Dawson


Conversación con Carlos Zanzi

Nos relata Carlos Zanzi, delegado de los prisioneros de guerra de la Provincia de Magallanes y cuya esposa, Kika, estuvo detenida y torturada nueve meses en el Campo Militar de Río Bueno.

"Nosotros tuvimos que sufrir las desaforadas actuaciones de ese verdadero psicópata que era el capitán Zamora, y digo era porque a esta fecha está internado en un hospital psiquiátrico y hasta tiene graves problemas con sus familiares más íntimos.

"Como estaba seguro que ahora a Dawson no irían comisiones hizo todas las tropelías que se le antojaron; sin embargo, nunca nos pudo doblar la mano.

"Después que se fueron ustedes, Dawson continuó como campo de concentración hasta el 27 de septiembre de 1974, día en el cual salieron los últimos detenidos políticos, entre los cuales estuvo el diputado socialista por la provincia, Carlos González Yaksic, al que le habían grabado una Z en la espalda, con la punta de una bayoneta.

"Tengo informaciones que el campo de Río Chico, hasta hoy (27 de noviembre de 1976), sigue existiendo como prisión militar para soldados, cabos y suboficiales disidentes. Aún hay unos pocos oficiales que están prisioneros.

"Me recuerdo de "Peguitas cortas", el suboficial que siempre nos mandaba a hacer "pegas cortas" que, a la postre, duraban quince días o un mes. Y de aquel otro que nos decía: "Esto tiene que terminarse. La Armada se ha resistido a usar Dawson como lugar de retención, pero mi almirante cedió. Por lo menos nos afirmamos en que no trajeran mujeres prisioneras a Dawson, como lo exigía mi general Pinochet".

"Los enfermeros, casi todos, se portaron bien, humanamente: nos traían paquetes, cartas y noticias de Magallanes.

"Nos recordamos de Luis Belmar, el dentista prisionero, que con gran dedicación atendió a todos los presos políticos y aun al personal.

"Pero otro es el caso del doctor Lara o de Araneda, médico militar del regimiento Pudeto -interrumpe la Kika-. Ambos les pegaban personalmente a las prisioneras de guerra en el campo militar Ojo Bueno. A este último, una vez no le gustó cómo cantamos la Canción Nacional. Nos hizo estar dos horas de pie, en la noche, al frío y contra la pared.

"¿Y los trabajos inútiles que nos obligaban a hacer? La construcción del helipuerto. Treinta compañeros trabajaron más de un mes y después se dieron cuenta que, habiendo en Dawson un aeropuerto, aquél no era necesario. O el canal de desagüe del Río Chico: a los treinta días de hecho, la crecida se lo llevó, tal como se los habíamos advertido.

"Cuando le llega a Dawson una carta de su esposa, prisionera en Río Bueno, lo interpela el capitán Zamora:

"-¿Qué dice aquí su señora?... Es muy teatrera...

"-Me parece que está equivocado...

"-Yo controlaré, personalmente, su correspondencia...

"Después de algunos minutos:

"-Prisionero Zanzi: aquí está su carta.

"De siete líneas, le habían cortado cinco.

"A pesar de todo, celebramos el 21 de mayo, y el 20 de agosto el natalicio de 0'Higgins. La celebración del Combate Naval de Iquique estuvo tan buena que se filmó, pero después no permitieron que se pasara por la televisión.

"En otra oportunidad, casi hubo una desgracia: llevaron a Punta Arenas en el fondo de un remolcador a quince de nuestros compañeros y a más de veinte isleños, familiares y personal de la estancia: casi naufragaron por sobrepeso.

-"Cuando les dio por militarizamos, como era el delegado, me apodaron brigadier y querían que todas las órdenes las diera en lenguaje militar; pero era imposible:

-A la iz... ¡quierd!

-Pero, ¿para dónde va?

-Para aquí."

El campo de Compingin, en Punta Grande, fue "inaugurado" el mismo 11 de septiembre de 1973 con sesenta detenidos de Punta Arenas (1). Conducidos a la barcaza "Elicura", llegaron a la isla a las 21 horas. El campo de Río Chico funcionó desde el 20 de diciembre de 1973 hasta el 27 de septiembre del año siguiente. Hacia enero del 74 había allí unos cuatrocientos presos. El último de los "dawsonianos" -Elbio Yáñez Pelúa- recuperó la libertad en junio de 1977, gracias a la solidaridad internacional.


Nota:

1. Entre ellos, Mario Galetovic Sapunar, que fue el que nos proporcionó estas precisiones.


Edición digital del Centro Documental Blest el 07feb02
Capitulo Anterior Proximo Capitulo Sube