rebelde Eduardo Maffei Reyes y en compañía del reo Dávila, salió sorpresivamente de su estacionamiento del costado norte de Martín de Zamora entre la calle Soria y la rampla, ubicada poco antes de Américo Vespucio, y como se cruzara delante del Mercedes Benz, el conductor militar debió virar hacia el lado sur de Martín de Zamora, continuando su recorrido por dicho costado sur precedido por los dos vehículos a que se refiere la letra anterior y también por el referido Dodge Dart azul que lo hacía por el costado norte;

d) A los vehículos referidos en la letra que antecede, se sumaron por detrás del Jeep Willys, y por el costado norte un automóvil Ford Falcon color amarillo, cuyo manejo se atribuye al inculpado rebelde Rodolfo Bey Benzen; otro no identificado, cuyo conductor se desconoce y, también, el Peugeot celeste que manejaba en esos momentos el reo Rafael Fernández Stuardo;

El cerco se cierra

e) El conductor militar debió detener su vehículo pocos metros antes de llegar a Américo Vespucio, obligado por la maniobra de los vehículos que le antecedían y que le cerraron el paso, ocasión que aprovechó el reo Carlos Laboreo Metzger para impactarse por la parte trasera el Mercedes Benz con el jeep que conducía;

f) Producida la colisión antes referida, el reo Melgoza Garay se aproximó al costado izquierdo del Mercedes Benz que permanecía aún detenido, con la pistola Colt calibre 45 mm. en su mano derecha y dos individuos más también se acercaron al automóvil militar, uno de ellos portando un "combo" con el cual destrozó los vidrios traseros de ese costado izquierdo, actuar que se atribuye a los inculpados rebeldes Andrés Widow Antonio y a un amigo de éste;

El asesinato

g) Simultáneamente, después de bajarse del Taunus que se consigna en la letra g) del N XI de este considerando y por el costado derecho del Mercedes Benz aparecieron el reo Carlos Silva Donoso, portando el chaquetón azul que se le cayó antes de llegar al lado del carro de co mando y la pistola Smith & Wesson calibre 7,65 mm., y dos individuos más que individualizan los participantes como los inculpados rebeldes Juan Luis Bulnes Cerda y uno de los dos hermanos Izquierdo Menéndez; Diego o Julio, portando el primero de ellos otro "combo" y con él quebró el vidrio trasero derecho y armados con sendos revólveres Kuby Extra calibre 38 mm., de procedencia argentina, uno de ellos encontrado en el allanamiento efectuado en el domicilio de la familia Izquierdo Menéndez e individualizado con el N 41707;

h) Producido el primer rompimiento de vidrios por el costado izquierdo del coche militar, el General Schneider presumiblemente habría tomado su pistola Star calibre 6,35 mm., N 111.451, en espontánea actitud defensiva ante la agresión de que era objeto por ese costado, momento en que el reo Melgoza apuntó y disparó la pistola que portaba hacia el interior del vehículo, hiriendo al Comandante en Jefe del Ejército en su mano derecha;

i) Seguidamente después de aquel disparo, dos de los tres participantes que actuaban al lado derecho del Mercedes Benz, de pie y situados frente a la ventanilla trasera, dispararon repetidas veces sus revólveres Ruby Extra hacia el interior del vehículo, impactando dos de ellos en la espalda del General, toda vez que por la acción del costado izquierdo volvió su espalda al lado derecho al girar su cuerpo hacia aquel costado;

j) Producido lo anterior, los participantes en calidad de actores en estos hechos huyeron desordenadamente, desbloqueando el sector, momento en que el reo Jorge Lagos Cerrado llegó hasta allí, por haberse atrasado a cumplir su misión de servir, con su vehículo, de protección a los que realizarían materialmente el secuestro, y como no viera a nadie en los alrededores del automóvil Mercedes Benz ni tampoco vio al General Schneider sino únicamente a su chofer militar que pedía auxilio, se fue inmediatamente al domicilio del reo Sergio Volosky, a quien contó su impresión de que el secuestro había tenido el éxito previsto, y

k) Tan pronto quedó libre la vía para el conductor militar cabo 1 Leopoldo Mauna y obstaculizada sólo por una camioneta Chevrolet modelo 1941 de color verde que se antepuso en esos momentos y que no se logró individualizar y vencido que fue dicho obstáculo, por su maniobra de adelantarla por la vereda, rápidamente trasladó al herido al Hospital Militar, donde falleció el día 25 de octubre a consecuencia de las lesiones que se describen en el protocolo de autopsia de fs. 3332;

IV. Los considerandos jurídicos y la tipificación del delito

27) Que, en concepto de este sentenciador, los hechos consignados en los puntos I al XII y de este último las letras a) y g) inclusive, del anterior fundamento de este fallo, configuran el delito de secuestro que prevé y sanciona el inciso 1 del artículo 141 del Código Penal, y por su parte, los que se refieren en las letras h), i) y k) del citado punto XII, constituyen la agravante especial que contempla el inciso 3 de la citada disposición legal, éste es, de haberse producido un grave daño en la persona del secuestrado, consistente en su muerte; y para los responsables de las acciones contra la integridad física de las víctima del secuestro, constituye delito de homicidio que se analiza en el considerando 33) de esta sentencia; 32) Que en concepto de este sentenciador, el delito de secuestro con resultado de muerte antes descrito, procede considerarlo, en el caso de autos, como consumado y no en el grado de frustrado o tentativa como lo pretenden las defensas de los reos en sus escritos de contestación a la acusación del Fiscal, en mérito a las siguientes motivaciones:

a) La expresión tipificante del delito de secuestro que emplea el artículo 141 del Código Penal, esto es, "el que sin derecho. .. detuviere a otro privándolo de su libertad..." debe entenderse en su sentido natural y obvio de coartar intencionalmente la libertad de otro individuo deambular, principio consagrado por nuestra Carta Fundamental como garantía individual protegido por ella, sin más limitaciones que las que ella misma y la Ley establecen, y

b) No obsta a considerar como consumada esa Privación de libertad por el hecho, probado en autos, de que la intención de los participantes en la acción de secuestro haya sido no sólo de detener el vehículo de la víctima -logrado plenamente- sino que, reducida que fuera, trasladarla a otro vehículo y conducirla a la casa de calle Traiguén N 2348 donde se le mantendría encerrada por 48 horas en espera de los acontecimientos políticos que suponían se producirían a raíz del secuestro, toda vez que aquella primera ocasión importa de por sí privación de libertad de movimiento, ya que se le obstruyó totalmente el tránsito de su vehículo, quedando encerrado en él, absolutamente bloqueado por los restantes participantes en la acción, siendo irrelevante, por tanto, la circunstancia de no haberse logrado el agotamiento del delito, esto es, los fines sucesivos y últimos perseguidos por los copartícipes; 33) Que los hechos descritos en las letras h), i) y k), del punto XII del considerando 26), constituyen en concepto de este sentenciador el delito de homicidio calificado, que contempla el artículo 391 N 1 del Código Penal, en mérito a las siguientes consideraciones:

a) La circunstancia de haberse dispara do armas de fuego, idóneas como las que más por su considerable calibre, y apuntadas hacia la persona del Comandante en Jefe del Ejército, revela palmariamente en los actores el dolo homicidio;

b) El hecho de que los disparos que impactaron al secuestrado, se hayan efectuado uno tras otro en un brevísimo lapso demuestra que los actores actuaron en conjunto con la intención homicida común a que se refiere la letra anterior, por lo que carece de relevancia jurídica determinar el carácter de las heridas que causó uno de los disparos y;

c) El mismo hecho anterior, revela, además, que los autores de tales disparos lo hicieron "sobre seguro", esto es, sin riesgo para ellos desde el momento en que accionaron sus armas sorpresiva e inmediatamente después que por terceros le rompieron los vidrios de la parte trasera al carro de comando, y por ambos lados, en contra de la víctima, lo que le impidió consumar su legítima defensa, concurriendo, en consecuencia, la circunstancia de la alevosía que contempla el artículo 391 N 1 del Código Penal;

V. La defensa

1 La defensa del reo Jaime Melgoza Garay

55) Que el reo José Jaime Melgoza Garay, en su escrito de fs. 2397, da contestación al dictamen del Fiscal, corriente a fs. 2316, solicita se le absuelva de la acusación de ser autor del delito previsto en la letra a) del artículo 4.? de la Ley N 12.927 y sólo se le condene como autor del delito previsto en el artículo 6 letra a) de la citada Ley, en virtud de que los hechos y actuaciones suyos no están comprendidos en aquella disposición legal pues en las mentes de los jefes del complot, del tuvo conocimiento, estuvo ausente absolutamente la idea de alzarse contra el Gobierno constituido o de provocar la guerra civil y que de comprobarse que haya existido intención en ese sentido, es imputable en todo caso a quienes "planearon" o "decidieron" actos o hechos en tal sentido y no a personas como él, que se limitaron a seguir órdenes o instrucciones sin tomar parte en los debates o discusiones en torno a las ideas a ejecutar, siendo su actuar dirigido no a subvertir el orden público, sino que solamente de obtener que el Congreso Pleno en uso de sus atribuciones constitucionales y libre de "presión" que significaba para él las declaraciones del candidato señor Allende en orden a desatar la guerra civil si no se le confirmaba, votaré por el candidato señor Alessandri, el que había ofrecido renunciar en caso de ser elegido y se procedería a una nueva elección, en la cual él sería nuevamente candidato, pretendiéndose para ello no derrocar al Gobierno, que terminaba sino que, "con la anuencia y conocimiento de altos personeros del Gobierno introducir elementos militares en el Gobierno del señor Frei, quien consignaría nuevos Ministros" y esto garantizaría la libre determinación del Congreso Pleno".

56) Que se rechazan estas alegaciones pues si bien pudieron existir inicialmente las ideas legalistas a que se hace referencia, con posterioridad a conocerse la decisión del Partido Demócrata Cristiano de apoyar con sus votos en el Congreso Pleno la elección del candidato señor Allende, el grupo que integraba el reo Melgoza intervino en los hechos delictuosos a que se refieren en las letras c) del fundamento 7, a) del 15 y b) del 16 de este fallo;

57) Que la defensa del referido Melgoza, en su escrito de fs. 5129, contestando la acusación del Fiscal corriente a fs. 4891, solicita que, en definitiva, se le condene de acuerdo con lo prevenido en el artículo 75 del Código Penal a la pena mayor asignada a los delitos de infracción a la Ley de Seguridad, secuestro frustrado y al cuasi delito de lesiones, y fundamenta dicha petición en que en su actuar no hubo intención dolosa de matar, sino que fue la resultante de un hecho casual toda vez que el proyectil que le causó la lesión en la mano al General Schneider, que se le imputa, se le disparó involuntariamente cuando corría acercándose al automóvil militar y desmartillaba su pistola tratando de quitar el seguro con una sola mano;

Se rechazan las alegaciones

58) Que se rechazan estas alegaciones en atención a lo ya considerado en los fundamentos Nos. 32), 33), 38) y 39) en esta sentencia, y en mérito, además, al informe pericial de fs. 5388 evacuado por el laboratorio de Policía Técnica a petición de la.defensa del reo Melgoza y con la colaboración de un perito adjunto, el cual es excluyente en su plenitud de las versiones últimas del reo en el sumario que son retractación de su primera confesión indagatoria;

2 La defensa del reo Hugo Tirado Barros

136) Que la defensa del reo Hugo Tirado Barros, a fs. 2465, contesta la acusación del Fiscal corriente a fs. 2316, y solicita se le absuelva de ella, por no existir a su respecto la figura punible motivo de dicha acusación, esto es, de haberse reunido, concertado o facilitado reuniones destinadas a proponer el derrocamiento del gobierno constituido o conspirar contra su estabilidad y, concretamente, el cargo de que "Roberto Viaux Marambio efectuó reiteradas reuniones con el entonces general en servicio activo Camilo Valenzuela Godoy y el Almirante Hugo Tirado Barros, con el fin de provocar el derrocamiento del Gobierno constituido. .."

Que funda esta petición de absolución en que las entrevistas sostenidas entre el señor Viaux y el Almirante Tirado no fueron reuniones con otras personas ni fueron reiteradas, ya que "únicamente fueron dos; y, además, no supo ni se impuso de proposiciones para el derrocamiento del Gobierno constituido, con lo cual y, precisamente, estaba ajeno a cualquiera finalidad que hubieran tenido tales entrevistas, sin que la presencia del almirante Tirado hubiera facilitado o contribuido a alguna reunión con dichos objetivos". Al efecto analiza los siguientes elementos de prueba y que -según lo pretende- son descargos en favor;

Las reuniones.

1) Su declaración de fs. 725, tomo III, y en la que se establece que después, del 4 de septiembre de 1970, en una fecha que no puede precisar, accedió a una petición formulada telefónicamente por Roberto Viaux Marambio, y concurrió sin que nadie lo acompañara, a un domicilio ubicado en Príncipe de Gales y cuando ingresó a él, se encontró con el general, sin que nadie más interviniera ni viera en el curso de la entrevista, en la cual este general le consultó sobre su parecer acerca de la situación política que vivía el país y cuál era el parecer de la Arma da, respondiéndole él que la Armada Nacional, como siempre, mantenía una convicción legalista, constitucionalista y que, en las circunstancias, se mantendría en esa posición; ante la insinuación que le hizo Viaux de la posibilidad que se hiciera algo para salvar esta situación, él le insistió en su punto de vista indicándole que ni él ni la Armada Nacional eran golpistas y que tenía una misión bien clara que cumplir, cual era el mantenimiento de orden, de acuerdo a las instrucciones emanadas de su Comandante en Jefe. Posteriormente recuerda que el general Viaux telefónicamente lo invitó a otra reunión en un departamento en el centro de Santiago y cuando allí se encontró con él, éste estaba solo; en el curso de esta segunda entrevista, Viaux le insistió en cuanto a pedirle un pronunciamiento para que la Armada Nacional se definiera en cuanto a la actitud que tomaría ante la situación política del momento, insistiéndole él que su punto de vista y el de la Armada era el de mantenerse dentro de la legalidad y de la Constitución Política;

2) La declaración del reo Julio Fontecilla Rojas a fs. 639, tomo II, pone en boca del Almirante Tirado Barros la frase: "Está bueno que se dejaran de reuniones y que cada uno cumpliera con su deber", con motivo de una invitación que se le habría hecho al Almirante a una reunión en Reñaca.

3) Careo entre Raúl Igualt Ossa y Raquel Garcés Donoso, corriente a fs. 827, en el que Igualt Ossa sostiene que en una reunión del 10 de septiembre en calle Príncipe de Gales frente al Grange School altura 614.1, donde se efectuaron diversas reuniones del general Viaux, asistieron el general Valenzuela, el general Huerta, un representante de la FACH y el Almirante Tirado, y la señora Garcés, dueña de la casa, afirma que, al regresar a su casa, vio a Raúl Igualt y a Jorge Arce y a nadie más. Además, en el mismo careo, Igualt sostiene que en una segunda reunión del 6 de octubre estuvieron los mismos y al parecer el Almirante Tirado.

4) Careo entre Raúl Igualt Ossa y el general Valenzuela, fs. 854, en que este último desmiente la presencia del Almirante Tirado en la reunión del 6 de octubre en Príncipe de Gales.

5) Careo entre Raúl Igualt Ossa y el Almirante Tirado, de fs. 1367 y 1368, en la cual Igualt primeramente afirmó no haber visto llegar a los asistentes a la re unión, y, entre ellos, al Almirante Tirado y se desdijo después al manifestar que vio llegar un automóvil Chevelle azul, del cual bajaron dos personas de civil, una de ellas de elevada estatura y que se le habría indicado en el interior de la casa ser el Almirante Tirado Barros, y se modifica enseguida esta declaración en el careo diciendo que recuerda haber visto al Almirante, al parecer, en una oportunidad en la reunión de Príncipe de Ga les, no recordando con precisión si fue el 10 de septiembre o el 6 de octubre o el día 1 de este último mes, como dice el Almirante. Además, mientras Igualt agrega que acompañó al general Viaux, a Arce y a Fontecilla a una reunión en calle Los Serenos, donde habría visto, al parecer, al Almirante Tirado, éste por su parte, ratificando su primera declaración, manifiesta que efectivamente concurrió a la reunión de Los Serenos, como una semana después de la reunión anterior, y que fue sólo a ella y no vio a otra persona en el interior; fuera del general Viaux;

6) Careo entre Raúl Igualt Ossa y el general Huerta de fs. 1368, en el cual este último niega haber asistido a una reunión en casa de la señora Garcés, de calle Príncipe de Gales, lo que le quita notorio valor a las declaraciones de Igualt Ossa;

7) Careo entre el Almirante Tirado y Roberto Viaux, de fs. 1369 y 1730, las que son claras piezas de exculpación para el Almirante Tirado y demuestran la ausencia completa de todo propósito delictivo, quedando como definitivo su deseo de no apartar a la Armada Nacional de su única línea, de legalidad y pleno apoyo a la Constitución Política, en la que cierta mente no podría jamás encontrarse un propósito conspirativo.

8) Careo entre Viaux-Huerta (fs. 1748), Viaux-Valenzuela (fs. 1749), Igualt-Valenzuela (fs. 1751) y Viaux-García (fs. 1758), actuaciones que corroboran lo que, en todo momento expuso el Almirante Tirado, y, en especial, establecen con el dicho unánime de los generales Valenzuela, Huerta y García, que ellos no habrían tenido reuniones de ninguna clase con Viaux; (Huerta y García), o las reuniones habrían sido a solas con él, como en el caso del general Valenzuela;

9) Exposición de Raúl Igualt a fs. 1686 vta., en la que sostiene, corroborando lo expresado por Tirado, que éste asistió a sólo dos reuniones;

10) Posición de Itma. Corte Marcial y de la Excma. Corte Suprema, frente a la declaratoria de reo de Huerta y García, el primero de los cuales tribunales dejó, por unanimidad sin efecto ambas encargatorias de reo y, el segundo, desechó sendos recursos de queja deducidos por el Supremo Gobierno en contra de esa resolución de la Itma. Corte Marcial, no habiendo gran diferencia entre estos je fes y el Almirante Tirado, lo que hace conducir a su absolución total;

Viaux pide contactos con Tirado

11) Declaración del Capitán de Navío Raúl López Silva, Director de la Academia de Guerra Naval, corriente a fs. 1379, tomo V, en la que éste expresa que fue llamado telefónicamente por un cuña do de Viaux, Jorge Arce, alrededor del 18 de septiembre, con el objeto de invitarlo a una comida, y en la entrevista con Viaux se conversó sobre política en general; que, posteriormente, entre el 2 y el 15 de octubre, él estuvo en Estados Unidos, y al regresar, alrededor del 20 de octubre, fue a una reunión en Reñaca, en el curso de la cual, Viaux le solicitó en carácter confidencial que tomara contacto con Tirado y le expresara de su parte, que éste se pusiera en contacto con Viaux, antes del Congreso Pleno, lo que no logró hacer por no haber encontrado a Tirado y;

12) Las declaraciones de los capitanes de Navío y hermanos Carlos y Jorge Le May Délano de fs. 1470 y 1479 vta., y oficio respuesta del almirante y comandante en jefe y Juez Naval de la Escuadra José Toribio Merino Castro de fs. 1502, tomo V, los primeros que dicen no haber sabido nada de reuniones, no haber participado en ninguna de ellas ni conocer al general Viaux, y, el segundo, que expresa que no tuvo conocimiento ni se le insinuó a través de alguna persona, la existencia de un movimiento de carácter militar tendientes a que las Fuerzas Armadas asumieran el Gobierno de la República, desconociendo la elección que correspondía hacer al Congreso Pleno de Presidente de la República, en el mes de octubre, lo que comprueba que no tuvieron trascendencia ni alcance las conversaciones entre Viaux y Tirado.

137) Que en concepto este sentenciador, los elementos de prueba antes analizados no son bastantes para considerar que al reo Tirado Barros no le cabe responsabilidad en el hecho a que se refiere la letra b) del fundamento 7, como se ha establecido en el considerando 10) de esta sentencia, más aún si se tienen presentes los siguientes elementos de cargo que han servido para dar por establecida su participación de autor en el delito previsto en el artículo 4 de la Ley N 12.927:

Entrevistas con Viaux:

a) Del análisis de diversas piezas del sumario efectuado por la defensa del reo Tirado Barros se comprueba y reconoce como un hecho cierto que éste tuvo dos entrevistas con el reo Viaux y como lo admite en el punto 1) del considerando anterior, en el curso de la primera entrevista, Tirado Barros recibió la insinuación de ver una posibilidad "de que se hiciera algo para salvar esta situación", que vivía el país en presencia del resultado de la elección presidencial;

b) Los dichos del reo Roberto Vinet Llamazares de fs. 82 y 578, en orden a que los reos Viaux y Fontecilla y el inculpado rebelde Jorge Arce, le informaron que los Altos Mandos de las Fuerzas Armadas entre los cuales se mencionó al Contraalmirante Tirado Barros realizarían el golpe de Estado;

c) Las declaraciones del reo Raúl Igualt Ossa, corriente a fs. 151, en la parte que expresa que alrededor del 10 de septiembre, en una fecha que no pudo precisar, "concurrí con mi cuñado Roberto Viaux y con Jorge Arce a la casa de una señora de apellido Garcés y que está ubicada en calle Príncipe de Gales frente al "Grange School". Esta casa tiene una entrada de autos de varios metros de profundidad. A mí se me encomendó quedarme en el antejardín, ya que se efectuaría una reunión de altos personajes y yo debía vigilar que sólo ellos concurrieran. Estos personajes eran el general Camilo Valenzuela Godoy, el general Vicente Huerta Celis, de Carabineros, el almirante Tirado Barros y un representante de la Fuerza Aérea cuyo nombre no puedo recordar. El suscrito, el general Viaux y Jorge Arce llegamos en el Ford Falcon de color crema de propiedad de Arce. Me quedé en el antejardín de la casa y comenzaron a llegar las personas a la reunión. Vi llegar al almirante Tirado Barros, o mejor dicho, vi llegar un automóvil Chevelle azul desde el cual bajaron dos personas de civil, una de las cuales, y como declararé posteriormente, se me indicó como el referido almirante. Recuerdo, asimismo, que el vehículo en que llegaron, y porque se me mostró, posteriormente, portaba un teléfono con diversos botones y luces. Digo que posteriormente me impuse que uno de los pasajeros de ese auto y de elevada estatura era el Almirante Tirado Barros, puesto que pocos momentos después y en circunstancias que se me invitó a tomar una taza de café por la dueña de casa y cuando pasó cerca de mí esta persona, Arce me contestó que era el almirante Barros... Esta reunión se prolongó hasta media noche, hora en la cual se retiraron los participantes. Del contenido de lo que se conversó sólo recuerdo que el general Viaux y Arce comentaron que en general les había ido bien en la reunión o mejor dicho, que se sentían optimistas ya que esperaban que se podría llegar a un entendimiento. "Recuerdo que también me correspondió asistir y acompañando al general Viaux, a Arce y a Fontecilla a una reunión que se efectuó en, calle Los Serenos, en un número que no recuerdo y en un departamento de un sexto piso y aproximadamente a las 9,30 horas de la noche. En esta oportunidad yo permanecí en la escalera acceso y Julio Fontecilla en la calle, preocupado del estacionamiento de los vehículos. Por la circunstancia de que en un momento tuve que ingresar al interior del departamento en que se efectuaba la reunión pude imponerme de que en ella se encontraba, además del general Viaux, la persona que en la reunión anterior había acompañado al Almirante Tirado Barros y me parece también la misma que en esa oportunidad se me indicó como el referido almirante.. ."

d) El careo entre el reo Raúl Igualt Ossa y Garcés Donoso Raquel, corriente a fs. 827, en la parte que ésta última, ratificando lo dicho por el primero en cuanto que a la reunión, habida en Príncipe de Gales, concurrieron "el general Camilo Valenzuela, el general Vicente Huerta Celis, un representante de la Fuerza Aérea, que "es efectivo lo que dice Raúl Igualt aquí presente, ya que recordando mejor los hechos, en la oportunidad en que facilité la casa al general Viaux, para que se reuniera con ciertas personas que no conozco, por cuanto regresó de la co mida a la que yo había concurrido, me encontré con Raúl Igualt Ossa y con Jorge Arce, a quienes les ofrecí una taza de café. No sé si aún permanecería alguien más en la casa, ya que después de haber dejado la taza de café a quienes he de clarado, me retiré a mi dormitorio";

Hugo Tirado, Camilo Valenzuela y Vicente Huerta

e) El careo entre los reos Raúl Igualt Ossa y Hugo Tirado Barros, corriente fs. 1367 en el que el primero, insiste que "re cuerda haber visto al Almirante Barros, aquí presente, al parecer en una oportunidad en la reunión de calle Príncipe de Gales, no recordando con precisión si fue el 10 de septiembre o el 6 de octubre, o el 1 de octubre, como dice el almirante aquí presente, pero, en todo caso, con la presencia del general Huerta y del general Camilo Valenzuela" y ratifica también en cuanto a que "acompañó al general Viaux y a Fontecilla a una reunión que se efectuó en calle Los Serenos, en un departamento de un sexto piso a las 9,30 horas de la noche, aproximadamente. En el interior de este departamento vi al general Viaux, al almirante Tirado aquí presente, y a otra persona que me parece es la misma que en la oportunidad anterior, había acompañado al almirante";

f) El careo, corriente, a fs. 1952, entre los reos Roberto Viaux Marambio y Raúl Igualt Ossa, en que este último ratifica lo expresado en los careos a que se refieren las letras anteriores de este considerando, y el primero dice: "Ratifico lo declarado anteriormente y en conocimiento de mis derechos de que me advierte el Tribunal y que me confiere el artículo 201 del Código Penal. Ratifico asi mismo lo aseverado por el señor Raúl Igualt Ossa. . ."

g) La declaración del reo Juan Enrique Prieto Urzúa, corriente a fs. 211, en la parte que expresa: "A principios del mes de octubre, alrededor del 5 ó 6 me encontré ocasionalmente en Catedral 1900 con Luis Gallardo y Carlos Labarca, este último algo así como secretario del general Martínez. Estos me informaron que habían tenido contactos con jefes de las Fuerzas Armadas y con el general Roberto Viaux Marambio, con la finalidad de dar un golpe de estado que llevaría al poder a este general y a otros militares. Sin embargo, quiero hacer presente al Tribunal que a mi no me consta que tal contacto se ha realizado y sólo puedo de clarar lo que ellos me dijeron en esa oportunidad, en el sentido que se habría producido un entendimiento entre los jefes de las Fuerzas Armadas con la finalidad antes dicha. Me mencionaron nombres como el del general Camilo Valenzuela, almirante Tirado Barros, general de Carabineros Vicente Huerta...";

h) El careo, de fs. 1565, entre los reos Enrique Prieto Urzúa y Carlos Labarca Metzger en el que éste último ratifica lo aseverado por Prieto, en cuanto a "que aproximadamente el 6 de octubre o unos días antes, y cuando me puse en contacto con Gallardo y Carlos Labarca, éstos me hicieron saber la existencia de un entendimiento entre los jefes de las Fuerzas Armadas y el general (R) Roberto Viaux Marambio con la finalidad de dar un golpe de estado, y que llevaría al poder a este general, y a otros militares. No estoy seguro si en esa oportunidad o en las conversaciones posteriores escuché mencionar los nombres de los militares que estarían de acuerdo, tales como el general Camilo Valenzuela, el almirante Tirado Barros y el general Vicente Huerta, de Carabineros..."

i) La declaración del reo Carlos Ernesto Labarca Metzger, de fs. 386 y el careo de fs. 614, en la parte que dice en términos más o menos iguales, que el general Viaux expresó que no era él la cabeza principal del movimiento y que su apellido servía solamente para aunar los grupos independientes y el sentir antimarxista, añadiendo que contaba con el apoyo del General Director de Carabineros, Vicente Huerta, del general de Ejército Camilo Valenzuela y de un almirante recién nombrado;

j) La declaración del reo Luis Armando Hurtado Arnés, corriente a fs. 448 en la parte que expresa: "También en estas reuniones y por los comentarios que en ellas se hacían logré saber que el nuevo y actual almirante de la Marina era uno de los incondicionales del general Viaux y a la vez uno de sus más leales seguidores "

k) El dicho del reo Julio Eduardo Fontecilla Rojas, corriente a fs. 632, ratificado en el careo de fs. 1560, en orden a que se supo que los almirantes Tirado y Merino no estaban absolutamente de acuerdo con organizar un movimiento tendiente a impedir que asumiera la Presidencia de la República el candidato triunfante señor Salvador Allende, y que "posteriormente me tocó en otra oportunidad llevar a Roberto Viaux al centro, donde estaba programado hacer una reunión con el almirante Tirado y con el general García. Este último no fue y se disculpó; además fueron a esa reunión Viaux, Federico Gienza, el almirante Tirado, no sé si entró el señor Gienza o no, porque yo me quedé en la calle...";

Camilo Valenzuela, Hugo Tirado y Vicente Huerta lo sabían todo

l) La declaración del reo Jaime Melgoza Garay corriente a fs. 1497, en la parte que dice: "No recuerdo lo conversado especialmente en la reunión efectuada entre el general Viaux, Luis Gallardo y Carlos Labarca, como asimismo con Juan Enrique Prieto, pero en todo caso, en esas reuniones como en otras escuché que el general Viaux tenía contactos con diversas autoridades militares ya sea personalmente o por medio del Coronel (R) Raúl Igualt. Entre las autoridades militares que escuché se encontraban en conocimiento de este golpe militar, y que habían conversado con el referido general Viaux o con el coronel Igualt, estaban el general Camilo Valenzuela Godoy, entonces comandante de la Guarnición de Santiago, el almirante Tirado Barros, y también escuché hablar del general Vicente Huerta Celis, de Carabineros";

ll) Los dichos del reo Luis Gallardo Gallardo, corriente a fs. 1497 vta., 1945, en orden a que en las conversaciones que tuvo con el general Viaux le escuchó decir que estarían en conocimiento de lo que se preparaba, "entre otros el general Camilo Valenzuela Godoy y el almirante que reemplazó a Porta Ángulo, cuyo nombre es Hugo Tirado Barros";

m) Las declaraciones del reo Raúl Igualt Ramírez de fs. 1682, 1697, 1751 y 1950, en las que expresa textualmente en la de fs. 1697. y en términos similares en las otras: "En la misma reunión, o en otras posteriores, que también se efectuó en automóvil, el general Camilo Valenzuela quedó de tomar contacto con el almirante Tirado Barros"... "Posteriormente yo no participé en otras reuniones sino que me impuse por medio de Roberto Viaux que se habían efectuado otras, y que fueron las siguientes: 1. con el almirante Tirado Barros, el general Valenzuela y el general García y Roberto Viaux, en una casa de Príncipe de Gales, de propiedad de la señora Garcés"... "Posteriormente y cuando ya era Comandante en Jefe de la Armada el almirante Tirado Barros, se efectuó una reunión con asistencia del general Camilo Valenzuela, el general García y el general Huerta, de Carabineros, en una casa del Barrio Alto que no conozco..."; y

n) Los siguientes dichos del reo Roberto Viaux Marambio, el corriente a fs. 1722, en la parte que dice que "si bien me reuní en diversas oportunidades con el general Camilo Valenzuela y con el almirante Tirado Barros, no estoy en condiciones de dar a conocer al Tribunal lo que. en dichas reuniones o conversaciones se trató..." "Contestando lo que me pregunta el Tribunal, efectivamente y a raíz de la situación política en que se vio envuelto el país con posterioridad a la elección sólo tomé contacto con los jefes de las Fuerzas Armadas que he mencionado anteriormente, a fin de organizar un movimiento de carácter militar tendiente a tomar el control militar del país, con el objeto de evitar que el gobierno cayera en manos del comunismo".

El de fs. 1750 vta., en el careo con el reo Hugo Tirado Barros, en cuanto expresa: ".. .me reuní en dos oportunidades con el almirante Tirado Barros aquí presente, y con otros jefes de las Fuerzas Armadas, como he declarado anteriormente. En las oportunidades en que me reuní con el almirante Tirado Barros, recuerdo que en una de ellas efectuada en una casa de calle Príncipe de Gales se encontraba presente, además, el general Camilo Valenzuela"... "En la otra oportunidad que me reuní con el almirante Tirado Barros, aquí presente, se efectuó en un local de calle Los Serenos, en el cual se encontraba además del almirante Tirado, el general de la Fuerza Aérea Joaquín García Suárez. En esta conversación se trató la situación política del momento, sobre las necesidades de que el país no cayera en manos del comunismo y sobre la forma como se podría actuar. Se hizo presente la necesidad de buscar una coyuntura favorable para que las Fuerzas Armadas tomaran el mando de la nación";

El corriente a fs. 1749 en el careo con el reo Camilo Valenzuela Godoy, en la parte que dice: "En una de las oportunidades en que me reuní con él" -se refiere al reo Valenzuela- "en el domicilio de calle Príncipe de Gales, se encontraban además presentes el general Vicente Huerta Célis de Carabineros, el general Joaquín García de la Fuerza Aérea y el almirante Hugo Tirado Barros...", y

Los de fs. 1758, en el careo con Joaquín García Suárez; de fs. 1759; de fs, 1949, en el careo con el reo Juan Enrique Prieto Urzúa, y de fs. 1950 en el careo con el reo Raúl Igualt Ramírez, en los que reitera que el reo Hugo Tirado Barros se reunió en dos oportunidades con él, en presencia del reo Camilo Valenzuela Godoy, donde se conversó en la noche acerca de los planes tendientes a tomar el control del Gobierno para impedir que el marxismo llegara al poder.

Por lo anterior se rechaza la petición de absolución

138) Que, en consecuencia a lo considerado en el fundamento anterior, se rechaza la petición de absolución de la defensa del reo Hugo Tirado Barros;

3 La defensa del reo Roberto Viaux

139) Que la defensa del reo Roberto Viaux Marambio, a fs. 2473, contestando la acusación del Fiscal de fs. 2316, se limita a exponer los motivos de tipo personal y efectivos o de conciencia que tuvo para actuar en los hechos que se le imputan en el dictamen del Fiscal;

140) Que a fs. 5185, la defensa del reo Roberto Viaux, contestando la acusación de fs. 4891, sostiene que su responsabilidad debe limitarse como instigador o conductor de secuestro simple en el grado de frustrado y aplicarse el artículo 75 del Código Penal, esto es, condenársele a una sola pena en relación con los delitos de la Ley de Seguridad del Estado y el secuestro en referencia;

141) Que se rechazan estas alegaciones habida consideración a lo ya argumentado y decidido en los fundamentos 32), 38) y 39 i de esta sentencia;

142) Que la misma, defensa del reo Viaux invoca en su favor la circunstancia atenuante de su irreprochable conducta anterior, esto es, la del N.^ 6 del artículo 11 del Código Penal; 143.") Que este sentenciador, en razón del certificado de fs. 4864 vta., considera inconcurrente esa circunstancia modificatoria de responsabilidad criminal, toda vez que dicho certificado comprueba que el reo acusa una condena anterior que impide considerar como irreprochable su conducta;

4 La defensa del reo Raúl Igualt Ramírez.

144) Que por su parte la defensa del reo Raúl Igualt Ramírez, a fs. 2479, se remite a lo expresado en su escrito ingresado al Tribunal con fecha 1 de febrero de 1971, esto es, el de fs, 1682, en cuanto a su participación en los hechos investigados y la motivación de la misma, lo que importa una confesión de los actos delictuosos que se le imputan en la acusación del Fiscal, por lo que resulta un contrasentido los términos contenidos en la ampliación del citado escrito de contestación a la acusación, corriente a fs. 2537 e inoficioso referirse a ella, salvo en lo referente a las atenuantes de los Nos. 8, 9 y 10 del Código Penal que invoca;

145) Que la misma defensa, en su escrito de fs. 5200, contestando la acusación de fs. 4891, aduce que su responsabilidad, por ser secundaria e irrelevante, habría que considerarla como la de un cómplice de secuestro sin resultado y que en todo caso cabe aplicar la disposición del artículo 75 del Código Penal;

146) Que se rechazan estas alegaciones en mérito a las conclusiones de los fundamentos 32) 38) y 39) del presente fallo y, en cuanto a la pretendida calidad de cómplice y no de autor como está acusado, igualmente, se rechaza tal alegación, toda vez que, como lo alega en su escrito de fs. 4108, ratificado a fs. 4140 y 4152, su intervención directa en la obtención de elementos que se emplearían en el secuestro como asimismo de vehículos que se utilizarían en los sucesos del 22 de octubre, y su contacto permanente con el reo Viaux y otros reos de la causa, especialmente, con los enlaces del plan de secuestro, esto es, Juan Diego Dávila Basterrica y Luis Gallardo Gallardo, le otorga la calidad de autor del N 3 del artículo 15 del Código Penal;

147) Que la misma defensa invoca en favor del reo Igualt Ramírez la atenuante de su irreprochable conducta anterior, la que este sentenciador considera concurrente con el mérito de su extracto de filiación y antecedentes de fs. 3563 y con la información sumaria de testigos corrientes a fs. 2732, que en cambio, se consideran inconcurrentes los que se señalan en el fundamento 144.9), toda vez que no ha acreditado en autos que pudo eludir la acción de la justicia por medio de la fuga u ocultándose, por no ser su confesión el único antecedente que existe en autos en su contra, como se consigna en el fundamento 10) de este fallo, y la del N 10 del citado artículo 11 del Código Penal, por no haber acreditado que sea empleado público y que haya obrado en cumplimiento de un deber propio de tal cargo, requisito de la esencia de esta circunstancia modificatoria de responsabilidad criminal;

5.9 La defensa del reo Camilo Valenzuela

148) Que la defensa del reo Camilo Valenzuela Godoy, en su escrito de fs. 2505 de contestación a la acusación del Fiscal, corriente a fs. 2316, solicita que se declare que no hay antecedentes para sancionar penalmente al reo Valenzuela, absolviéndole ampliamente de toda culpa, fundando dicha petición en las siguientes argumentaciones:

- El cargo que se le formula es que el reo Valenzuela habría asistido a diversas reuniones con el reo Viaux y con el reo Raúl Igualt Ossa, y que en dichas reuniones, Valenzuela se habría impuesto de las proposiciones para el derrocamiento del Gobierno constituido, o que, al menos, no podía estar ajeno a la finalidad de ta les reuniones que con su presencia habría facilitado o contribuido;

- La prueba acumulada para presentar la premisa anterior no es efectiva como no es cierto que dichas reuniones hubieran tenido un fin ilícito que fuera susceptible de sancionar penalmente;

-Los testigos referenciales todos de manera directa o indirecta, obtienen su fuente de información del propio Roberto Viaux, según es fácil deducir de la lectura de los careos habidos entre los distintos participantes en los hechos que se investigan, todos los cuales, en definitiva, de una manera u otra, van reconociendo que el origen de las noticias que ellos poseen es el propio Viaux, pudiendo observarse, en varios casos, la distorsión o deformación que se produce de las noticias primitivas, quedando en la oscuridad el origen de algunos rumores más trascendentales, como ocurre generalmente, en los careos de los reos Prieto y Gallardo;

- Las informaciones de estos testigos referenciales, son abiertamente contradictorias en muchos casos e inconsistentes en otros, lo que lleva necesariamente a la conclusión de que no poseen ninguno de los atributos mínimos para que puedan servir, de base, al menos, a una presunción judicial. Así. por ejemplo en las declaraciones de Ravest y Gallardo de fs. 1608 en que este último niega haber informado sobre el nombramiento del general Valenzuela como Ministro del Interior, como consecuencia de los hechos que se programaban en el complot, a pesar de que el propio Ravest había citado como fuente de información de sus declaraciones anteriores a Gallardo. Por otra parte, a fs. 1641, en un careo entre el propio Gallardo y Lagos, este último manifiesta haber sido informado de que el general Valenzuela tomaría el mando del país como consecuencia del secuestro de algunos generales, lo que se contradice abiertamente con lo expuesto anteriormente. Esto, a su vez, se contradice o se amplía en forma desmesurada en la declaración de Topelberg cuando expresa que él se había enterado en conversaciones con militares, que la mayor parte de los regimientos, la Fuerza Aérea, la Armada, participarían en el complot y con el apoyo de parte de carabineros lo cual está, sobradamente acreditado que no es efectivo. Por otra parte estos testigos nombran en forma reiterada al general en retiro de la Fuerza Aérea Joaquín García y al ex Director general de Carabineros Vicente Huerta, como participantes, lo que en definitiva se comprobó que no tuvieron ninguna participación, como lo expresan las resoluciones dictadas al efecto en autos;

- Los testigos que son fuente de información como son Luis Gallardo Gallardo, Prieto y otros señalan que en las conversaciones sostenidas con Viaux y con Igualt se les informó que "el general Camilo Valenzuela sólo estaba en conocimiento de lo que se proyectaba, en tanto los menos informados comprometen ampliamente al reo Valenzuela, haciéndole aparecer en decisiones claves como posible Jefe del Gobierno Militar";

- Los testigos presenciales que pueden dar alguna información más directa sobre la posible participación de los hechos del general Valenzuela son muy pocos. Hay un grupo de ellos que, teóricamente, podrían permitir establecer presunciones en su perjuicio, como son las declaraciones de Viaux, Igualt Ramírez e Igualt Ossa; sin embargo, frente a estas versiones hay otros testigos tanto o más valiosos que aquellos que desvirtúan esos dichos y los hacen aparecer llenos de contradicciones e imprecisiones. Al efecto, Mario Guzmán sólo da fe de haber visto asistir a dos reuniones al general Valenzuela, una en una chacra en Las Condes en la que habrían estado presentes el general Valenzuela, Viaux e Igualt Ramírez, y, otra, en su domicilio particular en Las Verbenas a la que habrían asistido Valenzuela, Viaux e Igualt Ramírez. El reo Igualt Ossa expresa haber visto llegar a dos reuniones a Valenzuela en calle Príncipe de Gales. Valenzuela reconoce haber asistido a una de ellas. Igualt Ossa se contradice con Viaux y con Igualt Ramírez en cuanto a los asistentes a dichas reuniones. En efecto, Igualt Ossa sostiene que a la primera de ellas habrían asistido Viaux, Valenzuela, el general García y también el general de Carabineros Vicente Huerta. Por su parte Igualt Ramírez y Viaux niegan la asistencia de Huerta a esta reunión. Por último, García y Huerta niegan también haber asistido a esa reunión. Con respecto a la segunda reunión, se expresa que a ella habrían asistido Valenzuela, Huerta, Viaux, y Tirado, Sin embargo respecto de esta última reunión niegan haber asistido a ella Valenzuela, Huerta y García. Igualt Ossa sostiene haber estado presente a una tercera reunión en un edificio de calle Los Serenos, al cual habría visto asistir a Tirado. Según Viaux a esa reunión asistieron Valenzuela, Viaux y García, y, por su parte Valenzuela, García y Tirado expresan que ellos no concurrieron. Igualt Ramírez sostiene ser testigo presencial de dos reuniones más que se habrían realizado en un automóvil rojo, conducido por Valenzuela, pero éste niega esas reuniones. Finalmente se menciona una reunión en el barrio alto, siendo solamente Viaux el que la reconoce y la niegan los supuestos asistentes Valenzuela, García y Huerta;

Tema de las reuniones: el complot.

- La prueba de cargo que existe en contra del reo Valenzuela es el dicho de los reos Viaux e Igualt Ramírez, en cuanto a que el tema tratado en las reuniones fue el del complot que estaba en preparación, prueba que es insuficiente y carece de veracidad por cuanto extiende los cargos a la persona de Vicente Huerta y Joaquín García Suárez, quienes han negado el hecho de haber asistido a las reuniones, lo que permite concluir de manera categórica que los reos Viaux e Igualt Ramírez no dicen la verdad y que por el contrario, han pretendido acomodar sus versiones y dichos de una manera artera, con el objeto de aparecer frente al Tribunal, y a la opinión pública, como objetos de la decisión de otros personajes más importantes que ellos, principales cerebros de la conjura, no trepidando en comprometer inclusive la figura del ex Presidente de la República, Eduardo Frei y sus ex Ministros de Estado, como el ex Director general de Carabineros Vicente Huerta y Joaquín García, ex Director de Aeronáutica en la Fuerza Aérea de Chile, a fin de hacer aparecer que su complot contaba con asentimiento de todas las ramas de las Fuerzas Armadas no siendo posible, con la sola declaración de Viaux e Igualt Ramírez -que se contradice con la de los demás testigos-, presumir el contenido o temas de dichas reuniones y dar por establecido, en consecuencia, una de las premisas básicas que existe en la descripción penal del artículo 4 letra c) de la Ley 12.927, pues para ello debe estar probado el propósito de realizar, de una manera directa, el derrocamiento del Gobierno Legal, o al menos debería estar acreditado que en dicha reunión los participantes habían resuelto unirse en contra de dicho Gobierno, circunstancias todas que deben estar acreditadas mediante hechos concretos y legales y no en base a meras suposiciones o presunciones que tienen como fundamento, como se ha demostrado, la versión acomodada de los hechos de los principales implicados en esta causa que, en calidad de tales, se encuentran precisamente inhabilitados como testigos. No existe en el proceso ninguna constancia o prueba de alguna otra acción, gestión, trámite realizado por Valenzuela Godoy, que pudiera demostrar de manera directa o indirecta el ánimo o espíritu de cooperación con los reos en el complot o conspiración que han participado;

149) Que en presencia de las alegaciones anteriores y en base a que en los delitos contra la Seguridad del Estado el Tribunal tiene la facultad de apreciar la prueba producida y expedir el fallo en conciencia, este sentenciador debe ponderar los siguientes elementos de cargo, en el fundamento 10) del presente fallo han servido de base para resolver que al reo Camilo Valenzuela Godoy le cabe responsabilidad de autor en el hecho punible a que se refiere la letra b) del considerando 7) de esta sentencia y que en concepto de este Tribunal son bastante para destruir la argumentación en orden a que en las reuniones a que asistió el citado reo Valenzuela Godoy estuvo ausente el tema de la organización del complot para derrocar al Gobierno constituido para el fin mediato de impedir que asumiera el gobierno del país, el candidato Salvador Allende;

a) La declaración del testigo de oídas reo Roberto Luis Vinet Llamazares, corriente a fs. 82, ratificada y ampliada a fs. 578 y 649, en el sentido de que "a través de las conversaciones sostenidas con el general Viaux y sus cuñados Arce y Fontecilla, éstos me informaron a mí que se contaba para el complot en marcha, con la cooperación de los Altos Mandos de las Fuerzas Armadas y Carabineros entre los cuales se mencionó al general Camilo Valenzuela, al general Vicente Huerta, al contraalmirante señor Tirado Barros. ..", declaración ésta hecha con fecha 26 de octubre de 1970, o sea, antes de la detención de Roberto Viaux Marambio, ocurrida sólo tres días después, la que se ve confirmada con dichos del citado reo Viaux, corriente a fs. 1722, 1729, 1730 vta., 1749, 1758, 1759, 1875 vta., 1877 vta., 1943, 1945, 1950, 1952 y 1953 vta., y del reo Julio Fontecilla Rojas a fs. 632, 1560 y 1955;

b) Las declaraciones del reo Raúl Igualt Ossa, corriente a fs. 151, 827, 834 y 1952, en las que expone, "recuerdo que también se efectuaron reuniones en casa de Julio Fontecilla y así poco después de las elecciones presidenciales de septiembre se reunieron en el domicilio de Julio Fontecilla, éste, el general Roberto Viaux, Jorge Arce y mi padre, el coronel Raúl Igualt. En esta reunión aun cuando no participé en ella, pude captar que el general Viaux había conversado o había tenido mejor dicho contactos con el general Camilo Valenzuela Godoy con el fin de poder conversar con otros Jefes Militares o de las Fuerzas Armadas, por medio de éste alto jefe y naturalmente, con el fin de ver la posibilidad de llevar a la práctica el golpe militar que se proyectaba"... "Alrededor de 18 de septiembre, en una fecha que no puedo precisar, concurrió con mi cuñado Roberto Viaux y con Jorge Arce a la casa de una señora de apellido Garcés o de Garcés, y que está ubicada en calle Príncipe de Gales, frente al "Grange School". Esta casa tiene una entrada de autos de varios metros de profundidad.

"A mí se me encomendó quedarme en el antejardín, ya que se efectuaría una reunión de altos personajes y yo debía vigilar que sólo ellos concurrieran. Estos personajes eran el general Camilo Valenzuela Godoy, el general Vicente Huerta Celis, de Carabineros... También concurrió a esta reunión el general Camilo Valenzuela, quien lo hizo de civil, y a pie y al que pude identificar por cuanto lo conozco desde hace muchos años"... "Aproximadamente tres días después y en forma similar a la anterior, se volvieron a reunir en el mismo domicilio antes indicado y a la misma hora, es decir, aproximadamente a las 9,30 horas de la noche, el general Viaux, el almirante Tirado Barros aun cuando no estoy seguro en esta oportunidad si fuera él el que asistió, el general Camilo Valenzuela y el general de Carabineros Vicente Huerta Celis...";

c) Las declaraciones del testigo de oídas reo León Cosmelli Pereira, corriente a fs. 173, en la parte en que expresa que... "durante las conversaciones que tuvo Arancibia Clavel recuerdo que éste me conversó sobre su participación o mejor dicho, que a partir de la fecha del Tacnazo, él se había iniciado en estas actividades y que era director de un diario que se llamaba Presencia de Octubre. Me conversó asimismo del golpe militar que estaba preparando el general Viaux y de algunos nombres de personas que estarían de acuerdo también, con el general Camilo Valenzuela...";

d) Los dichos del testigo de oídas reo Juan Enrique Prieto Urzúa, corriente a fs. 211, 593, 1565, 1624 y 1979, en orden a que "a principios del mes de octubre alrededor del 5 ó 6 me encontré ocasionalmente en Catedral 1900 con Luis Gallardo y Carlos Labarca. Estos me informaron que habían tenido contactos con jefes de las Fuerzas Armadas y con el general Roberto Viaux Marambio, con la finalidad de dar un golpe de estado que llevaría al poder a este general y a otros militares... Me mencionaron nombres como los del general Camilo Valenzuela, almirante Tirado Barros, general de Carabineros Vicente Huerta... En cuanto al general Valenzuela, según lo expresó el general Viaux, estaría de acuerdo y era conveniente mantenerlo en su cargo". Refiriéndose a que Viaux tenía acordado efectuar cambios en los Altos Mandos de las Fuerzas Armadas y en la Dirección de Investigaciones, agrega, "Viaux expresó asimismo que esto estaba acordado con el general Camilo Valenzuela".

e) Las declaraciones del testigo de oídas Rafael Fernández Stuardo, corriente a fs. 330 y 1460, en la parte que dice. "Viaux me manifestó que se encontraba realizando algunos contactos a "Alto Nivel" con el objeto de obtener adeptos, en primer lugar, entre los jefes de las tres ramas de las Fuerzas Armadas y Carabineros. Supo por su intermedio que este afán tenía por objeto evitar el rapto del general Schneider, plan que ya estaba en estudio. .., los móviles que me fueron dados a conocer en las reuniones de este comando, que se efectuaban en un departamento de la calle Irarrázaval N 066 eran, secuestrado el general Schneider, exigir el nombramiento por parte del Gobierno, del general Camilo Valenzuela como Ministro del Interior, quien pediría el nombramiento del general Viaux como Ministro de Defensa...

"En esta oportunidad -se refiere a una reunión a que asistió en un departamento de calle Irarrázaval-, recuerdo que Luis Gallardo nos informó que la ocasión se presentaba para realizar -el secuestro cuando el general Schneider abandonara la comida entre la una y media y dos y media de la madrugada..., en esa oportunidad no se mencionó el nombre de ningún general que hubiere estado coludido; sin embargo, por las conversaciones habidas con anterioridad entre los del grupo, y con el general Roberto Viaux, me impuse que el general Camilo Valenzuela se encontraba, por lo menos, en conocimiento de lo que se estaba proyectando. ..";

[...falta en el original]

barca Metzger corrientes a fs. 386 y 614, en el sentido que en las reuniones en la casa del general Viaux, a las que asistió junto con "el general en retiro Héctor Martínez Amaro, Luis Gallardo, Diego Dávila, un tal Guido, ex oficial de la Marina, un tal León ex oficial de Ejército, Juan Luis Bulnes, un joven de apellido Santander, sólo se hablaba de política y Viaux expresaba que sus ideas eran nacionalistas y que estaba de acuerdo con un golpe de estado, donde los gremios apoyaran a los militares y así evitar la paralización del país... En las siguientes reuniones, fuera de hablar de golpe militar y de los movimientos gremiales se comenzó a fraguar el rapto de los generales de Ejército Rene Schneider, Prats, Schaffhauser, y Pinochet, lo que traería la formación de un gabinete militar con control del gobierno, debido a las exigencias que suponían harían los militares. El general Viaux expresó que no era él la cabeza principal del movimiento y que su apellido servía solamente para aunar los grupos independientes y el sentir antimarxista, añadiendo que contaba con el apoyo del general Director de Carabineros Vicente Huerta Celis, del general de Ejército Camilo Valenzuela y de un almirante recién nombrado. ..";

g) Las declaraciones del reo Boris Ravest Toro, a fs. 417, 1608 y 1761, en la parte que expresa que asistió a una reunión en casa de Nicolás Díaz, domiciliado en Presidente Ríos, ignoro dirección exacta. Esta se llevó a cabo a las 11,30 horas; asistieron fuera del dueño de casa, Nicolás Díaz, Luis Gallardo, Carlos Labarca y Juan Diego. Antes de llegar a la reunión Gallardo me había contado que Juan Diego era el enlace que había nombrado Viaux para la coordinación de ciertas acciones de comando que habían proyectado a pesar que personalmente pensaba que la reunión era para tratar otra cosa, quizás por un afán morboso de curiosidad me quedé mientras se discutía que se le había ordenado desde principio de mes, o sea, en la reunión a la cual Luis Gallardo asistió, mientras teníamos la reunión de Catedral 1900, es decir, el martes 6 de octubre, raptar a los cuatro generales de más antigüedad que había en el Ejército en servicio activo, entre los cuales recuerdo los nombres de Schneider y Prats, quienes eran los únicos oficiales que estaban comprometidos con el general Viaux para una acción militar que impidiera a Allende tomar el poder. Se dijo que dicha acción era totalmente indispensable para que el quinto hombre en el escalafón es decir, el general Camilo Valenzuela pudiera presionar al Presidente Freí a fin de un primer nombramiento como Ministro del Interior en su persona",

h) El dicho del reo Julio Fontecilla Rojas, contenido en sus declaraciones de fs. 632, 1560 y 1955, en orden a que supo que "Roberto Viaux había sostenido reuniones con altos jefes en servicio activo de las Fuerzas Armadas y del Ejército, supe de varias reuniones importantes, pero de las primeras no sé quiénes asistieron pues no fui a ellas ni siquiera como chofer. Posteriormente hubo una reunión importante a la que asistieron el general Vicente Huerta Celis, el general de Ejército Camilo Valenzuela y mi cuñado Roberto Viaux..." "En estos momentos ya estaba claro que había que hacer algo y como consecuencia de las reuniones castrenses de alto nivel en las que estaban en conocimiento el almirante Tirado, el general Camilo Valenzuela, el general Huerta y los generales de Aviación García y Heitman, decidieron que el plan a seguir tendría dos pasos. .." ;

i) Lo declarado por el reo Jorge Lagos Carrasco, a fs. 692 y 1641, en orden a que en julio de 1970 conoció a Sergio Topelberg, del cual se hizo amigo y se siguieron viendo, que con posterioridad a la elección presidencial, Topelberg le confiriendo de que tenia conocimiento de que se fraguaba un golpe militar, dirigido por altos jefes de las Fuerzas Armadas, agregándole que el organizador era el general Viaux, que durante los días 12 y 13 de octubre fue constantemente al departamento de Avenida Irarrázaval frente al negocio-boite "La Sirena", y allí el reo de esta causa, Luis Gallardo, le contó que iban a dar un golpe de estado, y que existía un plan que consistía en secuestrar a los cuatro primeros generales del Ejército, a quienes se mantendría en carácter de rehenes mientras tomaba el mando del país el general Camilo Valenzuela, como Comandante en Jefe del Ejército.

Ocho reuniones principales

j) Lo declarado por el reo Raúl Igualt Ramírez, a fs. 1682, 1697, 1751, 1950 y 2273, en cuanto a que con el fin conspirativo "se celebraron alrededor de ocho reuniones principales en las que estuvieron presentes el general Camilo Valenzuela, el almirante Tirado, el general Joaquín García y el general Vicente Huerta; que no todos concurrían a todas las reuniones, pero el general Camilo Valenzuela le parece haber asistido a todas, lo que sabe porque su hijo, y su yerno, esto es, los reos Raúl Igualt Ossa y Roberto Viaux Marambio, se lo contaron en su oportunidad; que nunca el general Valenzuela les dijo que concurrieran a estas reuniones con conocimiento o autorización del general Schneider; que el general Camilo Valenzuela deseaba que alguien más antiguo que él en el Ejército, actuara también en forma directa, asumiendo las responsabilidades del caso, para lo que propuso al general Prats, y envió al general Viaux dos números de teléfonos del señor Carlos Amagada, amigo íntimo del general Prats, a fin de que el general Viaux tomara contacto con Amagada y, posteriormente, con el mismo Prats; que la primera reunión de Viaux con Camilo Valenzuela, después de escuchar las inquietudes de Viaux se mostró reticente por cuanto éste le aclaró su posición antimarxista, convinieron en continuar la conversación .posteriormente; que días después, en su presencia, Viaux y Valenzuela se reunieron nuevamente en el interior de un automóvil; que en la misma reunión o en otra posterior, en que fue se conversó de la necesidad de que las tres ramas de las Fuerzas Armadas obraran de consuno, Valenzuela quedó en tomar contacto con el almirante Tirado; que después supo por Viaux que se celebraron otras reuniones a las que asistieron Valenzuela, Tirado Barros, Vicente Huerta y Joaquín García y en las que, participando Viaux, conversaron respecto de los planes a seguir para impedir que llegara el marxismo al poder;

Tomar el control militar del país

k) Las declaraciones del reo Roberto Viaux Marambio, corriente a fs. 856, 857, 1722, 1729, 1730 vta., 1745 vta., 1748, 1749, 1758, 1759, 1943, 1945, 1950, 1952 y 1953 vta., en las que expresa que "conversó en varias oportunidades con el reo Camilo Valenzuela Godoy acerca de la organización de "un movimiento de carácter militar tendiente a tomar el control militar del país con el objeto de evitar que el gobierno cayera en manos del comunismo... que el general Camilo Valenzuela me hizo llegar dos números telefónicos y que correspondían a la oficina y a la casa respectivamente de un señor Carlos Arriagada, quien podría concertar una entrevista o mejor dicho quien iba a ser el enlace para concretar una entrevista con el general Carlos Prats"; "que se reunió en dos oportunidades con el almirante Tirado Barros y en esas oportunidades estuvo presente el general Camilo Valenzuela; que una de las tres reuniones que tuvo con el general Camilo Valenzuela; que en dos oportunidades se reunió con Valenzuela en el interior de un vehículo, estando presente Igualt Ramírez; que las reuniones que se efectuaron con el general Valenzuela, más de ocho, todas fueron en la noche; que la primera entrevista con el general Camilo Valenzuela Godoy se efectuó en la casa vieja de la Chacra Santa Elena, que administra don Mario Guzmán Ossa; que varias otras reuniones celebradas en autos tuvieron lugar en la calle Santiaguillo, al frente del Parque Cousiño, por lo menos en dos de ellas me fue a dejar Raúl Igualt Ossa. En otra de ellas me fue a dejar Julio Fontecilla Rojas. No me recuerdo si a una o a las dos asistió Raúl Igualt Ramírez.

Camilo Valenzuela llegaba de civil,

"El general Valenzuela llegaba de civil manejando él mismo un auto particular, parece que su marca era un Datsun color rojo guinda, cuatro puertas, modelo 1970, de propiedad de su yerno, yo me subí al auto de él y se iniciaba un recorrido, una vez por la Carretera Panamericana Sur, otra por el camino Pedreros. Debo agregar por otra parte que los números de los teléfonos del señor Carlos Arriagada enviados por el general Camilo Valenzuela, lo hizo por medio de la señora Astrid Barros Palma, esposa de Raúl Igualt Ossa, con quien eran amigos", y que "el señor Diego Dávila me hizo presente la necesidad que yo me tomara una unidad militar, en esa oportunidad, me recuerdo, no me pronuncié en ningún sentido porque las decisiones se tomaban en las reuniones con los Altos Mandos. Me recuerdo también que en estas reuniones se trató también este punto y el general Valenzuela era de opinión que yo me fuera a una Unidad para de ahí emprender el movimiento";

l) Las declaraciones del reo José Jaime Melgoza Garay, corrientes a fs. 1497 y 1624, en orden a que en las diversas oportunidades que permaneció en el interior de la casa del general Viaux en calidad de Vigilante de su persona, presenció diversas reuniones y escuchó muchas, conversaciones, en las cuales, en general, se trataba sobre los diversos aspectos de cómo se Iba a efectuar el golpe o movimiento militar que se proyectaba; que no recuerda lo conversado específicamente en las reuniones de Viaux con Luis Gallardo y Carlos Labarca como asimismo con Juan Enrique Prieto, pero en todo caso, en esas reuniones como en otras escuchó "que el general Viaux tenía contactos con diversas autoridades militares, ya sea personalmente o por medio del coronel (R) Raúl Igualt, entre las cuales se escuchó se encontraban en conocimiento de este golpe militar y que habían conversado con el general Viaux estaba el general Camilo Valenzuela Godoy, entonces Comandante de la Guarnición de Santiago, el almirante Tirado Barros y también escuché hablar del general Vicente Huerta Celis de Carabineros...";

ll) Los dichos del reo Luis Gallardo Gallardo, de fs. 1497 vta., y 1945 en el sentido que en las numerosas conversaciones que tuvo con el reo Viaux se impuso que se hallaban, "entre otros, el general Camilo Valenzuela y el almirante que reemplazó a Porta Angulo";

m) Lo declarado por Mario Guzmán Ossa a fs. 1815 vta., 2003 y 3004, en cuanto expresa que "después de haber dejado de administrar la Chacra Rosa Elena de Las Condes, de propiedad de su suegro Luis Silva Gavilán, seguramente con posterioridad al acto electoral del 4 de septiembre de 1970, le facilitó las casas de dicha Chacra que estaban desocupadas, al reo Roberto Viaux Marambio, pues se las había pedido ya que -según él- deseaba alojar allí por cuanto había recibido algunas amenazas y cuando algunos días después fue a ver si a Viaux le faltaba algo, lo encontró acompañado de los reos Raúl Igualt Ramírez y Camilo Valenzuela Godoy, este último vestido de civil, y que, con posterioridad a esa reunión, se efectuó otra en su casa ubicada en Las Verbenas 9090, a las 22,30 horas, haciéndose presente el reo Roberto Viaux y al minuto después llegaron los reos Raúl Igualt Ramírez y Camilo Valenzuela, que otra vez vestía de civil y como Viaux le expresara que deseaba conversar algo de carácter privado, él -Guzmán Ossa- optó por retirarse sin que sepa el tema tratado por Viaux, Igualt Ramírez y Valenzuela Godoy, y

n) Lo expresado por Astrid Barrios Palma a fs. 2270 y 2273 vta., en orden a que en una ocasión, a mediados de octubre de 1970 recibió una llamada telefónica de parte del reo Camilo Valenzuela Godoy, entonces general de Ejército y le pidió que concurriera a su domicilio de calle El Trovador; que accedió al pedido, siendo recibida personalmente por Valenzuela, quien le entregó en un papel dos números de teléfonos que le indico se los entregara a Roberto Viaux, indicándole, además, que esos números correspondían a un señor de apellido Amagada; que en la misma tarde cumplió el pedido de Valenzuela trasladándose al domicilio de Viaux a quién le entregó los dos números telefónicos, y que en el mismo mes de octubre recibió otro llamado por teléfono de Camilo Valenzuela, pidiéndole que le dijera a Roberto Viaux que deseaba conversar con él y que se reunieran en Avda. Kennedy, pasado Américo Vespucio, recado el cual ese mismo día se lo trasmitió a Viaux;

150) Que cada uno de los dichos consignados en fundamento anterior, constituye otras tantas presunciones, que por ser múltiples y concordantes hacen plena prueba respecto de la participación de autor que al reo Camilo Valenzuela Godoy le cabe en el hecho delictuoso de la letra b) del considerando 7) de esta sentencia, sin que obste a ello las aparentes divergencias o "contradicciones" -como sostiene la defensa del reo Valenzuela Godoy- que se observan en algunas de dichas declaraciones, pues, además de no ser exculpatorias, se explican en la mayoría de las veces por cuanto los planes del complot fueron cambiando de acuerdo con el desarrollo de los acontecimientos políticos de la época, de tal suerte que esas divergencias o contradicciones son la resultante lógica de referencias a informaciones de diferentes testigos presenciales o de unos mismos en ocasiones distintas;

Se rechazan las alegaciones de la defensa del reo Valenzuela

151) Que, en consecuencia, se rechazan las alegaciones de la defensa del reo Valenzuela Godoy;

152) Que, subsidiariamente, la misma defensa solicita se declare que la intervención del reo Camilo Valenzuela, en los hechos a que se refiere el sumario sólo puede reputarse como de cómplice, de acuerdo a lo que expresa el artículo 16 del Código Penal, en relación con el artículo 24 de la Ley N 12.927; toda vez que en la hipótesis de su defendido no ha podido menos que informarse de los propósitos golpistas de los reos Viaux y Raúl Igualt Ramírez, habría estado obligado a poner en conocimiento de sus superiores jerárquicos estos hechos;

153) Que se rechaza, igualmente, esta alegación subsidiaría toda vez que con la abundante prueba de cargo consignada en el fundamento N 149 de este fallo, se comprueba que el reo Valenzuela Godoy participó como sujeto activo en las reuniones de alto nivel con el grupo gestor de los conspiradores, celebradas en horas de la noche, siempre vestidos de civil, en diferentes lugares solitarios, en casas deshabitadas o en automóviles estacionados en avenidas o lugares ad hoc;

154) Que, en subsidio de las alegaciones anteriores, la defensa del reo Valenzuela Godoy solicita se declare que su defendido se encuentra exento de responsabilidad criminal porque sólo le ha cabido participación en los actos de conspiración o proposición del delito que sanciona el artículo 133 del Código Penal, que no es punible de acuerdo al artículo 8 de dicho cuerpo legal;

155) Que se rechaza, asimismo, esta alegación por cuanto la disposición del artículo 4 letra c) de la Ley N 12.927, posterior a la dictación del Código Penal, creó una figura delictiva especial, distinta a la que se señala en el artículo 133, y, en general, a las que están encuadradas en el Título II del Libro II de este cuerpo de leyes y que castiga a "los que se reúnan", concierten o faciliten .reuniones "destinadas a proponer el derrocamiento del gobierno constituido o a conspirar contra su estabilidad", que es el hecho delictuoso que este sentenciador ha considerado en el fundamento 8) de esta sentencia como cometido por el reo Camilo Valenzuela Godoy;

6 La defensa del reo Julio Bouchon Sepúlveda

159) Que la defensa del reo Julio Bouchon Sepúlveda, en su escrito de fs. 2517, contestando la acusación del Fiscal, corrientes a fs. 2316, solicita se le absuelva del cargo de ser autor del delito que prevé el artículo 4 letra d) de la Ley N 12.927 de Seguridad del Estado, esto es, de haber participado en reuniones y gestiones tanto para internar ilícitamente armas al país, como para preparar su recepción, que debería llegar por vía aérea, con el fin de organizar grupos civiles armados, que cooperando en el alzamiento contra el gobierno constituido, evitaran que otros sectores de la población reaccionaran oponiéndose a dicho alzamiento, y funda dicha petición en la inexistencia del delito imputado ya que su defendido no ha incitado, inducido, financiado o ayudado a la organización de milicias privadas, a grupos de combate en otras organizaciones semejantes, ni ha formado parte de esas organizaciones, destinadas a substituir la fuerza pública, atacarla o inferir en su desempeño o alzarse en contra del gobierno constituido, como describe el tipo, la deposición antes señalada, pues sólo está acreditada en autos :

Preparando la traída de armas a Chile

a) que asistió a diversas reuniones a fin de ponerse de acuerdo sobre la traída de armas a Chile, las cuales tendrían por objeto defender a la población civil ante la posibilidad de una reacción popular, b) que fue el reo Julio Fontecilla quien le pidió al reo Bouchon buscara un lugar adecuado para que aterrizara un avión que llegaría entre el 11 ó 12 de octubre desde Panamá con armas y que en cumplimiento de esas instrucciones "recorrió en avión el recorrido que seguiría dentro de Chile el transporte del armamento", sosteniendo reuniones con Adolfo Ballas a "ese efecto...", c) que partió con José Olalquiaga a Buenos Aires a fin de cooperar con él en la adquisición de armas, que él mismo "financiaría"; d) que la traída de armas de Panamá o Paraguay como la pretensión de traer 500 metralletas desde Argentina, fracasó no internándose, en definitiva, ninguna arma al país con los fines ya señalados, y, e) que, de hecho, no hizo gestión alguna en Chile para adquirir armas en el país y distribuirlas a terceras personas, organizar cuerpos armados o milicias y que, fuera de la actividad precedentemente anotada, no hay ningún acto de cooperación o ayuda desplegado para concretar prácticamente ese propósito;

160) Que se rechazan estas alegaciones por cuanto las actividades que se detallan en el considerando anterior, por sí solas constituyen infracción al artículo 4 de la Ley sobre Seguridad del Estado, en los términos expresados en los considerandos 8) y 9) de esta sentencia; más aún si se tiene la certeza de que el reo Bouchon estaba en conocimiento del plan sedicioso para lograr derrocar al gobierno constituido y evitar así que asumiera la Presidencia de la República el candidato Salvador Allende;

161) Que la citada defensa del reo Bouchón, en su escrito a fs. 4942, contesta la acusación que se le formula en el dictamen de fs. 4891 y solicita se le absuelva de ella o, subsidiariamente, se le condene como cómplice de tentativa de secuestro, lo primero en razón de que no tuvo conocimiento cabal del uso que se le daría a los automóviles que consiguió y tampoco conocía los antecedentes del plan de secuestro y, lo segundo, porque su cooperación en el peor de los casos fue para el secuestro sin resultado que por lo demás llegó a la etapa de tentativa solamente;

162) Que se rechazan estas alegaciones en razón de lo ya considerado en los fundamentos 29), 31) y 32) de este fallo y, además, de su confesión de fs. 3012, 3282 vta., 3387 vta., 3389 vta., 3391 y 3519, donde reconoce clara y sostenidamente que tenía pleno conocimiento del empleo que se le daría a los automóviles por él conseguidos, en el rapto del Comandante en Jefe del Ejército;

163) Que no obsta a la conclusión anterior la retractación de los reos León Cosmelli a fs. 5248 y Julio Fontecilla a fs. 5261, en orden a que Bouchon ignoraba el empleo que se le daría a los automóviles por él conseguidos, en base a las reiteradas confesiones antes aludidas;

7 La defensa del reo Juan Diego Dávila Basterrica.

166) Que la defensa del reo Juan Diego Dávila Basterrica, a fs. 2522 contestando la acusación de fs. 2316, se extiende en consideraciones de orden netamente político contingente y solicita que la pena que en definitiva se le imponga sea regulada, atendida la circunstancia de concurrir en su favor la atenuante del N 9 del artículo 11 del Código Penal;

167) Que procede considerar inconcurrente esa circunstancia modificatoria de responsabilidad criminal, ya que como se indica en lo pertinente del fundamento 10), no es su confesión el único antecedente que en su contra existe en el proceso;

168) Que la citada defensa del reo Dávila, a fs. 5169, contestando la acusación de fs. 4891, solicita se le absuelva de ella "ya que su intervención proyectada sólo tendría lugar con posterioridad a la consumación del secuestro y que no participó en los hechos mismos que (motivan el proceso"; subsidiariamente, expresa que procedería sancionársele como autor de tentativa de secuestro o como autor de tentativa del delito que señala el inciso 2 del artículo 141 del Código Penal, vale decir, al que proporciona el lugar para la ejecución del delito;

169) Que se rechazan estas alegaciones de la absolución, toda vez que su responsabilidad en los hechos que se mencionan en lo pertinente del fundamento 28) y especialmente los puntos XI letra b) y XII letra c) del considerando 26) de esta sentencia, es el de autoría que se consigna en el N 1 del artículo 15 del Código Penal, y las subsidiarias, en mérito a lo ya considerado en el fundamento 32) y al hecho de que su intervención consistente en obtener la casa de calle Traiguén N 2348 donde se le conduciría y retendría al secuestrado general Schneider, se ha considerado entre los actos preparatorios del secuestro mismo y, por consiguiente, subsumida en esta fase de ejecución del delito;

8.9 La defensa del reo Raúl Igualt Ossa.

178) Que la defensa del reo Raúl Igualt Ossa, a fs. 2530, contestando la acusación de fs. 2316, solicita se le absuelva de ella en atención a que no se encuentra acreditado que su actuación en los hechos que se le imputan haya sido con conocimiento de los fines sediciosos perseguidos en las reuniones que él vigiló o en la actividad de conductor de los asistentes a tales reuniones;

179) Que atendido al hecho de que en los considerandos 12) y 13) se le atribuye al reo Igualt Ossa una participación de cómplice y no de autor como se le acusa en el dictamen de fs. 2316, procede analizar esas alegaciones en ese grado de responsabilidad;

180) Que se rechazan tales alegaciones toda vez que, con la prueba de cargo que se consigna en el considerando 12), este sentenciador se ha formado la convicción de que el reo Igualt Ossa cada vez que condujo a algunos de los reos de esta causa a reuniones con otros de estos reos y vigiló la asistencia de sólo ellos a tales reuniones, supo con posterioridad a cada una de ésas sus actividades, lo que se había conversado con ellos, imponiéndose de tal manera de diferentes planes del movimiento conspirativo;

181) Que a su vez la defensa del reo Igualt Ossa, en su escrito de fs. 5207, de contestación a la acusación de fs. 4691, solicita se le absuelva de ella, por cuanto su cooperación en orden a conseguir un vehículo careció del elemento dolo, por cuanto ignoraba el uso que se le daría, y, en subsidio, pide que se le considere como cómplice de un secuestro frustrado, aplicándosele al efecto el artículo 75 del Código Penal;

182) Que se rechazan estas peticiones, la absolución, por cuanto con el mérito de los elementos de prueba consignados en el fundamento 29), se halla legalmente acreditado que el reo Igualt Ossa al efectuar esa cooperación a alguno de los reos de la causa, estaba en conocimiento del secuestro proyectado, lo que se ve confirmado especialmente por los dichos de los co-reos Carlos Labarca Metzger a fs. 3672 y 4694 y Rafael Fernández a fs. 4698 y 4699, al expresar que el día 21 de octubre, en casa del reo Viaux, Raúl Igualt Ossa les dijo que una vez producido el secuestro del día siguiente, se necesitaría un grupo de quince a veinte personas para que protegieran al reo Roberto Viaux en el lugar que él les indicaría oportunamente, y la subsidiaria, por las razones de orden legal que se insertan en los considerandos 32), 38) y 39) de este fallo;

9 La defensa del reo Carlos Aravena Toro.

19,1) Que la defensa del reo Carlos Aravena Toro, a fs. 2535, contestando la acusación de fs. 2316, sostiene que no existe en su contra prueba para condenársele ya que ella es concluyente en orden a que cuando facilitó su departamento a Gallardo, ignoraba el uso que se le daría;

192) Que se rechaza esta excusa en mérito a la concluyente confesión indagatoria de fs. 240, que sirve de cargo en el sentido que el reo Gallardo le manifestó al solicitarle su departamento de Diez de Julio N 066 que "las cosas para él se iban a arreglar ya que sería guardaespalda del general Roberto Viaux Marambio, dándome a entender, en general, que se estaba preparando un golpe de estado encabezado por dicho general";

Comidas a vale

193) Que, a mayor abundamiento, se suma a esta confesión del reo Aravena el hecho probado en la causa que varios reos de este proceso almorzaron y comieron en el Restaurant "La Sirena", que en ese tiempo administraba el referido Aravena Toro, firmándole vales por esos consumos, lo que implica amistad y confianza entre ellos, nacidas a propósito de su participación en el complot que se gestaba, según verosímilmente han debido concurrir los hechos, más aún si se tiene en cuenta que esos vales quedaron impagos como lo asevera el propietario de dicho restaurant José Aravena Rojas, a fs. 671, y lo dicho por el reo Juan Enrique Prieto Urzúa a fs. 211, en cuanto a que entre las personas que le indicó el reo Melgoza para que le "solucionara su problema", nacido a raíz del atentado al general Schneider el día 22 de octubre, figuró precisamente el nombre de este reo Carlos Aravena Toro;

194) Que no obsta a la conclusión anterior la prueba rendida al tenor de la minuta de fs. 2626, por ser ella inconducente en forma absoluta a su responsabilidad en los hechos por los que se le acusa;

195) Que la misma defensa del citado reo Aravena Toro invoca en su favor la atenuante de su irreprochable conducta anterior, la que este sentenciador considera concurrente con su extracto de filiación y antecedentes de fs. 1317.

VI. Las condenas

III. Que se condena a los siguientes reos, ya individualizados, a las penas que en cada caso se señalan:

a) José Jaime Melgoza Garay:

1.- Presidio perpetuo y a las accesorias de inhabilitación absoluta perpetua para cargos y oficios públicos y derechos políticos por el tiempo de la vida del penado y a la sujeción a la vigilancia de la autoridad por el término de cinco años, como autor del delito de homicidio calificado en la persona del Comandante en Jefe del Ejército, general don Rene Schneider Chereau, y

2.- Tres años y un día de relegación menor en su grado máximo, en la ciudad de Achao, como autor del delito previsto en el artículo 4.9 de la Ley N 12.927.

b) Roberto Viaux Marambio:

1.- Veinte años de presidio mayor en su grado máximo y a las accesorias de inhabilitación absoluta perpetua para cargos y oficios públicos y derechos políticos y la de inhabilitación absoluta para profesiones titulares mientras dure la condena como autor del delito de secuestro con resultado de daño grave en la persona de la víctima, y

2.- Cinco años de extrañamiento menor en su grado máximo como autor del delito contemplado en el artículo 4 de la Ley N 12.927.

c) Raúl Igualt Ramírez:

1.- Diez años y un día de presidio mayor en su grado medio y a las accesorias de inhabilitación absoluta perpetua para cargos y oficios públicos y derechos políticos y la inhabilitación absoluta para profesiones titulares mientras -dure la condena, como autor del delito de secuestro con resultados de daño grave en la persona del secuestrado, y 2.- Tres años de extrañamiento menor en su grado medio, como autor del delito descrito en el artículo 4 de la Ley N 12.927;

d) Luis Gallardo Gallardo:

1.-Quince años y un día de presidio mayor en su grado máximo y a las accesorias de inhabilitación absoluta perpetua para cargos y oficios públicos y derechos políticos y la de inhabilitación absoluta para profesiones titulares mientras dure la condena, como autor del delito de secuestro con resultado de daño grave en la persona del secuestrado, y 2.- Tres años y un día de relegación menor en su grado máximo en la ciudad de Maullín, como autor del delito que describe el artículo 4 de la Ley N 12.927;

e) Juan Diego Dávila Basterrica:

1.- Diez años y un día de presidio mayor en su grado medio y a las accesorias de inhabilitación absoluta perpetua .para cargos y oficios públicos y derechos políticos y la de inhabilitación absoluta para profesiones titulares mientras dure la condena como autor del delito de secuestro con resultado de grave daño, que prevé el artículo 141, inciso 3 del Código Penal, y

2.- Tres años y un día de extrañamiento menor en su grado máximo, como autor del delito previsto en el artículo 4 de la Ley N 12.927;

f) Julio Fontecilla Rojas:

1.- Cinco años y un día de presidio mayor en su grado mínimo y a las accesorias de inhabilitación absoluta perpetua para cargos y oficios públicos y derechos políticos y la de inhabilitación absoluta para profesiones titulares mientras dure la condena, como autor del delito de secuestro con resultado de daño grave en la persona de la víctima, general don Rene Schneider Chereau, y

2.- Tres años de relegación menor en su grado medio en la ciudad de Curepto, como autor del delito que se describe en el artículo 4 de la Ley N 12.927;

g) Carlos Silva Donoso, Carlos Laborea Metzger, Jaime Requena Lever, Rafael Fernández Stuardo, Luis Hurtado Arnés y Edmundo Maño Berríos, a cada uno:

1.- Diez años y un día de presidio mayor en su grado medio y a las accesorias de inhabilitación absoluta perpetua para cargos y oficios públicos y derechos políticos y la inhabilitación absoluta para profesiones titulares mientras dure la condena, como coautores del delito de secuestro con resultado de daño grave, que prevé el artículo 141, inciso 3 del Código Penal, y

2.- Tres años de relegación menor en su grado medio, como autores del delito previsto en el artículo 4 de la Ley N 12.927, a las ciudades que se indican: Silva Donoso a Ovalle; Labarca Metzger, a Quirihue; Requena Lever, a Salamanca; Fernández Stuardo, a Lanco; Hurtado Arnés, a Illapel, y Edmundo Mario Berríos, a Melipilla;

h) Jorge Medina Arriaza:

1.- Diez años y un día de presidio mayor en u grado medio y a las accesorias de inhabilitación perpetua para cargos y oficios públicos y derechos políticos e inhabilitación absoluta para profesiones titulares durante el tiempo de la condena, como autor del delito de secuestro con resultado de muerte de la víctima, y 2.- Tres años de relegación menor en su grado medio, como autor del delito que prevé el artículo 6 letra a) de la Ley N 12.927, a la ciudad de Cuneo;

i) Mario Montes Tagle:

Diez años y un día de presidio mayor en su grado medio y a las accesorias de inhabilitación absoluta perpetua para cargos y oficios públicos y derechos políticos y la inhabilitación absoluta para profesiones titulares mientras dure la condena, como autor del delito de secuestro con resultado de daño grave en la víctima, general Rene Schneider Chereau;

j) Fernando Yapur Huerta, Julio Bouchon Sepúlveda, León Cosmelli Pereira, Raúl Igualt Ossa, Jorge Lagos Carrasco y Sergio Topelberg Volosky, a cada uno:

1.- Tres años y un día de presidio menor en su grado máximo y a las accesorias de inhabilitación absoluta perpetua para derechos políticos y de inhabilitación absoluta para cargos y oficios públicos durante el tiempo de la condena, como cómplices del delito de secuestro con resultado de muerte de la víctima, y

2.- Tres de relegación menor en su grado medio a los citados reos, Yapur, Bouchon, Cosmelli, Lagos y Topelberg, como autores del delito previsto en el artículo 4 de la Ley N 12.927, y quinientos cuarenta días de relegación menor en su grado mínimo, al reo Igualt Ossa, como cómplice del referido delito; penas que cumplirán Yapur en Castro; Bouchon en La Unión; Cosmelli en Santa Cruz; Lagos en Mulchén; Topelberg en Pitrufquén e Igualt Ossa en La Ligua;

k) Camilo Valenzuela Godoy, Hugo Tirano Barros, Juan Enrique Prieto Urzúa, Nicolás Díaz Pacheco y Roberto Vinet Llamazares, a cada uno: Tres años de extrañamiento menor en su grado medio a los dos primeros e igual tiempo de relegación a los tres últimos en las ciudades de Calbuco, Fresia y Nueva Imperial, respectivamente, y a la accesoria de suspensión de cargo u oficio público durante el tiempo de la condena, como autores del delito que contempla el artículo 4 de la Ley N 12.927;

l) Abdul Malak Facur, Carlos Aravena Toro, Adolfo Ballas Ostergaard, Alejandro Gabriel Moya, Guido Poli Garaycochea, Boris Ravest Toro, Erwin Enrique Robertson Rodríguez, Mario Tapia Salazar, Edison Hugo Torres Fernández y Fernando Cruzat Aguirre, a cada uno:

Dos años de relegación menor en su grado medio y a la accesoria de suspensión de cargo u oficio público durante el tiempo de la condena, como autores del delito previsto en el artículo 4 de la Ley N 12.927, en las ciudades que se indican: Malak en Coyhaique; Aravena en Tocopilla, Ballas en Taltal, Cabrolier en Chañaral, Poli en Caldera, Ravest en Los Vilos, Robertson en Constitución, Tapia en Yumbel, Torres en Cañete y Cruzat en Río Bueno, y

ll) Alexis Sánchez Herrera, quinientos cuarenta días de relegación menor en su grado mínimo, en Buin, y a la accesoria de suspensión de cargo y oficio público durante el tiempo de la condena, como autor del delito que describe el artículo 4 letra a) de la Ley N 12.927.

Las penas privativas de libertad que se imponen en este fallo, las cumplirán los reos en el establecimiento carcelario común correspondiente.

Las penas restrictivas de libertad, en su caso, se ejecutarán una vez que los reos hayan cumplido la condena privativa de libertad.

A los reos que a continuación se indican, se les empezará a contar la pena privativa de libertad que se les impone en esta sentencia, desde que se hayan detenidos y en prisión preventiva por esta causa y que se señalan en cada caso: Roberto Viaux Marambio, Raúl Igualt Ramírez y Luis Gallardo Gallardo, desde el 29 de octubre de 1970; Carlos Silva Donoso, desde el 30 de octubre del mismo año; Juan Diego Dávila Basterrica, Luis Hurtado Arnés, Carlos Labarca Metzger, Jaime Requena Lever y Rafael Fernández Stuardo, desde el 31 de octubre del mismo año; Edmundo Mario Berríos, desde el 10 de noviembre de 1970; Jorge Medina Arriaza, desde el 14 de noviembre del mismo año, y Mario Montes Tagle, desde el 19 de enero de 1971.

A los reos que se señalan a continuación, les servirá de abono para el cumplimiento de la pena privativa de libertad el tiempo que han permanecido detenidos y en prisión preventiva por esta causa; que en cada caso se indica: Julio Fontecilla Rojas, 291 días, esto es, del 8 de noviembre de 1970 hasta el 25 de agosto de 1971; Fernando Yapur Huerta, 223 días, desde el 31 de octubre de 1970 hasta el 10 de junio de 1971; León Cosmelli Pereira, 226 días, desde el 28 de octubre de 1970 hasta el 10 de julio de 1971; Julio Bouchon Sepúlveda, 226 días; desde el 28 de octubre de 1970 hasta él 10 de julio de 1971; Raúl Igualt Ossa, 260 días, desde el 28 de octubre de 1970 hasta el 14 de julio de 1971; Jorge Lagos Carrasco, 370 días, desde él 10 de noviembre de 1970 hasta el 15 de diciembre de 1971, y Sergio Topelberg Volosky, 305 días/o sea, desde el 31 de octubre de 1970 hasta el 1 de septiembre de 1971.

Reuniéndose en la especie los requisitos establecidos en el artículo 1.9 de la Ley N 7.821 y lo prevenido en la Ley N 17.642, se remite condicionalmente la pena restrictiva de libertad que por esta sentencia se impone a los reos Raúl Igualt Ramírez, Julio Fontecilla Rojas, Carlos Silva Donoso, Carlos Labarca Metzger, Jaime Requena Lever, Rafael Fernández Stuardo, Luis Hurtado Arnés, Fernando Yapur Huerta, Julio Bouchon Sepúlveda, León Cosmelli Pereira, Raúl Igual t Ossa, Jorge Lagos Carrasco, Sergio Topelberg Volosky, Abdul Malak Zacur, Carlos Ara-vena Toro, Adolfo Ballas Ostergaard, Alejandro Cabrioler Moya, Guido Poli Garaycochea, Boris Ravest Toro, Erwin Enrique Robertson Rodríguez, Mario Tapia Salazar, Edison Hugo Torres Fernández, Juan Enrique Prieto Urzúa, Nicolás Díaz Pacheco, Roberto Vinet Llamazares y Alexis Sánchez Herrera, quienes quedarán sujetos a la vigilancia del Patronato de Reos respectivo por un tiempo igual al doble de la pena restrictiva de libertad que se le impone por este fallo, sin que este plazo pueda ser superior a cinco años.

Si los reos Malak, Aravena, Ballas, Cabrioler, Poli, Ravest, Robertson, Tapia, Torres, Prieto, Díaz, Vinet y Sánchez quebrantaren las exigencias contenidas en el artículo 2 de la referida Ley N7.821 y el Tribunal decretare la revocación del beneficio de la remisión condicional de la pena, le servirá de abono a su entero el tiempo que han permanecido privados de libertad por esta causa; esto es, Malak 64 días, desde el 1 de octubre al 3 de diciembre de 1970, Aravena, 36 días, desde el 29 de octubre al 3 de diciembre de 1970, Ballas, 58 días, desde el 28 de octubre al 24 de diciembre de 1970, Cabrioler, 66 días, desde el 13 de octubre al 17 de diciembre de 1970, Poli, 76 días, desde el 10 de octubre al 24 de diciembre de 1970, Ravest, 223 días, desde el 31 de octubre de 1970 al 10 de junio de 1971, Robertson, 76 días, desde el 10 de octubre al 24 de diciembre de 1970, Tapia, 76 días desde el 10 de octubre al 24 de diciembre de 1970, Torres, 66 días, desde el 13 de octubre al 17 de diciembre de 1970, Prieto, 184 días, desde el 29 de octubre de 1970 hasta el 30 de abril de 1971, Díaz, 35 días, desde el 30 de octubre al 21 de diciembre de 1970, Vinet, 221 días, desde el 27 de octubre de 1970 al 4 de junio de 1971, y Sánchez, 72 días, desde el 20 de noviembre de 1970 al 30 de enero de 1971.

Este sentenciador estima improcedente hacer uso de la facultad establecida en el artículo 1 de la Ley N 7.821, respecto a los reos Camilo Valenzuela Godoy y Hugo Tirado Barros, en atención a que por los cargos de Alta Jerarquía que a la sazón ocupaban en el Ejército y la Armada, respectivamente, importa, su actuación dolosa que se sanciona en este fallo, además una grave falta a los principios de jerarquía y disciplina en los Institutos Armados, y que no son susceptibles de ser sancionados por la vía disciplinaria, por hallarse acogidos a retiro.

Se condena, además, a los sentenciados de esta causa al pago de las costas.

Anótese y consúltese si no se apelare.

Rija la consulta decretada en las resoluciones de fs. 2349 y 4918.

Auditor de Ejército Juez Militar

Pronunciada de acuerdo por el Señor Juez Militar Titular, General de División don Orlando Urbina Herrera, y por el Auditor de Ejército en propiedad, Coronel de Justicia don Francisco Saavedra Moreno.

Alfonso Oviedo Melo
Secretario


Edición digital del Centro Documental Blest el 07feb02
Capitulo Anterior Proximo Capitulo Sube