Dawson


11 de septiembre de 1974

Ese día, después de pasar lista y cantar el Himno Nacional, nos habló el Comandante del Campo de Concentración de Ritoque, coronel De La Fuente.

Andaba trayendo un walkie-talkie, colgando de su hombro izquierdo. Lo abrió y de inmediato comenzó un discurso "oficial". Fue un discurso breve. Lo importante es que el walkie-talkie estuvo abierto en todo el discurso "oficial", para que lo escucharan en la base Aérea del Belloto. Nos dimos cuenta de esto porque pudimos escuchar las conversaciones o mensajes intercambiados por los radiotelegrafistas:

-"Águila" llamando a "Gorrión"; ˇconteste, "Gorrión"! Uno de los nuestros dice:

-A gorrión se lo comió ratón.

Las palabras recorren sotto voce las dos filas de prisioneros. Se esbozan sonrisas.

De repente, termina el breve discurso "oficial". El coronel De la Fuente baja el interruptor y se acaban los ruidos.

-ˇDescansen!

-Pongan atención a lo que les voy a decir: muchos de ustedes saldrán de aquí, saldrán del país.

Ya lo han decidido los altos mandos. Pero, sepan, la mano de los servicios de Inteligencia es larga, tengan cuidado, donde vayan los alcanzarán. ˇRompan filas!

Creo que esto no fue una provocación, sino una advertencia. Advertencia que ya ha cobrado varias víctimas; entre ellas, el general Prats; y los esposos Leighton, escapados milagrosamente con vida. Uno de los "prisioneros de guerra" que escuchó estas palabras fue Orlando Letelier, asesinado en Washington el 21 de septiembre de 1976 por agentes de la DINA.


Edición digital del Centro Documental Blest el 07feb02
Capitulo Anterior Proximo Capitulo Sube