audacity to believe
Audacia para creer

E P I L O G O


ADIOS A LA DOCTORA SHEILA CASSIDI

La fuimos a despedir el lunes 29 en una radiante tarde de sol. Sólo la divisamos a través de los cristales de las puertas de Pudahuel; luego subió feliz al bus que la acercó al avión. Entre otros bultos negros sabio las escalinatas del gigantesco aparato, blanca figura recortada sobre el horizonte de la lejana ciudad. De una jaula en otra, por los huecos libres que encontraba, sacaba su largo brazo y mostraba su alegre risa para responder a la afectuosa despedida de sus amigos. Agitaba al aire la misma mano que tocó tantos cuerpos enfermos en nuestra policlínica de la zona norte, donde tantos la conocían y querían, mano abierta y franca, incapaz de violencia o doblez, lo sabemos muy bien.

Su última jaula fue el inmenso pájaro de acero que la tragó generoso. Cuando se elevaba entre el fragor de las turbinas, pareció que el majestuoso pájaro llevaba prendido en la proa una inmensa rama de olivo.

JORGE HOURTON
Vicario Zona Norte.

(Publicado en "Comunidad Cristiana", suplemento semanal de la "Iglesia de Santiago",
el 11 de Enero de 1976)


Se terminó de imprimir en los Talleres de la R2. En Santiago de Chile, Febrero de 1979, en una edición de 200 ejemplares.

Nota de la edición digital: La presente edición sigue la traducción mencionada de la edición de R 2


Edición digital del Centro Documental Blest el 07feb02
Capitulo Anterior Proximo Capitulo