El movimiento obrero en Chile

A. PROGRAMA DEL PARTIDO DEMÓCRATA

1. Aprobado el 14 de julio de 1889

Artículo 1. El Partido Demócrata tiene por objeto la emancipación política, social y económica del pueblo.

Artículo 2. Para llenar estos fines procura obtener la debida representación en los diversos cuerpos políticos: Congreso, Municipio, Juntas Electorales.

Artículo 3. El Partido proclama la revisión completa de la Constitución del Estado.

Artículo 4. La autonomía de los poderes Electoral, Legislativo, Ejecutivo, Judicial y Administrativo.

Artículo 5. Supresión de los gobernadores y la administración propia de los departamentos por medio de Municipios completamente independientes del Poder Ejecutivo.

Artículo 6. La generación del Poder Electoral sobre la base de una elección del pueblo.

Artículo 7. La supresión de todo empleo vitalicio. El poder judicial elegido por el pueblo, por determinado período de tiempo.

Artículo 8. La formación y promulgación de las leyes corresponde exclusivamente al Congreso. Las funciones legislativas deben ser remuneradas por la nación.

Artículo 9. El empleado que, con el título de Presidente de la República, ejecuta las leyes de la nación, debe ser elegido directamente por el pueblo.

Artículo 10. La libertad individual en todas sus manifestaciones debe ser afianzada por leyes que aseguren la represión de los que la infringieran; no podrá ser suspendida ni restringida aún a pretexto de conmoción interior, o guerra exterior o seguridad del Estado.

Artículo 11. Responsabilidad del Estado en caso de detención indebida.

Artículo 12. Incompatibilidad absoluta de funciones legislativas, municipales o electorales con todo cargo público remunerado.

Artículo 13. No pueden ser miembros del Congreso los hermanos o los cuñados; los padres y los hijos; los tíos y los sobrinos ni los que estén en algunos de los anteriores grados de parentesco con el Presidente de la República. La ley determinará la procedencia de los que fueren elegidos.

Artículo 14. La proporcionalidad en la representación legislativa exige un menor repartimiento de los distritos electorales o en subsidio el colegio único.

Artículo 15. Reducción del ejército permanente y mejor remunerado de sus servicios. No pueden ser oficiales del ejército los que no hayan servido por lo menos un año en calidad de soldado o clase, principiando por el puesto de soldado. Se exceptúan los cadetes.

Artículo 16. Todos los chilenos, sin excepción, deben recibir instrucción militar en las escuelas. La guardia nacional debe ser suprimida, y en subsidio organizada bajo la más absoluta igualdad.

Artículo 17. Supremacía del Estado sobre todas las asociaciones que existen en su seno.

Artículo 18. Educación universal como medio de llegar al sufragio universal.

Artículo 19. La instrucción dada por el Estado debe ser gratuita y laica; es obligatoria la instrucción primaria.

Artículo 20. La enseñanza debe comprender siempre el aprendizaje de algún arte u oficio. El Estado debe mantener en cada Departamento escuelas profesionales y museos industriales.

Artículo 21. Igualdad civil y educacional del hombre y de la mujer.

Artículo 22. Organización por el Estado de la Asistencia Pública en favor de los enfermos, ancianos e inválidos del trabajo.

Artículo 23. El Estado debe subvencionar a las asociaciones de obreros que tengan por objeto el ahorro y el socorro mutuos, como el medio más práctico de procurar el bienestar y la educación del pueblo y ejercitar la beneficencia.

Artículo 24. La situación del inquilinaje en los campos y de los arrendatarios de pisos en las ciudades debe ser mejorada, en el sentido de asegurarles la posesión del hogar durante períodos fijos que no bajarán de 10 años, o la adquisición del mismo por amortizaciones a largo plazo. En general, no debe permitirse la formación de barrios construidos sobre suelo ajeno.

Artículo 25. Las reformas de las tarifas aduaneras en el sentido de establecer la libre introducción de toda materia prima.

Artículo 26. El recargo de los derechos de importación sobre todo artículo manufacturado en el extranjero, similar al que se produce o pueda producir la industria del país.

Artículo 27. La subvención directa a las industrias importantes que establezcan en Chile, a los descubrimientos útiles y a los perfeccionamientos industriales.

Artículo 28. Revisión de nuestro régimen tributario y su reforma en el sentido de suprimir todo impuesto sobre el trabajo y los alimentos. No deben existir contribuciones generales sino sobre la tierra, el capital y la aduana.

Artículo 29. Los servicios municipales no deben ser jamás objeto de lucro y sólo tienen derecho a la reproducción del capital invertido en su mantenimiento.

Artículo 30. La contribución agrícola debe ser cobrada por los municipios e invertida en intereses de los departamentos que la paguen.

Artículo 31. Los capitales deberán gravarse con un impuesto progresivo en favor de los departamentos en que se hallen situados, con excepción de los que no alcancen a $ 5.000.

Artículo 32. La contribución de las aduanas corresponde al Estado, a cargo de atender los servicios públicos y subvencionar a los departamentos que los hayan menester.

Artículo 33. La conversión del papel moneda, y restablecimiento de la circulación metálica, la total garantía en dinero de la emisión bancaria, la economía de los servicios públicos y la nivelación de los presupuestos son objeto de preferente atención para el Partido.

Artículo 34. Las tierras baldías del Estado pertenecen a los primeros ocupantes, conforme a la ley, y cualquier ciudadano de la República tiene derecho a labrar una extensión de 30 hectáreas y a que se le conceda título de propiedad por el Estado, llenadas las condiciones que fije el legislador.

Artículo 35. Los habitantes de la República pueden hacer inembargable una propiedad raíz hasta por el valor de $ 5.000,00 con solo inscribirla como tal en el Conservador de Bienes Raíces.

Artículo 36. La legislación penal debe ser suavizada y proporcional al grado de instrucción del inculpado o la pena de muerte y la de azotes deben ser suprimidas.

Artículo 37. El Partido Demócrata condena la corrupción electoral y pide una ley que reprima el cohecho de los electores.

2. Principales modificaciones al Programa aprobadas en 1913

Artículo 1. El Partido Demócrata tiene por objeto la emancipación política, social y económica del pueblo, y particularmente de los trabajadores.

Artículo 2. Siendo los medios de producción y las riquezas agentes materiales o frutos del trabajo manual o intelectual de las generaciones pasadas y de la presente, deben ser consideradas como patrimonio común de la humanidad.

Artículo 3. El derecho a gozar de este patrimonio no debe tener otro fundamento que la utilidad social, ni otro fin que asegurar a todo ser humano la mayor suma de libertad y de bienestar.

Artículo 4. La realización de este ideal no puede alcanzarse mientras la sociedad se halle dividida en dos clases antagónicas: la una que goza de la propiedad y la otra que trabaja para la clase poseedora. La abolición de estas clases es fundamento de la emancipación de los trabajadores.

Artículo 5. Debe procurarse el uso libre y gratuito de todos los medios de producción por la apropiación colectiva de los agentes naturales y de los instrumentos de trabajo.

Artículo 6. La Democracia debe perseguir principalmente la emancipación económica: pues la concentración de capitales entre las manos de una sola clase constituye la base de todas las otras formas de opresión y dominación.

Artículo 7. Para la realización de estos principios el Partido Demócrata declara:

a) Que se considera el representante de la clase obrera y de los oprimidos sin distinción de nacionalidad, culto, raza o sexo.

b) Que los demócratas de todos los países deben ser solidarios, pues la emancipación de los trabajadores es a la vez una obra nacional e internacional.

c) Que los trabajadores deben combatir por todos los medios que estén a su alcance y principalmente por la acción política, las asociaciones y por la incesante propagación de los principios democráticos.


B. PROGRAMA DEL PARTIDO RADICAL

1. Aprobado en la Convención de 1888

La Convención Radical declara:

Que la organización vigente de la República, el régimen parlamentario, que supone el gobierno de gabinete debe ser estrictamente observado.

Declara que el centralismo es un falseamiento del gobierno representativo, que altera el equilibrio de los poderes públicos, daña a los intereses locales y debilita la acción social.

Declara que el Municipio, la Provincia y la Nación son tres organismos diferentes de la sociedad, y que, en consecuencia, cada uno debe tener un gobierno propio y autónomo.

Declara que el Partido Radical, por su historia, por su organización, por sus prácticas y por sus aspiraciones es un partido autónomo, y que su existencia sirve al desarrollo de la libertad y de la República.

Declara que, siendo base indispensable de buen gobierno la moralidad política y administrativa, el Partido Radical debe combatir toda extralimitación de los poderes públicos, toda intervención en las elecciones y todo manejo que prive a los actos de los funcionarios de la publicidad o los sustraiga de la responsabilidad que les corresponda.

Declara que ha llegado la oportunidad de hacer efectiva en las ciudades, con acuerdo de las Municipalidades respectivas, la obligación que, según nuestras leyes, tienen los padres y guardadores de educar a sus hijos o pupilos.

Declara que, siendo la ciencia la base de la independencia del espíritu, la enseñanza dada por el Estado debe ser esencialmente científica y tener finalidad esencialmente moral y social.

Declara que Chile debe cultivar sus relaciones exteriores, especialmente con tos pueblos americanos, sobre la base de una completa reciprocidad y de una cooperación común a la obra general del progreso humano.

En consecuencia, la Convención resuelve que la Constitución y las leyes deben ser reformada a fin de dar a la República una organización más conforme con las actuales necesidades de nuestro estado social, consultando particularmente:

En el orden político

1. El respeto más absoluto al derecho de sufragio, sin el cual no hay verdad en el régimen representativo.

2. La libertad individual en todas sus manifestaciones, sin más límite que el derecho ajeno y el orden público.

3. La responsabilidad expedita, y sin más trámites previos, de todos los funcionarios públicos.

4. La autonomía del municipio y la constitución de asambleas provinciales.

5. La verdad y la proporcionalidad de la representación popular en el Congreso y en las Municipalidades.

6. La supresión del Consejo de Estado.

7. La separación de la Iglesia y el Estado.

8. El establecimiento de cementerios comunes.

9. La independencia del poder judicial en su generación, constitución y funcionamiento.

10. La justicia de menor cuantía gratuita y servida por funcionarios responsables.

11. La expedita, pronta y económica administración de justicia, mediante la simplificación de la leyes de procedimiento y enjuiciamiento.

12. La enseñanza primaria gratuita, laica y obligatoria.

13. La creación y desarrollo de establecimientos de instrucción secundaria y especiales para la educación de la mujer.

14. La creación, por medio de la enseñanza, de nuevas carreras industriales en conformidad a las necesidades locales.

15. La adopción de un plan de estudios concéntricos y la planeación de una enseñanza general más científica.

16. La adopción de un sistema de pruebas generales, mediante el cual se pueda verificar la asimilación de los conocimientos.

17. El mejoramiento de la condición legal de la mujer.

18. La abolición de las vinculaciones, censos y capellanías.

19. La organización de la guardia nacional sobre una bar de estricta igualdad.

En el orden administrativo y económico

1. La reducción del número de empleados públicos al estrictamente necesario para los servicios de la administración, procurando que sus sueldos sean proporcionados a los servicios que presten.

2. La adopción de pruebas serias de competencias para la provisión de todo empleo público, y el establecimiento de un sistema de ascensos en cada ramo de la administración.

3. La garantía acordada a los empleados que no sean de carácter meramente político de permanecer en sus destinos, salvo el caso de culpabilidad o negligencia debidamente calificada.

4. La supresión de las jubilaciones y el establecimiento de cajas de ahorros en beneficio de los empleados públicos.

5. La disminución del número de días feriados.

6. La vigilancia severa en orden a la recaudación de los impuestos y a la administración e inversión de los bienes y fondos fiscales, y la concesión de toda clase de facilidades para que esta vigilancia se ejercite.

7. El mejoramiento de nuestro sistema de contribuciones, procurando que estas se proporcionen a las rentas o los haberes de cada contribuyente.

8. El establecimiento o beneficio de las Municipalidades, de rentas o recursos propios para atender al servicio administrativo de sus territorios.

9. La seriedad en los contratos que se celebren con el Estado, de rentas o recursos, estableciendo garantías eficaces para su ejecución, y haciéndolas efectivas estricta y rigurosamente en caso de infracción.

10. La formación de un plan general de obras públicas, conforme con los recursos actuales del país y con las necesidades de su desarrollo.

11. La resolución invariable de no acumular sobrantes en arcas fiscales, invirtiendo los dineros disponibles en amortizar deudas, suprimir impuestos o ejecutar obras que impulsen la producción nacional.

12. El mejoramiento de la condición de los proletarios y de los obreros.

13. El fomento y el estímulo de la industria nacional.

14. La protección a la marina nacional mercante y especialmente a las naves nacionales que hagan el comercio de cabotaje.

15. El mejoramiento de nuestro sistema penal y carcelario.

2. Declaración aprobada en la Convención de Concepción de 1919

El Partido Radical declara:

1. Que reconoce el principio científico de la evolución indefinida de todas las cosas y de la renovación incesante de todos los valores.

2. Que, en consecuencia, trata de impulsar el progreso y tiende al mejoramiento y desarrollo integral de la persona humana y de la sociedad, tomando como bases la solidaridad, la justicia y la libertad.

3. Que se debe establecer el seguro de vida y por accidente, enfermedad, invalidez, vejez o paro forzoso, costeado por el Fisco, el patrón o el empleado, en justa proporción.

4. El Partido Radical aspira, en interés de la justicia, a que cada hombre y mujer posea una cultura cívica y una base económica que lo habilite para comprender el papel que le corresponda en la sociedad y le permita participar de los beneficios del progreso común y, en consecuencia, declara:

a) Que se debe difundir el ahorro en todas las clases sociales.

b) Que se debe procurar la supresión de los latifundios gravando con un impuesto progresivo toda propiedad que exceda de cierto límite, según la densidad de la población y pudiendo expropiarse el exceso para formar el pequeño propietario.

5. La dictación de una legislación que solucione las dificultades entre los elementos que concurren a la producción de la riqueza, esto es el capital, el patrono o el intermediario y el empleado u obrero, y que asegure un salario mínimo: la limitación de la jornada de trabajo y un mínimo de comodidades en fábricas, minas, talleres y faenas, impulsando la formación de sindicatos de patrones y obreros.

Las industrias en que el empleado u obrero aporte un contingente de mejoramiento industrial, deben ser reglamentadas en forma de hacerlos accionistas o interesados en su propia producción, haciendo participar al empleado u obrero en las utilidades del patrón.

6. El fomento de las sociedades cooperativas y de crédito popular.


C. PROGRAMA DEL PARTIDO LIBERAL-DEMOCRÁTICO

1. Aprobado el 22 de noviembre de 1896

El Partido Liberal-Democrático debe su origen primordial a la diferencia de interpretación de la Constitución del Estado en materia de relaciones, facultades e independencia de los Poderes Ejecutivo y Legislativo.

La solución dada por las armas a una interpretación distinta a la sostenida, también por las armas, por el numeroso partido que acompañó al Excmo. Presidente Balmaceda en defensa de las instituciones, obligó a los miembros de esa agrupación política a constituirse independientemente, convirtiendo en aspiración fundamental de su programa lo que creían existente en la historia, letra y espíritu de la Constitución de 1833.

Esta consideración matriz, unida al anhelo especial de estimular otras reformas aceptadas en parte o en forma más atenuada por las otras ramas del Liberalismo, en cuyas filas militan y a cuya familia pertenecen tos miembros del Partido Liberal-Democrático, los autorizan a condensar sus aspiraciones y objetivos en las bases del siguiente

Programa

1. Mantenimiento de todas las leyes y reformas destinadas a secularizar el Estado y a asegurar en la práctica la libertad de conciencia.

2. Propender, en la reforma de nuestras instituciones, a poner término al Parlamentarismo o Gobierno de Gabinete, cuyos ensayos han estimulado el desgobierno, han debilitado la responsabilidad administrativa, han perturbado al principio de autoridad, han generado la esterilidad parlamentaria, han producido la anarquía en los partidos, auguran en el porvenir serios peligros contra la libertad electoral y amenazan de cerca la estabilidad y prestigio de nuestras instituciones.

Implantar en reemplazo del Régimen Parlamentario de Gobierno, el propiamente Representativo o Presidencial, que ha asegurado la grandeza, prosperidad y libertad de las Repúblicas más libres y mejor organizadas del mundo que es la más sólida garantía de la libertad electoral, ya que se desinteresa al Ejecutivo en la constitución del Congreso, por medio del reconocimiento que se le hace de vida propia, aunque limitada y seriamente fiscalizada; y que es el único sistema de gobierno que establece con firmeza la responsabilidad de todos y cada uno de los funcionarios públicos, responsabilidad que es la esencia de un gobierno republicano y democrático, como debe ser el de Chile.

3. Como corolario indispensable del Sistema Representativo, se impone el mantenimiento de las incompatibilidades parlamentarias, y de la autonomía concurrente del Municipio, del Parlamento y de la Provincia, sin que las ................. vayan más allá de la lógica descentralización llegue hasta romper el sistema unitario de Gobierno ni a modificar el régimen Representativo.

4. Sostenimiento del Estado Docente por medio de las universidades, liceos y otros establecimientos públicos con enseñanza gratuita para la instrucción primaria, secundaria, superior y especial.

5. Implantación de la instrucción primaria, no sólo gratuita sino también obligatoria.

6. Fomento de la instrucción secundaria, tanto para el hombre como para la mujer.

7. Ampliación de la instrucción especial, por la creación, además de los establecimientos profesionales y de Artes y Oficios existentes en la actualidad, de escuelas talleres para obreros y de escuelas manuales.

8. Respeto a la libertad de enseñanza existente, sin que ello signifique autorizar a las instituciones que no sean del Estado para conceder grados y títulos profesionales, ni sustraerlas del deber de ajustarse a la fiscalización y programas que apruebe el Gobierno para los exámenes y enseñanza pública, en todo lo que se relacione con dichos títulos y grados.

9. Reforma de nuestro sistema de procedimientos judiciales para hacerlos más expeditos, breves y económicos.

10. Organizar y reglamentar la Justicia de Menor Cuantía con funcionarios responsables y remunerados por el Estado, y con servicios gratuitos para los litigantes.

11. Completar la Codificación Nacional y arbitrar los medio» de hacer más efectiva la responsabilidad de los funcionarios del orden judicial.

12. Propender a la descentralización de la Beneficencia Pública.

13. Protección decidida, metódica y resuelta a la Industria Nacional como medio más eficaz de levantar la postración económica en que se encuentra la República.

14. Para hacer práctica y efectiva la protección a la industria nacional, debe propenderse con energía;

A fomentar la Marina Mercante, primando y dando facilidades a los armadores del país, y radicando el comercio del cabotaje solo en las naves que lleven el pabellón nacional. A reformar la tarifa aduanera sobre la base de protección a las industrias existentes o de estimular la creación de otras nuevas.

A denunciar los tratados comerciales y modificarlos, adaptándose al plan de protección industrial que se persigue. A formar un plan general de Obras Públicas reproductivas para el Estado y amparadoras de la industria como son los ferrocarriles, caminos, muelles, telégrafos, canales, y otras obras de vialidad, y el regadío, puertos, trabajos de salubridad y establecimientos de beneficencia y de educación industrial y científica.

A estudiar el territorio de la República bajo el punto de vista industrial.

A ayudar a las clases trabajadoras, no solo con el amparo y estímulo del trabajo, sino dando facilidades para la construcción de barrios para obreros, fomentando la economía y el ahorro, fundando montepíos fiscales y municipales, creando bancos populares y otras instituciones análogas de carácter agrícola e industrial, y a reformar o hacer otras leyes de privilegios exclusivos de concesiones industriales y de primar a los inventores, importadores o iniciadores de industrias no conocidas ni ya implantadas en el país.

15. Como base y a la vez como complemento de todas las aspiraciones políticas del Partido Liberal-Democrático, seguir reformando nuestras leyes en todo lo que sea indispensable para hacer práctica la libertad de sufragio, tomando serias medidas preventivas y represivas contra la intervención de las autoridades administrativas y eclesiásticas de la República, contra los abusos de los partidos y contra la punible influencia del dinero, para cuyo efecto se impone que la ley fije el máximum de gasto electoral de los candidatos en cada comuna, departamento o provincia, debiendo penarse como fraude todo exceso, como sucede en países con instituciones más avanzadas que las nuestras y con hábitos electorales más correctos.

16. Mantenimiento de las Relaciones Exteriores de Chile con elevado espíritu de paz y de confraternidad, sin abandonar por ello la sólida organización del Ejército, de la Armada y de la Guardia Nacional, instituciones en cuya formación no deben dominar ni existir influencias políticas, desigualdades del mismo origen o sociales ni elemento orgánico alguno que les arrebate o menoscabe su razón de ser exclusiva, cual es la defensa del orden interior y de la honra y seguridad exterior de la República.


D. PROGRAMA DEL PARTIDO CONSERVADOR

1. Acordado en 1878 y ratificado en 1895

Religión

Absoluta independencia de la Iglesia Católica, Apostólica Romana, tanto en su régimen administrativo como en sus asuntos religiosos y espirituales; y la derogación, en consecuencia, de las disposiciones constitucionales que establecen el patronato del Estado sobre dicha Iglesia.

Cordialidad y mutuo apoyo entre la potestad civil y la eclesiástica.

Reconocimiento legal del matrimonio católico.

Libertad absoluta de cementerios respetando las Ordenanzas de Policía de Salubridad.

Libertad de enseñanza

Igualdad de los establecimientos particulares de instrucción secundaria y superior con los establecimientos del Estado de igual clase, en la recepción de los exámenes y colación de grados.

Supresión de los internados en los colegios del Estado.

Instrucción primaria gratuita, católica y voluntaria; la secundaria y superior, pagadas por los que la reciben.

Libertad de profesiones.

Descentralización administrativa

Autonomía local en el sentido de dar a nuestras Municipalidades atribuciones suficientes para manejar por sí mismas sus propios intereses, con entera independencia del Gobierno.

Centralizar los grandes negocios que afectan a la República en general y descentralizar por completo los pequeños, que son del dominio de los departamentos, para conservar de esta suerte la más perfecta armonía entre la nación y la vida libre del Municipio.

Libertad electoral

Hacer práctica esta libertad desterrando en absoluto toda intervención de la autoridad, infundiendo en los ciudadanos el sentimiento de su independencia y de sus derechos y obligaciones políticas.

Incompatibilidades parlamentarias

Sostener enérgicamente las establecidas respecto a los Senadores y Diputados, a fin de mantener siempre alejados de la representación nacional a los empleados de la administración pública, a los contratistas fiscales, y a los jueces, cualquiera que sea su jerarquía.

El Partido Conservador aspira a que los jueces se mantengan constantemente de las luchas políticas alejados.

Hacienda

La nivelación de los presupuestos públicos, de manera que los gastos sean proporcionados a las entradas para ponerse siempre a cubierto de eventualidades que puedan herir de muerte al crédito del país.

Economía estricta y metódica en los gastos públicos.

Reducción del personal de empleados fiscales a los estrictamente necesarios; y supresión de todas aquellas oficinas públicas que no son más que un rodaje inútil en el mecanismo administrativo.

Justo y proporcional reparto de las contribuciones; estableciendo un sistema científico en su base, equitativo en su reparto, sencillo y armónico en su conjunto y expedito en su procedimiento.

La vigilancia más severa en la recaudación, administración o inversión de los caudales públicos a fin de evitar las pérdidas, contrabandos y desfalcos de los intereses fiscales.

Evitar, en todo caso, que la política de bandería jamás posponga, ni en las obras que se inicien, ni en las empresas que se subvencionen, ni en los contratos que se celebren, ni en los destinos que se provean, ni en las leyes que se dicten, los intereses del país a los intereses del círculo.

Mejoramiento material, económico y moral de la clase obrera

Desarrollo de la instrucción pública en escuelas de aplicación práctica que preparen para la vida honrada del taller a los hijos del pueblo.

Proteger la organización de las sociedades destinadas a construcciones higiénicas de barrios de obreros y los establecimientos industriales y de caridad llamados a amparar y dar trabajo a la mujer.

Propaganda de la prensa cristiana para contrarrestar con ella las doctrinas del sectarismo anti-religioso y anárquico que es el cáncer de la época presente.

2. Principales disposiciones programáticas aprobadas en 1918

La suprema aspiración del Partido Conservador es el mantenimiento y desarrollo del orden social cristiano, en el cual todas las fuerzas sociales, jurídicas y económicas, cooperen armónicamente al bien común, según los dictados de la justicia y de la caridad; de donde resulta especial ventaja para las clases necesitadas.

Son bases fundamentales de la doctrina política del Partido Conservador:

a) La afirmación del derecho natural de la personalidad, o sea de la libertad y dignidad del ser humano, restauradas por el cristianismo.

b) La afirmación del derecho natural de propiedad privada, que es una prolongación de la personalidad base de su natural independencia.

c) La afirmación del derecho natural de la familia, que abarca la constitución de esta sociedad primaria y la educación de sus hijos, que son su fin esencial.

d) La afirmación del derecho natural de asociación, o sea de la facultad natural de los hombres de unirse para cooperar a un fin común honesto.

e) La afirmación de la verdadera igualdad y fraternidad de los hombres entre sí, asegurados y mantenidos en el mundo por la acción del cristianismo.

f) La afirmación de un principio espiritual del orden, base de la unidad moral de este, constituido por la Iglesia Católica, cuya misión comprende la unión en el homenaje debido a Dios, de todos los individuos, familias y naciones.

g) La afirmación del concepto de nacionalidad y patriotismo, base de la independencia de las naciones y del progreso general de la humanidad.

h) La afirmación final de ser la Sociedad Civil, solo un medio facilitado por la naturaleza para el desarrollo de las anteriores instituciones fundamentales de la convivencia humana; y de ser el Estado únicamente el organismo político destinado por la naturaleza a regir la sociedad respetando y protegiendo esas instituciones fundamentales a cuyos fines propios e independientes e inviolables nada puede anteponerse.


E. PROGRAMA DEL PARTIDO LIBERAL

1. Programa de 1907. Parte relativa al problema social.

XI. Problema obrero

A fin de mejorar la situación de las clases trabajadoras y de armonizar los intereses de patrones v obreros evitando así en nuestro país la lucha de clases, la Convención considera primordial:

Establecer la legislación del trabajo asegurando sus derechos a patrones y obreros, especialmente precisando la responsabilidad del patrón en los casos de accidentes que se deban a su culpa y la de los obreros que traten de impedir a sus compañeros el ejercicio del derecho a trabajo.

Mejorar eficazmente las condiciones higiénicas de las habitaciones y talleres y velar por el estricto cumplimiento de las ordenanzas que se dicten al respecto.

Establecer Cajas de Ahorro en las que por medio de erogaciones periódicas obtengan los trabajadores la formación de un capital o de una renta fija para los casos de invalidez o vejez.

Facilitar al mismo tiempo el crédito de los obreros por medio del montepío nacional.

Fomentar las sociedades cooperativas y de asistencia mutua y vigilar su funcionamiento.

Obtener del Estado la organización en las empresas a su cargo, de instituciones de asistencia mutua que pongan a los operarios al abrigo de las enfermedades y accidentes y les permita formarse una renta para los casos de invalidez o vejez.

Reglamentar el trabajo de las mujeres y de los niños en las fábricas.

Fomentar la formación de poblaciones para obreros, en condiciones que les permita ser propietarios.

Modificar la legislación procesal sometiendo al procedimiento sumario la ventilación de los juicios entre patrones y obreros.


F. PROGRAMA DEL PARTIDO NACIONAL

1. Programa de 1910. Parte relativa al problema social.

En el orden social

1. El auxilio del Estado para el mejoramiento de las condiciones de vida del proletariado, fomentando la construcción de habitaciones populares, higiénicas y baratas, los entretenimientos populares y la implantación del crédito obrero a bajo interés, hipotecario o prendario en préstamos pequeños, y la instalación de cajas de ahorro en cada capital o provincia.

2. Leyes que establezcan las indemnizaciones debidas en los accidentes del trabajo, las condiciones higiénicas de los talleres y las limitaciones a que deban sujetarse las labores de las mujeres y de los niños.

3. Combatir el alcoholismo y revisar la ley de alcoholes.

4. Dictar una legislación obrera; propender a que se establezcan asociaciones cooperativas de consumo; legislar sobre servicios sanitarios de asistencia pública y de beneficencia y establecer sanatorios.

5. El establecimiento de las Cajas de Retiro para todos los empleados de la República, sean fiscales, municipales o a contrata y el retiro forzoso de los mismos.


G. PROGRAMA DEL PARTIDO OBRERO SOCIALISTA

Declaración de principios

La doctrina que cifra el desenvolvimiento de la Humanidad en que todos los hombres puedan disponer de los medios de producción: es el socialismo.

Que la sociedad presente es injusta desde el momento en que está dividida en dos clases: una, la capitalista, que posee la tierra, las minas, las fábricas, las máquinas, las herramientas de labor, la moneda, y en fin, posee todos los medios de producción; otra, la clase trabajadora, que no posee otra cosa mas que su fuerza muscular y cerebral, la cual se ve obligada a poner al servicio de la clase capitalista para asegurar su vida mediante una cantidad llamada salario;

Que este salario no corresponde al producto total de su trabajo corporal o mental que el obrero realiza, sino que es una ínfima parte de este producto, que responde solamente a la necesidad de dotar de alimento al hombre, y su cantidad está sujeta a alteraciones, según las necesidades de la industria y la afluencia de productores;

Que esta desigualdad no proviene de ningún efecto natural sino del acaparamiento violento llevado a efecto por la clase capitalista;

Que mientras los trabajadores vegetan sumidos en la ignorancia, la miseria y la abyección, los capitalistas disfrutan del saber, de las riquezas y del poder del Estado; con estas armas defienden sus privilegios, se apropian de la mayor parte de lo que producen los trabajadores y les ceden en la forma de salario solo lo estrictamente indispensable para que sigan sirviendo en la producción.

Deslindando el campo entre capitalistas, poseedores de todos los medios de producción, y trabajadores, que son los que en realidad producen y no poseen otra cosa que su fuerza muscular e intelectual, en el seno de la sociedad ha estallado una lucha de clases: los primeros por afirmar sus privilegios, los últimos en reivindicación de sus derechos.

La razón, la necesidad y la justicia exigen que la desigualdad y el antagonismo entre capitalistas y trabajadores desaparezcan, corrigiendo el estado social que los produce.

En Chile concurren los factores que plantean el problema social en forma aguda; ignorancia, en proporción del 60 por ciento de analfabetos, y gran parte de los que han aprendido a leer, cargan ufanos la venda de un fanatismo irracional; miseria, que hunde su garra en el 93 por ciento de la población, quedando un 7 por ciento de privilegiados, capitalistas o rentistas; y abyección que encadena a todos los habitantes a una oligarquía sin entrañas que se adjudica la instrucción, la fortuna y el poder a los cuales se sienten predestinado» un reducido número de familias.

Dada esta situación, las agrupaciones socialistas de Chile constituyen en el país el Partido Obrero Socialista, y llaman al pueblo trabajador a alistarse en sus filas de partido de clase para suprimir las diferencias de condición, convertir a todos los hombres en una sola clase, de trabajadores inteligentes, iguales y libres, y para implantar un régimen en que la producción sea un factor común y común también el goce de los productos: esto es, la transformación de la propiedad individual, en propiedad colectiva o común.

El Partido Obrero Socialista se declara libre de todo dogma, por lo tanto laico, y aspira a que sea también laico el país.

Por lo tanto: Realizaremos lucha política como un medio para quitar a la burguesía el poder político, a fin de que cese ser instrumento de dominación; realizaremos obra de saneamiento político, llevando a las diputaciones representantes de nuestra clase que impongan nuestro programa; invadiremos las municipalidades para hacer obra de higienización en las poblaciones, abolir los impuestos a los artículos de necesidad para la vida, y haciendo que los servicios de utilidad general estén en manos de las mismas municipalidades y no sirvan como objeto de lucro de particulares.

Crearemos fábricas y almacenes cooperativas de orden general para evitar la carestía que los comerciantes particulares trataran de imponer.

Organizaremos a todos los trabajadores de todos los gremios y oficios en federaciones de resistencia con cajas de fondos dedicadas esencialmente al sostén de las luchas entre el capital y el trabajo.

Todos estos actos se realizarán ciñéndose al programa, que servirá para que, dando mayor facilidad a los explotados para instruirse y regenerarse, dándoles mayor libertad, más comodidad, mejor alimento, más salud, en fin, vida más humana, transformen su medio de vida y se capaciten para lograr el fin de nuestras aspiraciones, de hacer la más perfecta igualdad social y económica entre los seres humanos.

Programa de mejoramiento político

Para obtener la conquista del poder político el Partido Obrero Socialista procurará obtener las siguientes medidas:

Perfeccionamiento de nuestro sistema político y administrativo, reformando o creando leyes que garanticen el derecho electoral, de asociación, de reunión, de prensa, de fiscalización, de seguridad y toda clase de garantías individuales y sociales.

Supresión de los ejércitos permanentes.

Confiscación de los bienes de la Iglesia y separación de la Iglesia y del Estado.

Elección directa del Presidente de la República.

Reforma de la legislación penal conforme a la teoría moderna de la pena.

Reemplazo del sistema penitenciario por colonias que regeneren socialmente, mejoren económicamente a los penados.

Incompatibilidad absoluta para desempeñar los cargos de Ministro de Estado, senador o diputado a los abogados representantes o gestores de sindicatos o firmas capitalistas.

Supresión de la interdicción jurídica del criado doméstico.

Supresión de las restricciones inconstitucionales de la libertad de asociación introducida en el Código Civil.

Socialización de los ferrocarriles, minas y de las caídas de agua propias para fuentes de energía eléctrica.

Restablecimiento de las asambleas de electores.

Supresión de las fórmulas religiosas como solemnidad en los actos públicos.

Propiciamiento de la fundación de tribunales de paz y de cuerpo de codificación internacional.

Reforma de la enseñanza

La instrucción será laica, obligatoria y gratuita para todos los niños hasta los 14 años, debiendo crearse escuelas primarias en todos los puntos de la república donde haya veinte o más niños en edad escolar.

Aplicación preferente de los recursos del Estado a la enseñanza primaria.

Suministro gratuito de alimentos a los niños durante el día, como asimismo, de ropa, libros y útiles escolares.

Fomento de escuelas nocturnas y profesionales. Creación de colonias escolares.

Exposiciones frecuentes de labores, productos agrícolas, industriales y de arte.

Obligación de los municipios de mantener en su respectivo territorio municipal escuelas talleres o de artes y oficios, según las necesidades y características de cada localidad.

Democratización de la enseñanza nacional en el sentido de que siga progresivamente desde la escuela primaria a la universidad.

Apoyo eficaz y personal docente del Estado.

Mejoramiento económico

Abolición de la propiedad privada.

Estabilidad del valor de la moneda prefiriendo el padrón de oro.

Abolición de los impuestos que encarecen los consumos del pueblo.

Excención de la contribución directa para las casas obreras, entendiéndose como tales las que se evalúan de $ 8.000 abajo y siendo únicas.

Abolición de las partidas que gravan las profesiones útiles.

Impuesto directo y progresivo sobre la renta en general, y sobre la venta del suelo, legados y donaciones entre vivos.

Repartición gradual de los impuestos: proporcional cuando gravan la persona del contribuyente y progresiva cuando gravan su patrimonio.

Impuesto proporcional sobre las tierras baldías de particulares convirtiéndose gradualmente en progresivo.

Facultar al Ejecutivo para suprimir el impuesto sobre artículos monopolizados de consumo corriente de procedencia extranjera.

Facultar a la municipalidad para expropiar a su precio venal los artículos nacionales de primera necesidad que se hallaren acaparados, rematándolos al precio de costo más los gastos de operación.

Legislación especial sobre el contrato de trabajo, sobre la base de restricciones en ventaja de los trabajadores de los contratos entre operarios y propietarios.

Obligación del patrón de velar por el operario en orden a su salud, instrucción y previsión, asegurándose la indemnización de los accidentes del trabajo que lo interrumpan por más de tres días con la garantía del Estado.

Inembargabilidad total del 80 por ciento de los salarios inferiores a $ 3.000 pesos por años.

Sanción de nulidad para los pagos de los salarios que no se efectúen en la moneda metálica o fiduciaria de curso legal.

Fijación de un salario mínimo en adjudicación de trabajos por cuenta del Estado o los municipios.

Preferencia para el pago a obreros y empleados sobre toda clase de créditos.

Nombramiento de tribunales mixtos compuestos por mitad entre obreros y patrones encargados de ventilar y resolver todas las dificultades que mejoren entre unos y otros y estudiar las leyes sociales de carácter y urgentes las cuales serán propuestas a la consideración legislativa.

Reglamentación y fiscalización del trabajo por obreros nombrados por los distintos gremios. Fijación de la jornada máxima de trabajo y el salario mínimo.

Responsabilidad de los patrones, garantizada por el Estado, en los accidentes del trabajo. Pensión a los ancianos y a los inválidos.

Supresión de todo trabajo a trato o pieza y reglamentación del trabajo a domicilio. Supresión del trabajo de la mujer durante la noche o en los meses de embarazo y de niños analfabetos.

Fundación de barrios obreros con medios de transportes cómodos y económicos.

Creación de casas de maternidad para los niños que tengan que dejarse en abandono por las madres durante las horas de trabajo o por desgracia.

Creación de cajas de seguro y retiros y seguidamente implantación de un sistema de seguros subvencionados por el Estado.

Seguros contra el paro forzoso con cargo a los patrones y garantidos por el Estado.

Medidas especiales para los trabajadores de las faenas salitreras y mineras

Pago de salarios en moneda nacional y abolición del sistema de fichas o vales.

Supresión total de las pulperías de orden obligatorio. Fiscalización de los objetos de consumo y de las pesas y medidas.

Medición y examen del caliche por técnicos nombrados de acuerdo con los trabajadores salitreros. Seguridad en la ejecución de las faenas, adoptando sistemas especiales para evitar los accidentes del trabajo.

Urbanización de los campamentos.

Higienización de las casas de los trabajadores adoptando mejores materiales, elevando sus techos, pavimentando sus pisos y ventilando convenientemente las piezas.

Higienización de los pueblos de la pampa.

Y por fin:

El Partido Obrero Socialista realizará todas aquellas medidas de orden político o económico que la necesidad y la experiencia aconsejen, mejorando siempre la condición moral y material del proletariado, elevando su intelectualidad, su nivel moral, corrigiendo sus vicios y aboliendo las fuentes que se lo proporcionan.

Programa aprobado el 1º de Mayo de 1915 en el Primer Congreso del Partido Obrero Socialista


Edición digital del Centro Documental Blest el 07feb02
Capitulo Anterior Proximo Capitulo Sube